contabilidad

contabilidad

Citation preview

DICCIONARIO DE ECONOMÍA Y EMPRESA Coordinador general

Miguel Ángel Galindo Martín

Obra compuesta por nueve volúmenes referidos a los campos más importantes de la economía y de la administración de empresas: DICCIONARIO DE HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO Economistas, escuelas y corrientes de pensamiento económico. Luis Perdices de Blas (Universidad Complutense de Madrid) DICCIONARIO DE ECONOMÍA APLICADA Política económica, economía mundial y estructura económica. Miguel Ángel Galindo Martín (Universidad de Castilla-La Mancha) DICCIONARIO DE TEORÍA ECONÓMICA Luis Palma Martos (Universidad de Sevilla) DICCIONARIO DE FINANZAS Juan José Durán Herrera (Universidad Autónoma de Madrid) DICCIONARIO DE CONTABILIDAD, AUDITORÍA Y CONTROL DE GESTIÓN Araceli Mora Enguídanos (Universidad de Valencia) DICCIONARIO DE ECONOMÍA SOCIAL Inmaculada Carrasco Monteagudo (Universidad de Castilla-La Mancha) DICCIONARIO DE ECONOMÍA PÚBLICA Santiago Álvarez García (Universidad de Oviedo) DICCIONARIO DE ORGANIZACIÓN DE EMPRESAS Y MARKETING Miguel Ángel Sastre Castillo (E.U. Estudios Empresariales-Universidad Complutense de Madrid) DICCIONARIO DE ESTADÍSTICA Y ECONOMETRÍA Javier Martín Pliego (Universidad Rey Juan Carlos)

Esta obra ha sido publicada con una subvención de la Direccion General del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura, para su préstamo público en Bibliotecas Públicas, de acuerdo con lo previsto en el artículo 37.2 de la Ley de Propiedad Intelectual.

Diccionario de Economía y Empresa. Director: Miguel Ángel Galindo Martín

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión © Araceli Mora Enguídanos © Ecobook - Editorial del Economista. 2008 Cristo, 3 - 28015 Madrid (España). Tel.: 915 595 130 - Fax: 915 595 072 www.ecobook.com Comité editorial. Presidente: Luis Perdices de Blas. Vocales: Juan Ramón Cuadrado Roura, Miguel Cuerdo Mir, Agueda Esteban, Prósper Lamothe, Pablo Martín Aceña, Juan Mascareñas, Mª Ángeles Montoro, Juan José Rubio. © Diseño de portada y maquetación: Cristihan González Suárez Imprime: Top Printer Plus, S.L. ISBN Obra general: 978-84-96877-11-5 ISBN formato papel: 978-84-96877-18-4 ISBN formato PDF: 978-84-96877-23-8 Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del Copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos.

DICCIONARIO DE CONTABILIDAD, AUDITORÍA Y CONTROL DE GESTIÓN

COORDINADORA

ARACELI MORA ENGUÍDANOS

PEDRO ARAUJO PINZÓN JOSÉ L. ARQUERO MONTAÑO Mª PILAR BLASCO BURRIEL MARIA DEL SOL CALABOR PRIETO JOSÉ ANTONIO CALVO SÁNCHEZ YOLANDA CALZADO CEJAS LEANDRO CAÑIBANO CALVO TEODORO ANTONIO CARABALLO ESTEBAN LUIS CASTRILLO LARA VICENTE CONDOR LÓPEZ ROSA MARÍA DASÍ GONZÁLEZ BERNABÉ ESCOBAR PÉREZ JESÚS GERARDO FERNÁNDEZ GARCÍA ELISA GARCÍA JARA TERESA GARCÍA VALDERRAMA RAMÓN GARCÍA-OLMEDO DOMÍNGUEZ BELÉN GARCÍA-OLMEDO GARRIDO BEGOÑA GINER INCHAUSTI JOSÉ ANTONIO GONZALO ANGULO ANDRÉS GUIRAL CONTRERAS

ESTEBAN HERNÁNDEZ ESTEVE SERGIO MANUEL JIMÉNEZ CARDOSO JOAQUINA LAFFARGA BRIONES ANTONIO LOBO GALLARDO JOSÉ IGNACIO MARTÍNEZ CHURIAQUE Mª TERESA MÉNDEZ PICAZO ANA MONCLÚS SALAMERO CLARA MUÑOZ COLOMINA ANDRÉS NAVARRO GALERA FRANCISCA PARDO PÉREZ JAVIER PÉREZ GARCÍA PEDRO RIVERO TORRE MERCEDES RODRÍGUEZ PAREDES ESTEBAN ROMERO FRÍAS VICENTE SERRA SALVADOR JORGE TUA PEREDA MARÍA LUISA VÉLEZ ELORZA ENRIQUE VILLANUEVA GARCÍA CONSTANCIO ZAMORA RAMÍREZ GAIZCA ZUBIAUR ETCHEVERRY

Prólogo

La Contabilidad es el lenguaje de la economía y los negocios, pero en los últimos años se ha convertido en algo mucho más trascendente, ya que actúa como intermediaria entre los agentes económicos, incidiendo en la redistribución de la riqueza y en la asignación de recursos. Tal es la trascendencia alcanzada por la información contable en el proceso de toma de decisiones a todos los niveles que se ha producido un fenómeno de esfuerzo, no sólo para mejorar la calidad de la información, sino de que dicha información sea globalmente comparable a nivel internacional, al menos en los mercados financieros. Tradicionalmente se han considerado tres grandes bloques en la Contabilidad, aunque ampliamente interrelacionados y, por tanto, con un gran número de puntos de intersección. Por un lado está la Contabilidad Financiera, por otro lado está la Contabilidad Interna o de Gestión y por otro la Contabilidad Pública. Además, ha alcanzado gran relevancia la Auditoría (tanto de empresas como de instituciones públicas) por la importancia que adquieren los mecanismos de control. Hoy en día resulta difícil tomar decisiones importantes, tanto en los negocios e instituciones como a nivel macroeconómico, sin basarse en alguna medida en la información contable. Cada vez más los conocimientos de Contabilidad son necesarios en todas las áreas de la empresa, no sólo la financiera. La Contabilidad Financiera y la Contabilidad de Gestión son básicas en la toma de decisiones organizacionales y de comercialización. Al mismo tiempo son la herramienta fundamental para tomar decisiones de inversión y financiación. También las instituciones públicas y los gobiernos precisan de la información contable para tomar sus decisiones de política económica y social de forma eficiente, algo esencial para el funcionamiento global del sistema. La globalización de la economía y el cambio tecnológico han supuesto un desarrollo de esta disciplina sin precedentes. Se ha pasado de una contabilidad basada en la rendición de cuentas a la elaboración de información útil para la toma de decisiones de los usuarios, internos y externos. La variedad de dichos usuarios es grande, desde los inversores en los mercados financieros y acreedores, pasando por

la propia gerencia, hasta los trabajadores, gobierno y otros agentes del entorno. Así por ejemplo, las concentraciones empresariales han incrementado la trascendencia de la Contabilidad de Grupos o Consolidación, mientras que el desarrollo de las áreas de responsabilidad social ha supuesto la regulación de aspectos novedosos como es el caso de la Contabilidad Medioambiental, o aquella relacionada con la Responsabilidad Social Corporativa. En la actualidad se habla abiertamente en los medios de comunicación sobre información financiera, beneficio contable, contabilidad creativa, manipulación contable, etc. En definitiva de un sinfín de términos específicos que han pasado a formar parte del vocabulario cotidiano del mundo de la economía, en el que no sólo los expertos están inmersos y en el que todos tomamos decisiones continuamente. La presente obra muestra al lector el significado de cada uno de los términos utilizados en el ámbito de la Contabilidad atendiendo a todas sus parcelas. La mayoría de las definiciones son cortas y concisas. El objetivo es que el lector conozca el significado exacto de aquello en lo que se tiene que basar para tomar sus decisiones. Se trata de una obra de consulta, tanto para estudiantes y profesionales del mundo de la economía y los negocios, como para el público en general, independientemente de su ámbito profesional. Una disciplina cada vez más compleja y al mismo tiempo cada vez más extendida justifica la edición de esta obra. En su elaboración han intervenido Catedráticos y Profesores de Universidad de reconocido prestigio procedentes de diversas universidades españolas, que han aunado esfuerzos y cuyo resultado esperamos que sea de gran utilidad.

ARACELI MORA ENGUÍDANOS Catedrática de Economía Financiera y Contabilidad Universidad de Valencia Mayo 2009

6

Colaboradores

Araujo Pinzón, Pedro • Universidad de Cádiz Arquero Montaño, José L. • Universidad de Sevilla Blasco Burriel, Mª Pilar • Universidad de Zaragoza Calabor Prieto, Maria del Sol • Universitat de València Calvo Sánchez, José Antonio • Universidad País Vasco Calzado Cejas, Yolanda • Universidad de Cádiz Cañibano Calvo, Leandro • Universidad Autónoma de Madrid Caraballo Esteban, Teodoro Antonio • Universidad País Vasco Castrillo Lara, Luis • Universidad de Burgos Condor López, Vicente • Universidad de Zaragoza Dasí González, Rosa María • Universitat de València Escobar Pérez, Bernabé • Universidad de Sevilla Fernández García, Jesús Gerardo • Universidad Complutense de Madrid García Jara, Elisa • Universidad Complutense de Madrid García Valderrama, Teresa • Universidad de Cádiz García-Olmedo Domínguez, Ramón • Universidad de Granada García-Olmedo Garrido, Belén • Universidad de Granada Giner Inchausti, Begoña • Universitat de València Gonzalo Angulo, José Antonio • Universidad de Alcalá Guiral Contreras, Andrés • Universidad de Alcalá Hernández Esteve, Esteban • Universidad Autónoma de Madrid Jiménez Cardoso, Sergio Manuel • Universidad de Sevilla Laffarga Briones, Joaquina • Universidad de Sevilla Lobo Gallardo, Antonio • Universidad de Sevilla Martínez Churiaque, José Ignacio • Universidad País Vasco Méndez Picazo, Mª Teresa • Universidad Complutense de Madrid Monclús Salamero, Ana • Universidad de Zaragoza Muñoz Colomina, Clara • Universidad Complutense de Madrid Navarro Galera, Andrés • Universidad de Granada Pardo Pérez, Francisca • Universitat de València Pérez García, Javier • Universidad de Alcalá Rivero Torre, Pedro • Universidad Complutense de Madrid Rodríguez Paredes, Mercedes • Universidad Complutense de Madrid Romero Frías, Esteban • Universidad de Granada

7

Serra Salvador, Vicente • Universitat de València Tua Pereda, Jorge • Universidad Autónoma de Madrid Vélez Elorza, María Luisa • Universidad de Cádiz Villanueva García, Enrique • Universidad Complutense de Madrid Zamora Ramírez, Constancio • Universidad de Sevilla Zubiaur Etcheverry, Gaizca • Universidad País Vasco

8

Voces

A AASB (Australian Accounting Standards Board). Comité de normas de contabilidad australiano. Agencia gubernamental australiana con responsabilidades normalizadoras tanto en lo relativo a la contabilidad de empresas como del sector público.

ejecutarse. De este modo, se establece una relación de causa y efecto entre los productos/servicios, las actividades y los costes. Atendiendo a esta relación causa-efecto, puede calcularse un coste de los productos o servicios más racional que facilita la mejora de los procesos empresariales de toma de decisiones y de control (y gestión) de los costes, en comparación con sistemas tradicionales que, al asumir que los productos consumen recursos en proporción a sus volúmenes de producción, basan sus asignaciones de costes indirectos en los volúmenes de productos fabricados o vendidos, de horas máquina o de horas hombre. La relación causal subyacente en el modelo se mide a través de los denomi-

ABC (Activity-Based Costing). Cálculo de costes basado en las actividades. Método de origen anglosajón que asigna los costes indirectos a los productos y/o servicios a través de las actividades. Para ello, se basa en la lógica de que la fabricación/comercialización o prestación de los productos y/o servicios requieren la realización de diversas actividades, las cuales, a su vez, necesitan consumir recursos para

9

nados conductores, inductores o generadores de costes específicos de cada actividad, que representan la medida del desempeño de la actividad, a la vez que recogen los factores que causan o generan el coste de la actividad. La definición o elección del conductor de coste es crítica para comprender el comportamiento de la actividad, tanto en cuanto a su ejecución, como en cuanto al consumo de recursos. De hecho, su elección debe considerar unos principios generales fundamentales: que represente de la manera más objetiva posible la relación causa-efecto, que su naturaleza y comportamiento sea fácilmente comprensible por la dirección de la organización y que sea factible su medida sin incurrir en costosos y/o complejos procesos de recogida de datos. El diseño de un sistema ABC involucra cuatro pasos básicos. Primero es necesario llevar a cabo un análisis del proceso de valor, es decir, un riguroso y metódico análisis de todas las actividades ejecutadas por la empresa, tanto de las desarrolladas para fabricar un producto o llevar a cabo un servicio, como de las que les sirven de apoyo y de las que permiten el sostenimiento general de la organización. Asimismo, es preciso identificar y plasmar en un mapa de actividades las relaciones entre las actividades y los productos/servicios, señalando las áreas de responsabilidad en las que se desarrollan las mismas y los recursos puestos a disposición de las actividades; de este modo, se facilita la posterior obtención de datos financieros y no financieros necesarios para el funcionamiento del sistema. Poste-

10

riormente, se deben clasificar las actividades (por ejemplo, en actividades a nivel unitario, a nivel de lote, a nivel de línea y a nivel de empresa) y definir los conductores o generadores de costes, debiéndose establecer un sistema de recogida de tales datos. De modo similar al proceso general de asignación de costes indirectos en un modelo tradicional de cálculo de costes, el modelo ABC se desarrolla en dos etapas generales. En primer lugar, los costes indirectos a los productos/servicios se localizan en las actividades, del modo más directo posible. Para evitar la aplicación de criterios subjetivos de reparto para los costes indirectos con respecto a las actividades, éstas deben definirse de forma que la mayoría de los consumos de factores productivos se puedan identificar directamente con ellas. En un segundo paso, se asignan los costes localizados en las actividades con los tipos o líneas de producto/servicio, atendiendo a la demanda específica que los productos/servicios hayan requerido de cada una de las actividades. El sistema ABC presenta como principal inconveniente su mayor coste que otros sistemas de costes, dado que precisa de un diseño relativamente complejo y necesita más tiempo para el análisis de las actividades y la implantación operativa, además de la creación de nuevos sistemas de recogida y almacenamiento de datos para su funcionamiento. Por este motivo, es conveniente que la dirección realice un análisis coste/beneficio que le ayude a decidir la conveniencia o no de su implantación. En general, la implantación de un sistema ABC resulta

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión apropiada cuando la empresa presenta las siguientes características: los costes indirectos representan un porcentaje alto del total de costes; existe una gran variedad de productos/servicios; los productos difieren sustancialmente en volumen, en consumo de horas/hombre u horas/máquina, en tamaño de lotes o en complejidad de fabricación, así como en la demanda de esfuerzo por parte de las actividades relacionadas, por ejemplo, con los ajustes y puestas a punto de la maquinaria, las inspecciones de calidad o los movimientos internos de materiales o productos intermedios; y, por último, la organización utiliza los datos de costes para la toma de decisiones y fijación de precios. ABM (Activity-Based Management). Gestión basada en las actividades. Filosofía o perspectiva de gestión cuya finalidad última es la satisfacción del cliente, por la que se pretende que aumenten los resultados de la empresa a través del incremento del valor que recibe el cliente. La gestión basada en las actividades se apoya en el análisis del proceso de valor, por medio de la cual los directivos buscan determinar por qué y cómo se llevan a cabo las actividades, posibilitando mejoras tanto operativas como estratégicas. Para ello, los sistemas ABM utilizan, además de la información procedente de los sistemas ABC, información procedente de otras fuentes financieras u operativas. Los objetivos básicos de la gestión basada en las actividades pueden resumirse en: 1) la medición del coste de los recursos consumidos en el desempeño

11

de las actividades, así como de los recursos puestos a disposición de las mismas para permitirles una capacidad de ejecución, 2) la identificación y eliminación de las actividades que no añaden valor, de tal manera que se generen ahorros de costes, tanto a través de la reducción del consumo de recursos flexibles o variables afectos a dichas actividades, como por medio de la liberación de recursos comprometidos que pueden aplicarse a las actividades de valor, 3) la determinación de la eficiencia y eficacia de todas las actividades, incluyendo a las actividades que no añaden valor, pero cuya eliminación no es posible, para emprender posibles planes de mejora de reducción de consumos de recursos o de optimización de su uso, y 4) la identificación y evaluación de nuevas actividades que puedan mejorar el rendimiento de la organización. absorción. Caso particular de fusión en la que una sociedad ya existente absorbe a otra u otras sociedades, adquiriendo el patrimonio de las sociedades absorbidas, que deberán extinguirse, sin liquidación, aumentando, en su caso, el patrimonio en la cuantía que proceda y entregando, en su caso, participaciones a sus legítimos propietarios. La absorbente no modificará su capital si posee la propiedad en exclusiva de las absorbidas o abona el patrimonio que recibe con elementos patrimoniales de su activo. Véase: fusión. acción. Título emitido por una entidad, como parte alícuota de su capital

social, con objeto de captar recursos, sin asumir la obligación, en principio, de su retribución y/o reembolso. Los títulos generalmente darán al tenedor, como partícipe en la propiedad de la empresa, el derecho de voto en la junta de accionistas de la compañía, así como a participar en las distribuciones de fondos que se acuerden por razón de reparto de dividendos, reservas, amortizaciones de capital y disoluciones. Cuando los derechos y obligaciones (tanto políticos como económicos) del emisor o del tenedor se configuran de forma diferente, se tratarán de acciones distintas a las ordinarias: privilegiadas, preferentes, sin voto, etc. La posibilidad, condiciones y características de emisión de estas variantes de acciones estará a lo dispuesto en el ordenamiento mercantil de la jurisdicción correspondiente, así como en los estatutos de la sociedad. Son libremente transmisibles, con mayor o menor formalismo, dependiendo si están materializadas en títulos al portador, nominativos, escritura pública o anotaciones en cuenta, esta última es la más utilizada para aquellas con cotización en bolsa. acción ordinaria. Forma más común de acciones que representa una parte alícuota del capital social de una sociedad anónima. En la proporción que represente del capital social tendrá derechos políticos (voto en la junta de accionistas) y económicos (dividendos, reparto de reservas, amortización del capital o primas y disolución de la empresa). Sin embargo, el emisor no asume obligación alguna (directa o condicionada)

12

en cuanto a la retribución o reembolso, salvo cuando así lo disponga la junta de accionistas. Este instrumento de patrimonio neto está subordinado a todas las demás clases de instrumentos de patrimonio neto. Las acciones ordinarias tienen derecho a participar en la ganancia neta del periodo después de que se hayan satisfecho los derechos inherentes a otros tipos de acciones, como por ejemplo las preferentes. La empresa puede haber emitido más de una clase de acciones ordinarias. Las acciones ordinarias de una misma clase tienen los mismos derechos de cara a la recepción de dividendos. acción ordinaria de emisión condicionada. Acción emitida por la empresa tras el cumplimiento de ciertas condiciones. Desde el cumplimiento de dichas condiciones estas acciones ordinarias de emisión condicionadas se considerarán en circulación, entrando a formar parte, por tanto, del cómputo de las ganancias por acción básicas. acción ordinaria potencial. Contrato, tanto si supone o no un instrumento financiero, que puede al tenedor darle el derecho a recibir acciones ordinarias. Como ejemplo de este tipo de acciones podemos encontrarnos: a) instrumentos de pasivo o de capital, entre los que se pueden incluir a acciones preferentes convertibles en acciones ordinarias; b) warrants (certificados de opción para suscribir títulos y opciones para la compra de acciones); c) planes de beneficios a empleados que les permiten recibir acciones ordinarias como parte de su

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión remuneración, o bien otros planes para que adquieran estos títulos, y d) acciones que serían emitidas cuando se cumpliesen ciertas condiciones resultantes de acuerdos contractuales, tales como la compra de una empresa u otros activos. acción parcialmente desembolsada. Acción cuyo tenedor sólo ha realizado una aportación parcial de la cantidad a la que se ha comprometido pagar a la hora de suscribirla. acción propia. Instrumento de patrimonio (acción) cuyo tenedor es la propia entidad emisora. No suponen activos financieros para la entidad, puesto que no constituyen contratos con una entidad distinta a la emisora, al ser el emisor y el tenedor la misma empresa, lo que implica que figuran minorando el patrimonio neto de la entidad. Véase: autocartera. acreedor. Persona física o jurídica que está legítimamente facultada para exigir el pago o cumplimiento de una obligación contraída por dos partes en el desarrollo de la actividad empresarial. acta de arqueo. Documento que da fe del resultado de la comprobación de las existencias de efectivo y otros valores custodiados en las cajas o cuentas bancarias mantenidas por la entidad y que sirve de justificante de las citadas existencias. En el ámbito de la contabilidad y control de las entidades públicas se configura como un instrumento para facilitar el examen y comprobación de la cuenta general por parte del órgano

13

de fiscalización externo. A efectos de control interno su exigencia y periodicidad constituyen cuestiones a ser explicitadas en las bases de ejecución del presupuesto. activar. Contabilizar en el activo, como elemento que forma parte de las cuentas anuales, todas aquellas partidas que provengan tanto de inversiones como de gastos que cumplan los requisitos para su reconocimiento en función del marco conceptual de referencia. Se utiliza como sinónimo del término “capitalizar”. actividad. Unidad de actuación o conjunto de actuaciones que se realizan en una organización para el cumplimiento de sus fines económicos y financieros. En este sentido, toda organización puede entenderse como una secuencia de actividades con el objetivo de suministrar un producto/servicio al cliente. Lógicamente, las actividades que se desarrollan en una organización son de muy distinta naturaleza, existiendo diversas clasificaciones, por ejemplo, la que distingue entre actividades primarias (relacionadas con las compras, las operaciones o la distribución) y actividades de apoyo a éstas y a la empresa (como las administrativas, las de mantenimiento o las de recursos humanos). Con respecto a la primera clasificación, las actividades se pueden catalogar atendiendo a su nivel de actuación con respecto al producto. Así, existen dos tipos de actividades: aquellas para las que su nivel de ejecución depende de la demanda de los diferentes tipos de

producto/servicio, y aquéllas que colaboran en el sostenimiento general de la empresa. Estas últimas se agrupan bajo la denominación de actividades a nivel de empresa, y su coste no se asigna a líneas específicas de producto/servicio por no existir una relación causa-efecto entre el coste y los productos. En cuanto al primer tipo de actividades, a su vez, se pueden distinguir otras tres clases de actividades: actividades a nivel unitario, actividades a nivel de lote y actividades a nivel de línea. Las actividades a nivel unitario son las que se ejecutan cada vez que se actúa sobre una unidad de producto; las actividades a nivel de lote son actividades que, cada vez que se ejecutan, afectan a un conjunto o lote de productos (por ejemplo, actividades relacionadas con los cambios de modelo o los ajustes de la maquinaria), con independencia del número de unidades que compongan el lote; y las actividades a nivel de línea son actividades que se realizan a causa de la existencia de diferentes líneas de producción, como el rediseño de productos o procesos. Atendiendo a la segunda clasificación, las actividades se catalogan como actividades de valor añadido o sin valor añadido. Analizando si las actividades añaden o no valor, los directivos podrían eliminar aquéllas que no lo añadan o, en su defecto, reducir su consumo de recursos. En cualquier caso, los directivos deberían optimizar la eficiencia de todas las actividades, de manera que tengan un mayor desempeño sin mayores consumos o el mismo desempeño consumiendo menos.

14

actividad continuada. Acción que genere gastos o ingresos cuyo resultado final pueda ser clasificado como resultado de explotación o resultado financiero. actividad interrumpida. Acción por la que un componente de la empresa se enajena o se dispone de él por otra vía, o que se clasifica como mantenido para la venta, siempre y cuando represente una línea de negocio o un área geográfica de explotación, significativa y separada del resto, forme parte de un plan individual para enajenar o disponer o sea una empresa dependiente adquirida únicamente con la finalidad de venderla. activo. Recurso económico en general controlado por la empresa, resultante de sucesos pasados, del que se espera que la empresa obtenga beneficios o rendimientos económicos en el futuro. Desde el punto de vista contable un activo se caracteriza por ser: i) un recurso controlado por la empresa con independencia de que posea o no su propiedad, ii) un recurso originado en sucesos o transacciones pasadas, y iii) un recurso capaz de generar rendimientos o beneficios económicos en el futuro en forma de flujos de efectivo. Este concepto ha evolucionado en contabilidad desde una concepción meramente patrimonial o jurídica en la que se requería la propiedad de los recursos para definirlos como activo, a una concepción económica en la que únicamente se requiere el control de los mismos. Para incluir el activo en el balance de la empresa deberá cumplir los criterios

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de reconocimiento establecidos en el marco conceptual de referencia. activo biológico. Plantas y animales vivientes que son controlados por una empresa como resultado de eventos pasados. Los activos biológicos incluyen aquellos controlados mediante su posesión y aquellos controlados por medio de un arreglo legal o similar y que son reconocidos como activos conforme otras normas. Dentro de los activos biológicos podemos distinguir: i) aquellos que son en sí mismos el producto primario, es decir, activos biológicos consumibles ii) de aquellos que no son en sí mismos el producto primario, sino que son los que generan dicho producto, por ejemplo árboles frutales, ganado,… También se distingue, a efectos contables, entre activos biológicos maduros, cuando están en condiciones de ser recolectados, e inmaduros cuando todavía no son cosechables.

ejercicio. También son activos corrientes aquellos activos financieros que se clasifican como para negociar, salvo los derivados financieros cuyo plazo de liquidación sea superior a un año, así como el efectivo y otros medio líquidos equivalentes. Son ejemplo de activos corrientes: existencias, deudores comerciales y otras cuentas a cobrar, inversiones financieras a corto plazo, tesorería. activo extrafuncional. Activos no relacionados con la actividad empresarial, esto es, todas las inversiones que no responden a la directa gestión del negocio. La empresa puede seguir una estrategia de diversificación canalizando excedentes de efectivo a otro tipo de recursos no relacionados con la actividad empresarial.

activo circulante. Véase: activo corriente.

activo ficticio. Elementos patrimoniales intangibles que no tienen valor de realización considerados de forma aislada, ni representan derechos de cobro y, normalmente, no son transferibles a terceros.

activo contingente. Véase: contingencias.

activo fijo. Véase: activo no corriente.

activo corriente. Recursos económicos inmersos en el ciclo normal de explotación que la empresa espera realizar, vender, consumir o convertir en efectivo en el transcurso del mismo, así como los activos cuyo vencimiento o enajenación se espera que se produzca en el corto plazo, es decir, en un plazo máximo de un año a partir del cierre de

activo financiero. Derecho de la empresa que pueda convertirse de forma directa en tesorería o medios líquidos equivalentes, esto es, cualquier activo que presente una forma de: dinero en efectivo, un instrumento de patrimonio de otra empresa, o suponga un derecho contractual a recibir efectivo u otro activo financiero, o a intercambiar acti-

15

vos o pasivos financieros con terceros en condiciones potencialmente favorables. También se considera como un activo financiero, todo contrato que pueda ser o será, liquidado con los instrumentos de patrimonio propio de la empresa, siempre que: a) si no es un derivado, obligue o pueda obligar, a recibir una cantidad variable de sus instrumentos de patrimonio propio; b) si es un derivado, pueda ser o será, liquidado mediante una forma distinta al intercambio de una cantidad fija de efectivo o de otro activo financiero por una cantidad fija de instrumentos de patrimonio propio de la empresa; a estos efectos no se incluirán entre los instrumentos de patrimonio propio, aquéllos que sean, en sí mismos, contratos para la futura recepción o entrega de instrumentos de patrimonio propio de la empresa. Son, por tanto, activos adquiridos con el fin bien de colocar excedentes de tesorería para obtener una rentabilidad asumiendo un riesgo, obtener unas ganancias por la especulación o bien para tener el control de otra empresa, o bien activos sin retribución en el caso del efectivo. Son ejemplos de activos financieros: • efectivo y otros activos líquidos equivalentes; • créditos por operaciones comerciales: clientes y deudores varios; • créditos a terceros: tales como los préstamos y créditos financieros concedidos, incluidos los surgidos de la venta de activos no corrientes; • valores representativos de deuda de otras empresas adquiridos: tales como las obligaciones, bonos y pagarés;

16

• instrumentos de patrimonio de otras empresas adquiridos: acciones, participaciones en instituciones de inversión colectiva y otros instrumentos de patrimonio; • derivados con valoración favorable para la empresa: entre ellos, futuros, opciones, permutas financieras y compraventa de moneda extranjera a plazo, y otros activos financieros: tales como depósitos en entidades de crédito, anticipos y créditos al personal, fianzas y depósitos constituidos, dividendos a cobrar y desembolsos exigidos sobre instrumentos de patrimonio propio. Los activos financieros, a efectos de su valoración, se clasifican en alguna de las siguientes categorías según el PGC de 2007: 1) Préstamos y partidas a cobrar. 2) Inversiones mantenidas hasta el vencimiento. 3) Activos financieros mantenidos para negociar. 4) Otros activos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias. 5) Inversiones en el patrimonio de empresas del grupo, multigrupo y asociadas. 6) Activos financieros disponibles para la venta. La inclusión de un activo financiero en una de estas categorías determina su valoración tanto inicial como posterior, así como el destino de los ajustes en la valoración posterior. activo financiero disponible para la venta. Activo financiero no derivado que se designa específicamente como disponible para la venta o que no es clasificado como: a) préstamos y partidas por cobrar; b) inversiones mantenidas hasta el vencimiento; o c) activos finan-

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión cieros llevados al valor razonable con cambios en resultados. Básicamente esta categoría incluye aquéllos que la empresa no ha incorporado en ninguna otra. Hay que tener presente la posibilidad de incorporación a esta partida cualquier activo financiero que no se trate de un derivado o de negociación. Esta cartera puede recibir transferencias de activos financieros mantenidos hasta el vencimiento cuando no se cumplan las condiciones establecidas para esta cartera, o hacia los mantenidos hasta el vencimiento cuando sí se cumplan. activo financiero mantenido hasta el vencimiento. Activo no derivado cuyos cobros son de cuantía fija o determinable y cuyos vencimientos son fijos, y además la entidad tiene tanto la intención efectiva como la capacidad de conservarlos hasta su vencimiento, distintos de: a) los que, en el momento de reconocimiento inicial, la entidad haya designado para contabilizar al valor razonable con cambios en resultados; b) los que la entidad haya designado como activos disponibles para la venta; y c) los que cumplan con la definición de préstamos y partidas por cobrar. Por lo general las normas contables establecen una regla de la contaminación o tainting rule que establecería restricciones a la reclasificación de un activo que originalmente se registre en esta categoría con el fin de evitar la manipulación por cambios en criterios de valoración. activo financiero mantenido para negociar. Aquel que: i) se compra o se incurre principalmente con el objetivo

17

de venderlo o de volver a comprarlo en un futuro cercano; ii) es parte de una cartera de instrumentos financieros identificados que se gestionan conjuntamente, y para la cual existe evidencia de un patrón reciente de toma de ganancias a corto plazo; o iii) es un derivado excepto los derivados que sean contratos de garantía financiera o hayan sido designados como instrumentos de cobertura y cumplan las condiciones para ser eficaces. Estos activos formarán normalmente parte del activo corriente del balance de situación, aunque pueden formar parte de una partida del activo no corriente de tratarse de instrumentos derivados con vencimiento en el largo plazo. activo funcional. Activo que de acuerdo a los fines y objetivos establecidos en la empresa, contribuye en la producción de bienes y servicios de ésta. Son activos afectos a la explotación, inmersos en el proceso productivo. activo intangible. Recursos no monetarios, con naturaleza inmaterial que no tienen sustancia o esencia física, pero poseen capacidad para generar beneficios económicos futuros en forma de flujos de efectivo, pueden ser controlados por la empresa y son susceptibles de valoración económica. Para que los activos intangibles sean reconocidos en la contabilidad de la empresa debe cumplir, además de la definición de activo y los criterios de reconocimiento contable, el criterio de identificabilidad. Es decir que el activo sea susceptible de ser separado de la empresa y vendido,

cedido, entregado para su explotación, arrendado o intercambiado, o que surja de derechos legales o contractuales, con independencia de que tales derechos sean transferibles o separables de la empresa o de otros derechos u obligaciones. Véase: inmovilizado intangible.

activo propio. Todo bien o derecho cuya titularidad corresponde a la entidad contable como consecuencia de hechos pasados y de los cuales se espera que la entidad obtenga beneficios económicos futuros o un potencial de servicio. Se incluyen los elementos cedidos o entregados en adscripción a otros entes.

activo neto total. Parte residual de los activos de la entidad, una vez deducidos todos sus pasivos. Si es positivo representa los recursos netos acumulados que pueden ser utilizados por la entidad para prestar servicios futuros. Si es negativo representa el importe de ingresos futuros comprometidos para satisfacer las obligaciones ya contraídas.

activo reversible. Activo que revertirá a favor, normalmente, de un organismo público, por estar afectos a una concesión administrativa, al finalizar el periodo concesional.

activo no corriente. Recursos económicos destinados a servir de forma duradera en las actividades de la empresa, incluidas las inversiones financieras cuyo vencimiento, enajenación o realización se espera habrá de producirse en un plazo superior a un año. Véase: inmovilizado. activo no corriente mantenido para la venta. Activo clasificado como no corriente en su reconocimiento inicial, pero cuyas condiciones cambian y cuya recuperación se espera realizar fundamentalmente a través de su venta en lugar de por su uso continuado, por tanto con disponibilidad inmediata y alta probabilidad de enajenación. Se incluyen los que formen parte de una operación interrumpida que se hubiera clasificado como mantenida para la venta.

18

acto administrativo. Acto jurídico de voluntad, de juicio, de conocimiento o deseo dictado por la Administración pública en el ejercicio de una potestad administrativa. Es la declaración unilateral, no normativa, realizada por un sujeto de la Administración Pública, el ejercicio de una potestad administrativa —competencia—, y lógicamente, sometida al Derecho Administrativo. acto de reconocimiento y liquidación de derechos. Acto administrativo, realizado o no por la entidad contable, mediante el cual se determina el importe a percibir por la misma como consecuencia de la realización de un ingreso presupuestario. acto de reconocimiento y liquidación de obligaciones. Acto administrativo dictado por la autoridad competente de la entidad contable, mediante el cual asume y cuantifica una deuda a su cargo como consecuencia de la realización de un gasto presupuestario.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión actualización. Acción de actualizar. Es el cálculo del valor actual teniendo en cuenta el importe de los flujos de efectivo tanto a cobrar como a pagar en el trayecto normal del negocio en una entidad, teniendo en cuenta el tipo de descuento adecuado, dependiendo si se trata de un activo o de un pasivo. acumulación de costes. Proceso a través del cual se acumulan los datos sobre los costes aplicando algún método organizado que se lleva a cabo siguiendo un sistema de contabilidad de costes. Se puede realizar mediante el empleo de alguno de los métodos existentes de cálculo de costes, a través del cual se realiza un proceso lógico y secuencial de asignación de costes, determinando el coste de los productos y servicios. administración de recursos por cuenta de otros entes públicos. Gestión realizada por un ente público de recursos presupuestarios y no presupuestarios cuya titularidad no ostenta sino que pertenece a otro ente público. La gestión puede consistir en realizar funciones de liquidación, recaudación o ambas. Puede ser el resultado de un acuerdo entre el ente titular del recurso y el ente gestor o puede responder a una imposición normativa. administración general. También llamada administración central, está formada por el sector público estatal —administración civil y militar—, por el sector público autonómico —diecisiete comunidades autónomas más las ciudades autónomas de Ceuta y Meli-

19

lla— así como por el sector público local, que integra la totalidad de entidades locales. administración pública. Unidad económica que se dedica a la producción de bienes y servicios, no destinados a la venta, para la generalidad de ciudadanos, así como a efectuar operaciones de redistribución de la renta y de la riqueza nacional, procediendo sus recursos principales de pagos obligatorios realizados por unidades económicas pertenecientes a otros sectores económicos, que son recibidos directa o indirectamente. adscripción de bienes. Operación mediante la que un bien propiedad de una entidad pública causa baja en el patrimonio de la misma, pasando a formar parte, bajo la calificación de “adscrito”, del patrimonio de otra entidad que es dependiente de la primera y no adopta la forma de sociedad mercantil. AECA (Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas). Institución profesional emisora de “principios y normas de contabilidad generalmente aceptados en España”, así como de otros pronunciamientos y estudios sobre buenas prácticas de gestión en el ámbito empresarial y del sector público. Dichos pronunciamientos son desarrollados por sus comisiones de estudios sobre: principios contables, valoración de empresas, organización y sistemas, contabilidad de gestión, historia de la contabilidad, nuevas tecnologías y contabilidad, contabilidad y administración del sector público, res-

ponsabilidad social corporativa, contabilidad de cooperativas y entidades sin fines de lucro. Los trabajos de estas comisiones son publicados como Documentos AECA; también publica monografías y estudios de autores, así como una revista corporativa y otras de índole científica.

otros emisores públicos españoles e internacionales emiten para captar fondos con los que financiar su actividad. Es un mercado mayorista promovido por la Asociación de Intermediarios en Activos Financieros y al que sólo tienen acceso los intermediarios financieros miembros del mercado.

afectación de costes directos. Operación que se lleva a cabo cuando un determinado coste, por ser su consumo fácilmente controlable e identificable con el objeto del coste (producto, servicio, sección o actividad, según sea el caso), se puede acumular en dicho objeto de coste sin necesidad de criterio de reparto o distribución. Dado que los costes directos son aquellos que guardan una relación directa con el objeto del coste que los ha ocasionado, la afectación se relaciona con estos costes directos.

AICPA (American Institute of Certified Public Accountants). Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados. Organización profesional de Estados Unidos que establece normas éticas de la profesión así como normas de auditoría. Es una fuente primaria para la definición de los principios contables generalmente aceptados para el estado y gobiernos locales y ejecuta programas de amplio interés público, algunos de ellos relacionados con la educación. Es un organismo perteneciente a la Federación Internacional de Contadores (IFAC).

agregación. Fase del proceso de elaboración de cuentas anuales consolidadas que consiste en sumar línea a línea las diferentes partidas, según su naturaleza, de las cuentas anuales individuales de cada una de las sociedades del grupo, previamente homogeneizadas, así como el porcentaje que corresponda, de las sociedades multigrupo a las que se les aplique el método de integración proporcional. AIAF (mercado). Mercado oficial de valores de renta fija privado en el que cotizan y se negocian títulos de renta fija que las empresas, comunidades autónomas, corporaciones locales y

ajuste contable. Asiento contable que se formula para modificar el saldo de dos o más cuentas que por alguna circunstancia no reflejan la realidad en un momento determinado. ajustes de consolidación. Operaciones realizadas en el proceso de elaboración de cuentas anuales consolidadas con el objeto de homogeneizar la información recibida de cada una de las sociedades pertenecientes al mismo perímetro de consolidación, así como para eliminar ciertas transacciones que se hayan podido realizar entre estas sociedades.

20

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión ajustes por devengo (accruals). También llamados “ajustes por periodificaciones”. Son ajustes que surgen en la elaboración de los estados financieros por la aplicación del principio contable del devengo, según el cual los “efectos de las transacciones o hechos económicos, y los gastos e ingresos que se derivan de los mismos, se han de registrar cuando ocurran, con independencia de la fecha de su pago o de su cobro”. Una contabilidad basada en el devengo, al no limitarse a las transacciones que dan lugar a pagos y cobros, incrementa la relevancia y utilidad de la información financiera. Los ajustes por devengo dan lugar a partidas de activo o pasivo en el balance (partidas de periodificaciones): por ejemplo, una empresa que ha realizado una venta a crédito, reconocerá un ingreso y un derecho de cobro; una sociedad que realiza un consumo antes de pagarlo, reconocerá un gasto y una partida de pasivo por la deuda derivada del consumo acumulado. Las periodificaciones implican, en muchos casos, la necesidad de realizar juicios de valor, por lo que es una de las áreas en la que tienen lugar prácticas de contabilidad creativa o gestión del resultado. ajustes por prórroga presupuestaria. En contabilidad pública, figura modificativa que tiene lugar cuando, por causas justificadas, no hubiese entrado en vigor el 1º de enero el presupuesto correspondiente y se deba realizar una prórroga de la vigencia del presupuesto anterior. La prórroga presupuestaria está sometida a una limitación de carácter cuanti-

21

tativo que se pone de manifiesto en que: i) sólo se puede prorrogar el presupuesto del ejercicio anterior hasta el límite global de sus créditos iniciales, como máximo. Por tanto, no son prorrogables las modificaciones de crédito que sobre dicho presupuesto se hayan efectuado; ii) en ningún caso son prorrogables los créditos destinados a servicios o programas que deban concluir en el ejercicio anterior o estén financiados con créditos y otros ingresos específicos o afectados que, exclusivamente, se percibieron en dicho ejercicio. Lo anterior significa que el importe del estado de gastos del presupuesto prorrogado no puede exceder del importe de los créditos iniciales del presupuesto que se prorroga, detraídos, en su caso, los créditos de naturaleza no prorrogables. Esta minoración de los créditos iniciales del presupuesto anterior recibe la denominación de “ajustes a la baja”. Por otro lado, “los ajustes al alza” del presupuesto prorrogado se realizará siempre que previamente se haya obtenido un margen en relación con el límite global de los créditos iniciales de referencia, como consecuencia de la realización de los “ajustes a la baja” por servicios o programas que deban concluir en el ejercicio anterior. Los “ajustes al alza” se pueden realizar como máximo por el importe de dicho margen y con la finalidad de dar, en su caso, la máxima cobertura posible a los compromisos firmes por la mayor carga financiera derivada de operaciones de crédito autorizadas en ejercicios anteriores.

alisamiento de beneficios. Práctica de manipulación o gestión del resultado contable que consiste en alisar la corriente de resultados de forma que se obtenga una cifra “normal” (véase “manipulación (gestión) del resultado”); ello supone que se traspasan resultados de un ejercicio a otro a fin de reducir las fluctuaciones o, en otras palabras, de eliminar la volatilidad inherente al resultado periódico. Existen distintas motivaciones que justifican esta práctica. Las teorías del comportamiento la justifican basándose en la confianza que un resultado estable proporciona a los inversores. También el interés de los directivos por mantener la continuidad en el empleo la explica. Las variables objeto de alisamiento son diversas, como el resultado por acción, el valor absoluto del resultado y el resultado operativo. Este tipo de manipulación “artificial” se hace dentro del marco de los Principios Contables Generalmente Aceptados (PCGA) y difiere del alisamiento “real”, en el que se adelantan/ retrasan las transacciones reales para lograr la cifra de resultados deseada. amortización de acciones. Esta operación supone la anulación de la acción, lo que representa la desaparición del titular, la reducción de capital y la modificación en el Registro Mercantil de la escritura de la empresa. En unos casos habrá devolución de aportaciones a los socios, en dinero o en otros bienes y en otros se tratará de una compensación para eliminar pérdidas o en un incremento de la reserva legal o reserva voluntaria, sin que el activo varíe. El

22

procedimiento más habitual es la adquisición de acciones propias para amortizarlas. La diferencia entre el valor nominal y el abonado se compensará con una reserva disponible, que puede suponer un aumento de la misma o una disminución, dependiendo de si el precio está por debajo o por encima del nominal. La reducción del capital reduce la reserva legal a dotar en el futuro y, dependiendo de la modalidad de la reducción, ésta puede contar con la oposición de los acreedores que pueden ver disminuidas sus garantías. amortización financiera. Devolución del principal de una deuda. amortización técnica. Reflejo contable de la depreciación de aquellos elementos que se encuentran contabilizados en el activo, como material, intangible o inmobiliario. Se trata de la depreciación que normalmente sufren los elementos a lo largo de su vida útil debido a su funcionamiento, uso o disfrute, sin perjuicio de considerar también la obsolescencia técnica o comercial que les pueda afectar. El uso que se hace de estos elementos tiene su reflejo en la cuenta de resultados mediante la dotación a la amortización, como un coste más para la empresa. Al mismo tiempo que reduce, en la misma cuantía, su valor contable del activo. Su reconocimiento se lleva a cabo a través de un plan sistemático a lo largo de su vida útil o productiva. La cuantía anual de amortización dependerá del método que se utilice.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión ampliación de capital. Esta práctica podrá realizarse emitiendo nuevas participaciones o elevando el nominal de las existentes, cuestión que requiere el consentimiento de todos los propietarios, excepción hecha de las ampliaciones totalmente liberadas. La ampliación requiere el consentimiento en junta general, modificación de los estatutos sociales, de la escritura social y su inscripción en el Registro Mercantil. El contravalor del aumento podrá consistir en nuevas aportaciones dinerarias o no dinerarias al patrimonio social, como en la compensación de deudas o en la trasformación de reservas o beneficios que ya figuraban en el patrimonio, por lo que éste permanece invariable. Los socios pueden mantener sus derechos políticos y económicos, en el ejercicio del derecho preferente de suscripción o, sólo estos últimos, cuando no puedan ejercerlo. El valor nominal de cada participación, una vez aumentado el capital, habrá de estar desembolsado en un 25 por 100 como mínimo. En todo caso, la reserva legal se verá aumentada en el futuro. ampliación de crédito. En contabilidad pública, modificación al alza del presupuesto de gastos que se concreta en el aumento de crédito presupuestario en alguna de las partidas ampliables relacionadas expresa y taxativamente en las bases de ejecución del presupuesto, previo cumplimiento de los requisitos exigidos y en función de la efectividad de recursos afectados no procedentes de operaciones de crédito. En la Administración General del Estado esta modi-

23

ficación también se denomina créditos ampliables. análisis de balances. Análisis de la situación de la empresa basado en la representación y medida de los componentes de la misma ofrecido, básicamente, en los balances de situación de la contabilidad financiera, aunque también incluye los demás datos correspondientes al total de la información contable, tales como: cuenta de pérdidas y ganancias, estado de flujos de tesorería, estado de origen y aplicación de fondos, memoria, estado de cambios en el patrimonio neto, informe de gestión, informe de auditoría externa, etc. En ocasiones se equiparan las expresiones “análisis de balances” y “análisis contable”, si bien el primero hace referencia fundamentalmente a la contabilidad financiera y el segundo, en sentido amplio, se basa en esa información y en la de la contabilidad analítica y de gestión o presupuestaria, lo que, a su vez, permite distinguir entre análisis externo (fundamentalmente contabilidad financiera) y análisis interno o de control (básicamente contabilidad analítica y de gestión o presupuestaria). análisis de costes. Véase: gestión de costes. análisis de desviaciones. La identificación de las causas de las desviaciones en costes, ingresos y resultados determinadas mediante la comparación entre los costes estándares y los costes históricos para un determinado período de tiempo. El análisis de las desviaciones

precisa descomponer las desviaciones totales atendiendo a los diferentes factores causales de las discrepancias, ponderar la importancia relativa de las cantidades relativas a cada diferencia a fin de centrar la identificación del porqué se han producido en las que sean significativas y determinar a quién le corresponde la responsabilidad efectiva de dichas causas. Así, se convierte en una herramienta empresarial de control que debe servir de base a los directivos para futuras acciones correctivas. análisis de sensibilidad. Técnica de gestión que examina la variación que se produciría en los distintos componentes del resultado (ingresos, costes y márgenes) cuando se modifican las previsiones o asunciones básicas de previsión. Esta técnica es muy útil para la planificación y la toma de decisiones, ya que permite establecer diferentes escenarios de análisis, con lo que se puede minorar el efecto de la incertidumbre. análisis económico. Se ocupa del estudio de la situación económica de la empresa en cuanto a la rentabilidad de los recursos invertidos y a la eficiencia o productividad de la actividad empresarial, como base de su competitividad actual y futura. La información básica a utilizar procede de las cuentas de resultados de la contabilidad financiera y analítica. El análisis económico debe de establecer la rentabilidad por líneas de producto, por segmentos de actividad, etc. Es importante establecer la bondad de la gestión realizada por comparación

24

con medias sectoriales y tendencias actuales y esperadas. Véanse: rentabilidad, ROA, ROE. análisis financiero. Parte del análisis que se ocupa de establecer la situación de la empresa para hacer frente en cantidad y plazo, mediante la capacidad de generación de liquidez por parte de sus activos, a los vencimientos de los pasivos obtenidos para su financiación, así como la capacidad para hacer frente a la obtención de nuevos recursos financieros para la reposición de activos y financiación de nuevas inversiones, en su caso. Son elementos básicos del análisis financiero: el estado de origen y aplicación de fondos, el estado de flujos de efectivo (cash-flows) y los indicadores de liquidez (acid-test), endeudamiento y apalancamiento financiero, solvencia a corto y largo plazo, etc. Enlaza con el análisis económico a través del cálculo del coste de la financiación o coste del capital invertido (WACC Weighted Average Cost of Capital). Ha de distinguirse fundamentalmente entre el análisis de la financiación de la actividad del proceso económico de producción y análisis de la financiación de la inversión necesaria para mantener la capacidad de la actividad productiva. análisis fundamental. Estudio de los equilibrios básicos a largo plazo o permanentes, entre las distintas masas patrimoniales que componen el conjunto: inversión-financiación de la empresa, teniendo en cuenta esencialmente la composición estructural de los recursos disponibles (activos fijos y activos cir-

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión culantes) y su financiación permanente (recursos propios) a largo plazo (pasivo fijo) y a corto plazo (pasivo circulante) en función del período de maduración, con el fin de establecer un diagnóstico sobre la continuidad de la empresa para desarrollar un determinado nivel de actividad (cifra de negocios) en función de la capacidad productiva instalada, y del sector de actividad productiva en el que actúa. Elementos básicos lo constituyen el coeficiente básico de financiación, el fondo de maniobra necesario y el análisis del coste-volumen-beneficio a través del punto muerto o umbral de la rentabilidad. La información necesaria proviene tanto de la contabilidad financiera, como de la interna o analítica y de la presupuestaria. análisis técnico. Análisis paralelo al propiamente contable, que se ocupa de determinar las características técnicas (industriales, maquinaria, materias primas, equipamiento general, etc.) que permitan determinar las restricciones o características físicas y de funcionamiento a las que deba someterse el “proceso económico de la explotación”. Por ejemplo: horas máquina disponibles, períodos necesarios de mantenimiento, capacidad de almacenes, vehículos de transporte, etc. Su importancia es crucial en aspectos fundamentales del análisis tales como: fondo de maniobra necesario, cálculo de amortizaciones por obsolescencia técnica y por desgaste físico o paso del tiempo, limitaciones de la capacidad instalada para el cálculo del punto muerto; cálculo y análisis del óptimo técnico y su relación

25

con el óptimo económico de la explotación, productividad de los factores de producción, desviaciones sobre costes estándares en cantidades, determinación de la capacidad ociosa, etc. analista financiero. Profesional que, mediante el estudio exhaustivo de la información financiera detallada, emite una valoración cuantitativa y cualitativa sobre un activo financiero, utilizando para ello la metodología comúnmente aceptada en el ámbito económico y empresarial. La información utilizada puede ser pública o privada (externa y/o interna), siendo en este segundo caso fruto de la experiencia del propio analista financiero a nivel analítico y relacional, así como de las bases de datos y herramientas propias y/o exclusivas de la entidad donde desarrolla su trabajo. Existen certificaciones académicas y profesionales de ámbito nacional y supranacional que acreditan el conocimiento y preparación técnica de los analistas financieros mediante exámenes de nivel, tales como el CFA (Chartered Financial Analyst) o el CIIA (Certified International Investment Analyst). anticipos de caja fija. Provisiones de fondos de carácter no presupuestario y permanente que se realizan a pagadurías, cajas y habilitaciones para la atención inmediata y posterior aplicación al capítulo de gastos corrientes en bienes y servicios del presupuesto del año en que se realicen, de gastos periódicos o repetitivos. anticipos de tesorería. Cantidades de tesorería que permiten atender gastos

inaplazables, aunque no se disponga de suficiente crédito presupuestario, durante la tramitación de los expedientes de modificación presupuestaria, concretamente créditos extraordinarios o suplementos de crédito. antidilución. Aumento en las ganancias por acción o la reducción en las pérdidas por acción al asumir que los instrumentos convertibles se van a convertir, que las opciones o certificados de opción para suscribir títulos (warrants) van a ser ejercitados o que se emitirán acciones ordinarias, si se cumplen las condiciones previstas. anulación de crédito. En contabilidad pública, modificación que reduce total o parcialmente el importe de crédito presupuestario asignado a una aplicación, dando lugar a una disminución del presupuesto de gastos. anulación de derechos. Forma de extinción de derechos de cobro producida como consecuencia de la anulación de las liquidaciones que lo cuantificaron o la concesión de aplazamiento y fraccionamiento. También se pueden anular derechos ya cobrados, lo que conllevaría la devolución de las cantidades ingresadas en la tesorería de la entidad a los interesados. anulación de obligaciones. Las obligaciones se extinguen, normalmente, mediante su pago, no obstante, existen otras formas de cancelación de obligaciones, tales como la compensación con un derecho, la sustitución con otra

26

deuda, la condonación y la prescripción. Todas estas formas deben cumplir los requisitos que señale la normativa vigente en cada momento. En el caso de la prescripción supone la extinción de una obligación al no haber sido reclamado el pago por parte de los acreedores en el plazo legalmente establecido, afectando normalmente a las obligaciones de ejercicios cerrados. apalancamiento financiero. Efecto de las deudas sobre la rentabilidad de los recursos propios. Dicho efecto puede ser positivo o negativo en función de la relación entre el coste financiero y la rentabilidad económica. El apalancamiento es positivo cuando la rentabilidad económica es mayor que el coste financiero de la deuda y viceversa. apalancamiento operativo. Fenómeno económico que se produce cuando existen gastos fijos en la empresa, que originan que los excedentes económicos intermedios que aparecen en la cuenta de resultados tengan distinta sensibilidad ante cambios de actividad. Se trata del crecimiento más que proporcional (apalancado) del resultado de explotación cuando aumentan las ventas una vez superado el umbral de rentabilidad o punto muerto. aplazamiento del derecho de cobro presupuestario. Diferimiento del momento en el que debería haberse efectuado el pago de un determinado derecho de cobro. El derecho de cobro permanece inalterado, salvo en lo que respecta al vencimiento.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión aplicación al presupuesto. Proceso mediante el cual se anota, en los libros y registros que reflejan la liquidación del presupuesto, una operación que corresponde a un gasto o ingreso presupuestario. Dicha anotación será simultánea a la que se realice en las correspondientes cuentas patrimoniales o de gestión.

aplicación presupuestaria diferida. Procedimiento de registro de los cobros y pagos de la entidad pública que supone la anotación provisional de los mismos en “cobros pendientes de aplicación” y “pagos pendientes de aplicación”, para con posterioridad darle la aplicación definitiva cuando se reciba la información sobre los mismos.

aplicación del beneficio. Reparto del beneficio generado por la empresa. El beneficio del ejercicio es exclusivamente propiedad de los socios y son ellos los que en junta general tienen que aprobar su reparto, a propuesta del consejo de administración. En cada ejercicio la empresa tiene la obligación de proceder a su distribución, pero esto no quiere decir que su destino sea necesariamente el patrimonio personal de los socios, repartido en forma de dividendos. La normativa legal establece un orden de prelación en su reparto y unos requisitos y límites para su aplicación que es preciso respetar. Se pretende en todo momento congeniar la permanencia y viabilidad de la propia empresa y los derechos e intereses de los accionistas, pero respetando los derechos y garantías de los acreedores. Sólo existen dos destinos para el beneficio: la salida del ámbito de la empresa en forma de dividendos o la permanencia en ella en forma de reservas. En este último caso la aplicación se puede realizar con las siguientes finalidades: compensación de pérdidas, reposición de activos, dotación de reservas específicas (legal, estatutaria, voluntarias, etc) o para ampliar capital.

aplicación presupuestaria directa. Procedimiento de registro de los cobros y pagos de la entidad pública, que supone su anotación directa en el presupuesto de ingresos y en el presupuesto de gastos.

27

aportación de los socios. Cualquier aportación patrimonial que efectúe el socio, siempre que no constituya contraprestación por la entrega de bienes o la prestación de servicios realizados por la sociedad, ni tengan naturaleza de pasivo se considerará patrimonio neto. El destino de esa partida será, generalmente, la compensación y eliminación de pérdidas. Otra aportación que puede efectuar el socio, también procedente de su patrimonio personal, se produce cuando suscribe una participación, con reflejo en el capital de la sociedad, como puede ser dinero, otros bienes y créditos. La misma circunstancia, en cuanto a aportación del socio y entrega de participación con reflejo en el capital, se produce cuando la aportación es de una deuda que se compensa y la aportación de reservas y beneficios; en este caso la única diferencia es que lo entregado no procede del exterior de la empresa, se encuentra dentro. El socio, también

aporta, sin recibir por ello nuevos títulos en el caso de beneficios no distribuidos, que son de su propiedad, pero que cede a la sociedad, unas veces voluntariamente y otras por obligación legal o estatutaria. Cuando las aportaciones de los socios son no dinerarias deberán ser valoradas por un experto independiente, nombrado por el Registrador Mercantil, cuando se entregan como contrapartida de una emisión de participaciones por parte de la sociedad, con reflejo contable en el capital. El valor de tasación no podrá ser inferior en más de un 20 por 100 sobre el valor que figure en la escritura, siendo este requisito una medida de prudencia en defensa de la sociedad. Normalmente este tipo de aportaciones se producen en el momento inicial y son menos frecuentes que las aportaciones dinerarias, ya que suelen venir acompañadas de la exclusión del derecho preferente de suscripción del resto de accionistas, medida que deberá venir justificada. área de auditoría. Cada una de las partes en que se divide, a efectos de planificación y ejecución, el trabajo de revisión de los estados financieros de una empresa. Suelen coincidir con las grandes agrupaciones del balance de situación (auditoría de inmovilizado, auditoría de recursos propios, auditoría de pasivos financieros,...), aunque es cada vez más frecuente que en las áreas se agrupen actividades que la entidad debe llevar a cabo de una forma conjunta o coordinada y que dan lugar a partidas diferentes dentro de los estados financieros (por ejemplo auditoría de ventas,

28

auditoría de compras, auditoría de gastos de personal, auditoría de inversiones financieras,...). Con la metodología de las áreas se obtiene una visión transversal de los estados financieros, puesto que en cada una de ellas se ven, simultáneamente, las partidas y transacciones relacionadas que están representadas en balance, así como en los estados de resultados, flujos de fondos y cambios en el patrimonio neto. armonización contable. Búsqueda de criterios contables similares en y entre los diferentes países y bloques de países o, lo que es lo mismo, entre los diferentes sistemas contables presentes en el panorama nacional e internacional, al objeto de favorecer la comparabilidad de la información financiera y, con ello, su utilidad en la toma de decisiones económicas. En principio, puede hablarse de una armonización interna a nivel de los diferentes países, cuyo principal instrumento son los pronunciamientos de los organismos reguladores, entre los que destacan, en los ordenamientos latinos, los planes de cuentas, tales como el francés o el español. En esta dimensión interna o nacional, los primeros intentos se producen en Estados Unidos a finales del siglo XIX y cobran un decidido impulso con la reorganización de los mercados de valores tras la crisis de 1929. Sin embargo, el término cobra su auténtico sentido en el ámbito internacional, en el que la normalización internacional de la información financiera comienza a gestarse, en los congresos mundiales

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de expertos contables, cuyo primer precedente se encuentra en el celebrado en San Luis, Estados Unidos, en 1904 y que, desde entonces se celebran regularmente cada cinco años. Con el paso del tiempo, culminaron en la creación de estructuras estables para la búsqueda y emisión de normas comunes. Las primeras manifestaciones se producen con carácter regional a partir de la segunda mitad del siglo XX, con organismos tales como la Unión de Expertos Contables. Tras la armonización regional, el movimiento armonizador cobra carácter mundial con la creación en 1973 del International Accounting Standards Committee (IASC) que, a partir de 2000, cambia su nombre por el de International Accounting Standards Board (IASB) y que es el emisor de las Normas Internacionales de Contabilidad, actualmente aceptadas o, al menos, tenidas en cuenta en mayor o menor medida por todos los países y obligatorias en los estados miembros de la Unión Europea al menos para las cuentas consolidadas de las sociedades que cotizan en bolsa. Junto a la búsqueda de normas contables armonizadas, también existe una armonización de las normas de auditoría, cuyo principal exponente es la International Federation of Accountants (véase “IFAC”), y de las normas de contabilidad pública (véase “normas internacionales de información financiera para el sector público (NIIFSP)”). arrendamiento. Acuerdo por el que una parte (arrendador) cede a otra parte (arrendatario) el derecho a utilizar un activo durante un periodo de tiempo

29

determinado a cambio de percibir una suma única de dinero, o una serie de pagos o cuotas. Desde el punto de vista contable se distinguen dos tipos de arrendamientos: financieros y operativos. arrendamiento financiero (financial leasing). Tipo de arrendamiento en el que se transfieren sustancialmente todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo. Las normas contables (entre otras, la norma internacional de contabilidad 17ª “Arrendamientos”) definen diversos indicadores para evaluar cuando un arrendamiento es de tipo financiero (contratos con opciones de compra baratas, contratos por periodos que cubren la mayor parte de la vida económica del activo, etc.). A diferencia del arrendamiento operativo, el financiero se trata contablemente como una compra-venta con pago aplazado del activo arrendado. Para el arrendatario, clasificar un arrendamiento como financiero hace que el balance sea más pesado (incrementa el endeudamiento, y la cifra de activos, disminuyendo el rendimiento contable de los activos). La clasificación de los arrendamientos requiere realizar estimaciones y declaración de intenciones por parte de la gerencia. arrendamiento operativo. Tipo de arrendamiento en el que no se trasmiten sustancialmente los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo (es decir, no se considera equivalente a una compra-venta). Los arrendamientos operativos se contabilizan por el arrendata-

rio a medida que se devenga el gasto y, a diferencia de los arrendamientos financieros (que se contabilizan como una adquisición del activo arrendado), no se incorpora en el balance el activo arrendado y la deuda asociada. Constituyen un instrumento de financiación fuera de balance (off balance sheet financing), al permitir a la empresa obtener recursos y contraer compromisos que no se reflejan en balance. artículo. En contabilidad pública, nivel de la clasificación económica del presupuesto de gastos o de ingresos que se identifica mediante un código de dos dígitos. ASEPUC (Asociación Española de Profesores Universitarios de Contabilidad). Corporación cultural, sin ánimo de lucro, que agrupa a los docentes de contabilidad de la universidad española. Facilita el intercambio de conocimientos, experiencias y material de trabajo, sin perjuicio de la difusión de sus logros a la sociedad. Asimismo presta apoyo a sus miembros en sus tareas de docencia e investigación, con especial atención a quienes comienzan su carrera universitaria. Sus objetivos y características son semejantes a los de otras organizaciones nacionales e internacionales que agrupan a docentes universitarios de esta disciplina, como la American Accounting Association y la European Accounting Association. La asociación cuenta con cerca de mil socios lo que supone un porcentaje superior al 80% de los profesores universitarios de contabilidad españoles.

30

asiento contable. Registro en el libro diario de las variaciones que se producen en los elementos patrimoniales por el acontecimiento de los hechos contables. Se realiza cargando en el debe de una cuenta la misma cuantía que en el haber de otra. El acontecimiento de un hecho contable implica la realización de un asiento para recoger las variaciones de los elementos patrimoniales afectados. Cada asiento conlleva una o varias anotaciones en el debe cuyo importe será igual a la o las anotaciones realizadas en el haber, siguiendo el principio de dualidad o método de la partida doble. A través de los asientos se da forma contable a los hechos económicos-financieros. asignación de costes. Proceso por el que se asignan los costes indirectos a los objetos finales de costes que tiene la empresa. Esta operación hace referencia al proceso general que permite relacionar con los diversos objetos finales de coste (productos, servicios, departamentos,...) los consumos de aquellos factores productivos que no se identifican con dicho objeto de coste de manera inmediata y directa. Esta imputación exige buscar relaciones entre costes y objetos de costes donde inicialmente no las hay, por tanto, resulta una operación compleja. Aunque para cada partida de coste indirecto se pueden establecer bases o criterios de reparto (véase “bases de imputación”) que sean capaces de relacionar lo más objetivamente posible los recursos con los productos, tradicionalmente para la imputación de costes indirectos a los productos (objeto

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de coste tradicional de las empresas) se usan objetos de costes intermedios o lugares de costes (véase “sección” y “actividad”) que permiten su agrupación y asignación sobre una base representativa del consumo de dicha agrupación (unidad de obra o inductor). Los sistemas orgánicos de costes localizan los costes indirectos en las secciones y a partir de éstas se imputan los costes indirectos a los productos, en función del número de unidades de obra que cada producto ha consumido y de la tasa de imputación de costes indirectos. Por su parte, el ABC define las actividades que generan los costes indirectos y, en función del consumo que de ellas hacen los productos, se imputan a éstos. asimetría de información. Diferencias de información entre inversores que pueden conllevar un problema de selección adversa y provocar un estrechamiento del mercado financiero, de ahí que la regulación se perfile como un mecanismo que favorece su funcionamiento. La separación entre propiedad y gestión genera asimetrías de información entre los directivos, con acceso total a la misma, y accionistas con acceso limitado. La dificultad para conocer y controlar las acciones de los más informados da lugar a problemas de azar o riesgo moral que pueden afectar negativamente a los precios de los títulos. Desde la perspectiva estrictamente contable se suele hacer mención a la asimetría en el tratamiento contable de las buenas y las malas noticias. En efecto como consecuencia de la prudencia contable, ha habido tradi-

31

cionalmente un tratamiento asimétrico de los resultados, de forma que se han impuesto reglas más estrictas para reconocer ganancias que pérdidas, lo que ha permitido la anticipación de pérdidas pero no de beneficios. Véase: conservadurismo contable. asociada. Sociedad sobre la que el inversor posee, con carácter de permanencia, una influencia significativa o notable en su gestión, sin que esta influencia suponga el control de sus operaciones. atribución patrimonial. Acto jurídico por medio del cual una persona proporciona a otra una ventaja o un beneficio de carácter patrimonial. Puede materializarse en un cambio en la titularidad de un bien —desplazamiento patrimonial— o en la no realización de un gasto para el beneficiario. auditor de cuentas. Persona sobre la que recae la responsabilidad última de la auditoría y de emitir una opinión sobre los estados financieros de una entidad. También se emplea este término en referencia a una firma o sociedad de auditoría. Véase: firma de auditoría. auditoría conjunta. Auditoría que se efectúa por dos o más auditores en el que todos ellos tienen la condición común de actuar como auditores principales. A tal extremo, deberá existir un nombramiento o designación conjunta por parte del órgano social competente, esperándose de la auditoría conjunta la

emisión de un informe único firmado por todos los auditores principales. En este sentido, la firma conjunta del trabajo de auditoría conferirá a los auditores responsabilidad solidaria por el informe emitido. auditoría de cuentas anuales. El propósito de la auditoría de cuentas, que es un conjunto de tareas llevadas a cabo por un profesional cualificado e independiente, consiste en situar al auditor en condiciones de expresar una opinión sobre si las cuentas anuales han sido elaboradas, en todos sus aspectos significativos, de acuerdo con un conjunto identificable de principios contables, y si expresan la imagen fiel (o presentan razonablemente) la situación y actividad llevada a cabo por la entidad. auditoría de economía. Véase: auditoría pública. auditoría de eficacia. Véase: auditoría pública. auditoría de eficiencia. Véase: auditoría pública.

auditoría de sistemas. Rama especializada de la auditoría que consiste en la evaluación de normas, controles, técnicas y procedimientos establecidos en una empresa para lograr confiabilidad, oportunidad, seguridad y confidencialidad de la información que se procesa a través de los sistemas de información. auditoría externa. Véase: auditoría de cuentas anuales. auditoría financiera. Actividad de auditoría que tiene por objeto la verificación del contenido de la información externa que, con propósitos generales, emite el órgano de gobierno de la entidad. auditoría interna. Servicio de evaluación interna de la actividad desarrollada por la empresa. Entre sus funciones se incluye el examen, la evaluación y el control de la adecuación y eficacia de los sistemas de control contable y de control interno.

auditoría de gestión. Actividad de auditoría que tiene por objeto la verificación del proceso de toma de decisiones que sigue la gerencia de una entidad, con el propósito de alcanzar los propósitos y objetivos marcados para la misma. En contabilidad pública, Véase: auditoría pública.

auditoría limitada. Auditoría cuyo propósito es situar al auditor en condiciones de afirmar, si, en el marco de utilización de procedimientos que no proporcionan toda la evidencia que requiere una auditoría completa, no se tiene evidencia de que la información elaborada por el cliente no está preparada, en todos sus aspectos significativos, de acuerdo con un conjunto de principios contables previamente identificado.

auditoría de programas. Véase: auditoría pública.

auditoría medioambiental. Servicio de auditoría que tiene por fin acreditar

32

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión el cumplimiento por parte de la empresa de la legislación medioambiental que le es aplicable. auditoría operativa. Véase: auditoría pública. auditoría pública. Comprobación, realizada con posterioridad y efectuada de forma sistemática, de la actividad económico-financiera de los entes públicos o de los programas presupuestarios objeto de control, mediante la aplicación de los procedimientos de revisión selectivos contenidos en las normas de auditoría e instrucciones que dicte el órgano competente. Las clases de auditoría, determinadas por los diferentes objetivos asignados al control financiero, se clasifican entre: a) auditorías de regularidad y b) auditorías operativas. a) Las auditorías de regularidad incluyen las auditorías financieras y las auditorías de cumplimiento. La auditoría financiera pretende obtener una seguridad razonable sobre si la contabilidad en general y las cuentas anuales y demás estados financieros, presentan fielmente la situación patrimonial y financiera y el resultado de sus operaciones de conformidad con las disposiciones legales que le son de aplicación. La auditoría de cumplimiento tiene como objetivo verificar que los actos, operaciones y procedimientos de gestión económico-financiera se han desarrollado de conformidad con las normas, disposiciones y directrices que sean de aplicación. b) Por su parte, la auditoría operativa engloba los objetivos de la auditoría de economía, efi-

33

ciencia y eficacia; de programas presupuestarios y planes de actuación; y de sistemas y procedimientos de gestión financiera. La auditoría de economía, eficiencia y eficacia tiene como objetivo comprobar que la entidad esté adquiriendo, manteniendo y empleando los recursos de forma económica, eficiente y eficaz. La auditoría de programas presupuestarios y planes de actuación tiene por objeto comprobar el grado de eficacia alcanzado en la consecución de los objetivos previstos en los programas y planes de actuación, así como la legalidad de las actuaciones efectuadas en la ejecución de los programas y planes de referencia. La auditoría de sistemas y procedimientos de gestión financiera tiene por objeto el estudio exhaustivo de un procedimiento administrativo de gestión financiera con la finalidad de proporcionar su descripción completa, detectar sus posibles deficiencias o, en su caso, obsolescencia, proponiendo las medidas correctoras pertinentes, o incluso, su sustitución. autocartera. Conjunto de títulos de patrimonio mantenidos por la propia compañía emisora. Independientemente de la finalidad perseguida (especulativa, control de la especulación, futuras amortizaciones,...) deben figurar minorando el patrimonio neto. Las operaciones con la autocartera no afectarán al resultado del ejercicio, debiendo recogerse las diferencias entre las compras y ventas (o amortizaciones), así como los gastos de las operaciones con la autocartera en cuentas de reservas. En España, la legislación mercantil limita el porcen-

taje del capital social de una compañía que puede poseer como autocartera. Véase: acción propia. autofinanciación. Cuantía que refleja la cuenta de resultados de un ejercicio, por diferencia entre ingresos y gastos, conocido como beneficio y que la junta general no distribuye, bien al contrario retiene en el patrimonio neto, generalmente incrementando las reservas. Se dice entonces que la propia sociedad genera sus propios recursos financieros. Esta aportación de los socios hace que los fondos propios, que integran el patrimonio neto, aumenten en comparación con una fecha anterior. La autofinanciación también puede provenir de otras aportaciones, sin contrapartida, de los socios y de aquellos aumentos en el patrimonio neto como, por ejemplo, subvenciones, donaciones y legados recibidos que deberán llevarse en su momento a la cuenta de resultados. La

34

autofinanciación que se comenta aquí tiene su reflejo contable positivo, pero también puede haber autofinanciación negativa, como por ejemplo las pérdidas del ejercicio o de ejercicios anteriores, las acciones propias adquiridas con contraprestación y los dividendos a cuenta. autorización del gasto (Fase A). En contabilidad pública, operación contable que refleja el acto, en virtud del cual, la autoridad competente, para gestionar un gasto con cargo a un crédito presupuestario, acuerda realizarlo, determinando su cuantía en forma cierta o de la forma más aproximada posible, cuando no puede hacerse de forma cierta reservando, a tal fin, la totalidad o una parte del crédito presupuestado. Este acto no implica aún relación con interesados ajenos a la entidad, pero supone la puesta en marcha del proceso administrativo.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

B BAII. Beneficio antes de intereses e impuestos. BAI. Beneficio antes de impuestos. balance. Estado financiero que recoge todas las partidas que integran el patrimonio de la empresa en un momento determinado, valoradas en unidades monetarias y clasificadas por masas patrimoniales en activo, pasivo y patrimonio neto. Es un elemento principal de los estados financieros, ya que es la expresión del binomio inversiónfinanciación de la empresa, al detallar las aplicaciones y los orígenes de recursos financieros. Se caracteriza por su carácter estático, que constituye una de sus principales limitaciones, a diferen-

35

cia de otros estados como la cuenta de pérdidas y ganancias que son dinámicos. A efectos comparativos, deben presentarse, junto a las cifras del período al que se refiere las cifras del período inmediatamente anterior. Su información se completa, amplía y comenta en la memoria. balance consolidado. Estado contable que revela la situación económicofinanciera de un grupo de sociedades en un momento determinado de tiempo. Comprende, con la debida separación, los bienes, derechos y obligaciones del grupo, así como, en el porcentaje que corresponda, los de las sociedades multigrupo a las que se les aplique el método de integración proporcional. En

el balance consolidado lucirán las partidas específicas derivadas de la aplicación de los distintos métodos utilizados en el proceso de consolidación. balance de comprobación. Estado que refleja la situación en un momento determinado de las sumas deudoras o acreedoras y los saldos deudores o acreedores de las cuentas con el propósito de comprobar que no existan errores en el mayor. No requiere el cálculo del resultado ni periodificación para su elaboración. balance de situación. Véase: balance.

el resultante de sumar al valor originario, el importe correspondiente a operaciones de renovación, mejora y ampliación que, conforme a las normas contables vigentes, se hayan incorporado al valor del bien. Asimismo, forman parte del valor contable activado los incrementos producidos por la aplicación de normas con rango suficiente que así lo autoricen y en los términos establecidos en dichas normas. La cuantificación del valor residual se realiza mediante la estimación de la diferencia entre el valor de venta que tenga el bien al final de su vida útil y el coste que se prevea necesario para poder enajenarlo. base de imputación. Véase: clave de reparto.

balance de sumas y saldos. Véase: balance de comprobación. balance previsional. También llamado balance de situación provisional, documento que refleja la repercusión que tienen sobre el balance las decisiones incluidas en los distintos presupuestos elaborados por la empresa en referencia a un período de tiempo determinado. De este modo, el balance provisional muestra la situación final prevista de los recursos económicos (inversiones) y financieros (fuentes de financiación) en una fecha futura determinada, tras el período de tiempo al que se refieren los presupuestos. base amortizable neta. Diferencia entre el valor contable activado menos la amortización acumulada hasta ese momento y el valor residual positivo esperado. El valor contable activado es

36

base de reconocimiento. Momento en el que se reconocen las transacciones y hechos. Se consideran dos criterios principales: i) base de caja. Las transacciones y hechos se reconocen únicamente cuando se produce la entrada o salida de tesorería; ii) base de devengo. Las transacciones y hechos se reconocen cuando los mismos se producen, con independencia del momento en el que se produzca la corriente monetaria correspondiente, esto es, con independencia del posible cobro o pago de los mismos. bases de ejecución. Documento que integra el presupuesto general de las entidades públicas, convirtiéndose en el marco jurídico de aplicación del mismo. Comprende la adaptación de las disposiciones generales en materia

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión presupuestaria a la organización y circunstancias de la propia entidad, así como aquellas otras necesarias para su acertada gestión, estableciendo cuantas prevenciones se consideren oportunas o convenientes para la mejor realización de los gastos y recaudación de los recursos, sin que puedan modificar lo legislado para la administración económica ni comprender preceptos de orden administrativo que requieran legalmente procedimiento y solemnidades específicas distintas de lo previsto para el presupuesto. Por ejemplo, en el ámbito de las entidades locales regularán, entre otras materias, lo siguiente: los niveles de vinculación jurídica de los créditos; la relación expresa y taxativa de los créditos que se declaren ampliables, con detalle de los recursos afectados; la regulación de las transferencias de créditos, estableciendo, en cada caso, el órgano competente para autorizarlas; la tramitación de los expedientes de ampliación y generación de créditos, así como de incorporación de remanentes de créditos; las normas que regulen el procedimiento de ejecución del presupuesto; las desconcentraciones o delegaciones en materia de autorización y disposición de gastos, así como de reconocimiento y liquidación de obligaciones; los documentos y requisitos que, de acuerdo con el tipo de gastos, justifiquen el reconocimiento de la obligación; la forma en que los perceptores de subvenciones deban acreditar el encontrarse al corriente de sus obligaciones fiscales con la entidad y justificar la aplicación de fondos recibidos; los supuestos en los que puedan acu-

37

mularse varias fases de ejecución del presupuesto de gastos en un solo acto administrativo; las normas que regulen la expedición de órdenes de pago a justificar y anticipos de caja fija, y la regulación de los compromisos de gastos plurianuales. benchmark. También denominado valor comparativo o referencia de comparación. Término procedente del inglés que significa evaluar o medir algo (productos, servicios y prácticas) en relación a un modelo de comparación. Se puede utilizar para analizar tanto el comportamiento de una organización, un activo financiero o cualquier otra variable. Existen diversos modelos de gestión basados en técnicas de benchmarking. beneficio. Incremento de valor de un elemento patrimonial como consecuencia de un incremento de valor de activos o una disminución de valor de pasivo. La diferencia entre el sacrificio que soportamos y el ingreso que se genera en una actividad es el beneficio cuando ésta es positiva. beneficio por acción (EPS). Importe de los resultados atribuible a cada una de las acciones ordinarias. Su objetivo es medir la rentabilidad por acción correspondiente al período de tiempo al que se refieren los estados financieros. En su variante básica su cálculo se realiza dividiendo el resultado neto del ejercicio atribuible los accionistas ordinarios entre el número medio ponderado de acciones ordinarias en circulación durante el ejercicio. En su variante

diluida se considera la existencia de acciones ordinarias potenciales que, en la medida en que dan derecho a su poseedor a recibir acciones ordinarias, afectan potencialmente a los intereses de los accionistas actuales y por tanto al indicador básico. Se calculan las ganancias por acción diluidas para conocer cuál sería el valor de las ganancias por acción en el supuesto de que se convirtieran las acciones ordinarias potenciales en acciones ordinarias en circulación. Su cálculo ha de ser coherente con el de las ganancias por acción básicas, considerando el efecto de las acciones

38

ordinarias potenciales dilusivas en circulación durante el ejercicio. big-bath. Estrategia de contabilidad creativa consistente en realizar dotaciones de gasto excesivas con el objeto de mostrar menores gastos en los ejercicios siguientes. Se da principalmente en operaciones de fusiones y adquisiciones, en procesos de cambio de los administradores, o en periodos en los que una sociedad no ha cumplido las expectativas del mercado. Esta forma de manipulación contable fue utilizada en el fraude de Wordcom (2002).

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

C cadena de valor. Secuencia de actividades que crean valor y que presenta un doble enfoque: interno y externo. Desde una perspectiva interna, la cadena de valor es la secuencia de actividades de una organización que añaden valor (desde el punto de vista del cliente) a un producto/servicio que se dirige al consumidor último o a otra empresa. Desde una perspectiva externa, la cadena de valor en una industria es el conjunto interrelacionado de actividades desarrolladas por una o diferentes organizaciones que crean valor, empezando desde las fuentes básicas de materias primas, pasando a través de los suministradores de componentes, hasta la entrega del producto o servicio final al consumidor último. Actualmente, el reciclado de los

39

productos supone el comienzo de otro ciclo de cadena de valor. En este sentido, cada organización individual se puede considerar como un eslabón de la cadena de creación de valor en una industria. caja habilitada. En contabilidad pública, oficina o dependencia administrativa bajo responsabilidad de un funcionario que tiene atribuidas las competencias para ejercer las funciones relacionadas con la administración y gestión de fondos dirigidos a atender, fundamentalmente, «anticipos de caja fija» o/y «pagos a justificar». En el primer caso se entiende como un mecanismo de descentralización de la tesorería con el objetivo de atender de

forma ágil los pagos derivados de determinados gastos presupuestarios que se producen periódicamente o de forma repetitiva (dietas, gastos locomoción, etc.) En el segundo de los casos, en cuanto que la expedición de la orden del pago se produce sin la previa aportación de la documentación justificativa del gasto, la caja habilitada asume una posición deudora frente a la tesorería de la entidad hasta que se realice la correspondiente rendición de cuentas justificativa. calidad del resultado. Capacidad del resultado contable para proporcionar información útil para la toma de decisiones. Para ello debe gozar de una serie de características. Aunque no hay acuerdo sobre cuáles deben ser esas características, en general se asocia con conservadurismo del resultado, ya que ello supone una garantía de que la cifra no está hinchada y puede tener una cierta persistencia; no obstante una aplicación indebida del conservadurismo va en contra de la fiabilidad y la relevancia. También se asocia calidad a capacidad predictiva, persistencia, ausencia de variabilidad y proximidad entre resultado y tesorería de las operaciones. Asimismo la manipulación contable se asocia con reducción de la calidad. Véase: manipulación (gestión) del resultado. cambios contables. El tratamiento contable que supone la modificación del principio de uniformidad sigue un proceso distinto, dependiendo de si el cambio es debido a criterios conta-

40

bles y a la subsanación de errores o a cambios en estimaciones contables. En los dos primeros casos, se tratará de forma retroactiva y afectará a las cuentas anuales de los últimos ejercicios, a partir del más antiguo para el que se disponga de información. Sin embargo, cuando el cambio se deba a estimaciones contables, los ajustes se efectuarán en el ejercicio actual y se aplicarán de forma prospectiva. En todos los casos, que signifiquen un cambio contable, se deberá incorporar la correspondiente información en la memoria de las cuentas anuales. canje de acciones. Proceso de intercambio de títulos de patrimonio neto, normalmente acciones, en los procesos de combinaciones de negocios, donde los tenedores de títulos de una entidad los entregan y reciben a cambio otros nuevos, mediante una relación de canje establecida en la combinación. CANOA (Contabilidad analítica normalizada para los organismos autónomos). Proyecto desarrollado por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), consistente en la implantación en el ámbito de la Administración Institucional del Estado de sistemas de Contabilidad Analítica que, en unión de otros sistemas de información, faciliten la gestión de las organizaciones encuadradas en este subsector de las Administraciones Públicas, poniendo de manifiesto el grado de eficiencia con que es llevada a cabo esa gestión y suministrando los «outputs» de información necesarios a

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión los distintos niveles de responsabilidad (gestores directos de la organización, gestores a nivel presupuestario, etcétera) para la adopción de las decisiones que estimen oportunas. Las características más importantes de modelo estándar del proyecto CANOA se centran en su: i) adaptabilidad, en cuanto es posible su aplicación a prácticamente todas las organizaciones encuadradas en la Administración Institucional, e incluso en otros entes de las Administraciones Públicas; ii) flexibilidad, ya que el modelo estándar se configura con las suficientes posibilidades como para atender distintas necesidades de información; iii) personalización, debido a que el modelo estándar consta de un conjunto de estructuras abiertas, tanto en lo relativo a la referencia de información (centros de coste/actividades) como a las posibilidades de imputación/ clasificación de los datos de costes e ingresos. Además, el proyecto CANOA contempla la posibilidad de desarrollar modelos «a la medida» para aquellos organismos que no puedan adoptar el modelo estándar; y iv) obtención de información normalizada y explotación individualizada, dado que el modelo estándar del proyecto plantea la obtención de una información de carácter normalizado común para todos los organismos que estén asociados al mismo, esta información debe entenderse con un carácter mínimo de posibilidades, desarrollándose en cada organización una explotación individualizada que permitirá obtener «outputs» de información adecuados a las necesidades de cada gestor.

41

capacidad de financiación. En contabilidad pública, magnitud que viene medida por el remanente de tesorería, que es la diferencia entre la suma de los derechos pendientes de cobro a corto plazo —presupuestarios, no presupuestarios, y procedentes de presupuestos cerrados— y los fondos líquidos, y las obligaciones pendientes de pago a corto plazo —presupuestarias, no presupuestarias y procedentes de presupuestos cerrados. capacidad/necesidad de financiación. En contabilidad nacional, la capacidad o necesidad de financiación de la economía representa el saldo contable que se desprende de la cuenta de capital de una economía, y pone de manifiesto la capacidad inversora/necesidad financiera obtenida de manera ordinaria, encontrándose representada en activos/ pasivos financieros aportados o solicitados al resto del mundo. capacidad productiva. Cantidad fija de producción o actividad que, para un período económico, se puede alcanzar contando con los recursos materiales y humanos de los que se dispone. En general, la capacidad productiva puede medirse en unidades de producto o en unidades de actividad, como, por ejemplo, las horas máquina o las horas hombre. Se puede distinguir entre diferentes conceptos de capacidad: empleada, esperada, no empleada, normal, práctica y teórica. • capacidad empleada. Capacidad productiva que la empresa ha empleado durante un período de

tiempo para poder cubrir la demanda de productos por parte de los clientes. • capacidad esperada. Capacidad normal afectada por la previsión de la demanda a corto plazo, para un determinado período de tiempo. • capacidad no empleada. Capacidad productiva disponible temporalmente por encima de la capacidad productiva empleada por la empresa para cubrir la demanda de productos. Dependiendo del objetivo de su cálculo, los directivos podrán aplicar los conceptos de capacidad práctica, normal o esperada para efectuar la comparación con la capacidad empleada. • capacidad normal. Capacidad práctica minorada por las reducciones a medio plazo (por ejemplo, dos o tres años) en la demanda de productos, teniendo en cuenta en su cálculo el efecto durante este período de tiempo, entre otros, de factores estacionales o cíclicos. • capacidad práctica. Capacidad teórica reducida por las interrupciones operativas inevitables, como, por ejemplo, el mantenimiento planificado o el cierre de la planta por festividades. Este concepto de capacidad no está afectado por la reducción de la producción derivada de la bajada en la demanda de productos. • capacidad teórica. Capacidad que presupone la utilización eficiente en todo momento de los recursos humanos y productivos, es decir, con un funcionamiento a pleno rendimiento. Por tanto, es un concepto ideal que considera para su cálculo que el proceso productivo se realiza sin interrupciones operativas.

42

capacidad técnica del auditor. Conocimientos, habilidades y experiencia específica en el campo de la contabilidad y la auditoría. La consecución de esa capacidad profesional se obtiene a través de una formación teórica y una experiencia práctica. El auditor de cuentas para mantener su capacidad profesional debe llevar a cabo una actualización permanente de sus conocimientos, tanto en el aspecto técnico como en cuanto a sus conocimientos generales económico-financieros. capital. Nominal de las participaciones emitidas por una empresa y suscritas por los socios. De acuerdo con el porcentaje de participación en la empresa, cada socio tendrá un peso específico político y económico en la empresa. • capital pendiente de desembolso. La ley de sociedades establece que las emisiones de acciones deberán estar suscritas y desembolsadas, al menos, en el 25 por 100 del nominal de las acciones, quedando pendiente de desembolso como máximo el 75 por 100 del nominal. Con este desembolso mínimo el accionista muestra la intención de participar en el negocio social y a la empresa le servirá para disponer de una cantidad mínima para invertir y, en caso de morosidad en los desembolsos pendientes, hacer frente a gastos y daños y perjuicios. La posibilidad de desembolsos parciales permite a la empresa invertir estos recursos de acuerdo con las necesidades de su actividad. Por la parte pendiente de desembolso responden los accionistas con su patrimonio personal, éste es su riesgo y su garantía

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión ilimitada. La exigencia legal del desembolso se fija en el momento de la emisión de participaciones, con referencia en los estatutos o por voluntad de los administradores. • capital social. Representa el nominal de las acciones emitidas por la sociedad y suscritas, o comprometidas, por los socios. Esta cifra representa una medida de garantía para los acreedores, mientras que para los accionistas representa la cuota de poder político y participación económica en la empresa, en proporción a su participación en la misma. • capital suscrito. Es el capital comprometido, desembolsado o no, por los accionistas y que adquieren la obligación de desembolsar, en el momento que la sociedad lo requiera. La sociedad sólo puede registrar en el Registro Mercantil, aquel valor comprometido por los accionistas. El capital no suscrito, no podrá tener reflejo contable. capital circulante. Parte del activo circulante o corriente, afecto a la actividad normal de la empresa, que está financiado por recursos estables o permanentes, en definitiva es el stock de seguridad que permitirá a la sociedad desarrollar su actividad sin que se produzcan desequilibrios en el proceso productivo. Se calcula por diferencia entre el activo circulante o corriente y el pasivo circulante o corriente, reflejando esta diferencia, en términos generales, la distancia que la empresa tiene respecto a la suspensión de pagos.

43

capital de trabajo. Véase: capital circulante. capital intelectual. Combinación de los recursos humanos, organizativos y relacionales de una empresa. Se considera que forman parte del capital intelectual: el capital humano, integrado por el conocimiento exclusivo de las personas que integran la organización (saberes, capacidades, experiencias y habilidades); el capital estructural, o conjunto de conocimientos que permanecen en la empresa (rutinas organizativas, procedimientos, cultura, bases de datos, etc.); y capital relacional, o conjunto de recursos ligados a las relaciones externas de la empresa con sus clientes, proveedores, inversores, acreedores, socios de I+D, etc. La conectividad entre los capitales humano, estructural y relacional es clave para el desarrollo del capital intelectual en su conjunto. No todos los elementos integrantes del capital intelectual son objeto de reflejo contable en balance, la definición contable de activos intangibles establece requisitos que impiden la contabilización como activo de elementos tales como los recursos humanos la imagen o reputación corporativa, la lealtad de la clientela o la fidelidad de los empleados, entre otros; no obstante lo anterior, en el caso de combinaciones de empresas, dichos elementos pueden encontrarse integrados dentro del importe atribuido al Fondo de Comercio. capital riesgo. La actividad principal de las entidades de capital riesgo consiste en tomar participaciones temporales en

otras compañías que, por lo general, tienen excelentes perspectivas de crecimiento, pero difícil acceso al mercado de capitales. Una vez que el valor de la empresa participada se ha incrementado presenta una perspectiva más estable, los inversores de riesgo suelen retirarse del negocio. capitalización bursátil. Valor conjunto de todas las acciones de una sociedad que cotizan en un mercado en un momento determinado. Este valor se calcula multiplicando el número total de acciones en circulación (capital flotante) por el precio de cotización. El ‘capital flotante’ hace referencia al número de títulos efectivamente en circulación en el mercado, es decir, que no pertenecen a una participación directa considerada de control (capital cautivo y, por tanto, no circulante en el mercado). Se considerará capital cautivo, de acuerdo con los datos que figuran en el registro de la CNMV: i) las participaciones directas superiores o iguales al 5% del capital, y ii) las participaciones directas que posean los miembros del consejo de administración, independientemente de su cuantía. capitalizar. 1. Sinónimo de activar. Véase: activar. 2. Convertir en capital otra partida del patrimonio neto o deuda. características cualitativas. Requisitos que se exigen para que, con su cumplimiento, la información financiera se oriente más adecuadamente a la satisfacción de las necesidades de los usuarios,

44

es decir, para que sea útil en la toma de decisiones económicas. Su misión es, por tanto, propiciar el cumplimiento de los objetivos de los estados financieros. Constituyen actualmente los criterios básicos utilizados para la elaboración, interpretación y aplicación de normas contables, de modo que suelen ocupar un lugar preeminente en el marco conceptual. Las características cualitativas contempladas con más frecuencia son la relevancia y la fiabilidad. A ellas se unen otras, normalmente asociadas con esas dos básicas, tales como comparabilidad, integridad, claridad, identificabilidad, sustancia sobre forma, importancia relativa (relacionadas normalmente con la relevancia), e imparcialidad, objetividad, verificabilidad, representación fiel o prudencia (vinculadas con la fiabilidad). Alguna de estas características cualitativas, especialmente las asociadas, han recibido, en algunos pronunciamientos de la regulación contable de etapas anteriores la calificación de principios contables. cargas de estructura. Véase: costes fijos. carta de encargo. Propuesta en la que el auditor de cuentas informa por escrito al cliente sobre el alcance, términos y condiciones del servicio de auditoría. El objetivo de esta carta consiste en minimizar posibles errores de interpretación acerca del alcance y términos del servicio de auditoría que será prestado. carta de manifestaciones de la dirección. Documento que tiene por objetivo pro-

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión porcionar al auditor una medida adicional de la confianza que le merecen la dirección de la entidad y sus empleados. Dicha confianza es un importante factor integrante del riesgo de auditoría, constituido por la posibilidad inherente a la actividad de la entidad de que existan errores de importancia en el proceso contable del cual se obtienen las cuentas anuales. Asimismo, la carta de manifestaciones de la dirección puede proporcionar al auditor documentación escrita respecto a ciertas explicaciones verbales de aspectos significativos relacionados directa o indirectamente con las cuentas anuales, explicaciones adicionales sobre el sistema de control interno, así como información al auditor que le permita confirmar que el alcance de su examen ha sido adecuado, de manera que cualquier manifestación contradictoria con la evidencia obtenida en la ejecución de su trabajo requerirá la realización de investigaciones adicionales. cash flow. Importe resultante de la suma del beneficio y las amortizaciones del período que representa los recursos generados por la empresa durante el mismo. Puede ser utilizado como indicador de rentabilidad o de autofinanciación. En el ámbito contable, cash flow se refiere a flujo de efectivo. Central de Balances del Banco de España. Servicio cuyo cometido consiste en recopilar y mantener información económico-financiera sobre la actividad de las empresas no financieras. Para ello recoge los datos que

45

dichas empresas le facilitan de forma voluntaria cumplimentando un formulario destinados a la elaboración de las cuentas financieras de la economía española, a la contrastación de los estudios de coyuntura económica, al mantenimiento de bases de datos actualizadas sobre empresas individuales con el fin analizar el comportamiento empresarial y el impacto de las medidas de política monetaria sobre las empresas, a las que a su vez proporciona información sectorial, que difunde agregada para que pueda ser utilizada por los diferentes usuarios. Está englobado en el departamento de estadística y central de balances del servicio de estudios del Banco de España. centro de responsabilidad. Centro, departamento, área, sección o unidad organizativa, según la estructura orgánica de la empresa en la que un directivo tiene responsabilidad sobre algún o algunos elementos a su cargo: costes, ingresos, beneficios o inversión. Por tanto, existen cuatros tipos de centros de responsabilidad: centros de costes, centros de ingresos, centros de beneficios y centros de inversión. En todo centro de responsabilidad, el responsable tiene diversos objetivos, de tal modo que la consecución de los objetivos de todos los centros permitiría que la organización alcanzara los objetivos globales de la misma. • centro de beneficios. Centro de responsabilidad en el que su directivo responsable se encarga de la planificación y el control tanto de los costes como de los ingresos, por lo que

se establece para los departamentos dedicados a la venta de productos o prestación de servicios. Por consiguiente, la responsabilidad del directivo a cargo se centra en las variables o factores que posibilitan y condicionan la generación del resultado, a fin de incrementarlo de forma óptima. • centro de costes. Centro de responsabilidad en el que el directivo responsable se encarga de los costes del centro, planificando y controlando la cantidad y/o coste (precio) de los recursos consumidos. El directivo se responsabiliza de los factores causantes del coste en el centro. Existen, básicamente, dos grandes tipos de centros de responsabilidad sobre costes: centros de costes operativos y centros de costes discrecionales. Los primeros son aquellos centros en los que los factores productivos consumidos se relacionan directamente con la producción obtenida. Los segundos son los centros en los que no existe esta relación, como, por ejemplo, es el caso de los centros administrativos y de apoyo o los de I+D; esta falta de relación ente los consumos y el output de estos centros, limita severamente la medición de la eficiencia de los mismos. También suele emplearse este término para referirse a una sección de costes (véase “sección de costes”), herramienta contable que sirve para que la contabilidad de costes pueda localizar y acumular el costes de los factores productivos consumidos, y que posibilita que los directivos analicen, gestionen y controlen los costes. • centro de ingresos. Centro de responsabilidad en el que el

46

directivo responsable se encarga de la planificación y el control de los ingresos. Para ello, su responsabilidad recae sobre aquellas variables o factores que determinan la obtención de la cifra de ingresos. Como ejemplos se pueden citar las unidades vendidas, los precios de ventas o los niveles de costes de marketing. Por tanto, la responsabilidad del directivo a cargo del centro también recae sobre algunos elementos de costes como elementos condicionantes de las ventas e, incluso, del desempeño del propio centro. • centro de inversión. Centro de responsabilidad cuyo directivo responsable se encarga de la planificación y el control de los costes, de los ingresos y de las inversiones. La responsabilidad del directivo se centra en las variables o factores que determinan la rentabilidad de los proyectos de inversión del centro. cesión de activos. Acción por la que una entidad, que se denomina cedente, transmite un bien o conjunto de derechos que tiene en propiedad a otra entidad, denominada cesionario, que adquiere los mismos derechos que tenía el cedente hasta el momento. cesión gratuita de bienes. Operación de baja de un activo en el patrimonio de una entidad pública, que entrega el mismo, generalmente por tiempo limitado, a otra entidad pública o privada para su uso y disfrute, sin que medie contraprestación alguna a cambio. ciclo de explotación. Véase: ciclo de operaciones.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión ciclo de operaciones. Conjunto ordenado de las tareas que constituyen las actividades típicas de una empresa. Cada una de las tareas que forman parte de una actividad típica suele definirse por la transformación de unos activos en otros. De esta forma, en una empresa industrial el ciclo de operaciones se inicia con la adquisición de factores productivos (por ejemplo, materias primas), continúa con su transformación en productos terminados y finaliza con la liquidación de los derechos de cobro generados por las ventas. El tiempo medio de la transformación de un activo se denomina período medio de maduración. La suma de los períodos medios de maduración del ciclo de operaciones recibe el nombre de duración media del ciclo de operaciones. cifra de negocios. Componente de la cuenta de pérdidas y ganancias que recoge el importe total de ingresos obtenidos por la empresa durante un determinado período procedentes de las ventas de productos y las prestaciones de servicios. En la cuenta de pérdidas y ganancias debe figurar por su importe neto, es decir, una vez deducidos los descuentos por pronto pago, por volumen de pedido, las devoluciones y los impuestos directamente relacionados. CIGAR (Comparative International Governmental Accounting Research). Organismo académico que constituye una red internacional de encuentro, discusión e investigación de la contabilidad pública, conformada fundamental-

47

mente por académicos, y caracterizada por desarrollar su actividad desde una perspectiva exploratoria y comparativa con el objetivo de promover el intercambio de experiencias e investigaciones, así como el desarrollo de estudios comparativos de contabilidad pública a nivel internacional. El interés por la contabilidad pública se amplía a aquellos aspectos relacionados con la auditoría, el presupuesto o la gestión gubernamental. circularización. Procedimiento de auditoría que tiene por fin verificar la adecuación de los registros realizados por el cliente a través de la obtención de un testimonio por escrito, directamente de una tercera parte. Por ejemplo, la confirmación por parte de un proveedor del importe pendiente de pago por parte del cliente de auditoría. Normalmente, el auditor pedirá a la empresa que redacte cartas a los deudores y acreedores que estime oportuno, según su criterio profesional. Sin embargo, estas cartas serán supervisadas, enviadas y recibidas por el auditor. clave de reparto. Criterio empleado para llevar a cabo la localización o reparto primario de los costes indirectos en los lugares de costes (secciones, centros, actividades o grupos de costes) cuando esta localización no puede realizarse directamente en dichos lugares por no existir una clara identificación de los consumos. En los modelos no orgánicos, una clave de reparto se puede considerar como un criterio de asignación de costes indirectos a cual-

quier objetivo de coste, incluyendo los productos o servicios. Véase: unidad de obra. clientes. Personas y empresas que consumen los bienes y servicios que proporciona la entidad. Desde la perspectiva contable los clientes son derechos de cobro derivados de la venta de bienes o prestación de servicios por parte de la empresa, siempre que constituya su actividad principal. Es el crédito que la empresa concede a los compradores de mercaderías y demás bienes recogidos en las existencias, así como a los que demandan la prestación de servicios por parte de la empresa, siempre que ésta sea su actividad principal. Se consideran activos financieros y por lo general figurarán en el activo corriente del balance. CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores). Organismo encargado de la supervisión e inspección de los mercados de valores españoles y de la actividad de cuantos intervienen en los mismos. Creada por la Ley 24/1988, del Mercado de Valores es una entidad adscrita al Ministerio de Economía y Hacienda. La CNMV regula las bolsas de valores, las reglas de admisión y cotización de valores y las características que deben cumplir los intermediarios. En el ejercicio de sus competencias, la CNMV recibe un importante volumen de información de y sobre los intervinientes en los mercados, gran parte de la cual está contenida en sus registros oficiales y tiene carácter público.

48

cobertura. Acción o estrategia que se realiza con el objetivo de reducir o eliminar el riesgo de un mercado o activo. Normalmente son operaciones en un mercado o activo que protegen contra las pérdidas en otro mercado o activo, de manera que la pérdida en un mercado viene compensada total o parcialmente por el beneficio en el otro, siempre y cuando se hayan tomado posiciones opuestas. Véanse: futuros, opciones. cobertura contable. Mecanismo contable a través del cual se evitan volatilidades en el resultado como consecuencia de las asimetrías en la valoración e imputación temporal a resultados entre el instrumento de cobertura (normalmente un derivado) y la partida cubierta cuando una empresa desarrolla una cobertura financiera. Debido a que supone alterar la contabilidad que por defecto se le aplica a una de las dos partidas, se requiere cumplir con una serie de requisitos entre los cuales está documentarla, designarla y demostrar la eficacia (antes y durante la cobertura contable habrá que realizar los tests prospectivos y retrospectivos). Básicamente existen dos mecanismos contables. El primero, también llamado contabilidad de coberturas de valor razonable, altera la contabilidad de la partida cubierta incorporando a su valor contable los cambios experimentados en su valor razonable e imputándolos a resultados, compensando así el cambio en valor razonable del derivado. En el segundo, los cambios en valor razonable del instrumento de cobertura se

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión imputarán directamente a patrimonio neto hasta que la partida cubierta afecte a resultados. Este mecanismo se aplica en la contabilidad de coberturas de flujos de efectivo o de inversión neta en negocios en el extranjero. coeficiente de financiación. En contabilidad pública, tanto por uno que sobre el importe total del gasto presupuestario a realizar —para cada gasto con financiación afectada que realice una entidad pública—, en relación con una determinada unidad de gasto, queda cubierto con los ingresos presupuestarios recibidos o que se prevean recibir para financiar dicho gasto. Existen diversas variantes de este coeficiente: • coeficiente de financiación calculado a fin de ejercicio variable. Resultado de dividir la totalidad de los ingresos presupuestarios —reconocidos y pendientes de reconocer— que se encuentran afectados a la realización de un gasto presupuestario, por el importe total del gasto presupuestario —realizado y a realizar—. Este coeficiente de financiación se obtiene, exclusivamente, para los gastos con financiación afectada cuya ejecución se extienda a más de un ejercicio presupuestario. • coeficiente de financiación efectivo o final. Coeficiente que se obtiene una vez finalizada la ejecución del gasto con financiación afectada, es decir, cuando ya se ha realizado la totalidad del gasto presupuestario y han sido recibidos la totalidad de ingresos afectados al mismo. • coeficiente de financiación fijo. Coeficiente que se obtiene cuando los

ingresos a percibir por la realización de la unidad de gasto son estipulados en términos porcentuales, es decir, en función del gasto presupuestario efectivamente realizado, con independencia de que éste coincida o no con el que inicialmente se preveía realizar. • coeficiente de financiación global. Coeficiente que expresa la parte del gasto que ha de quedar cubierta con la totalidad de los ingresos presupuestarios afectados al mismo. • coeficiente de financiación mixto. Coeficiente que se calcula para aquellos casos donde los ingresos presupuestarios afectados a la financiación de una unidad de gasto presupuestario cubren porcentualmente el gasto presupuestario derivado de su ejecución hasta una determinada cuantía, transformándose, una vez superada ésta, en un importe fijo independientemente del gasto presupuestario realizado. • coeficiente de financiación teórico o presupuestado. Coeficiente que se obtiene, en el momento inicial de realizar un gasto con financiación afectada, cualquiera que sea el número de ejercicios presupuestarios en que esté prevista su ejecución, por cociente entre la totalidad de ingresos presupuestarios que se prevean obtener destinados específicamente a su financiación, y la totalidad de los créditos que se estima asignar a su ejecución, con independencia de que unos u otros coincidan o no en los mismos ejercicios presupuestarios. coeficiente de imputación de costes/gastos indirectos. Resultado

49

de dividir los costes indirectos totales a imputar entre el número de unidades de la base de imputación. Este coeficiente se emplea para asignar los costes indirectos localizados en los lugares de coste (secciones, centros, actividades o grupos de costes) a los objetos de coste, puesto que la asignación se realizaría multiplicando esta tasa por el número de unidades de la base de imputación que le corresponda a cada objeto de coste. coeficiente de respuesta del resultado. La investigación contable basada en el mercado de capitales (MBAR- Market Based Accounting Research) y en particular los estudios que analizan la respuesta del mercado ante la publicación de datos contables (véase “contenido informativo”) aceptan la premisa de que el mercado es eficiente, por lo que responde ante la publicación de información. Para analizar el impacto se plantea una regresión en donde la variable dependiente, rentabilidad bursátil de un título, se regresa sobre la información nueva o no esperada, lo que habitualmente se ha cuantificado a través del cambio de resultados de un ejercicio respecto al precedente. El coeficiente de esta variable recibe el nombre de coeficiente de respuesta del resultado. Sin embargo en la medida que la variable independiente no capte la sorpresa por haber sido ya descontada por el mercado dicho coeficiente no medirá la auténtica relación, y ciertamente resulta complejo determinar en qué medida la cifra de resultados publicada era esperada o no por el mercado.

50

combinaciones de negocio. Operaciones mediante las cuales una empresa adquiere el control de otra; por ejemplo las fusiones y adquisiciones de empresas, y la adquisición de un paquete de acciones que proporcione la mayoría del capital. Conforme a la Norma Internacional de Información Financiera nº 3 “Combinaciones de negocios”, estas operaciones se contabilizan mediante el “método de adquisición”, según el cual la entidad adquirida se registra según su valor razonable, incorporando el fondo de comercio que se pone de manifiesto en la transacción. comparabilidad. Cualidad que debe poseer la información contenida en las cuentas anuales, según la cual dicha información debe ser susceptible de ser comparada con el propósito de contrastar la situación y rentabilidad de las empresas; por ello, deben tenerla tanto las cuentas anuales de una empresa en el tiempo como las de empresas distintas en el mismo momento y para el mismo período. compensación de pérdidas (tax loss carryback o tax loss carryforward). Posibilidad de compensar las pérdidas fiscales (bases imponibles negativas) de un ejercicio con beneficios fiscales (bases imponibles positivas) de otro u otros ejercicios. La compensación de pérdidas únicamente tiene sentido y se produce en el ámbito del impuesto sobre sociedades y no en el ámbito contable. No se trata de pérdidas contables, sino de bases negativas. En el impuesto sobre la renta de las sociedades, en

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión todas las jurisdicciones fiscales existe alguna posibilidad de compensar estas bases con beneficios, también fiscales. En algunas ocasiones en lugar de compensar bases imponibles se compensan directamente las cuotas tributarias. En la declaración fiscal consolidada también se puede permitir la compensación de las pérdidas de una sociedad con los beneficios obtenidos por otra sociedad del mismo grupo de consolidación fiscal. La compensación de las pérdidas fiscales de un ejercicio podría hacerse: a) con beneficios fiscales de ejercicios anteriores (pérdidas carryback) y b) con beneficios fiscales de ejercicios posteriores (pérdidas carryforward). En una pérdida carryback, la compensación supone la devolución de cantidades ya pagadas por el impuesto en ejercicios anteriores. En una pérdida carryforward la compensación supondrá un menor pago por impuesto en ejercicios posteriores. Cada jurisdicción fiscal regula detalladamente la compensación de pérdidas, estableciendo las opciones permitidas y las formalidades que se exigen. En España, las leyes fiscales sólo permiten la compensación de pérdidas con beneficios de ejercicios posteriores. El Texto Refundido del Impuesto sobre Sociedades (R.D.L. 4/2004) indica que las bases imponibles negativas podrán ser compensadas con las rentas positivas de los períodos impositivos que concluyan en los 15 años inmediatos y sucesivos. comportamiento del coste. Variación o no del coste (o sus componentes) cuando cambia un factor causante del

51

coste como, por ejemplo, la actividad, volumen de fabricación o volumen de ventas, durante un período económico, normalmente a corto plazo, y dentro de un rango relevante. Así, los costes se pueden clasificar como costes variables y costes fijos atendiendo a su comportamiento en relación a dicho factor. Véanse: coste fijo y coste variable. compromisos financieros. Recursos que deberá entregar la empresa en el futuro, normalmente como compensación de los recibidos anteriormente. La evaluación de la liquidez y de la solvencia se basa en la capacidad de la empresa para atender los compromisos financieros a corto y largo plazo, respectivamente. concesión administrativa. Licencia otorgada por la administración a particulares o empresas para el uso de un derecho o la apropiación o aprovechamiento de bienes de dominio público por un número determinado de años al objeto de prestar un determinado servicio público. Confiere al concesionario el derecho a utilizar los bienes demaniales necesarios para el correcto funcionamiento del servicio si bien estará obligado a la aportación de toda una infraestructura que posibilite la prestación del servicio público. En el ámbito contable del concesionario supondrá registrar como inmovilizado intangible el sumatorio de los gastos efectuados para la obtención de derechos de investigación o de explotación otorgados por el Estado u otras administraciones públicas, o el precio de adquisición de

aquellas concesiones susceptibles de transmisión. En el ámbito de la entidad pública cesionaria reflejara, en su caso, la cesión de los bienes y el ingreso correspondiente. confirmación de terceros. Método de obtención de evidencia que consiste en obtener corroboración, normalmente por escrito, de una información contenida en los registros contables, así como la carta con las manifestaciones de la dirección del cliente. En este sentido, al objeto de obtener evidencia necesaria y suficiente, el auditor deberá solicitar confirmación de saldos o transacciones a través de la comunicación directa con terceros sobre los saldos y transacciones, tales como clientes, proveedores, entidades financieras, instituciones administrativas, etc. conjunto consolidable. Conjunto formado por la sociedad dominante de un grupo de sociedades y sus dependientes, así como las sociedades multigrupo que se consoliden por el método de integración proporcional. Se trata pues del conjunto de sociedades del perímetro de consolidación que son objeto de agregación, global o proporcional. conservadurismo contable. Actitud de prudencia en el registro y valoración de elementos patrimoniales o de la generación de riqueza en el ejercicio. Puede referirse a una infravaloración sistemática del patrimonio (conservadurismo de balance, ex-ante o incondicional) o a un tratamiento asimétrico en el reconocimiento en el resultado contable de

52

las buenas y malas noticias, reconociéndose estas últimas con mayor prontitud u oportunidad que las buenas (conservadurismo del resultado, ex–post o condicionado). La normativa contable puede influir en el nivel de conservadurismo del balance, mientras que el conservadurismo del resultado se ve más influenciado por la actitud y motivación de la gerencia. consolidación. Técnica contable que permite la obtención de las cuentas anuales consolidadas de sociedades jurídicamente independientes gestionadas bajo dirección única, a partir de las cuentas anuales de las sociedades implicadas, que representan la imagen fiel de tal conjunto como una sola unidad económica. La consecución de este objetivo requiere la realización de una serie de actuaciones que, de forma simplificada, pueden resumirse en tres fases. La primera, de “homogeneización”, consistente en realizar los ajustes necesarios en la información procedente de las cuentas anuales de las sociedades para que respondan a los mismos criterios, de reconocimiento, valoración, etc.; la segunda “agregación” o suma de los saldos de las sociedades, ya sea del 100%, caso de la integración global, o del porcentaje de participación, caso de la integración proporcional; y, por último la fase de “eliminaciones” con el objetivo de que las cuentas consolidadas presenten saldos que sean consecuencia de operaciones con terceros, lo que requiere eliminar el efecto de cualquier operación interna en las cuentas anuales de las sociedades.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión consolidación global. Véase: integración global. consolidación por etapas. Técnica utilizada para realizar la consolidación de grupos donde se presenta una estructura de dominio indirecto, es decir, la sociedad dominante controla a una o varias sociedades sin necesidad de poseer participación directa en éstas. La forma de realizar la consolidación por etapas es efectuando consolidaciones parciales de los subgrupos consolidables en los que exista dominio directo de una sociedad sobre otra, pudiendo comenzarse por las sociedades más alejadas de la cabeza del grupo, o a la inversa, empezando por la consolidación de la sociedad dominante con la dependiente directamente de ella. consolidación proporcional. Véase: integración proporcional. consorcio. En el ámbito del sector público podemos concebir el consorcio como una entidad pública corporativa, de carácter no territorial, con personalidad jurídica y capacidad de actuación propia, constituida por la asociación voluntaria de entes públicos del mismo subsector o subsector diferente o entre éstos y entidades sin ánimo de lucro, entre los cuales existe una asociación de intereses para la consecución de fines de interés público común. Estamos ante una entidad que habitualmente ha estado asociada al ámbito del subsector local en la medida que implicaba la participación asociativa e igualitaria de diferentes entidades del subsector local

53

en la creación de una entidad administrativa independiente, sin implicar en ningún caso la desaparición de las partícipes, para la consecución de fines conjuntos si bien en los últimos tiempos ha transcendido el ámbito local tanto en la consecución de fines como en su configuración. En el ámbito privado nos referimos a la agrupación de un número de empresas o a la unión de un conjunto de personas que cooperan para alcanzar objetivos y resultados comunes y, normalmente, preestablecidos. A través del consorcio se consigue compartir la inversión y financiación, el riesgo y los beneficios que se obtengan de desarrollar un fin común. consulados de comercio y sus ordenanzas contables. A partir de finales del primer tercio del siglo XVII comienza un largo período durante el cual, durante más de cien años, no se conoce ninguna publicación en España que trate de contabilidad por partida doble. Este silencio se corresponde con un curioso e increíble caso de amnesia colectiva, de forma que, cuando con la aparición en 1737 de las Ordenanzas del Consulado de Comercio de Bilbao se vuelve a publicar algo sobre materia contable y se emplea por primera vez en España el término de partida doble, en toda nuestra nación se piensa que este sistema de contabilidad es una innovación llegada a través de Francia, acompañando a la entronización de la Casa de Borbón: se había olvidado completamente la rica tradición española de contabilidad por partida doble bajo el nombre clásico de sistema de “Debe y Ha de Haber”

o, también, del “Libro de Caja con su Manual”. Como es generalmente conocido, el siglo XVII marcó para España una centuria de clara decadencia en relación con el siglo anterior. La progresiva degradación de la vida pública y económica española durante el siglo XVII trajo consigo también el adormecimiento de las asociaciones de mercaderes y de los respectivos Consulados de Comercio, que en España tenían una larga historia. En efecto, la creación del primer Consulado de Mar tuvo lugar en Valencia el año 1283. Sesenta años después, en 1343 se establecía un Consulado similar en Mallorca y, a continuación, otro en Barcelona en 1347. Los nuevos aires traídos de Francia por Felipe V, primer monarca español de la Casa de Borbón, tuvieron la virtud de revitalizar la vida española. La Real Hacienda se saneó, el Estado se reestructuró con criterios centralistas, el comercio y la industria florecieron de nuevo y los mercaderes reavivaron antiguas asociaciones profesionales, como los Consulados de Comercio, que renacieron llenas de ambiciosos y pujantes proyectos. Los Consulados de Comercio, sucesores de los antiguos Consulados de mar, tenían un doble carácter: por un lado, constituían una asociación o universidad de mercaderes y hombres de negocios de una plaza, creada al objeto de defender sus intereses, coordinar sus actuaciones y actuar conjuntamente en iniciativas beneficiosas para la utilidad común del gremio en general. Por el otro, tenían el carácter de tribunal de justicia privativo y especial para los pleitos sobre asuntos

54

mercantiles surgidos entre los comerciantes de su demarcación. El primero de estos Consulados que se rehabilitó con la nueva monarquía fue el de Bilbao, importante centro comercial y marítimo desde hacía siglos, con abundantes intercambios con mercaderes de Francia, Inglaterra y Holanda, sobre todo. En ausencia de un Código de Comercio en España, el Consulado de Bilbao sintió la necesidad de dictar unas Ordenanzas que sirvieran de base para ordenar las actividades en su zona y entender en las diferencias que se produjeran entre los comerciantes de la misma. Así surgieron las Ordenanzas de la Ilustre Universidad y Casa de Contratación de la Muy Noble y Muy Leal Villa de Bilbao, aprobadas por el monarca en 2 de diciembre de 1737. Estas Ordenanzas contienen 29 capítulos, que aparte de cuestiones de organización y administración del Consulado, se ocupan de la jurisdicción del mismo, de las compañías de comercio, de letras de cambio, avales y libranzas, de los contratos, de las comisiones, de los corredores de lonja y de navíos, de la organización del puerto y de los pilotos, de las averías, de los seguros, de los capitanes de navío, etc. Pero, lo importante a nuestros efectos es el capítulo noveno que consta de trece artículos dedicados íntegramente a los libros de cuentas de los mercaderes, bajo el epígrafe de: “De los Mercaderes, libros que han de tener, y con qué formalidad”. En el primer artículo se dice que todo mercader tratante o comerciante al por mayor deberá llevar, por lo menos, cuatro libros de cuentas: un Borrador o

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión Manual, un libro Mayor, uno para asentar las cargazones o factorías y, finalmente, un Copiador de cartas. A estos cuatro libros, había que añadir un cuaderno de balances y, de acuerdo con lo expresado en el capítulo decimotercero, un Copiador de letras de cambio. Es decir, en total, seis libros. Por su parte en el artículo sexto se explica que si algún comerciante quisiera tener más libros de los indicados, por necesitarlos para mayor claridad y gobierno suyo, lo podrá hacer. Estos libros los podrá formar “en partidas dobles o sencillas”, lo cual quedará a su arbitrio y voluntad. Ésta es la primera mención que hasta ahora conocemos en español del término de “partidas dobles” para designar lo que hasta entonces se conocía como contabilidad por “Debe y Ha de Haber” o, también, por el “Libro de Caja con su Manual”. Hay que decir que en el artículo tercero, dedicado al libro Mayor, se especificaba que a este libro debían pasarse las partidas con “debe y ha de haber”, pero queda la duda de si en esta época se mantenía todavía esta denominación para designar el sistema de partida doble o si, simplemente, indicaba la forma bilateral. A efectos de los libros de cuentas a llevar en general, en el capítulo noveno se diferencia expresamente, de manera muy realista, entre los comerciantes al por mayor y los comerciantes al por menor. Con respecto a éstos, se dispone que en toda tienda, entresuelo o lonja abierta donde se vendiera por menor debería tenerse por lo menos un libro, también encuadernado, foliado y con su abecedario, donde se formarían todas las cuentas de las mercaderías que se comprasen y vendiesen

55

al fiado, con la expresión de nombres, fechas, cantidades, plazos y calidades, y su “debe y ha de haber”. Se hace especial hincapié en el mantenimiento que los requisitos formales de la partida doble, es decir, en la ausencia de tachaduras, hojas y espacios en blanco, encuadernado de los libros, etc. Así, se previene que cuando por descuido se hubiera escrito y asentado con error alguna partida en los libros en cosa sustancial, dicho error se tendría que corregir por medio de un contraasiento, con expresión del error y la causa. Asimismo se advierte que si se hallase que se había arrancado o sacado alguna hoja u hojas en cualquiera de los libros, se tacharía de mala fe al mercader o comerciante tenedor de ellos. Los estudiosos de la materia opinan que las Ordenanzas del Consulado de Bilbao debieron de inspirarse, en general, en la Ordonnance du Commerce colbertiana de marzo de 1673. Y así debió de ser. Sin embargo, en lo que se refiere expresamente al contenido contable hay que decir que no parece que dicha inspiración se produjera o que, en tal caso, hubiera sido relevante. Y ello tanto por la mucha mayor extensión y amplitud con que las Ordenanzas del Consulado de Bilbao abordan el tema de los libros de cuentas, cuanto por la mayor precisión y conocimiento de causa con que es tratada la cuestión. Las Ordenanzas del Consulado de Bilbao estimularon la reactivación o creación de otros muchos Consulados y organizaciones de mercaderes que, en la mayor parte de los casos, promulgaron también Ordenanzas para la regulación

de la actividad mercantil en el territorio sujeto a su jurisdicción con el correspondiente capítulo sobre los libros de contabilidad. Sin ninguna pretensión de exhaustividad, en el curso de nuestras investigaciones sobre la materia pudimos reunir documentación sobre la creación o confirmación de dieciocho Consulados y organizaciones de mercaderes durante el siglo XVIII, incluido el año 1800. En la mayor parte de los casos, aunque no en todos, esta documentación comprende las Ordenanzas promulgadas por cada organización para la regulación de la actividad mercantil en el territorio sujeto a su jurisdicción, con la correspondiente normativa contable. Los Consulados y organizaciones de mercaderes que promulgaron normativa contable, aparte del Consulado de Bilbao, son los doce siguientes: 1. Consulado y Junta particular de Comercio de la Ciudad de Barcelona. 2. Consulado, Universidad y Casa de Contratación de Burgos. 3. Cuerpo de Comercio de Cuenca. 4. Real Consulado de La Coruña. 5. Cinco Gremios Mayores de Madrid. 6. Universidad, Casa de Contratación y Consulado de San Sebastián. 7. Consulado Marítimo y Terrestre de Sevilla. 8. Consulado de Mercaderes de Soria. 9. Cuerpo de Comercio de Toledo. 10. Consulado de Valencia y Diputación Consular de Alicante. 11. Cuerpo de Comercio de Valladolid. 12. Cuerpo General de Comercio de Zaragoza. Buena parte de esta normativa contable está inspirada en la contenida en las Ordenanzas de Bilbao, como se comenta expresamente en las nuevas Ordenanzas

56

de la Universidad de Mercaderes, Casa de la Contratación y Consulado de San Sebastián, de 1768. La disposición de un conjunto tan nutrido de normativa contable por parte de un solo país resulta también un rasgo característico y sobresaliente de la historia de la contabilidad española. Por otra parte, visto el importante papel que las Ordenanzas del Consulado de Bilbao desempeñaron en la regulación de la vida mercantil española durante cerca de un siglo, no es de extrañar que cuando Pedro Sainz de Andino redactó el primer Código de Comercio español, el de 1829, se inspirara en gran parte en ellas. consumo. Sacrificio de los factores productivos empleados en los diferentes procesos o actividades desarrolladas por la organización. Desde un punto de vista técnico se refiere a la cantidad de factor, mientras que desde una perspectiva económica se refiere al coste. Véase: coste. contabilidad analítica. Véase: contabilidad de costes. contabilidad creativa. Manipulación o maquillaje de las cifras contables por parte de los administradores, aprovechando los vacíos o flexibilidad de la normativa, y los juicios de valor inherentes a la contabilidad. Véase: manipulación del resultado. contabilidad de coberturas. Véase: cobertura contable.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión contabilidad de costes. También denominada contabilidad analítica o contabilidad interna, es la rama de la contabilidad que tiene por objeto la captación, medición, registro, valoración y control del movimiento interno de valores asociado a la cadena de valor organizativa, con la finalidad de suministrar información relevante y oportuna de apoyo a la gestión de la organización. Esta finalidad se concreta en los objetivos de valoración de los activos obtenidos en el proceso productivo, de determinación de los resultados por líneas de productos/servicios y de la empresa, de apoyo a los procesos organizativos de planificación y control, y de toma de decisiones. La contabilidad de costes se integra dentro de la contabilidad de gestión, como la parte de la información para la gestión relacionada con la circulación interna de valores, y se relaciona fuertemente a través del intercambio de información con la contabilidad financiera o general. contabilidad de fondos. Herramienta con gran tradición en el sistema de información financiera de entidades públicas utilizado principalmente, entre otros países, en los EE.UU. de América. Es un sistema diseñado, principalmente, para lograr y demostrar el cumplimiento presupuestario y de legalidad, así como el control y la administración financiera realizados por la entidad gubernamental. En la medida que se soporta en un enfoque de medida centrado en los recursos financieros de la entidad sobre una base de reconocimiento de caja o/y devengo modificado

57

se acerca a objetivos de administración antes que de gestión. Se entiende como fondo una entidad fiscal y contable con un conjunto autoequilibrado de cuentas que registra ciertos activos, los pasivos correspondientes y elementos patrimoniales o saldos residuales, y los cambios que se producen en todos ellos, que se segregan para actividades específicas o para satisfacer ciertas restricciones u objetivos legales o administrativos. contabilidad de gestión. Rama de la contabilidad encargada del proceso de elaboración de información financiera y operativa para los usuarios internos de la organización, tanto empleados como directivos intermedios y de alta dirección, encargados de la gestión de las organizaciones. La contabilidad de gestión suministra información específica para cada usuario interno según su nivel de gestión, tanto sobre el movimiento interno de valores, como la externa relacionada con los mercados, los proveedores, los clientes, los competidores, la tecnología o, incluso, la sociedad, y de muy distinta naturaleza (cuantitativa y cualitativa, financiera y no financiera, pasada y futura), siempre que sea de utilidad para la gestión de la empresa. contabilidad interna. Véase: contabilidad de costes. contabilidad nacional. Parte de la contabilidad macroeconómica representada por la forma estadística de reflejar, normalmente por sectores, la actividad económica de una nación, de acuerdo con determinados principios y normas.

contabilidad provisional. En la contabilidad de las combinaciones de negocios designa la posibilidad de ajustar durante un periodo la valoración dada a los elementos patrimoniales de una entidad adquirida (“asignación del coste de una combinación de negocios”, purchase price allocation). Obedece a la dificultad de distribuir los valores existentes en una empresa recién adquirida. Con carácter general, las normas contables permiten ajustar los valores de una entidad adquirida durante el plazo de un año (entre otras, la Norma Internacional de Información Financiera nº 3 “Combinaciones de negocios”).

ción tiene contenido informativo habrá una revisión de los precios cuando se publica; también en otros trabajos se ha analizado el impacto en la volatilidad de los precios. El trabajo seminal es el de Ball y Brown, publicado en 1968 en Journal of Accounting Research, “An Empirical Evaluation of Accounting income Numbers”. Este trabajo marcó un antes y un después en la investigación en contabilidad, dejando de lado la corriente normativa dominante para iniciar una nueva orientación centrada en la contrastación empírica, y con un gran apoyo de otras disciplinas, en particular las finanzas y la econometría.

contabilidad pública. Parte de la microcontabilidad constituida por un conjunto de principios y normas aplicables a aquellos entes encuadrados dentro del sector público que desarrollan su actividad en el entorno de la misma. Los órganos que emiten normas de contabilidad pública pueden ser de índole nacional (véase “IGAE”) o internacional (véanse “AICPA”, “FASAB”, “GAO”, “GASB”, “INTOSAI”, “IPSASB”).

contingencias. Obligaciones (pasivo contingente) o derechos potenciales (activo contingente) como un pasivo o activo posible, surgido a raíz de sucesos pasados, y cuya existencia ha de ser confirmada por la ocurrencia, o en su caso por la no ocurrencia, de uno o más eventos inciertos en el futuro, que no están enteramente bajo el control de la empresa. No cumplen los requisitos establecidos por el marco conceptual para ser reconocidos como pasivos o activos en el balance. Sin embargo, y con mayor nivel de exigencia en el caso de los pasivos, será necesario informar de ellos en las notas de la memoria.

contenido informativo. Capacidad de influir en la toma de decisiones. La mayor parte de la investigación contable del último cuarto de siglo XX y principios del XXI se ha orientado al análisis de la relación entre los datos contables y los precios del mercado, lo que se ha acuñado como estudios de contenido informativo. En síntesis la mayoría de los trabajos plantea que para la toma de decisiones de inversión en los mercados financieros, si la informa-

contrato de auditoría. Documento escrito que confirma la aceptación por parte del cliente del compromiso asumido por el auditor, del objetivo y alcance de la auditoría, del tipo de responsabilidad del auditor en relación con el cliente, número de horas estimado,

58

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión honorarios o criterios para su cálculo y, en su caso, del tipo de informe a emitir. Véase: carta de encargo. control. Poder para dirigir las políticas financieras y de explotación de una sociedad, con el fin de obtener beneficios de sus actividades. control conjunto. Acuerdos estatutarios o contractuales, de diversa naturaleza, establecidos con el objetivo de compartir el control sobre una actividad económica. Sólo existirá cuando las decisiones estratégicas, tanto financieras como de explotación, relativas a la actividad requieran el consentimiento unánime de todas las partes que comparten el control. control de calidad en auditoría. Estructura de organización, políticas y procedimientos establecidos por el auditor de cuentas con el fin de asegurarse, de forma razonable, de que los servicios profesionales que proporciona a sus clientes se realizan de acuerdo con lo requerido por las normas de auditoría. Los controles de calidad tienen por objeto mantener la independencia, integridad y objetividad del auditor, de su formación y capacidad profesional, de la adecuada supervisión y control del trabajo de auditoría, así como inspección periódica. control de costes. Función básica de la contabilidad de gestión. La contabilidad de gestión participa en el control de gestión organizativo a través del proceso de planificación de la actividad y su pos-

59

terior evaluación. En el proceso presupuestario se determinan racionalmente los costes estimados para la actividad prevista para un determinado ejercicio. Una vez finalizado el período, se determinan los costes históricos o reales y se analizan las desviaciones entre la actuación real de la empresa y los datos previstos. De este modo los directivos pueden identificar áreas de mejora o con problemas y promover, en su caso, acciones de mejora o correctoras. control de gestión. Proceso por el que la dirección busca asegurar que las conductas y decisiones de los integrantes de la organización (empleados y directivos, así como las distintas sub-unidades organizativas: departamentos, áreas, divisiones,...) sean coherentes con los objetivos y estrategias organizativas. Los sistemas de control de gestión son el conjunto de procesos y mecanismos empleados sistemáticamente para recoger y usar información que permita coordinar y supervisar los procesos organizativos de toma de decisiones, planificación y control, guiando el comportamiento de los integrantes de la organización. Estos múltiples elementos o mecanismos que integran el sistema de control de gestión funcionan conjunta e interdependientemente para conseguir fines similares y comprenden una extensa colección de mecanismos que incluyen controles formales como, por ejemplo, los sistemas de contabilidad de gestión, y controles informales, como los controles sociales y culturales.

control efectivo. Control realmente ejercitado, dependiendo de ciertas circunstancias adicionales a los propios vínculos que por sí mismos otorgan el poder de decisión de una sociedad sobre otra. Por ejemplo, la posesión de la mayoría de los derechos de voto de una sociedad otorga el control sobre la misma (control nominal) siempre que tal derecho se ejercite, ya que en caso contrario un partícipe con menor poder de voto, pero que lo ejerciera, sería quien efectivamente tendría el control. control en las administraciones públicas. Acción de verificar o comprobar si una actuación se acomoda a los parámetros previamente establecidos, al objeto de que el responsable de la organización pueda corregir de inmediato las posibles desviaciones que se produzcan. En el sector público, fundamentalmente administrativo, el concepto de control abarca diferentes aspectos. Entre estos destacan los de economía, eficacia, eficiencia, legalidad, externo, financiero, interno, o presupuestario. En línea con lo determinado por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), el control de economía es la actividad encaminada a verificar si la entidad pública ha adquirido los medios necesarios para la prestación de los servicios o producción de los bienes objeto de su actividad en la cantidad y con la calidad adecuadas y al mejor coste posible; el control de eficiencia es la actividad encaminada a verificar si la entidad pública ha mantenido y utilizado los recursos necesarios para la prestación de los servicios o produc-

60

ción de los bienes objeto de su actividad optimizando la relación entre recursos utilizados y actividad realizada; el control de eficacia es la actividad encaminada a verificar en qué medida, grado, la entidad pública ha alcanzado los objetivos previstos con la actividad realizada; el control de legalidad es la actividad en caminada ha verificar si la entidad pública ha ejecutado su actividad sometida al ordenamiento jurídico; el control externo es el ejercido en el ámbito de la contabilidad financiera de la entidad pública por un órgano que es totalmente independiente a la entidad controlada y que por tanto no está en su propia órbita de actuación. Este control puede ser o bien político —el poder legislativo sobre el poder ejecutivo— o bien técnico —ejercido por el Tribunal de Cuentas—; el control interno es aquél que se realiza por órganos de la propia entidad pública. El control interno de la gestión económico-financiera de las entidades públicas se realiza mediante el ejercicio de la función interventora y el control financiero; el control financiero está constituido por un conjunto de procedimientos que tienen por objeto verificar que la situación y funcionamiento en el aspecto económico-financiero de las entidades públicas se adecua a los principios de legalidad, economía, eficiencia y eficacia; el control presupuestario verifica la ejecución de los presupuestos para comprobar en qué medida se ejecutan los ingresos y gastos previstos. En ingresos se verificará que se reconocen los derechos, se contraen en cuentas y se ingresan. En gastos se verificará que éstos se aprueban, comprometen, reconocen y se ponen al

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión pago con respecto a la normativa existente por el procedimiento legal establecido de forma que si dicho procedimiento no es respetado, los responsables de la gestión puedan tomar las medidas correctoras. Cuando el presupuesto se plantea como presupuesto por programas, por objetivos o por planes de actuación, el control presupuestario verificará igualmente si se cumplen los objetivos señalados con un coste razonable. control interno en auditoría. Comprende el conjunto de políticas de la organización y el conjunto de métodos y procedimientos que aseguren que los activos están debidamente protegidos, que los registros contables son fidedignos, la detección y prevención de fraudes contables y que la actividad de la entidad se desarrolla eficazmente y se cumplen según las directrices marcadas por la dirección del cliente de auditoría, con el fin de cumplir los objetivos señalados por la entidad. El auditor debe efectuar la evaluación de la adecuación del control interno como base fiable para la determinación del alcance, naturaleza y momento de realización de las pruebas a las que deberán concretarse los procedimientos de auditoría. A este respecto, el auditor realizará pruebas de cumplimiento para obtener una seguridad razonable de que los controles se encuentran en uso y que están operando tal como se diseñaron. Véanse: pruebas de cumplimiento, pruebas sustantivas. control interno en sistemas informatizados. Métodos y procedimientos desa-

61

rrollados por el auditor sobre la adecuación del control interno cuando el cliente de auditoría, al procesar información financiera que sea significativa a efectos de la auditoría, emplea un ordenador, de cualquier tipo o tamaño, ya esté gestionado por la propia compañía o por un tercero. Los controles internos relativos a los procesos informáticos comprenden tanto los controles generales que afectan al entorno informatizado en su conjunto como los controles específicos de las distintas aplicaciones contables. Dichos controles se pueden desarrollar mediante procedimientos manuales o mediante procedimientos diseñados en los propios programas informáticos. control nominal. Control que refleja la capacidad de decisión teórica que una sociedad tiene sobre otra, como consecuencia de la posición relativa que ocupan en el conglomerado empresarial. control temporal. Control poseído sobre una sociedad dependiente cuyo objetivo es venderla en un corto plazo de tiempo. controller. También denominado contable de gestión, es el directivo responsable de las funciones relacionadas con la contabilidad financiera y de gestión, y del sistema de control de gestión. Aunque el controller no tiene autoridad formal más allá de su propio departamento o área, su función es de crucial importancia para la organización, puesto que analiza e interpreta la información, elaborando informes para los accionistas y otros agentes externos, así como

para la alta dirección que les ayudan a los procesos de valoración, toma de decisiones, planificación y control. Por consiguiente, el controller debe poseer conocimientos y habilidades que le permitan diseñar e implantar sistemas de información y control apropiados para las necesidades de las organizaciones, así como ayudar a la alta dirección como proactivos consultores internos, implicándose en el proceso de toma de decisiones y promoviendo mejoras en las áreas operativas y estratégicas. conversión de deuda. Sustitución de una deuda determinada por otra de distintas características y condiciones, realizándose dos operaciones diferentes: amortización de la deuda antigua y creación de una nueva. conversión de estados financieros. Proceso realizado con el objeto de traducir las cuentas anuales de las sociedades que intervienen en la consolidación, que hayan sido expresadas en una moneda (moneda local) distinta a la moneda en la que se presentan las cuentas anuales consolidadas. Mediante este proceso se valora el riesgo de cambio de las inversiones en empresas participadas con moneda funcional distinta a la de la sociedad dominante. coparticipada. Sociedad que, conforme a un acuerdo contractual, está dirigida conjuntamente por dos o más sociedades o grupos. Véase: control conjunto. coproducto. Producto resultante de un

62

proceso conjunto de fabricación que tiene un valor de realización comparativamente alto en relación con otros productos resultantes de dicho proceso. Cuando sólo un tipo de producto es relativamente alto, éste se denomina producto principal. corporaciones de auditores.Asociaciones o corporaciones de derecho público representativas de la actividad profesional de la auditoría de cuentas. Estas corporaciones se encargan de elaborar guías de procedimientos de trabajo en las que se recopilan los usos o prácticas habituales en el ejercicio de la actividad de auditoría, así como de intervenir en el proceso de educación y habilitación de los auditores. Asimismo, impulsan y facilitan la actualización permanente de los conocimientos en el desarrollo de su profesión de sus miembros y, a través de los comités de disciplina profesional, vigilan el cumplimiento de las normas de independencia y actuación por parte de sus miembros. En España se denominan corporaciones representativas de los auditores, y están reconocidas tres: el Instituto de Censores Jurados de Cuentas, el Consejo General de Colegios de Economistas de España (cuyo registro de auditores se denomina Registro de Economistas Auditores, REA) y el Consejo Superior de Colegios de Titulares Mercantiles de España (cuyo registro se denomina Registro General de Auditores, REGA). Para ser reconocidas como tales, las corporaciones tienen que agrupar, al menos, al 10 por ciento del total los miembros del Registro Oficial de Auditores de Cuentas y un 15 por ciento

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de los miembros ejercientes del mismo. A las corporaciones de auditores se les reconocen competencias y funciones de servicio a la profesión, entre las que destacan la cooperación en el acceso a la profesión y en la formación adicional teórica y práctica de los candidatos, la organización y control de la formación continua y del control de calidad del cumplimiento de las normas de auditoría. Véanse: Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, Registro de Economistas Auditores y Registro General de Auditores de España. corrección de valor. Sinónimo de rectificación. El valor de los activos se rectifica con las denominadas cuentas correctoras, tales como las amortizaciones acumuladas al rectificar la depreciación generada en los activos mediante la obsolescencia o su uso en el proceso productivo, o los deterioros de valor. corte de operaciones. Técnica de auditoría que se utiliza para generar evidencia de auditoría durante el desarrollo de pruebas sustantivas con el objetivo de comprobar que las transacciones registradas se corresponden con el período auditado. Mediante la prueba del corte de operaciones se pueden detectar dos tipos de errores contables. En primer lugar, errores derivados de registros incompletos al haber imputado el cliente los registros contables de una transacción correspondiente al período auditado en el subsiguiente período contable. El segundo error se refiere a la posibilidad de que el cliente haya imputado al ejercicio auditado el regis-

63

tro de una transacción que corresponde al ejercicio contable subsiguiente. cost driver. Véase: generador de coste. coste. Valor de los distintos medios que se sacrifican, es decir, que se aplican o se emplean para poder realizar u obtener algo. En contabilidad de gestión no puede hablarse del coste en sentido abstracto, sino que se debe referir al coste de un objeto u objetivo de coste, por ejemplo, un producto, un servicio, una sección o una actividad, para el que se requiere o desea un cálculo de costes independiente. En el marco conceptual de la contabilidad financiera el coste puede referirse a un activo o a una deuda. Existen numerosas clasificaciones de costes. Para el caso de la contabilidad de gestión pueden señalarse las que se muestran a continuación: i) En función del destino: costes directos y costes indirectos. ii) En función de su variabilidad: costes variables, costes semivariables y costes fijos. iii) En función del momento de tiempo de referencia: coste histórico, coste normal o coste estándar. iv) En función de su controlabilidad o no por parte de un responsable: costes controlables y costes no controlables. v) En función de que se inventaríen o no: costes del producto y coste del período. vi) En función de que se puedan asignar a los tipos de producto/servicio: coste asignable y coste no asignable. vii) En función de la relevancia para la toma de decisiones: coste relevante y coste no relevante.

coste amortizado. Medida inicial de un activo o pasivo menos los reembolsos del principal, más o menos la amortización acumulada (calculada con el método de la tasa de interés efectiva) de cualquier diferencia entre el importe inicial y el valor de reembolso en el vencimiento, y menos cualquier disminución por deterioro del valor o incobrabilidad (reconocida directamente o mediante el uso de una cuenta correctora). Este sistema de valoración se aplicará a los préstamos y partidas a cobrar y a los activos financieros mantenidos hasta el vencimiento, así como a aquellos pasivos no medidos a valor razonable con cambio en resultados. coste basado en las actividades. Véase: ABC. coste de absorción. Coste resultante de la aplicación de un sistema de cálculo de costes completo o por absorción. El coste de absorción de un producto en inventario incluye todos los costes de fabricación, tanto los variables como los fijos. coste de aprovisionamiento. O coste de compras puede tener dos diferentes acepciones. Por un lado, en un sentido estricto, se considera como la valoración del consumo de los factores productivos dedicados a la función o actividades de aprovisionamiento de materiales. Este coste comprende tanto costes directos como indirectos a dicha función, como pueden ser el coste de los gastos del personal, el coste de viajes y dietas, o los costes de suministros, amortiza-

64

ciones, alquileres o material de oficina empleado por el personal de compras para esta función. Por otro lado, en un sentido más amplio, se puede referir al coste de adquisición de los materiales, formado por: i) el precio de adquisición empleando los criterios de valoración de las compras que establece la contabilidad financiera, siendo un coste directo a cada tipo de material comprado, y ii) el coste de la función de aprovisionamiento en los términos referidos con anterioridad, pudiendo ser tanto coste directo como coste indirecto a cada tipo de material. Este coste de aprovisionamiento es un coste inventariable, por lo que una vez determinado aplicando el método de cálculo de costes establecido por la empresa, las entradas por compras en los inventarios de cada tipo de material se valoran a dicho coste. coste de compras. Véase: coste de aprovisionamiento. coste de fabricación. Véase: coste de producción. coste de oportunidad. Cantidad de beneficio que se pierde por no emplear un recurso limitado en su mejor uso alternativo. Esta contribución al beneficio podría derivar de ahorros en costes o de ingresos que podrían obtenerse si la empresa empleara el recurso limitado para un determinado uso, pero que no se obtienen al dedicarlo a otro uso alternativo, perdiendo así la oportunidad ofrecida por el primero. Estos costes no se registran contablemente, pero son relevantes para la toma de decisiones y se

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión deben evaluar para elegir entre cursos de acción alternativos.

A los efectos de analizar los márgenes y rentabilidad de los productos/servicios, se puede agregar al coste de producción o parte del mismo (por ejemplo, los costes variables), los costes comerciales implicados por los mismos. • coste de producción/fabricación del período. Formado por el valor de todos los recursos o factores empleados en el proceso productivo durante el período temporal analizado. • coste de producción/fabricación terminada. Formado por el valor de todos los recursos o factores empleados (en el periodo analizado o en periodos anteriores) para la elaboración de los productos terminados en el periodo analizado. • coste de producción/fabricación vendida. Valor de todos los recursos consumidos en la elaboración de los productos que se han vendido durante el período analizado, se hayan elaborado durante el mismo o en períodos anteriores. Se determina por medio de la valoración de las salidas por ventas de los inventarios de productos terminados.

coste de producción. Valor de todos los recursos o factores empleados en el proceso productivo hasta que el producto está físicamente terminado y, por tanto, en condiciones de ser entregado al cliente. Este valor se refleja en las cuentas de existencias hasta su venta, y en ese momento formará parte del coste de los productos vendidos. El coste de los productos, en términos de costes por funciones, está integrado por el coste de aprovisionamiento y el coste de transformación del periodo. El coste de los recursos o factores que han intervenido en el proceso productivo queda “activado” en los productos terminados o en la producción en curso, en su caso. Se entiende que la empresa al obtener físicamente el producto ha creado un valor, que identificamos con el coste de producción, recuperable en el momento de la venta. El cálculo del coste de cada una de las funciones indicadas exige localizar los factores de producción aplicados en cada una de ellas, como se presenta en la tabla siguiente. Costes según naturaleza Materiales Suministros Personal Servicios exteriores Impuestos y tasas Amortizaciones Otros Total

Aprovisionamiento

FUNCIÓN Transformación Comercial

ȸ ȸ COSTE DE PRODUCCIÓN (Valor de productos Existencias)

65

Administración

ȸ ȸ A COSTE DEL PERIODO (Cargo a cuenta de resultados)

coste de puesta en marcha. Costes en los que ha de incurrirse para iniciar o reiniciar una actividad. coste de reposición o coste corriente. Coste actual de reemplazar un activo. La estimación del coste de reposición es una de las metodologías básicas para obtener el valor razonable de un activo, junto al método de comparables (observación directa de transacciones de activos similares en el mercado) y el descuento de los flujos de caja estimados.

costes directos o indirectos a cada tipo de producto vendido. coste del capital. Tasa mínima de rentabilidad a la que una sociedad debe remunerar a las diversas fuentes financieras que componen su pasivo con el fin mantener a sus inversores satisfechos evitando, a la vez, que descienda el valor de mercado de sus acciones. Es el coste que la empresa deberá satisfacer a sus accionistas mediante dividendos y plusvalías.

coste de transformación. Costes derivados de las actividades que inciden en el proceso de transformación o de fabricación de los productos, incluyendo tanto aquellas relacionadas directamente con la transformación en sentido estricto de los materiales en productos, como las relacionadas con, por ejemplo, el manejo de materiales, el ajuste de la maquinaria, la supervisión o el mantenimiento productivo. En un sentido más amplio, este término puede referirse al coste de producción o fabricación del producto. Véase: coste de producción.

coste del período. Valor que incluye el coste de los productos (o servicios) vendidos y el coste de las funciones comercial y de administración de un ejercicio. En sentido estricto incluyen los costes comerciales y de administración frente a los costes de aprovisionamiento y transformación que son costes de producción, que pueden trasladarse a próximos periodos al quedar “activados” en existencias. El gráfico de la página siguiente expresa estos conceptos.

coste de ventas. Valoración de los recursos consumidos por la empresa para la fabricación, distribución y comercialización de las unidades vendidas de producto. Comprende, por tanto, dos conceptos de coste. Por un lado, el coste de la producción vendida o coste industrial, y que es un coste claramente directo a cada tipo de producto vendido. Por otro lado, los costes comerciales asignables a productos que pueden ser

coste diferencial/incremental. Diferencia prevista en el importe de los costes que se produce entre una situación inicial y una situación alternativa, es decir, importe que se prevé que aumentará o disminuirá el coste como resultado de emprender alguna acción, permitiendo que la dirección pueda elegir entre cursos alternativos de acción, desde un punto de vista económico. En el corto plazo se suele asumir que los

66

coste del producto fabricado. Véase: coste de producción.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

Coste de Transformación

Coste de Producción del Periodo

Coste de los Productos terminados

Coste Comercial

Coste Administración

únicos costes incrementales son los costes variables. coste directo. Coste que puede ser vinculado o atribuido sin error posible al objeto del cual se está calculando su coste. El coste de un factor de producción es directo a un producto o artículo cuando es posible medir de forma inequívoca las unidades físicas de factor que han sido aplicadas en el proceso de producción o comercialización del producto. Por su parte, coste directo a centros o indirecto a los productos, son los de aquellos factores en los que puede ser identificada, medida y valorada su aplicación a uno o varios de los centros. coste estándar. Coste predeterminado relativo a un objeto de coste —sección, actividad, producto o servicio—, fijado con base en estudios técnicos y econó-

67

RESULTADO DEL PERIODO

Coste de Aprovisionamiento

EXISTENCIAS

Producción en curso

micos, y bajo condiciones de producción eficientes. Presenta una serie de características: i) son costes que se calculan antes de comenzar las operaciones de compras, producción y venta, y de apoyo; ii) para su cálculo, se consideran unas condiciones de trabajo posibles o deseadas; iii) coste de referencia, sirve de guía para el control de la eficiencia de las actividades y procesos, permitiendo su comparación con el desempeño efectivo de la organización; iv) el proceso de cálculo de costes y costes finales es similar al del coste histórico o real, con la diferencia de que se parte de costes preestablecidos, empleándose un sistema estándar de cálculo de costes. Para calcular el coste estándar de una unidad de producto, es preciso determinar previamente el estándar técnico, de rendimiento o en cantidad, así como el estándar económico. El coste estándar de producción vendrá normalmente

dado por la suma de los costes estándar de materiales, de mano de obra directa, de costes indirectos variables y de costes indirectos fijos. coste histórico. Criterio de valoración por el precio de adquisición o coste de producción en el caso de un activo o contrapartida recibida a cambio de incurrir en la deuda en el caso del pasivo En contabilidad de costes Véase: coste real. coste indirecto. Coste de un recurso común a un grupo de objetos de cálculo de coste (varios productos o varios centros, por ejemplo). Los costes indirectos lo son como consecuencia del método de captación de costes diseñado, ya que éste no proporciona la medición de las unidades de factor consumido en relación con un producto o un centro, y ello puede deberse a que: i) aún siendo posible dicha medición se renuncia a ella en aras a la economicidad de la información (por ejemplo, en materiales o trabajos auxiliares); ii) aún siendo posible, o disponiendo de la medición de las unidades de factor consumidas, se renuncia a aplicar este coste como directo al producto para favorecer la homogeneidad del coste (por ejemplo, horas extraordinarias, o energía eléctrica con distintas tarifas horarias); iii) el recurso o factor es común a un grupo de productos o a la totalidad de los mismos y, en consecuencia, no es posible medir su consumo respecto de cada uno de los productos (por ejemplo, dirección general, alquiler, seguros).

coste industrial. Véase: coste de producción vendida. coste objetivo o coste meta (target costing). Objetivo de coste definido en el sistema de gestión basada en objetivos de coste (TCM, Target Cost Management). Para su cálculo se parte del precio de venta estimado, que se considera una variable exógena o no controlable, y a partir del mismo, y del coste del capital, se define un objetivo de beneficio y el coste que proporciona dicho beneficio. Se distingue del coste presupuestado en que se plantea más como un objetivo o meta que como un valor esperado. coste presupuestado. Coste previsto de un factor o conjunto de factores cuya estimación se realiza de forma global al no poder relacionarse directamente con el volumen de producción, de tal modo que no se puede hacer una estimación de la cantidad de factor necesaria para una unidad o lote de producto. Este coste presupuestado suele estimarse para centros de costes o actividades vinculadas al tiempo (como las relacionadas con la función administrativa). No obstante, también puede ser el caso de cualquier factor no vinculado al volumen, incluso localizado en centros o actividades productivas. coste primario. Costes directos de producción afectados a un producto. Normalmente se corresponden con la suma de costes derivados del consumo de materia prima y de mano de obra directa, aunque en empresas donde se pueda controlar e identificar claramente

68

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión el consumo de algún otro factor en la fabricación de cada producto se pueden agregar dichos factores a esta categoría. coste real. Coste que se determina a posteriori, es decir, después de haberse incurrido en el mismo y que también suele denominarse coste histórico. Para su cálculo se precisa captar, medir acumular la información histórica o real sobre gastos, existencias y consumos o rendimientos de un periodo. coste unitario. Coste determinado mediante el cociente entre un importe total de coste referido a un objeto de coste y una unidad de medida de la cantidad de input o de output según corresponda. De este modo, se puede hablar, por ejemplo, del coste unitario de producción, del coste unitario de la hora/ hombre de mano de obra directa, del coste unitario del conductor de costes en una actividad o del coste de la unidad de obra en una sección de costes. Normalmente, este coste unitario es un coste medio, puesto que no representa estrictamente los costes aplicados a una unidad de input o de output, sino que es una media de los costes aplicados para todas las unidades durante un período de tiempo, por lo que también se puede denominar coste promedio o coste unitario medio. costes comunes. Costes originados por los factores productivos compartidos para varios productos o servicios aprovechando economías de escala. Se incurren en ellos de manera voluntaria

69

por razones de economicidad. Normalmente, los costes comunes están relacionados con servicios generales de la empresa contratados de forma global. Forman un tipo de coste no separable, pero, a diferencia de los costes conjuntos, éstos son divisibles. costes conjuntos. Costes en los que se incurre en un proceso conjunto de producción, antes del punto de separación. Es decir, son los costes generados por un solo proceso del que se obtienen simultánea e inevitablemente varios productos. Estos costes son generados por el propio proceso en sí, y su asignación a los diferentes productos obtenidos en el proceso es arbitraria, ya que se carece de un criterio de causalidad respecto a qué producto ha incurrido en cada consumo de recursos. costes controlables. Costes de los factores que un responsable puede controlar, al menos durante un período de tiempo. La diferenciación entre los costes controlables y los que no lo son es fundamental para la asignación de responsabilidades (véase “centro de responsabilidad”) y, en consecuencia, para poder implantar un sistema eficaz de control de gestión. costes de administración. Costes correspondientes al área administrativa de la empresa donde se desarrollan las funciones de gestión, organización y control. En general, no se consideran costes del producto, sino del período en el que se producen, ya que, al ser funciones de apoyo a la organización, los

recursos consumidos en el desarrollo de las mismas no se pueden relacionar con líneas específicas de productos o servicios, siendo costes del período no asignables a productos. costes de calidad. Valor que incluye todos los costes originados como consecuencia del desarrollo por parte de una empresa de la función de calidad, entendiendo ésta en un sentido amplio. Calcular este coste total supone tomar en consideración no sólo los costes del departamento de calidad, sino también lo que a la empresa le cuesta: i) fabricar con un cierto nivel de calidad, que implica a los costes asociados con la prevención y evaluación de los defectos y; ii) fabricar sin el 100% de la calidad, o sea, los costes asociados a los fallos o defectos originados en la empresa. El coste de calidad se suele dividir en cuatro componentes o categorías principales que se utilizan comúnmente en el cálculo y posterior gestión del coste de calidad: costes de prevención, costes de evaluación, costes de fallos internos y costes de fallos externos. Los dos primeros se pueden agrupar en los llamados costes de conformidad o calidad y los dos últimos en los costes de no conformidad, no calidad o fallos. Estos últimos son los costes originados porque la empresa falla en conseguir la conformidad de los productos/servicios a las especificaciones, mientras que los primeros son aquéllos en los que se incurre para tratar de evitar la aparición de los fallos y, si esto no hubiera sido posible, su detección para tomar acciones correctoras. Estos costes son con-

70

trolables en el sentido de que la empresa puede decidir el nivel de prevención y evaluación que desee, teniendo en cuenta que los costes asociados tienden a incrementarse conforme se eleva el nivel de prevención y evaluación. Esto lleva a la empresa a tener que decidir un nivel óptimo o, al menos, rentable de estos costes, puesto que un mayor nivel de prevención y evaluación mediante la implantación de un programa de calidad permite reducir los fallos y, por tanto, los costes derivados de los mismos. • costes de prevención. Costes incurridos por los esfuerzos realizados por los directivos en la prevención de las discrepancias con las especificaciones, o sea, para asegurar que no se fabriquen productos insatisfactorios desde el punto de vista de la calidad. Son costes proactivos asociados con la “construcción” de la calidad dentro de los productos o servicios. Entre estos costes se pueden mencionar los costes asociados a las actividades realizadas por el departamento de calidad y la ingeniería de calidad, los programas de formación del personal, la revisión del diseño de los productos y procesos relacionados con la mejora continua o el mantenimiento preventivo de los equipos. • costes de evaluación o inspección. Costes incurridos en la verificación de la calidad de un producto o servicio y en la detección de las discrepancias con las especificaciones, es decir, los necesarios para garantizar que los productos o servicios no conformes sean identificados antes de su entrega al cliente. Entre ellos se pueden destacar los costes aso-

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión ciados con la inspección y prueba de los materiales recibidos, el mantenimiento de equipos y laboratorios para la realización de pruebas, el seguimiento del control del proceso y las auditorías de la calidad del producto. • costes de fallos internos. Costes resultantes de las discrepancias encontradas antes de la entrega de los productos a los clientes, por ejemplo, los que integran el coste neto de los productos dañados o deteriorados que se retiran del proceso productivo, el coste del reproceso de los productos defectuosos, así como los costes derivados de la reinspección de los productos en los que se han encontrado errores, de las modificaciones de la planificación de la producción, de los envíos urgentes o las horas extras provocadas por las pérdidas de tiempo y de la reducción en la productividad o del incremento en el absentismo causados por la desmotivación de los empleados. • costes de fallos externos. Costes resultantes de las discrepancias encontradas después de la entrega del producto a los clientes. costes comerciales. Costes ocasionados por las actividades comerciales de la empresa. Este coste comprende tanto costes directos como indirectos a dicha función, como pueden ser el coste de las comisiones pagadas los agentes de ventas o sus gastos de personal, el coste de viajes y dietas, los gastos de publicidad y marketing, o los costes de suministros, amortizaciones, alquileres o material de oficina empleado por el personal de ventas para esta función. Siendo costes

71

del período, pueden ser asignables a los productos, si los diferentes tipos de producto han demandado de dicha función para las ventas de cada uno de ellos un esfuerzo identificable por separado, o no asignable, en caso contrario. costes de comercialización. Véase: costes comerciales. costes de desarrollo. Véase: costes de investigación y desarrollo. costes de distribución. Véase: costes comerciales. costes de estructura. Véase: costes fijos. costes de exceso de capacidad. También denominados costes por subactividad, son el importe de los costes fijos asociados a la capacidad no empleada por la empresa. Para disponer de una capacidad productiva instalada, los directivos invierten recursos en la adquisición de equipos e instalaciones productivas. Dado que estos recursos no varían con el volumen de actividad o producción para un período de tiempo, cuando la empresa no emplea el total de la capacidad instalada el total de estos costes fijos no varía, a pesar de la infrautilización de dichos recursos. Por tanto, estos costes fijos se pueden dividir en costes de la capacidad usada y costes de la capacidad no empleada. En el modelo de costes completos o de absorción, los primeros son costes del producto (costes inventariables), mientras que los

segundos son costes del período. En el modelo de costes variables, ambos tipos de costes representan costes del período, si bien conviene distinguir entre ellos en la cuenta de resultados. costes de investigación y desarrollo (I+D). Costes incurridos por la empresa (tanto por medio de actividades internas de la organización como a través de su encargo a otras organizaciones, tanto públicas como privadas) en el proceso de investigación para la obtención de nuevos o mejorados productos, procesos o sistemas (fase de investigación) o para la aplicación concreta de los logros obtenidos de la investigación básica o aplicada o de cualquier otro tipo de conocimiento científico, a un plan o diseño en particular para la producción de materiales, productos, métodos, procesos o sistemas nuevos, o sustancialmente mejorados, antes del inicio de su producción comercial (fase de desarrollo). Así pues la investigación es la indagación original y planificada que persigue descubrir nuevos conocimientos y superior comprensión en los terrenos científico o técnico. El desarrollo es la aplicación concreta de los logros obtenidos en la investigación hasta que se inicia, cuando sea posible y viable la producción comercial. Los costes de los factores aplicados a las actividades realizadas por la empresa para la investigación o el desarrollo durante un ejercicio son considerados, por regla general, como costes de dicho período, y, por tanto, no son asignables a los diferentes productos. No obstante, dada la enorme importancia competitiva

72

y estratégica de las actividades desarrolladas tanto para la investigación como para el desarrollo, las normas pueden establecer condiciones de activación en función de una clara identificación de los costes con los proyectos, y alta razonabilidad de éxito técnico y de rentabilidad de dichos proyectos. La normativa internacional establece que los costes de investigación no pueden cumplir dichos requisitos, por lo se considerarán siempre gastos del periodo, mientras que los costes de desarrollo que cumplan dichos requisitos deben ser activados. La normativa española del PGC 2007 prevé la posibilidad de activación de los costes de investigación que cumpla dichos requisitos costes de transacciones. Genéricamente, costes provocados por la realización de intercambios. Se incluyen en este concepto los costes de información, los costes de evaluación o medición, junto con los costes de cumplimiento o ejecución de dicho intercambio. Las empresas incurren tanto en costes de transacción externos como internos. Los primeros están formados por todos aquellos costes en los que incurre la empresa para especificar los términos de las operaciones de intercambio que realiza con el exterior para disponer de los recursos necesarios para desarrollar su actividad económica y hacer cumplir los acuerdos consecuentemente. Los segundos están relacionados con los mecanismos de la autoridad en la reasignación de tales recursos, y suelen denominarse costes de coordinación.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión costes del ciclo de vida del producto. Costes generados por un producto a lo largo de todo su ciclo de vida. Estos costes incluyen los derivados de investigación (concepción del producto), desarrollo (planificación, diseño y pruebas), producción (fabricación) y apoyo logístico (publicidad, distribución, garantía o servicio al cliente). Es un coste difícil de calcular por la incidencia de costes no recurrentes, por ejemplo, investigación, y la estimación del número de unidades que se espera vender del producto. Su cálculo permite la comprensión de los consumos originados durante el ciclo de vida completo y la gestión estratégica del coste, maximizando la rentabilidad durante todo el ciclo de vida. costes externos. Generados por el consumo de factores productivos adquiridos del exterior y calculados en base a la información procedente de la contabilidad financiera. costes fijos. Costes independientes del volumen de producción o actividad. No se modifican automáticamente con los cambios en la actividad realizada (cantidad de productos o servicios obtenida) al menos a corto o medio plazo. Por ejemplo el coste de arrendamiento del local o las primas de los contratos de seguro. Se puede hablar de unos costes fijos iniciales o básicos (costes de inactividad o estado de parado), que subsistirían aunque la producción fuera cero, con el objetivo de conservar la posibilidad de producir en un futuro (personal y mantenimiento mínimo, amortización física de las instalaciones y ciertos

73

impuestos). En general, los costes fijos se corresponden a factores estructurales (instalaciones y equipo) que proporcionan capacidad productiva a la empresa y tienen un comportamiento escalonado con la actividad, por lo que también reciben la denominación de costes semifijos. Véase: costes semifijos. costes financieros. Consumo valorado de recursos financieros necesarios para el desarrollo de las actividades de la empresa. Estos costes dependerán, en buena medida, de la estructura del pasivo. Los costes financieros incluyen los costes por intereses de deudas y otros costes relacionados con la actividad financiera. Referidos a la contabilidad de costes no suelen incluirse en los costes de producción, salvo en los procesos de producción dilatados. Los costes financieros pueden considerarse como un coste de oportunidad en la parte que se refiere a los rendimientos que hubieran podido obtenerse si se emplearan de otro modo los capitales invertidos por la propiedad durante el período de producción. costes hundidos o sumergidos. Costes fijos comprometidos que, al estar causados por decisiones pasadas, no se pueden evitar en el corto/medio plazo, siendo, por tanto, irrelevantes para la toma de decisiones. Un ejemplo es el coste fijo por depreciación asociado a las inversiones efectuadas en la compra de maquinaria e instalaciones necesarias para poder disponer de una determinada capacidad de actividad y producción

durante varios años; cuando se decidió invertir en estos elementos, la dirección de la empresa comprometió recursos a largo plazo, de tal manera que cualquier curso futuro de acción tendrá necesariamente que incurrir en dichos costes fijos. costes mixtos. Coste que debe ser descompuesto, a efectos de su análisis, en un componente fijo y otro variable con respecto a uno o varios causantes de costes. El caso típico son los suministros (electricidad, agua, gas) o las comunicaciones (teléfono) que incorporan un coste fijo (que existiría aunque el consumo fuera nulo, cuota mensual) y un coste variable por unidades suministradas consumidas. costes por intereses. Costes generados por los gastos devengados como consecuencia de la utilización de capitales ajenos. Intereses y otros costes de naturaleza financiera incurridos por una entidad en su endeudamiento. Conforme a la NIC 23 “Costes por intereses”, se incluyen los intereses implícitos y explícitos, las diferencias de cambios de la deuda y los intereses de los arrendamientos de tipo financiero. Con carácter general los costes por intereses devengados constituyen un gasto del ejercicio, si bien los relacionados con la construcción de inmovilizados o existencias con periodos largos de producción, se consideran parte del coste de dicho activo. Véase: costes financieros. costes por órdenes específicas. Sistema de asignación de costes que se uti-

74

liza en las empresas que procesan sus pedidos u órdenes de acuerdo con las especificaciones técnicas de sus clientes. Normalmente estas órdenes suelen ser bastante distintas, procesándose de manera diferente, por lo que los costes también suelen serlo y, en consecuencia, es necesario acumularlos por separado. Por este motivo, la propia orden es el eje del proceso de acumulación del coste, el portador principal del coste. El objetivo de estos sistemas es identificar el consumo de costes directos e indirectos de cada orden. En este sistema se van acumulando los costes a cada orden en la misma secuencia en que se lleva a cabo el proceso productivo previsto para la orden en cuestión. Los costes indirectos comunes a varias órdenes se imputan a través de las secciones o centros, aunque éstos no son la unidad vertebradora para el cálculo de costes. costes por procesos. Sistema de asignación de costes que se utiliza en empresas que producen grandes volúmenes de producción homogénea, como resultado de unas actividades comunes. Este sistema se caracteriza por considerar que, en cada fase, las distintas unidades producidas durante un período son sometidas a un procesamiento idéntico que supone un consumo similar de recursos. Su objetivo es calcular un coste unitario promedio por unidad, para cada fase del proceso. Para ello, cada etapa de producción se convierte en un grupo, centro o sección, sirviendo de eje para el cálculo de costes como portador del coste. Para cada uno de los centros o secciones se determina el coste total y el

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión número de unidades producidas durante un período. El coste unitario de cada unidad producida en cada fase se calcula promediando el coste total generado en dicho centro entre el número total de unidades similares producidas. costes semifijos. Costes de los factores estructurales que proporcionan la capacidad de producción suficiente para que la empresa produzca dentro de un rango de actividad. Los factores contratados/adquiridos implican un coste constante e independiente del número de unidades producidas dentro de cada intervalo, pero ese coste se modifica cuando la producción de la empresa se incrementa y alcanza el siguiente intervalo o rango de actividad. costes semivariables. Véase: costes mixtos. costes totales. Suma de los costes de todos los factores consumidos o aplicados al objeto de coste. Puede hablarse de coste total tanto en referencia a la totalidad de los recursos productivos aplicados a un objeto de coste como en relación al total de costes de una determinada categoría. El primer caso, puede ser el de coste total de la producción, concepto que agrupa todos los costes aplicados a la producción, mientras que, por ejemplo, el segundo caso es el del coste fijo total de una empresa, como suma de todos los costes fijos, o el del coste indirecto de una sección de costes o de la empresa. costes variables. Costes que dependen de la cantidad de factor consumida, y

75

consiguientemente el coste del recurso utilizado, se modifica automáticamente con la actividad realizada (cantidad de productos o servicios obtenida). La variabilidad se establece en función de la actividad realizada (tiempo trabajado o unidades producidas). Un coste variable es proporcional (a la actividad) cuando, si la actividad aumenta/disminuye un x%, el coste del factor en cuestión aumentará/disminuirá justamente un x%. A estos costes se les denomina costes variables lineales o estrictamente proporcionales. Cuando el coste del factor aumenta más que proporcionalmente respecto al aumento de la actividad, se dice que es un coste variable progresivo. Esto puede ocurrir, pese al rendimiento constante del factor, cuando la mayor/ menor cuantía adquirida/contratada modifica el coste unitario. Por ejemplo, el coste de las horas extraordinarias. A un factor se le atribuye un coste variable degresivo cuando el incremento de la actividad supone un incremento, menos que proporcional, del coste del factor correspondiente. Por ejemplo, una tarifa degresiva del consumo de energía eléctrica (conforme aumenta el consumo, el coste Kw/h es menor). Cotrugli Benedetto. Aunque como todos los estudiosos de la contabilidad saben, Luca Pacioli fue el autor de la primera exposición impresa de la contabilidad por partida doble, el Tractatus XI Particularis De Computis et Scripturis (Tratado Particular XI de las Cuentas y las Escrituras), incluido en su Summa de Arithmetica, Geometria, Proportioni et Proportionalita, que se publicó

en Venecia el año 1494, no fue él quien escribió el primer texto explicativo de este sistema contable, sino Benedetto Cotrugli, natural de Ragusa. En efecto, Cotrugli escribió en 1458 una obra titulada Della mercatura et del mercatante perfetto, dividida en cuatro libros. En el capítulo 13 de su primer libro, que tiene por título Dell’ordine di tenere le scritture mercantilmente, trata de la contabilidad por partida doble. Sin embargo, hasta 1573 la obra manuscrita no fue impresa; se imprimió por iniciativa de Francesco Patritio, a cuyas manos había ido a parar una copia de la misma y se percató de su interés. Pero no fue publicada completa, sino recortada en algunos pasajes. Entre estos pasajes se encontraban varios del capítulo 13. En cualquier caso, se podía percibir con claridad que el sistema contable descrito era el de partida doble. Hace cerca de una veintena de años, el historiador económico italiano Ugo Tucci localizó dos copias manuscritas de la obra, más completas, y las publicó combinadas, complementándolas. En ellas las explicaciones sobre el tema contable son más amplias y explícitas. Con todo, la exposición de Cotrugli sobre la partida doble es mucho más simple, reducida y superficial que la de Pacioli. No constituye un tratado completo como el de Pacioli. créditos y débitos recíprocos. Partidas de balance que reflejan operaciones realizadas entre sociedades pertenecientes al mismo perímetro de consolidación y que, en consecuencia, deben ser objeto de eliminación en el conjunto consolidable.

76

criterios de valoración. Opciones para valorar una determinada operación o elemento de los estados financieros. cuadro de mando. Documento de síntesis que permite a un directivo controlar fácilmente las variables consideradas fundamentales para la buena marcha de la organización en función de su puesto de responsabilidad. Para cada puesto de responsabilidad en una organización, estos documentos contienen un conjunto de indicadores (financieros y no financieros) representativos de las principales variables claves, estableciendo, a menudo, comparaciones con objetivos propuestos o evoluciones temporales que pongan de manifiesto desviaciones y tendencias. La presentación de la información se apoya en gráficos o tablas que minimizan el esfuerzo de análisis, destacándose las desviaciones excepcionales e información relevantes. Los cuadros de mando de las diferentes unidades organizativas suelen estar relacionados entre sí constituyendo auténticas pirámides informativas, en la que cada uno de los documentos que la configuran son consecuencia de distintos extractos de información provenientes de cuadros de mando de unidades dependientes en la estructura jerárquica. cuenta de pérdidas y ganancias. Estado contable que recoge el resultado del ejercicio formado por los ingresos y gastos del mismo, excepto cuando proceda su imputación directa al patrimonio neto de acuerdo con lo previsto en las normas de registro y valoración. Los objetivos de este estado financiero

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión son: a) Proporcionar información del resultado y sus componentes, es decir, los ingresos y los gastos, para permitir evaluar la actuación de los gestores que han utilizado los recursos puestos a su disposición. b) Facilitar la predicción de la capacidad de la empresa para generar flujos de caja. En este estado se realiza una clasificación de ingresos y gastos que puede ser por naturaleza o por función, mientras que el formato de presentación de los mismos puede ser vertical (en forma de lista) u horizontal (en forma de cuenta). En España el PGC de 2007 ha optado por una clasificación de ingresos y gastos por naturaleza y por un formato vertical. Así mismo el resultado del ejercicio se compone de dos grandes apartados: resultado de operaciones continuadas y resultado de operaciones interrumpidas. A su vez el resultado de operaciones continuadas se divide en: resultado de explotación y resultado financiero, constituyendo la suma de ambos el resultado antes de impuestos. cuenta de pérdidas y ganancias consolidada. Estado contable que recoge el resultado, y su composición, obtenido por un grupo de sociedades en un periodo determinado de tiempo. Comprenderá, con la debida separación, los ingresos y gastos del grupo, así como, en el porcentaje que corresponda, los de las sociedades multigrupo a las que se les aplique el método de integración proporcional. En la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada también lucirán las partidas específicas derivadas de la aplicación de los distintos métodos utilizados en el proceso de consolidación.

77

cuenta de resultados previsional. Documento que muestra el resultado esperado de la empresa y sus componentes para un período de tiempo. Este documento refleja la influencia en los resultados de las actuaciones previstas por la empresa para un determinado período de tiempo. cuentas a cobrar. Véase: deudor. cuentas a pagar. Véase: acreedor. cuentas anuales. Conjunto de documentos que forman una unidad y que comprenden el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, el estado de cambios en el patrimonio neto, el estado de flujos de efectivo y la memoria, cuya finalidad es mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa. Las cuentas anuales pueden ser individuales o consolidadas (o del grupo). En España en general, las cuentas individuales se elaboran anualmente de acuerdo con lo dispuesto en el Código de Comercio, el Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas, la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada y el Plan General de Contabilidad por parte del empresario o los administradores. Pueden ser formuladas utilizando el modelo normal (sociedades anónimas incluidas las laborales, sociedades en comandita por acciones y sociedades cooperativas; también sociedades colectivas y comanditarias simples cuando a la fecha de cierre del ejercicio todos los socios colectivos sean sociedades espa-

ñolas o extranjeras) o el modelo abreviado. Por su parte las cuentas anuales consolidadas se elaboran aplicando las normas internacionales de información financiera adoptadas por la Comisión Europea si las empresas tienen títulos cotizados, o se pueden elaborar indistintamente con estas últimas o con la normativa española si no cotizan. cuentas anuales abreviadas. Cuentas anuales que se formulan con unos requisitos informativos menores. En España los requisitos para que puedan formularse el balance, el estado de cambios en el patrimonio neto y la memoria abreviados son que concurran dos de las circunstancias siguientes durante dos años consecutivos: a) que el importe del activo no supere los dos millones ochocientos cincuenta mil euros; b) que su cifra de negocios neta no supere los cinco millones setecientos mil euros; c) que el número medio de trabajadores empleados no sea mayor de 50. Para que pueda formularse la cuenta de pérdidas y ganancias abreviada, deben concurrir en la fecha de cierre del ejercicio al menos dos de las circunstancias siguientes durante dos años consecutivos: a) que el importe del activo no supere los once millones cuatrocientos mil euros; b) que el importe neto de su cifra de negocios no sea mayor de veintidós millones ochocientos mil euros; c) que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 250. Los límites mencionados pueden cambiar en función de una disposición legal.

78

cuentas anuales consolidadas. Documentos a través de los cuales se presenta la información económico-financiera de un grupo de sociedades, presentados como una sola unidad económica. Comprenden el balance consolidado, la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada, el estado de cambios en el patrimonio neto consolidado, el estado de flujos de efectivo consolidado y la memoria consolidada. cuentas anuales individuales. Véase: cuentas anuales. cuestionario de control interno. Técnica de auditoría que sirve de base para la revisión y documentación del trabajo realizado por el auditor sobre la adecuación del sistema de control interno del cliente. Consiste en un compendio de preguntas que pretende recoger el alcance de la organización y los procedimientos de control interno establecidos, con objeto de que sirva como base para las pruebas de cumplimiento y para la evaluación del sistema. La información requerida para este objetivo se obtiene normalmente a través de entrevistas con el personal apropiado del cliente. cuotas contingentes del arrendamiento. Parte de los pagos por arrendamiento cuyo importe no es fijo, sino que se basa en el importe futuro de un factor que varía por razones distintas del mero paso del tiempo (por ejemplo, un tanto por ciento de las ventas futuras, grado de utilización futura, índices de precios futuros, tipos de interés de mercado futuros, etc.).

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

D dependiente. Aquella sociedad que se sitúa, directa o indirectamente, bajo el control de otra (conocida como dominante o matriz). depreciación. Disminución del valor o precio de un elemento, ya en relación con la que antes tenía, ya comparándolas con otras de su clase. Es la pérdida de valor de los bienes de activo por causas técnicas y/o económicas. En contabilidad supone la distribución sistemática del importe depreciable del activo durante los diferentes ejercicios en los que se espera que el bien esté en funcionamiento, es decir, a lo largo de su vida útil. En este ámbito se utiliza como sinónimo de amortización. Véase: amortización técnica.

79

derecho contable. Parte del derecho que se ocupa de la regulación jurídica de la información económica, tanto en la esfera privada como en la pública. Puede calificarse de rama “transversal” de la disciplina jurídica, en la medida en que se ocupa de la contabilidad desde diferentes ópticas o ramas clásicas del derecho: mercantil, fiscal, financiero, etc., si bien recientemente parece cobrar independencia. En cualquier caso la regulación jurídica de la contabilidad, en cualquiera de sus ámbitos, gira en torno a la protección de los intereses concurrentes en la unidad económica a través de la información, que con ello adquiere la consideración de bien de interés público. La vertiente mercantil del derecho contable busca esta pro-

tección en dos áreas: la formal (libros obligatorios, requisitos de los mismos, legalización de los registros contables) y la sustantiva (criterios de valoración, características cualitativas, definiciones y criterios de reconocimiento de los elementos de las cuentas anuales, etc.). derecho de suscripción. Derecho preferencial, acordado por una sociedad para sus accionistas, de suscribir unas acciones nuevas emitidas, frecuentemente de la misma categoría, en función del número de acciones que ellos posean, a un precio estipulado previamente y en el curso de un período determinado, a fin de respetar el principio de igualdad entre los accionistas. derechos de voto. Poder de voto de una sociedad sobre otra. Estos derechos pueden obtenerse de diversas formas, la más común vendrá determinada en función del número de acciones que se tienen de una sociedad, sin embargo también pueden poseerse ciertos instrumentos que llevan incorporados derechos potenciales de voto, tales como, certificados de opción para la suscripción de acciones (warrants), opciones de compra de acciones, instrumentos de pasivo o de patrimonio neto que sean convertibles en acciones ordinarias, o bien, otros instrumentos similares que, si se ejercen o convierten, podrían dar a la entidad poder de voto, o reducir el poder de voto de terceras partes, sobre las políticas financiera y de explotación de otra entidad. descuento. 1. Operación de adquirir antes del vencimiento valores general-

80

mente endosables. En el ámbito económico-financiero, se trata de una operación bancaria que consiste en presentar un título de crédito, como letras de cambio, pagarés..., en una entidad financiera para que ésta anticipe su importe y gestione su cobro. Cantidad que se rebaja del importe de los valores para retribuir esa operación. El importe anticipado se calcula restando al nominal del título los intereses sobre el nominal por anticipar el pago de la deuda y los gastos de gestión. 2. En el ámbito comercial, es la reducción de un porcentaje sobre el precio de un bien o servicio, para hacerlo más atractivo e incrementar la demanda de éstos. Contablemente se deduce del valor de la compra o la venta del bien en cuestión. Son descuentos comerciales los que se realizan por pronto pago o por volumen de compras/ventas (rappels). 3. Desde el ámbito de las matemáticas financieras, es una operación financiera que consiste en sustituir un capital futuro por otro equivalente en el momento actual mediante una ley financiera de descuento compuesto. desembolso pendiente sobre acciones. Aquella parte del nominal de una participación suscrita por el socio que no ha desembolsado. Por imperativo legal en España no podrá superar el 75 por 100 de aquel valor. Si el desembolso no ha sido exigido, la partida aparecerá restando el elemento contabilizado en el activo por su precio de compra comprometido, mientras que si el desembolso es exigido se encontrará en el pasivo, como una obligación de pago. En el caso de que se venda la participación y

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión se encontrase parcialmente desembolsada, la obligación la asume el comprador, sin embargo el vendedor asume el riesgo por impago del otro de tener que hacer frente al desembolso, situación que no tiene reflejo contable. El desembolso pendiente tiene su trascendencia, ya que el compromiso adquirido tiene consecuencias para el caso de impago, en el que el socio responderá con su patrimonio personal. También se toma como referencia para el cobro de dividendos activos, que se abonarán en función del desembolso por participación. desplazamiento patrimonial. Acto jurídico de atribución patrimonial por el que una persona, física o jurídica, otorga a otra una ventaja o beneficio patrimonial materializado en un bien dinerario o no dinerario, que cambia de titularidad. destinatario del informe de auditoría. Persona o personas a quienes va dirigido el informe de auditoría, quienes normalmente serán los accionistas o socios de la empresa. También se suele hacer mención de la persona que efectuó el nombramiento del auditor, cuando esta última no coincida con el destinatario. desviación. Diferencia para un determinado período de tiempo entre el resultado histórico o real y el resultado presupuestado. Esta desviación ha de explicarse a través de su desglose por factores causales, por lo que se divide en desviaciones en ingresos y en costes, que, a su vez, se subdividen jerárquicamente atendiendo a dichos factores

causales, con el desglose que la dirección considere oportuna. Usualmente, la desviación en costes de producción se desglosa, al menos, en tres grandes tipos de desviaciones (materiales, mano de obra directa y costes indirectos), con su desglose en términos económicos y técnicos. Cada una de las mencionadas desviaciones surge de la comparación entre un valor normal y el valor real correspondiente del factor o variable que se desea controlar. • desviación económica. También denominada desviación en precio, es la desviación que se produce en el coste por diferencia entre el precio o coste unitario histórico del factor y el estándar económico, para el total de la cantidad de factor realmente consumida. • desviación en actividad. Desviación en costes indirectos debida a errores en la estimación de la actividad normal de la sección o centro de costes, o por la mayor o menor utilización de la capacidad instalada disponible. • desviación en presupuesto. Desviación en costes indirectos debida a diferencias entre los costes históricos y los costes presupuestados en un centro o sección. • desviación en volumen. Desviación en costes causada por las diferencias entre el volumen de producción histórico o real y el volumen previsto. • desviación técnica. También denominada desviación en rendimiento, en eficiencia o en cantidad, es la desviación que se produce en el coste por diferencia entre la cantidad

81

realmente consumida y la cantidad prevista de consumo de factor para la producción obtenida. deterioro de valor. Desde el punto de vista contable el deterioro de valor es la cantidad que excede en libros de un activo a su importe recuperable, entendido éste como el mayor importe entre su valor razonable menos los costes de venta y su valor en uso. La empresa deberá, al menos al cierre del ejercicio, evaluar si existen indicios de que ciertas partidas del balance puedan estar deterioradas, para en este caso estimar los importes recuperables y aplicar las correcciones oportunas. La corrección valorativa por el deterioro de valor de ciertos activos, supone el reconocimiento de un gasto en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio en el que se da. Si las causas que motivaron esta pérdida de valor del activo desaparecen, la reversión del deterioro supondrá el reconocimiento de un ingreso en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio en el que se produzca dicha reversión (con la excepción del deterioro del fondo de comercio). deudor. Persona física o jurídica que debe o está obligada a satisfacer una deuda. Desde el punto de vista contable dentro de este concepto se incluyen los derechos de cobro o créditos que tiene la empresa. devengo contable. Véase: ajustes por devengo. diferencia de consolidación. Diferencia que surge en el proceso de elabora-

82

ción de cuentas anuales consolidadas al compensar el valor contable representativo de la participación, directa o indirecta, de la sociedad dominante en el capital de la sociedad participada (dependiente o multigrupo) con la parte proporcional del patrimonio neto de la mencionada sociedad que represente dicha participación en la fecha de adquisición del control, o bien, en el caso de que el control se haya alcanzado por etapas, en la fecha de cada una de las transacciones realizadas hasta la obtención del control. Cuando la compensación se realiza sobre la base de valorar los activos adquiridos y pasivos asumidos por su valor razonable, coincide con el término “diferencia inasignable”. diferencia de conversión. Véase: resultados de conversión. diferencia inasignable. Diferencia que subsiste una vez llevada a cabo la imputación de la diferencia de consolidación, calculada en base a los valores contables de los activos adquiridos y pasivos asumidos, a los elementos del patrimonio de una sociedad adquirida cuyo valor razonable difiera de su valor contable. En el caso de comparar el valor contable de la inversión con el valor razonable de los activos adquiridos y los pasivos asumidos, la diferencia que aparece coincide con el término aquí definido, en cuyo caso: i) Si es positiva representa el fondo de comercio de consolidación. ii) Si es negativa, representa el beneficio de la operación, que se incorpora a la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión diferencia negativa de consolidación. Partida de balance utilizada cuando, siendo la diferencia de consolidación inasignable negativa, se difiere en el tiempo. Actualmente en el caso excepcional de que el coste de adquisición sea inferior al valor razonable de los activos adquiridos y pasivos asumidos, tal diferencia se incorpora como ingreso a la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada. diferencias de cambio. Variación de valor que surge al convertir un determinado número de unidades de una moneda a otra. diferencias permanentes. Diferencias entre la base imponible y el resultado contable no reviertan en períodos subsiguientes —porque su origen esté en la distinta definición de los gastos e ingresos entre el ámbito económico y el tributario. diferencias temporales. Diferencias existentes entre el resultado contable de una sociedad y la base imponible del impuesto sobre sociedades correspondiente al mismo ejercicio, cuyo origen está en los diferentes criterios temporales de imputación de ingresos y gastos empleados para determinar ambas magnitudes y que por lo tanto revierten en períodos subsiguientes. Estas diferencias se producen en los ingresos y gastos de un período, que son magnitudes flujo. Las diferencias temporales son el punto de partida para contabilizar el efecto impositivo según el procedimiento basado en el enfoque de resultados.

83

diferencias temporarias. Diferencias derivadas de la diferente valoración, contable y fiscal, atribuida a los activos, pasivos y determinados instrumentos de patrimonio propio de la empresa, en la medida en que tengan incidencia en la carga fiscal futura. Las diferencias temporarias se producen en los valores de activos y pasivos en un momento dado, que son magnitudes fondo. Estas diferencias son el punto de partida para contabilizar el efecto impositivo según el procedimiento basado en el enfoque de balance. Las diferencias temporarias se clasifican en imponibles y deducibles, según den lugar un pago mayor o menor de impuestos en el futuro. El PGC español de 2007 y la NIC 12 regulan la contabilización del efecto impositivo a partir de las diferencias temporarias. diligencias (due diligence). Investigación y análisis de una sociedad u otra organización de cara a transacciones societarias (como una fusión, o compra de un paquete mayoritario de acciones). Aporta una evaluación independiente y detallada del negocio y explora la existencia de posibles pasivos ocultos o contingencias en todas las áreas analizadas. A diferencia de la auditoría financiera, una “due diligence” no se limita únicamente a temas financieros, sino a todas las áreas que pueden tener transcendencia en el valor de la compañía (fiscal, legal, laboral, comercial, tecnológica, medioambiental, etcétera). dilución. Reducción en las ganancias por acción o el aumento en las pérdidas

por acción que resulta de asumir que los instrumentos convertibles se van a convertir, que las opciones o certificados de opción para suscribir títulos (warrants) van a ser ejercitados o que se emitirán acciones ordinarias, si se cumplen las condiciones previstas. dirección común. Véase: control conjunto. dirección única. Dirección que se ejerce sobre un conjunto de sociedades con personalidad jurídica propia entre las que existe unidad de decisión. directivas. Normas de referencia emitidas por la Unión Europea con el fin de armonizar las normas de los distintos países que la integran y que deben tomarse como referencia ineludible para la elaboración de las leyes nacionales. distribución de beneficios. Véase: aplicación del beneficio. dividendo. Parte de los beneficios de una sociedad distribuido a los accionistas. Véase: aplicación del beneficio”. dividendo a cuenta. Cantidades entregadas a los accionistas “a cuenta” de los dividendos futuros. El dividendo definitivo se aprueba por junta una vez aprobadas las cuentas anuales, lo que suele ocurrir a mediados del ejercicio siguiente al que se refieren dichas cuentas. El dividendo a cuenta es un mecanismo para mitigar esa espera, entregando adelantos sobre el dividendo definitivo. Para evitar distribuciones

84

de dividendos a cuenta que comprometan las garantías de terceros, se exigen una serie de cautelas poder distribuir dividendos a cuenta (artículo 216 del TRLSA). Así, sólo podrá acordarse por la junta general o por los administradores bajo las siguientes condiciones: a) Los administradores formularán un estado contable en el que se ponga de manifiesto que existe liquidez suficiente para la distribución. Dicho estado se incluirá posteriormente en la memoria. b) La cantidad a distribuir no podrá exceder de la cuantía de los resultados obtenidos desde el fin del último ejercicio, deducidas las pérdidas procedentes de ejercicios anteriores y las cantidades con las que deban dotarse las reservas obligatorias por ley o por disposición estatutaria, así como la estimación del impuesto a pagar sobre dichos resultados. dividendo activo. Cuota que, al distribuir ganancias una compañía mercantil, corresponde a cada acción. Los dividendos se configuran como la retribución a los accionistas o propietarios de la empresa. Su regulación se encuentra en la sección IX, aprobación de las cuentas, del TRLSA. La aplicación del resultado, de la que resulta el dividendo, debe aprobarse por junta general de acuerdo con el balance aprobado y una vez cubiertas las atenciones previstas por la ley o los estatutos. En esta aplicación del resultado se decide qué cantidades se reparten (base de reparto) y a qué se aplican (reparto). La base de reparto puede estar constituida por el resultado positivo del ejercicio, reservas de libre disposición y remanentes

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de ejercicios anteriores. La aplicación de esta base de reparto irá destinada a dotar reservas (obligadas por ley como la reserva legal, reserva por fondo de comercio, etc., por los propios estatutos, o voluntarias), a compensar pérdidas de ejercicios anteriores y a dividendos.

vos” del TRLSA indica en su artículo 42 “Dividendos pasivos”, que el accionista deberá aportar a la sociedad la porción de capital no desembolsada en la forma y dentro del plazo previsto por los estatutos o, en su defecto, por acuerdo o decisión de los administradores.

dividendo bruto. Cantidad a cobrar por el accionista antes de aplicar la retención fiscal.

divulgación. Publicación, propagación de un conocimiento, la puesta de algo al alcance del público. Desde el punto de vista contable la divulgación la entenderíamos como la publicación o puesta en conocimiento de todos los usuarios que la requieran, de la información económico-financiera que elaboran las empresas, para que éstos tomen sus decisiones económicas en base a la misma. A estos efectos en España los empresarios deberán presentar un ejemplar de las cuentas anuales en el Registro Mercantil del domicilio de las sociedades anónimas, de responsabilidad limitada, comanditaria por acciones y de garantía recíproca, y, en general, cualquier otro empresario que según las disposiciones vigentes deba dar publicidad a sus cuentas anuales.

dividendo complementario. Diferencia entre el dividendo definitivo aprobado en el reparto del resultado y los dividendos entregados a cuenta. dividendo definitivo. Dividendo resultante del reparto de resultados aprobado por la junta de accionistas junto con las cuentas anuales. dividendo neto. Cantidad a percibir por el accionista una vez detraída la retención fiscal. dividendo pasivo. Parte del capital suscrito y no desembolsado cuyo pago es requerido por la sociedad, de una sola vez o de manera fraccionada, a los accionistas. En España, el artículo 12 del TRLSA “Suscripción y desembolso inicial mínimo” indica que no podrá constituirse sociedad alguna que no tenga su capital suscrito totalmente y desembolsado en una cuarta parte, por lo menos, el valor nominal de cada una de sus acciones, lo que permite que existan cantidades pendientes de pago a la sociedad por parte de los accionistas. La sección II “De los dividendos pasi-

85

documentos de trabajo. Comprenden la totalidad de los documentos y registros preparados o recibidos por el auditor, en los que se conserva la naturaleza, programación y alcance de los procedimientos de auditoría realizados, los resultados de tales procedimientos y las conclusiones extraídas de la evidencia obtenida. De esta forma, en conjunto, constituyen un compendio de la información utilizada y de las pruebas efectuadas en la ejecución de su trabajo,

junto con las decisiones que ha debido tomar para llegar a formarse su opinión. El propósito de los papeles de trabajo es ayudar en la planificación y realización de la auditoría, en la supervisión y revisión de la misma y en suministrar evidencia del trabajo llevado a cabo para respaldar la opinión del auditor. Véase: papeles de trabajo de auditoría. dominante. Aquella sociedad que posee una o más sociedades dependientes. Se trata de la sociedad que ejerce el control en un grupo de subordinación. dominio directo. Aquel dominio que ejerce directamente una sociedad sobre otra, bien sea la sociedad dominante de un grupo de sociedades sobre una o varias sociedades dependientes, o también el llevado a cabo entre sociedades dependientes, en el caso de los subgrupos. dominio circular. Aquel dominio que surge cuando una sociedad perteneciente a un grupo y que está controlada indirectamente por la sociedad dominante del mismo, posee una participación directa en esta sociedad dominante, es decir, se produce una cadena cerrada en la que cada sociedad posee participación sobre la siguiente (se trata de un caso particular de dominio recíproco). dominio indirecto. Aquel dominio generado en un grupo formado como mínimo por tres sociedades, en el que una sociedad dependiente directamente de la sociedad dominante del grupo, es

86

a su vez, dominante de otra sociedad que depende directamente de ella. En estos casos la sociedad dominante del grupo controla a esta última sociedad sin necesidad de poseer participación directa sobre la misma. dominio recíproco. Aquel dominio que se presenta cuando dos sociedades pertenecientes al mismo grupo consolidable poseen acciones una de la otra. Por tanto, este tipo de dominio puede darse entre la sociedad dominante y una sociedad dependiente que controle directamente, o también entre sociedades dependientes del grupo. dominio triangular. Aquel dominio que surge cuando la sociedad dominante de un grupo posee participaciones financieras en dos sociedades dependientes, una de las cuales, además, posee una participación directa en la otra, es decir, se produce una combinación de dominio directo e indirecto. dotación fundacional. Importe que recibe una entidad no lucrativa de las aportaciones fundacionales y de los excedentes destinados a aumentar dicha dotación fundacional. Está formado por el patrimonio inicial y las sucesivas ampliaciones y en su caso, por acuerdo del órgano de gobierno de la entidad, por el incremento con cargo a reservas o excedentes. Se dará de baja en general, por la extinción de la entidad no lucrativa una vez transcurrido el período de liquidación.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

E EBIT (Earnings Before Interest and Taxes). Beneficio antes de intereses e impuestos. EBITDA (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization). Beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. efectivo. Dinero depositado en la caja de la empresa y los depósitos bancarios a la vista. La variación durante un ejercicio del efectivo y equivalentes de efectivo se recogen en el estado de flujos de efectivo, clasificados según su procedencia. efecto comercial. Documento mercantil que se utiliza para registrar el naci-

87

miento de una deuda. Desde el punto de vista jurídico es el título formal y completo que contiene la promesa incondicionada de hacer pagar a su vencimiento al tomador o a su orden una suma de dinero en lugar determinado, vinculando solidariamente a todos los que en él intervienen. En los efectos comerciales, también denominadas letras de cambio, intervienen: a) Librador, persona física o jurídica que emite el efecto. La empresa que ha realizado una operación comercial. b) Librado, persona física o jurídica que acepta la orden de pago firmando en el documento y por lo tanto queda obligada a pagar la cuantía determinada en el efecto, en la fecha establecida y domicilio indicado en dicho título. c) Tomador, persona

física o jurídica que recibe la cuantía determinada en el tiempo establecido. Pueden dejarse en cartera, mientras se mantienen pendientes de negociación o cobro. eficiencia del mercado. Hipótesis de comportamiento de los mercados de capitales que asume que un mercado es eficiente si los precios de cualquier acción constituyen una buena estimación de su valor intrínseco, a la vez que cuando se suministra una nueva información al mercado, útil para la evaluación del riesgo y de las tasas de retorno esperadas de las acciones, se alcanza un nuevo equilibrio, en el que los precios incorporan aquella información, reaccionando ante la misma de forma rápida y no sesgada. Normalmente se alude a los diferentes grados de eficiencia de un mercado, más que a su consideración como categoría absoluta, ya que un mercado eficiente es un mercado perfecto en el que han de cumplirse determinadas condiciones, tales como la inexistencia de costes de transacciones en la negociación de los valores o la difusión inmediata y completa, es decir, a todos los participantes en el mercado, de la información vertida al mismo. La hipótesis de eficiencia del mercado se relaciona con la investigación en contabilidad, puesto que ha sido ampliamente utilizada para dilucidar el efecto de la información financiera en los mercados de capitales. EFRAG (European Financial Reporting Advisory Group). Comité europeo consultivo sobre información financiera constituido en 2001 y formado por 11

88

expertos independientes (TEG) con derecho a voto además de representantes de los organismos reguladores francés, alemán y británico, sin derecho a voto. Asisten también como observadores representantes de la Comisión Europea, el IASB y el CESR. El papel del EFRAG es fundamentalmente: i) aconsejar a la Comisión Europea sobre la adopción de una nueva NIIF o revisión de NIC/NIIF o de sus interpretaciones (IFIC); ii) comentar los borradores de normas y de interpretaciones, así como los documentos de trabajo del IASB; iii) actuar como observador en diversos grupos de trabajo del IASB; iv) mantener reuniones periódicas con el IASB y con los organismos reguladores contables nacionales en Europa para intercambiar opiniones. ejercicio contable. Periodo en el que dividimos la actividad de la empresa con el fin de presentar la información económico-financiera de la misma a los usuarios que la demanden a través de las cuentas anuales. El ejercicio contable normalmente es de un año, que puede coincidir o no con el año natural. ejercicio económico. Periodo en el que se divide la actividad susceptible de valoración económica de todo tipo de empresas. Generalmente se refiere al año natural. elementos de los estados financieros. Los elementos relacionados con la situación financiera mostrada en el balance son los activos, los pasivos y el patrimonio neto. Los elementos relacionados con el resultado alcanzado en

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión un periodo son los ingresos y los gastos. Para reconocer tales elementos en los estados financieros correspondientes, es necesario no sólo que cumplan la definición prevista para los mismos en el marco conceptual, sino también que su importe pueda ser medido con fiabilidad.

ción, o cualquiera de las sociedades de los grupos de coordinación. empresa en funcionamiento. Véase: hipótesis de empresa en funcionamiento.

embalajes. Véase: existencias.

empréstitos. Títulos emitidos por una empresa o entidad con los que el emisor asume la obligación de devolución del principal así como de su retribución, la cual vendrá dada bajo forma de intereses que a pagar de forma periódica (cupones) o mediante primas de emisión o reembolso. Existen diversos tipos: cupón (o renta) fija o variable; convertible, cuando obligatoria u optativamente (por el tenedor, e incluso el emisor) puede ser intercambiado por acciones de la entidad emisora; cupón cero, aquél que no paga intereses, recibiendo una cantidad única el tenedor a su amortización que incluirá la retribución del bono; deuda perpetua, es decir, los que sólo pagarán intereses y nunca se producirá la amortización del bono; con strips, aquellos cuyos pagos de amortización o de intereses pueden segregarse y negociar por separado; desastre, en los que el pago por amortización y/o intereses será nulo o reducido de forma importante en caso de acontecer un determinado fenómeno (terremoto, inundación,...); basura, cuando a cambio de un alto riesgo (con baja calificación crediticia), el título ofrece un rendimiento elevado.

empresa del grupo. Empresa dominante o dependiente de un grupo de subordina-

endeudamiento. Generación de pasivos, que es uno de los elementos que

elementos y conjuntos incorporables. Véase: existencias. eliminación de operaciones intragrupo. Fase del proceso de elaboración de cuentas anuales consolidadas donde se eliminan tanto las partidas recíprocas (créditos y débitos e ingresos y gastos) como los resultados no realizados, ambos procedentes de transacciones llevadas a cabo entre sociedades pertenecientes al mismo perímetro de consolidación. eliminación inversión-patrimonio neto. Eliminación realizada en el proceso de elaboración de cuentas anuales consolidadas, que consiste en compensar el valor contable representativo de la participación, directa o indirecta, de la sociedad dominante en el capital de la sociedad participada (dependiente o multigrupo) con la parte proporcional del patrimonio neto de la mencionada sociedad que represente dicha participación. Esta comparación origina la llamada “diferencia de consolidación”.

89

forman parte de las cuentas anuales. Los pasivos son obligaciones actuales surgidas como consecuencia de sucesos pasados, para darlos de baja la empresa se tendrá que desprender de recursos que puedan producir beneficios en un futuro. endeudamiento por operación de tesorería. En contabilidad pública, suscripción de un contrato de préstamo materializado en un pasivo financiero cuyo plazo de vencimiento no supera los límites del año natural. enfoque de medida. Véase: base de reconocimiento. entes de derecho público. Organismos públicos con una tipología muy variada, creados por las administraciones públicas territoriales (Estado, Comunidades Autónomas y/o Administración Local) que desarrollan actividades de la competencia de la administración pública que los crea, en calidad de organizaciones instrumentales diferenciadas y dependientes de ésta, que ejerce la tutela y control sobre aquéllos. Se rigen en su totalidad o sólo en parte por el derecho administrativo. entidad contable (reporting entity). Sujeto contable o entidad informante. Entidad a la que se refieren los estados financieros. La entidad contable puede ser una sociedad (estados financieros individuales o separados) o un grupo (estados financieros consolidados). entidad contable pública. Todo ente que, perteneciendo al sector público,

90

tenga personalidad jurídica propia, presupuesto de gastos e ingresos diferenciado y deba formar y rendir cuentas en régimen de contabilidad pública. entidades controladas conjuntamente. Aquellas entidades que, conforme a un acuerdo contractual, están controladas conjuntamente por dos o más entidades. En el caso de tratarse de sociedades este término coincide conceptualmente con el de “coparticipada”. entidades de la seguridad social. Aquellas instituciones que dependen orgánica y funcionalmente del sistema nacional de seguridad social. Asimismo, tienen la consideración de entidades gestoras de la seguridad social los centros sanitarios que en virtud de concierto, convenio o acuerdo prestan servicios sanitarios a los beneficiarios de la seguridad social. entidades públicas empresariales. Organismos públicos a los que se encomienda la realización de actividades prestacionales, la gestión de servicios o la producción de bienes de interés público susceptibles de contraprestación. envases, recipientes o vasijas. Véase: existencias. EPS (Earnings Per Share). Véase: beneficio por acción. equilibrio financiero. Situación patrimonial en la que se prevé que, durante

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión un período de tiempo futuro, las corrientes de cobros y de pagos se comportarán de tal forma que la tesorería mostrará siempre un saldo positivo. Es decir, habrá equilibrio financiero si se prevé contar con la tesorería necesaria para hacer frente a los compromisos en el momento en que venzan. Si el período de previsión sobre el que se opina se limita al corto plazo (normalmente un año a partir de la fecha de cierre de los últimos estados contables) se estará evaluando la liquidez; si se extiende al largo plazo (desde la fecha de cierre hasta más de un año después), la solvencia. equilibrio patrimonial. Estructura patrimonial que define la relación entre los valores totales de activo y pasivo. De esta forma, usualmente se distingue entre: i) posición de equilibrio máximo, cuando no existe pasivo; ii) normal, cuando el valor del activo es superior al pasivo; iii) equívoca, cuando el valor del activo es igual al del pasivo o; iv) inestable, cuando el valor del pasivo es mayor al del activo. Las posiciones de equilibrio patrimonial se emplean tradicionalmente para introducir gráficamente los conceptos básicos de solvencia y el análisis fondo de la solvencia. ERP (Enterprise Resources Planning). Aplicación informática estándar y relativamente adaptable que incluye soluciones integradas de negocio para los principales procesos de la empresa, así como para sus funciones administrativas. Automatizan las actividades organizativas y la gestión de la cadena de suministros, mediante la utilización de

91

una base de datos única y la incorporación de las mejores prácticas de gestión, de forma que puedan facilitar una rápida toma de decisiones, la reducción de los costes y un mayor control. error contable. Omisiones o inexactitudes detectadas durante el ejercicio que fueron cometidas en la elaboración de estados financieros de ejercicios anteriores; puede tratarse de errores en el cálculo, en la aplicación de los principios contables, en la interpretación de los hechos económicos, etc. Para subsanarlos, se calculará su efecto desde el ejercicio del que se tenga información y las diferencias se imputarán al patrimonio neto, modificándose asimismo las cifras afectadas en la información comparativa de los ejercicios a los que afecte el error. La información correspondiente a la subsanación debe recogerse en la memoria. error de auditoría. Posibilidad de que puedan producirse errores en los procedimientos diseñados por el auditor de cuentas para soportar su opinión técnica. Se entiende por error de auditoría tolerable a aquel error máximo en la población que el auditor está dispuesto a aceptar, de forma que pueda concluir que los resultados de la muestra satisfacen el objetivo de la auditoría. Véase: muestreo de auditoría, riesgo de auditoría, riesgo de control, riesgo de detección, riesgo de muestreo, riesgo inherente. estado conciliatorio. En contabilidad pública, estado dirigido a conciliar o

justificar las discrepancias entre los saldos de fondos depositados en cuentas bancarias respecto a los saldos contables. Constituye un procedimiento de control interno de la tesorería. estado de cambios en el patrimonio neto consolidado. Estado contable que forma parte de las cuentas anuales consolidadas y que informa de los cambios habidos en el patrimonio neto de un grupo de sociedades en el ejercicio. Véase: estado de cambios en el patrimonio neto. estado de cambios en el patrimonio neto. Estado que forma parte de las cuentas anuales que refleja las variaciones de patrimonio neto habidas en el ejercicio. En el PGC de 2007 tiene dos partes: A) Estado de ingresos y gastos reconocidos, recoge los cambios en el patrimonio neto derivados de: 1) El resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias. 2) Los ingresos y gastos que deben imputarse directamente al patrimonio neto de la empresa, tales como los relacionados con la aplicación del valor razonable a determinados instrumentos financieros calificados de disponibles para la venta, las subvenciones obtenidas de terceros no propietarios, etc., así como el efecto impositivo. 3) Las transferencias realizadas a la cuenta de pérdidas y ganancias, entre otros, de las plusvalías y minusvalías de los instrumentos financieros citados cuando los mismos se hayan vendido en el mercado, la traslación periódica de la parte de las subvenciones considerada ingreso del

92

ejercicio, etc., así como la reversión de los efectos fiscales asociados a estas transferencias. B) Estado total de cambios en el patrimonio neto, informa de todos los cambios habidos en el patrimonio neto, éstos son consecuencia de: 1) El saldo total de los ingresos y gastos reconocidos en la primera parte. 2) Las variaciones originadas en el patrimonio neto por operaciones con los socios o propietarios de la empresa, tales como la distribución de dividendos o la ampliación o reducción del capital. 3) Las restantes variaciones que se produzcan en el patrimonio neto, generalmente por reclasificaciones de partidas. 4) Los ajustes al patrimonio neto, debidos a cambios en criterios contables y correcciones de errores realizados en el ejercicio actual pero que afectan a datos correspondientes a ejercicios anteriores. estado de flujos de efectivo. Estado contable que forma parte de las cuentas anuales y que informa sobre el origen y la utilización de los activos monetarios y otros activos líquidos equivalentes, clasificando los movimientos por actividades de explotación, inversión y financiación. Los activos monetarios (o efectivo) son la tesorería depositada en caja y los depósitos bancarios a la vista, y los activos líquidos equivalentes son instrumentos financieros convertibles en efectivo que en el momento de su adquisición, su vencimiento no sea superior a tres meses, siempre que no exista riesgo significativo de cambios de valor y formen parte de la política de gestión normal de la tesorería. Se puede

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión calcular por el método directo relacionando los conceptos por los que se han producido entradas y salidas de efectivo (cobros y pagos) o por el método indirecto. Este último sólo es factible para el caso de los flujos procedentes de las operaciones ordinarias o de explotación, y se calcula ajustando el resultado obtenido por el principio de devengo. Los flujos de efectivo son ocasionados por: A) Actividades de explotación o actividades que constituyen la principal fuente de ingresos de la empresa. Los flujos de efectivo procedentes de las actividades de explotación se obtienen al considerar: a) El resultado del ejercicio antes de impuestos. b) Los ajustes a dicho resultado para eliminar: 1. Las correcciones valorativas (amortizaciones y deterioros), las variaciones en las provisiones, los efectos de la aplicación del valor razonable y la imputación de subvenciones, porque son ingresos y gastos que no afectan a la tesorería. 2. Los resultados por enajenación del inmovilizado (que deben clasificarse como actividad de inversión) y los resultados por enajenación de instrumentos financieros (que deben clasificarse como actividad de financiación). 3. Los ingresos y gastos financieros que sean remuneración de activos y pasivos financieros. c) Los cambios en el capital corriente, son las variaciones en los activos corrientes relacionadas con los ingresos de la explotación (básicamente, las cuentas a cobrar) y las variaciones en los pasivos corrientes relacionadas con los gastos de explotación (básicamente, las cuentas a pagar). d) Los otros flujos de efectivo de las actividades de

93

la explotación, son los cobros por los dividendos percibidos y los cobros y pagos por intereses e impuesto sobre beneficios. B) Actividades de inversión, los flujos de efectivo están ocasionados por: a) Pagos por las inversiones relacionados con el inmovilizado intangible y material, inversiones inmobiliarias, inversiones financieras y otros activos. b) Cobros procedentes de la enajenación del inmovilizado intangible y material, inversiones inmobiliarias, inversiones financieras y otros activos. C) Actividades de financiación, los flujos de efectivos están ocasionados por: a) Cobros por emisión de instrumentos de patrimonio o por recursos obtenidos de entidades financieras. b) Pagos por amortización de instrumentos de patrimonio o por devolución de las deudas con entidades de crédito. Se considerarán de forma separada los pagos por dividendos. D) El efecto de las variaciones de los tipos de cambio sobre las partidas consideradas como efectivo o equivalente a efectivo. El estado de flujo de efectivo presenta también, de forma separada, el importe del efectivo y equivalentes al comienzo y al final del ejercicio. estado de flujos de efectivo consolidado. Estado contable que forma parte de las cuentas anuales consolidadas y que informa sobre la capacidad que posee un grupo de sociedades para generar y absorber tesorería en un periodo determinado de tiempo. Normalmente se diferencian los flujos procedentes de

operaciones de explotación, de inversión y de financiación. Véase: estado de flujos de efectivo. estado de la deuda. En contabilidad pública, estado contable que presenta la información relativa a los pasivos financieros a largo y corto plazo que la ICAL 2004 ha incorporado en la información a suministrar en la memoria. Tal información deberá ser presentada en tres estados, esto es, el “Estado de la deuda. Capitales”, “Estado de la deuda. Intereses explícitos” y “Estado de la deuda. Intereses implícitos”. A su vez cada uno de ellos se estructurará en dos subestados reflejando los conceptos correspondientes en moneda nacional y en moneda distinta del euro. La información del “Estado de la deuda. Capitales” se fundamenta en la presentación, por agrupaciones, de los siguientes tipos de deuda: empréstitos y otras emisiones análogas; empréstitos y otras emisiones análogas por operaciones de tesorería; deudas con entidades de crédito; deudas con entidades de crédito por operaciones de tesorería; deudas con entidades públicas; y otras deudas. En los “Estado de la deuda. Intereses explícitos” y “Estado de la deuda. Intereses implícitos”, se presentarán, por agrupaciones, los correspondientes conceptos en relación a los tipos de deuda anteriores. estado de origen y aplicación de fondos. Estado contable destinado a describir las principales fuentes de obtención y destino de los recursos de una entidad. Los fondos son los materiali-

94

zados en el capital circulante (también denominado fondo de maniobra o de rotación). Generalmente el origen tiene tres fuentes diferentes. La primera, los recursos producidos por las operaciones (resultado de añadir al beneficio las amortizaciones y otros gastos no monetarios); la segunda, la captación de capital préstamo (endeudamiento) o riesgo (fondos propios) y, la tercera, los fondos procedentes de la enajenación de inmovilizado. Las aplicaciones de fondos básicas son: a pagar dividendos e impuestos, a inversiones y a amortización de pasivo. Cuando los orígenes son superiores (inferiores) a las aplicaciones, la diferencia aumenta (disminuye) el capital circulante. En la actualidad, para las normas internacionales y españolas, el concepto preponderante de fondo es el efectivo o tesorería. Véase: estado de flujos de efectivo. estado de resultados. Véase: cuenta de pérdidas y ganancias. estado de valor añadido. Estado financiero que muestra el valor económico generado por una unidad productiva —calculado por diferencia entre el valor de salida de los bienes o servicios prestados por la empresa y el valor de adquisición de los mismos—, y simultáneamente describe cómo se distribuye esa riqueza entre aquellos que han contribuido a su creación (trabajadores, Estado, propietarios, prestamistas o la propia empresa). estados financieros consolidados. Véase: cuentas anuales consolidadas.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión estados financieros intermedios. Conjunto de estados financieros referidos a un periodo intermedio, esto es, inferior al ejercicio anual (mensual, trimestral o semestral). Por medio de los estados intermedios la empresa diversifica la frecuencia de comunicación con los usuarios interesados, cubriendo el amplio periodo de tiempo que media entre dos conjuntos sucesivos de cuentas anuales. Si la información financiera intermedia se presenta en el momento oportuno y contiene datos fiables, mejora la capacidad de los usuarios de la información para evaluar la capacidad de la empresa para generar beneficios y flujos de efectivo.

estados financieros separados. Estados financieros de un inversor, ya sea éste una dominante, un inversor en una asociada o un partícipe en una entidad controlada conjuntamente, en los que las inversiones correspondientes se contabilizan a partir de las cantidades directamente invertidas y no en función de los resultados obtenidos y del patrimonio neto poseído en la entidad en la que se ha invertido.

estados financieros previsionales. Estados contables previstos que sintetizan el efecto de las actuaciones de la empresa previstas para un determinado período. Estos estados financieros previsionales son, básicamente, tres: el balance de situación previsional, la cuenta de resultados previsional y el estado de tesorería (o cash-flow) previsional.

estándar económico. Precio o coste unitario previsto de los recursos para un período de tiempo determinado. Dependiendo del tipo de factor de que se trate, el estándar económico podría ser determinado por los departamentos de: compras, en el caso de las materias primas y materias auxiliares, mediante estudios de mercado o consultando a los proveedores; personal, en el caso de la mano de obra, mediante el análisis de los contratos, convenios de trabajo y la política laboral de la empresa; y finanzas o contabilidad, cuando se trate del resto de los costes indirectos y de los costes de los productos semiterminados.

estados financieros segmentados. Estados financieros que contienen información referida a un segmento geográfico o un segmento de negocio significativo de la entidad que informa. Por medio de los estados segmentados la empresa diversifica y desmenuza la información agregada, cuando por su complejidad los estados financieros de la totalidad de la misma son difícilmente comprensibles por mezclar actividades económicas variadas y ámbitos geográficos de actuación diferente.

95

estándar. Previsión (de coste, de ingreso, de producción, de calidad,...) a alcanzar en condiciones eficientes o normales de explotación. Véase: coste estándar.

estándar técnico. Cantidad de factor relativa a materiales, mano de obra directa y costes indirectos que requiere una unidad de producto. En los casos en los que el causante del coste no tuviera una relación unitaria con el producto

(por ejemplo, considerando las actividades, cuando éstas son de lote o línea) el estándar técnico se determinaría en relación al conjunto de unidades que demandarán el factor. Para la estimación de este dato estándar se requiere un conocimiento técnico del proceso productivo, por lo que debería establecerlo personal de ingeniería o de fabricación, pudiendo elegirse un estándar: teórico, ideal o de máxima eficiencia; asequible, que, basado en datos históricos, podría ser normal (para un nivel normal de actividad o producción) o corriente (considerando que la actividad o producción del período considerado será afectada por la coyuntura específica del mismo); o de mejora continua, a fin de promover paulatinos progresos en la eficiencia de utilización del factor. estimación de costes. Cálculo aproximado o previsto de los costes futuros de un objeto de coste en función de su comportamiento pasado y el conocimiento más o menos exhaustivo de las variables que pueden afectar a dicho comportamiento. estimaciones contables. Aproximaciones que hay que realizar cuando no existe un método preciso de valoración para obtener el importe de un elemento. Se basan en la información disponible más reciente. Si se produjeran cambios en las estimaciones contables como consecuencia de la obtención de información adicional, mayor experiencia o porque se conozcan nuevos hechos, se aplicarán de forma prospectiva imputando

96

el efecto de los mismos como ingreso o gasto, o directamente al patrimonio neto, según la operación a partir del momento en que se realiza el cambio en la estimación, informando además de ello en la memoria. estructura económica. Activo. Inversiones realizadas por la empresa. estructura financiera. Recursos financieros empleados por la empresa. Incluye el pasivo y el patrimonio neto. ética contable. Comportamiento de los individuos que se integran dentro de la profesión contable basado en normas y valores que conduzcan a la objetividad a la hora de reflejar o interpretar la imagen fiel del patrimonio, la situación financiera y los resultados de la empresa. En muchos países existen códigos de conducta con el propósito de ofrecer pautas de comportamiento que permitan alcanzar dicho objetivo. Con este fin, la Federación Internacional de Contadores (IFAC) emite normas y guías éticas para fomentar aspectos como la credibilidad, el profesionalismo, la calidad de la información y la confianza en los profesionales contables. euribor. Índice de referencia de tipos de interés. Se calcula como la media simple de los tipos de interés diarios, aplicados para las operaciones cruzadas al plazo de un año en el mercado de depósitos interbancarios de la zona de la unión monetaria, entre las 64 entidades financieras con mayor nivel de negocio.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión euro stoxx. Conjunto de índices bursátiles elaborados por STOXX Limited. Los índices Dow Jones EURO STOXX presentan la evolución de las cotizaciones bursátiles en el conjunto de la eurozona para diferentes conjuntos de compañías. Eurostat (Statistical Office of the European Communities). Oficina europea de estadística. Organismo público de la Comisión Europea que elabora y publica las estadísticas oficiales correspondientes a los países de la Unión Europea. Entre otros, produce datos macroeconómicos que apoyan las decisiones del Banco Central Europeo en su política monetaria para el euro, y datos regionales que orientan las políticas estructurales de la Unión Europea. Además promueve la armonización de los métodos estadísticos de los estados miembros. evidencia de auditoría. Información obtenida por el auditor al objeto de sustentar las conclusiones en las que se basa la opinión de auditoría sobre los registros realizados por la dirección del cliente en los estados financieros. Incluye los documentos soporte de las operaciones y de los registros contables de los que se derivan los estados financieros, así como la confirmación de información de otras fuentes (véase “papeles de trabajo de auditoría”). La evidencia de auditoría se obtiene de una mezcla apropiada de pruebas de control y de procedimientos sustantivos. Véanse: pruebas de cumplimiento y pruebas sustantivas.

97

excedente del ejercicio. El llamado resultado del ejercicio es el excedente empresarial que resulta de la diferencia entre los ingresos devengados en el ejercicio y los costes de los factores productivos, así como las pérdidas y deterioros de los elementos activos y cualquier otra incidencia que suceda en la empresa. Su cálculo está sujeto a incertidumbre, unas veces por estimaciones subjetivas, otras por deterioros transitorios de elementos patrimoniales del activo o por riesgos sobrevenidos y a todo ello deberá añadirse la proyección futura de la empresa y el entorno cambiante. Una vez se alcance el mantenimiento de la capacidad productiva de la empresa, el excedente empresarial se configura como la renta generada por el patrimonio aportado por los socios, aunque una parte de aquélla permanezca a disposición de la empresa y otra parte pase al patrimonio personal de sus legítimos propietarios por voluntad propia. exigible. Pasivo. Financiación ajena. Teniendo en cuenta el plazo de vencimiento se puede distinguir entre el exigible a largo plazo (obligaciones de vencimiento superior al año) y exigible a corto plazo (obligaciones con vencimiento inferior al año). existencias. Término amplio que recoge una serie de bienes tangibles y con la posibilidad de ser almacenables, poseídos por la empresa para su venta en el curso normal de la explotación o para su transformación o incorporación en el proceso productivo. Figuran en el activo

del balance y se recogen en el grupo 3 del PGC. De acuerdo con el PGC, las existencias se pueden ser: • comerciales. Bienes adquiridos por la empresa y destinados a la venta sin transformación. • elementos y conjuntos incorporables. Elementos que se incorporan al proceso productivo para la obtención del producto final, fabricados normalmente fuera de la empresa y adquiridos por ésta para ser incorporados a su producción sin ser sometidos a transformación. • embalajes. Cubiertas y envolturas, generalmente irrecuperables, destinadas a resguardar productos o mercancías que han de transportarse. • envases, recipientes o vasijas. Elementos normalmente destinados a la venta juntamente con el producto que se contiene. • materiales para consumo y reposición. Elementos destinados a la estructura de la empresa, es decir, a mantener la capacidad estructural de la misma. Tienen fines de reparación o de prevención del equipo. Pueden ser los materiales energéticos, repuestos y combustibles. • materiales recuperados. Elementos que, por tener un valor intrínseco, entran nuevamente en almacén después de haber sido utilizados previamente. • materias auxiliares. Elementos que no forman parte del producto final, pero que su consumo se relaciona directamente con el volumen de producción. • materias primas. Elementos que se incorporan al proceso productivo para la obtención del

98

producto final de la empresa, es decir, son aquellos elementos que mediante elaboración o transformación se destinan a formar parte de los productos fabricados. • productos acabados. Bienes que se obtienen como producto final del proceso productivo, por lo tanto, son fabricados por la propia empresa y están destinados al consumo final o a la utilización por otras empresas. • productos en curso. Materiales que una vez que han salido del almacén, se incorporan al ciclo de producción, incrementando su valor. Se encuentran en fase de formación o transformación en un centro de actividad, una vez terminado el ejercicio. • productos semiterminados. Bienes fabricados por la empresa y no destinados, normalmente, a la venta hasta que no hayan sido sometidos a procesos de elaboración, incorporación o transformación posterior. Pueden ser considerados como los productos finales de los procesos productivos intermedios. • residuos. Elementos que surgen de manera circunstancial o materiales excedentes del proceso productivo y que pueden ser empleados en otros procesos, o en el mismo proceso con diferente cometido, o incluso, puede venderse. • subproductos. Producto obtenido de manera accesoria en un proceso conjunto de fabricación y cuyo valor de realización es bastante inferior en comparación con los coproductos —o productos principales— que se obtienen en el mismo proceso.

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión existencias comerciales. Véase: existencias. externalización de servicios públicos. Gestión de determinados servicios públicos que implica que, aunque el ser-

99

vicio o prestación se provea a los ciudadanos por una empresa contratada por la administración pública, éste continúa siendo público y la responsabilidad de planificación, control y evaluación también lo es.

F FASAB (Federal Accounting Standards Advisory Board). Comité Consultivo Federal de Normas de Contabilidad. Órgano sobre el que recae la competencia en cuanto a la normalización contable a nivel de la administración federal en Estados Unidos. Su misión es promulgar las normas de contabilidad a nivel federal después de examinar las necesidades informativas de los distintos usuarios respecto a la información financiera y presupuestaria. FASB (Financial Accounting Standards Board). Comité de Normas de Contabilidad Financiera. Organismo estadounidense de regulación contable. Desde 1973, el FASB ha sido la organización privada designada para estable-

cer las normas de contabilidad e información financiera en Estados Unidos. Las normas son reconocidas oficialmente por la comisión de bolsa y valores norteamericana (SEC) y por el Instituto Americano de Auditores (AICPA). La misión del FASB es la de fijar y mejorar las normas contables para orientar y formar a los usuarios de la información financiera, que incluye entre otros a los elaboradores de la misma, y a los expertos contables. El FASB trabaja para: i) mejorar la utilidad de la información financiera, centrándose en la relevancia y fiabilidad, así como en su comparabilidad y consistencia; ii) adaptar las normas para que sean capaces de reflejar los cambios en los negocios, y en el entorno económico; iii) tomar rápida-

100

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión mente en consideración las deficiencias de la información financiera suministrada, y que puedan corregirse mediante la normalización; iv) promover la convergencia internacional de las normas contables, al tiempo que se mejora la calidad de los datos contables; y v) mejorar la comprensión de la naturaleza y el propósito de la información contenida en los estados financieros. fecha de cierre de los estados financieros. Extremo final del período temporal al que se refieran los estados financieros. Los estados financieros dirigidos a cubrir las necesidades de información de una amplia gama de usuarios se han de preparar y presentar al menos anualmente, siendo la fecha de cierre el último día del período. Si el período anual cubierto coincidiera con el año civil, la fecha de cierre sería el 31 de diciembre de cada año. En el caso de que la empresa presente estados financieros intermedios, semestrales o trimestrales, la fecha de cierre de tales estados es el último día del período considerado. FEE (Fédération des Experts Comptables Européens/The Federation of European Accountants). Federación de Expertos Contables Europeos. Es la organización representativa de la profesión contable en Europa. Los miembros de la FEE son 43 institutos contables profesionales pertenecientes a 32 países, y están presentes en los 27 actuales estados miembros de la Unión Europea, representando a más de 500.000 profesionales del viejo continente. La FEE comenzó su actividad el 1 de enero de

1987, haciéndose cargo de las actividades que previamente habían ejercido por separado la Unión Europa de Expertos Contables, Económicos y Financieros (UEC) y el Grupo de Estudios de Expertos Contables de la CEE. Entre sus objetivos destacan: i) Promover y desarrollar los intereses de los expertos contables europeos de la forma más amplia posible, reconociendo la función pública de la profesión. ii) Trabajar en pro de la armonización y liberalización de la práctica contable, la regulación de la auditoría, la información financiera y la técnica contable en Europa. iii) Promover la cooperación entre organismos contables europeos en asuntos de interés común tanto para el sector público como para el privado. fiabilidad. Cualidad de la información contable según la cual dicha información debe estar libre de errores y sesgos, presentando los hechos según su fondo económico, de modo que los usuarios puedan confiar en que dicha información es la imagen fiel de la entidad que representa. Para el PGC de 2007, constituye uno de los requisitos de la información contable, junto con la relevancia. FIFO (First In-First Out). Primera Entrada-Primera Salida. Criterio secuencial para valorar las salidas de existencias de un almacén, según el cual se asigna a las salidas el mismo orden cronológico del registro de entrada, es decir, se considera, como indica la traducción de su nombre, que la primera existencia que entró es la primera existencia que sale, es decir, que las existencias van

101

saliendo del almacén de acuerdo con su orden de llegada. Este criterio se utiliza cuando los valores de las existencias que entran en un almacén son diferentes y no resulta fácil identificar cuáles son las unidades de producto que salen hacia una nueva fase de producción o, definitivamente, es vendido. La aplicación de este criterio supone que las existencias inventariadas coinciden con las últimas entradas. Aplicando este criterio, los inventarios quedan valorados a los costes de entrada más semejantes a los valores de mercado. En entornos inflacionistas valora a un mayor coste las existencias al considerar que quedan en almacén las últimas que son las más caras. Por ello, su utilización hace que se incremente más el resultado de la empresa que otros métodos. Véanse: LIFO y PMP. filial. Véase: dependiente. financiación espontánea. Véase: financiación recurrente. financiación no recurrente. En general, aquella distinta a la financiación espontánea. La financiación bancaria, aunque suele renovarse a su vencimiento, no debe considerarse recurrente, por lo que sólo debería utilizarse para financiar activos permanentes de forma transitoria (en tanto se encuentra otra financiación más apropiada). Por el contrario, es adecuada para financiar activos extrafuncionales o incrementos periódicos de existencias. La financiación no recurrente se emplea

en el cálculo de diversos indicadores de cobertura. Al menos en estos casos, las deudas por efectos descontados no deberían figurar dentro de ella, por no constituir normalmente un compromiso financiero para la empresa. financiación recurrente. Pasivo que surge del aplazamiento del pago de las adquisiciones de los factores productivos utilizados en el ciclo de operaciones. Aparece automáticamente (espontáneamente) al desarrollar la actividad. Así, por ejemplo, los contratos de suministro de electricidad, agua, gas o teléfono prevén que los pagos se produzcan con una periodicidad bimensual, por lo que la empresa receptora del servicio obtiene automáticamente una financiación recurrente. De igual manera, los proveedores suministran bienes y servicios que generalmente no cobran al contado (la práctica habitual es entregar primero un albarán, posteriormente emitir la factura y, finalmente, proceder al cobro). fincabilidad. Caudal inmueble, es decir, valor de los bienes raíces. La fincabilidad es un método tradicional de evaluar la solvencia. Este análisis califica a una persona como solvente cuando su caudal inmueble excede en valor al pasivo reconocido. firma de auditoría. Entidad o sociedad que presta servicios de auditoría. Esta entidad o sociedad puede estar formada por un conjunto de socios o simplemente por un actuante individual. Véase: auditor de cuentas.

102

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión flexibilidad financiera. Capacidad para aumentar los flujos de caja futuros para cubrir cualquier necesidad imprevista o para aprovechar cualquier oportunidad imprevista. Implica la capacidad de pedir prestados recursos financieros adicionales, elevar la cifra de capital social, vender o redistribuir activos y ajustar el nivel y la dirección de las operaciones dependiendo de las circunstancias. Este concepto es de utilidad en la evaluación de la solvencia. flujo de caja libre. Desde la perspectiva financiera, es el saldo de que la empresa dispone para remunerar a los accionistas y cubrir las deudas y sus intereses. En general, es el beneficio más las amortizaciones menos las inversiones y más o menos el aumento o disminución del fondo de rotación. flujos de caja. Véase: flujos de efectivo. flujos de efectivo. Corrientes de entrada y salida de dinero o efectivo en la empresa. Dichos flujos, junto con los de equivalentes de efectivo, son recogidos por el estado de flujos de efectivo y clasificados según su procedencia. fondo de comercio (goodwill). Inmovilizado intangible de vida indefinida que se genera cuando el precio que se paga al adquirir una empresa es superior al valor razonable de los activos y pasivos adquiridos. Este valor corresponde a los beneficios económicos futuros procedentes de activos que no han podido ser identificados individualmente y recono-

cidos por separado, por lo que se denomina “diferencia no asignable” Este activo no se deprecia sistemáticamente pero sí está sujeto al test de deterioro. De producirse este último no es reversible. En el caso de que la diferencia no asignable fuera negativa el fondo de comercio negativo (“badwill”) se considera ingreso del ejercicio en que surge. fondo de comercio de consolidación. Diferencia positiva entre el valor contable de la participación en una sociedad dependiente, asociada o multigrupo, y el importe neto atribuible a la participación del valor razonable de los activos adquiridos y los pasivos asumidos en la fecha de adquisición del control, o bien, en el caso de que el control se haya alcanzado por etapas, en la fecha de cada una de las transacciones realizadas hasta la obtención del control. Véase: fondo de comercio. fondo de maniobra. Diferencia entre el activo corriente y el pasivo corriente. Es un indicador de cobertura. Dentro de la perspectiva fondo, se considera que este indicador aporta información sobre la liquidez de la empresa. Obviamente, incluso desde la perspectiva fondo, parece apresurado llegar a conclusiones sobre la liquidez utilizando únicamente el signo del fondo de maniobra del último ejercicio. Por ello, normalmente su valor se interpreta teniendo en cuenta la incertidumbre futura, por lo que se exige que el fondo de maniobra sea suficiente para superar incrementos inesperados de los compromisos y deterioros puntuales de los valores de los

103

activos corrientes (insolvencias, mermas,...) o del ciclo de operaciones (roturas de stocks, caída de ventas, aumento del plazo de cobro,...). Se utiliza como sinónimo de capital circulante o capital de trabajo (working capital). fondo de reversión. Reconstitución del valor económico de un activo revertible teniendo en cuenta las condiciones relativas a la reversión establecidas en la concesión. Ni en el PGC de 2007 ni en las normas internacionales es un pasivo que se deba contabilizar como provisión. A la fecha a la que se refiere el balance no es una obligación generada por un hecho ocurrido o pasado, puesto que la entrega de los activos no se ha producido. Tampoco se puede considerar una obligación actual o presente durante los años a los que se refiere el periodo concesional. La entrega de determinados activos al ente cedente a la fecha de expiración de la licencia sin que medie precio es una obligación fuera de balance y que por lo tanto debe figurar en una nota en la memoria. Evidentemente se debe tener en cuenta para amortizar dichos activos revertibles en el periodo menor de su vida útil o el tiempo que resta hasta su efectiva reversión.

fondos ajenos. Financiación procedente del exterior de la entidad. Se caracterizan por su exigibilidad, puesto que, los aportantes de estos fondos exigirán su reembolso en los plazos y condiciones estipuladas, lo cual supondrá que la entidad tenga que desprenderse de recursos para satisfacer tales compromisos. Incluye las obligaciones actuales a corto y a largo plazo.

fondo de rotación. Véase: fondo de maniobra.

fondos propios. Financiación procedente de los socios o propietarios de la entidad o generada por ella misma. Se caracterizan porque no son exigibles, esto es, no tienen un plazo de reembolso fijado. Incluye las aportaciones realizadas en términos netos, ya sea en el momento de la constitución de la entidad o en otros posteriores, por sus socios o propietarios, que no tengan la consideración de pasivos, así como los resultados acumulados en términos netos. Por sus características desempeñan, en la entidad, una función de cobertura de necesidades financieras a largo plazo. Siguiendo el PGC los fondos propios lo forman el capital (suscrito y desembolsado o con desembolso exigido), los distintos tipos de reservas, y otras aportaciones de socios u otros instrumentos de patrimonio. Sumados a los ajustes por cambios de valor y a las subvenciones, donaciones y legados constituyen el patrimonio neto.

fondo social. Representa el capital de las entidades sin forma mercantil como, por ejemplo, una caja de ahorros o cualquier otra que actúe sin ánimo de lucro.

fondos públicos. En contabilidad pública, puede tener dos acepciones: una se refiere a las cifras consignadas en el presupuesto de ingresos de las administraciones públicas; y la otra se

104

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión refiere a los recursos que los ciudadanos ponen, generalmente mediante impuestos, a disposición de las administraciones públicas. función interventora. Aquélla que tiene por objeto fiscalizar los actos de las entidades públicas y de sus organismos dependientes que den lugar al reconocimiento y liquidación de derechos y obligaciones o gastos de contenido económico, los ingresos y pagos que de aquéllos se deriven, y la recaudación, inversión y aplicación, en general, de los caudales públicos administrativos, con el fin de que la gestión se ajuste a las disposiciones normativas aplicables en cada caso. fundación pública. Organización dotada de personalidad jurídica privada que se caracteriza por perseguir, sin ánimo de lucro, fines de interés general de la competencia de la persona jurídico-pública que la crea, a favor de un colectivo genérico y que se rige en parte por normas de derecho privado. fusión. Método de combinación de negocios que consiste en la extinción, sin liquidación, de todas las entidades y la creación de una nueva sociedad que recibirá el patrimonio en bloque, haciéndose cargo de todos los derechos y obligaciones de aquéllas. Si la fusión

supone la extinción de todas las sociedades menos una que recibe el patrimonio de las demás y se hace cargo de los derechos y obligaciones, se trata de una fusión por absorción (véase “absorción”). El proceso de fusión es largo en el tiempo y costoso. Participan en el proceso los administradores de todas las sociedades afectadas, el registrador mercantil, expertos independientes nombrados por éste, los socios a través de las juntas generales y los acreedores que pueden oponerse con arreglo a la ley. Se trata de establecer valoraciones reales de los patrimonios que se aportan, la relación de canje de las acciones que deberán emitirse y todo ello en defensa de la nueva sociedad, los accionistas y los acreedores, además de todas las personas del entorno de las sociedades. futuros. Contrato estandarizado por el que las partes intervinientes en él adquieren la obligación y no el derecho, a comprar o vender el activo subyacente al precio acordado y en una fecha futura fijada en el momento de la contratación. A diferencia de las opciones, la ejecución del contrato es obligatoria y tienen que negociarse en mercados organizados. Permite a los inversores cubrir el riesgo de las alteraciones adversas de precios. Especulativamente, permite inversiones con un alto grado de apalancamiento financiero.

105

G GAAP (General Accepted Accounting Principles). Véase: principios de contabilidad generalmente aceptados. ganancia por acción. Véase: beneficio por acción. ganancias actuariales. Cambios de valor, que suponen una ganancia para la entidad, debidos a alteraciones en las hipótesis actuariales empleadas en la determinación del valor actual de las retribuciones de prestación definida post-empleo comprometidas. GAO (Government Accountability Office). Oficina de Rendición de Cuentas Gubernamental. Este organismo

fue creado en 1921 con el nombre de General Accounting Office, pero su denominación cambió en 2004; dependiente del congreso estadounidense, y presidido por el interventor general, su finalidad es fiscalizar el gasto de la administración federal. Es una organización independiente que trabaja para el congreso. A menudo llamado el “guardián del congreso”, investiga la forma en que el gobierno federal gasta dinero de los contribuyentes. GASB (Governmental Accounting Standards Board). Comité de Normas de Contabilidad Gubernamental. Organismo normalizador con la misión de establecer normas de contabilidad e información financiera en los estados

106

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión y las entidades locales. La creación del GASB supuso el desarrollo normalizador y la modernización de la contabilidad pública no sólo a nivel de los EE.UU. sino para la comunidad internacional. gastos. Decrementos en el patrimonio neto de la entidad durante el ejercicio, ya sea en forma de salidas o disminuciones de valor de los activos, o de reconocimiento o aumento del valor de los pasivos, siempre que no tengan su origen en distribuciones, monetarias o no, a los socios o propietarios, en su condición de tales. gastos con financiación afectada. Unidad de gasto presupuestario que, bien por su naturaleza o condiciones específicas, bien como consecuencia de convenios entre la entidad responsable de su ejecución y cualesquiera otras entidades, se financie, total o parcialmente, mediante recursos concretos que, en el caso de no realizarse el gasto presupuestario, no podrían percibirse o, si se hubieran percibido, habrían de destinarse a la financiación de otras unidades de gasto de similar naturaleza o, en su caso, ser objeto de reintegro a los agentes que los aportaron. gastos de ampliación de capital. Gastos incurridos en la emisión de nuevos instrumentos de patrimonio propio de carácter jurídico, legal y fiscal como honorarios de letrados, notarios y registradores, impresión de memorias, boletines y títulos; tributos; publicidad; comisiones y otros gastos de coloca-

ción. El tratamiento contable de estos gastos en el PGC de 2007 es el de disminuir directamente el patrimonio neto de la entidad. gastos de constitución de sociedades. Gastos de carácter jurídico-legal incurridos en relación con la operación de constitución de la sociedad y necesarios para su nacimiento como tal sociedad. Se imputarán directamente contra el patrimonio neto como menores reservas. gastos de explotación. Disminución de riqueza relacionada con la actividad no financiera de la empresa. En sentido estricto hace referencia a los gastos relacionados con las operaciones relacionadas con la actividad económica de la empresa. En sentido amplio incluye los gastos y pérdidas procedentes del inmovilizado material o intangible. gastos de personal. Remuneración correspondiente al personal de la empresa por los servicios prestados, cualquiera que sea la forma por la que se satisfacen como sueldos y salarios, indemnizaciones por despido, jubilaciones, etc.; cuotas de la Seguridad Social a cargo de la empresa; retribuciones diferidas aportadas a sistemas definidos; y otros gastos sociales. gastos de primer establecimiento. Gastos de naturaleza técnico-económica necesarios para que pueda comenzar regularmente la actividad empresarial inicial o tras una ampliación de la misma, tales como de captación, selección y adiestramiento del personal; emi-

107

sión de publicidad de productos y servicios que se lanzarán al mercado, etc. Se consideran gastos del ejercicio en que se incurren.

de recursos variables con respecto al generador y/o una mayor utilización de los recursos fijos que posibilitan la capacidad disponible para la actividad.

gastos de reducción de capital. Gastos incurridos en la disminución o amortización de instrumentos de patrimonio propio de carácter jurídico, legal y fiscal como honorarios de letrados, notarios y registradores, etc. Disminuyen directamente el patrimonio neto de la sociedad.

gestión basada en las actividades. Enfoque amplio e integrado que centra la atención de los directivos sobre las actividades que se llevan a cabo en la empresa, con el objetivo de obtener menores costes, mejorar el valor ofrecido al cliente y, consecuentemente, los beneficios. Se centra tanto en la mejora de calidad y funcionalidad de los productos, como en reducir costes. La gestión basada en las actividades incluye: análisis de las actividades, análisis de los inductores y una evaluación del rendimiento. Se sirve del sistema de costes basado en las actividades (ABC) como principal fuente de información. Véase: ABC/ABM.

gastos financieros. Gastos incurridos por la empresa en la obtención y utilización de recursos financieros que financien sus operaciones tales como intereses de financiación ajena. También se incluyen pérdidas por valoración de instrumentos financieros por su valor razonable y las diferencias negativas de cambio. generador de coste (cost-driver). También denominados generadores, causantes o inductores de costes, son factores que afectan al importe total del coste. Considerando un sistema de costes ABC, el conductor de costes de una actividad hace referencia, tanto a la medida del desempeño o ejecución de la actividad durante un período de tiempo, como a los factores que causan o inducen el coste en dicha actividad. Así, el conductor de costes representa la relación causa-efecto existente entre el coste, la actividad y el producto/ servicio, de tal modo que una mayor demanda de actividad por parte de un producto implicará un mayor consumo

gestión de costes. Uso de la información sobre costes a corto y largo plazo de las actividades, procesos, productos o servicios para planificar, controlar y tomar decisiones. Se concreta en una serie de acciones directivas que permiten realizar las actividades y procesos de la empresa para satisfacer a los clientes consumiendo menores recursos y, por tanto, controlando y eventualmente reduciendo los costes. gestión de costes por actividades. Uso de la información sobre el coste de los recursos consumidos en el desarrollo de las actividades, para identificar y eliminar los costes empleados en actividades que no añaden valor al cliente, determi-

108

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión nar la eficiencia y efectividad de todas las actividades y procesos principales, e identificar y evaluar nuevas actividades que puedan mejorar el rendimiento de la organización. gestión de costes por procesos. Aproximación para conseguir la eficiencia basada en la consideración de la empresa como una concatenación o secuencia de procesos. Se centra en el proceso para la reducción de costes en la empresa, entendiendo por proceso el conjunto de actividades destinadas a la consecución de un producto/servicio global único cuyo cliente puede ser interno o externo a la empresa, en el que se encuentran implicados diferentes unidades organizativas. Este enfoque para conseguir una optimización del uso de los recursos transversal respecto a la organización, rompe con la tradicional visión orgánica -lograr la eficiencia en cada unidad organizativa por separadoque pudiera tener como consecuencias actuaciones subóptimas de reducción de costes en determinadas unidades, que repercutieran negativamente sobre la eficiencia global. Este enfoque implica la identificación de los procesos, como flujo de recursos, y de la interacción de los mismos para analizar las posibles actuaciones que reduzcan el coste y su implicación global para la consecución de los objetivos organizativos. gestión de la calidad total. Filosofía de gestión centrada en la satisfacción del cliente que pretende eliminar los defectos, desperdicios y actividades que no añadan valor a los clientes (tanto en su

perspectiva externa como interna -un departamento es cliente del servicio de otros departamentos-), no sólo en fabricación, sino en todas las áreas de la organización. Aunque no existe consenso sobre una definición universal, sí existen una serie de características, elementos o prácticas comúnmente asumidas en esta filosofía de gestión que es conveniente resaltar: i) compromiso de todos los niveles organizativos en la implantación y desarrollo de un programa de gestión de la calidad total, puesto que la calidad no es sólo responsabilidad del departamento de calidad, sino de toda la organización, aunque la alta dirección debe liderar claramente el programa de cambio; ii) capacitación de los miembros de la organización a través de la formación y el aprendizaje para el desarrollo de una conciencia enfocada hacia el cliente; iii) enfoque sobre las áreas clave donde hay o puede haber problemas; iv) generación de datos objetivos para desarrollar la mejora sistemática de los procesos de trabajo y de los productos, como requisitos previos para la toma de acciones concretas. Esto implica la constante medición del rendimiento, empleando muy a menudo datos estadísticos; v) empleo de múltiples técnicas y herramientas apropiadas para conseguir los objetivos de la calidad total como, por ejemplo, los diagramas de causa y efecto, los diagramas de relaciones, la tormenta de ideas, el análisis de la fuerza de campo, el benchmarking, el análisis modal de fallos, la metodología de resolución de problemas, los costes de calidad, el despliegue de la función de calidad o el control

109

estadístico de procesos; vi) búsqueda de la implicación y del compromiso de los empleados hacia la mejora continua y la calidad, de tal modo que la resolución de los problemas o el desarrollo de mejoras se apoye fuertemente en la formación de equipos. Éstos pueden adoptar diversas formas y denominaciones como, por ejemplo, los círculos de calidad, los equipos de calidad o los grupos de mejora continua. Véase: costes de calidad. gestión de una unidad organizativa (empresa, centro, departamento). Proceso de guía y permanente adaptación de dicha unidad a través de un proceso lógico de acción, para la consecución de los objetivos de la misma en el máximo grado y con la máxima eficiencia. gestión del resultado. Véase: manipulación del resultado. gestión del riesgo. Proceso que trata de crear, proteger y aumentar el valor para los grupos de interés (stakeholders), gestionando las incertidumbres que podrían influir negativa o positivamente sobre el logro de los objetivos de la organización. Los eventos que afectan a la ejecución de las estrategias y al logro de los objetivos de las empresas pueden tener un impacto negativo (riesgos), un impacto positivo (oportunidades), o una mezcla de ambos. La gestión del riesgo empresarial es un proceso desarrollado por todos los miembros de la organización y diseñado para identificar sucesos potenciales que, si ocurren, afectarán a la organización y a su tendencia a asumir

riesgos. Con ello se trata de proporcionar una seguridad razonable a los gestores y al equipo directivo y, por tanto, se considera una competencia central para las organizaciones actuales. gestión por excepción. Práctica de gestión consistente en centrar el esfuerzo directivo en aquellas áreas que necesitan más atención y dedicarse en menor medida a las áreas que operan de manera esperada. En el control de gestión, esta forma de gestionar se traduce en investigar las desviaciones significativas respecto a lo presupuestado, entendiendo por variación significativa aquella que supere un determinado valor (absoluto o relativo) o que afecte a un determinado factor considerado clave para la consecución de los objetivos. El grado de significación depende de la precisión y holgura con que se han fijado los estándares y las posibilidades de control. gestión por objetivos. Técnica directiva que se centra en la discusión y fijación de los objetivos para todo el personal de la empresa de una manera piramidal descendente a lo largo del entramado jerárquico. A través de esta técnica, cada directivo estudia y formula conjuntamente con cada subordinado inmediato un conjunto de objetivos y la forma más adecuada de conseguirlos. gobierno corporativo. Gobierno de las empresas o entidades. La dirección ejecutiva (gestión) de las empresas se confía generalmente a especialistas que en la mayoría de los casos son diferentes de sus propietarios. Existen

110

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión además otros grupos (partícipes) que se encuentran afectados por las decisiones de gestión y que tampoco se encuentran involucrados directamente en la misma (acreedores, trabajadores, sociedad,...). El gobierno corporativo tiene como objetivo que los directivos desempeñen sus funciones adecuadamente, teniendo en cuenta los intereses de los diferentes partícipes (aunque tradicionalmente se ha centrado en la protección de los intereses de los propietarios no gestores y de los acreedores), creando valor para todos y utilizando eficientemente los recursos de la organización. El concepto de gobierno corporativo engloba pues el conjunto de principios y normas que regulan el diseño, integración, funcionamiento y control de los órganos de gobierno de la empresa, especificando la distribución de derechos y responsabilidades entre los diferentes participantes, al tiempo que define las reglas y procedimientos para la toma de decisiones. GRI (Global Reporting Initiative). La Iniciativa por una Información Global (GRI) es un organismo que nace en el período 1997-98, a partir de la iniciativa norteamericana de la CERES, convirtiéndose en independiente en 2001. Es una red constituida por miembros de los diferentes grupos de interés (“stakeholders”), con miles de expertos en diferentes campos del conocimiento y repartidos por decenas de países de todo el mundo, que participan en los grupos de trabajo y en la estructura de gobierno de la institución, que proponen guías para elaborar informes de sostenibilidad, que estudian y analizan los infor-

mes elaborados por empresas y entidades en base a la propuesta de la GRI, y que contribuyen al desarrollo del marco conceptual. La estructura funcional de la GRI cuenta con: comité de directores; consejo de grupos de interés; comité de asesoramiento técnico; organizaciones interesadas; y un secretariado, ubicado en Ámsterdam. Se han publicado diferentes guías para la elaboración de los informes o memorias de sostenibilidad en los años 2000 (G1), 2002 (G2) y 2006 (G3), que se ven complementadas con los suplementos sectoriales (indicadores para sectores industriales) y protocolos (orientaciones para informaciones específicas), así como anexos nacionales (informaciones de ámbito local). Véase: memorias de sostenibilidad. grupo de coordinación. Grupo de sociedades en el que no se dan relación de dominio/dependencia, alcanzándose la unidad de decisión cuando por cualquier medio varias sociedades estén controladas por una o varias personas físicas o jurídicas que actúen conjuntamente, o se hallen bajo dirección única por acuerdos o cláusulas estatutarias. grupo de empresas. Conjunto de empresas diferenciadas jurídicamente que constituyen una realidad económica distinta de las partes que lo forman, con un único centro de decisión estratégico. Esta definición, al contrario que aquéllas que recogen el requisito adicional de dependencia de una sociedad hacia otra, incluye toda situación de hecho, cualquiera que sea la forma en que se

111

produzca, en la que dos o más empresas se reúnen bajo una dirección única, en situación de dependencia o de coordinación. grupo de subordinación. Grupo de sociedades en el que existe una sociedad, dominante, que ejerce la dirección y el control de una o varias sociedades, dependientes, que están dominadas por aquélla. grupo horizontal. Este término tiene dos acepciones; en ocasiones se identifica con el concepto “grupo de coordinación”, pero desde el punto de vista de la economía de la empresa con este término se hace referencia a aquellos grupos en los que las empresas relacionadas se ubican en el mismo estadio de la producción. Véase: grupo de coordinación. grupo multinacional. Grupo de sociedades que opera en un ámbito internacional y comprende sociedades y otras entidades, establecidas en diferentes países y tan vinculadas que una o más de éstas pueden ser capaces de ejercitar una influencia significativa sobre las

actividades de las otras y, en particular, compartir conocimientos y recursos con las otras. El grado de autonomía de cada entidad con respecto a las demás puede variar de una sociedad multinacional a otra, dependiendo de la naturaleza de los vínculos existentes entre ellas y el sector de actividad implicado. grupo vertical. Este término tiene dos acepciones; en ocasiones se identifica con el concepto “grupo de subordinación”, pero desde el punto de vista de la economía de la empresa con este término se hace referencia a aquellos grupos en los que las sociedades relacionadas ocupan estadios de la producción que se complementan entre sí. Véase: grupo de subordinación. grupos de interés (stakeholders). Personas físicas o jurídicas, grupos, instituciones y comunidades que tienen interés en la existencia y desarrollo de la empresa, y que pueden afectar o verse afectados por las decisiones, logros, políticas o prácticas empresariales. Véase: responsabilidad social corporativa.

112

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

H hecho contable. Acontecimiento de carácter económico que es susceptible de ser captado y representado por la contabilidad. Tradicionalmente, se consideran hechos contables sólo los que afectan cuantitativa o cualitativamente al patrimonio empresarial. Desde un punto de vista jurídico, se clasifican en modificativos y permutativos según la forma en que afectan al patrimonio neto de la unidad económica. Desde un punto de vista económico también se pueden clasificar en modificativos y permutativos (llamados también hechos expansivos-reductivos y hechos neutros), si el hecho contable en cuestión modifica o no la cuantía total del activo (y de la estructura financiera) empresarial. En la actualidad, con la amplia-

ción de los contenidos de la memoria, la información contable ha ampliado el campo de la información que suministra y, por tanto, el hecho contable va más allá de los sucesos que afectan directamente al patrimonio de la empresa. hechos posteriores. Acontecimientos que afectan al patrimonio de un ejercicio, pero que se producen o se conocen después de la fecha de cierre del ejercicio. Pueden identificarse dos tipos de hechos posteriores: a) aquellos que proporcionan evidencia adicional o ponen de manifiesto condiciones que ya existían a la fecha de cierre de las cuentas anuales; y b) los que evidencian nuevas condiciones que no existían a la fecha de cierre del ejercicio. En el

113

primer caso deberá tenerse en cuenta el hecho posterior en la formulación de las cuentas anuales bien a través de un ajuste, de información en la memoria o de ambos. En el segundo supuesto, y siempre que sean de importancia significativa, deberá informarse al respecto en la memoria. En auditoría, el término incluye tanto hechos ocurridos entre el cierre de las cuentas anuales y la fecha del informe de auditoría, como hechos que llegan al conocimiento del auditor con posterioridad a la fecha del informe de auditoría y hayan ocurrido antes o después de la entrega del informe de auditoría. En España, el tratamiento de los hechos posteriores al cierre del ejercicio se ha regulado en el PGC de 2007 y en las NIIF. hechos relevantes. Información cuyo conocimiento puede afectar razonablemente a un inversor para adquirir o transmitir valores o instrumentos financieros y por tanto pueda influir de forma sensible en su cotización en un mercado secundario. En general las distintas jurisdicciones obligan a los emisores de valores a hacer pública y difundir al mercado, en un breve espacio de tiempo, toda información que constituya un hecho relevante. Son ejemplos de hechos relevantes aquellas informaciones sobre datos fundamentales relativos a la eficiencia económica del emisor, a importantes movimientos futuros de flujos de caja, o a la estructura jurídica del emisor, la organización del negocio y sus órganos de administración. En determinados contextos se reserva el término “hecho relevante”

para designar a la información significativa que procede de circunstancias no causadas por el emisor, mientras que se habla de “decisión relevante” si es el resultado de un acto voluntario de éste. HIFO (Higher In, First Out). Entrada más alta, primera salida. Criterio para valorar las salidas de un almacén, según el cual se consumirán primero las unidades valoradas a precios más elevados. Este criterio se utiliza cuando los valores de las existencias que entran en un almacén son diferentes y no resulta fácil identificar cuáles son las unidades de producto que salen hacia una nueva fase de producción o, definitivamente, vendidas. Aplicando este criterio: i) los inventarios quedan valorados a los costes de entrada más baratos y, por ello, el valor en balance de las existencias puede ser muy inferior al obtenido por otros criterios; ii) el coste de producción del período, coste de producción terminada y coste de producción vendida puede ser bastante superior al obtenido con otros criterios de valoración, lo que aportaría un resultado inferior. Este método no está admitido por el PGC para la valoración de existencias, en cuanto a la elaboración de información financiera, lo que no impide que sea utilizado en contabilidad de costes. hipótesis de continuidad. Véase: hipótesis de empresa en funcionamiento. hipótesis de eficiencia del mercado. Véase: eficiencia del mercado.

114

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión hipótesis de empresa en funcionamiento. Principio contable que establece que los estados financieros se preparan normalmente sobre la base de que una empresa está funcionando y continuará sus actividades de explotación dentro del futuro previsible. Por lo tanto, asume que la empresa no tiene intención, ni necesidad de liquidar o reducir de forma significativa sus actividades. Si tal intención o necesidad existiera, los estados financieros tendrían que prepararse sobre una base diferente y habría que revelar información sobre la base que se haya utilizado. Para las normas contables en general constituye uno de los principios de aplicación obligatoria en la elaboración de las cuentas anuales. hipótesis de negocio en marcha. Véase: hipótesis de empresa en funcionamiento. hipótesis fundamentales. Bases sobre las cuales se preparan los estados financieros. De acuerdo con el marco conceptual aprobado por el IASB, los estados financieros deben prepararse sobre la hipótesis del devengo y de empresa en funcionamiento, aunque dichas hipótesis son consideradas como “principios” en otros ordenamientos como en el PGC 2007. historia de la contabilidad. Rama de conocimiento que analiza la contabilidad desde la perspectiva histórica de su evolución. Recientes investigaciones como las de Hans Nissen y sus compañeros, arqueólogos e historiadores de la

antigua Mesopotamia, permiten afirmar que los primeros documentos escritos que se conocen, constituidos por millares de tablillas de arcilla con inscripciones en caracteres proto-cuneiformes, elaboradas hace más de 5.000 años, contienen tan sólo números y cuentas, sin textos ni palabras que estén referidos a ellos (Nissen et al., 1993). Este hecho hace concluir a los citados investigadores que la escritura debió de surgir, hacia el año 3300 a. c., para satisfacer la necesidad que sentían los antiguos habitantes de Mesopotamia de registrar y dejar constancia de sus cuentas. Desde esos primeros tiempos, las actividades de registro contable se han venido sucediendo ininterrumpidamente, aunque sólo a partir de los siglos XIV y XV se conservan testimonios escritos con un carácter regular y relativamente abundante. Los datos contenidos en la documentación contable, aun la más antigua y fragmentaria, son cuantitativos y exactos, y no digamos ya en el caso de las contabilidades modernas llevadas por partida doble, en las que los datos se presentan formando un todo coherente, completo e íntimamente interrelacionado. Por ello, su estudio e interpretación permiten arrojar una luz muchas veces enteramente nueva e insospechada sobre hechos históricos que, a falta de la investigación contable, habían sido explicados de manera errónea o insuficiente. Además, como, según lo dicho, la necesidad de llevar cuentas se extiende a todas las actividades y profesiones, pues todas ellas tienen una vertiente económica, la historia de la contabilidad resulta, así, un magnífico camino de aproximación al estudio de

115

cualquier actividad humana, tenga ésta un propósito específicamente económico o financiero, o sea éste de carácter cultural, artístico, religioso, médico, bélico, etc. Todas las actividades necesitan llevar cuentas. Las anotaciones contables se diferenciaron desde el principio al objeto de adaptarse a dos finalidades fundamentales: primera, la de satisfacer la obligación de agentes y factores de rendir cuentas a sus principales acerca de la gestión de los bienes y haciendas confiados a su cuidado, y, segunda, la de seguir de cerca la marcha global de los propios negocios o actividades. Aunque con numerosos puntos de contacto y solapamiento, ambas finalidades dieron lugar a dos distintos sistemas de registro contable, con características propias y específicas. Común a las dos clases de registros fue, en un principio, el carácter bilateral de las anotaciones, que consideraban simplemente la relación entre dos personas, el dueño de los libros y un tercero. Pero mientras el primer sistema se mantuvo en este planteamiento bilateral, el segundo fue evolucionando en busca de un grado cada vez mayor de integración, de multilateralidad, hasta que las anotaciones abarcaron todas las operaciones del dueño de los libros, ofreciendo una visión completa e interrelacionada de sus negocios. No se crea por ello, sin embargo, que el primer sistema no evolucionó. Lo hizo y se fue perfeccionando, pero conservando siempre su carácter bilateral, que le restaba utilidad para su empleo como método de registro, memoria y gestión empresariales. Por ello, su utilización se desarrolló sobre todo al servicio de las administra-

ciones públicas. En efecto, su planteamiento se ajustaba perfectamente a la necesidad de controlar la actuación de los funcionarios y de las personas a las que se encomendaba una misión que involucrase la recepción, entrega y manejo de los dineros o bienes públicos. Por lo que respecta a la segunda modalidad de registros contables, es decir, los destinados a facilitar una visión de la marcha de los negocios y actividades, a efectos de información, control y toma de decisiones, mantuvieron en lo esencial un carácter bilateral posiblemente hasta los siglos XI o XII. A partir de estas fechas se fueron introduciendo, poco a poco, elementos integradores. La integración completa no se consiguió, sin embargo, hasta finales del siglo XIII o comienzos del XIV con el descubrimiento de la contabilidad por partida doble. Este sistema contable —que es el que todavía hoy, en los tiempos de la tecnología informática, se utiliza como método insustituible, gozando de la misma lozanía que en sus mejores tiempos—, integra e interrelaciona todos los elementos que constituyen el acervo patrimonial: caja, mercaderías, deudores, acreedores, etc., registrando tanto los cambios de estructura del patrimonio, es decir, aumentos, por ejemplo, de mercaderías con una correlativa disminución de la caja debido a una compra en efectivo de aquéllas, como las variaciones en el volumen total del patrimonio, representado por la cuenta de capital u otra con distinta denominación, pero de naturaleza similar. Ésta fue, precisamente, la gran innovación aportada por la partida doble, pues las anteriores

116

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión modalidades solamente registraban los cambios de estructura del patrimonio. La ultimación del nuevo planteamiento requirió siglos de esfuerzos y tanteos, constituyendo una auténtica revolución conceptual, un cambio de la filosofía contable. Aunque ya en los siglos XVI, XVII y XVIII se encuentran obras que, al tratar de la contabilidad y la teneduría de libros, contienen alguna referencia a aspectos concretos de la historia de las técnicas contables o la mención de algún autor concreto, el estudio sistemático de la historia de la contabilidad, propiamente dicho, comienza más tarde, a mediados del siglo XIX. En sus primeros tiempos, hasta finales del primer tercio del siglo XX, la historia de la contabilidad se concibe fundamentalmente como el estudio de los autores y los tratados contables del pasado, aunque no faltan algunos estudios aislados sobre libros de cuentas. El tema absolutamente prioritario es el de la evolución de las técnicas contables y la identificación y señalamiento de las novedades que se producen dentro de ellas. Son trabajos claramente realizados por estudiosos de la contabilidad, interesados casi exclusivamente por la evolución y progreso de su disciplina. Los primeros años del segundo tercio del siglo XX abren una nueva etapa de la investigación histórico-contable, en la que se va despertando paulatinamente un interés cada vez más amplio y generalizado por el descubrimiento y estudio de fuentes primarias, es decir, de los libros de cuentas de las respectivas épocas (De Roover, 1937). Tal circunstan-

cia propicia la ampliación del campo de estudio de la historia de la contabilidad que, en contacto directo con los libros de cuentas, no sólo se interesa ya por las prácticas y técnicas contables pretéritas, sino también por su participación en las técnicas empresariales de dirección, administración y control, y finalmente por el estudio de las operaciones registradas en los libros, junto con el del contexto en el cual las mismas tienen lugar. Es más, se empieza a estudiar el papel de la contabilidad en la propia configuración del entorno. A comienzos de la década de 1980, se produce una nueva ampliación de horizontes con el surgimiento de la llamada “nueva historia de la contabilidad”, que incorpora una preocupación sociológica y multidisciplinar. En su necesidad de hacerse notar y de construirse un espacio, los nuevos planteamientos surgen con un afán iconoclasta y demoledor respecto de la “historia de la contabilidad tradicional”. Poco a poco, sin embargo, los ánimos se van atemperando y, logrado ya su espacio, los nuevos historiadores de la contabilidad se han ido integrando en el contexto general, aunque no puede decirse todavía que se haya producido una integración completa, a ejemplo de lo ocurrido en su momento con la “nouvelle histoire” de la “École des Annales” o, más recientemente, con la “new economic history”. En los últimos años del siglo XX y primeros del XXI se está produciendo una verdadera explosión del interés por la historia de la contabilidad. Entre otras muchas causas, parece que dos de las principales pueden ser, en primer lugar,

117

el hecho de que cuando una disciplina alcanza un elevado grado de madurez y de reconocimiento social, como el obtenido por la contabilidad en las recientes décadas, se despierta el interés de sus cultivadores por conocer su historia, el camino seguido para llegar hasta el punto logrado. En segundo lugar, en una disciplina tan instrumental, técnica y aséptica como es la contabilidad, el estudio de su historia ha abierto un camino insospechado de incorporación plena al conjunto de ciencias humanísticas y a las corrientes de pensamiento intelectual que ha colmado las aspiraciones intelectuales de sus estudiosos.

homogeneizaciones. Ajustes practicados en la información contable procedente de las sociedades del perímetro de consolidación para unificar los criterios contables mantenidos en la elaboración de sus estados contables, individualmente considerados, con el fin de que tales criterios coincidan con los aplicables para la formulación de las cuentas consolidadas que, con carácter general, serán los mantenidos por la sociedad dominante.

118

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

I IASB (International Accounting Standards Board). Comité de Normas de Contabilidad Internacionales. Es un comité independiente encargado de la elaboración de normas contables, que cuenta con expertos designados y supervisados por un grupo de 14 fideicomisarios de la fundación IASC, con procedencias geográficas y profesionales diversas, y que velan por el interés público. El comité cuenta con el apoyo de un consejo asesor externo (SAC) y con un comité de interpretaciones (IFRIC), que proporcionan pautas en los temas en los que se producen diferencias de criterio. Igualmente, el IASB coopera con los reguladores nacionales a fin de conseguir la convergencia de las normas contables en todo el mundo. Su

misión es la de desarrollar un conjunto de normas de información financiera (IFRS o NIIF en nomenclatura española) de ámbito internacional, comprensibles y de máxima calidad, que permitan elaborar estados financieros de propósito general. Las NIIF se desarrollan a través de un proceso de consulta internacional (“due process”), en el que se implican personas y entidades interesadas de cualquier parte del mundo. Véase: normas internacionales de información financiera (NIIF)”. IBEX. Índice oficial del mercado continuo de la bolsa española. Es un índice ponderado por capitalización, compuesto por los 35 valores de mayor capitalización bursátil (más líquidos) de entre los

119

que cotizan en el mercado continuo de las bolsas españolas. El valor inicial del IBEX-35, se fijó en 3.000, y corresponde al cierre de mercado el 29 de diciembre de 1989. Este índice se calcula y publica en tiempo real y el conjunto de empresas que lo componen se revisa cada seis meses en las reuniones del comité asesor técnico. ICAC (Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas). Organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda español, que tiene atribuidas las siguientes competencias: i) Realización de los trabajos técnicos y propuesta del plan general de contabilidad adaptado a las directivas de la comunidad económica europea y a las leyes en que se regulen estas materias, así como la aprobación de las adaptaciones de este plan a los distintos sectores de la actividad económica y el establecimiento de los criterios de desarrollo. ii) Perfeccionamiento y actualización permanentes de la planificación contable y de la actividad de auditoría de cuentas. iii) Control y disciplina del ejercicio de la actividad de auditoría de cuentas y de los auditores de cuentas, mediante la realización de controles técnicos y el ejercicio de la potestad sancionadora. iv) Establecimiento y mantenimiento del Registro Oficial de Auditores de Cuentas, autorización para la inscripción en el mismo, determinación de las normas básicas para los exámenes de aptitud profesional que realicen las corporaciones profesionales de derecho público, aprobación de las respectivas convocatorias, y control,

vigilancia y custodia de las fianzas a constituir. v) Homologación y publicación de las normas técnicas de auditoría, elaboradas por las corporaciones de derecho público representativas de quienes realicen auditoría de cuentas así como elaboración, adaptación o revisión de las misas normas en el caso de que las referidas corporaciones no procediesen a efectuar tal elaboración, adaptación o revisión. vi) La realización y promoción de las actividades de investigación, estudio, documentación, difusión y publicación necesarias para el desarrollo y perfeccionamiento de la normalización contable y de la actividad de auditoría de cuentas. vii) La coordinación y cooperación técnica en materia contable y de auditoría de cuentas, con los organismos internacionales, y en particular con la UE, así como con los nacionales, sean corporaciones de derecho público o asociaciones dedicadas a la investigación. viii) Ejercicio de la potestad sancionadora aplicable a las sociedades por el incumplimiento de la obligación de presentar dentro de plazo el depósito de cuentas anuales en el Registro Mercantil. ICJCE (Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España). La más numerosa y antigua de las corporaciones españolas representativas de los auditores de cuentas y de las sociedades de auditoría. Fue fundada en 1942, bajo la tutela del ministerio de comercio, y comenzó a funcionar en 1945, absorbiendo a los antiguos colegios de contadores jurados existentes en ese momento en algunas ciudades de gran

120

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión importancia económica (Vigo, Bilbao, Barcelona y Madrid). Como corporación de auditores, sus funciones y cometidos están regulados en la legislación sobre auditoría, aunque su organización y funcionamiento colegial se rigen por la normativa general y por sus estatutos. Se estructura en agrupaciones y colegios autonómicos, los más importantes de los cuales son la agrupación 1ª (Madrid y provincias limítrofes) y el colegio de censores jurados de cuentas de Cataluña. Durante muchos años fue la única institución que promovía y desarrollaba la profesión auditora en España, pero la ley de auditoría de 1988, que hizo obligatoria la auditoría para sociedades a partir de un determinado tamaño, reconoció también como corporaciones los registros especiales de auditores que funcionaban con éxito en los colegios de economistas y de titulares mercantiles. En la década de los 90, no obstante, las firmas más importantes de auditoría en España, por el número de empleados y la cifra de facturación, decidieron de forma unánime adscribirse al instituto de censores, abandonando el resto de las corporaciones, razón por la cual representa al 43 por ciento de los auditores, que facturan un 85 por ciento de todos los encargos de auditoría legal de cuentas. El gobierno del instituto de censores es llevado a cabo a través de un consejo directivo nacional, y el control del ejercicio de la profesión a través de una comisión de deontología profesional, aunque la corporación tiene un limitado poder sancionador, que la ley atribuye al gobierno, a través del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC)

del Ministerio de Economía y Hacienda. Por lo tanto, la misión del instituto de censores se centra en la colaboración con el ICAC en materia de control técnico de la actividad profesional. El instituto de censores, como el resto de las corporaciones, mantiene una gran actividad en materias de acceso a la profesión, formación continuada y control de calidad de los trabajos de auditoría. El instituto es miembro de las asociaciones profesionales internacionales, en especial de la Federación Internacional de Contadores (IFAC) y de la Federación Europea de Expertos Contables (FEE). Por ello ha jugado un papel muy importante en la difusión y uso, en España, de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), emitidas por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB) y de las Normas Internacionales de Auditoría, emitidas por la IFAC. IFAC (International Federation of Accountants). Federación Internacional de Expertos Contables. Organización global de la profesión contable. Trabaja con sus 157 miembros y asociados en 123 países para proteger el interés público al fomentar prácticas de alta calidad por parte de los expertos contables de todo el mundo. Sus miembros y asociados, principalmente organismos profesionales nacionales de contabilidad, representan a 2.500.000 millones de profesionales que prestan sus servicios en el sector público, en la industria y el comercio, en organismos gubernamentales y en el entorno académico. A través de sus consejos

121

independientes emisores de normas, IFAC desarrolla normas internacionales sobre ética, auditoría y aseguramiento, así como tareas de formación y las normas internacionales de contabilidad del sector público. También ofrece guías para apoyar a profesionales en empresas, en firmas pequeñas y medianas y en naciones en vías de desarrollo. La IFAC busca fortalecer la profesión de la contabilidad y de la auditoría en todo el mundo, contribuir al desarrollo de economías internacionales fuertes, y establecer normas profesionales de alta calidad, fomentando su cumplimiento, favoreciendo su convergencia internacional, y manifestándose sobre aquellos temas de interés público para los que la experiencia de la profesión sea más relevante. IGAE (Intervención General de la Administración del Estado). Centro directivo y gestor de la contabilidad pública con responsabilidad en su planificación, inspección y verificación con competencia en el subsector estatal y local y referencia necesaria para el subsector autonómico. La Intervención General de la Administración del Estado, adscrita a la Secretaría de Estado de Hacienda y Presupuestos con rango de subsecretaría, tiene a su cargo el control interno, mediante el ejercicio de la función interventora y de control financiero, la dirección y gestión de la contabilidad pública, la formación de las cuentas económicas del sector público y la planificación, diseño y ejecución de la política informática de la Secretaría General de Presupuestos

y Gastos y de la propia Intervención General. De manera más precisa la IGAE tiene a su cargo el ejercicio de las funciones y competencias que le atribuye la normativa vigente relativas a: el control interno mediante el ejercicio de la función interventora y actuaciones de control financiero; la dirección y gestión de la contabilidad pública; la formación de las cuentas económicas del sector público; el asesoramiento a los órganos de gestión derivado de sus funciones de control; la gestión de la información económico-financiera derivada del ejercicio de sus funciones contables y de control; la relación con las haciendas territoriales a los efectos de la información contable que deben remitir para que la IGAE elabore las cuentas económicas del sector público; el auxilio y colaboración con la administración de justicia en la investigación, enjuiciamiento y represión de los delitos públicos de carácter económico dentro de los límites fijados en el correspondiente convenio y en función de las competencias que el ordenamiento jurídico le atribuya; y la planificación, diseño y ejecución de la política informática de la Secretaria de Estado de Presupuestos y Gastos, el soporte informático de las actividades y el asesoramiento, coordinación e instrumentación de los proyectos informáticos de sus órganos. imagen fiel. Objetivo exigido a la información financiera por los pronunciamientos que regulan su elaboración y, especialmente, por las directivas de la Unión Europea, que se vincula al suministro de información útil para la

122

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión toma de decisiones económicas, satisfaciendo con ello las necesidades de sus usuarios. Normalmente se presupone que el cumplimiento de las reglas generales contenidas en el marco conceptual (requisitos o características cualitativas de la información, criterios de reconocimiento, criterios de valoración, etc.)

conduce, en principio, a la imagen fiel, si bien ésta es prioritaria sobre aquellas reglas generales, de modo que la regulación comunitaria (y, con ello, las normas de los Estados miembros) suelen acompañar el enunciado del objetivo de imagen fiel con dos requerimientos adicionales: de un lado, la obligación de suministrar en la memoria la información necesaria para mostrar la imagen fiel cuando la aplicación de las disposiciones legales no sea suficiente para ello y, de otro lado, la posibilidad de apartarse de una norma si su aplicación fuera incompatible con la imagen fiel que deben proporcionar las cuentas anuales, sin perjuicio de la adecuada mención de este hecho y de sus efectos en la memoria. importancia relativa. Principio contable según el cual se admite que no se aplique estrictamente alguno de los principios y criterios contables si la importancia relativa de la variación que se produce, ya sea cuantitativa o cualitativa, es poco significativa y no altera la imagen fiel. De acuerdo con el marco conceptual del IASB, la importancia relativa afecta a la relevancia de la información y considera que una

información tiene importancia relativa o es material si omitirla o presentarla de forma errónea puede influir en la toma de decisiones económicas de los usuarios a partir de los estados financieros. importe amortizable. Coste de un activo o el importe que lo haya sustituido menos su valor residual. Es el importe a recuperar de la inversión una vez finalizada la vida útil del activo o periodo en el que se espera que esté en funcionamiento en la empresa. Véase: amortización técnica. impuesto. Tributo exigido por el Estado y demás entidades de derecho público en función de la capacidad contributiva de los obligados a su pago y que se caracteriza por la ausencia de una contraprestación específica. impuesto anticipado. impuesto diferido.

Activo

por

impuesto diferido. Construcción contable destinada a captar y representar en los estados financieros el efecto impositivo que se puede producir en la contabilización de los impuestos sobre la renta de las sociedades como consecuencia de los distintos criterios de registro y valoración entre la normativa contable y la normativa fiscal. Véase: diferencias temporarias. imputación de costes. Véase: modelos de asignación de costes. imputación presupuestaria. Véase: aplicación al presupuesto.

123

independencia del auditor. Principio ético que rige la responsabilidad profesional del auditor y la credibilidad de su informe. Se entiende por independencia la ausencia de intereses o influencias que puedan menoscabar la objetividad del auditor. La independencia del juicio profesional del auditor debe manifestarse frente a la dirección de la compañía que audita y de sus accionistas, así como de terceros que puedan tener interés en los estados financieros del cliente de auditoría (tales como proveedores, consumidores, entidades financieras, trabajadores, el Estado, etc.). indicador. Unidad de medida que permite el seguimiento y evaluación periódica de variables clave de una organización, mediante su comparación con los correspondientes referentes internos y externos. Facilitan el control de la actuación de la organización no sólo a efectos de control sino también de aprendizaje y mejora de las actuaciones. Suele utilizarse como indicadores magnitudes relativas. Véase: ratios”. En gestión pública, unidades de medida utilizadas en el sector público para evaluar los resultados conseguidos en componentes tales como economía, eficacia, eficiencia, equidad, excelencia, impacto, presupuesto, sostenibilidad: • indicadores de economía: facilitan evaluar la adquisición de los medios (humanos, materiales y financieros) que deben ser adquiridos en tiempo oportuno, al mejor coste posible o al coste aceptable, en la cantidad adecuada y con una calidad aceptable.

• indicadores de eficacia: facilitan evaluar en qué grado la entidad pública ha alcanzado los objetivos previstos con la actividad realizada para cada uno de los tipos de servicios prestados o bienes y productos producidos. Así, se dirá que una entidad ha sido eficaz si ha alcanzado los objetivos que se había propuesto. • indicadores de eficiencia: facilitan evaluar el rendimiento obtenido de los medios utilizados en la ejecución de la actividad en relación a los bienes y productos producidos o servicios prestados. Así, se entenderá que una entidad es eficiente cuando consigue ser eficaz minimizando el coste de los recursos empleados para conseguir tal eficacia. • indicadores de equidad: facilitan evaluar cuál es el grado de las posibilidades de acceso a los servicios públicos por parte de los grupos sociales menos favorecidos en relación a una determinada media (provincial, autonómica, nacional, etc.). • indicadores de excelencia: facilitan evaluar la calidad de los servicios públicos atendiendo a la percepción de los usuarios respecto a los mismos. • indicadores de impacto o efectividad: facilitan evaluar el impacto final de la actuación sobre el total de la población afectada. • indicadores de presupuesto: facilitan evaluar un conjunto muy amplio de aspectos resultantes de la ejecución del presupuesto como por ejemplo el grado de ejecución de los gastos y de los ingresos, el esfuerzo inversor, el grado de endeudamiento per cápita, la

124

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión realización de cobros, la autonomía fiscal, etc., así como los correspondientes a la ejecución presupuestaria de ejercicios cerrados. • indicadores de sostenibilidad: facilitan evaluar la capacidad de la entidad pública de mantener un servicio con un estándar de calidad aceptable durante un largo período de tiempo. indicador central. En memorias de sostenibilidad, un protocolo de indicadores ofrece definiciones, pautas sobre la recopilación de datos y otra información con el fin de ayudar a los que preparan la memoria y asegurar la consistencia de la interpretación de los indicadores del desempeño. Existe un protocolo de indicadores para cada uno de los indicadores de desempeño que contiene la guía GRI. En este sentido, los indicadores centrales son aquellos que la guía GRI identifica como los que tienen más relevancia para la mayoría de los grupos de interés y se los considera materiales a menos que, sobre la base de los principios de elaboración de memorias del GRI, se estime lo contrario. indicador de cobertura. Variable que relaciona unos compromisos financieros con los recursos disponibles para atenderlos. Entre ellos se pueden encontrar magnitudes absolutas (patrimonio neto, fondo de maniobra, fondos generados) o relativas (ratios de cobertura). indicador de desempeño. En memorias de sostenibilidad, información cualitativa o cuantitativa, sobre resultados o efectos de una organización, que es

comparable y que muestran el cambio a través del tiempo. Ofrecen información comparable sobre el desempeño económico, medioambiental y social de la organización. indicador de riesgo. Señal de alerta. Cualquier variable relacionada íntimamente con la rentabilidad, liquidez o solvencia, de tal forma que el analista pueda elaborar una opinión sobre el futuro al conocer los valores concretos que toman. Pueden ser contables o extracontables. inductor de coste. Véase: generador de coste. influencia dominante. Véase: control. influencia notable. Véase: influencia significativa. influencia significativa. Poder de intervenir en las decisiones de política financiera y de explotación de la sociedad participada, sin llegar a tener el control absoluto ni el control conjunto de la misma. Se presume que existe una influencia significativa en otra sociedad no controlada (sociedad asociada) cuando una o varias sociedades del grupo posean, al menos, el 20% de los derechos de voto de una sociedad que no pertenezca al grupo. Su existencia se puede evidenciar a través de cualquiera de las siguientes vías: i) representación en el consejo de administración u órgano equivalente de dirección de la empresa participada; ii) participación

125

en los procesos de fijación de políticas; iii) transacciones de importancia relativa con la participada; iv) intercambio de personal directivo; v) suministro de información técnica esencial. información financiera. Conjunto de datos sistematizados en forma de estados elaborados bajo normas contables con el fin de ofrecer la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa. El término comprende, además de las cuentas anuales y otros estados financieros, información de carácter cuantitativo o cualitativo relacionada con la estructura económico financiera actual o prevista de la empresa. información financiera intermedia. Conjunto de información financiera completa o condensada referida a un período inferior al ejercicio económico anual, elaborada con la misma forma y criterios utilizados para la información financiera anual, incluyendo un comparativo con el final del período contable anual inmediatamente anterior. Esta información está regulada por la NIC 34, que no establece la obligatoriedad de elaboración de esta información, sino que la deja en manos de las autoridades de cada país, organismos reguladores o comisiones de valores, ya que suele elaborarse ante los requerimientos de información contable por parte de diversas instituciones y organismos como los anteriormente citados. En España es principalmente la Comisión Nacional del Mercado de Valores quien requiere información periódica de las socieda-

des emisoras con valores admitidos a negociación en mercados regulados. El principal problema que presenta su formulación está en la periodificación y el cálculo anticipado de impuesto sobre beneficios con el fin de incluirlo como gasto para la determinación del resultado. Por otro lado, puede considerarse de utilidad para la toma de decisiones por los usuarios. información medioambiental. Información contenida en los estados financieros sobre la incidencia en los resultados y el patrimonio de la empresa de actuaciones realizadas con el propósito de reducir el impacto medioambiental de sus actividades o bien de mejorar o proteger el medioambiente. El PGC obliga a recoger en la memoria información sobre sistemas, equipos o instalaciones incorporados al inmovilizado material, riesgos cubiertos con provisiones para actuaciones medioambientales, contingencias relacionadas, gastos del ejercicio por mejora y protección medioambiental de la empresa, inversiones realizadas por esta razón y compensaciones a recibir por terceros. información segmentada. Información contenida en los estados financieros sobre las diferentes actividades de negocio que desarrolla la entidad y los diferentes entornos económicos en los que opera, con el fin de que los usuarios puedan comprender y evaluar mejor los rendimientos y riesgos de la entidad. Esta información, regulada a partir de enero de 2009 por la NIIF 8, y anteriormente por la NIC 14, deberá

126

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión ser incluida en los estados financieros individuales de una entidad y en los estados financieros consolidados de un grupo si pertenecen a entidades cuyos instrumentos de deuda o patrimonio se negocian en algún mercado público o si, con el propósito de emitir algún instrumento en un mercado público registrase sus estados financieros en un organismo regulador. En España, el PGC requiere en la memoria la inclusión de información sobre la distribución del importe neto de la cifra de negocios de las actividades ordinarias por tipos de actividades y por mercados geográficos si difieren entre sí de forma significativa y exime de presentarla a las empresas que puedan formular la cuenta de pérdidas y ganancias abreviada. Asimismo, algunas adaptaciones sectoriales como las de las empresas eléctricas, entidades no lucrativas y sociedades anónimas deportivas establecen criterios para la presentación de dicha información. información social. Información de carácter no financiero sobre diferentes aspectos sociales relacionados con la actividad de la empresa, como los laborales, los medioambientales y los relacionados con el entorno social. Dicha información no tiene cabida en los estados financieros de las entidades, pero cada vez se elabora con mayor frecuencia por parte de las mismas debido al interés que las actuaciones de las empresas en dichos ámbitos sociales tienen para los usuarios de la información financiera en la toma de decisiones. Véase: responsabilidad social corporativa.

informe anual. Recoge el principal conjunto de información financiera de las empresas que se presenta a los accionistas para su consideración en la junta general, con el fin de explicar la gestión llevada a cabo en el ejercicio y solicitar su aprobación. En el informe anual se recogen tanto las cuentas anuales como los informes que preceptivamente haya de presentar la entidad (informe de gestión e informe de auditoría) y la información voluntaria que, de forma complementaria, presente la empresa a los posibles lectores para ayudarles a comprender la evolución y situación de la entidad. informe de auditoría. Documento que sirve a un auditor para expresar su opinión sobre la información que ha examinado, los procedimientos que ha verificado, la gestión llevada a cabo por la compañía o el cumplimiento de su responsabilidad social. Según sea el objeto del examen o verificación, la auditoría y, en consecuencia, el informe de auditoría recibe una denominación diferente. Así, la principal acepción del término auditoría en la actualidad se refiere a la auditoría externa de información económica y financiera, cuyo resultado final es, si se refiere a las cuentas anuales, el denominado “informe de auditoría de cuentas”. Junto a los anteriores, podemos destacar, en primer lugar; el informe de auditoría interna, que es el resultado final del proceso de verificación del auditor de los diferentes procedimientos y sistemas de control interno establecidos dentro de la empresa; el informe de auditoría operativa, que tiene por objeto

127

la emisión de opinión sobre la gestión de una empresa con el propósito de evaluar la eficacia; el informe de auditoría de sistema, opinión sobre los procedimientos administrativos y de los sistemas de control interno de la compañía auditada; el informe de auditoría medio ambiental, cuyo objetivo es determinar el impacto que sobre el medio ambiente tienen los procesos productivos de las empresas. informe de auditoría conjunto. Informe firmado por dos o más auditores teniendo todos ellos la condición de auditores principales. El informe de auditoría conjunto será único y se emitirá bajo la responsabilidad de todos los auditores de cuentas que actúen, tanto si fueran personas físicas como jurídicas. Si el criterio profesional de los auditores que actúan conjuntamente no fuera coincidente, el informe deberá expresar claramente cuál es la opinión emitida por cada uno de los auditores actuantes, a efectos de delimitar la responsabilidad que cada uno de ellos asume respecto a la opinión expresada en el informe de auditoría.

su conjunto. Si la opinión del auditor se refiere a una parte o aspecto concreto de las cuentas anuales, el informe emitido por el auditor no será un informe de auditoría de cuentas anuales. A pesar de que, generalmente, se asocia el informe de auditoría con la opinión del auditor, lo realmente cierto es que el informe de auditoría de cuentas incluye otra serie de aspectos fundamentales sin los cuales la opinión del auditor carecería de sentido y de valor informativo. En concreto, el informe de auditoría de cuentas anuales deberá incluir: identificación del informe, de los destinatarios y de las personas que efectuaron el encargo; un párrafo de alcance del trabajo efectuado; un párrafo de opinión; y, en su caso, un párrafo sobre el informe de gestión. Finalmente, en el informe contendrá la identificación y firma del auditor o auditores de cuentas que lo hubieran realizado, con expresión de la fecha de emisión del citado informe. Cuando proceda, podrán aparecer entre el párrafo de alcance y el de opinión los denominados párrafos intermedios, por ejemplo, cuando el auditor de cuentas emite una opinión con salvedades.

informe de auditoría de cuentas. Dictamen del auditor cuando se refiere a su opinión sobre las cuentas anuales tomadas en su conjunto, el documento se denomina informe de auditoría de las cuentas anuales. Es necesario remarcar el hecho de que solamente recibe el nombre de informe de auditoría de cuentas anuales la opinión expresada por el auditor cuando su trabajo se ha realizado sobre las cuentas anuales en

informe de gestión. Informe elaborado por los administradores que contiene una exposición fiel sobre la evolución de los negocios y la situación de la sociedad, junto con una descripción de los principales riesgos e incertidumbres a los que se enfrenta. Asimismo, incluye información sobre acontecimientos posteriores al cierre, la evolución previsible de la entidad, las actividades en materia de investigación y desarrollo y, en su

128

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión caso, información sobre la adquisición de acciones propias. En España está regulado en el artículo 202 de la Ley de Sociedades Anónimas. informe de revisión y verificación. Cuando el trabajo del auditor de cuentas no abarca la cuentas anuales en su conjunto y se limita a alguna partida que forma parte de las mismas o a cualquier otra información económica y financiera que elabora una empresa, el informe de auditoría que emite el auditor de cuentas de denominará “informe de revisión y verificación”. Así, además de la auditoría de las cuentas anuales, en España, la legislación mercantil, encarga a los auditores otra serie de funciones distintas de la auditoría de cuentas, como, por ejemplo, auditoría de informes económicos-financieros, en el caso de la información contable que elaboran determinadas entidades como las fundaciones o las cámaras de comercio; revisiones de balances, por ejemplo, cuando se lleva a cabo aumento o reducción del capital o en el caso de fusiones o escisiones; y valoraciones, por ejemplo, en determinadas operaciones societarias relacionadas con la transmisión de acciones. informe especial de auditoría. Informe que emite el auditor de cuentas sobre otra información económico-financiera, diferente a las cuentas anuales, que también resulta obligatorio someter a auditoría externa. Ciertas entidades están obligadas por ley a la presentación de determinada información contable con una periodicidad trimestral o semes-

tral, por ejemplo, entidades que cotizan en bolsa, entidades financieras, algunas entidades aseguradoras, etc., que deberá ser obligatoriamente sometida a la verificación de un auditor de cuentas. Algunas de esas entidades, junto a las cuentas anuales, deben presentar otro tipo de información que también resulta obligatorio someter a auditoría externa. El informe que deben emitir los auditores en este caso recibe el nombre de informe especial y complementario al de auditoría de las cuentas anuales. Los destinatarios de los informes especiales suelen ser los organismos reguladores (Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores, Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones), aunque el nombre de informe especial se aplica a cualquiera que, derivado de la auditoría, elabore el auditor para cumplir ciertos requisitos legales o contractuales. infraestructuras públicas. Inversiones destinadas a crear, mejorar, ampliar o renovar bienes de obras públicas, como carreteras, caminos, calles, plazas, diques, accesos marítimos, obras de abrigo y dársenas, señales marítimas, balizamientos, puentes y escolleras, canalizaciones, mobiliario urbano, y demás inversiones de aprovechamiento o utilización general. ingresos. Incrementos en el patrimonio neto de la empresa durante el ejercicio, ya sea en forma de entradas o aumentos en el valor de los activos, o de disminución de los pasivos, siempre que no tengan su origen en aportaciones, monetarias o no, de los socios o propietarios.

129

ingresos de explotación. En sentido estricto, ingresos relacionados con la actividad económica de la empresa. En sentido amplio incluyen los ingresos excepcionales y procedentes del inmovilizado. ingresos diferidos. Ingresos para los que se difiere la imputación a la cuenta de resultados a un momento posterior. ingresos financieros. Ingresos de naturaleza financiera obtenidos por la empresa tales como intereses de financiación ajena, rentas provenientes de participaciones en instrumentos de patrimonio. También se incluyen beneficios por valoración de instrumentos financieros por su valor razonable y las diferencias positivas de cambio. ingresos ordinarios. Entrada bruta de beneficios económicos, durante el ejercicio, surgidos en el curso de las actividades ordinarias de una empresa, siempre que tal entrada dé lugar a un aumento en el patrimonio neto que no esté relacionado con las aportaciones de los propietarios de ese patrimonio. iniciativa de financiación privada (PFI “Private Finance Initiative”). La utilización de la financiación privada en las inversiones del sector público fue introducida por el gobierno conservador del Reino Unido en 1992 para construir y renovar hospitales y determinadas unidades de los mismos. Los consorcios privados redactan los proyectos técnicos, dirigen las obras, construyen las infraestructuras y edificios,

suministran e instalan el equipamiento de los mismos y ponen en marcha y mantienen los inmuebles. La administración pública se reserva la gestión de los servicios asistenciales (aunque en algunos casos también la traslada a las PFI) y paga un canon anual a las empresas por la utilización de los hospitales durante el tiempo acordado, que oscila en torno a los 30 años. Estas empresas reciben además los terrenos de titularidad pública que rodean a los hospitales, lo que les permiten ampliar su área de negocio creando y gestionando aparcamientos, centros comerciales, centros de ocio, etc. ingresos extraordinarios o excepcionales. Ingresos no relacionados directamente con la actividad económica ordinaria de la empresa y/o de carácter no recurrente. inmovilizado. Activo no corriente. Elementos patrimoniales, bienes y derechos, de una empresa destinados a servir de manera duradera en las actividades de la empresa, incluidas las inversiones financieras cuyo vencimiento, enajenación o realización se espera habrá de producirse en un plazo superior al año. Dentro del inmovilizado se distingue entre: inmovilizado material, inversiones inmobiliarias, inmovilizado intangible e inversiones financieras. En administraciones públicas, elementos patrimoniales, bienes y derechos que permanecen en entes públicos durante más de un año. En las entidades públicas estos bienes pueden tener unas características especiales que difieren

130

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de las entidades privadas. Podemos clasificar los bienes atendiendo a su calificación jurídica y distinguiendo: i) Bienes patrimoniales: bienes que no están destinados al uso público ni afectos a servicio público alguno, por lo que, a través de su explotación y/o enajenación, pueden constituir fuentes de ingresos para el erario público. ii) Bienes de dominio público o bienes demaniales: son aquéllos que están formados tanto por los bienes afectos al servicio público como por los bienes afectos al uso público. iii) Bienes afectos al servicio público: bienes de dominio público que están destinados directamente al cumplimiento de los fines encomendados a las administraciones públicas y, en general, edificios que sean sedes de las mismas. iv) Bienes afectos al uso público: bienes de dominio público, también denominados “destinados al uso general”, que comprenden carreteras, plazas, calles, parques, paseos y demás obras públicas cuyo aprovechamiento o utilización corresponde a la ciudadanía, sin perjuicio de que su conservación y vigilancia son competencia de las administraciones públicas. v) Bienes comunales: bienes de dominio público cuyo aprovechamiento es limitado, exclusivamente, al común de los vecinos de un municipio o entidad local menor, determinados. Además, en cuanto a la adquisición podemos distinguir: i) Adquisición lucrativa de inmovilizado: operación de alta de inmovilizado en el patrimonio, sin que medie contraprestación a cambio, pudiendo presentar diversas formas, tales como prescripción, ocupación, atribución por

ley, herencia o legado y donación. ii) Adquisición onerosa de inmovilizado: operación de alta de inmovilizado en el patrimonio, en la que media contraprestación a cambio, pudiendo presentar diversas formas, tales como compraventa, expropiación, construcción por contrato con terceros, construcción por la administración, renovación, modernización, ampliación y mejora. inmovilizado en curso. Elementos patrimoniales tangibles, muebles o inmuebles, así como los anticipos entregados para su adquisición, que se encuentran en estado de construcción y no están incorporados de momento a la actividad económica de la empresa. inmovilizado financiero. Contrato que da lugar a un activo financiero en la empresa, que por lo general, no son utilizados directamente en el proceso productivo de la empresa. Su utilidad es la de mantener el control en otras empresas o la de obtención de rentabilidad en un futuro. inmovilizado intangible. Elementos patrimoniales de carácter inmaterial constituidos por derechos susceptibles de valoración económica, así como los anticipos a cuenta entregados a proveedores de inmovilizado. inmovilizado material. Elementos del activo tangibles constituidos por bienes, muebles o inmuebles, que se encuentren en condiciones de funcionamiento. insolvencia financiera. Imposibilidad de hacer frente a las obligaciones de

131

pago o deudas en la fecha de vencimiento que se ha fijado por anticipado. Se denomina también suspensión de pagos, ya que se produce cuando no se pueden afrontar las deudas debido a la falta de liquidez, aunque el valor total de los activos supere a las obligaciones o pasivos. instalación. Conjunto de unidades complejas de uso especializado en el proceso productivo de la empresa. Las instalaciones técnicas están formadas por edificaciones, maquinaria, material, piezas o elementos, que aunque sean separables, están ligados para su funcionamiento, sometidos al mismo ritmo de amortización. instrucción de contabilidad. Norma que desarrolla los principios y directrices contenidos en otras normas contables, entre ellas el Plan General de Contabilidad Pública, relativas a la contabilidad que deben desarrollar las oficinas contables, y que es de aplicación directa por parte de éstas. Para la Administración General del Estado, existe una instrucción de contabilidad de la Administración General del Estado cuyas normas son de aplicación a todos los órganos integrantes de la misma. Para el subsector local existen tres instrucciones de contabilidad local, en modelo normal, simplificado y básico. Asimismo están vigentes instrucciones de contabilidad que cubren áreas y aspectos concretos de la contabilidad de la Administración del Estado. instrumento financiero. Cualquier contrato que dé lugar, simultáneamente,

a un activo financiero en una entidad y a un pasivo financiero o a un instrumento de patrimonio en otra entidad. Véase: activo financiero, pasivo financiero e instrumento de patrimonio. instrumento financiero compuesto. Aquel que incorpora de forma simultánea componentes de pasivo y de patrimonio. El reconocimiento, la valoración y presentación de estos instrumentos deberá hacerse separando sus componentes. La valoración del pasivo se determinará por su valor razonable, sin considerar el componente de patrimonio, cuya medición se realizará de forma residual, es decir, se le atribuirá el valor que reste del valor inicial de todo el instrumento menos el importe atribuido a la valoración del componente de pasivo. instrumento financiero híbrido. Aquel formado por un contrato de carácter no derivado (también llamado anfitrión), el cual incorpora una cláusula o varias las cuales provocan que los flujos de efectivo del instrumento combinado varíen de forma similar a un derivado, considerado de forma independiente, recibiendo el nombre de derivado implícito o incorporado. Éste es el caso de emisiones de bonos o depósitos estructurados cuyos rendimientos se encuentran sujetos a la evolución de un índice o precio de materias primas, mercado o acciones. Con objeto de que el derivado implícito no eluda su presentación en los estados financieros, deberá reconocerse por separado del contrato principal, el cual se contabilizará según su naturaleza

132

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión cuando se cumplan las tres condiciones siguientes: i) las características económicas y los riesgos inherentes al derivado implícito no están relacionados estrechamente con los correspondientes al contrato principal; ii) un instrumento separado con las mismas condiciones del derivado implícito cumpliría con la definición de instrumento derivado; y iii) el instrumento híbrido (combinado) no se mide al valor razonable con cambios en resultados (es decir, un derivado que se encuentre implícito en un activo o pasivo financiero medido al valor razonable con cambios en resultados del periodo, no se separará). La evaluación de estas características sólo deberá efectuarse en el momento del reconocimiento inicial, salvo que se haya realizado una modificación de los términos del contrato que modifiquen de forma significativa los flujos de efectivo que se producirán. La separación del derivado implícito implicará su tratamiento contable como derivado, es decir, su reconocimiento inicial a valor razonable, esto implicaría que el contrato principal reciba el valor residual que resulte de minorar el valor inicial del contrato el valor razonable del derivado implícito. Si la empresa no pudiera determinar con fiabilidad el valor razonable del derivado implícito, el valor de éste será la diferencia entre el valor razonable del instrumento híbrido y el del contrato principal, si ambos se pueden determinar con fiabilidad. Cuando la empresa no fuese capaz de valorar de forma separada el derivado implícito o no pudiese determinar de forma fiable su valor razonable de forma fiable, ya

sea en el momento de la valoración o en otro posterior, el instrumento híbrido lo valorará en su conjunto a valor razonable imputando los cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias. Este mismo tratamiento también será posible en cualquier caso en el reconocimiento inicial. instrumentos de patrimonio. Contrato que ponga de manifiesto una participación residual en los activos de una entidad, después de deducir todos sus pasivos. Un instrumento de patrimonio se diferencia de un pasivo, en la inexistencia de obligación contractual alguna del emisor, de realizar entregas de efectivo u otros activos financieros o intercambiar instrumentos financieros en condiciones potencialmente desfavorables. Es decir, el emisor no ha asumido obligaciones tales como un reparto de dividendos, o le puede surgir una obligación económica de producirse una condición fuera de su control (contingencia). Cualquier transacción con los propios instrumentos de patrimonio realizada por una entidad debe suponer una variación del patrimonio neto, sin que puedan reconocerse activos financieros o resultados en la cuenta de pérdidas y ganancias (véase “acción propia” y “autocartera”). Incluso los gastos de estas operaciones deberán suponer una minoración del patrimonio neto. intangible. Véase: activos intangibles. integración global. Método de consolidación que consiste en la incorporación

133

del 100% de los saldos provenientes de las sociedades del grupo en los de la sociedad dominante o en los de la sociedad obligada a formular las cuentas consolidadas, en el caso de los grupos de coordinación. Por ejemplo, en el caso del balance consolidado, la integración global consiste en agregar en el balance de la sociedad dominante todos los bienes, derechos y obligaciones que componen el patrimonio de las sociedades dependientes, sin perjuicio de las homogeneizaciones previas y de las eliminaciones que resulten pertinentes. integración proporcional. Método de consolidación que requiere la incorporación de los saldos provenientes de la sociedad participada en las cuentas consolidadas, por el porcentaje equivalente a la participación del grupo en la sociedad, sin perjuicio de las homogeneizaciones previas y de las eliminaciones que resulten pertinentes. Este método se aplica a las denominadas sociedades multigrupo o coparticipadas. intereses minoritarios. Véase: socios externos. interventor. Funcionario público que ejerce la función interventora la cual tiene por objeto controlar, antes de que sean aprobados, los actos de las entidades del sector público que den lugar al reconocimiento de derechos o a la realización de gastos, así como los ingresos y pagos que de ellos se deriven, y la inversión o aplicación en general de sus fondos públicos, con el fin de asegurar que su gestión se ajuste a las disposicio-

nes aplicables en cada caso. La función interventora se ejercerá en sus modalidades de intervención formal y material. La intervención formal consistirá en la verificación del cumplimiento de los requisitos legales necesarios para la adopción del acuerdo, mediante el examen de todos los documentos que, preceptivamente, deban estar incorporados al expediente. En la intervención material se comprobará la real y efectiva aplicación de los fondos públicos. El ejercicio de la función interventora comprenderá la fiscalización previa de los actos que reconozcan derechos de contenido económico, aprueben gastos, adquieran compromisos de gasto, o acuerden movimientos de fondos y valores; la intervención del reconocimiento de las obligaciones y de la comprobación de la inversión; la intervención formal de la ordenación del pago; y la intervención material del pago. INTOSAI (International Organization of Supreme Audit Institutions). Organización Internacional de las Entidades Fiscalizadoras Superiores. En contabilidad del sector público, organización internacional constituida por los tribunales de cuentas, que asumen la misión y la responsabilidad de fiscalizar, desde posiciones de reconocida independencia, la actividad financiera de los gobiernos, así como la de las diferentes entidades gubernamentales. Su actividad principal se desarrolla en el ámbito de la auditoría pública y si bien tiene constituido un comité contable asume a este respecto los pronunciamientos del consejo de normas internacionales de

134

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión contabilidad para el sector público de la IFAC. inventario. Registro documental de los bienes propiedad de una empresa, realizado con orden y precisión. En el caso de las existencias, es necesario llevarlo a cabo periódicamente para conseguir un control del tráfico de los almacenes durante un periodo económico. inventario periódico. Consiste en el recuento físico de las existencias que sean propiedad de la empresa, independientemente de su localización. Las unidades físicas contadas se multiplican por el valor asignado a cada coste unitario, dando lugar al valor de las existencias que deberá aparecer en el activo. Mediante este sistema no existe un control detallado de entradas y salidas del almacén. Su principal ventaja es que tiene un menor coste de control y su inconveniente es que las existencias no se pueden conocer de otra forma que no sea la realización de un recuento físico, con todos los inconvenientes que ello plantea (cierre de almacenes, coste de tiempo, etc.), dando lugar a una carencia de información del valor de este activo durante los períodos que no se realice. inventario permanente. Registro de las entradas y/o salidas de existencias que se producen en los almacenes de la empresa, a fin de llevar un control de los movimientos allí producidos y tener información permanente sobre cantidad y valor de todos los materiales existentes. En este registro, que se lleva a cabo de manera individualizada para cada una de las existencias, se recoge información sobre las cantidades y los pre-

cios o costes de las entradas y las salidas, permitiendo extraer información sobre el valor del consumo realizado o de las existencias en cada momento (véase “LIFO”, “FIFO” y “PMP”). El mantenimiento de estos inventarios permanentes permite sustituir el recuento físico al final de cada periodo contable por recuentos a lo largo del año sobre una base rotativa. inversión. Aplicación de recursos a un proyecto o empresa con la esperanza de obtener rendimientos en el futuro. Desde un punto contable, los activos constituyen la inversión de una empresa, siendo el pasivo y el patrimonio neto su financiación. El estado de flujos de efectivo informa de las inversiones y desinversiones realizada con medios líquidos en el ejercicio. inversión bruta en el arrendamiento. Término relacionado con la contabilidad de los arrendamientos. Valor total sin descontar que un arrendador mantiene en un arrendamiento financiero, es decir, la suma de las cantidades a cobrar y el valor residual del bien. inversiones destinadas al uso general. Véase: inmovilizado en las administraciones públicas. inversiones en dependientes. Importe en libros de la inversión de la sociedad dominante en cada una de las sociedades dependientes. inversiones en gestión. Inversiones generalmente relacionadas con la

135

implantación de las tecnologías de la información y de la comunicación que se realizan en una organización con el fin de modernizar su estructura y la gestión de sus procesos y procedimientos y así prestar servicios de mayor calidad. inversiones inmobiliarias. Inmuebles (terrenos o construcciones) que se poseen para obtener rentas, plusvalías o ambas, en lugar de para su uso (en la producción, suministro de servicios, o para fines administrativos) o para su venta en el curso ordinario de las operaciones. Conforme a la NIC 40 “Inversiones inmobiliarias”, se puede optar por valorar las mismas al coste, informando de su valor razonable en las notas de la memoria o valorar al valor razonable, reconociendo los cambios de valor en pérdidas y ganancias. En la normativa española las inversiones inmobiliarias se valoran a coste.

que tiene una orientación fuertemente empírica, exigiendo interactuar con otras disciplinas, tales como la economía, las finanzas, la estadística y la econometría en unos casos y en otros con la psicología social y la sociología de la organización. Las primeras revistas científicas que se erigieron en exponentes del nuevo enfoque fueron, de un lado, “Journal of Accounting Research” y, de otro, “Accounting, Organizations and Society”. investigación y desarrollo. Actividades relacionadas con la indagación original y planificada que persigue descubrir nuevos conocimientos y superior comprensión en los terrenos científico o técnico (fase de investigación) y la posterior aplicación de dichos logros (fase de desarrollo). Véase: costes de investigación y desarrollo.

investigación contable. Realización

de actividades intelectuales y experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los conocimientos sobre la disciplina contable. En los setenta del pasado siglo se produjo un cambio paradigmático en la forma de entender y realizar la investigación contable. Hasta esa fecha, la actividad intelectual investigadora giraba básicamente en torno a la lógica interna del proceso contable; a partir de entonces la investigación se orienta hacia el estudio de las consecuencias económicas de la información contable. El nuevo enfo-

IPSAS (International Public Sector Accounting Standards). Normas internacionales de información financiera para el sector público emitidas por el IPSASB. Véase: normas internacionales de información financiera para el sector público (NIIFSP). IPSASB (International Public Sector Accounting Standards Board). Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad para el Sector Público. Organismo perteneciente a la Federación Internacional de Contadores (IFAC) que lidera el desarrollo de un conjunto coherente

136

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de normas de información financiera que contribuya de manera significativa a que cualquier administración pública a nivel internacional suministre información financiera de mayor calidad que sea útil a las propias entidades, así como a todos aquellos interesados en la realidad económico-financiera y presupuestaria de las mismas. Su objetivo es incrementar la calidad y la transparencia de la información financiera de las entidades públicas de forma que se fortalezca la confianza en la gestión financiera de las administraciones públicas. Desde una perspectiva paralela a las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) emitidas por el International Accounting Standards Board

(IASB), emite las Normas Internacionales de Información Financiera para el Sector Público (NIIFSP) conocidas también por sus siglas en inglés como IPSAS (International Public Sector Accounting Standards). Las mismas no son vinculantes si bien existen diversos países y organizaciones públicas internacionales que las han adoptado o están adaptándolas o estudiando su adaptación para ser incorporadas en sus diferentes ordenamientos legislativos. Están soportadas sobre la base del devengo si bien para países en fase de desarrollo o con estructuras informativas y gerenciales muy simples se concibe el método de caja.

137

J JIT (Just In Time). Justo a tiempo. Filosofía de actuación empresarial que se fundamenta en la eliminación de todo lo que no sea lo mínimo imprescindible de equipos, materiales, componentes, espacio y tiempo, para añadirle valor al producto. Se aplica por primera vez en Japón en los años sesenta y básicamente consiste en producir justo a tiempo para la venta, fabricar un componente justo a tiempo para solapar con el posterior y comprar el material justo a tiempo

para fabricar el componente. De esta manera, sólo se compra lo necesario y se responde a la demanda de los diferentes inputs del proceso productivo de una manera sincronizada. Llevado al extremo, supone trabajar sin inventarios. Cuando se recibe un pedido, cada célula JIT (unidad encargada de una parte del proceso productivo) demanda a la célula anterior lo necesario para hacerlo, desde las últimas fases del proceso productivo hacia las primeras.

138

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

K KAIZEN. Término japonés que significa hacer mejoras en un proceso a través de innovaciones pequeñas e incrementales. Este concepto aplicado a la gestión de costes ha dado lugar a la técnica de gestión de costes conocida como Kaizen Costing, muy utilizada por los fabricantes de coches japoneses para mejorar los costes en la etapa de fabricación de los productos. Asumiendo la mejora continua en fabricación, pretende reducir el estándar, es decir, asegurar que se disminuye el coste tomado

como referencia. Consiste en establecer una tasa (porcentaje) objetivo de reducción sobre el coste base. Esta reducción se debe conseguir encontrando formas de hacer el proceso productivo de manera más eficiente, mediante técnicas de análisis de valor. El énfasis se pone en la reducción de costes variables. Vinculado al sistema de planificación del beneficio, se utiliza para conseguir que productos maduros alcancen sus objetivos de beneficio a largo plazo.

139

L latibex. Mercado financiero internacional sólo para valores latinoamericanos. Este mercado se apoya en la plataforma de negociación y liquidación de valores de la bolsa española, de tal forma que los valores de América Latina cotizados en él, se contratan y liquidan como cualquier valor español. Nació en diciembre de 1999, fue aprobado por el gobierno español y está regulado bajo la vigente ley del mercado de valores española. La divisa de cotización es el euro y la contratación se realiza a través del sistema electrónico de la bolsa española (SIBE). Los índices disponibles son: FTSE Latibex All Share, que recoge todas las empresas cotizadas en Latibex; FTSE Latibex Top, que aglutina a los 15 valores más líquidos de la región

cotizados en Latibex; FTSE Latibex Brasil, que aglutina a los valores más líquidos de Brasil cotizados en Latibex. Los tres índices se realizan en colaboración con FTSE, compañía de diseño y elaboración de índices del grupo Financial Times. leasing. Véase: arrendamiento financiero. libros de contabilidad. Documentos en los que se registran mediante un lenguaje contable todas las operaciones mercantiles que acontecen en la empresa durante un periodo de tiempo determinado. El Código de Comercio en su título III, sección primera, artículo 25 establece que todo empresario

140

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión debe llevar una contabilidad ordenada, adecuada a la actividad de su empresa que permita un seguimiento cronológico de todas sus operaciones, así como la elaboración periódica de balances e inventarios. Así mismo en el artículo 25 anteriormente señalado, se establece que necesariamente el empresario llevará un libro de Inventarios y Cuenta anuales y otro Diario. El libro de Inventarios y Cuentas anuales se abre con el balance inicial detallado. Trimestralmente se transcribirán con sumas y saldos los balances de comprobación. Se transcribirán también el inventario de cierre de ejercicio y las cuentas anuales. El libro diario registrará día a día de forma cronológica, todas las operaciones relativas a la actividad empresarial. LIFO (Last In, First Out). Última entrada, primera salida. Criterio para valorar las salidas de un almacén, según el cual se asigna a las salidas el orden cronológico inverso al registro de entrada, es decir, se valoran considerando que, como indica la traducción de su nombre (última existencia que entraprimera existencia que sale), las últimas entradas de existencias son las primeras en salir. Este criterio se utiliza cuando los valores de las existencias que entran en un almacén son diferentes y no resulta fácil identificar cuáles son las unidades de producto que salen hacia una nueva fase de producción o, definitivamente, es vendido (véanse otros criterios como, por ejemplo, FIFO, PMP). La aplicación de este criterio supone que las existencias inventariadas coinciden con las primeras entradas. Aplicando este cri-

terio, los inventarios quedan valorados a los costes de entrada más antiguos y, por ello, en entornos inflacionistas suele implicar una subvaloración de las existencias y la presentación de una cifra de resultado inferior. limitación al alcance. Cualquier fenómeno o hecho que impide, restringe o limita la aplicación de algún procedimiento de auditoría al auditor. El auditor, para poder expresar una opinión sobre los estados financieros, deberá aplicar todos aquellos procedimientos requeridos por las normas técnicas, y todos aquellos que estime oportunos teniendo en cuenta las circunstancias propias de cada trabajo, para obtener evidencia adecuada a fin de satisfacerse de que las cuentas anuales presentan la imagen fiel de la entidad auditada. La imposibilidad de llevar a cabo alguno de estos procedimientos supone una limitación al alcance de la auditoría que puede obligar al auditor a expresar una opinión con salvedades e incluso a denegar su opinión, si las restricciones impuestas tienen una importancia muy significativa. Las limitaciones al alcance de la auditoría pueden provenir de la propia entidad auditada, por ejemplo: la dirección de la compañía prohíbe al auditor la confirmación directa de saldos con clientes, proveedores, bancos, acreedores, etc., o bien no permitir el acceso a la caja, registros, informes, etc., o venir impuestas por otras circunstancias, por ejemplo: no estar presente en el inventario físico efectuado por la compañía por haber sido contratados como auditores en una fecha posterior a la de la

141

realización de dicho inventario o la destrucción accidental de documentación o registros necesarios para la auditoría. liquidez. Capacidad para hacer frente a todos los compromisos financieros en el corto plazo. El análisis de la liquidez depende de la existencia de información contable adecuada y oportuna, por lo que tradicionalmente ha tenido una importancia menor al de la solvencia. El análisis tradicional de la liquidez ha sido de tipo fondo (ratio de circulante, fondo de maniobra). En el pasado reciente, la atención de los analistas se ha desplazado de los datos fondo (balance) a los datos flujo (en principio, cobros y pagos). Ciertamente, si los compromisos financieros deben satisfacerse con dinero, la capacidad de la empresa para generar una corriente suficiente de tesorería debe ser la base fundamental para calificar su liquidez. localización de costes. Primera fase del proceso de imputación de costes indi-

rectos. Los costes indirectos se distribuyen entre los objetos de costes intermedios o lugares de costes que se definan en la empresa, por ejemplo, secciones o actividades, asignando a cada sección o actividad los costes asociados a los consumos realizados en el desempeño de la función de la sección o actividad. Esta asignación se puede hacer de forma directa, si el coste es directo a ese centro, o por prorrateo si se ha realizado una utilización conjunta de dicho coste indirecto por varios centros. En este último caso, el reparto entre los mismos se hace a través de una clave de reparto. Este proceso se conoce como reparto primario y suele realizar por medio de una tabla de doble entrada que recoge por filas cada concepto o elemento de coste indirecto y por columnas cada una de las secciones o actividades en que está dividida la empresa. En dicha tabla de reparto, cada celda recoge el importe del consumo de ese coste indirecto localizado en esa sección o actividad. Véase: imputación de costes.

142

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

M manipulación (gestión) del resultado. Práctica contable consistente en alterar la cifra de resultados para lograr una cifra deseada; una forma de manipulación contable es el alisamiento. En la actualidad cuando en la literatura contable se usa la expresión manipulación contable se suele referir al uso discrecional de los ajustes contables por devengo. El resultado contable se obtiene ajustando las variaciones de tesorería de las operaciones mediante los ajustes contables que afectan al capital circulante, y estos últimos pueden ser objeto de manipulación. Mediante técnicas de regresión se determinan los ajustes normales para de esta forma cuantificar los ajustes discrecionales que sugieren la existencia de manipulación. La manipulación con-

table puede ser oportunista y deberse a los intereses de los propios directivos (mantener el empleo, o mejorar su remuneración), pero también puede considerarse como un mecanismo eficiente que beneficia a la propia empresa (al evitar incumplir restricciones de los contratos de endeudamiento o minimizar el pago de impuestos). Véase: alisamiento de beneficios. mantenimiento de capital. Conservación del capital de una empresa. Dependiendo del concepto de capital que se utilice existen dos acepciones. El mantenimiento del capital financiero se produce cuando el valor monetario del activo neto al final del periodo excede del valor monetario al inicio del mismo.

143

Dicho valor puede ser medido en unidades monetarias nominales o en unidades de poder adquisitivo constante. El mantenimiento de capital físico se centra en la capacidad operativa de la empresa para generar recursos. Dicha capacidad debe ser superior al final de periodo que al inicio del mismo excluida cualquier distribución o contribución de los propietarios durante el periodo. manual de control interno. Actuaciones y procedimientos a llevar a cabo por el auditor interno. Incluye los informes periódicos o especiales que debe emitir y los destinatarios. El manual de control interno está estrechamente vinculado con los manuales de procedimientos aprobados por la dirección de la entidad, que son de obligada observación para el personal que realiza transacciones, las controla o las registra. Véase: manual de procedimientos. manual de procedimientos. Manual que comprende el plan de organización y el conjunto de métodos y procedimientos establecidos o diseñados por la dirección de una entidad con el fin de alcanzar los objetivos marcados a los sistemas de información contable, en consonancia con los fines generales y la planificación aprobada por la entidad. En términos generales los manuales de procedimientos pretenden asegurar que los activos están debidamente protegidos, que los registros contables son fidedignos y que la actividad de la entidad se desarrolla eficazmente. Para lograr este fin, el manual de procedimientos comprende sistema de autorizaciones

y aprobación de transacciones, segregación de funciones en los diferentes departamentos, controles físicos sobre los activos, etc. mapas estratégicos. Diagramas que describen cómo una organización puede crear valor, conectando sus objetivos estratégicos mediante relaciones explícitas de causa y efecto entre unos objetivos y otros. Estos mapas se utilizan para comunicar y explicar la estrategia a directivos y empleados, estando fuertemente relacionados con el cuadro de mando integral desarrollado por Kaplan y Norton. Véase: cuadro de mando. marco conceptual. Compendio, emitido normalmente por los organismos reguladores, de los criterios y fundamentos en que debe de basarse la elaboración de la información financiera. Se trata, por tanto, de un soporte teórico de la regulación contable, con la finalidad de dotar de sustento racional y, en consecuencia, de congruencia lógica, a las normas contables con las que se establece aquella información. Los organismos reguladores normalmente han emitido desde sus orígenes pronunciamientos en búsqueda del adecuado soporte teórico para sus normas, que han recibido diferentes denominaciones. La expresión “marco conceptual” comienza a emplearse coincidiendo con el auge de la orientación de la contabilidad hacia el suministro de información útil para la toma de decisiones económicas, siendo utilizada por primera vez en los pronunciamientos de este tipo emitidos

144

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión por el FASB norteamericano, a partir de 1973, coincidiendo con el comienzo de su andadura. Posteriormente, el IASB, publicó en 1988 su marco conceptual, también en búsqueda del adecuado apoyo teórico para sus normas internacionales. En España, AECA publicó su marco conceptual en 1990. El contenido del marco conceptual en su versión actual se desarrolla en un itinerario lógico deductivo, de manera que los conceptos contenidos en cada uno de los escalones del mismo siguen una secuencia en la que buscan ser congruentes con los escalones anteriores, buscando con ello la solidez del entramado resultante. Estos escalones siguen, por lo general, la siguiente secuencia conceptual: i) La construcción de un conjunto de normas parte de las características del entorno, que determinan y orientan los siguientes escalones de la deducción; ii) a continuación, y en el marco de tales características, se establecen los objetivos que deben alcanzar las normas a obtener, en relación con las necesidades de los usuarios que pretende satisfacer el sistema contable; iii) el paso siguiente es el enunciado de los requisitos -también llamados características cualitativas- que debe cumplir la información para conseguir el adecuado cumplimiento de los objetivos establecidos previamente; iv) en congruencia también con los escalones anteriores de la deducción, se formula un conjunto de principios básicos -que también se denominan hipótesis básicas o de funcionamiento del sistema contable- que sirven de marco de referencia para la elaboración y aplicación de

las normas concretas y detalladas; v) a partir del contenido de los escalones anteriores, pueden establecerse algunos conceptos básicos, tales como los elementos de los estados financieros (activos, pasivos, gastos, ingresos, etc.); vi) con apoyo en las características cualitativas, se establecen los criterios para el reconocimiento de los elementos de los estados financieros, de modo que para su inclusión en los estados financieros no basta con que cumplan la definición sino que, además, deben de satisfacer tales criterios de reconocimiento; vii) y, finalmente, también en congruencia con los objetivos establecidos para la información financiera, se enumeran los criterios de valoración de las diferentes partidas de los estados financieros, normalmente en el contexto del concepto de capital y de sus criterios de mantenimiento. Estos pasos del itinerario lógico-deductivo tienen un importante hilo conductor: conseguir y potenciar la utilidad de la información financiera para la toma de decisiones y, con ello, satisfacer las necesidades de sus usuarios. Este contenido genérico está presente en las versiones de marco conceptual aparecidas hasta ahora (FASB, IASB, AECA...), sin perjuicio de que en cada una de ellas se sigan con mayor o menor fidelidad esos escalones. La primera parte del PGC español es el marco conceptual, que toma y desarrolla criterios contenidos en el Código de Comercio, siguiendo el siguiente itinerario, similar al descrito más arriba: 1) Cuentas anuales. Imagen fiel. 2) Requisitos de la información a incluir en las

145

cuentas anuales. 3) Principios contables. 4) Elementos de las cuentas anuales. 5) Criterios de registro o reconocimiento contable y 6) Criterios de valoración. margen bruto. Diferencia entre el precio de venta, de un producto o servicio, y el coste que le supone a la empresa su producción. El concepto de coste incluye costes directos más una parte razonable de los indirectos. En valor absoluto refleja el montante de ingresos disponible para absorber el resto de costes que componen la cadena de valor. A efectos de análisis, este margen debe elaborarse al nivel de desagregación más alto posible (líneas de producto, zonas geográficas, etc). La desagregación permite tomar decisiones como potenciar o eliminar la comercialización de algún producto. En valores relativos representa la proporción que guarda los ingresos y los costes. margen comercial. Diferencia o proporción entre el margen bruto y el coste de distribución. Igual que en el margen bruto debe elaborarse al nivel de desagregación más alto posible. margen de beneficios. Diferencia o proporción entre los ingresos y gastos totales derivados de la explotación. margen de contribución. Diferencia entre los ingresos por ventas y los costes variables de los productos/servicios vendidos. Muestra la cuantía de ingresos disponible para absorber los costes de infraestructura. Esta magnitud es básica para conocer el umbral de rentabilidad o punto muerto de la empresa.

margen de seguridad de los costes fijos. Relación entre los beneficios de explotación y los costes fijos de la empresa. Indica la proporción en que pueden aumentar los costes fijos durante un período manteniendo las restantes condiciones previstas en la explotación, sin llegar a incurrir en pérdidas. margen de seguridad de los costes variables. Relación entre los beneficios de explotación y los costes variables de la empresa. Indica la proporción en que pueden aumentar los costes variables durante un período manteniendo las restantes condiciones previstas en la explotación, sin llegar a incurrir en pérdidas. margen económico u operativo. Véase: margen de beneficios. margen industrial. Véase: margen bruto. materiales para consumo y reposición. Véase: existencias. materiales recuperados. Véase: existencias”. materialidad. Magnitud o naturaleza de un error (incluyendo una omisión) en la información financiera que, bien individualmente o en su conjunto, y a la luz de las circunstancias que le rodean, hace probable que el juicio de una persona razonable, que confía en la información, se hubiera visto influenciado o su decisión afectada como consecuencia del error u omisión. El auditor debe

146

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión formarse una opinión sobre las cuentas anuales en bases selectivas, es decir, sin examinar todas y cada una de las transacciones realizadas por la entidad auditada durante el ejercicio, lo que conlleva un riesgo que consiste en la no detección de errores u omisiones que, individualmente o colectivamente, pudieran ser significativos respecto a las cuentas anuales tomadas en su conjunto y que pueden llevar al auditor a emitir una opinión equivocada cuando existan en las cuentas anuales irregularidades significativas. Lo anterior implica que, en la ejecución del trabajo, el auditor siempre debe recurrir al concepto de importancia relativa para determinar el alcance del trabajo a realizar y evaluar el efecto de las distintas circunstancias que pudieran incidir en su informe. La evaluación del riesgo y el establecimiento de los niveles o cifras de importancia relativa constituyen el eje central sobre el que gira el plan global de auditoría y la base para determinar la naturaleza, oportunidad y amplitud de las pruebas de auditoría. Véase: importancia relativa. materias auxiliares. Véase: existencias. materias primas. Véase: existencias. matriz. Véase: dominante. MEFF (Mercado Oficial de Futuros y Opciones Financieros en España). Mercado financiero regulado que ini-

ció su actividad en noviembre de 1989 y forma parte del grupo MEFF-AIAFSENAF holding de mercados financieros. Su actividad principal es la negociación, liquidación y compensación de futuros y opciones sobre bonos del Estado y el índice bursátil IBEX-35, así como futuros y opciones sobre acciones. Actualmente MEFF ha sido reconocida por las autoridades de regulación del Reino Unido y de Suiza, como mercado apto para la negociación por parte de las entidades radicadas en sus jurisdicciones respectivas. MEFF actúa como mercado y cámara de compensación siendo regulado, controlado y supervisado por las autoridades económicas (CNMV). memoria. Estado o documento contable también llamado de notas explicativas cuya finalidad es completar, ampliar y comentar la información que contienen los estados que componen las cuentas anuales. De forma general, la memoria debe recoger información requerida que no sea posible recoger en el resto de estados financieros o que sea necesaria para su comprensión, así como la referida a las políticas contables. El modelo normal de memoria del PGC español recoge información sobre la actividad de la empresa, las bases de presentación de las cuentas anuales, la propuesta de aplicación del resultado del ejercicio, las normas de registro y valoración aplicadas a las diferentes partidas, los movimientos, amortizaciones y correcciones de valor del inmovilizado material, los inmuebles clasificados como inversiones inmobiliarias, inmovilizado intangible, arrendamientos, instrumentos

147

financieros, existencias, moneda extranjera, situación fiscal, ingresos y gastos, provisiones y contingencias, información medioambiental, retribuciones a largo plazo al personal, transacciones con pagos basados en instrumentos financieros, subvenciones, donaciones y legados, combinaciones de negocios, negocios conjuntos, activos no corrientes mantenidos para la venta y operaciones interrumpidas, hechos posteriores al cierre, operaciones con partes vinculadas, información segmentada y otra información que pueda ser relevante. El modelo abreviado reduce sustancialmente la información requerida. memoria consolidada. Estado contable que completa, amplía y comenta la información contenida en los otros documentos que integran las cuentas anuales consolidadas. Véase: memoria. memoria de sostenibilidad. Informe que se espera que sirva como marco generalmente aceptado para informar acerca del desempeño económico, ambiental y social de las entidades. Se ha creado para que las organizaciones, independientemente del tamaño, sector o emplazamiento, lo utilicen en la medición, divulgación y rendición de cuentas en materia del desempeño de las organizaciones con respecto al objetivo del desarrollo sostenible. La elaboración de memorias de sostenibilidad es un término muy amplio, sinónimo de otros términos (por ejemplo, triple cuenta de resultados, informes de responsabilidad corporativa, etc.). Los

contenidos básicos que han de incluirse en las memorias de sostenibilidad van referidos a la información que resulta relevante y material para la mayoría de las organizaciones y grupos de interés, bajo tres tipos de apartados: i) Perfil: Información que define el contexto general y permite comprender el desempeño de la organización, entre otros a través de su estrategia, su perfil y sus prácticas de gobierno corporativo. ii) Enfoque de la dirección: información sobre el estilo de gestión a través del cual una organización aborda aspectos específicos y describe el contexto que permite comprender su comportamiento en un área concreta. iii) Indicadores de desempeño: indicadores que permiten disponer de información comparable respecto al desempeño económico, ambiental y social de la organización. Con el fin de garantizar una presentación equilibrada y razonable del desempeño de la organización, se debe determinar el contenido que debe incluir la memoria. Esto debe hacerse teniendo en cuenta tanto la experiencia y el propósito de la organización, como los intereses de sus grupos de interés. Ambos puntos de referencia son importantes a la hora de decidir qué debe incluirse en la memoria. El enfoque que dirige la utilización del marco del GRI (véase “GRI”) para la elaboración de memorias de sostenibilidad es el siguiente. a) Han de identificarse los asuntos e indicadores relacionados que sean relevantes para la organización y que, de este modo, podrían resultar apropiados para incluir en la memoria, llevando a cabo

148

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión un proceso iterativo mediante la utilización de los principios de materialidad, participación de los grupos de interés, contexto de sostenibilidad, y las orientaciones para establecer la cobertura de la memoria. b) En la identificación de los asuntos relevantes, se debe considerar la relevancia de todos los aspectos de los indicadores identificados en la guía del GRI y los suplementos sectoriales aplicables. También habrá que tener en cuenta en su caso, otros asuntos sobre los que sea importante informar. c) Las comprobaciones enumeradas para cada principio relevante deben ser utilizadas para valorar qué asuntos e indicadores, del conjunto de asuntos e indicadores relevantes, son materiales, y por tanto deben incluirse en la memoria. d) Se deben utilizar los principios para priorizar los asuntos seleccionados y decidir qué asuntos se van a destacar. e) Los métodos o procesos específicos utilizados para valorar la materialidad. f) Varían dependiendo de la organización, que también puede definirlos. g) Deben tener siempre en cuenta las directrices y las comprobaciones incluidas en los principios de elaboración de memorias del GRI. h) Deberán revelarse en su totalidad. mercado activo. Aquel donde los precios están fácil y regularmente disponibles a través de una bolsa, de intermediarios financieros, de una institución sectorial, de un servicio de fijación de precios o de un organismo regulador, y esos precios reflejan transacciones de mercado actuales que se producen regularmente, entre partes que actúan en

situación de independencia mutua. No obstante, la entidad ajustará el precio de mercado más ventajoso para reflejar cualquier diferencia en el riesgo de crédito de la contraparte entre los instrumentos habitualmente negociados y aquél que está siendo medido. La existencia de cotizaciones de precios publicadas en el mercado activo es la mejor evidencia del valor razonable y, cuando existen, se utilizan para medir el activo o el pasivo financiero. mermas. Pérdidas de valor originadas tanto como consecuencia de la falta de calidad de los productos obtenidos (outputs) como por el deterioro de los materiales empleados (inputs) en el proceso productivo. Se excluyen las pérdidas de valor provocadas por la obsolescencia económica o técnica. Se suele diferenciar entre mermas mostradas por los outputs del proceso (productos dañados y defectuosos) y las mermas experimentadas por los inputs (materiales de desecho y desperdicios). Desde el punto de vista de su consideración respecto al coste, cabe diferenciar entre mermas normales y extraordinarias. Las mermas normales (también denominadas planeadas) son las que surgen en condiciones de operación eficiente y se consideran un coste más del proceso productivo. Las mermas anormales o extraordinarias son aquellas que no se esperan que ocurran y, por tanto, sus costes se deben considerar en el cálculo del resultado del período en el que se originan. método alemán para la financiación de infraestructuras. En contabilidad

149

pública, sistema de financiación de infraestructuras en el cual el adjudicatario de la obra se hace cargo de la construcción de la infraestructura y de su financiación hasta ponerla a disposición de la administración. Una vez hecha la recepción de la obra acabada, la administración reembolsa el coste total de una sola vez o en un plazo de varios años, incluyendo el coste de construcción y el coste financiero. método contable de la cobertura (hedge accounting). Véase: cobertura contable. método de adquisición. Método aplicable a la contabilización de las combinaciones de negocios en función del cual la sociedad adquirente reconoce, en la fecha de adquisición, los activos adquiridos y los pasivos asumidos en una combinación de negocios de acuerdo a una serie de reglas, que se indican a continuación. De forma resumida pude decirse que la valoración de los activos adquiridos y los pasivos asumidos se lleva a cabo por su valor razonable y que, en su caso, la diferencia entre dicho valor y el coste de la combinación de negocios se reconocerá, en caso de ser positiva, como fondo de comercio y, si es negativa, se incorporará a los resultados del ejercicio. Las, incluidas en el caso del PGC, para la aplicación de este método se refieren a: i) Identificación de la empresa adquirente; ii) determinación de la fecha de adquisición; iii) cuantificación de la combinación de negocios; iv) valoración de los activos identificables

adquiridos y los pasivos asumidos; v) y, determinación del fondo de comercio o de la diferencia negativa. método de cierre. Método de conversión que consiste en aplicar a las partidas del balance el tipo de cambio de cierre, es decir, el tipo existente en la fecha a que se refieren los estados consolidados. Las partidas de la cuenta de pérdidas y ganancias se convierten utilizando los tipos de cambio existentes en las fechas en las que se realizaron las operaciones, pudiendo utilizar tipos de cambio medio ponderando el volumen de transacciones realizadas por periodo. Resulta aplicable cuando la entidad extranjera tiene una moneda funcional distinta a la de la sociedad dominante. método de la participación. Véase: puesta en equivalencia. método de unión de intereses. En las combinaciones de negocios, cuando éstas se realizan bajo un objetivo común, en lugar de una imposición de una empresa sobre otra. Por este motivo, contablemente no se modifican los valores contables en estos procesos, sin que tampoco aparezca un fondo de comercio, ya que se agregan los patrimonios mediante un mero intercambio de acciones. En la actualidad no está permitido este método por la NIC 3, debido a los problemas de comparabilidad que puede ocasionar. método del contrato cumplido. Aquel por el que los ingresos no pueden ser

150

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión reconocidos hasta que el contrato esté acabado o sustancialmente completo.

métodos de auditoría. Véase: procedimientos de auditoría.

método del coste. Véase: método de adquisición.

métodos de consolidación. Métodos aplicables en la elaboración de cuentas consolidadas en función de la capacidad de control o influencia que detente la sociedad dominante sobre la sociedad participada. Existen tres métodos para formular las cuentas consolidadas: i) Integración global, aplicable en los casos en que la sociedad dominante ejerce un control efectivo sobre las sociedades en las que participa; ii) integración proporcional, reservado para las sociedades en las que se comparte el control entre los partícipes, y iii) puesta en equivalencia, aplicable a las sociedades sobre las que se ejerce influencia significativa.

método del grado de avance o porcentaje de realización. Método de reconocimiento de ingresos establecido para contratos de prestación de servicios. La determinación del grado de realización puede efectuarse mediante: a) la inspección de los trabajos ejecutados; b) la proporción que los servicios ejecutados hasta la fecha como porcentaje del total de servicios a prestar; o c) la proporción que los costes incurridos hasta la fecha suponen sobre el costo total. El reconocimiento de un ingreso teniendo en cuenta el grado de avance, estará sujeto a que éste pueda ser medido con fiabilidad, entre otras condiciones. método monetario-no monetario. Método de conversión que consiste en la clasificación de las partidas en monetarias y no monetarias. Las partidas monetarias del balance, se convierten al tipo de cambio de cierre, mientras que las partidas no monetarias, no sometidas al riesgo de cambio, se convierten al tipo de cambio histórico. Las partidas de la cuenta de pérdidas y ganancias se convierten al tipo correspondiente a la fecha en que se efectúan las operaciones o a tipos medios, excepto las partidas de ingresos y gastos relacionados con las partidas no monetarias del balance, que se convierten utilizando el tipo de cambio histórico.

minoría de control. Socio o grupo de socios que, ostentando un porcentaje minoritario de capital, puede ejercer el control de la sociedad frente a la mayoría de socios que, dispersos o inactivos, no actúan de forma coordinada para ostentar el control de la sociedad. modelos de asignación de costes. También denominados métodos de asignación de costes, constituyen un conjunto de reglas y procedimientos que hacen posible la acumulación de datos de costes para valorar la producción obtenida, es decir, calcular el coste de los diferentes productos del proceso productivo y determinar los márgenes y resultados por productos de un determinado período, permitiendo a su vez planificar, controlar y tomar decisiones. Se han diferenciado varios modelos

151

de costes, dependiendo de los criterios asumidos respecto al análisis de los costes, su clasificación y las consideraciones sobre las que dichos tipos de costes deben integrar el coste de los productos, pudiendo ser transferidos a los siguientes períodos mediante su incorporación al valor de las existencias finales. • modelo de costes completos. Modelo de asignación de costes que considera que el coste final de los productos vendidos integra todos los costes en que se ha incurrido para su fabricación y venta. Este modelo incluye dentro del coste de los productos, la totalidad de costes directos e indirectos que estén relacionados con la producción, con independencia de que sean fijos o variables. Parte de la hipótesis de trabajo de que la producción de los bienes y servicios requiere la realización de una serie de tareas por parte de los diferentes centros de la empresa y que esto requiere el consumo de recursos o factores productivos (fijos y variables), asumiendo que todos estos costes al ser consumidos deben tenerse en cuenta en el cálculo de la producción obtenida. Para llegar a la determinación del coste final, este modelo propone el análisis de los costes por naturaleza y su clasificación en directos e indirectos, una vez realizada esta clasificación, los costes indirectos se localizan en las secciones, centros de costes o actividades desde donde se imputarán a los productos. De esta forma el coste de un producto estará formado por sus costes directos más la parte correspondiente de los indirectos, es decir, la valoración de la actividad que cada centro de coste ha efectuado para el producto.

• modelo de imputación racional. Evolución del modelo de costes completos que se caracteriza por considerar como parte del coste de fabricación y venta, los costes de los factores que varían con el volumen de fabricación y sólo los costes fijos correspondientes a la actividad utilizada. Trata de paliar, de esta manera, uno de los principales inconvenientes del modelo de costes completos que es la incidencia que las variaciones en el nivel de actividad tienen en el cálculo de costes unitarios de los productos. Este modelo discrimina entre costes fijos y variables, considerando para calcular el coste de los productos, por una parte, los costes variables directos e indirectos y, por otra, los costes fijos, pero solamente aquéllos considerados normales para la producción del ejercicio analizado. Para ello, se corrige el montante de coste fijo de una sección que se imputará a los productos, esta corrección se hace multiplicando los costes fijos de cada sección por un coeficiente o tasa de actividad que refleja la capacidad utilizada en un ejercicio. • modelos de absorción parcial. Modelos de asignación de costes caracterizados por asignar al coste de fabricación de los productos sólo una parte de los costes incurridos para su fabricación y venta. Parten de la hipótesis de que, para que los costes unitarios de los productos sean relevantes para la toma de decisiones, dichos costes deben incorporar únicamente el coste de los factores cuyo consumo tiene un carácter incremental con respecto al volumen de actividad/producción

152

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión y venta. Se han desarrollado varias modalidades que matizan esta hipótesis general. • modelo de costes variables. Modelo de absorción parcial de costes que se caracteriza por asignar al coste de fabricación de los productos solamente los costes de los factores que varían con el volumen de fabricación y venta. Este modelo propone una reclasificación previa de los costes por naturaleza en fijos y variables, planteando que, en el cálculo de los costes finales por productos, no intervengan más que los costes variables según el volumen de fabricación y que los costes fijos se lleven globalmente al resultado del periodo. Así, una vez clasificados los costes en fijos y variables, los costes fijos se asignan al resultado del periodo y con los costes variables (directos e indirectos) se sigue el proceso lógico de afectación e imputación para la determinación del coste final de ventas. Proporciona información sobre la contribución de cada producto para cubrir costes fijos y obtener beneficio (véase “margen de contribución”). En su versión evolucionada se identifican, además, los costes fijos directos a cada línea de fabricación, proporcionando información sobre la contribución de cada línea de producto a cubrir costes fijos comunes y obtener beneficios. • modelo de costes directos. Modelo de absorción parcial de costes que se caracteriza por asignar al coste de fabricación de los productos solamente aquellos costes de los factores variables cuyo consumo se puede identificar sin aplicar ninguna clave de reparto. Este

modelo simple consigue una aproximación al coste de los productos afectándole los costes provenientes de la materia prima y la mano de obra directa consumida. En su versión evolucionada, identifica los costes directos fijos a cada línea de fabricación para calcular los márgenes de cada línea. moneda extranjera (o divisa). Moneda distinta a la del país o empresa. En contabilidad se considera moneda extranjera a cualquier moneda distinta de la moneda funcional de la empresa. moneda funcional. Moneda del entorno económico principal en el que opera la entidad. Constituye la moneda económica de una empresa, es decir, la que afecta a su riqueza, y no tiene que coincidir con la moneda local (moneda del país donde está radicada la sociedad), la moneda de registro (en la que se llevan los libros contables), o la de presentación (en la que están formulados los estados financieros). movilidad financiera. La movilidad financiera es la capacidad para redirigir el uso de los recursos financieros Es decir, la posibilidad de invertir en otros sectores, productos o mercados en respuesta a la información que recibe. Este concepto es de utilidad en la evaluación de la solvencia. muestreo de auditoría. Aplicación de procedimientos de auditoría a menos de la totalidad de las partidas que componen el saldo de una cuenta o de un tipo de transacciones de modo que todos

153

los elementos tengan posibilidad de ser seleccionados, lo que permite al auditor, que debe formarse una opinión sobre las cuentas anuales en bases selectivas, obtener y evaluar evidencia de auditoría sobre determinadas características de los elementos seleccionados a fin de alcanzar una conclusión sobre la población de la que se extrajo la muestra. Las técnicas de muestreo que se utilizan en auditoría se clasifican en: muestreo

de criterio o no estadístico y muestreo estadístico. En el muestreo no estadístico la muestra se determina por el juicio y experiencia profesional del auditor, sin embargo, en el muestreo estadístico la selección de la muestra es aleatoria y se utiliza la teoría de probabilidades para evaluar el resultado del muestreo. multigrupo. Véase: coparticipada.

154

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

N negocio. Empresa, es decir, conjunto integrado de actividades y activos dirigidos y gestionados con el fin de proporcionar: i) un rendimiento a los inversores; o ii) menores costes u otros beneficios económicos que reviertan directa y proporcionalmente a los asegurados o participantes. Un negocio se compone generalmente de insumos, procesos aplicados a los mismos y de los correspondientes productos que son, o serán, utilizados para generar los ingresos del negocio. La existencia de un “fondo de comercio” pone de manifiesto la existencia de un negocio. negocio en el extranjero. En contabilidad, sociedad dependiente, sociedad multigrupo, asociada, o sucursales,

cuyas actividades están basadas o se llevan a cabo en un país o moneda distinta (NIIF nº 21, “Efectos de las variaciones en los tipos de cambio de la moneda extranjera”). negocios conjuntos (joint ventures). Acuerdo contractual en virtud del cual dos o más partícipes emprenden una actividad económica que se somete a control conjunto, es decir, en el que las decisiones estratégicas (financieras u operativas) requieren el consentimiento unánime de las partes que están compartiendo el control. En contabilidad, la NIC nº 31, “Participaciones en negocios conjuntos”, se distinguen tres tipos de negocios conjuntos: i) operaciones controladas conjuntamente, ii) activos con-

155

trolados de forma conjunta, y ii) entidades controladas de forma conjunta. neutralidad. Requisito que debe cumplir la información contable para ser fiable, según el cuál debe estar libre de sesgos o prejuicios que podrían influir en la toma de decisiones por parte del usuario de la información. NIC. Véase: normas internacionales de contabilidad. NIFO (Next In, First Out). Próxima entrada, primera salida. Este criterio valora las primeras materias consumidas basándose en el precio de entrada de las próximas. Es el método más adecuado en épocas de fuerte inflación al anticiparse a la depreciación monetaria. La valoración del coste de las salidas se realiza a precios de reposición, por lo que la empresa se está anticipando a la inflación, obtiene el coste de producción a los precios más actuales, si bien los almacenes quedan valorados a los precios más antiguos. Es un método poco aplicado y no reconocido por el PGC como criterio de valoración en cuanto a la elaboración de información financiera. NIIF. Véase: normas internacionales de información financiera. NIIFSP. Véase: normas internacionales de información financiera para el sector público.

normas contables. Cuerpo normativo, de ámbito nacional o internacional, que regula la información financiera facilitada por las entidades. normas de auditoría. Conjunto de reglas y procedimientos que debe seguir el auditor para llevar a cabo su cometido profesional. Las normas de auditoría cubren aspectos de formación profesional (acceso a la profesión y formación continuada), requisitos éticos a observar en la realización del trabajo, normas sobre procedimientos a seguir y documentación de la evidencia en auditoría, así como normas para la emisión de los informes. Por lo general, las normas se elaboran por las instituciones que agrupan a los auditores, aunque suelen ser respaldadas o sancionadas por alguna autoridad oficial (gobierno, comisión de valores, etc.). normas de control interno. Conjunto de normas y procedimientos que regulan el control financiero o de las operaciones en las organizaciones, ya sean empresariales, gubernamentales o entidades sin fines de lucro. El objetivo de las normas de control interno es la prevención de los efectos de los riesgos que puedan amenazar el funcionamiento de la entidad que las siga, cuidando al mismo tiempo de que se cumplan los objetivos establecidos para la misma. En las instituciones donde hay manuales de procedimiento, estos documentos suelen contener las normas de control a seguir, para la salvaguarda de los activos, la prevención de los fraudes y, en general, para la detección y corrección

156

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de cualquier actuación o circunstancia que pueda poner en riesgo a la entidad o a una parte de la misma. normas internacionales de auditoría. Conjunto de reglas emitidas, con el propósito de servir de referencia a los auditores de todo el mundo, por la IFAC. En principio, las normas emitidas por la IFAC están destinadas a ser útiles para cualquier profesional contable, ya trabaje por cuenta propia o ajena, o bien presta sus servicios en entidades públicas, pero la utilidad más relevante que han tenido estas normas ha sido la de servir como punto de referencia para que los países las adoptaran parcial o íntegramente, o bien se basaran en ellas para elaborar un cuerpo propio de procedimientos y normas técnicas obligatorias para los auditores actuantes en sus jurisdicciones. Las Normas de Auditoría emitidas por la IFAC se agrupan en tres grandes cuerpos temáticos, y son emitidas por sendos Consejos: i) las normas internacionales sobre auditoría y certificación (aseguramiento); ii) las normas internacionales sobre ética para los profesionales contables, y iii) las normas internacionales sobre formación de los profesionales contables. Entre los logros más destacados de las normas internacionales de auditoría pueden mencionarse desde el elevado grado de estandarización de los informes de auditoría en todos los países del mundo hasta el requisito de práctica profesional por tres años antes de obtener la habilitación como auditor. Entre los retos más importantes de estas

normas está la regulación de la independencia profesional y la obligación de un número de horas mínimo de formación profesional continuada para mantener la competencia profesional. normas internacionales de contabilidad (NIC). Normas emitidas por el antiguo Comité de Normas Internacionales de Contabilidad (IASC) —predecesor del actual IASB. Este cuerpo normativo ha sido adoptado por el IASB y forman parte integrante de las NIIF. Véase: Normas Internacionales de Información Financiera. normas internacionales de contabilidad pública (NICSP). Véase: normas internacionales de información financiera para el sector público (NIIFSP). normas internacionales de información financiera (NIIF). Normas e Interpretaciones adoptadas por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad del IASB. Esas Normas comprenden: las Normas Internacionales de Información Financiera; las Normas Internacionales de Contabilidad; y las Interpretaciones elaboradas por el Comité de Interpretaciones Internacionales de Información Financiera (IFRIC) o las antiguas Interpretaciones (SIC). En Europa se ha regulado la aplicación de las NIIF mediante el Reglamento (CE) Nº 1606/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo de 19 de julio de 2002 relativo a la aplicación de las normas internacionales de contabilidad, más conocido como reglamento

157

de aplicación de las NIC (DOCE nº 243 de 11 de septiembre de 2002). Este reglamento es la materialización formal de la decisión adoptada por la Unión Europea de ir a un modelo informativo de las cuentas anuales con alto grado de proximidad a las normas del IASB. En este reglamento se recoge normativamente el compromiso por parte de la Unión de adoptar las normas contables emitidas por el IASB, señalando condiciones y requisitos para la adopción, así como el marco y plazos de aplicación en el ámbito de la Unión. Respecto a su ámbito de aplicación, será de aplicación obligatoria para los ejercicios financieros que comiencen a partir del 1 de enero de 2005 en la formulación de las cuentas anuales consolidadas de las sociedades cuyos valores, en la fecha de cierre de balance, hayan sido admitidos a cotización en un mercado regulado de cualquier Estado miembro. Sin perjuicio de lo anterior, se prevé una extensión en la aplicación de las normas internacionales de contabilidad en la formulación de las cuentas anuales individuales y/o cuentas consolidadas de sociedades que no coticen, a opción del Estado miembro. En España se mantiene la normativa nacional para cuentas individuales y se deja la opción de aplicación de las NIIF para las cuentas consolidadas de empresas cuyos títulos no cotizan. normas internacionales de información financiera para el sector público (NIIFSP). Normas contables de ámbito internacional que regulan la contabilidad de organismos y administraciones públicas emitidas por el Consejo de

Normas Internacionales de Contabilidad para el Sector Público (IPSASB)]. Las mismas no son vinculantes si bien existen diversos países y organizaciones públicas internacionales que las han adoptado o están adaptándolas o estudiando su adaptación para ser incorporadas en su diferentes ordenamientos legislativos. Están soportadas sobre la base del devengo si bien para países en fase de desarrollo o con estructuras informativas y gerenciales muy simples se concibe el método de caja. Véase: IPSASB (International Public Sector Accounting Standards Board). normas técnicas de auditoría. Denominación de reciben las normas de auditoría aprobadas para su seguimiento por parte de los miembros del Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC) en España. A este respecto las normas se dividen en tres grupos: i) normas generales, que regulan las condiciones que debe reunir un auditor de cuentas, así como su comportamiento en el desarrollo de cada encargo, y cubren desde los requisitos de independencia hasta la publicidad o los honorarios; ii) normas sobre ejecución del trabajo, que determinan los medios y actuaciones que han de ser utilizados y aplicados por los auditores de cuentas independientes al realizar una auditoría (contratación, planificación del trabajo, evaluación del control interno, pruebas de cumplimiento y sustantivas, métodos de obtener y justificar la evidencia, papeles de trabajo, etc.), y iii) normas técnicas sobre informes, ya sean de auditoría de cuentas individuales o consolidadas o regulen la emisión

158

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión de informes especiales (en actos societarios o dirigidos a los reguladores). Las normas técnicas de auditoría se elaboran por parte de las corporaciones representativas de los auditores y se publican para general conocimiento por el ICAC. nueva gestión pública. concepto utilizado por la literatura académica desde principios de los 90 para hacer referencia a un proceso de reforma internacional de la organización y gestión del sector público, el cual implica un cambio cultural en cuanto que se abandonan modelos de administración pública por modelos de gestión pública. Comenzó a ser diseñado y aplicado en países tales como Nueva Zelanda, Australia y el Reino Unido. Posteriormente estos planteamientos han sido desarrollados e implantados en otros ámbitos como puede ser el de los países nórdicos, Holanda o Canadá. Es un proceso transversal en el cual intervienen muchas y

muy diferentes disciplinas académicas y profesionales. En este marco la acción del sector público se desarrolla en un entorno macroeconómico caracterizado por la disciplina y estabilidad fiscal, la planificación estratégica a lo largo del ciclo económico y la transparencia. Se están produciendo procesos de desregulación, privatizaciones y descentralizaciones, de incorporación de políticas de mercado, concurrencia y evaluación de resultados, y de búsqueda de mayor fiabilidad, relevancia y difusión de la información económica. Existe una evidente inquietud por la racionalización en el uso de los recursos públicos, por unos bienes y servicios de calidad, por la sostenibilidad de las actividades públicas, así como por enjuiciar el impacto de las decisiones pasadas sobre la situación financiera actual y evaluar el impacto futuro de las decisiones actuales sobre la posición y condición financiera de las entidades públicas.

159

O objetivo de auditoría. Fin último del trabajo del auditor. Se considera que este es el impregnar de confianza la información económico-financiera elaborada por las empresas y utilizada por terceros. Por este motivo, el objetivo de la auditoría de cuentas anuales es la emisión de un informe dirigido a poner de manifiesto una opinión técnica sobre si dichas cuentas anuales expresan, en todos sus aspectos significativos, la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de dicha entidad así como del resultado de sus operaciones en el período examinado, de conformidad con principios y normas de contabilidad generalmente aceptados.Para cumplir con ese objetivo, poder manifestar una opinión, el examen de audi-

toría requiere que el auditor obtenga evidencia suficiente y adecuada, es decir, alcance una convicción razonable de que todos aquellos datos contables expresados en las cuentas anuales han sido y están debidamente soportados en tiempo y contenido por los hechos económicos y circunstancias que realmente han ocurrido. Por tanto, el fin del trabajo de auditoría consiste en obtener, mediante la aplicación de procedimientos de auditoría, elementos de juicio válidos y suficientes, tanto en cantidad como en calidad, que constituyan la evidencia en que apoyar su opinión sobre las cuentas anuales. Los elementos de juicio para poder opinar deben ser objetivos y ciertos, es decir, deben fundamentarse en la naturaleza de los

160

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión hechos examinados, habiéndose llegado al conocimiento de los mismos con una seguridad razonable; por consiguiente, el juicio definitivo sobre el trabajo de auditoría consiste en decidir si el mismo ha suministrado al auditor material suficiente para fundamentar su opinión profesional. El material o los elementos de juicio a los que nos referimos se llaman evidencia comprobatoria, y debe ser suficiente en cantidad y calidad. Es difícil definir en cada trabajo cómo obtener evidencia, sin embargo, existen ciertos elementos fundamentales en la ejecución del trabajo, por lo menos al nivel mínimo indispensable, que son los que comprenden las normas técnicas sobre ejecución del trabajo. objeto de coste u objetivo de coste. Elemento para el que se le calcula el coste de modo independiente. El coste en abstracto no existe por lo que cualquier item (producto, servicio, departamento, actividad, proceso, proyecto o servicio) al que se le mide o asigna un coste es un objeto de coste. Será objeto de coste todo aquello de lo que los usuarios necesitan o deseen una medición explícita o cálculo separado del coste. obligaciones. Empréstitos que reciben este nombre, en algunos casos, como en ciertas emisiones de deuda pública, los bonos y las obligaciones se diferencian por el plazo de vencimiento, que para el caso español, las obligaciones es a más de cinco años, mientras que el de los bonos es inferior. Véase: empréstitos.

Ohlson, J. Catedrático de contabilidad en la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York. Con anterioridad ocupó diversas posiciones en las universidades Columbia, California, Chicago, Stanford, British Columbia y Texas. Se graduó en la Universidad de California, Berkeley, en 1968 en donde se doctoró en 1972. En 1996 obtuvo un doctorado honorífico por la Stockholm School of Economics. Ha sido distinguido en varias ocasiones por la American Accounting Association (AAA) por sus actividades de investigación y docencia. Su investigación se ha centrado en la teoría contable y en el papel de los datos contables para la valoración. Ha publicado numerosos artículos en las más prestigiosas revistas académicas, aunque probablemente el más citado es el publicado en 1995 en Contemporary Accounting Research, “Earnings, Book Value and Dividends in Security Valuation”, que pese a su carácter normativo ha permitido enlazar la investigación empírica con los modelos tradicionales de valoración, dando lugar al llamado modelo Ohlson. OPA. (Oferta pública de adquisición). Es una oferta de compra de acciones lanzada por una empresa al mercado con objeto de adquirir una determinada participación en una entidad, normalmente para obtener el control de la misma. En el caso de que cuente con el consentimiento del consejo de administración de la entidad sobre la que se realiza la oferta, se le denomina ‘OPA amistosa’. En caso de que se realice sin el consentimiento, se denomina ‘OPA hostil’. Las

161

OPAs pueden estar condicionadas a la obtención de un mínimo del capital.

entrega del bien y el pago del precio se posponen a una fecha determinada.

opciones. Contrato normalizado por el que titular adquiere el derecho y no la obligación, a comprar o vender, el activo subyacente (financiero o físico) objeto del contrato, a un precio acordado. La opción de comprar suele denominarse call y la de vender put. El precio pactado del activo subyacente también recibe el nombre de ‘precio de ejercicio’ o strike y la fecha futura ‘fecha de liquidación’. Las condiciones del contrato estipularán también si el contrato se puede ejercitar sólo en la fecha de vencimiento (opción de estilo europeo), o en cualquier momento antes de la fecha de vencimiento (opción de estilo americano). El tenedor de la opción debe pagar una prima y las opciones pueden negociarse en mercados reconocidos o en mercados no regulados (OTC, over the counter).

operaciones internas. Realizadas entre sociedades pertenecientes al mismo perímetro de consolidación que deben ser objeto de ajustes o eliminación para la obtención de los estados consolidados, en tanto en cuanto no se realicen frente a terceros.

operación acordeón. Reducción del capital social a cero, compensando pérdidas acumuladas de ejercicios anteriores e inmediata ampliación de capital para dotar de medios económicos a la empresa y restablecer el equilibrio patrimonial. Esta ampliación posterior puede hacerse mediante la compensación de créditos, por conversión de obligaciones en acciones y/o mediante nuevas aportaciones de los socios anteriores o de nuevos socios. operaciones a plazo. Se realizan sobre mercancías, divisas, o activos financieros cuya característica se basa en que la

operaciones lucrativas. Actuaciones que realiza una entidad, ya sea una entidad lucrativa o una entidad sin ánimo de lucro, cuya finalidad principal es la obtención de rentabilidad mediante la consecución de los máximos beneficios posibles. En el caso de las entidades mercantiles será su actividad principal mientras que en el caso de entidades no lucrativas, es su actividad secundaria, ya que su actividad principal es la de cumplimiento de fines sociales. opinión de auditoría de cuentas (opinión técnica). La opinión del auditor sobre las cuentas anuales se lleva a cabo a través del denominado informe de auditoría de las cuentas anuales, que, en el caso español, es un documento mercantil que deberá ser acompañado, como un anexo del mismo, de las cuentas anuales. La opinión técnica expresada por el auditor en su “informe de auditoría de cuentas” se refiere siempre a las cuentas anuales tomadas en su conjunto. En este sentido, se entiende por opinión técnica sobre las cuentas anuales tomadas en su conjunto, la que se deduce de una planificación y ejecución de los trabajos de

162

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión auditoría dirigida a formarse y soportar una opinión sobre todos aquellos aspectos de las cuentas anuales que afectan significativamente a la imagen fiel que las mismas deben presentar y no sobre todos y cada uno de sus conceptos o partidas de las cuentas anuales individualmente considerados, dado que ello requeriría un alcance del trabajo sustancialmente mayor, que no es el objeto de una auditoría. A la hora de emitir una opinión sobre las cuentas anuales de una empresa, el auditor lo primero que debe tener en cuenta es si la revisión llevada a cabo le permite expresar una opinión sobre las cuentas anuales en su conjunto o, por el contrario, debe abstenerse de efectuar tal pronunciamiento, es decir, denegar opinión. Si el auditor considera que puede emitir una opinión sobre las cuentas anuales en su conjunto, se puede encontrar con tres alternativas: i) opinión favorable, es decir, que su opinión las cuentas anuales representan la imagen fiel; ii) opinión con salvedades, lo que implica que en opinión del auditor, si se exceptúan algunas incertidumbres, limitaciones en el desarrollo de su trabajo, etc., las cuentas anuales reflejan la imagen fiel; iii) y, finalmente, opinión desfavorable, cuando el auditor ha podido llevar a cabo su trabajo y obtenido evidencia de que las cuentas anuales no reflejan la imagen fiel. OPS. (Oferta pública de suscripción). Operación bursátil por la que una empresa pone a la venta nuevas acciones emitidas en una ampliación de capital. A diferencia de la OPV, no se coloca

capital preexistente sino que se trata de una emisión nueva a ser suscrita por los accionistas. Véase: OPV. OPV. (Oferta pública de venta). Operación bursátil por la que los accionistas de una empresa ponen a la venta las acciones que poseen. La OPV suele realizarse por tramos. En el tramo internacional se ofertan a inversores internacionales. En las OPVs suele fijarse un rango de precios de colocación (máximo y mínimo). En función del número de peticiones recibidas en cada tramo se calculan los precios definitivos y se adjudican los títulos. Para el caso de que el número de títulos pedidos supere la oferta de títulos, se establecen criterios de reparto. Pueden distinguirse: i) institucional: en el que se busca la adquisición por parte empresas o entidades financieras y grandes gestoras de fondos, de pensiones o de patrimonio. ii) Particular: en el que se ofertan a pequeños inversores particulares. Véase: OPS. organismo autónomo. Organismo público que, rigiéndose por el derecho administrativo, tienen encomendadas, en régimen de descentralización funcional y en ejecución de programas específicos de la actividad de la administración pública de la que dependen, la realización de actividades de fomento, prestacionales o de gestión de servicios públicos, para lo que disponen de los ingresos propios que están autorizados a obtener así como de las restantes dotaciones que puedan percibir.

163

organismo público. Entidad creada bajo la dependencia o vinculación de la Administración General del Estado, para la realización de cualquiera de las actividades previstas en el apartado 3 del artículo 2 de la Ley 7/1997, de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado (LOFAGE). Según el mencionado artículo 3.2 estos organismos tienen por objeto la realización de actividades de ejecución o gestión tanto administrativas de fomento o prestación, como de contenido económico reservadas a la Administración General del Estado. órganos de control externo (OCEX). Entidades independientes que, por delegación de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas, están encargadas del control externo de la

actividad económico-financiera del sector público, así como de las personas físicas o jurídicas que reciben fondos públicos, a partir del ejercicio de sus funciones fiscalizadora y jurisdiccional. La función fiscalizadora —externa, permanente y consuntiva— se refiere al sometimiento de la actividad económico-financiera del sector público a los principios de legalidad, eficiencia y economía, en relación con la ejecución de los presupuestos de ingresos y gastos, se adecua a unos procedimientos y sus resultados se plasman en informes y otros documentos, cuyo destinatario son los Parlamentos Autonómicos. Por su parte, la función jurisdiccional consiste en el enjuiciamiento de la responsabilidad contable en que incurren quienes tengan a su cargo el manejo de bienes, caudales o efectos públicos.

164

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

P pagos. Desde el punto de vista contable el pago es la salida de efectivo de una empresa. Es un flujo de efectivo hacia fuera con el fin de extinguir una obligación contraída. Es importante en contabilidad distinguir pago de gasto y de inversión. Véase: gastos e inversión. papeles de trabajo de auditoría. Los papeles de trabajo son los registros preparados por el auditor para documentar el trabajo efectuado, los métodos y procedimientos que ha utilizado y las conclusiones que ha obtenido. Los objetivos básicos de estos papeles son los siguientes: facilitar la preparación del informe de auditoría, servir de elementos de prueba de que el trabajo

se ha realizado, coordinar y organizar todas las fases del trabajo de auditoría, proveer un registro histórico permanente de la información examinada y los procedimientos de auditoría aplicados y servir de guía en exámenes futuros. Los archivos de los papeles de trabajo de una auditoría generalmente suelen clasificarse en dos tipos: archivo permanente y archivo de papeles de trabajo del ejercicio o, también denominado, archivo corriente. El archivo permanente debe contener toda aquella información que es válida en el tiempo y no se refiere exclusivamente a un solo período. Este archivo debe suministrar al equipo de auditoría la mayor parte de la información sobre el negocio del cliente para llevar a cabo una auditoría

165

eficaz y objetiva. El archivo corriente recoge todos los papeles de trabajo relacionados con la auditoría específica de un período y comprende dos tipos de archivos: el archivo general y el archivo de los estados financieros. Al auditor le corresponde la custodia de los papeles de trabajo, siendo responsable de la salvaguardia de los mismos. párrafo de alcance. Parte del informe de auditoría que sirve para identificar las cuentas anuales que se han examinado y para poner de manifiesto si los mismos se han auditado de acuerdo con normas de auditoría generalmente aceptadas. De manera más explícita, podemos señalar que el contenido del párrafo de alcance será el siguiente: i) identificación clara de las cuentas anuales que han sido sometidas a verificación y, por tanto, a las que se refiere su opinión. Tanto en lo referente a las cuentas anuales objeto de la auditoría que se adjuntan al informe, es decir, el balance de situación, la cuenta de pérdidas y ganancias, el estado de cambios en el patrimonio neto, el estado de flujos de efectivo y la memoria, como las fechas a las que corresponden los exámenes practicados; ii) si la opinión se basa en la aplicación de normas de auditoría generalmente aceptadas o, por el contrario, si han existido circunstancias que hayan impedido o limitado la aplicación de las mismas; iii) una indicación de aquellos procedimientos previstos en las citadas normas técnicas que no hubieran podido aplicarse como consecuencia de limitaciones al alcance del examen del auditor.

participación de control. Porcentaje de voto de la sociedad dependiente que controla efectivamente la sociedad dominante. Este porcentaje no necesita ser mayoritario, siempre que se controle el poder de voto necesario para controlar a la sociedad. participación de resultados de sociedades puestas en equivalencia. Partida específica de consolidación que representa la parte que corresponde al inversor en los resultados (beneficios o pérdidas) del ejercicio obtenidos por una sociedad que se consolida por el procedimiento de puesta en equivalencia. Esta partida debe figurar explícitamente en la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada como un componente positivo o negativo del resultado financiero. El término por el que aparecen estos resultados en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias Consolidada es “Participación en beneficios /pérdidas de sociedades puesta en equivalencia”. participación directa. Cuando el control de la sociedad dependiente es consecuencia de la posesión directa de derechos de voto de la sociedad dominante. Véase: dominio directo. participación efectiva. Porcentaje sobre el que participa la sociedad dominante en el patrimonio de la sociedad dependiente, obtenida por su participación directa más lo que le corresponda indirectamente a través de otras. participación indirecta. Cuando el control de la sociedad dependiente

166

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión es consecuencia o lo ejerce la sociedad dominante a través de la posesión de derechos de voto de otra sociedad dependiente. Véase: dominio indirecto. participación minoritaria. Véase: socios externos. participación múltiple. Conjunto de participaciones minoritarias de la sociedad dominante y de sus sociedades dependientes en otra sociedad que, en total, otorgan al grupo el control de ésta última. participaciones puestas en equivalencia. Partida específica de consolidación que refleja el valor contable de la participación en las sociedades a las que se les ha aplicado el procedimiento de puesta en equivalencia. Debe reflejarse en el activo del balance consolidado. El valor contable inicial de la participación en las cuentas consolidadas será el importe correspondiente al porcentaje que represente dicha participación, en la fecha de adquisición, sobre el valor razonable de los activos adquiridos y pasivos asumidos. En consolidaciones posteriores, se modificará el valor de la partida, aumentándola o disminuyéndola, para recoger las variaciones en el patrimonio neto de la sociedad puesta en equivalencia, reconociéndose como patrimonio neto del grupo. partida. Cada una de las anotaciones que se hacen en un asiento contable o cada uno de los epígrafes o rúbricas del balance o de la cuenta de pérdidas y

ganancias, constituida en ambos casos por un concepto correspondiente a una cuenta y por una cantidad. Cuando se trata de un asiento, la partida puede ser, según su saldo, deudora o acreedora; cuando se refiere al balance, de activo, de pasivo o de patrimonio neto; y cuando se trata de la cuenta de pérdidas y ganancias, de gastos o de ingresos. Al margen del ámbito estrictamente contable, también se entiende por partida una cantidad o porción de un determinado bien o género, normalmente sometida a tráfico mercantil: trigo, aceite, madera, etc. partida doble. Técnica para la representación contable de las operaciones económicas, en la que cada hecho se registra simultáneamente, en cuentas diferentes, las dos vertientes, deudora y acreedora, de la operación. Con ello se registran por separado el destino y el origen de la operación, generando en cada asiento uno o varios adeudos y uno o varios abonos, que totalizan, respectivamente, el mismo importe en el debe y en el haber. De ahí el principio básico de la partida doble: no hay deudor sin acreedor, ni acreedor sin deudor. Pero, al margen de estas cuestiones de mecánica contable, la partida doble es un potente instrumento de análisis económico, al permitir el estudio dual de un hecho económico, haciendo posible evidenciar su influencia en las diferentes masas del balance (activo, pasivo o patrimonio neto). Al mismo tiempo, es un importante mecanismo de cuadre, que permite comprobar si las anotaciones han sido realizadas correctamente.

167

partida doble (Historia). La partida doble comienza a utilizarse coincidiendo con el desarrollo económico que precede al Renacimiento, en las últimas etapas de la baja Edad Media. Pacioli en su Summa (1494), es el primer tratadista que difunde el método utilizando la imprenta. Después, este método se difunde ampliamente entre los comerciantes, constituyendo actualmente la técnica universalmente utilizada para el registro de la actividad económica y, con ello, para la generación de la información financiera plasmada en las cuentas anuales, sin perjuicio de que la misma se complete con otros datos no extraídos de los registros contables. En historia de la contabilidad, el tema de los inicios de la contabilidad por partida doble en España no ha sido todavía estudiado sistemáticamente. Sin embargo, hay razones para creer que a comienzos del siglo XV era ya conocida y practicada en España, sobre todo en la franja levantina debido a sus estrechos contactos con mercaderes italianos. Gerolamo Biscaro en su artículo “Il Banco Felipe Borromei e Compagnia, di Londra (1436-1439)”, en Archivio Storico Lombardo, vol. 1913, afirma que este banco, tanto en Londres como en su sucursal de Brujas y su representación en Barcelona llevaba en esos años su contabilidad por partida doble. Tenemos noticia también de un libro Manual de Berenguer Fortuny, de 1436, que presenta todas las apariencias de haber sido llevado por partida doble, pero habrá que esperar a que sea estudiado con detenimiento para poderlo afirmar. Se conoce asimismo otro Manual, no

identificado todavía, del año 1499, custodiado en el Archivo de la Corona de Aragón, como el anterior, que tampoco ha sido objeto de estudio, aunque contiene asientos que, en principio, permitirían sospechar la posible existencia de una contabilidad por partida doble. En el siglo XVI la partida doble era de uso corriente en España. A este respecto se tiene noticia de un libro Manual del año 1513, perteneciente a Barthomeu Ferrer, cuyos asientos adoptan la típica forma utilizada por la partida doble, aunque, como sabemos, ello no constituye una prueba definitiva. Asimismo se conocen y se han estudiado con detalle unos cuadernillos que registran las operaciones financieras realizadas en la feria de octubre de Medina del Campo de 1518 por cuenta de un tal Diego Ordóñez que, aun siendo reflejo de una contabilidad muy parcial y no cumpliendo los requisitos formales requeridos habitualmente, constituyen dos ejemplos de Diario y Mayor, con anotaciones registradas formalmente en perfecta partida doble. Asimismo ha sido estudiado el libro Mayor del encargado de las carnicerías de Burgos para el ejercicio de 1536-1537, llevado como los anteriores por partida doble. Por otra parte, se conocen también los libros de Caja y Manual llevados por el Ayuntamiento de Medina de Rioseco para registrar la operación de compra de cereales que llevó a cabo en 1540, un año de especial carestía, con dinero tomado a préstamo de los ciudadanos principales, para asegurar el suministro de la ciudad. A este respecto hay que recordar que los actuales libros Diario y Mayor

168

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión se llamaban, respectivamente, Manual y libro de Caja en la antigua tradición castellana de contabilidad por partida doble, que, a su vez, no se denominaba así, sino “cuenta y razón por Debe y Ha de haber”. Un dato adicional que corrobora el hecho de que la partida doble estaba ya muy extendida en España en el siglo XVI es proporcionado por la pragmática de Madrid de 1552, por la que se obligaba a todo mercader y banquero, nacional o extranjero, residente en los reinos de España a “llevar libro de caja o manual en los cuales escriba los negocios y cambio que hiciere por debe y ha de haber..., por la orden que los tienen los naturales de estos reinos”. Esta pragmática ratificaba y especificaba la de Cigales de 1549. En efecto, la pragmática de Cigales constituyó una disposición provisional. Fue motivada por la petición 148 que se formuló en las Cortes de Valladolid, celebradas en 1548 bajo la presidencia del príncipe Felipe, en ausencia de su padre el emperador Carlos V, en el sentido de que se solicitase la opinión y consejo de personas de experiencia probada sobre el particular, para que propusiesen las medidas que estimaran oportunas a fin de poner coto a la saca ilegal de monedas y metales preciosos. Esta era, precisamente, una de las cuestiones más tratadas y repetidas en las Cortes del segundo cuarto del siglo XVI, pues obsesionaba tanto a los hombres de Estado como a la nobleza, al clero y aun al pueblo llano. Se achacaban aquellas prácticas ilegales a mercaderes y hombres de negocios, nacionales y extran-

jeros, sin escrúpulos, que, al amparo de las extracciones legales autorizadas por el emperador para atender sus necesidades exteriores, realizaban las suyas fuera de la ley, arruinando el país, como se decía, al dejarle sin oro y plata, y sin que sirvieran de gran remedio las numerosas disposiciones que se habían dictado al respecto. Mientras llegaban los consejos que se solicitaban, los procuradores de las referidas Cortes de Valladolid instaban a que se proveyese que “los cambios al extranjero que hubiesen de pagar algún dinero en contado, tengan cuenta y memoria de las personas a quien lo dan, para que a los tales se les pueda pedir cuentas de lo que han hecho con ello”. Al llegar los consejos solicitados, se dictó la pragmática definitiva, la de Madrid de 1552. Con esta normativa España se convirtió en el primer país del mundo en decretar la obligatoriedad de que los comerciantes y banqueros operantes en su territorio utilizarán la contabilidad por partida doble. El país que más de cerca siguió a España en este camino, aunque sólo parcialmente, fue Francia, que en marzo de 1673 a través de la Ordenanza comercial de Jean Baptiste Colbert impuso la obligación legal de que los comerciantes llevaran libros de cuentas, pero sin especificar el sistema por el que debían hacerlo. El desmesurado incremento del volumen de los fondos manejados por la Real Hacienda en sólo cincuenta años del siglo XVI como consecuencia de la rápida creación del enorme imperio español, con el consiguiente aumento de trabajo y número de funcionarios,

169

a veces sin la necesaria experiencia y preparación, ocasionó serias dificultades. Dentro de la organización administrativa de la Real Hacienda, el aparato contable con sus cometidos de registro, intervención, control e información, no era precisamente uno de los elementos menos importantes. No es de extrañar que se produjeran, pues, frecuentes retrasos, insuficiencias y hasta abusos de confianza, que perturbaban la buena marcha de los asuntos de Estado, pues impedían que el monarca pudiera tomar con rapidez y seguridad las decisiones requeridas. Ante tal situación, Felipe II, que era un gran admirador de los métodos que los mercaderes utilizaban para gestión de sus negocios, por su agilidad, dinamismo y versatilidad, tomó la decisión de introducir la contabilidad por partida doble para llevar las cuentas centrales de la Real Hacienda. A estos efectos, a punto de entrar en Portugal para hacer efectivos sus derechos al trono portugués que le correspondía por herencia, promulgó en Badajoz el 9 de julio de 1580 una cédula por la que se encomendaba a Pedro Luis de Torregrosa que formara y llevara un libro de Caja encuadernado para llevar la razón y cuenta general y particular de la Real Hacienda. No pudo Torregrosa llevar a cabo con éxito su misión, en ausencia del monarca, por la resistencia pasiva e incluso declarada oposición que encontró por parte de los altos funcionarios de la Hacienda. Pasados los años, y abandonado momentáneamente el empeño, los éxitos de Torregrosa en labores de investigación y descubrimiento de grandes desfalcos perpetrados por importantes personajes de la Corte hicieron revivir

en Felipe II la idea de encomendarle el establecimiento de la contabilidad por partida doble para llevar las cuentas centrales de la Hacienda Real. A estos efectos, el día 2 de noviembre de 1592, en el monasterio jerónimo de Nuestra Señora de la Estrella, en San Asensio, La Rioja, donde se hallaba restableciéndose de una indisposición que le acometió de camino para asistir a las Cortes de Tarazona, firmó Felipe II la cédula ordenando por segunda vez a Pedro Luis de Torregrosa que llevara, por orden del libro de Caja y su Manual “la quenta y razon general, y particular, de toda nuestra hazienda”. Con este fin, creó la Contaduría del Libro de Caja, a la que dio preferencia sobre todas las otras Contadurías de Libros de La Contaduría Mayor de Hacienda, con la misión de llevar la contabilidad por partida doble de todas las operaciones de la Hacienda. Sin embargo, no se suprimió la contabilidad por Cargo y Data que era la llevada tradicionalmente por la administración pública, de forma que la partida doble se llevó de forma paralela a la tradicional, con lo que poco a poco, y ya muerto Torregrosa, que con su energía y capacidad la mantenía viva, se fue convirtiendo en la quinta rueda del carro. Al fallecer Felipe III y subir al trono Felipe IV fue suprimida por cédula del 12 de noviembre de 1621, que disponía la supresión de varios oficios. Así concluyó esta interesante experiencia, que puso una vez más de manifiesto el prestigio de que gozaba la contabilidad por partida doble en España en el siglo XVI y por la que España se adelantó al resto de países europeos, pues fue la primera gran nación en utilizar

170

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión este sistema para llevar las cuentas generales de su Hacienda. De hecho el único país que siguió bastante de cerca a España en este campo fue Suecia, que en 1623 implantó asimismo la partida para llevar las cuentas de su Hacienda Pública. partida simple. Técnica contable para el registro de los hechos económicos, en la que cada partida se contabiliza de manera independiente, sin tener en cuenta la contrapartida con la que se relaciona. Con ello la partida simple prescinde del principio de dualidad (consideración simultánea de los dos aspectos de una transacción) que caracteriza la partida doble, sistema contable utilizado actualmente con carácter universal. Los sistemas de partida simple son los primeros utilizados en los registros contables, hasta que fueron progresivamente sustituidos por los de partida doble en la Alta Edad Media. Sin embargo, en algunas instituciones, como en la contabilidad de ciertas órdenes monásticas, se mantuvieron durante largo tiempo, en algunos casos hasta mediado el siglo XIX. partidas monetarias. Las expresadas en dinero, es decir, en unidades monetarias. Es la manera habitual de proceder en los sistemas contables utilizados actualmente, en tanto que la contabilidad en partidas no monetarias constituye una propuesta más teórica que aplicada en la contabilidad financiera. partidas no monetarias. Las expresadas no en dinero, sino en unidades

físicas de peso, capacidad, etc. No son frecuentes en el sistema contable al uso, aunque han sido el objeto principal de alguna propuesta alternativa, procedente del ámbito teórico, tendente al diseño de sistemas contables diseñados con el objeto del mantenimiento del capital aportado por los propietarios en términos físicos o, en la misma línea, de controlar los efectos de la inflación sobre las cifras contables. pasivo. Recursos financieros ajenos. Exigible u obligaciones actuales surgidas como consecuencia de sucesos pasados, para cuya extinción la empresa espera desprenderse de recursos que pueden producir beneficios o rendimientos económicos en el futuro. Los requisitos para el reconociendo de un pasivo en el balance están establecidos en el marco conceptual de la contabilidad financiera de referencia. pasivo circulante. Véase: pasivo corriente. pasivo contingente. Véase: contingencias. pasivo corriente. Exigible a corto plazo. Obligaciones vinculadas al ciclo normal de explotación que la empresa espera liquidar en el transcurso del mismo, así como las obligaciones cuyo vencimiento se espera que se produzca en el corto plazo, es decir, como máximo en un año, contado a partir de la fecha de cierre del ejercicio. También son pasivos corrientes todos los pasivos financieros clasificados como manteni-

171

dos para negociar, excepto los derivados financieros cuyo plazo de liquidación sea superior a un año. pasivo financiero. Cualquier pasivo que presente una forma de: 1) Obligación contractual de i) entregar efectivo u otro activo financiero a otra entidad; o ii) de intercambiar activos financieros o pasivos financieros con otra entidad, en condiciones que sean potencialmente desfavorables para la entidad. 2) Contrato que será liquidado o podrá serlo utilizando los instrumentos de patrimonio propios de la entidad, y que es: i) un instrumento no derivado, según el cual la entidad está o puede estar obligada a entregar una cantidad variable de instrumentos de patrimonio propio, o ii) un instrumento derivado que será liquidado o podrá serlo mediante una forma distinta al intercambio de una cantidad fija de efectivo o de otro activo financiero por una cantidad fija de los instrumentos de patrimonio propios de la entidad; a estos efectos no se incluirán entre los instrumentos de patrimonio propios de la entidad aquéllos que sean, en sí mismos, contratos para la futura recepción o entrega de instrumentos de patrimonio propios de la entidad. Esta definición distingue claramente un instrumento financiero de un instrumento de patrimonio emitido, por la existencia de obligaciones económicas asumidas contractualmente. Respecto a la primera parte de la definición, estas obligaciones normalmente suponen entregas de dinero, pero pueden tratarse también de entregas de otros activos financieros o intercambios de instrumen-

tos financieros en condiciones desfavorables, en referencia a los instrumentos financieros derivados que suponen pasivos para la entidad. Una obligación que no se derive de una relación contractual (deudas fiscales o provisiones) no estaría bajo las normas contables relativas a los pasivos financieros, así como aquellas que impliquen la entrega de otros activos no financieros, tales como existencias o inmovilizados. La segunda parte de la definición trata de diferenciar a los instrumentos financieros que, liquidándose sobre la base de instrumentos de patrimonio, deben considerarse pasivos, frente a los que son también instrumentos de patrimonio. Para que tengan la consideración de instrumento de patrimonio, debe producirse en la liquidación un intercambio “fijo” de instrumentos de patrimonio. En definitiva, que ninguna otra variable, como puede ser el mercado, interferirá en esa relación. Por consiguiente, si la liquidación no se efectuará una entrega de instrumentos financieros (porque sólo sirvan como base de una liquidación en metálico, por ejemplo) o esa entrega será variable, en función de cómo estén ciertas variables de mercado, nos encontramos ante un pasivo financiero. Son ejemplos de pasivos financieros: i) débitos por operaciones comerciales: proveedores y acreedores varios; ii) deudas con entidades de crédito; iii) obligaciones y otros valores negociables emitidos: tales como bonos y pagarés; iv) derivados con valoración desfavorable para la empresa: entre ellos, futuros, opciones, permutas financieras y compra-

172

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión venta de moneda extranjera a plazo; v) deudas con características especiales, y vi) otros pasivos financieros: deudas con terceros, tales como los préstamos y créditos financieros recibidos de personas o empresas que no sean entidades de crédito incluidos los surgidos en la compra de activos no corrientes, fianzas y depósitos recibidos y desembolsos exigidos por terceros sobre participaciones. Los pasivos financieros se valorarán a coste amortizado, a excepción de aquellos que se valoran a valor razonable con cambio en resultados. pasivo no corriente. Exigible a largo plazo. Obligaciones contraídas por la empresa como consecuencia de sucesos pasados, cuyo vencimiento se espera que se produzca en un plazo superior a un año. Forma parte de la financiación básica de la empresa, deudas contraídas con terceros a largo plazo. El PGC español define el pasivo no corriente por exclusión a todo lo que comprende el pasivo corriente. patrimonial, análisis. Descripción bien del balance de la empresa, o bien de sólo su activo. Junto con el análisis financiero y el económico, constituye las áreas tradicionales en torno a las que muchos analistas articulan el análisis contable y los cursos de análisis contable. Recientemente es frecuente el empleo de otras áreas para ordenar el análisis, las de liquidez, solvencia y rentabilidad. patrimonio neto. Parte residual de los activos de la entidad una vez deducidos

los pasivos. Está formado por los fondos propios, aportados por los socios, procedentes de su patrimonio personal o generados por la sociedad y cedidos a la empresa, también recoge ajustes por cambios de valor positivos o negativos, que están pendientes de realización y aplicación a la cuenta de resultados y las subvenciones, donaciones y legados recibidos. El patrimonio neto se puede ver reducido, además de por los ajustes por cambios de valor, por desembolsos pendientes sobre participaciones no exigidas, acciones propias adquiridas pagando por ellas, resultado negativos del ejercicio o de ejercicios anteriores y dividendos activos a cuenta. patrimonio público del suelo. Suelo sobre el que las Administraciones Públicas, por sí mismas o mediante organismos y entidades de Derecho Público, deben constituir y ejercer la titularidad patrimonial de suelo, con finalidades como la creación de reservas de suelo para actuaciones públicas, facilitar la creación de instrumentos de planeamiento, conseguir una intervención pública en el mercado de suelo con entidad suficiente para incidir eficazmente en la formación de los precios, y garantizar una oferta de suelo suficiente con destino a la ejecución de viviendas de protección oficial u otros regímenes de protección pública. peaje en sombra. Sistema de financiación privado de infraestructuras o servicios que traslada a futuros contribuyentes el pago periódico de los importes estipulados, a cargo de los presupuestos

173

públicos futuros. El usuario no paga el peaje correspondiente por el uso de la infraestructura o servicio, haciéndolo en su lugar la administración pública. Los pagos de la Administración se pueden considerar como una subvención al usuario. pérdida. Disminución de valor. Se produce cuando los ingresos que se obtienen son menores que los gastos en que se incurre para su generación. pérdida por deterioro. Véase: deterioro de valor. pérdidas y ganancias. Véase: resultado del ejercicio. pérdidas y ganancias consolidadas. Véase: resultado consolidado. pérdidas y ganancias socios externos. Partida de balance, en el formato de balance consolidado indicado en las normas de consolidación españolas, que recoge el resultado atribuido a socios externos. Véase: resultado consolidado. perímetro de consolidación. Conjunto formado por las sociedades relacionadas entre sí cuyos lazos son tomados en consideración a la hora de proceder a la consolidación, esto es las sociedades del grupo, las asociadas y las multigrupo. Los estados financieros consolidados son el resultado de aplicar una serie de métodos y procedimientos de consolidación a un conjunto de sociedades, entre las que existen determinados vínculos

que hacen surgir relaciones de control o influencia entre ellas. Estos vínculos generan la aparición de sociedades del grupo, asociadas y multigrupo. A cada una de estas categorías se les aplica en la consolidación diferentes métodos que tratan de dar respuesta a la realidad económica del vínculo existente entre ellas, así las sociedades del grupo se consolidan por integración global, las multigrupo por integración proporcional o por puesta en equivalencia y las asociadas por puesta en equivalencia. perímetro de grupo. Es el conjunto de sociedades que forman parte del grupo. Este conjunto unido a las sociedades asociadas y multigrupo da lugar al perímetro de consolidación. Ahora bien, existen diferentes enfoques relativos a la elaboración de estados consolidados; de una forma simplificada estos enfoques dan lugar a dos planteamientos básicos sobre consolidación. En el primero de ellos el concepto de grupo es más amplio, se basa en la unidad de decisión y contempla la existencia tanto de grupos de subordinación como de coordinación, mientras que el segundo, enfoque financiero, supedita la existencia de grupo al control, con lo que sólo tienen cabida los grupos de subordinación. En consecuencia el perímetro de grupo bajo el primer enfoque incluirá a todas las sociedades sujetas a unidad de decisión, mientras que el segundo sólo incluirá a la sociedad dominante y a sus dependientes. periodificación. Procedimiento de ajuste para la imputación de los ingresos

174

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión y los gastos al ejercicio al que corresponden, independientemente del momento en que sean cobrados o pagados. Véase: ajustes por devengo. periodo. Desde el punto de vista contable de todas las acepciones de este término nos podemos quedar con la que lo define como “el espacio de tiempo que una cosa tarda en volver al estado inicial”. De tal forma que en contabilidad iniciamos el periodo con una situación patrimonial, realizamos la actividad en ese espacio de tiempo y finalizamos con la elaboración de las cuentas anuales que recoge igualmente la situación patrimonial final. periodo intermedio. Periodo contable para elaborar información económicofinanciera inferior al periodo anual completo. periodo medio de maduración. Tiempo que, por término medio, tarda un activo en transformarse en otro. Así, por ejemplo, el período medio de maduración de los clientes será el tiempo que, por término medio, transcurre hasta que se cobran. Análogamente, el período medio de maduración de materias primas es el tiempo que, por término medio, pasa antes de que se transforman en productos en curso o terminados. El período medio de maduración de una partida suele calcularse como el cociente entre la duración del período considerado (normalmente un año) y la rotación correspondiente. Tradicionalmente suelen distinguirse cuatro períodos medios de maduración: i)

el de aprovisionamiento, ii) el de fabricación, iii) el de venta, y iv) el de cobro, que juntos constituyen el periodo medio de maduración económico. Si consideramos además el periodo medio de pago, o periodo medio de maduración de los proveedores, y lo deducimos del periodo medio de maduración económico, obtendríamos el periodo medio de maduración financiero. permuta. Se produce un intercambio de bienes. Un elemento patrimonial se adquiere por permuta cuando se recibe a cambio de la entrega de activos no monetarios o de una combinación de éstos con activos monetarios. Las permutas pueden ser comerciales o no comerciales: las permutas serán comerciales si la estimación de los flujos de efectivo futuro del elemento recibido difiere de la configuración de los flujos de efectivo del elemento entregado. Será no comercial en caso contrario. persistencia del resultado. Comportamiento sistemático de la cifra de resultados que facilite su predicción (por ejemplo, el mantenimiento de niveles relativamente constantes, tasas de variaciones relativamente constantes y, en general, cualquier comportamiento monótono). El componente persistente del resultado es útil para la predicción de flujos de caja futuros. PGC (Plan General de Contabilidad). Instrumento de normalización contable oficial utilizado en España. Su primera versión fue promulgada en 1973, al amparo de lo dispuesto en la Ley de

175

Regularización de Balances de 1961; las empresas que regularizaron o actualizaron sus balances según lo dispuesto en la antedicha Ley o versiones posteriores de la misma, asumieron el compromiso de aplicar el PGC. La segunda versión del PGC fue promulgada en 1990, al amparo de los dispuesto en la Ley 19/1989 de reforma y adaptación de la legislación mercantil a las Directivas CEE, extendiéndose la obligatoriedad de aplicación del PGC a todas las empresas, cualquiera que sea su forma jurídica, individual o societaria. La tercera y última versión del PGC, vigente a partir de 1º de enero de 2008, fue promulgada en 2007, en virtud de lo dispuesto en la Ley 16/2007 de reforma y adaptación de la legislación mercantil en materia contable para su armonización internacional con base en la normativa de la Unión Europea, siendo igualmente de aplicación obligatoria para todas las empresas, si bien existe una versión específica del PGC para PyMEs, y las sociedades cotizadas deben utilizar para la preparación de sus cuentas anuales consolidadas (las relativas al grupo de sociedades) no el PGC sino las NIIF, de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento CE 1606/2002. El PGC 2007 consta de cinco partes: i) marco conceptual de la contabilidad, relativo al contenido, objetivo y elementos de las cuentas anuales, principios contables y criterios de registro y valoración; ii) normas de registro y valoración, específicas para los principales componentes de las cuentas anuales: inmovilizado material, intangibles, arrendamientos, instrumentos financie-

ros, impuestos, combinaciones de negocios, operaciones intragrupo, etc.; iii) cuentas anuales, normas de elaboración y modelos normal y abreviado de cada uno de los cinco documentos integrantes de las mismas, a saber: balance, cuenta de pérdidas y ganancias, estado de cambios en el patrimonio neto, estado de flujos de efectivo y memoria; iv) cuadro de cuentas, mediante el que se introduce una terminología y codificación especifica; y v) definiciones y relaciones contables, relativas a las operaciones y hechos económicos representados en las anteriores cuentas. El PGC, dado su carácter general, viene siendo objeto de desarrollo mediante distintas disposiciones, a través de las que se promulgan sus adaptaciones sectoriales (seguros, entidades no lucrativas, eléctricas, construcción, inmobiliarias, federaciones y sociedades deportivas, hospitales, aguas, autopistas, vitivinícolas, transporte aéreo, cooperativas, etc.), u otras regulaciones contables (diferencias de cambio, pensiones, cifra de negocios, patrimonio neto, medio ambiente, etc.). Un régimen de ‘Consultas’ permite a los usuarios del PGC la obtención de aclaraciones más específicas. El organismo gubernamental encargado al efecto es el ICAC, integrado en el Ministerio de Economía y Hacienda. plan global de auditoría. Primera etapa de la fase de la planificación y es la base para determinar la naturaleza, oportunidad y amplitud de las pruebas de auditoría, así como la necesidad de que participen otros auditores o expertos en

176

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión la auditoría. Después de que el auditor haya tenido un primer contacto con la entidad a auditar, generalmente antes de la aceptación del encargo, y haya adquirido algún conocimiento sobre la misma, se inicia el plan global de auditoría completando el conocimiento de la entidad (de la naturaleza de la entidad y del sector en el que opera, de las transacciones y áreas más significativas y de su sistema de control interno) base para la evaluación del riesgo de auditoría y el establecimiento de los niveles o cifras de importancia relativa. Una vez detectadas las áreas críticas en el negocio por medio de las revisiones analíticas y comprobado el grado de control existente en la organización, el auditor se encuentra en posición de tomar la decisión de si va a confiar o no en el control interno global de la empresa. Esta decisión es realmente importante, ya que las pruebas a aplicar para obtener la evidencia necesaria dependerán, en cuanto a cantidad, momento de aplicación y tipo de prueba, del grado de confianza que nos merezca dicho control interno. Valorado el riesgo general de auditoría y establecido el nivel de importancia relativa, asumiendo la interdependencia entre riesgo general y materialidad en cuanto al objetivo perseguido por el auditor, éste se encontrará en condiciones de determinar la manera en que se realizará el trabajo, punto final del plan global de auditoría. planes de aportaciones definidas. Planes de prestaciones de pensiones (u otras prestaciones post-empleo) en los que las cantidades a pagar como pres-

taciones se determinan en función de las aportaciones al fondo y de los rendimientos de la inversión que el mismo haya generado. La empresa que realiza las aportaciones no está obligada a realizar contribuciones adicionales en el caso de que el fondo no tenga suficientes activos para atender a las prestaciones. planes de pensiones. Contrato mediante el cual una persona o entidad se compromete a realizar unas aportaciones (que pueden ser de forma periódica o extraordinaria) para recibir a partir del momento de la jubilación, invalidez, fallecimiento, u otra contingencia, determinadas retribuciones. Las retribuciones pueden ser percibidas en forma de capital, de rentas o mixtas. Existen planes del sistema individual, en el que las aportaciones las realizan el partícipe, del sistema de empleo, en el que el aportante es una empresa a favor de los empleados. Pueden ser de aportaciones definidas o de prestaciones definidas. planes de prestaciones definidas. Planes de prestaciones por retiro (u otras prestaciones post-empleo) en los que las cantidades a pagar en concepto de prestaciones se determinan por medio de una fórmula, normalmente basada en los salarios de los empleados, en los años de servicio o en ambas a la vez. La sociedad aportante, al comprometerse a un nivel determinado de las prestaciones, es la que soporta los riesgos asociados al plan. planes de prestaciones post-empleo. Acuerdos en los que la empresa se compro-

177

mete a suministrar prestaciones a uno o más empleados tras la terminación de su periodo de empleo. planificación contable. Regulación contable que utiliza como vehículo o instrumento normalizador un ‘plan de cuentas’. Esta idea surgió a principios del siglo XX en Alemania de la mano de Eugene Smalenbach, con su obra Der Kontenrhamen (El Plan de Cuentas) publicada en 1927; posteriormente, en 1937, el Estado alemán promulgó su plan de cuentas RKW, de aplicación generalizada para la industria alemana. Al término de la 2ª guerra mundial, el gobierno de Francia promulgó en 1947 su primer Plan Comptable Général de aplicación generalizada en el ámbito empresarial, siendo revisado en profundidad en 1957 y 1982, y posteriormente modernizado al compás de la evolución normativa en el ámbito de la Unión Europea; su última puesta al día es de 2007. Otros países europeos que han seguido similares pasos, cuyos gobiernos han promulgado sus respectivos ‘planes generales de contabilidad’, han sido Bélgica, Grecia y España. Para España, Véase: PGC. PMP. Precio Medio Ponderado. Criterio para valorar las salidas de un almacén, según el cual se asigna, tanto a las salidas como a las existencias finales, el valor medio ponderado de los distintos precios de adquisición en función del volumen de unidades adquiridas a cada uno de los distintos precios. Puede adoptar dos modalidades, bien que se

calcule el precio medio después de cada entrada o bien calculado sobre el total de entradas y existencias iniciales. Este criterio se utiliza cuando los valores de las existencias que entran en un almacén son diferentes y no resulta fácil identificar cuáles con las unidades de producto que salen hacia una nueva fase de producción o, definitivamente, son vendidas. Véanse otros criterios como, por ejemplo, LIFO, FIFO. política contable. Conjunto de reglas y procedimientos que, dentro de las alternativas permitidas por las normas contables, sigue una empresa en el registro de las operaciones o la elaboración de sus estados financieros. Se corresponde con los principios específicos, bases, acuerdos, reglas y procedimientos adoptados por la entidad en la elaboración y presentación de sus estados financieros. La entidad seleccionará y aplicará sus políticas contables de manera uniforme para transacciones cuyas condiciones sean similares, dentro de cada ejercicio, así como de un ejercicio a otro, con el fin de que los usuarios de los estados financieros puedan ser capaces de compararlos a lo largo del tiempo, pudiendo identificar así, tendencias en su situación financiera, etc. porcentajes horizontales. Herramienta de análisis empleada para estudiar una empresa o sector empresarial. Informan de la variación que un elemento de las cuentas anuales ha experimentado respecto al ejercicio anterior, o al primero de una serie. Por ejemplo, la variación

178

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión que los gastos de personal han experimentado respecto al año anterior. porcentajes verticales. Herramienta de análisis empleada para estudiar una empresa o sector empresarial. Proporción que un elemento de las cuentas anules representa sobre una cifra significativa de su estado contable. Por ejemplo, la proporción que un activo o pasivo representa sobre el activo total, o la proporción que un ingreso o gasto representa sobre los ingresos totales. prácticas contables. Véase: política contable. precio. Valor de referencia cuando se establece una relación de intercambio de los bienes y servicios disponibles en el mercado, para asegurar el equilibrio entre la oferta y demanda. Es lo que cuesta o hay que pagar por un determinado bien o servicio. precio comprador. Valor monetario que está dispuesto a pagar un demandante en el mercado de obligaciones, divisas o billetes de banco. En el caso de las divisas, es el precio que ofrece una entidad financiera al comprar una divisa. precio de adquisición. Coste histórico o coste de producción de un activo. Importe en efectivo y otras partidas equivalentes pagadas o pendientes de pago más, en su caso y cuando proceda, el valor razonable de las demás contraprestaciones comprometidas derivadas de la adquisición, debiendo estar todas

ellas directamente relacionadas con ésta y ser necesarias para la puesta del activo en condiciones operativas. precio de mercado. Valor monetario que alcanza un bien o servicio ante la ley de la oferta y la demanda. El precio de un mercado activo será la mejor referencia del valor razonable, siempre y cuando los bienes y servicios intercambiados en el mercado sean homogéneos y pueda existir en todo momento oferta y demanda para dicho bien y servicio. precio de reposición. Contraprestación que le va a suponer a la empresa la renovación en el futuro de un determinado activo, en las mismas condiciones económicas y técnicas del que actualmente está utilizando en su ciclo de explotación. Para ello, es necesario utilizar un método de valoración para estimar el valor actual de dicho bien, en el momento presente. precio de transferencia. Valor que hay que asignar a un activo, producto o servicio, en el caso de cesión o intercambio entre empresas (o entre secciones de la empresa) que pertenezcan a una organización o grupo de empresas. precio de venta. Contraprestación monetaria que paga el consumidor final de un producto o servicio, o el inversor de un determinado bien. Es el precio al que el vendedor trasfiere un bien, teniendo en cuenta el margen que pretende o puede llegar a alcanzar, teniendo en cuenta el precio de adquisición inicial.

179

precio estándar. Supone la valoración, tanto de las entradas como de las salidas al mismo precio teórico o estándar calculado por la empresa. Al final del ejercicio la empresa debe determinar las desviaciones existentes con los precios reales. precio vendedor. Precio al que está dispuesto vender un oferente de un determinado bien o servicio. En el caso de las divisas, es el precio al que una entidad financiera está dispuesta para vender. prestación de servicios. Realización de un trabajo que no supone la cesión de un activo. Los servicios se refieren a un hecho, desempeño o un esfuerzo que no es posible poseer físicamente. Elementos típicos de una “prestación de servicios” son la intangibilidad, la heterogeneidad, sincronía entre el consumo y producción y la ausencia de propiedad. prestaciones consolidadas (o irrevocables). Remuneraciones en un plan de retribuciones de personal que no están condicionadas por la existencia de una relación de empleo o trabajo en el futuro. préstamo. Contrato por el que una entidad (prestamista) acuerda con otra (prestatario) la entrega de una cantidad de efectivo, normalmente, a cambio de que el prestatario se obligue a su devolución en un plazo convenido y junto con un rendimiento, que bien puede expresarse bajo intereses explícitos o incorporado a los montantes a los cuales se obliga

a pagar. Si el objeto del préstamo es dinero, dará lugar a un activo financiero para el prestamista, el cual se trataría como un préstamo y partida a cobrar, es decir, a coste amortizado. Para el prestatario, se trataría de un pasivo financiero a coste amortizado. Si el objeto es otro tipo de activo financiero, el préstamo también se consideraría un instrumento financiero, pero con un tratamiento diferente al descrito. Incluso, podría tratarse de un negocio jurídico cuyo objeto sea otro tipo de activo, lo que supondría que el préstamo no estaría bajo las normas relativas a los instrumentos financieros. presupuesto base cero. Proceso destinado a elaborar el presupuesto global de un período económico partiendo de que los fondos que deban sustentar cada área deben estar justificados desde un análisis de costes a incurrir versus beneficio a generar sin tener en consideración situación históricas. El punto de partida es la hipótesis de inicio del gasto (de ahí su denominación “base cero”). Cada responsable de área debe justificar la necesidad de cada partida presupuestaria en función de los objetivos establecidos y las actividades en que se empleará. Esto permite identificar las actividades a las que se asignarán costes y, por tanto, eliminar, aquellas que se dupliquen o que no se consideren relevantes en la cadena de valor. presupuesto de compras. Valor monetario equivalente al volumen de unidades físicas o técnicas que están incluidas en el programa de compras elaborado para el ejercicio económico. La prepa-

180

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión ración de este presupuesto compete al responsable de adquirir los activos y gastos corrientes quien estará en estrecha relación con los directores de producción y almacén para optimizar la rentabilidad de estos inputs en el ciclo de explotación. Igualmente estará en conexión con el responsable financiero para conocer datos relacionados con las posibilidades de financiación de estas compras pues son variables que influirán en el resultado de la negociación con los proveedores. Para su elaboración se tendrá en cuenta variables como el sector y el entorno que rodean a los elementos de circulante que se prevé adquirir. presupuesto de coste de distribución. Valor monetario equivalente al volumen de activos y gastos corrientes que es necesario adquirir para desarrollar las actividades relacionadas con la logística de almacén, distribución comercial y transporte hasta el cliente. Para su elaboración se partirá de la previsión de ventas global y por zonas. Deberá tener en cuenta las partidas de gastos necesarias que conlleva la distribución física y comercial de los productos. En las empresas de pequeño y mediano tamaño incluirá los gastos por transporte de ventas, promoción, publicidad y todos los derivados de mantener una red de comerciales (nóminas, comisiones, gastos de viaje, etc). En las grandes empresas las partidas relacionadas con promoción y publicidad corresponden al presupuesto del área de marketing. presupuesto de costes indirectos de producción. Valor monetario de los

componentes de coste necesarios para la fabricación de un producto/servicio a los que la empresa no aplica un método para un control individualizado de su consumo en relación al producto final. Su estándar económico se elabora como un agregado de factores que participan en los niveles de actividad productiva prevista. El presupuesto total de los costes indirectos será la combinación de los consumos y precios de factores, la producción programada y el nivel de actividad prevista. presupuesto de inversiones o de capital. Cuantificación monetaria de determinados activos no corrientes que son necesarios adquirir en el periodo económico que se presupuesta con el fin de desplegar los objetivos estratégicos diseñados y que están coordinados con la planificación a largo plazo. presupuesto de mano de obra. Valor monetario de los recursos humanos que son necesarios para alcanzar las previsiones de producción. Se compone de una magnitud técnica (horas/hombre) y una magnitud económica (precio/ hora). La presupuestación de este factor productivo puede hacerse por línea de producto o unidad operativa. Cuando existen posibilidades de control individualizado se elabora un presupuesto por mano de obra directa a la producción, los restantes costes de recursos humanos formarán parte del presupuesto de costes indirectos de producción. presupuesto de operaciones/operativo. Valor monetario equivalente al

181

conjunto de previsiones y objetivos trazados para el ciclo de explotación. Generalmente está delimitado a un ejercicio económico y con regularidad se fracciona en período de tiempo más cortos con el fin de poder aplicar un control presupuestario. Está alineado con los objetivos estratégicos y a su vez es el resultado de coordinar los presupuestos de ingresos y gastos elaborados por los responsables de las áreas que componen la explotación del negocio. También es conocido como presupuesto de explotación o presupuesto integral. presupuesto de tesorería. Flujo previsto de efectivo motivado por las operaciones de explotación, de inversión y de financiación. Muestra información sobre los orígenes y aplicaciones de la liquidez de la empresa para el periodo presupuestado. presupuesto de ventas. Valor monetario correspondiente al volumen de productos/ servicios/ mercancías que se desea conseguir vender en una unidad de tiempo. Representa los ingresos que la organización ha cifrado alcanzar en el objetivo operativo y debe elaborarse por líneas de negocio; zonas geográficas, unidades de negocio, y todas aquellas subdivisiones que la compañía considere relevantes a efectos de control de gestión. Es el punto de partida para elaborar los presupuestos de las restantes áreas de la organización. En particular: producción; aprovisionamiento y financiero. Para estimar el volumen de ventas se tendrán en cuenta factores relacionados con el entorno económico, el

sector empresarial y la capacidad de la empresa para alcanzar el objetivo. Para decidir el precio de venta deberá tenerse en cuenta variables como: tipo de producto ofertado, posición de la entidad en el mercado; costes a cubrir; beneficio deseado, precio de los competidores o mercado al que se dirige. Desde el punto de vista financiero representa el volumen de las inversiones realizadas, que se espera recuperar en un período económico. presupuesto flexible. Confeccionado bajo los escenarios de diversos planes presupuestarios alternativos que contemplan distintos niveles de actividad en ingresos y gastos. Para su elaboración es necesario tener en cuenta la naturaleza económica de las distintas partidas de gasto. Permite un mayor control de la gestión y una visión más aproximada de las desviaciones al comparar cifras monetarias que se corresponden a los niveles de ocupación. presupuesto maestro. Presupuesto que integra todas las líneas de actuación de la empresa y se compone del presupuesto operativo, los presupuestos financieros, el presupuesto por programas. Su información queda sintetizada en el estado de resultados previsional; el balance previsional y el estado de tesorería previsional. presupuesto principal. Véase: presupuesto maestro. presupuesto rígido. Elaborado bajo un único escenario de objetivo opera-

182

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión tivo y nivel de actividad en ingresos y gastos. Es más sencillo de confeccionar que el flexible pero tiene menor valor a efectos de control de gestión, pues el análisis de las desviaciones que surgen entre la previsión y la realidad sólo tendrá relevancia si son coincidentes los niveles de ocupación previstos y reales. prima de emisión. Exceso sobre el nominal de las participaciones que se emiten, aportada por los socios en el momento de la suscripción. Se puede exigir tanto a la constitución de la sociedad, sin causa legal que la obligue o en posteriores ampliaciones de capital, voluntariamente cuando existe derecho preferente u obligatoriamente si no lo tienen. Los recursos pueden proceder del exterior de la empresa o aportarse desde dentro, en ampliaciones de capital para compensar deudas. Puede consistir en aportaciones dinerarias o no dinerarias, incluida la aportación de créditos. La prima de emisión se justifica en el momento de la constitución de la empresa para: financiar los gastos indispensables, evitar que el patrimonio neto ser inferior a la cifra de capital o compensar las más que probables pérdidas del inicio de la actividad. En el momento de la ampliación de capital, puede tener la justificación siguiente: hacer frente a gastos de emisión, evitar la dilución de las participaciones antiguas, con el fin de no perjudicar a los antiguos socios, para el caso de que no puedan ejercer el derecho preferente de suscripción. La disponibilidad de la prima es equiparable a la de las reservas disponibles.

principio contable. Norma contable de carácter general emitida por instituciones con autoridad reconocida al respecto, derivada de la práctica más frecuente y, por tanto, más recomendable En su origen, el termino principio contable comienza a utilizarse vinculado a la regulación contable, con ocasión de la reorganización de los mercados de valores estadounidenses tras la crisis de 1929. De acuerdo con su origen histórico, un principio contable es una regla extraída de la propia práctica, avalada por su habitualidad y respaldada por un organismo armonizador, que la hace de obligado cumplimiento en atención a su amplio grado de difusión. Con esta acepción suelen denominarse “principios de contabilidad generalmente aceptados” término habitual en los informes de auditoría. Posteriormente, como consecuencia de la formalización del conocimiento contable, y con la aparición de los marcos conceptuales, el término principio se aplica a las reglas básicas con las que se elabora la información financiera, vinculadas a los objetivos predeterminados para dicha información, especialmente en cuanto a la satisfacción de las necesidades de los usuarios de la misma, como soporte para la toma de decisiones económicas. Los principios contables aparecen con esta última acepción en el marco conceptual contemplado en la primera parte del PGC español. Tras definir los objetivos de la información financiera y los requisitos o características cualitativas exigidos a la misma, se contemplan los siguientes principios contables: empresa en funcionamiento, devengo,

183

uniformidad, prudencia, no compensación e importancia relativa. principio de devengo. Véase: ajustes por devengo. principio de no compensación. Dispone que “salvo que una norma disponga de forma expresa lo contrario, no podrán compensarse las partidas del activo y del pasivo o las de gastos e ingresos, y se valorarán separadamente los elementos integrantes de las cuentas anuales”. Se trata de una consecuencia lógica de las características cualitativas exigidas a la información financiera, ya que la compensación de partidas atenta contra la fiabilidad y, especialmente, contra la relevancia de la información. principio de prudencia. Contempla las siguientes cuestiones: “i) Se deberá ser prudente en las estimaciones y valoraciones a realizar en condiciones de incertidumbre. ii) La prudencia no justifica que la valoración de los elementos patrimoniales no responda a la imagen fiel que deben reflejar las cuentas anuales. iii) Asimismo, únicamente se contabilizarán los beneficios obtenidos hasta la fecha de cierre del ejercicio. iv) Por el contrario, se deberán tener en cuenta todos los riesgos, con origen en el ejercicio o en otro anterior, tan pronto sean conocidos, incluso si sólo se conocieran entre la fecha de cierre de las cuentas anuales y la fecha en que éstas se formulen. En tales casos se dará cumplida información en la memoria, sin perjuicio de su reflejo, cuando se haya generado un pasivo y un gasto, en otros documen-

tos integrantes de las cuentas anuales. Excepcionalmente, si los riesgos se conocieran entre la formulación y antes de la aprobación de las cuentas anuales y afectaran de forma muy significativa a la imagen fiel, las cuentas anuales deberán ser reformuladas. v) Deberán tenerse en cuenta las amortizaciones y correcciones de valor por deterioro de los activos, tanto si el ejercicio se salda con beneficio como con pérdida”. La prudencia suele contemplarse en el marco de las características cualitativas de la información, vinculada especialmente con la fiabilidad y con la relevancia. Ello implica la utilización de técnicas estadísticas en la evaluación del riesgo (fiabilidad) y de estimaciones basadas en el cálculo de probabilidades en la consecuente determinación de la existencia de pasivos (y, consecuentemente, en la valoración de gastos e ingresos) pues, de lo contrario, se correría el riesgo de empañar la relevancia de la información. Es decir que, tal como se deduce de la definición del PGC, el ejercicio de la prudencia no permite cuestiones tales como la creación de reservas ocultas o provisiones excesivas, la minusvaloración deliberada de activos o ingresos o la sobrevaloración consciente de obligaciones o gastos y, en síntesis, que teniendo en cuenta la relevancia y la fiabilidad de la información financiera, la solución más prudente no necesariamente es la más adecuada. Véase: conservadurismo contable. principio de uniformidad. Debe considerarse en el registro y valoración de

184

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión elementos de las cuentas anuales y en la elaboración de éstas. Está contemplado por los pronunciamientos contables y por el PGC que, en relación con el mismo, afirma que “adoptado un criterio dentro de las alternativas que, en su caso, se permitan, deberá mantenerse en el tiempo y aplicarse de manera uniforme para transacciones, otros eventos y condiciones que sean similares, en tanto no se alteren los supuestos que motivaron su elección. De alterarse estos supuestos podrá modificarse el criterio adoptado en su día; en tal caso, estas circunstancias se harán constar en la memoria, indicando la incidencia cuantitativa y cualitativa de la variación sobre las cuentas anuales”. La uniformidad se vincula con la relevancia, es decir, con la utilidad de la información financiera para la toma de decisiones y, en su seno, con la comparabilidad de los estados financieros de una empresa en distintos periodos, ya que la misma no se ve favorecida por los cambios en los criterios contables utilizados para su elaboración. principios de contabilidad generalmente aceptados (General Accepted Accounting Principles, GAAP). Véase: principio contable. privatización. Acción por la que se transfiere por la administración pública una empresa o una actividad pública al sector privado. La administración pública deja de tener cualquier tipo de responsabilidad directa sobre el servicio o actuación. pro forma. Locución latina que significa literalmente “de acuerdo a la

forma”. Aplicado a la contabilidad, se refiere a aquellas magnitudes contables o estados financieros elaborados de manera provisional o que están pendientes de cumplir algún requisito para ser considerados válidos conforme a la normativa aplicable. Se emplea también en referencia a la información financiera elaborada al margen de los principios contables generalmente aceptados con el objetivo de eliminar el efecto de determinados hechos o actividades poco frecuentes o no recurrentes en la empresa y que, por tanto, los gerentes consideran que podrían confundir al usuario de la información al no mostrar la situación “normal” de la misma. Puede ser el caso de procesos de reestructuración, ajustes por perdidas temporales en el valor de los activos o pérdidas que la empresa considera que tienen un carácter extraordinario. Se trata de una práctica no regulada que, en muchos casos, tiene como resultado mitigar el impacto negativo de determinados eventos. Las autoridades reguladoras recelan de la misma en aquellos casos en que puede constituir un elemento distorsionador de la información que reciben los usuarios de la información financiera. procedimientos de auditoría. Métodos prácticos de investigación y prueba utilizados por el auditor para poder obtener elementos de juicio válidos y suficientes. Sobre estos métodos prácticos y lógicos de investigación y prueba, verdaderas técnicas utilizadas por el auditor para el examen de una partida o un conjunto de hechos o circunstancias, no existe un cuerpo normativo, un manual,

185

que el auditor pueda utilizar en cualquier auditoría. El auditor, siguiendo su criterio profesional, deberá determinar en cada trabajo de auditoría cuáles son los procedimientos que deberá aplicar para la obtención de evidencia. proceso de consolidación. Fases para la obtención de los estados financieros consolidados se obtienen a partir de los estados financieros de las sociedades que forman parte del perímetro de consolidación. Como consecuencia de que tales estados pueden recoger saldos producto de operaciones entre las sociedades del perímetro de consolidación, o por la utilización de criterios contables diferentes, es necesaria la realización de una serie de ajustes encaminados a que los estados del grupo representen la realidad económico-financiera del conjunto. La identificación de estas situaciones y la realización de los ajustes oportunos, unida al proceso de agregación de saldos, en los métodos en que ésta se realiza, se conoce como proceso de consolidación, en el que se identifican tres fases: i) homogeneización; ii) agregación; iii) eliminaciones. proceso presupuestario. Conjunto de etapas que permiten cuantificar los objetivos operativos que la dirección de la empresa. Comienza con la fijación de los objetivos que se propone alcanzar en el corto plazo alineados con la perspectiva de largo plazo. Continúa con la elaboración y aprobación de los presupuestos de cada área y que componen el presupuesto maestro y termina con el control presupuestario.

producción. Coordinación y ensamblaje de recursos para fabricar un producto. También se denomina así al resultado derivado de la actividad productiva de una empresa. • Producción común. Proceso productivo por el que se obtiene más de un producto derivado de una única actividad productiva en la que se consumen los mismos recursos. En este tipo de producción múltiple, la elaboración de cualquiera de los productos puede realizarse de forma independiente, existiendo la posibilidad de abandonar una o varias líneas de producción sin que esto implique el abandono del resto de líneas. • Producción conjunta. Proceso productivo a partir del cual se obtiene, de forma simultánea e inevitable, varias clases de productos como consecuencia de las condiciones técnicas del proceso, y sin que sea posible eliminar voluntariamente la obtención de todas y cada una de las diferentes líneas de producto. Entre los tipos de producto que se pueden obtener, hay que diferenciar los productos principales de los secundarios o accesorios (véase “coproductos”, “subproductos” y “residuos”). Estos tipos de producto son técnicamente inseparables, es decir, a lo largo del proceso de tratamiento de la materia prima son difícilmente identificables, pero, una vez terminado el proceso, se pueden procesar y comercializar autónomamente. El momento del proceso partir del cual es posible identificar y proporcionar un trato diferenciado a cada producto se denomina punto de separación.

186

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión productos en curso. Véase: existencias. productos semiterminados. Véase: existencias. productos terminados. Véase: existencias. programa de auditoría. Segunda etapa del proceso de planificación de la auditoría y en el que debe plasmar el auditor, de manera coordinada y sistemática, las personas, el momento, el alcance y la manera en que se deberá proceder a fin de obtener, mediante los correspondientes procedimientos de auditoría, las pruebas que soporten la opinión emitida. En el programa de auditoría se establecerán, de forma detalla las pruebas a obtener; es decir, los argumentos o demostraciones que servirán al auditor para justificar la evidencia o convicción razonable de que todos aquellos datos contables expresados en las cuentas anuales han sido y están debidamente soportados en tiempo y contenido por los hechos económicos y circunstancias que realmente han ocurrido, y los procedimientos de auditoría, es decir, el método o la forma a través de la cual se obtendrán las pruebas. El programa debe ser lo suficientemente detallado de forma que sirva como documento de asignación de trabajos a los profesionales del equipo que participen en la auditoría, así como medio de control de la adecuada ejecución del mismo. propiedad industrial. Categoría de bien intangible que constituye una

figura híbrida que acoge elementos heterogéneos como las patentes de invención y de introducción, los certificados de protección de modelos de utilidad pública, y en definitiva las distintas manifestaciones contenidas en la legislación específica de propiedad industrial. Se representa contablemente por los importes satisfechos por la empresa para ser propietaria, o tener derecho a usar, con carácter permanente, la propiedad industrial en cualquiera de sus modalidades. proveedores. Personas o empresas que suministran los bienes y servicios necesarios para el proceso productivo de otra entidad, o las mercancías que ésta necesita para realizar su actividad comercial. Desde la perspectiva contable son las obligaciones de pago que incluyen deudas con suministradores de mercancías y de los demás bienes incluidos en el grupo 3, de existencias. Incluye además las deudas con suministradores de servicios utilizados en el proceso productivo. Por lo general las cuentas de proveedores forman parte del pasivo corriente del balance de la empresa y se consideran pasivos financieros. provisiones. Pasivos que cumplen los criterios de registro y de valoración según el marco conceptual, pero que presentan alguna duda o indeterminación respecto de su importe o de la fecha en la que efectivamente se cancelarán. Normalmente su importe se calcula mediante técnicas de estimación y su tratamiento como pasivo financiero exige la actualización financiera de su

187

importe. Puede ser pasivo corriente o no corriente en función de su vencimiento.

y la presentación y desglose de la información financiera es la adecuada.

prudencia. Véase: principio de prudencia.

puesta en equivalencia. Método de contabilización mediante el cual la inversión inicialmente valorada al coste (valor razonable de la contraprestación entregada) se ajusta posteriormente en función de los cambios que experimente, tras la adquisición, la parte del patrimonio neto de la sociedad participada que corresponde al inversor, de manera que el resultado del ejercicio del inversor recoge la parte que le corresponde en los resultados de la participada. En ejercicios sucesivos, los resultados no distribuidos por la sociedad asociada se incorporan a las reservas del inversor. En consolidación el reconocimiento de los resultados obtenidos en la sociedad asociada, son los ajustados una vez considerados los efectos de las operaciones internas con sociedades del perímetro de consolidación en tales resultados. Se utiliza para las empresas asociadas o multigrupo de manera opcional. Véase: participaciones puestas en equivalencia.

pruebas de cumplimiento. Procedimientos para proporcionar al auditor evidencia sobre la existencia y el correcto funcionamiento de los procedimientos de control interno implantados por la empresa auditada. Es decir, que el diseño y funcionamiento del conjunto de políticas y procedimientos adoptados por la entidad para asegurar, entre otras cuestiones: la adecuada custodia de los activos, la prevención y detección de fraudes y errores, la precisión e integridad de los registros contables y la oportuna preparación de las cuentas anuales, se ejecuta conforme a lo establecido en el manual de procedimientos diseñado por la dirección de la compañía. pruebas substantivas (o sustantivas). Procedimientos mediante los cuales el auditor persigue obtener evidencia sobre las afirmaciones que la dirección hace en las cuentas anuales, tales como: que los activos y los pasivos responden al concepto de activo y pasivo y existen en una fecha dada; que efectivamente ha acaecido la transacción o hecho registrado y que no existen transacciones no registradas; que la valoración, la medida

punto de equilibrio. Véase: umbral de rentabilidad. punto muerto. Véase: umbral de rentabilidad.

188

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

R rappel. Descuento en el precio de compra o venta realizado por volumen. Supone un menor importe de la compra o venta. ratio. Cociente o relación entre dos magnitudes entre las que debe existir una relación clara, directa y comprensible. Los ratios son herramientas de análisis para la toma de decisiones. ratio de liquidez (o de circulante). Cociente entre el activo corriente y el pasivo corriente. Mide la liquidez de la empresa, o capacidad para atender sus compromisos financieros en el corto plazo. ratio quick (o test ácido). Cociente entre el disponible y los deudores y el

pasivo corriente. Desde una perspectiva fondo, mide la capacidad de la empresa para cancelar el pasivo corriente empleando únicamente el disponible y los deudores. Estos activos corrientes son seleccionados porque su liquidación se estima más segura y su distancia a la liquidez más corta que las existencias. ratios de cobertura. Cocientes que relacionan compromisos y recursos. Son ejemplos de ratios de cobertura el ratio de liquidez, el quick, los de cobertura de deuda y el de cobertura de intereses. ratios de estructura. Los ratios de estructura suelen carecer de capacidad predictiva, limitando normalmente su utilidad a su capacidad descriptiva.

189

Normalmente no son más que porcentajes verticales. Son ratios de estructura el ratio tesorería/activo corriente y el ratio activo corriente/activo total. ratios defensivos. Pretenden informar de la capacidad de la empresa para atender sus compromisos en un escenario adverso (normalmente de interrupción de cobros o de operaciones a otro nivel). Típicamente, el denominador de los ratios defensivos es el gasto medio diario (previsto), utilizado como sustituto del pago medio diario. Como numerador se emplean diferentes recursos financieros disponibles en situaciones más o menos severas de interrupción de las operaciones. reclasificación de los datos contables. Aplicación de criterios de organización adicionales o alternativos a los utilizados en la formulación de los estados financieros, con el fin de identificar, resaltar o desglosar la información de una forma más adecuada para el análisis, dependiendo de los destinatarios últimos o de la decisión para la que se requiere. La reclasificación, a diferencia de los ajustes, suele suponer sólo modificaciones cualitativas de los estados contables. La reclasificación presume la existencia tanto de un criterio de organización alternativo o adicional como de la información necesaria para reordenar la información. Puesto que normalmente la información disponible para los usuarios externos es incompleta, la aplicación de criterios alternativos suele ser parcial. Por ello, la reclasificación, en lugar de producir un estado contable nuevo,

suele limitarse a cualificar o desglosar la información contenida en las cuentas anuales. Al reclasificar debe siempre atenderse a los criterios de materialidad y economía. recursos. Fuentes de las que dispone la empresa para satisfacer una necesidad y desempeñar una función. En finanzas, hace referencia a las posibilidades de financiación de distinta naturaleza con las que cuenta una entidad para llevar a cabo su actividad. Se distingue entre recursos propios, que son aquellos que no son exigibles a la empresa (capital, reservas, subvenciones), y recursos ajenos, que están formados por todas las obligaciones o deudas con terceros. recursos procedentes de las operaciones. Fondos generados por la empresa. Los recursos procedentes de las operaciones se calculan eliminando del resultado neto del ejercicio los ingresos o gastos que no hayan supuesto variación del capital circulante así como los que proceden del inmovilizado. reducción de capital. Se trata de una operación mercantil consistente en la disminución de capital social de la empresa con alguna de las siguientes finalidades, según establece la Ley de Sociedades Anónimas: la devolución de aportaciones, la condonación de dividendos pasivos, la constitución o el incremento de la reserva legal o de reservas voluntarias, o el restablecimiento del equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la sociedad disminuido como consecuencia de pérdidas.

190

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

registro contable. Soporte donde se recoge la información contable, haciendo referencia a cada una de las anotaciones por las que se representan los diversos hechos y transacciones que lleva a cabo una unidad económica. Se emplea también para referirse al acto de reconocer en la contabilidad de la empresa los hechos contables una vez que sean captados, medidos y valorados de acuerdo con la normativa contable y, de modo más específico, con lo establecido en el marco conceptual de la contabilidad.

los colegios de economistas españoles, que agrupa a los auditores de cuentas que, voluntariamente, deciden afiliarse a esta corporación profesional, cuya organización y representación corre a cargo del Consejo General de Colegios de Economistas de España. El REA fue creado en 1982 por los Colegios de Economistas, que consideraban que la auditoría de cuentas es una actividad más dentro de una profesión extensa como es la de economista. Esta concepción es la que luego prevaleció en la Ley de Auditoría de 1988, en cuyo reglamento se calificaba por primera vez al REA como corporación de derecho público representativa de los auditores españoles. Aunque la estructura del consejo general de colegios de economistas es de tipo federal, puesto que es una asociación de segundo grado que agrupa a los colegios provinciales o autonómicos, el REA funciona como un registro centralizado que suministra servicios directamente a los inscritos en el mismo, especialmente los relacionados con el control de calidad del ejercicio profesional, la elaboración de normas técnicas de auditoría y la colaboración en materia de acceso a la profesión y práctica previa a la habilitación profesional. Aparte de una asamblea general de tipo deliberante, los organismos de dirección del REA son un consejo directivo, que mantiene diferentes comités especializados (normas y procedimientos, formación y ética y control de calidad).

REA (Registro de Economistas Auditores). Sección o registro especial de

REGA (Registro General de Auditores). Sección especializada del Consejo

La reducción del capital tendrá carácter obligatorio para la sociedad cuando las pérdidas hayan disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital y hubiese transcurrido un ejercicio social sin haberse recuperado el patrimonio neto. La operación puede realizarse de alguna de las siguientes formas: la reducción del valor nominal de todas las acciones, la amortización de un cierto número de acciones, o la agrupación de acciones para canjearlas por otras nuevas. Sus repercusiones pueden ser exclusivamente contables o constituir una devolución real de recursos aportados por los propietarios en forma de capital. La reducción del capital necesita ser aprobada por la junta general de la entidad. Al margen, la ley reconoce el derecho de oposición a favor de los acreedores para que no resulten perjudicados con esta operación.

191

Superior de Titulares Mercantiles de España, que integra a todos los auditores y sociedades de auditoría inscritas en el mismo, y desde 1988 es una corporación de derecho público representativa de los auditores españoles. Entre sus funciones destacan: la realización de los exámenes de aptitud que permiten el acceso al Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC) del ICAC, el desarrollo de los programas de formación continuada, la ejecución de controles de calidad sobre la actividad profesional de sus miembros y la iniciación de expedientes informativos y sancionadores de sus miembros, proponiendo al ICAC la iniciación de los procedimientos correspondientes. Con las otras dos corporaciones de auditores, el REGA elabora las normas técnicas de auditoría, que luego se publican para general conocimiento por parte del ICAC. El gobierno del REGA se realiza a través de una comisión nacional de auditores. registro mercantil. Tiene por objeto la inscripción de los empresarios y demás sujetos establecidos por la Ley, incluyendo a los comerciantes o empresarios individuales, las sociedades mercantiles, los buques, las aeronaves, y cualquier otra persona o entidad pública o privada que realice actos o posea bienes sujetos a inscripción según las leyes o reglamentos vigentes. Su carácter público permite que tenga acceso a él toda persona interesada, presuponiéndose, por lo tanto, de conocimiento general las informaciones y los datos inscritos, sin posible

invocación de ignorancia. Constituye un elemento que dota de seguridad jurídica al tráfico mercantil y protege a las personas que se relacionen o puedan relacionarse con los sujetos inscritos. Integrado por los registros mercantiles territoriales y por el registro mercantil central, que dependen de la dirección general de los registros y del notariado perteneciente al Ministerio de Justicia. El registro mercantil central se define como una institución oficial de publicidad que, desde 1990, permite el acceso a la información mercantil suministrada por los registros mercantiles provinciales. Sus funciones como entidad coordinadora son las siguientes: la ordenación, tratamiento y publicidad meramente informativa de los datos que reciba de los registros mercantiles provinciales; el archivo y publicidad de las denominaciones de sociedades y entidades jurídicas; y la publicación del Boletín Oficial del Registro Mercantil. Otras de las funciones que desempeña el registro mercantil son la legalización de los libros de los empresarios, el nombramiento de expertos independientes y de auditores de cuentas y el depósito y publicidad de los documentos contables, así como la centralización y la publicación de la información de resoluciones concursales. Los medios mediante los cuales los interesados pueden acceder a la información registrada son dos: las notas simples, que tienen un valor meramente informativo, y la certificación, que está firmada por el registrador y constituye el único medio para acreditar fielmente el contenido del registro mercantil.

192

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión relación de canje. Cociente que en el cambio de unos títulos por otros de características similares, indica la relación entre el número de títulos que se entregan y reciben. Estas operaciones son comunes en las OPAs, en las que se adquieren los títulos de la compañía opada a cambio de efectivo o de títulos de la compañía que lanza la OPA, según una relación de canje establecida; y en operaciones de fusión, en las que se canjean títulos de las sociedades preexistentes por la de la sociedad fusionada. El canje implica el cambio físico de títulos, pero sin alterar los elementos básicos diferenciadores de los mismos (v.g. acciones por acciones). Puede encontrarse como sinónimo de relación de conversión. En una operación de conversión, el cambio se realiza entre títulos con diferentes características, por ejemplo, obligaciones por acciones. relevancia. Requisito o característica cualitativa exigida a la información contable para que satisfaga adecuadamente sus objetivos. Los marcos conceptuales establecen que “la información es relevante cuando es útil para la toma de decisiones económicas, es decir, cuando ayuda a evaluar sucesos pasados, presentes o futuros, o bien a confirmar o corregir evaluaciones realizadas anteriormente”. En esta definición destacan las dos dimensiones, de predicción y de confirmación, de la relevancia. La relevancia cobra especial importancia desde que la contabilidad se orienta al suministro de información útil para la toma de decisiones, siendo incluida desde entonces, junto con la

fiabilidad y otras características cualitativas, entre los requisitos exigidos a la información financiera por el marco conceptual. Normalmente se asocia con otras características secundarias, entre otras, la relevancia implica el carácter completo de la información, su identificabilidad, su claridad, su comparabilidad y la preeminencia de la sustancia o fondo sobre la forma. remanente. Saldo final de una cuenta o los restos de un proceso de fabricación o mercancías no vendidas. Su significado más extendido es el que lo define como beneficios no repartidos ni aplicados específicamente a ninguna otra cuenta tras la aprobación de las cuentas anuales y de la distribución de resultados. Se trata de una cuenta que forma parte del patrimonio neto de la empresa. En ocasiones, se emplea también como sinónimo de beneficio, en el sentido de excedente resultante de la actividad empresarial. remanente de tesorería. Concepto que ha evolucionado relativamente en su significado. En su expresión más simple hace referencia a una magnitud propia resultante de la liquidación presupuestaria de toda entidad pública administrativa que se determina a fecha de cierre de un ejercicio sumando los derechos pendientes de cobro, los fondos líquidos o disponibles y minorando las obligaciones pendientes de pago. Determinado el remanente de tesorería total y minorando de éste el importe de los derechos pendientes de cobro que, a fecha de cierre de ejercicio, se conside-

193

ren de difícil o imposible recaudación así como el exceso de financiación afectada que se haya producido se dispone del remanente de tesorería para gastos generales. Este planteamiento implica asumir la posición de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) en la ICAL2004 frente a la de la ICAL1990 al considerar que el remanente de tesorería se configura como una magnitud de carácter fundamentalmente presupuestario frente a su configuración anterior como magnitud de carácter esencialmente financiera al concebir que si la magnitud resulta de signo positivo representa un recurso de la entidad para financiar el gasto, mientras que si es de signo negativo representa un déficit a financiar. Asume la concepción del remanente de tesorería como la acumulación de resultados presupuestarios de ejercicios anteriores frente a la interpretación anterior de excedente de liquidez a corto plazo, si bien la concepción actual no deja de tener una clara consideración de excedente de liquidez. rendición de cuentas. Presentación de las cuentas de una entidad por parte de los órganos o personas encargados de la gestión de la misma (albaceas, administradores, administradores concursales, entre otros), detallando su posición financiera y los resultados correspondientes al periodo del que se trate, con el fin de que los organismos pertinentes procedan a su valoración y aprobación. De este modo, la rendición de cuentas la realiza la persona encargada de una determinada gestión y ante

la persona o institución competente que pueda exigir responsabilidades. En el caso de las sociedades anónimas, será el consejo de administración quien deba presentar las cuentas de su gestión anualmente para que la junta general de accionistas las apruebe. En las sociedades limitadas será la junta general quien procederá a la aprobación de las cuentas presentadas por los administradores. rentabilidad. Capacidad para generar beneficios. Los indicadores de rentabilidad relacionan magnitudes de renta o beneficio con magnitudes de inversión (patrimonio neto, valor del activo). De entre las distintas rentabilidades cabe destacar: • rentabilidad económica (o rentabilidad del activo). Mide la capacidad del activo para generar beneficios, siendo independiente de la estructura financiera. La rentabilidad económica relaciona el beneficio antes de intereses e impuestos sobre beneficios y el activo. Puede ser desagregada, siguiendo el esquema Du Pont, en márgenes y rotaciones sobre el activo. Es decir, la rentabilidad económica (BAIT/activo), es igual al producto del margen sobre ventas (BAIT/ventas) por las rotaciones sobre activo total (ventas/activo). A efectos predictivos, en el cálculo de la rentabilidad económica suele integrarse, exclusivamente, los beneficios recurrentes, incluso a veces, de la cifra de activo se detraen los activos en curso. • rentabilidad financiera. Relación entre el beneficio y el patrimonio neto. No ha de confundirse la

194

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión rentabilidad financiera, que es una rentabilidad de la empresa, con la rentabilidad del accionista, que es la rentabilidad obtenida por el propietario. La rentabilidad del accionista se obtiene dividiendo el rendimiento anual de las acciones (dividendo y plusvalía) entre la inversión (desembolso efectuado en la adquisición de la participación). Suele distinguirse entre rentabilidad financiera antes de impuestos y rentabilidad financiera después de impuestos. La diferencia entre una y otra estriba en la utilización en el cálculo del beneficio antes o después de impuestos. A efectos predictivos, en el cálculo de la rentabilidad financiera suele integrarse, exclusivamente, los beneficios recurrentes. renting. Modalidad de arrendamiento de bienes muebles, a medio o largo plazo, por la que el arrendatario se compromete al pago de una renta fija mensual, durante un plazo determinado, y el arrendador se compromete a ceder el uso del bien y a prestar una serie de servicios que pueden incluir el mantenimiento o servicio técnico o la cobertura de seguro, entre otros. No suele suponer una inmovilización de recursos en la empresa, ya que por lo general se trata de un arrendamiento de tipo operativo (siempre y cuando no cumpla ninguna de las condiciones para ser considerado arrendamiento financiero desde la perspectiva contable). Las condiciones para su deducibilidad fiscal dependen de la normativa fiscal vigente. reparto de costes. Véase: asignación de costes.

reparto o estadística de costes indirectos. Proceso mediante el que se distribuyen los costes indirectos entre las secciones principales en que esté dividida la empresa. Se realiza en dos fases denominadas reparto primario y reparto secundario. Mediante el reparto primario (véase “localización de costes”) se distribuyen los costes indirectos entre las secciones principales y auxiliares. Este reparto debe basarse en la mayor cantidad posible de costes directos respecto a las secciones o en función de claves de reparto vinculadas con la actividad de las mismas. Con el reparto secundario o subreparto se pretende asignar los costes de las secciones auxiliares, redistribuyendo los costes totales que se localizaron en las mismas por medio del reparto primario a aquellas secciones a las que han prestado sus servicios. Esto se consigue, bien repartiendo el coste de las secciones auxiliares a las principales de manera directa, o bien repartiendo primero el coste a otros centros auxiliares que se hayan interrelacionado con los anteriores, como un paso previo al reparto final a las secciones auxiliares. reserva. Cuenta que constituye parte del patrimonio neto de la empresa y tienen su origen principalmente en beneficios no distribuidos o en ingresos que se imputan directamente al patrimonio neto. Se constituyen como garantía de mantenimiento del capital, para preservar el valor de la empresa en época de inflación, o simplemente para financiar el crecimiento o expansión de la entidad. La creación de las reservas puede venir impuesta por disposiciones

195

legales y estatutarias o ser de carácter voluntario, condicionando en cada caso la disponibilidad de las mismas.

será preciso que la reserva legal alcance el 10% del nuevo capital para que la sociedad pueda repartir dividendos.

reserva de revalorización. Cuenta de reservas que recoge los aumentos de valor que sufren los elementos patrimoniales como consecuencia de la aplicación de leyes de actualización de balances, esto es, cada vez que por ley se autoriza a las empresas a aumentar el valor de los activos a causa de la inflación acumulada a lo largo de los años anteriores. En el PGC de 1990 se contemplaba una cuenta con este nombre, sin embargo en el PGC de 2007 desaparece.

reserva para acciones o participaciones propias. Cuenta de reservas, contemplada en el Plan General de Contabilidad de 1990, debía ser constituida de forma obligatoria en el caso de adquisición de acciones propias y en tanto éstas no fueran enajenadas o amortizadas, de acuerdo con lo establecido en el artículo 79.3 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas. Sin embargo, la modificación introducida en dicho artículo por la Ley 16/2007, de 4 de julio, ha eliminado dicha obligación en relación con las acciones propias. Contablemente, de acuerdo con el PGC de 2007 cuando una empresa adquiera sus propios instrumentos de patrimonio, aparecerán en el balance dentro del patrimonio neto, con signo negativo. En el vigente PGC se mantiene la cuenta de reservas para acciones o participaciones de la sociedad dominante y aparece una nueva cuenta que recoge las acciones propias aceptadas en garantía.

reserva legal. Cuenta de reservas establecida en España por el artículo 214 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas. Se constituye de forma obligatoria con el 10% del beneficio del ejercicio hasta que se alcance, al menos, el 20% del capital social. Aparece recogida en la cuenta 112 del PGC. La reserva legal, mientras no supere el límite indicado, sólo podrá destinarse a la compensación de pérdidas en el caso de que no existan otras reservas disponibles suficientes para este fin. Constituye un mecanismo de protección de los acreedores, marcando una limitación a la salida de recursos propios en situaciones como el cálculo de la retribución de los administradores o el establecimiento de derechos especiales de contenido económico de los fundadores y promotores de la sociedad. En aquellos casos en los que se reduzca el capital con el objeto de compensar pérdidas,

reserva por capital amortizado. Cuenta de reservas, establecida por el artículo 167.3 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas y por el 80.4 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, que se dota por el nominal de las acciones o participaciones de la propia empresa adquiridas por ésta y amortizadas con cargo a beneficios o a reservas disponibles. También se incluirá el nominal de las acciones o participaciones de la propia

196

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión empresa amortizadas, que hubieran sido adquiridas a título gratuito. En el caso de las sociedades anónimas, la dotación de la reserva es obligatoria, por el importe del valor nominal de las acciones amortizadas o de la disminución del valor nominal de las acciones. Sólo se podrá disponer de ella con los mismos requisitos exigidos para la reducción del capital social. Por su parte, la Ley de Sociedades Limitadas, señala que en los casos de restitución de aportaciones la dotación será voluntaria implicando la exoneración de determinadas responsabilidades por parte de los socios. Esta reserva será indisponible hasta que transcurran cinco años a contar desde la publicación de la reducción en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, salvo que antes del vencimiento de dicho plazo se hubieran satisfecho todas las deudas sociales contraídas con anterioridad a la fecha en que la reducción fuera oponible a terceros. reservas en sociedades consolidadas. Resultados de años anteriores generados por las sociedades objeto de consolidación que corresponden, en función de su participación, a la sociedad dominante La aplicación de los diferentes métodos de consolidación supone el reconocimiento de los resultados acumulados por las sociedades dependientes, multigrupo y asociadas. Estos resultados acumulados corresponden, de acuerdo con los porcentajes de participación de la sociedad dominante, a ésta misma y a los socios externos en el caso de las sociedades consolidadas por integración global. Sin embargo, es preciso

señalar que, en la normativa española sobre consolidación, se reserva este término a la parte de las reservas generadas por las sociedades dependientes y multigrupo, ya que las correspondientes a las sociedades objeto de puesta en equivalencia aparecen en una cuenta específica denominada “Reservas en sociedades puestas en equivalencia”. reservas en sociedades puestas en equivalencia. Resultados acumulados generados por las sociedades objeto de puesta en equivalencia que corresponden, en función de su participación, a la sociedad dominante. reservas estatutarias. Cuenta de reservas establecida por los estatutos que rigen la sociedad. Por lo general en los estatutos también se especifica el posible destino que cabe dar a los fondos. reservas ocultas. Plusvalías no reconocidas contablemente, debidas a infravaloraciones del activo o sobrevaloraciones del pasivo. También reciben la denominación de internas, latentes o tácitas. reservas voluntarias. Cuenta de reservas, establecida voluntariamente por la junta general, que se dota una vez atendidas las obligaciones legales y estatutarias, generalmente con cargo a beneficios no distribuidos. Estas reservas son de libre disposición, por lo que la empresa podrá aplicarlas a cualquier fin. El Plan General de Contabilidad señala que en los casos en los que se produzca un cambio de criterio contable

197

o la subsanación de un error, los ajustes derivados del tratamiento retrospectivo de los mismos se imputarán, con carácter general, a reservas voluntarias. residuos. Véase: existencias. responsabilidad social corporativa. Puesta en práctica de políticas formales y de sistemas de gestión empresarial en los campos social y medioambiental de las que luego se debe informar de forma transparente. La adecuada información sobre el gobierno de la compañía o institución, adicional a la contenida en los estados financieros principales y dirigida a grupos externos, aporta transparencia y fiabilidad a la gestión, además de buena imagen y reputación a la entidad. Existen normas y recomendaciones, muchas de carácter voluntario, sobre información de responsabilidad social y desarrollo sostenible, como las propuestas por el GRI (Global Reporting Iniciative) o recomendaciones de la Unión Europea. También existe normativa al respecto en las NIIF y el PGC 2007, relacionada fundamentalmente con información a presentar en la memoria. La mayoría de la información sobe responsabilidad social corporativa hace referencia a recursos humanos, relaciones con la comunidad, seguridad e higiene en el trabajo y fundamentalmente al medio ambiente. Véase: GRI. resultado anormal (abnormal earnings). Diferencia entre el resultado contable y el resultado requerido por

los propietarios (patrimonio neto por el coste de capital). Este concepto se utiliza en diversos modelos de investigación en contabilidad y finanzas (en particular, se estima por el modelo de Feltham-Olhson), relacionando el mismo con diversas variables, como precio de las acciones. resultado atribuido a la sociedad dominante. Partida de balance y de la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada, en el formato incluido en las normas de consolidación españolas, que recoge la parte del resultado consolidado correspondiente a la sociedad dominante. Véase: resultado consolidado. resultado atribuido a socios externos. Partida de la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada, en el formato incluido en las normas de consolidación españolas, que recoge la parte del resultado consolidado correspondiente a los socios externos. Véase: resultado consolidado. resultado consolidado. Resultado obtenido en el ejercicio por las sociedades del perímetro de consolidación, de acuerdo a los métodos de consolidación aplicados, esto es, el 100% de los obtenidos por las sociedades del grupo más el porcentaje correspondiente a la participación de la sociedad dominante en las sociedades multigrupo y asociadas (siempre después de ajustes y eliminaciones de consolidación). Así pues se trata del resultado consolidado que se descompone, en función de los

198

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión derechos patrimoniales de la sociedad dominante y de los socios externos entre el resultado de la sociedad dominante y el resultado de socios externos. En los formatos de presentación de balance y de la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada, indicados en la normativa española sobre consolidación, estos conceptos se recogen en balance bajo los siguientes epígrafes: Resultado consolidado: “Pérdidas y ganancias consolidadas”; Resultado sociedad dominante: “Resultado del ejercicio atribuido a la sociedad dominante”; Resultado de socios externos: “Pérdidas y ganancias socios externos”. Mientras que en la cuenta de Pérdidas y ganancias consolidada las partidas son las siguientes: Resultado consolidado: “Resultado consolidado del ejercicio”; Resultado sociedad dominante: “Resultado atribuido a la sociedad dominante”; Resultado de socios externos: “Resultado atribuido a socios externos”. resultado del ejercicio. Magnitud contable representativa de la renta empresarial. Está formado por la diferencia entre los ingresos y gastos del ejercicio, excluidos aquellos que se reconocen fuera de pérdidas y ganancias como parte del resultado global. Cuando el resultado contable es positivo se denomina “beneficio” y cuando es negativo “pérdida”. resultado global (comprehensive income). Concepto extenso del resultado contable, que incluye, además de las pérdidas y ganancias, determinados cambios de valor no realizados (por

ejemplo, plusvalías de instrumentos financieros no vendidos). Al incorporar todas las variaciones del patrimonio neto producidas en la empresa (excluyendo aquellas que sean inversiones o distribuciones a los propietarios), proporciona una medida integral del resultado. El resultado global evita que queden ocultos algunos cambios de valor del patrimonio neto que tienen naturaleza de resultado (como por ejemplo, ajustes a la provisión de pensiones, diferencias de conversión, que generalmente no se reconocen en la cuenta de pérdidas y ganancias), es decir, constituye una medida de “excedente limpio” (clean surplus). En los últimos años el concepto de resultado global ha cobrado una gran relevancia a consecuencia de la utilización del valor razonable en contabilidad. resultados de conversión. Efecto patrimonial, es decir, los beneficios o pérdidas generados por la modificación del tipo de cambio, por la variación del valor relativo entre las monedas implicadas. Cuando en un grupo existen inversiones en sociedades que expresan su información financiera en una moneda diferente a la de la sociedad dominante, para proceder a la consolidación es necesario “traducir” dicha información, es decir, debe convertir sus estados financieros a la moneda de la sociedad dominante. Cuando el contexto monetario es inestable, esto es, las monedas se aprecian o deprecian entre sí, el proceso de conversión no es una mera operación matemática sino que tiene un profundo significado econó-

199

mico. En otras palabras, mediante el proceso de conversión cuantificamos el riesgo de cambio. El resultado de conversión sería pues el efecto sobre el patrimonio de una sociedad consecuencia de la variación de los tipos de cambio. La cuantificación del resultado de conversión es consecuencia de los criterios utilizados; son los llamados “métodos de conversión” que sustentan diferentes argumentaciones sobre el efecto que la variación de los tipos de cambio tiene en los elementos patrimoniales; según sean a corto/largo plazo, reales/financieros, etc. Sin embargo, se ha producido un proceso de confluencia entre las diferentes normativas plasmado en la aceptación generalizada del criterio de valoración conocido como moneda funcional (véase “moneda funcional”). La aplicación de este criterio de valoración para las operaciones y negocios en moneda extranjera tiene un efecto directo en la elaboración de estados financieros consolidados: la utilización exclusiva del conocido como “método de cierre” (véase “método de cierre”), ya que la aplicación de la moneda funcional conduce a que sólo existirá la necesidad de convertir estados para su consolidación, en aquellas situaciones en las que la sociedad extranjera tenga una moneda funcional distinta a la de la sociedad dominante. En este caso, existe igualmente una aceptación generalizada de que el método de conversión adecuado para cuantificar el riesgo de cambio y medir el resultado de conversión es mediante la aplicación de este método. En el formato de balance incluido en las normas españolas sobre

consolidación, el resultado de conversión aparece dentro del patrimonio neto en el epígrafe relativo a “Ajustes por cambio de valor” recogiendo únicamente la parte correspondiente a la sociedad dominante, ya que la que, en su caso corresponda a los socios externos, se incorpora a este epígrafe. Además aparece diferenciada la parte del resultado de conversión procedente de sociedades del conjunto consolidable de la que surge de sociedades objeto de puesta en equivalencia, con las siguientes denominaciones: “Diferencias de conversión de sociedades consolidadas” y “Diferencias de conversión de sociedades puestas en equivalencia”. resultados extraordinarios o no recurrentes. Gastos e ingresos que no deben considerarse periódicos al evaluar los resultados futuros de la empresa. Una partida se considera extraordinaria cuando se origina por hechos o transacciones que teniendo en cuenta el sector de actividad en que se opera la empresa, caen fuera de las actividades ordinarias y típicas de la empresa, y no se espera, razonablemente, que ocurran con frecuencia. Ejemplos típicos de gastos extraordinarios son los gastos producidos por inundaciones, incendios y otros accidentes; costes de una oferta pública de compra de acciones sin éxito; sanciones y multas fiscales o penales. La determinación de los resultados recurrentes es uno de los aspectos claves en el análisis financiero de una empresa. En la NIC nº 1, “Presentación de estados financieros”, se prohíbe la designación de resultados como

200

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión extraordinarios, por la arbitrariedad que entraña realizar dicha calificación y los problemas de contabilidad creativa que plantea, quedando en manos de los analistas la diferenciación entre resultados recurrentes y no recurrentes. resultados negativos de ejercicios anteriores. Pérdidas de ejercicios anteriores acumuladas. Constituyen reservas negativas, que forman parte del patrimonio neto del balance. retribuciones post-empleo. Remuneraciones a los empleados (diferentes de las indemnizaciones por cese) que se pagan tras la terminación de su periodo de empleo. Constituyen uno de los componentes principales de las retribuciones a largo plazo del personal. Estas remuneraciones pueden instrumentarse bajo distintas modalidades como son las prestaciones por pensiones y otras prestaciones por retiro, los seguros de vida y la atención médica para los jubilados. Los planes de prestaciones se clasifican en planes de aportaciones definidas y en planes de prestaciones definidas. Véase: planes de pensiones. reversión de activos. Véase: fondo de reversión. riesgo de auditoría. Posibilidad de que el auditor emita una opinión incorrecta por no haber detectado alguna irregularidad significativa. El hecho de que la opinión del auditor se base en la aplicación de pruebas selectivas, en lugar de llevar a cabo la comprobación de todas las operaciones, conlleva un

riesgo, es el conocido como riesgo de auditoría. El denominado modelo de riesgo de auditoría descansa sobre dos pilares fundamentales: el riesgo general o probable de auditoría y la importancia relativa. El riesgo de auditoría es una combinación de tres riesgos diferentes: el riesgo inherente, el riesgo de control y el riesgo de detección. riesgo de control. Posibilidad de que si existen errores de importancia en el proceso contable, los mismos no sean detectados o corregidos oportunamente por los sistemas de control interno de la entidad. riesgo de detección. Posibilidad de que cualquier error de importancia que exista y no hubiera sido puesto de manifiesto por el sistema de control interno, no fuera a su vez detectado por la aplicación de las pruebas sustantivas adecuadas en la auditoría. riesgo de muestreo. Posibilidad de que la conclusión a la que ha llegado el auditor a partir de una muestra pudiese ser diferente si se hubiera aplicado el mismo procedimiento de auditoría a toda la población. El riesgo de muestreo tendrá efecto tanto en el riesgo de control como en el riesgo de detección. El riesgo de muestreo puede ocasionar que el auditor emita una opinión incorrecta, ya que puede haber llegado a la conclusión, a través de las pruebas de cumplimiento, de que el riesgo de control es menor del que es en realidad o, a través de las pruebas substantivas, de que no existen errores significativos en

201

saldos cuando sí los hay. El efecto contrario del riesgo de muestreo es la falta de eficiencia en la ejecución del trabajo del auditor, ya que las conclusiones obtenidas de la muestra pueden llevar al auditor a aumentar el riesgo de control o de detección, lo que implica realizar trabajos adicionales, para acabar comprobando que las conclusiones iniciales eran incorrectas. riesgo inherente. Incertidumbre propia del trabajo de auditoría que supone la posibilidad de que se hayan cometido errores de importancia en el proceso contable que afecten al saldo de una cuenta o una transacción, individualmente consideradas o agregadas con otras similares, que finalmente tenga su reflejo en las cuentas anuales que están siendo auditadas. Cuando el auditor valora el riesgo inherente no debe considerar el control interno establecido por la empresa. ROA (return on assets). Rentabilidad económica. Véase: rentabilidad. ROE (return on equity). Rentabilidad financiera. Véase: rentabilidad. ROI (return on investment). Tasa de rendimiento de la inversión. Este ratio pone en relación los beneficios obtenidos de una inversión con el coste de esa inversión (beneficio de la inversión/inversión). Al igual que ocurre en numerosos ratios financieros, su forma de cálculo puede alterarse para

adaptarse a la situación. Por ejemplo, por beneficio de la inversión puede tomarse el beneficio de explotación de la empresa con o sin los resultados excepcionales o, si se trata de proyectos de inversión, sin incluir costes generales de asignación subjetiva. El ROI suele desglosarse en márgenes y rotaciones (beneficio/ventas * ventas/inversión). rotación. Número de veces que, por término medio, se renueva su saldo en un determinado período de tiempo (normalmente el ejercicio económico). Por ejemplo, la rotación de materias primas es el número de veces que, por término medio, los consumos de materias primas superan el saldo de materias primas. Las rotaciones pueden ser interpretadas de diferentes formas. Así, para evaluar la gestión, la rotación de un activo puede entenderse como un indicador de la eficiencia con la que es utilizado. Sin embargo, a efectos del análisis de la liquidez, debiera interpretarse como un indicador del nivel al que puede sostenerse un proceso dada una inversión. Es decir, si un activo corriente ha tenido históricamente una rotación de 5, se considera que las inversiones efectuadas en esa partida pueden sostener una actividad (un flujo de salida) anual 5 veces superior. Es decir, que salvo mejoras en el proceso, para mantener el nivel del ciclo de operaciones, el saldo de la cuenta no debe descender de un quinto del flujo de salida (si las rotaciones descendiesen aumentaría el riesgo de rotura de stocks). Matemáticamente, la rotación de una partida se define como la relación entre el flujo de

202

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión salida, asociado a esa partida, y el saldo medio de esa partida durante el ejercicio económico. Se prefiere el flujo de salida al de entrada porque es más adecuado para ofrecer información sobre el nivel al que, dada una inversión, puede soste-

nerse un proceso de transformación. Es muy frecuente que, en lugar del saldo medio de la partida, se emplee el saldo final. Incluso por comodidad, también se emplean a veces flujos de entrada.

203

S saldo. Importe que resulta de compensar el Debe con el Haber de una cuenta. El saldo de una cuenta puede ser deudor, si el Debe es mayor que el Haber, o acreedor, si el Haber es mayor que el Debe. El saldo deudor es propio de las cuentas de gastos y de las que figuran en el activo con valor positivo, mientras que el acreedor es propio de las cuentas de ingresos, de las que figuran en el pasivo del balance y de las que minoran el activo. El saldo de apertura o inicial es el saldo inicial de las cuentas de balance en el Libro Mayor. Por su parte, el saldo de cierre o final es aquel con el que se cierran las cuentas al final del ejercicio. Salvador de Solórzano, Bartolomé. Natural de Medina de Rioseco, era mer-

cader, profesión que ejerció en Sevilla, por cuenta propia y sobre todo como factor de Juan Antonio Corzo Vicentelo de Lecca. Escribió la obra Libro de Caxa y Manual de cuentas de Mercaderes, y otras personas, con la declaracion dellos, que fue impresa en Madrid el año 1590. Este libro constituye el primer tratado de contabilidad por partida doble redactado y publicado por un español y, a pesar del considerable retraso con que apareció en comparación con otros textos europeos, constituye una de las contribuciones más notables aparecidas en su género durante todo el siglo XVI, por la amplitud, coherencia y perfección con que trata la materia. Comprende 29 capítulos en los que se expone con detenimiento la teoría y características de la

204

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión partida doble. El capítulo 30 explica los detalles del extenso supuesto práctico que se inserta a continuación, con un ejemplo completo de los libros Diario y Mayor, con su índice. Se cierra el libro con otros ocho capítulos que contienen advertencias diversas para el ejercicio de la profesión contable. salvedades. Excepción o reserva del auditor a emitir una opinión favorable, es decir, es la forma en que el auditor expresa en el informe que no puede emitir un informe totalmente favorable, pero, sin embargo, está lo suficientemente satisfecho con la razonabilidad de las cuentas anuales como para no considerar necesario emitir un dictamen adverso. Al emitir un informe con salvedades, el auditor deberá utilizar en el párrafo de “opinión” la expresión “excepto por” para presentar las mismas y sobre las cuentas anuales. También deberá exponer la naturaleza y las razones que existan para ello en un párrafo intermedio entre el de alcance y el de opinión, y, cuando ésta sea cuantificable, su efecto en las cuentas anuales. Dado que un examen de las cuentas y registros que las respaldan tiene como fin expreso investigar y analizar los estados financieros con objeto de determinar la fiabilidad de los mismos, resulta obvio que cualquier excepción o salvedad relativa a su dictamen tenga una importancia considerable. Este párrafo intermedio no será necesario en el caso de salvedad por falta de uniformidad en la aplicación de principios y normas contables, donde bastará expresar la conformidad o no del auditor con

el cambio acaecido y hacer referencia a una nota explicativa en la Memoria. Las circunstancias o razones por las cuales un auditor puede emitir un informe con salvedades son: i) Limitación al alcance del trabajo realizado. ii) Errores o incumplimiento de los principios y normas contables generalmente aceptados, incluyendo omisiones de información necesaria. iii) Incertidumbres cuyo desenlace final no es susceptible de una estimación razonable. iv) Cambios durante el ejercicio, con respecto a los principios y normas contables generalmente aceptados utilizados en el ejercicio anterior. SEC (Stock Exchange Commission). Organismo encargado de la supervisión e inspección de los mercados de valores estadounidenses. La SEC, entre otros aspectos relacionados con la regulación y supervisión de los agentes que intervienen en los mercados financieros, exige a las empresas con valores bursátiles negociables revelar al público toda la información financiera pertinente. SEC (Sistema Europeo de Cuentas Nacionales y Regionales). Sistema de contabilidad nacional empleado en el marco de la Unión Europea. Está basado en los distintos sistemas nacionales y especialmente en el sistema francés, del cual se deriva un plan de cuentas normalizado que proporciona información comparable, actual y fiable sobre la estructura y la evolución de la situación económica de los Estados miembros y sus regiones. Constituye un instrumento de gestión de la Unión

205

Económica y Monetaria y representa una herramienta importante para analizar la situación económica de un país o de una región. El sistema proporciona una metodología consistente en definiciones, clasificaciones y normas contables comunes, así como establece un programa de transmisión de cuentas y cuadros elaborados según el SEC al servicio de estadística de la Comisión Europea (Eurostat). sección. Unidad organizativa que consume recursos (inputs) para la realización de un cometido productivo (output), en la que todos los costes localizados en la unidad tienen la misma o similar relación causa-efecto con dicho cometido productivo. La sección es un instrumento contable que puede coincidir o no con un centro funcional de la empresa, pero que permite la acumulación o agrupación de costes generados para realizar una actividad o función sobre la que se requiere tener un control de costes. Las secciones así definidas tienen establecida una unidad de medida representativa de su actividad (véase “unidad de obra”) por lo que son homogéneas y se utilizan para la imputación de costes indirectos (véase “imputación de costes”). También la empresa puede establecer secciones como centros de cálculo exclusivamente, es decir, sin que representen un núcleo de actividad, no pudiendo considerarse como secciones homogéneas. Estas secciones no homogéneas se van a utilizar en la empresa cuando sólo se quiera llevar a cabo una agregación de consumos al margen de cualquier actividad, siendo,

por tanto, grupos o agrupaciones de costes empleados para el proceso de acumulación. • sección auxiliar. Sección que acomete actividades que no están relacionadas directamente con el proceso de producción. Su actividad se centra en prestar servicios a las secciones principales para el funcionamiento global de la organización. Por este motivo, si se busca que el coste de estas secciones repercuta en el coste del producto, es necesario repartirlo entre las secciones principales en función del nivel de prestación. El nivel de prestación de una sección auxiliar hacia otra sección es el nivel de consumo que esta sección realiza de la actividad desarrollada por la sección auxiliar durante un período de tiempo (véase “reparto de costes”). • sección especial. Surge cuando considerar una sección como principal o como auxiliar reporte problemas, bien porque no se pueda definir unidad de obra (sección no homogénea), bien porque no resulte conveniente aplicar sus costes a otras secciones. Normalmente son de este tipo las secciones de administración y de financiación. Por ello, el tratamiento especial para estas secciones puede ser: a) considerarlas como secciones principales, pero, como no es posible definir una unidad de obra, se emplean claves de reparto para imputar sus costes a los productos de la empresa, lo que implica aplicar criterios subjetivos; b) trasladar sus costes directamente a resultados, es decir, no incluirlos en el coste del producto, sino considerarlos como

206

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión costes del periodo. Esta última solución conduce a la obtención de un coste no completo. • sección mixta. Sección que se comporta a la vez como principal y como auxiliar, de manera que su actividad se va a aplicar a la producción que se obtiene y también a otras secciones. En este caso, mediante la unidad de obra se procede a identificar qué actividad se dedica hacia el producto y cuál hacia otras secciones. • sección principal. Sección que contribuye directamente a alguna de las tres fases del proceso de producción (Compras-ProducciónComercialización). Su actividad recae directamente sobre el producto o servicio elaborado por la empresa. Los costes indirectos agrupados en ellas se imputan a los productos a través de unidades de obra (véase “imputación de costes”). sector público. Integración de las entidades pertenecientes tanto al subsector Administraciones Públicas, cuyas entidades tienen por funciones principales la producción de bienes y servicios no destinados a la venta y la redistribución de la renta y de la riqueza nacional, como al subsector Empresas Públicas, que se dedican a la producción de bienes y servicios que son destinados a la venta. segregación de funciones. Procedimiento habitualmente utilizado en los sistemas de control interno. La segregación se refiere tanto a las funciones entre los departamentos como entre las

personas que llevan a cabo la autorización, ejecución, contabilización, custodia y cobro o pago de una transacción. Con la separación de funciones se trata de limitar el riesgo, por ejemplo, de fraude. SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable). Figura de inversión colectiva, con forma societaria de Sociedad Anónima cuyo objeto social es invertir en valores mobiliarios y otros activos financieros, gozando de determinadas ventajas de tipo fiscal. Se encuentran reguladas por la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, reguladora de las Instituciones de Inversión Colectiva, y por el Real Decreto 1309/2005, de 4 de noviembre, reglamento que desarrolla la Ley 35/2003. Las SICAV deben cumplir una serie de requisitos, entre los que se destacan: a) Número de accionistas igual o superior a 100. b) Limitaciones a las inversiones mediante coeficientes: coeficiente de control (no más del 5% de los valores emitidos o avalados por una misma entidad); coeficiente de inversión: al menos el 90% del activo estará invertido en valores mobiliarios admitidos a cotización en mercados organizados reconocidos oficialmente; coeficiente de liquidez: mínimo 3%; coeficiente de diversificación: no más del 5% de su activo invertido en valores de una misma sociedad (excepcionalmente ampliable al 10%). c) Inversión en capital variable entre el mínimo y máximo fijado estatutariamente.

207

d) Tutela y control de la CNMV y Dirección General del Tesoro y Política Financiera. sistema de anotaciones en cuenta. Forma de representación de valores de los diferentes elementos patrimoniales basado en registros contables. sistema de control interno. Conjunto de elementos, normas y procedimientos encaminados a lograr la máxima eficacia en la gestión de la empresa y, en definitiva, al óptimo logro de sus fines. Centrándonos en el ámbito contable, los sistemas de control interno deben permitir identificar las condiciones bajo las que la información contable se produce, se procesa, se revisa y se compila dentro de la organización y, en términos generales, comprenden sistemas de autorizaciones y aprobaciones de transacciones, segregaciones de funciones en los diferentes departamentos, controles físicos sobre los activos, auditoría interna, manuales de políticas y procedimientos contables, etc. sistemas contables. Marco institucional, económico, profesional y cultural en que se desenvuelven las actividades contables; ante la existencia de una importante diversidad contable internacional han surgido movimientos hacia una convergencia contable propiciados por empresas multinacionales y organizaciones intergubernamentales, siendo las NIIF y su reconocimiento por la U.E. y EE.UU. un buen exponente de ello. Los factores que más influyen en la

diversidad contable internacional son los siguientes: i) configuración del sistema legal, ley común (países anglosajones) frente al derecho romano (continente europeo); ii) vinculaciones políticas y económicas entre países; iii) relaciones entre contabilidad y fiscalidad, según se rijan o no ambas esferas por unas mismas normas; iv) financiación empresarial, según provenga mayoritariamente del mercado de capitales o del crédito bancario; v) nivel de inflación existente; vi) reconocimiento e influencia de la profesión contable; vii) valores culturales dominantes: profesionalismo frente a reglamentarismo, uniformidad frente a flexibilidad, conservadurismo frente a optimismo, confidencialidad frente a transparencia. sistemas de información en la administración pública. Mecanismos que poseen las administraciones públicas a través de los cuales generan, de manera periódica y de acuerdo con determinadas reglas y normas vigentes, datos cuantitativos, financieros y no financieros, cualitativos, o de otra índole, para la toma de decisiones. sociedad asociada. Véase: asociada. sociedad dependiente. Véase: dependiente. sociedad dominante. Véase: dominante. sociedad multigrupo. Véase: multigrupo.

208

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión socio de auditoría. Auditor de cuentas, socio de una sociedad de auditoría, que tiene la última responsabilidad en la auditoría de cuentas anuales de un cliente concreto y es, por ende, el firmante del informe de auditoría. El socio de auditoría es el encargado de la coordinación del trabajo del equipo de auditoría y responsable de controlar la calidad del trabajo llevado a cabo por profesionales de otras disciplinas que pueden intervenir en la auditoría de cuentas. En España, la inscripción en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC), puede realizarse como auditor individual o como sociedad de auditoría. Cuando la auditoría de cuentas se realice por una sociedad de auditoría, la dirección y firma de los trabajos de auditoría corresponderá, en todo caso, a uno o varios de los socios auditores de cuentas de la sociedad. socios externos. Accionistas distintos a los de la sociedad dominante. Con este término, las normas españolas de consolidación hacen referencia al valor de la participación en los resultados y en el resto del patrimonio neto del grupo, que no corresponden a la participación de la sociedad dominante. Una consecuencia directamente relacionada con la utilización del método de integración global, cuando la participación de la sociedad dominante en las dependientes es inferior al 100%, es que parte del patrimonio neto consolidado corresponde a los partícipes distintos de la sociedad dominante, tradicionalmente considerados como “intereses minoritarios”. Sin embargo, esta denominación no resulta

demasiado apropiada desde el momento en que en determinadas circunstancias estos intereses pueden no ser minoritarios, dado que la determinación de la existencia de grupo se basa en el control o la unidad de decisión y no en la propiedad. Las propias normas internacionales prescinden del término “minority interest” por el de “non-controlling interest”, es decir “intereses/participación sin control”. Su ubicación en el balance, dado que representa una parte del patrimonio neto del grupo, es precisamente dentro de este epígrafe general, aunque hasta la última reforma del Código de Comercio español realizada en la Ley 16/2007 de 4 julio, mediante la que se adapta la legislación mercantil para su armonización internacional con base en la normativa de la UE, se incluían en un epígrafe específico del balance, fuera del patrimonio neto del grupo. solvencia. Capacidad para hacer frente a todos los compromisos financieros en el largo plazo. En el análisis de la solvencia deben incluirse todos los compromisos (a corto y a largo plazo) y todos los recursos (a corto y a largo plazo). La solvencia es posiblemente el área de evaluación de mayor raigambre en el análisis. Esto se debe a que buena parte de lo que hoy es conocido como análisis financiero se inició y desarrolló en el ámbito bancario del análisis de riesgos crediticios. Tradicionalmente, los bancos han estado interesados básicamente en la solvencia de sus deudores y sólo secundariamente en su liquidez y rentabilidad. El análisis de la solvencia

209

ha evolucionado bastante a lo largo del tiempo. Los factores responsables de este progreso son la mejora en la formación técnica de los analistas y el incremento en la cantidad y calidad de la información disponible (normalización, auditoría). El análisis tradicional de la solvencia ha pivotado sobre la fincabilidad. Otra forma de evaluar la solvencia es el análisis fondo (que a diferencia del anterior presupone la fiabilidad de la información contable contenida en el balance de situación). En él, es el patrimonio neto del deudor lo que garantiza la solvencia. En el pasado reciente, la atención de los analistas se ha desplazado de los datos fondo (balance) a los datos flujo (en principio, cobros y pagos). Ciertamente, si los compromisos financieros deben satisfacerse con dinero, la capacidad de la empresa para generar una corriente suficiente de tesorería debe ser la base fundamental para calificar su solvencia. Véase: ratio de solvencia. stakeholders. Véase: grupos de interés. subgrupo. Conjunto de entidades que cumplen la definición de grupo de empresas, es decir se identifica una sociedad dominante y una o varias dependientes, pero la sociedad dominante es a su vez dependiente de otra. Desde el punto de vista de la publicación de estados financieros consolidados, las

diferentes normativas plantean situaciones en las que estas unidades quedan eximidas de la obligación de formular y publicar estados consolidados con propósitos de información a terceros, siempre que lo haga la sociedad dominante del conjunto mayor y que se cumplan determinados requisitos que varían en función del cuerpo normativo concreto que sea de referencia. subproducto. Véase: existencias. subvención. Entrega dineraria o en especie a una empresa por parte de terceros distintos a los socios o propietarios, sin que exista una contrapartida directa por parte de la misma. Por lo general, las subvenciones son concedidas por la administración pública con el fin de fomentar una actividad. Pueden distinguirse distintos tipos en función de su destino: a la producción, a la exportación, a la inversión, al empleo, etc. Una clasificación que tradicionalmente se emplea distingue entre subvenciones de capital, para el establecimiento de la estructura básica de la empresa, o de explotación, destinadas a compensar resultados negativos de la explotación o a asegurar a la empresa una rentabilidad mínima. Contablemente, de acuerdo con el PGC de 2007, forman parte del patrimonio neto de la empresa siempre que no sean reembolsables. En caso contrario, se considerarán un pasivo.

210

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

T tanto de control. Grado en que una sociedad (dominante) puede ejercer su influencia sobre otra (dependiente) en las decisiones de ésta, como consecuencia de la posición relativa que dominante y dependiente ocupan en el conjunto. En el caso de que los vínculos que generan la existencia de un grupo, son mediante la toma de participaciones financieras, el control de una sociedad sobre otra puede obtenerse de forma directa, indirecta o por una combinación de ambas. En el momento en que se dan participaciones indirectas, puede no coincidir los derechos patrimoniales que corresponden al inversor con su capacidad de control. tanto de participación efectiva. Porcentaje en el patrimonio y resultados

en los que participa una sociedad sobre otra en función de las participaciones directas e indirectas que tenga sobre ella. A diferencia del tanto de control que evalúa la capacidad de controlar, el tanto de participación efectiva mide los derechos patrimoniales de una sociedad en otra. Tasa impositiva (efectiva y nominal). Denominada también tipo impositivo o tipo de gravamen. Cantidad porcentual que se aplica a la base para calcular la cuota tributaria. El tipo de gravamen puede ser: a) fijo, si el porcentaje aplicable a la base no varía al incrementarse ésta, o b) progresivo, si el porcentaje aplicable a la base va variando al incrementarse dicha base. En este caso,

211

el conjunto de tipos de gravamen aplicables a los distintos tramos de la base forman la tarifa de un impuesto. La ley general tributaria española considera el tipo de gravamen como uno de los elementos para cuantificar la obligación tributaria, y lo define como la cifra, coeficiente o porcentaje que se aplica a la base liquidable para obtener como resultado la cuota íntegra. Y añade que los tipos de gravamen pueden ser específicos o porcentuales, y deberán aplicarse según disponga la Ley propia de cada tributo a cada unidad, conjunto de unidades o tramo de la base liquidable. tasa impositiva efectiva. Tipo de gravamen al que efectivamente ha tributado el obligado tributario. Viene determinada por el cociente entre carga impositiva realmente satisfecha y la base sujeta a tributación. En el ámbito del impuesto sobre sociedades, la tasa efectiva puede diferir de la tasa nominal por dos motivos: a) porque la ley del impuesto haya permitido deducciones o bonificaciones, cuyo efecto final se traduce en una menor presión fiscal y, por consiguiente, en una tasa efectiva inferior a la nominal; b) porque, desde un punto de vista contable, se considere que sea el resultado contable en lugar de la base imponible, la cuantía teórica del beneficio sujeto a tributación. tasa impositiva nominal. Cantidad porcentual o tipo de gravamen establecido en la ley fiscal para su aplicación a la base de un tributo, para un sujeto pasivo y períodos determinados.

teoría contable (teoría de la contabilidad). Conocimiento contable reflexionado con profundidad (especulativo) considerado con independencia de toda aplicación, del que surgen hipótesis que permiten derivar leyes sobre las que basar los fundamentos de la disciplina. La emergencia de teorías contables ha estado ligada en el tiempo al enfoque investigador y, particularmente, al paradigma dominante en la época correspondiente. En la actualidad, básicamente suele hablarse del paradigma del ‘beneficio verdadero’ y del paradigma de ‘utilidad’ (Cañibano y Gonzalo, 1997). La investigación contable realizada durante las primeras tres cuartas partes del siglo XX está orientada hacia la búsqueda del beneficio verdadero: Smalenbach (1919) en Alemania, Paton (1922) en EE.UU. y Fernández Pirla (1956) en España, dejaron en sus escritos rastros evidentes de esta orientación. Obras posteriores de autores americanos tales como Edwards y Bell (1961), Chambers (1966) y Sterling (1970) generalizaron en mayor medida los problemas de valoración conducentes a la búsqueda del verdadero beneficio. De esta época provienen también los intentos más señeros de axiomatización en el ámbito de la teoría contable (Cañibano, 1997), constituyendo buenos ejemplos de esta corriente los trabajos de Moonitz (1961) y Sprouse y Moonitz (1962) sobre postulados y principios contables, presentados en forma narrativa e, igualmente, la formulación axiomática llevada a cabo por Mattessich (1964), presentada en términos forma-

212

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión les haciendo uso de un lenguaje lógicomatemático. El enfoque investigador orientado hacia la búsqueda del beneficio verdadero tiene un alto componente normativo, se sirve de razonamientos, ya inductivos ya deductivos, para llegar a propuestas objetivas aplicables a la elaboración de la información contable, sin considerar al sujeto que va a utilizar dicha información. Por el contrario, el nuevo paradigma de utilidad toma muy en consideración al usuario de la información contable, al sujeto que va a basar en ella sus decisiones económicas, asumiendo las correspondientes consecuencias. El objeto de investigación no es ya la lógica interna del proceso contable sino las consecuencias que para el usuario se derivan de la información resultante de éste. La información contable pasa entonces a ser una materia prima que se inserta dentro de un modelo de decisión en el que se tiene en cuenta el entorno y el usuario decisor, midiendo la eficiencia de dicha información en función de la utilidad que ésta proporcione al usuario para conseguir sus objetivos. Es en el contexto de este nuevo paradigma de utilidad donde, sin perjuicio de otros trabajos pioneros, a partir de 1977 comienza a formularse la denominada ‘teoría positiva de la contabilidad’ por Watts y Zimmerman (1986), quienes parten de la inexistencia de una teoría de la información financiera, entendida ésta como un grupo de hipótesis consistentes e interrelacionadas, que hubieran sido empíricamente contrastadas. Para los positivistas, el objetivo de la teoría contable consiste en explicar y predecir

las prácticas contables de las empresas, sin posicionarse ‘a priori’ sobre si unos criterios contables son mejor que otros o sobre que tipo de información es mejor para tomar decisiones; sólo mediante el recurso a la experiencia se podrán extraer las correspondientes conclusiones con respecto a las prácticas contables seguidas y la información resultante de éstas. Lógicamente este nuevo enfoque de la teoría contable requiere de una visión interdisciplinar, siendo la economía, las finanzas, la estadística y la econometría las disciplinas capaces de suministrar los conceptos e instrumentos necesarios para avanzar en esta línea de investigación. En particular, los conceptos teóricos en los que se ha basado la teoría positiva de la contabilidad provienen de la teoría de la firma de Coase (1937) y Alchian y Demsetz (1972) y de la teoría de la agencia de Jensen y Mecklin (1976). Mediante la teoría de la firma queda puesto de manifiesto que una organización empresarial es una entidad legal que sirve como nexo de unión de relaciones contractuales entre individuos, permitiendo reducir costes y producir eficientemente, basada en los derechos de propiedad y en el interés de los individuos por maximizar su utilidad. La teoría de la agencia desarrolla las relaciones entre inversores, acreedores y otros terceros interesados en la empresa (‘stakeholders’) con los directivos de la misma, poniendo de manifiesto los costes asociados a dichas relaciones. A partir de las citadas relaciones contractuales y de agencia, la teoría posi-

213

tiva de la contabilidad formula sus conocidas hipótesis de remuneración, de endeudamiento, y de los costes políticos, poniendo de manifiesto la importancia de las cifras contables en la formalización de los contratos de remuneración de los directivos y de endeudamiento con terceros, así como también el efecto que dichas cifras contables pueden causar ante ciertas esferas gubernamentales y sus ulteriores decisiones (regulaciones sectoriales, defensa de la competencia, leyes fiscales, etc.), con los consiguientes costes políticos. Este enfoque ha dado lugar a una profusa corriente de investigación contable sobre gestión contable de beneficios (“earnings management”) que ha permitido contrastar tanto en América como en Europa las hipótesis antes mencionadas, con resultados diversos, y formular una nueva hipótesis adicional que ha venido a enriquecer la teoría positiva de la contabilidad: la hipótesis del mercado. Según han puesto de manifiesto numerosos estudios, las cifras contables influyen en la valoración de las empresas que los mercados de valores realizan. Aquellas empresas que tienen resultados positivos, un crecimiento sostenido de la cifra de resultados e importes de beneficios iguales o superiores a las predicciones de los analistas financieros o, en otras palabras, que emiten ‘buenas noticias’, son mejor valoradas por los mercados que el resto de ellas, dadas sus ‘malas noticias’. Esta dicotomía entre emisores de buenas y malas noticias actúa de hecho como un incentivo para el desarrollo de prácticas de

gestión contable de beneficios, dado el deseo de entrar a formar parte o permanecer en el conjunto que lleva el rótulo de ‘buenas noticias’. Dentro del mismo contexto del paradigma de utilidad, existe una corriente de investigación más próxima a la sociología que contempla la contabilidad como una práctica social e institucional en el contexto de las organizaciones, considerando que la misma, puede actuar sobre las personas, las entidades y los procesos, para transformarlos y conseguir unos fines específicos. Desde esta perspectiva, la contabilidad no puede ser considerada como un instrumento neutral que simplemente se limita a documentar e informar sobre los hechos de la actividad económica, sino más bien como un conjunto de prácticas que afectan al mundo en que vivimos, al tipo de realidad social en que habitamos, a la forma en que entendemos cómo elegir en el ámbito mercantil y cómo gestionar y organizar actividades y procesos de distinta naturaleza, así como también a la manera en que administramos nuestras vidas y las de los demás. Contemplar la contabilidad de esta manera significa tener en cuenta la compleja interrelación existente entre el modo en que se realizan los cálculos contables y la forma en que se gestionan las organizaciones sociales. Los cálculos contables no son sino espejos imperfectos de la realidad económica, que pueden distorsionar o modificar, en mayor o menor medida, los resultados derivados de un hecho económico. Con las prácticas contables se crean costes e ingresos, se obtienen beneficios y pérdi-

214

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión das, frente a los que los actores reales, las múltiples partes interesadas, tienen que reaccionar. Con las prácticas contables se pueden maquillar ciertas magnitudes financieras de vital importancia para la sociedad de nuestros días. Por esta razón, la contabilidad debe ser analizada como una práctica social e institucional, investigando la emergencia, distribución, localización e intensidad de tales prácticas, con el fin de conocer algo más sobre el tipo de relaciones sociales existentes en las diferentes jurisdicciones contables y en distintos momentos del tiempo. Desde este punto de vista, la contabilidad tiene tres características distintivas: i) es una “tecnología”, un medio de cuantificar y hacer visibles los hechos y procesos económicos; ii) su complejo lenguaje y significado constituye una “rationale”, una explicación razonada de los hechos, mediante un vocabulario que permite hacer comprensibles las nociones abstractas del discurso económico; iii) mediante las prácticas contables la visión de la realidad económica puede ser construida y reconstruida, modificando el método de cálculo que proporciona el conocimiento de dicha realidad, el cual es cambiante en el tiempo, como consecuencia de los cambios económicos y sociales que tienen lugar a lo largo del mismo. El hecho de que la contabilidad proporcione un conjunto de técnicas para organizar y monitorizar las actividades económicas y de que también suministre un lenguaje mediante el que establecer los objetivos de la organización y diseñar sus procedimientos y políticas,

supone de hecho una legitimación de las organizaciones a través de la información contable, habida cuenta del grado de aceptación generalizada de que goza dicha información y de la multiplicidad de usuarios a los que va dirigida la misma: directivos y empleados, accionistas y otros terceros interesados en la información contable, reguladores de los mercados de valores y público en general. tesorería. Medios líquidos que la empresa dispone en caja o en bancos e instituciones de crédito, siempre que sean de disponibilidad inmediata. También se incluyen como tal las inversiones financieras convertibles en efectivo, con un vencimiento no superior a tres meses desde la fecha de adquisición, que no tengan riesgos significativos de cambio de valor y que formen parte de la política de gestión normal de la tesorería de la empresa. Aparece recogida en el subgrupo 57 del Plan General de Contabilidad. En ocasiones se emplea el término “efectivo” como sinónimo. tipo de cambio. Relación de intercambio entre dos divisas. Se puede expresar de forma directa, si se establece el número de unidades de la moneda nacional que es preciso entregar para adquirir una unidad moneda extranjera, o de forma indirecta, si se establece el número de unidades de moneda extranjera que es preciso entregar para recibir una unidad de moneda nacional. Ambas expresiones se relacionan de forma inversa. Se habla de tipo de cambio, cuando la autoridad monetaria compra

215

y vende la divisa a una tasa establecida, sin que se produzcan alteraciones de la relación de intercambio a lo largo del tiempo. En caso de que se deje fluctuar libremente el tipo de cambio entre dos divisas se habla de tipo de cambio variable, flexible o flotante. Éste se determina en cada momento por el juego de oferta y demanda. Cuando el tipo de cambio se mueve de forma que son necesarias más unidades de moneda nacional para adquirir una unidad de moneda extranjera, se dice que la moneda nacional se deprecia. En caso contrario, se hablará de apreciación de la moneda nacional. En el mercado de divisas el tipo de cambio cotiza con horquilla, lo que significa que habrá un tipo de cambio comprador, aquel al que una casa de cambio compra la divisa y un tercero puede vender la moneda, y un tipo de cambio vendedor, aquel al que una casa de cambio vende la divisa y un tercero puede comprarla. tipo de cambio de cierre. Relación de intercambio entre divisas que queda fijado una vez al día y al final de cada sesión en los mercados de divisa con tipo de cambio flotante. Puede tomarse como precio de cierre el último tipo de cambio del día o una media de tipos de cambio registrados durante la sesión. Se usa como tipo de cambio de referencia para la liquidación de determinados contratos derivados, como es el caso de forwards, futuros, swaps y opciones sobre divisa. tipo de cambio de contado (spot). Relación de intercambio entre divi-

sasque se acuerda en una fecha para su liquidación en un plazo breve de tiempo, generalmente no superior a dos días. También se denomina tipo de cambio spot. tipo de cambio de futuro (forward). Relación de intercambio entre divisas al tipo de cambio convenido se produjera en una fecha superior al plazo de las operaciones de contado. tipo de interés efectivo. Tipo interés que iguala los desembolsos realizados con los cobros recibidos en una operación de inversión o financiación, incluidos tanto aquellos que tienen su origen en la liquidación de intereses periódicos, como los originados por el cobro o pago de comisiones, primas de emisión y de reembolso. En contabilidad es el tipo de interés utilizado para el cálculo del coste amortizado de un instrumento financiero, entendido como el tipo de actualización que iguala el valor en libros de un instrumento financiero con los flujos de efectivo estimados a lo largo de la vida esperada del instrumento, a partir de sus condiciones contractuales, sin considerar las pérdidas por riesgo de crédito futuras e incluyendo las comisiones que se carguen por adelantado. En ocasiones se utiliza como sinónimo de tipo de interés implícito y de tipo de interés real. tipo de interés implícito. De forma genérica es el tipo de interés que iguala un conjunto de capitales financieros, aunque éste no se encuentre fijado contractualmente. En un contrato de arren-

216

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión damiento financiero es el tipo de interés al que hay que descontar los importes de las cuotas contractuales comprometidas y el importe de la opción de compra, para que el valor actual de estos pagos sea igual al valor razonable del activo arrendado. tipo de interés incremental. Tipo de interés que el arrendatario habría tenido que pagar a una entidad financiera si en lugar de haber tomado el bien en arrendamiento, lo hubiera comprado y hubiese solicitado un préstamo por el importe de la compra y por un plazo similar al del arrendamiento. En algunas jurisdicciones este tipo de interés se utiliza para calcular el valor actual de las cuotas comprometidas en la contabilización de contratos de arrendamiento financiero por parte del arrendatario. transacciones intragrupo. Véase: operaciones internas. turnover. Término con dos acepciones: 1. Como volumen de contratación, el volumen en términos monetarios cotizado en un día para un valor concreto. Este volumen se obtiene multiplicando el número de acciones cotizadas en un día por su cotización media ponderada. 2. Como rotación, la magnitud que se

obtiene dividiendo una variable flujo entre un saldo medio o un stock. V.g. rotación de clientes (receivables turnover) ventas a crédito partido por el saldo medio de clientes, o rotación de personal (labor turnover). Tweedie. Sir David Tweedie es desde 2001 el primer presidente del International Accounting Standards Board (IASB). Desde 1990 a 2000 fue presidente a tiempo completo del Accounting Standards Board (ASB) de Reino Unido, organismo que elabora las normas contables en ese país. Anteriormente fue socio de KPMG Peat Marwick McLintock. Fue también miembro del International Accounting Standards Committee (IASC) y presidente del grupo G 4+1 disuelto en 2001 cuando se formó el IASB. Nacido en Escocia, se graduó en la Universidad de Edimburgo en 1966, en donde obtuvo su doctorado (1969) y de donde en la actualidad es catedrático visitante. Ha recibido grados honoríficos de diversas universidades británicas y premios de otras instituciones como el Institute of Chartered Accountants of England and Wales (ICAEW) y el Chartered Institute of Management Accountants (CIMA), en reconocimiento a sus servicios a la profesión contable.

217

U umbral de rentabilidad (punto muerto o punto de equilibrio). Nivel de actividad en el que los costes totales son iguales a los ingresos totales. Es decir, en el que la empresa alcanza un beneficio cero. Puede expresarse en unidades físicas, monetarias y temporales. El estudio del punto muerto es el centro del denominado análisis costevolumen-beneficio. unidad de decisión. Existencia de una única dirección estratégica para la toma de decisones. La empresa definida como unidad económica en funcionamiento, se conceptúa con base en una serie de rasgos como son la unidad financiación, de producción y de decisiones, todo ello enmarcado en torno a una unidad

jurídica. Si entendemos que el grupo de empresas es, a su vez, una unidad económica, de los rasgos que definen a la empresa como unidad económica en funcionamiento, solamente queda la unidad de decisiones. Por ello, para que un conjunto de sociedades sea algo más que la suma de las partes, debe existir al menos unidad decisional entre ellas, de aquí que el rasgo básico para determinar la existencia de un grupo de sociedades es la “unidad en las decisiones”, entendida en términos de estrategia, puesto que cada una de las partes componentes del grupo puede tener un cierto grado de capacidad de decisión. La definición del grupo en estos términos permite incluir tanto a los llamados grupos de coordinación, es decir, sin que

218

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión exista dependencia entre las sociedades vinculadas, como los de subordinación, esto es, aquellos en los que además del requisito básico se da una relación de dependencia, basada en el control, entre la dominante del grupo y el resto, las dependientes. La normativa española sobre consolidación anterior a la última reforma de 2007, contemplaba esta clase de grupos, en la normativa vigente relativa a entidades financieras se ha mantenido. Según las normas aplicables al sector “...existe un grupo de entidades financieras cuando éstas constituyesen una unidad de decisión; cuando alguna de las entidades financieras ostentase o pudiera ostentar, directa o indirectamente, el control de las demás, o bien porque dicho control correspondiera a una o varias personas físicas que actuasen sistemáticamente en concierto”. unidad de obra. Unidad de medida en que se expresa el cometido productivo que tiene encomendado un centro o una sección, tanto en cuanto a la producción obtenida como a la actividad desarrollada y el rendimiento de los recursos empleados. Puede venir expresada en cualquier tipo de unidad de medida (por ejemplo, física, monetaria o de tiempo). La unidad de obra se utiliza como herramienta contable, en cuanto que se emplea como base de imputación de los costes de una sección, así como para establecer objetivos y medir su cumplimiento para dicha sección o centro de costes. Para que una unidad de medida pueda considerarse como unidad de obra, ésta deberá ser la medida

más representativa de la actividad realizada y, además, tiene que ser representativa de los costes originados por la sección, es decir, debe poder homogeneizar los consumos. Asimismo, debe tener la mayor correlación posible con las cifras de consumo que representa y poder relacionarse fácilmente con los consumos que de la actividad de la sección hagan otras secciones, productos o servicios. unidad generadora de efectivo. Grupo identificable de activos más pequeño, cuyo funcionamiento continuado genera entradas de efectivo a favor de la entidad que son, en buena medida, independientes de los flujos de efectivo derivados de otros activos o grupos de activos. unidad institucional. Agente que posee autonomía de decisión en el ejercicio de sus actividades y elabora documentos contables que registren las operaciones económicas y financieras. unidad institucional pública. Organismo autónomo, sociedad pública o ente derecho público, que tiene autonomía de decisión en el ejercicio de la función principal asignada, dispone de un completo conjunto de cuentas y está controlado por una administración pública. unidad orgánica. Sección, área o departamento que, integrado en la estructura organizativa de una entidad pública, posee competencias y funciones propias y distintas del resto de las unidades, así como una dirección responsable.

219

unidades equivalentes. Medición del producto en términos de cantidades de cada uno de los factores productivos que se han consumido por las unidades. Es una unidad de medida de la producción, por factores productivos, que pretende homogeneizar las unidades producidas que presentan al final de un período diferentes niveles de acabado. El número de unidades equivalentes totales de un período, para cada factor productivo, sería igual a la suma de cada unidad producida multiplicada por su nivel de acabado. Representa para cada factor productivo el número de unidades acabadas que se pudieran haber fabricado con el total de los consumos de un período. uniformidad. Véase: principio de uniformidad. usuarios de la información contable. Decisores que utilizan la información contable. Uno de los problemas que se plantean en el diseño de todo sistema de información es qué datos proporcionar a cada decisor. Se presume que las necesidades de cada decisor dependen fundamentalmente del tipo de relación que mantienen con la empresa, no de sus características particulares como individuo (tolerancia a la ambigüedad, aversión al riesgo). De esta forma, suele

presumirse que dos personas actuarán de forma similar siempre que su relación con la empresa sea equivalente (por ejemplo, ambos son accionistas) y que una persona actuará de forma diferente, incluso respecto a la misma empresa, dependiendo de la relación que esté evaluando (por ejemplo, si a la vez es consumidor y accionista). Tradicionalmente se distingue dos grandes grupos de decisores: los usuarios internos y los usuarios externos. Los usuarios internos utilizan la información para tomar decisiones de gestión. Estos agentes influyen notablemente en la cantidad, calidad y periodicidad de la información que se les suministra. Disponen de datos más precisos, en algunos casos elaborados según sus especificaciones. Los usuarios externos generalmente utilizan la información para la toma de decisiones de inversión y crédito. Salvo casos excepcionales, no tienen capacidad para influir directamente en la preparación de la información (si bien pueden influir indirectamente al censurar la gestión en ejercicio de sus derechos políticos o al propugnar la aprobación de normas contables). A estos usuarios externos suele suministrársele la misma información. Los analistas se encargan de adaptar la información a las necesidades de los diferentes agentes.

220

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

V valor actual. Importe que resulta de descontar el conjunto de capitales contractuales o estimados que se espera recibir durante la vida del instrumento o durante el periodo de la inversión, a un tipo de interés adecuado al plazo y al riesgo del instrumento financiero o de la inversión. valor añadido. Aumento de riqueza generada por la actividad de una empresa en el período considerado. Se mide por la diferencia entre el valor de la producción de bienes y servicios y el valor de compra de las adquisiciones exteriores, siendo posteriormente distribuida a los empleados, prestamistas, accionistas, al estado y a la autofinanciación de la enti-

dad. El modo de medir esta magnitud varía según el contexto en el que se aplique: ámbito fiscal, macroeconómico, empresarial. En cada caso es distinto, incluso en Contabilidad se encuentran muy diferentes acepciones. En la contabilidad de gestión, desde una óptica interna, el concepto de valor añadido se asocia con el incremento de valor para el cliente conseguido con la realización de un proceso, actividad o tarea del proceso productivo, incremento de valor que afectará a la posición competitiva de la empresa. valor contable o en libros. Es el importe por el que una partida aparece registrada en los libros contables. Este

221

importe dependerá del criterio de valoración que se siga para la contabilización de cada tipo de partida. valor de emisión. Importe obtenido por el emisor con la colocación en el mercado de los valores. Será unitario si se refiere al importe obtenido con la colocación de un único título de los que conforman la totalidad del empréstito o de la emisión de capital. Si el valor de emisión de un título es igual a su valor nominal, se dice que ha sido emitido a la par, mientras que si es superior a este último, se habla de emisión con prima. valor de la empresa. Valor total de una compañía con independencia de su estructura financiera. Se trata de un concepto diferente al de capitalización bursátil, y que en algunos casos puede resultar más útil que éste. Parte del razonamiento de que para hacerse con los negocios de una compañía sería necesario pagar el precio de cotización de sus acciones, a continuación habría que liquidar sus pasivos, pero también se contaría con la tesorería de la compañía adquirida. Por tanto se puede hallar el valor de la empresa partiendo de su capitalización, sumándole la deuda financiera neta, las participaciones preferentes y los intereses minoritarios y restándole el efectivo y otros activos líquidos equivalentes. valor de mercado. Precio al que un bien o servicio es comprado o vendido en circunstancias normales en una transacción libre de mercado. Se forma por la confluencia de la oferta y la demanda.

En aquellos mercados intermediados por especialistas, existe un precio de mercado comprador y un precio de mercado vendedor. A la diferencia entre ambos se le denomina horquilla o spread. valor de reembolso. De forma general, es el importe que un deudor deberá satisfacer al acreedor en la fecha acordada. Referido a valores mobiliarios, es el importe que el emisor de un empréstito tendrá que entregar a su tenedor en la fecha de vencimiento del mismo. Si el valor de reembolso de un título de renta fija es superior a su valor nominal, la diferencia entre ambos valores se denomina prima de reembolso. valor económico. Valor de un activo, como consecuencia de su capacidad para generar un rendimiento. valor en libros/valor de mercado (book-to-market). Ratio financiero que se obtiene del cociente entre valor contable de una empresa y su valor de mercado. El valor contable de la empresa se extrae a partir de su balance, mientras que el valor de mercado de ésta corresponde a su capitalización bursátil. Es una herramienta sencilla para identificar aquellos valores que se encuentran infravalorados, con un ratio superior a uno, y por tanto tienen un mayor potencial de revalorización. Siguiendo este criterio, aquellos valores con un cociente inferior a uno, se encuentran sobrevalorados. El sector en el que la empresa desarrolla su actividad condiciona el valor del ratio, ya que aquellas industrias que requieren una elevada

222

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión inversión en capital tendrán generalmente ratios más elevados, que aquéllas con escasa inmovilización de recursos en activos fijos.

los registros contables, el importe de cualquier cuenta correctora que recoja amortizaciones acumuladas o deterioro de valor del activo.

valor en uso. Valor actual de los flujos futuros de efectivo esperados de un activo, a través de su utilización en el curso normal de la actividad y, en su caso, de su disposición, teniendo en cuenta el estado del activo en el momento de realizar la valoración. Para el cálculo es necesario realizar hipótesis acerca del importe y fecha de los flujos de efectivo que se espera serán generados por el activo. Asimismo es preciso que el descuento de los flujos de efectivo se produzca a un tipo de interés adecuado a los riesgos específicos del activo que no hayan sido considerados en las estimaciones de estos flujos.

valor neto realizable. Importe que la empresa puede obtener por la enajenación de un activo en el mercado, en el curso normal del negocio, menos los coste estimados necesarios para llevar a cabo esta venta. En el caso de materias primas y de productos en curso habría que deducir también los costes estimados necesarios para terminar su producción.

valor específico para la entidad. Valor actual de los flujos de efectivo futuros que la entidad espera recibir por el uso continuo de un activo y su enajenación al final de su vida útil, o en que espera incurrir por liquidar un pasivo. Es el valor de un activo o pasivo para la empresa que lo posee. Difiere del valor razonable, ya que incluye variables que son relevantes para la empresa afectada pero no para el mercado, como la forma en que el activo se integra en las operaciones de la empresa y sinergias esperadas, o que no son conocidos por el mercado. valor neto contable. Importe que resulta de deducir del saldo por el que se encuentra contabilizado un activo en

valor nominal. Importe que aparece reflejado en los valores mobiliarios. Sobre este importe se realiza el cálculo del valor de emisión, para títulos de renta fija y variable, y el cálculo de liquidación de intereses y del valor de reembolso para los títulos de renta fija. valor razonable. Importe por el que puede ser intercambiado un activo o liquidado un pasivo, entre partes interesadas y debidamente informadas, que realicen una transacción en condiciones de independencia mutua. Con carácter general, el valor razonable se calculará por referencia a un valor fiable de mercado, siendo el precio cotizado en un mercado activo la mejor referencia del valor razonable. Para aquellos elementos respecto de los cuales no exista un mercado activo, el valor razonable se obtendrá mediante la aplicación de modelos y técnicas de valoración, como son el empleo de referencias a transacciones recientes, referencias al valor

223

razonable de otros activos que sean sustancialmente iguales, métodos de descuento de flujos de efectivo estimados y modelos generalmente utilizados para valorar opciones. valor residual. Importe que una empresa estima que puede obtener en la fecha en que realiza la valoración de un activo, por su venta u otra forma de disposición, una vez deducidos los costes de venta, tomando en consideración que el activo hubiese alcanzado la antigüedad y demás condiciones que se espera que tenga al final de su vida útil. En contabilidad es uno de los factores que determinan el importe del gasto de amortización junto con la vida útil y el método de amortización. valor teórico contable. Valor de un activo real, instrumento financiero o empresa, no observado en una transacción de mercado, sino obtenido a través de un modelo de valoración. En la fase de diseño del modelo se establecen las variables que influyen en el valor teórico que se pretende calcular y se enuncian hipótesis sobre la forma en que éstas se relacionan. El modelo debe incorporar datos observables de mercado en la medida de lo posible. El valor teórico de un determinado activo no es único, sino que dependerá del modelo que se utilice y de los datos que se incorporen al mismo. Puede obtenerse a través de modelos simples, como descuento de flujos, o modelos más complejos como modelos de valoración de opciones. La efectividad de un valor teórico se evaluará compa-

rando el mismo con valores observables de mercado. valor venal. Importe que se obtendría por la venta de un bien, teniendo en cuenta su antigüedad y estado en el momento de la venta. Es un término usado habitualmente en los contratos de seguros para cuantificar la indemnización a recibir por el asegurado por la pérdida del bien en caso de siniestro. valores negociables. Títulos físicos o anotaciones en cuenta que representan un activo para su tenedor, y un pasivo o un instrumento de patrimonio propio para su emisor, y se caracterizan por ser transmisibles y fácilmente negociables. En muchos casos suelen estar admitidos a negociación en un mercado regulado, por lo que se les asocia la característica de liquidez. Pueden ser valores de renta fija, como bonos, obligaciones, letras o pagarés, de renta variable, como acciones ordinarias, acciones sin voto o cuotas participativas. ventas. Operaciones mediante las cuales una persona o entidad transmite la propiedad que tiene sobre un bien o derecho a otra a cambio de un precio determinado. Contablemente, las ventas realizadas están ligadas al reconocimiento de los ingresos que de ellas se derivan. Dicho reconocimiento está sujeto a una serie de condiciones que no van necesariamente ligadas a la transmisión legal del derecho de propiedad. Éstas son: que la empresa haya transferido los riesgos y beneficios significativos inherentes a la propiedad de los

224

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión bienes, que la empresa no mantenga la gestión corriente de los bienes vendidos ni retenga el control efectivo de los mismos, que el importe de los ingresos pueda valorarse con fiabilidad, que sea probable que la empresa reciba los beneficios económicos derivados de la transacción, y que los costes de la transacción puedan ser valorados con fiabilidad. vida económica. Periodo durante el cual se espera que el activo sea utilizable por parte de uno o más usuarios o el número de unidades de producción que se espera obtener del activo por parte de uno o más usuarios. vida útil. Periodo durante el cual la empresa espera utilizar un activo amortizable o el número de unidades de producción que se espera obtener del mismo. La vida útil será igual o inferior a la vida económica del bien. En contabilidad es uno de los factores que determinan el importe del gasto de amortización junto el valor residual del bien y el método de amortización.

volumen de ventas. Importe alcanzado por la cifra de ventas en un periodo o ejercicio económico. Se refiere a la facturación de la empresa a los clientes en un periodo. volumen o nivel de actividad. Producción obtenida o actividad desarrollada por una unidad organizativa durante un período concreto. También se puede referir al consumo o utilización efectuada de la capacidad productiva en dicho período (véase “capacidad productiva”). Es un concepto fundamental para la estimación y análisis de costes, puesto que hay costes que varían directamente con los indicadores seleccionados para medirla (véase “costes variables” “costes fijos”). En el modelo de costes completos se trata de una de las primeras causas que puede provocar la fluctuación de los costes calculados y las diferencias entre costes presupuestados y reales.

225

W warrants. Contratos que otorgan a su poseedor el derecho, pero no la obligación, a comprar (call) o a vender (put) un número determinado de títulos sobre un activo subyacente, a un precio de ejercicio determinado (strike), en una fecha prefijada de antemano, o vencimiento. Los warrants son emitidos por entidades, por lo que un particular sólo puede operar con warrants si los ha comprado previamente.

226

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

X XBRL (eXtensible Business Reporting Language). Se trata de un estándar abierto, basado en el metalenguaje informático XML, que permite el intercambio y procesamiento de información financiera a partir de la identificación de los datos mediante etiquetas que conforman taxonomías y que todos los usuarios y preparadores de la información emplean de manera consistente. Su principal aportación es la facilidad para obtener grandes cantidades de informa-

ción de manera rápida y precisa, preparada para su procesamiento informático. Permite también una reducción de errores en la información y un abaratamiento de la transmisión de la información financiera. El desarrollo del XBRL se realiza a través de delegaciones en cada país que tienen como objetivo la administración del estándar, la unificación de términos contables mediante el desarrollo de las taxonomías XBRL y su promoción en la industria.

227

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

A

acción propia

AASB (Australian Accounting Standards Board) 9

acta de arqueo

ABC (Activity-Based Costing)

actividad 10, 13, 14, 15, 20, 24, 25, 26, 31, 32, 33, 37, 41, 42, 43, 45, 47, 48, 51, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 66, 67, 69, 71, 72, 73, 75, 81, 88, 93, 96, 98, 101, 102, 107, 108, 112, 116, 120, 121, 124, 127, 130, 131, 134, 136, 141, 142, 144, 147, 152, 155, 161, 162, 163, 164, 168, 175, 181, 182, 183, 185, 186, 187, 190, 191, 192, 193, 195, 200, 202, 206, 207, 210, 214, 218, 219, 221, 222, 223, 225

acreedor

ABM (Activity-Based Management) abnormal earnings absorción

activar

9 11

198

11, 64, 71, 105, 152, 153

acción 11, 12, 13, 22, 26, 34, 37, 38, 65, 66, 74, 83, 84, 88, 90, 106, 110, 133, 159 acción ordinaria

12

acción ordinaria de emisión condicionada 12

acción ordinaria potencial

12

acción parcialmente desembolsada

13

13, 34, 133

13, 77, 167, 204, 222 13

13, 44

activo 11, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 21, 22, 25, 29, 30, 35, 37, 43, 46, 47, 48, 58, 63, 64, 66, 68, 74, 78, 79, 80, 82, 84, 91, 97, 103, 104, 105, 113, 123, 131, 132, 133, 135, 143, 149, 162, 167, 172, 173, 175, 179, 180, 184, 188, 189, 190, 194, 197, 202, 204, 207, 217, 222, 223, 224, 225, 226

229

activo biológico

15

activo circulante

15, 43

activo contingente activo corriente

activo fijo

adscripción de bienes

15, 58

15

afectación de costes directos

15

agregación

15 15, 16, 17, 25, 37, 131, 132,

ajuste contable

16

17 17

22

18, 37

acto de reconocimiento y liquidación de derechos 18 acto de reconocimiento y liquidación de obligaciones 18 19, 42, 62, 120, 187, 196, 216

acumulación de costes

19

administración de recursos por cuenta de otros entes públicos 19 administración general

19

21

22

22, 79, 123

ampliación de capital

23, 107, 162, 163, 183

ampliación de crédito

23

análisis de costes

18

acto administrativo

actualización

amortización de acciones

análisis de balances

18

activo reversible

22, 143

amortización técnica 15, 17, 18

activo no corriente mantenido para la venta activo propio

alisamiento de beneficios

amortización financiera

18

18

21

ajustes por prórroga presupuestaria

17

activo no corriente

20

ajustes por devengo (accruals)

activo financiero mantenido para negociar

activo neto total

20

ajustes de consolidación

activo financiero mantenido hasta el vencimiento 17

activo intangible

20

AICPA (American Institute of Certified Public Accountants) 20

activo financiero disponible para la venta

activo funcional

20

20, 52, 186, 206

AIAF (mercado)

activo financiero 172, 180

19

AECA (Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas) 19

15, 17, 48, 103, 189, 190, 202

activo extrafuncional activo ficticio

administración pública 19, 90, 99, 130, 137, 159, 163, 170, 174, 185, 208, 210, 219

23

23, 180, 225

análisis de desviaciones análisis de sensibilidad análisis económico análisis financiero

24, 173, 200, 209 24

25

analista financiero

25

anticipos de caja fija anticipos de tesorería

230

24

24, 167

análisis fundamental análisis técnico

23

25, 37, 39 25

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión antidilución

auditoría de cuentas anuales

26

anulación de crédito

auditoría de economía

26

anulación de derechos

auditoría de eficacia

26 26

auditoría de eficiencia

apalancamiento financiero

24, 26, 105

auditoría de gestión

aplicación del beneficio

aportación de los socios área de auditoría

auditoría interna 27

autocartera

29, 73, 78, 135, 140, 195, 216, 217

arrendamiento operativo

29

artículo 2, 30, 54, 55, 67, 84, 85, 129, 140, 141, 164, 168, 196 ASEPUC (Asociación Española de Profesores Universitarios de Contabilidad) 30 asiento contable

30, 167

asignación de costes 151, 152, 195

10, 19, 30, 47, 74, 123,

asimetría de información asociada

31

30, 31, 53, 95, 103, 125, 155, 188, 208

atribución patrimonial

31, 81

auditor de cuentas 129, 158

31, 42, 44, 59, 91, 102, 128,

auditoría conjunta

31

32

auditoría operativa auditoría pública

29, 135, 140, 195,

32, 33, 83

auditoría medioambiental

27, 34

28

arrendamiento financiero 216, 217

32, 33

32, 127, 208

auditoría limitada

27

32, 33

23, 32, 127, 129

auditoría financiera

28

armonización contable arrendamiento

auditoría externa

27, 84

aplicación presupuestaria directa

32

auditoría de sistemas

27, 123

aplicación presupuestaria diferida

32

auditoría de programas

26

aplazamiento del derecho de cobro presupuestario 26 aplicación al presupuesto

32, 33

32

anulación de obligaciones

apalancamiento operativo

32, 128, 160, 209

32

33, 127

32, 33, 134

13, 33, 34, 133

autofinanciación

34, 45, 221

autorización del gasto

34

B BAI BAII

35 35

balance 14, 17, 21, 28, 29, 30, 35, 36, 43, 48, 52, 58, 76, 77, 78, 82, 83, 84, 88, 95, 98, 104, 114, 134, 141, 142, 150, 151, 158, 166, 167, 171, 173, 174, 176, 182, 187, 196, 198, 199, 200, 201, 204, 209, 210, 222 balance consolidado

35, 36, 78, 134, 167, 174

balance de comprobación balance de situación

17, 28, 36, 95, 166, 210

balance de sumas y saldos balance previsional

36, 182

base amortizable neta

231

36

36

36

base de imputación

36, 50, 219

base de reconocimiento bases de ejecución benchmark

capitalizar

36, 57, 90

capital riesgo

13, 23, 36

cargas de estructura

beneficio 6, 10, 25, 27, 31, 34, 37, 45, 48, 64, 68, 81, 82, 84, 90, 94, 103, 106, 139, 153, 180, 182, 184, 193, 194, 195, 196, 199, 202, 212, 213, 218

big-bath

carta de encargo

44, 80, 123, 145,

44

44, 59

carta de manifestaciones de la dirección 44, 45

37, 90, 106

cash flow

38

book-to-market

43

características cualitativas 183, 184, 193

37

beneficio por acción

13, 44

45

Central de Balances del Banco de España

222

45

C

centro de responsabilidad cesión de activos

cadena de valor caja habilitada

39, 40

calidad del resultado cambios contables canje de acciones

40

CANOA (Contabilidad analítica normalizada para los organismos autónomos) 40

ciclo de operaciones

46, 47, 102, 104, 202

circularización clave de reparto

41

capacidad/necesidad de financiación

41

25, 41, 42, 71, 73, 97, 225

capacidad técnica del auditor

42

capital 11, 12, 22, 23, 24, 27, 28, 34, 41, 42, 43, 44, 50, 66, 68, 80, 82, 85, 89, 92, 93, 94, 103, 104, 107, 108, 116, 129, 143, 144, 145, 151, 162, 163, 171, 177, 181, 183, 190, 191, 195, 196, 197, 198, 207, 210, 222, 223 capital circulante

43, 94, 104, 143, 190

capital de trabajo

43, 104

capital intelectual

43

capitalización bursátil

46, 179, 181, 182

47 36, 47, 142, 153

clientes 16, 42, 43, 48, 52, 57, 59, 71, 74, 108, 109, 141, 175, 217, 225 CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) 48 cobertura contable

48, 56, 150

coeficiente de financiación

49

coeficiente de imputación de costes/gastos indirectos 49 coeficiente de respuesta del resultado combinaciones de negocio comparabilidad

44, 119, 222

25, 47, 78, 127, 176

CIGAR (Comparative International Governmental Accounting Research) 47

40

capacidad de financiación

46

ciclo de explotación

cifra de negocios

40

capacidad productiva

46

cesión gratuita de bienes

39, 57, 146, 180

45, 69

50

28, 44, 50, 100, 150, 185, 193

compensación de pérdidas

232

50

27, 50, 51, 196

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión comportamiento del coste comprehensive income

51, 125, 142, 189,

concesión administrativa

18, 51

confirmación de terceros

52

31, 52, 184

control conjunto

consolidación 20, 36, 51, 52, 53, 62, 76, 77, 82, 83, 89, 103, 118, 133, 134, 151, 162, 166, 167, 174, 186, 188, 197, 198, 199, 200, 209, 219 consolidación global

control de costes

control efectivo

53

59

59, 206

control de gestión

consolidación proporcional consorcio

59, 62, 84, 125, 155

control de calidad en auditoría

53

consolidación por etapas

58

control 5, 9, 13, 14, 16, 23, 24, 31, 32, 33, 44, 45, 46, 50, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 67, 69, 71, 78, 79, 82, 84, 86, 90, 91, 92, 97, 99, 103, 109, 110, 111, 112, 116, 117, 120, 121, 122, 124, 125, 127, 128, 131, 133, 135, 144, 151, 155, 156, 158, 161, 164, 166, 167, 170, 174, 177, 181, 182, 183, 186, 187, 188, 191, 201, 202, 206, 207, 208, 209, 211, 219, 225

52, 76, 200

conservadurismo contable

15, 58, 83, 126, 148, 171

contrato de auditoría

199

compromisos financieros 209, 210

conjunto consolidable

contingencias

51

59, 61, 69, 110, 182, 183

60, 151, 225

control en las administraciones públicas

53

control interno en auditoría

53

60

61

consulados de comercio y sus ordenanzas contables 53

control interno en sistemas informatizados

consumo 10, 11, 14, 20, 21, 31, 56, 64, 68, 69, 73, 74, 75, 82, 98, 108, 135, 142, 146, 152, 153, 180, 181, 206, 219, 225

controller

contabilidad analítica

23, 56, 57

contabilidad creativa 6, 21, 38, 56, 201 contabilidad de coberturas contabilidad de costes

48, 49, 56

19, 46, 56, 57, 68, 73,

61 61, 62

control nominal control temporal

61

conversión de deuda

62

conversión de estados financieros coparticipada coproducto

114

60, 61

62, 90, 154

62

contabilidad de fondos

57

corporaciones de auditores

contabilidad de gestión

19, 57, 59, 63, 221

corrección de valor

contabilidad interna

contabilidad nacional

41, 57, 205

contabilidad provisional

58

contabilidad pública 21, 23, 26, 29, 30, 32, 34, 39, 41, 47, 49, 58, 90, 91, 94, 104, 107, 122, 149, 157 contenido informativo

50, 58

cost driver

63

cost-driver

108

62, 63, 192

63

corte de operaciones

57

62

63

coste 9, 10, 11, 14, 19, 20, 22, 24, 25, 26, 30, 31, 36, 41, 46, 48, 50, 51, 56, 58, 60, 61, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 73, 74, 75, 81, 83, 95, 96, 102, 108, 109, 114, 124, 125, 135, 136, 139, 142, 146, 149, 150,

233

151, 152, 153, 156, 161, 173, 179, 180, 181, 188, 195,

costes controlables

198, 202, 206, 207, 216, 218, 223

coste amortizado

costes de administración.

64, 173, 180, 216

coste basado en las actividades coste de absorción

costes de estructura 64, 152, 153

costes de transacciones

64, 65, 66, 68, 114, 156, 179 66

66

coste estándar

63, 67, 95

coste histórico

63, 67, 68, 69

coste indirecto

30, 64, 68, 75, 142 66, 68

44, 51, 63, 71, 73, 74, 75, 146, 152,

costes mixtos

68

68

costes semifijos

costes comunes costes conjuntos

74, 109

costes semivariables

63, 75

75, 195, 218 51, 63, 65, 67, 72, 75, 139, 146,

69, 74, 75, 81, 95, 135 75

créditos y débitos recíprocos

costes comerciales 69 69

65, 66, 71

criterios de valoración cuadro de mando

76

17, 64, 76, 80, 114, 123,

145

234

74

73, 75

Cotrugli Benedetto

68, 69

73, 74

costes por procesos

coste unitario

73

74, 75

costes variables 152, 153, 225

68

coste primario

73, 74

costes por órdenes específicas

costes totales

68

coste presupuestado

coste real

costes fijos 153, 225

73

73

costes por intereses

64, 67

coste objetivo

71, 72,

72, 88

costes hundidos o sumergidos

coste diferencial/incremental

coste meta

66

costes externos

costes financieros

65, 66

66

coste industrial

costes del ciclo de vida del producto

66

coste de reposición o coste corriente

coste directo

71

136

coste de puesta en marcha

coste de ventas

71

costes de exceso de capacidad

64, 73

coste de transformación

71

costes de investigación y desarrollo

coste del producto fabricado coste de oportunidad

71

71, 72

costes de distribución

63, 66

coste de producción

70, 109, 110

costes de desarrollo 64, 65

24, 66, 68

coste del período

69

costes de comercialización

64

coste de fabricación coste del capital

costes de calidad 64

64

coste de aprovisionamiento coste de compras

63, 69

76, 144

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión cuenta de pérdidas y ganancias 16, 23, 35, 47, 76, 77, 78, 82, 83, 92, 94, 127, 133, 150, 151, 166, 167, 176, 198, 199 cuenta de pérdidas y ganancias consolidada 77, 78, 82, 83, 166, 198, 199 cuenta de resultados previsional cuentas a cobrar

77, 95

devengo contable

82

diferencia de consolidación diferencia de conversión

78

cuentas anuales consolidadas 82, 89, 92, 93, 94, 148, 158, 176 cuentas anuales individuales

diferencias de cambio

dilución

78

84

52, 84, 111, 112

84, 108, 120, 122

84

derechos de voto descuento

divisa

19, 66, 80, 223, 224

31, 81

destinatario del informe de auditoría 81

deterioro de valor

82, 174, 223

81

84, 85

85

140, 153, 179, 216

divulgación 80

85

85

dividendo pasivo

60, 80, 125, 166, 167

desplazamiento patrimonial

85

dividendo complementario

dividendo neto 80

desembolso pendiente sobre acciones

desviación

dividendo bruto

84

dividendo definitivo

79

84

84, 85, 195

dividendo a cuenta

22, 63, 73, 79, 156

83, 123

83

dividendo activo

dependiente 14, 19, 50, 53, 61, 79, 82, 86, 89, 102, 103, 106, 155, 166, 167, 208, 210, 211

83

distribución de beneficios dividendo

D

83

83, 183

directivas

78

83

83, 176

diferencias temporarias

dirección única

cuotas contingentes del arrendamiento

derecho de suscripción

82

diferencias temporales

dirección común

20, 78, 158

77, 93

derecho contable

82

diferencias permanentes

diligencias 20, 52, 62, 78,

cuestionario de control interno

depreciación

82, 83, 89

diferencia negativa de consolidación

cuentas anuales 13, 20, 32, 33, 40, 45, 50, 52, 62, 77, 78, 80, 82, 84, 85, 88, 89, 90, 92, 93, 94, 95, 113, 114, 115, 120, 123, 126, 127, 128, 129, 141, 146, 147, 148, 154, 158, 160, 162, 163, 166, 168, 175, 176, 178, 184, 185, 187, 188, 190, 193, 202, 205, 209

cuentas a pagar

82, 167, 204, 210, 222

diferencia inasignable

15, 77, 93

cuentas anuales abreviadas

deudor

85, 148

documentos de trabajo

85, 88

dominante 52, 53, 58, 62, 79, 82, 86, 89, 95, 112, 118, 125, 134, 135, 147, 150, 151, 166, 167, 174, 196, 197, 198, 199, 200, 208, 209, 210, 211, 212, 219 dominio circular

235

86

dominio directo

53, 86, 166

dominio indirecto

90

53, 86, 167

dominio recíproco

86

dominio triangular

86

dotación fundacional due diligence

endeudamiento por operación de tesorería. enfoque de medida

57, 90

entes de derecho público entidad contable

86

18, 90

entidad contable pública

83

90

90

entidades controladas conjuntamente

E

entidades de la seguridad social

90

entidades públicas empresariales envases, recipientes o vasijas

EBITDA (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization) 87

EPS (Earnings Per Share)

EBIT (Earnings Before Interest and Taxes)

equilibrio financiero

87

efecto comercial

error contable

91, 162 91

91

estado conciliatorio

88, 114

91

estado de cambios en el patrimonio neto consolidado 92 estado de cambios en el patrimonio neto 77, 78, 92, 166, 176

63, 88

ejercicio económico 203, 225

90

91

error de auditoría

EFRAG (European Financial Reporting Advisory Group) 88 ejercicio contable

90, 98

ERP (Enterprise Resources Planning)

87

eficiencia del mercado

90

90, 91

equilibrio patrimonial

efectivo 13, 14, 15, 16, 17, 19, 24, 45, 49, 60, 67, 77, 78, 87, 92, 93, 94, 95, 103, 116, 132, 133, 135, 151, 165, 166, 172, 175, 176, 179, 180, 182, 193, 215, 216, 219, 222, 223, 224, 225

90

88, 126, 180, 182, 202,

estado de flujos de efectivo 93, 94, 103, 135, 166, 176

elementos de los estados financieros

88, 145

elementos y conjuntos incorporables

89, 98

24, 77, 78, 87, 92,

estado de flujos de efectivo consolidado 78, 93

eliminación de operaciones intragrupo

89

estado de la deuda

eliminación inversión-patrimonio neto

89

estado de origen y aplicación de fondos.

embalajes

89, 98

empresa del grupo

empresa en funcionamiento empréstitos

89, 114, 115, 183

94

estados financieros consolidados 174, 186, 200, 210

24, 29, 74, 89, 90, 94, 124, 143, 214

estados financieros intermedios

236

94

94, 182

estado de valor añadido

89, 94, 161

endeudamiento

94

estado de resultados 89

23,

90, 94, 127,

95, 101

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión estados financieros previsionales

95

estados financieros segmentados

95

estados financieros separados

fiabilidad 40, 44, 89, 100, 101, 133, 151, 159, 184, 193, 198, 205, 210, 225 FIFO

95

filial

estándar 41, 63, 67, 68, 81, 91, 95, 96, 125, 139, 180, 181, 227 estándar económico estándar técnico

67, 81, 95, 181

financiación recurrente fincabilidad

40, 96

firma de auditoría

estructura financiera

flujo de caja libre

euribor

flujos de caja

96

97, 206

Eurostat (Statistical Office of the European Communities) 97 euro stoxx

63, 97, 154 97

existencias comerciales

fondo de reversión

104, 201

fondo social

99

104

104

fondos propios

34, 94, 104, 173

fondos públicos

104, 134, 164

fundación pública fusión

FASB

60, 105, 122, 134

105

11, 83, 105, 193

futuros 16, 17, 18, 48, 78, 84, 96, 103, 105, 114, 147, 165, 172, 173, 174, 175, 193, 200, 216, 223

58, 100

100, 145

fecha de cierre de los estados financieros

103, 104

función interventora

F

82, 103

25, 94, 103, 104, 125, 142

fondos ajenos

99

externalización de servicios públicos

FASAB

50, 82, 85, 103, 150, 155

fondo de maniobra

fondo de rotación

97

existencias 13, 15, 48, 65, 66, 69, 74, 89, 90, 97, 98, 99, 101, 102, 114, 135, 141, 146, 147, 148, 152, 172, 178, 187, 189, 198, 210

FEE

66, 77, 103, 114, 175

fondo de comercio de consolidación

excedente del ejercicio exigible

103

fondo de comercio

97

evidencia de auditoría

103

flujos de efectivo 14, 17, 19, 24, 49, 77, 78, 87, 92, 93, 94, 95, 103, 132, 133, 135, 166, 175, 176, 216, 219, 223, 224

96

Eurostat

102

31, 102

flexibilidad financiera

96, 113, 194, 222

102

102, 210

estructura económica 1, 96

ética contable

102

financiación no recurrente

96

estimaciones contables

102

financiación espontánea

67, 95, 96

estimación de costes

101, 135, 141, 178

101

101, 121

237

G

gestión por excepción

110

gestión por objetivos

110

GAAP (General Accepted Accounting Principles) 106

gobierno corporativo

110, 111, 148

ganancia por acción

GRI (Global Reporting Initiative)

goodwill

106

ganancias actuariales

106

103

grupo de coordinación

GAO (Government Accountability Office)

grupo de empresas

111

111, 112

111, 179, 210, 218

106

grupo de subordinación

GASB (Governmental Accounting Standards Board) 106

grupo horizontal

gastos 13, 14, 21, 23, 25, 26, 27, 28, 30, 33, 34, 37, 38, 40, 42, 49, 51, 60, 64, 69, 71, 72, 74, 76, 77, 80, 83, 89, 90, 92, 93, 94, 105, 107, 108, 124, 126, 133, 134, 145, 146, 148, 151, 164, 165, 167, 174, 175, 179, 181, 182, 183, 184, 190, 194, 199, 200, 204 gastos con financiación afectada gastos de ampliación de capital

49, 107 107

gastos de constitución de sociedades gastos de explotación gastos de personal

gastos financieros

11, 108

grupo vertical

112

H 30, 113 113, 114, 148

hechos relevantes

114

hedge accounting

150

gestión de costes por procesos

114

114

hipótesis de eficiencia del mercado

88, 114

hipótesis de empresa en funcionamiento 114, 115

23, 108, 109, 139

gestión del resultado

110, 111, 112, 125, 148, 149,

210

hipótesis de continuidad

63, 108, 125

gestión de la calidad total

112

HIFO (Higher In, First Out)

gestión de costes por actividades

gestión del riesgo

107

108

gestión basada en las actividades gestión de costes

grupos de interés

hechos posteriores

93, 108

generador de coste

grupo multinacional

hecho contable

28, 71, 107, 179

gastos de reducción de capital

112

107

93, 107

gastos de primer establecimiento

86, 89, 112

108

109

hipótesis de negocio en marcha hipótesis fundamentales

109

homogeneizaciones

110

gestión de una unidad organizativa

110

238

115

115

historia de la contabilidad

21, 22, 110

89,

19, 56, 115, 117, 168

118, 134

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión

I

influencia notable

IASB (International Accounting Standards Board) 119

información financiera 6, 21, 25, 28, 29, 44, 57, 61, 78, 88, 95, 100, 101, 106, 114, 119, 122, 126, 127, 136, 137, 144, 145, 146, 156, 157, 158, 168, 183, 184, 185, 188, 193, 199, 205, 213, 227

125

influencia significativa

IBEX

119, 120, 147

31, 112, 125, 151

ICAC (Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas) 120

información financiera intermedia

ICJCE (Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España) 120

información segmentada

I+D

información medioambiental

información social

43, 46, 72

informe anual

IFAC (International Federation of Accountants) 121 IGAE (Intervención General de la Administración del Estado) 122 imagen fiel 160, 163, 184

32, 52, 77, 96, 101, 122, 123, 126, 141,

importancia relativa 184, 201

24, 44, 123, 126, 147, 177,

importe amortizable

123

impuesto

impuesto anticipado impuesto diferido

123 30, 31, 49, 123, 142, 206,

207

127

127

informe de auditoría 162, 165, 166, 209

23, 81, 114, 127, 128, 129,

informe de auditoría conjunto

informe de gestión

127, 128, 162

23, 127, 128

infraestructuras públicas

ingresos de explotación

independencia del auditor

124

ingresos diferidos

38, 45, 103, 124, 125, 202

129

129

129

ingresos 14, 18, 21, 23, 24, 27, 30, 34, 41, 45, 46, 47, 49, 60, 64, 76, 77, 81, 83, 89, 90, 92, 93, 97, 104, 105, 124, 129, 130, 131, 134, 145, 146, 148, 150, 151, 155, 163, 164, 167, 174, 179, 182, 183, 184, 190, 195, 199, 200, 204, 214, 218, 224, 225

123

130

130

ingresos extraordinarios o excepcionales 130

125

indicador de cobertura

103, 125

indicador de desempeño indicador de riesgo inductor de coste

128

informe de auditoría de cuentas

imputación presupuestaria

indicador central

126, 148

informe especial de auditoría

123

imputación de costes

indicador

126, 148

informe de revisión y verificación

31, 50, 51, 83, 84, 93, 123, 126, 212

95, 126

ingresos financieros ingresos ordinarios

130 130

125

iniciativa de financiación privada

130

125

inmovilizado 18, 28, 51, 93, 94, 107, 126, 130, 131, 135, 147, 176, 190

125

influencia dominante

125

inmovilizado en curso

239

131

inmovilizado financiero

131

investigación y desarrollo

inmovilizado intangible

18, 51, 93, 130, 131,

IPSASB (International Public Sector Accounting Standards Board) 136, 158

147

inmovilizado material

107, 126, 130, 131, 147,

IPSAS (International Public Sector Accounting Standards) 136, 137

176

insolvencia financiera instalación

131

J

132

instrucción de contabilidad instrumento financiero 221, 224

132

JIT (Just In Time)

12, 132, 172, 180, 216,

joint ventures

instrumento financiero compuesto instrumento financiero híbrido instrumentos de patrimonio 104, 107, 108, 130, 133, 172, 196

intereses minoritarios interventor

155

K

132

12, 16, 83, 93,

KAIZEN

52, 53, 133, 134, 174, 197, 209

integración proporcional 134, 151, 174

138

132

intangible 17, 18, 22, 51, 93, 103, 107, 130, 131, 133, 147, 187 integración global

71, 72, 128, 136

20, 35, 52, 53, 77,

134, 209, 222

139

L latibex

140

leasing

29, 140

libros de contabilidad

106, 134

56, 140

LIFO (Last In, First Out)

141

INTOSAI (International Organization of Supreme Audit Institutions) 134

limitación al alcance

inventario

liquidez 24, 51, 84, 91, 103, 125, 132, 142, 173, 182, 189, 194, 202, 207, 209, 224

64, 135, 141, 142

inversión 5, 16, 24, 35, 45, 46, 49, 53, 58, 82, 89, 92, 93, 94, 105, 123, 134, 135, 165, 177, 182, 188, 194, 195, 202, 203, 207, 210, 216, 220, 221, 223

localización de costes

inversión bruta en el arrendamiento

M

135

inversiones destinadas al uso general inversiones en dependientes inversiones en gestión

investigación contable 214

142, 195

135

135

135

inversiones inmobiliarias

141

93, 130, 136, 147

50, 58, 115, 136, 212,

manipulación (gestión) del resultado 40, 143 mantenimiento de capital

143, 144

manual de control interno

144

manual de procedimientos

240

144, 188

22,

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión mapas estratégicos

método de cierre

144

marco conceptual 13, 15, 44, 58, 63, 89, 111, 115, 123, 144, 145, 171, 176, 183, 187, 191, 193 margen bruto

método de la participación

método del coste 146

margen de beneficios

146, 153

146

métodos de auditoría

146

minoría de control

146 98,

materiales recuperados

98, 146

moneda funcional

146, 149, 177, 190

materias auxiliares materias primas 202, 223

151

moneda extranjera 215, 216

146

materialidad

151, 197, 198

modelos de asignación de costes

materiales para consumo y reposición

62, 150, 153, 200

muestreo de auditoría

25, 39, 47, 95, 98, 132, 147, 175,

123, 151

16, 148, 153, 155, 173, 200,

movilidad financiera

95, 98, 147

151

151

métodos de consolidación

margen económico u operativo

150

método monetario-no monetario

146

margen de seguridad de los costes variables

matriz

151

método de unión de intereses

margen de seguridad de los costes fijos

margen industrial

150

método del grado de avance o porcentaje de realización 151

146

margen de contribución

150

método del contrato cumplido

146

margen comercial

150, 200

153 91, 153

multigrupo 16, 20, 35, 52, 77, 82, 89, 103, 134, 154, 155, 174, 188, 197, 198, 208

79, 147

MEFF (Mercado Oficial de Futuros y Opciones Financieros en España) 147

N

memoria 23, 35, 40, 58, 77, 78, 84, 91, 94, 96, 104, 113, 114, 116, 123, 125, 126, 127, 136, 147, 148, 149, 166, 169, 176, 184, 185, 198

negocio 14, 15, 19, 42, 44, 50, 83, 91, 95, 96, 114, 115, 126, 130, 155, 165, 177, 180, 182, 223

memoria consolidada

memoria de sostenibilidad mercado activo mermas

negocio en el extranjero

78, 148

negocios conjuntos

148

neutralidad

149, 179, 223

NIC

104, 149

155

148, 155

156

74, 83, 88, 126, 136, 150, 155, 156, 157, 158,

200

método alemán para la financiación de infraestructuras 149

NIFO (Next In, First Out)

método contable de la cobertura

NIIF 88, 114, 119, 121, 126, 137, 155, 156, 157, 158, 176, 198, 208

método de adquisición

150

50, 150, 151

NIIFSP

241

156

29, 136, 137, 156, 157, 158

normas contables 17, 29, 36, 44, 58, 100, 101, 115, 119, 126, 132, 144, 156, 158, 172, 178, 205, 206, 217, 220 normas de auditoría 158, 166

20, 29, 33, 59, 63, 156,

normas de control interno

opinión de auditoría de cuentas (opinión técnica) 162 OPS. (Oferta pública de suscripción) OPV. (Oferta pública de venta) organismo autónomo

156

normas internacionales de auditoría

157

normas internacionales de contabilidad (NIC) 157 normas internacionales de contabilidad pública (NICSP) 157

organismo público

163

163

163

18, 164

órganos de control externo (OCEX)

164

P

normas internacionales de información financiera (NIIF) 119, 157

pagos 19, 21, 27, 29, 39, 40, 43, 78, 89, 91, 93, 102, 105, 132, 134, 142, 148, 165, 174, 210, 217

normas internacionales de información financiera para el sector público (NIIFSP) 29, 136, 157, 158

papeles de trabajo de auditoría

normas técnicas de auditoría 191, 192

participación de control

nueva gestión pública

120, 158, 159,

párrafo de alcance

86, 97, 165

128, 166 166

participación de resultados de sociedades puestas en equivalencia 166

159

participación directa

O

44, 53, 86, 166

participación efectiva

166, 211

participaciones puestas en equivalencia objetivo de auditoría

160

objeto de coste u objetivo de coste

participación indirecta

161

obligaciones 12, 16, 18, 26, 35, 37, 41, 90, 97, 104, 105, 131, 132, 133, 134, 161, 162, 171, 172, 179, 184, 187, 190, 193, 197, 224 Ohlson, J

161

OPA. (Oferta pública de adquisición)

161

opciones 12, 16, 26, 29, 48, 51, 80, 84, 105, 147, 162, 172, 216, 224 operación acordeón

162

operaciones a plazo

162

operaciones internas

162, 188, 217

operaciones lucrativas

162

167,

188 166

participación minoritaria participación múltiple

167

167

partida 17, 21, 27, 30, 44, 48, 49, 53, 55, 75, 76, 80, 83, 115, 116, 129, 166, 167, 168, 169, 170, 171, 175, 180, 182, 185, 200, 202, 203, 204, 205, 221, 222 partida doble 30, 53, 55, 75, 76, 115, 116, 167, 168, 169, 170, 171, 204, 205 partida doble (Historia) partida simple

171

partidas monetarias

151, 171

partidas no monetarias

242

168

151, 171

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión pasivo 12, 19, 21, 25, 27, 35, 37, 43, 58, 64, 66, 68, 73, 80, 85, 90, 91, 94, 96, 102, 103, 104, 132, 133, 135, 149, 167, 171, 172, 173, 179, 180, 184, 187, 188, 189, 197, 204, 210, 212, 223, 224

persistencia del resultado

pasivo circulante

planes de pensiones

25, 43, 171

pasivo contingente pasivo corriente

58, 171

patrimonio neto 12, 13, 23, 27, 28, 33, 34, 35, 40, 44, 49, 76, 77, 78, 80, 82, 88, 89, 91, 92, 95, 96, 104, 107, 108, 113, 125, 129, 130, 133, 135, 166, 167, 173, 176, 183, 188, 190, 191, 193, 194, 195, 196, 198, 199, 200, 201, 209, 210 patrimonio público del suelo peaje en sombra pérdida

173

48, 51, 79, 82, 174, 184, 199, 224

pérdidas y ganancias 16, 23, 35, 47, 76, 77, 78, 82, 83, 92, 94, 127, 133, 136, 150, 151, 166, 167, 174, 176, 198, 199 174

pérdidas y ganancias socios externos perímetro de consolidación 162, 174, 186, 188, 198 perímetro de grupo periodificación

20, 52, 76, 89, 118,

permuta

175

porcentajes verticales prácticas contables

178

179, 190

179, 213, 214, 215

179

precio de adquisición precio de mercado

51, 64, 68, 179

149, 179, 222

precio de reposición

179 179

precio de venta

68, 146, 179, 182

precio estándar

180 180 27, 46, 48, 151, 180

prestaciones consolidadas

180

préstamo 2, 90, 94, 168, 180, 217 presupuesto base cero

180

presupuesto de compras 175

178

178, 179

prestación de servicios

periodo 12, 18, 29, 58, 65, 69, 72, 77, 89, 93, 95, 104, 123, 133, 135, 140, 143, 144, 150, 153, 175, 178, 181, 182, 194, 201, 207, 221, 225

periodo medio de maduración

177

147, 176, 177

porcentajes horizontales

precio vendedor

174

95, 175

177, 201

120, 178

precio de transferencia

174

36, 126, 174

periodo intermedio

política contable

precio comprador

174

pérdidas y ganancias consolidadas

177, 201

precio 22, 44, 46, 51, 64, 68, 79, 80, 81, 103, 104, 105, 132, 146, 149, 156, 162, 178, 179, 180, 181, 182, 189, 198, 216, 222, 223, 224, 226

173

pérdida por deterioro

plan global de auditoría

PMP. Precio Medio Ponderado

173

175

177, 201

planificación contable

173

patrimonial, análisis

planes de aportaciones definidas

planes de prestaciones post-empleo

90, 132, 133, 149, 172, 180, 187

pasivo no corriente

PGC (Plan General de Contabilidad)

planes de prestaciones definidas

103, 171, 173, 187, 188, 189

pasivo financiero

175

180

presupuesto de coste de distribución

181

presupuesto de costes indirectos de produc-

243

ción

programa de auditoría

181

presupuesto de inversiones o de capital presupuesto de mano de obra

presupuesto de ventas

prudencia

presupuesto maestro

182, 186

pruebas substantivas

182

punto de equilibrio punto muerto

21, 183, 185 93, 184

principio de prudencia

Véase: principio contable.

rappel ratio

proceso de consolidación

61, 85, 151, 153,

36, 77, 186

98, 175, 187, 223 95, 98, 187

47, 65, 187

189

189

189

ratios de cobertura

125, 189

ratios de estructura

189, 190

ratios defensivos

59, 186

productos semiterminados

185

142, 189, 190, 202, 210, 222

ratio de liquidez

producción 9, 14, 17, 19, 24, 25, 41, 42, 46, 60, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 71, 72, 73, 74, 75, 81, 82, 90, 95, 96, 98, 102, 112, 114, 136, 141, 146, 151, 152, 156, 178, 179, 180, 181, 182, 186, 206, 207, 210, 218, 219, 220, 221, 223, 225

pro forma

189

ratio quick

procedimientos de auditoría 160, 165, 185, 187

productos terminados

25, 26, 146, 188, 218

ratio de circulante

185

185

productos en curso

188, 218

40, 184, 220

principios de contabilidad generalmente aceptados (General Accepted Accounting Principles, GAAP).

proceso presupuestario

150, 151, 166, 167, 174,

R

184, 188

principio de uniformidad

privatización

61, 78, 97, 158, 188,

188, 201

puesta en equivalencia 188, 197, 200

183

principio de devengo

28, 31, 44, 52, 184, 188

201

182

principio contable

93, 126, 148, 172, 184, 187

pruebas de cumplimiento

182

prima de emisión

provisiones

182

presupuesto flexible

presupuesto rígido

181

182

presupuesto principal

187

proveedores 43, 52, 57, 95, 102, 124, 131, 141, 172, 175, 181, 187

181

presupuesto de operaciones/operativo presupuesto de tesorería

propiedad industrial

181

187

190

REA (Registro de Economistas Auditores) 191

reclasificación de los datos contables

190

recursos 5, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 18, 19, 23, 24, 25, 26, 28, 30, 33, 34, 35, 36, 37, 41, 42, 43, 45, 46, 57, 60, 65, 66, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 77, 90, 93, 94, 95, 103, 104, 105, 107, 108, 109, 111, 112, 124, 125, 135, 144, 152, 153, 159, 171, 181, 183, 186, 189, 190, 191, 195, 196, 198, 206, 209, 219, 223 recursos procedentes de las operaciones

244

190

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión reducción de capital

22, 108, 190

resultado anormal

REGA (Registro General de Auditores) registro contable

resultado atribuido a socios externos

192 40, 105, 193

41, 193, 194

remanente de tesorería

33, 76, 77, 93, 97, 147,

199 82, 199

200

resultados negativos de ejercicios anteriores 201

retribuciones post-empleo

reparto de costes

195, 206

reversión de activos

reparto o estadística de costes indirectos

riesgo de auditoría

195

reporting entity

riesgo de control

90

22, 23, 85, 114, 130, 190, 195, 196, 197, 205

reserva de revalorización

196

reserva por capital amortizado

197

reservas en sociedades puestas en equivalencia 197

reservas ocultas

197

190, 197, 198

91, 201, 202 91, 201

riesgo de muestreo

91, 201, 202

91, 201, 202

ROA (return on assets). Rentabilidad económica 202

ROI (return on investment) rotación

202

94, 103, 104, 175, 202, 217

saldo 20, 41, 91, 92, 103, 153, 167, 202, 203, 204, 217, 223

98, 186, 198

responsabilidad social corporativa 127, 198

45, 91, 177, 201

S

184, 197

reservas voluntarias

201

ROE (return on equity). Rentabilidad financiera 202

196

reservas en sociedades consolidadas

reservas estatutarias

201

riesgo de detección

riesgo inherente

22, 23, 85, 190, 196

reserva para acciones o participaciones propias 196

residuos

resultado del ejercicio 174, 188, 199

resultados extraordinarios o no recurrentes

195

reserva legal

174, 198

resultados de conversión

rentabilidad 16, 24, 25, 26, 37, 45, 46, 50, 65, 66, 72, 73, 125, 131, 146, 162, 173, 181, 188, 194, 195, 202, 209, 210, 218

reserva

resultado consolidado

resultado global 41, 193, 194

rendición de cuentas 5, 40, 148, 194

renting

174,

198

relevancia 5, 21, 40, 44, 63, 100, 101, 123, 125, 149, 159, 183, 184, 185, 193, 199 remanente

resultado atribuido a la sociedad dominante 198

115, 116, 191

registro mercantil relación de canje

191

198

19, 112,

Salvador de Solórzano, Bartolomé

245

204

salvedades

T

128, 141, 163, 205

sección 20, 31, 45, 46, 63, 67, 69, 74, 75, 81, 84, 85, 140, 142, 152, 206, 207, 219

tanto de control

SEC (Sistema Europeo de Cuentas Nacionales y Regionales) 205 SEC (Stock Exchange Commission)

211

tanto de participación efectiva target costing

205

68

tasa impositiva efectiva

sector público 9, 19, 29, 53, 58, 60, 90, 101, 121, 122, 124, 130, 134, 135, 136, 156, 157, 158, 159, 164,

211

212

Tasa impositiva (efectiva y nominal)

211

207

segregación de funciones

tasa impositiva nominal

144, 207

teoría contable (teoría de la contabilidad)

SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable) 207 sistema de anotaciones en cuenta sistema de control interno sistemas contables

212

208

45, 78, 177, 201, 208

28, 171, 208

212

tesorería 15, 16, 23, 25, 26, 36, 39, 40, 41, 90, 91, 92, 93, 94, 95, 142, 143, 182, 190, 193, 194, 210, 215, 222 test ácido

189

sistemas de información en la administración pública 208

tipo de cambio

sociedad asociada

tipo de cambio de contado (spot)

125, 188, 208

sociedad dependiente 167, 208

61, 86, 103, 155, 166,

sociedad dominante 52, 53, 62, 82, 86, 89, 118, 134, 135, 150, 151, 166, 167, 174, 196, 197, 198, 199, 200, 208, 209, 210 sociedad multigrupo socio de auditoría socios externos 200, 209 solvencia 209, 210

209

134, 167, 174, 197, 198, 199,

24, 51, 91, 102, 103, 125, 142, 153, 173,

stakeholders subgrupo

155, 208

tipo de cambio de cierre

150, 151, 216 216

tipo de cambio de futuro (forward) tipo de interés efectivo

216

tipo de interés implícito

216

tipo de interés incremental transacciones intragrupo turnover

217

Tweedie

217

216

217

217

U

110, 111, 112, 210, 213

210, 215

subproducto

150, 151, 199, 215, 216

210

subvención 2, 174, 210

umbral de rentabilidad (punto muerto o punto de equilibrio) 218 unidad de decisión unidad de obra

84, 111, 174, 209, 218, 219

31, 48, 69, 206, 207, 219

unidades equivalentes

246

220

Diccionario de Contabilidad, Auditoría y Control de Gestión unidad generadora de efectivo unidad institucional

vida útil

219

unidad institucional pública unidad orgánica uniformidad

vida económica

219

warrants

14, 94, 221

valor contable o en libros valor de emisión

valor de mercado

44, 195, 222

66, 222

valor de reembolso valor económico valor en libros

XBRL (eXtensible Business Reporting Language) 227

221

222, 223

valor de la empresa

64, 222, 223

94, 104, 222

216, 222

82, 223

valores negociables

172, 224

valor específico para la entidad valor neto contable

valor nominal

223

223

valor neto realizable

223

22, 23, 85, 191, 197, 222, 223

valor razonable 16, 17, 48, 50, 64, 66, 82, 83, 92, 93, 103, 108, 130, 132, 133, 136, 149, 150, 167, 173, 179, 188, 199, 217, 223 36, 123, 133, 135, 224, 225

valor teórico contable valor venal

12, 26, 80, 84, 226

X

19, 106, 179, 217, 221

valor residual

225

W

220

V

valor en uso

51, 182, 225

volumen o nivel de actividad

219

40, 184, 185, 205, 208, 220

valor añadido

22, 36, 79, 104, 123, 223, 224, 225

volumen de ventas

219

usuarios de la información contable

valor actual

29, 225

224

224

ventas 26, 28, 33, 46, 47, 51, 65, 66, 71, 78, 80, 104, 146, 153, 181, 182, 194, 202, 217, 224, 225

247