J-Libro 1-Hacia-Oregon

J-Libro 1-Hacia-Oregon

Página 0 de 397 Traducción: AngieE32018 ~ Backwards to Oregon~ Por Jae DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Esta historia y to

Views 6 Downloads 0 File size 2MB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Citation preview

Página 0 de 397 Traducción: AngieE32018

~ Backwards to Oregon~ Por Jae DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Esta historia y todos sus personajes me pertenecen. Cualquier similitud con alguien vivo o muerto es pura coincidencia. Sin embargo, la mayoría de los lugares en esta historia existen o existieron. NOTAS DEL AUTOR: El inglés no es mi lengua materna, así que tenga paciencia conmigo. Esta historia está ambientada en el Camino de Oregón en 1851; aunque investigué mucho e intenté hacer las cosas lo más realistas posible, podría haber algunos errores. Por favor, avíseme si encuentra alguno. RESUMEN:−Luke−Hamilton siempre ha estado segura de que nunca se casaría. Aceptó que pasaría su vida sola cuando la eligió vivir disfrazada de hombre. Después de trabajar en un burdel durante tres años, Nora Macauley ha perdido todas las ilusiones sobre el amor. Ya no espera a un hombre que la haría perder la cabeza y se la llevaría para comenzar una nueva y respetable vida. Pero ahora se encuentran casados y de camino a Oregón en una carreta, con dos mil millas delante de ellos. CALIFICACIÓN: NC−17. Esta historia muestra una relación amorosa / sexual entre dos mujeres adultas que consienten. GRACIAS: Muchísimas gracias a mi beta lector Pam por sus correcciones y su valiosa contribución, ¡No podría haber hecho esto sin ti! REALIMENTACIÓN

Página 1 de 397 Traducción: AngieE32018

Parte 1 Independence, Missouri; 27 de abril de 1851 La risa entrecortada y el golpeteo de las botas sobre el entablado hicieron que Tess Swenson levantara la vista. −Soldados−Fleur gimió a su lado, antes de que el primero de ellos incluso hubiera entrado. En los dos años que la joven había trabajado para Tess, había aprendido mucho sobre los hombres, incluso identificando su profesión solo por sus pisadas. −No suenes tan sarcástica, pequeña−reprendió suavemente.−La última vez, te dejaron una buena propina.

Tess

−La última vez, también me dejaron un buen ojo morado. Tess asintió. Sabía que después de largos meses de vivir en los cuarteles en mal estado de un fuerte aislado, sin interrupción de sus monótonos deberes y la mala comida, los soldados tendían a volverse un poco salvajes el día de pago. La puerta se abrió. Voces fuertes y aire fresco entraron a la sala del burdel, y por un momento, el humo se dispersó. Tess dio un paso al frente para dar una coqueta bienvenida, pero su sonrisa de negocios bien practicada dio paso a una risa encantada cuando vio al último hombre siendo arrastrado por sus camaradas.−Bueno, bueno, bueno, si este no es el Teniente Luke Hamilton, ¡Visitando una casa de mala reputación! ¿Finalmente se ha sentido solo, soldado? Su visitante se quitó un sombrero de ala ancha y sonrió a Tess.−Ya no soy un soldado. −¿Qué?−Por primera vez, Tess notó que el uniforme azul marino de Luke había sido reemplazado por ropas civiles gastadas. −Renuncié a mi puesto.−explicó Luke.−Mis días de soldado han terminado.

Página 2 de 397 Traducción: AngieE32018

Tess parpadeó. No podía imaginar que Luke Hamilton fuera otra cosa que un soldado. Luke ya había sido un soldado cuando se conocieron hace cinco años.

D

Independence, Missouri; Junio de 1846

Maldiciendo interiormente por la habitación tenuemente iluminada y llena de humo y el tintineo metálico del piano, Tess se había esforzado por vigilar atentamente a sus chicas y a sus clientes recostados en rincones apartados, en sofás o apoyados contra la larga barra de caoba. Tess y sus chicas se habían acostumbrado a noches más tranquilas y menos caóticas después de que los tramperos y los emigrantes que se dirigían al oeste habían abandonado Independence, pero esta noche el burdel estaba lleno de soldados. Desde su lugar cerca de la caja al pie de las escaleras, escaneaba a cada cliente que se dirigía hacia la escalera en busca de señales de problemas. Ella podía sentir la tensión en el aire. Esta noche, los hombres se reían más fuerte, bebían más y luchaban más ansiosamente por la atención de las chicas. Mañana marcharían hacia el sur, con órdenes de conquistar Nuevo México. El temor generado por la próxima guerra fue un poderoso estimulante para los negocios de Tess, pero también hizo su trabajo más peligroso. Todos los soldados querían pasar una última noche con una mujer antes de ir a la guerra y tal vez ser asesinado. Necesitaban mostrarse a sí mismos y a los demás que estaban vivos, salvajes y valientes. Algunos de ellos no eran mucho más que niños. Tess negó con la cabeza al ver a un joven soldado empujado y arrastrado por sus camaradas risueños al salón. Los otros hombres estaban ansiosos por entrar en el burdel, pero se arrastró y se detuvo al detenerse en la puerta para quitarse el barro de las botas. Tess lo observó mientras despedía a sus amigos y se acomodaba en una mesa de la esquina, con la espalda contra la pared. Una de sus chicas se acercó, con una botella de whisky en una mano, mientras que la otra se detuvo seductoramente a lo largo del hombro del joven soldado. Él la miró sin una sonrisa e inclinó su silla contra la pared, Página 3 de 397 Traducción: AngieE32018

rompiendo casualmente el contacto físico. Aceptó un trago de whisky, pero negó con la cabeza ante cualquier otra cosa que la chica le ofreciera. Tess había visto el comportamiento asustadizo de visitantes nuevos antes, pero algo sobre el joven le dijo que esto era algo diferente. Ella se apartó de la caja registradora para estudiarlo. Ni su estatura, ni su uniforme gastado ni sus botas desgastadas lo diferencian de sus camaradas. Él no era inusualmente alto y comparado con el corpulento cuerpo de algunos de sus amigos, su cuerpo delgado no parecía muy impresionante, pero había algo en él que la hizo notarlo sin embargo. No era la insignia en la manga de su uniforme azul marino, que anunciaba su posición de sargento, aunque no podía imaginar cómo un hombre tan joven ya podría haber ganado ya ese grado. Lo que estableció al joven aparte era la forma en que se movía. Se movía con la suave zancada de un gato, una combinación de fuerza y gracia inconsciente donde había esperado la torpe incomodidad de alguien que acababa de salir de la pubertad. Se inclinó hacia atrás en su silla, lentamente cuidando su whisky, y observó a los otros hombres con expresión estoica. Todo en él mostraba una confianza tranquila, todo menos la forma en que se preocupaba por la pequeña gorra militar entre sus dedos largos y delgados. Voces enojadas del bar hicieron que Tess se diera la vuelta. Un cliente con la cara roja había agarrado a una de sus chicas por el cuello y la estaba sacudiendo.−¡Oye!−Tess olvidó al instante al joven soldado mientras corría por la habitación. El dolor explotó en su rostro cuando el hombre enojado le dio un golpe de revés. Ella se estrelló contra la barra y por un momento, no pudo respirar. Por el rabillo del ojo vio que Charlie, su camarera, buscaba el revólver que tenía detrás de la barra, pero antes de que la situación pudiera intensificarse, otra mano apareció en la línea de visión de Tess. Eran largas y esbeltas, no las manos grandes y fornidas de alguien lo suficientemente grande como para interferir sin poner en peligro su vida. Agarraron al soldado, haciéndolo girar y obligándolo a alejarse de Tess y de la chica jadeante. Con un rugido, el soldado enojado y ebrio alzó sus propios puños; solo para que un jab salvaje echara su cabeza hacia atrás, Tess se dio cuenta de que su salvador no era otro que el joven de la mesa de la esquina. Era Página 4 de 397 Traducción: AngieE32018

media cabeza más bajo y pesaba considerablemente menos que su enemigo borracho, pero dio un paso adelante y le lanzó un golpe de todos modos. El hombre más grande bajó la cabeza, cargando como un toro furioso. Una de sus chicas gritó, y algunos de los hombres gritaron aliento a los combatientes, apostando apresuradamente a cuánto tiempo duraría el hombre más pequeño bajo los puños de hierro de su oponente. Tess tomó el pequeño revólver escondido en una de sus ligas; levantó el arma, pero el gran soldado ya estaba quieto, mirando el cañón del arma del chico.−Será mejor que estés sobrio muy rápido, Cabo, antes de evitar el trabajo de los mexicanos y dispararte aquí mismo, ahora mismo−La voz del joven era baja y callada, pero los fríos ojos grises no dejaban dudas sobre su determinación. El cabo levantó una mano temblorosa y se limpió un poco la sangre del labio sin apartar la mirada del chico. La silenciosa batalla de voluntades continuó durante unos segundos antes de bajar la vista y dejar escapar un suspiro.−Está bien, está bien, estoy sobrio. El chico guardó su arma, pero su mirada aguda permaneció fija en su oponente.−Creo que le debes una disculpa a estas damas, Cabo. −¡¿Qué?!−El soldado lo miró con incredulidad.−Pero eso no es no… Los ojos grises se estrecharon.−¿Fue eso un 'Sí, señor'?−Tenía un rango más alto que el soldado borracho y no tenía miedo de imponerlo. Tess podía oír los dientes del hombre grande rechinando unos contra otros.−Sí, señor−escupió. El chico hizo un gesto hacia Tess, obligando al hombre a darse la vuelta y mirarla.−Me disculpo. −Una disculpa no pagará los vasos que rompiste cuando me arrojaste contra la barra−dijo Tess, con el pequeño revólver todavía en la mano. Como señora del burdel, había aprendido a ser una anfitriona encantadora, una figura maternal para sus hijas y, sobre todo, una empresaria fuerte. −Págalos−Ordenó el Sargento, alejó.

Refunfuñando, el soldado arrojó algunas monedas sobre la barra y se

Página 5 de 397 Traducción: AngieE32018

El sargento lo vio irse, luego puso otra moneda en la barra y se volvió para seguirlo. −¡Espere!−Tess se apresuró a seguirlo. El joven retrocedió a regañadientes. Su mirada parpadeó hacia la puerta como si quisiera desaparecer a través de ella lo más rápido posible.−¿Sí, señora? −Tu nariz.−Tess señaló.−Está sangrando. Ven conmigo y déjame atenderlo−Extendió su mano. El joven sargento no lo tomó.−Eso no es necesario, señora. Se detendrá pronto. −Se detendrá antes si lo tiendo. Tengo mucha experiencia con la revisión de las víctimas de una pelea−Tess estaba decidida a igualar su terquedad. −¡Vamos, Luke!−uno de los soldados que había venido con el joven gritó.−¡Ningún hombre en su sano juicio dice que no cuando la señorita Tess lo invita a su habitación! ¡Sé hombre y ve con ella! La esquina de la boca del chico se crispó, insinuando una casi irónica sonrisa; la primera que Tess había visto de él. Antes de que pudiera rechazarla una vez más, Tess lo tomó de la mano y lo llevó escaleras arriba, ignorando los aplausos del resto de su compañía. −Siéntate.−Tess acarició la cama que ocupaba la mayor parte de su habitación.−No muerde, y yo tampoco−añadió cuando vio la mirada de pánico del joven. Con cautela se dejó caer en el borde de la cama, sosteniendo su gorra con ambas manos. Parecía un colegial en un banco de detención. Era difícil de creer que este fuera el valiente luchador que se había enfrentado cara a cara con un hombre mucho más grande hace unos minutos. Tess se volvió hacia su jarra de cristal y le sirvió un trago de whisky.−La casa invita−dijo cuándo fue reacio a tomarlo. Él le quitó el vaso, pero lo sostuvo sin beber. −Bebe,−ordenó Tess, buscando un trapo limpio.−Esto no va a ser agradable−Con la tela en la mano, se colocó entre sus piernas y se inclinó para observar su nariz con más atención. La escurrió con la tela, secándole Página 6 de 397 Traducción: AngieE32018

la sangre, y puso una mano suave sobre su cuello para guiar su cabeza un poco hacia un lado. Lo sintió temblar contra ella y, por un segundo, lo atribuyó al dolor que la nariz rota le estaba causando, pero entonces vio la mirada en los ojos del joven. Tess sonrió. Había estado en este trabajo el tiempo suficiente para saber que no era el dolor, sino su cercanía física, su pecho medio desnudo presionando contra su hombro, oscurecieron los ojos grises. Ella deslizó la mano descansando sobre su cuello, tocando su suave mejilla.−¿Qué edad tienes, soldado? El chico apartó la cara de su toque y se arrastró hacia atrás hasta que el reposacabezas lo detuvo.−Lo suficientemente mayor como para ir a la guerra. Tess lo miró. Era muy joven, pero había una mirada cansada en sus ojos grises que le decía que había visto e hizo más cosas en su vida que la mayoría de los hombres que le doblaban la edad. Este no era un chico ingenuo, pero aún había algo en él que la hacía creer que nunca había estado con una mujer.

Esto va a ser un cambio agradable, se dijo Tess a sí misma. Era tan

diferente de la mayoría de sus otros clientes: educado, limpio y sobrio.−¿Lo suficientemente viejo para esto?−Se acercó otra vez, lo presionó sobre la cama y bajó sus labios hacia él. Delgadas, pero fuertes manos se cerraron alrededor de sus muñecas la detuvieron.−No. −¿No?−Tess ni siquiera podía recordar la última vez que había escuchado esa palabra de un hombre.−Si le preocupa el dinero...no tengo la intención de quitarle nada. Esta es mi manera de agradecerle por su ayuda con ese borracho bastardo. El chico todavía mantenía cautivas sus manos vagabundas.−No, no...Yo... esto no es lo que piensas... yo... yo soy... Tess le sonrió.−Relájate, sé lo que eres−No fue difícil adivinar que el chico era virgen. Ojos grises se ensancharon.−Tú... ¿Sabes? ¿Cómo...? −Tengo suficiente experiencia con hombres para saber estas cosas.

Página 7 de 397 Traducción: AngieE32018

El chico la miró con asombro.−¿Y tú me invitaste a tu habitación de todos modos? −Por supuesto.−Tess no podía ver qué era tan sorprendente acerca de eso. −¿Y trataste de besarme, a pesar de que sabías lo que soy?−El chico todavía no podía superarlo. Tess lo estudió, desconcertada. ¿Realmente cree que es el primera

virgen en mi cama? Una puta no se acuesta con los hombres que pueden darle el mayor placer, sino con los que tienen más dinero.−Y me gustaría besarte, si suelta de mis manos.

El agarre alrededor de sus muñecas se ensombreció por un momento.−Tú... te gusta... ¿Mujeres? −¡¿Qué?! Por un segundo, se miraron el uno al otro, luego el chico—la chica, Tess se dio cuenta de repente—se levantó con una maldición y huyó hacia la puerta.−¡Espera!−Tess se apresuró a seguir a su visitante misterioso y puso una mano contra la puerta para evitar que se abriera.−¡Espera un momento! ¿Qué está pasando aquí? ¿Quién eres? La chica lentamente dio media vuelta. Miró a Tess sin responder. Los músculos de su mandíbula se apretaron. Tess se acercó un paso. Estudió el cuerpo esbelto pero musculoso y la cara juvenilmente hermosa. La chica era más alta que la mayoría de las mujeres que Tess conocía. Incluso ahora que lo sabía, no podía detectar ningún signo de curvas femeninas.−¿Quién eres tú?−repitió. −Luke Hamilton−Su invitado extendió automáticamente su mano, desconocida por Tess. Tess tomó su mano, notando el fuerte agarre de los dedos callosos; todo lo que vio, escuchó y sintió le hizo creer que estaba tratando con un hombre joven. No podía dejar de mirar a su invitado.−Pero ese no es el nombre que tus padres te dieron, ¿verdad? −No−respondió la chica con cautela,−No es así. Por un segundo, Tess quiso preguntarle su verdadero nombre, pero luego lo pensó mejor. La chica no tenía ningún motivo para confiarle su Página 8 de 397 Traducción: AngieE32018

mayor secreto y parecía como si quisiera huir.−Vuelve y siéntate−Tess acarició la cama. La chica permaneció junto a la puerta.−Necesito irme. −Tus amigos en el salón no estarían muy impresionados si tu visita aquí durara solo tres minutos−dijo Tess con una sonrisa.−Así que ven a sentarte y cuéntame cómo una chica terminó convirtiéndose en un Sargento. La chica vaciló.−Es una historia larga. Y te agradecería que no me llamaras chica. La vida que vivo es la de un hombre. Tess se recostó en la cama con una sonrisa seductora.−¿Cada aspecto de eso? Una pizca de rubor se extendió por la cara bronceada.−Casi. −Entonces no quieres que te lo agradezca, ¿eh?−Tess asintió con la cabeza hacia su corpiño escotado. Luke Hamilton parpadeó.−Yo...tú sabes lo que soy. No es posible... ¿Lo es? −Oh, es muy posible, te lo aseguro, cariño−Tess se puso de pie y rodeó a su visitante con seductores movimientos de sus caderas.−¿Quieres que demuestre? Había esperado otro sonrojo, pero esta vez, la joven la miró directamente a los ojos.−No apruebo la prostitución. Ningún hombre, ni mujer, debería aprovecharse de las mujeres que se han visto obligadas a vender sus cuerpos para sobrevivir. Tess miró a los ojos grises. No había juicio, ni desprecio, solo una honestidad simple. Tess estaba encantada.−No lo haces. Las pestañas oscuras parpadearon rápidamente. Obviamente, era lo último que Luke Hamilton esperaba de ella. −¿No?−Tess motivada cuándo Luke permaneció en silencio. −Yo... no sé. Nunca he tenido una amiga. −Bueno, si quieres, ahora tienes una−Tess hizo una pausa.−A menos que no quieras que te vean en compañía de una dama de afectos negociables. Página 9 de 397 Traducción: AngieE32018

Una pequeña sonrisa cruzó la cara reservada.−Creo que ser visto con usted solo podría ayudar a mi reputación. Riendo, Tess se puso de puntillas y besó la suave mejilla.−Está bien...amiga.

D

Independence, Missouri; 27 de abril de 1851 Tess estudió a la mujer que tenía delante. Luke Hamilton ya no era una niña. Había regresado de México después de luchar por más de un año; herida, comisionada en el campo de batalla al rango de teniente y más reservada que nunca. La guerra la había cambiado. Tess había luchado con todas sus fuerzas para romper ese escudo de amarga frialdad, y aunque Luke había compartido su lecho después de la guerra, nunca había compartido sus pensamientos y emociones. −¿Ya no eres un Soldado?−Tess no tenía idea de que Luke planeaba hacer este cambio radical, y por un momento, eso dolió, pero luego recordó su papel. Ella era amiga de Luke y amante ocasional, nada más. Luke negó con la cabeza.−Voy a ser mi propio hombre ahora. Ya no era extraño que Tess escuchara a Luke referirse a sí misma como un hombre. De hecho, ella usualmente usaba pronombres masculinos cuando pensaba en su amiga.−Entonces, ¿qué vas a hacer ahora? Luke miró hacia abajo, estudiando las puntas de sus botas desgastadas.−Me dirigiré al oeste en unos días. −¿Oeste? ¿No me digas que has contraído la fiebre del oro? Luke sonrió.−Señor, no. Prefiero trabajar con caballos que cavar en el barro. La Ley de Reclamación de Tierras de Donación otorga trescientos veinte acres de tierra a cada ciudadano masculino−sonrió a su confidente,−y escuché que el Territorio de Oregón sería un buen lugar para un rancho de caballos. −¿Así que te vas para siempre?−Tess se mordió el labio por un segundo. Estaba triste por ver a Luke irse porque era una de las pocas personas que siempre la habían tratado como a una mujer respetable. −Sí. Tan pronto como la hierba crezca lo suficiente como para que los bueyes no se mueran de hambre en el camino. Algunos de los chicos me Página 10 de 397 Traducción: AngieE32018

arrastraron aquí para un 'adiós memorable'. Entonces... ¿estás libre esta noche?−Los ojos grises miraron a Tess a través de pestañas oscuras y una extraña sonrisa tímida apareció en los labios de Luke. Tess se frotó la frente con un suspiro. –No, no lo estoy. −Oh, todo bien.−Luke fue rápido para ocultar su decepción, tan reacio a mostrar sus sentimientos como siempre. Tess rápidamente tocó su mano para establecer algún tipo de contacto e impedir que su amigo más joven se alejara.−Lo siento. −No. Luke apretó su mano por un segundo.−No tienes nada por que disculparte. Necesitas ganarte la vida. Lo sé. Suprimiendo otro suspiro, Tess le indicó al cantinero que le sirviera a Luke un whisky.−Tengo que ir a interpretar a la encantadora anfitriona; nos vemos luego, ¿de acuerdo?−Tess se dirigió al fondo de la sala, saludando a los clientes a diestra y siniestra. Se detuvo cuando sintió que empujaban unos dólares de oro en su mano.−Lo siento, pero ya estoy comprometido esta noche. ¿Por qué no... El soldado barbudo se rió.−No estaba preguntando por mí mismo, quiero los servicios de tu mejor chica para mi amigo−Señaló hacia la barra.−Se va de la ciudad en unos días, y quiero que tenga una despedida memorable. Tess miró el dinero en su mano.−Debe ser un buen amigo−dijo con su sonrisa coqueta bien practicada. −Él me salvó la vida... dos veces. ¿Entonces lo arreglarás? Tess asintió.−Solo señálelo y me ocuparé de eso. El soldado se volvió e indicó: Luke Hamilton. ¡Grandioso! Tess mentalmente rodó sus ojos. ¿Cómo puedo sacarte de esto, mi amiga? Ella era la única en quien Luke había confiado su cuerpo y su secreto, por lo que no podía arrójala con una de sus chicas. Pero tampoco podía ignorar la petición del soldado barbudo. Todos los hombres solteros en la ciudad saltaban a la posibilidad de pasar unas horas con una chica trabajadora gratis, especialmente si pasarían meses hasta que viera a otra mujer disponible. Negarse a la oferta generosa haría a sus amigos desconfiar y podría volar la tapa de Luke. Y Tess también quería darle una despedida memorable. Página 11 de 397 Traducción: AngieE32018

Profundamente en sus pensamientos, levantó la vista, y directamente a los ojos verde bosque de una chica que pasaba. ¡Eso es!−¡Fleur!−ella llamó con una sonrisa traviesa. De las doce chicas que trabajaban para ella, Fleur era la que más confiaba en Tess. A los veinte años, Fleur solo tenía diez años menos que Tess, pero a pesar de todo era casi una hija. Con su pelo rojo llameante y su cara bonita e inocente, era muy popular entre los hombres y trajo un montón de dinero para el establecimiento, pero Tess secretamente esperaba que un día se fuera para comenzar una nueva vida. Ella realmente le gustaba la joven mujer. Fleur casualmente se separó del hombre con el que había estado trayendo bebidas caras y se detuvo frente a Tess.−¿Sí? −¿Estás a punto de subir las escaleras? Fleur miró a su cliente, que ya había encontrado a otra chica.−No se ve así. Tess dudó un momento más, mirando profundamente a los ojos verdes. Sabía que Fleur era muy discreta. Nunca hablaba sobre lo que hacia arriba o los secretos que sus clientes podrían haber dejado escapar en el calor de la pasión. Ella tuvo la amabilidad de no reírse de Luke y tener la experiencia suficiente para no salir corriendo de la habitación gritando. Y seguramente Luke apreciaría su belleza suave y sus curvas femeninas. En algunos aspectos, su amiga no era tan diferente del hombre que pretendía ser.−Tengo un cliente del que quiero que se ocupe. La tarifa ya está cubierta. Fleur la conocía lo suficiente como para darse cuenta de que no era asunto de ella.−¿Estás segura de que no quieres entretenerlo? −Lo haría, pero tengo que entretener a un funcionario del pueblo esta noche−Tess intercambió una mirada significativa con la pelirroja; ambas sabían que las autoridades locales estaban dispuestas a voltear la cabeza a cambio de algunos favores. En su mayor parte, Tess, como la señora del burdel, podía elegir a sus clientes y solo veía a unos pocos invitados especiales, pero esta noche no tuvo elección. Tenía que asegurarse de que los funcionarios de la ciudad continuaran haciendo la vista gorda a su establecimiento. −¿Y del que quieres que me ocupe? ¿Es él un habitual?−Fleur preguntó. Página 12 de 397 Traducción: AngieE32018

Tess asintió.−Él es...supongo que podrías decir que es amigo mío. Fleur se volvió para mirar en la misma dirección que Tess.−¿El pelinegro, delgado sentado solo en el bar? Él no se ve como uno de tus clientes especiales. Una sonrisa jugó alrededor de los labios de Tess.−Oh, él es especial, créeme−Miró seriamente a Fleur.−¿Aún recuerdas la primera regla que te enseñé? −¿No robar tus cubiertos? Fleur dijo con la sonrisa traviesa que aún no había perdido por completo después de dos años. −Discreción−enfatizó Tess, reprimiendo una sonrisa propia. Una ceja rojiza se levantó, pero Fleur no preguntó de qué se trataba este cliente que requería su absoluta discreción. Después de unos segundos, no pudo evitar preguntar:−¿Hay algo de lo que deba tener cuidado...?−Un destello de cautelosa precaución brilló en los ojos verdes. −¡No!−Tess negó con la cabeza.− No tienes nada que temer de él. Es un verdadero... Caballero. −Muy bien.− Tess pudo ver que Fleur no le creyó ni un segundo, pero, sin embargo, dio media vuelta y se dirigió hacia el bar. −Espero haber hecho lo correcto−susurró Tess mientras la veía irse.

D Nora miró a su cliente potencial cautelosamente mientras caminaba hacia él. No tenía nada en común con los hombres que por lo general hacían los arreglos para pasar el tiempo con Tess. El maltratado sombrero de ala ancha bajo el brazo y la gastada camisa de franela hacía improbable que tuviera mucho dinero para gastar en whisky y en mujeres. Sus pantalones azules con la franja amarilla que corría por la costura de la pierna claramente habían sido parte de un uniforme: él era un simple ex soldado, no uno de los hombres ricos y poderosos que compartían la cama de Tess de vez en cuando. Incluso su postura era diferente. Podía ver la tensión en su delgado cuerpo desde el otro lado de la habitación. Mientras a su alrededor los otros hombres se reían, tirando whisky y tratando de poner las manos sobre las chicas, él se sentó en silencio bebiendo su bebida. No se había relajado, pero todavía estaba constantemente en guardia. Página 13 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora hizo una mueca. A ella no le gustaba ese tipo de cliente—nunca se podría decir qué pasaría si finalmente aflojaran el estricto control bajo el que se encontraban. Enderezó los hombros y lanzó una mirada hacia abajo para asegurarse de que su corpiño todavía mostrara lo suficiente como para despertar interés, pero no lo suficiente como para satisfacerlo. Con una respiración profunda, se detuvo junto a él, pero no intentó tocarlo de ninguna manera. La lejanía que emanaba de él desalentaba cualquier intento de familiaridad.−Hola−le dio a su voz un timbre seductor. El hombre dejó su vaso y se dio la vuelta. Él no era en absoluto lo que Nora había esperado. Lo comparó automáticamente con la mayoría de sus clientas habituales, con el pelo alborotado, la barba enmarañada, los dientes manchados de tabaco y la ropa sucia, apestando a bebida rancia, humo y sudor. Este hombre mantuvo su cabello oscuro corto, los extremos rozando el cuello de su desteñida camisa. Su ropa estaba un poco desgastada, pero limpia, y sus pantalones aún conservaban un pliegue militar afilado como una navaja. No había rastros de barba en la cara bronceada, o se había afeitado inmaculadamente antes de su visita al burdel o era incluso más joven de lo que parecía. Nora dio medio paso hacia él, gratamente sorprendida de oler solo cuero, jabón y una pizca de caballo. Tal vez este cliente realmente era el caballero que Tess había indicado que era. Sólo tomó un segundo para Nora para decidir que era joven y posiblemente sin experiencia suficiente para que ella pudiera sacar su virginidad. Quizás esa era la razón por la que Tess la había asignado a este cliente. Cada vez que un visitante entraba en el burdel que parecía lo suficientemente ingenuo, por lo general un hombre muy joven o un soldado con su paga en el bolsillo, le ofrecían una noche con una virgen a un costo doble. Debido a que las vírgenes no estaban fácilmente disponibles en su línea de trabajo, casi todos los burdeles tenían a una chica que todavía se veía lo suficientemente dulce e inocente como para realizar el acto–y Nora era la "Virgen" oficial del establecimiento de Tess. −Mi nombre es Fleur−Nora dio el nombre que había usado durante los últimos dos años para mantener su verdadera identidad en secreto. Casi todas las chicas usaban seudónimos o apodos, así que había muchas Rosas, Marías y Margaritas viviendo en casas de mala reputación.

Página 14 de 397 Traducción: AngieE32018

El cliente no dijo nada. No es que Nora hubiese esperado o querido que él le dijera su nombre. Incluso si lo hubiera hecho, ella no lo recordaría en unos días. Él era solo uno de muchos clientes. −Te ves un poco solo sentado aquí solo−Nora usó sus grandes ojos verdes para completar una gran actuación, interpretando a la joven amigable e ingenua que había sido una vez.−Pensé que tal vez podría hacerte compañía por un tiempo. El joven la miró sin responder. La mirada de sus ojos grises hizo que Nora se estremeciera, aunque no era ni cruel ni triste. Había algo en él que irritaba sus instintos finamente afinados, pero ella lo ignoró. No podía permitirse el lujo de no trabajar esta noche. Le sonrió dulcemente y colocó su mano en la curva de su brazo como si fuera una dama y él el galán que la cortejaba. Los músculos bajo sus dedos se apretaron.−No tengo el dinero para...esto. −Silencio, no te preocupes por eso, ya está resuelto−Nora acarició el brazo sobre el que descansaban sus dedos.−¿Deberíamos retirarnos a mi habitación, donde está un poco más silenciosa, y... hablar un poco? La cabeza oscura se sacudió.−No, gracias, solo quiero terminar mi bebida y luego voy a seguir mi camino. Nora trabajó duro para no mirar incrédula. Ningún hombre que conociera había ingresado alguna vez a un burdel solo para disfrutar de una bebida tranquila y ella tampoco creía que lo hubiera hecho.−Entonces, ¿por qué no disfrutar del whisky que tengo arriba? Es una marca mucho mejor que esta. −No, gracias−el joven insistió una vez más.−Estoy cansado y debería... −¿Cansado?−Nora sonrió y tiró de su brazo, tratando de acercarlo a la escalera.−Da la casualidad de que tengo una cama agradable y suave en el piso de arriba−Nada de esa cama era agradable. No para Nora. La odiaba y lo que tenía que hacer noche tras noche, pero no tenía habilidades particulares, ni familia, ni marido que la cuidaran, así que era eso o morir de hambre. Y preferiría subir al piso de arriba con este extraño pero educado joven que con uno de los hombres salvajes y medio borrachos que la miraban desde el otro lado de la habitación. Página 15 de 397 Traducción: AngieE32018

−Oye, teniente, ¿todavía estás aquí?−Un soldado barbudo se apoyó contra la barra junto a Nora y su cliente potencial. Miró a Nora.−¿Cuál es el problema, la chica no es de tu agrado? Nora apretó los labios, tratando de no mostrar la humillación que sentía que se hablaba como una ganga que quería comprar. En silencio, se preguntó si esa sería la razón por la que el joven se negaba a subir con ella, ¿Tal vez él preferiría a una de las otras chicas? Pero él negó lentamente con la cabeza.−No, me gusta, ella es perfecta, pero... −¡Entonces vete y diviértete!−El soldado barbudo se rió y le dio una palmada en el hombro al joven.−No quieres insultarme rechazando mi regalo de despedida, ¿verdad? −No−sonó casi como un suspiro de resignación. Nora aprovechó la oportunidad para tirar de él con cuidado hacia las escaleras y lo condujo a su habitación en el piso superior. Abrió la puerta y lo vio contemplar la llamativa alfombra, las pinturas de mujeres desnudas en la pared y la gran cama de bronce en el centro de la habitación. Cerró la puerta detrás de ellos y escuchó los sonidos apagados del piano y la risa burlona de la planta baja por un segundo antes de tomar una respiración profunda y girar hacia él. −Si lo desea, podría traer agua caliente y tomar un baño−le ofreció Nora. Tal vez fue la mejor estrategia para conseguir que el joven, probablemente inexperto, se desvista primero. Él fijó su mirada gris acero en ella por un segundo.−Eso no es necesario. Ya estoy limpio. Nora inclinó la cabeza en un gesto de deferencia. Tenía que tener cuidado de no despertar su ira de ninguna manera.−Sí, por supuesto, no quise sugerir lo contrario, solo quería... −Está bien−rápidamente la tranquilizó. Animado por su amabilidad, Nora se acercó. Tal vez tuvo que abandonar el acto virgen y dar el primer paso.−¿Quieres desnudarme? −¡No!

Muy bien. Esto no está yendo bien. No estaba dispuesta a rendirse,

Nora comenzó a desvestirse.

Página 16 de 397 Traducción: AngieE32018

Él agarró su mano que estaba a punto de aflojar las finas tiras que sostenían su ajustado vestido de seda.−¡No lo hagas! La confusión de Nora creció. ¿Qué esperaba de ella? Lo que sea que hacía, no parecía ser lo que él quería que hiciera. Ningún otro cliente había encontrado que ella fuera otra cosa que hermosa, y la mayoría no podía desnudarla lo suficientemente rápido. ¿Qué era lo que la hacía tan poco atractiva para él?

Tal vez es un poco tímido, se dijo a sí misma. Se inclinó hacia

adelante, animándolo a que le echara un buen vistazo a su escote, pero la mirada de los ojos grises permaneció obstinadamente clavada en su rostro; echó la cabeza hacia atrás, descubriendo la piel suave y clara de su garganta y haciendo que su pelo rojo cayera sobre sus hombros desnudos. El movimiento automáticamente atrajo su atención y Nora podía sentir su mirada siguiendo el camino de las pecas que le sacudían la piel desde los hombros hasta donde desaparecían en el escotado corpiño de su vestido, allí, su mirada rápidamente volvió a descansar en su rostro, pero la fugaz mirada había sido suficiente para asegurarle a Nora su interés que acechaba bajo la superficie.−No necesitas tener miedo. No lo tengo, no contigo. Sé que serás gentil. Estoy realmente feliz de que mi primera vez... −No tienes que hacer esto−interrumpió. Antes de que Nora pudiera pensar en algo que decir, continuó,−No tienes que fingir conmigo. Conozco este asunto, así que no te molestes. Nora lo miró con nuevo interés. Entonces, él no es tan ingenuo e inocente como pensé, ¿eh? Ella inclinó la cabeza y le dio una sonrisa que era coqueta y al mismo tiempo transmitió la inocente curiosidad de la virgen que pretendía ser.−Entonces, tú... ¿has estado con otras mujeres? El joven no respondió, solo la miró, sus ojos grises fríos y afilados como el acero.−Sé que probablemente no eres virgen. Nora luchó por mantener su sonrisa. Incluso los hombres que vieron a través de su acto virgen solían jugar para cumplir una fantasía suya. No este hombre −Y sé que no me deseas−continuó.−No quieres irte a la cama conmigo.

No. No ingenuo en absoluto. Nora se mordió el labio. ¿Querer? Ella reprimió una risa amarga. Tengo que. Tenía que ganar dinero para

sobrevivir, y este hombre lo estaba haciendo imposible. Una mirada en sus Página 17 de 397 Traducción: AngieE32018

ojos la hizo renunciar a todas sus pretensiones.−Tengo que ganarme la vida y pareces un hombre decente, así que...−Hizo un gesto hacia la cama. Él se alejó de ella y ella escuchó sus ropas moviendo ligeramente. Con sombría satisfacción, Nora comenzó a aflojar su corpiño. No quería perder más tiempo ahora que finalmente se estaba desnudando. Pero cuando se volvió, no se había quitado ni una sola prenda. Él sin palabras le entregó diez dólares. esto?

Nora no hizo ningún movimiento para aceptar el dinero.−¿Qué es

−Dijiste que necesitabas ganar dinero, así que...−Volvió a extender su mano con el dinero. −No.−Nora se hizo a un lado.−No necesito tu compasión. Tomaré el dinero que ganaré por mis servicios, pero ni un centavo más−Sabía que el orgullo era algo que una prostituta no podía permitirse, pero estaba demasiado enojada, asustada y confundida como para pensar con claridad; le preocupaba que este joven rehusara sus avances y parecía no quedar impresionado por sus intentos de seducción. Obviamente había compartido la cama de Tess más de una vez, así que no era desagrado por las prostitutas en general; simplemente no le gustaba. Su vida dependía de su habilidad para encantar a los hombres, y estaba empezando a dudar de sí misma. −Muy bien.−Él se embolsó su dinero y camino hacia la puerta. El letrero impreso que colgaba en el salón brilló ante el ojo interior de Nora: Satisfacción garantizada o le devolvemos su dinero. Si se marchaba ahora, no habría dinero para ella, tal vez nada esta noche, porque a juzgar por los sonidos que se filtraban a través de las delgadas paredes, la mayoría de los otros clientes ya se habían dirigido arriba con otras chicas.−Por favor...−no sabía qué más decir. Él la miró por encima del hombro y por un segundo, ella vio algo en sus ojos grises que parecía casi arrepentimiento. Luego se puso el sombrero en la cabeza y con otro paso se fue. La puerta que se cerraba detrás de él resonó fuertemente en los oídos de Nora.

Página 18 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Independence, Missouri; 29 de abril de 1851 Luke instó a su yegua Appaloosa a andar más rápido, ansiosa por alcanzar la relativa seguridad y tranquilidad del establo donde había subido a su yegua. La calle principal de Independence era puro caos. A su alrededor, los hombres intercambiaban sus provisiones a toda velocidad, mientras que otros gritaban y maldecían a sus equipos de bueyes o mulas que aún no podían manejar. Las mulas rebuznaban molestas cuando dos carretas chocaron entre sí. Aún más ruidoso era el incesante sonido metálico y el martilleo proveniente de varias herrerías, donde los posibles emigrantes tenían sus carretas cubiertas siendo reparadas y sus caballos y bueyes herrados. Habiendo estado estacionado en el cercano Fort Leavenworth, Luke había visitado Independence anteriormente y apenas podía creer que esta era la misma ciudad adormilada que había visto en su último sueldo hace unas semanas. Cada primavera, Independence despertaba de su sueño. Los emigrantes comenzaron a llegar en barcos de vapor o en carromatos cubiertos y, a finales de abril, miles de personas acamparon en Independence y alrededores, dándole casi el aspecto de una ciudad sitiada, las tiendas y cabañas construidas apresuradamente salpicaban las colinas entre la ciudad y las orillas fangosas del río Missouri, tres millas al norte; salones, casas de juego y casas de putas con cortinas rojas parecían surgir de la noche a la mañana. A principios de mayo, la hierba de la pradera fue finalmente lo suficientemente larga como para proporcionar suficiente alimento para el ganado, y los emigrantes abandonaron Independence apresuradamente, tratando de completar el viaje de dos mil millas antes de que la nieve comenzara a caer en los altos puertos de montaña. Entonces Independence volvería a ser la ciudad aletargada, pero esta vez, Luke no estaría allí para presenciarlo. Pasado mañana, ella se uniría a una carreta que se dirigía al oeste y comenzaría una nueva vida. El destartalado cuartel de varios fuertes había sido el único hogar que había conocido, pero ahora anhelaba un lugar propio donde no tuviera que responder a nadie más que a sí misma.

Página 19 de 397 Traducción: AngieE32018

Todavía tienes más de dos mil millas por recorrer, se dijo a sí misma,

deteniendo las ensoñaciones sobre la granja de caballos que esperaba construir en Oregón.

Vivir en un lugar cerrado con los otros miembros de la carreta durante seis meses la preocupó un poco. Casi no había privacidad en el camino, por lo que tenía que estar constantemente en guardia. Estaba convencida de que nadie sospecharía su verdadera identidad al observar la forma en que se movía o hablaba. Luke había vivido como un hombre por tanto tiempo que ya no era un acto. En su mente, ella era el ex teniente Luke Hamilton, no una mujer. Pero las acciones y los pensamientos eran una cosa, la realidad de su cuerpo era otra. Bañarse o aliviarse sería un problema real; los buenos campamentos generalmente estaban llenos y ella estaría en constante peligro de ser descubierta. Luke apartó sus preocupaciones en los rincones de su mente mientras se acercaba al establo. Frente al edificio, las llamas bailaban en la forja del herrero mientras trabajaba el fuelle. Luke desmontó y condujo su yegua hacia las puertas del establo. El dueño del establo apareció desde algún lugar y sin palabras alcanzó las riendas. En ese momento, algo pequeño disparó a la vuelta de la esquina y se precipitó hacia Luke. La yegua asustada echó la cabeza hacia atrás e intentó liberarse del agarre del dueño del establo sobre las riendas, casi pateándolo en el proceso. Automáticamente, Luke atrapó el pequeño cuerpo que la había golpeado y miró al niño que sostenía su pierna para mantener el equilibrio; si hubiera sido un caballo o incluso un perro atacante chocando con ella, Luke habría sabido qué hacer, pero los niños estaban completamente fuera del alcance de su experiencia. Ella había vivido una vida solitaria, y los niños nunca habían sido parte de ella. La niña pequeña la miraba con ojos grandes y temerosos, una muñeca harapienta agarrada protectoramente a su pecho. Antes de que Luke pudiera pensar en algo para decir o hacer, el dueño del establo comenzó a gritar y agarró bruscamente el brazo de la niña.

D Un golpe en la puerta despertó a Nora. Giró pesadamente y parpadeó al ver el sol a través de la ventana. Apenas había dormido dos horas y tuvo Página 20 de 397 Traducción: AngieE32018

la tentación de volver a cerrar los ojos, pero volvieron a llamar.−¿Fleur? ¡¿Fleur?! Inmediatamente reaccionó al nombre que ahora le era tan familiar como el que le habían dado sus padres y tiró las mantas. Abriendo la puerta solo una pulgada, echó un vistazo al pasillo.−¡Sally!−Salió corriendo cuando vio a la mujer allí parada. Una vez, Sally había sido una prostituta, pero a los cuarenta, ya había pasado los primeros años para el oficio; ninguna otra mujer de su edad vivía en el burdel, muchas de ellas muertas por la violencia, las adicciones, las enfermedades o el suicidio mucho antes de que hubieran ganado suficiente dinero para irse. Cuando Tess se hizo cargo del burdel, le había ofrecido a Sally un puesto de cocinera para las chicas. Sally también cuidaba de Amy por las mañanas, mientras Nora dormía. −¿Amy no está contigo?−Sally preguntó, con suerte mirando a Nora a la habitación. Nora la miró fijamente.−Señor, ¿a qué se ha metido esa hija mía ahora? Sally negó con la cabeza.−Estaba simplemente amasándome la masa y cuando volví a mirar, el joven se había ido. Pensé que tal vez vino aquí a tomar una pequeña siesta... −No, no la he visto en toda la mañana−Con manos temblorosas, Nora buscó la falda larga y la blusa de cuello alto que usaba cada vez que salía del burdel. En las calles, tenía que vestirse de forma más respetable o arriesgaba que las señoras correctas del vecindario la arrollaran. Sally observó su vestido, hace tiempo que ambas habían perdido toda timidez respecto a sus cuerpos, y luego la siguió hasta la cocina.−Ya revisé la despensa−protestó cuando Nora abrió una puerta.−La pequeña no está allí. Nora no se dio vuelta.−No estoy buscando a Amy, estoy revisando las manzanas. Sally contó con ella, luego asintió.−Creo que uno se fue. Sin perder otro segundo, Nora se recogió las faldas y corrió. No había ninguna duda en su mente donde Amy se había ido. La manzana faltante le dijo que la niña tenía la intención de visitar los caballos del establo de librea cercano. A Amy le encantaban los caballos y a menudo habían estado allí juntas, pero no era seguro que la niña los visitara a solas. Nora temía que Página 21 de 397 Traducción: AngieE32018

uno de los caballos grandes pudiera lastimar a la niña, pero también estaba el dueño del establo. Odiaba a los niños y tenía la reputación de asustarlos o incluso golpearlos si se aventuraban demasiado cerca de uno de sus caballos. Justo la semana pasada, había arrojado a un chico de los pobladores al pozo del estiércol, y Nora ni siquiera quería imaginar qué podría hacer si descubría a la hija bastarda de una prostituta sola en sus instalaciones. Cruzaba entre jinetes y carretas en la concurrida calle principal, casi cayendo cuando su talón se enganchó en su falda, cuya longitud no estaba acostumbrada. Ella tropezó, pero nunca disminuyó la velocidad. Jadeando por la respiración, dobló la última esquina, justo a tiempo para ver a su hija colisionando con un hombre que estaba parado al lado del dueño del establo. Nora cerró los ojos por un segundo cuando lo reconoció como el extranjero distante que había rechazado sus servicios dos noches atrás; apretó los puños, segura de que el hombre inaccesible no reaccionaría con la amabilidad de ser atropellado por una niña. Cuando ella volvió a abrir sus ojos, lo vio levantar su mano. −¡No!−Nora se precipitó hacia adelante, decidida a proteger a su hija, incluso si eso significaba ser golpeada.

D Luke se sacudió de su inmovilidad cuando la chica gritó bajo el cruel agarre del dueño del establo. Ella rápidamente levantó su mano y agarró su muñeca, forzándolo a soltar a la niña. La niña escapó, pero sus sollozos resonaron en el patio. Luke detuvo de nuevo al maldito hombre mientras se volvía para seguir a la chica.−Mi yegua podría usar una buena frotación−Le dio un cuarto de dólar y sostuvo su mirada hasta que estuvo segura de que su avaricia excedía su ira. Cuando se llevó a Appaloosa, Luke se dio vuelta y buscó a la chica. La niña estaba de pie con la cara enterrada en la falda de una mujer, todavía sollozando. Después de dudar por un segundo, Luke se inclinó y se acercó a lo que ella supuso que era madre e hija.−Señora−cortésmente se inclinó el ala del sombrero,−Creo que su hija perdió algo−Extendió su mano con la manzana que había recogido del suelo. Página 22 de 397 Traducción: AngieE32018

Su mano todavía descansaba protectoramente sobre la espalda de la niña, la mujer levantó la vista. Luke parpadeó, por un segundo inseguro de si su imaginación le estaba jugando un truco. Ella había pensado sobre la prostituta que había dejado parada en el medio de su habitación con bastante frecuencia. De alguna manera, la joven con los ojos verdes del bosque cansados había dejado una impresión duradera.−Tú... ¿tienes una hija?−No había duda de que la niña pequeña con una mata de rizos rojizos era la hija de la mujer llamada Fleur. Aferrándole a la niña, Fleur se giró para estar entre la niña y Luke.−Sí.−Los ojos verdes miraron a Luke con una pizca de desafío. Luke la estudió de cerca. La joven no usaba rouge hoy, y no necesitaba ninguno para hacerla atractiva, incluso si hubiera círculos oscuros debajo de sus ojos. Luke sabía que trabajar hasta tarde en la noche y cuidar a una niña durante el día significaba no dormir lo suficiente de manera regular. Luke miró por encima del hombro. El dueño del establo estaba al acecho en la entrada, atravesando a Fleur y a su hijo con miradas hostiles.−¿Qué tal si te acompaño de regreso... a casa?−Si puede llamar a

donde vive su casa...

Fleur bajó la mirada hacia el brazo que le ofrecieron cortésmente, luego a la calle abarrotada y al paseo marítimo donde unas elegantes damas ya habían empezado a mirarlas.−Sería mejor que no te vean conmigo. La gente hablará. Luke se rió, pero no fue un sonido feliz.−No me importa lo que digan; te acompañé a tu habitación hace dos días, por lo que sería bastante hipócrita si me negara a acompañarte ahora, ¿no es así? Ambos permanecieron en silencio por unos segundos, luego Fleur sacudió lentamente la cabeza.−Eres un hombre extraño. Normalmente experto en ocultar sus emociones, Luke tuvo que esforzarse para mantener una expresión neutral. Una miríada de emociones la atravesaron: se divirtió porque era un "hombre" aún más extraño de lo que Fleur pensaba. Admiraba las palabras abiertas de Fleur, le gustaba la honestidad mucho más que el acto de prostitución virginal de hace dos noches. Y también hubo una punzada de miedo, porque por un segundo, pensó que Fleur, familiarizada con una variedad de hombres, Página 23 de 397 Traducción: AngieE32018

podría reconocer su "extrañeza" por lo que era. Pero entonces Fleur deslizó su mano en la curva de su brazo y el confiado Luke Hamilton regresó. Muy consciente de los cálidos dedos en su brazo, los dirigió hacia el burdel.

D

Independence, Missouri; 29 de abril de 1851 −¡Harás lo que yo diga, perra! Nora luchó por liberarse, pero solo logró desgarrar el corpiño en el que su cliente tenía una empuñadura de hierro. Ella abrió la boca e inspiró profundamente. Aprovechó la oportunidad para forzar su lengua más allá de sus labios, sofocando su grito de ayuda. Nora amordazada. En su desesperación, mordió su lengua. Una cruel mano agarró un puñado de su cabello y tiró de su cabeza hacia atrás, mientras que el otro puño la golpeó en la cara casi casualmente; escupió en su dirección general, rociándola con saliva y sangre.−¡Tu pequeña pelirroja tiene bastante mal genio! Sus forcejeos solo parecieron excitarlo más, por lo que Nora dejó que su cuerpo se relaje y decidió dejarlo hacer lo que quisiera mientras ella ocupaba su mente con otras cosas, principalmente preocupándose por cuánto le costaría reemplazar su vestido arruinado y cuánto colorearse tomaría cubrir los moretones en su cara.

D

Independence, Missouri; 30 de abril de 1851 −¿Fleur?−La voz de Sally entró por la puerta cerrada. Nora obligó a su cuerpo dolorido a levantarse de su lugar en el borde de la cama y abrió la puerta unos centímetros.−Silencio, Sally−susurró,−Acabo de conseguir que Amy se calme para tomar una siesta. Sally bajó la voz, pero la sonrisa burlona nunca abandonó sus labios.−¡Mamá, niña, parece que no te di crédito suficiente por tus Página 24 de 397 Traducción: AngieE32018

servicios! ¡Debes haber sido espectacular! ¡Ese cliente tuyo ha regresado y absolutamente inflexible en verte ahora! El miedo se disparó a través de Nora y tuvo que tragar contra el nudo en su garganta antes de que pudiera preguntar:−¿El de anoche? −Oh, no, niña, no te preocupes, no es él−Sally se apresuró a calmarla. Nora negó con la cabeza, irritada por tener su tiempo privado con su hija interrumpido. Le había prometido a Amy que estaría allí cuando despertara y que tenía la intención de cumplir esa promesa.−Quien quiera que sea, despídelo, Sally. ¡Sabes que nunca veo clientes a la mitad del día! El crujido de las escaleras hizo que Nora levantara la vista. El joven que había rescatado a Amy de la ira del dueño del establo ayer estaba en el escalón superior, dudando con una mano en la barandilla. Su ceño fruncido estiró la piel sobre la mejilla magullada de Nora. Sus últimos dos encuentros con el hombre extraño la habían dejado confundida, y ahora no podía imaginar lo que él podría querer de ella. −No te preocupes−dijo como si leyera sus pensamientos,−No estoy aquí para...No estoy aquí como cliente. Solo quiero hablar contigo por un momento. Los últimos dos años y la golpiza que había sufrido a manos de un cliente el día anterior le habían enseñado a ser cautelosa. La falta de vello facial podría haberlo hecho parecer joven e inofensivo, pero Nora tenía la sospecha de que las apariencias engañaban en su caso. Su esbelta figura era nervios y músculos, y había una mirada cansada en sus ojos. −Solo tomará un minuto−dijo el hombre cuando ella dudó. Él asintió hacia la puerta entreabierta, pero no se movió hacia ella, esperando tranquilamente su decisión.−Prometo que estarás perfectamente a salvo. Finalmente, Nora asintió. Si él hubiera querido su cuerpo, podría haberlo tomado hace tres días. Con una última mirada a Sally para asegurarse de que estaría atenta a su habitación, abrió la puerta para dejarlo entrar. Ella lo observó de cerca mientras él observaba la habitación limpia, cariñosamente decorada, con melodías personales y juguetes por todas partes. −Esta no es la misma habitación que...−el extraño comenzó a comentar y luego se aclaró la garganta. Página 25 de 397 Traducción: AngieE32018

No era así. La otra habitación era fría y profesional, atendiendo únicamente a los deseos de sus clientes. Aquí, había intentado crear un cielo seguro, un hogar para su hija.−Puedes pensar que es una pérdida de dinero, pero le pago a Tess extra por esta habitación. No dejaré que mi hija crezca en la habitación donde yo...−Nora negó con la cabeza, interrumpiéndose. Se colocó entre su visitante y la niña dormida en la cama y desafiante levantó la barbilla.−De todos modos, ¿qué es lo que quieres? Dio un paso hacia ella, manteniendo sus movimientos lentos y sin amenazas. Su intensa mirada descansaba en su rostro. Nora lo estudió a la suave luz del sol de la tarde. Por primera vez, detectó las líneas tenues en la esquina de los ojos grises y el ligero golpe en el puente de la nariz, lo que atestigua un viejo descanso. Probablemente era más viejo de lo que había pensado al principio. −Estoy aquí porque quería preguntarte...−Él miró hacia otro lado, vacilando, luego de vuelta a su rostro.−Desearía casarme contigo. Silencio. Nora parpadeó una vez, dos veces. Entonces estalló la ira.−¿Cuál de tus estúpidos amigos te hizo estallar?! −¿Qué? No, esto... −Si crees que es divertido burlarse de mí como... −No estoy tratando de burlarte de ti; Nora lo miró con incredulidad. ¿Primero se negó a acostarse con ella y ahora quería casarse con ella? Ella se rió con incredulidad.−¿Quieres casarte conmigo? −Sí−respondió él como si ya estuvieran de pie frente al altar. −¡Esto es ridículo! ¡Ni siquiera sé tu nombre!−Nunca les preguntó a los clientes su nombre y nunca les ofreció el suyo. Él sonrió con calma.−Tampoco conozco el tuyo, a menos que sea realmente 'Fleur', lo cual dudo. Este hombre sabía más sobre la vida en un burdel de lo que había esperado. Nora continuó mirándolo fijamente, pero no le ofreció su verdadero nombre. Ella no había confiado en ningún hombre lo suficiente como para hacer eso durante los últimos dos años y no veía ninguna razón para comenzar ahora. Página 26 de 397 Traducción: AngieE32018

Parecía que tampoco confiaba fácilmente, porque tomó un minuto antes de ofrecer su mano.−Luke Hamilton. Nora vaciló por un momento, luego cautelosamente extendió su propia mano. Su palma era áspera contra la más suave y un poco pegajosa, indicando que él no estaba tan calmado como parecía.−Ahora, si me lo explica por favor, ¿Qué te hizo tener esta ridícula idea de proponerme, señor Hamilton? −Estoy a punto de unirme a una caravana rumbo al oeste. La mayoría de los otros colonos están casados o viajan con su familia, así que pensé que sería mejor llevarme una esposa−explicó Lucas Hamilton con total naturalidad. No intentó impresionarla con una respuesta encantadora y eso secretamente complació a Nora. Ella no albergaba ilusiones románticas sobre el matrimonio o el amor. Hace tiempo que había dejado de esperar que el apuesto héroe se montara en su vida y la levantara.−Entiendo por qué querrías tener una esposa, pero ¿por qué yo? No soy el tipo de mujer que un hombre haría de su esposa. Eres...guapo, supongo, y tienes suficiente dinero para proporcionar una familia...no tendrías problemas para encontrar una esposa que no esté... sucia−Sabía muy bien que, por mucho que los hombres pudieran disfrutar de su compañía en el dormitorio, la mayoría prefería una novia intacta. −No sirvo para una de esas chicas de la alta sociedad, que no harán más que protestar y quejarse a cada paso de las dos mil millas a Oregón−Él la miró directamente a los ojos.−Me imagino que has tenido suficientes dificultades en tu vida para no rendirte ante la primera señal de problemas. Nora todavía no estaba satisfecha con la respuesta.−¿Por qué yo?−preguntó de nuevo. Hizo un gesto hacia la puerta, indicando el pasillo que estaba más allá.−Podrías llamar a cualquier puerta aquí en el segundo piso y sospecho que obtendrías un 'sí' inmediato de todas y cada una de las chicas. Entonces ¿Por qué tocas mi puerta? ¿Por qué cargar con una prostituta que no deseas y una niña que no es tuyo?−De repente, sus ojos se agrandaron.−No esperas que deje a Amy, ¿o sí? −Por supuesto que no, podría proteger a tu hija y darle mi nombre. Nora comprendía cada vez menos por qué la había elegido a ella; cuando se conocieron, él claramente le había indicado que no quería acostarse con ella. ¿Qué más tengo para ofrecerle a un hombre como él? ¡Ni siquiera tengo una dote! ¿Qué es lo que quiere de mí? La experiencia le Página 27 de 397 Traducción: AngieE32018

había enseñado que la mayoría de las cosas en la vida tenían un precio; seguramente hombres como él no se casaban con mujeres caídas por motivos desinteresados.−¿Por qué yo?−repitió.−No me digas que de repente te has enamorado de mí. −No.−Hamilton no pretendía tener sentimientos por ella.−Esto no tiene nada que ver con el amor. Seremos como...socios comerciales−sugirió.−Quiero comenzar una nueva vida en Oregón, y creo que usted y su hija podrían aprovechar la oportunidad de hacer lo mismo. Sus palabras parecían honestas y, por primera vez, Nora realmente se permitió pensar en ello. Cada primavera, cuando los emigrantes salían de Independence, secretamente deseaba poder viajar con ellos. Se rumoreaba que la gente era menos estricta en Oeste. En el recién desarrollado país de granjas, ranchos ganaderos y minas, la gente no hacía preguntas indiscretas sobre los pasados de otras personas. Pero la mayoría de las carretas se negaron a dejar que las mujeres solteras se unieran a ellas e incluso si lo hicieran, no tenía los medios para pagar el viaje o para sobrevivir en Oeste. Así que se quedó porque no tenía adónde ir, incluso si hacía tiempo que se había cansado de sufrir la humillación diaria a manos de extraños. Pero, ¿es mejor estar sujeto a los caprichos y deseos de un

hombre que a los de muchos? Podrías fuera de la sartén para caer en el fuego, chica.

−No te diré que será un viaje fácil, y no pretenderé saber nada sobre ser un buen...esposo...y padre, pero puedo garantizarte que nadie te lastimará de nuevo−Él dio un paso más cerca, por primera vez llegando a tocar la distancia, y suavemente rozó su mejilla magullada con un solo dedo. Nora se estremeció. No porque su toque la lastimara, no lo hacía, sino porque había visto a través de su colorete cuidadosamente arreglado y la fachada de normalidad con demasiada facilidad. Estaba tan cansada de esconder constantemente sus hematomas, el labio partido ocasional y la realidad de su trabajo a su hija. Cuanto más Amy crecía, más difícil se volvía esconder lo que realmente estaba haciendo para ganarse la vida. Si se casaba con este hombre, podría ser una mujer respetable y su hija tendría el futuro que se merecía.

Esta podría ser su oportunidad, se dijo a sí misma. En unos pocos meses, probablemente ya no podrá trabajar, ¿qué hará entonces? Tess era su amiga, sí, pero como la señora del burdel no podía permitirse el lujo de Página 28 de 397 Traducción: AngieE32018

quedarse con una mujer que no podía trabajar. Si no podía ganar más, ella y su hija saldrían a la calle para valerse por sí mismas. −¿Entonces qué dices?−Sus ojos grises eran casi indiferentes, solo esperando su respuesta como si no le importara de una forma u otra. Nora sabía que realmente no tenía otra opción.−¿Estás seguro de que no vas a arrepentirte de esto? −No, no estoy seguro en absoluto−La honestidad de su respuesta sorprendió a Nora y una vez más pensó en el hombre tan extraño que era.−Admito que es una de las cosas más locas que he hecho.

"Una" de las más locas... ¿¡qué cosas ha hecho que superan a esta la locura?! ¡Realmente me gustaría saber lo que podría haber sido! Sintió su mirada en ella, sabiendo que él todavía estaba esperando su respuesta.−Sí−simplemente dijo. Una ceja oscura se levantó.−Sí, esto es una locura o sí, ¿te casarás conmigo? −Ambos. −Muy bien.−Él asintió con la cabeza, como si acabara de cerrar un negocio.−¿Puedes estar lista en una hora? Ahora era el turno de Nora de levantar una ceja.−¿Una hora?−Repitió ¿Cómo podría su vida cambiar tan dramáticamente en una hora? Él simplemente se encogió de hombros.−No hay mucho tiempo. Mi caravana sale mañana a las 7:00 a.m. Me voy, con o sin ti. Nora asintió. Conmigo, ella silenciosamente decidió. Estaba decidida a arriesgarse y cambiar su vida. −Está bien. Entonces será mejor que comiences a empacar tus pertenencias personales−sugirió Hamilton. −No hay mucho que empacar. Miró alrededor de la habitación como si contara sus pocas pertenencias, luego se dirigió hacia la puerta.−Volveré en una hora con el juez y el anillo. Nora asintió aturdida. La idea de que ella iba a ser una mujer casada en una hora todavía era irreal. Página 29 de 397 Traducción: AngieE32018

En la puerta, se detuvo y se giró para mirarla con sus severos ojos grises.−Entonces, ¿puedo saber tu nombre o debería llamarte 'cariño'? Nora tuvo que sonreír. Al menos su futuro esposo tenía sentido del humor. Vaciló solo por un segundo, y luego decidió que tenía que confiar en él, aunque solo fuera un poco.−Nora estará bien−respondió ella.−Nora Macauley. de él.

−Nora Hamilton−corrigió sobre su hombro y cerró la puerta detrás

D −¿Luke? Luke, ¿eres tú? Luke ni siquiera había llegado a la escalera cuando la voz de Tess la detuvo. Se dio la vuelta con un suspiro, sin ganas de explicar a su vieja amiga lo que estaba haciendo en la habitación de una de sus chicas a plena luz del día.−Hola, Tess−intentó sin distracciones. Tess se cruzó de brazos sobre su pecho.−¿Sabes que normalmente no dejo que los visitantes varones suban a la mitad del día?−Solo había un atisbo de sonrisa en sus labios ante la mención de visitantes "masculinos" pero Tess no relajó su postura amenazante. Fuera del dormitorio, nunca había tratado a Luke de manera diferente a los clientes masculinos con los que se había hecho amigo, y Luke no quería que fuera de otra manera. −Yo... Luke aclaró su garganta.−Lo sé. Solo quería hablar con ella por un minuto, nada más. Tess la miró por un momento, luego finalmente se relajó y sonrió.−Así que te gustó...hablar con ella, ¿eh?−Guiñó un ojo a Luke.−Esperaba no haberme equivocado al presentarte a Fleur.

Así que Fleur... Nora no le dijo que me negué a compartir su cama;

era bueno saber que su futura esposa sabía el significado de la palabra "discreción". Por si acaso...−No es así... −Por supuesto que no−Tess todavía estaba sonriendo, claramente sin creer una palabra de lo que dijo Luke.−Visitaste su habitación a mitad del día porque no la encontraste atractiva, ujum. Con un suspiro, Luke renunció a sus intentos de explicar. Una rápida mirada a su estropeado reloj de bolsillo le dijo que tenía que apresurarse si quería ver al juez antes de irse de su oficina por el día. De repente, ella Página 30 de 397 Traducción: AngieE32018

vaciló, sin saber si el juez requeriría un testigo para la ceremonia de matrimonio. Se esperaba que participara en una o dos bodas militares y, por lo que podía recordar, siempre había habido un padrino y una dama de honor. Tomando una respiración profunda, se giró para enfrentar a Tess.−Le pedí que se casara conmigo. ¿Nos haría el honor y te pararías a nuestro lado cuando llegue el juez?−preguntó tan rápido como pudo. Tess la miró.−¿Te vas a casar? −Sí.−Luke apenas podía creerlo ella misma. −¿Una mujer?−La comprensión vino lentamente, Luke asintió. Nunca había habido otra opción para ella. Los ojos de Tess se agrandaron y su mirada se desvió hacia la habitación que Luke acababa de dejar.−¡¿Quieres casarte con Fleur?! Luke se enderezó.−Nora, no Fleur−enfatizó. Una de las razones por las que había decidido proponerle matrimonio a la pelirroja había sido darle la oportunidad de dejar atrás su viejo seudónimo y la vida que lo acompañaba. Por un momento, Tess no dijo nada, claramente sorprendida de que Nora le hubiera contado a Luke su verdadero nombre. Entonces ella suspiró.−Luke, no estoy segura de que esta sea una buena idea. Sé que en el calor de la pasión, todo parece... −No había calor de la pasión−interrumpió Luke.−Nunca compartí una cama con ella. Ni siquiera... Ella no sabe nada sobre...mí. −¡¿Estás loco?!−Tess planteó la pregunta que Luke ya se había hecho cientos de veces hoy.−Le pediste que se casara contigo a pesar de que no tenía idea de que no... −¡Tess!−Luke miró a izquierda y derecha, asegurándose de que nadie hubiera escuchado su conversación. Tess bajó la voz, pero continuó su discusión.−... ¿que no eres exactamente lo que uno esperaría de un marido?−La señora rió bruscamente.−Estoy segura de que Nora piensa que, como prostituta, no queda nada que pueda sorprenderla en su noche de bodas, pero, Señor, el cuerpo debajo de ese atuendo masculino...−Tess negó con la cabeza.−No puedes esconder eso de ella.

Página 31 de 397 Traducción: AngieE32018

−Sí, puedo−insistió Luke gravemente.−No hay ninguna razón por la que ella deba saber. No compartiré su cama en la noche de bodas, ni en ninguna otra noche. Ambos acordamos que este matrimonio será...algún tipo de acuerdo comercial. −¿Un acuerdo comercial?−Las cejas de Tess se levantaron.−¿Y de qué manera te beneficias con este arreglo? Luke se encogió de hombros.−Bueno, por un lado, ciertamente no afectará mi reputación estar casado con una mujer hermosa. Si la gente piensa que estoy casado e incluso engendré un hijo, nadie sospechará...mi verdadera naturaleza. Se miraron el uno al otro por unos momentos, luego Tess suspiró.−Sigo pensando que deberías decirle a Nora y dejar que ella decida si todavía quiere casarse contigo. Esa no era una opción en la mente de Luke. No podía creer que cualquier mujer que supiera quién era realmente quisiera compartir su vida con ella, ni siquiera una prostituta desesperada.−Entonces, ¿serás la madrina de honor en la boda?− preguntó en lugar de responder. −Realmente debería decirte que no. Intentas robar a mi mejor chica−Tess amenazó a su vieja amiga con su dedo índice.

¿Mejor chica? Luke tragó saliva e intentó no pensar en el talento de

su futura esposa.−¿Estarás allí? Tess suspiró.−Estaré allí.

D

Independence, Missouri; 30 de abril de 1851 Entonces, este es el día de mi boda...Seguro que Nora había soñado

con ser una niña. No había una iglesia decorada con flores, ni un vestido de novia blanco ni recepción. En cambio, vestía su mejor vestido azul oscuro respetable y estaba parada en medio de sus pertenencias empacadas con un juez impaciente. Solo las flores de azahar en su pelo daban alguna indicación de que ella era la novia. No tenían el tiempo ni el dinero para nada más. El juez abrió su desgastada Biblia.−Estamos aquí reunidos hoy frente a esta compañía−levantó la vista e hizo una mueca a las prostitutas que Página 32 de 397 Traducción: AngieE32018

eran los únicos invitados,−para unir a este hombre y a esta mujer en matrimonio, que es una herencia honorable y solemne y por lo tanto no debe tomado sin cuidado ni a la ligera. Si hay alguien aquí tiene una razón por la cual estos dos no deben ser unidos legalmente, deje que esa persona hable ahora o calle para siempre. Tess se aclaró la garganta, y por un momento, Nora pensó que podría objetar, pero luego la señora solo suspiró. −¿Tú, Lucas Hamilton, tomas a esta mujer para que sea tu esposa legítimamente casada, la amarás, honrarás y la atesorarás, abandonando a todas las demás, durante el tiempo que ambos vivirán?−El juez se volvió hacia Luke con aspecto serio. Luke barajó sus botas recién lustradas y miró a Nora durante un segundo interminable.−Lo hago.−Su voz era un poco áspera. −¿Y tú, Nora Macauley, tomas a este hombre como tu esposo legítimamente casado, lo amarás, lo honrarás y lo atesorarás, abandonando a todos los demás, durante el tiempo que ambos vivirán? Ahora era el turno de Nora para responder.−Lo hago.−No hay vuelta atrás ahora. Ella dejó escapar un suspiro tembloroso. −El anillo−ordenó el juez, impaciente por volver a su oficina. Nora miró la mano que la agarraba. Podía sentir los callos contra su propia piel suave. Trabajo duro. Fuerte. Firme. Mientras Luke deslizaba la simple banda de oro en su dedo, Nora realmente esperaba que sus manos le dijeran la verdad sobre el hombre. −Por los poderes que me dio el estado de Missouri, los declaro marido y mujer−El juez cerró su Biblia. El sonido hizo eco a través de la habitación, dando a sus palabras un aire de finalidad.−Puede besar a la novia. Nora levantó su rostro hacia él. Por un segundo, se encontró con su mirada sorprendida, antes de que él bajara la cabeza y rozara sus labios sobre su mejilla.

Es...extraño, Nora pensó una vez más. Donde cualquier otro hombre

habría intentado establecer su dominio y reclamar a su esposa con un beso apasionado, se conformó con un rápido beso en la mejilla. Cuando dio un paso hacia atrás, Nora trató de mirarlo a los ojos, pero rápidamente se ocupó de firmar el certificado de matrimonio. Página 33 de 397 Traducción: AngieE32018

Tess dio un paso y la envolvió en un abrazo fraternal.−Supongo que las felicitaciones están en orden, señora Hamilton. Por unos momentos, Nora no reaccionó al nombre desconocido; luego negó con la cabeza. Ahora eres la esposa de alguien. La señora Lucas

Hamilton. Una mujer honorable...

−Entonces, te vas por la mañana, ¿eh?−Tess asintió con la cabeza hacia un baúl y las maletas de Nora. Nora se encogió de hombros. Señaló a Luke que estaba pagando al juez.−¿Sabes cómo es? A donde tú vayas, yo iré; y donde vivas tú, yo viviré. vida.

−Te extrañaré...pero me alegra verte partir y comenzar una nueva

−Yo también.−A lo largo de los años, había reñido y discutido con algunas de las chicas y había competido con ellas por los clientes más generosos, pero se habían convertido en la única familia que tenía y las echaría de menos. Solo cuando la mirada de Tess se desvió hacia un lado, Nora se dio cuenta de que Luke Hamilton había permanecido silenciosamente junto a ella por un momento. Tess se inclinó y lo abrazó.−Felicitaciones.−Rozó sus labios sobre los de él en un gesto afectuoso que probablemente habría puesto celosa a Nora, pero principalmente la dejó preguntándose qué tan cerca estaban realmente el ex soldado y la señora. −¿Puedes estar lista mañana a las seis a la mañana?−Luke se volvió hacia Nora con una actitud profesional. Nora asintió.−Estaré lista. −Muy bien.−Con cuidado metió la licencia de matrimonio detrás de su cinturón.−Te veré luego. −¿No te quedarás aquí esta noche?−Había supuesto que él querría pasar su noche de bodas en la comodidad de su habitación. Luke negó resueltamente con la cabeza.−Tengo que quedarme con los bueyes y verificar las provisiones. −¿Debería...ir contigo? −No.−Otra sacudida de su cabeza.−Quédate aquí y disfruta de tu última noche durmiendo en una cama real. Vendré por ti mañana por la mañana−Se alejó sin decir una palabra a su nueva esposa. Página 34 de 397 Traducción: AngieE32018

−Oh, amor juvenil.−comentó Tess irónicamente.

D

Independence, Missouri; 1 de mayo de 1851 Nora vadeó la embarrada calle principal, medio cargando, medio arrastrando su bolsa de viaje sobrecargada, mientras trataba desesperadamente de rescatar el dobladillo de su vestido del fango rojo; había cambiado las elegantes sedas y las finas zapatillas que usaba por un vestido sencillo de calicó y botas resistentes, pero no quería que se arruinasen antes de que comenzara el viaje. A su alrededor, el caos se estaba rompiendo mientras los emigrantes se preparaban para la partida. La Plaza del Palacio de justicia con el edificio de la corte de ladrillo rojo en el centro estaba atascado con carruajes. Las calles Liberty y Lexington estaban abarrotadas de mulas bramadoras y bueyes lentos. Los hombres maldecían y gritaban mientras completaban la desconocida tarea de juntar sus bueyes, mientras que las mujeres trataban de encontrar un lugar para algunas reliquias familiares en los carromatos ya sobrecargados. Los niños entraban y salían de las carretas, tratando el peligroso viaje como un gran juego. Nora se acercó para agarrar la mano de Amy en la de ella, queriendo alejarla de la multitud de personas y animales nerviosos. El siguiente paso casi la hizo tropezar con el dobladillo de su vestido cuando lo soltó y se hundió en el suelo. ¡Necesito una tercera mano!−¡Señor...Luke!−llamó a su nuevo marido que no se había dado cuenta de que se habían quedado atrás. Él se detuvo y simplemente la miró. −¿Podrías...?−Él ya estaba cargando su baúl, por lo que no podía pedirle que tomara la bolsa pesada, así que Nora asintió con la cabeza hacia su hija.−... ¿Podrías por favor tomarla de la mano? No quiero que se pierda en este caos. Él la miró como si ella le hubiera pedido que le ofreciera la mano a una serpiente de cascabel. Lo vio tragar y luego, después de unos segundos, levantó el baúl sobre un hombro y lentamente extendió su mano hacia la niña. −Amy...−Nora gentilmente le dio un codazo a su hija, pero la niña no se movió. Aferró las faldas de su madre y se negó siquiera a mirar a Luke. Página 35 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se movió y miró nerviosamente por encima del hombro hacia la plaza del pueblo, donde comenzaba a formarse una caravana. No tenían tiempo de detenerse en el medio de la calle. Cuando Nora se inclinó para alentar a su hija, la escuchó susurrar:−¿Mamá? −¿Qué pasa cariño?−Amy estaba claramente asustada, pero Nora no estaba segura de qué. −¿Quién es, hombre?−Su hija echó un vistazo alrededor de la falda de Nora, señalando a Luke con la muñeca en su mano. Nora tragó saliva. Por un momento, no supo qué decir. Como había aceptado casarse con Luke Hamilton, sólo se había permitido pensar en las consecuencias positivas que tendría en el futuro de Amy. Nunca más Amy sería ridiculizada por otros niños por no tener un padre, nunca más el dueño de la tienda se negaría a venderle sus dulces porque su madre era una prostituta, y nunca más la gente en la calle la llamaría bastarda. Nora solo había pensado en lo que Amy tendría para otras personas, y no en cómo Amy se encargaría de eso. Amy nunca había conocido al hombre que la había engendrado, ni había tenido ningún otro modelo masculino en su vida. La vida en el burdel y en un vecindario donde todos sabían que su madre era una prostituta le había enseñado a Amy a desconfiar de los hombres. Entonces, ¿cómo podría Nora explicar qué papel desempeñaría Luke Hamilton en su vida a partir de ahora? ¡Ni siquiera sé qué papel quiere jugar! Acordó llevar a Amy

con nosotros, pero eso no significa que esté dispuesto a hacer de papi con la hija de una prostituta.

−Ese es...−Miró a Luke, esperando terminar la frase por ella. No se atrevió a darle un título o un papel que no quisiera. Luke se quedó congelado, sin arrodillarse para estar al mismo nivel que Amy, como Nora había esperado que lo hiciera. Él claramente no estaba acostumbrado a tratar con niños.−Luke −Es nuestro amigo−agregó Nora.−Nos va a llevar a dar un paseo en su carreta. ¿Quieres verla? De mala gana, la niña asintió, pero aún no dio un paso hacia Luke; agarrando el dobladillo de su falda y los dedos de Amy en una mano y la bolsa en la otra, Nora finalmente alcanzó la carreta que sería su hogar durante los próximos seis meses. Página 36 de 397 Traducción: AngieE32018

Bueno, una cosa es segura: no tendrá que llevarme al umbral de esta

casa, pensó mientras miraba la carreta cubierta. Una caja de carreta de diez por cuatro pies, cubierta por un gorro de lona blanca, contenía todas sus pertenencias. Nora se inclinó sobre la lengüeta de la carreta y levantó la solapa para mirar dentro.

La carreta estaba llena de cajas y paquetes cuidadosamente almacenados. Incluso la cubierta de lona estaba llena de bolsillos de almacenamiento, y ollas y sartenes colgaban de los arcos de madera. Las gallinas cloqueaban en la jaula que estaba atada al extremo de la carreta, en el exterior, las herramientas y los barriles de agua estaban sujetos a la carreta.

Me pregunto dónde vamos a dormir... Luke pisó la lengua del carreta y metió la mano en el carreta, moviendo un saco de harina y un barril de encurtidos para encontrar un lugar para las pertenencias de Nora.−¿Alguna vez has conducido un grupo de bueyes?−preguntó cuándo volteó. Nora miró a los seis bueyes enganchados al frente de la carreta. Las enormes bestias le devolvieron la mirada sin mucho interés. Tragó saliva.−¿Yo?−Había supuesto que Luke manejaría los bueyes. Él pareció adivinar sus pensamientos.−Necesito que manejes los bueyes algunas veces mientras gano unos dólares extra ayudando al Capitán con su ganado. −¿Pero qué hay de mi hija?−Amy tenía solo tres años, así que no podía dejarla sin supervisión. −Estará bien en la carreta o caminando. Los bueyes se mueven realmente despacio, solo tienes que vigilar a la niña para que no sea aplastada por los cascos de los bueyes−aconsejó Luke. Nora trató de no mostrar sus emociones mientras miraba los pesados pies de los bueyes. Al crecer como la única hija de una familia rica en el este, nunca había tenido que hacer trabajo físico en su vida, y ciertamente nunca había conducido un equipo de bueyes, pero no tenía miedo de intentarlo; cualquier cosa sería mejor que trabajar en un burdel. Asintió con determinación.−¿Dónde están las riendas? Luke negó con la cabeza.−Los bueyes no son conducidos por riendas; no llevan piezas en la boca−Señaló los yugos de madera alrededor del Página 37 de 397 Traducción: AngieE32018

cuello de los bueyes.−Caminas al costado, gritas órdenes y rompes tu látigo para mantenerlos en movimiento. Los dedos de Nora se cerraron atontados alrededor del látigo que Luke le tendió. En la parte delantera de la caravana, un hombre barbudo en un gran caballo negro levantó el brazo en el aire y su grito "a Oregón" se repitió en la línea de las carretas. La carreta frente a ellos comenzó a moverse hacia adelante, alineándose con el resto de la carreta. −Tu turno.−Luke asintió.−¡Hagamos que estos muchachos se muevan! Mientras miraba a los carreteros frente a ella un momento más, Nora levantó el brazo e intentó imitar el elegante movimiento del látigo. −¡Wow!−Luke rápidamente se agachó.−Tu objetivo es un poco mala, querida esposa. Nora entrecerró los ojos y nuevamente envió su látigo por el aire. Los bueyes no se movieron. −¡Oye, Hamilton!−El hombre posado en el asiento del carreta tirado por mulas detrás de ellos gritó.−¿Necesitas ayuda con los bueyes o la mujer?−Se rió. Luke le lanzó una fría mirada, pero no se molestó en responder. Nora había esperado que le quitara el látigo y le mostrara cómo se hacía, pero no lo hizo.−Inténtalo nuevamente−alentó. −¡Muévete!−Nora gritó y empujó a los bueyes con el mango del látigo. Con un "moo" indignado, los bueyes dieron un paso adelante y Nora movió el látigo en su dirección para mantenerlos en movimiento. −¿Crees que puedes manejarlo?−Preguntó Luke, mirándola a la cara. Nora rápidamente se secó un poco el sudor de la frente.−Por supuesto.−Estaba decidida a demostrar que sería una esposa trabajadora y una compañera útil para este hombre. −Está bien, entonces te dejaré con tus nuevos amigos−Desató su caballo de la parte trasera de la carreta, Página 38 de 397 Traducción: AngieE32018

Llegaron al borde de la ciudad y Nora miró por encima del hombro, y sus ojos encontraron rápidamente el edificio de dos pisos que había sido su hogar durante dos años. Miembros en llanto de la familia de alguien estaban agitando las calles, pero no había nadie allí para despedirse de Nora y su familia. Las amigas y colegas de Nora seguían durmiendo después de una larga noche de trabajo, y Luke... ¿Tiene familia o amigos? Nora no sabía. No sé nada de mi esposo, se dio cuenta. Sus pensamientos se interrumpieron cuando los bueyes, que permanecieron desatendidos por unos momentos, comenzaron a disminuir la velocidad. Nora rápidamente rompió su látigo en el aire. No estaba segura de poder volver a moverlos si se detenían. −¡Mamá!− Amy se acercó a ella.−¡No lastimes a las vacas! Nora reprimió un gemido.−No son vacas, cariño. Son vacas pequeñas, y tú las llamas 'bueyes'. Y no les estoy haciendo daño, lo prometo. Solo les digo a dónde tienen que ir. −¿A dónde vamos, mamá? −Vamos a ir a un lugar llamado Oregón−Nora se dio cuenta de que no sabía su destino exacto, e incluso si hubiera sabido el nombre de la ciudad en la que Luke planeaba instalarse, no habría sido más sabia, porque nunca había estado al oeste de Independence y no sabía nada de estos lugares lejanos. Amy la miró con sus inocentes ojos verdes.−¿Es nito? Nora se salvó de decirle a su hija una posible mentira sobre la belleza de Oregón por una horda de niños que corrían por su carreta. La mirada de Amy los siguió con anhelo.−Mamá, ¿puedo ir a jugar con ellos? Nora dudó. Amy nunca había tenido un montón de amigos con los que jugar, porque sus vecinos no habían permitido a sus hijos siquiera hablar con la bastarda ilegítima de una prostituta. Ella quería que Amy construyera amistades, pero ¿estaría segura corriendo en este caos de carromatos, mulas, bueyes y caballos? −Todo está bien.−Una mujer morena, quince años mayor que ella, se acercó y le sonrió a Nora.−Mi Hannah cuidará de ella. Ella estará bien.

Página 39 de 397 Traducción: AngieE32018

Lentamente, Nora soltó la mano de su hija.−No te acerques demasiado a los animales−advirtió y observó a Amy huir con una chica de unos ocho años. −Ella es tu única hija, ¿eh?−la mujer de cabello oscuro preguntó. Nora asintió, todavía mirando en la dirección en que los niños se habían ido. Nora giró en redondo. Ella miró a la mujer. La mujer se rió entre dientes.−He visto a tu marido−dijo con un guiño. Nora se relajó un poco. Sí, su esposo era un hombre joven y saludable, y en este viaje sin mujeres solteras, no pasaría mucho tiempo hasta que quisiera compartir su cama. −Bernice Garfield−La mujer mayor extendió su mano. Tras transferir el látigo a su mano izquierda, Nora saludó a su nueva vecina.−Nora M... Hamilton.

D Luke tuvo mucho tiempo para pensar mientras hacia algo a lo largo de la pequeña manada de vacas lecheras, caballos de repuesto y bueyes extra que caminaban pesadamente detrás de los carretas. Es hora de pensar y maldecirse...−¡¿Qué demonios estás haciendo?! Nunca había imaginado que comenzaría este viaje como un "padre" casado. Desde el día en que huyó de su casa y comenzó a disfrazarse de hombre, supo que estaba destinada a vivir una vida solitaria. A lo largo de los años, a veces había anhelado compañerismo y un lugar donde pertenecer, pero siempre supo que nunca tendría amor o una familia. Y todavía no lo has hecho, se dijo a sí misma. Ella es tu esposa solo de nombre. −¿Qué demonios te dio la idea de que pudieras salirte con la tuya con esto?−Luke murmuró, sacudiendo la cabeza para sí misma. Había actuado por instinto, completamente impulsiva, cuando conoció a la joven prostituta. Algo sobre Nora y su hija solo hicieron que quisiera cambiar sus vidas para mejor. Pero ahora, Luke comenzó a dudar de su habilidad para desempeñar el papel de esposo y padre sin que nadie descubriera quién y qué era ella realmente. Página 40 de 397 Traducción: AngieE32018

Estar cerca de Nora la hizo sentir un poco incómoda. No podía relajarse en su presencia, porque temía delatarse o al menos sonar y actuar como una tonta torpe que nunca había estado con mujeres. No tienes, ella se burló de sí misma. Luke había vivido la mayor parte de su vida en un mundo sin mujeres. Las únicas mujeres con las que había tenido alguna experiencia habían sido prostitutas, y Nora ya no era una prostituta. −¡Oye, Lucas!−Abner McLoughlin, el capitán del caravana, detuvo su caballo junto a Appaloosa de Luke y miró a Luke desde su gran castrado. La yegua de Luke no era una bestia alta, pero era robusta y bien encaravanada, y Luke sabía que ella sería parte de un programa de crianza exitoso algún día. −Luke−corrigió ella.−Nadie me llama Lucas desde que tenía ocho años y rompía los platos de porcelana de mi madre−Nadie la había llamado Lucas, y su madre nunca había tenido platos de porcelana, pero el Capitán no lo sabía. McLoughlin asintió y señaló la última carreta en la línea.−¿No es esa tu hija? Luke parpadeó. Escuchar a alguien referirse a la niña como su hija iba a tomar un tiempo para acostumbrarse. Su silla crujió cuando se movió hacia adelante y se paró en los estribos para ver mejor a la chica que el Capitán había señalado. En realidad, no le había prestado tanta atención a la niña y a su aspecto, pero supuso que la hija de Nora era la única niña pelirroja en la caravana, así que asintió. −Entonces será mejor que te vayas y la lleves lejos de allí. Se está acercando mucho a la vaca de Potter−advirtió McLoughlin. La pelirroja corría y jugaba con una chica mayor y no prestaba demasiada atención a su entorno, sin darse cuenta de que se estaba acercando cada vez más a la vaca nerviosa que estaba atada a la parte trasera de la última carreta. Luke abrió la boca para gritar una advertencia, pero luego la cerró con una maldición cuando descubrió que ni siquiera sabía el nombre de la niña. ¡Por el amor de Dios! ¡Se supone que eres su padre y actúas como si

ni siquiera conocieras a la niña!

Página 41 de 397 Traducción: AngieE32018

La chica estaba peligrosamente cerca de las patas traseras de la vaca ahora. Con un fuerte grito, Luke espoleó a su caballo hacia adelante y, inclinándose de lado en la silla de montar, agarró a la niña, fuera del peligro. Los ojos de la niña se abrieron y por un segundo, ella solo miró a Luke. Entonces, de repente al darse cuenta de que estaba en brazos de un extraño, comenzó a llorar y luchar contra el seguro agarre de Luke. Ahora era el turno de Luke de mirar con los ojos muy abiertos; incluso de niña, ella nunca había estado cerca de niños, así que no tenía la menor idea de cómo consolar a uno.−Oye, oye−La niña siguió llorando y Luke miró alrededor con nerviosismo, temeroso de que alguien pensara que estaba lastimando a la niña.−¡Si no dejas de luchar, te caerás del yegua! La niña olfateó y miró hacia abajo con ojos llorosos, notando por primera vez que estaba montada a caballo. Al instante, ella se relajó en el agarre nervioso de Luke.−¡Amy monta caballito!

¡Amy! Sí, ese es su nombre. Luke vio que la niña extendía una pequeña mano y daba unas palmaditas a la yegua. ¡Grandioso! Ella no puede soportarme, pero ama a mi yegua. Amy se inclinó para presionar su mejilla húmeda contra el cuello de la yegua. Un beso descuidado aterrizó en la crin del Appaloosa, y la chica soltó una risita cuando los mechones marrones y blancos le hicieron cosquillas en la barbilla.−¿Cuál es su nombre?−preguntó ella, mirando a Luke con ojos grandes. −Es ella y no tiene nombre−Luke había estado llamando a su yegua "niña", pero no se permitió el sentimentalismo de nombrar al animal, porque no había querido hacer que sus camaradas pensaran que era suave de ninguna manera. −¿Sin nombre?−Amy la miró incrédula. ella.

Luke se rascó la cabeza.−Bueno... tal vez puedas encontrar uno para

La niña sonrió por primera vez, sus lágrimas ahora olvidadas.−¡Lo sé! ¡Daisy! Es nito.

¡¿Daisy?! Luke intentó con todas sus fuerzas no hacer una mueca, ¡Eso arruinaría mi reputación!−Creo que ya hay una Daisy en la manada, y no queremos que ella tenga que compartir su nombre, ¿verdad? Amy asintió, pero agachó la cabeza. Página 42 de 397 Traducción: AngieE32018

−Eres una chica inteligente, apuesto a que sabes otro nombre bonito−Luke se apresuró a decir antes de que el llanto pudiera comenzar de nuevo. La chica levantó la vista otra vez. Una sonrisa tímida formó hoyuelos en sus mejillas regordetas.

Apuesto a que no recibió muchos elogios y cumplidos de parte de los "hombres" en su vida, pensó Luke con tristeza. Amy pensó por un momento y luego murmuró,−Sarpion. −¿Qué? −Sarpion−dijo la niña de nuevo. −¿Te refieres a 'Sam'? La niña negó con la cabeza.−Sarpion−repitió. A veces, no parecía que Luke y la niña hablaran el mismo idioma.−¿Y qué es Sarpion? −Lo tuve cuando estaba muuuy enferma. Mira−Con una expresión grave, Amy bajó un poco el cuello de su vestido y señaló una pequeña cicatriz redonda justo encima de su clavícula. Luke bajó la mirada hacia las manchas blancas salpicadas sobre la grupa de la yegua y casi tuvo que reírse. La lógica de Amy era impecable.−¡Sarampión! −Sí.−Amy rozó al adulto desorientado con una mirada de−eso−es– lo−que−dije.

¿Mi yegua cotizada va a llevar el nombre de una enfermedad contagiosa? Tal vez Daisy no es tan mala después de todo...Pero Luke no tenía el corazón para rechazar otro de los nombres sugeridos de Amy.−Sarampión−repitió.−Eso es muy...único. Ningún otro caballo tiene un nombre tan inteligente. −Sarpion no necesita compartir−dijo Amy con orgullo. −No, no lo hace−estuvo de acuerdo Luke, reprimiendo un suspiro.−Ella tiene ese nombre por sí misma−Yegua afortunada. Dirigió a la yegua recién nombrada a lo largo de la línea de carretas hasta que llegó a su propia carreta. Página 43 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Mamá!−Amy gritó cuando vio a su madre, que aún caminaba junto a los bueyes.−¡Mamá, mira! ¡Me paseo a Sarpion! Nora giró en redondo. Sus ojos se agrandaron, y su mano voló a su boca cuando vio a su hija en el agarre torpe de Luke.

Ella no creería seriamente que le haría daño al niño, ¿verdad? Luke se preguntó mientras miraba a Nora corriendo hacia ellos. ¡Los niños me ponen nervioso, pero nunca les haría daño!! −¡Amy! ¿Qué pasó? ¿Está bien? Luke vio como la chica felizmente saltó a los brazos de su madre, ¿Quién hubiera pensado... una prostituta que es una madre cariñosa...−Ella está bien,−aseguró a Nora.−Mi yegua puede estar un poco traumatizada, pero de lo contrario, todo está bien. Nora besó la mejilla de su hija y miró a la yegua.−¿Qué pasa con el yegua? −Su nombre.−Luke hizo una mueca. −¡Sarpion!− Amy chilló. −Ella la llamó Sarampión−tradujo Luke, señalando a la yegua.−Por las manchas, supongo. Nora echó la cabeza hacia atrás y se rió. Luke sintió que sus labios formaban una sonrisa desconocida. Hizo girar el sarampión y regresó al fondo de la caravana.

D Los pies de Nora dolían y ardían, y luchaba con el peso de su hija dormida en sus brazos, pero estaba decidida a no quedarse atrás. Ella había caminado quince millas hoy, pero se sentía más como cincuenta. Cuando Luke se hizo cargo de la conducción de los bueyes, había subido a la carreta para viajar más fácilmente por un tiempo, pero pronto había renunciado a esa idea. Con suministros y herramientas apilados, casi no había ningún lugar para sentarse. La carreta sin resorte rebotaba y se balanceaba a lo largo del Página 44 de 397 Traducción: AngieE32018

camino lleno de baches. El interior de la carreta estaba cargado y olía a los diversos alimentos almacenados allí, lo que aumentaba la sensación de náuseas que causaban los constantes empujones. Al igual que la mayoría de las otras mujeres en la caravana, Nora había preferido caminar la mayor parte del día. Durante las primeras horas, había hablado con Bernice Garfield y Emeline Larson, la joven tímida de la carreta detrás de ellos. Después de años de estar afuera, a Nora le encantaba ser incluida y que mujeres respetables le pidieran su opinión; pero a medida que la tarde y las millas se alargaban, la charla fácil había cesado. Ahora, el crujido de las carretas, los gritos de los cocheros y el ruido de cadenas llenaban el aire. A veces, cuando una carreta golpeaba una roca o un hoyo en el camino fangoso, las ollas y sartenes que colgaban dentro de la carreta chocan entre sí y las gallinas en su gallinero levantan un alboroto. A lo lejos, Nora pudo detectar tres grandes edificios de ladrillo, y suspiro de alivio. Esa tenía que ser la Misión Metodista Shawnee de la que el Capitán les había contado cuando se detuvieron para descansar una hora al mediodía. Aquí, establecerían el campamento para su primera noche fuera de Independence. Cuando el sol cayó sobre el horizonte, el Capitán hizo una pausa y balanceó su brazo en un gran círculo. Nora vio cómo las carretas formaban un círculo, y la lengua de cada carreta se extendía por debajo de las ruedas traseras del siguiente. Las cadenas enlazaban las carretas juntas, hasta que solo quedaba una abertura. Nora se volvió hacia Luke, que había comenzado a soltar a sus bueyes.−¿Es eso realmente necesario?−Señaló las carretas en círculos.−Hubiera pensado que los indios no serían hostiles aquí en la Misión...−Había escuchado los rumores sobre los feroces ataques de los indios y lo que podrían hacer con las mujeres capturadas, pero trató de no pensar en eso. Miró las manos de Luke que seguían en la espalda de los bueyes y buscaban llagas. Las manos ásperas fueron sorprendentemente gentiles con los animales y ella esperaba que también fueran amables con ella. Luke se dio la vuelta.−Sé que mucha gente propaga rumores que te dirán lo contrario, pero creo que los indios serán el menor de nuestros problemas en este viaje. Con la mayoría de las tribus, las habilidades de negociación serán más importantes que la puntería. Página 45 de 397 Traducción: AngieE32018

−Entonces ¿Por qué cerramos filas? −No para evitar los ataques de los indios−dijo Luke, sus ojos grises tranquilizadores.−El círculo proporciona un corral para los animales, eso es todo−Sin decir una palabra, condujo los bueyes al agua. Nora se quedó atrás y miró impotente a su alrededor. Ella nunca había vivido la vida de una mujer pionera. Nunca se había esperado que cocinara, prendiera fuego ni ordeñara una vaca. Durante unos segundos, se quedó inmóvil, sin saber por dónde empezar y qué hacer. Luego observó lo que hacían sus vecinas.−Vamos, Amy, vamos a juntar un poco de leña para el fuego. Mientras Nora luchaba por encender un fuego con la madera en su mayoría húmeda, las otras mujeres a su alrededor ya se dirigían al arroyo cercano con ollas abolladas o preparando la cena de su familia. Su estómago retumbó cuando la señora Garfield sirvió un estofado delicioso para su familia. Sus manos cansadas volvieron a unir pedernal y acero, pero no produjeron más que humo. −Mamá−dijo una voz soñolienta a su lado,−Estoy hambrienta. Nora se mordió el labio.−Pronto, Amy, pronto−Una sombra cayó sobre ella, bloqueando la última luz del sol poniente, y Nora levantó la vista con irritación. Luke, habiendo regresado de atender a los animales, se quedó allí y la miró.

Oh no. El pánico comenzó a subir. Los otros hombres ya estaban

disfrutando de su cena y café junto a un fuego caliente, mientras que ella no había logrado nada. Había escuchado que el señor Larson le gritaba a su tímida esposa cuando no había trabajado tan rápido como le hubiera gustado. ¿Luke también se enojaría? Se había casado con ella para tener a alguien que cocinara, lavara y le proporcionara un hogar confortable, y ahora resultó que ni siquiera podía encender un fuego. Lo sintió arrodillarse junto a ella y sus manos temblorosas quisieron cederle el pedernal y el acero, pero él negó con la cabeza.−No. Si lo hago, no aprenderás. Golpéalo otra vez. Nora hizo y produjo una chispa, que Luke cogió con un trozo de hierba seca, pacientemente persuadiendo a una pequeña llama a la vida, cuando las llamas lamieron la madera y las ramas finalmente se Página 46 de 397 Traducción: AngieE32018

incendiaron, él se sentó sobre sus talones y la miró.−No creciste en una granja, ¿eh?−dijo con un suspiro, pero no había enojo en su voz. Nora miró hacia las llamas.−Es dolorosamente obvio, ¿no? −Vas aprender o vas a rendirte y darte vuelta−dijo Luke con total naturalidad. Se movió hacia la parte trasera de la carreta y quitó la puerta de la cola para levantar la caja de utensilios de cocina. Condujo dos palos bifurcados al suelo a ambos lados del fuego y colocó la pesada caldera de agua en el poste que los separaba. A toda prisa, Nora comenzó a moler granos de café. −Mamá−dijo Amy con el pulgar en la boca,−¿Vamos a casa ahora, por favor? De repente, las lágrimas ardieron en los ojos de Nora, y ella no supo qué decir. Ya no tenían un casa.−Cariño... −¿Por qué no la llevo para darle las buenas noches a Sarampión antes de comer,−sugirió Luke suavemente. Amy sonrió por primera vez en horas y miró esperanzada hacia adelante y hacia atrás entre Nora y Luke. Nora vaciló. Nunca había confiado en nadie más que en Tess y Sally a solas con su hija, y ciertamente nunca la había enviado con un hombre que realmente no conocía. Miró a los ojos grises del extraño que era su esposo y finalmente asintió. Luke miró su mano, vacilando por largos momentos antes de extenderla. Igualmente vacilante, Amy deslizó su pequeña mano en la más grande y se fue con él. Nora solo apartó la mirada de ellos cuando alguien aclaró su garganta detrás de ella. Bernice Garfield estaba allí, sosteniendo una olla humeante en ambas manos.−¿Te gustaría tener un poco de estofado para ti y tu familia?−ella ofreció. −Oh, no, gracias. Puedo hacer la mía−Al menos ella esperaba que pudiera. Desde que dejó a sus padres en casa, Nora siempre había sido autosuficiente y nunca le había quitado nada a nadie cuando sabía que no podía pagarlo de una manera u otra. Se enorgullecía de hacerlo sola. Página 47 de 397 Traducción: AngieE32018

−Lo consideraría un favor−dijo la señora Garfield con una sonrisa.−Hice demasiado y no podemos comerlo todo, así que si no lo tomas, se desperdiciará. Nora se mordió el labio. El orgullo no llenaría el estómago de su hija, finalmente, ella asintió.−Gracias−dijo en voz baja.

D Con envidia, Nora miró hacia el fuego de Garfield, donde la mayoría de los hombres se habían reunido con sus pipas y un buen paquete de cartas para jugar al Pinacle. Mientras los hombres se relajaban después de la cena, el trabajo de las mujeres nunca terminaba. Con un pequeño consejo de la Sra. Garfield, Nora ordeñó y alimentó a las dos vacas, limpió sus platos de hojalata, y usó las brasas del fuego para cocinar una tetera de frijoles para su comida del mediodía del día siguiente. Finalmente, tomó sus provisiones para ventilarlas y prevenir el moho e hizo una cama en la caja de la carreta para la cansada Amy. Cuando se sentó para arreglar algunos agujeros quemados en el dobladillo de su falda, violines y un banjo comenzaron a sonar alegremente y se unieron hombres con órganos bucales. Pronto, las parejas más jóvenes estaban bailando alrededor de los fuegos. Nora se bajó la costura y miró a Luke que se arrodilló junto al fuego y agitó las brasas para mantenerlo vivo. Toda la noche, se había mantenido aparte de los otros emigrantes. Era evidente que no era un hombre de muchas palabras, pero Nora vio que su pie se movía al ritmo de la música. Levantó su cuerpo de protesta y se acercó a él.−¿Quieres unirte a los otros bailarines? −No bailo−Sus ojos eran oscuros y misteriosos a la luz del fuego.−Y deberías ahorrar energía e ir a la cama. De repente, ya no estaba de humor para bailar o socializar, Nora se giró y obligó a sus miembros pesados a subir a la carreta. Miró a través de la solapa medio abierta y pasó unos minutos tratando de contar las numerosas fogatas de la otras caravanas de carretas a su alrededor, antes de darse la vuelta y mirar a su hija durmiendo pacíficamente. El crujido de la carreta la alertó de que alguien más estaba trepando adentro. Luke estaba abriendo la solapa y se deslizó dentro. Se puso de pie sin hablar, mirándola silenciosamente. Página 48 de 397 Traducción: AngieE32018

Su estómago se revolvió un poco, y dio un paso atrás automáticamente, hasta que se recordó a sí misma, él es su marido y este es su carreta. Él tiene todo el derecho de estar aquí. −Quítate el vestido−dijo, todavía sin moverse. Nora no estaba realmente sorprendida. Sabía que esto vendría, pero el tiempo y el lugar eran un poco sorprendentes, no obstante. Ayer, cuando

pudo haberme tenido en la intimidad de mi cuarto limpio, en mi suave y cómoda cama, se negó. Y ahora que estoy sudorosa y maloliente y apenas puedo mover una extremidad, él quiere acostarse conmigo...Reprimió un suspiro. Vamos, no necesitas moverte mucho por esto. Es tu marido y este es el precio que vas a tener que pagar. No será tan malo. Ella se deslizó en el papel familiar de Fleur.−¿Por qué no lo haces?−respondió seductoramente. −Nora...−Su voz tenía una advertencia silenciosa. Con un gemido, Nora levantó los brazos y trató de deslizarse de su corpiño. Cada centímetro de su cuerpo dolía y sus músculos, rígidos por caminar y balancear el látigo todo el día, protestaban cada movimiento, sabía que tendría un dolor agudo al día siguiente, pero estaba decidida a que Luke no escucharía ninguna queja de ella. Desnudo sus hermosos hombros tan seductoramente como le permitían sus músculos doloridos, pero cuando levantó la vista, Luke se había girado. −Acuéstate−ordenó. Nora suspiró. Él no quiere la seducción. Directo al grano.−Déjame preguntarle a la señora Garfield si se llevaría a Amy esta noche. −¿Qué?−Él la miró fijamente, pero aún no miró hacia abajo a su cuerpo medio desnudo.−¿Por qué? −Yo quiero que se despierte y vea... −¿Ver qué?−Sus cejas descendieron en confusión. Nora lo miró fijamente. −¡Oh! ¡Oh, no, no, no!−Luke dio un paso atrás, casi cayéndose de la carreta en el proceso.−Eso no es lo que yo... No espero eso de ti...alguna vez. ¿De acuerdo? Nora no lo entendió y no lo creyó. Ella lo miró confundida. −Solo quería... masajearte la espalda−dijo Luke en voz baja. Página 49 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora soltó una risa incrédula. ¿Él quiere frotar mi espalda? Ella entrecerró los ojos e intentó leer su expresión en la casi oscuridad del carreta. ¿Qué es esto, algún tipo de fetiche? −Sé lo que probablemente estés pensando, pero esto no se trata de... eso. Lo estoy haciendo por razones estrictamente prácticas. Si no te aflojo los músculos ahora, no podrás moverte mañana, y yo Necesitaremos que manejes los bueyes de nuevo,−Luke explicó con naturalidad. Aturdida, Nora continuó desvistiéndose. Luke se inclinó, buscando algo en una de las bolsas, y cuando se enderezó, su brazo rozó su hombro desnudo en el estrecho espacio de la carreta.−Lo siento−murmuró. Él bajó la cabeza, pero por un momento, Nora pensó que había visto un sonrojo en su rostro.−Acuéstate−dijo bruscamente. Con una última mirada hacia él, Nora colocó su dolorido cuerpo sobre su ropa de cama. −Hazte a un lado.−Luke se arrodilló junto a ella, y ella le oyó abrir una lata. Un momento después, sintió sus callosas palmas sobre su piel, esparciendo ungüento calmante sobre su espalda. Nora se estremeció, no muy segura de sí era por el bálsamo frío o la extraña y desconocida dulzura de sus manos ásperas. Gimió cuando sus dedos comenzaron a aflojar sus tensos músculos. Desde uno de las carretas cercanas llegó un gemido de respuesta mientras una de las otras parejas hacía el amor. Las manos de Luke desaparecieron de su espalda, y él se movió incómodo.

Entonces, él no es tan inalterado como quiere que yo crea...Como

prostituta, Nora había aprendido a leer las necesidades y deseos de sus clientes, y era buena en eso. No se enorgullecía de eso, pero la había ayudado a ella y a Amy a sobrevivir cuando no tenía otras habilidades. No podía hacer un fuego; no podía ordeñar una vaca; ella no era una buena cocinera, y nunca sería capaz de darle la devoción y el amor que un hombre merece de su esposa, pero una cosa que ella podría darle, una cosa en la que era buena en... Nora rodó sobre su espalda, tomó la mano de Luke y la presionó contra su pecho. Página 50 de 397 Traducción: AngieE32018

Sus dedos se crisparon contra su piel y por un momento, él la miró; luego retrocedió gruñendo.−¡Te dije que no esperaba que compartieras mi cama! Nora aún podía sentir el calor que emanaba de su cuerpo, aún podía ver la tensión en su delgado cuerpo. ¿Por qué se detiene?−Si estás preocupado por hacerme concebir mientras estamos aquí en el camino...−Había escuchado a algunas de las otras mujeres preocupándose por dar a luz en el camino, tan lejos de su familia y de su ayuda médica.−No tienes que preocuparte por eso. En mi trabajo, conocemos los medios para prevenir el embarazo además de practicar la abstinencia−Trató de tirar de él de nuevo, pero aun así se resistió. −No es eso. −¿Entonces qué es?−Nora no entendió. No entendía a este hombre en absoluto. En los últimos años, sus interacciones con los hombres no habían sido agradables, pero al menos habían sido simples, fáciles de entender. Siempre había estado claro lo que querían de ella. Con Luke, nada era claro o simple. No sabía lo que él esperaba de ella, lo que sacaba de su matrimonio. Si solo se hubiera casado con ella para tener una cocinera y una criada barata, se habría sentido más molesta por su falta de habilidades en ese departamento. Y claramente no se había casado con ella para la conversación, porque desde que se convirtieron en marido y mujer, no habían intercambiado mucho más que unas pocas palabras educadas a la hora de la comida. ¿Qué es lo que quiere de este matrimonio? No tengo nada más que ofrecerle. ¿Por qué la encontró fallando? ¿Por qué él parecía inmune a sus intentos de seducción? Una repentina idea se le ocurrió.−¿Es que...prefieres la compañía de los hombres? Los ojos de Luke se agrandaron. Sabía que otro hombre podría haberla golpeado en la cara incluso por sugerir tal cosa, pero incluso si no sabía mucho sobre su marido, sus instintos le dijeron que él no era un hombre violento. Su risa la hizo mirar sorprendida.−No−dijo con una misteriosa sonrisa.−Disfruto la compañía de las mujeres. −Simplemente no la mía−concluyó Nora con amargura. Luke se puso de pie y se dirigió al frente del carreta.−Ve a dormir ahora. Buenas noches−Sin una respuesta a su comentario, se escabulló y desapareció en la oscuridad. Página 51 de 397 Traducción: AngieE32018

D Luke se quitó las botas y se acostó en su saco de dormir que ella había desenrollado debajo de la carreta. Permaneció despierta por un largo tiempo, escuchando los sonidos a su alrededor. En la carreta junto a la suya, alguien estaba roncando ruidosamente, los grillos chirriaban junto a la corriente gorgoteante, y en la distancia, un coyote solitario llamó a su compañero. Los sonidos eran familiares; no eran la razón por la que no podía dormir y tampoco la gruesa cobija que hacía poco por amortiguar su cuerpo contra el duro suelo. Luke yacía con los brazos cruzados, metidos debajo de la cabeza y mirando las tablas del carreta encima de ella. El alquitrán que hacía que la carreta fuera hermético le impedía ver a Nora, pero podía oírla dar vueltas y más vueltas y, a veces, gemir cuando trataba de estirar sus doloridos músculos.

¿Realmente la estoy ayudando? ¿O solo conseguí hacerle la vida más difícil en vez de mejor? Se sintió culpable, aunque hubiera tratado de actuar

como un "caballero". Luke se había jurado hace mucho tiempo nunca para tomaría ventaja de una mujer que fue forzada por las circunstancias para vender su cuerpo y no planeaba darle la espalda a esa promesa ahora, sabía que Nora realmente no la quería y ella la querría aún menos si supiera quién era Luke Hamilton en realidad. Con un suspiro, Luke rodó sobre su costado y cerró los ojos.

D

Misión Metodista Shawnee; 2 de mayo, 1851 Nora despertó repentinamente. Miró a su alrededor desconcertado, hasta que se acordó. La caravana... Estoy de camino a Oregón. Gimiendo, levantó una mano y se frotó los ojos cansados. Ella no estaba acostumbrada a levantarse temprano y se sintió como si se hubiera ido a dormir. Cada músculo de su cuerpo le gritó cuando se dio la vuelta para mirar a Amy. El lugar en la parte trasera de la carreta estaba vacío. −¿Amy?

Página 52 de 397 Traducción: AngieE32018

−Ella está con los Garfield−dijo la voz de Luke desde el exterior de la carreta.−Y será mejor que te levantes si quieres desayunar antes de volver al camino. Nora obligó a su cuerpo cansado a salir de debajo de las mantas y tiró de sus botas. El sol ya había salido, surcando el cielo de rosa, y el campamento ya estaba lleno de actividad. Los hombres traían los bueyes y las mulas y los conducían a las carretas para uncir y enganchar. Las mujeres ya habían ordeñado las vacas, recogían los huevos y preparaban el desayuno y ahora estaban ocupados guardando sus utensilios de cocina y recargando las carretas. −Nos estamos retirando a las siete−dijo Luke sin levantar la vista del equipo que estaba revisando. Nora no supo qué decirle. Después de la noche anterior, el silencio entre ellos fue incómodo. Se alegró cuando la señora Garfield se acercó con Amy.−Te dejó dormir hoy, ¿eh?−Comentó Bernice Garfield mientras ayudaba a Nora a guardar las mantas en el carreta. La sonrisa que le dedicó a la mujer más joven le dijo a Nora que había escuchado los gemidos que venían de su carreta la noche anterior—y que había confundido los gemidos de dolor con los sonidos de la pasión. No había privacidad en un la caravana. Mientras que las chicas en el burdel la habrían bromeado sin piedad, Nora sabía que, como una "dama respetable", no se esperaba que ella comentara nada que pudiera haber sucedido en su cama matrimonial. Lo cual es bueno, ya que no tengo nada

para comentar.

Luke la había dejado dormir. Por lo que se ve, incluso había preparado un desayuno rápido de frijoles y tocino y ordeñado las vacas, tareas que la mayoría de los otros hombres casados se habría negado a hacer. Pero Nora sabía que no era el gesto romántico de un marido enamorado. Él simplemente había querido evitar tener que interactuar con ella, porque se sentía tan incómodo a su alrededor como ella lo hacía al alrededor de él. Con un suspiro, Nora se sentó para tomar un desayuno apresurado.

Página 53 de 397 Traducción: AngieE32018

D Luke se apoyó contra la carreta, escondido en su sombra, y miró hacia la oscuridad. Las hogueras finalmente se habían quemado, y el campamento estaba en silencio. Todos estaban dormidos, exhaustos por las veinte millas que habían hecho ese día. Luke también estaba cansado, pero no podía irse a dormir hasta que no se hubiera ocupado de un asunto urgente. El recordatorio mensual de que ella no era el hombre que pretendía ser había vuelto una vez más. La letrina, un agujero apresuradamente excavado, no estaba lejos de las carretas en círculos, pero Luke no podía usarlo para aliviarse y quitarse la ropa interior sucia, porque cualquiera que respondiera la llamada de la naturaleza en este momento de la noche podría tropezar con ella y descubrir su secreto. El paisaje alrededor del campamento no tenía árboles para cubrir, incluso el "Olmo solitario" del que se hablaba en el campamento había sido víctima del hacha de los emigrantes que buscaban leña hace años. Entonces, Luke había esperado hasta después del anochecer. El guardia que se había colocado fuera del círculo de la carreta miró a su derecha cuando el aullido de un lobo solitario vino de esa dirección, y Luke se escabulló silenciosamente del campamento. La hierba, creciendo alta como la cintura de un hombre aquí en el campamento Lone Elm, proporcionaba suficiente cobertura y, pronto, Luke estaba en su camino de regreso al campamento. Se arrastró hacia adelante sobre sus rodillas y codos, luego se detuvo cuando notó que el guardia no estaba donde había estado antes. ¿Se había quedado dormido? Separó la hierba frente a ella, tratando de echar un vistazo a su posición. Un disparo hizo añicos el silencio. El fuego ardió en su piel, y Luke se hundió en la hierba con un gemido.

D −¿La señora Hamilton? ¿La señora Hamilton? ¡Despiértate, señora Hamilton!

Página 54 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora se tiró en una posición sentada cuando alguien le tocó el hombro.−¿Q−qué?−Contempló con ojos legañosos el rostro barbudo del capitán McLoughlin y se apartó de su contacto. −Su esposo−dijo el Capitán, mirándola con una expresión grave. Nora entrecerró los ojos a la luz de la lámpara de aceite que el Capitán sostenía y miró alrededor de la pequeña carpa que le habían comprado a otro emigrante que había decidido regresar. Amy estaba durmiendo cerca, pero Luke una vez más había preferido acostarse en otra parte.−Él no está aquí−expresó lo obvio. McLoughlin asintió con gravedad.−Le dispararon −¡¿Qué?!−Nora, finalmente despierta, salió de debajo de su manta.−¿Qué pasó? ¿Hubo un ataque? ¿É? ... ¿Es él...? La solapa de la carpa se abrió.−Estoy bien−dijo Lucas bruscamente.−No tenía que despertarla, Capitán. Incluso a la tenue luz, Nora podía ver que su rostro estaba pálido bajo su bronceado. Su expresión era sombría, pero Nora no estaba segura de si él estaba tratando de ocultar el dolor, la ira o ambos.−¿Qué pasó?−preguntó de nuevo. −¡Un maldito novato demasiado entusiasta que quiere ser guardia me disparó porque pensó que yo era un indio atacante, eso es lo que pasó!−Luke gruñó.−¿Te imaginas todas las comunicados a casa? ¡Al el ex teniente y héroe de guerra Luke Hamilton le dispararon por seguir el llamado de la naturaleza! Nora casi tuvo que reírse de súbito alivio. Rápidamente levantó su mano para ocultarlo. La cabeza de Luke se levantó bruscamente. Su mirada oscura parecía perforarla.−¿Te parece gracioso? El capitán McLoughlin dio un paso atrás.−No creo que me necesiten aquí−Se retiró apresuradamente de la carpa. En silencio, Nora miró a Luke hasta que dejó de fruncir el ceño. −¿Estás herido? Luke estaba buscando a través de sus alforjas.−Mi orgullo, más que cualquier otra cosa,−dijo sin mirar hacia arriba. Página 55 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora tuvo que ocultar otra sonrisa.−Bueno, no puedo ayudarte con eso, pero puedo atender cualquier otra herida que puedas tener. −Eso no es necesario.−Con vendas y una pequeña botella en la mano, Luke caminó hacia la apertura de la carpa. Nora rápidamente bloqueó su camino.−Soy tu esposa. Déjame ayudarte. −No es nada−insistió Luke.−La bala solo me rozó. Había pasado mucho tiempo desde que Nora había sido una chica aprensiva, pero de repente, su estómago amenazaba con rebelarse ante la vista de la sangre de Luke. Algunas pulgadas hacia un lado y...−¡No es nada!−Chasqueó.−¡Podrías haber muerto! Luke se levantó y la miró. −Podrías haber muerto−repitió Nora, esta vez en un susurro.−¿Y qué habría sido de Amy y de mí entonces? Una mujer y una niña solas en el camino de dos mil millas. Incluso si hubiéramos llegado a Oregón, ¡nunca podríamos construir una cabaña y sobrevivir al invierno por nuestra cuenta! Luke tragó saliva. Era obvio que no había pensado en eso. Se había casado con ella, sí, pero realmente no había pensado en las responsabilidades que conllevaba ser marido y padre. −Mamá. Nora se arrodilló junto a ella.−Todo está bien, cariño. Vuelve a dormir. Pero la niña estaba completamente despierta y la miró con los ojos muy abiertos.−¿Por qué estás gritando? −No estoy gritando. Estoy hablando con Luke−dijo Nora, acariciando los mechones rojizos de su hija. −Luk−repitió Amy, mirando a su alrededor en busca de su padrastro con una sonrisa. En los últimos dos días, Nora había visto a su hija pasar del miedo y la desconfianza hacia Luke a la tímida adoración a un héroe. Amy seguía siendo cautelosa, pero algo acerca de esta nueva persona en su vida parecía fascinarla, y no era sólo por su yegua como Luke había comentado repetidamente. Página 56 de 397 Traducción: AngieE32018

−Hola, pequeña−dijo Luke en voz baja. Mantuvo su lado izquierdo con la manga ensangrentada lejos de Amy, algo por lo que Nora estaba agradecida.−Haz lo que dice tu madre y vuelve a dormir. −Vamos y le decimos a Sarpion buenas noches−exigió la chica. Luke negó con la cabeza.−Ella ya está dormida. −Oh.−El labio inferior de Amy se estremeció de desilusión. Luke se aclaró incómodo la garganta. Todavía no sabía cómo manejar las lágrimas amenazantes de la niña.−Pero ella me dijo que podrías venir a visitarla mañana si eres una buena chica y te vas a dormir en este momento. Obediente, Amy cerró los ojos y unos momentos más tarde, estaba profundamente dormida otra vez. −Ahora déjame ver esa herida−dijo Nora. −Es sólo un rasguño. Puedo curarla yo mismo. Nora levantó una ceja escéptica. ¿Por qué los hombres tienen que ser tan tercos obstinados?−¿Con una mano? Déjame hacer esto−Tomó las vendas del protestante Luke y lo presionó para que se sentara en sus mantas.−Quítate la camisa−dijo ella cuando él solo se sentó allí sin moverse. Luke comenzó a enrollar su manga izquierda. −No.−Nora negó con la cabeza.−No puedo alcanzar la herida de esa manera. Quítatela−Observó con impaciencia que Luke jugueteaba con el botón superior de su camisa, pero no la abrió. Estaba cansada y solo quería esconderse debajo de su manta.−Perdona que sea tan sincera por un segundo...No es como si nunca antes hubiera visto a un hombre en su totalidad. No me desmayaré si veo tu pecho desnudo. La esquina de la boca de Luke se crispó en una sonrisa cínica, y murmuró algo que casi sonó como "No estoy tan seguro de eso" Pero luego finalmente se bajó los tirantes, desabrochó los botones y deslizó la camisa desde su hombro izquierdo. Debajo de la camisa, llevaba una camiseta sin mangas.−Esto no tiene mangas−le dijo.−Puedes alcanzar la herida. Nora lo tomó cuidadosamente del brazo, un poco sorprendida de lo suave que era. Estaba acostumbrada a los miembros velludos y peludos de sus clientes, y los delgados músculos de Luke eran sorprendentemente Página 57 de 397 Traducción: AngieE32018

atractivos. Está sangrando, así que deja de comértelo con los ojos y comienza a ayudarlo, se recordó a sí misma. Tomó un trapo limpio y limpió suavemente la sangre alrededor de la herida. La bala sólo le rozó, pero le había dejado un corte profundo en la parte superior del brazo.−Creo que sería mejor si lo cosiera. Luke enarcó las cejas.−¿Sabes cómo hacer esto? −¿Te refieres a si soy tan mala como con la mayoría de las otras tareas por aquí?−Nora dijo con una sonrisa. Luke sonrió.−¿Lo eres? −Vas a averiguarlo. ¿Quieres un poco de whisky?−El alcohol estaba prohibido en el la caravana, pero cada familia había empacado algunos para emergencias médicas. Luke negó con la cabeza. Nora ya había notado en el burdel que no le importaba mucho el whisky y, después de haber conocido a demasiados borrachos violentos, se alegró por ello. Él mantuvo su mirada en su rostro mientras vertía tintura de hierbas de la botella pequeña sobre la herida para limpiarla. Sabía por experiencia que el líquido le picaba, pero la expresión de Luke permaneció en calma. Nora enhebró su aguja más pequeña e intentó fingir que era una camisa rasgada que estaba perforando con la aguja y no con la carne de alguien. Había hecho esto algunas veces, pero nunca fue tan fácil. Para cuando estaba atando el hilo y colocando una ligera venda sobre los puntos, se sentía indispuesta y mareada. Tragando pesadamente, lo miró a la cara.−¿Estás bien? −Sí, pero te ves un poco pálida−Él encogió su camisa de nuevo mientras la estudiaba. Nora resueltamente guardó la aguja y el hilo.−No es nada. −Eso es exactamente lo que dije, pero tampoco me creíste. Sin querer, Nora respondió su sonrisa con una propia.−No es nada−insistió, y se frotó el estómago nervioso con la palma de la mano.−Yo no fui el que recibió el disparo. Luke se abrochó el puño de la camisa.−Deberías estar agradecida por eso, porque no soy ni la mitad de bueno que con la aguja y la amenaza−Él asintió con la cabeza hacia su brazo.−Gracias. Página 58 de 397 Traducción: AngieE32018

−No volverás a dormir bajo el carreta, ¿o sí?−Nora preguntó cuándo se dirigió hacia la apertura de la carpa. −Sí, lo hare−respondió sin parar. Ahora que habían comprado una carpa perfectamente buena, Nora no veía ninguna razón por la cual debería dormir más tiempo debajo de la carreta. No tenía ningún deseo real de compartir su cama, pero sabía que la gente comenzaría a hablar si continuaba durmiendo lejos de ella, después de dos años al borde de la sociedad, no quería ser la mujer de la que todos hablaban.−La gente va a hablar, ya sabes−dijo en voz baja. Su mano ya había levantado la aleta, pero ahora se detuvo y dio media vuelta.−¿Tienes miedo de lo que la gente pueda decir sobre nosotros? −¿Miedo?−Nora escuchó el sonido de esa palabra.−No. Pero es bueno no ser menospreciada, para variar. Luke negó con la cabeza.−Nadie te despreciará solo porque prefiero dormir afuera en vez de estar en una carpa congestionada.

¿Es realmente tan ingenuo sobre la naturaleza humana? ¡Claro que van a hablar!−Soy tu esposa y por lo tanto me juzgarán por lo feliz que te hago.

Ni siquiera trató de decirle que ella lo hacía feliz. Estaba claro que nunca había confiado en nadie más para su felicidad y siempre había sido su propio amo. Con un suspiro, miró a través de la solapa medio abierta en la oscuridad exterior.−Si te hace feliz, dormiré adentro esta noche. ¿Feliz? Nora había renunciado a esperar a que otra persona la hiciera feliz. Eso es algo que tenemos en común al menos. Ya ni siquiera se esforzaba por la felicidad personal, pero estaría contenta con una vida tranquila y un buen futuro para su hija. Ella no podía decirle eso, así que ocultó su humor sombrío detrás de una sonrisa.−Bueno, si te quedas adentro, al menos disminuirá la probabilidad de que alguien te ataque de nuevo. −Ese sentido del humor te meterá en problemas algún día−se quejó Luke mientras buscaba una manta y se acostaba en el extremo de la carpa. Nora apagó la lámpara, ocultando su sonrisa en la oscuridad.

Página 59 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Blue Mound; 4 de mayo de 1851 ¿Por qué tenía que ser Oregón? Nora envió a su marido, quién cabalgaba justo delante de ella. ¿Por qué no establecerse en un lugar agradable en Missouri? ¡Un lugar agradable y seco!, Nora había estado cansada, mojada y miserable durante horas. Su hija dormía en la carreta, pero no quería aumentar el peso de la carreta ya sobrecargada con los que los bueyes tenían que tirar. Los animales parecían tan miserables como ella.

Una llovizna constante había estado cayendo desde que levantaron el campamento esa mañana. La lluvia convertía cada bache en el camino en un obstáculo fangoso que cada carreta que pasaba excavaba cada vez más profundamente en la tierra. Nora suspiró cuando los carretas frente a los suya se detuvieron otra vez, porque una de las carretas se había quedado atascada en el barro pegajoso. Maldiciendo, los hombres comenzaron a cavar y empujar la carreta libre. Nora se ajustó el Sunbonnet empapado y se miró a sí misma con otro suspiro. Nunca había sido una mujer vanidosa, pero la forma en que su apariencia física había cambiado en los últimos días era desconcertante; durante los últimos dos años, su aspecto había sido un medio para atraer a los hombres y ganar dinero, y le preocupaba que esa capacidad pudiera desvanecerse lentamente. Su una vez rubia piel de porcelana ahora estaba quemada por el sol y cubierta de pecas, sus manos antes blandas estaban llenas de ampollas y ásperas, salpicaduras de barro y orificios quemados cubrían su falda, y las elegantes trenzas rojas colgaban en hebras empapadas. ¡Justo lo que necesitaba, cuando Luke no me encontraba tan

atractivo para empezar!

Nora levantó la vista de los callos en sus manos cuando las carretas comenzaron a rodar de nuevo. Envió su látigo crujiendo por el aire y los seis bueyes se tensaron con las cabezas contra las cadenas que traqueteaban.−¡Vamos, Cenicienta! ¡Tira, Blanca nieves! Junto a ella, vio a Luke hacer una mueca ante los nombres que Amy le había dado a los bueyes, y sus labios formaron una sonrisa cansada.−¿Qué es esto?−Señaló hacia adelante, donde una colina cubierta de árboles se elevaba desde las llanuras planas que la rodeaban. Página 60 de 397 Traducción: AngieE32018

−Blue Mound−respondió Luke. Nora esperó por más explicaciones, pero ninguna estaba próxima.−¿Podemos subir para echar un vistazo a lo que viene?−Estaba ansiosa por cualquier cosa que pudiera interrumpir la monotonía de viajar a través de la pradera sin fin. Luke negó con la cabeza.−No tenemos tiempo. Si no alcanzamos el río Wakarusa pronto, no podremos cruzarlo por días. −¿Pensé que habías dicho que el Wakarusa es un río angosto con una corriente suave? −Normalmente lo es, pero después de toda esta lluvia...−Se encogió de hombros y la miró.−Será mejor que nos apuremos. ¿Quieres montar por un tiempo? Nora miró al Appaloosa. "Sarampión" estaba bien entrenado y fue suavemente bajo su jinete experimentado, pero Nora nunca había montado un caballo antes,—no había sido considerado propio de dama en su familia.−No, gracias. viaje.

−Sabes, el orgullo es un lastre que no podemos permitirnos en este

¡¿Oh, ahora él me sermonea cuando era él demasiado orgulloso para dejarme atender su herida?! Nora puso los ojos en blanco en secreto.−No es orgullo−Con una respiración profunda, se tragó su orgullo y admitió:−No sé cómo montar. Luke la miró, luego se movió hacia adelante en la silla y sacó su pie del estribo izquierdo. −¿Por qué no te paseo conmigo, entonces? Le dolían los pies y estaba demasiado agotada para discutir. Agarró la mano ofrecida y colocó su pie en el estribo. Cuando tiró, Nora dio un salto y se colocó detrás de él. −¿Todo bien?− Luke volvió la cabeza para mirarla. Nora miró hacia abajo al suelo. El caballo parecía mucho más pequeño desde allí. Exhaló.−Sí. Luke empujó a la yegua hacia adelante, y Nora rápidamente envolvió sus brazos alrededor de él, temiendo caerse si no lo hacía. Sintió que el cuerpo bajo sus manos se ponía rígido, pero no dijo nada. Rápidamente, Página 61 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora retrocedió, pensando que había presionado contra su brazo aún sanando.−¡Lo siento! Tu brazo... ¿Lo hice...? −No. No, no lo hiciste. Está sanando bien. Es solo...−Luke se aclaró la garganta.−No me gusta que me abracen. Ella se miró las manos que descansaban sobre las caderas musculosas.−Esto no es un abrazo−dijo desconcertada.−¡Solo estoy aguantando para no caerme del caballo!−Tampoco le gustaban los abrazos y la cercanía física, al menos no con los hombres. Estar físicamente cerca de los hombres siempre había ido de la mano con tener que soportar sus atenciones no deseadas, pero para su sorpresa, descubrió que no encontraba la cercanía de Luke repulsiva en absoluto. Los bueyes junto a ellos cayeron en un trote más rápido. Luke levantó la vista.−Ahí está el río. Nora contempló las empinadas y fangosas orillas del río que serpenteaba entre las rocas de piedra caliza. Como Luke había predicho, el río una vez débil se hinchó por la lluvia.−¿Ya es demasiado profundo para vadear? −Sí, −Entonces, ¿cómo vamos a cruzar?−Nora no podía ver ningún transbordador y no podían permitirse el lujo de esperar a que bajara el río, porque con cada día que perdían, se arriesgaban a ser atrapados por una tormenta de nieve en las Montañas Rocosas. Luke desmontó y ayudó a Nora a bajar.−Supongo que construiremos una balsa y flotaremos todo. Nora ayudó a descargar las carretas, mientras observaba cómo los hombres cortaban árboles y construían una balsa. Las ruedas fueron quitadas de las carretas y las camas de las carretas fueron bajadas lentamente por las orillas empinadas por cuerdas. Los mejores nadadores de la caravana nadaron con el extremo de una cuerda que estaba unida a la balsa. La primera cama de la carreta fue deslizada sobre la balsa y luego atraída por los hombres del otro lado. Hombres con postes en equilibrio sobre la balsa, lo que ayuda a empujarlo en la dirección correcta. Fue un proceso lento, y estaba casi oscuro cuando finalmente fue el turno de Nora para subir a la balsa. Dirigió a Amy hacia un lugar en el medio Página 62 de 397 Traducción: AngieE32018

de la balsa, para que no corriera peligro de acercarse y tomó el lugar más cerca de la orilla. Junto a ella, Luke y algunos otros hombres comenzaron el trabajo agotador de cruzar la balsa. Casi habían cruzado cuando un enorme baúl de madera, que se había liberado de uno de las carretas que cruzaban río arriba, se estrelló contra la balsa, amenazando con volcarlo. Nora, que había soltado la balsa para rescatar a la querida muñeca de Amy, perdió el equilibrio cuando la balsa se desvió. Con los brazos agitándose, cayó rodando por el costado. El agua fría se estrelló sobre ella, tirando de ella y ahogándola. La furiosa corriente la empujó río abajo, y el peso de su ropa empapada la empujó hacia abajo. El pánico se elevó. Sus pulmones comenzaron a arder. Nora pateó y se revolvió, hasta que finalmente salió a la superficie con un grito ahogado; ¡Aire! Respiró profundamente, tragó agua y casi se hundió de nuevo. Echó un vistazo a su alrededor, buscando algo a lo que aferrarse. Vio a Luke, inclinándose hacia adelante sobre el borde de la balsa, extendiendo la pértiga todo lo que pudo en su dirección, pero al no saber cómo nadar, Nora no pudo alcanzarlo. Luke observó impotente cómo la corriente la arrastraba. Los objetos que se habían soltado de otras carretas y ahora eran llevados río abajo golpearon a Nora, y ella luchó por mantener su cabeza fuera del agua. Gritó cuando algo rompió la superficie del agua justo al lado de ella, pensando que era otro objeto que chocaría con ella. Entonces los ojos grises de Luke la miraron a través de un flequillo empapado. Ella le echó los brazos al cuello y se aferró a él con un dominio absoluto. Ambos se hundieron, y Luke luchó para sacar sus dedos de su cuello, jadeando y tosiendo, resurgieron. −¡Suéltame!−le gritó sobre el rugido del agua.−¡Suéltame o nos ahogaremos los dos! Página 63 de 397 Traducción: AngieE32018

A regañadientes, Nora aflojó su frenético agarre sobre él y sintió que él la agarraba por debajo de los brazos. Con poderosas patadas en sus piernas y un golpe lateral con un solo brazo, lentamente la remolcó hacia la orilla del río. Finalmente, después de lo que le parecieron horas a Nora, llegaron al otro lado. Tosiendo y arrojando agua, Nora se arrastró por la orilla fangosa.−Amy−jadeó. Luke se dejó caer en el barro junto a ella.−Ella está bien−dijo, resbalando su cabello hacia atrás.−Le dije a McLoughlin que se quedara con ella. Debían haber llegado a salvo ahora. Nora miró río arriba, donde apenas podía distinguir las carretas. −¿Cuánto tiempo viviste en Independence? −¿Qué? −¿Cuánto tiempo viviste en Independence?−Luke preguntó de nuevo.

¿Ahora me está preguntando por mi sórdido pasado de todos los tiempos?−Un poco más de dos años−dijo, con los dientes castañeteando por el agua fría y la conmoción.

−¿Vivió al lado del Missouri por más de dos años, y nunca aprendió a nadar?−preguntó incrédulo. Nora bajó la mirada hacia sus botas empapadas.−No pasé exactamente el tiempo allí tomando clases de natación. Durante unos segundos, Luke guardó silencio, sin saber qué decir; luego se aclaró la garganta.−¿Por qué no me dijiste que no sabes cómo nadar? −No pensé que fuera importante−murmuró Nora. −¡¿No es importante?! Nora se encogió de hombros y sintió su corpiño húmedo pegado a su piel.−No planeaba nadar al otro lado. Luke suspiró.−Ven.−Él la ayudó a levantarse.−Tenemos que regresar a los carretas. Necesitas ponerte algo de ropa seca antes de atrapar tu muerte. Página 64 de 397 Traducción: AngieE32018

El Capitán McLoughlin los encontró a mitad de camino, con algunas mantas y el llanto de Amy a remolque. −Estoy bien, cariño−Nora envolvió a su hija sollozante en sus brazos; asintió con la cabeza dando las gracias a Luke mientras él le colgaba una manta sobre los hombros. Para cuando llegaron a la carreta, todas las carretas habían cruzado con seguridad, y Nora fue en busca de su carreta para ponerse ropa seca.−¿Luke?−Con Amy todavía aferrada a ella, se volvió hacia él cuando él no hizo ningún movimiento para seguirla.−¿No vienes? También tienes que quitarte esa ropa mojada. Se quitó la camisa mojada y el chaleco de su piel con dos dedos, pero negó con la cabeza.−Tengo que regresar y ayudar con el ganado a nado. No tiene sentido cambiarme ahora, porque me mojaré de nuevo para cuando acabe. Nora se dio cuenta de cómo mantenía la mirada fija en su rostro, y acercó la manta un poco más a sus hombros, consciente de la forma en que sus ropas mojadas se aferraban a ella. −Mamá−murmuró Amy contra su hombro.−Rosie se tiró al agua−Miró a su madre con tristes ojos verdes. −Lo sé, cariño−Intentar agarrar a Rosie, la querida muñeca de Amy, había sido la razón por la cual Nora había pasado por el costado de la balsa.−Te conseguiremos otra muñeca lo más pronto posible, ¿está bien?−Sabía que allí afuera, en el camino, sería casi imposible, y no podía permitirse los costosos juguetes en uno de los fuertes en el camino; suspirando, ella subió a su carreta.

D El olor a pólvora, sudor y sangre ardió en la nariz de Luke. Apretaba el gatillo de su Walker Colt una y otra vez, pero los mexicanos seguían viniendo. Con un clic, el martillo cayó sobre una cámara vacía. Maldiciendo violentamente, Luke agarró la carabina de su Hall (rifle de carga) de la funda al costado de su silla de montar. Mientras levantaba el cañón, el humo de la artillería y los rifles se alzó por un momento y vislumbró a su amigo, peleando justo al lado de ella. −¡Ten cuidado detrás de ti!−Gritó, escucharla.−¡Agáchate, Nate! ¡Agáchate! Página 65 de 397 Traducción: AngieE32018

pero

él

no

pareció

Un disparo sonó. −¡No!−Luke se sentó, respirando pesadamente. Se secó la frente sudada y escuchó en la oscuridad. No había voces que gritaban órdenes, ni caballos que relinchaban, ni gritos de terror, solo el sonido de la lluvia constante que golpeaba el lienzo de la carpa. Luke se dejó caer sobre su manta. Dios. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que había soñado con la guerra. Tal vez sea ese galleta mojada que tuviste para la cena, trató de bromear consigo misma. La continua lluvia había hecho imposible un fuego, por lo que su cena había consistido en frijoles fríos y galletas, una galleta salada que había sido alimento del ejército desde la Guerra de México. Por supuesto, Luke sabía que la pesadilla no tenía nada que ver con la comida. Tenía que ver con alguien de quien se sentía responsable por estar en peligro le había devuelto los recuerdos de la muerte de Nate; apretó los puños mientras recordaba la impotencia que había sentido cuando vio a Nora siendo arrastrada por las aguas rápidas. Se volvió de lado, mirando hacia el otro lado de la carpa donde Nora dormía, intentando que su respiración tranquila la adormeciera. Pero Nora no estaba respirando en silencio, Luke notó. Podía escuchar sus dientes castañetear desde el otro lado de la carpa. Luke tomó la manta que le había servido de almohada y se dirigió de puntillas a través de la carpa. Cuando colocó la manta sobre Nora, notó que la mujer dormida ya estaba cubierta por tres mantas. Aun así, estaba temblando notablemente bajo su montón de mantas. −¿Nora?−Ella susurró. Los ojos de Nora se abrieron y ella miró a Luke a través de la casi oscuridad, pero Luke aún no estaba seguro de si Nora realmente estaba despierta. −Oye, ¿todo está bien?−Preguntó Lucas en voz baja. −N…No puedo c…calentarme. Luke la miró.−Tienes cuatro mantas. −T…todavía…f…frío.

Página 66 de 397 Traducción: AngieE32018

¡Espero que no sugiera que compartamos calor corporal para calentarla!−Es solo el shock−Luke trató de calmarla. Había estado en la batalla, por lo que sabía lo terrible que era acercarse tanto a la muerte.

Nora no respondió, pero sus dientes continuaron sonando uno contra el otro. Nunca he sido bueno en esa cosa de dar y consolar. Con un suspiro, Luke levantó su mano para pasarla fugazmente por la mejilla de Nora.−¡Jesús!−Se retiró sorprendida.−¡Estás ardiendo! −¿A…Amy? −Ella está bien.− No se escucharon castañeos por debajo de esa manta.−Voy a prepararte un té−anunció Luke, sin saber cómo se las arreglaría para hacer eso bajo la lluvia. No sabía qué más hacer, por lo que salió a trompicones en busca de un poco de madera semiseca para encender un fuego. −¿Luke? ¿Eres tú?−Jacob Garfield estaba parado desde el lugar donde se había establecido para el deber de guardia. −Sí, soy yo.−Luke miró hacia el cielo. Las gotas de lluvia le cayeron sobre la cara, y una súbita idea vino a ella.−Tu esposa no sería propietaria de un paraguas, ¿verdad? Garfield la miró.−¿Un paraguas? −No es para mí−dijo Luke rápidamente. No quería que pensara que tenía ningún interés personal en los accesorios de mujer.−Nora está enferma, y quiero prepararle un poco de té, pero no puedo encender fuego con esta lluvia. Una hora más tarde, Luke regresó a la carpa, sus brazos apilados con todos los medicamentos que podía imaginar. Ella se arrodilló junto a una Nora aun temblando y apretó una taza de té caliente en sus manos frías.−Aquí. Es té de corteza de sauce. Eso te ayudará con la fiebre. Miró la cataplasma de cebollas fritas que la señora Garfield le había ordenado que colocara alrededor del cuello de Nora, pero dudó en tocarla;

¡Oh, vamos, Luke Hamilton! Esto no se trata de... tener relaciones, ¡Se trata de ayudarla! A regañadientes, retiró el cabello largo y rojo del cuello de Nora y miró fijamente a la piel clara por un segundo antes de colocar rápidamente Página 67 de 397 Traducción: AngieE32018

la cataplasma en su lugar. Tomó la taza vacía de Nora y la ayudó a acostarse de nuevo. pies.

−¡F−Frío!−Nora protestó cuando Luke levantó las mantas de sus

−Solo por un segundo−Luke le aseguró. Había envuelto piedras calientes del fuego en una camisa vieja para ayudar a calentar los pies de Nora, pero cuando los dejó, notó que las medias de Nora estaban húmedas por la lluvia. Las piedras calientes no la ayudarían si dejaba que Nora durmiera con los pies húmedos.−¿Está bien si me quito las medias? Están mojadas−Luke no quería quitar ningún artículo de la ropa de Nora sin su permiso. Nora asintió débilmente. Retirándose un poco la falda, Luke bajó las medias negras de algodón; se permitió solo un segundo de admirar la curva sutil y la suave piel de las pantorrillas de Nora, llegando abajo para secar sus pies. Luke se detuvo cuando vio bien los pies de Nora. Ampollas cubrían las plantas de sus pies, y algunas ya se habían roto, ¡Oww, eso debe doler! Miró a la cara pálida de Nora. A pesar del dolor que debió sentir, a pesar de las penurias en el camino, nunca se había quejado, nunca había pedido ayuda. Ella era claramente una mujer que había estado sola por años y se había acostumbrado a cuidar de sí misma. De repente, Luke anhelaba estar allí para ella. Alcanzó la pomada en su alforja y aplicó una gruesa capa de ungüento a los pies de Nora, antes de volver a colocar las medias con las secas de la bolsa de Nora y volver a cubrirla con las mantas. Nora finalmente dejó de temblar y se quedó quieta cuando las piedras calientes calentaron sus pies. −¿Mejor? ¿Crees que puedes dormir ahora?−Luke sabía que dormir sería la mejor medicina ahora. Nora asintió y cerró los ojos.

Página 68 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Río Wakarusa; 5 de mayo de 1851 Su cabeza comenzó a latir con fuerza cuando Nora se sentó. Se quedó quieta y esperó hasta que su visión se aclarara. Mirando alrededor de la carpa, vio que Luke ya se había levantado. −Está bien−murmuró.−Levántate. Hay trabajo por hacer. Cada hueso del cuerpo le dolía, pero apretó los dientes y se obligó a ponerse de pie. Ignoró el ardor en sus pies mientras se ponía las botas. Amy salió de debajo de su manta justo cuando quería salir de la carpa.−¿Mamá? ¡Yo también voy! Nora realmente no tenía ganas de lidiar con la enérgica niña y sus interminables preguntas, pero asintió con la cabeza y se arrodilló para ayudar a Amy a vestirse. Agarró la olla abollada que usaban para llevar agua. Incluso en su estado vacío, parecía mucho más pesado de lo normal y Nora tuvo que luchar para no arrastrarlo a través del campamento. Finalmente, llegó al río y se inclinó con un gemido. Llenó la olla con agua, pero cuando intentó levantarla, estuvo a punto de caerse al río cuando el peso pesado la tiró abajo. Jadeando para respirar, medio vació la olla y trató de levantar de nuevo. Su cabeza golpeó y comenzó a sudar. De repente, otra mano agarró la olla. Era demasiado grande para ser de Amy. Nora se apartó del toque inesperado. Sus pies inestables resbalaron en la orilla fangosa. Agitó sus brazos mientras comenzaba a lanzarse hacia adelante. Fuertes brazos la agarraron por la cintura y la atrajeron hacia un cuerpo cálido.−¿Qué demonios estás haciendo?−La voz molesta de Luke retumbó a través de ella. Nora rompió su agarre y se alejó de él. Si él llegaba a tocarla, ella quería que fuera en sus términos—en un encuentro corto y serio con papeles claros, no en este abrazo medio enojado, medio preocupado.−Tomando agua para el desayuno−respondió con un toque de desafío.

Página 69 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke resopló.−Difícilmente puedes mantenerte en pie, mucho menos llevar esa olla o cocinar el desayuno. Hoy te quedarás en la carreta. A Nora no le habría gustado nada más que arrastrarse entre las sábanas y quedarse allí el resto del día, pero sabía que no podía. Tenía que recolectar huevos, ordeñar las vacas y preparar el desayuno, luego lavar y empacar los platos. Necesitaba poner algo de masa a levantarse o no tendría pan para hornear esta tarde.−Estoy bien, un poco fuera de control, eso es todo−dijo, pero su voz terminó en un graznido. −¡Mierda! ¡No estas nada bien! Ve y acuéstate en la carreta. Solo empeorará si no lo haces−advirtió Luke. Ella vaciló. Tenía razón, por supuesto, pero eso no cambiaba el hecho de que tenía muchas cosas que hacer antes de poder descansar. −Logré no morir de hambre antes de conocerte−dijo Luke como adivinando sus pensamientos.−Me haré cargo de tus tareas por hoy. −Pero...−Nora tragó contra su dolor de garganta. Miró a Amy que escuchaba con los ojos muy abiertos y asustados.−¿Qué pasa con Amy? No puedo dormir todo el día. Alguien tiene que cuidar de ella, y no puedo imponerle a la Sra. Garfield otra vez. Luke se aclaró la garganta y miró a la niña. Por un momento, pareció indefensa, luego se encogió de hombros.−Uhm...creo que puedo hacer eso también. −¿Tú crees?−Nora arqueó una ceja.−Luke... O la cuidas o no. No hay creo al respecto.−No aceptaría promesas a medias cuando se trataba del bienestar de su hija. −La cuidare,−dijo Luke con más determinación. Entonces admitió,−No tengo absolutamente ninguna experiencia con niños, pero he entrenado mulas obstinadas, caballos salvajes y cientos de reclutas, así que supongo que deberíamos estar bien. Nora abrió la boca para protestar, pero un estornudo sacudió su cuerpo, y se estremeció. Nunca antes había dejado que nadie más que sus amigas más cercanas se hiciera cargo de Amy y nunca había confiado en un hombre lo suficiente como para dejar a Amy a su cuidado. Pero ahora, no tenía más remedio que comenzar a confiar en este hombre que era su marido.−Solo por unas horas−dijo, resoplando. Le cedió la olla a Luke y volvió arrastrando los pies a la carreta. Página 70 de 397 Traducción: AngieE32018

D −¡Ya no necesito más siestas! Luke se pasó los dedos por el cabello.−Amy... −¡No!−La chica pisó fuerte su pie y sacó un labio que hacía pucheros.

¡Señor, dame la mula más obstinada, el caballo más salvaje y una docena de reclutas en su primer día! ¡Nada más que eso! Después de media hora de discusión infructuosa, Luke estaba en su ingenio. La niña había comenzado a frotarse los ojos y bostezar al romper el mediodía, pero se había negado tercamente a seguir la sugerencia de Luke de que ella se acostara en la carreta con su madre. Una hora más tarde, Luke había intentado de nuevo, esta vez ordenando a Amy tomar una siesta.

Una vez más, Amy se había negado, y Luke no sabía cómo reaccionar a esa flagrante insubordinación. Había sido soldado la mayor parte de su vida y estaba acostumbrada a la clara jerarquía militar. Dar y seguir órdenes era lo más normal en el mundo para ella. Pero Amy no era una soldado, sino una niña de tres años, y darles ordenes obviamente no funcionó. La niña no necesitaba un sargento instructor; ella necesitaba a alguien para consolarla. Eres su padre...o su segunda madre o lo que sea, no su comandante. Ese era el problema. Luke sabía cómo ser un soldado y un oficial, pero no tenía idea de lo que significaba ser padre. No es como si tuviera grandes modelos a seguir. Ella se pellizcó el puente de la nariz. Eres una mujer, ¿recuerdas? Se supone que

tienes estos instintos maternales, ¡así que úsalos!

Respiró hondo, escuchando lo que sus instintos pudieran decirle. Su primer pensamiento aterrorizado fue simplemente tomar a la niña y meterla en la carreta con su madre, pero eso probablemente no era una buena idea cuando había prometido cuidar a Amy mientras Nora estaba enferma. Es tu responsabilidad ahora, se reprendió a sí misma. Cuando dijiste "Sí, quiero", aceptaste estar allí para ella también. Luke exhaló bruscamente. Obviamente, no pensé en esto. Solo había pensado en el hecho de que otros la verían como un padre y, por lo tanto, como alguien indiscutiblemente masculino, pero nunca pensó que tendría que hacerse cargo del cuidado diario de una niña. Se rascó la cabeza cuando el sentido innato de cómo interactuar con la chica permaneció en completo silencio. Muy bien. Piensa. ¿Qué haría Página 71 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora...o la Sra. Garfield? Ambas son tan buenas con los niños. ¿Cómo lo hacían? Una imagen mental de Nora abrazando a su hija llorando se le vino a la mente, pero esta no era su forma de interactuar con la gente. Con el fin de ocultar su verdadero género, ella había hecho un hábito de mantener a las personas a distancia, no solo físicamente, sino también emocionalmente. En su esfuerzo por mezclarse y parecer totalmente masculina, había olvidado lo que significaba ser una mujer, cómo revelar sus emociones y mostrar afecto. Había tenido tanto miedo de ser considerada afeminada y débil que había enterrado su lado más suave en el interior. Después de actuar duro y "varonil" durante tanto tiempo, ahora le resultaba difícil ser afectuosa y hablar de voz suave con la niña y su madre enferma

Luke miró a la chica con los ojos llorosos, todavía haciendo pucheros, ¿Qué necesita de mí. Trató de recordar su propia infancia, pero tampoco fue de mucha ayuda. Su madre nunca había sido cariñosa. Muy bien. Intenta

ponerte en su lugar...Es una niña pequeña a la que le quitaron el único hogar que conocía y las personas que eran sus amigas. Tuvo que ver a su madre a punto de ahogarse y ahora está enferma y eso la deja contigo, un completo extraño, cuidándola...No es rebelde, sólo tiene miedo, Luke se dio cuenta de repente. −¿Amy? La chica se dio vuelta, negándose siquiera a mirar a Luke. Luke suspiró. Muy bien. Último recurso...bueno, viejo soborno.−¿Quieres ir a dar un paseo con el sarampión?−Se las arregló para decir el nombre sin mueca. Lentamente, Amy dio media vuelta y estudió con cautela al adulto. Luke le dio una sonrisa de aliento.−Vamos, ella nos está esperando−Dejó a Wayne, el chico más viejo de Garfield, a cargo del equipo de bueyes y se agachó para recoger a Amy. Los brazos pequeños se envolvieron alrededor de su cuello y de repente, estaba cara a cara con la niña de tres años.−Incluso puedes sostener las riendas esta vez−dijo Luke, incómodo con la mirada silenciosa de la niña. Una sonrisa encantada estalló en la cara de Amy. Se arrojó contra el cuerpo de Luke y le dio un húmedo beso en la mejilla. Las manos de Luke se aferraron reflexivamente al vestido de la niña, luego se obligó a relajarse y le devolvió el abrazo. Levantó una mano para Página 72 de 397 Traducción: AngieE32018

acariciar los sedosos mechones rojos y permaneció de pie inhalando su aroma por unos segundos. −Correcto.−Luke se sacudió de su casi trance. Descolgó el caballo de la parte trasera de la carreta y levantó a Amy antes de que se subiera a la silla detrás de ella. La chica saltó sobre la silla y chilló de placer mientras Luke empujaba a la yegua a un trote rápido. Pronto, ella aminoró el paso de la yegua. La marcha lenta y rítmica y los cálidos brazos de Luke a su alrededor hacían que Amy estuviera adormilada. No pasó mucho tiempo hasta que sus pequeñas manos soltaron las riendas y, con un suspiro soñoliento, se dejó caer contra Luke.−¿Rosie?−murmuró. −¿Eh?−¿Rosie? ¿Era ese una amigo suya? ¿Una de las chicas en el

establecimiento de Tess, tal vez?

−Rosie−Solo los tristes ojos verdes medio abiertos miraban a Luke.−Ella se tiró al agua. Luke recordó de repente. Rosie era el nombre de la muñeca de Amy.−Buscaremos un juguete nuevo más tarde. Ahora duerme. Amy acurrucó su cabeza contra el hombro de Luke e hizo exactamente eso.

D

Uniontown; 7 de mayo de 1851 Nora parpadeó para abrir sus pesados párpados cuando el crujido de la carreta le dijo que otra persona estaba trepando adentro. −Oye.−La cara de Luke apareció en su línea de visión mientras la miraba cautelosamente.−¿Cómo estás? −Mejor−graznó Nora. Era una mentira, y ambos lo sabían. Había pasado los últimos dos días en la cama, y se sentía débil y febril. Su violento estremecimiento le hizo doler la cabeza. Luke se sentó junto a ella.−Aquí. Debes comer un poco. Nora ni siquiera miró el plato de estaño que le tendía.−No tengo hambre. −Pero esto será bueno para ti−insistió. Página 73 de 397 Traducción: AngieE32018

Débilmente, Nora levantó la cabeza y miró.−¿Qué es eso? −Cebollas crudas con pepinos en vinagre en pan y mantequilla. La Sra. Garfield dice que te ayudará con tu resfriado. Vamos−Él invitadamente se llevó el pan a la boca. Nora lo miró fijamente. Para alguien tan... separado de sus propias emociones, no es malo para jugar a ser la niñera de su esposa enferma; todavía no estaba segura de si él realmente se preocupaba por su bienestar o si solo estaba esperando ansiosamente el momento en que pudiera hacerse cargo de cuidar a Amy otra vez. De mala gana abrió la boca y tomó un pequeño bocado. Fue doloroso tragar, y se dejó caer solo después de esa pequeña migaja.−¿Nos detuvimos a pasar la noche? −No. Llegamos al ferry de Uniontown cruzando el río Kansas y todavía estamos esperando nuestro turno para cruzar. −¿Uniontown?−Nora repitió. Luke asintió.−No es mucho más que un puesto comercial, pero es la única ciudad en muchos kilómetros. Nora levantó la mirada con esperanza.−¿Podríamos ir a la ciudad y comprar una muñeca nueva para Amy?−Esta podría ser una oportunidad para hacer que su hija sonría de nuevo. −No lo creo. La ciudad está siendo restablecida, dudo que tengan algo más que lo esencial para comprar. Los pensamientos de Nora parecían mucho más lentos de lo habitual.−¿Restablecida?−Repitió. Luke asintió con gravedad.−La ciudad fue incendiada después de que estalló el cólera el año pasado.

Cólera. Nora hizo una mueca.−¿Cuánto crees que falta para que logre

recuperarme y seguir? −No sé…

La cabeza de Nora empezó a latir mientras levantaba una ceja. Su corazón se hizo eco del ritmo frenético. Era la primera vez que Luke no conocía la respuesta a una pregunta. Parecía tener un vasto conocimiento de cualquier cosa que pudiera ocurrir a lo largo del camino. ¿Realmente no sabe... o quiere ocultarme la verdad? pensó con miedo repentino. Nora no era estúpida. Al igual que muchas de las otras mujeres de la caravana, ella Página 74 de 397 Traducción: AngieE32018

había contado las tumbas excavadas a toda prisa junto al sendero que eran un recordatorio constante de la fragilidad de la vida. En muchos años, solo un tercio de las personas que habían partido de Independence habían llegado a su destino final. Muchos sucumbieron al cólera, la gripe, las infecciones y otras enfermedades o murieron en accidentes o tiroteos.−YO terminare por mejorarme, ¿no? −Por supuesto que lo harás−dijo Luke de inmediato. Su consuelo en realidad no la hizo sentir mejor. Aunque sobreviviera a esta enfermedad, fuera lo que fuese, no había garantía de que no sucumbiría a ninguno de los otros peligros del viaje. Casi había perdido la vida cuando cayó al río Wakarusa sin saber nadar. De repente, el pánico se apoderó de Nora; un miedo abrumador de morir y dejar atrás a Amy. Ella era todo lo que Amy tenía. ¿Qué pasaría con Amy si algo me sucediera? Luke podría ser un sustituto algo aceptable por unos días, pero Nora no podía verlo criar a Amy por su cuenta. Luke se inclinó para mirarla a la cara.−¿Tienes dolor? −Yo...− Nora vaciló. Después de dos años como prostituta, había aprendido a ocultar emociones como el asco y el miedo, pero no quería mentirle al hombre que estaba haciendo todo lo posible por cuidar a su hija.−…tengo miedo. −¿Tienes miedo?−Luke repitió como si esa emoción fuera completamente extraña para él. Sus ojos se agrandaron, y él se apartó de ella. −¡No!−Nora cerró los ojos por un segundo. Para un hombre tan seguro, estaba sorprendentemente inseguro de sí mismo cuando se trataba de las interacciones humanas.−No te temo. Es solo que...de repente se me ocurrió cuán peligroso será todo este viaje. Luke la estudió con los ojos entornados.−Tienes miedo a morir. Era difícil mirar sus fijos ojos grises.−No tengo miedo por mí, solo por Amy. Ella estaría sola si algo me sucediera−susurró como si decirlo en voz alta lo hiciera realidad de alguna manera. Luke se frotó la nariz, jugando con la protuberancia que atestiguaba un viejo descanso, claramente un gesto de nerviosismo.−Ella me tendrá a mí−dijo en voz baja.

Página 75 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora no sabía qué decir, cómo reaccionar. No se atrevió a rechazar su oferta de hacerse cargo de Amy, pero tampoco se atrevió a aceptarla; no lo conocía y confiaba en él lo suficiente como para permitirle criar a su hija. Cuando ella solo lo miró sin responder, Luke miró hacia otro lado.−¿Quieres volver? Ha pasado menos de una semana. Puedo llevarte de regreso a Independence.

Llevarte de vuelta, repitió mentalmente. Claramente, tampoco tenía

la intención de quedarse en Independence. Nos dejaría atrás sin pensarlo dos veces. Esta farsa de un matrimonio obviamente no significa mucho para él. Tanto por "hasta que la muerte nos separe".−No.−Sacudió lentamente su cabeza palpitante.−No hay nada a lo que volver. −Muy bien.−Luke se levantó.−Duerme ahora. Te despertaré cuando sea nuestro turno de cruzar.

D

Rock Creek Crossing; 11 de mayo de 1851 Nora se dejó caer sobre la lengüeta de la carreta, estirando sus doloridos pies por un momento. Como cada uno de los últimos diez días, estaba exhausta. No estaba segura si las dificultades en el camino eran especialmente duras para ella, porque no estaba acostumbrada a vivir de la tierra sin tiendas para proveerla o si el estado constante de agotamiento era un síntoma de algo más. Miró a través de la hierba alta, salpicada de flores silvestres, que suavemente ondulaba con la suave brisa de mayo. Habían seguido el río Little Blue al noroeste, viajando sobre ondulantes praderas donde el agua, la madera y la hierba siempre estaban disponibles. En su mayor parte, era una forma fácil de comenzar el viaje y acostumbrarse a manejar los bueyes, pero también había habido tormentas eléctricas y aguaceros que inundaron arroyos y ríos y los hicieron difíciles de cruzar. Vadear Rock Creek el día anterior había sido difícil por otra razón; aquí, el país pasó a colinas, con un descenso abrupto en el valle y un banco rocoso igualmente empinado en el otro lado. Los bueyes habían tirado de las carretas a mitad de la orilla, pero cuando se detuvieron, la carreta comenzó a retroceder. Los hombres tenían que agarrar los radios y ayudar a empujar la carreta hacia adelante hasta que el angosto camino se ensanchara más arriba en el banco. Página 76 de 397 Traducción: AngieE32018

Por primera vez, el Capitán McLoughlin decidió dejar de viajar y permanecer en el campamento ese domingo. La semana anterior, después de largas discusiones, habían seguido adelante, temerosos de perder un día de la semana en el camino podría significar quedar atrapado en las tormentas de nieve en el extremo occidental del viaje. Mientras que la mayoría de los hombres se habían marchado a cazar, más por deporte que por comida, las mujeres habían comenzado a lavar la ropa. Las orillas de Rock Creek estaban llenas de fuegos, calderos y montones de ropa sucia. La señora Garfield se acercó y se sentó junto a Nora en la lengüeta de la carreta mientras esperaban que el agua se calentara sobre el fuego. Nora estudió a su nueva amiga y a veces su consejera. La mujer mayor parecía cansada también, pero aún había una sonrisa amistosa en su rostro. Bernice Garfield estiró los pies y se secó las manos en el delantal blanco que estaba atado alrededor de su amplia cintura. Nora se miró las manos,—tan ásperas y enrojecidas como las suyas. El agua caliente, el sol y el fuerte jabón de lejía eran duros en su piel desnuda. Hacer la colada,—golpear la ropa contra tablas de lavar o piedras, y luego arrastrar la ropa pesada y empapada hasta la línea colgada entre carretas,—era un trabajo agotador. Emeline Larson, la joven de la carreta detrás de Nora, vagabundeaba vacilante y se quedaba mirando en silencio al fuego. −¡Oye!−La señora Garfield levantó la vista sorprendida.−¿Qué pasó con tu ojo? Emeline tímidamente se toqueteó el negro e hinchado ojo.−Tropecé con el hervidor y choqué con nuestra carreta−dijo sin mirarlas. Nora ni siquiera necesitaba mirar para saber que estaba mintiendo; había sido golpeada lo suficiente por clientes malhumorados o borrachos para reconocer las señales. Es su marido, se lo dijo. No es asunto tuyo cómo

decide tratarla.

−Deberías ponerte ungüento−aconsejó la Sra. Garfield. Emeline solo asintió y continuó mirando a todo menos a las otras dos mujeres.−Tu marido−casi susurró, mirando a Nora,−Es una persona muy dulce. Página 77 de 397 Traducción: AngieE32018

−Sí−acordó resueltamente la Sra. Garfield,−Tuvo suerte de conseguir un buen marido. Nora volvió la cabeza para mirar en la misma dirección. Luke estaba sentado en una roca al borde del río, balanceando cuidadosamente a Amy en su regazo. Los dos estaban agarrados a una caña de pescar, y Nora tuvo que admirar su paciencia con las manos pequeñas que obstaculizaban más de lo que ayudaban. Bueno, sí, supongo que he tenido suerte en algunos

aspectos.

A diferencia del esposo de Emeline, Luke no bebía, no fumaba ni masticaba tabaco. Nunca lo había visto pelear a puños, perder los estribos o levantar la voz. Siempre fue amable y respetuoso con cualquier mujer con la que hablaba. Incluso la ayudó con tareas que ningún otro hombre haría, y comenzó a alabar sus habilidades culinarias, incluso si a veces había mosquitos en la masa de pan o si la carne tenía una corteza pálida. Fue una experiencia extraña para Nora. En toda su vida, ningún hombre le había mostrado aprecio por nada de lo que hacía, excepto tal vez por sus habilidades en el dormitorio. Luke todavía se mostraba reacio a mostrar demasiado cariño, pero nunca la hizo sentir insignificante o inadecuada como su padre y sus hermanos a menudo lo hacían.

Y lo más importante, Nora pensó, sonriendo cuando vio a Amy quedarse dormida en el regazo de Luke, él está tratando de estar ahí para Amy, incluso si no le resulta natural. Incluso en su sueño, Amy estaba agarrando el caballo de madera que Luke le había tallado, completo con pequeños puntos que se parecían a los de Sarampión. Nora soltó una risita cuando la cabeza de Amy cayó sin fuerzas sobre el hombro de Luke, y comenzó a babear en su chaqueta. La expresión de su rostro no tenía precio. Incluso Emeline Larson tuvo que sonreír.−Creo que es mejor que le des un buen lavado a esa chaqueta también.

D

Alcove Springs; 14 de mayo de 1851 −Deberíamos comenzar a cruzar en este momento−dijo Jacob Garfield, señalando en la dirección del gran y profundo río Big Blue. Página 78 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Cuál es la urgencia?−Bill Larson discutió.−Este es el mejor campamento que hemos tenido desde que comenzamos. Digo que nos quedemos allí hasta al menos mañana. Luke miró a su alrededor. Alcove Springs realmente era el campamento más idílico. Una exuberante hierba y flores silvestres crecían en todas partes. Un manantial de agua clara y fría caía en cascada sobre los riscos y salpicaba un charco rocoso a doce pies de profundidad. Los cantos rodados alrededor del manantial tenían los nombres y las fechas de los emigrantes de años pasados tallados en ellos. Luke podía entender que muchos de sus compañeros de viaje querían quedarse y disfrutar de este lugar. Muchas de las carretas que las rodeaban ya habían establecido el campamento y la mayoría se quedaría por varios días antes de continuar hacia el oeste. Los caminos de San José y Ft. Leavenworth se unieron al sendero principal justo al norte de Alcove Springs, por lo que era un campamento favorito. El año pasado, Luke había dirigido una expedición militar a las Montañas Rocosas, y había visto a miles de emigrantes acampados en Alcove Springs. Este año, la noticia de la epidemia de cólera de 1850 se había extendido y había desalentado a muchos posibles emigrantes. El camino estaba menos concurrido este año, y Luke estaba agradecido por ello. −El Blue se levanta rápido−objetó Garfield.−Si se rompe una tormenta, nos quedaremos atrapados en este lado por un tiempo largo hasta que el agua vuelva a caer. Larson rodó los ojos.−¡Eres una vieja corvina! Alguien dijo que hay un ferry en algún lado, así que no tendremos que vadear el río... −¡Sí, si quieres pagar por la nariz! (Para pagar una exorbitante cantidad de dinero (por algo)) ¡Cinco dólares por carreta!−Había muchos ríos, puentes de peaje y transbordadores delante de ellos, y los Garfield y muchos otros simplemente no tenían el dinero para pagar por todos y cada uno de ellos. Otros hombres comenzaron a expresar su opinión y pronto comenzó una fuerte discusión. Luke se apoyó contra una roca y no dijo nada. Las disputas eran muy comunes en el la caravana. Los hombres parecían discutir sobre cada decisión que tenían que tomar a lo largo del Página 79 de 397 Traducción: AngieE32018

camino: qué tan rápido o qué tan lento para moverse, cuándo y dónde acampar, si tomar un atajo o no, cuántos guardias colocar en la noche... No es que Luke no tuviera una opinión sobre estas cosas, sí lo hacía, pero las peleas a puñetazos y los gritos no eran lo suyo. Parte de su disfraz exitoso fue nunca llamar la atención sobre sí misma.—Evitó hacer enemigos, y en su mayor parte, hacer amigos,—para que nadie tuviera una razón para echarle un vistazo más de cerca. El cabeza dura de Bill Larson golpeó a uno de sus oponentes, y Luke se fue en busca de un lugar más tranquilo. Caminó a lo largo de la cuenca rocosa, donde varios emigrantes salpicaban y jugaban. Uno de los muchachos de Garfield llamó a Luke para que se les uniera, pero ella simplemente saludó y siguió caminando. Después de dos semanas en el camino, a ella le habría encantado bañarse, pero tendría que esperar. Tal vez podría darse un chapuzón cuando estuviera oscuro. Con ese pensamiento atractivo en su mente, Luke fue a explorar un arroyo más apartado. Abandonó el campamento ocupado y vagó hasta llegar a un lugar donde el valle estaba más cubierto de madera de cedro, roble y fresnos. A través de los árboles, escuchó el suave gorgoteo de otro manantial y separó algunas ramas para echar un vistazo a su posible "bañera". más.

En cambio, ella tuvo un ojo lleno de otra cosa... o más bien alguien

Allí, en medio de una pequeña cuenca natural, se encontraba una completamente desnuda Nora, frotando el cuero cabelludo de su risueña hija. Luke había sostenido la imagen de un caballero durante muchos años, pero ahora no podía evitar mirar fijamente. Sólo una o dos veces en su vida había visto a una mujer desnuda, y nunca una tan hermosa. Nora no tenía el aspecto gastado y excesivamente maquillado de una típica chica de salón. Su mirada recorrió las bien formadas piernas de Nora, opacas bajo el agua del estanque, y se detuvo sobre un estómago suavemente redondeado para admirar la piel cremosa que había allí antes de vagar hacia los ardientes rizos rojos que caían sueltos sobre los pechos llenos. Sus dedos soltaron las ramas que todavía tenía abiertas, y una le dio un golpe en la barbilla, finalmente haciendo que apartara su mirada de la mujer desprevenida. ¡Deja de mirar! Se dijo con severidad. ¡No eres un niño Página 80 de 397 Traducción: AngieE32018

de quince años! La idea de que la mujer del estanque fuera su esposa hizo que su cabeza girara y su corazón latiera con fuerza.

Cuando Nora y su hija vadearon hasta el borde del estanque donde yacían sus ropas, Luke retrocedió apresuradamente y se adelantó a regresar al campamento.

D

The Narrows; 21 de mayo de 1851 Los ojos de Nora se estrecharon cuando el sendero frente a ellos hizo lo mismo. El pequeño río Blue, que habían seguido durante días fluyó a un lado del camino y en el otro lado los acantilados escarpados se elevaban por encima de ellos. Siempre que fue posible, las carretas se habían separado para evitar el polvo que las carretas frente a ellos fuera levantado, pero en este cuello de botella el camino se volvió tan estrecho en algunos lugares que los carretas tuvieron que avanzar en fila india y el ritmo se ralentizó. Nora vio como Luke dirigía a su yegua hacia ella. A diferencia de ella, parecía un jinete nato. Las riendas descansaban flojamente en su mano, y parecía dirigirlo principalmente con pequeños movimientos de su cuerpo esbelto. Nora rápidamente miró hacia otro momento cuando se desmontó y la miró. −¿Quieres asumir el control?−Preguntó mientras él se ponía al lado de ella. Se movió para darle el látigo y subir al asiento de la carreta junto a Amy. Detrás de ellos, Bill Larson le había arrebatado el látigo a su esposa hacía mucho tiempo, seguro de que no podía guiar a su equipo a salvo a través del cuello de botella. Pero Luke no hizo ningún movimiento para quitarle el látigo.−Nah−dijo.−Te has vuelto realmente buena con ellos. Creo que te quieren más que a mí. La cabeza de Nora se sacudió y lo miró con suspicacia. ¿Se estaba burlando de ella? Pero él solo la miró con calma. Nora se dio cuenta de que no había una agenda oculta. Él realmente creía en sus habilidades; aturdida, Nora volvió a golpear el látigo. Notó que Luke ya no tenía que agacharse o arriesgarse a que le quitaran la oreja. Tal vez realmente se había hecho buena en esto. Página 81 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Amy!−Nora giró cuando su hija comenzó a inquietarse en el asiento de la carreta.−Quédate quieta o te vas a... Amy empezó a caer hacia adelante. Nora tiró el látigo y trató de llegar a su hija a tiempo. Antes de que pudiera alcanzarla, las manos decididas de Luke la agarraron.−¡Mira! ¡Casi te caes! ¡Tu madre te dijo que te quedaras quieta! Nora dejó escapar un tembloroso aliento. La semana pasada, uno de los niños Mason había caído de la carreta y había sido atropellado por las ruedas pesadas. El niñito había muerto en menos de una hora, y Nora se estremeció al pensar que podría haberle sucedido a su hija también. Amy empezó a llorar, y Nora se la quitó a Luke, quien aún estaba reprendiendo a la chica.−Detente. La estás asustando. Asustados ojos grises la miraron. Nora se dio cuenta de que probablemente también había pensado en el chico Mason, y se sintió bastante conmocionada por el casi accidente de Amy. Simplemente no sabía cómo lidiar con sus emociones y cómo asegurarse de que no volvería a suceder.−Amy−dijo seriamente, pero no levantó la voz,−Mírame−Esperó a que los ojos verdes y llorosos se miraran a los suyos.−Caer de la carreta es algo muy, muy, muy malo. Podrías lastimarte. Debes sentarte muy quieta en el asiento de la carreta, y si quieres bajar, dímelo y no trates de subirte tú solo. ¿De acuerdo? Amy sostuvo su mirada por un segundo, luego asintió y miró hacia otro lado. −Bien. Ahora, ¿por qué no vas y juegas con Hannah?−Señaló a la niña Garfield de ocho años y observó a Amy salir corriendo. Volviendo a Luke, ella repitió sus palabras de antes,−Te has vuelto realmente bueno con ella. Luke la miró con los ojos entrecerrados. Él rió; un sonido sin humor y lleno de sarcasmo.−Simplemente la he asustado hasta la muerte. −No fue tan malo. Y probablemente le salvaste la vida...otra vez−Ella quería inclinarse hacia adelante y besarle la mejilla, agradeciéndole por salvar la cosa más preciosa de su vida, pero algo en su postura rígida le dijo que no estaba listo para aceptar su agradecimiento. −Bueno, eso parece justo, viendo cómo yo soy el responsable de que ella comience en este peligroso viaje−murmuró Luke y se alejó. Página 82 de 397 Traducción: AngieE32018

Antes de que Nora pudiera pensar en una respuesta, comenzó a correr. Nora lo miró con perplejidad, pero luego sus ojos se agrandaron cuando vio a Amy inclinándose para recoger algo que probablemente pensó que era un palo.−¡Amy, no!−gritó y corrió tras Luke. Los Estrechos eran un refugio para las serpientes de cascabel. Una de las serpientes de cascabel venenosas se había desenrollado de su escondite y repiqueteaba amenazadoramente, advirtiendo a la niña curiosa que retrocediera. Luke llegó a Amy justo cuando la serpiente estaba a punto de golpear; no había piedra o palo para encontrar en las cercanías, y sus armas estaban de regreso en la carreta. Sin disminuir la velocidad, Luke se lanzó contra la serpiente de cascabel e intentó aplastarla debajo de su bota. La serpiente se deslizó y hundió sus colmillos en la pierna de Luke antes de que su otra bota cayera sobre su cabeza. Con una maldición, Luke escaneó el suelo arenoso en busca de otras serpientes. Cuando no encontró ninguna, se sentó y se quitó la bota. Nora envolvió a Amy llorando en sus mordió?−preguntó por los mechones rojos de su hija.

brazos.−¿Te

−Sí.−Luke se subió la pernera del pantalón, revelando dos pequeñas marcas de punción justo encima de donde había estado el borde de su bota; se quitó el pañuelo de la cabeza y lo ató alrededor de la pantorrilla superior, tirando de él con un gemido. Sin dudarlo, movió su cuchillo sobre las marcas de mordiscos en un patrón x. Nora gimió y sintió que la bilis se elevaba en su garganta mientras apretaba con ambas manos y la sangre salía a chorros. Tragó pesadamente.−¿Es…malo? −No si saco todo el veneno de inmediato−murmuró Luke sin levantar la vista. Se inclinaba como si tratara de ver mejor la herida. −¿Qué estás haciendo? −Tengo que chupar el veneno−Luke gruñó mientras trataba de alcanzar la parte posterior de su pantorrilla. Nora miró fijamente.−No veo cómo vas a hacer eso, a menos que seas un contorsionista. −¿Un qué? Página 83 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora no respondió.−No puedes alcanzar la herida. Déjame hacer eso. −¡No!−Envolvió sus manos protectoramente alrededor de la pierna, manteniéndola fuera del alcance de Nora. −¡No tenemos tiempo para discusiones infantiles!−Nora se arrodilló y retiró sus manos. Gentilmente puso su mano contra su pantorrilla. Ya estaba caliente al tacto y empezando a hincharse. Nora inclinó la cabeza hacia abajo, distraídamente notando los finos pelos negros que salpicaban la suave piel de su pierna. Sintió que Luke se estremecía cuando sus labios se encontraron con su piel. Su aliento llegó rápido y duro, y el sudor brilló en su frente. ¡Este veneno funciona rápido! Ya está en su sistema. Nora había visto a otros hombres morir a causa de las mordeduras de serpientes, y sabía que el tiempo era esencial, así que respiró hondo y comenzó a chupar. El sabor de la sangre y la amargura del veneno hicieron que su cabeza girara. Su estómago comenzó a rebelarse, y rápidamente retiró su boca, escupiendo sangre y veneno. Luke gimió. −Oooh, te gusta eso, ¿eh?−Le guiñó un ojo, tratando de aligerar el estado de ánimo, incluso si tenía náuseas y miedo a la muerte. Sin embargo, ella estaba medio en broma. Ese gemido había sido muy sensual. −¡Eso no fue un gemido de placer! ¡Estoy sufriendo aquí!−Luke gruñó. Nora bajó los labios a la herida de nuevo. Amy trató de arrastrarse a su alrededor para ver qué estaba haciendo, pero Bernice Garfield se acercó y la apartó.−¡Mamá besa a pupa! ¡Hazlo bien!−la chica explicó. Nora casi escupió sangre por toda su ropa. Sus nervios destrozados casi la hicieron estallar en una risa salvaje. Jacob Garfield le entregó un frasco pequeño de whisky y un vendaje, claramente esperando que Nora se hiciera cargo de la lesión de su marido. Le temblaban las manos un poco cuando abrió el frasco y vertió un poco de whisky en la incisión. Luke gimió, pero se mantuvo quieto. Página 84 de 397 Traducción: AngieE32018

−Lo siento−susurró Nora. Luke levantó la vista. Sus ojos normalmente plateados eran ahora de un color más oscuro, como el cielo segundos antes de que se desatara una tormenta eléctrica.−Está bien, solo arde un poco. −Eso no es de lo que estoy hablando−dijo Nora, asintiendo con la cabeza hacia el frasco en la mano.−Te lastimaron mientras rescataste a Amy,—por segunda vez hoy. Luke se aclaró la garganta torpemente.−Bueno, mejor yo que ella. No creo que le hubiera gustado que le cortara la pierna con un cuchillo. Nora se estremeció y envolvió sus brazos alrededor de sí misma. Su estómago agitándose de nuevo, y su lengua estaba empezando a adormecerse por el veneno. Su cuerpo estaba entrando en shock, y sólo su responsabilidad por su hija le impediría descomponerse completamente. −Vamos, vamos a meterla en el carreta−la Sra. Garfield se hizo cargo.−¡Y tú, pequeña, mejor que hagas compañía a tu padre antes de que algo suceda otra vez! Nora los siguió aturdidamente, sin molestarse siquiera en corregir la suposición de la señora Garfield de que Luke era el padre de Amy.

D

Entre Little Blue y Platte River; 22 de mayo de 1851 Luke se reclinó contra su silla y miró hacia la oscuridad con su carabina sobre sus rodillas. Ella balanceó el cañón cuando escuchó pisadas suaves. Luego bajó el arma cuando Nora entró en el círculo de la luz del fuego.−¿Qué estás haciendo?−preguntó bruscamente, principalmente para ocultar que el enfoque silencioso de Nora la había asustado por solo un segundo. −Te traje algo de comer−Nora tendió un plato de hojalata como una ofrenda de paz.−Casi no tocaste tu cena. Luke había estado demasiado cansado para comer. Poco después de salir de los estrechos con sus habitantes serpientes detrás, se despidieron del Little Blue, el río que habían seguido durante días, y caminaron sobre colinas bajas de arena— una extenuante caminata de veinte millas sin arroyos, agua o árboles de sombra para descansar. Después de una noche de insomnio, sudando con los remanentes de fiebre, Luke no había tenido Página 85 de 397 Traducción: AngieE32018

apetito. Y ella, como cualquier otro emigrante, hacía tiempo que se había cansado de los frijoles y la sal de cerdo, día tras día. Pero cuando Nora dejó el plato junto a Luke, no fue comida sobrante.−¿Qué es esto?−murmuró alrededor del primer bocado. −Manzanas fritas secas con canela−dijo Nora con una sonrisa orgullosa. Aunque ella nunca lo admitiría, Luke tenía un diente dulce, e hizo un trabajo corto del postre. Finalmente, le ofreció a Nora el plato vacío.−Gracias. Después de esa dieta constante de frijoles y cerdo, fue un verdadero placer. Nora tomó el plato, pero no se levantó y se alejó como Luke había pensado que haría. En lugar de eso, se sentó junto a Luke.

¿Qué significa esto? ¿Qué quiere ella? Nerviosamente estudió a Nora

desde debajo del ala de su sombrero.

Un chorro de chispas surgió del fuego, y ambos los vieron flotar de regreso a la tierra. −¿Cómo está la pierna?− Nora finalmente rompió el silencio. −Bien−respondió Luke. Nora la miró, esperando claramente más de una respuesta. −La hinchazón finalmente ha disminuido. −¿Ya te sientes en condiciones de hacer guardia?−Nora la miró más de cerca de lo que a Luke le hubiera gustado. Luke no estaba acostumbrado a que alguien se preocupara por ella; no estaba segura de sí debería estar molesta o agradecida.−Te lo dije, estoy bien. No puedo aconsejar al capitán que doble la guardia y luego me niegue a tomar un turno. −Bill Larson lo hizo−dijo Nora. Luke se retuvo de escupir en el fuego. Venía a detestar a Larson. Él siempre estaba comenzando peleas, evitando las tareas masculinas más odiadas, como perseguir ganado perdido y hacer guardia por la noche, y si Luke no se equivocaba, estaba golpeando a su esposa.−No quisiera hacer las mismas cosas que Larson. Página 86 de 397 Traducción: AngieE32018

La mirada de Nora se encontró con la suya, y de repente estaba segura de que Nora sabía sobre los golpes diarios que Emeline Larson tenía que soportar, incluso si nunca había dicho algo al respecto. Probablemente piense que es su derecho como marido tratarla como mejor le parezca. Un fuerte aullido interrumpió el incómodo silencio. Nora miró hacia la oscuridad, tratando de precisar la fuente del aullido.−¿Lobos? Mientras viajaban por el rio Little Blue, los emigrantes se habían acostumbrado a la compañía de lobos por la noche. Pero esta vez, Luke no estaba tan seguro.−Eso o Pawnees. −¿Pawnees?−Los ojos verdes se ensancharon.−¿Quieres decir...los indios hicieron ese ruido? Luke se encogió de hombros.−Es posible. Este es el país Pawnee y en esta área, entre Little Blue y Platte, les gusta hacer la mayor parte de su robo. −¿Son ladrones?−Los indios con los que se habían encontrado hasta el momento habían sido principalmente las llamadas tribus "civilizadas", los Shawnee y los Potawatomi, que hablaban inglés, habían aprendido las costumbres del hombre blanco y se habían convertido en granjeros. −Es un deporte para sus jóvenes valientes. No atacan directamente. Son inteligentes y silenciosos, así que no te das cuenta de que tus caballos se han ido hasta la mañana siguiente,−explicó Luke.−Se dice que casi pueden acerar a un caballo debajo de su jinete. −¿Por qué los aullidos entonces?

Ella es inteligente, Luke lo notó de nuevo.−Hacen todo ese ruido para

ocultar su avance. Nunca oirás crujir la hierba o el chasquido de una rama seca cuando los lobos están aullando a tu alrededor.

−Es por eso que los hiciste encadenar el círculo de carretas y mantener el ganado adentro−se dio cuenta Nora. Luke simplemente asintió. Nora volvió la cabeza y la miró, haciendo que Luke quisiera retorcerse bajo la intensidad de su mirada.−¿Cómo sabes tanto sobre todas las cosas a lo largo del camino de Oregón? Luke se encogió de hombros.−Ah, he estado cerca... Página 87 de 397 Traducción: AngieE32018

−No te gusta hablar de ti, ¿verdad? No era realmente una pregunta, por lo que Luke no se molestó en responder. −¿Te importa si hago una pregunta de todos modos? Luke suspiró, pero tuvo que suprimir una sonrisa, sin embargo. En la superficie, Nora era tan sumisa y ansiosa por complacer a los hombres de los que dependía como lo había esperado de una mujer que había trabajado en un burdel durante años. Pero si miras un poco más cerca, tienes vislumbres en una mujer valiente y cariñosa.−Me importa, pero puedes preguntar de todos modos. −¿Qué te hizo renunciar a tu carrera militar y querer irte de Estados Unidos? Quiero decir... ¿qué vas a hacer en Oregón? Luke no estaba acostumbrado a dar explicaciones por sus decisiones; como oficial, nunca había tenido que justificar sus órdenes, y antes de unirse a los dragones,(una clase de infantería montada) todas sus decisiones solo la habían afectado a ella y a nadie más. Ya no eres solo tú. Ella es tu esposa, se dijo Luke. La palabra aún sonaba extraña. Ella tiene derecho a saber por qué la estás arrastrando por todo el país.−Sentí que los dragones ya no tenían nada que ofrecerme−Se había unido al ejército porque quería orden, estructura y estabilidad en su vida, pero a medida que crecía y estaba más segura de sí misma, esa necesidad comenzó a desvanecerse; ahora, ella quería hacerlo por sí misma.−Vi Oregón cuando dirigí una expedición después de las Guerras de Cayuse y es una buena tierra con suelo fértil en el Valle de Willamette. Nora frunció el ceño.−¿Eres un granjero? Obviamente, Nora no podía imaginar a Luke gastando su vida en la agricultura tampoco. Muchos de sus compañeros de viaje eran granjeros, pero no Luke.−No. Quiero criar caballos, no cultivos. Planeo construir una granja de caballos. Nora bajó la cabeza, arrastrando una rama entre las cenizas del fuego.−Caballos, ¿eh? −Sí. Nora rompió el palo y arrojó las piezas al fuego.−No podrías haber escogido una peor esposa para un ranchero de caballos que yo. Página 88 de 397 Traducción: AngieE32018

Eso era cierto. Nora no tenía experiencia con caballos; ni siquiera podía montar, pero eso no le había molestado a Luke. Nunca había pensado más allá de llegar a Oregón. Una esposa nunca había sido parte de sus planes. En su mente, siempre había estado sola cuando iba a construir una casa de troncos, cuando cavó un pozo y cuando nació la primera potranca; no podía imaginar compartir su vida con alguien, cuando no podía compartir quién era en realidad. Pero tampoco podía dejar a Nora y Amy al llegar a Oregón. Una mujer inexperta y una niña solo no sobrevivirían el primer invierno.

Tal vez encuentre a alguien que la cuide, se dijo a sí misma Luke. Hay muchos solteros en Oregón que darían su mano derecha por una bella esposa como ella.−Aprenderás todo lo que tengas que hacer para sobrevivir−dijo vagamente.

Nora volvió la cabeza para mirarla. Sus ojos verdes parecían casi negros a la luz del fuego que se extinguía lentamente.−Como siempre lo hice. Luke se aclaró la garganta torpemente, incómodo con la alusión de Nora en su trabajo como prostituta. Estaba claro que Nora todavía pensaba que la supervivencia de Amy y ella dependía únicamente de ella misma; parte de Luke quería decirle a Nora que podía confiar en ella, pero sabía que no podía hacer tales promesas,—no cuando sabía que Nora seguiría su camino tan pronto como descubriera su secreto. Otro aullido salió de la oscuridad. Nora se estremeció.−Creo que me voy a ir a la cama ahora mismo. Luke la observó alejarse hasta que ella desapareció en la noche.

D

El río Platte; El 25 de mayo de 1851, El carreta de Nora encabezó una elevación y detuvo a los bueyes junto a las otras carretas, mirando hacia abajo a través de la pradera. A lo lejos, pudo distinguir una línea de formas blancas que marcaban otra caravana, y más allá de eso, un amplio y fangoso río formaba S perezosas. Después de millas y millas de pradera solo nivelada y el polvo de las colinas de arena, el río Platte fue un espectáculo bienvenido. Los bueyes parecían sentir el agua, y apresuraron sus pasos. Página 89 de 397 Traducción: AngieE32018

Mientras se acercaban al río, Nora curiosamente estudió el valle del Platte que les proporcionaría el camino hacia el oeste que seguirían durante más de un mes. Era un río ancho y poco profundo que fluía silenciosamente alrededor de sus muchas islas. Nora había oído al Capitán bromear que el Platte tenía "una milla de ancho y una pulgada de profundidad" y Jacob Garfield había agregado que era "demasiado grueso para beber y demasiado delgado para arar". Su color se parecía más al del café que al del agua clara. Las llanuras a ambos lados del río estaban cubiertas de hierba, asegurando que su ganado encontraría lo suficiente para comer, pero Nora no podía ver árboles a lo largo de las orillas del Platte y se preguntó cómo armarían un fuego esta noche. Luego agitó el látigo de nuevo y sonrió pensando en sí misma. Hace solo unas pocas semanas, habría disfrutado ingenuamente la vista del río sin preguntarse sobre cosas tan prácticas como alimentar a los animales o leña para encender un fuego. −¡Mamá, mira!−Amy se asomó fuera del carreta y señaló hacia adelante.−¡Ahí vive el Piatas! Nora miró en la dirección indicada por su hija. Había una isla larga en el río, más grande que cualquiera de las otras. Continuó por millas y estaba cubierto de hierba verde y madera densa. ¡Ah, hay leña en las islas! Ella casi se olvidó del comentario de Amy hasta que Luke dirigió a su yegua alrededor de la carreta y le preguntó:−¿Piatas? ¿Es una tribu nativa de la que no estoy enterado? Nora sonrió.−Creo que quiere decir 'piratas'. Le había leído ayer una historia antes de dormir en la que vivía un grupo de piratas en una isla. −No hay piratas en Grand Island, me temo, pero hay un fuerte en el extremo occidental−Luke le guiñó un ojo a la chica en el carreta. La señora Garfield se acercó, sus faldas crujieron ruidosamente, mientras Emeline Larson seguía dócilmente detrás de ella.−¿Has oído?−Bernice Garfield sonreía de oreja a oreja.−¡Llegaremos al fuerte esta tarde! ¡Podemos visitarlo juntas y ver qué tienen para ofrecer sus tiendas! ¡Tal vez tengan manzanas frescas, así podríamos hornear un pastel! Nora sonrió ante el entusiasmo de su viejo amiga. Miró a Luke, sabiendo que se esperaba que obtuviera su permiso. Página 90 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke asintió sin vacilar. −¡Estupendo!−Bernice Garfield aplaudió.−¡Iremos! Nora miró a Emeline, que estaba bajando la cabeza.−Oye, no te preocupes si no tienes dinero para gastar. Estaremos simplemente mirando cosas en su mayor parte. No tenemos mucho que gastar tampoco. Emeline no la miró a los ojos.−No es el dinero...Bill no quiere que vaya. Él dice que me voy a quedar aquí y vigilar la carreta. −¡¿Qué?!−Bernice cruzó los brazos sobre su amplio cofre.−¡Pero nadie se queda aquí excepto por unos pocos guardias, los enfermos y los viejos! −No quiere que vaya−repitió Emeline en un susurro. Bernice todavía no podía dejarlo ir.−¿Pero por qué? Emeline tomó una pelusa de su delantal.−No lo sé. Él no dijo.

Apuesto a que sé por qué no quiere que visite el fuerte, pensó sombríamente Nora. Él quiere un control total sobre ella. Se había encontrado con muchos hombres como Bill Larson desde que abandonó la casa de sus padres. −Podría hablar con tu esposo−fue una oferta inesperada de Luke.−Te ofrecería acompañarte señoras al fuerte y volver, si él no cree que sea seguro para ti ir sola. Nora lo miró. Estudió los ojos grises y sinceros, notando por primera vez las líneas finas que tocaban las esquinas exteriores de sus ojos. Eso es dulce. Dulce, pero despistado.−Esa no es una buena idea, Luke. Él parpadeó con sorpresa.−¿Por qué no? Nora suspiró. ¿Cómo podría explicarle a un hombre honorable que nunca pensaría en golpear a su esposa, en tratar de controlar todos los aspectos de su vida? Sabía que cualquier intento de intervenir en nombre de Emeline sólo resultaría en más complicaciones para la mujer tímida. Bill Larson se enojaría con ellos por involucrarse en los asuntos con su esposa;

Luke es un hombre. Nunca ha pensado en el poder que un hombre tiene sobre su esposa, porque simplemente lo da por hecho. Bill Larson es el esposo de Emmy, y él tiene el derecho de decidir. No hay nada que podamos hacer al respecto. Página 91 de 397 Traducción: AngieE32018

−Por favor, no lo hagas−suplicó Emeline. Agarró la manga de Luke, luego la soltó rápidamente cuando se dio cuenta y retrocedió.−Está bien; realmente no tengo ganas de irme de todos modos...Creo que podría estar encinta−les dijo en un susurro y forzó una sonrisa en sus labios.

¿Con niño? Nora la miró con horror, incluso si debería haber sido una

ocasión feliz. No podía imaginarse a Bill Larson como un padre amoroso, pero sabía que Emeline no tenía más opciones que quedarse con él.

−Bueno−dijo finalmente Bernice después de una pausa incómoda,−luego te traeremos una tela bonita para la ropa de bebé del fuerte.

D Bernice Garfield y la mayoría de las otras mujeres se comportaban como niñas cuando un circo llegaba a la ciudad y vieron a un elefante por primera vez, pero Nora todavía estaba pensando en Emeline y el bebé que pronto podría nacer en la familia Larson. El fuerte no era tan impresionante como ella había imaginado y no podía distraerla de sus pensamientos sombríos. Fort Kearny no era la orgullosa "puerta de entrada a las grandes llanuras" que muchos emigrantes habían esperado. En lugar de una fortificación amurallada, era una colección de chozas de césped, algunos edificios de adobe, una tienda, una pequeña oficina de correos, un herrero y un hospital ordinario. La mayoría de los soldados no se afeitaban y vestían uniformes remendados, y muchos de ellos no eran mucho más que los jóvenes nostálgicos. Los precios eran demasiado altos para Nora y la mayoría de los otros para comprar cualquier cosa, pero planeaban visitar otras caravanas más tarde y cambiar sus excedentes de suministros por cosas en las que se habían quedado cortos. −Bueno, al menos hay una oficina de correos−comentó Bernice Garfield.−Podemos escribir a casa y decirles a nuestras familias que lo hemos logrado de manera segura hasta el momento. A diferencia de la mayoría de sus compañeras emigrantes, Nora no tenía familia que esperara ansiosamente noticias de ella, pero ya había escrito una carta a Tess y a las otras chicas. Se volvió hacia Luke. Mientras que casi todos los hombres y mujeres en el caravana habían estado escribiendo cartas la noche anterior, él se había ocupado de tallar otro animal de madera para Amy.−¿No hay familia en la que quieras escribir? Página 92 de 397 Traducción: AngieE32018

−No. −¿Qué pasa con los amigos? Sé que a Tess le encantaría saber de ti−sugirió Nora suavemente. No entendía por qué trataba de mantenerse constantemente alejado de otras personas. −¡No tengo tiempo para tales sentimentalismos!−Luke espetó. Solo unas semanas atrás, Nora se habría encogido de su enojo y rápidamente se habría disculpado, pero entretanto, había vislumbrado su naturaleza amable, y ya no le tenía miedo. Ella había notado que su brusquedad en su mayoría servía para ocultar cualquier inseguridad de su parte. Vio como él empujaba sus manos en los bolsillos de sus pantalones y alargaba sus pasos para alejarse de ella.−¡Espera!−Nora se levantó un poco la falda y se apresuró a seguir el ritmo de sus largas zancadas. A regañadientes, disminuyó la velocidad, pero no la miró. −No sabes escribir−dijo ella con repentina perspicacia. −¡Puedo escribir bien!−él gruñó. Nora había nacido en una familia adinerada y había tenido una buena educación. Era muy consciente de que podía sentirse como un tonto estúpido en comparación con ella.−Sé que puede firmar con su nombre−dijo, recordando el día de su boda cuando firmó el certificado,−Y para la mayoría de las personas, eso es todo lo que necesitan poder hacer−Hace solo unos años, Nora había soñado con convertirse en maestra, incluso sabiendo que su padre nunca lo permitiría. Había insistido severamente que ninguna mujer de Macauley había tenido que trabajar alguna vez y que él le proporcionaría todo lo que necesitara hasta que se casara y luego su marido asumiría ese papel. Su madre siempre le había dicho que a los hombres no les gustaban las mujeres que eran más inteligentes que ellos. No se casaban con una mujer por su inteligencia; se casaban por belleza, docilidad, y habilidades para mantener la casa. Su padre a menudo le gritaba cada vez que la atrapaba con un libro en las manos y la acusaba de soñar despierta. Durante los últimos tres años, el consejo de sus padres le había servido muy bien: Los clientes de un burdel pagaban bien por la belleza y la sumisión, pero a la mayoría no le importaba tener un conversador inteligente y bien leído. Ella realmente no sabía por qué, pero algo en Luke hizo que esperara que él fuera diferente de todos los otros hombres. No se había casado con ella para tener una hermosa compañera de cama o una ama de casa Página 93 de 397 Traducción: AngieE32018

experta, así que tal vez él llegaría a apreciar sus otros talentos. Vacilante, Nora miró a Luke.−Si quieres...podría enseñarte a escribir y a leer. −Ya veremos−dijo Luke sin comprometerse. −Dudo que tengamos tiempo para eso. Nora no dijo nada más, sin atreverse a presionarlo. Ni siquiera comentó cuándo, al llegar a la oficina de correos, murmuró algo acerca de tener que ver al herrero. Balanceó a su hija pesada en su cadera y entró detrás de Bernice. Ya se había formado una larga fila frente al mostrador. Nora miró a su alrededor, tratando de distraerse de sus pies doloridos. En la pared de adobe encalada frente a ellos colgaba un cartel y Nora comenzó a leer mientras esperaban. El cartel le informó que la ley de donación de tierras, que se había convertido en ley el otoño pasado, otorgó ciento sesenta acres de tierra en el Territorio de Oregón a cada hombre blanco que se aventurara en sus tierras y presentara una demanda. Un hombre casado podría reclamar otros ciento sesenta acres para su esposa. Nora miró el cartel, olvidando la letra en su mano. ¿Un hombre puede reclamar el doble de la tierra si está casado? Nora no lo sabía, ya que sabía muy poco sobre la vida en Oregón. ¿Es por eso que Luke se casó conmigo? ¿Para obtener

más tierras para su granja de caballos?

De repente, todo tenía sentido para Nora. ¿Por qué otro motivo un hombre se casaría con una mujer sin siquiera un interés pasajero por compartir su cama? Se había casado con ella por razones egoístas estrictamente prácticas. Nora había asumido eso desde el principio, negándose a creer que albergara sentimientos románticos hacia ella, pero ahora que estaba segura de que su gentil y amable esposo solo la había usado como cualquier otro hombre, estaba decepcionada de todos modos;

¿Por qué te permitiste pensar que él podría ser diferente del resto de ellos? ¡Deberías saberlo mejor ahora! ella se reprendió a sí misma.

Se le ocurrió una idea aterradora: ¿Tratará de divorciarse y abandonarme una vez que sea dueño de esa sección extra de tierra? Luego vino otro pensamiento, y sus ojos se ensancharon aún más ¡Ni siquiera

tiene que divorciarse! ¡Puede conseguir una anulación, porque nunca consumamos el matrimonio! ¡Por eso ha rechazado acostarse conmigo! ¿Planea dejarnos a Amy y a mí solos una vez que hayamos llegado a Oregón?

Página 94 de 397 Traducción: AngieE32018

Toda la emoción de visitar el fuerte se había desvanecido repentinamente mientras se preocupaba por su futuro y comenzó a pensar frenéticamente cómo evitar que Luke presentara una anulación.

D

Río Platte; 26 de mayo de 1851 Luke dejó a su yegua atrás y caminó de puntillas por la hierba, escuchando atentamente. El viento aullaba, pero estaba lo suficientemente lejos del carreta para no oír nada más. Después de dejar Fort Kearny, habían viajado cuesta arriba a lo largo del lado izquierdo arenoso del Platte. Ahora estaba casi oscuro, y Luke podía ver el resplandor de las fogatas a ambos lados del río a lo lejos. El sudor y la arena se pegaban a su piel y le picaban. Su ropa olía a humo y trozos de búfalo, el estiércol seco que solían producir fuegos en ausencia de madera. Nubes de mosquitos la hacían aún más miserable. Cuando habían acampado cerca de veinte islas, dos docenas de islas de diferente tamaño, por la noche, Luke había decidido arriesgarse a un baño rápido en el río esta noche. Ella sabía que esta podría ser su última oportunidad en muchas millas, porque el país sin árboles por delante no proporcionaría ninguna cobertura para ella. Luke se quitó las botas y se metió en el agua amarillenta del Platte; rodeó una pequeña isla, escondiéndose detrás de sus árboles y arbustos, cuando estuvo segura de que nadie la había seguido, comenzó a desvestirse. Se quitó la camisa y la colgó de las ramas de un árbol para evitar que se mojara. Después de hacer una pausa para escuchar en la oscuridad una vez más, levantó sus manos a las ataduras alrededor de su pecho. Lentamente, ella comenzó a desenvolverlas. Se miró a sí misma y alisó las manos sobre las líneas que las anchas tiras de tela habían tallado en su piel. Se echó agua en el pecho y observó cómo gotas caían por sus pequeños pechos. A veces pasaba días sin pensar conscientemente en el hecho de que no era un hombre, hasta que momentos como este le recordaban lo que era, y lo que no era. El último mes en el camino le había mostrado que ella no era realmente "uno de los chicos". Se había mantenido a distancia de los hombres en el caravana, especialmente aquellos que secretamente se Página 95 de 397 Traducción: AngieE32018

permitían beber y apostar cuando el Capitán miraba para otro lado. Ella no era un hombre, pero tampoco quería vivir la vida de una mujer. Se sentía como si estuviera atrapada en algún lugar en el medio, en realidad no era parte de ninguno de los dos mundos. Nora y Amy habían aliviado un poco su soledad, pero todavía no podía relajarse a su alrededor, y no veía ninguna posibilidad de que esto cambiara alguna vez. Mientras tuviera que esconder gran parte de su identidad, no podría desarrollarse una verdadera intimidad emocional, y no pensaba revelar su secreto a Nora ni a nadie más. Sarampión se agitó suavemente. Luke miró en alarma. Sus manos envolvieron automáticamente las ataduras alrededor de su pecho, apresuradamente tirando de ellas firmemente. Se agachó detrás de los arbustos cuando oyó pisadas suaves acercarse. Luke había vivido con caballos el tiempo suficiente para saber quién los había encontrado aquí. Los caballos generalmente tenían poco que decir a los humanos, por lo que el arañar de Sarampión probablemente significaba que la yegua esperaba algo delicioso de una persona que conocía.

Nora, concluyó Luke. Para una mujer sin experiencia con caballos,

Nora tenía un punto débil para las gentiles bestias. Luke arrebató la camisa del árbol y rápidamente se la puso. El agua salpicó y luego la voz de Nora la alcanzó a través de la oscuridad.−¿Luke? ¿Estás ahí afuera? Luke dudó por un segundo, pero no quería asustar a Nora al no responder.−Sí, estoy aquí.−Vadeó a través del agua poco profunda y se unió a Nora en la orilla del río, cerrando rápidamente el botón superior de su camisa. −¿Qué estabas haciendo aquí por tu cuenta?−Nora metió la mano en la curva del brazo de Luke como si estuvieran en un paseo a lo largo del río. −Esa es la pregunta que debería hacerte−respondió Luke sin responder su pregunta. No le gustaba enfatizar su dominación y hacer que Nora se sintiera inferior, pero en momentos como este, ser considerado un hombre le resultó muy útil, porque le daba la libertad de ir a donde fuera y hacer lo que quisiera. Nora tenía que responderle a su esposo, pero no al revés.

Página 96 de 397 Traducción: AngieE32018

La cálida mano de Nora vagó por su brazo.−Te he estado buscando; te extrañé. Luke entrecerró los ojos. Ella había visto ese acto con la suficiente frecuencia como para saber que Nora una vez más estaba volviendo a caer en su papel de prostituta. ¿Qué diablos está haciendo? ¡Pensé que habíamos terminado con eso!−Solo necesitaba un baño−dijo con naturalidad. −Parece que te encontré justo a tiempo para ayudar−Los dedos de Nora rozaron el hombro de Luke y volvieron a abrir el primer botón de su camisa. −Ya me había bañado−corrigió Luke rápidamente. Nora no escuchó. Se inclinó hacia delante y presionó los labios suaves contra la piel que el botón abierto reveló. El calor se disparó desde ese lugar justo debajo de las clavículas de Luke.−¡Nora!−Salió, en parte una advertencia, en parte un gemido. Ignorando la parte de advertencia, Nora se presionó más cerca hasta que Luke sintió el calor de su cuerpo contra el suyo. Los ojos de Luke amenazaban con cerrarse. Su mente racional luchó contra sus instintos corporales que le decían que abrazara a Nora y la acercara aún más. En una bruma, sintió que Nora deshacía otro botón. Los suaves labios vagaron más abajo, acariciando la piel del pecho superior de Luke. Luke se tambaleó. Una lengua burlona creó un camino ardiente hacia abajo, y ella gimió en desesperación, sabiendo que tenía que parar esto, pero no queriendo realmente hacerlo. Los hábiles dedos de Nora rozaron ligeramente su cuello, trazando el borde de una oreja sensible, antes de seguir el camino de sus labios. Con un gemido, Luke se apartó del suave toque.−¡Espere!−Un botón más, y Nora se encontraría con las ataduras y probablemente levantaría sospechas. −¿Por qué? Somos tú y yo solo aquí, y Amy está dormida y con los Garfield...−Nora rápidamente dio un paso adelante en el espacio de Luke y alcanzó los botones de su camisa de nuevo.

Página 97 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke la esquivó y tomó sus muñecas, con cuidado de no lastimarla en el proceso de intentar escapar de su seducción.−¡Basta, Nora! ¡Lo dije en serio! Nora se mordió el labio y bajó la cabeza como un niño rechazado. Por un momento, Luke pensó que solo se daría vuelta y se escabulliría, pero luego Nora levantó la vista, y un destello de desafío brilló a través de las lágrimas en sus ojos.−¿Por qué? ¡Soy tu esposa legítimamente casada, Lucas Hamilton! ¡Dime una buena razón por la que no deberíamos hacer esto!

No, no eres la esposa de Lucas, y dudo que nada sobre este matrimonio sea realmente legal, pensó Luke sombríamente, pero no podía

decirle a Nora las verdaderas razones para negarse a acostarse con ella; no sabía qué decir.−Nora... baja.

−¿Es porque...? ¿Te lastimaste en la guerra?−Nora preguntó en voz La pregunta atrapó a Luke desprevenido. ¿Qué tiene que ver la

guerra con esto? ¿Y cómo sabe siquiera que luché en la guerra? ¿Tess le dijo... y qué más le dijo de mí?−¿Cómo sabes que luché en México?−Miró a Nora con recelo.

Nora miró hacia abajo y tiró de su falda.−Bueno...a veces estás llorando y hablando mientras duermes. Luke se congeló. ¿Hablo mientras duermo? Eso no es bueno, ¡No es bueno en absoluto! ¿Qué pasaría si accidentalmente revelaba su secreto mientras dormía? Respiró hondo y forzó el pánico, concentrándose en las palabras de Nora.−¿Herido?−Repitió tardíamente. −Sí, uhm...−Nora hizo un gesto hacia el cuerpo de Luke, señalando con la cabeza hacia el almohadillado que Luke llevaba en sus pantalones.−¿Acaso sufriste una lesión de ciertas...partes importantes del cuerpo? Porque si ese es el caso, hay otras maneras de hacerle el amor a una mujer, ¿sabes? Y soy una excelente maestra, si me permites decirlo−Le dio a Luke la sonrisa libertina que Luke había visto cientos de veces en varios burdeles. Durante unos segundos, Luke la miró fijamente. Nora era mucho más contundente que las esposas del oficial en Fort Leavenworth, y Luke realmente no sabía si esto era algo bueno o malo. Por el momento, era principalmente vergonzoso. Página 98 de 397 Traducción: AngieE32018

−No−se atragantó.−Ninguna parte importante de mi cuerpo sufrió ninguna lesión duradera en la guerra. −Muy bien.−Nora asintió lentamente. Sus ojos verdes estudiaron atentamente a Luke.−¿Qué es, entonces? Luke reprimió un gemido. ¡Maldita sea! ¡Debería haberle dicho que

tenía una lesión incapacitante y lo dejarlo así! Pero no, tu pseudo orgullo masculino no lo permitiría, ¿eh? No sabía cómo responder la pregunta de

Nora sin revelar su verdadera identidad, por lo que utilizó su dominio de marido como último recurso.−No quiero. Eso es todo lo que necesitas saber. Fin de la discusión. suelo.

−Creo que sé la razón de todos modos−susurró Nora, mirando al

Luke tragó contra el bulto que repentinamente se había desarrollado en su garganta. Dudaba que Nora realmente supiera la verdadera razón, pero su corazón comenzó a latir de todas maneras, golpeando en sus oídos hasta que casi se perdió lo que dijo Nora después. −Tú...quieres que nuestro matrimonio sea anulado una vez que lleguemos a Oregón. Vi el cartel. −¿Cartel?−Luke estaba demasiado aturdido para hacer mucho más que repetir la última palabra de la revelación de Nora. Ella negó con la cabeza para aclararlo.−¿Viste un cartel que decía que quería conseguir una anulación en Oregón? Nora clavó la punta de su bota en la orilla fangosa del río.−Dijo que como hombre casado, tienes derecho a dos veces la cantidad de tierra que podrías reclamar como soltero. Nora podría haber sido solo una prostituta en una ciudad fronteriza, pero había tenido una buena educación y era realmente inteligente. Ella

debe haber leído un cartel sobre la Ley de Reclamo de Tierras de Donación e inmediatamente asumió que esa era la razón por la que me casé con ella. ¿No es así? Luke se preguntó a sí misma. Seguro como el infierno no rechazaría ciento sesenta acres de tierra libre, ¿verdad? Sin duda fue un buen efecto secundario el casarse con Nora. La idea de conseguir una

anulación nunca se le había ocurrido a Luke, porque ella no había pensado realmente en lo que ocurriría una vez que llegaran a Oregón. Cada vez que pensaba en el futuro, nunca se había imaginado viviendo con alguien, compartiendo cama y mesa, incluso si eso era lo que tradicionalmente se Página 99 de 397 Traducción: AngieE32018

esperaba de marido y mujer.−Tal vez conseguir una anulación sería lo mejor,−ofreció vacilante. Los ojos de Nora se ensancharon cuando vio su peor miedo confirmado.−Pero... pero ¿qué pasaría con Amy y conmigo? ¡No podemos sobrevivir en una tierra extraña y salvaje por nuestra cuenta! −¡No! Eso no es lo que quise decir. No voy a dejarte mientras todavía me necesitas.−Luke se detuvo como para escuchar lo que acababa de decir.

Me necesitan. −¿Mientras todavía te necesitamos?−Nora repitió incrédula.−¡Siempre te necesitaremos! ¡Oeste no es un lugar para que una mujer y una niña vivan solas! Luke lo sabía mejor que nadie. Si alguien sospechara de su verdadero sexo, nunca hubiera tenido la oportunidad de construir una nueva vida para ella en el oeste. Una mujer soltera tendría que encontrar un esposo o trabajar como maestra o costurera para sobrevivir, pero nadie emplearía a una mujer soltera que tuviera un hijo fuera del matrimonio. Sin marido, Nora pronto volvería a trabajar como prostituta.−Si anulamos el matrimonio, serás libre de encontrar otro marido. Con tu buena apariencia y el número de hombres solteros en Oregón, podrías tener otro marido en cuestión de días si no horas−razonó Luke. Alguien que realmente pueda

hacerte feliz, alguien que pueda compartir tu cama y darte hijos, alguien que no tenga que guardarte secretos.

Nora negó con la cabeza. Sus ojos verdes miraron a Luke confundidos.−¿Por qué querría tener otro marido? Ya estoy casada contigo, y casarme con otro hombre no mejoraría mi situación. Luke casi tuvo que sonreír en la mente práctica de Nora. Nora no asociaba el matrimonio con el amor. Todo lo que realmente quería era alguien que cuidara de ella y fuera amable con su hija. Desde el punto de

vista de Nora, debo ser el marido perfecto. Ella no quiere correr el riesgo de casarse con otro hombre que podría ser abusivo. Esta discusión no los

llevaría a ninguna parte. Con un suspiro, tomó las riendas de sarampión.−Deberíamos regresar antes de que nos dispare nuevamente nuestra propia guardia. Miró por encima del hombro y vio a Nora seguir en silencio detrás de ella. Sabía que Nora trataría de seducirla de nuevo. La seducción había sido su principal medio de supervivencia durante tanto tiempo que no conocía Página 100 de 397 Traducción: AngieE32018

otra forma de convencer a Luke de su valía como mujer y esposa. El viaje a Oregón sería realmente largo.

D

Cruce de South Platte; 10 de junio de 1851 Nora se rió entre dientes mientras veía a su hija hacer un juego el reunir estiércol de búfalo. Desde que viajaban a lo largo del Platte, la escasez de leñas los había obligado a recurrir al estiércol de búfalo seco para la construcción de hogueras. Después de dejar Fort Kearny, el paisaje había cambiado. La hierba verde y larga había cedido el paso a la hierba corta y castaña, y el camino era muy arenoso. Artemisa y las plantas de yuca de hoja delgada habían tomado el lugar de los álamos. Amy y las otras chicas corrían alrededor de su campamento, tratando de ver quién podía llenar el saco que colgaba del lado de sus carretas más rápido. Nora había recogido estiércol de búfalo todo el día mientras caminaba, porque sabía que arderían tan rápido que necesitaría tres canastas completas para preparar la cena. Sonrió para sí misma, sabiendo que solo unas semanas atrás, se habría negado a tocar los excrementos secos de búfalo con sus manos suaves que eran un requisito para su profesión anterior. Ahora, sus manos ya no eran suaves y sin callosidades, y recogió el estiércol de búfalo sin ninguna vacilación, bromeando refiriéndose a ellos como “Bois de Vache (búfalo vache, francés: vaca) o leña de la vaca" a Bernice Garfield. Mientras cavaba una trinchera para evitar que el viento soplara las astillas ardientes e encendió rápidamente un fuego con un hábil golpe de pedernal y acero, pensó en su primer intento lastimoso de construir un fuego Bajo la paciente guía de Luke y con la ayuda de Bernice, había aprendido mucho sobre la vida en el camino. Desde su último intento fallido de seducir a su marido, incluso había triplicado sus esfuerzos por aprender. Quería ser la mejor esposa que él podría desear, y hacerse indispensable para él, hasta que ya no pensara en anular su matrimonio. Mientras Bill Larson en la carreta detrás de ellos constantemente se quejaba de que comer la comida de su esposa era como masticar cuero de zapatos, Luke había elogiado repetidamente los panqueques de Nora y siempre tomaba una segunda ración de su guiso. Página 101 de 397 Traducción: AngieE32018

Aprender a cocinar sobre la fogata fue aún más desafiante de lo que Nora había pensado. Sus primeros intentos de hornear pan habían resultado en un bulto quemado por fuera y todavía pastoso por dentro, pero que ahora finalmente comenzaba a dominarlo. Nora ignoró los gritos que una vez más provenían de la carreta Larson mientras picaba pedazos de carne de antílope y los agregaba a la olla hirviente de frijoles. Finalmente, sazonó la comida con cebollas silvestres que había encontrado mientras caminaba. Extendió la mantequilla recién batida sobre una rebanada de pan y se la dio a Amy. Pan con mantequilla en la mano, Amy corrió hacia la orilla del río, Nora se tensó cuando la vio correr hacia la orilla del río hasta que notó que Luke estaba parado allí, hablando con algunos de los otros hombres. Los instintos protectores inicialmente inexistentes de Luke habían mejorado mucho en las últimas semanas. Nora observó con alivio cómo atrapaba a Amy antes de que pudiera resbalar en el barro cerca del agua. La levantó en sus brazos y juguetonamente tomó un bocado de su pan, antes de que la enviara de regreso a las carretas. A veces, todavía parecía un poco torpe e incómodo cuando se trataba de un niño, pero trataba a Amy con una paciencia y dulzura que nunca había visto por parte del hombre con respecto a un niño que no era el suyo, sintió que detrás del caparazón duro y distante exterior, había un hombre sensible. Ella no lo amaba—y nunca lo había esperado—pero estaba convencida de que era improbable que encontrara un mejor marido, y estaba decidida a desgastarlo hasta que se rindiera. Si su trabajo en el burdel de Tess le había enseñado una cosa, era ser perspicaz sobre las necesidades y los deseos de los hombres a los que había atendido. Esa noche en el río, había sentido que él no era tan indiferente a sus encantos femeninos como pretendía ser. Cuando vio que los hombres regresaban caminando hacia el campamento, comenzó a verter el estofado en platos de hojalata. Jacob Garfield y otros tres hombres tomaron sus propios platos de sus esposas, pero luego caminaron hacia el fuego de Hamilton.−Ese es un cruce que no debería ser demasiado difícil−comentó uno de los hombres.−¿Qué piensas, Luke? Página 102 de 397 Traducción: AngieE32018

Los tres hombres dejaron de comer y levantaron la vista de sus platos, esperando la respuesta de Luke. Luke tomó un gran tenedor de frijoles en su boca y masticó a fondo como si buscara una respuesta. Nora a menudo había visto cómo se mantenía apartado de sus compañeros de viaje, sin tomar parte en ninguna de las reuniones sociales, nunca había entendido su tendencia a mantener a la gente a distancia, después de ser rechazada por los ciudadanos de Independence y la reclusión forzada de su vida en el burdel, disfrutó ser parte de una comunidad. En el camino, la importancia del estatus y el barniz de respetabilidad se desvanecieron mientras compartían su lucha por sobrevivir. Como esposa de Luke, incluso disfrutó de una cierta posición en la caravana. A pesar de sus intentos de separarse del resto de ellos, los otros acudieron a él en busca de consejo. Parecía saber incluso más que el Capitán sobre el Sendero de Oregón y todas las cosas que encontraron en su viaje, y con cada kilómetro y medio se convirtió en un líder natural para ellos. Nora lo estudió mientras él se sentaba con los otros hombres. Él no era más alto que el resto de ellos, pero tenía una presencia poderosa, aunque sin pretensiones para él. Era un hombre de pocas palabras, pero cuando hablaba, todos escuchaban. Nora sentía cierto orgullo por pertenecer a un marido así. −No subestimes el South Platte−les advirtió Luke en voz baja. −¡Hamilton, cobarde!−Bill Larson se pavoneó hacia el fuego y miró a Luke con una expresión de repulsión.−No tienes miedo de ese pequeño río, ¿verdad? Es poco profundo, con bancos suaves, y no se mueve demasiado rápido...pero, por supuesto, si tienes miedo, podría llevar tu carreta y tu esposa por ti. Los otros hombres alrededor del fuego se tensaron, pero Luke ni siquiera levantó la vista. Siguió comiendo como si Larson nunca hubiera hablado. Una parte de Nora estaba contenta de que su esposo estuviera demasiado equilibrado para pelear a puñetazos. En el burdel, había visto tantas peleas, que ya no las encontraba heroicas. Pero otra parte de ella no podía entender que él se sentaría en silencio mientras Larson lo insultaba. Página 103 de 397 Traducción: AngieE32018

Ni siquiera había reaccionado a la amenaza apenas disimulada de Larson de llevarse a Nora lejos de él. Nora se estremeció y se le revolvió el estómago solo de pensarlo. −Todo lo que digo es que debemos tener cuidado−dijo Luke sin alzar la voz ni mirar a Bill Larson.−El fondo del río es en parte arena movediza y si una carreta se enreda en él... Nora miró el río engañosamente inofensivo. Había aprendido a confiar en la evaluación de Luke, y eso la hizo temer el cruce del río, pero sabía que no tenían más remedio que cruzar el río. El río Platte se dividía en una rama norte y una rama sur en este punto, y tenían que cruzar el South Platte para conseguir acceso a la rama norte del río, que los conduciría al oeste. Después de la comida del mediodía, levantaron las camas de las carretas unas pulgadas al colocar bloques debajo de ellas. Nora esperaba que fuera suficiente para mantener sus pertenencias y la comida que estaba almacenada en la carreta seca. La carreta de Bill Larson fue la primera en la línea para cruzar, hicieron doble equipo, de modo que ahora seis yuntas de bueyes tiraban de la carreta al otro lado del río. Larson obligó a los bueyes a atravesar el agua turbia con una mano de hierro, gritándoles sobre las oscuras aguas. Como habían aprendido a hacer, la carreta se cruzó en ángulo, cuando llegó al medio del río, Larson giró los bueyes aguas arriba para terminar el cruce. Hizo una pausa por un momento, lanzando una mirada triunfal a Luke que estaba mirando desde la orilla. Entonces Larson volvió a mover el látigo. Los bueyes se tensaron contra el arnés, pero no lograron mover la carreta hacia adelante. Las ruedas de la carreta solo se hundieron más profundamente en las arenas movedizas del lecho del río. Cuanto más gritaba Larson y cuanto más forcejeaban los bueyes para liberarse, más se aferraba la arena y los succionaba más profundamente. El agua se estrelló contra la carreta, casi la trastornó, y los bueyes bramaron. −Está enloquecido−gritó Luke. Sin dudarlo, vadeó el río, gritándoles a los demás que le tiraran una cuerda. Nora observó con creciente preocupación cómo el agua subía sobre el pecho de Luke mientras avanzaba a grandes zancadas contra la corriente. Agarró la mano de Amy cuando finalmente tuvo que nadar. Página 104 de 397 Traducción: AngieE32018

−Mamá...−Amy la miró con ojos asustados. −Está bien, cariño−Nora acarició suavemente los rizos rojos.−Luke regresará pronto. Él estará bien−Rezó para que el destino no la hiciera mentirosa. Luke dejó que la corriente lo llevara más allá de la carreta. En el último momento, agarró el yugo del ganado principal y rápidamente ató la cuerda al equipo atascado. Con la ayuda de una docena de bueyes en la orilla, liberaron la carreta. Nora dio un suspiro de alivio cuando Luke finalmente salió del río, tropezando en la orilla con la ropa empapada. Levantando a Amy en sus brazos, fue a encontrarse con él a mitad de camino. Ella había planeado ofrecerle ropa seca, pero en cambio se descubrió a sí misma diciendo algo más. −¿Por qué arriesgaste tu vida por él?−Enfadada, sacudió la cabeza en dirección a Larson que ya había llegado al otro lado.−Hace apenas una hora, te llamó cobarde delante de toda la carreta y ahora tú...−Nora se calló, sintiendo que no entendía a su marido ni un ápice más que el día en que lo conoció. Ciertamente no entendía cuán asustada estaba ella de que algo le sucediera, dejándola a ella y a Amy sin un protector y proveedor. Él levantó la vista, apartando mechones húmedos de su rostro con una mano cansada.−No lo hice−dijo mientras se ponía al lado de ella. Nora le lanzó una mirada incrédula. −No lo hice por Larson−agregó Luke.−Lo hice por su esposa. Nora dejó de caminar por un segundo, luego se apresuró a alcanzarlo.−¿No hubieras nadado para rescatarlo si Emeline no hubiera estado en el carreta? Luke no respondió. No era necesario, en lo que a Nora se refería. Estaba segura de que ya lo sabía. Se habría metido para salvar la vida de Larson. Es sólo ese tipo de hombre. Ella realmente no estaba segura de si eso era algo bueno o malo.−Deberías cambiarte a ropa seca, Luke negó con la cabeza.−No tiene sentido. Tengo que volver a entrar, porque somos los próximos en cruzar el río−Echó un vistazo dentro de la carreta.−Deberíamos dejar algunas cosas atrás para que el carreta sea más liviana. Cada onza adicional podría hacer que nos atasquemos. Página 105 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora tragó saliva. Los artículos abandonados que cubrían el camino se habían convertido en algo cotidiano. Ella había visto estufas, baúles, yunques, platos de porcelana e incluso comida para aligerar la carga de los cansados bueyes, pero esta sería la primera vez que tenía que dejar algo atrás. Giró la solapa y miró dentro de la carreta, estudiando cada artículo, a diferencia de la mayoría de los otros emigrantes, Luke había empacado sabiamente y sin sobrecargar la carreta, por lo que ahora estaba completamente pérdida en cuanto a lo que debería desechar. Ella no se atrevió a dejar ninguno de los sacos o barriles de comida detrás. Los utensilios de cocina, las armas de Luke, su ropa de cama y algo de ropa extra también eran indispensables, y necesitarían las herramientas una vez que llegaran a Oregón. Con un suspiro, Nora levantó la fina ropa de cama que Tess le había regalado como regalo de bodas, así como el grueso baúl que la acompañaba, y los dejó en el suelo arenoso. Después de un segundo de vacilación, colocó su diario encuadernado en cuero encima de él. Rápidamente, se giró antes de poder cambiar de opinión. Con el corazón palpitando en su garganta, Nora se sentó en el asiento de la carreta con Amy detrás de ella en la carreta. Miró hacia abajo cuando su carreta llegó al borde del río y comenzó a moverse a través de la masa de arena en movimiento que era el fondo del río. El agua se hizo cada vez más profunda a medida que atravesaban el río en diagonal hacia abajo con la corriente. Echó un vistazo anhelante al otro lado, a más de tres cuartos de milla de distancia. Algunas veces, sintió que la arena cedía bajo las ruedas, sacudiendo la carreta, pero Luke mantuvo a los bueyes en movimiento. Ambos sabían que si se detenían por un momento, las ruedas se atascarían. Amy chilló cuando una inundación de agua empapó sus pies, pero finalmente habían pasado la mitad del camino, y Luke giró los bueyes, haciendo que lucharan contra la corriente. Después de cuarenta minutos interminables, llegaron a la orilla opuesta. Para cuando todas las carretas estaban seguras al otro lado del río, los bueyes y las mulas estaban exhaustos. Cada animal había sido combinado y usado repetidamente para transportar las carretas. Tan pronto como la última carreta luchó en el banco, el Capitán McLoughlin dio el visto bueno para acampar durante el resto del día. Página 106 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke desapareció en la carreta mientras Nora estaba ocupada en la construcción de un fuego. Cuando puso una cafetera para preparar, escuchó el grito sorprendido de Emeline Larson y su disculpa,−Ah, yo...lo siento...no sabía...solo quería... Se dio la vuelta y vio a Luke salir de la carreta, cerrando rápidamente el botón superior de su camisa y deslizándose dentro del chaleco, mientras Emeline Larson miraba hacia otro lado avergonzada. Nora sonrió cuando vio a los dos sonrojarse, preguntándose si alguna vez había sido tan inocente. −Yo... solo vine a decirte... para agradecerte−tartamudeó Emeline, sin alzar los ojos para mirar a Luke.−Has salvado nuestra carreta hoy...y probablemente nuestras vidas. Luke casi arrugó su sombrero entre sus manos.−No necesitas agradecerme, señora. Nora lo vio estudiar la punta de sus botas. Parecía casi avergonzado por la gratitud de Emeline, y si no supiera lo confiado y seguro de sí mismo que podría ser, ella habría pensado que era tímido. Una vez más, se preguntaba cuánta experiencia tenía con las mujeres. Todavía no estaba segura de si alguna vez se había acostado con una mujer. −Aquí−se quejó Luke, presionando algo en las manos de Nora mientras pasaba junto a ella en su hombro para cuidar de los bueyes. Cuando Nora miró hacia abajo, descubrió que estaba sosteniendo su diario de cuero que había dejado al otro lado del río. Alisando sus manos sobre el cuero, miró a Luke con una pregunta en sus ojos. Luke pareció sentir su mirada en él. Se encogió de hombros y dijo por encima del hombro:−En su lugar, arrojé dos latas de melocotones.

Melocotones en conserva... Nora presionó el diario contra su pecho, no puede leer, así que el diario no le importa nada... sin embargo, lo cambió por los melocotones enlatados...Sabía que era un gran sacrificio para un hombre con pasión por lo dulce.

−Es un buen hombre−susurró Emeline Larson junto a ella. Nora vio el anhelo y la tristeza en sus ojos. Ella solo asintió. Mejor que el tuyo, quieres decir. Con un suspiro, volvió al trabajo.

Página 107 de 397 Traducción: AngieE32018

D

California Hill; 11 de junio de 1851 Nora se quedó sin aliento, luchando por seguir el ritmo de Bernice Garfield mientras avanzaban pesadamente por una pendiente larga y empinada. Después de cruzar el South Platte, el paisaje había cambiado abruptamente. Nora se había acostumbrado a la llanura, la pradera abierta y de repente se encontró trepando por la empinada colina que estaba llena de surcos inusualmente agotadores. Este es el primer terreno montañoso desde Blue Mound. Solo tienes que acostumbrarte otra vez, se dijo a sí misma. Había intentado andar en la carreta por un tiempo, pero el constante movimiento de la carreta la había mareado, así que rápidamente había vuelto a bajar. Se secó un mechón de cabello húmedo de su rostro recalentado, miró hacia atrás por encima del hombro y asintió con la cabeza a Luke. Estaba contenta de que él se hubiera ofrecido a llevar a Amy, porque si era sincera consigo misma, no había forma de que pudiera llevar el peso extra colina arriba. Después de lo que le parecieron horas a Nora, el terreno finalmente se extendió en una meseta alta y plana. Aceptó agradecida la cantimplora que Bernice le ofreció.−Gracias.−Dio un gran trago y rápidamente devolvió la cantimplora cuando el agua tibia casi la hizo vomitar. −Puedes tomar un poco más−alentó Bernice. −No, está bien−Nora se limpió la boca, esperando que su nervioso estómago finalmente se calmara.−Luke dijo que no encontraríamos agua potable hasta que lleguemos a North Platte esta noche. Tenemos que arreglárnoslas con lo que tenemos. Bernice la agarró del codo y la giró para mirarla.−¿Estás bien?−Ella ligeramente ahuecó su mejilla, y por un momento, Nora se permitió inclinarse en el toque maternal.−Noté que no tocaste tu desayuno esta mañana. Nora tragó saliva. Su estómago se revolvió ante la mera idea de la comida.−Estoy bien. La mujer mayor la miró de reojo.−¿Tienes dolor de estómago?

Página 108 de 397 Traducción: AngieE32018

Con un suspiro, Nora asintió, pero agregó:−No es tan malo, probablemente solo todos estos frijoles que estamos comiendo. −¿Vómito?−Bernice preguntó. Nora vaciló. Cualquiera habría vomitado después de viajar en esa

carreta congestionada y llena de baches, ¿verdad? −¿Convulsiones? −¡¿Qué?! −¿Diarrea?−Bernice continuó.

Nora negó con la cabeza. Lo que sea que haya estado sucediendo con ella, no había experimentado eso.−¿A qué quieres llegar? −Bueno, ya sabes lo que nos contaron sobre el cólera... La cabeza de Nora se sacudió, y se tambaleó por un momento cuando una oleada de mareo la golpeó.−¡¿Crees que tengo cólera?! −¿Estás segura de que no es así?−Bernice Garfield la miró con preocupación. −Muy segura−dijo Nora. No se había sentido muy bien durante algún tiempo, y las víctimas del cólera usualmente presentaban dolor intenso en cuestiones de minutos y a menudo muertas en cuestión de horas. Bernice exhaló un suspiro de alivio. La preocupación sobre el cólera estaba omnipresente en la caravana.−Bueno, ¿qué es entonces? Nora tuvo una larga batalla interna consigo misma mientras seguían viajando por el altiplano. Mordiéndose el labio, se giró para ver dónde estaban Luke y Amy, solo para descubrir que Luke había retrocedido un poco y ya no estaba al alcance del oído. Probablemente lo había hecho deliberadamente, dándoles a las mujeres algo de privacidad para cualquier cosa que pudieran discutir. Nora nunca se había encontrado con un hombre con tanta sensibilidad e instinto tan fino sobre las necesidades de las mujeres. Frunciendo el ceño, Bernice siguió su mirada en dirección a Luke.−¿Está todo bien...entre usted y su esposo?−preguntó vacilante. Nora sabía cuánto valor debía haber requerido la simple pregunta, por lo general, se pensaba que las cosas entre un hombre y su esposa no eran asunto de nadie, sino del marido, incluso si Nora era miserable en su Página 109 de 397 Traducción: AngieE32018

matrimonio. Apretó la mano de Bernice mientras caminaban. La mujer mayor se había convertido en la primera amiga que se había hecho en la caravana.−Todo está bien−le aseguró rápidamente, rezando para que esto no cambiara si su sospecha demostraba ser cierta.−Esto no tiene nada que ver con...mi matrimonio−No quería que Bernice pensara que Luke era el tipo de marido que era Bill Larson. La expresión de preocupación no dejó la cara de Bernice.−¿Qué es entonces? No es algo malo contigo−insistió. Nora no podía negar eso por más tiempo, incluso si había tratado de explicárselo a sí misma.−No estoy segura...−No quería expresar sus sospechas, tal vez porque eso le daría un aire de finalidad, de realidad. Bernice le dio un asentimiento alentador.−Dime. −No estoy segura, pero...−Nora miró por encima del hombro, asegurándose de que ni Luke ni ningún otro emigrante estuviera al alcance del oído.−...bueno... tal vez...Existe la posibilidad de que...yo pueda estar embarazada. −¡Un bebé!−Bernice chilló, luego bajó rápidamente la voz cuando Nora la hizo callar.−¡Un bebé! Eso es maravilloso. Nora reprimió una mueca. Podría haber sido, si el bebé hubiera sido el de mi esposo, pensó amargamente. Había perdido su ciclo mensual, había estado constantemente cansada, y había experimentado algunos episodios de náuseas y mareos desde antes de dejar Independence, pero había culpado a la paliza a manos de un cliente y luego a las tensiones del viaje, pero en las últimas semanas, también había ganado peso y la mala calidad de su comida no podía explicar eso, por lo que Nora finalmente tuvo que enfrentar el hecho de que estaba embarazada otra vez. −¡Oh, vamos, niña!−Bernice la abrazó exuberantemente.−¡Tienes todos los motivos para celebrar! ¿Por qué esa cara larga? Nora se lamió los labios. ¿Cómo podría explicar eso a la mujer mayor cariñosa sin revelar su pasado? Se volvió para mirar a Luke otra vez. Bernice siguió su mirada.−¿Qué dijo él? Apuesto a que… −No se lo dije−Nora apenas podía aceptar el hecho de que su vida, que finalmente había comenzado a ir en la dirección correcta otra vez, estaba cambiando una vez más, y mucho menos se la revelaba a Luke. Página 110 de 397 Traducción: AngieE32018

Bernice parpadeó.−¿Que porque no?−Le lanzó una mirada incrédula.−Seguramente no crees que no querría un segundo hijo, claramente adora a su hija, ¡Solo piensa en lo feliz que sería tener un hijo! Nora se pellizcó el puente de la nariz. Simplemente no fue tan fácil.

Nada en mi vida parece ser. Tal vez no estoy destinada a una vida tranquila y feliz. Sí, Luke se había casado con ella, incluso sabiendo que ya tenía una hija, pero otro hijo que no era el suyo no había sido parte de la ecuación cuando él le había propuesto matrimonio. Todavía no estaba segura de qué le hacía rehusarse a compartir su cama, a pesar de que no era totalmente indiferente a sus encantos femeninos. Su hipótesis más plausible era que quería evitar unirse a una esposa y un hijo a largo plazo, Nora estaba casi segura de que intentaría desafiar esa responsabilidad más constante si se agregaba un bebé a la mezcla.−Es complicado−le dijo a Bernice.

−¿Complicado?−Bernice alzó las cejas espesas. Claramente no podía ver lo que sería tan complicado de estar embarazada. −Sí...−Nora se apagó, sin saber cómo podría explicar. −Pero le dirás, ¿verdad? ¡No puedes ocultar esto a tu marido! Nora suspiró. Sabía que no podría seguir así por mucho más tiempo, pronto, su embarazo sería obvio incluso para un hombre desprevenido que no tenía el buen ojo de Bernice para los problemas femeninos. No tenía más remedio que contárselo, pero carecía del coraje para hacerlo. Todavía estaba buscando las palabras correctas que mágicamente podrían hacer que Luke no quisiera huir tan pronto como revelara su secreto cuando llegaron al borde de la alta meseta horas después. Las carretas se detuvieron al borde de la empinada pendiente donde la meseta de repente cayó hacia el río North Platte. Nora miró hacia abajo, a Windlass Hill. Con creciente ansiedad, observó la madera astillada y el lienzo rasgado que cubría el camino. ¿Podrían realmente estar seguros en esa pendiente? Su mirada buscó a Luke, automáticamente mirándolo buscando seguridad y consejos prácticos. Cuando se volvió hacia ella, rápidamente se pellizcó las mejillas para darles un poco de color. No quería que supiera lo mareada que se sentía una vez más.

Página 111 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se colocó junto a ella y levantó una protesta de Amy por los hombros.−¿Estás bien? Nora saltó. Tuvo que luchar contra su creciente pánico. Es una pregunta inofensiva, se tranquilizó a sí misma. Él no sospecha nada. Sin embargo, descubrió que Luke era sorprendentemente observador a veces.−Estoy bien−le dijo rápidamente.−Me pregunto cómo vamos a llegar hasta esa colina. Bernice dijo que se llama Windlass Hill...¿Realmente necesitamos un molinete para bajar? −No−dijo Luke con una pequeña sonrisa.−Vamos a bloquear las ruedas y deslizar lentamente los carretas por cuerdas. Nora vio como los hombres hicieron exactamente eso. Los frenos se establecieron y las ruedas traseras se encadenaron a las cajas de la carreta, largas cuerdas estaban atadas a la carreta, y todos los hombres disponibles tomaron una posición detrás de la carreta, agarrando firmemente la cuerda en puños enguantados. Luego empujaron a los bueyes hacia adelante y los hombres agarrados a las cuerdas fueron arrastrados por la empinada colina. Nora vio a Luke pisándole los talones, con los brazos tensos para resistir el tirón hacia abajo y ralentizar el descenso de la carreta. A veces, tenían que levantar las ruedas para facilitarlas sobre rocas sólidas. Pareció llevar una eternidad antes de que la carreta dando sacudidas finalmente llegara al fondo del cañón. Los hombres desataron las cadenas y las cuerdas y subieron penosamente la colina para usarlas en la próxima carreta. Carreta tras carreta patinaban lentamente por la empinada ladera, después de verlos dominar el difícil viaje cuesta abajo, Nora se relajó un poco. Otra carreta casi había llegado a salvo cuando uno de los hombres resbaló en el suelo rocoso y pisoteado y perdió el control de la cuerda. La carreta se sacudió hacia delante. Los otros hombres en las cuerdas fueron arrastrados cuesta abajo. Los hombres gritaban, las mujeres gritaban y los bueyes arrastrados por la colina rugían. El polvo en aumento y la cubierta de la carreta que se había soltado obstruían la vista de Nora, pero luego vio que Luke daba un salto desesperado. Corrió detrás de la carreta, negándose a ceder la cuerda.

Página 112 de 397 Traducción: AngieE32018

Pero luego, uno tras otro, los hombres se cayeron o tuvieron que soltar la cuerda para evitar ser arrastrados por la colina a una velocidad vertiginosa. Luke cayó y desapareció en una nube de polvo. Nora se congeló. Sin poder evitar agarrar la mano de Amy, vio como la carreta bajaba por la colina, chocando contra el fondo en una lluvia de astillas. Su estómago se revolvió cuando escuchó los gemidos lastimeros desde algún lugar dentro de la nube de polvo. Después de unos segundos, Jacob Garfield salió y comenzó a descender la colina. El polvo se asentó un poco, y Nora descubrió a otro hombre sentado en el suelo, escupiendo y maldiciendo. No era Luke. −¿Mamá?−La voz preocupada de Amy se acercó a ella. −Luke está bien, cariño−Nora rápidamente le aseguró, rezando porque ella tuviera razón.−Simplemente está... descansando un poco−Se acercó al borde de la meseta, pero aún no podía ver a Luke. La bilis se elevó en su garganta. La oscuridad amenazó al borde de su visión. Un rugido sordo llenó sus oídos, y se dio cuenta aturdida de que iba a desmayarse. −¡Oye!−Un agarre seguro en su codo la devolvió a la realidad. Débil, Nora se desplomó sobre la forma cubierta de polvo.−¡Oh, Dios, Luke!−Se aferró a su espalda, sosteniéndose como si fuera una vida querida. Su cuerpo era tranquilizador y sólido contra su propia forma temblorosa. −¿Qué? ¿Qué sucede?−Luke finalmente logró soltarse de él y retrocedió para observar su expresión. Nora lo miró fijamente.−Pensé que...tú...−Hizo un gesto hacia la colina, donde hombres y mujeres intentaron rescatar lo que pudieron del carreta destruida de Bennett. −No estabas realmente preocupada por mí, ¿verdad?−Sus labios se curvaron en una sonrisa incrédula. Nora no estaba segura de sí debería besarlo o abofetearlo. Todavía no tenía idea de cuán importante era su supervivencia para ella y para Amy, no por razones sentimentales, sino porque necesitaban un proveedor y un protector. Abruptamente se alejó de él cuando su malestar estomacal volvió a irritarse. Página 113 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Nora?−Luke se inclinó para mirarla a la cara ¿Estás bien? Estas un poco verde. Nora intentó enderezarse, pero otra ola de náuseas la alcanzó, y perdió lo poco que había comido al mediodía. Cuando finalmente el vómito se había detenido y sostuvo su estómago, se dio cuenta de un toque reconfortante en su espalda. Se dio la vuelta, balanceándose un poco, y miró a los ojos grises preocupados de Luke. Amy se presionó contra las piernas de Nora, agarrándose la falda.−¿Estás enferma, mamá?−La niña la miró con los ojos muy abiertos. Nora apoyó una mano tranquilizadora en la cabeza de su hija, mientras su otra mano permanecía en su estómago revuelto.−Solo un poco de dolor de barriga. Pronto desaparecerá−Sabía que no sería así, pero no quería preocupar a Amy, y estaba muy consciente de la presencia de Luke a su lado. −¿Por qué no me dijiste que estás enferma?−Su brazo la envolvió en un gesto inconsciente, apoyándola. Donde normalmente Nora había retrocedido ante los toques de los hombres fuera del contexto de su trabajo, se encontró apoyada en él.−No lo estoy,−dijo ella, casi deseando que estuviera enferma.−Estoy bien, solo un malestar estomacal, eso es todo. Luke la estudió. Su expresión le dijo que él no le creyó ni una palabra de lo que dijo. Él había visto a través de sus no menos importantes habilidades de actuación desde el principio.−Tal vez deberías dejar esa rutina fuerte y silenciosa a... nosotros los hombres,−sugirió con una media sonrisa. −Oh, sí, porque eres mucho mejor en eso que yo−asintió ella, asintiendo con la cabeza hacia sus manos. La cuerda tensa había rasgado a través de sus guantes, y Nora podía ver ampollas y piel en carne viva a través de las rasgaduras en el material. −Déjame arreglarlos.−dijo Nora. Luke negó con la cabeza.−No hay tiempo para eso. Es nuestro turno de descender la colina. Podemos lamer nuestras respectivas heridas cuando estemos allí. ¿Podrás lograrlo?

Página 114 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora se enderezó y cuadró los hombros. Estaba decidida a demostrar que no era una florecilla asustada, sino una mujer pionera y resistente.−Por supuesto. La intensa mirada de Luke se posó en ella un segundo más, luego él asintió.−Está bien. Entonces, atemos todo en la carreta. Nora subió a la carreta. El aire cargado dentro de ella la hizo vomitar nuevamente, pero rápidamente lo reprimió y comenzó a atar cada artículo suelto en la carreta.−¿Por qué no me dejas terminar esto mientras revisas a los bueyes?−sugirió cuando vio a Luke hurgar con sus dedos rígidos. Ella casi esperaba que declinara debido al orgullo masculino, pero asintió sin vacilar. Minutos después, Luke instó a los bueyes a avanzar por el borde de la meseta y bajar la empinada colina. Nora miraba con ojos ansiosos cómo la carreta chocaba contra las rocas, apenas retenido por los hombres que sujetaban las cuerdas. Bernice Garfield se unió a ella cuando comenzó a caminar cuesta abajo. Puso a Amy abajo para que pudiera caminar con los hijos de Bernice. −¿Cómo está Jacob? −Se lastimó la pierna, pero por lo demás está bien. ¿Qué hay de Luke? Nora vio cómo su esbelto esposo agarraba la manija del freno.−Sus manos están mal raspadas y ampolladas. −¿Le dijiste?−Bernice sonrió expectante hacia ella. La sola idea de decirle a Luke hizo que Nora entrara en pánico, pero no podía contárselo a Bernice. Rápidamente miró a su alrededor, asegurándose de que Amy aún corriera con la hija menor de Bernice y no escuchara nada de su conversación. No quería que repitiera nada de lo que le dijeron a Luke.−No, yo...todavía estoy esperando el momento adecuado. −¡Ah!−Bernice se rió.−¿Quieres que sea romántico, eh? −Algo así−murmuró Nora. −¡Estoy tan feliz por ti y Luke!−Bernice sonrió como una orgullosa futura abuela.−Ustedes son una pareja tan linda. Nora forzó una sonrisa. Amaba a Amy y amaba a los niños, y en otras circunstancias, se habría alegrado de encontrarse embarazada otra vez. Página 115 de 397 Traducción: AngieE32018

Todo habría sido perfecto si se tratara del bebé de Luke. Pero Nora

sabía que no había posibilidad de eso, y Luke también lo sabría. Nunca serían la pequeña familia feliz que Nora deseaba.

Dio un suspiro de alivio cuando su carreta finalmente llegó al fondo del valle. Acamparon en Ash Hollow, un cañón arbolado llamado así por sus fresnos. Después de su extenuante y polvoriento descenso por Windlass Hill, el lugar parecía un oasis con sus fuentes frescas, árboles altos y arbustos con bayas dulces. La hierba exuberante estaba salpicada con una alfombra de coloridas flores silvestres. Nora inhaló profundamente la fragancia de rosas y jazmines que impregnaba el aire. −Bueno, parece que este es el lugar romántico que has estado buscando−Bernice le guiñó un ojo.−¿Quieres pasar un tiempo a solas con tu marido? Podría llevarme a Amy esta noche... Nora hizo una mueca. Lugar romántico o no, ella no tenía la intención de decirle a Luke pronto. Simplemente no estaba lista para tener su nueva vida tan pronto.−No, gracias. Creo que esperaré unas semanas hasta contárselo a Luke. Nunca se sabe lo que podría salir mal, y no quiero que se preocupe. Ella se ocupó de vagar por el prado y recoger bayas con Amy. Cuando se acercó al claro estanque en el medio del prado para lavar el rostro manchado de bayas de Amy, encontró a Luke junto al manantial, tratando de limpiarse las manos. −¿Buenas bayas?−Preguntó Luke, mirando con cariño mientras la niña se subía a su regazo. −¡Muy ena! ¡Mamá hace un pastel! −Estoy planeando hornear un pastel de grosella−explicó Nora.−¡No manches la camisa de Luke con tu rostro, cariño!−Se llevó a su hija que protestaba lejos de él y comenzó a limpiarse la cara.−Ahora tú.−Ella se volvió hacia Luke. Luke sonrió, y eso hizo que su rostro bien afeitado, normalmente estoico, pareciera años más joven.−No comí ninguna mora. −Estoy hablando de tus manos. Déjame limpiarlas por ti−Nora le tendió la mano y esperó a que Luke pusiera la suya en la palma de su mano, suavemente se quitó los restos de los guantes y miró hacia abajo, Página 116 de 397 Traducción: AngieE32018

estudiando sus manos. Eran delgadas, pero fuertes, igualmente capaces de manejar una docena de bueyes o herrar a un caballo y mecer a su hija para dormir. Nora se cubrió con delicadeza las ampollas y rasguños, y luego, sin pensar realmente en ello, se inclinó y le dio un beso a la palma encallecida. La mano de Luke se sacudió en su agarre.−¿Qué estás haciendo?−demandó saber, su voz era áspera. Nora levantó la vista. Su expresión medio tímida y medio enojada le dijo que él pensaba que este era otro de sus intentos de seducción. No fue así. No había habido nada planeado o calculado al respecto. Incluso si hubiera querido, estaba demasiado asustada por que Luke descubriera su embarazo si compartía su cama ahora. Simplemente había sido un gesto de alivio, simpatía, gratitud y afecto a regañadientes. Para su asombro, sintió que se sonrojaba bajo su mirada.−Lo siento, no pensé... es justo lo que hago cuando Amy tiene una pupa. Él retiró su mano y la flexionó.−Bueno, estoy sano entonces, gracias−Una rápida inclinación de cabeza, y él se alejó.

D

Ash Hollow; 12 de junio de 1851 Luke miró a través de la oscuridad hacia el borboteante Ash Creek, todos los demás ya se habían acostado por la noche, excepto Luke, que había sido voluntario para el servicio de guardia esta noche. Ella se echó hacia atrás contra su silla de montar, deliberadamente permaneciendo fuera del círculo de la luz del fuego. De esta manera, no haría ningún objetivo para cualquier enemigo que podría esconderse en la oscuridad. Sabía por experiencia que los Sioux a menudo acampaban cerca de Ash Hollow, y estaba decidida a no correr riesgos. Como soldado, su vida había sido una alternancia constante de rutina aburrida y peligro de muerte. Había luchado en guerras y escaramuzas, pero nunca había tenido miedo de morir. Su único temor había sido lastimarse tanto que su verdadera identidad sería descubierta por el médico del Ejército o sus camaradas. Pero ahora, con cada milla que se alejaban más de Independence, la posibilidad de su propia muerte adquirió otro significado para ella. Las reacciones de Nora cada vez que la vida de Luke estaba en peligro no habían sido indiferentes, y Luke no era tan ingenuo como para creer que se Página 117 de 397 Traducción: AngieE32018

trataba de un amor desinteresado por el "hombre" con el que se había casado hacía apenas seis semanas. La preocupación de Nora era por su propio futuro y por el de su hija. Con cada día, Luke comprendía más y más que su vida estaba inevitablemente entrelazada con las de las dos hembras Macauley. Al menos hasta que lleguemos a Oregón, se dijo a sí misma. Pensaré en algo para entonces. Sabía que no podía pasar el resto de su vida con Nora, a pesar de que había llegado a apreciar la mujer valiente que había logrado aferrarse a su calidez y amabilidad a pesar de su ocupación anterior. Nora también era mucho más inteligente y culta que la prostituta promedio, y esa era una de las razones por las cuales Luke temía pasar más tiempo de lo necesario con ella. Tarde o temprano, Nora descubriría su secreto. Aquí en el camino, siempre podía dormir separada de Nora y Amy, y podía tomar un baño rápido en algún rincón apartado de un arroyo. Si vivieran bajo el mismo techo, Nora esperaría que compartiera su cama y el baño en la bañera que preparó para su "esposo" No habría escondite por mucho tiempo. Luke salió de sus sombríos pensamientos cuando escuchó pasos. Ella bajó su carabina cuando Jacob Garfield entró en el círculo de luz del fuego. Se dejó caer junto a Luke y la miró con una extraña sonrisa. Normalmente no era una conversación vaga, Luke sintió la necesidad de romper el silencio. Su sonrisa la puso de alguna manera nerviosa.−¿Cómo está la pierna? −Supongamos que me va a dar problemas por unos días más, pero podría haber sido mucho peor−Metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y le ofreció un pequeño frasco de whisky. Luke negó con la cabeza.−Todavía estoy en guardia−le recordó. −¡Oh, vamos, jovencito!−Él le dio una amable bofetada en la espalda.−¡Puedes hacer una excepción esta vez! ¡Tienes una muy buena razón para celebrar, después de todo! Luke se encogió de hombros. El antílope al que había disparado esta tarde no era un motivo importante de celebración en su mente, pero proporcionaba un cambio agradable en su dieta constante de cerdo salado y frijoles.

Página 118 de 397 Traducción: AngieE32018

Jacob Garfield tomó un trago saludable.−Esperemos que sea un niño esta vez, ¿eh?

¿Un niño? Él realmente no está hablando sobre el antílope, ¿verdad?

Luke lo miró confundido.−No estoy seguro de saber de lo que estás hablando... −¡Oh, no hay falsa modestia ahora! Mi esposa no puede guardar un secreto para salvar su vida, así que sé que las felicitaciones están definitivamente en orden−Jacob le ofreció la botella de nuevo. Luke no hizo ningún movimiento para tomarla. −¿Felicitaciones?−repitió lentamente, esperando alcanzar su extraño proceso de pensamiento.−¿Por qué? Jacob se rió.−¡No me digas que no sabes que tu esposa está encinta! −¿Qué? ¿A qué te refieres...con un niño? −Con niño...en una forma familiar...en una condición delicada...embarazada−explicó Jacob, su sonrisa se amplió con cada palabra. Definitivamente estaba disfrutando demasiado de esto para la comodidad de Luke, pero ahora lo conocía lo suficiente como para saber que no estaba bromeando. Jacob no era para bromas tontas.−Nora... ¿está embarazada? Jacob asintió, aun sonriendo. Luke lo miró confundido.−P−pero... ¿Cómo...? −De la manera habitual, me lo imagino−Jacob se rió de buena gana.−¡Vamos, muchacho, tómalo como un hombre! Luke hizo una mueca. ¡No soy un hombre! Ella de repente quería gritar. ¡Y este no es mi hijo! Pero, por supuesto, no dijo nada mientras las preguntas, dudas y suposiciones daban vueltas por su mente. ¿Quién es el

padre de este niño? ¿Un cliente? ¿Un novio en Independence? ¿Alguien de la caravana? ¿Ella me engañó? Luke miró hacia las carretas, tratando de

imaginarse las interacciones de Nora con los hombres en la caravana. Nora siempre había sido amistosa con todos, pero Luke nunca había notado que se comportaba de manera inapropiada con uno de los hombres mayormente casados. Página 119 de 397 Traducción: AngieE32018

¿Estaba ya embarazada cuando aceptó casarse conmigo? ¿Fue esa la razón por la que aceptó mi propuesta tan fácilmente? ¿Por eso intentó que compartiera su cama? ¿Quería hacerme creer que esperaba a mi hijo? Luke resopló ante la ironía de la situación.

¿Qué voy a hacer ahora? Se sintió atrapada en una situación en la que

nunca había contado sucediera. Había planeado encontrar una manera de terminar su farsa de matrimonio, no asumir aún más responsabilidades.

−¿Y bien? ¿Qué estás esperando? ¡Ponte en marcha!−Jacob le dio una buena bofetada en la espalda, señalando hacia la carpa en la que Nora estaba durmiendo. Con un gran esfuerzo, Luke se contuvo para no mirarlo. No podía saber que ella no era el padre orgulloso y contento que esperaba que fuera.−Todavía estoy en guardia−refunfuñó. −Me tomaré el resto de tu guardia−ofreció Jacob.−Puedes ir y estar con tu esposa. Luke quería negarse. Estar en la pequeña carpa con Nora era lo último que quería hacer, pero sabía que la comunidad muy unida de la caravana pronto se volvería recelosa si se mantenía alejada de la mujer que supuestamente esperaba a su hijo.−Muy bien.−Se inclinó y recogió su silla de montar, tomándose su tiempo porque no tenía prisa por llegar a la carpa y a la mujer que albergaba. Lentamente levantó la solapa de la carpa y entró de puntillas. Todo estaba tranquilo, y Luke dejó escapar un suspiro de alivio. Una Nora dormida significaba que no tendría que enfrentar la realidad de esta nueva situación todavía. En silencio, se acomodó en su petate, incluso si ya sabía que no podría dormir esta noche. Cerró los ojos con fuerza cuando detectó un movimiento debajo de las mantas de Nora y fingió estar dormida. Por debajo de los párpados bajados, vio que Nora abría bruscamente las mantas y corría hacia la puerta. Apenas había salido cuando Luke oyó su náusea y su arcada. Luke presionó tres dedos en el puente de su nariz y miró la aleta, quería ponerse la manta sobre las orejas e ignorar los sonidos lastimosos y lo que querían decir, pero a medida que pasaron los minutos y Nora no regresó a la carpa, se sentó y escuchó en la oscuridad. Página 120 de 397 Traducción: AngieE32018

No hubo más sonidos. Sin vómitos, sin arcadas, sin pasos. Con una preocupación reacia, afuera.−¿Nora?−preguntó en voz baja.

Luke

se

levantó

y

vagó

−Uh−Nora se aclaró la garganta.−Estoy... estoy aquí. Los ojos de Luke se ajustaron a la oscuridad, y ella pudo ver a Nora, que estaba acurrucada en el suelo, con los brazos alrededor de ella.−¿Estás bien?−La pregunta sonaba estúpida en sus oídos, pero las otras mil preguntas en su mente eran mucho más complicadas, y aún no estaba lista para preguntarlas. Nora rápidamente se limpió la boca.−Estoy bien. No podía dormir y salí a respirar aire fresco.

Parece que estamos igualados. Ella es tan buena mintiendo como yo,

de repente, Luke no podía soportar las muchas mentiras que componían su vida.−No creo que un soplo de aire fresco cure lo que te aflige,−dijo sin rodeos. Con un gemido medio reprimido, Nora se enderezó y miró a Luke, sus ojos verdes estaban muy abiertos y asustados.

−¿Hay alguna posibilidad de que me quieras decir algo?−Luke se encontró conteniendo la respiración. Quería escucharlo de Nora, medio esperando que Jacob estuviera equivocado. Oyó que Nora tragaba pesadamente. Su mirada se alejó de la de Luke.−Tu... ya sabes, ¿verdad? Luke cerró los ojos por un segundo. Es verdad. Ella asintió con la cabeza. −¿Cómo?− Nora susurró. Luke resopló.− Eso es exactamente lo que quiero saber. ¿Cómo puedes estar con un niño cuando ambos sabemos...−Ella cerró rápidamente su boca. Nora no sabía cuán imposible era la idea de que ella engendrara un niño. Nora bajó la cabeza.−No es tuyo−admitió en un susurro. −Eso es obvio. ¿De quién es niño entonces?−Luke exigió saber. Una inesperada ola de celos se apoderó de ella. −Yo...no sé. Página 121 de 397 Traducción: AngieE32018

−Quien…?−Luke comenzó a preguntar de nuevo, pero luego se detuvo cuando se dio cuenta de que Nora no estaba protegiendo la identidad del padre–Ella realmente no lo sabía.−Un cliente−dijo con repentina claridad. Nora levantó la cabeza por primera vez y, suplicante, miró a los ojos de Luke.−No he estado con nadie más desde que acepté casarme contigo. Sé que probablemente no creerás la palabra de una prostituta, pero te juro que no he... −Te creo−Luke interrumpido. Nora aún la miraba cautelosamente, esperando que pasase algo malo. Luke respiró hondo y planteó la pregunta crucial.−¿Cuándo supiste por primera vez que estabas con un niño? ¿Antes o después de que accediste a casarte conmigo? −No estaba segura por mucho tiempo. Pensé que podría estar exhausta y mareada por la tensión del viaje... −Mírame−Luke esperó hasta que los ojos verdes se encontraron a regañadientes con los de ella.−Esto no es algo que descubriste ahora mismo. Probablemente empezaste a preocuparte en el momento en que perdiste tus cursos mensuales.−Luke sabía demasiado sobre la vida en un burdel para creer lo contrario. Los niños no tenían cabida en la vida de una prostituta; sólo significaba una pérdida de dinero.−¿Qué tan lejos estás? −No estoy segura, pero supongo que cinco meses−murmuró Nora, rápidamente mirando hacia abajo otra vez. Luke miró a la mujer aún más esbelta.−¿Cinco meses? ¡Eso es imposible! Nora se mordió el labio.−Te lo aseguro, es posible. No me has visto desnuda, y estas faldas y el delantal están escondiendo mi pequeño bulto bastante bien. Era lo mismo cuando estaba embarazada de Amy—podría esconderlo hasta que tuviera seis meses.

¿Ella también tuvo que esconder ese embarazo? Luke al instante

comenzó a especular sobre el padre de Amy, pero luego se detuvo. Ella tenía otros problemas en este momento.−¿Aceptaste casarte conmigo y viajar a dos mil kilómetros por montañas, páramos y ríos inundados sabiendo que estás embarazada? ¿En qué demonios estabas pensando? Página 122 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Pensando?−La cabeza de Nora se levantó bruscamente, y se encontró con la mirada de Luke sin sumisión por primera vez.−Yo no estaba pensando en absoluto ¡Sólo estaba tratando de sobrevivir! −¿Tratando de pasar al bastardo de un cliente como mi hijo? ¿Fue esa la razón por la que estabas tan empeñada en ir a la cama conmigo?−El calor disparó el cuerpo de Luke mientras miraba a la mujer embarazada. Nora parpadeó, y el rayo de ira que había comenzado en sus ojos murió.−No... No sé. Realmente no. No quería mentirte, pero... −¿Entonces por qué lo hiciste? ¿Por qué no me dijiste desde el principio?−Luke quería saber, incluso mientras pensaba para sí misma:

¡Oh, eres uno para hablar de confianza y decir la verdad, Luke Hamilton!

Nora se envolvió con sus brazos protectores en el centro.−¿Te hubieras casado conmigo, si lo supieras? Ambos sabían que la respuesta era "no", pero las razones de Luke no eran en las que probablemente estaba pensando Nora. No era solo que no quisiera ser responsable de una mujer embarazada y luego de un bebé que no era suyo; principalmente era que no quería exponer a una mujer embarazada a todos los peligros a lo largo del camino. Se estremeció cuando pensó en todas las historias sobre abortos involuntarios y muerte en el parto que había escuchado a lo largo del camino. −¿Qué va a pasar ahora?−Nora finalmente preguntó en voz baja. −Volveremos adentro, y te hare un poco de té de jengibre. Eso debería ayudar con las náuseas−respondió Luke, intencionalmente malinterpretando la pregunta de Nora. Nora la miró por un momento, luego encontró el coraje de preguntar nuevamente.−No, quiero decir... lo que va a pasar conmigo, con este bebé...−Tocó suavemente su redondeado estómago.−…¿con nosotros?−Ahora ella señaló a Luke y a ella misma. Luke negó con la cabeza.−No lo sé, y no quiero pensar en eso ahora−Se frotó las sienes donde había comenzado un sordo latido.−Dame un poco de tiempo, ¿de acuerdo?−Sin esperar una respuesta, volvió a entrar y comenzó a buscar algo de raíz de jengibre.

Página 123 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Roca del palacio de justicia; 15 de junio de 1851 Nora, mareada, levantó la cabeza de la almohada y parpadeó para abrir los ojos. La primera luz pálida del amanecer estaba empezando a filtrarse a través del lienzo. Podía distinguir el cuerpo envuelto en mantas de Luke en el otro lado de la carpa, de espaldas a ella. Su posición ilustraba la distancia que había surgido entre ellos. No es que hubieran estado demasiado cerca antes, pero en las quinientas cincuenta millas desde la Independencia, se había desarrollado entre ellos una fácil camaradería y respeto mutuo. Nora había acariciado esa amistad cautelosa, porque nunca había pensado que alguna vez tendría ese tipo de relación con un hombre, pero ahora… Habían pasado tres días desde que se enteró de su embarazo, y todavía no habían hablado sobre el futuro. Su silencio se volvió más aterrador con cada hora que pasaba. Presionó ambas palmas hacia el centro, esperando calmar a su bebé por nacer. Ella había empezado a sentir sus movimientos dos días antes, pero la alegría del momento se había visto eclipsada por los constantes temores y preocupaciones sobre su futuro incierto. Después de pasar por Ash Hollow, el sendero había comenzado una escalada ligera pero constante, y las noches se volvían más frías con la altitud en ascenso. Lejos en el horizonte, a veces podían vislumbrar las Montañas Laramie cubiertas de nieve. Nora sabía que ya habían pasado el punto en el que Luke podría haberla enviado a Independence, no por su cuenta, al menos. Pero cada vez que se encontraban con una familia o un grupo de buscadores de oro desilusionados que viajaban hacia el este, el miedo la atravesaba cuando vio que Luke les estaba hablando. Cada vez, ella temía que él estuviera haciendo arreglos para que regresara con ellos, pero aún no había sucedido. Luke había sido distanciado, pero no desagradable con ella. Él no había gritado cuando ella no tenía el desayuno preparado cuando se levantaba, porque solo el olor de la comida le producía náuseas. Él había asumido tranquilamente la tarea de freír el tocino y la envió de vuelta a la carreta a descansar. Por lo que sabía Nora, ni siquiera le había dicho a nadie que no era su hijo lo que ella esperaba. Cada vez que alguien de la caravana lo felicitaba Página 124 de 397 Traducción: AngieE32018

por el bebé, apretaba los labios, pero aceptaba las felicitaciones con un encogimiento de hombros avergonzado. Hasta el momento, nadie sospechaba que él no era el padre del bebé. Todos seguían tratando a Nora con respeto, pero vivía con el temor de que esto cambiara muy pronto, y ella estaría sola otra vez. Con un suspiro, se levantó para comenzar sus tareas. Cuando se volvió hacia el lugar justo al lado de ella, donde Amy siempre dormía, se congeló. Las mantas estaban vacías. Amy se había ido. En pánico, Nora tropezó con la solapa de la carpa, pero se detuvo cuando pasó por el lugar donde Luke dormía. Su hija dormía pacíficamente al lado de Luke. Sus rizos rojos se asomaban por debajo de la manta con la que él debería haberla cubierto, se había abrazado a Luke, aferrándose a él como una muñeca de gran tamaño. Nora los miró a los dos. De repente se dio cuenta de que, si Luke los dejaba, rompería el corazón de Amy. Nora se había ocupado de proteger su propio corazón escondiéndolo detrás de un escudo protector, pero su hija no tenía ese tipo de protección. Por primera vez en su vida, Amy le había dado su confianza a un hombre, y Nora no quería ver esa confianza pisoteada. Ella sabía exactamente cuánto dolía. Vio como Amy se movía en su sueño, acurrucándose más cerca de la tela de la camisa de Luke. Una mano fuerte salió de debajo de la manta que compartían y se extendió protectoramente a través de la pequeña espalda de Amy, manteniéndola abrigada y segura. Nora se mordió el labio. Nunca había pensado que confiaría en ningún hombre el bienestar de su hija, pero ahora descubrió que confiaba en Luke. A pesar de la inexperiencia de Luke con los niños y la desconfianza de Amy hacia los hombres, se habían vinculado durante las últimas semanas en el camino. Todo en su vida había sido perfecto por una vez, pero Nora había tenido miedo de ser realmente feliz, temerosa de que sucediera algo que destruyera su felicidad, y ahora algo había sucedido. Con una última mirada a las dos formas de dormir, Nora salió de la carpa. Se estremeció en el aire fresco de la mañana y apresuradamente Página 125 de 397 Traducción: AngieE32018

avivó el fuego. Cuando se agachó para recoger el hervidor abollado, oyó pasos detrás de ella. −Buenos días−llegó la voz ronca de Luke. Nora se volvió y tomó a su hija bostezando.−Buenos días. No te desperté, ¿verdad?−No quería molestarlo más de lo que ya lo había hecho al ocultar el hecho de que estaba embarazada del hijo de otro hombre. −No−respondió Luke en breve.−Déjame hacer esto.−Él le quitó la tetera y comenzó a caminar hacia el río. Amy comenzó a luchar en sus brazos, exigiendo que la dejaran.−¡Amy también! Nora miró hacia abajo. El rocío se aferraba a la hierba y empaparía a Amy en segundos.−No, Amy, quédate conmigo. Solo te mojarás en la hierba. Amy se inclinó para mirar el rocío, también. Su labio inferior se estremeció. −¿Qué tal si me ayudas a preparar tu desayuno favorito?−Nora sugirió rápidamente antes de que las lágrimas comenzaran a caer. Amy dejó de luchar.−¿Panqueques de manzana? −No tengo manzanas, pero panqueques, sí−Nora estaba bastante segura de que su estómago podía manejar hacer panqueques. Bajó a Amy y le mostró cómo revolver la harina y la leche para la masa de panqueques. A su alrededor, otras fogatas cobraron vida cuando las otras mujeres comenzaron a desayunar. Nora apretó los labios, tratando de ignorar los diversos olores de tocino, frijoles, pan y cebollas que flotaban. La bilis se elevó en su garganta; se apartó de Amy y los panqueques por un segundo para tomar una respiración profunda. Cuando se giró, Amy había puesto la masa de panqueques y corría por la hierba hacia el río.−¡Amy, Amy Hamilton! ¡Detente y vuelve aquí en este mismo instante! Pero Amy casi había llegado a Luke ahora, que regresaba con la tetera de agua.−¡Papá!−Gritó a través de la distancia entre ellos.

Página 126 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora se congeló a mitad del paso. Vio como la tetera casi se deslizaba del agarre de repente inerte de Luke. Él también se había detenido, y ahora estaba mirando a Amy con una expresión que casi hizo reír a Nora a pesar de la severidad de su situación.−¡Amy!−Apresuradamente alcanzó a su hija.−No llames así a Luke, cariño.−Llamarlo por ese título significaba obligarlo a adoptar el papel de padre, cuando no lo era ni de Amy ni del bebé por nacer. No quería que pensara que le había dicho a Amy que lo llamara "papá", incluso cuando estaba claro que era reacio a aceptar ese papel en sus vidas. Amy dejó de saltar por la hierba hacia Luke. Se volvió y miró a Nora con una expresión de completa confusión. Su labio inferior temblaba, una clara señal de que estaba luchando por contener las lágrimas.−Sieto−murmuró. Nora se mordió el labio. Estaba segura de que Amy ni siquiera sabía por qué se disculpaba. Tenía miedo de haber hecho algo mal, pero era claro para Nora que su hija no tenía idea de por qué sería tan malo llamar a Luke "Papá". Desde el día de su nacimiento, Amy había sido hija de una prostituta, y había sido tratada como tal. A Amy la gente del pueblo "respetable" le había gritado y desaprobado a menudo. Incluso ahora, que estaba rodeada de personas que la trataban como a cualquier otro niño nacido dentro del matrimonio, era demasiado sensible a la desaprobación. Con un suspiro, Nora se arrodilló junto a su hija.−No hiciste nada malo, cariño. No sabías...−Levantó la cabeza y miró suplicante a los ojos de Luke.−Debe haber escuchado a los otros niños en la caravana llamando a sus padres con ese nombre, y debe haber pensado...Amy, cariño, Luke n… −No.−Luke levantó una mano, deteniendo palabra.−Es...−Se aclaró la garganta.−Todo está bien.

su

media

Nora lo miró fijamente.−¿Todo está bien?−Repitió. ¿Qué significaba

eso? ¿Estaba bien mientras Amy nunca se refiriera a él así de nuevo?

−Tus hijos necesitan un padre, y estoy dispuesto a cumplir ese rol mientras te lleve a encontrar un mejor hombre−explicó Luke. Nora sintió ganas de reír y llorar al mismo tiempo. Entonces serás su

padre mientras viva, porque mientras más te conozco, más segura estoy que eres el mejor hombre que podría desear. Lentamente, se levantó y

apoyó la mano en el hombro de Amy.−¿De verdad quieres decir eso? ¿Aceptarías a este niño como propio?−No podía ocultar la esperanza que brillaba en sus ojos. Página 127 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se encogió de hombros como si no fuera gran cosa.−Mientras seas mi esposa, tus hijos también serán míos. Nora parpadeó y aturdida negó con la cabeza. Su esposa, sus hijos... ¿es realmente tan fácil para él? No podía imaginar que cualquier otro hombre que haya conocido hubiera reaccionado así. Algunos podrían haber tolerado que las hermanastras o los hermanastros estuvieran creciendo junto con sus propios hijos, pero nunca había visto a un hombre orgulloso como Luke Hamilton aceptar al hijo de otro hombre como suyo. Las dudas comenzaron a crecer de inmediato en ella. Pensamientos y preocupaciones pesimistas volvieron a su mente, pero luego vio a Luke levantar a Amy, fuera de la hierba húmeda. El dobladillo mojado de su vestido empapó su camisa, y ella lo vio temblar en el aire fresco de la mañana, pero no bajó a Amy.

Tal vez...Nora permitió que una tímida esperanza creciera en su

pecho mientras los seguía de vuelta al fuego.

D

Chimney Rock; 15 de junio de 1851 Luke miró hacia atrás por encima del hombro. Cuando vio que la carreta de Buchanan era lenta y luego se detuvo, levantó el brazo y gritó una advertencia a Jacob Garfield en la carreta frente a ella, quien lo repitió hasta que el mensaje llegó a la parte delantera de la caravana. La orden de detenerse se repitió de la misma manera, hasta que cada carreta se había detenido casi al nivel de la esbelta columna de piedra que sobresalía casi quinientos pies en el cielo. Chimney Rock fue una de las formaciones rocosas que surgieron de las llanuras a lo largo de las orillas del río North Platte. Lugares como Courthouse Rock o Chimney Rock aparecieron en el horizonte durante días y siempre parecían estar mucho más cerca de lo que realmente eran, algunos de los emigrantes habían caminado tres o cuatro millas fuera de su camino para subir al cono o grabar sus nombres en la piedra arenisca, pero su detención tenía otras razones. La Sra. Buchanan había estado demasiado enferma para caminar cuando salieron esta mañana. Al mediodía, el Capitán había enviado jinetes a otras caravanas de carretas en busca de un médico. Página 128 de 397 Traducción: AngieE32018

La mirada de Luke buscó a Nora para asegurarse de que estaba bien, algo que se encontró haciendo regularmente desde que descubrió que Nora estaba embarazada. Agradecida por el respiro, Nora se había sentado en la lengua de la carreta mientras esperaban noticias de la carreta Buchanan, estirando sus pies hinchados ante ella. Ahora que Luke sabía, podía detectar un leve bulto donde crecía el bebé. Todavía estaba alternando entre el horror y el temor ante la idea de que pronto sería el "padre" de un bebé recién nacido. El Sr. Buchanan salió de su carreta con una pala y comenzó a cavar un hoyo justo en frente de su carreta. Luke apretó los labios y silenciosamente agarró su propia pala para ayudarlo. No necesitaba preguntar si la señora Buchanan acababa de morir; había sabido cuando el doctor de un caravana cercana les había dicho que era cólera que este era el resultado más probable. El cólera había matado a más emigrantes que cualquier otra cosa. Ella había visto a personas en buena salud comenzar a silbar alegremente por la mañana. Al mediodía, se retorcían de agonía con horribles calambres, vómitos y diarrea, y estaban muertos antes de la noche. Luke cavó silenciosamente, hombro con hombro con Jacob Garfield y Tom Buchanan. Bill Larson, el vecino de la carreta detrás de Luke, no salió de su carreta; él solo predijo una muerte rápida y horrible para los ayudantes si no se mantenían alejados. Luke no creía que el cólera fuera contagioso. El año pasado, cuando vio morir a muchas personas a lo largo del Platte, tuvo la impresión de que el cólera tenía que ver con la baja calidad del agua potable del río poco profundo. No podía probarlo, pero la suposición supersticiosa de Bill Larson no era suficiente para hacerla abandonar a su vecino cuando necesitaba ayuda. Excavar una tumba en el terreno abarrotado del sendero era un trabajo duro, pero Luke sabía que era la única forma ahora que habían llegado tan al oeste. Chimney Rock había marcado el final de su viaje sobre llanuras planas y el inicio de la parte de la montaña del viaje. El paisaje había cambiado de exuberante verde a seco, hierva marrón. No había madera en el área, y eso significaba que no podían construir un ataúd para la señora Buchanan. Página 129 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke vio que el Sr. Buchanan envolvió el cuerpo de su esposa en una colcha y la bajó a la tumba poco profunda que habían excavado en los surcos del sendero. Esperaban que el constante paso de las carretas sobre la tumba limpiara el olor y ocultara la ubicación de la tumba, para que el cuerpo estuviera a salvo de los indios, los ladrones de tumbas y los animales carroñeros en la tierra compactada. Finalmente, los emigrantes se juntaron en un semicírculo suelto alrededor de la tumba fresca. Nora dio un paso al lado de Luke cuando el Capitán comenzó a leer su Biblia. Por el rabillo del ojo, Luke observó a Nora sollozar y secarse los ojos mientras ayudaba a Amy a unir sus manos en oración. Luke no estaba realmente familiarizado con el Padrenuestro porque los otros murmuraban a coro, así que solo movió los labios y miró a los demás. El Sr. Buchanan estaba de pie con la cabeza colgando, mientras que sus hijos, que tenían la edad suficiente para comprender la irrevocabilidad de lo sucedido, lloraron abiertamente. De repente, una imagen de Nora y Amy llorando en su tumba atravesó su mente. Apretó los dientes al darse cuenta de la gravedad de la situación en la que estaría Nora si algo le sucediera. Si ella moría o estaba demasiado enferma para continuar, si su identidad quedaba expuesta en el proceso, Nora y Amy ni siquiera tendrían el apoyo de la comunidad generalmente unida de la caravana. Nadie simpatizaría demasiado con una mujer que había vivido como la esposa de un monstruo de la naturaleza, nadie creería que no había sabido, que nunca había compartido la cama de Luke. Luke miró a los emigrantes reunidos. No tenía dudas de que Nora se quedaría sola en su tumba si alguna vez llegaba a eso. Es decir, si ella se parará en mi tumba por más tiempo de lo necesario para escupirla. Si alguien asistía al funeral, susurrarían y hablarían detrás de Nora, tal como habían hablado a espaldas de Luke durante su infancia. Luke hacía tiempo que se había acostumbrado. Había aprendido a distanciarse de los demás. A Luke no le había importado nadie, y nadie se había preocupado por ella ni por lo que le había pasado. Solo había sido responsable de si misma.

Página 130 de 397 Traducción: AngieE32018

Ahora todo eso había cambiado. El repentino impulso de tomar la mano de Nora casi la asustaba. Era algo que un marido, un amante habría hecho, y ella era la esposa de Nora sólo de nombre. No tiene sentido dejar que Nora,—o ella misma,—esperara algo que nunca podría ser. Cuando la oración terminó, rápidamente se alejó y preparó los bueyes. −¿Estás bien?−La voz de Nora vino detrás de ella. Luke no se dio vuelta.−Por supuesto.−Se encogió de hombros tan casualmente cómo fue posible.−Ni siquiera conocía a la Sra. Buchanan tan bien. Nora se acercó a ella y sin hacer nada se frotó el flanco del buey.−Era una mujer muy agradable. Al principio, cuando no podía hornear pan para salvar mi vida, ella compartió conmigo más de una vez. Luke arrastró los pies mientras miraba a Nora secarse las lágrimas, si bien se había ocupado de mantenerse separada del resto de los emigrantes, Nora se había convertido en parte de la comunidad. Ella no sabía qué decir. −Lo siento−murmuró Nora, obviamente notando lo incómodo que Luke estaba con su despliegue de emociones.−Creo que es todo eso...−Hizo un gesto hacia su creciente barriga.−...me está haciendo un poco emocional. Luke solo asintió. Durante los últimos días, había evitado hablar sobre el embarazo con Nora, prefiriendo simplemente ignorarlo por el momento. Evitando el tema una vez más, apartó la mirada de Nora y detectó a Amy que estaba colocando un pequeño ramo de flores silvestres recogidas a mano al lado de la tumba.−Eres una buena madre−De repente se encontró diciendo. Nora parpadeó hacia ella, y sus manos se posaron en su estómago en un gesto inconsciente.−¿De verdad piensas eso?−La esperanza y la duda se mezclaron en su voz. −Lo hago−Luke nunca había pensado que diría eso sobre una mujer que una vez había sido una prostituta, pero no había duda en su mente de que Nora amaba a su hija e intentó todo lo que pudo hacer por ella.

Página 131 de 397 Traducción: AngieE32018

Las últimas lágrimas de Nora desaparecieron, y sonrió a Luke. Los reflejos dorados centelleaban en los ojos verdes, y la encantadora mezcla de pecas en la nariz y las mejillas parecía bailar al formarse hoyuelos. Irritada consigo misma por notar detalles tan irrelevantes sobre la apariencia de Nora, Luke se giró e instó a los bueyes a que avanzaran.

D

Cerca de Chimney Rock; 15 de junio de 1851 Nora se lamió los labios secos que se habían roto durante un largo día de viaje por un camino arenoso. Nubes de polvo flotaban en el aire todo el día como niebla. Una fina capa de tierra había cubierto su piel, y había sido un alivio sumergirse en el pequeño arroyo donde habían acampado, incluso Luke había regresado con el cabello todavía húmedo por el baño de uno de sus solitarios paseos. Finalmente, después de la cena, la lluvia había comenzado a caer, estableciendo las nubes de polvo y convirtiéndolos en barro, lo que los obligó a retirarse a sus carpas. Su lengua se movió sobre su labio partido mientras se concentraba en enhebrar su aguja en la tenue luz dentro de la carpa. Cuando finalmente había logrado la tarea, se deslizó el corpiño de su vestido sobre su cabeza y bajó la mirada hacia el puño deshilachado. Ella perforó la aguja a través de la tela. Cuando pasó el hilo, su mirada se posó en Luke. Rápidamente se giró, haciéndole obvio a Nora que la había estado mirando. Nora miró su fina camisa y sonrió para sí misma. Momentos como este fueron un bálsamo curativo para su maltratada confianza en sí misma con respecto a su capacidad para tentar a su marido con sus encantos femeninos. Los otros hombres en la caravana ya estaban ocupados en algo más que mirar a sus esposas. A juzgar por algunos de los sonidos que provenían de las carpas alrededor de la suya, algunas de las otras parejas aprovecharon su retirada forzada de la lluvia para hacer el amor detrás de las paredes de lona. Nora había trabajado en un burdel durante la guerra, Página 132 de 397 Traducción: AngieE32018

así que entendió que básicamente estaban celebrando la vida, asegurándose a sí mismos y a los demás que estaban vivos y bien. −Sabes, no me importa−le dijo en voz baja. Luke apenas levantó la vista.−¿No te importa qué?−Sonaba brusco, pero Nora había aprendido que esta era su manera de evitar mostrar sus emociones. −No me importa que me mires... a mi cuerpo−explicó Nora.−Eres mi esposo. Puedes mirar. Luke levantó la vista fugazmente, pero no respondió. −Se te permite hacer más que solo mirar−agregó Nora. Se movió hacia él y tomó su mano. Sintió que se sacudía nerviosamente en su agarre, pero se sostuvo y presionó suavemente su mano contra su vientre. Podía sentir sus callosidades a través de la delgada tela de su camisa; el ligero temblor de sus dedos un asombroso contraste. Ese signo de vulnerabilidad en el hombre normalmente seguro de sí mismo afectó a Nora. No había nada de la repulsión que generalmente acompañaba el toque de un hombre. Intentó alejarse, pero luego sus dedos vacilantemente revolotearon sobre su creciente barriga como si tratara de comunicarse con el niño por nacer. Para su propia sorpresa, Nora sintió que se relajaba en el suave toque. Había soportado toques de hombres cientos de veces en los últimos dos años, pero de alguna manera esto era muy diferente. La pequeña carpa los obligó a sentarse juntos, y ella respiró profundamente el discreto aroma de cuero, caballo y algo que solo era Luke. No hubo vacilación por su parte, mientras lentamente levantaba su mano hacia arriba y la presionaba contra su único pecho medio cubierto. Luke se congeló. Su mirada se dirigió hacia Amy. −No te preocupes−susurró Nora.−Está profundamente dormida. No se despertará. −Sí.−La voz de Luke era ronca.−Porque no le daremos ninguna razón para hacerlo. Te dije antes que no tengo intención de compartir tu cama−Él deslizó su mano de debajo de ella. Nora casi había esperado que la rechazara nuevamente, pero aun así se sintió un poco decepcionada. Cada vez que pensaba que finalmente Página 133 de 397 Traducción: AngieE32018

había establecido algún tipo de intimidad entre ellos, se distanciaba de ella nuevamente.−¿Pero por qué? No hay riesgo ahora. No puedo quedar embarazada dos veces después de todo−Dijo con una sonrisa. Luke apretó sus manos en puños.−Este arreglo sería mucho más fácil para ambos si finalmente dejaras de intentar seducirme. −¿Arreglo?−Nora repitió lentamente. La palabra dejó un sabor amargo en su boca.−Las relaciones comerciales que tuve con mis clientes fueron arreglos. Lo que tenemos es un matrimonio, Luke. Aun manteniendo su mirada fija en sus rodillas, Luke cruzó sus brazos sobre su pecho.−Te di a ti y a Amy mi nombre y la oportunidad de empezar una nueva vida; hago lo mejor que puedo para proveerte y protegerte; y acepté ser padre para tus hijos hasta que encuentres a alguien más. ¿No es eso exactamente lo que querías de nuestro matrimonio? ¿Qué más quieres de mí? Nora tragó pesadamente. Tener un protector y proveedor era exactamente lo que ella había esperado cuando accedió a casarse con él. Si era sincera consigo misma, tenía que admitir que Luke ya había superado todas las expectativas. Él la trató con una amabilidad y respeto que había estado ausente de su vida durante mucho tiempo, y mostró más interés y paciencia hacia Amy de lo que su padre había tenido con Nora. Entonces, ¿Qué más podría esperar ella de él? ¿Qué más quería ella de él? Gritos desde afuera de su carpa interrumpieron los pensamientos de Nora. La solapa fue arrojada hacia atrás, y el Capitán McLoughlin apareció en la apertura de la carpa. Gruesas gotitas de lluvia salpicaban de su voz y barba canosas.−¡Prepara la carpa!−gritó sobre la lluvia torrencial afuera.−¡Tenemos que alejarnos de aquí ahora mismo! Entonces él se había ido. En el silencio conmocionado, lo oyeron repetir su mensaje gritado en la siguiente carpa. Nora parpadeó y miró a Luke. Como esperaba que él lo hiciera, inmediatamente se hizo cargo de la situación.−Despierta a Amy y empaca la ropa de cama, yo me ocuparé de la carpa. Nos encontraremos en la carreta. −¡Amy, Amy, despierta!−Sacudió frenéticamente a su hija. Los ojos de Amy se abrieron y parpadeó adormilada. Con un gruñido de protesta, trató de darse la vuelta y volver a dormir. Página 134 de 397 Traducción: AngieE32018

−No, Amy, tienes que despertar. Tenemos que irnos−Mientras su hija se incorporaba y comenzaba a forcejear a medias para liberarse de su manta cálida, Nora enrolló su propia ropa de cama y la de Luke. Cargada con Amy posada en su cadera y los petates debajo del otro brazo, salió corriendo. Las gotas de lluvia le golpeaban la cara e inclinó la cabeza mientras luchaba contra el viento y la lluvia. El fuego se había apagado hacía mucho tiempo, por lo que el campamento yacía en la oscuridad. Nora apenas podía distinguir los contornos de los carretas, y no tenía idea de cuál era la suya. El barro se aferró a sus botas. Cada paso fue más difícil que el anterior. El caos prevaleció a su alrededor. Todo el mundo estaba gritando, corriendo bajo la lluvia con niños llorando y algunas pertenencias agarradas a su pecho. Nora tropezó. Se detuvo por un segundo y dio la vuelta, mirando a través de la lluvia. No podía hacer su carpa y esperaba que eso significaba que Luke ya había desmantelado. ¿Tal vez sería mejor esperar por él? Siempre parecía saber cómo salir de los problemas en los que se encontraban, y Nora se dio cuenta de que se sentía segura con él. No, se dijo a sí misma. Tengo que hacerlo sola. Luke no puede ocuparse de ayudarme y cuidar la carpa al mismo tiempo. Se inclinó para proteger el cuerpo de Amy de la lluvia con la suya y luego se apresuró hacia adelante. Un relámpago zigzagueó en el cielo y le dio una breve visión de las carretas. ¡Ésta! Giró hacia la derecha y dejó escapar un suspiro de alivio cuando finalmente llegó a su carreta. Levantó a Amy dentro y subió detrás de ella para guardar los petates ahora mojados. Otro rayo iluminó el cielo, revelando el pequeño arroyo donde habían levantado el campamento esta tarde. ¡¿Pequeño arroyo?! Nora miró por el segundo que duró el rayo. Ya no era una corriente suave. Justo al lado del círculo de carretas, un río embravecido estaba estallando sobre sus riberas y amenazaba con volcar las carretas si se quedaban por más tiempo. −¿Nora?−La voz de Luke casi se ahogó por el retumbante trueno. Nora asomó la cabeza por la solapa.−¡Aquí! ¡Estamos aquí!

Página 135 de 397 Traducción: AngieE32018

Con su voz guiándolo, llegó a la carreta y no perdió tiempo sujetando los postes de la carpa a los lados de la carreta.−Quédense aquí. Tengo que traer los bueyes−dijo cuándo le entregó la carpa doblada. Nora solo podía imaginar qué tan asustados debían estar los animales por los rayos y los truenos. Por lo que había experimentado en su viaje hasta el momento, sabía que una estampida podría estallar en cualquier momento.−¡Luke!−Gritó contra la lluvia y el trueno cuando comenzó a alejarse. Él dio vuelta nuevamente. A la luz deslumbrante de otro rayo, pudo ver que su camisa empapada estaba pegada a su piel y por un segundo, creyó ver algo como un vendaje debajo de la tela medio transparente, luego, el entorno de la carreta quedó una vez más sumido en la oscuridad, y Nora pensó que debía haberse equivocado. ¿Seguramente él me hubiera

dicho si había sido herido?

−¿Qué?−Luke la instó a hablar. −Es solo...−Nora tragó saliva.−Cuídate, ¿Está bien? −Voy hacerlo− Él desapareció en la noche. Nora se obligó a alejarse de la aleta. Envolvió a Amy en una manta seca a medio camino y tiró de las cuerdas para cerrar las mantas al extremo de la carreta de Amy.−Amy−se dirigió a la temblorosa criatura tan tranquilamente como pudo:−Tengo que salir y ayudar a Luke. Quédate aquí. No salgas de la carreta tú sola. Volveré pronto, ¿de acuerdo? Esperó hasta que Amy asintió, y luego volvió a salir. La lluvia aún caía con fuerza, pero ella lo ignoró y comenzó a preparar los yugos de madera y desencadenó la carreta de los demás que había sido atada durante la noche. Cuando Luke regresó con los bueyes nerviosos, la carreta estaba lista para partir. Trabajaron juntos en silencio, atando a los bueyes e incitándolos a avanzar, lejos del peligroso río. La suya era la primera carreta que se retiraba, pero Nora podía ver a otras siguiéndola. Con un firme agarre en el yugo de los bueyes, Luke los guió a través de la noche. Nora se concentró en poner un pie delante del otro, tratando de no tropezar o atascarse en el barro hasta los tobillos. Casi se cae cuando Luke de repente detuvo la carreta. Página 136 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Cuidado!−El brazo de Luke la atrapó, pero retrocedió cuando ella se aseguró.−Creo que esto está lo suficientemente lejos del río, debemos acampar aquí por el resto de la noche. No es seguro viajar en la oscuridad. El Capitán estuvo de acuerdo y los empapados emigrantes se acomodaron para pasar la noche en sus carretas. Entre troncos, sacos de harina y frijoles, y un barril de encurtidos, no había mucho espacio para ellos en la plataforma de la carreta. Nora se sentó entre una bolsa de alimentos y su mantequera, enrollándose alrededor del cuerpo de Amy para darle más calor. Cerró los ojos, pero no pudo dormir. Las lonas de las carretas se habían frotado con aceite de linaza para hacerlas impermeables, pero el aguacero de la noche había sido demasiado para ellas y ahora se filtraron de todos modos. Una sucesión constante de gotas golpeó su hombro, y se movió un poco hacia la derecha para evitarlas, cerró los ojos otra vez, pero ahora otra filtración se había acumulado a sus pies. Acababa de resignarse a una noche de insomnio cuando sintió que otra manta se posaba sobre ella y Amy, seguida de la cubierta de la carpa a prueba de lluvia. Sin decir una palabra, Luke regresó a su lugar al final de la carreta, mirando la lluvia con la espalda apoyada en un saco de harina. −Gracias−susurró Nora. Trató de distinguir su rostro en la oscuridad, pero no pudo.−¿Quieres unirte a nosotras en nuestro pequeño nido?−Levantó el borde de las sábanas en señal de invitación. −No hay espacio−respondió. Con cuidado de no despertar a Amy, Nora se puso de pie y balanceó la mantequera sobre el barril de pepinillos, luego empujó la bolsa de alimentos hacia atrás lo más lejos que pudo.−Hay espacio ahora−Se recostó y nuevamente levantó las cobijas para que se uniera a ellas. −No, está bien. De todos modos, tengo que salir en una hora para montar guardia sobre la manada−declinó Luke una vez más. Nora estaba decidida a no darse por vencida esta vez. Luke se había ocupado de todos esta noche, y ahora ella se ocuparía de él.−Entonces deberías descansar durante esa hora, no sentarte y ser miserable. Vamos, aquí hace un poco de frío−Tiró del borde de las mantas que ella sostuvo para él. Página 137 de 397 Traducción: AngieE32018

Lentamente, Luke se dirigió hacia ellas. Se recostó con su espalda presionada contra el barril de pepinillos, cuidando de mantener tanto espacio como fuera posible. Nora.

−Tienes que acercarte un poco más o la manta no te cubrirá−le dijo Él vaciló, pero luego se acercó más.

Amy se dio vuelta en su sueño, sintiendo su calor, y se acurrucó contra él. Así de cerca, Nora pudo distinguir su expresión y ahogó una carcajada al verlo sonrojarse. Ella colocó la manta sobre él, dejándolos en un cálido capullo de calor compartido. Ahora él está compartiendo mi cama, pensó triunfante y tuvo que reír. −¿Qué?−Preguntó Luke, sonando un poco irritado. Nora presionó rápidamente una mano contra sus labios.−Oh, nada. −Tenemos que dividir el campamento en el medio de la noche o correr el riesgo de quedarnos ahogado, nuestra carreta está goteando, una estampida podría explotar en cualquier momento, ni siquiera quiero imaginar el viaje de mañana a través del barro hasta las rodillas y estás riendo por nada? Ujum−Suavemente la golpeó en el hombro, haciendo que Nora se riera de nuevo.−Dime. Si cualquier otro hombre hubiera levantado la mano y usara un tono amenazante para ella, Nora sabía que habría estado muerta de miedo, pero esta vez, con Luke, sus instintos finamente pulidos le dijeron que no tenía nada de qué preocuparse.−Bueno, se me acaba de ocurrir...finalmente compartes mi cama−Sin reírse ahora, lo miró a la cara y contuvo la respiración mientras esperaba su reacción. Luke resopló.−Esto no es exactamente lo que tenías en mente, ¿eh?

¿No es así? De repente, Nora ya no estaba tan segura de lo que tenía

o no quería. Nunca había disfrutado irse a la cama con hombres, y después de dos años en un burdel, ciertamente no estaba ansiosa por tener relaciones con uno de ellos otra vez. Sí, ella había querido que Luke compartiera su cama, pero no por razones carnales. Lo único que quería lograr era acercarse a su marido, compartiendo una intimidad que aseguraría que él no la abandonaría. −¿Nora? ¿Estás dormida?−Susurró cuando su respuesta no llegó. Página 138 de 397 Traducción: AngieE32018

−No, solo pensando. Así de cerca, sus ojos grises eran como espejos de plata a la luz de la luna que se asomaba detrás de nubes pesadas.−¿Acerca de?−preguntó después de un minuto de silencio. Nora vaciló. Le habían enseñado desde muy temprana edad, que las mujeres nunca deberían decir lo que piensan. La vida en el burdel solo lo había impuesto. Su primer instinto fue mantener sus pensamientos para sí misma y decirle que había estado pensando en qué condición podría estar el sendero mañana. Entonces sacudió la cabeza. Quería comenzar una nueva vida, ser una mujer nueva y respetable. No tenía que mantener sus viejos hábitos.−Estaba pensando en lo que quiero de ti. Oyó que Luke respiraba hondo. Estuvo callado por tanto tiempo que Nora comenzó a temer que ella lo había molestado. Cuando abrió la boca para tratar de calmar sus plumas erizadas, preguntó:−¿Y qué es lo que quieres? Ese fue el punto donde las reflexiones de Nora se habían detenido, no tenía una idea clara de lo que quería de él; ella solo sabía que no era solo su protección.−Yo... quiero... estar más cerca de ti−Cerró los ojos por un momento, dándose cuenta de la verdad de sus palabras mientras las pronunciaba.−Siento que realmente no conozco a la persona más importante en mi vida. Persona adulta−agregó, mirando brevemente a su hija dormida.−No sé nada de ti. La expresión antes relajada de Luke se volvió reservada de nuevo.−Sabes todo lo que tienes que hacer. ¿Por qué querrías saber más? −Porque yo… −¿Hamilton?−Un grito desde fuera interrumpió a Nora.−Oye, Hamilton, ¿Estás ahí? ¡Necesitamos tu ayuda con los animales! Nora reconoció la voz. Bill Larson. Una razón más para odiarlo, pensó mientras veía a Luke salir de debajo de las mantas. Sabía que él evitaría discutir este tema de nuevo. Con un suspiro, se reclinó y presionó un beso en los rizos rojos de Amy.−Duerme bien, cariño−Al menos uno de nosotros debería.

Página 139 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Scotts Bluff; 17 de junio de 1851 Luke miró desde lo alto de su sombrero hacia los altos acantilados que se alzaban como un bastión sobre las llanuras. Una hora antes, había vislumbrado una banda de indios que contemplaban la caravana desde la cima cubierta de pinos del enorme acantilado. Este era territorio sioux, por lo que a Luke le concernía, tenían todo el derecho de estar allí. Ella los vigilaba de vez en cuando, pero por lo demás no les prestaba demasiada atención. Ella realmente no tenía tiempo para hacerlo, porque a diferencia de Chimney y Courthouse Rock, Scotts Bluff era un obstáculo para la caravana. Las barrancas y los páramos erosionados se extendían desde los riscos hasta el río, lo que hacía imposible continuar su sendero habitual a lo largo del río North Platte. Luke y otros dos exploradores habían sido enviados a buscar un paso a través de los acantilados. Desde la distancia, los acantilados parecían ser una barrera impenetrable, pero Luke sabía por sus expediciones militares que había un área más baja y menos rocosa a varios kilómetros al sur. Larson y algunos de los otros hombres refunfuñaron por el desvío, pero al final, el Capitán había aceptado utilizar el paso Robidoux en lugar del paso Mitchell, más corto pero más peligroso. Luke se secó el sudor de la frente. Después del diluvio dos días antes, el clima se había vuelto opresivamente caliente. Hombres y animales sufrieron por igual bajo el sol ardiente y las nubes de mosquitos, afortunadamente, el ascenso fue gradual, hasta la última media milla antes de la cumbre, donde tuvieron que equipar a los bueyes para navegar el ascenso de cien pies. Se detuvieron en la cima del paso para descansar en la sombra proporcionada por los cedros cercanos y renovar sus suministros de agua, Luke tomó agradecido el cucharón de agua fría y transparente que Nora le tendió y se tomó un momento para mirar a su alrededor. A lo lejos, la tenue sombra azul de Black Hills se alzaba en el horizonte hacia el oeste. El pico de Laramie cubierto de nieve parecía alcanzar las nubes. Luke observó a Nora mirar al oeste con tanta ansiedad como asombro. Página 140 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke no podía culparla. Laramie Peak señalaba el comienzo de su ascenso a las montañas. Delante de ellos está el terreno difícil. La leña, el agua e incluso las virutas de búfalo escasearían. Tendrían que dejar más de sus posesiones atrás para aligerar la carga de los cansados bueyes mientras intentaban cruzar las Montañas Rocosas. Luke volvió a sumergir el cucharón en el barril de agua. Cuando ella lo levantó, vislumbró a media docena de sioux que coronaban el ascenso. −¡Indios!−Bill Larson también los había visto, y alargó la mano alrededor de su débil esposa para buscar su rifle. −¡No!−Luke se lanzó hacia adelante, agarrando el cañón del rifle de Larson. Larson se negó a dejarlo ir. Se produjo un tira y afloja.−¡Suelta, tonto, o todos vamos a morir!−Larson ladró, tratando de patear a Luke desde su posición elevada en el asiento del carreta. Luke usó su impulso para sacar a Larson de la carreta. Nunca soltó el rifle, porque sabía cómo terminaría. Los Lakota, como los sioux se llamaban a sí mismos, no habían atacado a los emigrantes hasta el momento, pero comenzaron a observar las corrientes de hombres blancos que pasaban por sus tierras y dejaban atrás rebaños de búfalos sacrificados con desconfianza. Eran una tribu poderosa y orgullosa, y cuando los empujaban los colonos felices de los gatillos, respondían con hostilidad. −¡Basta! ¡Ambos!− El Capitán McLoughlin se interpuso entre ellos.−Tenemos que mostrar fortaleza frente a los indios, pelear entre nosotros no ayuda con eso. Lentamente, Luke soltó el rifle de Larson. El Capitán tenía razón. Se enderezó y vio como los seis valientes conducían lentamente sus caballos hacia la caravana. −Mantente alerta−dijo Abe McLoughlin por sobre su hombro,−¡Pero nadie levanta un arma sin que yo lo ordene!−Salió de la sombra del carreta de Larson y saludó a los Lakota en su propio idioma. De vez en cuando, volvía a traducir para los otros emigrantes. Luke realmente no necesitaba la traducción. En sus ocho años con los dragones, ella no había hecho muchos amigos y se había reservado mucho, particularmente después de la muerte de Nate. Había pasado mucho tiempo con los otros forasteros de la compañía, incluyendo los exploradores nativos y mestizos. Como resultado, entendía por lo menos Página 141 de 397 Traducción: AngieE32018

algunas palabras de media docena de lenguas maternas. Atrapó que querían comerciar antes de que McLoughlin la tradujera. −¿Quieren comerciar?−Bill Larson rugió con una sarcástica.−¡No necesito mantas indias malolientes! ¡Diles que no!

risa

−Abe−dijo Luke antes de que el Capitán pudiera darse la vuelta para traducir la negativa de Larson,−Si nos negamos a comerciar con ellos, nos seguirán durante días y tratarán de robar nuestras reservas por la noche; cambiemos con ellos; algo de ropa o café. Eso es todo lo que quieren. El Capitán asintió. Se giró y le preguntó al líder fornido qué tenían para ofrecer. El alto Lakota señaló a la única mujer en su grupo, luego al sarampión. Luke sólo podía mirar por un momento. No cambiaría su caballo, y ciertamente no para una esposa India. Bill Larson empezó a reírse cuando el capitán tradujo la oferta. −Hamilton no puede manejar a una mujer; ¿Qué querría él con dos? Luke lo ignoró. Me estoy volviendo bastante bueno en eso.−Esa es una oferta muy generosa,−Dijo lentamente, en la lengua de los Lakota,−Pero ya tengo una esposa. El alto Lakota fijó la mirada de sus intensos ojos negros en Nora, que se acercaba más a Luke. La miró por mucho más tiempo de lo que Luke se sentía cómodo. Media se volvió hacia Nora, tratando de entender qué había captado la atención de los Lakota. Ahora que ya no la escondía, era bastante obvio que Nora estaba embarazada, pero para la sorpresa de Luke, eso sólo le añadía su belleza. Los oficiales con los que ella había servido habían exaltado a menudo la belleza resplandeciente de sus esposas embarazadas, pero Luke siempre lo había tomado para la charla sentimental de tontos enfermos de amor. Ahora ella tenía que reconsiderar esa opinión. Nora no tenía la tez de porcelana perfecta con la que había empezado en Independence por más tiempo, pero aun así era mucho más blanca que cualquier otra persona en la caravana. El sol constante había bronceado su piel a una tez cremosa y dorada. Se había quitado el Sunbonnet (sombrero, por lo general atar debajo de la barbilla) mientras descansaban en la sombra, y su llameante cabello rojo contrastaba muy bien con sus ojos color verde mar. Página 142 de 397 Traducción: AngieE32018

El Lakota se deslizó ágilmente de su caballo y le ofreció a Luke las riendas trenzadas de cuero. −¡Es el caballo más feo que he visto!−Bill Larson comenzó a reír.−¿Todavía quieres comerciar, Hamilton? Los caballos de las tribus nativas eran mucho más pequeños que los de los colonos blancos. Comparado con el gran semental negro del Capitán, la yegua gris del jefe parecía muy pequeña. Pero Luke sabía que no debía pensar que el pequeño caballo era inferior. Dejó pasar la mirada por el flanco, los hombros, las piernas y el pecho de la yegua. Sabía sin lugar a dudas que el caballo era robusto, rápido, buen escalador y capaz de vivir de una vegetación que no sostendría el semental mimado de McLoughlin.−¿Qué quieres por la yegua? El Lakota no dudó. Señaló a Nora. Una oleada de posesividad barrió a Luke, haciendo arder sus oídos; sintió que Nora presionaba contra su espalda. Los dedos temblorosos se cerraron alrededor de los suyos, y ella les dio un apretón tranquilizador; tuvo que aflojar la mandíbula antes de poder hablar.−No.−Miró al jefe directamente a los ojos, sin dejar dudas sobre la finalidad de su decisión. Pero los Lakota no se dieron por vencidos. Él ahora ofreció tres caballos para " Pelirroja" Luke entendió: Los Lakota estaban fascinados con el llameante cabello rojo de Nora. Sacudió su cabeza otra vez.−Ella es mi esposa. No la cambiaré. El jefe de Lakota empujó a la joven india en su dirección.−Tres de mis mejores caballos y ella. Todavía tendrás una esposa para cuidarte−dijo en su idioma. −No. Ya tengo la esposa que quiero. No la cambiaré por nada que ofrezcas−dijo Luke con firmeza. El Lakota frunció el ceño y se volvió hacia sus bravos. Uno de ellos se acurrucó con su arco, y Luke vio una mano marrón apoyada en la culata de un viejo mosquete de ánima lisa. Los emigrantes también comenzaron a buscar sus armas. −Tal vez deberíamos entregarla−murmuró Bill Larson.

Página 143 de 397 Traducción: AngieE32018

Antes de que Luke pudiera volverse hacia él, el jefe lakota dio un paso adelante.−Si no quieres regalar a la mujer pelirroja, danos la niña. Luke giró en la dirección que señalaba. Los llameantes rizos rojos de Amy se asomaron por debajo de la solapa de la tapa de la carreta; maldiciendo en voz baja, se enfrentó al Lakota. Sabía que tenía que hacer algo antes de que la situación empeorara. En pocas palabras, pensó en ofrecer el sarampión, pero luego tuvo otra idea.−La mujer no es una buena trabajadora−Apretó la mano de Nora en silenciosa disculpa.−Y la niña es débil y enfermizo. Tengo algo mejor que puedo ofrecerte. El Lakota estaba esperando, su cara inexpresiva. Con movimientos lentos, cuidado de mantener las manos medio levantadas para que nadie lo malinterpretara como un ataque, Luke se volvió hacia el carreta y abrió uno de los baúles. Desplegó su uniforme azul marino. Reprimiendo un suspiro, dio media vuelta y presentó la chaqueta a los bravos. Señaló la hilera de botones de latón cuidadosamente pulidos y el panel de hombros con una barra de oro bordada. El jefe lakota se acercó y extendió una mano para tocar con el dedo un botón brillante con curiosidad casi infantil. Parecía interesado, pero luego levantó la cabeza para mirar a Nora. Antes de que pudiera decidir que la pelirroja sería un mejor negocio que una vieja chaqueta militar, Luke volvió a meter la mano en el baúl y sacó su sable. Ella le mostró cómo desenvolverlo, luego le pasó el arma al jefe. El jefe probó cuidadosamente el filo de la hoja y asintió con sombría satisfacción mientras levantaba un dedo ensangrentado en el aire. −Luke...−susurró Nora, agarrando la parte de atrás de su camisa, parecía saber qué significaba el sable y el uniforme para Luke. −Está bien−respondió Luke tan bajo que solo Nora podía oírla.−Prometí cuidar de ti y de Amy hasta que encuentres otro marido. No quieres casarte con él, ¿verdad?−Asintió con la cabeza al jefe. El agarre en la camisa de Luke se tensó.−No. −¿Estás suministrando armas a los indios?−Bill Larson se quejó.−¿Quieres animarlos a masacrarnos a todos? Página 144 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke ni siquiera se volvió hacia él; ella mantuvo sus ojos en el jefe que aún estaba cargando el sable en su mano.−Un sable es un arma peligrosa en las manos de un oficial de Dragon entrenado, pero no hará mucho daño en las manos de un valiente Lakota luchando contra hombres blancos armados con revólveres y rifles−Era la verdad. Había visto la cantidad de problemas que los voluntarios en la guerra mexicana habían tenido al aprender a manejar un sable. En los primeros meses de la guerra, había muchos caballos de orejas caídas en su remuda. Dio un paso adelante, extendiendo la vaina del sable en dirección del jefe.−¿Quieres comerciar por eso? El Lakota echó un último vistazo a Nora, luego asintió y le entregó a Luke las riendas de su yegua. Sin decir una palabra más, tomó el sable y la chaqueta del uniforme y montó uno de los otros caballos que inicialmente le había ofrecido a Luke. En un minuto, los emigrantes estaban solos en la cresta.

D

Fort Laramie; 20 de junio de 1851 Luke pudo escuchar los suspiros de alivio colectivo cuando los muros de adobe de quince pies de Fort Laramie, coronados por una empalizada de madera, aparecieron a la vista. Alguien había dicho que el fuerte representaba la mitad de camino hacia Oregón, pero Luke sabía que estaba más cerca de la marca de un tercio. Después de cruzar el profundo río Laramie, el Capitán había decidido establecer un campamento a dos millas del fuerte. Permanecerían allí por un par de días, porque sus mulas y bueyes necesitaban recuperar su fuerza antes de continuar su camino hacia las Rocallosas. Después de cuidar de los animales, la mayoría de los emigrantes habían decidido visitar el fuerte. Situado en las estribaciones de las Montañas Rocosas, cerca de la conjunción de los ríos Laramie y North Platte, Fort Laramie era una vista mucho más impresionante que Fort Kearny. En dos de las esquinas y sobre la puerta principal se habían erigido bastiones tipo torre en forma de fortines.

Página 145 de 397 Traducción: AngieE32018

Cuando se acercaban a la entrada principal, Luke pudo ver un grupo de Lakota vendiendo mocasines de cuentas y calzas de cuero fuera del fuerte. Algunos se reclinan en los techos bajos de los edificios, mirándolos. Luke podía sentir a Nora tensa a su lado. Después de pasar por el paso Robidoux, a veces habían vislumbrado a la banda de valientes Lakota que los había seguido durante dos días, con la esperanza de que Luke reconsiderara y les ofreciera a la mujer de cabello escarlata o a la niña. Nora se había quedado en la carreta, sufriendo constantes sacudidas y empujones en silencio.−No te preocupes−dijo, tirando suavemente a Nora un poco más cerca.−Este no es el mismo grupo, y su pelo es apenas visible debajo de su visera. Estarás bien. Nora apoyó la mano en el codo de Luke, pero no lo hizo. Luego pasaron por la puerta, y Nora se distrajo al instante. Luke sonrió mientras la miraba en las casas de dos pisos con porches blancos, el edificio del herrero, la tienda de carretillas, la tienda de surtidores, tres panaderías y el jardín que pertenecía al fuerte. −¡Es como una ciudad!−Nora dijo con deleite. −¿Tienen dulces?−Amy saltó desde su posición en la cadera de Nora. Luke se rió.−Vamos, vamos a buscar bastoncitos de caramelo de menta mientras tu madre envía sus cartas. Sin vacilar, la niña agarró dos de sus dedos y movió sus manos unidas hacia adelante y hacia atrás mientras arrastraba a Luke a través del patio de armas. Al igual que cualquier otro artículo en la tienda, el precio de los dulces era escandalosamente alto. Luke apretó los dientes, pero le entregó la moneda. En el camino, Amy tuvo que prescindir de los lujos que los niños de los pueblos del este disfrutaban. No tenía mucho entretenimiento, y ni Nora ni Luke tenían mucho tiempo para ella mientras las carretas rodaban, todavía no habían tenido la oportunidad o el dinero para reemplazar la muñeca de Amy. Ahora ella quería que la chica tuviera algo extra. Después de un momento de vacilación, contó otro dólar por una libra de té que sabía que a Nora le gustaba. Cuando salieron de la tienda, la mirada de Luke cayó sobre el letrero de madera colocado afuera de un pequeño edificio. No podía descifrar mucho más de lo que lo que se ofrecía en el edificio costaba un dólar. Página 146 de 397 Traducción: AngieE32018

Una de las dos puertas se abrió, Amy dio un paso atrás nerviosa, escondiéndose detrás de la pierna de Luke. El extraño se detuvo y la miró con una sonrisa.−No tengas miedo, pequeña. No soy un monstruo, solo un anciano. Incluso me di un baño. Luke apoyó una mano protectora sobre el hombro de Amy. Estudió al extraño, pero no pudo detectar nada amenazante sobre él. Era alto y delgado, su cabello negro pulcramente cortado y húmedo por un baño reciente. Miró a la chica con brillantes ojos grises.−¿Un baño?−Luke repitió, mirando la señal de madera que ella no podía leer.−¿Es eso lo que ofrecen allí? −Sí.−El extraño se frotó una barbilla afeitada que era notablemente más pálida que la mitad superior de su cara.−La única casa de baños dentro de unos cientos de millas.

Un baño. Privacidad. No tener que apresurarme por miedo a que alguien me vea. A Luke le pareció el cielo. Su mirada se dirigió hacia Amy,

que aún sostenía la pierna de Luke con una mano mientras mordisqueaba sus dulces. Maldita sea. Ese baño tendrá que esperar. Ella había asumido la responsabilidad de la niña, por lo que no podía simplemente enviarla en busca de su madre. Mientras caminaban hacia la oficina de correos, miró hacia atrás por encima del hombro. Más tarde, se prometió a sí misma.

D Jugando con la carta en la mano, Nora esperó su turno para subir al mostrador en la oficina de correos. Le había llevado horas decidir qué escribir anoche. Tess había sido mucho más que su jefe, la señora del burdel en la que trabajaba;—había sido la única amiga verdadera que Nora había tenido, y nunca había habido muchos secretos entre ellas. Nora incluso le contó la historia de cómo llegó a trabajar en un burdel. Pero ahora... Nora había retrasado la escritura sobre el tema más importante. Había comenzado la carta con algunas descripciones del país siempre cambiante por el que habían viajado, y había escrito sobre el intento del Lakota de cambiarla por tres caballos, riéndose de él por el bien de Tess. Luego se detuvo con su bolígrafo de tinta sobre el papel, vacilando durante un largo tiempo. Al final, ella había escrito cuidadosamente las palabras. Estoy de nuevo encita. Página 147 de 397 Traducción: AngieE32018

Lo que no había agregado era el hecho de que no era de su marido; era un hecho del que prefería olvidarse. No era que estuviera avergonzada de eso,—tampoco estaba orgullosa de eso, solo trataba de no perder el sueño sobre las cosas que había hecho por sobrevivir. Pero Luke era amigo de Tess, y de alguna manera estar embarazada de otro hombre mientras estaba casada con Luke se sintió como una traición. Entonces, preocupada de que Tess también pensara eso, solo había escrito dos oraciones sobre estar embarazada antes de doblar rápidamente la carta. Todavía ocupada con el contenido de la carta que acababa de enviar por correo al este, Nora salió al exterior. Vagó sin rumbo por el patio de armas, buscando a Luke y Amy. En cambio, otra voz la detuvo.−Hola. Ya hacía tiempo que estaba acostumbrada a ese sugerente tono de voz. Nora forzó una sonrisa en su rostro. Entonces recordó: ya no era una dama de la noche. No tenía que sonreír y aguantar más. Enderezando sus hombros, lentamente se dio la vuelta. Un hombre alto, bien afeitado, la miró con desprecio.−¿No te conozco de algún lugar? −Estoy segura de que me confunden con alguien−dijo Nora con toda la dignidad que pudo reunir. La mirada de los ojos grises pareció perforarla.− No sé... Te ves seguro... −No−dijo Nora con firmeza.−No me conoces. No creo que nos hayamos conocido−Miró al extraño, tratando de recordar si se habían visto antes. Por lo general, si alguien se le acercaba así, había sido un cliente o al menos alguien que la había visto en el burdel, pero no estaba segura. En el transcurso de más de dos años, simplemente había demasiados clientes, y ella había tratado de olvidar estos encuentros lo más rápido posible. Dio un suspiro de alivio cuando Amy corrió para mostrarle con orgullo su bastón de caramelo. Sintiendo la presencia reconfortante de Luke a su lado, se relajó aún más.−Este es Lucas Hamilton, mi esposo−enfatizó. Esta fue una de las razones por las que ella accedió a casarse con Luke. Seguramente el extraño ya no se atrevería a molestarla más. Tal vez incluso pensaría que realmente la había confundido con una prostituta en el este, ahora que sabía que era una mujer casada y respetable. Página 148 de 397 Traducción: AngieE32018

−Ya nos conocimos−dijo Luke, ofreciendo su mano al otro hombre. Nora frunció el ceño al verlos conversar. ¿Era solo su imaginación o era Luke mucho más amigable con el extraño que de costumbre? En circunstancias normales, Luke no era exactamente una persona sociable, mientras que los otros emigrantes se sentaban juntos todas las tardes, jugando a las cartas, bailando o contando historias, él principalmente miraba a los demás desde lejos. Ahora estaba teniendo una animada conversación sobre su viaje y lo que le esperaba, ¡Con un antiguo cliente de todas las personas! −Deberías hablar con nuestro Capitán, Abe McLoughlin−dijo Luke. Nora lo miró alarmada. Realmente no había escuchado su conversación, pero ahora temía lo peor. ¿Qué negocio tendría el extraño con el Capitán si no quisiera unirse a su la caravana? ¡Dios no! No eso, por

favor. Ahora no, cuando acabo de construir una nueva vida. ¡Si él recuerda de dónde me conoce, destruirá todo! ¿Esto nunca va a terminar? −Ciertamente lo hare.−El extraño se quitó el sombrero y se alejó.

D Con una sonrisa irónica, Luke cruzó la puerta marcada como "hombres" La cabaña que albergaba la casa de baños estaba dividida en dos secciones, separando estrictamente a los hombres de las mujeres. Cerró la puerta y la probó, asegurándose de que nadie pudiera entrar, solo entonces se tomó el tiempo para mirar a su alrededor. La pequeña habitación era agradablemente cálida y olía a jabón y humo. Montones de toallas y jarras de sales de baño alineaban el estante contra una pared; vapor se levantó de la tina de estaño en el medio de la habitación. Ella observó con satisfacción que la habitación no tenía ventanas. Con la intención de disfrutar cada minuto que había pagado, probó la puerta una vez más y luego se acercó a la bañera. Sumergió un dedo en el agua y encontró que era la temperatura correcta. Rápidamente, ella se quitó las botas y los calcetines. Su sombrero y su pañuelo se colocaron encima de un pequeño taburete, luego se quitó los tirantes de los hombros y se quitó los pantalones. De pie en el medio de la habitación, se detuvo y se miró. Los faldones de la camisa colgaban por sus muslos, cubriéndolos, por lo que todo lo que podía ver eran sus piernas inferiores. Eran musculosos y cubiertos de pelos finos y oscuros. No muy Página 149 de 397 Traducción: AngieE32018

diferente de las de un hombre, pensó mientras levantaba sus manos a su camisa y comenzaba a soltar los botones uno por uno.

Finalmente, ella separó el algodón y lo deslizó por sus brazos. Con movimientos que se practicaron mil veces, desenrollaba las ataduras alrededor del pecho y las dejaba caer al suelo. Su mirada siguió el camino de la tela hacia abajo. Ahora eso es muy diferente. Las fijaciones apretadas habían dejado un patrón cruzado de ronchas rojo a través de su piel, y Luke alisó sus manos sobre ellos. El tacto de sus palmas callosas en sus pechos trajo la imagen de un amante, una mujer, tocándola allí. Había soñado con tales toques con frecuencia en las últimas semanas, pero en realidad, ella nunca había permitido a nadie a tocarla sin restricción, ni siquiera Tess. Negó con la cabeza, tratando de sacudirse las fantasías. Deja de soñar

despierta y entra en la bañera: el reloj está corriendo.

Con cuidado, entró en la bañera y se deslizó hasta que el agua le cubrió los hombros. Se inclinó hacia atrás y se estremeció agradablemente cuando el agua caliente la envolvió. El agua llegó a sus oídos, amortiguando cada sonido como si viniera de muy lejos. Luke cerró los ojos y se permitió relajarse por primera vez en semanas o incluso meses. El mundo, su vida complicada, parecía estar muy lejos por el momento. Minutos después, ella se despertó de un salto, chisporroteando y escupiendo agua. Le dolía el cuello por descansar en el borde de la tina de estaño, pero el resto de su cuerpo se sintió flácido y relajado. Al darse cuenta de que el agua había comenzado a enfriarse, se sentó a regañadientes y buscó la pequeña pastilla de jabón de lavanda al lado de la bañera. Se limpió el pelo y detrás de las orejas, luego alisó la barra de jabón sobre sus brazos, disfrutando las cremosas burbujas en su piel. Se frotó las manos y deslizó las manos enjabonadas por sus pechos, luego por su estómago y los rizos entre sus piernas. Las sensaciones hicieron que todo su cuerpo hormigueara, y aun así, a veces sentía como si lo que estaba tocando no fuera realmente su cuerpo, sino la de una extraña. No era que odiara su cuerpo, simplemente nunca había tenido la oportunidad de conocerlo y agradarle.

Y este no es el lugar ni el momento para compensarlo, se recordó a sí

misma. Su tiempo estaba a punto de terminar y un montón de trabajo Página 150 de 397 Traducción: AngieE32018

estaba esperando de vuelta en el campamento. De mala gana, salió de la bañera y se secó a fondo. Un último golpe con la toalla sobre la piel justa de su pecho, a continuación, los envoltorios lo cubrió de nuevo. Lucas Hamilton estaba de vuelta.

D

Warm Springs; 22 de junio de 1851 Nora tragó el último bocado de la comida fría de frijoles y carne de búfalo que había preparado esa mañana. El polvo siempre presente le hizo sentir ganas de tragar virutas de madera. Desde que dejaron Fort Laramie, habían viajado cuesta arriba sobre caminos arenosos y accidentados. Todavía seguían a su compañero constante, el río North Platte, pero ahora era más ancho y más claro y fluía mucho más rápido, asumiendo lentamente el carácter de un arroyo de montaña. Al mismo tiempo, el paisaje se estaba volviendo más estéril. Las carreta chocaron contra rocas y piedras, empujándose hacia arriba y hacia abajo en escarpadas barrancas. Ya no podrían extenderse para evitar ahogarse con el polvo generado por las carretas frente a ellos. Los labios de Nora se resquebrajaban, le picaba la piel y le picaban los ojos. Con un gemido, llegó a sus pies hinchados. Las náuseas matutinas habían desaparecido en las últimas semanas y finalmente se sintió mejor, pero su estómago en crecimiento no la dejó olvidar su "delicada condición" Tu estómago no es todo lo que se está agrandando. Ella miró a su pecho con una media sonrisa. No es que Luke lo notara o incluso lo aprecie... −¿Estás bien?−Preguntó Luke mientras guardaba los últimos platos lavados y preparaba el carreta. −Uh, sí, por supuesto−Nora rápidamente se enderezó, un poco avergonzado de haber sido capturada mirándose ella misma.−Mis ojos me están molestando, eso es todo. Luke tomó algo de la parte trasera de la carreta. Después de un segundo de vacilación, se acercó a Nora.−Quédate quieta−ordenó. Nora lo hizo. Contuvo la respiración automáticamente cuando las yemas de sus dedos tocaron suavemente su cara. Le llevó un segundo comprender que estaba esparciendo una pomada de sulfato de zinc sobre la piel irritada alrededor de los ojos. Página 151 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Mejor?−La dulzura de sus ojos grises desmentía el tono práctico de su voz. Nora tuvo que tragar. Fue solo por el polvo, se dijo a sí misma.−Si, gracias. −¡Yo también, yo también!−Amy saltó arriba y abajo al lado del carreta, ansiosa de recibir el tratamiento especial de su padrastro, también. Nora lo miró inclinarse. Una sonrisa se dibujó en sus labios mientras aplicaba la pomada a los ojos de Amy.−Aquí tienes−Trató de enderezarse, pero Amy había agarrado un borde de su camisa y se aferró. −¡Papá también necesita! Nora notó con una sonrisa que el nuevo título aún lo hacía sonrojar, observó mientras él se mantenía quieto mientras las torpes manos de Amy extendían ungüento sobre la mayoría de su rostro. −Uh, gracias−Esperó a que Amy saliera corriendo en busca de sus amigos, luego se limpió apresuradamente la cara, tratando de quitarse el exceso de ungüento. −Aquí, déjame ayudarte−Nora se llevó la mano a la cara. Luke negó con la cabeza, tratando de alejarse de ella.−No, está bien, lo tengo. Por supuesto que no. Rayas blancas aún permanecían en su frente y en su pómulo izquierdo. Nora le sonrió.−Vas a asustar a los bueyes−advirtió y nuevamente levantó su mano. Tocó la piel de su rostro, secándole la pomada con los pulgares. Por un segundo, admiró la suavidad de su piel, pero luego el grito de Jacob Garfield rompió el silencio y la carreta frente a ellos comenzó a rodar de nuevo. Luke rápidamente se alejó de ella. Su látigo crujió en el aire con más vigor de lo necesario. Con un suspiro, Nora se puso al lado de él. Pocos minutos después, Bernice Garfield se apresuró a salir de su carreta. Asintió con la cabeza en un punto a la derecha de la carretera y sonrió a Nora.−¿Te sientes como un baño caliente? −Señor, sí−Nora deseaba quitarse el sudor y el polvo de su piel.− Pero no creo que eso va a pasar por algún tiempo ¿O tienes una bañera llena Página 152 de 397 Traducción: AngieE32018

de agua caliente en la parte trasera de tu carreta?−Lanzó una sonrisa arrepentida a Bernice. −No necesitarás uno. Jacob dice que hay un manantial caliente por delante, y vamos a acampar allí por la noche. Los ojos de Nora se cerraron mientras imaginaba hundirse en agua limpia y agradablemente cálida.−Mmmhm. Ese es mi tipo de campamento−Hizo sus tareas en el campamento con creciente impaciencia mientras esperaba su turno para usar la bañera natural. Finalmente, su media hora para usar las fuentes termales había llegado. Rápidamente, agarró su preciosa barra de jabón y tomó la mano de Amy. Luego se detuvo a mitad de camino y miró por encima del hombro a Luke.−¿Quieres ir primero? −No, no, sigue adelante−Él la despidió con la mano. −¿Podrías... venir con nosotros? Una vez más, Luke negó con la cabeza.−Ya me había bañado en Fort Laramie. Continúa, no pierdas tu tiempo, los Larson ya están esperando su turno.

Para un hombre que siempre huele bien, seguro que se está alejando de cada oportunidad para bañarse. Con una última mirada a Luke, Nora dirigió a su hija hacia la fuente de agua caliente.

Amy comenzó a chillar cuando vio el vapor que se elevaba desde la bañera rocosa. A medida que la caravana se acercaba a las Rocosas, el aire se enfriaba cada vez más y la burbujeante agua caliente llenaba el aire de vapor. Nora ayudó a Amy, que estaba vibrando de impaciencia, con su ropa y la tomó de la mano mientras caminaba de puntillas sobre las rocas, cuando Amy se instaló con seguridad en la pila, se quitó la ropa y se metió en el agua.− ¡Oh, esto es agradable! Amy le echó agua a ella. Tomada por sorpresa, tragó un poco de agua y rápidamente la escupió. Ugh. El agua de manantial era desagradable. Sentarse en ella es

mucho mejor que beberla.

Amy soltó una risita mientras hacía una mueca. Página 153 de 397 Traducción: AngieE32018

−Oh, ¿quieres comenzar una pelea de agua, pequeña dama? ¡Puedes tener eso!−Empujó una ola de agua a su hija chillona, que comenzó a salpicar con las manos y los pies, empapando a Nora hasta el último cabello en su cabeza. −¡Mira eso! ¡La puta y su hija, la imagen de la domesticidad! Nora casi resbaló en las rocas resbaladizas mientras su cabeza se sacudía. Allí, justo frente a ella, estaba Broderick Cowen, el hombre que probablemente una vez había sido uno de sus clientes. No se había opuesto cuando el Capitán había preguntado a los miembros de la caravana de carretas si Cowen podía unirse a ellos. Simplemente no sabía qué razón dar para su objeción, salvo contarles acerca de su ocupación anterior. Él le lanzó una mirada burlona, dejando que su mirada vagara sobre su cuerpo desnudo con una sonrisa. Se cruzó de brazos frente a su pecho y trató de no dejarle ver lo asustada que estaba. Sabía que eso solo alentaría a un hombre como él.−Déjanos en paz. No deberías estar aquí−dijo, tratando de mantener la voz firme. −No debería, ¿eh? ¿Quién me va a detener? Nora movió su propio cuerpo frente al de Amy. No quería que ella tuviera nada que ver con Cowen ni con ninguno de sus otros antiguos clientes.−Mi esposo... −¡Oh, sí, casi lo olvido!−Cowen se rió.−Tienes un pequeño marido crédulo, ¿eh? ¿Sabe que abrirías las piernas para cualquier hombre que tuviera una pieza de plata en la mano? Los dientes de Nora rechinaron. Su incursión en Luke hizo arder sus mejillas, pero este no era el momento ni el lugar para el orgullo. En los últimos dos años, se había entrenado para nunca mostrar nada del dolor o la humillación que podría estar sintiendo. Cowen dio otro paso adelante. Ahora estaba justo al borde del estanque rocoso, y Nora se arrastró hacia atrás todo lo que pudo, envolviendo a su temblorosa hija con un brazo protector. Nerviosamente miró a su alrededor, pero no había ayuda, ninguna posibilidad de esconderse o huir.−Por favor...

Página 154 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Sabe él que el vagabundo que tienes calentando en el horno no es suyo?−Cowen continuó burlándose.−¡Diablos, por lo que sé, podría ser mío! Nora sintió que sus ojos se abrieron. Todos los músculos de su cuerpo se pusieron rígidos. El sabor metálico del miedo cubrió su lengua, y por un momento, hasta la respiración fue difícil. La mano que no estaba envuelta en Amy descansó protectoramente sobre su vientre. ¡Dios, no dejes que corra la voz por ahí! Lo peor es que ni siquiera podía descartar la posibilidad de que él hubiera engendrado a su bebé. Ella no había guardado el libro de sus clientes, siempre había intentado olvidarse de ellos lo antes posible, por lo que no había manera de que supiera si había compartido su cama y cuándo.−No...No lo es. Este bebé es de mi esposo−dijo con tanta determinación como pudo reunir. −¿Sra. Hamilton?−Bill Larson gritó desde una cierta distancia.−¡Ya se acabó su tiempo! Nora nunca pensó que estaría contenta con la presencia de Larson en la caravana. Con una última sonrisa, Broderick Cowen dio media vuelta y desapareció. Con las rodillas temblando, Nora se puso de pie y levantó a una igualmente temblorosa Amy de la bañera rocosa. Se la arreglo para retirarse y se vistió rápidamente. Temerosa de ser atrapada sola por Cowen otra vez, se dirigió directamente hacia la carreta y Luke. −Eso fue rápido−comentó Luke desde su lugar junto al fuego. No levantó la vista de la sartén que estaba vigilando. −¡Había un hombre malo!−Amy espetó.

¡Amy, no! Nora quería gritar, pero ya era demasiado tarde. Luke ya estaba tomando la sartén del fuego y volteándose. Se arrodilló para estar al nivel de los ojos de Amy.−¿Un hombre malo? La cabeza de Amy se balanceó arriba y abajo mientras asentía.−¡Muuuuuyyy malo! ¡Nos asustó a mamá y a mí! Todavía arrodillado, Luke fijó su mirada en Nora.−¿Qué pasó? ¿Quién te asustó?

Página 155 de 397 Traducción: AngieE32018

−Nadie−dijo Nora rápidamente. No quería que Luke supiera lo que había pasado, porque eso le daría una razón más para despedirla. Podía decir que una de las razones por las que se había casado con ella había sido encajar con los otros emigrantes de la caravana. Todos los demás colonos se llevaban a su familia con él, tenían a alguien que lo cuidara. Incluso con una esposa y un hijo, Luke ya era el forastero de la caravana, y Nora sintió que de alguna manera ella era un vínculo con los demás para Luke. Para poder hacer eso, tenía que mantener las apariencias. −¿Nadie?−Luke levantó ambas cejas, claramente sin creerla. −Es sólo...El señor Cowen sólo la asustó un poco,−Nora importancia lo que había sucedido.−Vino sobre nosotros cuando nos bañándonos. Nos tomó por sorpresa, eso es todo. −Hm.−Con un guiño, Luke regresó a su sartén. Nora dio un suspiro de alivio. Por una vez, el punto ciego de Luke en lo que concierne a Broderick Cowen fue útil. Por alguna razón, Luke parecía impresionado con Cowen y nunca lo pensaría capaz de atormentar a una mujer y a su hija. Por suerte, Amy estaba callada ahora, y Nora oró para que olvidara el incidente pronto. Y que esto se termina con este incidente.

Página 156 de 397 Traducción: AngieE32018

Parte 2 Ayers Bridge; 26 de junio de 1851 −No mucho más ahora−dijo Luke por sobre su hombro. Su rifle se asentó con cuidado en la curva de su codo, ella lo guió. Ella y Brody Cowen habían sido enviados a cazar. Habían avistado una manada de antílopes, pero los animales parecían haber visto a los jinetes y se quedaron fuera del alcance de la pistola. Su cacería los había llevado a Bridge Creek, y habían decidido dejar atrás los caballos y probar suerte en el arroyo donde los animales venían a saciar su sed. Luke había explorado el área alrededor de Bridge Creek antes, y sabía del lugar especial no lejos del abrevadero. Su decisión espontánea de llevar a Brody allí había sorprendido incluso a Luke. No estaba segura de por qué le había gustado instantáneamente al hombre mayor. Tal vez fue porque Brody también había luchado en la Guerra de México y se mostraba tan reacio como Luke a hablar de sus experiencias en la guerra. Muchos de los emigrantes que Luke había conocido en el camino estaban contando historias alrededor de la fogata sobre cómo habían ganado la guerra por su cuenta, pero Luke estaba seguro de que la mayoría de ellos nunca habían estado en México. Solo las personas que nunca habían experimentado la guerra parecían pensar que era una aventura heroica. Brady no presumió de sus experiencias durante la guerra. Quizás esa era la razón por la cual Luke le había tomado cariño.

¡Vamos, Hamilton! ¿Te has acostumbrado tanto a mentirle al mundo que estás empezando a mentirte a ti mismo? ¡Sabes exactamente de dónde viene esa simpatía! Al crecer, a menudo se había preguntado a sí misma, y por su madre, quién sería su padre. ¿Era un buen hombre? ¿Era alto? ¿Tenía los ojos grises como los suyos? ¿Le gustaban los caballos? Su madre pronto se había cansado de las preguntas y le había prohibido que volviera a preguntar por su padre. Pero las preguntas en su mente nunca se habían detenido; durante sus años como vaquera, luego, mientras trabajaba en las filas de los Dragones y luchaba en México, siempre que había conocido a un Página 157 de 397 Traducción: AngieE32018

hombre mayor que se parecía a ella, había pensado: ¿Podría ser este mi padre? El pelo negro y los ojos grises de Brody habían comenzado estas preguntas de nuevo. De niña, a menudo había soñado que su padre vendría y la llevaría con él, hasta que se dio cuenta de que, aunque supiera de su existencia, probablemente no le importaría. Aun así, esas viejas ensoñaciones eran difíciles de extinguir. −Entonces, ¿Dónde está esa maravilla tuya?−Brody preguntó detrás de ella. −Ahí.−Luke se detuvo y señaló. Delante de ellos, en un cañón rojo oculto, un puente natural de roca sólida se arqueaba sobre el pequeño arroyo. −¡Guau!−Brody dio un silbido sorprendido. Caminaron lentamente más cerca, luchando a través de matorrales y sotobosque, balanceándose de roca en roca y sobre los guijarros en el arroyo de bajo nivel. Caminando hacia el agua hasta los tobillos, se pararon justo debajo del arco de piedra que se extendía a 30 pies de altura sobre el agua. El canto de los pájaros que se precipitaban en sus nidos resonó a su alrededor. −Idílico, ¿eh?−Luke bajó automáticamente la voz para no perturbar la atmósfera pacífica en el pequeño cañón. −No está mal, sí, pero creo que es mejor que busquemos nuestra cena y nos reunamos con los demás antes de que estén demasiado adelante.

Él no es uno para detenerse y oler las flores, ¿eh? Con un suspiro

reprimido, Luke comenzó a subir por el banco y atravesar el matorral.

Volvieron en círculos hasta que llegaron al pozo de agua otra vez. −¡Mira eso!−Brody señaló con el cañón de su rifle. Él mostró una sonrisa.−¡Creo que tu pequeña esposa va a preparar estofado de búfalo esta noche!

¿Pequeña esposa? Los pelos de Luke se levantaron, pero ella no dijo

nada. No quería comenzar una pelea con el hombre mayor. En cambio, miró en la dirección que él indicó. Un búfalo solitario estaba parado en el borde del arroyo, con el hocico en el agua, bebiendo en exceso. Página 158 de 397 Traducción: AngieE32018

Hace unos años, cuando Luke había comenzado a cabalgar expediciones por el río Platte, grandes manadas de bestias peludas habían vagado por la pradera. A veces, los soldados tenían que detenerse y esperar durante horas hasta que la manada había pasado. En este viaje, no se habían movido masas hasta donde alcanzaba la vista. En cambio, el valle del Platte estaba salpicado de cráneos de búfalo; cada vez que se encontraban con un pequeño grupo de búfalos, la mayoría de los hombres habían abandonado las carretas y se habían apresurado a disparar a un búfalo, no por comida, sino por deporte. Luke colocó una mano sobre el cañón elevado del rifle de Brody.−Es un toro viejo, carne muy dura. Debemos esperar a un antílope. Brody negó con la cabeza.−Podría ser una espera muy larga. Digo que dimensionemos el momento. No quiero regresar con las manos vacías−Miró intencionadamente su mano que aún descansaba en su rifle. A regañadientes, Luke levantó su mano. Cuidadoso de mantenerse a sotavento de su presa, Brody subió lentamente el cañón y apuntó. No apuntó a la cabeza, el cráneo era difícil de penetrar, pero fijó su mirada en el lugar justo detrás del hombro. Brody exhaló, luego apretó el gatillo. El disparo hizo eco a través del cañón. El toro vomitó su cabeza y comenzó a correr. Después del segundo paso, sus piernas colapsaron y él cayó. La arena y los guijarros se dispersaron en todas las direcciones cuando su enorme peso se derrumbó. Finalmente, el toro se quedó quieto.

D

North Platte Crossing; 29 de junio, 1851 −Podría hacer esto por ti, ¿sabes?−Nora ofreció nuevamente, observó cómo Luke remendaba hábilmente su pierna rasgada. Esto era algo que ella podía hacer por él, ofrecerle a cambio de su nombre y su protección. Él no levantó la vista de su tarea.−No, gracias. He hecho esto por años. No hay necesidad de cambiar el procedimiento ahora. Página 159 de 397 Traducción: AngieE32018

La hierba a lo largo del sendero había cedido el paso a la salvia y al espino, y Nora sabía que las carreteras solo empeorarían, por lo que aún había esperanza de que tuviera la oportunidad de arreglarle los pantalones rotos en otra ocasión. Hoy, se encontraron con una curva en North Platte. El río se balanceó bruscamente hacia el sur, bloqueando su camino, por lo que tuvieron que cruzarlo. El North Platte, con su corriente rápida y sus aguas profundas, era notorio, y no les dejaba otra opción que pagar el sobreprecio del ferry que los mormones habían establecido. El Capitán les había advertido que la próxima agua fresca estaba a treinta y dos kilómetros de distancia, por lo que decidieron partir hacia Willow Spring antes del amanecer del día siguiente y acampar allí por el resto del día. Mientras Amy pasaba la tarde bajo la atenta mirada de los niños mayores de Garfield, Nora estaba decidida a no alejarse de Luke, ni siquiera por un segundo. Se había dado cuenta de que Broderick Cowen la molestaría en el momento en que Luke le diera la espalda, pero nunca fue nada más que educado cuando Luke estaba cerca. Eso aseguró que la extraña adoración del héroe de Luke por el hombre no se detuviera pronto, pero al menos Nora tuvo algunos momentos de paz mientras se mantenía cerca de su esposo. Así que Nora se recostó y se entretuvo cosiendo ropa de bebé, mientras lo miraba vertiendo un poco de agua caliente de la tetera sobre el fuego en un lavabo. ¿Qué es esto? Nora se preguntó. ¿Va a lavarse justo en frente de mí? ¡Ahora, eso sería algo nuevo! Continuó mirando desde abajo, con los párpados bajos. Puso el lavabo sobre la lengüeta de la carreta, pero en vez de desabrocharse la camisa, tomó su hoja de afeitar y la pasó por encima de una ancha correa de cuero. Con dedos ágiles, enjabonó su cepillo con jabón para afeitar y extendió la espuma espesa sobre sus mejillas y mentón. −¿Por qué te afeitas todos los días?−Nora de repente se encontró preguntando.−¿Por qué no te dejas crecer la barba como cualquier otro hombre en el camino?−No es que me esté quejando, ¡Que conste! A ella no le importaba el pelo alborotado y las barbas enmarañadas de muchos otros hombres. Luke se detuvo con la hoja de afeitar levantada hasta la mitad de su mejilla.−No me gusta sentirme como un borracho descuidado, eso es todo. Página 160 de 397 Traducción: AngieE32018

−No te verías descuidado incluso si no te afeitaras todos los días; para un hombre con cabello negro, tu barba es muy liviana−Cuando lo había visto por primera vez, los pelos suaves y manejables de las mejillas de Luke la habían hecho pensar que era joven e inexperto. La expresión de Luke se oscureció. Obviamente, su aspecto juvenil no era algo que le gustara que le recordaran.−Todos los hombres de mi familia tenían vello facial ligero. No es nada inusual. −Por supuesto que no−concordó rápidamente Nora. ¡Ay! Creo que he golpeado un punto sensible. Ella miró en silencio mientras movía la hoja de afeitar sobre su rostro, quitando cuidadosamente la espuma y el vello facial que pudiera haber. Cuando él limpió el resto del jabón de afeitar, Nora dejó que su mirada vagara por su rostro.−Podrías necesitar un corte de pelo. Luke levantó una mano y tentó conscientemente el cabello en la parte posterior de su cuello. −¿Por qué no te lo corto?−¡Sí! Nora triunfó. Finalmente había encontrado algo que podría hacer por él. Él ciertamente no puede cortar su propio pelo sin arriesgarse a perder una oreja o como si una manada de búfalos hubiera mordisqueado su cabeza. −Muy bien. Su respuesta llegó con indecisión, por lo que Nora sabía que tenía que moverse rápidamente o cambiaría de opinión. Suavemente lo presionó para que se sentara en el baúl que sostenía sus utensilios de cocina y agarró las tijeras que había usado para arreglar y coser. Se acercó, hasta que pudo descansar una mano en su hombro para mantener el equilibrio; experimentalmente, ella dejó que sus dedos se deslizaran por su cabello, sorprendidos por lo sedoso que era.−¿Cómo lo quieres? −¿Q…qué? Nora puso los ojos en blanco y ocultó una sonrisa. Había hecho esa misma pregunta a menudo en un contexto muy diferente, y Luke parecía estar muy consciente de eso.−Tu cabello. ¿Cómo quieres que se corte? −Corto. Acercándose aún más, Nora bajó las tijeras al cuello.−Relájate−le dijo directamente a su oído. Quería pasar las manos con dulzura sobre los hombros rígidos y los músculos rígidos de la espalda, pero sabía que sólo Página 161 de 397 Traducción: AngieE32018

lo ahuyentaría, así que se concentró en su tarea en su lugar. Tocaba un mechón de pelo, disfrutando de la forma en que la luz del sol bailaba sobre ella, haciéndola brillar como el pelaje de la pantera cuya imagen había visto una vez en un libro. Luke volvió la cabeza para ver lo que estaba haciendo.−¿Vas a usar esas tijeras o no? Nora gentilmente giró su cabeza nuevamente.−Quédate quieto−Comenzó con las olas oscuras que caían sobre el cuello de su camisa. Cuando lo tenía todo a la misma longitud, se inclinó hacia adelante para trabajar en el pelo alrededor de sus oídos. Su vientre redondeado presionado contra su hombro, y ambos se congelaron por un segundo. −Es eso…?−Luke se volvió y la miró con los ojos muy abiertos. El asombro infantil en la cara generalmente estoica le robó el habla a Nora por un momento.−Sí. Hoy él está realmente activo, moviéndose mucho. −¿Él?−Luke hizo eco.−¿Sabes que va a ser un niño? Nora se rió. Para ser un hombre maduro, él era sorprendentemente ingenuo acerca de algunas cosas, y para su sorpresa, lo encontró entrañable.−No hay forma de estar seguro. No puedo mirar adentro, ¿sabes?−Sonrió ante su expresión avergonzada.−Pero creo que es una posibilidad de 50/50, y sé que la mayoría de los hombres desean un niño; un hijo−Pronunció las últimas palabras con cautela, observando su reacción. ¿Realmente aceptaría al bebé como propio, ahora que su existencia ya no era solo un concepto abstracto sino que se hacía más real cada día? −Yo no−dijo Luke después de largos segundos de silencio. Tragando pesadamente, Nora parpadeó para luchar contra las lágrimas amenazantes. Comenzó a alejarse, pero las siguientes palabras de Luke la detuvieron. −Me gustan las chicas, ¿sabes?−Él le guiñó un ojo. La ola de alivio barrió los últimos restos de su compostura. Se giró y lo golpeó en el hombro, riendo mientras sentía lágrimas calientes correr por su rostro. −Oye, oye−Él la atrapó cuando ella amenazaba con caerse. Página 162 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora enterró su rostro contra su cuello, respirando profundamente el olor de él y su jabón de afeitar. −¿Qué pasa?−preguntó alarmado.−Solo estaba bromeando. Yo cuidaría de un niño tanto como a una chica. No me importa, yo me encargaré de ustedes hasta que se vuelvan a casar. Nora retrocedió y sollozó. No sabía qué decir, avergonzada por su evidente demostración de emociones. −¿Crees que puedes terminar ese corte de pelo ahora?−Tocó los pelos de su oreja derecha.−Va a parecer un poco desigual. Con una sonrisa, Nora volvió al trabajo.

D

Saleratus Lake; Julio 2nd, 1851 −¡Eek! ¡Papá, huele mal!−Amy arrugó la nariz. Luke sonrió a la niña que estaba sentada en la silla frente a ella.

¡Señor, nunca pensé que me acostumbraría a que alguien me llamara "¡papá!"−Sí, Amy, huele muy mal, y sabe aún peor. Es muy importante que nunca bebas esa agua.

Desde que abandonaron el río Platte, se habían topado con la peor parte del sendero hasta el momento. Tuvieron que luchar por las empinadas colinas, a través de tierra estéril con casi nada de pasto para sus animales. A su alrededor, nubes de mosquitos pululaban tan grandes que Jacob Garfield decía en broma que a menudo los confundía con pavos. Lo peor eran los pantanos alcalinos malolientes por los que ahora viajaban. El suelo y el agua en esta área estaban muy impregnados de sal, ácidos y azufre, lo que hacía que la poca agua que había allí no fuera potable. Luke montaba círculos alrededor de la manada de bueyes, vacas y caballos, tratando de mantener a los sedientos animales alejados del agua venenosa. Los huesos blanqueados de los animales alrededor de los estanques ácidos les dijeron lo que pasaría si su ganado bebía de esta agua. −Cuídate, hay otro−dijo Jacob Garfield desde la parte trasera de su castrado. Señaló a la izquierda de la carretera. Luke giró en la silla de montar, con cuidado de mantener un brazo alrededor de Amy. Otro pequeño lago estaba enfrente de ellos, rodeado de Página 163 de 397 Traducción: AngieE32018

una costra amarillenta alrededor de su orilla.−¡Oh, al fin! Eso es el lago Saleratus. Ahora no tardaremos en llegar al Río Agua dulce. −¿Lago Saleratus?−Jacob repitió. −Sí. ¿Ves esa costra alcalina en la orilla? Eso es Saleratus−explicó Luke.−Dile a tu esposa que recolecte algo. Es un buen sustituto del polvo de hornear. Frente a ellos, Luke podía ver su carreta, con Nora caminando, instando a los bueyes cansados hacia adelante con un practicado crujido de su látigo. Finalmente, un gran valle se abrió en frente de ellos. Los bueyes cayeron en un torpe trote. La banda brillante del río Agua dulce apareció frente a ellos, clara y de treinta metros de ancho. Se detuvieron para regar a los animales, pero luego siguieron su camino. Una hora más tarde, llegaron al gran montículo de granito que se había alzado a lo lejos durante días. Se elevó a ciento treinta pies del Valle de Agua dulce, parecía una tortuga gigante. El río corría al pie de la roca gigante, y había suficiente hierba para sus animales durante días. El Capitán McLoughlin decidió que se quedarían allí dos días, celebrando el Día de la Independencia alrededor de la roca con el mismo nombre, como muchos otros emigrantes habían hecho antes que ellos. Rodearon las carretas y erigieron las carpas bajo altos cedros y pinos al lado del río. Tan pronto como cuidaron a los animales, la mayoría de los emigrantes se dispuso a escalar la Roca de la Independencia. Wayne, el chico más viejo de Garfield, comenzó la escalada con dos chicas jóvenes de la caravana, prometiendo tallar sus nombres en la parte superior de la roca. Luke había escalado Independence Rock antes. Sabía que estaba cubierto con miles de nombres de emigrantes, tramperos y exploradores, lo que le valió el apodo de "Gran Registro del Desierto". Nora.

−¡Mamá, yo también quiero ir!−Amy rogó, tirando del delantal de

−Lo siento, cariño−Nora acarició los rizos rojos con una mano, mientras que la otra descansaba sobre su estómago.−Estoy demasiado Página 164 de 397 Traducción: AngieE32018

cansada para escalar esa roca, y no tienes la edad suficiente para ir por tu cuenta. −¡Amy, vieja!−la chica protestó. Nora suspiró.−Amy... −Está bien−interrumpió Luke.−Puedo llevarla−Cuando vio la mirada maternal preocupada de Nora, añadió con su voz más tranquilizadora:−Es un ascenso fácil, y prometo cuidar bien de ella. −¡Voy con papá!−Amy saltó arriba y abajo, sus grandes ojos suplicando a Nora que lo permitiera. −Está bien−finalmente admitió Nora. Amy saltó hacia Luke y la tomó de la mano. Era una escalada fácil, pero Luke se alegró de que Nora hubiera decidido quedarse abajo en el campamento. Cuando se había enterado del embarazo de Nora, todos los pequeños riesgos que la joven tomaba tendían a ponerla nerviosa. Ella miró hacia atrás por encima del hombro. Nora se quedó mirándolos alejarse, una expresión casi de miedo, o tal vez tristeza en su rostro. ¿Está triste porque ella no pueda ir también?−Solo un segundo−le dijo a Amy y se volvió.−¿Cómo escribes 'Nora'? −¿Qué? ¿Por qué? −Como no puedes hacerlo, pensé que tallaría tu nombre en la roca para ti−ofreció Luke. La sonrisa de Nora era extrañamente tímida para una mujer que una vez había sido una prostituta.−Me gustaría eso. Gracias−Cogió un palo y dibujó las letras en el suelo arenoso. −¿Y Amy? ¿Cómo escribes eso? Nora raspó tres letras en el polvo.−¿Puedes recordar eso? Luke mostró una sonrisa.−Bueno, tú nunca sabrás si mezclo las letras y Amy nunca lo dirá ¿Verdad? −¡Nooo!−La chica soltó una risita y negó con la cabeza, a pesar de que estaba claro que ella realmente no sabía de qué estaban hablando los adultos. Página 165 de 397 Traducción: AngieE32018

−Muy bien, vamos.−Luke se sostuvo firmemente de la mano de la niña mientras lentamente se dirigían hacia la cima. Desde la Cumbre, pudo ver el Agua Dulce que serpenteaba por la pradera circundante hasta que caer por la Puerta del Diablo, el siguiente hito en su viaje, hacia el oeste. −¡Mira, papá! ¡Pequeños carretas! Luke se arrodilló y envolvió un brazo alrededor del hombro de la niña, asegurándose de que ella no se acercara demasiado al borde. Solo entonces se tomó el tiempo para mirar hacia abajo. Desde lo alto de Independence Rock, otras caravanas de carretas que se acercaban al Agua Dulce parecían diminutos, como los juguetes de los niños.−Los veo, Amy−A decir verdad, estaba más preocupada por la manera en que Amy había metido su mano pequeña en la más grande. Amy finalmente se cansó de ver las carretas debajo. Se giró para estudiar la multitud de nombres, fechas e iniciales que habían sido cincelados en la roca o pintados con grasa de eje.−¡No hay más lugar!− ella dijo con alarma. −Oh, sí, allí está−Luke le aseguró, sonriendo.−Amy es un nombre muy corto, al igual que Nora. Hay mucho espacio para tus nombres−En su mente, repitió las letras que Nora había dibujado en el polvo, esperando que las hubiera memorizado correctamente. Amy la miró.−¿'Papa' es un nombre corto, también?

Papa Hamilton, ¿eh? Luke reprimió una sonrisa.−Sí, lo es. Hay

suficiente lugar para todos ellos−Dirigió a Amy otro paso más allá del borde, sacó su cuchillo y comenzó a tallar una 'N' en la roca.

Comparado con la arenisca más blanda de Register Cliff, otro − "registro natural" de emigrantes hacia el este, este fue un trabajo mucho más difícil. Comenzó a sudar, pero continuó trabajando, decidida a dejar el nombre de la niña y el de su madre en la roca. Finalmente, ella dio un paso atrás.−Ahí. Tallado en la piedra gris, uno al lado del otro, había tres nombres: Nora, Amy y Luke Hamilton.

Tallado en piedra, Luke repitió silenciosamente, mirando los

nombres con una repentina y aterradora comprensión. Nunca había planeado estar vinculada a una mujer y a una niña por la eternidad, pero ahora lo estaba. Es solo una piedra tonta, no una adivinación de tu vida. Página 166 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Papá? −¿Sí?−Se volvió hacia la niña, pero la mitad de su atención todavía estaba en los nombres en la superficie de la roca. Amy cariñosamente le agarró las piernas.−Te amo. Luke se dijo a sí misma que era solo el aire sutil sobre la roca el que le quitaba el aliento. Se pasó el dorso de la mano por los ojos. Maldita sea, ese polvo punzante está en todas partes, ¡Incluso aquí arriba! Con ojos vehementes, miró a la niña, que le devolvió la mirada expectante. Quería permanecer en silencio o cambiar el tema de la conversación, cualquier cosa para evitar hacer promesas que no podía cumplir, pero aún podía recordar los muchos rechazos durante su propia infancia y lo mucho que dolían. Amy todavía la miraba sin siquiera pestañear. A medida que pasaron los segundos sin una palabra de Luke, la esperanza en sus ojos comenzó a atenuarse y fue reemplazada por miedo y desilusión. −Yo...−Luke aclaró su garganta seca.−Amy...−Buscó palabras, pero luego se dio cuenta de que solo podía haber una respuesta a la declaración de amor filial de Amy. Ella respiró hondo.−Yo también te amo cariño. Una gran sonrisa se extendió por la cara de Amy. Súbitamente incómodo, Luke extendió una mano y forcejeó con los mechones de la niña, tratando de aliviar la emotividad del momento.−Está bien. Regresemos a esa roca, antes de que su madre empiece a preocuparse.

D −Es verde−anunció Nora, sosteniendo la hoja de pan recién horneada. Bernice Garfield levantó la vista de su propia masa de pan.−Verde como el trébol irlandés−estuvo de acuerdo con una sonrisa. −Mío también. −Oh, no parezcas tan triste. Usaste demasiado Saleratus, eso es todo; sabrá ligeramente amargo, pero todavía es comestible−dijo Bernice, encogiéndose de hombros. Nora asintió. El pan verdoso no impresionaría a Luke, pero tampoco lo mataría. Página 167 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡No p…puedo dejar que Bill vea esto! −Oh, vamos, él no es mejor que el resto de nosotros. Todos teníamos que comer cosas que no hubiéramos tocado en casa. Tendrá que comer o pasar hambre−le dijo Bernice. Nora sabía que no era tan fácil para Emeline. El marido de Bernice era bondadoso y tranquilo, pero el de Emeline no. El pan verde le daría a Larson una razón para golpear a su esposa otra vez, no es que realmente necesitara una razón la mayor parte del tiempo. Nora se estremecía cada vez que pensaba en el hecho de que podría haber terminado casada con ese tipo de hombre. Había tenido suerte, pero nunca olvidó que podría haber estado fácilmente en el lugar de Emeline.−¿Sabes qué? Te ayudaré a hornear uno nuevo, y esta vez, utilizaremos menos Saleratus. Bill no tendrá que saberlo. −¡Oh, gracias, gracias! Eso es muy amable de tu parte. Casi avergonzada por la gratitud de Emeline, Nora se levantó y se dirigió hacia su carreta. Mejor le doy un poco de nuestro suministro de

harina. Larson controla todos los aspectos de su vida; Estoy seguro de que sabe exactamente cuánta harina había en su bolsa. Rodeó la carreta y chocó con la persona que se había apoyado contra la espalda de su carreta.

¡Broderick Cowen! El miedo la atravesó, paralizándola por unos

segundos.−¿Qué…?−Quería tomar una postura orgullosa, quería exigir saber lo que estaba haciendo en su carreta, pero no se atrevió. Ni siquiera podía mirarlo a los ojos.

−Ah, mira eso−Él le sonrió, pero no había humor en sus ojos grises; estaban fríos como el acero.−Nora Hamilton... ¿o debería decir Fleur, la puta? Nora jadeó. Habían pasado más de dos meses desde que la llamaron por ese nombre. Había pensado que había dejado atrás esa parte de su vida, pero con Broderick Cowen, su pasado la había alcanzado. −¿Qué? ¿Pensaste que no te recordaría?−Cowen se rió.−Tuvimos una noche inolvidable en Independence, así que ¿Cómo podría olvidarme de ti? Imagine mi placer en encontrarla aquí, justo cuando pensé que no tendría una mujer hasta que lleguemos a Oregón. Los pensamientos y las emociones daban vueltas en la cabeza de Nora.−¡Yo estoy casada ahora!−era todo lo que podía salir. Página 168 de 397 Traducción: AngieE32018

Cowen resopló.−No me engañas. No eres una mujer respetable, casada o no. Una vez una prostituta, siempre una prostituta−Él la agarró por los brazos, la atrajo contra su cuerpo y cubrió su boca con la de él. La sensación de su cuerpo presionado contra su vientre redondeado y su áspera mejilla contra su piel le revolvió el estómago. El pánico se apoderó de Nora, pero con instintos que hace tiempo que se habían acostumbrado a humillaciones así, se obligó a dejar de luchar. Ella se mantuvo quieta y esperó que todo terminara pronto y que nadie en la caravana se daría cuenta y comenzaría a cuestionar su pasado. Una vez una

puta, siempre una puta. Quizás él tiene razón.

−Nora, ¿crees que podrías prestarme un poco de harina?−La voz de Emeline Larson llegó desde el otro lado del carreta, a solo unos pasos de distancia.−¿Nora? Cowen la empujó hacia atrás, y ella tropezó, casi cayendo. En el último segundo, se agarró al borde de la carreta, evitando una caída, pero raspándose las manos en el proceso. Con dedos temblorosos, se limpió la boca e intentó poner su cabello en una especie de orden. Aun sosteniendo el carreta, dio un paso hacia Emeline.−Sí, por supuesto, puedes tomar un poco de harina−respondió ella, esperando que su voz no temblara. Emeline rodeó la carreta.−¿Era ese Brody Cowen? ¿Qué quería? Yo. Nora presionó ambas manos contra su estómago, sintiendo el nervioso revoloteo mientras el bebé se movía.−Él...yo...creo que quería hablar con Luke. −¿Acerca de?−La voz de Luke vino detrás de ella. Nora casi se cae por segunda vez en menos de un minuto. ¡No! ¿Por qué tiene que volver todavía? Ella no estaba dispuesta a enfrentarse a él y sus ojos grises afilados. −¡Mamá, mamá, subí hasta la gran roca! ¡Por mi cuenta! ¡Papa solo ayudó un poco!−Su alegre hija fue una distracción bienvenida. −Eso es genial, cariño. Estoy orgullosa de ti. ¿Grabaste nuestros nombres en la piedra?−Nora trató de perderse en la normalidad de la conversación y olvidarse de su encuentro desagradable con Broderick Cowen. Hasta hace dos meses, eso era lo que ella había estado haciendo a diario.

Página 169 de 397 Traducción: AngieE32018

Mientras Amy comenzaba a hablar, Nora podía sentir la mirada de Luke sobre ella. −¿Estás bien?−Él le preguntó en voz baja. Nora se mordió el labio. ¿Se había vuelto tan mala al ocultar lo que realmente sentía en tan poco tiempo? ¿O se había vuelto tan bueno leyéndola?−Estoy bien−le aseguró rápidamente. −Tus manos están sangrando−señaló Luke. Sus ojos grises la miraron con preocupación, tan diferente a la de Brody Cowen, incluso si eran exactamente del mismo color. Nora bajó la vista hacia donde apuntaba. Sus manos aún descansaban sobre su vientre, por lo que los arañazos estaban en exhibición abierta.−Solo un rasguño. Tropecé y atrapé mi ser torpe, eso es todo. Emeline la miró con los ojos muy abiertos. Nora imaginó que estaba demasiado familiarizada con "ser torpe" negó con la cabeza rápidamente a la joven, rogándole que no dijera nada. −¿Tropezaste? Creí que esos mareos habían terminado−Luke señaló torpemente a su estómago, lo que indica el embarazo que había causado mareos hace unas semanas. −Ellos lo hicieron. Mi talón atrapado en una piedra, eso es todo−Ser una buena mentirosa y actriz había sido parte de su antiguo trabajo, y esperaba que todavía fuera buena en eso. −Tal vez deberías descansar un poco−sugirió Luke. La sincera preocupación en su voz comenzó a descongelar el corazón de Nora, que había estado congelado por el miedo.−Lo haré, tan pronto como hayamos terminado de hornear pan. Luke asintió.−Bien. Entonces me voy a ver qué quería Brody. Nora casi le mordió el labio, saboreando el sabor amargo del cobre en su lengua. No. Mantente alejado de él. Pero ella no sabía qué decir, y antes de que pudiera pensar en algo, Luke se había ido.

Página 170 de 397 Traducción: AngieE32018

D Algo no estaba del todo bien con Nora. Luke podía sentirlo, pero ella no tenía la menor idea de lo que era. Tal vez sea el bebé...Nunca había estado cerca de mujeres embarazadas por un período prolongado, por lo que no estaba segura de qué esperar a medida que avanzaba el embarazo.

Tal vez las mujeres embarazadas se vuelvan torpes cuando les crece el vientre... Se liberó de su preocupada melancolía cuando descubrió a Brody sentado junto a su fuego, fumando una pipa. Él sonrió cuando ella tomó un lugar al lado de él e inmediatamente le ofreció la pipa. A Luke no le importaba el tabaco, pero había aprendido que esto era parte del precio que ella pagaba por vivir disfrazado. Fumar y beber eran a menudo parte de la camaradería masculina, y si quería ser considerada como un hombre, no podía rechazar estas ofertas. Con un suspiro interno, tomó la pipa e inhaló tan superficialmente como pudo. −Entonces−comenzó Brody, retomando su pipa,−¿Cómo estuvo Independence Rock? Luke se encogió de hombros.−Grande.−Había aprendido que la mayoría de los hombres no perdían muchas palabras describiendo el paisaje, por lo que actuó en consecuencia. −¿No es demasiado grande para esa jovencita tuya? Una imagen mental de Amy marchando valientemente hacia la roca apareció ante su mente y sintió una cariñosa sonrisa en sus labios.−No, ella estaba bien, es una pequeña luchadora. −Igual que su madre, ¿Eh?−Brody la miró a través de un velo de humo. Luke frunció el ceño. Luchadora no fue la primera palabra que vino a la mente cuando pensó en Nora. Si tuviera que usar sólo una palabra para describir a la mujer con la que se había casado, habría sido "sobreviviente", Nora era buena para adaptarse y hacer todo lo necesario para garantizar el bienestar de su hija. Luke sabía por experiencia que los hombres que visitaban los burdeles les gustaba que sus mujeres fueran sumisas, por lo Página 171 de 397 Traducción: AngieE32018

que Nora había aprendido a ocultar su femineidad, su agudeza y su aguda inteligencia. Solo ahora que Luke le había demostrado una y otra vez que quería una esposa que pensara por sí misma y no temiera ofrecer su opinión, sí pudo vislumbrar cómo había sido Nora antes de convertirse en Fleur. Pero por lo que había visto, Nora no se sentía cómoda con Brody, miraba al nuevo amigo de Luke con desconfianza y tendía a mantener su distancia, así que Luke no estaba seguro de a qué se refería el comentario de Brody. −¿Luchadora?− preguntó ella, tratando de discernir la expresión de Brody a través del humo de su pipa. Brody se encogió de hombros, pero no explicó por qué pensaba que Nora era una luchadora.−¿Cómo la conociste? Luke parpadeó. Nadie le había preguntado acerca de su matrimonio, por lo que no había resuelto los detalles para contarle a la gente acerca de su primer encuentro imaginario o cortejo.−Oh, ya sabes...lo de siempre... −¿Y qué es eso? Nunca he estado casado, así que será mejor que lo expliques−dijo Brody con una sonrisa. −Nosotros... un poco... nos encontramos el uno frente al otro frente al establo, y me ofrecí para acompañarla a casa−Luke no quería mentirle a su nuevo amigo, y esto era al menos parcialmente cierto. Brody lanzó anillos de humo al aire.−¿Tenía su familia ese establo? ¿Por qué hace todas estas preguntas? En la experiencia de Luke, los hombres rara vez hacían muchas preguntas sobre las relaciones, pero por alguna razón, Brody parecía haber tomado un interés especial en Nora.−No, ella...tenía un empleo cerca. Era una costurera,−agregó antes de que pudiera preguntar. −¿Costurera? ¿Eso es lo que ella te dijo? Un pedazo de madera crujió bajo los pies de Luke mientras ella medio se enderezaba y se volvía más hacia Brody para mirarlo fijamente. A pesar de la cautelosa amistad que había formado con él, sintió que se le erizaban los pelos de punta.−¿Qué estás implicando? Brody golpeó su pipa contra el tronco caído en el que estaba sentado.−No estoy seguro de que deba decírtelo...No quiero causar problemas entre usted y su esposa. Página 172 de 397 Traducción: AngieE32018

−No lo harás−Fuera lo que fuese lo que Brody pudiera decirle sobre Nora, estaba segura de que no la sorprendería, pero quería saber qué sabía Brody sobre el pasado de Nora y qué tenía que hacer para proteger a Nora de convertirse en objeto de chismes. Brody se inclinó hacia adelante, fijando una mirada intensa en Lucas.−bueno...esto va a ser un shock para ti, pero...Tengo razones para creer que tu esposa es una prostituta. Luke sintió que la sangre corría a su cara, coloreando sus mejillas, no con vergüenza, sino con enojo. Se obligó a sí misma a permanecer sentada y soltó las manos antes de responder con rigidez:−No es nada de eso. Es mi esposa, una buena madre y una persona decente. −Entiendo que no quieras creer... −Sé lo que ha sido, pero eso es el pasado, y no importa ahora−interrumpió Luke. Probablemente Brody tenía buenas intenciones y pensó que le estaba haciendo un favor a Luke iluminándola sobre el pasado de Nora, pero no quería que se extendiera por el campamento. −¿Sabes que ella trabajó como…? −Sí. Brody negó con la cabeza confundido.−¿Y todavía crees que no importa? ¿No te importa que haya compartido su cama con miles de hombres antes que tú? ¿No importa que probablemente no seas el padre del bastardo con el que está tratando de achacarte? Todos los músculos en el cuerpo de Luke se pusieron rígidos. Sintió que los instintos de protección se alzaban y que ni siquiera sabía que poseía.−¡Ese bebé no es un bastardo, y Nora no está tratando de achacarme nada!−Vio a otros emigrantes que miraban desde sus propias hogueras y rápidamente bajó la voz.−Sé que tienes buenas intenciones, pero no me estás haciendo ningún favor al mencionar el pasado de Nora. Te pido que guardes silencio. Por favor−Había pasado mucho tiempo desde que ella le había pedido un favor a alguien, −Estás corriendo al desastre, hijo−Brody apuntó con la boquilla de su pipa a Luke.−¿En qué hechizo te ha puesto? Sé que es una mujer tentadora, pero... −Detente−Luke había esperado toda su vida a que alguien llamara a su hijo, o hija, y le mostrara alguna preocupación paternal, pero en este Página 173 de 397 Traducción: AngieE32018

momento solo la estaba molestando. Fue una experiencia agridulce.−Sé de su pasado, y si no me importa, no debería importarle a nadie más. Así que por favor no hables sobre eso. −Si es lo que quieres.−Brody guardó su pipa y se levantó.−Pero vas a cambiar tu opinión cuando ese enamoramiento ingenuo se haya desvanecido−Sin esperar una respuesta, se alejó.

D

Roca de la Independencia; 4 de julio de 1851 Nora se recostó contra la rueda de la carreta, mordisqueando lentamente la carne tierna de una codorniz para que durara mientras escuchaba la alegre música. A su alrededor, sus compañeros de viaje se reían, cantaban y bailaban para celebrar el Día de la Independencia. Nora vio como Wayne Garfield se balanceaba alrededor de una chica tras otra, e incluso Bill Larson condujo con rigidez a su esposa a través de la improvisada pista de baile. −Oye−Bernice Garfield se inclinó para ofrecerle un pedazo de pan recién horneado.−¿Por qué no te unes a los demás? Todavía eres joven, ¿Por qué no disfrutar de un baile con tu marido? Nora miró de reojo a Luke. Estaba sentado atrás, solo mirando las actividades a su alrededor. Después del duro rechazo en la reunión el día antes de que dejaran Independence, no se atrevió a pedirle que volviera a bailar.−Estoy embarazada y cansada y mis pies están lo suficientemente hinchados como están−le dijo Nora. −¡Oh, tonterías!−Bernice le dio un empujón alentador hacia los otros bailarines.−¡Ninguno de mis embarazos me impidió bailar! Tuve que ser arrastrada fuera de la pista de baile la noche en que di a luz a Wayne. −No lo recuerdo de esa manera−comenzó a decir Jacob Garfield, pero Bernice rápidamente lo hizo callar. −Ustedes dos son la pareja más recién casada entre nosotros, por lo que deben dirigir el próximo vals−explicó Bernice resueltamente. Jacob golpeó a Luke en el hombro mientras la orquesta de tres hombres tocaba las estrofas de un vals.

Página 174 de 397 Traducción: AngieE32018

Arrastrando los pies, Luke trató de escapar de lo inevitable, pero cuando el Capitán se unió a Jacob Garfield en sus esfuerzos, finalmente se escabulló hacia Nora.−¿Me concedes éste baile?− Él torpemente le ofreció su mano. Nora cerró sus dedos alrededor de él. La palma de Luke estaba un poco húmeda, a pesar del frío del aire nocturno. De pronto tuvo la idea de que no había bailado con demasiadas mujeres. No estoy segura de sí él ha

hecho algo con demasiadas mujeres,—o cualquier mujer en absoluto.−¿Sabes cómo bailar?−Le preguntó en voz baja. Tal vez esa fue la razón por la que se negó a bailar con ella.

Una esquina de la boca de Luke se curvó hacia arriba.−¿Temes por los dedos de tus pies? Nora sintió que le devolvía la sonrisa.−¿Tienen algo que temer? −He sido un oficial−dijo Luke con una falsa indignación. −¡Estás estancado, Lucas Hamilton!−Bernice dijo detrás de ellos.−¡Baila con tu esposa! Vacilante, Luke dio un paso hacia ella y apoyó su mano en la cintura con un toque tan ligero que apenas podía sentirlo. Se aseguró de mantener una distancia más que respetable mientras la conducía al baile. Los dedos de Nora se posaron en la curva de su hombro. Ella podía sentir sus músculos flexionarse bajo el lino de su camisa, y siguió sus movimientos en los arremolinados pasos del baile. La suave presión de su mano sobre la parte baja de su espalda la guió sin fuerza. Los dedos que la sujetaban se crisparon, y su mirada a menudo se deslizaba lejos de la de ella, mostrándole claramente lo incómodo que se sentía. Yo no. No me siento incómoda, se dio cuenta. De hecho, no podía recordar cuándo se había sentido tan cómoda con ningún hombre. Ni siquiera en presencia de su padre o uno de sus hermanos se había sentido tan relajada, como si realmente pudiera ser ella misma. A menudo había bailado con los clientes del burdel, pero no había sido nada como bailar con Luke. Sus clientes habían intentado constantemente presionarla contra sus cuerpos, habían arrastrado sus manos por su espalda y agarrado su trasero, o habían aprovechado su cercanía para comerse su escote. Luke no hizo ninguna de estas cosas; incluso cuando su vientre protuberante se frotó contra su regazo, no Página 175 de 397 Traducción: AngieE32018

intentó acercarla más. La única reacción fue el rubor que se arrastró por su cuello.

Él es realmente diferente a cualquier hombre que haya conocido. Ella suspiró. También es el único hombre que se ha resistido a mis encantos. −¿Estás bien?−Preguntó Luke.−No le lastimé los dedos de los pies, ¿verdad? Nora rápidamente se sacudió de sus pensamientos y levantó la vista del lugar donde su vientre tocaba su cuerpo.−No. No, están bien. Luke asintió, pero ella podía sentir que él la acercaba un poco más, como si tratara de evitar cualquier cosa que pudiera lastimarla o hacerla sentir triste. Otra pareja bailó demasiado cerca de ellos, casi causando una colisión. Nora sintió que se balanceaba en un círculo cerrado y casi perdió el equilibrio, pero los brazos de Luke la sostenían. Ella se quedó mirando a los ojos grises. Algo parpadeó en el iris plateado, y Nora estaba segura de que no era sólo el reflejo del fuego. No estaba segura de cómo había sucedido o quién había comenzado, pero de repente, se encontró besándole. Sus labios eran más suaves de lo que ella había esperado, y se movieron contra los de ella en un movimiento tan suave como un susurro. Ella se agarró a sus hombros, sin darse cuenta y sin preocuparse si todavía estaban bailando o no. Con un grito ahogado, Luke se retiró y la sostuvo a la altura de un brazo. Su cara se veía enrojecida a la luz del fuego.−Yo...no puedo. Una ola de mareo barrió a Nora. Una vez más, Luke la atrapó antes de que ella pudiera caerse. Ella cerró los ojos por un segundo, disfrutando de la calidez de su cuerpo contra el de ella, protegiendo el aire frío.−Le dije a Bernice que no era una buena idea bailar el vals durante el embarazo−murmuró en la tela de su camisa, aunque no estaba segura de sí el embarazo tenía algo que ver con sus piernas tambaleantes. −Vamos, te llevaré a casa...a la carpa, quiero decir−corrigió rápidamente. Página 176 de 397 Traducción: AngieE32018

Casa...La carpa o la carreta no eran exactamente casas cómodas, pero

se habían convertido en lugares a los que pertenecía.

Se deslizaron silenciosamente en la carpa donde Amy ya estaba durmiendo. Mientras Nora se desvistió, Luke se dio vuelta y se ocupó de cubrir a Amy con otra manta.−¿Luke?−Dijo en la oscuridad. Él no dio vuelta.−¿Sí? −Por qué…?−Vaciló, sin saber cómo continuar. Había tantos porqués, tantas preguntas sin respuesta entre ellos que no sabía por dónde empezar. El suspiro de Luke resonó en la oscuridad.−Es complicado. Esa era la única cosa que ella ya sabía. Desde su primera reunión, nada entre ellos había sido fácil y sin complicaciones.−Entonces, por favor, intenta explicar, porque francamente, no te entiendo en absoluto, y quiero hacerlo−Se acercó, tratando de distinguir su rostro en la oscuridad.−Disfrutaste ese beso−Tanto como yo lo hice, ella silenciosamente agregó, pero no expresó el pensamiento. Su madre le había enseñado que una buena mujer no debía reaccionar de ninguna manera a las atenciones sexuales de su marido, solo soportaba los deseos de su marido con el único propósito de tener hijos. Luke estuvo en silencio por un largo tiempo. Cuando llegó su respuesta, apenas se escuchó.−Sí, pero… −¿Entonces por qué te detuviste? −No está bien... −¿No está bien?−Nora repitió, incredulidad coloreando su voz.−Estamos casados, Luke, ¿qué podría estar mal con...? Una sombra contra la cubierta de la carpa mostró a Luke rascándose el cabello.−¡No entiendes la situación! −No, claramente no−Nora estaba más allá de la frustración. −Nora, yo... −¿Mamá?− Amy se sentó debajo de sus mantas. Nora no sabía si debería estar enojada o contenta con la interrupción; demasiado alterada para hablar, se arrodilló junto a su hija. Página 177 de 397 Traducción: AngieE32018

Amy inmediatamente la alcanzó.−Mamá... −Estoy aquí, cariño−Colocó a la niña contra ella, con cuidado de no presionarla demasiado contra su creciente barriga.−¿Tuviste un mal sueño? Amy asintió, acurrucándose contra ella con un suspiro de alivio.−¿Mamá?−Preguntó después de un momento, sus pequeños dedos tentativamente sintiendo el vientre de Nora.−¿Hay un bebé creciendo en tu vientre? Nora acarició los mechones rojizos.−Sí, cariño. Pronto tendrás una hermana o un hermano−No lo suficientemente pronto para mí, pero

pronto.

−¿Cómo llegó allí?−Amy palmeó su vientre, probando su solidez. −Uh...−Nora había tenido miedo de esa inocente pregunta por algún tiempo. Había escuchado a otra madre embarazada explicar su embarazo a sus hijos...cuando un hombre y una mujer se aman mucho y se casan...Pero su marido no era el padre del bebé, y ciertamente no había sido concebido en el amor. Detrás de ella, Luke carraspeó torpemente, claramente avergonzado por la pregunta de la niña. −¡Papá!−Amy soltó a su madre, se arrastró en su regazo y rápidamente se durmió. −¡Uff!−Luke miró a la niña dormida.−Salvado por el hombre de arena, ¿eh? −Ella va a preguntar de nuevo−predijo Nora. Luke se levantó y suavemente colocó a Amy de vuelta bajo sus mantas.−Entonces tendrás que manejar eso. No tengo ni idea de qué decirle. −¿Crees que lo hago? Luke se encogió de hombros. −Tú eres su madre... −¿Y crees que eso garantiza que tengo una respuesta a todas sus preguntas? Bueno, yo no. No sé cómo explicarle esto. Ella es demasiado joven para entender el la línea de trabajo en la que yo estaba y rezo para que nunca tenga que saberlo. Página 178 de 397 Traducción: AngieE32018

−No lo hará−dijo Luke ferozmente. Con hombres como Broderick Cowen en la caravana, Nora no estaba tan segura, pero no dijo nada.

D

Puerta del Diablo; 5 de julio de 1851 −¿Puerta del Diablo? Maldita sea, eso suena tentador−murmuró Brody Cowen. Luke medio giró en la silla para mirarlo.−No es tan malo. No estamos pasando por eso, tenemos que dar vueltas. Justo en frente de ellos, aún a la vista de Independence Rock, estaba Puerta del Diablo, una grieta enorme y angosta que el río Agua Dulce había tallado a través de las rocas de granito a ambos lados. La hendidura tenía solo treinta pies de ancho en la base, donde el Agua Dulce atravesaba la grieta, demasiado estrecho para que las carretas pasaran, por lo que se habían desviado hacia el sur. Algunos emigrantes habían dejado la caravana para subir a la cima y mirar por encima del borde o vadear el río a través de la Puerta del Diablo. Por mucho que Luke había querido unirse a ellos, para escapar de la caravana y la mirada atenta de Nora que podía sentir descansar sobre ella durante todo el día, mantuvo un ojo vigilante en las nubes y prefirió quedarse con las carretas y la manada. De vez en cuando, relevaba a Nora de dirigir la carreta, pero descubrió que no podía mirarla a los ojos después del beso de la noche anterior. Eres una idiota, se dijo una y otra vez. ¿Qué creías que estabas haciendo, eh? La culpa y la confusión la habían mantenido despierta la mitad de la noche. Se repitió a sí misma una y otra vez cuán equivocado era besar a Nora, incluso si se había sentido tan bien. Nora no sabía quién era en realidad, y Luke estaba seguro de que ni siquiera pensaría en besarla si lo hubiera sabido. Al besarla sin que ella lo sepa, ¡Le quitas la elección!

Estás haciendo exactamente lo mismo que todos esos clientes de los que quisiste rescatarla. El pesado banco de nubes sobre ellos estaba tan oscuro como su estado de ánimo, bloqueando el sol y proyectando sombras sobre la pradera. El viento se había levantado y traía consigo un olor húmedo que Página 179 de 397 Traducción: AngieE32018

prometía lluvia. El cielo se oscureció por momentos hasta que Luke apenas podía ver Split Rock, la "vista de la pistola." en la parte superior de la Cordillera de las Cascabel que los apuntaba directamente hacia South Pass. Desde el frente de la carreta llegó el cartel para hacer el campamento, instalaron apresuradamente las carpas y anclaron las carretas clavando estacas en el suelo y atándoles las ruedas con pesadas cadenas. Antes de que pudieran siquiera pensar en encender un fuego, las primeras gotas de lluvia se mezclaron con el viento y en segundos, una lluvia caía del cielo. Luke giró en círculo, buscando a Nora, y la encontró vadeando el barro para soltar a los bueyes.−¡Quédate en la carpa con Amy!−Luke gritó sobre los sonidos del caos en el campamento.−Voy a encargarme de los bueyes−Como no quería correr el riesgo de que Nora se resbalara en el barro, se hizo cargo de la tarea. −Pero… −¡Ve! Sin más protestas, Nora agarró a Amy contra su costado y corrió hacia la carpa. Luke liberó rápidamente a los bueyes de sus yugos de madera y los condujo al interior del corral formado por las carretas en círculos. Cuando finalmente llegó a la carpa, estaba empapada hasta los huesos. Se quitó el sombrero y sacudió la cabeza. Amy soltó una risita mientras gotas de lluvia rociaban por todos lados−¡Eeww! ¡Como un perro! Luke. soltó.

−Aquí.−Nora vino con una toalla y comenzó a frotar el cabello de −Yo puedo hacerlo.−Luke intentó quitarle la toalla, pero Nora no la

Continuó por el cuello de Luke, se secó suavemente la cara con la toalla y se secó las orejas. Cuando el suave toque hizo que Luke temblara, Nora ordenó:−Quítate esas ropas empapadas. A pesar de la ropa mojada, el calor se disparó sobre el cuerpo de Luke cuando una ola de pánico la golpeó. Miró alrededor salvajemente, buscando una salida, cualquier excusa para salir de la carpa. Página 180 de 397 Traducción: AngieE32018

Finalmente, abandonando la toalla, Nora se inclinó y buscó en una de las bolsas una camisa seca.−¡Aah!− Se congeló en mitad del movimiento y se agarró el vientre con ambas manos. Luke saltó hacia adelante. En un gran paso, estaba al lado de Nora y tendió una mano para tocarla, para asegurarse de que estaba bien.−¿Qué es? ¿Es...el bebé? Nora todavía estaba inclinada, pero ella había soltado la camisa. Su rostro estaba más pálido que el lino mientras miraba a Luke con ojos grandes y asustados.−Duele−gimió con los dientes apretados. −¡Mamá!−Amy corrió hacia ella y extendió sus manos para agarrar las faldas de su madre. −¡No!−Luke rápidamente la detuvo, envolviendo a la niña en sus propios brazos en su lugar.−No toques a tu mamá, pequeña. Tiene dolor de estómago−Sintió a Amy temblar en sus brazos, y por un segundo, estaba completamente abrumada, sin saber qué hacer. Luego tomó una respiración profunda. ¡No hay tiempo para el pánico ahora! Ellas dependen de ti.−¿Tal vez deberías recostarte?−Sugirió. Con una mano presionada contra su vientre, Nora extendió una mano temblorosa. Cogiéndola suavemente del codo, Luke la ayudó a calmarse.−Amy−dijo tan tranquilamente como pudo,−Tengo una tarea muy importante para ti. Corre a la carpa de Garfield y dile a Bernice que venga. ¿Puedes hacer eso? Con lágrimas corriendo por su rostro, la niña asintió. −Bien. Estoy orgulloso de ti−Luke dirigió gentilmente a la niña hacia el alero de la carpa, lejos de su madre lloriqueante.−Quédate con Jacob, ¿de acuerdo? Tan pronto como el llanto de Amy se escapó de la carpa, Luke se arrodilló junto a Nora.−Nora...−Tocó suavemente la cara húmeda, acarició hebras rojas y húmedas.−¿Qué puedo hacer? −No lo sé. No sé qué es esto−Cada músculo de su cuerpo estaba tenso.−Eso' es casi como...Se siente así cuando di a luz a Amy. Es demasiado pronto, Luke, es... ¡Dios, eso duele! Luke la miró fijamente. El miedo se apoderó de ella, tan intenso como no había experimentado desde que luchó por su vida contra los mexicanos. Página 181 de 397 Traducción: AngieE32018

Lágrimas ardientes quemaron sus ojos ante la aterradora idea de que Nora podría perder al bebé. Se deslizó hacia abajo hasta que estuvo sentada en el suelo húmedo y levantó a Nora para que descansara sobre su regazo, estabilizada en su abrazo. −Si yo...el bebé... Luke gentilmente puso un dedo sobre los labios de Nora.−Cállate, vas a estar bien. Los dos. Todo irá bien. Descansa ahora, relájate. Estoy aquí contigo.−Presionó sus labios contra la corona de la cabeza de Nora que descansaba justo debajo de su barbilla. Se concentró en la piel casi translúcida, en los mechones de cabello que colgaban húmedos en la cara de Nora. De repente, todo sobre Nora parecía frágil y precioso. −Luke... −Está bien. Está bien.−dijo Luke, deseando que así fuera. Podía sentir a Nora temblar en sus brazos, y la apretó más fuerte. Luke no había orado durante muchos años, prefería tomarlo su destino en sus propias manos, pero ahora, mientras esperaban en aterrorizado silencio, encontró sus labios moviéndose en silenciosa oración. −Esa caja...−Los sollozos sacudieron el cuerpo de Nora.−No debería haberla bajado del carreta−Sí… Luke la calmó una vez más.−Solo estas alterándote más. No hiciste nada malo−Acarició su cara con sus yemas de los dedos, suavemente arrastró sus palmas hacia abajo de los brazos de Nora y luego puso con suavidad su mano sobre el vientre de Nora, silenciosamente le dijo al niño no nacido que se quedara quieto. Nora descansó las dos manos sobre la de Luke, agarrando sus dedos en un puño de muerte. Esperaron mientras fuertes gotas de lluvia arrojaban la cubierta de la carpa. El trueno retumbaba de vez en cuando, sonando cada vez más cerca. La carpa comenzó a filtrarse y las piscinas se construyeron. El agua de lluvia saturó el suelo. Luke sintió que el agua le empapaba los pantalones, pero ella lo ignoró y acercó a Nora a su regazo, concentrándose en mantenerla caliente y seca. Su propio pequeño universo, que consistía solo de los dos y su miedo compartido, se interrumpió cuando se levantó la tapa de la carpa.−¿Qué pasó?−Bernice Garfield entró, quitándose el abrigo mojado. Página 182 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡No sé! Me incliné y de repente, sentí un dolor agudo, y ahora tengo estos calambres... ¡Creo que es el bebé!−Los dedos de Nora se clavaron en los antebrazos de Luke, pero ella sufrió el dolor en silencio, como si de algún modo pudiera llevarse a Nora. Bernice se arrodilló. Contento de que la ayuda finalmente había llegado, Luke trató de regresar para dar cabida a Bernice, pero Nora no la soltó.−Por favor quédate. Bernice asintió en silencio y continuó su examen a su alrededor. Mirando ansiosamente a la mujer mayor, Nora presionó su mejilla contra el hombro de Luke mientras esperaban que Bernice dijera algo. −Solo un segundo−murmuró Bernice y se apresuró a salir. Ella regresó un minuto después, llevando una taza.−Bebe esto. −¿Qué es eso?−Preguntó Luke mientras ella ayudaba a Nora a sostener la taza con firmeza y llevársela a los labios. −Una mezcla de hierbas−respondió Bernice.−Debería ayudar con los calambres. Nora hizo una mueca, pero tragó valientemente. Vació la taza y dejó que su cabeza se hundiera en el hombro de Luke. Todos esperaron con la respiración contenida. −¿Luke?−Brody Cowen asomó la cabeza por la solapa.−El Capitán te necesita. Luke alzó la vista, mirando a Brody, que estaba esperando, y luego volvió a mirar a Nora, quien la miraba con dolor en los ojos. Después de toda una vida de seguir órdenes y respetar la autoridad, Luke ni siquiera dudó.−Ahora no. −Pero… −Sea lo que sea, tiene que esperar−decidió Luke.−No dejaré a mi esposa ahora. −Tú...Puedes irte. Estaré bien−dijo Nora con valentía, pero el agarre de sus dedos en Luke envió otro mensaje. Luke no se movió de su lugar, sosteniendo a Nora.−Consigue a alguien más para que te ayude, Brody. No iré ahora. Página 183 de 397 Traducción: AngieE32018

Con un gruñido, Brody se volvió y desapareció. Los dedos de Nora se apretaron alrededor de los de Luke, y luego comenzaron a relajarse lentamente mientras las hierbas hacían su trabajo y los calambres comenzaban a aliviarse. −¿Cómo estás? ¿Mejor ahora?−Luke notó que estaba susurrando, casi temerosa de hablar demasiado fuerte. Sintió la cabeza de Nora contra su hombro mientras asentía débilmente.−Cansada...−murmuró. −Son las hierbas−explicó Bernice.−La ayudan a relajarse, a detener los calambres y la adormecen−Tomó la taza vacía y se levantó. De repente, Luke se dio cuenta de que Bernice estaba a punto de regresar con su propia familia y la dejaría sola con Nora una vez más.−Berenice−dijo con alarma, mirando a la mujer adormilada en su regazo,−¿Va a estar bien? −Sí, eso creo. Necesita descansar ahora. −¿Y el bebé? ¿Es...?−Luke no pudo terminar la frase, demasiado asustada para expresar sus preocupaciones en voz alta. Bernice levantó sus manos en un gesto de impotencia.−No lo sabremos con certeza hasta que nazca. Pero por ahora, debería estar bien; las contracciones cesaron. Esperemos que todo esté tranquilo esta noche y no tengamos que romper el campamento en medio de la noche otra vez. No sería bueno para Nora. Luke asintió con gravedad y la observó caminar hacia la aleta.−¿Bernice?−Esperó hasta que la mujer mayor se giró para mirarla.−Gracias por venir a ayudarnos. −De nada. Amy puede quedarse con nosotros esta noche, si quieres−ofreció Bernice. Mirando a Nora, que ya estaba medio dormida, Luke comenzó a asentir. Tendría suficiente en sus manos solo cuidando a Nora. Pero luego pensó en cómo se sentiría Amy si la dejaban con los Garfield. Todavía podía recordar las muchas veces en las que tuvo que quedarse con otras personas cuando era niña, mirando a la pared toda la noche y preguntándose qué y cómo estaba su madre.−No, gracias. Creo que sería mejor si se queda con nosotros. Tiene que ver por sí misma que su madre está bien. Página 184 de 397 Traducción: AngieE32018

Bernice asintió con aprecio.−Tienes razón. La traeré. Cuando Bernice se fue, Luke se levantó y se agachó.−Aférrate a mí.−Con un gemido, levantó a Nora y la llevó a su petate. Suavemente, ella la acomodó y extendió las sábanas sobre ella. −Deberías cambiar finalmente de esa camisa,−murmuró Nora, mirándola. Luke tocó su manga. La tela se había secado mientras tanto.−Está seco ahora, pero deberíamos ponerte en tu ropa de dormir−Buscó en la bolsa de Nora hasta que encontró un camisón que no se había mojado bajo la lluvia. Luego miró a Nora, esperando que se desvistiera, pero Nora yacía sin moverse, con los ojos medio cerrados. Mordiéndose el labio, Luke comenzó a desabotonarse el corpiño. Nora no reaccionó, pero su mirada siguió los dedos de Luke mientras se movían de botón en botón y finalmente se quitaban el corpiño y la falda. Por un segundo, Luke tocó con delicadeza las yemas de sus dedos hacia el abultado vientre de Nora. Sus miradas se encontraron. −Estaba tan asustada−susurró Nora. Luke tomó su mano, exprimiéndola.−Sí yo también. −¿De Verdad? Luke solo asintió. No supo cómo explicar lo que había sentido durante esos terribles minutos. −¿Mamá?−La voz de Amy vino desde afuera. Rápidamente, Luke bajó el camisón sobre la cabeza de Nora y lo bajó justo cuando Bernice entraba con la chica. Nora extendió sus brazos. Una sollozante Amy se hundió en el abrazo de su madre. Luke colocó un brazo alrededor de cada una de ellas y le dio las gracias a Bernice por encima de sus cabezas. Con un movimiento de cabeza a cambio, Bernice salió de la carpa. −¿Te acostarás con nosotras?−Nora preguntó, girando la cabeza para mirar a Luke a los ojos. Página 185 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se frotó la protuberancia en el puente de la nariz. Sabía que probablemente debería salir y ayudar al Capitán con cualquier tarea que él necesitara que hiciera, pero no podía decidirse a dejar a Nora por el momento. Torpemente, ella se deslizó hacia abajo hasta que descansó al borde del petate de Nora. Amy inmediatamente se acurrucó entre ellos y, con un suspiro de satisfacción, se durmió. Sabiendo que no iba a dormir esta noche, Luke mantuvo los ojos abiertos y miró por encima del pequeño cuerpo de Amy a Nora. Los párpados de Nora cayeron, pero ella luchó contra el sueño y devolvió la mirada de Luke. −Duerme ahora−la animó Luke. −¿Luke?−la voz profunda del Capitán vino de la apertura de la carpa.−¿Estas allí? Con una mirada de pesar hacia Nora, Luke se volvió.−Estoy aquí.−Ella se puso de pie y dio un paso hacia él. Por alguna razón, no quería que él entrara y perturbara la paz en la carpa. Abe McLoughlin estaba de pie bajo la lluvia torrencial, con la barba goteando y los ojos enloquecidos.−Luke, te necesitamos. La manada está tan nerviosa como el infierno con este clima, y no confío en esos malditos y novatos con ellos. ¡Un movimiento equivocado y van a estampar con seguridad! Suspirando, Luke miró por encima del hombro. En la casi oscuridad, pudo ver la mirada de Nora sobre ella y vio su asentimiento reacio.−Está bien. Ya voy−Con el pretexto de recoger su sombrero, se volvió y se arrodilló junto a Nora.−¿Estarás bien por tu cuenta? Nora buscó su mano y la apretó.−Estaré bien. Cuídate, por favor. Con un asentimiento sombrío, Luke se colocó el sombrero en la cabeza, se giró y salió a la lluvia.

D Dirigió Sarampión a lo largo del borde de la manada, rodeándolas a cierta distancia. Un rayo tras otro destelló en el cielo, mostrándole los bueyes, las mulas y los caballos inquietos. Una de las vacas lecheras levantó la cabeza, el blanco de sus ojos reluciendo, y emitió un ataque de pánico. Página 186 de 397 Traducción: AngieE32018

En el otro lado de la manada, apenas visible a través de la cortina de lluvia, Wayne Garfield se arriesgó demasiado cerca de los animales nerviosos. Agarrando las riendas con más fuerza, Luke intentó darle una señal para que retrocediera, pero Wayne ni siquiera miró en su dirección; quería gritar una advertencia, pero sabía que cada grito, cada sonido inesperado podía causar una estampida, por lo que solo observó con creciente preocupación. Otro relámpago zigzagueó en el cielo, bañando la pradera en luz blanca por un segundo. Entonces el trueno retumbó justo encima de ellos. La manada se precipitó en la oscuridad de la noche, sin importarle lo que se interpusiera en su camino.

¡Oh, mierda! Luke de repente se dio cuenta de que se dirigían

directamente hacia ella. Una masa negra grande que dirigía parecía un gran muro impenetrable a medida que se acercaban cada vez más. Luke reaccionó instintivamente. Agachándose sobre la cresta de Sarampión, dejó que la yegua se adelantara, corriendo justo delante de la manada en estampida. Una mirada rápida sobre su hombro le mostró que ella estaba ganándole, y respiro un suspiro de alivio—hasta que recordó en qué dirección estaban corriendo. Se dirigían directamente a las carretas y las carpas a menos de una milla de distancia. Luke podía ver las luces en algunas de las carpas, pero no había movimiento. Ni siquiera pudo ver a un guardia vigilando el campamento, todos los que no estaban con la manada, probablemente dormían o descansaban sin recelo en una de las carpas. Probablemente piensen que

el rugido en el aire es causado por un trueno, no por una manada estampida. ¡Nora! Amy!

No había tiempo, no había lugar para dejar que la manada se agotara; si no cambiaban su dirección, pisotearían las carpas y los emigrantes dormidos. Incluso si alguien se diera cuenta de la manada antes de llegar a ellos y los emigrantes huyeran apresuradamente de sus carpas, Luke sabía lo que podría significar para Nora. Bernice Garfield les había advertido que podría perder al bebé si no se descansaba esta noche. Página 187 de 397 Traducción: AngieE32018

En lugar de separarse a la izquierda, lejos de la manada detrás de ella, Luke galopó al frente. Con una mano, levantó su Walker Colt, disparando tiro tras tiro en el aire para asustar a los animales detrás de ella, lejos del campamento. Otro rayo de luz iluminó el cielo, dándole un vistazo de la masa turbulenta que la arrastraba. No habían cambiado su dirección. El sonido de sus disparos se había mezclado con el rugido del trueno y los cascos, y no había hecho nada para frenar la manada.

¡Maldita sea! Apretando los dientes, Luke sacó su rifle de su funda y

se giró en la silla. Ella se estaba sosteniendo solo con sus piernas ahora, levantó el rifle y miró por el cañón. En la oscuridad, era casi imposible distinguir animales individuales en la masa negra. Entonces, un rayo disipó momentáneamente la oscuridad. No hubo tiempo para dudas. Luke apretó el gatillo. El gran líder de McLoughlin cayó. El ganado confundido que lo seguía se desvió ligeramente hacia un lado.

¡No es suficiente! Casi habían llegado al campamento ahora. Luke apretó el gatillo otra vez. El buey que había tomado la delantera tropezó y luego cayó, haciendo que los otros viraran aún más a un lado. Entonces, de repente, Wayne y Brody estuvieron allí. Luke redujo la velocidad de su yegua, y los tres forzaron al ganado en el frente aún más lejos al costado. Con las primeras carpas a solo diez yardas hacia la derecha, pasaron como un trueno por el campamento. Los jinetes los obligaron a ir hacia la izquierda, hasta que se desviaron en un amplio círculo. Tosiendo y jadeando, Wayne Garfield se deslizó de su caballo. Estaba visiblemente temblando mientras miraba a Luke.−Lo siento… Luke estaba demasiado conmocionado para hablar. La idea de lo cerca que había estado de perder a Nora y Amy era lo único que tenía en mente. Solo asintió con la cabeza hacia el joven y dirigió su yegua hacia las carpas sin decir una palabra. −¿Luke?−Nora parpadeó cuando se deslizó silenciosamente en la carpa.−¿Todavía está lloviendo? Creí haber escuchado... Página 188 de 397 Traducción: AngieE32018

−Sí, solo llueve−dijo Luke.−Pero creo que ahora será más tranquilo. Nora extendió una mano, tocando suavemente el hombro de Luke.−Tu camisa está mojada de nuevo. Ella miró hacia abajo. No solo su camisa estaba mojada, sino que estaba cubierta de sudor, barro y hierba. Sabiendo que ni ella ni Nora tenían la energía para otra pelea sobre cambiarse de ropa, Luke se dio la vuelta y, en la oscuridad de la tienda, se deslizó la camisa mojada y por una nueva, con la esperanza de que Nora no se diera cuenta de que había dejado la camiseta húmeda en su lugar. −¿Ya no te necesita el Capitán? −No.−La manada estaba agotada ahora, demasiado cansada para otra estampida.−No lo hace. −Bien−susurró Nora,−Porque yo lo hago. De repente, Luke quería salir a la lluvia y correr en pánico ciego, como lo había hecho la manada. No sabía qué, pero algo definitivamente había cambiado entre ellos esta noche. Mantenerse alejado y objetivo ya no era una opción. Buscando palabras, pero al no encontrar ninguna, se acostó junto a Nora, pero se ocupó de mantener a Amy entre ellas. Cerró los ojos y se concentró en sus músculos doloridos, todo para mantener sus pensamientos alejados de la mujer que estaba a su lado y lo que podría haberle sucedido esta noche. Todavía no había tenido éxito cuando sintió que la mano de Nora se aferraba a la suya. −¿Te importa? No creo que pueda dormir sin... Luke alisó su pulgar sobre la palma de Nora.−Todo está bien.−En la tenue luz de la carpa, estudió los dedos delgados, las palmas rugosas y la delicada curva de su muñeca.−¿Hey Qué es esto?−Frotó suavemente sobre un punto verdoso, casi descolorido en la parte inferior de la muñeca de Nora, fácilmente visible porque la piel estaba más pálida allí. Nora volvió la mano, ocultando el hematoma.−No es nada. Uno de los bueyes se puso un poco demasiado entusiasta cuando los alimenté, eso es todo. −Incluso nombrar a uno de ellos Blanca nieves no los hizo más prudentes con la comida, ¿eh?−Luke le sonrió y luego cerró los ojos. Por primera vez en su vida, se quedó dormida sosteniendo la mano de alguien. Página 189 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Tres cruces; 6 de julio de 1851 −Realmente podría aprender a odiar este río−suspiró Bernice, enviando miradas de resentimiento hacia el dulce río Agua Dulce.−Esta debe ser la centésima vez que tenemos que cruzarlo. Nora sonrió cansadamente. No era la centésima vez, pero se sentía muy cerca de eso. El río Agua Dulce era conocido por retorcerse sobre sí mismo. A diferencia del río, los emigrantes tenían un lugar donde estar y no estaban contentos de serpentear suavemente por el paisaje. Por lo tanto, se vieron obligados a cruzar el río una y otra vez.−¿Alguien mencionó que podríamos evitar tres cruces si tomamos la ruta de arena profunda? −Sí, podríamos, pero después de anoche, los bueyes están demasiado cansados para tirar de los carretas a través de la arena profunda−respondió Bernice, levantando la vista de la comida del mediodía que estaba preparando.

¿Después de anoche? Nora frunció el ceño, pero la hija mayor de

Bernice la distrajo de preguntar sobre eso.

La chica de dieciséis años se sentó al lado de Nora y apoyó la barbilla en sus manos juntas, mirando atentamente a Luke que estaba utilizando el descanso del mediodía para engrasar el eje de la carreta.−Oh mí dios, él es maravilloso−suspiró. Nora le dio una sonrisa tolerante. No había sido mucho mayor que la niña cuando se había quedado embarazada de Amy, pero apenas recordaba haber sido tan ingenua e inocente. Pero tengo que admitir que si tuviera

que pasar mi tiempo mirando con adoración a alguien, probablemente sería Luke. −¡Es un verdadero héroe! ¡Wayne me dijo exactamente cómo condujo a la manada en estampida lejos del campamento, arriesgando su propia vida!−Hannah Garfield entusiasmada.

La sartén de Nora casi se desliza en el fuego.−¿Estampida manada?−Repitió−¿Arriesgando su propia vida? ¿De qué estás hablando? Hannah finalmente apartó la mirada de Luke.−¿No has oído? Ahora Nora era la única que miraba a Luke.−No, obviamente no lo he hecho. ¿Qué pasó? Página 190 de 397 Traducción: AngieE32018

−La manada salió en estampida anoche y corrió hacia el campamento, con Luke solo entre ellos y nosotros para detenerlos. Estaba tan cerca de ellos que podría haberlos tocado. ¡Casi nos habían alcanzado cuando le disparó al novillo y forzaron la manada para virar hacia un lado!−Los ojos de Hannah brillaban de emoción. Sin embargo, Nora no estaba entusiasmada con escuchar que Luke había arriesgado su vida sin siquiera decírselo. −Fue una cosa muy tonta que hacer,−dijo Bill Larson desde su lugar en el fuego. Nora lo miró consternada. Sabía que su equilibrado marido no habría arriesgado su vida si hubiera habido otro camino, pero no era su lugar contradecir abiertamente a un miembro masculino de la caravana. −Debería haber venido y advertido, en lugar de disparar a nuestro mejor novillo−se quejó Larson. −No habría habido tiempo para romper el campamento,−se opuso Bernice. Nora se congeló. ¿Romper el campamento? Una vez más, escuchó las palabras de Bernice de la noche anterior: Solo que todo esté tranquilo esta

noche y no tengamos que romper el campamento en medio de la noche otra vez. No sería bueno para Nora. Ella miró a Luke que estaba saliendo de debajo del carreta. ¿Es por eso que arriesgó su vida para alejar a la manada del campamento? ¿Por mí? La noche anterior sin duda había cambiado la forma en que veía a su marido. Ver su reacción al aborto casi involuntario, ver el miedo en los ojos grises le dijo más que cualquier declaración de que aceptaría al bebé como propio. Aún podía sentir sus suaves manos acariciándola mientras los calambres le destrozaban el cuerpo. Nunca antes se había sentido tan segura, tan reconfortada en presencia de un hombre. Algunos de sus clientes habían sido amables y gentiles, algunos incluso habían profesado sentimientos de amor por ella, pero Nora nunca se había sentido cerca de ninguno de ellos. Estar en compañía de Luke se sintió diferente de estar con cualquier otro hombre; trató de precisar qué era exactamente lo que hacía a Luke tan diferente, pero no podía señalarlo. −Creo que tus frijoles están listos−Bernice interrumpió sus pensamientos. Página 191 de 397 Traducción: AngieE32018

Rápidamente, Nora se puso de pie para sacar la olla grande de su gancho sobre el fuego. −Ah, ah, ah! Espera, ¡déjame hacer esto!−Luke dio un paso alrededor de ella y levantó la olla. Cuando vio las miradas atónitas de Nora y los demás, añadió:−No hay necesidad de que levantes estas cosas pesadas cuando estoy cerca. Después de años de tener que valerse por sí misma, era difícil depender de alguien para todo.−Pero...no es justo que tengas que hacer todo el trabajo−protestó. Al comienzo de su viaje, se había jurado a sí misma que probaría ser una mujer pionera digna, no una esposa mimada de la ciudad. −Estás haciendo el trabajo más importante−Enfatizó Luke, apuntando a su vientre. Automáticamente, las manos de Nora se posaron en su vientre, presionó sus labios mientras sentía la falta de movimiento que continuaba desde la noche anterior. −Además, si quieres hacer algún trabajo, podrías llevar a tu hija al río y limpiarla−sugirió Luke con una sonrisa. −¡Ayudé a papá!−Amy, untada de grasa, habló. Nora tuvo que reírse.−Puedo ver eso. Vamos, vamos a limpiar−Mientras conducía a Amy a la orilla del río, podía sentir la mirada de Luke sobre ella. Luke se había quedado cerca de ella todo el día, lo cual fue un alivio por más de una razón. Además de sus preocupaciones sobre el bebé, no tenía ganas de lidiar con Brody Cowen y, como Luke no se había apartado de su lado, se había mantenido alejado. Cuando se arrodilló al borde del río, una patada saludable casi la hizo caer al agua. Con brazos agitados, luchó por mantener el equilibrio. es?

−¡Nora!−Luke saltó sobre el fuego y se deslizó por la orilla.−¿Qué

−¡El bebé!−Nora sintió lágrimas calientes deslizarse por sus mejillas. Los ojos de Luke se abrieron en pánico. Él comenzó hacerle señas a Bernice.

Página 192 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡No! ¡Está pateando! ¡Lo sentí moverse por primera vez desde la noche anterior!−Nora se rió encantada. Agarró la mano de Luke y la presionó contra su vientre. Justo en ese momento, el bebé dio una segunda patada, luego una tercera. Luke casi tropezó de alivio.−¡Oh, gracias a Dios! Se reunieron en un abrazo espontáneo, su mano aún entre ellos, descansando en el vientre de Nora. Nora apretó sus brazos alrededor de su cuello, inhalando su reconfortante aroma. −Mamá, ¡quiero sentir al bebé también!−Amy gritó al lado de ellos. Luke rápidamente aflojó su abrazo sobre ella, visiblemente avergonzado de que había sido tan abrumado por la emoción. Amy tomó su lugar, tocando ansiosamente el vientre de Nora con sus pequeñas manos. Mientras se mantenía quieta, Nora juró que nunca se quejaría de las patadas del bebé y la mantendría despierta de nuevo.

D

Ice Slough; 7 de julio de 1851 Luke retiró su dolorido brazo y agitó su látigo de nuevo para mantener en movimiento a los perezosos bueyes. Los animales grandes tiraban de cabeza contra las cadenas de traqueteo. Se movían incluso más despacio de lo habitual en el calor sofocante. Su ritmo era demasiado lento para escapar de la nube de polvo, por lo que se había asentado sobre sus ropas y cubierto los flancos de bueyes y caballos. Incluso las cejas rojizas de Nora eran casi blancas bajo una capa de polvo. Luke la vio estornudar y lamer sus labios agrietados. Luke entrecerró los ojos para protegerse del brillante sol y miró hacia adelante, esperando encontrar un lugar de descanso para Nora y los demás. Detrás de ellos yacían solo kilómetros de senderos sin sombra, pero por delante podía ver una cuenca superficial cubierta con una variedad de hierbas de pantano y mechones de color verde marrón. El agua brillaba plateada bajo el sol. Página 193 de 397 Traducción: AngieE32018

−Retén los bueyes−gritó Luke a los otros carretas.−El agua es alcalina. Nora miró ansiosamente el agua, luego, después de la advertencia de Luke, siguió caminando con un suspiro. −¿Cómo reaccionarían las dos con un vaso de limonada fría con hielo?−Preguntó Luke, sonriéndole a Nora y a su hija. −¡Estás siendo malo, Lucas Hamilton!−Nora acusado.−¡Burlarse de nosotros con algo que nunca podrás entregar es pura tortura! Luke levantó su brazo, dando la señal para detenerse por un momento.−Vamos, veamos qué malo soy−Se llevó una espada al hombro y tomó el brazo de Nora, porque no quería que tropezara con el suelo pantanoso. Nora tendió su otra mano para que Amy se la llevara y cautelosamente vagaron por el pequeño valle. Después de un rato, Luke se detuvo y comenzó a cavar con la pala, cortando la hierba pantanosa. Luego apretó la pala un par de veces; sonriendo, levantó un pequeño bloque de hielo hacia la superficie.−Voílà, Madame. Tu hielo, como lo prometí. Con un chillido entusiasta, Amy agarró un poco de hielo y se lo metió en la boca. −No te preocupes−dijo Luke a la mirada alarmada de Nora.−El hielo es puro, no contiene álcali en absoluto. Nora levantó cautelosamente una astilla de hielo y se la llevó a los labios agrietados.−¿De dónde viene, justo en el medio de esta tierra estéril durante un Julio muy caluroso? −El agua de estanques y arroyos se congela en el invierno. El tapiz de hierbas y juncias del pantano actúan como una capa aislante y mantiene el hielo congelado hasta el verano−explicó Luke. Descubrió que le gustaba mimar un poco a Nora y a Amy, aunque solo fuera con un vaso de limonada helada. Mientras Nora y Bernice preparaban la limonada prometida, Luke y los hombres desenterraron grandes trozos de hielo, almacenándolo en sus barriles de agua para que tuvieran agua fría para el viaje que tenían por delante. Después de media hora de descanso, continuaron su viaje. Luke cedió su lugar al lado del equipo de bueyes a Nora y se adelantó para buscar un Página 194 de 397 Traducción: AngieE32018

lugar donde pudieran acampar para pasar la noche. Continuó hacia el oeste a lo largo de las orillas del Agua Dulce, a veces dormitando en la silla de montar bajo el ardiente sol. De repente, la superficie cedió bajo ellos. Sarampión resopló aterrorizado mientras ella se hundía profundamente en la arena. Luke perdió el control de las riendas cuando su mundo repentinamente se inclinó y fue catapultada sobre la cabeza de la yegua. Trató de girar en el aire para amortiguar la caída, pero el suelo ya estaba demasiado cerca. El aire fue expulsado de sus pulmones. Una roca afilada se rasgó a lo largo de su antebrazo mientras se deslizaba por el suelo. Entonces, finalmente, se quedó quieta. Cautelosamente, movió un brazo, luego una pierna. Todo parecía estar en buen estado de funcionamiento. Gimiendo, Luke se levantó y se quitó el polvo de la ropa. Cuando se volvió para buscar a Sarampión, su corazón comenzó a acelerarse. La yegua se sacudía impotente, luchando en vano contra las arenas movedizas que la estaban chupando. Ya estaba sumergida en el vientre, y sus forcejeos solo la hicieron hundirse más profundamente. Luke corrió hacia ella, teniendo cuidado de no enlodarse misma, agarró las riendas, y cuando notó cuán inútil sería tirar de las riendas, trató de ayudar a la yegua empujándola desde atrás. Aun así, la yegua estaba atrapada. La arena subió aún más en sus flancos. inútil.

Luke corrió alrededor y tiró de su cuello, pero eso fue igualmente

Entonces, de repente, sus compañeros de viaje estuvieron allí. Jacob Garfield tiró una cuerda alrededor del cuello de la yegua y comenzó a tirar con sus hijos, mientras Tom Buchanan, Brody e incluso Bill Larson empujaban desde atrás. Nora se apresuró a unirse para unir sus esfuerzos. −¡No!−Luke tomó una mano del cuerno de la silla de montar para contenerla.−No tú. Quédate atrás. Ya tengo suficiente ayuda−No correría el riesgo de causar un aborto espontáneo, incluso si eso pudiera significar la pérdida de Sarampión. Nora parpadeó. Por un segundo, Luke pudo distinguir la expresión de dolor en su rostro, antes de que ella lo escondiera detrás de la máscara Página 195 de 397 Traducción: AngieE32018

que había adquirido mientras trabajaba en un burdel. Lamentó su tono agudo, pero no tuvo tiempo de tranquilizar a Nora. Cavando en sus talones, ella tiró con todas sus fuerzas. De alguna parte, una segunda cuerda estaba sujeta al cuerno de la silla de montar y con sus esfuerzos combinados, la aterrorizada yegua fue sacada del traicionero terreno, centímetro a centímetro. Finalmente, se quedó parada al borde del agua, con los costados temblando y sus largas extremidades temblando. Luke también se sintió temblando. Sarampión era un elemento clave en sus planes de construir un rancho de caballos, pero significaba más que eso para ella. La yegua había sido su compañera durante muchos años, llevándola fielmente a través de largas expediciones y una docena de batallas. Ahora se había acercado a perder a su fiel amiga. Demasiado cerca. Si hubiera estado sola, como había sido a menudo durante las expediciones, la yegua ya estaría muerta. Solo la ayuda desinteresada de los otros emigrantes la había salvado. Quizás ser parte de una comunidad,

construir amistades, no sea tan malo.

Con piernas temblorosas, se acercó a Nora, que tenía a Amy llorando en sus brazos.−Lo siento−le dijo ella de inmediato.−No quería gritarte, pero no quiero que te pase nada a ti o al bebé. No quería salvar Sarampión a costa de perderte. Nora se quedó congelada por unos segundos. Miró a Luke por encima de la cabeza de Amy.−Yo... yo no pensé. Sólo vi la Sarampión y... Luke tenía claro que Nora no estaba acostumbrada a escuchar disculpas. En el pasado, las personas habían herido sus sentimientos sin siquiera darse cuenta o preocuparse.−Está bien. Nadie se lastimó, ni tú ni Sarampión. Eso es todo lo que cuenta. Nora dejó escapar un suspiro tembloroso. Sin responder,

D

South Pass; 12 de julio de 1851 −¿Dónde está Amy?−Bernice la saludó mientras paseaba con su hija menor. Nora señaló el horizonte.−Fuera con Luke y Sarampión. Página 196 de 397 Traducción: AngieE32018

−Esa chica que ama a su papá−dijo Bernice con una sonrisa cariñosa. Nora suspiró.−Sí, lo hace−Miró hacia la distancia, donde los picos cubiertos de nieve se alzaban, sus flancos blancos y marrones parecían pasteles de chocolate espolvoreados con azúcar en polvo. −Entonces dime, ¿Qué piensas de Sarah?

¿Sarah? Se había perdido lo que Bernice pudo haber dicho

antes.−¿Qué Sarah?− Había tres mujeres con ese nombre en el la caravana. Bernice puso los ojos en blanco, pero siguió sonriendo.−Estoy hablando de nombres en general...para tu bebé, ¿sabes? ¿Ya pensaste en algunos nombres? En realidad, Nora no. El nacimiento no estaba tan lejos, pero aun así, ella se estaba acostumbrando a la idea de que pronto tendría otro hijo. Solo desde que Luke había prometido tratar al bebé como si fuera suyo, comenzó a desear tener otro bebé.−Todavía no estoy segura−respondió vagamente. −¿Hay algún buen nombre en la parte de Luke del árbol genealógico?−Bernice preguntó. Nora tragó saliva. Como tantas cosas sobre su esposo, esto era algo que ella no sabía.−Tendré que preguntarle si tiene favoritos−Buscando una manera de distraer a Bernice, ella señaló a dos colinas gemelas delante de ellos.−¿Es ese South Pass? −No lo creo. Imaginaría que un pase sobre las Montañas Rocosas es un poco más escarpado, más estrecho. −Entonces tu imaginación es demasiado vívida, querida señora Garfield−dijo una voz masculina detrás de ellos. Nora no tuvo que mirar. Brody Cowen se había deslizado alrededor de su carreta ya que Luke se había ido con Amy. −South Pass no es el pasadizo empinado y estrecho que has imaginado. No hay montañas que se eleven bruscamente a cada lado, es solo un amplio valle que se parece más a un prado que a un paso de montaña−explicó Brody. Señaló la pendiente cubierta de salvia barrida por el viento delante de ellos, pero su mirada permaneció fija en Nora.−Si te adelantas, puedes ser la primera en llegar al otro lado de las Montañas Rocosas y entrar en el Territorio de Oregón. Página 197 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Por favor, mamá!−La hija de Bernice tiró de su mano.−¡Vamos! ¡Quiero ser la primera en el otro lado! Con un suspiro y encogiéndose de hombros a Nora, Bernice se dejó arrastrar hasta su carreta, donde un caballo de silla estaba detrás. Nora se estremeció, pero no tenía nada que ver con el aire más frío en el pase. Observó en terrible silencio cómo los Garfield se marchaban. −Al fin solos.−Cowen le sonrió torcidamente, sus ojos grises acero carecían de humor o amabilidad. −Déjame en paz−Nora dijo. Para su sorpresa, se encontró con que su voz era apenas más que un susurro tembloroso. Cowen agarrándola.−¿Dónde estaría la diversión en eso? Pero no te preocupes, incluso pagaré y te dejaré una buena propina. No será tu pérdida. Nora no quería su dinero. Ella no quería nada de él, pero no podía encontrar su voz para decirle eso. Durante demasiado tiempo, no se le permitió decir "no" ni expresar sus deseos.−Señor Cowen... −Puede llamarme Brody−le dijo condescendientemente. −No, yo... −¿Crees que eres demasiado buena para mí ahora, eh?−Él extendió la mano hacia ella, encadenando sus manos con sus manos más anchas. Con una sacudida brusca, la atrajo contra su cuerpo.−Veamos si sigues pensando así cuando termine contigo. Será bueno, solo espera y observa. Nora luchó, pero estaba tan impotente contra su fuerte agarre como Sarampión había estado en contra de la succión de las arenas movedizas. −¿Brody? ¿Nora?−La confusa voz de Luke interrumpió los planes de Cowen.−¿Qué está pasando? −Nada−respondió Cowen suavemente, soltando a Nora.−Solo hablando, ¿verdad?−Él puso un brazo amistoso alrededor de los hombros de Nora, pero ella retrocedió, vacilando detrás de su tacto. Podía ver la mirada de Luke ir y venir entre ella y Cowen.−¿Nora?−preguntó. Por primera vez, alguien le preguntaba, creyendo su palabra acerca de lo que había sucedido antes que la de un hombre. ¡Dile! una voz en su Página 198 de 397 Traducción: AngieE32018

cabeza urgió, pero otra advirtió, Cowen solo se vengará si lo haces. Él

alegará que es inocente, y si Luke cree en el hombre al que admira... ¿dónde te deja eso? favor.

−¿Nora?−Luke preguntó de nuevo.−Dime lo que está pasando, por

Nora se apartó de Cowen, buscando la presencia reconfortante de Luke. Su miedo se alivió un poco mientras miraba los familiares ojos grises del hombre con el que se había casado. Luego su mirada se posó en Amy, que estaba sentada en la silla frente a Luke. Todo su frente estaba cubierto de vómito.−Amy, cariño, ¿qué pasó?−Nora se olvidó de su propia situación mientras corría hacia adelante y tomaba a su hija atontada en sus brazos. −Ella vomitó−Luke explicó lo obvio.−No íbamos tan rápido, realmente. Debe haber sido algo que ella comió. Llevó a Amy a la carreta, sintiendo a Luke seguir detrás de ella. Brody Cowen se alejó apresuradamente mientras comenzaba a atender a su hija. −¿Nora?−Luke miró por encima de su hombro a la chica ahora cubierta por una manta. −No es tu culpa−Nora lo consoló.−Ha sucedido antes. A veces, los niños simplemente se enferman del estómago. Nada de descanso puede curar. −¿Nora?−La voz de Luke vino de nuevo. Con un suspiro, Nora se volvió. Miró el cuello de su camisa, sin querer mirarlo a los ojos. −Nora, mírame, por favor. Ella levantó la cabeza. Los ojos grises no juzgaban, solo esperaban. −¿Qué pasó con Brody?

Nada que no haya sucedido cientos de veces antes. Y estoy segura de que volverá a suceder, donde sea que vaya. Nora vaciló. Una parte de ella quería decirle a Luke la verdad, finalmente romper su silencio. Pero en el pasado, quejarse y expresar las injusticias que había sufrido nunca la habían ayudado. Sufrir en silencio se había convertido en su filosofía.

Página 199 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se acercó. Él le tocó la barbilla con un dedo, manteniendo su mirada a la altura de la de él.−¿Tienes miedo de él? A veces, Luke era demasiado perspicaz.−Él...él me tocó. Intentó acariciarme y besarme. Bajo su bronceado, Luke palideció visiblemente. Nora apretó los dientes, temerosa de que no creyera que su amigo había intentado molestarla. Por alguna razón, parecía tener un punto ciego para los defectos de carácter de ese hombre. Luke.

−¿Por qué no peleaste con él? ¿O al menos pediste ayuda?−Preguntó

Nora se encogió de hombros impotente. Al menos, él le creía, pero ella no sabía cómo explicarlo. −¿Por qué te quedaste parada ahí, dejando que te tocara?−La ira se estaba infiltrando en la voz de Luke. −Yo...yo no sé. No sabía qué hacer,−balbuceó Nora. Luke cerró los ojos. Tomó un respiro profundo. Cuando volvió a abrir los ojos, estaban calmados de nuevo.−No es tu culpa. Sé que no se te permitió luchar en el pasado. Aguantar y sufrir en silencio ha sido su método de supervivencia durante demasiado tiempo. Pero esa parte de tu vida ha terminado ahora. Se te permite luchar si alguien te toca sin permiso.

Se le permite luchar...Esas palabras eran pura teoría para Nora,

incluso si estaba contenta de escucharlas de Luke. Pelear contra un hombre alto y fuerte como Brody Cowen no era algo que ella pudiera verse haciendo.−No sé cómo defenderme−admitió, mirando hacia otro lado con vergüenza. −Entonces vienes a mí y me dices. Trataré de protegerte, pase lo que pase−prometió Luke. −Pero no siempre puedes estar cerca. Es inteligente. Espera hasta que te vayas antes de acercarse a mí. La expresión de Luke se oscureció.−¿Ya ha hecho esto antes? Nora bajó la cabeza. Luke lo tomó por la afirmación de que lo era.−Podrías haberme dicho, ya sabes−refunfuñó. Página 200 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora asintió débilmente.−Si lo sé. −Entonces, ¿por qué no? −Yo...no estaba segura de si me creerías por Brody Cowen−Lo vio abrir la boca para protestar y rápidamente agregó:−Y no quería ponerte en una situación incómoda. −La situación parece bastante simple para mí. Eres mi esposa y él… −Y él es como una figura paterna para ti. Al menos te gustaría que lo sea−dijo Nora. Había visto el comportamiento de Luke hacia Brody Cowen, lo había visto actuar con respeto natural hacia el hombre mayor. Tendía a ceder a la opinión de Cowen y no cuestionaba su consejo, y parecía esperar cosas buenas de él. Era claro para Nora que él debe haber tenido una niñez más feliz con un mejor padre que ella. Su propio padre nunca le había prestado mucha atención; las únicas cosas que eran importantes para él eran su negocio y sus tres hijos. Cuando sus ambiciosos planes de casarla con su socio comercial fracasaron, él ya no tenía ningún uso para ella y la dejó a cuidar por sí misma. Luke contempló los moratones que se desvanecían en la muñeca de Nora.−No si él molesta a mi esposa. Nora tuvo que tragar mientras miraba a los ojos. A pesar de que le había dicho en repetidas ocasiones que quería que ella encontrara un "mejor hombre" en Oregón, había algo posesivo en su mirada.−¿Y si se niega a detenerse? Por unos momentos, solo hubo silencio por parte de Luke. Nora sabía que él siempre había tratado de llevar una vida tranquila; desde que salió de Independence, casi todos los hombres de la caravana habían participado en al menos una pelea a puñetazos y una docena de combates a gritos. No Luke. No importaba cuánto los otros lo provocaran e intentaron involucrarlo en una confrontación, él se alejó en silencio. No era un cobarde, pero aun así, Nora no estaba segura de si él tendría una pelea con Brody por ella. No estaba segura de si quería que lo hiciera. −Bueno, podría enseñarte a defenderte,−Luke finalmente se ofreció.

¿No soy un poco viaja para aprender a luchar? Nora tenía sus dudas,

pero por otro lado, aprender a defenderse a sí misma y a Amy sólo podía ser útil, sin importar dónde y con quién terminara en la vida.−¿Harías eso? Luke asintió. Página 201 de 397 Traducción: AngieE32018

Otra cosa que él está haciendo por mí...−Yo podría enseñarte cómo

leer y escribir a cambio−ofreció vacilante. Él había rechazado repetidamente otros "servicios" de ella, pero esto era algo que podía hacer por él. Él se encogió de hombros.−Ya veremos. Sus lecciones son más urgentes. Entonces, esta noche, ¿después de que Amy está dormida? −Muy bien.−Era la cita más extraña que había hecho alguna vez.

D

Pacific Springs; 12 de julio de 1851 Luke se apoyó en el carreta y respiró en sus manos para calentarlas, esta tarde, cruzaron la columna vertebral de las Montañas Rocosas; el ascenso y descenso a través del South Pass fue tan gradual que no creyeron realmente que hubieran cruzado la División Continental hasta que llegaron a Pacific Spring, un oasis verde en la dura región oriental del país de Oregón. Los animales pastaban contentos, y los otros emigrantes estaban ocupados celebrando que habían llegado a la frontera del Territorio de Oregón. Nadie los extrañaría, y Bernice Garfield había prometido mirar a Amy mientras estaban en su "paseo romántico" a lo largo del arroyo. Se apoyó en la carreta y escuchó la historia de que Nora leyó a Amy dentro de la carreta. Escuchar las historias de Nora había sido uno de los placeres culpables que se permitía todas las noches. Su propia madre nunca le había contado ninguno de estos cuentos de hadas, aventuras y leyendas. Finalmente, Nora llegó a la parte de "felices para siempre" de la historia y le dio las buenas noches a su hija. Unos segundos más tarde, ella se deslizó de la carreta. Se congeló cuando vio la forma de Luke en la oscuridad. −Soy solo yo−se anunció rápidamente Luke. Nora se relajó visiblemente y se paseó como si no hubiera tenido miedo en absoluto. Luke lo sabía mejor. Se prometió a sí misma que esto cambiaría. Nora no debería tener que vivir con miedo por más tiempo. Página 202 de 397 Traducción: AngieE32018

Silenciosamente, abandonaron el círculo de carretas y vagaron por el arroyo hasta que estuvieron lo suficientemente lejos del campamento para no ser vistos ni escuchados. Luke se detuvo y comenzó a arremangarse. −No estoy segura si esta es una buena idea−dijo Nora. Luke levantó la vista de sus puños, encontrando la mirada de Nora en una pregunta silenciosa. −Quiero decir...no puedo ganar contra Cowen. Él es mucho más alto y más fuerte que yo... −No tienes que ganar−le aseguró Luke.−Todo lo que tienes que hacer es luchar contra él lo suficiente como para pedir ayuda o huir. ¿Crees que puedes hacer eso? Nora se enderezó.−Muéstrame cómo. −Está bien. Estoy jugando a Brody, y tú...eres tú misma. Entonces, ¿qué hace generalmente? −Él...Él me agarra. Una vívida imagen brilló mentalmente en Luke. Sintió la ira hervir en ella, coloreando sus mejillas. Respiró hondo.−¿Cómo? −Él agarra mis muñecas−Nora demostró, cerrando sus dedos alrededor de su otro brazo. Luke se apoderaba de las muñecas de Nora.−¿Así? −No, él...él me sostiene las muñecas con solo una de sus manos, dejando su otra mano libre para...Y se agarra con más fuerza−explicó Nora. Con un asentimiento, Luke colocó las muñecas de Nora una contra la otra y las rodeó con su mano izquierda. Era difícil conseguir un agarre seguro como este, no solo porque sus manos no eran tan grandes como las de Brody, sino principalmente porque no quería lastimar a Nora en el proceso.−¿Y luego? ¿Qué hace él ahora? −Él me empuja contra su cuerpo, lo más cerca posible, para que yo pueda sentir...él presiona contra mí, su aliento en mi cara...−Nora se estremeció. Luke la miró con preocupación.−No tenemos que hacer esto. Página 203 de 397 Traducción: AngieE32018

−Sí. Sí, tengo que hacerlo. Quiero aprender cómo detenerlo. Luke miró a los ojos verdes determinantes. Nunca había pensado que algún día admiraría a una ex prostituta, pero el coraje de Nora se había ganado su respeto.−Muy bien.−Ahora era su turno de dudar. Lentamente, ella acercó a Nora. −Más cerca−susurró Nora.−Él me sostiene tan cerca que no puedo moverme. Ella movió a Nora otra pulgada más cerca. Luego otra. Podía sentir el vientre de Nora presionar contra su cadera, sentir el calor de su piel contra la suya, su aliento en su cuello. Obligó a sus pensamientos volver a lo que estaban haciendo.−¿Qué estás haciendo cuando te tiene así? −Intento liberarme, pero solo hace que se sostenga con más fuerza−Nora demostró sus luchas, presionando sus cuerpos aún más juntos.

Buen Dios. Los ojos de Luke amenazaron con cerrar.−Y entonces−Su

voz era áspera.

−Entonces, por lo general, trata de besarme−Nora detuvo sus dificultades y la miró.

Recrear esto no fue una buena idea, pensó Luke, pero no pudo

apartar la mirada de los labios de Nora. Su mano libre levantada sin pensarlo conscientemente, tocando una mejilla suave. Nora no retrocedió. Ella ocupó su lugar, todavía mirándola.

Sus labios se tocaron, y Luke perdió su control sobre las muñecas de Nora y sobre la realidad. El calor la atravesó. Sintió los dedos de Nora deslizarse por su cuello y su cabello, manteniéndola en su lugar y profundizando el beso. La lengua de Nora se burlaba de su labio inferior, pidiendo entrada que Luke dio sin pensar. No estaba segura de sí era la falta de aire, pero de repente, se sintió débil. Con un grito ahogado, apartó los labios de los de Nora.−Lo siento, esto no es lo que quería mostrarte−jadeó. −Bueno, fue mucho más agradable que ser maltratada−dijo Nora dijo con la sonrisa burlona que era la segunda naturaleza de cada prostituta, pero en sus ojos, Luke podía ver la misma confusión que sentía. Página 204 de 397 Traducción: AngieE32018

Cuando Luke no devolvió la sonrisa, su expresión se volvió seria otra vez.−No tenemos que hacer esto,−Usó las mismas palabras que Luke había usado antes. −Tienes que aprender a defenderte−le recordó Luke.−Está bien, una vez más−Con más control esta vez, sostuvo las muñecas de Nora y la atrajo contra su cuerpo. Respiró hondo, forzándose a sí misma a no reaccionar ante la cercanía de Nora.−Cuando te abraza así y trata de besarte, lo mejor que puedes hacer es morderlo. Entonces pisoteas su pie tan fuerte como puedes, y cuando suelta su agarre sobre ti...no creo que necesito decirte dónde patear a un hombre, ¿verdad?−Miró a Nora con una sonrisa sombría. Los labios de Nora eran una delgada línea.−¿Qué pasa si me congelo en pánico y...simplemente no puedo hacerlo? −Es por eso que estamos aquí. Tienes que practicar. Entonces, intentémoslo. Nora la miró fijamente.−¿Quieres que...te patee? Luke tragó saliva y sonrió nerviosamente. Luchó contra el impulso de estrechar sus manos delante de cierta parte del cuerpo que no tenía realmente. Sabía que una patada entre las piernas no era una experiencia agradable, incluso para una mujer.−Tal vez podrías ser tan amable y dejar de lado la última parte de la maniobra−sugirió.−Prueba los movimientos, pero no me golpees con toda su fuerza. Y por favor salta el morder el labio también. −Muy bien.−Nora respiró profundamente. Miró hacia abajo, apuntando al pie de Luke. −No mires hacia abajo−dijo Luke.−Tienes que sorprenderlo y mirar hacia abajo podría alertarlo sobre tus planes. Nora se mordió el labio en concentración. Era evidente que estaba tratando de no mirar hacia abajo porque era sospechoso por sí mismo. Luke no dijo nada. Ella no quería desalentar a la mujer más joven, hizo una mueca cuando la suela de la bota de Nora le raspó la espinilla y casi le aplasta el dedo pequeño.−Eso es genial−jadeó ella.−Te está yendo bien. Ahora insinúa esa patada. No lo dudes, tienes que patearlo tan pronto como se distraiga por el dolor en su pie. Tratando de patear con el pie, Nora tropezó. Página 205 de 397 Traducción: AngieE32018

Rápidamente, Luke la atrapó y la sostuvo hasta que ella volvió a encontrar el equilibrio.−No trates de patear con el pie. Te hará tropezar con tus faldas, especialmente ahora que tu centro de equilibrio está cambiando−Señaló el creciente vientre de Nora.−Trata de empujar con tu rodilla. Nuevamente, tomaron sus posiciones, con Luke sujetando a Nora cerca. La bota de Nora le raspó la espinilla otra vez, y mentalmente se preparó para un día de cojear a lo largo de la carreta mañana. Entonces el pie de Nora pisó por sí misma y su rodilla presionó contra ella en una imitación mucho más suave de una patada. Luke gimió, no de dolor,—sino de placer. Intentó retroceder, alejarse del contacto íntimo, pero el pie de Nora la sostuvo inmovilizada en el lugar.−¡Ya es suficiente! ¡Puedes parar ahora!−Tomó varias respiraciones profundas cuando finalmente Nora se alejó. −¿Eso fue lo suficientemente bueno?

¡No tienes idea!−Sí. Si usas estos movimientos con la fuerza

suficiente, Brody tendrá suficiente dolor como para que puedas escapar, pero solo para estar seguro...−Sacó su revólver de su funda. No era el pesado Walker Colt, sino un modelo más pequeño y ligero. Los ojos de Nora se agrandaron.−¿Quieres que le dispare? −No. Quiero que hagas lo que sea necesario para defenderte. Tienes derecho a decidir quién quieres que te bese y quién no. Nora miró sus labios, haciendo que Luke se sintiera incómodo, pero luego ella tomó el revólver vacilante. Luke se colocó detrás de ella y la rodeó con ambos brazos para poder mostrarle cómo sostener el arma. Se detuvo por un momento cuando notó cuán íntima era su posición, casi un abrazo.−Para cargarla, sacas el cilindro. Pones los cartuchos de papel en cada compartimiento, después coloca los casquillos de la percusión en las entrerroscas en la parte posterior de cada compartimiento −¿Para qué son?−Nora preguntó mientras trataba de imitar los movimientos de Luke. −Cuando aprietas el gatillo, el martillo se rompe y golpea la tapa, explota y la chispa resultante enciende el polvo en el cartucho de papel y la Página 206 de 397 Traducción: AngieE32018

bala se descarga−explicó Luke.−Vamos, pruébalo. Tira el martillo con el pulgar. Nora lo hizo. Luke asintió.−Ahora, apunta el revólver a esa piedra grande en el arroyo. Nora volvió la cabeza para mirarla, su mirada llena de dudas. −Sigue. No está cargada. No podemos correr el riesgo de alertar a Brody o de preocupar a nadie dentro de la distancia auditiva. Finalmente, Nora levantó el arma. Apuntó directamente a la piedra, sin levantarla a la altura de los ojos. Luke sonrió con sombría satisfacción.−Tienes una muy buena coordinación mano−ojo. Nora miró su mano.−¿Lo hago? −Sí, como un pistolero de primera clase. −Te estas burlando de mí.−Nora hizo un puchero. Luke se giró, para poder ver la expresión seria en sus ojos.−No, podrías ser muy buena con esta arma con solo un poco de práctica. −¿En serio? ¿Puedes decirlo simplemente viéndome apuntando un arma descargada contra una piedra?−Nora aún dudaba de su habilidad. Su confianza en sus propias habilidades a veces era menos que estelar; demasiados años de solo ser apreciada por sus habilidades en el dormitorio, Luke sospechaba. −He enseñado suficientes reclutas para poder juzgar esto con una sola mirada. Unos cuantos más 'paseos románticos' fuera de la distancia de audición, y no tendrás que temer a nadie nunca más−prometió Luke. Sabía que este sería el mayor regalo que le podía dar a Nora. Una parte de ella casi lo lamentaba, porque en el fondo, quería ser la que protegiera a Nora; extendió su mano para recuperar el arma por hoy. Pero en lugar de darle el revólver, Nora deslizó su propia mano en la de Luke.−Gracias. Luke tragó saliva.−De nada.

Página 207 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Parting of the Ways; 14 de Julio de 1851 Nora protegió su cara con su mano, pero aun así, no había mucho que ver. Luke le había dicho que justo aquí, en medio de la interminable llanura cubierta de Artemisa, era un punto de decisión importante. El sendero se dividió, con surcos de carretas que continuaban hacia la izquierda y hacia la derecha, aunque Nora no podía ver a dónde iban. −Digo que nos mantengamos en la ruta principal y tomemos el camino hacia Fort Bridger−dijo Tom Buchanan, apuntando a la desvío en el camino a la izquierda. Estaba bajo de suministros y su hijo menor estaba enfermo de nuevo, por lo que Nora no podía culparlo por querer elegir la ruta segura que tenía suficiente agua y hacia posible una visita a Fort Bridger. −Haz lo que quieras, pero tomaré el Sublette Cutoff−anunció Bill Larson, ya dirigiendo sus mulas hacia la derecha.−Nos salvará más de cincuenta millas. Nora miró el camino a la derecha. ¡¿Cincuenta millas?! Eso acortaría su viaje en dos o tres días, y dado su agotamiento, eso casi pareció una eternidad para ella. −Sí, pero eso significará viajar por un área desértica−señaló Jacob Garfield.−Cincuenta millas sin agua, muy poca hierba, pero con mucho camino áspero y polvo alcalino. Los emigrantes discutieron de un lado a otro, pero no se pudo alcanzar un voto unánime. Nora miró a Luke, pero como de costumbre, su marido no expresó su opinión. Solo se quedó allí, mirando a ambos senderos con el ceño fruncido. Finalmente, el capitán suspiró.−Parece que tenemos que separarnos; tomaré el atajo. Aquellos de ustedes que no quieren correr el riesgo van con Tom a Fort Bridger.

¿Separarnos? Nora se mordió el labio. ¿Eso no debilitará nuestra defensa si nos encontramos con indios o ladrones? Al mismo tiempo, la

esperanza comenzó a florecer en lo más profundo de ella. Estaba segura de que Brody Cowen, el aventurero, tomaría el atajo arriesgado. Si Luke decidía desviarse a Fort Bridger, como pensaba que lo haría, Cowen estaría fuera de su vida para siempre. Página 208 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se acercó a ella.−¿Qué piensas?−preguntó, señalando primero a la izquierda, luego en el camino correcto. Nora parpadeó. Luke era probablemente el hombre que más sabía sobre el camino que se avecinaba, y le preguntaba a ella, ¿una ex prostituta que nunca había estado al oeste de Independence? La mayoría de los otros hombres no se habían molestado en preguntar las opiniones de sus esposas.−No estoy segura. Realmente no necesitamos los suministros, así que un desvío al fuerte no es una necesidad, pero cincuenta millas a través del desierto... −Creo que debemos arriesgarnos,−dijo Luke, sus labios una línea sombría. −¿De Verdad?−En el pasado, Luke había evitado poner a ella o Amy en riesgo, ¿Y ahora decidió no tomar la ruta segura? −Sí. Dos o tres días podrían significar la diferencia entre dar a luz en medio de una tormenta de nieve en las montañas Cascade o a salvo en la cabaña del doctor en la ciudad Oregón.−Luke dirigió una mirada hacia abajo en el vientre de Nora, luego hacia sus ojos. Nora presionó sus palmas contra su vientre. Entonces, la decisión de

Luke se basa en nuestro bienestar. Debería haber sabido.

Los otros emigrantes comenzaron a reunirse en dos grupos a ambos lados de la encrucijada. Con anhelo, Nora miró hacia el camino a la izquierda. La familia Garfield había dirigido su carreta a este lado, prefiriendo la ruta más segura. Una mirada a su derecha le mostró que Brody Cowen se había unido a Bill Larson y al Capitán al comienzo del Atajo de Sublette. −Entonces, ¿hacia dónde vamos?−Preguntó Luke una vez más. Nora apartó su mirada de los Garfield y miró sus polvorientas botas.−Lo que sea que creas es lo mejor. −No. Esa no es la forma en que quiero que sea−dijo Luke. Sus ojos gris acero brillaban con determinación. Nora volvió la cabeza para mirarlo.−¿Q…qué quieres decir? −No eres mi sirviente, eres mi esposa. No quiero que simplemente cumplas mis órdenes, quiero escuchar tu opinión. Esto es algo que tenemos que decidir juntos. Página 209 de 397 Traducción: AngieE32018

A veces, a Nora le parecía que con cada paso hacia el oeste, descubría no solo la tierra desconocida, sino también cosas nuevas sobre su marido.

¿He estado...tan resguardada en el burdel? ¿Hay otros hombres como él y simplemente no lo sabía? −¿Así que?−Sugirió Luke. Nora respiró profundamente.−Entonces tomamos el atajo. Dar a luz en medio de una tormenta de nieve no es exactamente un pensamiento atractivo−No fue solo eso, sin embargo. Nora no quería tomar el camino más fácil, eligiendo solo lo que era mejor para ella. Si esto acortaba su viaje de forma considerable, pagaría un poco más el precio por sufrir la presencia de Brody Cowen. −¿Estás segura?−La mirada de Luke se dirigió hacia Brody Cowen y luego de nuevo hacia Nora. Los dedos de Nora buscaron el pequeño revólver escondido en uno de los bolsillos de su delantal.−Sí−respondió ella. Con un último asentimiento, Luke se giró para decirle al Capitán que se unirían a su grupo. Nora se acercó a la carreta de los Garfield. La mirada de Bernice se posó en ella todo el camino.−No vendrás con nosotros, ¿no? −No, no lo estamos.−De repente, Nora tuvo que luchar contra las lágrimas. Bernice había sido la primera amiga que había hecho por ella, casi como una madre o una hermana mayor.−Supongo que esto es un adiós. −Sí.−Bernice sollozó y envolvió a Nora en un cálido abrazo.−Te cuidas a ti y a los pequeños, ¿me oyes?−Tocó suavemente el vientre de Nora. −¿Está Jacob realmente decidido a tomar el desvío a Fort Bridger?−Nora preguntó. Había esperado que Bernice estuviera con ella si tenía que dar a luz en el camino. No había formado amistades cercanas con ninguna de las otras mujeres en el camino. Emeline Larson tenía suficientes problemas propios y no necesitaba lidiar con los de Nora. Bernice la apretó por última vez.−Tenemos que hacerlo. Nuestros suministros no durarán hasta que lleguemos a Fort Hall.

Página 210 de 397 Traducción: AngieE32018

Jacob se acercó a ellos. Él torpemente acarició el brazo de Nora en vez de abrazarla.−Lamento oír que no vendrás con nosotros. Podríamos haber necesitado a alguien como Luke. Justo en el momento, Luke se acercó. Estrechó la mano de Jacob y asintió cortésmente con la cabeza de Bernice, mientras Nora abrazaba a los niños de Garfield. Amy, que había compartido abrazos con entusiasmo con todos, comenzó a llorar mientras caminaban hacia su propia carreta, y comenzó a comprender que los Garfield no iban a seguirla. Nora se mordió el labio inferior. Realmente no había pensado en lo que su decisión de tomar el atajo significaría para Amy. Significaría decir adiós una vez más a la gente que le había gustado. Bernice había sido casi como una abuela o una tía para Amy y su hija menor era la compañera de juegos favorita de Amy. Ahora ella sería una niña solitaria otra vez. Por un segundo, Nora quiso darse la vuelta y decirle a Luke que había cambiado de opinión, pero luego vio a Luke empujar a los bueyes hacia delante. No miró hacia atrás, su mirada fija solo en el camino que conducía al oeste. Con un suspiro, Nora prometió hacer lo mismo. Llegar a Oregón antes de que cayera la primera nevada era lo más importante, todo lo demás era puro lujo.

D

Big Sandy River; 14 de julio de 1851 Nora estaba sentada con la espalda apoyada en un saco de harina, mordiendo el extremo de su pluma profundamente en sus pensamientos. Habían llegado al Big Sandy al mediodía y habían decidido acampar hasta el anochecer para descansar. El viento arrojaba nubes de polvo e imposibilitaba encender un fuego o instalar las carpas, por lo que cada familia se retiraba a su carpa, con las mantas cerradas lo más fuerte posible. Amy finalmente estaba dormida, y Luke se había ido con los otros hombres para conducir el ganado hacia las colinas donde encontrarían pasto. Nora estaba sola con su diario y sus pensamientos. Sentada en la carreta, mientras el viento aullaba alrededor de la carreta y desgarraba las sábanas, Nora se sentía aislada y sola como hacía mucho tiempo. Bernice, su única amiga al oeste de Independence, Página 211 de 397 Traducción: AngieE32018

probablemente ya estaba a muchos kilómetros de distancia. Única amiga…Ella miró la página en blanco de su diario. ¿Bernice es realmente tu

única amiga? ¿Qué hay de Luke?

En los últimos meses, había aprendido a confiar en él como nunca antes había confiado en un hombre. Él había amparado su vida y la de Amy en sus manos más de una vez en su viaje al oeste, y cada vez, había demostrado que era digno de su confianza. Pero ella hizo más que respetar sus habilidades y admirar su integridad. Admítelo, te gusta él. La cubierta al final de la carreta se abrió, interrumpiendo sus pensamientos. Luke subió a la carreta. Inmediatamente, Nora dejó su diario a un lado y se movió para traerle un plato de pan y frijoles fríos. −Quédate.−Luke le hizo un gesto para que se volviera a sentar.−No tienes que esperar en mí. Termina tu escritura. Con un suspiro de alivio, Nora se dejó caer sobre el saco de harina, con cada día que progresaba su embarazo, sus pies estaban más hinchados y su espalda parecía doler más que el día anterior. Con un plato en una mano, Luke se acomodó en el único lugar vacío de la carreta,—justo al lado de Nora, apoyado en el mismo saco de harina que servía como respaldo de Nora.−¿No se te ocurre algo que escribir?−preguntó después de un tiempo y señaló a la página vacía con su tenedor. Nora suspiró. Era exactamente lo opuesto. Había demasiados pensamientos pasando por su cabeza. Cerró el diario de cuero.−Las palabras no vienen esta noche. ¿Qué tal si te doy esa lección de lectura y escritura prometida? Es demasiado viento para salir a la práctica de tiro de todos modos, así que podría tomar mi turno en el juego de la maestra. Luke masticó a fondo, tomándose su tiempo para responder; finalmente, tragó saliva.−Soy demasiado viejo para aprender esto. −¡Tonterías! Nunca es demasiado tarde para aprender. No te rindas antes de intentarlo. Dio otro mordisco, luego dejó su plato a un lado.−Está bien. Lo intentaré. Página 212 de 397 Traducción: AngieE32018

Cuidadosamente, Nora sacó una página vacía de la parte posterior de su diario. Comenzó a garabatear las letras del alfabeto y luego se lo mostró a Luke.−Esta−señaló a la primera letra,−es una 'a' como en 'manzana'. Luke tomó la página de ella para estudiar las letras. Sus manos se tocaron, y los dos rápidamente desviaron la mirada.−¿Por qué hay dos letras para la 'a'? −Usas la mayúscula 'A' en nombres como ' Amy ' y al principio de una frase,−explicó Nora. Hizo un círculo en la carta para él. Luke estudió los muchos símbolos desconocidos en la página.−Hay mucho que aprender. −Sí, pero también hay mucho tiempo hasta que lleguemos a Oregón; si estudias durante una hora o incluso media hora cada día, puedes escribir la carta, diciéndoles a tus amigos que llegaste a Oregón, por tu cuenta. Aun así, Luke parecía escéptico.−Si no te quedas sin paciencia antes de eso. −Nunca perdiste la paciencia conmigo, entonces ¿por qué debería hacerlo?−Nora sostuvo su mirada.−Te lo dije, soñaba con ser maestra, y no puedes ser peor que un niño de ocho años, ¿o sí? Luke se rió bruscamente.−Esperemos que no. Al menos, ya puedo contar y saber cómo escribir los números. −¿Tú lo haces?−Nora no sabía nada de su pasado. ¿Había nacido en una familia pobre que no podía permitirse el lujo de enviarlo a la escuela? Pero entonces, ¿cómo y por qué había aprendido los números, pero no escribir y leer? −Llevar la cuenta de su dinero era importante para...−Luke se detuvo.−Era importante donde crecí. Nora dejó la pluma.−Háblame de eso. ¿Dónde has crecido? Luke miró deliberadamente su reloj de bolsillo.−Terminemos esta lección. No tendremos tiempo nuevamente hasta que lleguemos al Green River. Con un suspiro, Nora alcanzó la pluma otra vez.

Página 213 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Green River Desert; 15 de julio de 1851 Luke miró a su alrededor, asegurándose de que nadie la estaba mirando, antes de escupir discretamente el polvo en su boca. Pudo haber sido un gesto varonil, pero a Luke no le gustó la escupida constante de todos modos. Aquí, en el medio del desierto del Green River, era una necesidad. Habían llenado todos los barriles de agua y todas las cantimploras del Gran Sandy, y habían esperado al anochecer antes de comenzar su viaje a través de la meseta de cincuenta millas sin hierba. Los muchachos de la caravana caminaran delante de las carretas, llevando antorchas para mostrar el camino. Viajar por la noche era más fresco, pero las carretas aún agitaban el polvo y la arena alcalina. Habían viajado toda la noche, a través de la arena profunda, las escarpadas barrancas y los lacios lagos alcalinos. Al amanecer, todavía no habían llegado al Green River, pero sabían que no estaban perdidos porque el camino estaba marcado por carretas abandonadas y los huesos blanqueados de ganado muerto. Al mediodía, los bueyes comenzaron a disminuir bajo el sol ardiente; el rocío de la mañana que proporcionaba un fluido exiguo para el ganado se había evaporado hacía tiempo. No había hierba para ellos, incluso la salvia silvestre apenas crecía en el suelo arenoso. Se detuvieron durante media hora de descanso mientras el sol los azotaba. Luke metió cuidadosamente una taza de lata en el barril de agua, midiendo la cantidad de agua para cada animal. Ella revisó sus pezuñas y descubrió que Blanca nieves había perdido una herradora de buey. El casco de una pata delantera amenazaba con dividirse en el aire seco y caliente y en el sendero accidentado. Luke utilizó el descanso para aplicar alquitrán caliente al casco, sellando la división. −Aquí.−Nora se acercó y le ofreció una lata en la que quedaban dos rebanadas de melocotón. Luke se lamió los labios secos, pero no hizo ningún movimiento para tomar la lata. En cambio, levantó sus manos que estaban manchadas con alquitrán.−Me lo comeré más tarde. −Habrá más arena en la lata que duraznos si no la comes ahora. Página 214 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke tragó saliva, no por la deliciosa vista del melocotón, sino porque obviamente, Nora quería que se comiera la rebanada directamente de su mano.−No, yo… −Vamos, o se desperdiciará con este calor−Una vez más, Nora le tendió la fruta. A regañadientes, Luke inclinó la cabeza y recogió la rebanada con dientes cuidadosos. Su mirada se encontró con la de Nora, y tragó el melocotón de un mordisco, demasiado distraída para masticar la fruta completamente. Tosiendo, lo forzó por su garganta.−Gracias,−jadeó ella. Nora se volvió con una sonrisa.−De nada. Unas horas más tarde, la primera carreta comenzó a quedarse atrás; Amy y los otros niños se quejaban de sed cada pocos minutos, y Luke comenzó a observar a Nora con preocupación. Sus tobillos estaban hinchados, y seguía presionando una mano en la parte baja de su espalda,−¡Nora!−gritó para llamar su atención.−¿Quieres montar por un tiempo?−Señaló a Sarampión que caminaba detrás del carreta. Los jinetes habían desmontado hacía horas para evitarles a los caballos el peso extra. −No, estoy bien−respondió Nora con valentía. En ese momento, los bueyes que avanzaban caminando con lenguas colgantes y ojos vidriosos comenzaron a acelerar. Después de unos pocos metros más, iniciaron una carrera torpe. Con alivio, Luke miró hacia los riscos. El Green River, una corriente ancha y rápida, yacía debajo de ellos. El agua brillaba bajo el sol. Parecía clara, y Luke había oído que estaba lleno de truchas y otros peces. Los álamos se alineaban en sus orillas, y las ovejas de montaña pastaban en la hierba exuberante del valle. La mayoría de los emigrantes estallaron en danzas victoriosas y se apresuraron a bajar al río. Luke siguió un poco más lentamente. Sabía que habían superado un problema solo para encontrarse con otro. A diferencia de la mayoría de los otros ríos que habían encontrado, el Río Green no iba en su dirección, sino quedividiendo el camino de Oregon como una barrera norte−sur. No tenían más remedio que cruzar el Río Green, que según dicen era el cruce más difícil en el camino a Oregón. Una docena de tumbas aguas abajo proporcionaron testimonio de los peligros del cruce. Página 215 de 397 Traducción: AngieE32018

Los mormones operaban un ferry que transportaba a los emigrantes en poleas, pero cobraban ocho dólares por carreta y un dólar extra por cada caballo o cabeza de ganado. −El agua no es tan alta para julio−dijo Luke, mirando hacia el río.−Creo que deberíamos ahorrarnos el dinero y contratar a un guía−Sabía que cada dólar que ahorraban ahora los ayudaría a comenzar una nueva vida en Oregón y sobrevivir al primer y duro invierno. −¿Confiar en un indio sucio con nuestras vidas y nuestros carretas? ¡Ja!−Bill Larson escupió, apenas perdiendo el hombro de Luke. Luke se puso rígido, pero se mantuvo tranquilo. Había aprendido a no reaccionar ante provocaciones como esa. Sintió un toque fugaz en su espalda y se enderezó aún más, sabiendo que era Nora, ofreciendo apoyo silencioso.−Los Shoshone son tradicionalmente amigables con nosotros, y ellos conocen el Green River mejor que nadie. Seríamos tontos si rechazáramos su ayuda. −Tiene razón−decidió el Capitán.−Un guía indio no cobrará tanto como los mormones, y no tendremos que esperar nuestro turno en el ferry. Sin esperar a que las protestas de Larson se apaciguaran, Luke comenzó a aflojar los pernos que sujetaban la plataforma a la caravana de rodaje y levantaba la cama, sobre el alcance del agua, con bloques. río.

Pronto, dos Shoshones guiaban las carretas de doble equipo hacia el −¿Quieres asumir el control?−Nora le ofreció el látigo.

−¿Quieres que lo haga yo?−Luke devolvió la pregunta. Sabía que estaban siguiendo una barra de grava tan estrecha que el peor paso en falso del lanzador podía volcar la carreta y enviar sus provisiones corriendo río abajo. El miedo y la duda en los ojos de Nora le dijeron que también ella lo sabía. La mandíbula de Nora se apretó. Lentamente, ella enderezó sus hombros.−Creo que puedo hacerlo...Si confías en mí. Luke no dudó.−Sabes que sí. De todos modos, los chicos juegan con el favorito−Asintió a los bueyes. Se habían acostumbrado al enfoque más suave pero igualmente decidido de Nora de manejarlos. −De acuerdo entonces.−Con un fuerte agarre en el látigo, Nora vadeó el río, instando a los bueyes a lo largo. Página 216 de 397 Traducción: AngieE32018

La mirada de Luke la siguió. No pudo evitar la orgullosa sonrisa que curvó sus labios. Fue bueno ver a Nora comenzar a confiar en sus habilidades y en ella misma. Se subió a la silla y siguió a Nora, vigilándola a ella y a Amy que estaba asomándose desde la parte trasera de la carreta. El río era profundo, y escuchó a Amy gritar cuando el agua entró en la caja de la carreta, pero sus guías nunca vacilaron y en una hora, estaban a salvo en el otro lado. Mientras esperaban a que el último de sus compañeros de viaje cruzara, Luke llevó a Nora y Amy al acantilado de piedra arenisca gris que corría paralelo al río a unos cientos de yardas de distancia. Muchos otros emigrantes habían dejado sus nombres en Names Hill, y Luke había esperado tallar el nombre de Nora en un lugar donde la mujer más joven pudiera verlo. Nora vio mientras trabajaba la piedra arenisca con su cuchillo.−Todavía recuerdas las letras. Ves, te dije que serías un buen estudiante.

D

Soda Springs; 24 de julio de 1851 Nora miró hacia atrás sobre su hombro. En la semana pasada, habían viajado por crestas empinadas de la montaña y cruzaron arroyos claros como Ham's Fork. Finalmente, llegaron al valle del Río Green Bear. Aquí, el Sublette Cutoff se reincorporó a la ruta principal desde Fort Bridger, pero, por supuesto, no había señales de la otra parte de su caravana. Nora sabía que los Garfield y sus compañeros estaban todavía a muchas millas de distancia, pero a veces, no podía dejar de mirar hacia fuera por ellos de todos modos. −Mamá, apesta−se quejó Amy desde su lugar dentro del carreta. Nora asintió. Un fuerte olor a huevo podrido flotaba en el aire.−Sí lo hace.−se pellizcó la nariz. −Eso es Sulphur Springs−explicó Luke,−Uno de los manantiales a lo largo de las orillas del río Bear. Nora vio los rostros desilusionados de las otras mujeres emigrantes.

No podremos bañarnos en ese manantial en particular, eso es seguro,

no sabía si debería sentirse decepcionada o aliviada. Desde su encuentro Página 217 de 397 Traducción: AngieE32018

con Brody Cowen en el estanque, Nora tenía sentimientos encontrados sobre tomar un baño. Su cuerpo cansado y preñado quería hundirse en una bañera de agua caliente, pero sabía que estaba demasiado asustada con Cowen como para relajarse por completo. Quizás sea mejor que no

podamos bañarnos aquí.

Pero parecía que su conclusión había sido precipitada. Doblaron una curva en el río Bear y se encontraron en un paisaje lleno de conos, cráteres, manantiales burbujeantes y géiseres. Algunos de los manantiales eran fríos, algunos cálidos y otros calientes. Los hombres se reunieron alrededor de un manantial, declarando que sus aguas sabían a cerveza. Sacudiendo la cabeza, Luke les dijo que sabía a óxido y se alejó. Nora comenzó a juntar sus ropas sucias, decidida a usar una de las piscinas calientes para lavar la ropa. −¡Ah, ah!−Luke bloqueó su camino y tomó una pila de camisas de sus brazos.−¡No estás cargando ropa pesada y empapada! −Pero hay que hacer lavar−protestó Nora. No estaba interesada en hacer el trabajo pesado. El miedo a perder a su bebé estaba constantemente en su mente. Sin embargo, no había muchas opciones, ahora que ya no tenía a Bernice para ayudarla, no tenía más remedio que hacerlo sola. Ella juró ser lo más prudente posible. −Entonces lo haré. Nora se quedó mirándolo hasta que empezó a retorcerse. −¿Qué? −¿Quieres lavar nuestra ropa?−preguntó con incredulidad. Ningún otro hombre en la caravana se había ofrecido a hacer los quehaceres de una mujer. Luke se encogió de hombros. Un rubor de vergüenza comenzó a subir por su cuello.−Lo dijiste tú misma: hay que hacer la colada, y seguro que no vas a poder hacerlo. Así que eso me deja. −¿Sabes cómo? −¿Crees que nunca me lavé la ropa antes de conocerte?−Fue una suave reprimenda. Su sonrisa tomó el aguijón de sus palabras. Página 218 de 397 Traducción: AngieE32018

−No, por supuesto que no−Tenía que admitir que, en comparación con la mayoría de los otros hombres, Luke siempre estaba limpio y ordenado. Luke dejó la pila de sábanas sucias en una de las piscinas templadas.−Puedes mirarme y corregirme, si quieres. Nora se sentó sobre una roca y observó. Era difícil permanecer quieta, mientras a su alrededor, las otras mujeres lavaban la ropa. Incluso Emeline Larson, obviamente embarazada y con nuevos hematomas en los brazos, estaba frotando las camisas de su marido. De vez en cuando, una de las otras mujeres echaba una mirada subrepticia a Luke. Las más jóvenes se rieron mientras lo miraban frotar una de las camisetas de Nora. Luke se sonrojó cada vez, pero nunca se detuvo en su tarea, finalmente, colgó la ropa mojada en una línea colgada entre dos carretas. Nora miró a Amy, que miraba a su padrastro con curiosidad. ¿En qué clase de mujer se convertirá si crece con Luke? Ella de repente se preguntó; por un momento, oyó las palabras despreciativas de su familia acerca de los sufragistas y feministas de nuevo. Luego se enderezó los hombros. Se

convertirá en una mujer que no se creerá una inútil sólo porque no es la hija que anhelaba su padre. Vio que Luke se ocupaba de sus propias tareas, controlando los bueyes y los caballos. No se le permitió hacer ningún trabajo duro, se sintió inútil.−Podría...−comenzó a ofrecer. −¿Por qué no te vas y te bañas antes de que te tomen todas las mejores fuentes termales?−Sugirió Luke. Nora miró con nostalgia a algunas de las otras mujeres que se iban con toallas y una pastilla de jabón.−Tal vez más tarde... −¿Por qué no ahora? Más tarde tendrás que ayudar con la cocina porque, francamente, eres mucho mejor cocinera que yo. Una vez más, Nora se maravilló de su facilidad al felicitarla. Ningún otro hombre la había alabado por sus habilidades más allá de las paredes de la habitación. No pudo evitar la sonrisa complacida que se formó en sus labios, pero luego recordó que todavía tenía que responder su pregunta. La sonrisa desapareció de su rostro. Página 219 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Es...?−Luke miró a su alrededor, asegurándose de que nadie pudiera oírlo.−... ¿Brody? ¿Tienes miedo de que te atrape bañándote sola e indefensa? Había adivinado sus pensamientos antes de que ella pudiera expresarlos. La mano de Nora buscó el pequeño revólver en su delantal.−Me temo que mi bañador no tiene bolsillos. Un rubor se extendió por su cara. Nora sonrió de nuevo. Así que él sabe que mi traje de baño no

consiste más que en la piel desnuda, ¿eh? Me pregunto si él está tratando de imaginarme así...−Creo que mejor me quedo aquí, contigo, donde no intentará nada. Simplemente no vale la pena.

−¡Eso no está bien!−La voz de Luke era áspera y más fuerte de lo normal.−No está bien que tengas que hacer sacrificios solo porque... Nora tocó brevemente su brazo. Los músculos bajo sus dedos eran como piedras mientras apretaba sus manos en puños.−Todo está bien. −No, no está.−Luke miró al suelo, meditando. Finalmente, él levantó la cabeza y clavó su mirada gris acero en ella.−Bueno, podrías...tomar tu baño mientras estoy mirando...mirando por Brody, es decir, no por supuesto, porque yo no... Nunca lo haría... Su vergüenza avergonzada la hizo sonreír.−Sé que eres un caballero.−Incluso en situaciones en las que no es necesario. −Entonces, ¿quieres...tomar un baño? Podría sentarme en una roca, mirando en la dirección opuesta, y...bueno, todavía hay una lección de lectura para repasar... Nora vaciló. Finalmente, bajó la mirada hacia su ropa y su piel polvorienta y asintió. Quería un baño caliente más que nada en este momento, y con Luke haciendo guardia, ella no tenía miedo. La idea de que Luke la viera desnuda no la asustaba. Se colgó una toalla sobre el hombro, rápidamente tomó su barra de jabón de lavanda y llamó a Amy lejos de su "conversación" con Sarampión, de la mano, fueron en busca de la mejor tina de baño. Luke las siguió a unos metros detrás de ellas, teniendo cuidado de no inmiscuirse a pesar de que Nora ni siquiera estaba desnuda.

Página 220 de 397 Traducción: AngieE32018

Sin previo aviso, se escucho un silbido agudo en algún lugar delante de ellos. Amy saltó y se agarró a la falda de Nora.−¿Qué pasa, mamá? −No estoy seguro. Casi suena como...−Se giró para mirar a Luke.−Seguramente no puede haber un barco de vapor justo en medio del desierto−El silbido había sonado exactamente como el del barco de vapor que la trajo a Independence hace tres años. Luke sonrió. −No. Pero no estás tan lejos. Eso es Steamboat Springs−Señaló una gran roca plana en medio de un bosquecillo, justo al lado de la orilla del río. A medida que se acercaba, Nora podía oír ruidos de gorgoteo y siseo desde el suelo. Curiosa, ella dio otro paso. −No.−Luke la alcanzó rápidamente y la retuvo con un suave toque en el hombro.−No te acerques más. Un géiser de cuatro pies salió disparado de una grieta en la roca, emitiendo el sonido del silbido del barco de vapor una vez más. Amy miró con los ojos grandes y la boca abierta, y Nora sospechó que no se veía más sofisticada que eso.−¿Cómo...cómo funciona esto? −Creo que es el gas que se acumula debajo de la roca−explicó Luke.−El agua retrocede por unos minutos, luego el gas reprimido se escapa y el agua sale disparada. Eso es lo que causa el sonido de la tubería. Tres de los muchachos de la caravana se habían reunido detrás de ellos y también miraban el géiser. Cuando retrocedió, conectaron el orificio de salida con un puñado de césped. Amy aplaudió con deleite cuando el gas siseante hizo volar la hierba hacia el cielo. Nora la dejó mirar por unos minutos, luego tiró de su mano.−Vamos, Amy, continuemos nuestra búsqueda del estanque de baño perfecto. −¡No! ¡Mirar!−Amy retiró su mano. Solo tenía ojos para el pequeño géiser y el juego de los chicos con el césped. −Está bien. Una vez más−Esperó hasta que el agua burbujeó y luego retrocedió una vez más.−Ahora...−Trató de hacer que Amy se alejara nuevamente, pero la chica todavía no se movió.−¡Amy... vamos! Página 221 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡No! No era frecuente que Nora tuviera que ser estricta con su hija normalmente obediente, y dudaba en sacarla de la fuente por la fuerza, había tan pocas cosas entretenidas para un niño de su edad en el viaje, y ahora que los Garfield ya no viajaban con ellos, Amy había perdido a su compañera de juegos favorito. ¿Era realmente justo apartarla de ese fascinante brote solo porque anhelaba hundirse en un fondo de agua caliente? Ella miró a Luke. −Deberíamos irnos antes de que oscurezca y los mosquitos te comerán vivo mientras te bañas−dijo. −Amy... −¡No quiero! ¡Miro la fuente! sola?

Nora miró a Luke otra vez.−¿Crees que podríamos dejarla quedarse

Por un segundo, Luke parpadeó, obviamente sorprendido de que tuviera algo que decir en cuanto a la educación de Amy.−Es muy peligroso, el agua aquí es muy caliente. −¿Oíste eso, Amy? La fuente puede ser muy peligrosa para los niños, así que tienes que venir con nosotros. Te prometo que visitaremos el geiser nuevamente antes de que tengas que irte a la cama, ¿de acuerdo? Amy no parecía muy convencida. Tenía el labio inferior temblando, las cejas fruncidas y los brazos rígidos apretados contra el cuerpo.

¡Uh oh! Nora conocía esa posición. Sabía que preferiría mover una

piedra que Amy cuando era así. Respiró hondo y se preparó para ordenar a su hija que saliera de la fuente.

−Amy, ¿sabías que visité Steamboat Spring antes?−La voz silenciosa de Luke la sorprendió. Estaba hablando con Amy en una voz de adulto, y eso hizo que Amy mirara hacia arriba. Ella negó con la cabeza, pero no respondió verbalmente. Sus labios todavía estaban apretados demasiado fuerte para eso. −Y cuando estuve aquí, una familia también estaba mirando el géiser, tenían un niño pequeño no mucho mayor que tú. Mientras su mamá deambulaba para ver la próxima fuente, se inclinó y bebió de la fuente, ¿Adivina qué sucedió. ? Página 222 de 397 Traducción: AngieE32018

Amy estaba escuchando atentamente ahora.−No lo sé,−murmuró con los ojos muy abiertos.−¿El chico entró? −No, pero se quemó la lengua porque el agua está muy caliente. −¡Uh oh! Luke asintió con gravedad, casi haciendo reír a Nora. Contuvo la respiración mientras los veía interactuar.−¿Sabes por qué eso fue algo muy malo?−Preguntó Luke. −¡Duele! −Sí, lo hizo. Pero eso no fue lo peor−Luke no ofreció lo que había sido. Él la hizo esperar y preguntar. Finalmente, Amy cedió.−¿Qué fue malo? Luke puso su expresión más triste.− Debido a que se lastimó la lengua, no fue capaz de beber la deliciosa limonada que su madre hizo esa noche del agua carbonatada de otro manantial. Tuvo que ver a los otros niños beber la limonada, mientras que él no podía tener ninguna. Todo el cuerpo de Amy se relajó cuando se volvió hacia Nora.−Mamá, ¿puedo tomar limonada? ¿Por favor? Nora tuvo que esconder una sonrisa.−Bueno eso depende… −¡Por favor!−La chica tiró de la falda de Nora. −Entonces no deberías arriesgarte a quemar tu lengua, ¿eh? Amy se alejó del agua burbujeante de Steamboat Spring. Ella agarró la mano de Nora.−Voy contigo ahora. Cuando Nora se la llevó, sonrió a Luke por encima del hombro.−¡Qué manipulador suyo, señor Hamilton! ¿Cómo aprendió a manejar a niñas tan rebeldes así?−Hace apenas tres meses, los niños pequeños casi parecían asustarlo, y ahora él había manejado la situación como si hubiera tratado con los momentos más difíciles de Amy durante años. −Bueno, digamos que aprendí de la mejor, Señora Hamilton−Él le guiñó un ojo. −¿Yo?−Nora apuntó a su pecho, tratando de parecer indignada.−¡No soy manipuladora!

Página 223 de 397 Traducción: AngieE32018

D Luke se rió.−Sí tú.−La manipulación y la seducción fueron el principal medio de supervivencia para una prostituta. Aprendieron a ser buenas actuando y manipulando a sus clientes o no sobrevivirían en el negocio por mucho tiempo. Luke sabía que Nora no había sido la excepción.

¡Fingió ser virgen cuando nos conocimos, a pesar de que tiene una hija y está embarazada de otro! Pero aun así, Luke creía que después de los primeros días de su viaje, después de que ella había renunciado a sus intentos de seducir a Luke, Nora siempre había sido sincera con ella. Sí, esconder su embarazo de Luke no había sido exactamente un excelente ejemplo de honestidad, pero se dijo a sí misma que solo había sido una mentira de omisión porque Nora temía las consecuencias. Todos los pensamientos sobre la honestidad de Nora se desvanecieron repentinamente cuando Nora llegó al cálido estanque de su elección y se deslizó fuera del corpiño y la falda sin mucha advertencia. ¡O cualquier advertencia en absoluto! Luke rápidamente se giró y fijó su mirada en un cedro cercano, pero no lo suficientemente rápido. Era imposible no registrar la piel lisa y clara que cubría normalmente su ropa. El vientre de Nora era más redondeado de lo que recordaba al verla bañarse en Alcove Springs hace poco más de dos meses, pero Luke no la encontró desagradable en absoluto. Rápidamente, se sentó con las piernas cruzadas y dejó que su mirada divagara sobre las colinas y los árboles circundantes, todo para distraerse del sonido de las ropas agitadas y luego del chapoteo del agua cuando Nora se hundió en el cálido estanque con un gemido sensual. A medida que avanzaba el embarazo, se había vuelto un poco más fácil ver a Nora solo como una madre y tratar de olvidar lo atractiva que era. Ahora, incluso con una fugaz mirada a su cuerpo medio desnudo, era imposible pasar por alto que ella todavía era una mujer muy hermosa, no solo una madre. Más sonidos de salpicaduras y los excitados chillidos de Amy vinieron detrás de ella.–¡Papá, mira! Luke se puso rígido.−Muy bien, Amy−respondió sin siquiera darse la vuelta. Página 224 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Miiiiira!− Amy exigió de nuevo. Luke echó un vistazo por un momento sobre su hombro, tratando de no mirar a otra cosa que no fuera Amy, que tenía una corona de espuma de jabón sobre la cabeza. Tuvo que aclarar su voz antes de poder decirle,−Muy bien−otra vez. −Eso es cierto−otra voz estuvo de acuerdo.−Muyyyyy bien. Luke giró en redondo. Ella se puso rígida cuando vio a Brody Cowen pasear, su mirada fija en Nora. Había esperado que Brody simplemente dejara su comportamiento inapropiado hacia Nora, ahora que Luke lo sabía. Obviamente, no va a parar. Nada en mi vida puede ser tan fácil,

¿verdad?

Amy comenzó a llorar cuando vio a Brody. Apretando su mandíbula, Luke se levantó para bloquear a Nora y Amy de su mirada con su propio cuerpo. No quería comenzar una pelea, toda su vida, siempre había evitado meterse en problemas. Cada discusión, cada pelea en la que se metía, corría el riesgo de que ella se lastimara, lo que posiblemente condujera a que se descubriera su secreto. Simplemente se había alejado de situaciones en las que otros oficiales habían luchado con sus armas y exigían satisfacción en un duelo. Pero ahora, no podía simplemente irse. Había más en juego aquí que su honor y su imagen.−Sugiero que te des la vuelta y te vayas−exigió; mantuvo su voz lo más silenciosa posible, sin querer atraer la atención de los otros emigrantes. −¿Por qué?−Brody miró en dirección a Nora.−Ella es más que suficiente para nosotros dos. La he visto atender a dos clientes en fila antes. ¡Maldito bastardo! Cualquier adoración heroica residente que pudiera haber sentido por Brody desapareció en una ola de calor y furia; sin pensarlo, dio tres pasos hacia Brody, antes de recordar su regla. Sin peleas a puñetazos−No soy su cliente, soy su esposo−dijo a través de los dientes apretados.−¡Y no la estoy compartiendo! ¡Ahora vete, o se lo diré al capitán y te sacaran de la caravana! Brody casualmente cruzó sus brazos sobre su pecho.−¿Qué le dirás? ¿Que tu amada esposa era la prostituta más codiciada en Independence? ¡Eso te sacará de la caravana, no a mi!−Él rió burlonamente.

Página 225 de 397 Traducción: AngieE32018

Lo peor es que probablemente tenía razón, al menos parcialmente. Revelar la antigua profesión de Nora no los desterraría del tren, pero sin embargo habría consecuencias negativas. Las mujeres que habían formado amistades con Nora comenzarían ahora a hablar de ella detrás de su espalda. Algunos hombres podrían incluso reaccionar como Brody y pensar que podrían tomarse libertades con Nora. Y Amy una vez más sería burlada como la hija bastarda de una prostituta. Así que, decirle al capitán estaba fuera de la cuestión. Luke se dio cuenta de que tenía que manejar la situación por su cuenta. Nora.

−Te haré una oferta...−La mirada lasciva de Brody seguía fija en

Luke maldijo el hecho de que era unos centímetros más alto que ella y podía ver a Nora por encima del hombro. ¡Un verdadero hombre no

permitiría que su esposa sea humillada así! ¡Un hombre le habría disparado, o al menos le habría dado un puñetazo!−No haremos ningún

trato contigo, así que sigue adelante y déjanos en paz−le dijo con cansancio. Nora y Amy se habían vestido apresuradamente, y Luke envolvió un brazo protector alrededor de cada una de ellas y las acompañó por delante de Brody, al campamento. La risa burlona de Brody ardió en sus oídos durante horas.

D

Soda Springs; 24 de julio de 1851 Nora miró la pared de la carpa. Era pasada la medianoche y estaba cansada, pero aun así, no podía dormir. Se quedó quieta, tratando de no despertar a los otros ocupantes de la tienda, pero su mente estaba girando, los pensamientos de Brody, su pasado y el futuro incierto la mantuvieron despierta. Las semanas de viaje todavía estaban por delante de ellos, y eso significaba que tendría que soportar la presencia de Brody en la caravana por mucho más tiempo. Antes había tenido clientes crueles que se deleitaban en humillarla, pero al menos, siempre se habían ido al día siguiente. Brody no se iría mañana. Ella había esperado al menos estar a salvo cuando Luke estaba cerca, pero ese no parecía ser el caso por más tiempo. Brody no respetaba a Luke, Página 226 de 397 Traducción: AngieE32018

y Luke claramente dudaba en exigir ese respeto mediante el uso de la violencia. Nora nunca había esperado que lo hiciera. No estaba segura de sí su esbelto marido tenía alguna posibilidad de luchar contra el hombre más robusto. Luke era un gran trabajador y no exactamente débil, pero no tenía la fuerza áspera que muchos de los otros hombres tenían. A Nora siempre le había gustado la gentileza que podía sentir bajo la superficie distante, pero ahora, eso la hacía preocuparse por Luke. Hubo un crujido en la aleta de la carpa. La cabeza de Nora se sacudió. Cada fibra de su cuerpo se convirtió en hielo. ¿Seria Brody Cowen, tratando de entrar? Miró a través de la carpa, tratando de ver algo en la oscuridad. La solapa se abrió, y un rayo de luna cayó a la carpa. Nora se relajó. No era Brody, solo Luke que se escapaba de la carpa, probablemente siguiendo el llamado de la naturaleza, se dijo a sí misma, giró y cerró los ojos, pero aun así, el sueño no llegaría. Esperó lo que pareció una hora, pero aun así Luke no había regresado. Los últimos restos de somnolencia desaparecieron, ya que ahora tenía algo más de qué preocuparse. ¿Dónde está Luke? ¿Qué le está llevando tanto tiempo? Los ojos de su mente mostraban sus fotos de Luke en un charco de sangre, asesinado por Brody que acechaba en la oscuridad. Con un suspiro, se sentó. Ella comenzó a vestirse, sabiendo que no dormiría hasta que Luke hubiera regresado sano y salvo de todos modos. Miró a la Amy que todavía estaba durmiendo, tiró de la manta para apretarla y luego salió a la noche. Giró a la derecha, hacia donde los hombres se dirigían para hacer sus necesidades, mientras las mujeres se iban a la izquierda. No Luke. El área alrededor de la letrina excavada apresuradamente estaba vacía. Tal vez nos cruzamos en la oscuridad...Dio media vuelta y vagó por el oscuro campamento. Todo estaba en silencio, solo los fuertes ronquidos provenían de la tienda de Bill Larson. Tal vez no podía dormir y fue a visitar

Sarampión...

Caminó por el espacio abierto en el medio del círculo de carretas donde los caballos pastaban o dormían. Sarampión soltó un bufido y acarició el delantal de Nora.−Lo siento, chica, no hay manzana esta noche, estoy buscando a tu amo. No lo has visto, ¿eh?−Con un suspiro, ella se dio vuelta y se alejó. Página 227 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Para! ¿Quién está ahí?−Una figura surgió junto al pequeño fuego al borde del campamento. Era Elijah Rogers, que estaba de guardia esta noche. −Soy solo yo, Nora Hamilton, Eli−le dijo en voz baja. Eli Rogers volvió a sentarse.−¿Qué estás haciendo? −No pude dormir y pensé en ir a caminar−Por alguna razón, no quería decirle que estaba buscando a su marido desaparecido. Tal vez porque sería señal de que no compartían la misma manta por la noche.−¿Hay alguien más despierto? Eli se rió.−¿Estás bromeando? Mañana viajaremos por un camino muy malo hacia el río Portneuf. Todos los demás están durmiendo lo suficiente.

Entonces él no ha visto a Luke. ¿Dónde está él? Al menos,

probablemente también significaba que Brody Cowen estaba dormido y no acechaba en la oscuridad, esperándola.−Está bien. Tomaré ese camino ahora y luego iré a la cama. Buenas noches, Eli−Se deslizó más allá del círculo de carretas y tiendas y se dirigió hacia el río.

En el silencio de la noche, escuchó algo chapotear en las orillas, oculto por una pequeña arboleda de cedros. La piel de Nora se le llenó de carne de gallina. Agarró con fuerza el pequeño revólver en el bolsillo de su delantal, de repente, anhelaba volver a la relativa seguridad de su carpa, pero respiró hondo y avanzó de puntillas. El chapoteo se hizo más fuerte. En silencio, se arrastró más cerca. Se escondió detrás de un cedro, apoyada contra la corteza áspera. Contó hasta tres, luego echó un vistazo alrededor del árbol. Alguien estaba bañándose en el río, medio desnudo con la espalda hacia Nora. ¿Es ese Luke? ¿Qué está haciendo, bañándose en la mitad de la

noche? ¡El agua debe estar helada!

Cuando la persona se volvió, pudo ver la silueta de una mujer. No es

Luke. Entonces, ¿dónde está? ¿Y por qué todos salen esta noche, sin que el guardia lo sepa? ¿Qué está pasando aquí?

La mujer del río se fregaba y se salpicaba la cara con el agua fría del río. Sus hombros estaban agitados, pero Nora no estaba segura de sí estaba Página 228 de 397 Traducción: AngieE32018

temblando de frío o llorando. Después de unos minutos más, la mujer tropezó en la orilla y cayó de rodillas. Nora podía escucharla sollozar y estaba a punto de salir de su escondite para consolarla, pero de repente, otra persona estaba arrodillada junto a la mujer, envolviéndola para proteger sus brazos. La mujer se echó hacia atrás con un grito de sorpresa. Por un segundo, Nora pudo ver su cara a la luz de la luna. ¡Emmy! Esa es Emmy Larson. Con otro ojo morado y un labio partido. Ella forzó a bajar la bilis que se elevaba en su garganta. Había sabido por un tiempo que Bill Larson había golpeado a su esposa, todos en la caravana lo sabían, pero todos habían mirado para otro lado, porque él era su esposo y no había nada que pudieran hacer al respecto. Nora había esperado que ahora, con Emeline embarazada, Larson no la golpearía más, pero obviamente no tenía más consideración por su hijo o hija que por su esposa. Emeline miró al hombre arrodillado junto a ella, preparada para huir. Nora escuchó sus murmullos bajos, la vio envolver un reconfortante brazo alrededor de su hombro. De repente, no había duda en su mente sobre el paradero de su marido. Prácticamente podía sentir que Luke estaba arrodillado en el barro. Por un momento, el cuerpo medio desnudo de Emeline se congeló bajo su toque, luego ella cayó en sus brazos y comenzó a sollozar incontrolablemente. Nora solo podía mirar. Sus ojos, ahora acostumbrados a la oscuridad, pudieron distinguir los pequeños círculos que las manos de Luke trazaron en la espalda de Emeline. Él acarició suavemente su pelo y le susurró al oído, hasta que los sollozos disminuyeron ocasionalmente. Solo cuando tuvo que jadear, Nora se dio cuenta de que había retenido la respiración mientras miraba a Luke. Nunca, ni siquiera una vez en su vida, había visto a un hombre consolar a una mujer de esta manera, Emeline pareció sentir que él era diferente de cualquier otro hombre, porque la mujer maltratada se relajó en su abrazo, donde Nora estaba segura de que se habría escapado de cualquier otro hombre. Nora estaba orgullosa de la manera en que estaba consolando a Emmy, pero al mismo tiempo, una chispa de celos comenzó a brillar en su vientre cuando vio a Luke abrazando a la mujer semidesnuda. Página 229 de 397 Traducción: AngieE32018

Cuando Luke ayudó a Emmy a levantarse y comenzó a guiarla por la orilla, Nora rápidamente dio media vuelta y se apresuró a regresar al campamento, siempre manteniéndose delante de ellos para que no la descubrieran. Se deslizó dentro de la carpa y se arrastró hacia atrás bajo sus mantas. Estaba sin aliento, pero cuando oyó que se abría la tapa de la carpa, trató de afectar la respiración tranquila de una persona dormida. Luke se detuvo en la entrada de la carpa. Nora pudo verlo inspeccionar a Amy, luego giró la cabeza en su dirección y rápidamente cerró los ojos. Lo escuchó caminar de puntillas a través de la carpa y establecerse en su petate. La curiosidad ardía en su pecho. Quería preguntarle qué le había pasado a Emmy esta noche, por qué había estado en el río y por qué había asumido el papel de consolador de Emmy. Hace sólo unos meses, ella nunca se habría atrevido a preguntar—una esposa era responsable ante su marido, pero no al revés. Eso es lo que había aprendido y creído en toda su vida. Pero Luke no parecía creer en esas estrictas reglas tradicionales del matrimonio. La había alentado todos los días a formarse su propia opinión y expresarla. Nora se aclaró la garganta tímidamente.−¿Luke? La manta de Luke crujió. −¿Estas despierta?

¿No es obvio? Nunca he sido propenso a hablar mientras duermo,

Nora se dio cuenta de que se estaba estancando. No quería preguntar dónde había estado.−No podía dormir. Luke se levantó sobre su codo. Podía sentir su mirada descansar en ella en la casi oscuridad.−¿Es...el bebé? ¿Ella está pateando de nuevo? Nora sintió que sus labios se curvaban en una sonrisa. Sin darse cuenta, siempre se refería al bebé como una "ella"−No, no es eso. El bebé está tranquilo por una vez. Simplemente me quedé despierta, pensando. −Preocupada−Luke tradujo. Nora se mordió el labio.−Sí. Y luego estuviste fuera de la carpa por tanto tiempo... −Solo un rápido paseo por el campamento para verificar Sarampión−dijo Luke. Esa fue una mentira obvia. ¿Debo dejar que se salga con la suya?−No−dijo en voz alta. Página 230 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿No? −He comprobado Sarampión cuando no regresaste a la carpa. No estabas con ella. Luke se sentó.−¿Me estás acusando de algo?−Su tono de voz no estaba enojado, sino cauteloso.

¿Lo hago? Otra esposa lo acusaría de tener un romance con Emeline

Larson, pero Nora sabía que no era eso. El abrazo de Luke había sido tierno, pero sin ninguna pasión.− Sólo quiero saber dónde has estado. Esta no fue la primera vez que te escapaste del campamento en medio de la noche.−Nora recordó la noche en que el guardia le disparó. Sospechaba que él tampoco había visitado la letrina. −A dónde voy o no voy no es asunto tuyo−se quejó Luke. Nora parpadeó y cerró la boca. Tanto por permitirme expresar mi opinión. Se alejó de Luke. Pensaba que estaba acostumbrada a ser degradada y humillada, pero esta dura reprimenda de Luke dolió más de lo que esperaba. Un toque en su hombro la hizo estremecerse. −Nora... lo siento−Luke la atrajo suavemente.−Lo siento. Nora miró a los ojos grises. Ella podía leer fácilmente el arrepentimiento en ellos.−Todo está bien. −No, no lo está. Es solo...−Luke suspiró.−Simplemente no estoy acostumbrado a que alguien se preocupe por dónde estoy o lo que hago, estaba...junto al río. Emeline Larson estaba allí. Ese maldito esposo suyo la golpeó de nuevo, y ella estaba en el medio del río, tratando de refrescar su rostro y lavar las huellas de él fuera de su cuerpo. Luke había sido sincero. Bueno, al menos parcialmente honesto. Aún no explicaba por qué estaba allí en medio de la noche. Nora decidió dejarlo ir. Quería creer que él le diría cuando estaba listo.−Lo sé−dijo, decidiendo devolverle su honestidad. −Tu... ¿sabes? ¿Qué? ¿Cómo? −Cuando no volviste, estaba preocupada y...te busqué. Te vi con Emmy junto al río,−admitió Nora. Esperó con la respiración contenida por la reacción de Luke. Página 231 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke estaba frunciendo el ceño.−¿Por qué no te mostraste? Podría haber usado tu ayuda, ¿sabes? −No sé. Creo que no quería interrumpir. Había algo tan... Por lo que pude ver, no necesitabas ayuda en absoluto−Lo miró a la cara con admiración.−Fuiste realmente bueno con ella. Nunca pensé que se dejaría consolar por un hombre, no después de lo que acaba de pasar con Bill. Luke se encogió de hombros torpemente.−Todos con un hueso compasivo en su cuerpo podrían haberlo hecho.

Sí, sí, trata de convencerte de eso. Sé que eres especial, Luke Hamilton. −Vamos a dormir ahora. Mañana va a ser un día difícil−Con un suave apretón en su hombro, se retiró a su lado de la tienda.

D

Sheep Rock; 25 de julio de 1851 −Siéntate antes de que caigas, Nora−Luke tomó la sartén de Nora y señaló un tronco caído.−Usted también, señora Larson. Me ocuparé de esto. Le dio a Emeline Larson un asentimiento alentador, pero la mujer todavía dudaba, no acostumbrada a sentarse junto al fuego mientras un hombre la atendía. Finalmente, Nora tuvo que bajarla para sentarse a su lado. −Frijoles−el gemido de Amy dijo lo que la mayoría de los adultos estaban pensando. −Bueno, si insistes, podría disparar a una de las 'lindas ovejas' que hemos visto antes−Luke señaló una escarpada montaña que se llamaba Sheep Rock. Ovejas de montaña vagaban por su base.−Entonces no tendrías que comer los frijoles. −¡Noooo!− Amy comenzó apresuradamente a quitarle los frijoles. Nora se rió y hasta Emeline tuvo que sonreír. Satisfecho, Luke entregó platos de frijoles y pan a las dos mujeres embarazadas.

Página 232 de 397 Traducción: AngieE32018

−Gracias−dijo Emeline en un susurro, sin mirarla a los ojos.−Y gracias por lo de anoche. −¡¿Qué demonios significa esto?!−El rugido de Bill Larson hizo que todos dejaran de comer. De repente apareció detrás de su esposa.−¿Crees que puedes ponerme los cuernos? ¿Tú, y esa broma de hombre? −Billy, por favor, él no es... Larson señaló con un dedo amenazante a su esposa.−Cállate. Trataré contigo más tarde. Luke apretó su mandíbula. Estaba dividida entre querer correr y querer arrancarle el dedo con el que había amenazado a Emeline, o incluso con todo el brazo.−No hay nada entre su esposa y yo−le dijo con la mayor calma posible. −¡Y solo para asegurarme de que siga así, voy a limpiar tu arado!−Larson levantó ambos puños y adoptó una postura de lucha.−Vamos, Hamilton. Vamos, cobarde. Luke sabía que ella tenía una buena oportunidad de vencerlo: había aprendido a pelear mientras crecía en barrios de mala muerte y en los barracones de media docena de fuertes. Pero aun así, Larson era más alto y más pesado que ella, y no ganaría una pelea contra él sin heridas y rasguños propios. Una lesión o una derrota fácilmente podrían llevar a descubrir su secreto.−No soy de los que le gusta discutir las cosas con los puños−dijo con una mirada a los moretones en la cara de Emeline. Luke.

−¿Qué estás insinuando?−Larson se acercó un paso, abarrotando a

Luke sostuvo su mirada.−Sabes exactamente lo que quiero decir,−dijo en voz baja. −¿Que está pasando aquí?−la voz del Capitán resonó detrás de ellos.−¿Por qué tardan tanto tiempo? ¡Sigamos adelante, gente! Larson no apartó la mirada de Luke. Él señaló con un dedo grueso hacia ella.−¡No he terminado contigo!

¡Maravilloso! Ahora tengo dos enemigos en la caravana. Escaparse

del campamento para bañarse o atender otras necesidades femeninas era cada vez más difícil. Con un suspiro, se giró para volver a yugo de los bueyes. Página 233 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Fort Hall; 29 de julio de 1851 −¡Una carta!−Nora triunfante agitó un sobre maltratado.−¡Tengo una carta de Tess! Luke sonrió, aliviado de ver a Nora sonreír de nuevo. Hace apenas una hora, no había podido ocultar su decepción al llegar a Fort Hall y descubrir que no era más que unos pocos edificios de aspecto descuidado, encerrados en una pared de madera. Pero Amy todavía caminaba sobre el patio de armas con un ceño constante. Incluso la promesa de comer verduras y frutas frescas esta noche, algo que no habían tenido durante algún tiempo, no la animó. −Ella está simplemente gruñona−dijo Nora.−Deberíamos regresar al campamento para que ella pueda tomar una siesta. −¿Quieres decir para que puedas leer tu carta, eh?−Luke sonrió por la forma en que Nora agarraba el sobre con ambas manos. Un rubor tiño las mejillas de Nora.−Es solo... ¡Es una gran sorpresa! No esperaba saber nada de Tess hasta que llegáramos a Oregón. No sé cómo logró conseguir una carta para Fort Hall antes de llegar aquí. Luke se encogió de hombros.−Probablemente lo envió con un buscador de oro o un oficial de una expedición militar. Los hombres a caballo hacen mucho mejor tiempo que nuestros lentos bueyes con los carretas pesadas. Muchos hombres visitan a Tess justo antes de ir al oeste−Se detuvo cuando se dio cuenta de a quién le estaba dando esta explicación. Nora sabía mejor que nadie cuántos hombres habían visitado el burdel de Tess.−Lo siento... yo... no quería recordarte... −No. Está bien. No estoy avergonzada de lo que hice mientras yo...−Nora miró de reojo a su hija. Luke no supo qué decir, así que ella solo asintió y regresaron a su carpa en un agradable silencio. Una vez que hicieron que Amy se calmara y terminaron todas las tareas, Nora se sentó a leer su carta. Una sonrisa se dibujó firmemente en su rostro cuando abrió el sobre.

Página 234 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke estaba contento de saber de su vieja amiga Tess, también, pero su alegría no era tan intachable como la de Nora. A decir verdad, estaba un poco preocupada por el contenido de la carta. ¿Se había acordado Tess de referirse a ella solo con pronombres masculinos? ¿O había asumido que, después de muchas semanas en el camino, Luke había revelado desde hacía mucho tiempo su secreto a Nora? No queriendo hacerla sentir como si estuviera mirándola, tratando de descifrar las palabras de la carta, Luke se obligó a apartar la mirada y buscó su nuevo proyecto. Ayer, había empezado a trabajar en ahuecar la mitad de un tronco de un metro de largo. −Ese no es un nuevo yugo de madera para los bueyes, ¿verdad?−Nora preguntó, levantando la vista de su carta. −No, no es.−Luke se encontró casi avergonzada de admitirlo.−Es una cuna. La carta revoloteó en el regazo de Nora.−¿Una cuna? ¿Para...mi bebé?−Su mano cubrió su vientre sin pensarlo. Luke movió torpemente el cuchillo de mano en mano. Sabía que estaba enviando mensajes confusos a Nora. Por un lado, le había dicho que buscara a otro marido tan pronto como llegaran a Oregón, pero por otro lado, estaba construyendo una cuna como si esperara que una sucesión de descendientes de Hamilton crecieran en ella.−Bueno...−Se encogió de hombros, tratando de restar importancia.−Me imaginé el pequeño lo necesitaría. ¿Cómo está Tess?−cambió rápidamente el tema. Nora recogió la carta de nuevo.−Está bien...pero se queja de que el negocio ha estado lento desde...durante los últimos meses.

Desde que Nora se fue, Luke tradujo. Sabía lo suficiente sobre la vida

en un burdel para darse cuenta de que la bella y pelirroja Nora había conseguido los precios más altos. Luke apretó los dientes y forzó sus pensamientos en otra dirección. Siempre había tratado de evitar pensar en los talentos que Nora había poseído en su profesión anterior.−Pero de lo contrario, Tess está bien, ¿eh? −Sí...−Nora frotó un párrafo de la carta con su pulgar. Echó un vistazo a Luke y luego volvió a bajar rápidamente.−Ella preguntó... Luke soltó el cuchillo. Quería evitar cortarse si Tess de algún modo lograba meterla en problemas con su pregunta. ¡Solo espero que ella no Página 235 de 397 Traducción: AngieE32018

haya revelado mi secreto!−¿Qué?−Preguntó después de varios segundos de vacilación.

−Ella preguntó... cómo va nuestro matrimonio−Lentamente, Nora levantó la vista de la carta. Luke se encontró mirando a los intensos ojos verdes. Su boca se secó, de repente, quería saber desesperadamente la respuesta a esa pregunta.

¿Que pensaba Nora sobre ella y su matrimonio? ¿Lo consideraba como la farsa que era?−¿Qué le escribirás? −¿Qué quieres que escriba? Esa no era la forma en que Luke quería que las cosas fueran entre ellos. No quería ser como Bill Larson, que intentó controlar todo lo que hacía su esposa, dijo e incluso pensó.−La verdad−dijo ella.

Nora todavía no había desviado la mirada.−Entonces escribiré que eres muy trabajador, gentil y un buen padre para Amy...y aún más temeroso de confiar en alguien que yo−Finalmente, Nora bajó la mirada, como si temiera que hubiera dicho demasiado.

Y con una buena razón, Luke pensó. No tendrías nada elogioso que decir de mí por más tiempo si supieras la verdad. Cuando Luke no respondió, Nora fue la que rompió el silencio.−Tess también quería saber cómo reaccionaste...al hecho de que estoy embarazada otra vez. Luke se puso rígido. Tess sabría de inmediato que no había engendrado al niño, por lo que no le preguntaría a Nora quién era el padre del bebé. Esperaba que eso no hiciera sospechar a Nora. −Tal vez quieras responder esa pregunta para Tess−Nora sugirió vacilante. −Mi escritura aún no es lo suficientemente buena−Las emociones de Luke con respecto al bebé estaban demasiado confundidas para dar una respuesta clara. A veces, cuando se quedaba despierta por la noche, soñaba con establecerse con Nora, Amy y el bebé, formar una pequeña familia feliz, pero luego, a la luz del día, se recordó a sí misma que nunca podría serlo. Nora aceptó esa respuesta con un suspiro. Se volvió absorta en la carta de nuevo. Aliviado, Luke tomó el cuchillo y comenzó a cortar la cuna. Página 236 de 397 Traducción: AngieE32018

−Lucinda−dijo de repente Nora. El cuchillo se resbaló. Cortó la palma de Luke, pero apenas sintió el dolor mientras miraba a Nora. ¡¿Qué diablos le dijo Tess?! −Estás sangrando−dijo Nora. Luke todavía la miraba fijamente. Ni siquiera parpadeó, demasiado sorprendida por el nombre que no había escuchado en muchos años.−¿Qué? Nora señaló su palma.−Te cortaste.

¿Por qué está hablando de mi palma? ¿Por qué está tan calmada? Ella

estaba casi sin aliento para hablar, pero logró decir−¿Qué acabas de decir?

Los suaves dedos de Nora levantaron su mano y presionaron un paño contra el corte.−Te cortaste a ti mismo−repitió, frotando suavemente la herida. −No, no eso. Quiero decir... que... ese nombre que tú... −¿Lucinda? Escuchar ese nombre nuevamente fue más doloroso que el corte en su palma. Lucinda había sido el nombre de una niña indefensa sin perspectivas en la vida, mientras que, al menos para el mundo, Luke era un hombre que podía hacer lo que se proponía hacer. Ella asintió débilmente. −Tess me preguntó si ya había pensado en un nombre para el bebé−dijo Nora, todavía acunando la mano de Luke.−Pareces asumir que va a ser una chica, así que pensé que podríamos nombrarla Lucinda o Lucas Junior, si es un niño. ¿Qué te parece? Luke sintió los dedos de Nora temblar contra su propia mano, igualmente inestable. Se relajó cuando se dio cuenta de que Nora no tenía idea de que "Lucinda" había sido una vez su propio nombre. Luego se dio cuenta de que la pregunta aún poseía sus propios peligros. Nombrar al bebé como ella significaría acordar criarlo como su propio hijo o hija, y no solo como un segundo padre temporal. Luke se mordió el labio mientras consideraba el dilema en el que se encontraba. No quería decepcionar a Nora ahora que había comenzado a confiar en ella y aprender a confiar en otra persona, pero tampoco quería darle ninguna falsa esperanza. No sabía cuánto tiempo se quedaría con Nora y sus hijos, pero una cosa sí sabía con certeza: no quería oír el nombre "Lucinda"− siendo gritado en toda la casa. Página 237 de 397 Traducción: AngieE32018

No solo le recordaría un momento de su vida que preferiría olvidar, sino que tampoco quería correr el riesgo de que tal vez reaccionara instintivamente al nombre que una vez fue suyo. Pero por supuesto, no podía decirle eso a Nora.−¿No hay nadie en tu familia al que quieras llamar después? ¿Tu padre o tu madre? La presión que Nora aplicó en la herida aumentó.−No. −¿Nadie? Ningún hermano, hermana, primo... Nora negó con la cabeza.−Nunca he estado próxima a nadie de mi familia. Era difícil de creer para Luke que alguien pudiera tener una familia y aun así no estar cerca de nadie. Al haber crecido como una niña olvidada, a menudo había soñado con tener padres y hermanos cariñosos. −No quieres que el bebé lleve tu nombre, ¿verdad?−Hubo un tono de derrota en la voz de Nora. Luke tomó el trozo de tela de Nora y se detuvo al inspeccionar el corte.−No es eso−murmuró. −¿Pero?−Nora preguntó. −No soy tan aficionado a mi nombre. Hay otros nombres mucho mejores. Ahora, Nora parecía relajarse un poco.−¿Tienes un favorito?

Oh no. ¡No voy a nombrar a este bebé cuando no estoy seguro si estaré cerca para verlo crecer!−No en realidad no. −¿Qué pasa con...Nathaniel, Nathan o Natalie?−Nora preguntó. Los dedos de Luke se apretaron alrededor de la tela. Era el único nombre en el mundo que significaba algo para ella. ¿Fue sólo suerte, una simple coincidencia, que Nora había sugerido de todos los nombres?−¿Por qué ese nombre? ¿Significa algo para ti? −Significa algo para ti−dijo Nora en voz baja.−A veces llamas a un 'Nate' mientras duermes. ¿Es amigo tuyo? Por unos momentos, Luke consideró no responder. Nunca le había contado a nadie sobre Nate. Pero luego se dio cuenta de que Nora se había ganado su confianza. No podía contarle la verdad más básica sobre sí misma, su mayor secreto, pero podía contarle esto.−Era mi amigo, sí, Página 238 de 397 Traducción: AngieE32018

luchamos juntos en México. No llegó a casa−Toda la vida de Nate, reducida a tres oraciones cortas. −Lo siento. Si él fue un buen hombre y un buen amigo, entonces sería un buen nombre para el bebé, ¿no es así?−Nora tocó suavemente su manga. Luke luchó consigo exhaló.−Sí−admitió.

misma.

Cerró

los

ojos

y

luego

−Muy bien.−Nora miró su vientre con una sonrisa.−¿Oíste eso? Tu nombre será Nate... o Nattie. Amy comenzó a murmurar y suspirar en su sueño. Dio vueltas y más vueltas, arrojando la manta en el proceso. Luke, sentado más cerca de la chica que Nora, extendió la mano para acomodar la manta alrededor de Amy.−¿Nora?−dijo frunciendo el ceño.−Echa un vistazo a Amy. Ella no siempre está tan caliente cuando duerme, ¿verdad? La carta fue rápidamente olvidada cuando Nora se levantó para ver cómo estaba su hija. Sus ojos se abrieron cuando puso su mano sobre la frente de Amy.−¡Se está quemando de fiebre! Su camisa está empapada. Las olas de pánico calientes y frías corrieron a través del cuerpo de Luke. No sabía cómo lidiar con un niño enfermo.−¿Qué debemos hacer?−Miró impotente al rostro enrojecido de Amy. Amy forcejeó contra la manta cuando una tos golpeó su pequeño cuerpo. Por un momento, el mismo pánico que Luke sintió brillar en los ojos de Nora, luego enderezó los hombros.−Tratemos de darle un poco de té y un poco de jarabe de cebolla. −Té. De acuerdo...−Luke se puso de pie, agarró una olla y salió corriendo de la carpa. El campamento estaba en silencio. Bill Larson y algunos de sus amigos todavía estaban sentados en el pequeño salón de Fort Hall, y la mayoría de los otros emigrantes ya estaban dormidos en sus carpas y carretas. Luke nunca había echado tanto de menos a Bernice Garfield como en este momento.

Página 239 de 397 Traducción: AngieE32018

Bajó corriendo al río Snake y rápidamente arrastró una vasija de agua al campamento. Sin un comentario, colgó la olla sobre el fuego que el guardia ya había encendido. −¿Qué estás haciendo?−Solo cuando habló Luke notó que era Brody Cowen. −Necesito agua caliente. Amy está enferma−Luke no tenía la paciencia para tratar con él ahora. ¡Que Dios lo ayude si trata de detenerme

ahora!

Pero Brody solo volvió a sentarse. No hizo ningún movimiento para ayudar a Luke, pero tampoco intentó detenerla. Con el agua caliente, Luke se apresuró a regresar a la carpa. Nora todavía estaba arrodillada al lado de Amy. La había cambiado por una camisa de dormir seca y la había cubierto con una manta extra. −Aquí está el agua caliente−dijo Luke, bajando la voz hasta casi susurrar.−¿Qué tipo de té quieres? ¿Sasafrás? −Sí. Pero necesito un poco de azúcar para endulzarlo; de lo contrario, no lo beberá. Luke no dudó. Una vez más, corrió por el campamento y rápidamente regresó con un poco de azúcar de su carreta. Sirvió una generosa cucharada en la taza que Nora le tendió en la dirección. Nora colocó a Amy en su regazo, tirando de ella contra su pecho para levantarla un poco. Sopló sobre la superficie del té, antes de verterlo pacientemente en la boca de Amy. Pasaron horas con la preparación del té, el cambio de compresas frías y el intento de que Amy tragara el jarabe de cebolla. Cuando salió el sol, Amy cayó en un sueño inquieto. Nora miró a Luke con los ojos enrojecidos.−Ella no puede viajar así, sería su...muerte. Luke miró a través de la solapa semiabierta a las montañas en la distancia. Los picos nevados le recordaron la necesidad de continuar su viaje lo más rápido posible. Si perdieran mucho tiempo ahora, se encontrarían aún en el camino cuando cayera la primera Nevada.

Página 240 de 397 Traducción: AngieE32018

−Tal vez pueda quedarme en Fort Hall hasta que Amy esté mejor−dijo Nora cuando no respondió.−Podría intentar trabajar en el salón o... −No−interrumpió Luke.−Nunca más tendrás que trabajar en un salón. Te lo prometí cuando me casé contigo, y aún lo digo en serio. Ambos nos quedaremos aquí con Amy hasta que esté lo suficientemente bien como para viajar. Nora parpadeó. Las lágrimas temblaron en sus pestañas.−Pero la caravana...los demás no nos esperarán, ¿verdad? −No, probablemente no. Pero tal vez podamos unirnos a otra caravana en pocos días. La salud de Amy es lo único que importa ahora−Se levantó para contarle al Capitán su decisión.

D

Fort Hall; 5 de agosto de 1851 Nora lloraba desconsoladamente. Todo su cuerpo temblaba con sus sollozos.−Dios, nunca pensé... −¡Oye, hey! Pensé que estarías feliz de verme otra vez−Bernice Garfield usó el borde de su delantal para limpiar las lágrimas de Nora. Nora se rió entre lágrimas.−¡Estoy feliz! Es solo que...pensé que nunca volvería a verte, y entonces Amy se puso tan enferma y tuvimos que quedarnos atrás cuando los demás se fueron...−Respiró hondo, tratando de calmarse. Los otros emigrantes habían abandonado Fort Hall casi una semana atrás, dejando atrás solo a los tres Hamilton y los Larson, porque Bill había estado demasiado resacoso para viajar. Para su incomodidad, Brody Cowen había decidido quedarse atrás también. Justo cuando pensaba que se veía obligada a continuar el viaje en compañía de solo dos hombres que odiaba, sus viejos amigos que habían elegido la ruta más larga a través de Fort Bridger habían llegado a Fort Hall. −La pequeñita está bien ahora, ¿no?−Bernice preguntó con preocupación casi abuela.

Página 241 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora se volvió para mirar a Amy que estaba descansando junto al fuego, acurrucada en los brazos protectores de Luke.−Sí, ella está bien ahora−Cerró los ojos y envió una silenciosa oración de gracias al cielo. −¿Luke también ha estado enfermo?−Bernice preguntó. La mirada de Nora se movió de Amy a Luke. Había perdido algo de peso en los últimos días, y las ojeras debajo de sus ojos hablaban de muchas noches sin dormir sentadas junto al petate de Amy. Luke había tratado de mantener sus emociones escondidas detrás de una máscara, pero Nora ya lo conocía lo suficiente como para ver a través de este acto con bastante facilidad. Sabía que él había estado tan preocupado por Amy como ella misma. −Fue una semana difícil para todos nosotros−dijo con un suspiro. Jacob Garfield se levantó de su lugar junto al fuego y levantó su taza de café en un brindis silencioso.−Acabamos de votar−anunció en voz alta.−Luke, fuiste elegido Capitán de nuestro pequeño la caravana. Luke levantó ambas manos. Él no se veía entusiasta en absoluto.−¡Ni siquiera postule para el Capitán! Jacob se rió y le dio una palmada en el hombro.−Felicitaciones.

D

American Falls; 8 de agosto de 1851 Lentamente, Nora se abrió camino a través de una artemisa de tres pies de altura y sobre rocas afiladas como navajas, con cuidado de no tropezar en la oscuridad y perder el equilibrio con su creciente barriga. En una agrupación de rocas de lava negra, se detuvo y se sentó con un suspiro de alivio. Últimamente, a menudo se quedaba sin aliento y sabía que solo empeoraría en los últimos meses de su embarazo. Miró por los acantilados. Podía ver el agua del río Snake, golpeando las paredes dentadas de la garganta de lava, pero sabía que era imposible que ella bajara. Luke había conducido a los exhaustos bueyes por un camino empinado hacia el río esta noche. Nora sabía que no podría haberlo hecho, estaba agotada después de un día de viaje por el peor camino desde que salió de Independence. El sendero empinado conducía a rocas afiladas que cortaban los pies de los bueyes. Página 242 de 397 Traducción: AngieE32018

El polvo asfixiante y las nubes de mosquitos flotaban en el aire. Poco después del mediodía, los bueyes comenzaron a colapsar frente a las carretas. Amy había estado inconsolable cuando tuvieron que dejar "Rosa Roja", uno de sus bueyes, detrás. Ahora, después de pasar la noche, cuando finalmente podría haber descansado, Nora no pudo. Un tirón rítmico en su vientre la mantuvo despierta. Se alisó la barriga con la palma de la mano, pero sabía que no podía hacer nada para detener el hipo del bebé, así que simplemente se sentó y escuchó los sonidos de la noche. Podía oír el rugido de las cataratas americanas que habían pasado una hora antes de detenerse por el día. Luego otro sonido ahogó el ruido sordo del agua. Un grito enojado, luego el sonido de carne golpeando carne, y luego ahogó gemidos. Nora sabía muy bien de dónde venían los sonidos, Emmy. Él la está golpeando de nuevo. Su mandíbula comenzó a doler cuando apretó los dientes. En lugar de calmarse después de un tiempo, como usualmente lo hacía Bill Larson, los sonidos de la carreta de Larson no se detenían, se volvían aún más ruidosos. Hubo un fuerte chasquido, como si algo pesado hubiera sido empujado contra las tablas del carreta, luego un grito de dolor. Nora respiró profundamente. Había escuchado el llanto amortiguado de Emmy más de una docena de veces durante su viaje. Por mucho que quisiera, nunca había intervenido, porque siempre pensó que no tenía el derecho, o los medios, para hacerlo. No sabía por qué ni cómo, pero esa opinión había cambiado lentamente en los últimos meses y semanas. Ya no estaba convencida de que su certificado de matrimonio le otorgara a Bill Larson el derecho de aterrorizar a su esposa. Es Luke, se dio cuenta. Él estableció nuevos

estándares para mí. Me trata como a una persona, no como una posesión, como un esclavo a quien ordenar o como una prostituta para satisfacer sus necesidades. Tocó el pequeño revólver en el bolsillo de su delantal, tranquilizada al sentir el metal frío contra las yemas de sus dedos. Con un corazón palpitante y rodillas temblorosas, se dirigió hacia la carreta de Larson.

−Hola, deliciosa−Una voz desde la oscuridad la detuvo.−¿Qué estás haciendo aquí, sola? ¿Me está esperando?

Página 243 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora se congeló cuando Brody Cowen salió de detrás de un carreta, en su deseo de ayudar a Emmy, se había olvidado por completo de él.−N…no. Solo estoy volviendo a mi carpa...a Luke. Está esperándome. Brody sonrió.−Apuesto a que ni siquiera sabe que te has ido.

Él no. Se había dormido cuando Nora salió de la tienda. Sus ojos se

movieron de izquierda a derecha. Rápidamente, ella trató de dar un paso alrededor de Brody y escapar a la oscuridad Los brazos musculosos de Brody la rodearon como grilletes de hierro. Él la jaló hacia atrás contra su pesado pecho. Nora se estremeció y comenzó a luchar cuando sintió sus labios en su cuello.−¡Déjame ir!−Trató de usar los trucos que Luke le había enseñado, pero Brody solo gruñó cuando le pateó la espinilla, pero no la soltó.−¡Pediré ayuda!−finalmente ella amenazó. −¡Ja! Entonces todos pueden aprender sobre tu sórdido pasado, ¿eh?−La risa sacudió su cuerpo. Nora aprovechó la oportunidad para liberar una mano. Sus dedos se sumergieron en el bolsillo de su delantal y subieron sosteniendo el revólver. El cañón temblaba cuando lo apuntó a Brody. −Buen juguete−Brody le sonrió abiertamente.−¿Sabes cómo usarlo? Nora tuvo que tragar antes de poder hablar.−Lo hago. −¿Y también sabes lo que es disparar a un hombre? ¿Pararse junto a él y apretar el gatillo? Va a haber mucha sangre y todo estará en tus manos. ¿Crees que puedes hacer eso, Eh? ¿Puedes mirarle a los ojos mientras se está muriendo, sabiendo que eres responsable de ello?−De repente, su mano salió disparada y agarró el revólver, sacándolo de la mano de Nora.−Sí, eso es lo que pensé. Ahora, ¿dónde estábamos...? −¿Emeline? ¿Eres tú?−La voz de Bernice Garfield sonó desde unas pocas yardas de distancia.−Escuché a alguien gritar y… Tanto Nora como Brody se congelaron. Él la agarró del pelo y tiró bruscamente de su cabeza hacia atrás hasta que ella tuvo que mirarlo a los crueles ojos.−¡Será mejor que guardes silencio sobre esto o me aseguraré de que te arrepientes! Tropezó cuando la dejó ir. Página 244 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Nora?−Bernice los había alcanzado ahora.−¿Oíste...oye, qué te pasó?−Pasó una mano maternal sobre el pelo enredado de Nora, y luego miró fijamente a Brody.−¿Qué está haciendo aquí, solo con una mujer joven que no es su esposa, señor Cowen? El tono protector de su voz era un bálsamo para el alma de Nora, nadie nunca la había defendido. Nadie más que Luke. Se sintió bien ver a una mujer tener el coraje de enfrentar a un hombre. Brody Cowen mostró una sonrisa superior.−Sali a dar un paseo, señora Garfield. −¿Nora?−Estaba claro ver que Bernice no le creía −¿Él...te molestó? Nora contuvo la respiración. Ahí estaba,—el momento en que tenía que tomar una decisión sobre la forma en que viviría su vida. Desde que se casó con Luke y se fue a Oregón, no tuvo que tomar ninguna decisión. El Capitán, Luke y los otros hombres decidieron qué camino tomarían, cuándo detenerse para su descanso del mediodía y dónde acampar. Se había limitado a lo que hacía mejor—asegurarse de que ella y su hija sobrevivieran. Lo más fácil para asegurar la supervivencia sería guardar silencio y sufrir en silencio hasta que llegue a Oregón y Brody se haya ido de su vida. Pero de repente, había otras cosas que eran importantes para ella, sobrevivir solo ya no sería suficiente, cuando significaba sacrificar su dignidad. Si alguna vez quería dejar atrás su vida anterior como prostituta, tendría que evitar que hombres como Brody Cowen la trataran como tal.−Sí−susurró. −¿Sí?−Bernice inclinó la cabeza, como si no estuviera segura de haber entendido bien. −Sí, me está molestando−dijo Nora un poco más fuerte. Bernice puso sus manos sobre sus amplias caderas.−Creo que es mejor que se vaya, señor Cowen, antes de que decida despertar a mi marido y el de ella.−Ella señaló a Nora. Brody sonrió.−Oh, no te preocupes, ella está acostumbrada a que la 'molesten', ¿no es así, Fleur? Bernice lo miró fijamente hasta que desapareció en la oscuridad, luego se volvió y dirigió una mirada confusa a Nora.−¿Qué está pasando? ¿De qué está hablando? Página 245 de 397 Traducción: AngieE32018

−No es nada−dijo Nora. En su mente, Bernice era el epítome de una mujer respetable y trabajadora, y no quería perder su amistad contándole sobre su pasado. −¿Por qué te llamó Fleur? Nora había esperado que Bernice se hubiera perdido eso, pero porque ella no lo había hecho. Presionó sus labios, buscando algo que decir. Bernice la miró a los ojos.−No huyes de la ley, ¿o sí? −No.−Una sonrisa cansada revoloteó sobre la cara de Nora, simplemente no tenía la energía para mentirle a su amiga por más tiempo.−Fleur era el nombre que usaba...en mi antigua profesión. −¿Profesión? Nora suspiró. Había esperado que no la forzarían a decirlo en voz alta.−Trabajé en un burdel. La normalmente imperturbable Bernice solo podía mirarla con expresión sorprendida.−¿Y Brody Cowen...?−Hizo un gesto, pero no encontró las palabras para preguntar. −Era uno de mis clientes, sí−Nora cerró los ojos. No quería ver la expresión de disgusto en la cara de Bernice.−Y ahora él piensa que todavía puede tomar esas libertades conmigo. Bernice guardó silencio por un largo tiempo.−¿Y tu marido? ¿Sabe Luke que...viviste en un burdel?−finalmente preguntó, su voz casi como un susurro. −Sí, él sabe. Allí fue donde lo conocí−Abrió los ojos para ver la reacción de Bernice. Bernice Los ojos se agrandaron.−¿Él fue uno de tus...? −No−dijo Nora rápidamente. De repente, defender el honor de Luke era más importante que defender el suyo.−Él...rechazó mis avances, pero luego regresó y me pidió que me casara con él. −¿Incluso sabiendo lo que hacías para ganarte la vida?−Bernice se preguntó en voz alta.−Debe haber sido amor a primera vista. Nora sabía que no había sido así, pero no dijo nada. Ni siquiera sabía cómo explicarle a Bernice por qué Luke se había casado con ella, porque, francamente, todavía no lo entendía. Miró a Bernice, esperando una Página 246 de 397 Traducción: AngieE32018

reacción a su revelación, pero no llegó ninguna. Bernice continuó mirándola con el mismo calor maternal.−Te estás tomando esto terriblemente bien−dijo finalmente en voz baja. Bernice se rió.−¿Qué esperabas que hiciera? ¿Gritar y volverle la espalda? −Bueno... sí−admitió Nora. −¿Quién soy yo para juzgar lo que otras personas tuvieron que hacer para sobrevivir?−Bernice negó con la cabeza.−Eres una buena madre, una esposa trabajadora y una amiga leal. Te mereces la oportunidad de comenzar de nuevo, sin gente como Brody Cowen interfiriendo. Nora tropezó y sus rodillas se convirtieron en gelatina. −¡Oye, oye!−Bernice la atrapó en un abrazo maternal.−Estabas realmente preocupada por mi reacción, ¿verdad? Nora asintió, su cara presionada contra un hombro redondeado.−Estaba tan feliz de tenerte en mi vida otra vez, y no quería arriesgarme a perder tu amistad. Has sido más como una madre para mí que mi propia madre. −¡Señor, me haces sentir vieja! El comentario hizo que Nora se riera y finalmente se sintió relajada. Bernice bajó la mirada hacia el vientre agrandado que estaba apretado contra ella en su abrazo.−El bebé...−de repente se dio cuenta con los ojos muy abiertos.−¿Y Amy? ¿No están...? −¿Luke?− Nora se mordió el labio. Por mucho que ella quisiera creer lo contrario, no lo eran.−No, no lo son.−No agregó que un cliente había engendrado a su bebé, sabiendo que Bernice lo adivinaría de todos modos. Bernice negó con la cabeza con incredulidad.−Nunca lo sabrías mirándolo con Amy. Nunca he visto a un hombre preocuparse así por un niño que no era de su propia carne y sangre. Pasos silenciosos y arrastrados interrumpieron la respuesta de Nora, soltó a Bernice y rápidamente tomó el revólver que había vuelto a guardar en el bolsillo de su delantal. No lo necesitaba. En lugar de Brody Cowen, la pálida cara de Emeline Larson apareció frente a ellas. Ella se tambaleó hacia adelante, se inclinó y se agarró el estómago. Página 247 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Emmy!−Nora la llamó. Emeline cayó de rodillas, luego rodó sobre su costado. Cuando extendió la mano rogando a Nora, vio que había sangre en ellos.−Mi bebé...−Emeline gimió.−Duele mucho. −Llevémosla a la carpa−decidió Bernice. Sosteniendo a la mujer sangrante entre ellas, tropezaron en la oscuridad, dirigiéndose a la carpa más cercana. Luke se sentó cuando entraron, ya completamente vestida, una de las pequeñas peculiaridades de su marido que Nora apenas notó.−¿Qué pasó?−preguntó con una voz ronca por el sueño. −Creo que está perdiendo al bebé−susurró Nora, sus pensamientos volviendo a la noche en que casi había abortado. La mirada de Luke se encontró con la de ella, y compartieron en silencio los terribles recuerdos de esa noche. Entonces, los gemidos de Emeline sacaron a Nora de sus pensamientos. Cuando se arrodilló, sintió el calor de Luke en su espalda cuando se acercó.−¿Qué puedo hacer para ayudar?−preguntó. Nora abrió la boca, a punto de decirle que se mantuviera fuera de su camino, pero luego se detuvo. Luke había sido tan bueno con ella cuando casi había perdido a su bebé. Él había sido la roca sólida a la que ella se aferraba, la había alentado y dado consuelo. Él no era el hombre promedio, que se mantenía al margen, con aspecto indefenso e incómodo.−Si ella te deja, podrías tratar de calmarla un poco. Nora ayudó a la mujer que aún lloraba a desnudarse y la cubrió con una manta, mientras que Bernice se apresuró a tomar sus hierbas para detener el calambre. Cuando levantó la vista, Luke estaba sosteniendo la mano de Emeline, limpiándose la cara sudorosa con un pedazo de tela mojado. Los tres trabajaron durante casi una hora, pero ni los dolores de parto ni el diluvio de sangre que venía de entre las piernas de Emeline se detuvieron. Las contracciones venían cada vez más rápido, hasta que Emeline dejó salir un grito penetrante. Después de unos segundos sin fin, se derrumbó contra Luke. Con lágrimas en los ojos, Nora miró el bulto demasiado pequeño y sin vida en los brazos de Bernice. Página 248 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke dirigió una mirada interrogativa hacia ella. Mordiéndose el labio, luchando por no sollozar, Nora negó con la cabeza. −Mi bebé−Emeline murmuró débilmente. Trató de sentarse para ver a su hijo, pero Luke la contuvo con un suave abrazo. −Lo siento−susurró Nora.−Era demasiado pronto. No estaba listo para nacer. Los gemidos de Emeline rompieron el silencio de la noche, despertando al resto del campamento. −¡Maldita mujer, cállate! ¿Cómo se supone que voy a dormir con tanto ruido? ¿¡Qué diablos está pasando aquí!?−Bill Larson entró tambaleándose en la carpa, aparentemente todavía ebrio. Miró a su esposa destrozada y a su bebé muerto sin mostrar ninguna emoción. −¡¿Qué está pasando?! ¿Qué está pasando?−Nora repitió con incredulidad. Por primera vez en su vida, no pensó en su propia supervivencia, no pensó en lo poco acertada que estaba en contra del hombre violento. Estaba demasiado enojada para pensar en absoluto.−¡Tu esposa acaba de perder al bebé, gracias a ti y a tus palizas borrachas! Larson dio un amenazante paso adelante. Él sacudió un puño carnoso a Luke.−¡Calla a tu mujer o lo haré por ti! Nora tragó, por primera vez dándose cuenta de que sus palabras de ira la habían puesto a ella y a Luke en peligro. Suavemente, Luke desenredó su mano de la de Emeline. Se puso de pie lentamente y se acercó a Larson hasta que solo quedaron unos centímetros de espacio entre ellos. Larson era media cabeza más alta, pero Luke lo miró a los ojos como si no hubiera notado esto en absoluto.−Mi esposa puede decir lo que quiera, y ni usted ni yo tenemos derecho a detenerla. No es que yo quiera, porque tiene razón. Y ahora vete−dijo en voz baja. No había nada débil en el tono suave de Luke. Nora podía sentir un peligro mortal acechando justo bajo su calma. Sus normalmente grises ojos apacibles ahora eran como acero afilado. −¡¿Qué?!−Larson lo miró con una expresión en algún lugar entre la diversión, la ira y la confusión. Página 249 de 397 Traducción: AngieE32018

−Empaca tu carpa, toma tu carreta y vete. Ya no eres bienvenido en esta caravana−dijo Luke, sin levantar la voz. Larson se rió. Sonaba como el rugido de un animal.−Esa no es tu decisión, debilucho. Me quedaré todo el tiempo que quiera. Luke negó lentamente con la cabeza.−Es mi decisión. Ahora soy el capitán de esta caravana. Vete. −¿Quién me va a obligar a hacerlo, eh? ¿Tú? −Diría que la escopeta del señor Garfield está a la altura de la tarea−Luke señaló algo detrás de Bill Larson. Cuando Larson se giró, Luke lo siguió con dos pasos rápidos, sacó el revólver de la pistolera del hombre medio borracho y lo golpeó en la cabeza con el cañón. Larson cayó con un gemido. Nora miró a su marido normalmente amable, que con calma miró a su enemigo caído. Todavía estaban solos en la tienda, sin señales de Jacob Garfield ni su escopeta. Luke comenzó a atar las muñecas del hombre inconsciente. −¿Qué estás haciendo?−Nora preguntó con incredulidad. Ahora estaba temblando, sabiendo que Luke acababa de hacer un enemigo mortal que lo mataría tan pronto como se despertara. −No estamos tan lejos de separarnos de los caminos. En el río Raft, las carreteras de Oregón y California se separaron,−explicó Luke.−La caravana detrás de nosotros se dirige a California−les pediré que se lleven a Larson con ellos, y sólo lo dejen ir cuando estemos lo suficientemente lejos. Los sollozos de Emeline se hicieron aún más fuertes.−Por favor no hagas eso. Él solo se desquitara conmigo. −No podrá...vendrás con nosotros−anunció Luke. Luego se detuvo y miró a Emeline a los ojos.−Eso es, si quieres−añadió con más cuidado. −P…p…pero... ¿cómo voy a sobrevivir? ¡Nunca llegaré a Oregón por mi cuenta, y aunque lo haga, nunca sobreviviré el primer invierno sin un marido que me cuide!− Emeline gritó con desesperación.

Página 250 de 397 Traducción: AngieE32018

−No estás sola. Tienes amigas en este caravana−Luke asintió con la cabeza a Nora y Bernice, luego, de mala gana, se señaló a sí mismo, también. La cabeza de Emeline se sacudió violentamente.−Todos estarán ocupados construyendo sus propios hogares. −Sí, así es−admitió Luke.−Construir un rancho de caballos va a ser mucho trabajo—y me vendría bien algo de ayuda. ¿Qué dices, quieres el trabajo? No puedo pagar mucho, pero... Emeline lo miró y Nora se encontró haciendo lo mismo. Él le había dicho en repetidas ocasiones que estaba asumiendo el papel de padre y esposo solo temporalmente y que ella debería encontrar otro marido tan pronto como llegaran a Oregón. ¿Y ahora está asumiendo la

responsabilidad de otra mujer más?

−¿Por qué estás haciendo esto?−Emeline susurró. La mirada gris revoloteó sobre la cara de Nora como si fuera a encontrar la respuesta allí. Tal vez lo haga, pensó Nora. Tal vez él está

pensando que podría haber estado fácilmente en el lugar de Emmy. Si Luke no hubiera resultado ser el hombre amable y gentil que es, podría haber sido mi bebé, muriendo antes de que naciera. Luke se encogió de hombros, claramente avergonzado de que sus intenciones fueran puestas en el centro de atención.−Una mujer dejada a merced de su abusivo esposo, sin que nadie intervenga...simplemente no está bien−Dio media vuelta y se dirigió hacia la apertura de la tienda.−Voy a despertar a Jacob. Necesitaré ayuda con ese paquete−Señaló por encima del hombro al atado Bill Larson, y luego se fue. −No debería estar haciendo esto−dijo Emeline, su voz aún era un susurro.−Se está poniendo a sí mismo... a todos ustedes...en peligro, solo por mí. Sería mejor si me quedara con Bill. Quizás pueda convencerlo de que no los siga y vengarse... Hace solo unos meses, Nora habría dicho lo mismo. Había sufrido las crueldades de los clientes en silencio, porque no sabía de otra manera. Pero desde que dejó Independence, muchas cosas habían cambiado. Luke le había enseñado no solo las habilidades para defenderse, sino que, más importante aún, la había hecho creer que tenía derecho a hacerlo.−Emmy...−Se arrodilló junto a la mujer pálida y la miró directamente a los ojos.−¿Quieres quedarte con Bill? −Es lo mejor... Página 251 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Quieres?−Nora repitió, su mirada aún más intensa. Emeline miró hacia otro lado. Las lágrimas se filtraban por el rabillo de sus ojos.−No. −Entonces no lo harás−Nora se levantó y miró a Bernice.−Vamos, tenemos un entierro para preparar.

D

Mil resortes; 17 de agosto de 1851 Luke se movió en la silla de montar, tratando de obtener una mejor vista de cada pequeño detalle en su entorno. En el otro lado del río, varias cascadas pequeñas se derramaban desde la pared del cañón, formando una línea de cascadas espumosas blancas a lo largo de la roca de lava oscura. Luke no estaba seguro de dónde venían las miles de cascadas, porque la tierra a su alrededor era estéril en muchos kilómetros a la redonda. Pero las pintorescas cascadas no eran realmente lo que Luke estaba buscando. Desde que dejó a Bill Larson con un grupo de emigrantes que se dirigían a California, no había dormido durante más de una o dos horas seguidas. La constante preocupación la mantuvo despierta. Ya podía sentir que los días se acortaban, y sus bueyes y mulas estaban perdiendo fuerza. La responsabilidad de la pequeña carreta descansaba pesadamente sobre ella. Pero la lucha contra el tiempo no era lo único que la preocupaba. Aquí, cerca de Salmon Falls, los indios estaban a su alrededor. Habían levantado sus cabañas cerca del río y estaban pescando. La mayoría de ellos, los Shoshone en particular, eran amables e incluso intercambiaban salmón fresco y seco. Pero Luke sabía que los Bannocks, también en su casa a lo largo del río Snake, miraban a los emigrantes blancos con recelo. Ahora que su grupo era tan pequeño, unos pocos bravos enojados podrían volverse peligrosos para ellos. Como resultado, Luke estaba constantemente atento a los indios hostiles y también a cualquier señal de que Bill Larson los siguiera, mientras vigilaba a Brody Cowen al mismo tiempo. En momentos tranquilos, Luke admitió a sí misma que podría haber mordido más de lo que podía masticar. ¡Sí, y luego te adelantaste y te ofreciste Página 252 de 397 Traducción: AngieE32018

voluntariamente para el papel de patrona de mujeres indefensas! ella se reprendió a sí misma. ¡Te has metido en una trampa de responsabilidades de las que no puedes escapar! Qué diablos pasó con 'Nunca involucrarse', ¿eh? Ella había vivido con esa filosofía por muchos años, sin hacer amigos ni enemigos que pudieran descubrir su secreto. Pero desde que dejó Independence, había roto esa ley personal con más frecuencia de la que podía contar. Había hecho el viaje de dos mil millas a Oregón tres veces, pero esta vez, el viaje se había convertido en uno de descubrimientos: no sobre el paisaje, sino sobre ella misma. Toda su vida, había pensado en sí misma como un hombre, pero en este viaje, había descubierto características sobre ella que definitivamente eran femeninas. Enfatizó con la situación de Nora y Emeline más que cualquier "otro hombre" en la caravana, y la idea de cuidar a un niño pequeño ya no la asustó más. Pasar tiempo con Amy se había convertido en uno de los momentos más destacados de su época. ¿No

es irónico? Ahora que estoy casado y soy un "padre", más hombre que nunca ante los ojos del mundo, ¡Estoy descubriendo que aún me quedan rasgos femeninos! A veces, le preocupaba que estar con Nora la hubiera ablandado, debilitado su duro exterior, tanto que le revelara su secreto algún día.

Los cascos de caballo cerca la hizo darse la vuelta, con una mano en la culata de su rifle. Se relajó cuando reconoció a Tom Buchanan, cuyo caballo se puso al mismo paso que Sarampión.−Quería hablar contigo−dijo Tom, con expresión seria. Luke asintió con la cabeza, esperando con cautela lo que podría decir. −Se trata de Emeline Larson... Luke había esperado este momento. Ya había sospechado que algunos de los hombres en la caravana criticarían su intromisión en el matrimonio de Larson. Brody Cowen ya había anunciado que Larson tenía el derecho de tratar a su esposa como quisiera, y que Luke se había equivocado al despedirlo.−¿Sí?−Preguntó Luke con impaciencia. Estaba tan decidida como siempre para defender su decisión. −No se puede cuidar de una niña pequeña, dos mujeres y un bebé en el camino−dijo Tom Buchanan.

Página 253 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se enderezó.−No la enviaré de vuelta a su marido, si eso es lo que intentas conseguir. Tom levantó sus manos.−No lo es. No soy demasiado aficionado a Larson, pero creo que tengo una mejor solución. −Estoy escuchando. −Bueno...soy un cocinero horrible, y necesito que alguien lave la ropa y cuide a mis hijos...he perdido a mi esposa, y la señora Larson 'perdió' a su marido...−Tom la miró expectante.−¿¿Entonces, qué piensas?? Luke tuvo que reírse.−¿Me estás pidiendo la mano de Emeline en el matrimonio? −¡No!−El hombre de cuarenta años se sonrojó.−No, por supuesto que no. Sería una... relación comercial mutuamente beneficiosa.

Relación comercial...Luke reflexionó. Eso es lo que le dije a Nora al principio, también. Solo negocios, nada más.−Parece una buena idea, pero... no es mi decisión−señaló.−Tienes que preguntarle a Emeline. Tom asintió brevemente.−Muy bien.

D −Buenas tardes−saludó formalmente Tom Buchanan. Él se llevó un dedo al sombrero.−La señora Hamilton, la señora Larson. Nora movió el látigo para mantener a los bueyes en movimiento y luego, curiosamente, lo miró. Ella lo había visto hablar con Luke y sabía lo suficiente sobre el lenguaje corporal de los hombres como para darse cuenta de que estaba algo nervioso.−Buenas tardes−respondió, mientras Emeline solo asentía tímidamente. La joven mujer estaba sentada junto a Amy en el asiento de la carreta, todavía demasiado débil para caminar todo el día. −¿Qué podemos hacer por usted, señor Buchanan?−Nora preguntó cuándo él no rompió el silencio. −Acabo de hablar con su esposo, la señora Hamilton...−Se detuvo y se volvió hacia Emeline.−Tengo una propuesta para ti. Necesitas a alguien que te proteja y vea por ti, y necesito a alguien que administre mi hogar y cuide a los niños−Él la miró expectante. Página 254 de 397 Traducción: AngieE32018

Emeline abrió mucho los ojos. Sus manos se acurrucaron impotentes con las cuerdas de su delantal. Dirigió una mirada interrogativa a Nora. Nora reconoció de inmediato la mirada. Había mirado a Bernice más de una vez de esa manera, pidiendo consejo en silencio. Ahora ella era la que de repente estaba en el papel de un mentor. ¡Vamos, puedes hacer esto! ¡No es tan diferente de negociar con un cliente! −Te das cuenta de que Emeline sigue siendo una mujer casada, ¿no? Si acepta su propuesta, no tendrá ningún derecho conyugal. Tom se quitó el sombrero de la cabeza y lo amasó entre sus manos.−¡Por supuesto! Yo no... −¿Le darás un lugar en tu carpa mientras duermes en la carreta? −Puedo hacer eso, sí−estuvo de acuerdo Tom de inmediato. −¿Y cuando lleguemos a Oregón? ¿Qué será de ella?−Nora continuó sus negociaciones. −Todavía necesitaré un ama de llaves. Ella puede quedarse conmigo, por supuesto. Nora asintió.−Ama de llaves... ¿Entonces le pagarás por su trabajo? Tom buscó debajo de su cuello con un dedo, como si la camisa se hubiera vuelto demasiado apretada.−No puedo pagarle mucho, pero debería poder reservarle una pequeña cantidad. −Muy bien.−Nora se volvió hacia Emeline, estudiando su rostro pálido.−¿Qué opinas? Eres libre de aceptar o rechazar, lo que quieras hacer está bien con nosotros−Esperaba que Emeline estuviera de acuerdo; cuidar a los hijos de Tom la ayudaría a superar la pérdida de su bebé, y los salarios que Tom le pagó le brindarían cierta independencia. Pero ella permaneció en silencio, no queriendo quitarle la decisión a Emeline. Emeline vaciló por un largo tiempo. Luego miró tímidamente de Nora a Tom.−Acepto.

D

Cruce de dos islas; 23 de agosto de 1851 Otra decisión difícil, y yo soy el que debe hacerlo. Luke cruzó los

brazos sobre el cuerno de la silla de montar y contempló el río Snake desde la colina donde se habían detenido las carretas. Página 255 de 397 Traducción: AngieE32018

El río hizo una curva y escapó brevemente de sus altas paredes del cañón en este punto. Luke sabía que esta sería la única oportunidad de cruzar a la orilla norte, lo que les permitía viajar por la ruta directa a Fort Boise con abundante agua potable. Si no cruzaban allí, se veían obligados a seguir la ruta del sur en la curva a través de un desierto árido y seco. Luke contempló las dos pequeñas islas que estaban una al lado de la otra en el río, dividiéndolas en tres ramas. En su última expedición a Oregón, las islas habían sido cubiertas de hierba, pero ya se las había comido. Podrían usar las islas como escalones para cruzar el río, pero aun

así no sería fácil.

−¿Qué sucede?−Nora dio un paso al lado de ella y tocó suavemente uno de los antebrazos que aún descansaba sobre el cuerno de la silla de montar.−Estás frunciendo el ceño. Luke miró la mano en su brazo. Resistió el impulso de cubrir los dedos con los suyos para mantenerlos en su lugar. Toda su vida, siempre había evitado los toques de otras personas, pero su cuerpo parecía haber renunciado a su resistencia cuando se trataba de Nora.−No estoy seguro de si deberíamos arriesgarnos a cruzar−dijo, dirigiendo su mirada hacia el río. −No se ve tan mal. Luke asintió.−Sí, pero es mucho peor de lo que parece−El río Snake era una corriente clara que no parecía tan desafiante como algunos de los ríos que habían tenido que cruzar. Era su claridad tan engañosa, que parecía mucho más superficial de lo que realmente era. Combinado con la corriente rápida y su lecho de río desigual, −De todos modos, no me gusta la alternativa−dijo Nora en voz baja. A ella tampoco le gustaba. Justo esta mañana, una de sus mejores vacas había muerto, y la ruta sureña seca seguramente mataría a muchas más. Luke le dio una rápida palmada a la mano de Nora, contento de finalmente escuchar su voz su opinión sin temor a una reprimenda.−Sí, tratemos de cruzarlo. Su carreta fue la primera en cruzar. Los cien metros de la primera isla estaban cubiertos con bastante facilidad, incluso si Luke tenía que agarrarse a los yugos para evitar ser arrastrado por la corriente rápida, después de un momento de descanso, Luke condujo a los bueyes al segundo arroyo de setenta y cinco yardas de ancho. Página 256 de 397 Traducción: AngieE32018

Esta vez, los bueyes tuvieron más de una lucha. El lecho del río era desigual, con muchos hoyos y las profundidades del agua diversa. La pareja de sus cinco yuntas de bueyes estaban nadando, hasta el cuello en el agua, mientras que el último yugo todavía remaba a través de aguas poco profundas. Cuando llegaron a la segunda isla, Luke levantó la cama de la carreta unos centímetros más y puso otro yugo de bueyes delante de la carreta, sabía que el último tramo no solo era la parte más larga, sino también la más difícil del cruce. Lucharon por cada pulgada contra la corriente rápida. Luke, hundido hasta el pecho en el agua, ya podía sentir que los bueyes eran lentos. El ritmo actual contra la carreta, hasta que lentamente comenzó a inclinarse hacia un lado. Maldiciendo, Luke lanzó una rápida mirada al interior, preparándose para sacar a Amy de la carreta en caso de que volcara. En ese momento, unos pocos hombres de una caravana que habían cruzado antes que ellos aparecieron en la orilla opuesta. Dos de ellos se adentraron en el río y amarraron cuerdas a los yugos de madera, mientras sus compañeros de la orilla comenzaban a tirar. Luke dejó escapar un suspiro de alivio cuando la carreta finalmente retumbó en la orilla. Inmediatamente extendió su mano al más cercano de sus salvadores. El joven de cabello castaño le estrechó la mano con una sonrisa, había algo extrañamente familiar en él, pero al mismo tiempo, Luke estaba seguro de que ella nunca lo había visto antes.−Luke Hamilton,−dijo ella con un agradecido asentimiento. −Ben Macauley. Luke tuvo que agarrar un yugo otra vez para mantenerse en pie. ¡¿Macauley?! De repente, supo dónde había visto esa sonrisa, esos ojos color verde musgo antes. ¡Señor, él es el padre de Amy! Siempre había supuesto que Amy había sido engendrada por un cliente, también, pero no cabía duda de que no solo compartían la misma sonrisa y color de ojos, sino también el mismo apellido. ¡Nora nunca me dijo que era divorciada! Si ella

está divorciada... ¡tal vez simplemente se escapó de él!

En ese momento, Nora retiró la cubierta de la carreta y lentamente bajó de la carreta. Se congeló cuando vio al hombre parado al lado de Luke.−¿B…Ben? Página 257 de 397 Traducción: AngieE32018

Los ojos verde musgo se ensancharon.−¿Nora? Ambos dudaron, se arraigaron en el lugar. El extraño dio un lento paso hacia adelante, pero Nora aún lo miraba con sentimientos encontrados. Luke había visto el destello de alegría en sus ojos, antes de que hubiera sido reemplazado con cautela. Sus propios sentimientos fueron más que cautelosos. Luke sintió una oleada de celos que la envolvió. No era solo su ropa húmeda lo que hacía que los finos pelos de todo su cuerpo se erizaran. La sensación se hizo más intensa cuando la cubierta de la carreta crujió, y Amy se asomó. Ben Macauley miró a la chica, luego su mirada viajó a Nora. Estaba claro que podía ver cuánto se parecían una a la otra. No podían confundirlos con otra cosa que no fueran madre e hija. Luke tuvo que darse cuenta de que sus celos no se detenían en Nora, también se extendía a Amy. Hasta ahora, había sido el único "padre" que Amy había conocido, pero ahora de repente había alguien que podía reclamar ese título y el papel en la vida de Amy. −Es esa…?−Macauley seguía mirando a Amy. Nora se acercó a su hija y la atrajo protectoramente contra su cuerpo.−Sí, esa es Amy. Mi hija. Nora.

−¿Y tu…?−Ben Macauley hizo un gesto hacia el vientre hinchado de

−Estoy encinta−confirmó Nora. Luke notó lo defensiva que sonaba.−De nuevo−añadió casi desafiante. Ben Macauley finalmente apartó la vista de Amy para echar miradas por encima del hombro a los hombres de la carreta.−No estás con Raphael Jamison, ¿no? −No. Pero yo estoy casada−dijo Nora rápidamente. Su mano buscó a tientas el brazo de Luke, buscando apoyo.−Este es Lucas Hamilton, mi esposo. Luke, este es Benjamin Macauley, mi hermano.

¿Hermano? No es el padre de Amy? Tosió Luke sorprendido. Tarde,

tomó la mano que Macauley le tendió y la sacudió débilmente.−Encantado de conocerte,−murmuró ella. Mientras estudiaba a Nora por el rabillo del Página 258 de 397 Traducción: AngieE32018

ojo. Ni siquiera sabía que Nora tenía un hermano, y no podía entender por qué no estaban abrazados, celebrando su reunión. −¡Luke!−El grito de Tom Buchanan la hizo mirar hacia arriba. La segundo carreta había llegado al medio del río y necesitaba un poco de ayuda. Ella rápidamente se volvió hacia Ben Macauley.−Si estás acampando cerca de nosotros esta noche, puedes venir a cenar con nosotros−ofreció, no queriendo perder la oportunidad de aprender más sobre la familia de Nora y darle la oportunidad de volver a conectarse con su hermano. Macauley asintió y le tendió la cuerda.−Estaré allí.

D −¿Por qué hiciste eso?− Nora se quebró tan pronto como la última carreta había llegado con seguridad al otro lado. Con un gemido, Luke se inclinó y se quitó las botas, vertiendo el agua, desde su lugar posada en la parte trasera de la carreta, miró a Nora que estaba de pie con las manos en sus caderas redondeadas, claramente enojada con ella. Luke frunció el ceño.−¿Qué hice? −¡Invitaste a mi hermano! −¿Sí?−Luke no pudo ver cómo esto podría ser un problema. Nora dio un golpe con el pie, recordándole a Luke tanto de Amy que tuvo que reprimir una sonrisa.−¡Ni siquiera me preguntaste si quería tenerlo aquí! Siempre me estás diciendo que debo decir lo que quiero, que puedo tener mi propia opinión, y ahora que importa, ¡Ni siquiera me lo preguntaste! Luke bajó sus botas. Impotentemente miró el cuero mojado, sin saber qué decir.−Lo siento. No sabía...pensé que estarías feliz de pasar más tiempo con tu hermano−Durante su infancia solitaria, Luke siempre había deseado un hermano, y no podía imaginarse que no quisiera ver a un hermano. Con un suspiro, Nora se dejó caer sobre el respaldo de la carreta al lado de Luke. −¿No te llevabas bien con tu hermano?−Luke le preguntó suavemente. Página 259 de 397 Traducción: AngieE32018

−No pasamos suficiente tiempo juntos para no llevarnos bien. Mis hermanos sobre todo me ignoraron—excepto, por supuesto, cuando me intimidaban o me mostraban delante de sus amigos cuando era conveniente para ellos−Nora se encogió de hombros, fingiendo indiferencia, pero la amargura en su voz le dijo a Luke que todavía había sentimientos heridos. −¿Hermanos?−Pregunto hablando.−¿Tienes más de uno?

queriendo

mantener

a

Nora

Nora asintió.−Tengo tres, pero ninguno de ellos se puso de mi lado, todos se mantuvieron al margen cuando mi padre me sacó de la casa. −¿Qué pasó?−Preguntó Luke antes de que ella pudiera detenerse. Se mordió el labio, al darse cuenta de que no tenía derecho a preguntar sobre el pasado de Nora cuando no estaba dispuesta a revelar la suya.−No tienes que responder eso... no si no quieres. Los ojos verde esmeralda de Nora miraban directamente a los suyos. Luke apenas se contuvo para evitar retorcerse bajo su intensa mirada. −Bueno, viendo que eso fue lo que me llevó a trabajar para Tess y casarme contigo, creo que tienes derecho a saber−dijo Nora. Luke negó con la cabeza.−No. Tu pasado es solo eso: el tuyo. No tienes que decirme si no quieres. Nora se miró las manos que descansaban suavemente sobre su vientre hinchado. Miró a Luke desde debajo de las pestañas a medio bajar.−Nunca se lo conté a nadie más que a Tess, e incluso ella no conoce los detalles... −Si te duele hablar de ello... −Confío en ti−dijo Nora, finalmente levantando la vista.

Dios, ¿ella tenía que decir eso? Luke quería huir, escapar de la mirada

confiada de Nora. Sabía que no podía devolverle esa confianza, no cuando lo más probable era que destruyera la vida que ella misma había construido.

−Nunca preguntaste sobre el padre de Amy−La voz de Nora era casi un susurro, tan baja que nadie más en el ajetreado campamento que los rodeaba podía oír. Página 260 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se tapó la tela húmeda de sus pantalones que se aferraban a sus muslos.−Asumí que no sabías o no querías decírmelo. −Sé exactamente quién fue el padre de Amy. No siempre fui una prostituta, ¿sabes?−Una sonrisa agridulce jugó en la cara de Nora. Luke tuvo que mirar hacia otro lado.−Si lo se.−Siempre había supuesto que el padre de Amy, como la bebé, había sido un cliente desconocido. De alguna manera, estaba contenta de escuchar que el padre de Amy no había sido un extraño, pagando por compartir la cama de Nora, luego se congeló cuando se le ocurrió otra posibilidad.−¿Tú...no fuiste...? ¿El padre de Amy no...? La cabeza de Nora se inclinó.−¿Él no hizo qué? −Él...él no...¿Te forzó?−Luke había conocido a más de una mujer que había sido forzada a la prostitución después de haber sido violada. Sus familias los habían desheredado, porque ya no la consideraban una mujer "decente". Contuvo el aliento, esperando la respuesta de Nora. Nora deslizó su mano sobre la de Luke y la apretó suavemente.−No, no lo hizo. Luke cerró sus dedos alrededor de los de Nora y exhaló un suspiro de alivio. −Se llamaba Raphael Jamison. Era un aventurero con grandes sueños y un sentido pobre del honor−Nora suspiró.−Mi padre le prohibió que me cortejara,—quería que me casara con el hijo de su compañero de negocios, y no con un bueno−para−nada, sin recursos. Pero Rafe me prometió la luna, y yo era ingenua y me enamoré...me encontraba con él a espaldas de mi familia. La última vez que lo vi fue el día que le dije que estaba embarazada. Luke miro a Nora con incredulidad.−¿Simplemente desapareció?−No podía imaginarse dejando a una mujer como Nora. ¡Oh,

eres una buena para hablar! Dejarla es exactamente lo que planeas hacer una vez que llegues a Oregón, ¿recuerdas?

−Él me dijo que no era de los que se casaban−La voz de Nora era hueca.−Pasé tres meses ocultándole el embarazo a mi familia, tratando de encontrar una manera de hacer que entendieran y aceptaran al niño. No lo hicieron.

Página 261 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke frotó su pulgar sobre la parte posterior de la palma de Nora, pero no dijo nada. −Mi padre me dijo en términos muy claros que ninguna de sus hijas tenía un bebé fuera del matrimonio. No tenía ningún uso para una hija 'arruinada' a la que no podía casar con uno de sus amigos influyentes, incluso para él, mi cuerpo, mi pureza era lo único de interés. Nunca se preocupó por mí, mis opiniones o mi felicidad. −¿Qué hay de tu madre?−Preguntó Luke, después de aclarar su voz. Nora hizo una mueca.−En diecisiete años, nunca escuché en su voz una opinión que mi padre no había expresado primero. Ella miraba con lágrimas en los ojos mientras me echaba de la casa, pero nunca dijo una palabra. Luke finalmente entendió que la infancia de Nora había sido tan solitaria como la suya, incluso si hubiera vivido con una gran familia.−¿Dónde fuiste?−preguntó suavemente. −Trabajé como costurera en un pueblo pequeño, pero cuando mi embarazo se hizo evidente, la modista me echó y me reemplazó con otra mujer. Estaba durmiendo en un establo, rogando por comida, cuando conocí a Tess. Luke no necesitó hacer otra pregunta. Entendía la situación de Nora casi demasiado bien. Para asegurar su supervivencia y la de su hija, Nora no tuvo más remedio que aceptar el trabajo que Tess le ofreció en su burdel.−¿Quieres que vaya al carreta de tu hermano y le diga que se mantenga alejado?− ofreció. Nora bajó de la carreta. Ella se giró para mirar a Luke.−No. Todavía es mi hermano y hoy nos ayudó con el cruce del río. Lo menos que puedo hacer es ofrecerle una comida caliente.

D −Vamos a caminar y fumar−dijo Ben Macauley después de comer el último bocado de la comida de su hermana. Se levantó de su lugar junto al fuego y dirigió una mirada expectante a Luke. Con cuidado, Luke advirtió su rostro en una expresión calmada, ocultando una mueca. Nunca había tenido la costumbre de fumar una pipa o masticar tabaco. No es que importara. Sabía que Macauley quería llevarla lejos del fuego para tener una charla de hombre a hombre. La ironía no se Página 262 de 397 Traducción: AngieE32018

perdió en ella. Levantó a Amy, que había permanecido cerca de ella o Nora toda la noche, alejándose del regazo de su extraño "tío" y la dejó con cuidado. Con una última mirada a Nora, siguió a Ben Macauley hasta el borde del campamento. −Entonces−Macauley se detuvo para encender su pipa,−Tú eres el hombre que se casó con mi hermana. ¿Esta era la conversación de "¿Cuáles son tus intenciones con mi hermana?" Luke se preguntó en silencio. Es un poco tarde para eso...Asintió. −Eso es algo muy honorable. Quiero decir...−Ben Macauley hizo un gesto con la boquilla de su pipa.−Casarse con una mujer que ha estado con otro hombre y estar dispuesta a criar a un hijo que no es el tuyo...

¡Ni siquiera sabes la mitad, jovencito! Luke no dijo nada. No tenía

intención de decirle a Macauley que su hermana había trabajado en un burdel y estaba embarazada del bebé de un cliente.−Ella es una buena esposa y una mujer maravillosa−dijo en su lugar. Macauley se encogió de hombros.−Aun así, quiero agradecerte en nombre de mi familia. Mi padre lo tomó bastante mal cuando le dijo que estaba embarazada, pero creo que estará orgulloso de saber que ahora es la esposa de un ex oficial condecorado. Luke inclinó la cabeza. Por un lado, era buena la sensación ser aceptado en la familia, pero, por otro lado, tenía que forzar una ola de enojo; los Macauleys todavía no estaban interesados en la felicidad de Nora. No querían saber en qué clase de persona se había convertido, lo único que les importaba era que se había casado con un hombre respetado para que pudieran mantener las apariencias. −Quiero que sepan que ustedes,—ambos,—serán bienvenidos en nuestra casa en cualquier momento. ¿Por qué no vienes conmigo cuando regrese al este?−El hermano de Nora sugirió.−Podría tomar un empleo en el negocio familiar. Luke ni siquiera tuvo que pensar en esa oferta. Ella había decidido desde hacía mucho tiempo que ya no quería ser soldado o empleado. En Oregón, ella sería su propio "hombre"−Esa no es mi decisión de tomar−le dijo.−Es para que Nora decida si quiere o no volver a vivir bajo el techo de su padre. Página 263 de 397 Traducción: AngieE32018

Las pestañas rojas parpadearon. Ben Macauley claramente no estaba acostumbrado a los hombres que permitían que sus esposas tomaran sus propias decisiones. Finalmente, se encogió de hombros.−Está bien. ¿Me lo harás saber? Luke asintió y miró el sol poniente. Tal vez esto resolvería su problema sobre qué hacer con Nora una vez que llegaran a Oregón. Tal vez quisiera volver con su hermano, ahora que su padre le daría la bienvenida, de alguna manera, Luke no podía sentirse feliz con eso.

D −¿De qué quería hablar contigo?−Todas las tareas domésticas habían terminado y Amy se había establecido para pasar la noche, ahora Nora no podía dejar de preguntar por más tiempo. −Dijo que seriamos bienvenidos en la casa de su familia en cualquier momento. Incluso me ofreció un trabajo en los negocios de su padre−le dijo Luke. Su expresión era tranquila. No reveló lo que pensaba sobre esa oferta de trabajo. Nora pensó en eso. Hace tres años, se hubiera alegrado muchísimo si hubiera podido regresar a su antigua casa, y se habría sometido con mucho gusto a las reglas de su padre. Ahora, después de vivir con Luke durante casi cuatro meses, no podía imaginar vivir bajo el pulgar de su padre de nuevo. Por encima de todo, nunca expondría a Amy a una vida así. Sabía que Amy nunca sería una amada nieta de sus padres. Nunca la aceptarían por completo, pero siempre la tratarían como una bastarda apenas tolerándola.−¿Qué le dijiste a Ben?−preguntó. −No mucho. Le dije que era tu decisión. Nora se rió.−Apuesto a que eso salió más que bien con Ben. Luke le sonrió, y por un momento, hubo una comprensión silenciosa de conspiradores entre ellos. Lentamente, la sonrisa de Nora se desvaneció cuando se dio cuenta de que Luke todavía no había expresado su opinión sobre la oferta.−¿Quieres aceptarlo? Mi padre es uno de los hombres más ricos de Boston. Podría pagarte mucho más de lo que nunca harás criando caballos. Luke se recostó en su petate.−Ser rico está sobrevalorado.

Página 264 de 397 Traducción: AngieE32018

Su boca se abrió. Lo miró fijamente. Entonces, su risa virtualmente explotó de ella. Nunca había escuchado a nadie despedir a su familia con todo su poder y dinero así como así.−Dios, eres increíble−Nora se inclinó sobre su propio petate y le besó suavemente la mejilla. Podía sentir el calor bajo sus labios cuando un rubor se disparó en su cara. Por un momento, se sintió tentada a seguir el rubor con sus labios, pero la rigidez del cuerpo junto a ella hizo que se moviera de vuelta. Se frotó la mejilla con la mano.−No lo soy−refunfuñó.−Simplemente no quiero el dinero de tu familia. Pero eso no significa que no puedas volver a Boston. Podrías decirles que es solo hasta que construyamos una casa para nosotros. Entonces, podría hacer que alguien envíe ellos una carta, diciéndoles que yo morí. Podrías vivir tu vida como una respetada viuda. −Lo tienes todo planeado−Nora no sabía si divertirse o enojarse. Luke se encogió de hombros.−Solo una sugerencia. Puede tomarlo o dejarlo. −Entonces lo dejaré, si no te importa. Si alguna vez vuelvo a Boston, no será para más que una visita−dijo Nora con determinación. −Muy bien. Nora podía verlo relajarse contra su petate. Por un minuto, hubo silencio en la carpa.−¿Qué más te dijo? −No mucho. Me ofreció Macauley−respondió Luke.

la

gratitud

oficial

del

clan

Nora frunció el ceño. Su familia ni siquiera conocía a Luke. ¿Por qué tuvieron que agradecerle?−¿Porque eso? −Bueno, él me dijo lo honorable que era casarse con una mujer que ya tenía un hijo y acordar criarlo como mío...−Luke se frotó la protuberancia en el puente de la nariz, un gesto que, como Nora había aprendido, señaló vergüenza. Por una vez, Nora estuvo de acuerdo con su hermano.−Fue algo muy honorable. Todavía lo es−dijo en voz baja. −No lo es. No realmente. Amy es una buena chica−Luke se volvió para mirar a la niña dormida. −Cualquier hombre estaría orgulloso de llamarla hija.

Página 265 de 397 Traducción: AngieE32018

Sí, admitió Nora con una sonrisa orgullosa. Amy es una buena chica,

a todos los hombres de la caravana les gustaba, pero aceptar ser un padre para ella era un asunto completamente diferente.−Sí, pero me imagino que podría ser difícil para ti si personas como Brody Cowen le anunciaran a todos que ella no es tu hija...y que el bebé tampoco será tuyo. −No importa. No me importa lo que las personas como Brody dicen.

Él le había dicho eso una y otra vez, pero aun así, Nora lo encontraba difícil de creer. Saber que su esposa llevaba a la hija de otro hombre que le había pagado para tener relaciones con él habría sido difícil para el orgullo de cualquier hombre.−Pero qué pasa si algún día tú...tenemos un hijo propio...un niño que es tu propia carne y sangre… −Eso no sucederá−Interrumpió bruscamente Luke. Estaba claro que no quería seguir hablando de eso, y Nora suspiró de frustración. No podía simplemente dejarlo ir. Cuanto más progresaba el embarazo, más comenzaba a preocuparse por el futuro de sus hijos.−¿Estás realmente seguro de que algún día no los resentirás por cómo llegaron a ser?−preguntó en un susurro. −No lo haré. Nora suspiró de nuevo. La respuesta de dos palabras realmente no la tranquilizó. −Muy bien.−Luke se sentó y se giró para mirarla.−Escucha. Sé lo que significa crecer como hijo bastardo de una prostituta. Soy la última persona que alguna vez podría resentirse con un niño por eso. En el silencio, Nora podía escuchar su propio corazón latir en estado de shock.−¿Tu...tu madre...? −Era una prostituta, sí−Luke intentó sonar sin emociones, pero Nora pudo detectar las vibraciones en su voz.

Así que de allí viene su vasto conocimiento sobre la vida en un burdel; él creció en uno. Su madre era una prostituta. Fue, repitió Nora; entonces su madre está muerta. Eso no era realmente una sorpresa para

Nora. Sabía mejor que nadie que la mayoría de las prostitutas nunca vivían para ver el día para el que finalmente habían ahorrado lo suficiente para abandonar el burdel y comenzar una nueva vida. Muchas fueron asesinadas por clientes violentos o asesinadas durante una pelea. Muchas de las chicas que ella conocía habían muerto por consumo, sífilis o como resultado de Página 266 de 397 Traducción: AngieE32018

abortos chapuceros. Otras literalmente bebieron hasta la muerte o fueron presa del láudano. Nora vaciló en preguntar. Aun así, Luke probablemente podría ver la pregunta en sus ojos.−Ella era una borracha. Cuando ya no pudo más, se suicidó. Nora sintió arder las lágrimas en sus ojos. Rápidamente las secó, instintivamente sabiendo que Luke no quería su simpatía.−Q… ¿qué edad tenías? −Doce. Demasiado joven para valerse por sí mismo.−¿Quién te cuidó? −Nadie. Me cuidé a mí mismo−dijo Luke.

¡¿A las doce?!−¿Que me cuentas de tu padre? Luke no respondió. No necesitaba hacerlo, su mirada decía mucho.

Su madre era una prostituta, y nunca ha conocido a su padre porque era un cliente que no le importaba lo que pasó con su semilla. Nora miró a

su vientre, y luego a Luke. Los paralelismos eran obvios.−¿Es por eso que te casaste conmigo?−Preguntó con franqueza. Él le había enseñado a decir lo que pensaba y ahora tendría que vivir con las consecuencias.−¿Entonces Amy no tendría que crecer como lo hiciste tú? Los ojos grises de Luke miraron directamente a los suyos, luego se alejaron rápidamente.−Fue una de las razones, sí−admitió, casi avergonzado. En lo que respecta a Nora, no tenía nada de qué avergonzarse.−Salvar a Amy de tener que crecer como la bastarda de una prostituta fue una de mis razones para casarme contigo también−confesó a cambio. La mirada de Luke se encontró con la de ella. Una sonrisa se dibujó en su rostro.−Bueno, entonces parece que ambos obtuvimos lo que queríamos de este matrimonio.

Conseguí todo lo que quería entonces. Pero ahora, quiero más. Nora

parpadeó, sorprendida por el pensamiento repentino. Respiró hondo y forzó sus pensamientos en otra dirección.−Si creciste en un burdel...−Vaciló. Como a todas las jóvenes, le habían enseñado que una dama no discutía sobre los actos físicos que sucedieron entre un hombre y una mujer, ni siquiera con su marido. Cuando llegara el momento, tenía que Página 267 de 397 Traducción: AngieE32018

someterse silenciosamente a los deseos de su esposo, pero nunca, nunca hablar de ello. Pero Nora ya no era la dama que su madre había criado para ser. Se había acostumbrado al lenguaje más grosero de las chicas del salón.−¿Por qué querrías poner otro pie dentro de un burdel? −No es como si yo hubiera estado allí todos los días. No era un asiduo. Sólo fui un par de veces, sobre todo cuando mis camaradas no aceptaron un no por respuesta,−dijo Luke rígidamente. Nora tocó suavemente su brazo. Los músculos bajo su mano estaban anudados y duros como el acero.−No hay necesidad de ponerse a la defensiva. No quise decirlo como una acusación. Solo quiero entender, quiero decir... eres amable, honorable y apuesto. Podrías haber encontrado fácilmente a una hermosa chica virgen que se habría casado con gusto y compartido tu cama−Hace solo tres años, antes de haberse jurado a sí misma que nunca volvería a ser la niña ingenua, cegada por el enamoramiento, podría haberse enamorado fácilmente de él. Algo acerca de su suave fuerza era muy atractivo, y a juzgar por la forma en que la hija de Bernice se acercaba a él y las tímidas miradas de Emeline, ella no era la única mujer que lo pensaba.−¿Por qué visitaste a una chica de la vida, después de lo que presenciaste mientras crecía? Luke miró hacia otro lado. Él tiró de una esquina de su manta. Estuvo en silencio tanto tiempo que Nora ya estaba convencida de que él se negaba a discutir el tema con ella, cuando finalmente respondió:−Nunca he estado con una de las chicas. Es solo... Solo ha sido Tess. Realmente no fue una sorpresa para Nora. Desde la primera vez que conoció a Luke, había sospechado que había compartido la cama de Tess y nunca había tratado de decirle lo contrario. Pero aun así, saberlo de verdad todavía le daba una extraña sensación. No es que esté celosa, se dijo, es sólo

que imaginar a mi marido y mi mejor amiga en la cama juntos... es incómodo, eso es todo. Y le hizo preguntarse por qué había compartido la cama de Tess varias veces, pero se ella.−¿Estás...estabas ¿enamorado de ella?

negó

a

acostarse

con

Luke recogió algunos hilos sueltos de su manta.−Ella es mi amiga y una mujer muy atractiva−dijo sin levantar la vista. −¿Es eso un sí o un no?−Nora quería saber. −Es un no−respondió finalmente Luke.−Conocía nuestros roles desde el principio. No había lugar para el amor en nuestra relación. Lo que Página 268 de 397 Traducción: AngieE32018

ella me ofreció fue amistad y... alivio ocasional, y eso fue todo lo que estaba dispuesto a aceptar de ella. Nora entendió. Al igual que había aprendido a través de la experiencia que el amor era inconstante y que podía lastimarte demasiado fácilmente. Él no esperaba encontrar el amor, y ciertamente no en la cama de una prostituta. Y no en la mía, tampoco. Con un suspiro, se calmó.−Buenas noches, Luke.

D

Fort Boise; 29 de agosto, 1851 −Esto es lo más lejos que voy,−dijo Ben Macauley. Señaló las tres casas de bloques que formaban Fort Boise.−Entregaré los suministros y regresaré a los estados. ¿Estás segura de que no quieres venir conmigo? Nora no dudó.−No.−Boston hacía tiempo que había dejado de ser su hogar. Todas sus esperanzas y sueños ahora estaban en Oregón. −Está bien. Le diré a la madre que estás casada con un ex oficial condecorado que ahora es el líder de una caravana. Eso debería hacerla feliz−Ben tomó las riendas de su caballo.−¿Algo más que quieras que le diga? −Dile que tengo una hija maravillosa y un esposo amable−Nora esperaba que esto significara mucho más para su madre que cualquier otro título que pudiera tener su marido. Ben asintió brevemente, pero no reaccionó de otra manera. El poder y las apariencias siempre habían significado más para él que bondad; estrechó la mano de Luke y tomó a Nora en un abrazo rígido e impersonal por un segundo. Luego se inclinó hacia Amy.−Vamos, niña, dale un abrazo a tu tío Ben,−exigió. Amy lanzó sus pequeños brazos alrededor de las piernas de Luke, sosteniéndose con desesperación. Ella ocultó su rostro contra la tela de los pantalones de Luke y echó un vistazo con un ojo a Ben. Ben resopló burlonamente. Señaló con un dedo de advertencia a Luke.−Si tienes un hijo−dijo, señalando con la cabeza hacia el vientre de Nora,−¡Es mejor que te asegures de que no se vuelva tan cobarde como esta! Página 269 de 397 Traducción: AngieE32018

Amy, consciente de que Ben estaba hablando de ella, solo apretó más fuerte la pierna de Luke. Nora apretó los labios. La manera irreflexiva y cruel con la que habló sobre Amy la lastimó. Era lo mismo que los hombres de su familia siempre habían usado para hablar con ella. Luke se inclinó y levantó a Amy en sus brazos.−Si tuviera un hijo−dijo lentamente, mirando directamente a Ben,− Me enorgullecería si fuera tan inteligente como Amy, abrazándome pero no a un extraño que nunca antes había visto en su vida. Con una sonrisa tímida, Amy lo abrazó por el cuello. Ben frunció el ceño y se alejó con un movimiento de cabeza. La mirada de Nora no lo siguió, permaneció fija en Luke. Se maravilló de su habilidad para hacer que Amy sintiera que valía algo. Él había hecho lo mismo por ella desde que habían dejado Independence.−Gracias,−dijo en voz baja. Luke se giró para mirarla. Sus miradas se encontraron.−No tienes que agradecerme por decir la verdad. De acuerdo. ¿Por qué no visitamos el fuerte ahora? Tal vez incluso tengan dulces−dijo, sonriéndole a Amy. Aun mirándolo, Nora los siguió.

D Luke se dirigió a través del pequeño desfile de Fort Boise con Amy encaramada en su brazo. El fuerte había sido modelado después de Fort Hall, pero era mucho más pequeño. Había sido construido por la Hudson Bay Company, pero ahora, como los castores se habían vuelto tan raros en esta área, el HBC había abandonado la zona y la fortaleza cayó cada vez más en desarreglo. Hoy, unos pocos franceses y algunos Shoshone se sentaron a la sombra de las casas de bloque. La posibilidad de comprar dulces aquí era casi inexistente. Tal vez podría al menos comprar un collar de cuentas coloridas para Amy. Se dirigió a una de las mujeres Shoshone que vendía collares cuando alguien la agarró por el hombro y tiró de ella bruscamente. Tropezó, luchando para no perder el equilibrio. Una patada sacó sus piernas de debajo de ella. Oyó gritar a Nora mientras caía. Jalando a Amy protectora contra su cuerpo, no podía romper la caída con las manos. Página 270 de 397 Traducción: AngieE32018

La siguiente patada llegó tan pronto como aterrizó, pero esta vez, Luke estaba preparado. Agarró la bota del atacante desconocido y tiró hasta que ella también lo sintió caer. Esto le dio tiempo para liberar rápidamente a Amy y llevarla a su madre. Cuando se volvió, el atacante ya se estaba poniendo de pie.

¡Bill Larson! Él balanceó sus puños carnosos hacia ella. Luke rodó hacia un lado. Sintió que sus nudillos le rozaban la oreja y lo agarró del brazo a medio tiro, usando su impulso para derribarlo de nuevo. Él se revolvió con el bufido de un toro enojado. Las venas en su cuello estaban abultadas.−¡Te enseñaré a mantenerte en tus propios asuntos, bastardo! ¿De verdad pensaste que te permitiría quitarme a mi esposa? vez.

Se lanzó de nuevo hacia adelante, golpeando con ambos puños a la

Luke esquivó ágilmente el ataque, y cuando Larson tropezó con ella, le golpeó la nuca con el puño. Se desplomó sobre su vientre y volvió a levantarse, ahora incluso más furioso que antes. Luke comenzó a rodearlo con cuidado. Sabía que tenía que terminar tan rápido, antes de que pudiera cansarla. Era más fuerte, más alto y más pesado que ella, y su única ventaja era su rapidez. Ella saltó hacia delante y hacia atrás, esquivó y se agachó bajo sus vaivenes, ganchos y golpes, hasta que su cara se puso roja por la ira y la perjuicio.−¡Lucha como un hombre, cobarde!−él le gritó. Luke no reaccionó. Había aprendido hace mucho tiempo a mantener la cabeza fría mientras luchaba. Hizo una finta a la izquierda, y cuando él cambió su peso para bloquear el golpe, sacó sus piernas de debajo de él con una patada. Desde su posición boca abajo, él arremetió contra sus piernas. Luke lo recibió con una patada en las costillas. Podía oír el chasquido de uno de sus huesos y vaciló en seguir con otra patada. Con un grito penetrante, Larson la derribó al suelo. Página 271 de 397 Traducción: AngieE32018

Su cabeza golpeó el suelo. Por un segundo, no pudo ver nada más que estrellas brillantes. Entonces Larson se sentó a horcajadas sobre ella, presionando el aire de sus pulmones con su peso. Su puño la golpeó en la cara. Izquierda; derecha. Luego se fue de nuevo. La sangre comenzó a correr en sus ojos. Luchó por encontrar una oportunidad con las botas en el suelo, tratando de desalojarlo de encima de ella, pero el mucho más pesado Larson no se movió.

¡No entres en pánico! Ella clavó sus dedos en su ojo. Cuando levantó

la mano para proteger el área vulnerable, golpeó su manzana de Adán con todas sus fuerzas. Con un sonido de asfixia, Larson se agarró la garganta. Otro golpe en su costilla ya rota y Luke podría tirarlo. Esta vez, ella no repitió su error de mostrarle compasión. Giró y presionó sus rodillas contra su pecho, mientras lo golpeaba a diestra y siniestra.−¿Te rindes?−Hizo una pausa con su puño frente a su cara. −¡Nunca!−Larson gimió. Luke lo golpeó de nuevo, luego se detuvo. Tenía las manos sangrando y en carne viva, y no tenía intención de golpearlo hasta la muerte. Sus costillas y su nariz estaban rotas, y él la miró con ojos vidriosos. No pensó que ya sería un gran peligro. Se puso de pie y, con los brazos colgando, se acercó a Nora, que sostuvo a Amy en un fuerte abrazo. Su expresión era de puro horror, y Luke le dio una sonrisa tranquilizadora. Algo la golpeó en el hombro.

¿Por qué estoy acostada? Luke pensó aturdido. ¡Gané! Lentamente,

ella miró hacia abajo.

Una mancha roja se estaba esparciendo sobre su camisa. Se dio cuenta de que alguien le había disparado. Curioso. Ni siquiera duele. Ella observó con interés como su sangre goteaba sobre el suelo. Entonces Bill Larson entró en su línea de visión, con un revólver colgando de su mano.−Todavía hay algunos hombres en esta caravana que reconocen los derechos conyugales de un hombre−dijo con una sonrisa burlona.−Gracias, Brody. Página 272 de 397 Traducción: AngieE32018

Brody Cowen le había lanzado un arma a Larson. Larson levantó el revólver otra vez, hasta que Luke miró directamente a su boca. Luke cerró los ojos. Escuchó un clic distintivo cuando el martillo se retiró. −Baja el arma−llegó una voz temblorosa detrás de Larson.

Nora. Luke abrió sus ojos otra vez. Dios, por favor, por favor, ¡Mantente fuera de esto! ¡No hagas que te dispare también! −¿O qué?−Bill Larson se burló, sin siquiera darse la vuelta. −O te dispararé−dijo Nora. Su voz era tranquila, pero decidida. Luke débilmente levantó su cabeza, tratando de echarle un vistazo. Amy no estaba a la vista. Nora estaba sola, sosteniendo el pequeño revólver con ambas manos. El cañón apuntaba a Larson, pero estaba visiblemente temblando. A pesar de su propia situación, Luke sintió una orgullosa sonrisa revolotear en su rostro. −Oh, no te preocupes, Bill, ella no apretará el gatillo. No tiene las pelotas que se necesitan para dispararle a alguien−dijo Brody Cowen con una risa burlona.−Cuando ella apunto ese juguete hacia mí, se lo quité sin ningún problema. Con un asentimiento, Larson levantó su revólver de nuevo, apuntando directamente entre los ojos de Luke. Un disparo sonó. Luke no sintió dolor. Ella parpadeó hacia Larson. Él todavía estaba de pie.

Fallo, pensó Luke vagamente. Entonces el revólver cayó de las manos de Larson. Cayó de rodillas, con los ojos muy abiertos por la incredulidad o el dolor cuando se agarró el pecho. Se tambaleó por un momento y luego cayó de bruces. Luke pensó que había escuchado otro disparo cuando su visión se atenuó y el mundo a su alrededor se hizo oscuro y silencioso.

Página 273 de 397 Traducción: AngieE32018

D Nora dejó que su revólver humeante cayera flojo. Miró fijamente al cuerpo inmóvil de Bill Larson, luego giró en redondo para ver a Brody Cowen aferrar su estómago, el revólver en su mano olvidado al darse cuenta de que iba a morir. Sus gritos de agonía hicieron que Nora se mareara. La bilis se elevó en su garganta. ¡Maté a dos personas! Miró hacia abajo, esperando ver sangre en sus manos, pero estaban limpias. No se puede decir lo mismo de la camisa de Luke. Una gran mancha roja cubría su hombro y su pecho, y se extendió rápidamente. Las náuseas amenazaban con abrumarla de nuevo. Nora se inclinó, sin aliento. Cuando alguien arrastró al agonizante Brody Cowen, Nora se enderezó lentamente. Puedes desintegrarte más tarde, ¡ahora ayuda a Luke antes de que muera desangrado! La mera idea de que Luke muriera hizo que su estómago se sacudiera de nuevo, pero esta vez, ella forzó su pánico y se arrodilló junto a Luke. −¿Luke?−susurró, presionando su delantal contra su hombro derecho para detener el sangrado. Él no respondió. Sus ojos estaban cerrados. Solo el débil subir y bajar de su pecho le dijo que todavía estaba vivo. Cuando ella buscó los botones de su camisa para mirar la herida, sus ojos se abrieron.−¿Qué estás haciendo?−él farfulló débilmente. Nora se mordió el labio.−Tratando de salvar tu vida. Ahora quédate quieto y déjame… −No. −¿Qué?−Nora lo miró fijamente. −Solo es arañazo,−murmuró Luke. ¿Estaba alucinando? Nora quería golpearlo, darle un sentido a él.−¡No es solo un rasguño, maldito idiota terco! ¡Te desangrarás hasta la muerte si no dejas que te ayude! −¿Has detenido el sangrado?−Bernice preguntó detrás de ella. Página 274 de 397 Traducción: AngieE32018

poco.

Nora levantó el delantal empapado.−Creo que se ha ralentizado un

Bernice trató de mirar alrededor de Nora.−¿Cómo se ve la herida? ¿La bala pasó directamente? −¡Lo sabría si este obstinado maníaco se niega a dejarme ver la herida!−La indefensa incredulidad que sentía hizo que Nora se volviera loca.−Luke, por favor, ¡Déjame ayudarte! ¡Por favor! ¡No tengo intención de quedarme viuda pronto! Luke intentó levantar la cabeza, pero no pudo.−Correcto−él murmuró.−Pero no aquí. La carreta. −¡Jacob, Tom!−Bernice gritó por encima del hombro.−Ayúdenos a instalarlo en su carreta. Con la ayuda de los dos hombres, arrastraron a Luke por el patio de armas y hasta la carreta justo a las afueras del fuerte. Unas pocas palabras tranquilizadoras para la sollozante Amy, que luchaba contra el agarre de Emeline, entonces Nora se subió al carreta y se arrodilló al lado de Luke que no estaba ya ocupado por Bernice. Cuando bajó la vista, vio que había perdido el conocimiento. Alisó su palma sobre su rostro que era antinaturalmente pálido a excepción de los moretones que ya estaban comenzando a formarse. Con una respiración profunda, comenzó a desabotonar la camisa ensangrentada. Miró su cuerpo esbelto, pero fuerte, con interés, pero luego se llamó a sí misma al orden. Este no era ni el tiempo, ni el lugar para comerse el cuerpo de Luke. −¿Qué es esto?−Bernice señaló las vendas que estaban envueltas en el pecho de Luke.−¿Ya estaba herido? −No. Al menos, no es que yo sepa de...−Qué típico de Luke esconder heroicamente cualquier lesión que haya sufrido en el camino. Con una mirada a la sangre que todavía estaba filtrándose desde algún lugar debajo de las envolturas, rápidamente comenzó a deshacerlas. Un último tirón, y las vendas cayeron, revelando... Nora jadeó, parpadeó, luego miró de nuevo. La imagen frente a ella no había cambiado. En lugar de un pecho peludo y masculino, bajó la vista hacia la piel suave y femenina y un par de pechos. Los pechos eran pequeños, pero aun así, no podían confundirse con el pecho de un hombre. Página 275 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Cielos misericordiosos! ¿Q…qué es esto?−Bernice sonaba tan temblorosa como Nora.−¿Cuál es el significado de esto? É…él... él es... ¿una mujer? Nora no respondió. No pudo. Lo único que podía hacer era

mirar.¡¿Una mujer?! No, no, no, eso no es posible...

−¿Tú...no sabías?−Bernice dijo después de un rato. Nora silenciosamente negó con la cabeza. Ambas miraron a la extraña semidesnuda y sangrante por un tiempo.−Tratemos de curar su...su herida−sugirió Bernice finalmente.−Podemos hablar de esto más tarde. Aun así, Nora solo se quedó atónita mientras Bernice limpiaba la sangre y estudiaba la herida. −Ve.−Bernice le dio un empujoncito.−Ayúdame a darle vuelta… tenemos que ver si la bala pasó directamente o si aún está atrapada dentro. Bernice agarró el hombro ileso, pero Nora dudó en tocar el cuerpo pálido, casi temeroso de incluso rozar los pechos desnudos por accidente. Entonces Luke gimió sin despertarse. El sonido de dolor sacudió a Nora de su estupor. Concentrándose solo en la herida y ninguna otra parte del cuerpo de Luke, logró reponerse y ayudar a Bernice a tratar la herida. Luke se estremeció cuando vertieron whisky en la herida, pero no se despertó. Finalmente, después de media hora, habían detenido el sangrado y tenían un vendaje grueso en su lugar. Bernice colocó una manta sobre el cuerpo inerte, pero Nora todavía se encontró lanzando miradas incrédulas a los contornos del pecho de Luke. −Ahora, dime cómo es posible−exigió Bernice, recostándose contra un barril de encurtidos.−¿Cómo terminaste casada con una...una mujer sin saberlo? −No lo sé−susurró Nora.−Ya no sé nada. Justo cuando pensé que finalmente tenía la vida que quería... Debí saber que algo me quitaría eso. −Así que supongo que Amy y el bebé... ¿no son de Luke?−Bernice preguntó. Página 276 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora negó con la cabeza.−Y ahora sé por qué siempre insistía en que nunca tendríamos hijos juntos−No podía evitar que la amargura de la traición se notara en su voz. −¿Tu nunca…?− Bernice gesticuló torpemente entre Nora y la mujer inconsciente. −No. Dijo que no esperaba eso de mí−Muchas cosas sobre Luke ahora comenzaron a tener sentido para Nora—por qué se había negado a compartir su cama y ni siquiera le había dejado verlo desnudo. Incluso durante el día más caluroso, nunca se quitó la camisa. Y ahora Nora comprendía que se afeitaba todos los días para ocultar el hecho de que no tenía vello facial en absoluto. Y es por eso que parecía entenderme mejor

que cualquier hombre antes.

Bernice se puso de pie y se enderezó con un gemido.−Creo que ahora necesitas un tiempo a solas. Iré y les contaré a los demás que Luke todavía está vivo. Nora asintió aturdida. Bernice ya estaba subiendo del carreta cuando algo se le ocurrió.−¡Bernice!−Llamó rápidamente. −¿Sí?−La mujer mayor volvió a asomarse. −¿Podrías...quiero decir...por favor, quédate callada y no le digas a nadie sobre...sobre Luke? Al menos por ahora. ¿Por favor?−Nora estaba segura de que nadie iba a creer que ella no sabía que su marido no era un hombre. Si sus compañeros de viaje descubrieron que su Capitán era una mujer, no se sabía lo que harían. Tal vez algunos fanáticos intentarían matar a Luke, o al menos desterrarla de la caravana, y Nora tampoco podría quedarse. Creerían que ella había cometido actos antinaturales con la mujer que era su marido. Nora se dio cuenta de que tenía que ocultar el secreto de Luke, porque su propio destino estaba inevitablemente entrelazado con el de Luke. −Está bien. Me callaré por ahora. Y me ocuparé de Amy esta noche. Entonces Bernice se fue, dejando a Nora sola con sus pensamientos y muchas preguntas sin respuesta. Miró a Luke y examinó el sereno rostro en busca de signos de suavidad femenina. Era el mismo rostro familiar que nunca. Las pestañas oscuras descansaban sobre una cara que estaba profundamente bronceada, a pesar de que ahora se había puesto pálida. La mejor palabra que Nora encontró para describir los labios de Luke fue "sensual", pero la mandíbula fuerte y el mentón obstinado le impidieron Página 277 de 397 Traducción: AngieE32018

parecer demasiado femenina. La nariz era ligeramente torcida debido a una vieja rotura de la que Nora siempre se había preguntado porque nunca había conocido a Luke por pelear a puñetazos. Las finas líneas alrededor de los ojos ahora cerrados atestiguan una vida trabajando al aire libre bajo el sol ardiente. Nora podía recordar fácilmente cómo se profundizaban las líneas cuando él sonreía.

Ella, Nora se corrigió de nuevo. Lentamente, con vacilación, extendió

una mano y tocó la mejilla de Luke con un solo dedo. La piel era tan suave como la suya.

¿Por qué nunca me di cuenta? Se preguntó a sí misma. Sé más sobre hombres que cualquier otra mujer en este caravana. He estado con hombres jóvenes, ancianos, hombres ricos y pobres, hombres gordos y delgados...pero nadie ha sido nunca como Luke. ¿Por qué no pude reconocer que ella es una mujer? ¡Debería haberlo sabido tan pronto como ella se negó a compartir mi cama! Sus dudas sobre sí misma comenzaron a asomarse otra vez.

Vigiló a la mujer inconsciente durante horas, perdida en sus pensamientos y dudas. Pensó que había llegado a conocer a Lucas, que había comenzado a revelarle su ser más íntimo, pero ahora descubrió que no sabía nada acerca de esta extraña. ¿Por qué visitó un burdel si él...ella es

una mujer? ¿Para reforzar su identidad masculina? Pero, ¿por qué iba a querer vivir como hombre en primer lugar? ¿Y por qué me pidió que me casara con él, sabiendo que todo era una farsa? Dios, ¿qué haré?

Había tantas preguntas, y sabía que no obtendría respuestas hasta que Luke se despertara. Si él...ella se despierta y se pone bien. Estaba decepcionada y herida por la traición de otra persona en su vida, pero descubrió que no deseaba ningún daño a Luke. Una parte de ella todavía estaba convencida de las intenciones honorables de Luke. La primera luz gris de antes del amanecer ya estaba aligerando el cielo cuando Nora finalmente se sumió en un sueño problemático.

D Golpe. Golpe. Golpe. El dolor irradiaba a través de todo su cuerpo con

cada latido de su corazón. Luke parpadeó con ojos abiertos. Le tomó unos segundos darse cuenta de que estaba descansando sobre su espalda, tumbada en el carreta. Bill Larson. Nos peleamos. ¡Nora le disparó! ella Página 278 de 397 Traducción: AngieE32018

recordó de repente. Y él me disparó, agregó mientras el dolor recorría su hombro. Luego, con otra ola de dolor, se dio cuenta de que, probablemente, Nora ya había descubierto su secreto. Lo último que recordaba era que la llevaban a la carreta. Débilmente extendió su mano izquierda y levantó la manta que la cubría.

¡Maldición, maldición, maldición! Su camisa se había ido. Un vendaje

cubría su hombro derecho y la mitad de su pecho, pero no era el envoltorio que normalmente limita sus pechos. Sus pechos estaban desnudos, y ella rápidamente tiró de la manta más alto para cubrirlos de nuevo. Demasiado

tarde. Nora ya ha visto lo que eres.

Su primer instinto fue buscar su ropa, huir y comenzar una nueva vida en otro lugar donde nadie supiera que ella no era lo que parecía ser; pero cuando intentó sentarse, se dio cuenta de que no sería tan fácil. Una ola de mareos la dejó hundirse. Cerró los ojos cuando el dolor y la sensación de desesperación se apoderaron de ella. Un sonido de rasgadura junto a ella la hizo abrir los ojos otra vez. Nora estaba dormida a pocos centímetros de ella, medio escondida entre una bolsa de harina y el barril de encurtidos. Su cara estaba pálida y algunos mechones de pelo se habían liberado del nudo apretado en la parte posterior de su cabeza.

Ella todavía está aquí. Luke no se atrevió a esperar que eso significara

que Nora la perdonaría y la aceptaría. Ella no sabía cómo enfrentarla. En este momento, Nora se estiró y abrió los ojos. De repente, se encontraron mirándose una a la otra.

Tantas emociones parecían girar a través de los ojos verdes de Nora que Luke no podía distinguirlas. Finalmente, no pudo soportar el silencio entre ellos por más tiempo.−No sé qué decir−susurró. Nora tampoco parecía saber cómo abrir la comunicación entre ellas. −¿Qué pasó después de que Larson me disparó?−Luke finalmente preguntó. Tal vez sería más fácil comenzar con algo más que el descubrimiento que debe haber sorprendido a Nora.

Página 279 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora la miró por un momento, antes de que finalmente respondiera,−Brody Cowen intentó terminar lo que Larson comenzó. Le disparé cuando apuntó con una segunda arma hacia ti. −Gracias.−Luke extendió una mano, con la intención de apretar la mano de Nora en un gesto de agradecimiento, pero Nora retrocedió antes de que pudiera hacer contacto. −No me agradezcas−dijo Nora con voz áspera.−Maté a dos personas, eso no es algo por lo que estar agradecido. Luke sabía por experiencia de primera mano lo difícil que podía ser llevar una vida. Para ella, había cambiado todo, incluso cómo se había sentido ella misma. Agregue a eso el descubrimiento de que está casada con

una mujer y no es sorprendente que Nora sea una persona muy confundida.−No te agradezco por matarlos. Te agradezco por salvarme la

vida. Por supuesto, ahora que sabes quién...lo que soy, es posible que no creas que valga la pena salvar mi vida−Estudió a Nora atentamente, buscando una reacción. La cara de Nora no reveló ninguna emoción. En su trabajo anterior, había aprendido a ocultar lo que estaba sintiendo.−Me salvaste la vida antes, así que fue justo que salvara la tuya−respondió con rigidez.

Entonces ella pagó la deuda, y ahora ya no me debe nada, ¿es eso lo que está diciendo? Luke se preguntó.−¿Tú...le dijiste a alguien? −No. Luke dejó escapar un suspiro de alivio. Eso significaba que existía la posibilidad de que pudiera reanudar su vida y el papel de capitán de la caravana, o al menos que tuviera tiempo de recuperarse de la herida sin una multitud enfurecida que esperara hasta que se curara lo suficiente como para ser expulsada. −Pero Bernice...vio...tu cuerpo cuando cuidamos tu herida−agregó Nora, destruyendo las esperanzas de Luke. Se cubrió los ojos con el dorso de la mano. Maravilloso. Ella gimió, ¡Probablemente todo la caravana ya lo sepa! Se apoyó en el codo izquierdo e intentó sentarse. −¡¿Qué demonios estás haciendo?!−Nora dijo bruscamente. −¿Dónde está mi ropa?−Trató de mirar alrededor, pero su visión era borrosa y comenzó a balancearse. Página 280 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora frunció el ceño.−Están cubiertos de sangre. Pero no importa, no las necesitas en este momento. −Sí, a menos que quieras que monte por el campamento así −Luke asintió con la cabeza hacia su pecho cubierto de manta. −No quiero que montes por el campamento. ¡Sería tu muerte!

¿Todavía le importa si vivo o muero? Luke se preguntó. Su brazo

izquierdo comenzó a temblar a medida que su fuerza disminuía, y se dejó caer en su petate con un gemido. Cuando su visión se aclaró de nuevo, miró a sus cegadores ojos verdes.−Sé que debes estar enojada, confundida y herida y… Una vez más, Nora no dejó que terminara su intento de explicar.−¡No sabes nada de cómo me siento! ¡Ni siquiera sé qué debería sentir! Luke suspiró. La amistad que había crecido lentamente entre ellas parecía estar perdida. Ya no podían hablar más.−Se puede anular el matrimonio tan pronto como lleguemos a Oregón−ofreció. −Dudo que incluso necesite una anulación—este matrimonio no era exactamente legal.−La voz de Nora estaba chorreando de amargura.−Pero no es tan fácil como eso. Una anulación no resolverá todos los problemas que causaste. Si alguien se entera de que eres...−Dudó, evitando la palabra por un momento,−... una mujer, no es sólo tu vida y tu futuro los que serán destruidos. Mi reputación también se verá afectada. Nadie creerá que viví contigo durante cuatro meses sin darme cuenta de que no eras un hombre, ¡No podré encontrar otro marido en Oregón si es de conocimiento común que estaba casada con una mujer! −Lo siento. Nunca quise… −¡No quiero escucharlo! No puedo hablar de esto en este momento−Con movimientos bruscos, Nora se puso de pie y se bajó de la carreta.

D Nora miró hacia las aguas cristalinas del río Boise. Se inclinó, manteniendo cuidadosamente el equilibrio que había cambiado con el crecimiento de su vientre, y tomó una piedra plana. Apretó sus dedos alrededor de él, luego levantó su brazo y arrojó la piedra. Rebotó de la superficie del agua, una vez, luego dos veces, antes de que finalmente se hundiera. Nora miró los círculos que se extendían sobre el agua, Página 281 de 397 Traducción: AngieE32018

recordando el día en que Luke le había enseñado a Amy a tirar una piedra así. En aquel entonces, su vida parecía tan perfecta, pero ahora, sus esperanzas de llevar una vida familiar simple se hicieron añicos. −¿Cómo esta Luke... o como sea que sea su nombre? Nora se sobresaltó cuando Bernice de repente se acercó a ella.−Ella estaba despierta hace solo media hora. Creo que sobrevivirá−Todavía tomó un esfuerzo consciente llamar a Luke "ella" −¿Qué te dijo? ¿Te dijo por qué... −No hablamos mucho−dijo Nora. A decir verdad, ni siquiera quería hablar con Bernice en este momento. Bernice rodeó un pequeño sauce para poder mirar a Nora a la cara.−¿No tienes curiosidad en absoluto? ¿No quieres saber por qué vive disfrazada? ¿Por qué te pidió que te casaras con ella? Nora lo consideró por un momento. Sí, tenía curiosidad, pero había otros sentimientos que corrían mucho más profundo.−¿Qué cambiaría si lo supiera? Los ojos marrones de Bernice se estrecharon. −¿Cambiar? −Sí. Lo que él...ella ha hecho, está hecho. Nada de lo que Luke o yo diga o haga cambiará el hecho de que nunca podrá ser el marido con el que soñé−De repente, Nora se dio cuenta de que estaba básicamente afligida, como una mujer que acababa de perder a su marido. −Es increíble. Siempre pensé que Luke era el marido perfecto−dijo Bernice con una asombrosa sacudida de la cabeza. Nora se mordió el labio hasta que probó sangre. Todo había sido una ilusión. −¿Quieres que hable con ella?−Bernice preguntó. −No.−Nora rápidamente negó con la cabeza. Tenía la impresión de que Luke no quería que nadie la viera en su condición débil y medio vestida. Ella hizo una mueca cuando notó que, después de todo lo que había sucedido, todavía se sentía protectora de Luke.−Iré a ver cómo está.

Página 282 de 397 Traducción: AngieE32018

Trató de no hacer ningún ruido mientras subía a la carreta, esperando encontrar a Luke dormido. Era más fácil mirar a una mujer dormida que tener esos familiares ojos grises mirándola. Los ojos de Luke estaban cerrados. Nora dio un suspiro de alivio. Ella silenciosamente se sentó y miró la cara pálida. Luke se movió en su sueño y gimió de dolor. La manta se deslizó un poco hacia abajo, descubriendo un hombro suavemente musculoso pero no tan voluminoso como la mayoría de los hombres. Nora miró fijamente la piel clara y el vendaje que la cubría a medias.

Debería cambiar su vendaje antes de que se despierte. Sabía que

Luke se sentiría incómodo dejándola ver su cuerpo mientras ella estaba despierta, y Nora tampoco estaba muy a gusto con eso.

Lentamente, sin tocarla más de lo absolutamente necesario, Nora bajó la manta. Su mano aún se agarraba al borde de la manta mientras miraba hacia abajo. Viviendo en un burdel, ella había visto chicas ligeras de ropa todos los días, pero por alguna razón, mirar a Luke era diferente. Solo cuando la piel clara del pecho de Luke estalló en carne de gallina y sus pezones se pusieron rígidos en el aire fresco, Nora se sacudió de su estupor y comenzó a moverse de nuevo. Bajó su mano hacia el hombro vendado de Luke. −¿Qué...?−Los reflejos de Luke eran asombrosos para una mujer que casi había muerto la noche anterior. En el primer contacto ligero, ella se apartó del contacto de Nora, una mano agarrando la manta mientras la otra instintivamente buscaba su revólver. −Soy solo yo−dijo Nora en voz baja. Luke se hundió, pero mantuvo su fuerte agarre en la manta.−¿Que estuviste haciendo? Nora sintió que la sangre corría a sus mejillas. ¡Grandioso! ¡Ahora ella piensa que estaba comiéndomela! −Necesito cambiar tu vendaje−le dijo con la mayor naturalidad posible. −Y…yo puedo hacerlo−tartamudeó Luke. Todas las otras veces cuando Luke se había negado a dejar que le curara una herida repentinamente comenzaron a tener sentido.−Ya he Página 283 de 397 Traducción: AngieE32018

visto tu cuerpo. No hay necesidad de ser tímido al respecto. Trabajé en un burdel, así que lo he visto todo antes−le dijo resueltamente. Aun así, Luke bajó la manta con evidente renuencia, pelando hacia atrás lo suficiente como para permitir el acceso a la venda. Nora se concentró únicamente en su tarea. Cuando desenvolvió el vendaje, notó que el cuerpo bajo sus dedos estaba rígido e inmóvil. −Respira−ordenó ella.−No necesito que te desmayas encima de tus otras heridas. Luke respiró hondo y luego se calmó nuevamente.−¿Cómo se ve? Nora estudió la herida. El área a su alrededor estaba hinchada y descolorida. Rápidamente desvió la mirada cuando notó que su mirada había seguido uno de los hematomas que desaparecieron debajo de la manta.−Mejor de lo que esperaba. −¿Papá?−una pequeña voz sonó afuera del carreta.

¡Oh Dios! Nora y Luke se miraron una a la otra. Ocupada tratando la

herida de Luke y luego tratando de hacer frente a sus propios sentimientos, Nora no había pensado realmente en lo que esto significaría para su hija.

−¡No!− Los ojos de Luke se agrandaron cuando los sonidos indicaron que Amy estaba tratando de subir a la carreta.−¡Rápido! ¡Ayúdame! No quiero que me vea así. Nora ni siquiera podía imaginar qué le haría a Amy si descubría que su amado "Papa" era una mujer. Rápidamente volvió a envolver la herida y ajustó la manta más apretadamente alrededor de los hombros de Luke. −¡Papá!−Amy se levantó y revolvió varias pilas de provisiones en su prisa por alcanzar a Luke. −Por favor, ten cuidado, cariño−advirtió Nora.−Luke tiene una pupa−No pudo obligarse a llamar a Luke "Papá" Amy se detuvo y miró a la mujer medio reclinada.−¿Es una mal pupa? −No, nada mal. Me curaré en un momento.−Le prometió Luke.

Ella es la mejor mentirosa que he conocido,—y Dios sabe, ¡he conocido bastantes buenos timadores en el establecimiento de Tess! Nora pensó, pero no dijo nada. Por una vez, estaba contenta con la pequeña mentira, porque Amy solía preocuparse demasiado para una niña de casi Página 284 de 397 Traducción: AngieE32018

cuatro años. Ella no necesitaba temer por la vida de su "padrastro" además de eso. −Lo beso y lo hago mejor−anunció Amy. Antes de que Luke pudiera detenerla, ella dio un paso adelante y agarró la manta, queriendo levantarla para que pudiera alcanzar la suficiente piel desnuda como para presionar un beso de curación. Nora fue la primera en reaccionar. Rápidamente, antes de que la manta pudiera revelar el pecho de Luke, presionó la manta y la mantuvo en su lugar. Solo cuando Luke se puso muy, muy quieto, se dio cuenta de que su mano descansaba en la parte superior del pecho de Luke. Quería arrancar su mano en un arranque de pánico, pero luego Amy levantaría la manta y vería a más de Luke de lo que Nora quería, así que mantuvo su mano donde estaba.−Lo siento−dijo ella. −Está bien−Con el rostro rojo, Luke artículo de regreso. −¿Ves este gran moretón en la mejilla de Luke, cariño?−Nora señaló una de las marcas que los puños de Bill Larson habían dejado en la cara de Luke.−Creo que deberías besarlo allí, porque estoy segura de que ese hematoma duele mucho−No era tan difícil recordarse usar pronombres masculinos cuando se refería a Luke, pero aun así, ahora se sentía como una mentira que ella sabía. Finalmente, Amy soltó la manta y besó la mejilla de Luke.−Allí. Todo está mejor−dijo, como si hubiera escuchado de Nora antes. −Gracias, cariño−Luke extendió una suavemente alisó un revoltoso cabello de Amy.

mano

temblorosa

y

Todo lo demás sobre ella podría haber sido una mentira, pero Nora creía que los sentimientos de Luke por Amy eran genuinos. −¡Voy a recoger flores pomposas para papá!−Amy anunció y bajó de la carreta. Nora apartó su mano del pecho de Luke. El silencio en la carreta fue repentinamente incómodo.−Ni siquiera sé tu nombre−murmuró. −Sí, lo haces−dijo Luke desafiante.−Mi nombre es Luke Hamilton. −Tu apellido podría ser Hamilton, pero los padres no nombran a su niña 'Luke'−protestó Nora.

Página 285 de 397 Traducción: AngieE32018

−Mi madre lo hizo. Bueno, ella me llamó...−Luke bajó la voz en un susurro,−... Lucinda, pero la mayoría de las personas me llamaron 'Luke' de todos modos. No hay recuerdos agradables relacionados con el nombre de Lucinda. Nora asintió lentamente. Crecer como una niña en un burdel no fue una experiencia agradable.−¿Por eso no querías que nombrara a la bebé Lucinda? −Algo así, sí. Dejé esa parte de mi vida atrás, y no quería que me lo recordaran. Estudió a Luke. La mirada de los ojos grises estaba abierta, sin malicia. Finalmente, Nora se sintió lo suficientemente calmada como para preguntar.−¿Por qué vives así? ¿Ocultas tu verdadero ser detrás de un disfraz? Luke se miró a sí misma.−¿Mi verdadero yo? ¿Disfraz?−Repitió, más para ella misma que para Nora. Sacudió su cabeza.−No hay otra vida para mí. Así es como me siento más cómodo. Después de pensarlo por un tiempo, Nora había encontrado muchos paralelos sobre sus vidas. Trabajando como una "dama de la noche", Nora tuvo que fingir y esconder partes de ella misma también. Pero aquí fue donde las similitudes terminaron—Nora no podía imaginarse voluntariamente eligiendo una vida donde ella constantemente tenía que esconderse. Luke parecía preferir vivir su vida como un hombre. −¿Tú...−tragó nerviosamente−... ¿piensas en ti misma como un hombre? Luke se encogió de hombros incómodo, luego gimió y se agarró el hombro cuando el movimiento tiró de su herida.−Supongo que, en general, lo hago...solo sé que no soy como todas las otras mujeres. −No tú lo no eres.−No hubo disgusto en la voz de Nora.−Pero tampoco eres como todos los otros hombres. Luke bajó la cabeza.−Mira, sé que no debí casarme contigo, y tienes todo el derecho de... −¿Por qué lo hiciste? Luke parpadeó.−¿Qué?

Página 286 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Por qué te casaste conmigo?−Nora preguntó. ¿Por qué una mujer se casó con otra mujer, sabiendo muy bien que era un pecado ante los ojos de Dios?−¿Fue porque puedes reclamar dos veces la cantidad de tierra que un hombre casado? −No. La tierra no tiene nada que ver con eso. Eso fue simplemente un agradable efecto secundario−respondió Luke sin dudarlo.−Sabía que tener una esposa y una hija ayudaría a hacer que la gente en la caravana asumiera que soy un hombre. Y, sobre todo, no quería que Amy creciera como yo. Pude ver que eres una madre cariñosa, y yo quería darte la oportunidad de una nueva vida que mi madre nunca tuvo. Si eso era cierto, entonces Luke realmente era la persona honorable que Nora había creído que era.−¿Cuánto tiempo has vivido así? − Desde que tenía doce años.

¡¿Doce?! Dios, no me extraña que ella sea tan convincente. ¡Ella prácticamente creció siendo un niño! Nora pensó en la conversación sobre la madre de Luke que habían tenido hace una semana. Una semana que se siente como una eternidad.−¿Desde que murió tu madre? −Sí. Yo estaba por mi cuenta, sin familia ni amigos para atenderme, y yo sabía que nadie emplearía a una niña de doce años—excepto tal vez como una chica de la noche,−dijo Luke amargamente.−Así que me vestí de niño y les dije que tenía quince. Trabajé como un mozo de cuadra, luego como un ranchero y cuatro años más tarde, me uní a los Dragones. −¿Así que te disfrazaste de hombre para evitar terminar como una prostituta?−Nora ciertamente podría entender eso. Deseó haber sido una opción para ella hace cuatro años, −Sí. Y no. No es solo un medio para un fin. Es cómo me siento más cómodo−dijo Luke. Nora todavía no entendía del todo. ¿Cómo podría sentirse cómoda viviendo una mentira? Luke suspiró.−Soy raro, lo sé. Me lo han dicho antes. Nora levantó la cabeza.−Hay otras personas que saben sobre... ¿tú...tú? −Solo Tess... y Nate.

Página 287 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Nate? ¿Ese amigo tuyo que murió en la Guerra de México?−Como

el que ha querido llamar al bebé... Luke asintió.

−¿Le dijiste?−Nora preguntó. −NO. Se enteró de la misma manera que tú. Me hirieron, e intentó ayudar.−Luke tiró la manta más apretada alrededor de sí misma, como queriendo protegerse del recuerdo.

Entonces, ¿otra persona ha estado en la misma situación? Bueno, tal vez no sea exactamente la misma situación, pero aun así...Nora quería escuchar más. Tal vez eso la ayudaría a sobrellevar esta situación inusual.−¿Cómo reaccionó?

−Después de algunas semanas, se acostumbró. Se dio cuenta de que nada había cambiado solo porque ahora conocía mi verdadero género; todavía era el mismo amigo que había conocido antes−le dijo Luke.

¿Es ese un mensaje para mí? Nora se preguntó. Amigo...ella repitió

mentalmente e intentó imaginarse a Luke y a otro joven uniformado, peleando, comiendo y durmiendo lado a lado. ¿Un hombre y una mujer que viven en lugares cerrados durante la guerra? Sabía por experiencia que la guerra a menudo parecía intensificar las emociones y alimentar las pasiones.−Nate y tú... ¿alguna vez...? Luke la miró con una ceja levantada.−¿Qué? −¿Amantes?−Nora preguntó en voz baja. Luke tosió sorprendido, luego se agarró el hombro herido. Nora esperó impotente hasta que el hechizo de tos había pasado.−Lo siento. No debería haber preguntado eso. −No, no, está bien. Tienes derecho a saber estas cosas sobre mí. Te confié mi mayor secreto, así que debería confiar en ti con todo lo demás, ¿verdad?

¿Confianza? ¿De verdad queda algo de confianza entre nosotros?

Nora se preguntó. Hubo demasiadas mentiras entre ellos desde el principio. Justo cuando habían construido una relación reacia, uno de ellos había destrozado la confianza del otro y tenían que reconstruirlo de nuevo;

¿Cuántas veces podemos continuar haciendo eso hasta que no podamos volver a unir las piezas rotas? Página 288 de 397 Traducción: AngieE32018

−Nate era mi mejor amigo−dijo Luke en el silencio que había caído entre ellos como un abismo.−El único amigo que tuve hasta que conocí a Tess. Era como un hermano para mí, pero no, nunca hubo algo más entre nosotros−Luke parecía realmente sorprendido de que ella siquiera lo asumiera, como si nunca hubiera considerado esa posibilidad. −Pero si él fue el único que conoció tu secreto... ¿significa esto que nunca has estado con nadie?−Cada vez más, Nora tenía la sensación de que Luke había llevado una vida más solitaria que la de ella. Al menos, había tenido a Amy, Tess y una docena de otras jóvenes que eran sus amigas. Y a veces, ella había compartido su cama con un cliente que había sido amable y realmente parecía preocuparse por ella. Luke volvió la cara y miró la cubierta de la carreta, pero Nora aún podía ver el rubor en su rostro. Su vida también ha sido mucho más protegida que la mía, pensó Nora divertida. Después de algunas semanas en su línea de trabajo, las prostitutas dejaron de sonrojarse por cuestiones carnales. −No dije eso,−Luke finalmente murmuró. Nora parpadeó. Ella repitió mentalmente su pregunta y la respuesta tardía de Luke.−Pero quién...si nadie más que Nate conocía tu secreto, ¿cómo puedes compartir tu cama con alguien que no lo sabe? Luke apartó la vista y tomó un hilo suelto de su manta.−Dije que nadie más que Nate y Tess conocía mi secreto−corrigió en voz baja. −Sí, ¿pero Tess?−Nora cayó hacia atrás contra el barril de pepinillos.−¿Tú...no quieres decir...?− Oh, Señor, ¡Es cierto! Nora recordó de repente. Él...ella me dijo que ha estado con Tess cuando hablamos sobre

por qué Luke pondría un pie en un burdel después de crecer en uno.−Entonces, ¿es realmente cierto? ¿No solo dijiste eso para reforzar tu imagen varonil?

Luke todavía no se encontró con su mirada.−Todo lo que te dije es verdad. Solo mentí sobre mi género, pero no sobre cualquier otra cosa. Nora se mordió el labio inferior. No sabía qué decir a esa revelación; trabajando como prostituta, no había mucho sobre placeres carnales que fuera un concepto extraño para ella. Había oído que había personas que preferían la compañía de su propio sexo, pero no lo había pensado mucho; había sido una posibilidad teórica que no importaba en su vida cotidiana. Ella estudió a Luke con curiosidad.−Entonces, ¿le pagaste a Tess? Página 289 de 397 Traducción: AngieE32018

−No. El dinero nunca fue un problema entre nosotros−enfatizó Luke.−Yo era su amigo, no un cliente. −¿Sabía Tess quién y qué eras cuando fuiste a su cama por primera vez?−Nora no pudo evitar preguntar. La repentina revelación había convertido sus pensamientos y suposiciones en una confusión, y quería ponerlos en orden y hacer que su cabeza dejara de girar. Luke suspiró. Estaba claro que ella no se sentía cómoda, pero se sintió obligada a responder las preguntas de Nora.−Ella lo sabía, sí.

Y aun así, invitó a Luke a su cama... ¡Sin siquiera tomar su dinero!

Nora sabía que, como madame de un burdel, Tess era una empresaria inteligente ante todo. Ella nunca hizo nada que no quisiera a menos que se beneficiara de alguna manera. ¡Ella llevó a Luke a la cama porque ella quería! Concluyó. Pero ¿por qué me envió arriba con Luke? ¿Ella pensó que me gustaría, también? En lugar de aclarar sus pensamientos y sentimientos, se volvieron aún más confundidos.

−Sé que esto puede parecer extraño e impactante para ti−dijo Luke, su mirada fija aún hacia la cubierta del carreta,−Y no es algo de lo que me sienta particularmente orgulloso, pero así soy y no puedo cambiar eso; créeme, lo he intentado. Nora miró la mandíbula apretada, la espalda rígida y la cara desviada; Luke Hamilton era una imagen de vergüenza. Aun así, Nora no estaba lista para dejarla salir y cambiar el tema de la conversación. Quería entender esto.−¿Siempre prefieres la compañía de mujeres o piensas que es porque llevas la vida de un hombre? Luke se encogió de hombros torpemente.−No estoy seguro. He vivido en ropa masculina desde que era lo suficientemente mayor como para ser consciente de los deseos carnales. No puedo imaginar estar con un hombre...de esa manera−Se estremeció. Al estudiar las características de Luke, Nora trató de imaginar a Luke en la cama con un hombre, pero las imágenes mentales simplemente no llegaron. Se había acostumbrado tanto a pensar en Luke como en un hombre que, de alguna manera, le parecía equivocado imaginarla con un hombre. En cambio, una imagen mental de Luke en un apasionado abrazo con Tess apareció en su mente. Ahora era el turno de Nora de sonrojarse. Alguien aclaró su garganta justo fuera de la carreta, anunciando su presencia. −¿Nora, Luke?−Era la voz de Bernice.−¿Estás... decente? Página 290 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se apretó rápidamente la manta alrededor de sí misma, tratando de ocultar cualquier signo de su feminidad. Nora asomó la cabeza fuera de la carreta. Sabía que Luke estaría más cómodo si Bernice se quedaba afuera.−¿Dónde está Amy? −Ella está con Jacob−explicó Bernice.−Se llevó a los niños al río para ver cruzar las carretas. Escucha, tenemos que levantar el campamento y seguir adelante. No podemos esperar más. Nora sabía que ella tenía razón. Septiembre ya había llegado, y a los emigrantes les preocupaba que las nieves llegaran temprano y se quedaran varados en las montañas. Todos los hombres y mujeres en el camino habían oído hablar de la expedición Donner, que se habían congelado hasta la muerte o recurrido al canibalismo porque estaban atrapados en la nieve; ese pensamiento siguió a los viajeros mientras continuaban hacia el oeste. −¿Qué harás tú?−Preguntó Bernice, señalando con la cabeza el carreta donde Luke descansaba. −No sé...−Nora miró con tristeza a su amiga. Por primera vez desde el comienzo de su viaje, fue 'Tú' y no 'ustedes', como si ya no formara parte de la caravana.−No estoy segura de sí Luke ya es lo suficientemente fuerte para viajar.−Y tampoco estaba segura de sí los otros emigrantes todavía querrían que ella viajara con ellos. −Siempre eres bienvenida a unirte a nosotros, ¿sabes? Podríamos hacer un lugar para ti y Amy en nuestra carreta−ofreció Bernice con su amable sonrisa.

Para mí y Amy... ¿pero qué hay de Luke? Al principio, ella no había

querido ver a Luke otra vez, pero ahora su ira se había desvanecido lentamente, dejando atrás solo el dolor, la confusión y el miedo por su futuro incierto. El camino de su vida le había parecido tan claro hace unos días. Ella había soñado con criar a sus hijos con un esposo amable y un padre amoroso. Ahora, ese sueño se había roto.

Aun así, no podía dejar a Luke atrás, herida e indefensa como estaba; eso era lo único que sabía con certeza, todo lo demás sobre su futuro parecía incierto y aterrador. No podía imaginar un futuro sin Luke, sabiendo que ella no podía proveer a Amy y al niño por nacer por su cuenta, pero, ¿qué tipo de futuro podrían tener dos mujeres y dos niños pequeños juntos? Sería obvio para todos los que se conocieron que no eran una Página 291 de 397 Traducción: AngieE32018

familia. Sus hijos serían bastardos tal como lo habrían sido si hubiera seguido trabajando en un burdel. Entonces, de repente, Nora recordó. ¡Nadie sabe que somos dos

mujeres! Todos todavía creen que Luke es un hombre. Todos menos Bernice. Ella miró a su amiga.−No puedo dejarla atrás, Bernice,−susurró, muy consciente de que Luke estaba escuchando a solo unos centímetros de ellos.−Ella me salvó la vida y Amy más veces y en más formas de las que puedo contar, y yo...

−Podría hablar con los demás,−ofreció Bernice.−Tal vez si Jacob dice una buena palabra por ella, la dejarán quedarse. Nora sacudió lentamente la cabeza.−No, no podría vivir de esa manera, y yo tampoco podría vivir así−Sabía lo que era sentir miradas furtivas y escuchar los comentarios mordaces que la gente hacía a sus espaldas. Luke estaba acostumbrado a ser un oficial y líder, un hombre respetado. Nora sabía que no soportaría que la miraran como una rareza por mucho tiempo. Si sus compañeros de viaje descubrieron que ella era una mujer, Y Nora y sus hijos quedarían atrás. Miró a Bernice con determinación acerada.−Necesito que finjas que nunca has visto el cuerpo de Luke. −¿Qué? −Solo trata a Luke como si realmente fuera el hombre que creías que era−suplicó Nora. Bernice negó con la cabeza.−Pero... pero... ella no. Nora cerró los ojos.−Lo sé. Pero es la única oportunidad que tenemos para comenzar una nueva vida en Oregón. Una mujer soltera no tiene derecho a reclamar ninguna tierra. Yo estaría a merced de los hombres en la ciudad de Oregón. Tendría que casarme con cualquier hombre que me quisiera.−Esperar y orar por un hombre amable habría estado bien hace unos meses, pero ahora parecía un riesgo demasiado alto. Nora estaba segura de que no sería tan afortunada dos veces. Un esposo como Luke sólo pasa una vez. Oh, Luke. Nora miró a la mujer dentro de la carreta con un suspiro. Si sólo fueras el hombre que pretendes ser...serías el hombre perfecto. Ella suspiró de nuevo. La ironía de la vida...

Página 292 de 397 Traducción: AngieE32018

−Nora...no estoy segura de que sea una buena idea−protestó Bernice débilmente. −Por favor, por favor, dame esa oportunidad−Nora miró a los ojos marrones como si quisiera hipnotizar a la mujer mayor. Bernice suspiró.−¿Realmente no hay alternativa? ¿De verdad quieres seguir viviendo con... ella? Nora sintió que se le erizaban los pelos de punta. No le gustó lo que Bernice comentaba implicaba.−Luke sigue siendo mi amigo y el líder de esta caravana, si nada más. Eso no ha cambiado, ¿sabes?−Repitió lo que Luke le había contado sobre la reacción de Nate. −No es eso−dijo Bernice con dulzura.−No creo que sea una mala persona. Es sólo... ¿Cuánto tiempo crees que va a funcionar? ¿Cuánto tiempo hasta que alguien la descubra de nuevo—posiblemente alguien que reaccionara menos tolerante que tú y yo? −Ya ha funcionado durante mucho tiempo. Luke ha vivido como hombre desde que tenía doce años, y solo ha sido descubierta una vez; tienes que admitir que es muy convincente como hombre−Incluso ella, que tenía más experiencia con hombres que la mayoría de las otras mujeres, nunca había sospechado que su marido era una mujer. Ella había sentido que Luke era diferente de otros hombres, sí, pero nunca había sospechado la verdadera causa de esas diferencias. Bernice asintió renuente.−Oh, sí, ella lo es. −¿Así que te callas?− Nora la miró con esperanza. −Nunca encontrarás otro marido si todos piensan que estás casada con Luke−advirtió Bernice. Nora se encogió de hombros.−No me importa−Ella no quería otro marido. Lo único que quería era aferrarse a la paz que había encontrado viviendo como la esposa de Luke, incluso si nunca hubieran sido realmente una pareja en el verdadero sentido de la palabra. −Está bien−finalmente, Bernice estuvo de acuerdo.−Solo pido que no te arrepientas de aferrarte a ese extraño...arreglo−Sacudiendo la cabeza, se alejó. Nora regresó a la carreta y cerró las cuerdas de la tapa. Ella vaciló antes de darse la vuelta para mirar a Luke. Página 293 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke estaba mirándola, los ojos grises buscando algo en los ojos de Nora.−¿Por qué estás haciendo esto? Nora se congeló.−¿No querías que hiciera esto?−La idea de que Luke no quería que continuara en su vida que nunca se le había ocurrido. Tal vez Luke quería aprovechar esta oportunidad para deshacerse de la esposa y los dos hijos con los que se había cargado y comenzar una nueva vida. −No esperaba que lo hicieras−dijo Luke.−Estaba convencido de que huirías gritando e increpando tan pronto como descubrieras que te casaste con una mujer. −Oh, yo quería hacer eso−concordó Nora con una pequeña sonrisa.−Pero eso solo duró una o dos horas. Correr no es fácil cuando tienes casi ocho meses de embarazo. Luke asintió con comprensión.−Te estás quedando por el bebé. Nora pensó en eso. ¿Por qué me quedo?−El bebé y Amy son parte de eso−Sería muy difícil privar a Amy de la persona que era el único padre que había conocido.−Todavía me siento un poco enojada y sorprendida, pero sobre todo me siento…traicionada. Sí, eso es. Siento que me has engañado para sacarme del futuro que podría haber tenido como esposa; después de unos meses como prostituta. Dejé de soñar con un caballero de blanca armadura que vendría a buscarme y me rescataría del establecimiento de Tess. Luego apareciste y resultaste ser el tipo de marido y padre con el que nunca me había atrevido a soñar. Y luego...esto.−Se mordió el labio e hizo un gesto hacia el cuerpo de Luke. Luke bajó la cabeza. −Me quedo porque sigo pensando que tendré el mejor futuro que podría tener a tu lado−le dijo Nora.−Se me ocurrió que este matrimonio no necesita ser sobre romance o el amor físico. Como dijiste cuando me propusiste matrimonio. Seremos socios comerciales. Haré de la esposa obediente y haré que la gente crea que tú es el marido más viril de la historia−Le guiñó un ojo a Luke hasta que finalmente se rió y se relajó.−Y les harás creer que no soy más que una esposa formal y correcta con un pasado casto y dos hijos nacidos dentro del matrimonio. Los ojos grises finalmente miraron a los suyos. Lentamente, Luke levantó su mano y se la ofreció a Nora.−Es un trato...compañera. Nora sacudió la mano ofrecida, Página 294 de 397 Traducción: AngieE32018

−Si alguna vez encuentras a un hombre de verdad...alguien a quien puedas amar, te prometo que no me interpondré en tu camino−dijo Luke cuando soltó la mano de Nora. Nora barrió la oferta a un lado con un gesto de su mano.−No te preocupes, eso no sucederá. El amor no es para mí. Luke asintió con comprensión.−No creo que sea para mí tampoco. No obstante, Nora se sintió obligada a ofrecerle el mismo trato que Luke le había ofrecido.−Si alguna vez encuentras un... Cuando ella dudó, Luke silenciosamente dijo:−Una mujer. Nora asintió brevemente.−Sí. Si alguna vez encuentras a una mujer que puedas amar, yo tampoco te voy a poner en su camino. Una sonrisa triste revoloteó en la cara de Luke. Estaba claro que ella no creía que algo así pudiera suceder. El sonido de mulas rebuznantes y carretas en movimiento afuera hizo que Nora se levantara con un gruñido.−Quédate ahí. Pondré a nuestros chicos en el yugo.

D Ella fue capaz de sentarse sin desmayarse del dolor. Luke lo tomó como una buena señal y se acercó para buscar una camisa limpia y pantalones en sus alforjas. Con una rápida mirada a la tapa cerrada de las fundas de la carreta, se quitó la manta. El proceso de atar su pecho, transformarse en un hombre, era algo que había sido un ritual diario para Luke desde que ella era poco más que una niña. Prácticamente podía hacerlo mientras dormía. Pero hoy no. Cuando trató de envolver las ataduras alrededor de su pecho, descubrió que no podía mover su brazo derecho detrás de su espalda sin un dolor inmenso. Movió su mano hacia atrás pulgada a pulgada, apretando su mandíbula para sofocar un gemido. En cuestión de segundos, el sudor perlaba su frente y ella lo apoyó contra el costado de la carreta por un momento mientras esperaba que el dolor retrocediera. −¡Luke!−La voz de Nora la hizo sacudirse y alcanzar la manta para cubrirse.−¿Qué estás haciendo?

Página 295 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke se secó el sudor de la cara con el borde de la manta.−¿Cómo se ve?−Murmuró.−Me estoy vistiendo. −Sin mucho éxito, parece−comentó Nora.−Vamos, recuéstate y descansa un poco. A Luke no le habría gustado nada más que hacer exactamente eso, pero no podía quedarse en la carreta y dejar que la embarazada Nora hiciera todo el trabajo.−No, está bien. Puedo hacer esto−Miró expectante a Nora y le indicó en silencio que se fuera para poder vestirse. Pero Nora no se movió.−Luke−dijo, usando el mismo tono de voz que a veces solía hablar con Amy cuando no era razonable.−Estás herido; vuelve a la cama. −Lo haré. Pero primero necesito hablar con Jacob−insistió Luke. −Si realmente necesitas hablar con él, se lo diré y él vendrá aquí. No tienes que levantarte. Luke rápidamente agarró la manga de la blusa de Nora.−Esa no es una buena idea. No puede verme así.−Hizo gestos a su cuerpo cubierto manta. −Oh. −Sí.−Luke le dio una sonrisa avergonzada. Nora se miró las manos.−Bueno, entonces...podría...ayudarte a vestirte... Luke solo podía congelarse y mirar.−Uh... Después de unos momentos de solo devolverle la mirada, Nora sonrió suavemente.−No eres la primera mujer desnuda que he visto en mi vida. No me horrorizaría ver tu cuerpo.

¡Pero tal vez me horrorizaría si me vieras! Luke impotente sacudió la

cabeza. Nadie excepto Tess la había visto desnuda a menos que estuviera medio muerta e inconsciente. La mera idea de dejar que Nora la viera hizo que su corazón latiera con fuerza junto con su hombro herido.

−Vamos. Te prometo que no miraré−Nora le quitó la camisa al débil agarre de Luke.

Página 296 de 397 Traducción: AngieE32018

−Uhm...−Luke aclaró su garganta.−La camisa no es realmente el problema...−Levantó las ataduras que hacían que su pecho se viera como el de un hombre. Los ojos de Nora se agrandaron.−Correcto.−Respiró hondo.−Bueno, la oferta de ayuda todavía está en pie. La idea de que Nora le atara los senos hizo que el cuerpo de Luke estallara en carne de gallina. Ella se estremeció, pero no podía decir si tenía miedo o si su cuerpo ya estaba anticipando el placer del toque de Nora. −Vamos, no tenemos tiempo para dudar−Nora apuntó afuera, donde los otros emigrantes estaban levantando el campamento. Aun así, Luke se sentó congelado. −Luke...−Dedos calientes cubrieron los de Luke, apretando suavemente.−No tienes que tener miedo. Nunca has sido amable sino amable conmigo y no tengo ninguna razón para tratarte con menos. Lentamente, los dedos rígidos de Luke soltaron la manta que cubría su parte superior del cuerpo desnudo.−Por favor, apúrate−susurró con urgencia, sus ojos en la solapa que era la única barrera para el mundo exterior. Era muy consciente de la mirada de Nora que recorría todo su cuerpo. Finalmente, Nora bajó la mirada hacia las anchas tiras de tela que se usaban para abrocharse los pechos de Luke.−Levanta tus brazos,−ordenó ella. Luke lo intentó, pero no pudo levantar su brazo derecho sobre su cabeza. −Detente.−Los dedos de Nora se cerraron alrededor de su brazo desnudo.−No te lastimes. Lo intentaré así−Presionó un extremo de las ataduras contra el omóplato de Luke y lo sostuvo en su lugar, mientras que su otra mano comenzó a envolver la tela alrededor del pecho de Luke. Las cálidas manos que rozaron repetidamente los costados de sus pechos hicieron que Luke sudara y temblara.−Más apretado,−gruñó. Su voz era ronca, pero sabía que el dolor no tenía nada que ver con eso. Luke maldijo su traidor cuerpo. Nora se detuvo, sus manos aun descansando contra Luke, sosteniendo las ataduras en su lugar.−Te lastimaré si lo cierro con más fuerza,−advirtió. Página 297 de 397 Traducción: AngieE32018

−No importa. Tiene que ser apretado,−dijo Luke, sus dientes apretados contra la doble sensación de dolor y placer. −Todavía no entiendo por qué elegirías hacerte esto todos los días de tu vida−murmuró Nora. Su pulgar inconscientemente rozó el pecho superior de Luke, donde las ataduras ya habían dejado una roncha roja. Luke cubrió la mano con la suya para mantenerla quieta, solo tardíamente notando que innecesariamente atraía el contacto que Nora ni siquiera había notado. −Oh, lo siento.−Nora rápidamente retiró su mano y abrochó las ataduras. −Es la única forma de cómo puedo vivir la vida que quiero−dijo Luke, respondiendo la pregunta de Nora. Rápidamente se puso la camisa sobre los hombros, pero cuando trató de abotonarla, notó que sus dedos usualmente firmes temblaban. Suavemente, pero resueltamente, Nora empujó sus dedos y se hizo cargo de la tarea. Luke miró los ágiles dedos que abrochaban su camisa. Por alguna razón, lo encontró extrañamente íntimo, como algo que una esposa haría por su marido. Finalmente, ella estaba vestida. −¿Ves?−Nora asintió con satisfacción.−Eso no fue tan malo, ¿verdad?

No se sentía mal en absoluto—y ese es el problema. Por supuesto,

Luke no lo dijo en voz alta. Ella sólo asintió entumecidamente.

Nora pasó una mano por el cuello de la camisa de Luke. Su mirada se deslizó arriba y abajo por el cuerpo de Luke, asimilando la transformación.−Asombroso−susurró. −¿Qué?−Se retorció bajo la intensa evaluación de Nora. Una sonrisa avergonzada bailó sobre los labios de Nora.−Te he visto hace un minuto, pero aun así, no puedo creer lo que hay debajo de tu ropa cuando te miro así. Luke miró directamente a los ojos verde bosque.−Sería lo mejor para los dos si lo olvidaras por completo. Página 298 de 397 Traducción: AngieE32018

−Ojalá pudiera.−La respuesta llegó rápido, sin pensar, y fue acompañada por un suspiro de arrepentimiento. Luke se dio cuenta de que Nora todavía estaba afligida por el "marido" que había perdido. Esta es una de las cosas que nunca le puedo dar, no importa cuánto lo intente. Con un ruido en algún lugar entre un suspiro y un gemido, se empujó hacia arriba y se paró en las piernas temblorosas. Antes de que pudiera salir de la carreta, Nora abrió la tapa y asomó la cabeza afuera.−¿Jacob?−gritó. −¿Sí?−La cara curtida de Jacob Garfield apareció al final de la carreta. −A Luke le gustaría tener unas palabras contigo−dijo Nora, luego salió al exterior y los dejó solos para hablar. Los ojos oscuros de Jacob miraron directamente a Luke, y ella no pudo evitar preguntarse si él la miraba de manera diferente a como lo había hecho unos días atrás. ¿Lo sabe él? ¿Bernice le dijo? Bernice era su esposa, después de todo, y se suponía que ella no debía guardar secretos de su marido. Pero la expresión de Jacob era neutral y no traicionó sus pensamientos.−Me alegra ver que ya estás despierto. ¿Cómo estás? −Estoy bien. No soy yo el que me preocupa−Luke asintió con la cabeza al frente del carreta, donde Nora estaba ocupada revisando las espaldas de los bueyes por heridas.−Jacob, sé que tienes mucho que hacer sin que pida un favor, pero probablemente esté fuera de servicio durante unos días y Nora probablemente no pueda hacerlo sola, embarazada como está... Jacob lo palmeo en su hombro ileso.−No te preocupes, Wayne y yo te ayudaremos mientras te recuperas.

D

Farewell Bend; 5 de septiembre de 1851, Nora se enderezó lentamente la espalda dolorida y se cubrió los ojos con la mano para echar una última mirada al río Snake. Estaban dejando el ancho río en este punto, y estaría viajando por las colinas polvorientas al temido cañón del río Burnt. Página 299 de 397 Traducción: AngieE32018

Cada músculo, tendón y hueso de su cuerpo parecía doler, pero ella no se atrevió a quejarse, temerosa de que Luke saltara del carreta y se hiciera cargo de la tarea de conducir los bueyes al primer sonido de dolor de ella. Luke estaba actuando como el típico hombre enfermo: impaciente con el proceso de curación, las personas que intentaban ayudarla y con su propia debilidad. Nora la había observado cuidadosamente durante los últimos días, no solo porque constantemente tenía que evitar que se levantara de la cama, sino también porque quería ver si podía detectar cambios en el comportamiento de Luke, ahora que sabía su verdadero género. Hasta ahora, las diferencias que había notado habían sido muy pequeñas, convenciéndola más y más de que Luke no solo había fingido ser un hombre, simplemente había actuado cómo se sentía más cómoda. Aun así, Nora había notado algunos pequeños cambios en el comportamiento de Luke hacia ella. La distante distancia que había disminuido con cada milla que habían cubierto desde que abandonaron la Independencia había desaparecido por completo ahora. Después de una incomodidad inicial que siguió al descubrimiento del secreto de Luke, Luke comenzaba a mostrar lentamente un lado más suave y cálido cuando solo eran los dos. Nora sospechaba que había estado allí desde el principio, pero Luke no se había atrevido a mostrarlo, temeroso de que lo consideraran poco caballeroso. Los Garfield se unieron a ella mientras ella luchaba cuesta arriba.−Solo unos días más y vamos a echar un primer vistazo a las Montañas Azules−Jacob les dijo a las dos mujeres con una sonrisa. Nora asintió. Por un lado, compartió la emoción de Jacob por estar tan cerca del final de su viaje, pero por otro lado, la idea de tener que cruzar las montañas la preocupaba. Ahora que necesitarían más su energía, el embarazo la hacía sentir constantemente cansada, y Luke aún no se había recuperado de sus heridas. −Oh, no te preocupes, niña−Jacob le dio una palmadita en el brazo.−No dejaré que te pase nada mientras tu marido no pueda cuidarte ni a ti. Durante los últimos días, Jacob y su hijo mayor, Wayne, la habían ayudado con la tienda y los bueyes. Habían sido serviciales y amigables, pero aun así, Nora estaba deseando que Luke volviera a sus deberes. Viajar Página 300 de 397 Traducción: AngieE32018

con los hombres de Garfield fue agradable, pero no fue lo mismo. A veces, se hicieron cargo de tareas que Luke le había permitido manejar por sí misma, confiando en que hiciera un buen trabajo. Luke la trataba como a un igual, y le gustaba la sensación de autoestima y ser apreciada que tenía cuando estaba con Luke. −¿Dónde está Amy?−Bernice preguntó cuándo Jacob regresó a su propio carreta. Nora señaló la carreta con el látigo.−Ahí dentro, con Luke. Están tomando una siesta−Había demostrado ser la única forma de hacer que los dos se calmaran para un descanso muy necesario. Bernice tiró de su Sunbonnet. Ella miró la carreta de Nora.−¿No tienes ningún recelo sobre dejar que Amy pase tanto tiempo con Luke? Nora empujó suavemente Blanca nieves para hacer que el buey se moviera más hacia la izquierda. Todavía no había aceptado el hecho de que su marido había resultado ser una mujer, pero Nora no tenía dudas de que Luke pasara tiempo con Amy.−¿Por qué debería hacerlo? Bernice, has visto a Luke con Amy... ¿realmente crees que Amy tiene algo que temer de ella?−No podía creer que Bernice pensara eso. −¿Qué? No, no, no lo dije en serio. Es solo que... ¿No tienes miedo de que Luke vaya a... influir en ella? Quiero decir... es obvio que Amy la adora; ¿Qué pasa si Amy la toma como modelo? −Entonces sería una madre feliz−No quería que Amy escogiera una vida en la que constantemente tuviera que ocultar una parte de sí misma, pero sí quería que se convirtiera en una persona amable, valiente y honorable como Luke. Bernice levantó sus cejas. −Crecí con un padre que constantemente me menospreciaba, si me prestaba alguna atención,—sólo porque yo no era un niño. Sé que Luke nunca haría eso con...−Nora se detuvo. Casi había dicho "nuestros" hijos; se frotó la cara para ahuyentar el sonrojo.−...Amy o el bebé. −¿Realmente planeas dejarlos crecer pensando que Luke es su padre?−Bernice negó con la cabeza con incredulidad. −No sé. En este punto, yo...realmente no tengo un plan−admitió Nora. Había evitado pensar en su futuro a largo plazo. No había pensado más allá de llegar a Oregón City. ¿Y cómo podría, cuando ni siquiera sé lo Página 301 de 397 Traducción: AngieE32018

que Luke quiere? Lo más importante en la vida de Luke es ser considerado como un hombre...No creo que ella esté dispuesta a arriesgarse compartiendo su vida con dos niños que no entienden la importancia de guardar un secreto. Bernice señaló el vientre hinchado de Nora.−Entonces creo que es hora de hacer algunos planes. Este bebé no va a esperar hasta que lo resuelva todo. Nora gimió y se cubrió la cara con ambas manos por un momento.−Lo sé, lo sé. −¿Nora?−Luke asomó la cabeza fuera del carreta. Nora dejó caer las manos y miró a los preocupados ojos grises.−Uh...sí, estoy bien. −¿Estás segura?−La mirada preocupada se dirigió hacia el vientre de Nora.−Me ocuparé de los bueyes, y tú... −No. Te lo dije, estoy bien. ¿Amy todavía está durmiendo?−Nora preguntó, ya que su hija, habitualmente activa, estaba sospechosamente callada desde que se había subido al carreta con Luke. −No. Estamos...leyendo una historia−explicó Luke, claramente avergonzado. Nora se encontró mirándola.−¿Le estás leyendo?−No estaba segura de lo que encontraba más sorprendente: que Luke estaba dispuesto o que era capaz de hacer eso. −Bueno...lo que no puedo leer, lo improviso. A Amy no le importa−Luke distraídamente se frotó el hombro. −¡Deja de rascarte!−Nora ordenó por enésima vez ese día. −Pero está picando como in…−Con una rápida mirada por encima de su hombro a Amy, Luke se detuvo.−Me pica mucho. Nora asintió.−Eso significa que se está curando, y tu rascado solo perturbará el proceso de curación. Revisaré la herida tan pronto como nos detengamos por la noche. Sin otra palabra, Luke desapareció dentro de la carreta de nuevo. −Para una mujer que ni siquiera quería tocar a Luke cuando se estaba desangrando, te lo estás tomando terriblemente bien.−dijo Página 302 de 397 Traducción: AngieE32018

Bernice.−Siempre le revisas la herida, la suya debe ser la herida mejor tratada. Nora miró hacia abajo, esperando que su Sunbonnet cubriera su sonrojo. Lo está haciendo sonar como si me gustara tratar la herida... ¡ver a Luke medio desnudo!−Solo quiero evitar que la herida se infecte, eso es todo−defendió.−Si la dejaran a sus propios recursos, Luke cambiaría el vendaje una vez a la semana y terminaría con eso−Cada vez, le tomaba más tiempo convencer a Luke de que se quitara la camisa para revisar y volver a vendar la herida. Nora todavía no estaba segura de sí Luke estaba incómodo con su propio cuerpo o si solo estaba incómoda con Nora al verlo. −En otras palabras, ella es el hombre típico−dijo Bernice, su mirada descansando en la carreta donde Luke había desaparecido.−Todavía es tan difícil de creer que ella no...

Si lo sé. A veces, Nora se despertaba y cuando miraba a Luke que

estaba durmiendo a solo unos metros de distancia, casi podía convencerse de que todo había sido solo un sueño. Una o dos veces, cuando su incredulidad se volvió intensa de manejar, ella incluso había tocado la mejilla de la mujer dormida, encontrándola tan lisa y sin vello como la suya; tal vez esta fue una de las razones por las que insistió en un cambio diario del vendaje de Luke—cada vez, volvía a la realidad de quién era realmente Luke. La colina que subían se estaba haciendo más empinada, y Nora dejó de hablar y preocuparse por un tiempo, tratando de concentrarse únicamente en conducir la carreta.

D

Flagstaff Hill; 9 de septiembre de 1851 Luke miró hacia el cielo nocturno y respiró en sus manos para mantenerlas calientes. Todo estaba tranquilo en el campamento. Solo Luke, quien se había ofrecido voluntario para hacer guardia, una de las pocas tareas que podía hacer a pesar de su herida en curación, y algunas de las mujeres todavía estaban despiertas. Vio a Emmy Larson levantar una olla de frijoles para la comida del mediodía de mañana sobre el fuego. Su primer instinto fue saltar y hacerse cargo de la tarea, sabiendo que la olla era bastante pesada. Pero Nora había tenido que volver a curar la herida dos veces, porque Luke quería "jugar a ser un caballero", como había dicho Nora, y no se divertiría si tenía que Página 303 de 397 Traducción: AngieE32018

hacerlo por tercera vez. Entonces Luke se quedó dónde estaba y simplemente observó a las mujeres en el trabajo. Nuevamente, se le ocurrió que las mujeres realmente no necesitaban su ayuda. Se levantaban cada mañana a las 4 am, una hora antes que los hombres, para preparar el desayuno, ordeñar las vacas y recoger los huevos. Y cada noche, todavía estaban en el trabajo mientras sus maridos ya descansaban alrededor del fuego. Excepto por su infancia en un burdel, Luke nunca había vivido en un lugar cercano con mujeres antes. Como ranchera y más tarde como oficial de Dragoon, había trabajado y vivido solo con hombres y solo había visto mujeres desde lejos. Durante este viaje, ella había desarrollado un respeto saludable por las mujeres pioneras y lo que ellas sufrieron sin quejarse. Por primera vez, se había dado cuenta de lo fuertes que podían ser las mujeres; las mujeres, se dio cuenta, no eran las criaturas débiles e indefensas en las que había temido convertirse si alguna vez dejaba su disfraz. La mayoría de ellas eran duras y valientes, y Luke admiraba su suave fortaleza. Y, admitió para sí misma, Nora era la mujer que más admiraba. Durante los últimos días, viajaron por el río Burnt, uno de los tramos más difíciles de todo el camino de Oregon. Siguiendo un camino pedregoso, tuvieron que cruzar y recruzar el río nueve veces y a menudo tuvieron que atravesar matorrales de arbustos con hachas. Uno de sus bueyes había caído muerto en su yugo. Nora había escondido sus lágrimas. Silenciosamente, había unido a uno de sus bueyes de repuesto y había conducido alrededor de su compañero caído, sabiendo que no podían permitirse quedarse atrás. Ni siquiera cuando llegaron a la cima de Flagstaff Hill y contemplaron el hermoso valle Baker, cubierto de salvia púrpura y coloridas flores silvestres, Nora se permitió descansar sus pies hinchados por un momento; todavía estaba despierta, preparando las comidas de mañana. −Detente−dijo Luke cuando la mujer trabajadora pasó a su lado otra vez.−Si haces una cosa más esta noche, voy a levantarme y ayudarte, ¡Al diablo con la herida! Siéntate y descansa. −Pero la ropa... −... todavía estará allí mañana. Nora,−dijo Luke seriamente,−Estás embarazada, exhausta y miserable. Necesitas descansar. Página 304 de 397 Traducción: AngieE32018

Con un gemido, Nora se dio por vencida y se sentó junto a Luke. Se inclinó, tratando de alcanzar sus pies hinchados para masajearlos sin mucho éxito. Luke observó sus intentos de contorsionismo por un tiempo. El vientre de Nora constantemente se interponía en el camino, sin importar cuánto intentara ponerse de pie.−Ven− Señalo a los pies de Nora.−Los frotaré por ti. −No, no, no tienes que hacer esto. −Estás cargando a mi hijo, es lo menos que puedo hacer−Luke le guiñó un ojo. Nora le dio una pequeña sonrisa y levantó uno de sus pies en el regazo de Luke.−Señor−murmuró,−Con todo el caminar que he hecho durante los últimos meses, esta bebé podrá caminar cuando nazca. −¿Ella?−Luke repitió con una sonrisa. Suavemente comenzó a presionar sus pulgares contra la planta del pie de Nora.−¿Pensé que estabas segura de que iba a ser un niño o estás teniendo gemelos? Nora se persignó.−Dios, no. Tener un recién nacido durante el primer invierno en Oregón va a ser bastante difícil. Luke asintió, mientras deslizaba sus dedos sobre el tobillo de Nora y comenzaba a amasar su pantorrilla. Tuvo que recuperar el aliento cuando Nora gimió de alivio. Apartó sus pensamientos de la suave piel que tenía debajo de sus manos y volvió al tema de la conversación.−Sí. Un bebé me va a dar bastante pánico como está. −Oh, no sé−La sonrisa de Nora momentáneamente persiguió el cansancio de su rostro.−Engendrar gemelos, ¡Eso fomentaría tu imagen varonil! Luke le tintineó el dedo gordo del pie. Ella tuvo que sonreír, y se le ocurrió que esta era la primera vez que alguien se burlaba de su vida de disfrazado y ella había podido compartir la alegría. Con Nora, no se sentía como burla y broma, sino como un secreto compartido. En lugar de separarlos como Luke temía, −¿Crees que lo lograremos? Ante la pregunta susurrada, Luke volvió la cabeza para mirar a Nora.

Página 305 de 397 Traducción: AngieE32018

La sonrisa de Nora se había ido. Los ojos verde bosque estaban oscuros y preocupados mientras miraba hacia el oeste, hacia las Montañas Azules cubiertas de nieve que se alzaban en la distancia. Sus manos se aferraban protectoramente a su vientre. Luke luchó contra el impulso de inclinarse y besar el pie que descansaba en su regazo. En cambio, alisó su mano en un gesto de comodidad.−Sí, lo haremos−Miró directamente a los ojos de Nora, permitiéndole ver su determinación. −¿Cómo puedes estar tan seguro? −Viajé el camino de Oregon tres veces antes, y lo hice cada vez,−Luke le dijo. Nora todavía no podía dejar de preocuparse.−Sí, pero no tuviste una mujer embarazada y una niña pequeña contigo las otras veces. −Pero tampoco tenía el tipo de motivación para llegar a Oregón que tengo ahora−Luke lo había dicho antes de que ella pudiera detenerse. No había querido decir nada que hiciera que Nora creyera que compartirían sus vidas como una familia en Oregón, no cuando no estaba segura de sí era lo que Nora quería, o lo que sería bueno para ella, y cuándo ni siquiera estaba segura de sí era lo que ella quería.−Quiero decir...esta vez, soy el Capitán. Todo un la caravana depende de mí−agregó rápidamente. −Todo la caravana de carreta. Sí−Nora apartó su pie del regazo de Luke.−Estoy cansada. Me estoy acostando ahora. Luke parpadeó ante el abrupto final de su conversación y la vio alejarse. Lentamente, una mujer después de la otra se iba a la cama, hasta que Luke se sentó solo en el fuego. Súbitas pisadas detrás de ella la hicieron sacudirse, su rifle levantado. −¡Relájate, relájate! Soy yo, Bernice Garfield,−la voz de la anciana salió de la oscuridad. Luke dejó caer el cañón de su arma y exhaló. La última semana la habían enroscado con fuerza, constantemente buscando no solo a los indios hostiles o los peligros de la naturaleza, sino también a sus compañeros de viaje, temerosos de que descubrieran su secreto. Ahora, era Bernice de todas las personas que la estaban buscando; había evitado a la amiga de Nora desde que había sido herida. Al principio, no había sido demasiado difícil desde que la habían confinado a su carreta, Página 306 de 397 Traducción: AngieE32018

pero ahora que lentamente se estaba recuperando y volvía a estar en pie, cada vez era más complicado evitar a la gente que conocía su secreto. Si bien había logrado evitar a Bernice hasta el momento, no pudo evitar a Nora. Tenía que vivir cada segundo de cada día con las miradas evaluativas de Nora. Constantemente se preguntaba qué veía Nora y qué pensaba cuando la miraba así. Confiar en alguien para proteger su secreto, su propia vida, era aterrador. Contuvo el aliento cuando Bernice se sentó frente a ella. Luke la miró al otro lado del fuego, luego rápidamente desvió la mirada. −¿Cuáles son sus planes una vez que llegue a Oregón?−Bernice preguntó, sin molestarse en abrir la conversación con pequeñas charlas sobre el clima o el país que los esperaba. − Quiero establecer un rancho de caballos en una zona verde y montañosa a pocos kilómetros al suroeste de la ciudad de Oregon. Voy a criar caballos Appaloosa...como Sarampión, ¿sabes?−Lucas señaló en la dirección general de su yegua. Aun así, la mirada intensa no siguió su gesto. Permaneció fijo en ella.−No estoy hablando de caballos. Estoy hablando de Nora y sus hijos, ¿Qué será de ellos? Una mujer en su condición necesita estabilidad...un hogar, un marido, no... Esto... toda esta situación confusa. Luke metió una ramita en el fuego con más fuerza de la estrictamente necesaria.−Lo sé. −Nora es como una hermanita para mí, y no dejaré que la lastimen gente como tú−advirtió Bernice.

¿Gente como yo? Luke repitió amargamente. Aun así, ella apreciaba

el intento de Bernice de proteger a Nora.−No la lastimaré−dijo en voz baja. −¡Solo el hecho de que no seas lo que pretendes ser ya está lastimándola!−La voz de Bernice era un susurro urgente, lo suficientemente baja como para que nadie más pudiera oírla. Luke se mordió el labio.−Eso no es algo que pueda cambiar. −Exactamente. ¿Entonces por qué sigues intentando? ¿Por qué sigues haciéndote pasar por un hombre cuando no lo eres?−Bernice negó bruscamente con la cabeza. Página 307 de 397 Traducción: AngieE32018

−Bernice−Nora entró en el círculo de la luz del fuego, haciendo que tanto Luke como Bernice saltaran.−Aprecio tu preocupación, pero...déjala en paz. Esta es quien es Luke, y si no puedo respetar eso, será mejor que la deje y viva sola. Bernice giró en redondo.−¡Pero no puedes! Tienes un hijo y otro en camino—¡No puedes sobrevivir por tu cuenta! ¡Ella te puso en una situación en la que tienes que elegir entre morir de hambre y permanecer en esta situación más que incómoda! −Hay una tercera opción. Siempre la hay−le dijo Nora en voz baja.−Podría haber vuelto al este con mi hermano, o podría haber hecho un arreglo con un viudo, como lo hizo Emmy. Es mi elección. Luke no me obliga a quedarme. −Entonces, ¿por qué...quedarse, quiero decir?−Bernice claramente no entendía.

Y yo tampoco. ¿Por qué no saltó a la primera oportunidad de dejarme? Luke se preguntó. −No voy a confiar mi futuro y el de mis hijos a un extraño o personas que realmente no se preocupan por nosotros−respondió Nora. Bernice gesticuló enojada.−¿Y ella no es una extraña? Nora no levantó la voz. Ella la miró directamente a los ojos.−No, ella no. Decidí confiar en ella cuando accedí a casarme con él...con ella... y hasta ahora, no me dio ninguna razón para lamentar esa decisión. −Pero... pero... ¡Pero ella te mintió todo el tiempo! Nora volvió la cabeza para mirar a Luke.−Sí, pero sólo porque temía que no guardara su secreto. Luke hizo un gesto de alivio, feliz de que pareciera entender que su decisión de no contarle nada tenía que ver con querer traicionarla. Aun así, Bernice no podía dejarlo ir.−Pero... ¡Ella es una mujer! −Yo también−le dijo Nora con calma. −Ese no es el punto. ¡No andas casándote con otras mujeres! Nora miró el anillo en su dedo. Cuando levantó la vista, había una sonrisa pícara en sus labios.−Bueno, aparentemente, lo hice. Página 308 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke reprimió una sonrisa. No quería molestar a Bernice más de lo que ya estaba. −Berenice−dijo Nora insistentemente,−Sé que no entiendes la vida que Luke eligió. Francamente, todavía no estoy segura de entenderla. Pero eso no cambia el hecho de que es una buena persona. Ella salvó la vida de Amy cuando se cayó de la carreta e incluso arriesgó su propia vida salvando a Amy de una serpiente de cascabel. Saltó a un río furioso para rescatarme; casi fue asesinada porque se enfrentó a dos hombres crueles que abusaron de mujeres indefensas. Ella es una de las razones principales por la que llegamos hasta aquí con muchas menos muertes que la mayoría de las otras caravanas de carretas. ¿Y ahora actúas como si todo esto ya no fuera importante? Como si fuera una persona cruel que me hace daño. ¿Sólo porque te enteraste de que es una mujer? Luke tuvo que tragarse el bulto repentino en su garganta. Nunca nadie la había defendido así. Cuando ella había bajado la cabeza avergonzada y había apartado la mirada acusadora de Bernice, Nora estaba luchando por su honor. Bernice estaba callada ahora, claramente sin palabras. −Está bien. Voy a volver a la cama. Acabo de salir para decirte que olvidé revisar tu herida−le dijo Nora a Luke.−¿Vienes?−Con una mirada por encima del hombro, regresó al carreta. Luke se quedó un momento. Se volvió hacia Bernice, casi avergonzada por la apasionada defensa de Nora. Ella no estaba segura de que incluso valía la pena ser defendida así, porque sabía que su vida complicada y la situación en la que ella había puesto Nora en sí tenían el potencial de herir a Nora. −¡Querido señor!−Bernice susurró, todavía mirando en la dirección en la que Nora había desaparecido.−¿Quién es esa mujer y dónde está la mujer autoconsciente que tenía tanto miedo de defenderse a sí misma que permitió que Broderick Cowen la atormentara durante semanas? −Creció y aprendió a confiar en sí misma−le dijo Luke en voz baja; tocó suavemente a la mujer con aspecto de herido en el hombro.−Y creo que hiciste una contribución importante a eso. Bernice cerró los ojos, y cuando volvió a abrirlos un momento después, la acusación enojada había desaparecido de su expresión.−No, lo Página 309 de 397 Traducción: AngieE32018

hiciste tú. Aprendió a creer en su propia valía porque la trataste a ella, y a todas las demás mujeres en la caravana, con respeto. −Realmente no quiero lastimarla, Bernice−susurró Luke.−Si alguna vez llega un momento en que mi presencia en su vida la perjudique, simplemente desapareceré y la dejaré en el rancho. Si alguna vez me descubren de nuevo, me iré. No la dejaré vivir a ella en vergüenza. Sin una respuesta, Bernice se dio vuelta y caminó hacia su propia carreta.

D

Grande Ronde; 12 de septiembre de 1851 ¡ ¡Y pensé que el ascenso era difícil! Nora pensó, demasiado agotada

para expresar su queja en voz alta. El ascenso a esta colina rocosa había sido largo y tedioso, pero el descenso fue aún más asesino. El sendero era tan empinado y rocoso que tuvieron que atar las carretas a un árbol y lentamente zigzaguearon hacia el valle de abajo.

Solo cuando su carreta llegó al fondo, Nora se tomó el tiempo de admirar el idílico valle de Grande Ronde. Aquí, al pie de las Montañas Azules, finalmente habían dejado atrás las planicies arenosas. Esto era más como el Oregón que Nora había imaginado. El exuberante valle estaba rodeado por altas montañas cubiertas de pinos. Una corriente clara, bordeada por sauces, álamos y alisos, corría por el valle. El rostro manchado de Amy le dijo que había bayas creciendo en los alrededores. Los indios pululaban por la caravana de la carreta, ofreciendo comida y caballos a cambio de ropa y otros artículos. Nora sonrió cuando vio la mirada de Luke descansando sobre los hermosos potros que se asemejaban a Sarampión con sus flancos manchados. Pero lo que ella quería no eran caballos ni bayas. Lo que la había mantenido en marcha durante los últimos kilómetros había sido sólo la idea de poder bañarse en uno de los numerosos manantiales, riachuelos y cascadas de todo el valle. La idea de dejar que su cuerpo pesado y preñado flotase ingrávidamente en el agua...Nora cerró los ojos con un gemido soñador. Agarró ropa fresca y su barra de jabón.−¿Amy?−llamó.−¡Vamos, nos estamos bañando! Página 310 de 397 Traducción: AngieE32018

Amy levantó la vista de las bayas que estaba recolectando.−¡No! Voy a hacer un pastel. −Que ella se quede conmigo−dijo Bernice.−Le daré un buen lavado con mi propia cría cuando lo hagamos. −Muy bien.−Nora sonrió. Eso significaba que podía disfrutar de su baño en vez de trabajar para limpiar su hija manchada de bayas. −¡Nora!−El grito de Luke la detuvo. Dio media vuelta, impaciente por llegar a su baño. −No creo que debas ir sola−dijo Luke. Señaló a los valientes indios que cabalgaban por el campamento.−El Nez Perce y el Cayuse son tribus amigables, pero cuando te quites el sombrero de copa de sol, tu pelo rojo los atraerá como abejas a la miel. −Pero...−Nora lanzó una mirada nostálgica a la cascada que podía ver a lo lejos.−Mi baño...−Sus hombros se desplomaron. Luke se frotó la protuberancia en el puente de la nariz.− No dije que no pudieras bañarte. No te vayas sin protección. −Entonces... ¿vendrás conmigo?−Recordó que Luke había hecho guardia una vez antes mientras ella se había bañado. Pero en aquel entonces, todavía pensaba en Luke como un hombre. Así que dejar que te

vea ahora no debería ser un problema, ¿verdad? Ya que somos mujeres...Cuando ella había vivido en el burdel, cambiarse o bañarse delante de las otras chicas no había sido inusual. Pero de alguna manera, sabía que la presencia de Luke se sentiría completamente diferente. −Solo si no te hace sentir incómoda. Nora hizo un gesto hacia abajo de su cuerpo muy embarazado y cubierto de polvo.−Incómoda es lo que estoy en este momento. Mataría por un baño. Luke se rió.−No es necesario. Muy bien, vámonos−Empuñó su rifle con el hombro y siguió a Nora a su elección de lugares para bañarse, una cascada con un pequeño depósito justo fuera de la vista del campamento. Cuando Nora comenzó a desabrocharse el corpiño, Luke se dio vuelta rápidamente y se ocupó de revisar su arma. Cuidadosamente, Nora pisó el borde rocoso de la cuenca y se deslizó en el agua fría.−Ooooh. −¿Fría?−Preguntó Luke sin darse la vuelta. Página 311 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora la miró con rigidez en la espalda.−Sí, pero es bueno−Se dejó hundir en el agua hasta que llegó a su barbilla. Lentamente, sus músculos y tendones, que habían estado excesivamente estresados por el embarazo y las tensiones del viaje, comenzaron a relajarse. Aun así, un resto de tensión permaneció en su cuerpo. La presencia de Luke hizo que le hormigueara la piel, pero ella lo ignoró y flotó hasta que sintió que sus dedos comenzaban a marchitarse. Sin abrir los ojos, buscó el jabón. Ella palpó en la cornisa rocosa, pero solo sintió roca dura y hierba que hacía cosquillas. Ella abrió los ojos. El jabón yacía junto a su ropa, fuera de su alcance. Con un gemido, Nora se preparó para salir del agua para obtener el jabón. −¿Algo mal?−Luke miró por encima del hombro, −No, simplemente no puedo alcanzar el jabón. Cubriendo sus ojos con una mano, Luke se dio la vuelta y comenzó a buscar el jabón con la otra ciegamente. −¡Luke!−Nora tuvo que reírse de sus travesuras.−Puedes abrir los ojos. Si no tienes cuidado, vas a... Con un chapoteo, Luke aterrizó junto a ella en la piscina. −... caer−Nora terminó su frase. −Lo siento. Yo lo siento.−Salpicando y chisporroteando, Luke se apresuró a volver a salir. −¡Luke! ¡Oye, Luke! ¡No entres en pánico!−Nora se aferró a la camisa ahora mojada.−Ahora que ya estás mojado, ¿Por qué no te quedas y te bañas también? Sintió los músculos de Luke tensarse bajo sus dedos.−Sabes por qué no es una buena idea. −Entonces al menos quédate y disfruta del agua. Tu ropa no se mojará más de lo que ya está. Incluso podría lavarte el pelo−sugirió Nora. −No.−Luke todavía no la estaba mirando y tuvo cuidado de no tocar su cuerpo con ninguna parte de ella.

¿Está avergonzada, tímida... o disgustada? Nora miró su propio

cuerpo. Hace unos meses, su cuerpo había sido el activo que aseguró su supervivencia. Se había sentido orgullosa del hecho de que siempre había obtenido los premios más altos de todas las chicas en el establecimiento de Página 312 de 397 Traducción: AngieE32018

Tess. Ahora, su vientre estaba hinchado, sus pechos pesados y cubiertos con venas azules, y su piel anteriormente lisa estaba llena de estrías. Nora se dio cuenta de que los hombres ya no la encontrarían deseable. Y Luke, que normalmente admiraba la forma femenina, obviamente compartía su opinión. Ella suspiró.−Me veo horrible, ¿eh? −¿Qué?−Finalmente, Luke se giró para mirarla, cuidadosamente mantuvo su mirada fija en la cara de Nora.

pero

−Mi cuerpo...−Nora hizo un gesto hacia abajo.− Menos mal que ya no trabajo en un burdel. Nadie pagaría ni un centavo para mirarme, y mucho menos cualquier otra cosa. Sé que no es algo que deba lamentar, pero... Supongo que sólo soy un poco vanidosa. Luke detuvo en sus intentos de salir de la pileta. Por un momento, su mirada revoloteó por el cuerpo de Nora, y luego retrocedió tan rápido que miró a Nora a los ojos.−No te ves horrible en absoluto. Eres... hermosa. −¿No solo estás diciendo eso para consolar a una mujer embarazada haciendo pucheros?−Nora dudaba que cualquiera pudiera encontrarla hermosa en su estado. −No, estaba sorprendido… −¿Por qué?−Nora preguntó cuándo Luke se detuvo a mitad de la oración. Luke negó con la cabeza.−Uh. No es nada. Nada importante. −Quiero escucharlo. Luke miró hacia abajo en el remolino de agua, evitando los ojos de Nora.−Nunca pensé que encontraría atractiva a una mujer embarazada,−murmuro. Nora se encontró conteniendo la respiración.−¿Pero lo hace? Luke asintió en silencio. Ella todavía no miraba a Nora. −Gracias−susurró Nora. Luke levantó estás...enojada?

la

cabeza.

Ella

parpadeó

sorprendida.−¿No

Bernice y cualquier otra mujer respetable en la caravana probablemente esperarían que ella se escandalizara por ser halagada así Página 313 de 397 Traducción: AngieE32018

por una mujer que se hizo pasar por un hombre. Una mujer que prefiere la compañía de otras mujeres, Nora se recordó a sí misma. Pero aun así, estaba segura de que la sensación cálida en la boca del estómago no era indignación.−No, no lo estoy−dijo lentamente. Respiró hondo, tratando de sacudirse los sentimientos confusos.−Podrías...−se aclaró la garganta.−¿Podrías pasarme el jabón, por favor? Vio como Luke presionó sus manos en el borde de la estanque y sacó su cuerpo del agua en un movimiento suave. El agua corría por su espalda y goteaba de su ropa. Su camisa y sus pantalones se aferraban a su piel; Nora no pudo evitar estudiar el cuerpo que revelaba la ropa mojada. Cuando Luke se agachó para recoger el jabón, ella vislumbró los muslos fuertes y un trasero firme. ¡¿Qué estás haciendo?! Se reprendió;

¡Sólo porque ella dijo que piensa que eres hermosa no significa que tienes que devolver el favor! Es una mujer, por el amor de Dios, y tú no eres... así, respiró hondo. Es solo porque me he acostumbrado a pensar en ella como un hombre, se dijo a sí misma. −¿Nora? El jabón−La voz de Luke la trajo de vuelta al presente. −Gracias.−Tomó el jabón que Luke le tendió. Profundamente en sus pensamientos, comenzó a frotar su cuerpo.

D

En las Montañas Azules; 14 de septiembre de 1851 −¡Maldición!−Luke resbaló cuando trató de subir al carreta. Su clavícula chocó contra una caja de suministros, haciendo que el dolor se extendiera a través de los músculos ya doloridos. Desde que abandonaron valle Grande Ronde, habían viajado por senderos tan empinados que en algunos lugares tenían que sujetar hasta diez yuntas de bueyes a cada carreta para dirigirse por las empinadas pendientes. Además, las montañas azules eran densamente arboladas. A menudo, altos pinos y abetos bloquearon el estrecho sendero; Tenían que hacer largos desvíos o abrirse camino a través del denso cuerpo de árboles. Cada uno de los miembros de la caravana estaba dolorido, cansado y agotado, y Luke no era una excepción. Su hombro aún no recuperado, dolía Página 314 de 397 Traducción: AngieE32018

al balancear el hacha todo el día. Pero a diferencia de algunos de los otros, sabía que no podían permitirse el lujo de descansar un día. Muy por delante en la distancia, que podía hacer los picos cubiertos de nieve de la Cordillera de la cascada, el cono blanco de la campana del Monte se cernía sobre los demás. Luke sabía que las montañas delanteras eran aún más altas y más empinadas, y ya podía sentir la picadura del invierno en el aire. El miedo de que la nieve pudiera cerrar los pasos de la montaña y atraparlos impotentes la hizo instar a los emigrantes exhaustos a apresurarse. Su pequeña caravana se había detenido por la noche, acampando en un pequeño claro. Voces de viajeros de otras caravanas hacían eco a través del bosque, pero no podían verlas o decir qué tan lejos estaban realmente; en los sinuosos caminos a través del bosque denso, solo podían ver la carreta directamente frente a ellos. Incluso el cielo sobre ellos era invisible, bloqueado por los árboles altos, dándoles la sensación de estar atrapados y aislados del resto del mundo. Nora se acurrucó en el otro extremo del carreta, permaneciendo cerca de la ya dormida Amy. Luke podía sentir que ella tenía miedo. Se sacudía cada vez que los disparos resonaban en el oscuro bosque. −Solo otro emigrante, en alguna partida de caza,−Luke trató de consolarla. Nora se mordió el labio y asintió, pero no se relajó. Moviéndose con cuidado para evitar despertar a Amy o sacudir sus doloridos músculos, Luke se sentó junto a ella. De cerca, pudo ver que Nora estaba temblando.−Oye.−Extendió una mano, vaciló por un momento, luego tocó suavemente el brazo de Nora.−No tengas miedo. −No lo tengo−afirmó Nora valientemente.−Hace mucho frío esta noche. Era. Una fuerte helada blanca se había asentado en el exterior de las cubiertas de las carretas, y para la mañana, el hielo se habría formado en baldes de agua. Aun así, Luke conocía a Nora lo suficiente como para saber que no era solo el frío lo que la hacía temblar. Muy lentamente, preparada para detenerse en cualquier momento si Nora se alejaba de ella, deslizó su mano por el hombro de Nora hasta que la abrazó suavemente.−¿Mejor?−susurró al cabello rojo dorado. Página 315 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora se acurrucó contra la cálida chaqueta de piel de cordero de Luke.–Mmhm. Luke levantó su otro brazo y lo colocó alrededor de Nora, también. El movimiento la hizo gemir de dolor cuando sus músculos doloridos protestaron. −¡Tu hombro!−Los ojos soñolientos de Nora se abrieron alarmados.−¿La herida se abrió de nuevo? −No, no.−Luke la sostuvo cuando intentó alejarse.−Estoy bien, un poco rígido por manejar el hacha todo el día. Nora se puso de rodillas y señaló el petate delante de ellos.−Quitarse la camiseta. −¿Qué?−Luke fingió no entender. −Quítate la camisa−repitió pacientemente Nora.−Te masajeare los hombros. Luke negó con la cabeza.−No tienes que hacer esto. Estás tan agotada como yo. −Entonces puedes devolver el favor después de que te froten la espalda−respondió Nora. Hizo un gesto resuelto hacia el petate otra vez. Después de nueve años como soldado, Luke supo cuándo fue derrotada y tuvo que capitular. Se giró, de espaldas a Nora, y rápidamente se quitó la chaqueta y la camisa. La mano de Nora sobre su hombro la detuvo cuando se movió para tumbarse sobre su estómago.−Esto también.−Tiró de las envolturas alrededor del pecho de Luke.−Solo conseguiré rozaduras en su piel si trato de darte un masaje mientras estas usando esta cosa. Luke se congeló. ¿No entendía Nora lo difícil que era para ella? Desenvolver los enlaces, transformarse de hombre a mujer, era algo que ella sólo había hecho en la intimidad.−Nora...−Cerró los ojos, tratando de encontrar las palabras que harían comprender a Nora que las ataduras no eran solo otra prenda de vestir para ella.−Desnudarme frente a alguien...no es tan fácil para mí como podría ser para ti. −Pero no soy solo 'alguien', soy tu esposa−Nora lo señaló con naturalidad, sin desprecio ni burlas. Página 316 de 397 Traducción: AngieE32018

−Eso es lo que dice el certificado de matrimonio, sí, pero las dos sabemos que nuestra relación no es tan fácil de definir. Nora inclinó la cabeza. Los ojos verdes la estudiaron.−Entonces, ¿cómo definirías nuestra relación? Luke había pensado mucho en esta pregunta durante los últimos días.−Somos amigos.−Parecía más una pregunta que una respuesta en sus propios oídos. −Entonces, ¿por qué no confías en mí? Confiaste en Tess lo suficiente como para dejarla verte, ¿no? Luke pudo escuchar un rastro de amargura en la voz de Nora. Sabía que Nora probablemente ya estaba pensando por qué la encontraba menos confiable que Tess. A veces, Nora todavía tiende a atribuirle cosas a sus propias deficiencias percibidas.−Eso fue...diferente−respondió a regañadientes Luke. Nora no lo dejó ir. −¿Diferente cómo? Luke se frotó sus cansados ojos. Esa fue una pregunta que no quiso responder en detalle.−Tess no era solo mi amiga en el sentido tradicional de la palabra. También compartí su cama en algunas ocasiones−No era algo de lo que ella estuviera particularmente orgullosa, pero había sucedido y eso le daba a su amistad con Tess un giro único. −Oh.−Nora guardó silencio por unos momentos.−Me olvidé de eso; otra vez−Un rubor raro coloreó las mejillas de Nora. Nora parecía demasiado dispuesta a olvidar el hecho de que los sentimientos más apasionados de Luke se dirigían sólo hacia las mujeres; en su mayor parte, Luke estaba contenta de dejarla vivir en la negación, pero ahora tenía que aclarar algunas cosas antes de que ambas pudieran olvidarse de nuevo. O al menos tratar de olvidar, en mi caso. Nora guardó silencio durante tanto tiempo que Luke pensó que el tema estaba cerrado. Se puso nuevamente la camisa y comenzó a volver a abotonarla. −¿Eso significa que tengo que compartir tu cama antes de darte un masaje en la espalda?−Nora preguntó de repente. Los dedos de Luke resbalaron. Casi arranca un botón.−¿Qué? ¡No! ¡Por supuesto que no! Página 317 de 397 Traducción: AngieE32018

−Entonces desenvuelve tu pecho y acuéstate−ordenó Nora con calma.−Si no te doy un masaje ahora, no serás útil para esta caravana mañana. Luke se cubrió la cara con las manos.−¡Dios!−Gimió. −¿Siempre has sido tan obstinada o es un desarrollo reciente? −Debe habérseme contagiado−murmuró Nora. Doblando sus brazos sobre su pecho todavía cubierto de vendaje, Luke la miró fijamente.−De mí, quieres decir, ¿eh? −Hemos estado discutiendo este masaje por más tiempo de lo que probablemente me lleve administrarlo. Creo que eso habla por sí mismo, ¿no es así?−Nora ni siquiera intentó ocultar su sonrisa. Luke suspiró. −Luke...−Nora dejó de sonreír y la miró con expresión seria.−Sé que esto no es fácil para ti, pero... ambas tenemos que aprender a lidiar con la realidad. Una vez que lleguemos a Oregón y trabajemos para establecer un rancho, solo nos tendremos la una a la otra. No habrá doctor, ni sacerdote y ningún amigo cerca de nosotras. Seré tu médico, tu padre confesor y tu amiga, y tú serás la mía. Ella no quería admitirlo, pero Luke estaba profundamente impresionada por ese pequeño discurso. Nora tenía razón. Tenía que aprender a confiar en Nora en cada situación. Sin decir palabra, se quitó la camisa de nuevo. Esperó a que Nora se diera la vuelta, pero cuando no desvió la mirada, Luke se giró antes de empezar a aflojar los vendajes apretados que le ataban los pechos. El aire frío y la mirada curiosa de Nora que podía sentir descansando sobre ella la hicieron temblar. Rápidamente se acomodó en su estómago. Nora se arrodilló en el estrecho espacio junto a ella. Luke podía oírla inhalar profundamente, como si tuviera que prepararse mentalmente para su tarea. Abrió la boca para decirle nuevamente que no necesitaba hacer esto. Casi se atragantó con las palabras cuando de repente sintió las manos de Nora sobre la piel desnuda de su espalda. Los diestros dedos de Nora encontraron rápidamente el gran nudo entre los omoplatos de Luke y comenzaron a trabajar en él. Después de un rato, su toque se movió hacia arriba y se suavizó cuando sus dedos se acercaron al área que había sido herida no hace mucho tiempo. Luke notó Página 318 de 397 Traducción: AngieE32018

que el vientre distendido de Nora se frotaba contra la parte baja de su espalda cuando Nora se inclinó sobre ella. Todo su cuerpo comenzó a hormiguear. Apretó los puños alrededor del borde del saco de dormir. −Relájate−susurró Nora. Su aliento fluyó cálidamente sobre la oreja de Luke, haciéndola temblar. Luke soltó el petate y conscientemente trató de relajarse. Sus intentos no duraron mucho, porque pronto, el amasamiento concentrado de Nora se convirtió en una caricia. Sus dedos recorrieron la columna vertebral de Luke y exploraron la forma de sus omoplatos. Manos cálidas se alisaron sobre las caderas y la cintura de Luke, luego se arrastraron hacia arriba y rozaron los lados de sus pechos.−¡Nora!−Luke gimió. Se dio cuenta de que estaba jadeando, atrapada entre una intensa excitación y un ataque de pánico.−¿Qué estás haciendo? No me puedo relajar...así−dijo con los dientes apretados. Nora no respondió. Era casi como si no hubiera escuchado a Luke, demasiado concentrada en explorar su cuerpo.−Tu piel...−murmuró.−Es tan suave. Se siente como terciopelo sobre acero. No es como un hombre en absoluto. Una parte de Luke estaba segura de que estaba imaginando cosas, pero por un momento, pensó que había sentido los labios de Nora presionar un beso en la parte posterior de su cuello. Confundida, se dio la vuelta y miró a Nora.−Nora... Los ojos de Nora estaban tomando su cuerpo. Rápidamente, Luke cubrió su pecho con sus manos. No se había dado cuenta de que expondría sus pechos a la mirada de Nora cuando se volteara. Nora puso su mano sobre la de Luke. Sus dedos estaban a solo centímetros del pecho de Luke.−No−dijo en voz baja.−No escondas tu cuerpo. No de mí. −P…pero es... −Es hermoso. Eres hermosa−Nora la miró a los ojos, y Luke solo pudo ver la sinceridad en sus ojos. −Nora...−Parecía ser la única palabra en su vocabulario. Ni siquiera estaba segura de lo que le estaba rogando a Nora, para que se detuviera o para continuar con sus suaves toques. Página 319 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora no respondió. Sus labios estaban ocupados de otra manera mientras se inclinaba hacia adelante y besaba la mejilla de Luke, luego su mandíbula y finalmente, sus labios rozaron los de Luke. Luke se olvidó de sus protestas. Olvidó todas las razones por las que no era una buena idea, ya que su cuerpo reaccionó ante la cercanía de Nora y sus suaves toques. Sus brazos se deslizaron alrededor de la espalda de Nora, acercándola más hasta que el vientre de Nora descansó cálido y reconfortante contra su costado. Acarició la mejilla de Nora con su pulgar hasta que Nora buscó en sus labios otra vez. beso.

Embriagado por la sensación y el sabor de Nora, Luke se perdió en el −¿Mama?

La voz soñolienta de Amy fue como un balde de agua helada que alguien había derramado sobre ellas. Se apartaron una de la otra. Luke rápidamente levantó su camisa para cubrir su pecho. Con el pecho agitado, Nora se volvió hacia su hija mientras Luke la miraba conmocionada.−Amy, cariño, ¿por qué estás despierta? Deberías estar durmiendo. −¿Estás enferma?−Amy murmuró alrededor del pulgar en su boca. Nora miró a su hija.−¿Qué? No. ¿Por qué piensas eso, cariño? −Tú gimió−señaló Amy.−Me despertó. Luke sintió que sus mejillas se calentaban. Estaba mortalmente avergonzada de haber sido atrapada por la niña de cuatro años. Sin saber cómo enfrentar a Nora o a su hija, se puso nuevamente la camisa y se bajó silenciosamente de la carreta. Ella se ofrecería como voluntaria para hacer de guardia otra vez, incluso tomar dos turnos seguidos si fuera necesario; necesitaba largas horas a solas para pensar en lo que había sucedido.

Página 320 de 397 Traducción: AngieE32018

Parte 3 Crawford Hill; 15 de septiembre de 1851 Nora miró el río Umatilla que corría hacia el oeste en la distancia. Ahora estaban muy arriba en las montañas, pero no era el fino aire de la montaña lo que hacía girar la cabeza de Nora. Sus pensamientos aún giraban alrededor de la noche anterior. Ahora, a la luz del día, lo que había pasado entre ellas parecía casi irreal, pero Nora sabía que no había sido un sueño. El comportamiento de Luke le dijo que había sido muy real. Luke la había evitado toda la mañana, adelantándose a las carretas con el pretexto de encontrar el mejor camino para la caravana. Nora estaba casi contenta al respecto. Le evitó tener que encontrar formas de evitarla. Necesitaba tiempo para pensar antes de estar lista para enfrentar a Luke. Necesitaba entender sus propias acciones antes de poder explicárselas a Luke.

Entonces, ¿por qué tocaste su cuerpo...besarla? Había intentado

seducir a Luke antes, cierto, pero eso había sido antes de que descubriera que Luke era una mujer. Al comienzo de su viaje, había pensado que su cuerpo era lo único que podía ofrecer a su "esposo" a cambio de su protección. Ahora había aprendido que tenía mucho más para ofrecer.

Mantener el secreto de Luke, hacer creer a todos que ella es un hombre—esa es tu parte del trato. No estás obligada a darle nada más. ¿Por qué hiciste eso por el amor de Dios? Dios, si Amy no se hubiera despertado cuando lo hizo... ¿de verdad te habrías acostado con ella? Nora no lo entendía. Ella no se entendía a sí misma. Trató de decirse a sí misma que era porque todavía estaba tan acostumbrada a pensar en Luke como un hombre. Incluso ahora, Luke estaba actuando como un hombre, por lo que era difícil relacionarse con ella como mujer. Luego suspiró y negó con la cabeza. Has mentido a tus clientes, a Amy

y a todos los habitantes de la ciudad durante años, pero por favor, ¡No empieces a mentirte a ti mismo! Había sido muy consciente de que Luke no era un hombre cuando la había besado. Ella había besado y tocado a los hombres solo a cambio de su dinero o su protección. Ayer, no había Página 321 de 397 Traducción: AngieE32018

pensado en el dinero u otras razones egoístas. No había pensado en absoluto,—solo había sentido. Y se sintió bien, admitió Nora para sí misma. Después de las desagradables atenciones de sus clientes ásperos y olorosos a cerveza, los toques suaves de Luke habían sido...Sus ojos se cerraron al recordar la suavidad, la dulzura de todo. −¿Nora? ¿Estás bien? No hay nada malo con el bebé, ¿verdad? Nora gimió. Por supuesto, Luke tuvo que elegir este momento para finalmente regresar al carreta. Abrió los ojos y se encontró con tímidos ojos grises. −No, estoy bien−Al menos, físicamente. Miró a Luke, tratando de medir su estado de ánimo. −Oh. Bueno, bien−Luke desvió la mirada. Con un gesto fugaz, ella comenzó a alejarse nuevamente. Nora vaciló por unos segundos, pero siempre había enfrentado situaciones difíciles de frente.−¿Luke? Creo que deberíamos hablar. Luke se detuvo a mitad del paso. Sus hombros se desplomaron, y lentamente se giró, aún sin mirar a Nora a los ojos.

¿Por qué tiene que estar tan enojada? Nora se preguntó. Ha compartido su cama con las mujeres antes, entonces ¿cómo es esto diferente para ella? −Debería disculparme−murmuró Luke. Nora la miró fijamente. Sería tan fácil echarle la culpa a Luke que ya parecía sentirse culpable, pero eso no sería justo.−¿Por qué te disculpas por algo que ni siquiera empezaste? Yo fui la primera en besarte, ¿recuerdas? −Fue una noche espeluznante, cerrada del mundo en las montañas, tenías miedo, y estabas cansaba, y querías hacer que me sintiera mejor... −No−Nora no podía aceptar las explicaciones que Luke le ofreció, incluso cuando hubiera sido mucho más fácil. Los ojos de Luke se agrandaron.–¿N…no? −Sí, tenía miedo, y estaba cansada, y quería que te sintieras mejor, pero no te toqué y no te besé por eso−admitió Nora.

Página 322 de 397 Traducción: AngieE32018

Se miraron una ala otra hasta que Luke tuvo el valor de preguntar.−¿Entonces por qué... por qué lo hiciste? −¿Por qué me devolviste el beso?−Ahora Nora fue quien evitó tener que responder. Luke apartó la mirada, estudiando atentamente los lomos de los bueyes.−Sabes que yo...me gustan las mujeres. −Entonces, si Bernice o Emmy vinieran ahora y te besaran, ¿también devolverías ese beso?−Le dolía pensar que había sido tan impersonal para Luke que podría haberla reemplazado con cualquier otra mujer, pero rápidamente desechó el pensamiento. No podía imaginar a Luke besando a nadie más. Ni siquiera quería imaginarla besando a Tess. −No, no, claro que no. −Pero me besaste−señaló Nora. Todavía podía sentir los labios suaves contra los suyos. Luke suspiró.−Sí. −¿Por qué?−Nora preguntó de nuevo. −No volverá a suceder. Dejémoslo así, ¿de acuerdo?

¿Qué pasa si quiero que suceda nuevamente? Nora se congeló. ¿De dónde viene esto? ¡No eres así! Compartiste tu cama con más hombres que el resto de las mujeres de la caravana, ¿recuerdas? Entonces se le ocurrió otro pensamiento. Tal vez esa es la razón por la cual los labios y las manos de Luke se sintieron tan bien. Después de tener que someterse a los impulsos de tantos hombres, su cuerpo ya no puede relajarse con uno de ellos.−No. Luke la miró, miedo y esperanza mezclados en su mirada. −Ignorarlo no hará que esto desaparezca. Estamos planeando construir un futuro juntas, no podemos permitirnos que esto se interponga entre nosotras−señaló Nora. −¿Oh si?−Luke cruzó sus brazos sobre su pecho. Por primera vez, miró a Nora a los ojos, una expresión desafiante en su rostro.−¿Crees que no podemos permitirnos ignorar...esto, eh? Tengo que responder a tus preguntas, ¿cuándo todavía no has respondido la mía? ¿Pensaste que no me daría cuenta? Página 323 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora no tuvo que preguntar de qué pregunta estaba hablando. Era la misma pregunta que la había mantenido despierta toda la noche y eso la había preocupado todo el día: ¿por qué había besado a Luke?−No lo sé−admitió.−La mejor explicación que se me ocurre es que después de todos estos años trabajando para Tess y luego soportando las dificultades en el camino...−Se encogió de hombros.−Supongo que por una vez, sólo quería hacer algo sin ninguna otra razón sino que se sintiera bien. −¿Lo…lo hiciste? −¿No pensaste eso?−Nunca antes había tenido quejas de sus parejas sexuales. Era la única área donde nunca tuvo dudas sobre sus habilidades, y se sintió extraño descubrir que todavía había un área donde era tan inexperta y desorientada como una virgen. Luke cerró los ojos. Las pestañas oscuras contra la piel repentinamente pálida de su cara la hacían parecer vulnerable y tan femenina como Nora la había visto alguna vez.−Se sentía...celestial−susurró tan silenciosamente que Nora apenas podía entender. Nora forzó una ola caótica de emociones hacia abajo. En cambio, dijo con naturalidad,−Entonces, para el protocolo, ambos lo hemos disfrutado, y aún estamos decididas a construir juntas una vida mutuamente beneficiosa. ¿Verdad? Luke apenas podía asentir. Estaba conteniendo la respiración, preguntándose a dónde iba Nora con esto. Al menos, parecía significar que Nora no rompería su trato y huir con asco. −Entonces no hay razón por la cual no debamos extender nuestro trato un poco−sugirió Nora.−Los dos hemos tenido vidas difíciles, así que si nos damos un poco de consuelo un poco de vez en cuando... Luke tomó con desesperación el asiento de la carreta. Nunca se había desmayado en su vida, pero ahora sentía que podría compensar eso en los siguientes segundos. Ella miró a Nora en estado de shock e incredulidad; no era solo la sugerencia de que pudieran compartir su cama, aunque fue inesperado. Luke había soñado con eso durante las últimas semanas, pero ni siquiera se había atrevido a permitirse creer por un momento que Nora podía devolverle ese interés. A primera vista, parecía que el sueño de Luke se había hecho realidad de repente, pero no podía sentir alegría. La sugerencia práctica de Nora no era lo que había soñado. Una extensión de su negocio no era lo que ella quería. Se volvió bruscamente y se alejó. Página 324 de 397 Traducción: AngieE32018

−¡Luke!−Nora comenzó a seguirla, pero luego recordó que todavía manejaba los bueyes y que no podía dejar el carreta.−¡Luke! ¿Te...ofendí? La ira y la decepción repentinamente se apoderaron de Luke. Dio media vuelta y gritó:−Si eso es lo que quería de ti, podría haber...−Se detuvo, tragó saliva y bajó la voz.−Podría haber pagado para compartir tu cama en Independence. Nora la miró por encima de los bueyes. De repente, el equipo de bueyes no era todo lo que los separaba. Se había abierto una brecha entre ellos. Después de largos segundos de una mirada silenciosa, Luke se dio vuelta y se alejó.

D

Río Umatilla; 16 de septiembre de 1851 La Agencia India estaba abandonada. Nora había esperado visitar a los colonos blancos, tal vez incluso cenar en la primera casa que habían visto desde su salida de Misuri. En cambio, acamparon a una distancia cautelosa de una gran aldea india, encontrando solo pasto seco para su extenuado ganado. De repente, Nora tuvo que luchar contra amenazas de lágrimas. Trató de decirse a sí misma que solo el polvo del camino le irritaba los ojos, pero sabía que no era así. Su cuerpo muy embarazado simplemente estaba al final de su fuerza. El viaje a través de las Montañas Azules había agotado no solo a ella, sino a cada humano y animal en la caravana. Y ni siquiera había sido el peor tramo de camino que estaba por delante de ellos. Hacia el oeste, las montañas Cascade parecían una pared azul infranqueable. El Monte Hood se alzaba tan alto que parecía una nube blanca estacionaria. Nora temía que nunca llegarían a su nuevo hogar. Además de eso, sintió que había perdido a la persona que había sido su principal fuente de fortaleza y aliento durante todo el viaje. Luke no había hablado con ella durante casi dos días, y esta vez, Nora temía romper el silencio. No sabía qué decir para rectificar la situación. ¿Cómo podría, cuando ni siquiera sé

lo que Luke quiere escuchar? Pensé que me deseaba, pero estaba tan enojada... tan... decepcionada...

Se sentó en una roca en las orillas del río Umatilla, lo suficientemente cerca de las carretas en círculos para escuchar a Amy si se despertaba en Página 325 de 397 Traducción: AngieE32018

medio de la noche, pero lo suficientemente lejos como para estar sola. Con los hombros caídos, miró hacia la oscuridad. −Oye. La voz callada de Luke la hizo mirar hacia arriba. Se encontró con la mirada turbulenta de los ojos grises por un momento, luego bajó la cabeza otra vez. −¿Estás bien?−Preguntó Luke.−Te ves... −Agotada−Nora terminó la frase por ella. Luke negó con la cabeza.−Triste era lo que quería decir. Nora suspiró, pero no respondió. Después de un momento, sintió que Luke se sentaba a su lado en la roca. −No debería haberte gritado...o ignorado por dos días. −Entonces, ¿por qué lo hiciste? Luke raspó las suelas de sus botas sobre los guijarros en el borde del río.−No quiero ser solo otro cliente para ti, comprar tus...afecciones físicas a cambio de protegerte y brindarte ayuda. La cabeza de Nora se sacudió.−No lo eres−respondió con vehemencia. −Ofreciste 'extender nuestro trato'−señaló Luke. Nora, cansada, se frotó la frente. Si era honesta consigo misma, tocar a Luke no era parte de su trato por ella. Lo había expresado como una oferta comercial para que le fuera más fácil explicar por qué estaba contemplando repentinamente ir a la cama con una mujer. Había tratado de convencerse a sí misma de que no sería diferente de acostarse con uno de sus clientes masculinos, cuando en el fondo, sabía muy bien que estar con Luke no sería nada de eso. Sus hombros se hundieron y miró a Luke a través de pestañas medio bajadas.−No sabía de otra manera... Luke la miró con intensa curiosidad.−¿Para hacer qué? −Para explicar por qué... por qué quiero estar... cerca de ti−Nora se inclinó torpemente, recogió una piedra y la arrojó al río. Observó las ondas circulares, cualquier cosa para evitar mirar a la mujer silenciosa junto a ella. Página 326 de 397 Traducción: AngieE32018

−Tú... ¿tú lo haces?−Parecía tan sorprendida y confundida como Nora.−¿Quieres estar cerca de mí? Todavía sin darse la vuelta, Nora asintió. Escuchó a Luke respirar profundamente.−No necesitas una explicación para eso. Si quieres estar cerca, eso es suficiente para mí−Luke levantó el brazo más cercano a Nora, silenciosamente ofreciéndole un abrazo. Nora tuvo que sonreír. Este no era exactamente el tipo de cercanía en el que había pensado. En algunos aspectos, el experimentado y endurecido capitán de la caravana todavía era muy inocente. Con una sacudida casi divertida de su cabeza, se giró y se movió a los brazos de Luke para un abrazo cuidadoso. Después de unos momentos, se abrazaron sin permitir demasiado contacto entre sus cuerpos, ambas se relajaron y se acercaron un poco más; Nora apoyó la cara en el hueco del cuello de Luke, respirando profundamente el reconfortante olor a cuero, caballo y algo que solo era Luke.

Dios, esto es bueno. Nora se dio cuenta de que no la habían abrazado

así en años. Nora.

−Esto está bien−susurró Luke, expresando los pensamientos de

−Ujum−Nora tarareó su acuerdo y lentamente se acurrucó más cerca. Durante los últimos años, tocar había sido algo que iba de la mano del dolor y la humillación. Los sentimientos de paz y placer que trajo el toque de Luke fueron una sorpresa. Apoyó la mejilla contra el pecho superior de Luke y cerró los ojos. La falta de vista intensificó sus otros sentidos. Podía sentir el enganche en la respiración de Luke y el rápido zumbido de su corazón. Su mejilla estaba apretada contra la aspereza de la camisa de Luke. Debajo, podía sentir las envolturas apretadas y su mente inmediatamente se imaginó la leve hinchazón de los senos contra los que descansaba su mejilla. Nora no se detuvo a pensar en sus acciones. Relajada y un poco soñoliento, actuó por puro instinto. Levantó la mano y trazó el borde de las envolturas con una curiosidad ociosa.

Página 327 de 397 Traducción: AngieE32018

El pecho bajo su mano se levantó, presionando involuntariamente aún más cerca de los dedos de Nora cuando Luke contuvo la respiración.−¡Nora!−Luke gimió. Nora miró hacia los ojos grises que ahora se habían oscurecido. Su mano se detuvo en el pecho de Luke, pero no se alejó. La situación de repente le recordó el día hace años cuando descubrió por primera vez el poder que tenía sobre los hombres. Luke parecía igualmente indefenso bajo su toque. Solo que esta vez, Nora no planeaba aprovecharlo solo para asegurar su supervivencia y la de Amy. Luke ya había prometido darle todo lo que necesitaba—ahora ella tomaría lo que quería. −¡Nora!−Luke trató de sacudirse los dedos que acariciaban suavemente. −Pensé que estábamos de acuerdo en que no hay necesidad de que hagas eso... Tirando de sus manos hacia atrás, Nora fijó su mirada en la cara familiar.−¿Sabes lo que me gustó de ti desde el primer día que nos conocimos? Luke tragó saliva, claramente confundido por el cambio de tema percibido. Ella inclinó la cabeza. −¿Q…qué? ¿Qué era? Nora se miró las manos.−Nunca, ni siquiera una vez, me trataste como una prostituta. Por favor, no empieces a hacerlo ahora. Los ojos grises brillaron.−¡No! Es exactamente por eso que no... Nora rápidamente levantó su mano otra vez, presionando sus dedos contra los labios de Luke para detener las palabras. Una vez más, se sorprendió de lo suaves que se sentían esos labios.−Si evitas tocarme y ser tocada por mí sólo por mi pasado, si ignoras mi derecho a decidir con quién quiero compartir mi cama, por mi propia voluntad...entonces me tratas como a una prostituta..−Los labios bajo sus dedos se movieron y temblaron, pero Luke solo la miró sin decir nada.−¿No crees que una ex prostituta puede compartir su cama...y su cuerpo...sin que sea...trabajo, un medio para un fin? −¡Por supuesto! Por supuesto, ellas...tú puedes. Pero...−Luke sacudió la cabeza con frustración.−Es difícil para mí creer que alguien, mucho menos alguien tan hermosa como tú, quiera acostarse conmigo sin... bueno, sacar algo de eso. −¿Qué hay de Tess?−Nora señaló lo primero que se le vino a la mente.−Se acostó contigo, y nunca le pagaste por eso tampoco. Página 328 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke suspiró.−Ella consiguió mi amistad y mi protección en vez de dinero. −Luke...sé que estás orgulloso del rango que ganaste, y deberías estarlo, pero...eras solo un teniente, así que ¿Cuánta protección podrías ofrecerle? ¿No crees que se habría acostado con un general en su lugar si todo lo que ella quería era protección?−Nora negó con la cabeza.−A ella le gustas, por eso te invitó a su cama. Y es por eso que lo hago también. Los labios temblorosos comenzaron a moverse otra vez, sin duda para protestar una vez más. Nora tuvo suficiente de esta discusión. ¿Por qué Luke, que había sido quien no la había convencido de su propio valor como mujer y ser humano, no se daba cuenta de que ella también era amable y deseable? Nora decidió mostrarle en su lugar. Cuando Luke abrió la boca, se retiró al abrazo y cubrió los labios de Luke con los suyos. Luke luchó a medias, y trató suavemente de empujarla hacia atrás, pero bajo el decidido ataque de los hábiles labios de Nora, su resistencia se extinguió rápidamente. Callosas, pero gentiles manos vagaron sobre la espalda de Nora y empezaron a presionarla más cerca del cuerpo de Luke. −¿Nora? Nora casi se cayó de la roca al oír el sonido repentino de otra voz detrás de ella. Trabajando en el burdel de Tess, aprendió a nunca perder el rastro de su entorno mientras entretenía a un cliente. Incluso durante los besos más acalorados, ella siempre había sido consciente de todo lo que sucedía a su alrededor. Pero ahora, había sido totalmente obvia para todo menos para Luke. Las manos que la agarraron de sorpresa cuando Luke se echó hacia atrás, le dijo que el normalmente vigilante Luke había estado igual de atrapado en su beso. Cuando Nora se dio la vuelta, vio a Bernice de pie detrás de ellas, mirándoles con las manos en las caderas y una expresión dura en su rostro normalmente cálido y amistoso.−¿Puedo hablar contigo por un minuto? Torpemente, Nora trepó desde la roca. No tenía prisa por tener esa conversación, sabiendo que Bernice no quería hablar sobre el clima o las comidas de mañana. −Creo que regresaré al campamento y veré si Jacob necesita mi ayuda para herrar a ese buey−murmuró Luke. Con pasos apresurados, desapareció en la oscuridad. Página 329 de 397 Traducción: AngieE32018

¡Cobarde! Apretando los puños, Nora se volvió hacia Bernice. No tuvo

que esperar mucho para escuchar lo que la mujer mayor tenía que decir.

−¡¿Qué estás haciendo por el amor de Dios?!−Bernice sacudió bruscamente su cabeza. Todo en su voz y lenguaje corporal indicaba desaprobación. Por un momento, Nora fue transportada de regreso a una de las innumerables confrontaciones con sus padres. También habían encontrado fallas en todo lo que ella hacía. Nada de lo que dijo, hizo o recibió su aprobación.−Estaba besando a la persona con la que estoy casada−respondió ella con repentino desafío. Bernice la miró.−¡Nora!−Extendió la mano y la sacudió suavemente, como para despertarla.−¡Es una mujer! ¿Ya lo olvidaste? La rebelión de Nora se calmó.−No, no lo hice−murmuró. −Entonces, ¿Por qué estás actuando así? Es... ¡Antinatural! ¡Un pecado!−Los ojos oscuros de Bernice brillaron con ira, −Antinatural... un pecado−repitió Nora, más para ella misma. Sus padres le habían enseñado lo mismo. Ser considerado como una pecadora no era nada nuevo para Nora. Era lo que los honrados ciudadanos de Independencia le habían escupido antes de cruzar al otro lado de la calle durante los últimos tres años. Siempre pensó que eso cambiaría si un día encontraba a una persona honorable y amable que estuviera dispuesta a casarse con ella, y ahora que lo había hecho, todavía la llamaban pecadora. esto?

−Sí−enfatizó Bernice.−Entonces, ¿por qué dejaste que ella te hiciera

Nora hizo una mueca. Por supuesto, Bernice pensaría que Luke había instigado el beso. A los ojos de Bernice, Luke era una criatura extraña, antinatural, que llevaba una vida que no entendía, por lo que era lógico suponer que Luke había sido el que había hecho los avances no deseados que Nora solo soportó por una sensación de obligación. Nada podría haber estado más lejos de la verdad. −Luke no me hizo nada−aclaró. Bernice cruzó los brazos sobre un pecho que se agitaba con indignación.−¡No trates de protegerla! ¡Sé lo que vi! −No, no lo haces−dijo suavemente Nora, determinación.−No sabes nada sobre esta... situación. Página 330 de 397 Traducción: AngieE32018

pero

con

−Sé lo suficiente como para asegurarme de que solo te lastimará. Si alguien más que yo te hubiera visto besándola...−Bernice cerró los ojos por un momento como si se estuviera imaginando el desastre descrito. Nora negó con la cabeza.−Todos los demás todavía piensan que Luke es un hombre. Nadie hubiera pensado en nada si nos hubieran visto besarnos. −Está bien−admitió Bernice.−Pero tú, lo sabes mejor. Sabes que está mal compartir ese tipo de...intimidades con ella. −¿Yo?−Se había dicho a sí misma lo mismo durante semanas, pero cada vez que estaba cerca de Luke, se sentía muy bien. Por primera vez en su vida, tenía a alguien que la respetaba y la apoyaba, sin importar nada más. Alguien que era un amigo leal para ella y un maravilloso "padre" para Amy. ¿Cómo podría el afecto físico con ese tipo de persona ser un pecado mortal mientras que el cruel andar a tientas de sus clientes había sido sólo un delito menor tolerado por la sociedad? Bernice extendió la mano y tocó suavemente su mejilla, dirigiendo la mirada de Nora hacia la de ella.−Nora...no manches tu alma con ese tipo de cosas. −No soy una santa, Bernice. Si mi alma está contaminada, ha pasado mucho tiempo antes de conocer a Luke. Sabes lo que era y lo que hice, todavía lo estaría haciendo si no fuera por Luke,−dijo Nora. −Así que estás haciendo esto por gratitud. −No. −¿Entonces qué es?−Bernice quería saber. Nora suspiró. ¿Cómo podría explicar algo que ella misma no conocía? ¿Por qué tenía que explicar sus razones en absoluto? De repente, comenzó a enojarse. Ella se encogió de hombros, sin querer decir algo que lastimaría a Bernice. Sabía que la mujer mayor solo tenía buenas intenciones. −¿Estás arriesgándote a la perdición sin siquiera saber por qué? ¡Nora, por favor, piensa antes de precipitarte al desastre!−Bernice la miró intensamente.−Si no es por ti, al menos piensa en los pequeños−Tocó suavemente el vientre agrandado de Nora. Eso fue lo incorrecto de decir. A pesar de todas sus inseguridades con respecto a su relación con Luke, Nora estaba segura de una cosa: Luke era el mejor segundo padre para sus hijos que alguna vez podría esperar Página 331 de 397 Traducción: AngieE32018

encontrar. Se negó a pensar que la presencia de Luke en sus vidas les haría daño de ninguna manera.−Me voy a la cama−anunció, terminando su discusión. −No en la de Luke, espero. Nora abruptamente dio media vuelta. Las dos mujeres se miraron fijamente. Bernice parecía tan sorprendida como Nora por lo que acababa de decir. −Lo siento−dijo Bernice después de largos segundos de silencio.−No quiero molestarte. Sé que ya tienes suficiente con tus padres, pero... Nora tocó el antebrazo de la mujer mayor.−Sé que no entiendes, cómo puedes cuando yo no lo entiendo. Solo sé que Luke...ella es mi futuro; siento que debía casarme con ella todo el tiempo. −¡¿Una mujer?! −Lo sé, lo sé. No puedo explicarlo, pero así es como me siento. Bernice suspiró. Ella sabía tan bien como Nora que esto no era algo que resolverían esta noche.−Vete, a la cama contigo, niña. Nora podía sentir la presencia de Luke cuando se deslizó en la carreta. Su piel hormigueaba donde la mirada de los ojos grises se posó sobre ella. −¿Qué quería ella? ¿Ella...nos vio?−Luke preguntó mansamente. −Bernice es madre, lo ve todo−Nora respondió sin decirle nada. −Ella te regañó, ¿no es así? Lo siento... Nora estaba al final de su paciencia.−¡Deja de disculparte! ¿Por qué todos piensan que tienen que asumir la responsabilidad de mi comportamiento? Besarnos fue mi elección. −Lo siento...−Cuando vio la expresión de Nora, Luke agregó rápidamente,−...no por devolverte el beso, sino por insinuar que no podías tomar tus propias decisiones. Nora sonrió y gradualmente se relajó. Muy consciente de la carreta de los Garfield justo al lado de ellas, se sentó en su lado de la carreta, con cuidado de no entrar en contacto con el cuerpo de Luke en las inmediaciones. Cerró los ojos, pero sabía que no podría dormir esta noche. Página 332 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Fifteenmile Creek; 30 de septiembre de 1851 Los exhaustos bueyes treparon por el empinado barranco. Con flancos agitados, se detuvieron tan pronto como Luke se detuvo y dejó el látigo. Luke miró hacia atrás en el carreta. Su condición no era mejor que la de los bueyes, y sus provisiones estaban peligrosamente bajas. Luke esperó hasta que Nora llegara a su lado. Muy embarazada ahora, ella era más de un andar como un pato que caminando, y Luke estaba constantemente preocupado por ella. Señaló el cruce de caminos en frente a ellas.−El de la derecha va a The Dalles y Columbia, el de la izquierdo a Barlow Road. ¿Alguna preferencia? Los emigrantes ya habían discutido sus opciones en la cena de anoche. En este punto, las Montañas Cascade pararon su viaje, por lo que tendrían que flotar por el peligroso río Columbia en balsas rudimentarias, barcos de precios altos o viajar por el lado sur del Monte Hood sobre Barlow Road, conocido como el peor tramo de carretera en todo el camino de Oregón. −Solo la idea de subir a una balsa me pone verde las entrañas−murmuró Nora.−No es que me guste la idea de navegar un 60% mejor. Luke le dio una palmadita de aliento en el hombro, y luego retiró rápidamente su mano cuando se dio cuenta de que Bernice las estaba viendo desde el carreta detrás de ellas.−¡Grandioso!−Hizo una mueca.−Eres la mejor dama con chaperón en esta caravana. Nora sonrió cansadamente.−No soy una dama. Por eso Bernice cree que tiene que mirarme como un halcón. A pesar de su frustración, Luke tuvo que reír.−Eres más una dama que cualquier otra mujer que conozco. Actuar snob no es lo que hace a una dama, es un buen corazón. −¡Vamos, Capitán!−Jacob Garfield se les acercó.−Susurrarle cosas dulces a tu esposa no nos va a ayudar a cruzar las Cascadas. Su broma de buen carácter le dijo a Luke que Bernice aún mantenía su secreto. Sí. Pero, ¿por cuánto tiempo más? Era consciente de las miradas recelosas que Bernice constantemente le enviaba cuando estaba Página 333 de 397 Traducción: AngieE32018

demasiado cerca de Nora. Enderezando los hombros, se volvió hacia Jacob.−Creo que la carretera de peaje es la mejor opción. Es extenuante, pero no tan arriesgada como los remolinos del Columbia. Jacob asintió y, sin más discusión, comenzaron la última y más dura parte del viaje.

D

Big Laurel Hill; 7 de octubre de 1851 ¡Querido Dios! Nora miró hacia la caída casi vertical. Sabía que tenían que bajar las carretas por este conducto, pero no podía imaginar cómo lo harían sin que terminaran astillados en el fondo. Laurel Hill era tan empinada que solo unos pocos laureles se aferraban a ella y le daban su nombre. Para empeorar las cosas, una lluvia fría estaba cayendo, lo que hacía que la carretera fuera resbaladiza. El camino fue cortado tan profundo que Nora ni siquiera podía ver las carretas y los bueyes en algunos puntos, casi como si estuvieran viajando en un lecho de río seco. Luke y los otros carreteros estaban chapoteando en el lodo profundo de la orilla, mientras alrededor de Nora, las mujeres llevaban a sus hijos a través del denso matorral y los troncos caídos junto a la carretera. −Y aquí pensamos que Little Laurel Hill era malo−murmuró Bernice junto a ella. Para Nora, su viaje a través de las montañas Cascade había sido una pesadilla. Ella había batallado por descensos fangosos y colinas empinadas, sobre raíces, ramas, árboles caídos, agujeros de barro y arroyos espumosos. Luke había enviado sus miradas compasivas todo el tiempo, pero no se atrevió a dejarlos descansar por mucho tiempo en las montañas, sabiendo que todas sus acciones serían asesinadas si se vieran atrapadas por una tormenta. Nora vio cómo los hombres encadenaban las ruedas de la carreta y arrollaban cuerdas alrededor de los árboles reducir la velocidad decente de las carretas. Luke, de rostro sombrío, negó con la cabeza y ordenó a los hombres que ataran un largo tronco a las carretas para frenarlas más. Las ramas del árbol cavaron profundos surcos en la tierra húmeda, mientras que la primera carreta comenzó a pulgar por el canal inclinado. Página 334 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora apretó más la mano de Amy y lentamente comenzó a caminar por la empinada carretera. Esta vez, su carreta fue la última en descender, manteniendo a Nora en constante tensión. Con alivio, vio como la carreta llegaba al final de la rampa cubierta de pedregales, pero un repentino chasquido hizo que se congelara de horror. Con un gemido casi humano, la madera de una rueda delantera se dobló. Las ollas y sartenes en la carreta resonaron y su única gallina sobreviviente se cacareó en protesta cuando la parte delantera de la carreta se derrumbó. Los bueyes se agacharon cuando de repente los sacudieron hacia atrás, y luego, todo quedó en silencio. Nora solo se dio cuenta de que se había arrodillado cuando Luke la abrazó y la tomó en sus brazos.−Oye, oye−murmuró con dulzura.−No es el eje, es solo una de las ruedas. Estoy segura de que puedo arreglarla. Solo tengo que descargar la carreta y levantarla lo suficiente para poder deslizar la rueda de repuesto en el eje. Nora se relajó contra la calidez reconfortante del cuerpo de Luke contra su costado. Estaba contenta con la previsión de Luke de no abandonar la rueda extra en algún lugar a lo largo del camino debido al peso que le agregaba al carreta.−¿Tenemos suficiente tiempo?−preguntó preocupada. La oscuridad ya estaba cayendo, y sabía que en media hora, no sería capaz de ver una pulgada frente a ella. Los brazos de Luke la apretaron más fuerte, luego la soltaron.−No; va a tener que esperar hasta la primera luz de la mañana de mañana−Caminó hacia los Garfield.−Jacob, quiero que tomes el resto de las carretas y las lleves al río Zigzag. Acampa allí, descansa el ganado y espera por nosotros. −No.−Jacob y los otros emigrantes a su alrededor sacudieron la cabeza.−Nos quedaremos con usted y continuaremos juntos mañana por la mañana. Nora dirigió una mirada de esperanza a Luke. Por mucho que a veces hubiera deseado algo de espacio y privacidad en el camino lleno de gente, ahora no quería quedarse sola en las inhóspitas montañas. −Lo siento−Luke dirigió sus palabras a Jacob, pero miró a Nora,−Pero esa no es una buena idea. El ganado está agotado y hambriento, y no hay una brizna de hierba para ellos aquí. Tendríamos que Página 335 de 397 Traducción: AngieE32018

mantenerlos en el yugo toda la noche por temor a que se comiera el venenoso laurel que está creciendo por aquí. El río zigzag es un campamento mucho mejor. Jacob miró a los cansados bueyes, a los arbustos de laurel y luego a Luke. Finalmente, él asintió.−Está bien. Te veremos mañana−Se volvió hacia su carreta. −¿Jacob?−Luke llamó después de él.−¿Crees que puedes llevar a Nora y a Amy contigo? −¡No!−Nora dijo y aferró la manga de Luke antes de que Jacob pudiera responder.−Puedes enviar a los demás pero no a mí. No a mí; somos tu familia y no te estamos dejando atrás−Lanzó una mirada desafiante en la dirección de Bernice, desafiándola a objetar el término "familia" Bernice se encontró con su mirada, pero no dijo nada. Luke la miró a la cara como si midiera su determinación. Luego ella asintió con un suspiro. Nora vio como las otras carretas continuaban lentamente hacia el oeste. Cuando la última cubierta de carreta blanca desapareció detrás de la densa pared de pinos y abetos, una sensación de pavor le robó el aliento a Nora.

Página 336 de 397 Traducción: AngieE32018

Parte 4 −Ven.−Luke hizo girar a la llorosa Amy en sus brazos, haciendo que las lágrimas se detuvieran.−Construyamos un nido agradable y acogedor en el carreta. La carreta estaba inclinado hacia un lado, parada sobre solo tres ruedas. Las provisiones y las herramientas en su interior habían rodado contra el entablado en el costado con la rueda dañada, de modo que dejaba solo espacio suficiente en la carreta para que una persona durmiera dentro. Nora acostó a Amy entre los contornos familiares del barril de pepinillos y un saco de harina mientras Luke cortaba las ramas de un aliso para que los bueyes lo tantearan. Sin decir palabra, desenrollaron uno de los sacos de dormir junto a la carreta y lo cubrieron con sus mantas y el resto de los saco de dormir; una ligera lluvia, que comenzó a parecerse más a aguanieve seguía cayendo; un fuego para calentarse sería imposible esta noche. Luke se acostó en el petate y palmeó el espacio restante justo al lado de ella.−Ven aquí. Esta es la única forma de mantenerse a mitad de camino esta noche. Nora se deslizó bajo las mantas, temblando de frío. Podía sentir el calor de la piel de Luke e inevitablemente se movía más cerca. Los brazos de Luke lentamente se asentaron alrededor de ella. Finalmente, los dientes de Nora dejaron de castañetear mientras deslizaba un brazo alrededor de la cintura de Luke. −Tal vez sea lo mejor que los demás estén a millas de distancia de nosotras. Si Bernice nos viera...no le gustaría esto−murmuró Luke. Nora se acurrucó aún más cerca, sintiéndose como en casa en el cálido abrazo.−No, ella no lo haría, pero yo sí. La mejilla de Luke se presionó contra la coronilla de su cabeza y la escuchó respirar el aroma de su cabello.−Hmmm, yo también. Nora levantó una mano para mirarla a los ojos y de repente notó que sus dedos descansaban sobre el pecho de Luke. Podía sentir que Luke todavía llevaba puestas las vendas ajustadas que ataban sus pechos.−¿No Página 337 de 397 Traducción: AngieE32018

es terriblemente incómodo vivir atrapada en esas envolturas cada hora de cada día de tu vida? −Es un pequeño premio a pagar. Nora estudió el pecho plano bajo sus dedos.−Bueno, ciertamente hace que tu disfraz sea mucho más convincente. Pero qué tal...−Se interrumpió, mordiéndose el labio. oreja.

−¿Qué?−La voz de Luke retumbó bajo e íntimo justo al lado de su

Sabía que habían desarrollado tanta confianza entre ellas que podía preguntarle a Luke cualquier cosa, pero aun así no podía encontrar las palabras. En vez de eso, su mano vagó hacia abajo desde su lugar en el pecho de Luke, descendiendo por un musculoso abdomen y sobre un fuerte muslo.−¿Qué usas para hacer...este aspecto convincente?−Presionó suavemente su palma contra el área en cuestión. −Uh−El gemido de Luke dejó marcas de piel de gallina en la piel de Nora. La mano de Luke cayó hacia abajo y cubrió la suya, quedándose allí como si no estuviera segura de si debía apartar los dedos de Nora o presionarlos más contra sí misma.−Cuidado−gimió ella. Nora apenas resistió el impulso de sentir alrededor.−¿Es...algún tipo de...prótesis?−Había escuchado a algunas de las chicas en Tess −No. Solo un pequeño almohadón que cosí en mis pantalones−Nora podía sentir el calor de la mejilla de Luke contra su cabeza cuando el experimentado líder del sendero se sonrojó como un adolescente.−¿Podrías...mover tu mano...por favor?−La voz de Luke estaba sin aliento y ronca. Si el bulto que ella exhibía tan ingeniosamente no era más que un suave acolchado en sus pantalones, entonces el toque de Nora no podría haberla lastimado, pero aun así, Luke estaba sudando y temblando. Nora se inclinó sobre ella para mirarla a los ojos. El peso de su vientre hinchado presionó su mano más firmemente contra Luke. Con un gruñido, Luke se adelantó y capturó los labios de Nora en un áspero beso. El autocontrol de hierro que Nora siempre había admirado finalmente se hizo añicos. Con una intensidad casi desesperada, la boca de Luke le quitó el aliento mientras sus manos intentaban estar en todas partes, haciendo todo a la vez. Página 338 de 397 Traducción: AngieE32018

−Oye, oye, baja la velocidad−Nora retrocedió una pulgada para estudiar la salvaje expresión en el rostro de Luke. Luke le arrebató las manos y se sentó, todos los contactos corporales entre ellos desaparecieron repentinamente.−L…Lo siento, yo... −¡Oh no!−Nora agarró bruscamente su hombro y tiró de ella hacia abajo.−Terminé con este baile de un paso adelante, dos pasos atrás que hemos estado haciendo entre nosotras. He terminado dejando que Bernice o las convenciones sociales dicten todas y cada una de mis acciones. Me enseñaste que tener el derecho y las habilidades para decidir cómo quiero vivir mi vida, y con quién quiero compartirla. Así que esta es mi decisión−De repente, ella vaciló.−A menos que, por supuesto, no quieras esto...no me quieras... La respuesta fueron los labios de Luke que cubrieron los suyos otra vez, esta vez sin la urgencia desesperada, pero con una pasión más suave. Al principio, Nora reaccionó con la respuesta practicada de una ex prostituta, pero Luke no la dejó esconderse en su habitual anonimato. Los ojos grises de Luke miraron fijamente a los suyos, sin dejar lugar a dudas sobre con quién estaba ella mientras sus dedos temblorosos comenzaban a liberar los minúsculos botones del corpiño de Nora. Años de trabajo en un burdel no le habían dejado a Nora más que timidez por la desnudez. Su cuerpo había sido su instrumento más poderoso. Pero ella no había estado embarazada de nueve meses entonces, y no había estado con alguien cuyo propio cuerpo era, en opinión de Nora, lo más cercano a la perfección posible. Cuando vio el cuerpo de Luke, estaba herida y débil, pero incluso entonces, Luke le había recordado el retrato de una antigua diosa de la caza que colgaba sobre la chimenea de su padre, fuerte y musculosa, con solo un toque de suavidad que le impedía parecer implacable y dura. Había algo indómito en ella, pero había una ternura en sus ojos que Nora no se atrevió a pensar por demasiado tiempo. Ella contuvo el aliento, esperando la reacción de Luke, cuando Luke la sacó del corpiño y la falda, Luke se detuvo y se movió preocupada sobre cuando sintió que Nora se ponía rígida.−¿Qué pasa? Esto no dañará al bebé, ¿o sí? Los dedos de Nora se deslizaron en los negros rizos del cabello de Luke, acariciando amorosamente los suaves y fríos mechones. No pudo Página 339 de 397 Traducción: AngieE32018

evitar sentirse tocada por su consideración.−No te preocupes, el bebé está bien. −No se dará cuenta si nosotras... cuando...−Luke señaló torpemente entre Nora y ella. −No creo que él o ella pueda ver a través de mi piel, pero si ella puede sentirlo... al menos sabrá que nacerá en una familia amorosa−dijo Nora con una sonrisa. Luke soltó una risita de sorpresa por ese comentario, su nerviosismo era muy obvio para Nora. −Relájate. A pesar de lo que Bernice piense al respecto, llegué a creer que no hay nada de qué avergonzarse−Nora deslizó sus dedos por los hombros tensos.−Déjame... La nerviosa rigidez de Luke desapareció rápidamente mientras giraba para estar encima. Se inclinó sobre Nora sobre sus codos, muy cuidadosa de no presionar contra su vientre con demasiada fuerza. Sus labios bajaron por el cuello de Nora y por encima de su clavícula, luego se deslizaron sobre sus pechos en un susurro como toque hasta que presionaron un beso contra su vientre abultado a través de la fina tela de su camisa. Nora nunca había tenido mucha paciencia con la premiosa torpeza de sus clientes, pero se dio cuenta del temblor de las manos de Luke mientras deslizaba la falda por sus caderas era nada más que entrañable y dulce. Nunca lo había pensado posible, pero todo sobre esta experiencia parecía nuevo y fresco, casi como si nunca antes hubiera compartido su cama y su cuerpo con nadie. Se estremeció en el frío aire de la montaña mientras Luke levantaba la camisa sobre su cabeza, luego, en el siguiente segundo, el calor la atravesó cuando el cuerpo de Luke presionó contra el de ella otra vez. Un fuerte muslo se detuvo contra el centro de Nora, y sofocó un gemido. Los largos dedos de Luke se entrelazaron con los más pequeños de Nora, acariciando suavemente con su pulgar la palma de Nora mientras su otra mano abrazó tiernamente un pecho pesado. Lo miró como si fuera un asombroso milagro de la naturaleza, y finalmente, la mirada de Nora siguió la de ella, tratando de ver lo que Luke estaba viendo. El embarazo había oscurecido la piel alrededor de sus pezones y las venas azules machacaban la piel normalmente limpia. Página 340 de 397 Traducción: AngieE32018

Luego, labios suaves se cerraron sobre su pezón sensible, y Nora instantáneamente olvidó el examen autocrítico de su propio cuerpo. Sus dedos se flexionaron impotentes contra la parte posterior de la cabeza de Luke, acercándola aún más. La mano libre de Luke raspó a lo largo de la parte inferior de su otro pecho, haciéndola contener la respiración en la expectativa de dónde terminaría esa mano. Podía sentir los callos ásperos en la palma de la mano de Luke, testimonio de años de duro trabajo. Formaban un contraste con la dulzura del toque de Luke que ella encontraba extrañamente seductora. Cuando esa mano comenzó un tierno masaje, Luke sacó sus labios y arrastró una línea de besos sobre la barriga de Nora. Nora se arqueó hacia arriba cuando una lengua juguetona se hundió empujando el ombligo. Las manos de Luke siguieron sus labios hacia abajo, haciendo que el calor recorriera el mismo camino. −Luke...−Nora se encontró jadeando por la respiración. −Sssh. Tu turno para relajarte. No te preocupes, estás a salvo conmigo−Las palabras de Luke hormiguearon contra su piel. Entonces Luke retrocedió unos centímetros y aflojó la cinta que sujetaba el cabello de Nora. Contempló las olas rojas que caían rodando sobre los hombros de Nora, dándole una mirada que era inocente y seductora al mismo tiempo.−Eres hermosa−susurró Luke. Nora no podía creer que alguien pudiera encontrarla hermosa con su cuerpo muy embarazado y cubierto de polvo, pero el asombro en la voz de Luke no dejaba dudas sobre la sinceridad de su cumplido. Luke miró directamente a los ojos de Nora, alisando un mechón errante de su frente mientras su otra mano dibujaba círculos sensuales alrededor del ombligo de Nora. La intensidad de su mirada era casi abrumadora, y Nora lo sintió como un toque.−¿Qué quieres que haga? Nora parpadeó. Pensar y responder preguntas se estaba volviendo difícil bajo los toques de distracción de Luke.−¿Q…qué? −¿Cómo me quieres? ¿Cómo debería...tocarte?−Preguntó Lucas en voz baja. Nadie le había preguntado eso en años, si es que alguna vez lo hizo; le dirigió a Luke una sonrisa trémula.−Como quieras. Página 341 de 397 Traducción: AngieE32018

−No. Como quieras. ¿Qué te gusta? Puedo hacer lo que tú quieras...bueno, a excepción de ciertos actos obvios...por supuesto.−Luke la miró con una expresión que era una mezcla de vergüenza y arrepentimiento. De repente, Nora comprendió que Luke se refería al hecho de que físicamente, ella no era un hombre. Obviamente, estaba asumiendo que Nora pensaría que su amor era inferior a cualquier cosa que pudiera experimentar con un hombre. Extendió la mano y tocó la mejilla de Luke, mirando sus párpados agitarse al tocarlos−Pude 'disfrutar' ese acto particular en abundancia durante los últimos años. No voy a extrañarlo, créanme. Luke aún se cernía sobre ella.−Entonces, ¿no te gusta...?−Se detuvo e hizo un gesto, demasiado avergonzada para terminar su frase. −Luke−Nora detuvo la discusión nerviosa,−Todas las apariencias aparte, sigues siendo una mujer. Grandes ojos grises la miraron, casi conmocionados por esas palabras. Luke esperó cautelosamente por dondequiera que iba Nora con esta línea de razonamiento. −Cuando se trata de eso, nuestros cuerpos son básicamente lo mismo. Ya sabes lo que se sentiría bien para ti, así que ¿por qué no solo asumir que me gustaría también?−Nora sugirió. Luke tomó una respiración profunda. Todavía estaba nerviosa, pero finalmente asintió y bajó sus labios hacia los de Nora otra vez. Con los ojos todavía fijos en los de Nora, abrió lentamente el cierre con cordón de los calzoncillos de Nora y deslizó la ropa interior por su cuerpo. Los ojos grises brillaron con curiosidad y algo más que Nora no pudo identificar tan fácilmente cuando miró a Nora. Nora se estremeció bajo la intensa mirada. Dejando a la frialdad del aire de la montaña, Luke se movió sobre ella; la manta que aún cubría los hombros de Luke se apoderó de ambas, bloqueando el resto del mundo. Luke acarició tiernamente la mejilla de Nora con la punta de su dedo, luego besó la curva de su cuello. El cálido contacto de los labios de Luke exploró el arco de sus clavículas, luego besos con la boca abierta sobre su pecho, hasta que acariciaron el pecho de Nora, esta vez sin la barrera de su camisa. Página 342 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora se estremeció. Sus dedos agarraron los hombros de Luke, sosteniéndola contra ella. Luke retrocedió unos centímetros para mirarla con preocupación en sus ojos.−No te estoy lastimando, ¿verdad? Las palabras, pronunciadas tan cerca de la piel de Nora, solo aumentaron los temblores de Nora.−No−dijo ella, extendiendo la mano para alisar el cabello corto, rebelde y oscuro que caía sobre la frente de Luke.−Pero cuando estoy embarazada, son muy...sensibles. sabía. Nora.

−Oh.−Luke acarició suavemente el costado de un pecho.−No lo −Eso no significa que tengas que parar. Se siente muy bien−le dijo

Una lenta sonrisa curvó los labios de Luke antes de que Nora los perdiera de vista mientras los toques tiernos continuaban y ella cerraba los ojos. Luke lentamente bajó por su cuerpo. Se detuvo en el vientre de Nora, colocó ambas palmas contra la curva de su abdomen como para establecer algún tipo de contacto. Nora había supuesto que Luke ignoraría su barriga y solo trataría de evitar las limitaciones que conllevaba su embarazo. Los reverentes besos que Luke colocó sobre su vientre le trajeron lágrimas a los ojos, y rápidamente las secó, sabiendo que Luke solo se preocuparía si ella las veía. Luke apoyó su mejilla contra el vientre de Nora, presionando su oreja contra su piel. −¿Qué estás haciendo?−Nora levantó la cabeza del petate. No pudo evitar sonreír mientras miraba a Luke. Las relaciones físicas nunca habían sido así para ella. Con cada uno de sus otros compañeros, el acto sexual ya habría terminado, pero Luke ni siquiera había tocado sus áreas más íntimas y no parecía tener prisa por hacerlo. −Cállate.−La oreja de Luke aún estaba presionada contra el vientre de Nora, su expresión era de intensa concentración.−Estoy hablando con tu hija. Nora tragó el repentino nudo en su garganta. −¿Qué está diciendo?−susurró roncamente. Página 343 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke sonrió. −Ella está...quejándose. −¿Acerca de? Luke fingió escuchar de nuevo.−Ella dice que todo ese balanceo y retorcimiento de su...casa temporal la mantiene despierta. −Bueno, dile que no se puede evitar−Resueltamente, tiró de Luke contra su cuerpo otra vez. −Lo siento, pequeña−susurró Luke contra su piel,−Tu casa temporal dice que no se puede evitar. Puede reivindicarte por mantenerla despierta toda la noche más adelante este año−Con un último beso en el vientre hinchado, Luke siguió adelante, lloviendo besos a través de la curva redondeada de la cadera de Nora. −¿Toda la noche?−Nora jadeó cuando los cálidos labios vagaron por su muslo y luego acariciaron con la nariz el punto sensible detrás de una rodilla. Luke tarareó su acuerdo contra la pantorrilla de Nora. Frotó su mejilla contra la suave piel del tobillo de Nora, recordándole a Nora un gato grande y ronroneante, luego besó tiernamente una ampolla que se había formado en el talón de Nora. Los besos continuaron hasta que Nora sintió que cada centímetro de ella había sido adorado. A pesar de estar completamente vestida, Luke hizo el amor con todo su cuerpo y con todo el cuerpo de Nora, no solo con la parte en la que los hombres normalmente se concentraban. Me pregunto si

siempre es así con una mujer.

Entonces todos los pensamientos cesaron cuando los labios de Luke encontraron el único lugar en su cuerpo que aún no habían tocado. Sus ojos se abrieron de golpe.−¿Q…qué...qué estás haciendo? El cabello suave le hizo cosquillas en el muslo a Nora mientras Luke levanta la cabeza. Los inciertos ojos grises la miraron fijamente.−¿No te gusta? −No...Quiero

decir...

yo...

creo

que

sí...lo

disfruto,

quiero

decir−¡Señor, y aquí pensé que era la experimentada! Ella solo ha estado

con una sola persona en su vida y sin embargo me hace temblar y tartamudear como una virgen en su noche de bodas. De repente, un pensamiento se le ocurrió.

Página 344 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke extendió una mano para rastrear la sonrisa en sus labios; automáticamente, hizo eco con uno de los suyas.−¿De qué estás sonriendo? Nora besó los dedos en sus labios.−Bueno, se me acaba de ocurrir que esto podría considerarse nuestra noche de bodas. Sintió el cuerpo de Luke sacudirse contra el suyo con sorpresa, entonces Luke se rió, un sonido que retumbó a través de Nora e hizo que se le erizara la piel de gallina.−Habla de ansiedad por el rendimiento... Nora pasó los dedos por el cabello de Luke.−No tienes nada por lo que estar ansiosa,−le aseguró y lo dijo en serio. Se miraron a los ojos por infinitos momentos. Sus labios chocaron en un profundo beso. Nora rompió el beso con un grito ahogado cuando la mano de Luke se deslizó entre sus muslos. Sus caderas se levantaron para encontrar el toque suave. −¿Te gusta esto?−Preguntó Luke, continuando con los golpes lentos y lentos, apenas rozando a Nora. Aturdida, Nora la miró a la cara. La pregunta de Luke no contenía ningún rastro de las burlas presumidas de algunas de sus ex parejas sexuales. Luke estaba pidiendo guía. Ella luchó por respirar.−S−sí. Esto es... ¡Dios mío!−Gimió cuando los dedos de Luke comenzaron a moverse en círculos.−…es agradable. Luke se inclinó más cerca, presionando sus labios contra el latido sordo del pulso en la base de su garganta. El movimiento hizo que sus dedos se hundieran en Nora. Un gemido escapó de los labios separados de Nora. Se resistió contra los suaves dedos invasores, agarrándose a Luke en una desesperación sin palabras. −¿Todo bien?−Luke intentó retroceder para estudiar su rostro, pero Nora la abrazó. −¡No te detengas!−Nora jadeó. Ya podía sentir la presión crecer en la boca del estómago. Luke comenzó a mover los dedos, aun tortuosamente lento, explorando, descubriendo, sin prisa por llevar a Nora al borde. Página 345 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora bruscamente sacudió su cabeza de un lado a otro. Movió sus caderas más rápido, tratando de que Luke acelerara el paso, pero Luke no estaba teniendo nada de eso. −Relájate... disfruta−El aliento caliente se apoderó de la oreja de Nora cuando Luke le susurró algo.−No tenemos prisa−Retiró sus dedos, y luego lentamente los volvió a meter dentro. Nora se encontró con el movimiento con un gemido. Su vientre y sus sensibles pechos se frotaron contra Luke. El calor la atravesó.−Puede que yo sí,−gimió ella.−Luke... firme.

−¿Hmmm?−Luke alisó experimentalmente su pulgar sobre el nudo

−¡Luke!−Nora echó la cabeza hacia atrás cuando otra ola de calor la atravesó. Los labios de Luke se aprovecharon de inmediato. Mordisqueó la garganta de Nora, luego comenzó a chupar el punto sensible justo debajo de una oreja mientras sus dedos continuaban sus movimientos inquebrantablemente lentos. Nora se retorció y envolvió una pierna alrededor de Luke, atrayéndola más cerca.−¡Por favor!−ella jadeó. Todo movimiento se detuvo por un momento. Luke miró los ojos entrecerrados de Nora.−Dime lo que quieres que haga−Todavía había un indicio de inseguridad en su voz, a pesar de que el cuerpo de Nora insistía en que Luke sabía exactamente lo que estaba haciendo. Nora la miró por primera vez impotente para expresar sus deseos, ni siquiera estaba segura de lo que quería. Los lentos y suaves toques de Luke la estaban volviendo loca, pero al mismo tiempo, no quería que terminara tan pronto. Lentamente, se dio la vuelta, cuidando de no perder la conexión entre sus cuerpos, hasta que se inclinó sobre Luke. Ella esperó, insegura de si Luke se sentiría cómoda siendo la que estaba en una posición más sumisa. Nora reprimió otro gemido. Sentada a horcajadas sobre las musculosas caderas de Luke, comenzó a balancearse contra los suaves dedos. Luke levantó su mano libre, apoyándola en la parte baja de su espalda para sujetarla y mantenerla aún más cerca. Página 346 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora se inclinó hacia adelante. Buscó los labios de Luke con los suyos, gimiendo en su boca. Sus caderas comenzaron a moverse más rápido, y esta vez, Luke voluntariamente siguió el ritmo que ella estaba dictando. La sangre rugió a través de sus oídos, y ya no podía entender las palabras que Luke le susurró. Luke la acercó más y se sentó hasta que Nora estaba sentada en su regazo. La áspera tela de la camisa de Luke raspaba sus sensibles pechos, Nora jadeó y se balanceó aún más rápido.−Luke...−gimió cuando la bola de placer en su vientre inferior comenzó a extenderse. Echó la cabeza hacia atrás. Entonces la boca de Luke estaba sobre su pecho palpitante, rozando la punta con dientes suaves. Nora clavó sus dedos en la espalda de Luke para anclarse mientras los temblores comenzaban dentro de ella. Con un grito, se desplomó, solo la mano tranquilizadora de Luke evitó que cayera. Como desde cierta distancia, sintió que Luke la ayudaba a calmarse.−Nora−susurró, una y otra vez,−Nora−Sonó casi como una oración. Besó las gotitas de sudor que brillaban en el pecho y la cara de Nora.−Oye... ¿Estás... bien? Nora solo pudo asentir. Ella yacía allí, aturdida, presionando su mejilla sonrojada contra el pecho aún cubierto de Luke. Podía escuchar los golpes frenéticos que coincidían con el ritmo de su propio corazón. Señor, eso fue...Se permitió unos momentos para deleitarse con esos sentimientos, luego negó estrictamente con la cabeza. ¿Qué eres, una adolescente

enferma de amor? Así que fue mucho más agradable que estar con un cliente, pero eso no es una sorpresa, ¿verdad?

Estar con Luke había sido exactamente como ella había pensado que sería, un poco vacilante al principio y muy, muy amable con la cantidad justa de pasión arrojada. Luke había sido la amante gentil y considerada que ella había esperado que fuera. Sin embargo, lo que Nora no pudo haber predicho fue su propia reacción. No era solo que Luke había logrado llevarla al clímax, aunque eso nunca había sido un hecho en el pasado. La ex prostituta realista en ella sabía que eso era realmente solo mecánica. Lo que la sorprendió fueron las emociones que el contacto de Luke había evocado en ella. Se había ido la Página 347 de 397 Traducción: AngieE32018

distancia clínica que había sentido con sus clientes. Por primera vez en años, no había sido Fleur cuando compartía su cuerpo con alguien. Ella había sido Nora. Luke besó suavemente su mejilla, casi como si no estuviera segura de si todavía se le permitía un beso más íntimo ahora que su acto de amor físico había terminado.−¿Fui yo...fue suficiente?−preguntó, su mirada nunca dejó la cara de Nora. Nora prácticamente podía sentir la inseguridad que fluía de Luke en oleadas. No estaba segura de qué hacía que Luke dudara de su capacidad para complacerla en la cama: su falta de "equipo" masculino o el hecho de que tenía mucha menos experiencia sexual que Nora. −¿Suficiente?−repitió, apenas deteniéndose para no poner los ojos en blanco.−Dios, Luke, esto era mucho más que suficiente. ¿Siempre es así con una mujer?−preguntó con honesta curiosidad. La mayoría de los hombres que había conocido creían que una mujer existía únicamente para proporcionarles comodidad, pero Luke se había concentrado únicamente en ella, en el placer de Nora. Luke se detuvo en su tarea autoimpuesta de llover besos en la cara de Nora. Por primera vez en meses, ella estaba sonriendo y sin preocupaciones.−Bueno, no es como si tuviera una vasta experiencia con muchas mujeres...Solo he estado con Tess, y no, nunca fue así entre nosotras. Compartir la cama de Tess siempre había sido un placer culpable para Luke. Ella había disfrutado de los talentos de Tess, sí, pero en el fondo siempre había existido la persistente creencia de que era incorrecto y antinatural tener relaciones físicas con otra mujer. Ahora, con Nora, Luke ya no podía creer eso. Se sintió honesto, y maravilloso, y muy, muy bien.

Página 348 de 397 Traducción: AngieE32018

Parte 5 Nora yacía en silencio. Podía sentir los latidos de su corazón en el silencio y su respiración lenta. Después de un rato, se apoyó en su codo, deslizó los tirantes de los hombros de Luke y comenzó a desabrochar los botones de su camisa. −No tienes que hacer esto,−la voz ronca de Luke la detuvo. Nora juguetonamente la empujó hacia abajo.−Cállate, señor Hamilton. Luke se quedó quieta y la miró.−Sabes que no hay ningún señor debajo de esta ropa, ¿verdad?−preguntó en voz baja. Nora presionó un beso en la clavícula que acababa de desnudar.−No estaría haciendo esto si hubiera. −¿De Verdad?−Luke la miró con incredulidad.−Tú... ¿Quieres tocarme a causa de mi cuerpo, no a pesar de eso? Nora apoyó la barbilla en su mano para mirar a Luke.−¿Por qué es tan difícil de creer? Prefieres tocar un cuerpo femenino al de un hombre, ¿no? −Sí, pero no soy la norma, y tú... −...y descubrí que no soy tan diferente de ti en ese sentido,−interrumpió Nora.−No me he sentido atraída por un hombre en tanto tiempo...y realmente me sorprendió que hubiera algo en mi nuevo esposo que fuera tan atractivo para mí−sonrió a Luke.−Bueno, supongo que ahora sé que ese 'algo' fue lo que te hizo tan especial, ¿eh? Extendió la mano para abrir el segundo botón, pero las manos de Luke la detuvieron de nuevo.−Nora... −No me hagas esto−dijo Nora en voz baja. −¿A ti? −repitió Luis. −Sí. Me trajiste un gran placer, y ahora quiero tocarte también. Luke se retorció incómoda.−No estoy segura de que yo...pueda...o deba hacerlo. ¿Qué pasa si...? Página 349 de 397 Traducción: AngieE32018

−Luke...me has confiado tu arma, los bueyes y la carreta. Incluso confiaste en mí tu secreto y tu vida misma. Confía en mí con esto. −¿Estás segura de que quieres hacer esto? −No hubiera iniciado esto si no fuera así. No soy una chica ingenua e inocente, Luke. Te conozco, y me conozco a mí misma−Nora alisó sus manos sobre los hombros tensos.−No me sorprenderé ni me aborrecerá tu cuerpo. No tienes que mantener la fachada de un hombre. No conmigo. Luke la miró con asombro casi infantil. Luego, tristemente, sacudió la cabeza.−Quieres hacer el amor con una mujer, pero no sé cómo ser otra cosa que un hombre. −No quiero que reacciones como una mujer, ni quiero que actúes como una mujer. No actúes en absoluto, solo se tú misma, ¿de acuerdo? eso.

Luke le dio un guiño tembloroso.−Trataré de recordar exactamente

Nora se levantó de rodillas. Su vientre descansaba suavemente contra el costado de Luke mientras desabrochaba botón tras botón; finalmente, le quitó la camisa de los hombros fuertes.−Levanta los brazos−ordenó y luego ayudó a Luke a ponerse la camiseta sin mangas sobre su hombro apenas curado y sobre su cabeza. Luego, ambas se sentaron y se quedaron mirando las cubiertas alrededor del pecho de Luke. El primer impulso de Nora fue quitárselas lo más rápido posible, pero luego se detuvo. Luke le había permitido tomar todas las decisiones, se había asegurado de que se sintiera cómoda en todo momento mientras le hacía el amor. Ahora, haría lo mismo por Luke.−¿Te sentirías más cómoda si dejamos eso en su lugar por ahora?−Asintió con la cabeza hacia las gruesas vendas que sujetaban los pechos de Luke. −¿Estaría más cómoda? Sí−Luke dejó escapar un suspiro tembloroso.−Nunca he dejado que nadie me toque...allí, y no estoy segura de poder... −Oye−Nora levantó una mano fuerte hacia sus labios y la besó.−Sin expectativas y sin presión, ¿de acuerdo? Me gustaría verlas y tocarlas, a todo de ti, pero si no puedes hacer eso, simplemente dígame y podremos encontrar otra manera. Página 350 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke vaciló. Ella había querido que esto se tratara de Nora en lugar de referirse a quien fuera, había querido dejar que experimentara lo que le daba placer, pero no había esperado que fuera su cuerpo lo que complacería a Nora. Cuando había soñado con hacerle el amor a Nora, nunca había pensado en Nora como en reciprocidad. Lentamente, enderezó sus hombros.−Confío en ti. Las quitamos. Nora extendió sus manos, pero luego se detuvo de nuevo.−¿Quieres hacerlo tú misma?−Quizás Luke se sentiría menos nerviosa si pudiera controlar lo que hacían y cuando lo hacían. Luke asintió. Ella torpemente alcanzó su pecho para encontrar los extremos asegurados de las envolturas. Lentamente, peinó una capa tras otra de las vendas, descubriendo la suave piel debajo. Nora observó el proceso sin moverse. Estudió los pequeños pechos, mucho más firmes que los suyos. La piel clara del pecho de Luke contrastaba con su cuello, cara y brazos bronceados. Su mirada vagó sobre los músculos definidos de su abdomen, sobre poderosos hombros hasta que llegó a manos fuertes, pero suaves. Luke era una curiosa combinación de características masculinas y femeninas. Nora estaba segura de que la única amante que Luke había tenido y las amantes que podría tener en el futuro encontraría lo que quisiera encontrar en Luke: un hombre amable o una mujer fuerte, lo que sea que ella prefiriera encontrar. Luke, desesperada por algo de afecto, desempeñaría todas las funciones que su amante esperaba de ella. Al principio, Nora no fue diferente. Había querido un esposo leal y un padre amable, y Luke había sido ambos. Ahora quería experimentar haciendo el amor con una mujer, y Luke voluntariamente reveló su forma femenina. Toda su vida, Luke había jugado un papel para sobrevivir, y se había vuelto tan hábil en eso que ya no podía separar el papel y la persona detrás de ella. Una súbita determinación se apoderó de Nora. Se prometió a sí misma que no trataría de obligar a Luke a encajar en ningún molde, ya sea el de un hombre o el de una mujer. Aceptaría cada parte de Luke por igual. Cuanto más tiempo Nora se sentaba y la miraba, más incómoda se sentía Luke bajo el intenso escrutinio. Se cruzó de brazos frente a su pecho, cubriendo sus pechos expuestos. Nora apartó la mirada de su cuerpo y directamente a sus ojos. Página 351 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke no podía ver ningún juicio en los ojos verdes bosque, solo admiración, afecto y una pizca de deseo. Algunas de las hijas del oficial en Fort Leavenworth la habían mirado con la misma expresión, pero Luke siempre supo que estaba dirigida solo a la ilusión cuidadosamente preparada que ella presentaba al mundo, no realmente a ella. Nunca había creído posible que alguien la mirara de esta manera sin su disfraz. −No tengas miedo−le susurró Nora,−No te lastimaré. La suave tranquilidad tranquilizó a Luke y la puso aún más nerviosa al mismo tiempo, porque le mostraba cuánto habían cambiado sus roles; ahora Nora era la protectora, y Luke era la mujer asustada. Nora tomó la mano de Luke y le dio un beso en la palma, luego en cada uno de los dedos que la habían complacido tanto. Luego, sus labios acariciaron los diminutos vellos en los antebrazos de Luke y presionaron suaves besos en la curva de su codo. Deslizó sus palmas sobre los hombros tensos, amasándolas por un momento, antes de que sus dedos se hundieran en el hueco en la base de su garganta. Este lugar parecía tan vulnerable, tan femenino, que Nora no pudo evitar presionar un tierno beso contra él. Podía sentir los fuertes músculos vibrar bajo sus manos y labios. Su mirada parpadeó hacia la cara familiar.−Dime si llega a ser demasiado,−le dijo a Luke. Con dedos suaves, Nora trazó el arco de las costillas de Luke y arrastró un solo dedo sobre el interior de su pecho. Luke se puso rígida. Estaba temblando y casi hiperventilando bajo el toque de Nora, y Nora podía ver que no solo era causado por la excitación; ser tocada como una mujer le daba miedo a Luke, y sin embargo, no hizo ningún movimiento para alejarse o esconderse de ella. La confianza que podía ver en los ojos grises llenos de humo le quitó el aliento a Nora.−¿Cómo se siente esto?−susurró, acariciando el pecho. −No puedo decidir si quiero huir o agarrar tu mano y presionarla contra mí con más firmeza,−respondió Luke roncamente. Nora se inclinó, dejando que su aliento pasara por un pezón duro.−Bueno, me pronuncio a favor de la opción número dos, pero hay otras formas de hacerlo si esto es demasiado ahora. Solo dime qué quieres que haga. ¿Qué hizo Tess?

Página 352 de 397 Traducción: AngieE32018

−No.−Luke tocó sus labios para silenciarla.−No estamos en un burdel, tú no eres Tess, y yo no soy un cliente. Somos tú y yo. Nora asintió. En secreto, estaba muy complacida con esa respuesta.−Entonces, estamos volviendo una nueva página, ¿eh?− Nueva

tierra, nueva vida, nuevos roles...

−Probemos. Creo que ambas podríamos hacer algunos cambios en nuestras vidas. −Bien, entonces vamos a cambiar esta ropa para empezar,−Nora sugirió, tratando de introducir un poco de humor juguetón en la situación tensa. La sexualidad no había sido divertida para ella en los últimos años; había sido un medio para un fin; a veces incluso una cuestión de vida o muerte. Con Luke, había sido maravilloso y divertido. Había disfrutado de los pequeños gestos lúdicos, como la conversación con el bebé nonato, que Luke había usado para relajarla. Ella trataría de hacer lo mismo por Luke. Lentamente, abrió el botón de los pantalones de Luke y los empujó hacia abajo sobre las delgadas caderas. Cuando los pantalones se juntaron alrededor de los tobillos de Luke y Nora se los quitó, curiosamente observó el acolchado falo que Luke había cosido en la entrepierna de sus pantalones.−Estoy impresionada−dijo con una pequeña sonrisa. −No es tan grande−Luke protestó. Nora se rió.−No con el tamaño de esta...cosa, estoy impresionada con tus habilidades como costurera. −Oh, sí, por supuesto−Luke se sonrojó, y esta vez, Nora pudo seguir el camino de ese sonrojo hasta que llegó a su pecho.

Dios, ella es dulce, pensó Nora.−Acuéstate conmigo−dijo con una

sonrisa. Esperó a que Luke se acomodara otra vez en el saco de dormir y luego se reclinó de lado a la derecha de Luke. Durante los últimos dos meses de su embarazo, no había podido acostarse sobre su espalda por mucho tiempo. Le dolía un poco la espalda por el esfuerzo anterior, pero ignoró la incomodidad, concentrándose únicamente en Luke. Acurrucó su cuerpo contra el costado de Luke tanto como su gran barriga lo permitió y acomodó un muslo entre los de Luke. Durante largos segundos, se apretujaron una contra la otra sin moverse, el torso finamente musculoso de Luke se amoldaba a las suaves curvas de Nora. Sus pechos rozaron el uno contra el otro, y Luke contuvo la respiración. Nunca había experimentado una sensación así antes. Página 353 de 397 Traducción: AngieE32018

Se concentró en esa sensación hasta que el muslo de Nora empujó suavemente sus piernas más separadas y presionó contra su centro. Ella gimió, pero se relajó un poco. Esta fue una sensación que conocía por sus encuentros con Tess. Pero Nora no se contentaba con hacer las cosas que Tess le había hecho. En cambio, comenzó a colocar una larga línea de besos en el cuello de Luke, sobre su hombro y luego, en círculos cada vez más pequeños, alrededor de uno de sus pechos. El cabello dorado cayó como una cortina sobre el pecho de Luke, bloqueando la vista de los labios de Nora sobre su pecho. Rápidamente, Luke extendió la mano y apartó los mechones rojizos, necesitaba ver para darse cuenta de que era a su cuerpo al que Nora le estaba haciendo el amor. Los labios de Nora formaron una "O" sensual cuando se envolvieron alrededor del pezón de Luke. La suave succión habría hecho que Luke perdiera el equilibrio si no hubiera estado ya acostada. Impotente, giró su cabeza de lado a lado en el petate.−Nora−gimió ella. Con Tess, siempre había odiado esa necesidad impotente en su voz porque la hacía sentir vulnerable y fuera de control. El efecto que Nora tenía en su cuerpo y su mente era aún más fuerte, pero confiaba lo suficiente en Nora como para dejarla ver a la persona detrás de eso, en control exterior. La nariz de Nora chocó contra la parte inferior de los otros pechos mientras se movía para besarla. Los suaves suspiros y murmullos de placer que escaparon de la boca de Nora mientras acariciaba, besaba y mordisqueaba los pechos de Luke eran tan sorprendentes para Luke como los toques mismos. Nunca había imaginado que alguien pudiera obtener tanto placer de sus pechos. Para Luke, siempre habían sido más una molestia. ¡Jesús! Luke arqueó la espalda mientras Nora le mordía suavemente el pezón. ¡Supongo que está en una

misión para cambiar eso!

Nora creó un camino de calor mientras se movía hacia abajo con lametones sensuales, pellizcos juguetones y una variedad de besos. Los músculos bajo sus labios sufrieron espasmos cuando hundió su lengua en el ombligo de Luke, y luego chupó la suave piel apenas un centímetro más abajo. Raspó las uñas con los pocos pelos finos que se encontraban debajo del ombligo de Luke. Sus dedos se detuvieron cuando llegaron al parche de Página 354 de 397 Traducción: AngieE32018

rizos oscuros. Nora levantó la vista, esperando la reacción de Luke. Ella levantó una ceja inquisitiva. La cara de Luke estaba enrojecida, pero ella asintió con la cabeza a Nora para continuar. Con un atisbo de incredulidad, Luke vio los delgados dedos peinarse a través del pelo rizado entre sus piernas. Nunca pensó que vería a Nora hacer eso fuera de sus sueños. Ella se estremeció cuando los dedos rozaron la sensible carne debajo. Levantando la cabeza para mirar a Nora, captó la expresión de silenciosa maravilla en su rostro. Esto es nuevo, y aterrador, y maravilloso para ella, también. Ella se dio cuenta. La comprensión de que Nora la quería, la deseaba, era abrumadora. Luke nunca había pensado que había otras mujeres que amaban a las mujeres—y tal vez podría incluso amarla. Luego su cabeza cayó de nuevo sobre el petate mientras Nora la tocaba con más firmeza. Los labios de Nora, cálidos a pesar del aire frío que los rodeaba, siguieron el camino de sus manos. Acarició los oscuros rizos, luego besó la suave piel de un muslo. Luke tocó suavemente un mechón de cabello rojo, necesitando conectarse con Nora. Los ojos verdes oscuros la miraron, y Luke sintió que su corazón comenzaba a latir aún más rápido bajo el calor de esa mirada. Tess siempre la había mirado con cariño y le había dicho que disfrutaba del "cambio de ritmo" de estar con una mujer de vez en cuando, pero Luke nunca había visto el crudo deseo que veía reflejado en ella. Ahora lo hizo. Nora no era una participante emocionalmente no afectado en esto. Luke rápidamente soltó el cabello de Nora mientras los labios de Nora se movían por su cara interna del muslo, con miedo de lastimarla si perdía el control. No quería hacer nada que pudiera recordarle a Nora las experiencias que tuvo a manos de algunos clientes en el burdel. Ella se aferró al petate, tratando desesperadamente de anclarse. Nora tomó un respiro profundo. Jadeó por el almizcle que había respirado en forma involuntaria. Para su sorpresa, no había nada repugnante sobre la forma en la que Luke olía. Ella volvió a respirar, luego bajó la cabeza y besó el lugar más íntimo de Luke como si besara sus labios, le había dicho a Luke que le hiciera lo que creía que le gustaría hacer, y Página 355 de 397 Traducción: AngieE32018

ahora estaba siguiendo su propio consejo. Había disfrutado la sensación bastante inesperada cuando Luke la había besado entre las piernas. Con sus clientes, Nora siempre había despreciado usar su boca sobre ellos. Algunos de ellos habían sido amables y gentiles con ella, pero aun así, la experiencia era demasiado íntima para disfrutarla con un extraño. Pero cuando Luke se arqueó contra sus labios, una ola de pura alegría pulsó el cuerpo de Nora. Experimentalmente, movió su lengua sobre el nudo hinchado que podía sentir debajo de sus labios. Las fuertes piernas debajo de sus manos se pusieron rígidas cuando Luke empujó sus caderas. Extendió una mano, presionando suavemente los dedos de Luke para soltar el petate y entrelazarse con el de ella. Juguetonamente frotó su nariz contra la cara interna de Luke y la sintió estremecerse cuando su cálido aliento se encontró con el centro de Luke. Su lengua se deslizó en el calor de Luke otra vez, saboreándola. Las caderas de Luke comenzaron a levantarse y caer debajo de su boca, y Nora se aferró a su muslo para no perder su lugar. El sabor de Luke en sus labios y el cuerpo fuerte moviéndose contra los de ella eran embriagadores. Nora se sintió borracha de alegría y poder. Los muslos de Luke presionaron íntimamente contra sus orejas, ahogando los gemidos y el jadeo sin aliento. Nora frunció los labios alrededor del clítoris de Luke, solo sosteniéndolo por un segundo. Ella ya podía sentir el suave pulso comenzar. −¡Nora!−Luke gimió.−Dios, Nora−Su mano libre ahuecó la mejilla de Nora, sin apartarla, ni forzarla a acercarse, simplemente estableciendo otra conexión entre ellas. Nora parpadeó para alejar las lágrimas que de repente ardían en sus ojos. Cerró sus labios sobre Luke y comenzó a mamar.−¿Bueno?−susurró contra Luke. Luke vibró y tembló debajo de ella.−Yo…es… ¡Nnnnngh! ¡Nora!−Las palabras murieron en sus labios mientras el toque de Nora continuaba, Luke movió su mano inquieta contra la cara de Nora. Página 356 de 397 Traducción: AngieE32018

Un lento latido comenzó en su propio vientre cuando Nora sintió los temblores convulsivos comenzar contra su lengua. Luke se puso rígida, sus piernas se cerraron alrededor de Nora y la presionaron aún más contra ella. Con un grito ronco, cayó de nuevo sobre el petate. Nora besó suavemente el pulsante nudo una vez más, luego se movió rápidamente, deslizándose contra el cuerpo empapado en sudor. Se sentó en el petate junto a Luke y se apoyó en su codo para estudiarla. Luke permaneció inmóvil, su pecho agitado era el único movimiento, sus ojos estaban apretados. Mientras Nora miraba, los ojos grises se abrieron y la miraron. La expresión en las profundidades de esos ojos era salvaje y tierna al mismo tiempo. Luke se sentó tan rápido que Nora casi se estremeció, pero Luke le envolvió los brazos tan rápido que nunca tuvo la oportunidad de retroceder ni una pulgada.−Nora−dijo Luke. Nora no estaba segura si era la intensidad de esa sola palabra o el abrazo cercano que repentinamente hizo que su corazón latiera en su pecho. Rozó sus labios contra la sien de Luke y la abrazó. Podía sentir lo agitado que estaba Luke.−Oye, oye, ¿estás bien?−Acercó aún más a Luke, disfrutando de la sensación de sus cuerpos desnudos presionándose uno contra el otro. Luke asintió temblorosa. Se inclinó hacia adelante y besó a Nora con lánguida lentitud, luego se echó hacia atrás por un momento cuando probó los labios de Nora, antes de profundizar el beso otra vez.−Te amo−susurró contra los labios de Nora. Ahora era el turno de Nora de echarse atrás.−Luke−dijo ella lentamente, en advertencia. Se apartó del fuerte abrazo, manteniendo a Luke a distancia, física y emocionalmente.−Puedo imaginar que esta fue una experiencia abrumadora para ti, y sé que en el calor de la pasión… −El calor de la pasión no es el motivo por el que me enamoré de ti−protestó Luke.−Experimenté el ardor de la pasión con Tess, pero nunca pensé que estaba enamorada de ella. No te amo porque compartiste el petate, tu cuerpo y esta increíble noche conmigo. Te amo porque...−pensó por un momento, luego negó con la cabeza.−Hay muchas razones para contar. Nora, eres una mujer maravillosa, y la forma en que creciste en ti misma durante este viaje...me deja sin aliento. Sé en mi corazón y en mi alma que eres la correcta para mí. ¿No puedes sentir la conexión entre Página 357 de 397 Traducción: AngieE32018

nosotras?−Dirigió una mirada desesperada hacia Nora, pidiendo en silencio una señal de que sus sentimientos habían sido devueltos. Nora le tocó la mejilla en un gesto tranquilizador, y Luke inmediatamente presionó su rostro en el suave toque.−Por supuesto que sí−dijo Nora.−Sé que hemos formado una amistad muy especial...durante los últimos meses. Pero, amor...Pensé que estábamos de acuerdo en que el amor no es para nosotras. ¿Recuerdas en el río Boise? −He cambiado de idea. Tú has cambiado de opinión,−Lucas dijo con una sonrisa triste. Dolía saber que Nora no sentía lo mismo, incluso si Luke nunca hubiera creído que lo haría. Por un segundo, casi se permitió creer que lo que siempre había pensado imposible podría ser cierto. Deberías

haberlo sabido mejor, tonta. ¿De verdad crees que una mujer tan maravillosa como Nora realmente podría amar a alguien como tú? Con una expresión de dolor, Nora repentinamente presionó sus manos contra su vientre inferior.−Oww.

Los ojos de Luke se abrieron con alarma.−¿Qué pasa? ¿Te herí...antes? −No, por supuesto que no. En todo caso, deberías estar orgullosa. −¡¿Orgullosa?!−Ver a Nora con evidente dolor hizo que Luke sintiera algo más. Nora le dio una sonrisa apretada. −Ese orgasmo fue bastante intenso, todavía estoy latiendo−Se frotó la parte inferior del vientre otra vez. Luke se mordió el labio y apartó los ojos, ocultando su dolor y decepción a Nora. Estaba contenta de haber sido capaz de darle placer a Nora, pero sin el amor de Nora, el placer en realidad no significaba nada. A pesar de que ella todavía estaba acostada envuelta en los brazos de Nora, de repente se sintió sola. Se sentó y puso las vendas alrededor de su pecho; sin embargo, las capas protectoras familiares no protegían su corazón del dolor. Con un suspiro, levantó las mantas a su alrededor y cerró los ojos, tratando de ahogar sus pensamientos. Solo quería dormir, soñar con hacerle el amor a Nora y olvidarse de todo lo que había sucedido después. Nora se reclinó sobre su costado, su mejilla contra el hombro de Luke. También cerró los ojos, pero Luke podía sentir que su cuerpo no estaba relajado para nada.−Luke−dijo después de unos minutos. Página 358 de 397 Traducción: AngieE32018

Ella no quería hablar más de eso, pero finalmente Luke suspiró y respondió:−¿Sí? −Creo que viene el bebé. La manta salió volando cuando Luke estalló hacia arriba.−¡¿Qué? ¡¿No quieres decir...ahora?! −Tengo miedo, sí−Nora frunció el ceño.−Me duele la espalda y la parte inferior del vientre se aprieta rítmicamente, y no creo que tenga nada que ver con mi orgasmo, o se habría detenido por ahora en lugar de empeorar. Luke se encogió de hombros en su camisa e intentó cerrar los botones con dedos temblorosos.−Yo iré por ayuda, traeré a Bernice de vuelta! Nora se aferró a los pantalones que Luke quería levantar.−No. Si te vas, estaré atrapada sola en estas montañas abandonadas por Dios. Nunca los encontrarás en la oscuridad y no traerás la ayuda a tiempo. No puedo hacerlo sola, Luke. Luke cerró los ojos por un momento. Empujó sus sentimientos nuevamente en los recovecos de su mente. Habría tiempo para lidiar con lo que había sucedido entre ellas más tarde. Cuando volvió a abrir los ojos, tenían una nueva mirada de determinación.−Entonces me quedaré y te ayudaré. −¿Alguna vez has ayudado con un parto? −Sí. Más de una docena de veces. Nora parpadeó. No tranquilizadora.−¿Tienes?

había

esperado

esa

respuesta

−En su mayoría, me senté y miré, pero una o dos veces tuve que llegar al interior y... −¡¿Llegar al interior?!−Nora apretó los dientes cuando comenzó otra ola de dolor. Luke se subió rápidamente los pantalones y se arrodilló junto a Nora.−Sí. Cuando la yegua tuvo problemas... −¿Yegua?−Nora escupió con un dolorido gemido.−¿De qué estás hablando? Página 359 de 397 Traducción: AngieE32018

−Fui un ranchero y un dragón durante años. Ayudé cuando las yeguas tenían sus potrancas. Nora apuntó con un dedo de advertencia hacia ella.−¡No voy a tener una potra! Jacob Garfield le había advertido que nunca discutiera con una mujer muy embarazada. Al parecer, lo mismo fue doblemente para las mujeres en el trabajo de parto. Luke decidió que en este caso, la discreción era la mejor parte del valor. Ella cambió rápidamente el tema.−¿Qué puedo hacer para ayudarte? −En este momento, solo puedes hacer lo que hiciste con tus caballos: siéntate y mira−respondió Nora, su molestia al ser comparada con una yegua ahora con humor. Otro dolor parecido a un calambre comenzó en la parte inferior de su espalda y luego se irradió hacia la parte frontal de su vientre. Luke pudo verla sujetar el petate hasta que el dolor disminuyó nuevamente. Fue difícil para ella ver a Nora con dolor sin poder hacer nada para ayudarla.−¿Estás segura de que no hay nada que pueda hacer? ¿Quieres una taza de agua?−Ante el asentimiento de Nora, corrió hacia la carreta. Sus dedos temblaron cuando abrió el barril de agua y tuvo que concentrarse para no derramar el agua en su camino de regreso. Se arrodilló y ayudó a Nora a sorber lentamente el agua. −Luke, cálmate−Nora acarició los dedos que estaban apretados alrededor de la taza.−Esto tomará un tiempo, y te necesito tranquilo. −¿Un tiempo? ¿Cuánto tiempo exactamente?−Preguntó Luke, luchando contra su creciente pánico. Debería haber estado a salvo en la

ciudad de Oregón para dar a luz, o al menos con las otras mujeres en el caravana, no aquí, atrapada en las montañas, con solo un ex soldado nervioso para ayudarla.

Nora se encogió de hombros.−Cuando di a luz a Amy, estuve en trabajo de parto durante dieciocho horas. −¿¡Dieciocho horas?! −¡No me mires así! ¿Crees que fue idea mía? Si Dios me hubiera preguntado mi opinión antes de decidir sobre un proceso de parto, podrías encargar bebés junto con el Libro de Dama de Godey. Además, creo la partera dijo algo acerca de que no duraba tanto con el segundo bebé,−Nora intentó tranquilizar a Luke y a ella misma. Página 360 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Crees? −No escuché todo eso muy de cerca en ese momento−explicó Nora.−Después de esas dieciocho largas horas, estaba decidida a que Amy fuera a ser hija única de todos modos. Durante las siguientes horas, Luke comenzó a entender lentamente ese sentimiento. Por primera vez en su vida, se alegraba de no ser un hombre, porque no quería que Nora tuviera que pasar por esto otra vez; las contracciones se volvían progresivamente más fuertes, más largas y más seguidas, hasta que parecían llegar sin pausa entre ellas. Luke intentó todo para hacerla un poco más cómoda. Le masajeó la parte baja de la espalda a Nora, donde parecía sentir más el dolor, y le secó el sudor que adornaba la frente de Nora con un paño frío. Se abrió camino a través del denso bosque para recoger un poco de leña lo suficientemente seca como para encender un fuego. Entonces, finalmente, cuando la primera luz gris del amanecer iluminó el cielo, comenzó el empuje y el descenso. Luke estaba cada vez más preocupada. Nora ya parecía agotada. Otra contracción la atravesó. Nora gruñó de dolor mientras se abatía de nuevo. Cuando el dolor finalmente cedió, retrocedió, jadeando pesadamente, hasta que comenzó la siguiente contracción.−¡Esto es tu culpa!− rechinó entre los dientes apretados. Luke se congeló, su mano con la tela suspendida en el aire. Tragó saliva. Jacob había predicho que Nora diría algo así durante el trabajo de parto, pero había supuesto que Luke había sido el que había dejado embarazada a Nora. −¿Yo? Yo no engendré a ese niño−se defendió. −¡No, pero me diste el orgasmo que indujo el parto!−Nora siseó. −Oh.−Luke se mordió el labio y decidió callarse. Cuando la siguiente contracción la golpeó, Nora soltó un fuerte grito.−¡Dios, eso arde!−Jadeó y resopló cuando la ola de dolor finalmente retrocedió.−¡Por favor dime que al menos ya puedes ver la cabeza! Luke, descansando congelado aturdidamente con la cabeza.

sobre

sus

rodillas,

negó

−¡Tienes que mirar para ver cualquier cosa!−Nora estuvo a punto de gritarle. Página 361 de 397 Traducción: AngieE32018

Con vacilación, Luke retiró la manta que descansaba sobre las rodillas dobladas de Nora y echó un vistazo. Sus ojos se agrandaron y tuvo que presionar ambas palmas contra el suelo para no caerse.−¡Puedo ver la cabeza del bebé!−Miró a Nora, haciendo todo lo posible por parecer alentadora.−No pasará mucho tiempo, solo unos pocos empujones más. −¿Mamá, papá?−La voz asustada de Amy llegó desde el interior de la carreta. El pánico amenazó con abrumar a Luke por un segundo. Ella no podía lidiar con esto al mismo tiempo, también. Luego ella enderezó los hombros y le dio a Nora un asentimiento tranquilizador.−Haré que se tranquilice; vuelvo enseguida−Dio los cinco pasos hacia la carreta, aprovechando el tiempo que le tomó ocultar su nerviosismo a Amy y mirando a la chica asustada con una sonrisa tranquilizadora.−Oye, cariño, deberías estar durmiendo. −¿Puedo dormir contigo y mamá?−Amy suplicó. Luke sabía que no podía dejar que Amy se fuera de la carreta. Le daría miedo ver a su madre con tanto dolor. ¡Dios sabe que me está asustando!−Mañana, ¿de acuerdo? Si vuelves a dormir, te prometo que tendré una gran sorpresa para ti cuando te despiertes. Amy se instaló de mala gana bajo su manta. −Buena chica.−Luke dejó escapar un suspiro de alivio. Presionó un suave beso en la frente de Amy y comenzó a darse la vuelta cuando se escuchó otro dolorido gemido de Nora. −¡Mamá!−Amy volvió a disparar. −No, no, no, pequeña, quédate aquí−Luke la presionó suavemente hacia abajo.−Mamá tiene un poco de dolor de estómago, pero será mejor pronto−¡Al menos espero que así sea! −¡Luke!− Nora gimió desde su posición al lado del fuego. Luke lanzó una última mirada a Amy.−Quédate aquí, por favor, vendré a buscarte tan pronto como haya ayudado a tu madre−Se apresuró y se arrodilló frente a una jadeante Nora. −¿Cómo está Amy?−Nora preguntó entre dientes. Página 362 de 397 Traducción: AngieE32018

−Está bien. Se dormirá nuevamente en un momento−mintió Luke, no quería aumentar la angustia de Nora. Preocuparse por un niño a la vez era más que suficiente por el momento. Miró debajo de la manta de Nora otra vez.−¡Lo estás haciendo bien! La cabeza está casi afuera. Creo que un golpe más debería hacerlo. Nora clavó los talones en el petate cuando la siguiente contracción alcanzó su punto máximo. Su rostro comenzó a ponerse rojo cuando tomó la mano de Luke en un apretón. Su otra mano estaba presionada contra su boca, tratando de contener un grito. Luke prácticamente podía sentir que sus huesos se juntaban. Ella hizo una mueca de dolor, pero no retrocedió. Estaba segura de que el dolor en su mano no era nada comparado con lo que estaba atravesando Nora, miró debajo de la manta de nuevo.−¡Nora, suelta mi mano! La cabeza del bebé finalmente salió, pero estaba cubierta con una membrana parecida a un saco, lo que hacía que el bebé no pueda respirar, Luke había visto algo similar con los caballos que ella había ayudado a entregar. Pellizcó suavemente la membrana, que se rompió y liberó un fluido. Con uno de los paños limpios que había preparado antes, Luke limpió su pequeña cara. −¿Está bien el bebé?−Nora jadeó entre contracciones. −Está bien. Solo un empujón más y puedes verlo por ti misma−prometió Luke. Estabilizó la cabeza del bebé cuando comenzó la siguiente contracción y Nora bajó de nuevo. Con dedos temblorosos, ella guió el primer hombro y luego tuvo que agarrar rápidamente al bebé resbaladizo cuando resbaló del cuerpo de Nora. Nora colapsó sobre el petate. Luke cortó el cordón umbilical como Nora le había dicho antes, luego limpió rápidamente al bebé y lo envolvió en su última camisa limpia. Luego se sentó y miró el pequeño bulto en sus brazos. De repente, tuvo que parpadear para contener las lágrimas. Temerosa de que dejara caer al bebé si intentaba pararse, avanzó sobre sus rodillas hasta que pudo colocar al bebé en los brazos de Nora. Nora acarició la cara del bebé con la punta del dedo índice, trazando las pequeñas facciones con la misma expresión de asombro que Luke Página 363 de 397 Traducción: AngieE32018

sintió. Abrió la camisa un poco para contar sus dedos de manos y pies.−Una niña−dijo, su voz ronca y temblorosa. Miró a Luke. −Sí. Ella es hermosa−Como su madre. Incluso con su cara enrojecida y su cabello empapado en sudor, Luke no podía pensar en Nora sino en hermosa. Nora miró a su hija recién nacida. La cara del bebé era un poco azulada, pero rápidamente adquirió un color normal, y parpadeó hacia su madre con ojos hinchados y desenfocados. Aun así, Nora de todo corazón estuvo de acuerdo con la evaluación de Luke.−Sí, lo es. Mira todo ese pelo negro−Acarició la pelusa oscura en la cabeza del bebé.−Ella se parece a ti−le dijo a Luke con una sonrisa. Luke tragó saliva, pero no dijo nada. Quería mucho ser parte de ese bebé, ser parte de su vida, pero no estaba segura de si ese sueño se haría realidad alguna vez. La recién nacida comenzó a acariciar a Nora, y ella la levantó hacia su pecho. Luke observó con asombro cómo la bebé comenzaba a amamantar, nunca había visto algo tan hermoso como esto.−Dios−susurró, temerosa de destruir el momento si hablaba más fuerte.−Te amo. Nora cerró los ojos.−Luke...no digas eso. No cuando no puedo volver a decirlo. Luke se encogió de hombros impotente. No había pensado en eso, si lo hubiera hecho, no se hubiera puesto en ridículo por segunda vez. Se le escapó antes de que pudiera censurarse a sí misma. Aun así, no podía negar sus sentimientos, incluso si Nora nunca los devolvía. Alguien aclaró su garganta justo al lado de ellas. Luke miró a regañadientes lejos de madre e hija, esperando ver a Amy que se había bajado de la carreta. En cambio, se encontró a Bernice Garfield −¡Bernice!−Nora alegremente le sonrió a la mujer mayor.−Mira quién ha decidido que no quería esperar hasta que lleguemos a la ciudad de Oregón para nacer−Levantó el paquete en sus brazos con una sonrisa cansada pero orgullosa.

Página 364 de 397 Traducción: AngieE32018

La expresión de acero en el rostro de Bernice se suavizó.−Tenía la sensación de que algo así sucedería. Por eso hice que Jacob me trajera de vuelta a la primera luz del día. Tenía un mal presentimiento de dejarte atrás por tu cuenta. −No estaba sola−objetó Nora.−Luke estaba conmigo, e hizo un trabajo maravilloso. La sonrisa desapareció de la cara de Bernice cuando miró a Luke. Luke podía sentir que había escuchado su declaración de amor a Nora, y no la aprobó. −Tal vez sería mejor para esta niña inocente si te quedaras fuera de su vida,−dijo Bernice en voz baja. −¿Qué significa eso, Bernice?−La voz de Jacob de repente tronó detrás de ellos. Había subido detrás de su esposa y oído su última frase.−No tienes ningún sentido. ¡Por supuesto que Luke va a ser parte de la vida del bebé! ¡Es su padre, por el amor de Dios! Luke observó a Bernice respirar hondo y abrir la boca. No quería escucharlo porque ya sabía lo que diría Bernice. Con solo unas pocas palabras, Bernice destruiría su vida y se llevaría a la única familia que había conocido. eso.

−Jacob, por favor, yo...No quise decirlo así...−Bernice trató de salir de Jacob la miró fijamente.−¿Cómo querías decirlo entonces? Bernice se retorció las manos, pero permaneció en silencio.

La mujer mayor subió unas cuantas muescas en la estimación de Luke. Bernice nunca había dejado ninguna duda sobre su desaprobación, pero ahora estaba arriesgando la ira de su marido protegiendo el secreto de Luke. −¡Explícate, esposa!−Jacob exigió. Estaba claro que no se movería ni una pulgada sin una explicación. −Escuchaste lo que dijo Nora−dijo Bernice, dirigiéndose a Luke.−Nora no…Ella no te ama. Ella… −¿De qué estás hablando?−su esposo lo interrumpió.−¡Un ciego podría ver que sí! La noche en que Nora estuvo a punto de perder a su bebé, incluso me dijiste que... Página 365 de 397 Traducción: AngieE32018

Bernice asintió renuente.−Sé lo que dije. Pero en aquel entonces, no sabía... −¿No sabía qué?−Jacob presionó cuando Bernice se calló. Bernice negó con la cabeza, negándose a responder. La cara de su marido tomó el color de un tomate demasiado maduro. −Lo que ella no sabía en ese momento es que el bebé no es realmente mío−dijo Luke antes de que la situación pudiera intensificarse aún más.−Nora ya estaba embarazada cuando me casé con ella−Admitirlo era un pequeño precio a pagar por mantener su secreto a salvo y ayudar a Bernice a salir de su desesperada situación. Jacob miró al bebé por un momento, luego apoyó su mirada en Nora antes de mirar a Luke.−¿Pero estás dispuesto a criarla como la tuya? Luke asintió sin vacilar.−No podría quererla más si la hubiera engendrado yo mismo−No lo dijo solo para el beneficio de Jacob; sosteniendo al bebé en sus brazos por primera vez, inmediatamente sintió que el amor que ella tenía por la madre del bebé se extendió también a la niña. Jacob dirigió una mirada de acero a su esposa.−Entonces, ¿qué es esta tontería que dices de que se quede fuera de la vida del bebé? ¿No dijiste una vez que consideras al hombre que provee y cuida a un niño el padre, incluso si no es su sangre? ¿Eso significa que cambiaste tu opinión? −No, no, eso no es...no me refiero en absoluto...es solo que...él...−Bernice hizo un gesto a Luke con desesperación, pero no pudo explicarlo sin revelar el secreto de Luke. Jacob ni siquiera escuchó.−¿Entonces quizás también quieras que desaparezca de la vida de Wayne?−Su voz, normalmente tranquila, vibraba de emoción. Luke miró de un Garfield al otro. Ella no entendía lo que estaba pasando entre ellos. De repente, su discusión ya no parecía ser sobre ella y Nora. Después de largos momentos de silencio tenso, Jacob se volvió hacia ella, su expresión como piedra.−No soy el Padre Wayne, pero siempre lo consideré mío de todas formas. Pensé que Bernice también, pero parece que no es el caso en absoluto.−Sin decir una palabra más, se volvió y desapareció en el bosque. Página 366 de 397 Traducción: AngieE32018

D Bernice se quedó congelada en el lugar. Las lágrimas corrían por su rostro, goteando en el suelo sin que ella siquiera lo notara. Se llevó una mano a la boca para sofocar un sollozo, luego se volvió bruscamente y se escapó también. Las miradas de Luke y Nora se encontraron con la bebé que todavía estaba amamantando, pero luego Luke rápidamente desvió la mirada cuando un sentimiento de culpa se apoderó de ella. En su opinión, los Garfield siempre tuvieron el mejor matrimonio de todas las parejas en la caravana. Y ahora eso podría estar arruinado, solo por mi culpa... −¡Ow!−Nora de repente hizo una mueca y le tendió el bebé a Luke.−Tómala por un momento. −¿Qué? ¿Por qué?−Luke miró a la recién nacida alarmada. Antes de este día, nunca había sostenido a un bebé, y no pensó que ahora era el tiempo de practicarlo, no cuando podría lastimar fácilmente a la bebé en su agitado estado de ánimo. Nora aún sostenía contracciones!−ella siseó.

al

bebé.−¡Porque

estoy

teniendo

−¿C…contracciones? ¿Quieres decir que...estás teniendo gemelos?−Luke no estaba segura de si ella debería estar eufórica o sorprendida. En su mayoría, solo estaba en pánico. Nora se rió por un momento, antes de que ella hiciera una mueca de incomodidad.−No, es la placenta. Tómala, por favor. −No tengo mucha experiencia con bebés...− ¡Prueba ninguna! −No la lastimarás−alentó Nora.−Estuviste maravilloso con ella antes. Solo sostén su cabeza y cuello con una de tus manos. Luke deslizó una de sus manos debajo de la cabeza del bebé y la levantó en la cuna de su otro brazo.−¿Así? −Sí, eso está bien.−Nora se frotó la parte inferior del vientre. −¿Mamá?−vino la voz de Amy desde el carreta. Luke miró a Nora, dudando en dejarla sola. antes.

−Ve−Nora la animó.−Esto no es nada comparado con lo que pasé Página 367 de 397 Traducción: AngieE32018

Muy lenta y cuidadosamente, Luke se puso de pie y se dirigió hacia la carreta con la bebé en sus brazos.−Amy, ven a conocer a tu hermanita. Amy se levantó de debajo de su manta y corrió ansiosamente hacia Luke. Luego echó un buen vistazo a la bebé y frunció el ceño.−¡Pero ella es tan pequeña! No puedo jugar con ella. ¿Puedo devolverla y conseguir una potra? Luke reprimió la risa que quería burbujear. Temía que si se permitía reír, perdería el control de sus emociones y las lágrimas seguirían de cerca, la noche había sido una constante subida y bajada de varias emociones: miedo, incertidumbre, deseo, alegría, amor, pánico, tristeza, desilusión y culpa. Antes de conocer a Nora, Luke había llevado una vida simple, sintiendo muy poco excepto satisfacción y, a veces, una ligera molestia; ahora ella había experimentado todo el espectro de emociones intensas en solo una noche. −Crecerá y podrás jugar con ella cuando sea un poco mayor−le aseguró a Amy, preguntándose si aún sería parte de la vida de la niña cuando tuviera la edad de Amy. Entonces resueltamente forzó la idea, porque dolía demasiado. Ella hizo que Amy se calmara y dejó a la bebé con Nora que se estaba limpiando con la ayuda de una Bernice de rostro pétreo. Ella decidió ir y buscar a Jacob. Será mejor que le pida ayuda con la rueda ahora, antes de

que Bernice le cuente todo y se niegue a ayudarme, ¡dejándome congelarme hasta la muerte junto a mi carreta averiada!

Luke caminó a través del denso bosque, disfrutando el tiempo lejos del pequeño campamento donde tantas cosas habían sucedido en el transcurso de unas pocas horas. Finalmente encontró a Jacob sentado en un tronco caído, clavando su cuchillo en la corteza una y otra vez.−¿Jacob? −No quiero hablar de eso−Jacob le dijo bruscamente.

Bueno, yo tampoco. Tuve suficiente dolor por una noche.−¿Crees que

puedes ayudarme con la rueda?−Luke le preguntó.−Quiero llevar a Nora y al bebé a la ciudad de Oregón lo antes posible. Jacob se deslizó del tronco. −Terminemos con esto.

Página 368 de 397 Traducción: AngieE32018

Parte 6 Nora miró a la bebé dormida en sus brazos. Cada músculo de su cuerpo dolía, y no tenía ganas de viajar en la carreta tan pronto como Jacob y Luke habían terminado las reparaciones. Los golpes y empujones serían cualquier cosa menos agradables, y solo podía esperar que la bebé se durmiera. −¿Cómo vas a llamarla?−Bernice preguntó mientras la ayudaba a volver a meterse en su corpiño después de amamantar al bebé. −Natalie...Nattie−respondió Nora con una sonrisa.−La llamaremos por Nate, un amigo de Luke que murió en la Guerra de México. Al mencionar a Luke, la sonrisa de Bernice desapareció. No había dicho una palabra a Luke o Jacob en las últimas horas, ni Jacob había hablado con ella. −No sabía... que Wayne no es el hijo de Jacob, quiero decir,−Nora dijo en el incómodo silencio. Bernice suspiró.−Nadie lo sabía. Nadie más que yo y Jacob. −¿Ni siquiera Wayne? −No.−Bernice negó lentamente con la cabeza.−Nunca pensamos que era necesario decirle. Jacob es su padre en todo lo que cuenta. Nora miró a la bebé y pensó en sus propios hijos. ¿Algún día les dirían que Luke no era su padre? ¿Les dirían quién y qué era ella realmente? ¿Luke incluso se quedaría con ellas el tiempo suficiente como para que se convirtiera en un problema? Nora había sentido el dolor y la tristeza que la declaración no correspondida de amor había causado a Luke. También le había dolido a ella, solo para ver el dolor en los ojos de Luke antes de que ella erigiera rápidamente las paredes protectoras a su alrededor que a Nora le había costado meses descomponer lentamente. Pero el segundo antes de que ese escudo hubiera aparecido había sido suficiente para que Nora se diera cuenta de que Luke tomaría su rechazo como una confirmación de que nadie la amaría nunca.

No es ella, pensó Nora con pesar. Soy yo. No puedo amar más. Afecto, deseo, sí, pero no amor incondicional y devorador. Ella había amado una Página 369 de 397 Traducción: AngieE32018

vez, y casi había destruido su vida. No arriesgaría eso otra vez. Ella ya no era una niña ingenua; era una mujer adulta con hijas que dependía de ella; no podía permitirse confiar en algo tan transitorio como el amor y volver a actuar como una tonta embrutecida. Nora estaba decidida a que todas sus decisiones futuras se tomarían con una cabeza nivelada, no con un corazón enamorado. No se permitió pensar en las consecuencias que su decisión tendría para Luke. Forzando sus pensamientos en otra dirección, le preguntó acerca de la vida de Bernice en su lugar.−¿Qué edad tenía Wayne cuando conociste a Jacob?−Todavía no podía creer que Jacob no fuera el padre de Wayne. El niño, casi un hombre por ahora, se parecía mucho a Jacob en todo menos en su apariencia física. −Ni siquiera había nacido aún. El padre de Wayne...el hombre que lo engendró, estábamos comprometidos, pero cuando quede embarazada, no podría desaparecer lo suficientemente rápido−le dijo Bernice amargamente. Nora asintió con simpatía. Parecía que sus experiencias habían sido casi idénticas. −Jacob era nuestro vecino y un viejo amigo de la familia. Me ayudó durante todo ese tiempo. Cuando me pidió que me casara con él, le dije que sí sin siquiera tener que pensar en ello. No me importaba que no estuviera enamorada de él,−continuó Bernice.−Había estado enamorada de mi prometido y mira hacia dónde me llevo. Todo lo que quería después de eso era un amigo y un padre para mi bebé. Nora parpadeó. ¿De verdad está hablando de sí misma? Esa podría haber sido la historia de mi vida. Los paralelos entre sus vidas eran casi espeluznantes.−¿Entonces viviste con él, compartiste su cama y criaste hijos con él sin amarlo?−preguntó en voz baja. Casi llegó como un alivio para ella, porque alivió la culpa que sentía hacia Luke. Aquí había otra mujer, una mujer a la que siempre había tenido en muy alta estima, que había vivido una vida feliz con su marido hasta ahora, sin confesar su amor eterno por él. −No−dijo Bernice, rompiendo el alivio de Nora.−Eso no fue lo que dije. No comencé a amarlo cuando acepté casarme con él. Pero hoy, puedo decir honestamente que lo amo más de lo que mi tonta yo más joven alguna vez amó a ese joven inmaduro. Página 370 de 397 Traducción: AngieE32018

−Has llegado a amarlo a lo largo de los años, porque demostró ser un buen padre y un amigo confiable−dijo Nora, casi para sí misma. Estas emociones eran lo suficientemente seguras, y ella podía admitir fácilmente sentir lo mismo por Luke. Era un tipo de amor dócil y amistoso que podía controlarse fácilmente. Pero una vez más, Bernice negó con la cabeza.−Él es ambos, pero mis sentimientos por él son un poco más que sólo eso. Puede hacerme reír, ruborizarme, rasgarme el pelo con frustración, y olvidarme de cualquier otra cosa en el mundo cuando me sonríe. Lo amo desde el fondo de mi corazón, y sé que mi vida se acabaría si lo perdiera−dijo, mirando tristemente a su marido, que deliberadamente le daba la espalda mientras trabajaba.

Hasta ahí el paralelismo entre nosotras, Nora decidió. No ataré mi corazón, mi vida, mi alma a una persona nunca más. La posibilidad de perder a Luke era demasiado real, y no podía permitirse el lujo de dejar de vivir si eso ocurría. Sus hijos eran su razón de vivir, no el amor.−¿Intentaste hablar con él?−preguntó ella, contenta de dirigir sus pensamientos a Bernice y Jacob. −¿Y qué sugieres que diga? La única explicación que él aceptaría es la verdad y eso pondría tu vida patas arriba−Bernice la miró a los ojos.−¿Quieres que lo haga? Nora desvió la mirada.−No−admitió. Bernice se puso de pie con un suspiro.−Están listos. Vamos a dejarte a ti y a la pequeña en la carreta.

D

Big Sandy River; 9 de octubre de 1851 Luke se despertó sobresaltada. Se levantó sobre su codo con un gemido, escuchando en la oscuridad. Le dolían los músculos de bajar las carretas por el paso de Barlow. Los obligaron a zigzaguear por la empinada ladera, lo que hizo necesario cruzar y volver a cruzar el pequeño arroyo llamado Zigzag River una y otra vez hasta que llegaron al río Sandy. Los caminos seguían mal, cubiertos con hoyos de lodo después de haber llovido durante toda la noche. Nora había soportado los constantes empujones sin quejarse, pero Luke pudo ver que estaba herida y agotada. Página 371 de 397 Traducción: AngieE32018

Un sonido de lloriqueo salió de la carreta bajo la cual Luke se había establecido para pasar la noche. El bebé, se dio cuenta Luke. Eso es probablemente lo que me despertó. El bajo lloriqueo rápidamente se hizo más fuerte, convirtiéndose en un grito desgarrador. Luke salió de debajo del carreta. Miró dentro de la carreta y vio que una bebé de cara roja la miraba. La niña siguió llorando, pero aun así Nora no se movió, muerta ante el mundo por puro agotamiento. Luke miró a la bebé, deseando que dejara de llorar, pero por supuesto que no. No tenía idea de qué hacer. Nora siempre se había ocupado de Nattie cuando había llorado antes, y Luke le había cedido gustosamente cualquier tarea relacionada con la bebé, temerosa de que de alguna manera lastimara a la bebé por su inexperiencia. Pero ahora parecía que estaba sola. No quería despertar a Nora, sabiendo que estaba agotada por los esfuerzos de dar a luz y la pérdida de sangre. Ella necesitaba descansar. Luke se acercó a Nora y cuidadosamente levantó a la bebé en sus brazos. La bebé estuvo en silencio por un segundo, luego ella lloró aún más fuerte. −¡Sssh, ssshh!−Luke rápidamente se alejó de la carreta con sus habitantes dormidos. Ella acunó al bebé protectoramente contra su pecho, protegiéndola del frío viento. Escuchó los gritos de Nattie y estudió su pequeña cara, tratando de descubrir por qué estaba llorando. Nora siempre parecía saberlo. Podía discernir fácilmente el "Tengo hambre" del grito "Necesito mi pañal cambiado", pero a Luke le faltaba tristemente ese departamento. Después de dos rondas alrededor del perímetro exterior del campamento, todavía no sabía por qué la bebé estaba llorando. Finalmente, decidió revisar el pañal del bebé, porque de todos modos no podía ayudar con su "cena". Volvió a la carreta y tomó uno de los paños limpios que servían como pañales de Nattie. Cuidadosamente balanceando al bebé contra su pecho, extendió su petate sobre la hierba escasamente creciendo. Luego, mientras sostenía la cabeza de Nattie como Nora le había dicho, dejó a la bebé en el petate. El llanto se hizo aún más fuerte, y las extremidades diminutas de Nattie se expulsaron en protesta de ser alejadas de su cálido lugar contra el pecho de Luke. Página 372 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke desenvolvió la suave manta de bebé.−¡Uf! Definitivamente necesitas que te cambien el pañal, pequeña−Se pellizcó la nariz por un segundo.−Está bien−murmuró para sí misma,−Puedes hacer esto−Había visto a Nora o Bernice cambiar el pañal de la bebé antes, pero siempre parecía tan fácil. Tomando una respiración profunda, Luke retiró el pañal sucio. Arrugó la nariz y ató los extremos del viejo pañal en una bonita pelota. La bebé continuó llorando. Su cara había empezado a ponerse roja por todo el llanto, y Luke se apresuró a limpiarla y vestirla de nuevo; finalmente, levantó la tela limpia que sería el nuevo pañal de Nattie, luchaba por meterlo debajo de la bebé hasta que recordó que Nora había levantado un poco a Nattie por los tobillos. Luke vaciló. No quería lastimar a la bebé. Ser responsable de algo tan pequeño y vulnerable era aterrador. Vamos, se dijo a sí misma. ¡No seas tan cobarde! ¡No puedes dejarla medio desnuda en este clima! Levantó suavemente la mitad inferior de la bebé y deslizó la tela debajo de su trasero. Ella aseguró las esquinas de la tela, y luego se inclinó hacia atrás para admirar su obra. No se veía tan limpio como el de Nora, pero ciertamente lo serviría, Luke se permitió una sonrisa de alivio antes de levantar a la bebé otra vez−Oye, oye, ¿por qué sigues llorando?−bajó la voz a un nivel tranquilizador.−Estás todo bien y limpio ahora, ¿no? En la tercera ronda alrededor del campamento, la bebé finalmente dejó de llorar y se acurruco contra los pechos atados de Luke. Luke sintió que sus mejillas se calentaban.−Lo siento, pequeña−murmuró, avergonzada y divertida a partes iguales,−No soy el padre con su cena incorporada−Padre. Luke se detuvo y miró a la pequeña niña en sus brazos. El bebé y la responsabilidad que esto conllevaba todavía la asustaron un poco, pero nunca había estado tan segura de que lo que sentía por Nora era realmente amor que cuando miraba a Nora sosteniendo a su hija más pequeña. Quería hacer una vida con ellas, quería estar allí para ver crecer a las chicas. En algunos momentos, ya parecía tan real y alcanzable que podía ver a las cuatro sentadas en el porche del rancho que construiría. Pero luego hubo momentos en que vio a un hombre sentado en su lugar al lado de Nora; un hombre que Nora podría amar. Página 373 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Luke? ¿Eres tú?−Jacob llamó desde su lugar en el fuego. Se había ofrecido voluntario para hacer guardia por segunda noche consecutiva, lo que le facilitaba evitar a su esposa. −Sí. Yo y Nattie−Luke se sentó frente al fuego, con cuidado de no acercarse demasiado a las llamas con el precioso bulto en sus brazos. Jacob se inclinó hacia delante para mirar debajo de la manta de bebé a la bebé que ahora dormía. Había tanta emoción en sus ojos que Luke solo sabía que estaba pensando en Wayne a esa edad. −Caminar parece calmarla−dijo, solo para romper el silencio.−Debe haberse acostumbrado a la constante marcha que hizo Nora mientras estaba embarazada de ella. −De todos mis hijos, Wayne es el que más me gusta en todo lo que hace−dijo Jacob, sin reaccionar en absoluto a las palabras de Luke.−¿Cómo crees que eso es posible? −Eres su padre−respondió Luke simplemente.−Le enseñaste todo lo que sabe−Luke tiró de la manta un poco más cerca de la bebé dormida; la idea de que Amy y Nattie algún día serían un poco como ella fueran maravillosa y atemorizante al mismo tiempo. Jacob miró al fuego. El círculo de luz parpadeaba sobre las oscuras sombras bajo sus ojos.

Está sufriendo, y también lo está Bernice. La culpa se asentó como

plomo en el estómago de Luke. Ambos eran buenas personas, y ella no quería ver sufrir su matrimonio solo por su culpa. Se había prometido a sí misma que se iría antes de que su secreto pudiera lastimar a Nora o a los niños, y ahora sentía que la misma promesa debería ser cierta para los primeros amigos que había hecho en años. Solo que esta vez, irse no resolvería la situación. Ella respiró hondo, abrió la boca y luego volvió a cerrarla. No. No sin

antes hablar con Nora. Esto también le afecta a ella y a las niñas, y ella tiene derecho a ser parte de la decisión.

D La mano de Nora se extendió desde debajo de su manta, buscando a tientas a la bebé. Ella se sentó rápidamente cuando su mano encontró solo un espacio vacío donde había estado Nattie. Creyó oír a Nattie llorar en sueños, pero ahora todo estaba en silencio. Página 374 de 397 Traducción: AngieE32018

Quizás Bernice la haya llevado a dormir un poco. Nora estaba

agradecida por ello. Extendió con cautela su cuerpo aún dolorido y luego miró a la Amy dormida antes de salir de la carreta. Todavía un poco soñolienta, se acercó a la carreta de los Garfield y miró adentro.

Bernice estaba durmiendo y soñando, y uno de los niños estaba tosiendo, pero no había señales del bebé. Nora estaba repentinamente despierta.−Bernice−susurró con urgencia. La mujer mayor inmediatamente abrió los ojos. No había dormido bien desde su discusión con Jacob. −Nattie no estaba cuando desperté. Ella… −Luke la tiene,−interrumpió Bernice.−La vi caminar por el campamento con la bebé durante una hora antes de que Nattie finalmente se durmiera. Creo que incluso se cambió el pañal. −Oh.−Nora no había esperado eso. Luke había estado tan nervioso y torpe al manejar a la bebé antes. −Ella es toda una pequeña papi−comentó Bernice con sarcasmo. Nora sintió que se le erizaban los pelos de punta.−Berenice−dijo, una advertencia silenciosa en su voz.−Eres una mujer amable y cálida, ¿Por qué no puedes simplemente dejarlo ir y aceptar el papel de Luke en nuestras vidas? Dices que Jacob es el padre de Wayne, porque siempre ha estado ahí para él, pero… Bernice se quitó la manta y se sentó.−¡Él es!−defendió a su esposo−Es el mejor padre que Wayne podría desear. −No lo dudo. Simplemente no entiendo por qué no aceptas que Luke también puede ser un padre maravilloso. −¡No es lo mismo!−Bernice luchó por no bajar la voz. −¿No por qué no? −¡Porque no es natural! Solo te traerá sufrimiento y dolor−advirtió Bernice. Nora tristemente la miró.−En este momento, eres tú quien me está lastimando−susurró.−No dejaste que la naturaleza dicte la relación entre Jacob y Wayne, ¿por qué debería impedirnos a mí y a mis hijos amar a Luke? Página 375 de 397 Traducción: AngieE32018

−Dijiste que no la amabas−señaló Bernice. Nora cerró los ojos.−Yo no. Yo...−Se frotó la sien.−Creo que será mejor que vaya y rescate a Luke. Ahora debe estar nerviosa, sola con la bebé−Huyó de la carreta antes de que Bernice pudiera decir algo. Corrió a través del campamento, sin permitirse tiempo para pensar. Se detuvo bruscamente ante la vista que la saludó cuando llegó a la hoguera al borde de su campamento. Luke se sentó al lado de un Jacob melancólico, ambos brazos se envolvieron con seguridad alrededor de la forma arrollada en su regazo. Una pequeña mano sobresalía de debajo de la manta de la bebé, con los dedos doblados alrededor de los más grades de Luke. Nora sonrió. Su hija dormía pacíficamente, y Luke tampoco parecía estar muy lejos. Sus párpados, mientras miraba a la bebé, estaban empezando a decaer. Silenciosamente, Nora caminó hacia ellos hasta que pudo sentir el calor del fuego. Luke levantó la vista cuando captó el movimiento por el rabillo de sus ojos. Instintivamente acercó un poco al bebé, protegiéndola con su propio cuerpo−¡Nora! Oye, ¿estás bien? −Sí.−Rápidamente parpadeó para alejar las lágrimas que habían empezado a acumularse en sus ojos al ver a Luke con la bebé. −Es solo el humo. ¿Quieres que la lleve?− Ella asintió con la cabeza hacia la bebé en el regazo de Luke. −No, ella está bien. Ella finalmente está durmiendo−dijo Luke con una sonrisa. Jacob se levantó bruscamente.−Voy a acostarme ahora. ¿Puedes ocuparte del resto de mi guardia, Luke? Brian te relevará en media hora. Luke asintió. Nora lo miró irse, preguntándose si su presencia era lo que lo había ahuyentado. Se sentó con cautela al lado de Luke y asintió con la cabeza hacia el bebé.−Lamento no haberla escuchado. Debo haber dormido como un tronco. −Está bien. Ya era hora de que empezara a hacer mi turno con ella; mis habilidades para cambiar pañales definitivamente necesitan práctica−respondió Luke fácilmente. Página 376 de 397 Traducción: AngieE32018

Nora estudió los ojos grises, casi como un espejo a la luz del fuego, escuchar que Luke estaba dispuesto a cuidar al bebé fue un alivio. Solo podía esperar que eso significara que no había alejado a Luke y que Luke todavía estaba dispuesto a asumir un papel más permanente en la vida de las niñas. Lentamente, se inclinó más cerca y cuando Luke no se alejó, apoyó la mejilla experimentalmente contra el hombro de Luke, aliviada cuando Luke permitió el simple contacto. Sabía que había empujado a Luke, y había temido que Luke tomara represalias y no la dejara acercarse tampoco.−Lo siento−susurró. −Ya te disculpaste−señaló Luke. Nora negó con la cabeza.−No es para dormir a través del llanto de Nattie. Lamento haberte lastimado. Luke se encogió de hombros. No miró a Nora, sino que mantuvo la mirada fija en la bebé.−No se puede forzar el amor si no está allí.

Sí. Y tampoco puedes obligarlo a desaparecer si es así. Nora rápidamente apartó el pensamiento. No estabas enamorada de Luke como hombre, ¡entonces ciertamente no estás enamorada de ella ahora que sabes que es una mujer!−Solo quiero que sepas que no es nada lo que hiciste...o no hiciste. Eres... muy adorable. Luke resopló. −¡Lo eres!−Nora dijo con más fuerza.−Eres maravilloso como eres y te mereces a alguien en tu vida que pueda tocarte y mirarte con amor. −Pensé que lo hiciste,−susurró Luke. −La noche en que nació Nattie...cuando hicimos el amor...−Dudó, tal vez esperando que Nora objetara la palabra "amor" en su oración. Nora no lo hizo. Ella suspiró.−No es que no me preocupe por ti. Por favor, no lo pienses. Me importa. Es solo que yo... yo...−Presionó la bola de su pulgar contra un ojo cerrado, obligando a retroceder las lágrimas amenazantes.−Lo entenderé si esto no es suficiente para ti, pero...por favor...−Su voz le falló. −¿No es suficiente?−Luke repitió.−Nora, esto es más de lo que jamás imaginé. No había ninguna duda en mi mente que pasaría mi vida sola, ahora tengo una esposa que me acepta y a dos hermosas niñitas. ¿Qué más podría querer?

Página 377 de 397 Traducción: AngieE32018

Amor. La mente de Nora suministro. Luke actuó como si ella hubiera

aceptado el rechazo de Nora, pero seguía sintiendo una molesta sensación de insatisfacción en Nora. Ni siquiera estaba segura de por qué estaba tan molesta. ¿No era esto exactamente lo que querías? ¿Que Luke se quede y se

conforme con lo que tenemos en lugar de esperar un amor ardiente que desafíe la razón de mí?

−Escucha−dijo Luke cuando un incómodo silencio se extendió entre ellas.−Estoy a punto de tomar una decisión importante que cambiará tu vida. También te afectará a ti y a las niñas, así que pensé que era justo preguntar tu opinión antes de hacerlo. Una frialdad que no tenía nada que ver con la temperatura en las montañas se deslizaba en los huesos de Nora. Ahora lo hiciste, pensó con un sentimiento de hundimiento, la alejaste con tu testaruda negativa a

aceptar su amor. ¡Se va a ir!

−No me gusta la situación entre Jacob y Bernice. Si algo no sucede pronto, su matrimonio fracasará, habrá más gritos y acusaciones enojadas, y es solo cuestión de tiempo para que Wayne sepa que Jacob no está su padre. No tendré eso en mi conciencia−dijo Luke. −¿Qué vas a hacer?−Nora preguntó con una sensación de terror. Luke se mordió el labio.−Solo hay una cosa que puedo hacer que hará la diferencia. La ira burbujeó en Nora.−¡Huir no es una solución! −Huir no es lo que tenía en mente, aunque de todos modos probablemente se reduzca a eso−Luke movió un poco a la bebé en sus brazos.−Creo que tengo que decirle a Jacob por qué Bernice no me quiere en la vida de la bebé. Nora solo podía sentarse y mirarla fijamente.−¡Pero eso significaría revelar tú... identidad! −Sí−dijo Luke lentamente.−Eso es lo que significa. Sus miradas se encontraron. Ambos sabían las consecuencias. Jacob probablemente reaccionaría con la misma desaprobación que su esposa, y pronto cada último miembro de la carreta sabría que su Capitán era una mujer que vivía disfrazada. Se sentirían traicionados, tal vez incluso disgustados, y le pedirían a Luke que se fuera de la caravana. Incluso si no lo hicieran, las hostilidades furtivas Página 378 de 397 Traducción: AngieE32018

comenzarían. Algunos comenzarían a mirar a Luke con sospecha, otros con lástima, como si ella hubiera contraído lepra. La mayoría mantendría su distancia de Luke y su familia o incluso se negaría a ayudarlos con los obstáculos de su viaje. Nora suspiró.−Bueno, prometí ir donde sea que vayas. Tiene que haber otro lugar agradable para un rancho de caballos fuera del valle de Willamette−intentó sonar entusiasmada, pero no lo logró. Después de construir amistades y un sentido de comunidad a través de largos meses de privaciones compartidas, sería difícil dejar todo eso atrás y comenzar de nuevo una vez más. Luke movió suavemente a la bebé en el hueco de un brazo. Extendió su mano libre y suavemente apretó los dedos de Nora en un gesto de silenciosa gratitud.−Probablemente te ofrezcan quedarte con ellos−le dijo a Nora. Nora comenzó a negar con la cabeza, pero Luke levantó la mano para detenerla.−Escúchame primero y piensa en ello antes de tomar una decisión. Sé que hiciste amigas en la caravana que tendrías que dejar atrás. −No son muy amigables si te odian solo por ser quien eres−señaló Nora. Extrañaría a sus amigas, pero ni la mitad de lo que echaría de menos a Luke si la dejara atrás. Luke.

−¿Entonces crees que debería hacerlo? ¿Decirle a Jacob?−Preguntó −No quiero que lo hagas−admitió Nora,−Pero es lo más honorable.

Luke le apretó la mano otra vez.−Jacob probablemente se habría enterado de todos modos. Es una maravilla que Bernice haya guardado el secreto durante todo el tiempo que lo hizo. No pensé que lo haría. −Ella no comprende, pero tampoco quiere destruir tu vida. −Y no quiero destruir la suya−respondió Luke. Suspiró.−Vamos, regresemos a la cama. Todavía agarrada a la mano de Luke, Nora se levantó y caminó hacia su carreta.

Página 379 de 397 Traducción: AngieE32018

D

Devil's Backbone; 10 de octubre de 1851 Luke empujó suavemente una de sus vacas lecheras con el látigo, haciéndola alcanzar a la manada mixta de bueyes, vacas y mulas que conducían a una franja de pradera con más hierba que justo al lado de su acampar. Brian y Tom estaban reteniendo su propio ganado cerca, pero aún lo suficientemente lejos como para no poder escucharlos. Wayne y algunos de los otros muchachos habían cabalgado por delante con los caballos, dándole a Luke la oportunidad ideal de hablar con Jacob. Ella alargó su zancada para ponerse al día con Jacob y gruñó un saludo en el estilo verdadero hombre pionero. Sólo entonces recordó que con lo que estaba a punto de decirle a Jacob, ya no tenía sentido demostrar su hombría. Jacob levantó la vista.−¡Ah, el elusivo Capitán Hamilton! No te he visto en todo el día. Luke se mordió el labio. Había pasado el día ensayando nerviosamente lo que diría para que Jacob entendiera.−Sí, bueno, hoy estuve cerca de la carreta. Nora todavía no está dispuesta a conducir un equipo de bueyes exhaustos por un terreno cenagoso y por un millón de pozos de barro−No fue una mentira total. La Devil's Backbone, las tres colinas muy empinadas y fangosas que acababan de pasar, se llamaba acertadamente y era difícil viajar. −¿Espero que todo esté bien con Nora y la bebé?−Jacob preguntó con sincera preocupación. Luke no pudo evitar sonreír cuando pensó en la nueva incorporación a su "familia", pero luego se recordó a sí misma que no estaba allí para hablar de Nattie.−Están bien. Escucha, Jacob, ¿puedo hablar contigo? −¿Pensé que eso era lo que estábamos haciendo? Luke.

−Sí, pero hay algo en particular de lo que quiero hablarte−respondió Jacob se giró para mirarla.−¿Y eso sería...?− él sugirió. −Bernice. Jacob abruptamente dio media vuelta.−No quiero hablar de ella. Página 380 de 397 Traducción: AngieE32018

−Entonces no hables, solo escucha. Jacob, sabes que es una buena mujer. No quería hacerte sentir que no eres el padre de Wayne−dijo Luke, tal vez ella podría decir algo de sentido común a Jacob sin tener que revelar su secreto. −¡¿De qué otra manera se supone que debo sentir cuando te dice que no te permiten la vida del bebé porque no la has engendrado?! ¿Supuso que iba a hacerme sentir extasiada y cálida sobre mi estatus en la vida de Wayne? Luke suspiró. Le estaba imposibilitando tomar el camino más fácil.−Lo que Bernice me dijo... no tiene nada que ver con Wayne o contigo. −¡Ja!−Jacob resopló y lanzó su látigo hacia una de las mulas.−Vamos, ¿puedes honestamente decirme que no puedes ver los paralelos? −Nuestras situaciones, la tuya y la mía, no son tan similares como podrías pensar−dijo Luke. Jacob no dijo nada, pero su expresión le dijo que no creía ni una palabra de lo que dijo. Luke inhaló, y luego dejó escapar un suspiro estremecido. Podía ver que insinuarlo no sería suficiente para convencer a Jacob.−La razón por la que Bernice quiere que me mantenga alejado de la bebé no es porque no sea su padre. Realmente cree que el hombre que cuida y está allí para un niño debe ser considerado su padre−Enfatizó la palabra "hombre", sabiendo que Jacob no se daría cuenta de todos modos. −Correcto− La mula obtuvo otra repetición del látigo de Jacob. Luke suspiró. ¡Será mejor que le diga antes de que al pobre animal no le quede ningún pelaje! −¿Recuerdas el día en que me dispararon? Jacob le dio una media sonrisa.− ¿Cómo podría olvidar eso? Fue una gran pelea, y luego tú esposa de pie allí como un Ángel Vengador con el arma en sus manos... −¿Entonces también recuerdas a Bernice atendiéndome el hombro después de que me dispararon? −Por supuesto. Ella estuvo allí por tanto tiempo que pensamos con certeza que estabas perdido y que tenía que consolar a tu viuda inconsolable−comentó Jacob.

Página 381 de 397 Traducción: AngieE32018

Luke reprimió un ceño fruncido. Que agradable. ¡Ojalá no se quede

en este humor macabro cuando le diga o Nora realmente se convertirá en una viuda inconsolable! −Lo que la mantuvo por tanto tiempo no fue solo

tratar la herida−explicó.−Ella descubrió algo sobre mí que la hace creer que sería mejor si me quedara fuera de la vida de la bebé... −¿Qué razón podría haber para eso? ¡Un niño necesita un padre, y eso no cambia solo porque Bernice no le gusta algo menor acerca de ti! −Eso es todo, no es solo una cosa 'menor'−Luke apretó los dedos alrededor del mango de su látigo. Aquí estaba, en el momento de la verdad, que había evitado toda su vida adulta. Ella se preparó mentalmente para cada posible reacción; incredulidad, enojo, disgusto, tal vez Jacob incluso intentaría usar el látigo sobre ella. Una última respiración profunda, y ella lentamente le aflojó la mandíbula.−Bernice descubrió algo muy fundamental sobre mí. Jacob, soy…

D Nora apiló los platos de hojalata en la caja adjunta a la parte trasera de la carreta. Su mirada vagó por los utensilios de cocina, herramientas y provisiones, asegurándose de que todo estaba amarrado en caso de que necesitaran salir apresuradamente. ¿Es esto realmente lo correcto? Ella se preguntó. Miró al bebé en sus brazos y a Amy, que estaba sentada en el asiento de la carreta, balanceando sus pies. Dejar la caravana ahora y seguir viajando solos no era realmente peligroso en este punto del viaje. Mañana llegarían a la granja de Foster donde podrían abastecerse de sus provisiones, y uno o dos días después estarían en Oregón City. No había ningún obstáculo que no pudieran superar por sí mismos. Pero aun así, tener amigas y vecinos útiles mientras luchaban por construir un nuevo hogar y sobrevivir el primer invierno hubiera sido agradable. A ella le hubiera gustado que las niñas crecieran con los otros niños de la carreta, y que tuviera una amiga con quien compartir sus problemas y éxitos diarios.

Tienes una amiga con la que puedes compartir todo eso con—Luke,

se recordó a sí misma. Una pequeña sonrisa revoloteaba a través de su rostro, y negó con la cabeza. No podía imaginar a Luke dándole consejos sobre la cocina y la costura. Que había sido otra cosa que había estado en su mente últimamente. Cuando se vieran obligadas a salir y comenzar una Página 382 de 397 Traducción: AngieE32018

nueva vida donde nadie los conociera, ¿Luke mantendría su disfraz o decidiría vivir como una mujer? De alguna manera, no podía imaginar a Luke vistiendo una falda y montando la silla lateral. Suspiró y comprobó dos veces si los postes de la tienda estaban bien sujetos a un lado de la carreta. −¿Nora?−La voz de Bernice vino detrás de ella.−¿Todo está bien? Pareces... No sé... inquieta hoy. Nora soltó el poste de la tienda y se dio la vuelta. Por un momento, consideró decirle a Berenice que era solo porque ya se estaba acostumbrando a ser la madre de una bebé pequeña, pero luego decidió decir la verdad. Al menos le daría a Bernice y a ella tendrían algún tiempo para prepararse para decir adiós si fuera necesario.−Luke probablemente esté con Jacob en este momento−le dijo. −Sí, lo sé. Están conduciendo el ganado a un lugar con más hierba−dijo Bernice.−Pero no hay razón para preocuparse, no hay nada peligroso en el camino. −No estoy preocupada por los peligros en el camino. Me preocupa porque Luke quiere decirle a Jacob. Bernice frunció el ceño.−¿Dile qué? Nora le lanzó una mirada penetrante.

es...?

−A qué te refieres…?− Bernice bajó la voz.−¿Quiere decirle que ella Nora asintió con gravedad.

−¿Por qué, por el amor de Dios, lo haría después de los ridículos esfuerzos por mantener su identidad en secreto?−Bernice preguntó, con una expresión perpleja en su rostro. Nora miró directamente a los ojos marrones.−Lo hace por ti. No quiere que tu matrimonio sufra solo por la forma en que eligió vivir su vida. Bernice continuó mirándola. Ella parecía casi horrorizada. −¿Qué pasa?−Nora le preguntó con una pizca de amargura.−¿No es eso exactamente lo que querías? ¿Para que Luke se viese obligado a irse? Página 383 de 397 Traducción: AngieE32018

Bernice negó lentamente con la cabeza.−¡Quería que te dejara en paz, no que te alejara de tus amigos! Y ciertamente no quería que le pasara nada. −¿Pasar?−Nora repitió. −¿Eres realmente así de ingenua, niña?−Bernice sacudió su cabeza hacia ella.−El hecho de que tengas esa extraña...fascinación por Luke y lo que ella es no significa que los demás también reaccionen de esa manera, ¿De verdad crees que lo peor que puede pasar es que se le pida que abandone el caravana de la carreta? ¡Podría ser asesinada! −¡¿Asesinada?!− Nora jadeó.−Seguramente Jacob no… −No Jacob. Él es demasiado sensato y gentil para eso, pero si Brian o uno de los otros fanáticos se enteran, no se sabe lo que podrían hacer,−Bernice advirtió.

Brian. Nora miró la carreta de los Stanton, donde la esposa de Brian

estaba guardando los últimos platos lavados. Brian no estaba en ninguna parte, fue con Luke y Jacob, ¿no? El pánico corrió a lo largo de su espina dorsal. Los latidos de su corazón martillearon en sus oídos.−¡Bernice!−ella jadeó.−¡Tómala! ¡Por favor!−gentilmente colocó a la bebé en los brazos de Bernice y agarró el rifle de Luke de detrás del asiento de la carreta. −¡Nora!− Bernice gritó cuando Nora comenzó a correr. Ella no escuchó. Se recogió las faldas con una mano, mientras que la otra se aferró al rifle. Corrió a través del campamento, luego jadeó la colina, siguiendo el rastro de cascos descalzos. −Hannah, quédate con Amy−Bernice le ordenó a su hija mayor. Ella giró para apresurarse detrás de Nora. Nora no la esperó. Ella tropezó con la pendiente fangosa. Sus brazos se agitaron cuando casi se cayó. Se detuvo, jadeando, y se inclinó con las manos presionadas contra los temblorosos zuecos. ¡Luke! ¡Tengo que llegar a Luke antes de que sea demasiado tarde! su mente gritó, pero su cuerpo, aún débil por el esfuerzo de dar a luz, no lo escuchó. −¡Nora! ¿Qué crees que estás haciendo? ¡No estás para correr de esta manera, solo dos días después de dar a luz!− Bernice la alcanzó. Agarró el codo de Nora para estabilizarla. −¡Por favor, ayúdame, Bernice! ¡Tengo que encontrar a Luke!−Nora miró a la mujer mayor con ojos salvajes y ardientes. Página 384 de 397 Traducción: AngieE32018

Bernice frotó suavemente su antebrazo.−Oye, oye, no quise asustarte tanto. La situación podría escalar, sí, pero no creo que la disparen en el acto. Apenas había terminado sus palabras cuando un disparo hizo añicos el silencio. El miedo atravesó a Nora, provocándole náuseas. Nunca en su vida había tenido tanto miedo, ni siquiera cuando estaba sola con sus clientes más crueles.−¡Oh, no! ¡No, no, no! ¡No Luke!−Comenzó a correr nuevamente. El barro le salpicó la falda y las ramas le arañaron la piel. Nora ni siquiera se dio cuenta en su prisa por llegar a Luke. −¡Nora! ¡Nora, baja la velocidad o te vas a lastimar!−Bernice llamó, corriendo detrás de ella. −¡¿Lastimarme?!−Nora le gritó.−¡Han lastimado a Luke! Tal vez ella ya...−Se detuvo, incapaz de decir la palabra en voz alta, temerosa de que se hiciera realidad si lo hiciera.−¡Dios, todo es mi culpa! Bernice la alcanzó.−No es tu culpa. Luke es una adulta; ella tomó sus propias decisiones. Sin disminuir la velocidad, Nora le lanzó una mirada acalorada.−¡Casi todo lo que hizo en este viaje, lo hizo por mí! Le está diciendo a Jacob por ti, porque eres mi amiga y ella sabe que no quiero verte sufrir. −Oye, no te enojes conmigo, ¡No causé todo este lío!−Bernice protestó, jadeando. −No estoy enojada contigo. Estoy enojada conmigo misma. Estaba tan asustada y fui tan estúpida, y ahora podría ser demasiado tarde...−subió a trompicones la colina y se detuvo cuando pudo ver el valle abajo. Un caballo chapoteaba a través del pequeño arroyo, corriendo hacia ellos a todo galope. Nora aún no podía identificar al jinete, pero vio el rifle en su mano y apretó aún más el suyo. Se había permitido creer que las personas en la caravana eran sus amigas y no las lastimarían, pero ahora estaba decidida a luchar por su vida si era necesario. Por la vida de Luke −¡Es Wayne!−Bernice jadeó a su lado.−Oh, Señor, espero que Jacob no se lastime. Página 385 de 397 Traducción: AngieE32018

El jinete casi los había alcanzado ahora, y Nora pudo ver que en verdad era el hijo mayor de Bernice. Wayne inclinó su sombrero hacia atrás, y de repente, Nora pudo ver la sangre en su mano. Levantó el rifle; el cañón temblaba con su miedo e ira mientras apuntaba al joven.−¿Qué le has hecho a Luke? Los ojos de Wayne se agrandaron cuando miró el cañón. Él comenzó a levantar su propia arma en reacción. −¡Wayne, no!−Bernice se interpuso entre ellos y puso una mano en el rifle de Wayne.−¿Dónde está tu padre? venía.

−Allá atrás−balbuceó Wayne y señaló en la dirección de donde Nora pasó corriendo junto a él, Bernice pisándole los talones.

D −Jacob, estoy...−Luke nerviosamente aclaró su garganta. −Lo que Bernice descubrió sobre mí es que yo... −Que has estado en prisión.−una voz detrás de ella interrumpió. Jacob y Luke giraron alrededor.−¡¿Qué?!− dijeron al mismo tiempo, ambos sorprendidos pero por razones muy diferentes. −¿Qué significa todo esto?− Jacob exigió saber.

Sí, me gustaría saber eso también. Luke miró a las dos mujeres sin

aliento. Su mirada se posó en Nora que estaba de pie junto a Bernice sujetando firmemente su rifle. Las lágrimas silenciosas corrían por su rostro enrojecido, y Luke tuvo que esforzarse para no acercarse a ella y estrecharla.

−Cuando ayudé a tratar la herida, vi la marca de un criminal convicto tatuado en su piel−le dijo Bernice a su esposo.−Ha estado en prisión porque estuvo involucrado en un ataque bancario cuando era más joven. Jacob se volvió hacia Luke, mirándola con ojos llameantes.−¿Es eso cierto? Luke vaciló, pero sabía que había una sola respuesta que no pondría su vida patas arriba. ¡Qué mundo tan extraño donde ser un criminal es mejor que ser una mujer! Ella suspiró.−Sí. Página 386 de 397 Traducción: AngieE32018

−¿Por qué no me lo dijiste?−Jacob se volvió hacia su esposa. −No quería destruir las vidas que Luke y Nora han construido para ellos. Y por Wayne−Bernice simplemente le dijo. Jacob hizo un gesto de comprensión, pero Luke y Nora los miraron confundidos. ¿Cómo estuvo involucrado el hijo de Garfield en esto? −El hermano menor de Jacob, Wayne, murió cuando solo tenía once años. La bala perdida de un ladrón de banco le golpeó en la espalda−explicó Bernice.−Le pusimos así a nuestro hijo por él. −Entonces, ¿por qué me lo dices ahora?−Jacob se quejó. Bernice vaciló, tratando de encontrar una respuesta que sonara convincente. −Porque simplemente le dije que Luke no disparó ni amenazó a nadie−Nora entró rápidamente en la brecha.−Ni siquiera tenía un arma, solo era un niño que aceptó quedarse con los caballos y tomar las riendas de los hombres mayores. Lentamente, Jacob se volvió hacia Luke. −¿Has estado en prisión? −Sí.−En lo que a Luke se refiere, no era realmente una mentira. Toda su vida había sido una prisión, encerrada en la negativa de la gente a aceptarla como era y dejarla vivir su vida de la forma que deseaba. Solo la presencia de Nora en su vida la había liberado de esa prisión y la había hecho comenzar a vivir en lugar de simplemente existir silenciosamente, temerosa de formar vínculos estrechos y ser descubierta. Jacob asintió brevemente.−Está bien, entonces ya pagaste por lo que hiciste y ya no es mi lugar juzgarte−Se acercó a Bernice y la miró profundamente a los ojos.−La próxima vez, solo dímelo. Y ahora vamos, nuestro hijo acaba de dispararle a un ciervo. Vamos a tener una fiesta esta noche. −Solo un momento. Hay algo que tengo que decir antes de irnos−le dijo Bernice a su esposo, pero su mirada estaba fija en Luke.−Todavía no te entiendo a ti y a las decisiones que tomaste en tu vida, y creo que nunca lo haré completamente, pero tengo que admitir que eres la persona más decente que he conocido. Estabas dispuesto a arriesgar su vida por mi felicidad, y no voy a olvidar eso. Antes de que Luke pudiera pensar en una respuesta, Bernice se acercó y le entregó a la bebé, indicándole en silencio que aprobaba que Página 387 de 397 Traducción: AngieE32018

formara parte de la vida de las niñas. Luego tomó la mano de su esposo y comenzó a regresar al campamento. Luke los vio alejarse, luego se volvió hacia Nora con el ceño fruncido.−Lo que él…−Se detuvo con una mirada a la bebé.−¿Qué pasó? ¿Por qué estás corriendo con mi rifle? El rubor dejó la cara de Nora, y Luke pudo ver que estaba mortalmente pálida.−Escuchamos un disparo y pensamos...−Cerró los ojos, y una nueva lágrima cayó de sus pestañas bajas.−Pensé que te habían disparado. Luke había sabido desde el principio que ser asesinada era una posible consecuencia de revelar su verdadera identidad, mientras que Nora parecía haber comprendido eso solo ahora.−Oye, oye, no llores−Siempre fue difícil para Luke ver a Nora llorar, y era insoportable saber que ella era la causa de estas lágrimas. Cambió la bebé a su brazo derecho y envolvió suavemente el izquierdo alrededor de Nora, tirando de ella contra el calor calmante de su cuerpo. −Casi te pierdo−Nora sollozó y se apoyó contra Luke.−Tengo todo el derecho a llorar. −Sí, pero todo está bien ahora. Ni siquiera tenemos que abandonar el caravana, y los Garfield también lo están−Luke frotó suavemente la temblorosa espalda en su intento de consolar a Nora. −Solo un segundo después y todo podría haber sido muy diferente−recordó Nora.−No me di cuenta completamente de lo peligrosa que podría ser la situación hasta que Bernice me recordó lo fanático que es Brian. Cuando escuché ese disparo resonó por el valle... Luke frotó círculos suaves en la parte baja de su espalda, la bebé se abrazó el capullo entre sus cuerpos.−Fue solo Wayne, matando nuestra cena−trató de calmar a Nora. −¡Pero yo no sabía eso!−Nora parecía desesperada, como si estuviera tratando de hacer que Luke entendiera algo. −Fue un momento aterrador−admitió finalmente Luke.−Gracias a Dios que Bernice salvó el día. Realmente no esperaba que ella me ayudara a salir de esa situación−Se dio cuenta de que tenía que aprender a confiar en otras personas además de Nora en su vida. No pensaba revelar su secreto a nadie que viniera, pero Bernice había demostrado una y otra vez Página 388 de 397 Traducción: AngieE32018

que podía confiar en ella. Miró a Nora que todavía estaba muy pálida.−¿Realmente hubieras disparado contra Jacob? Nora se puso aún más pálida.−Si él te hubiera lastimado... sí. Luke no supo qué decir. El fuego en los ojos verdes hizo que su temperatura corporal aumentara. Estaba preocupada, confundida, conmovida y un poco excitada, todo al mismo tiempo. Finalmente, ella se sacudió de sus pensamientos y entró en acción.−Vamos, volvamos y armamos la carpa. Tenemos que dormir bien para la noche poder mantener nuestras fuerzas−Luke sabía que llegar a la ciudad de Oregón solo sería el comienzo de otra aventura.

D

Granja de Philip Foster; 11 de octubre de 1851 Nora vagó por el huerto y las huertas. Se detuvo frente a la cómoda casa de troncos e imaginó el dulce olor del arbusto lila que florecería en el patio delantero al llegar la primavera. Después de dos mil millas a través de un terreno árido, sobre colinas empinadas y a través de ríos embravecidos, este lugar le pareció el Jardín del Edén. Mary Charlotte Foster, una mujer de unos cuarenta años, caminó con orgullo al lado de Nora, señalando la tienda de dos pisos y los pastos verdes donde su ganado ya estaba pastando.−El próximo año, tan pronto como llegue la primavera, estamos construyendo una escuela−les dijo la Sra. Foster.−Ya era hora de que el gobierno finalmente le diera permiso a Philip, ya que tenemos veintiocho niños viviendo por aquí. Nora miró a los niños que corrían por el huerto con los niños de la carreta. Sabía que ocho de ellos eran de los Fosters. Ocho, ella repitió mentalmente, sabiendo que nunca tendría una gran familia. Incluso si permanecían juntas, no habría hijos que se hicieran cargo del rancho de caballos de Luke. Ante su suspiro, Luke levantó la vista de lo que la señora Foster había señalado en este momento.−Llegará un momento en que necesitarán una escuela en cualquier lugar en el que terminemos, y necesitarán un maestro competente−Dirigió a Nora una mirada penetrante. Le tomó unos segundos a Nora entenderlo.−Tu... ¿quieres decir...yo? Página 389 de 397 Traducción: AngieE32018

−Claro. Tuviste la paciencia de un santo conmigo, y lo necesitabas; enseñar en una habitación llena de niños pequeños debería ser fácil en comparación−dijo Luke con una sonrisa. Nora sonrió con nostalgia. Enseñar sería un sueño hecho realidad, pero no estaba conteniendo la respiración, sabiendo que habría tanto trabajo en el rancho que no tenía tiempo para nada más.−No habrá tiempo, me necesitarás en el rancho. −Haremos tiempo−se opuso suavemente Luke.−El rancho tendrá que prescindir de tu amoroso cuidado por unas pocas horas cada día. Nora permitió que su sonrisa creciera. Aquí estaba, pensando en sombríos pensamientos sobre cómo nunca sería capaz de darle a Luke un hijo, un heredero, mientras que Luke se concentraba solo en las cosas positivas de su futuro. Quién sabe... conociendo a Luke, una de mis hijas

podría algún día ser la primera mujer en tener un rancho de caballos.

−Todavía nos queda una cabaña para alquilar−ofreció la Sra. Foster; señaló a la bebé en brazos de Nora.−Estoy segura de que con la recién nacida y con la caída de las temperaturas en la noche, su esposa estaría contenta de dormir bajo un techo de nuevo. Luke asintió. −Eso no es necesario−dijo Nora rápidamente.−Conseguiré dormir afuera por unas noches más−La granja de los Foster podría parecer un paraíso, pero todo tenía un precio. Pero Luke estaba sacudiendo la cabeza.−Será mejor para Nattie dormir dentro. Y los sitios para acampar se están llenando de gente con otras dos carretas tirando. Tomaremos la cabaña−Ella contó los dólares en la Sra. La mano de Foster.

D

Ciudad de Oregón; 13 de octubre de 1851 Nora se dio la vuelta para acostarse sobre su espalda. Abrió los ojos y miró el techo de la pequeña habitación. Había estado dando vueltas durante las últimas dos horas. Qué irónico, pensó, he deseado hundirme en

las suaves plumas de una cama real durante meses, y ahora que tengo una, ¡No puedo dormir! Página 390 de 397 Traducción: AngieE32018

Habían llegado a la capital de Oregón esta tarde, y Luke les había alquilado una habitación de nuevo. Nora estaba exhausta, no solo por todos los viajes que habían hecho durante los últimos cinco meses, sino también por ver todas las cosas que ver en Oregón. Era una ciudad larga y estrecha, justo donde el río Willamette retumbaba a través de un cañón rocoso. Había una iglesia y una oficina de periódico, un sombrerero, un orfebre, una ebanistería, dos salones y algunos sastres. Más allá de la ciudad, en el Willamette, los barcos se dirigían hacia el Río Columbia, y el Willamette Falls suministraba energía a los molinos de madera y harina. Era una ciudad en crecimiento con un futuro brillante, y la mayoría de sus compañeros de viaje decidieron establecerse en o alrededor de la ciudad Oregón. Nora había sabido por un tiempo que Luke no sería una de esas personas. La vida en la ciudad no era para Luke. Los peligros de ser parte de una comunidad unida eran demasiado altos: las personas se estaban metiendo en los asuntos del otro y Luke siempre estaría en peligro de ser descubierto. Así que no había sido una sorpresa para Nora, cuando Luke había salido de la Oficina de Tierras del Gobierno con un documento que anunciaba a "Lucas Hamilton" como el nuevo propietario de 160 acres de tierra en un lugar llamado Baker Prairie,—según Luke un hermoso valle verde, bordeado por ríos y rodeado de suaves colinas y hermosas montañas, a sólo siete kilómetros al suroeste de la ciudad de Oregon. Con cuidado de no despertar a los otros habitantes de la pequeña habitación, se sentó y miró a su alrededor. Junto a ella, en una pequeña mesa, estaban los documentos que contenían su futuro. Nora pudo distinguir su nombre en una de las páginas. Luke había presentado un reclamo por otros 160 acres en su nombre. Nunca en su vida Nora había tenido un lugar para llamar suyo. Ahora ella sería propietaria de la mitad de un rancho. Aún un poco abrumada, apartó la mirada de la mesa y los documentos. La bebé estaba durmiendo pacíficamente en la cuna que Luke había construido para ella. Nora extendió una mano y tocó suavemente la ardilla que Luke había tallado amorosamente en la madera. Su dedo se arrastró a lo largo de la cola tupida y tocó la punta de una oreja. Página 391 de 397 Traducción: AngieE32018

Luego su mirada vagó hacia la cama de Amy. Frunció el ceño cuando encontró la cama vacía y la manta abandonada. Antes de que estallara el pánico, encontró a Amy en la pequeña cama al lado de Luke. Los pequeños dedos estaban agarrando la camisa de Luke como si a menudo se hubiera agarrado a Rosie, su muñeca que había terminado en el río Wakarusa, lo que parecía una eternidad atrás. Nora parpadeó para alejarse unas lágrimas, movida por el vínculo que se había desarrollado entre Luke y Amy. Incluso se habían acercado desde el nacimiento de Nattie. La bebé necesitaba tanto de su tiempo y atención que se habría sentido realmente culpable si Luke no hubiera intervenido sin decir palabra. Ahora Luke le leía a Amy su historia antes de acostarse mientras Nora amamantaba a la bebé, y ella a menudo la llevaba consigo cuando exploraba en Sarampión. Nora se acercó. Sus ojos, acostumbrados ya a la oscuridad, comenzaron a estudiar la cara de Luke. De repente, le dolieron los dedos de acariciar el pequeño bulto en el puente de la nariz de Luke y sus labios quisieron besar las líneas de cansancio en la cara familiar.

¡Detener esta tontería! ella se ordenó a sí misma. Vuelve a la cama y duerme! Pero esta vez, Nora no pudo obligarse a escuchar la voz de la razón. Ella se quedó sentada en el borde de su cama, mirando a Luke.

Mañana, sus nuevas vidas comenzarían. Una vida al lado de esta mujer, si lo quiero. Había decidido hace mucho tiempo que ella lo quería, porque sabía que Luke se aseguraría de que ella y sus hijas siempre tuvieran un techo sobre sus cabezas y comida sobre la mesa. Entonces, unas semanas atrás, había admitido que estas consideraciones materialistas no eran la única razón por la que ella quería quedarse con Luke; también era porque le gustaba Luke.

¿Me gusta? Otra voz más suave en su cabeza repitió. No te entra pánico que alguien que te gusta este en peligro. Pensó en los espantosos minutos en Devil's Backbone, cuando pensó que los hombres podrían haber matado a Luke. No se había preocupado porque eso habría significado perder su protector y proveedor para sus hijas.

¿Realmente puedo permitirme pensar así de nuevo? ¿Siento así? Ella se preguntó. ¿No sería más seguro a largo plazo si me levantara ahora mismo y me fuera? La necesidad de proteger su vulnerable corazón era abrumadora. Después de ser abandonada por Rafe Jamison, el supuesto amor de su vida, había aprendido a erigir muros alrededor de su corazón Página 392 de 397 Traducción: AngieE32018

para sobrevivir. Y después de trabajar como prostituta, esconder lo que realmente sentía se había convertido en una segunda naturaleza, incluso ocultándola de sí misma. Lentamente, Nora se levantó.

D −¿Luke? Luke conocía esa voz. Su dueña había visitado sus sueños con bastante frecuencia, por lo que solo sonrió y siguió durmiendo. −¿Luke?−la voz volvió, un poco más fuerte. −¿Eh?−Luke trabajó para abrir los párpados pesados para dormir.−¿Es la bebé? La cama debajo de ella se hundió un poco cuando Nora se sentó en el borde. Podía sentir los dedos en su pelo, pero no estaba segura de si esto era realidad o parte de un sueño.−No, la bebé todavía está durmiendo−susurró Nora. Luke negó con la cabeza, tratando de deshacerse de la niebla de sueño en su mente. Frotando el sueño de sus ojos, miró a su alrededor. A veces durante la noche, Amy se había acostado junto a ella, y Nora estaba sentada en el borde del catre, mirándola.−¿Qué tiene esta cama que es tan atractiva para ustedes, las mujeres de Macauley?−Preguntó Luke, forzando una sonrisa. A ella no le gustaba la expresión seria en el rostro de Nora y lo que podría significar. −No es la cama−dijo Nora. Se detuvo y se miró las manos.−Luke, escucha... Tengo algo que decirte. De repente, Luke se alegró de que ella ya estaba acostada. Todos los músculos de su cuerpo de repente perdieron su fuerza. Se estremeció cuando el frío se apoderó de su corazón. Estamos en la ciudad de Oregón;

el viaje ha terminado. Ella ya no me necesita. Quiere quedarse en la ciudad y casarse con el maestro de escuela o algo así. Apretó la mandíbula, decidida a no gritar ni a llorar cuando se pronunciaron las palabras hirientes. −Te amo−dijo Nora.

Dios, ¡Ya estás alucinando por contener la respiración! Luke

parpadeó.−¿Qué?

Página 393 de 397 Traducción: AngieE32018

−Te amo. −¿Así?−Luke la miró sorprendida y con un poco de irritación. Una parte de ella solo quería aceptar la declaración de amor de Nora al pie de la letra, pero una parte aún más grande se mantuvo escéptica−¿Has decidido amarme? Nora, el amor no es algo que puedas decidir. No está aquí−señaló su cabeza,−Está aquí.−Puso una mano sobre su corazón. Nora puso una mano sobre la de Luke, sus dos dedos cubriendo ahora su corazón palpitante.−No decidí amarte, eso sucedió hace meses sin pensarlo conscientemente. Pero después de casi perderte, decidí arriesgarme y dejarme amarte. Siempre pensé que lastimaría menos si te hacía creer que no te amaba. Pero en el momento en que escuché ese disparo, supe que me estaba engañando a mí misma. Luke no podía dejar de mirar.−¿Q…por qué me dices ahora? Ese incidente fue hace tres días. −He logrado enterrarlo en el fondo otra vez. Pero mañana es el comienzo de una nueva vida para nosotras, y no quiero comenzar con una mentira, ni a mí ni a ti−Nora tragó saliva y dijo en voz más alta:−Te amo, Luke. Luke cerró los ojos, luego los abrió de nuevo. Nora todavía estaba sentada allí. Esto realmente estaba sucediendo. A mí. ¡Esto me está pasando a mí! Luke siempre había estado tan segura de que ella nunca sería realmente amada, pero el cálido resplandor en los ojos de Nora le dijo que lo increíble había sucedido.−No sé qué decir−murmuró, con la boca seca. −Y un 'te amo también' hubiera sido agradable−susurró Nora. Luke se inclinó sobre el cuerpo de Amy, agarró el camisón de Nora y tiró de ella hacia abajo, besándola con pasión. Cuando se separaron después de largos minutos, ella dijo con una risa sin aliento,−Así es.

D

Rancho de caballos Hamilton; Baker Pairie, Oregón; 27 de abril de 1853 La risa y el golpeteo de las botas en el porche hicieron que Nora levantara la vista de la carta que tenía en el regazo. Vio como Luke Página 394 de 397 Traducción: AngieE32018

caminaba hacia ella con Amy montada sobre sus hombros, ambas cubiertas de polvo, heno y espuma de caballo. −¡Papá, papá!−Nattie se paró de su lugar, jugando a los pies de Nora, y corrió hacia Luke tan rápido como sus cortas piernas lo permitían.−¡Nattie también monta caballito! Luke levantó a una sonriente Amy de sus hombros, la de cinco años era casi demasiado grande para que la llevaran de esa manera, y colocó en sus brazos a la chica más pequeña y morena.−Tal vez el próximo año, pequeño−La llevó a Nora. −Hola, vaquero−dijo arrastrando las palabras, poniendo toda la seducción que Tess le había enseñado en su voz. Le encantaba el efecto que la voz tenía en Luke cada vez que lo usaba. Luke bajó a su hija más joven y se acercó más.−No criamos vacas−dijo juguetonamente, señalando a la pequeña manada de caballos Appaloosa haciendo cabriolas en el corral,−Y,−agregó y se inclinó para susurrar al oído de Nora,−No soy un chico. Nora se rió y la besó en los labios. Era agradable ver cuán cómoda Luke había estado con ese hecho en los últimos dos años. Todos los demás aún suponían que Luke era un hombre, y con suerte lo harían siempre, pero en la privacidad de su dormitorio...Nora sonrió. Más tarde, se prometió en silencio a sí misma. La sonrisa en el rostro de Luke le dijo que su mensaje había sido recibido.−¿Carta de Tess?−Preguntó Luke y se inclinó para echar un vistazo al trozo de papel en el regazo de Nora. Nora aprovechó la oportunidad para alisar los dedos sobre el pelo negro despeinado.−No. Es una invitación de boda. Wayne Garfield quiere que vayamos y lo veamos casarse el próximo mes. −¡Wuuhu!−Luke silbó.−¿Ya se están casando? ¡Ese chico trabaja rápido! −Seis meses no es tan rápido. Me pediste que me casara contigo tres días después de que nos conocimos−le recordó Nora con una sonrisa. Los ojos grises de Luke se arrugaron en las esquinas mientras le sonreía a Nora.−Sí, después de que trataste de seducirme la primera vez que nos vimos. Página 395 de 397 Traducción: AngieE32018

−Supongo que hicimos las cosas un poco al revés−admitió Nora; habían sido extrañas cuando se casaron, luego se hicieron amigas y, finalmente, se enamoraron una de la otra. −Sí−dijo Luke, inclinándose para besarla de nuevo,−Pero de todos modos me gusta como terminamos al final de nuestro viaje.

El fin.

Página 396 de 397 Traducción: AngieE32018