J-Libro 2.5-Lecciones-de-amor-y-vida

J-Libro 2.5-Lecciones-de-amor-y-vida

Página 1 de 36 Traducción: AngieE32018 Lecciones de Amor y Vida Libro # 2.5 Por Jae Sinopsis Amy Hamilton finalmente t

Views 10 Downloads 0 File size 332KB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Citation preview

Página 1 de 36 Traducción: AngieE32018

Lecciones de Amor y Vida Libro # 2.5 Por Jae Sinopsis Amy Hamilton finalmente tiene todo lo que siempre quiso cuando Rika, la mujer que ama, se muda al rancho. Pero los años de tener que esconder sus sentimientos la dejan insegura, y sus miedos la superan, convencida de que Rika se está aburriendo de la vida en el rancho, a Amy se le ocurre un plan arriesgado. Con su "padre" como inspiración, Amy decide vestirse como un hombre para poder llevar a Rika a Salem para una noche de baile. Nada sale según lo planeado, y Amy aprende algunas lecciones valiosas sobre el amor y la vida.

Página 2 de 36 Traducción: AngieE32018

Hamilton Horse Ranch Baker Prairie, Oregón 12 de septiembre de 1869 La cadencia rítmica de los cascos resonó a través del valle. Una brisa perfumada de pino alborotó la crin de Dancer, y el castrado movió sus orejas hacia el río que murmuraba hacia la derecha. El cuero de la silla crujió cuando Luke se levantó en los estribos, tratando de echar un vistazo a los potros de un año que veraneaban en el pasto del norte. −¿Dónde están?−Amy preguntó junto a ella. −Sé paciente−dijo Luke.−Tarde o temprano, la manada bajará al río a beber. Siguieron el río Pudding hacia el norte mientras giraba a través del valle. −Mira, papá−Amy dirigió su caballo más cerca de Luke.−Allí están. Algunos caballos dormitaban en las sombras de los álamos, mientras que otros sumergían los hocicos en el agua. −Y ahí está Lucky Star−Amy señaló de nuevo. Desde el otro lado del río, la potranca negra con el gran manto blanco en su grupa relinchaba un saludo. −Parece estar en buena forma−dijo Luke.−Augustus Snyder me ofreció una suma considerada por ella la semana pasada. Amy controló su yegua.−No la estarás vendiendo, ¿verdad? Luke dirigió a Dancer y miró a su hija, que se había puesto pálida bajo su dorado cutis.−Nunca la vendería. Sé lo que ella significa para ti. −Ella es mi amuleto de la buena suerte. Y deRika.-Amy se rascó la nariz como avergonzada de admitirlo. −Ustedes dos…−Luke se detuvo y volvió la cara hacia el viento. Su nariz se arrugó. ¿Eso era humo? Se levantó en los estribos, pero una colina bloqueó su vista hacia el norte.−¿Hueles eso? Página 3 de 36 Traducción: AngieE32018

Amy audiblemente absorbió el aire por la nariz.−¿Humo? Luke miró la hierba casi rozando el vientre de Dancer. Cortarían el último heno del año, y la hierba estaría seca, pero no tan seca como para quemarse fácilmente. Tal vez sólo era un viajero cansado haciendo café, pero ella no podía permitirse el lujo de depender de tal vez.-Iré a ver qué pasa. Quédate atrás.-Instó a Dancer a un galope comiendo tierra. El destacado sonido de cascos la siguió.−No−gritó Amy.−Iré contigo. Luke apretó los dientes.−¡Amy! Te dije que te quedes atrás. Amy no escuchó. −Maldición.−Luke no tuvo tiempo para largas discusiones con su hija testaruda. Una ala otra, volaron colina arriba y se detuvieron cuando llegaron a la cima. Debajo de ellos, dos hombres agachados sobre una fogata. Aunque no estaban haciendo café. Un hierro corriendo se calentó en las llamas, y habían montado un corral de sogas. Media docena de los mejores caballos de Luke brincaron dentro de los límites de esas cuerdas. −Cuatreros−Luke escupió la palabra. Agarró su revólver. El calor hervía en su sangre. No les permitiría tomar lo que era suyo. A su lado, Amy sacó su rifle de su vaina, su mandíbula apretada y sus ojos brillantes. Estaba pálida, pero sus manos alrededor del rifle no temblaron. −No−dijo Luke.−Vuelves a la casa a buscar a Hank o John. Amy cuadró sus hombros. Su agarre en el rifle se tensó.−No me estoy yendo. Luke suspiró. Ella había criado a Amy para tomar sus propias decisiones, y ahora tenía que vivir con eso. Después de revisar su revólver, asintió con la cabeza de Amy.−Si la presión llega y las balas comienzan a volar, quiero que salgas de aquí.−Miró a Amy a los ojos.−¿Entendido? El hombre más alto arrastró uno de los potros de este año al fuego, y el otro ayudó a tirarlo sobre su costado, sin molestarse en romper su caída. No hay tiempo para esperar una respuesta de Amy. Con un grito de indignación, Luke instó a su caballo a bajar la colina. Página 4 de 36 Traducción: AngieE32018

Los dos hombres soltaron al potrillo y tomaron sus revólveres. Luke tiró de la cabeza de Dancer hacia la izquierda y apretó un tiro, apuntó a un lugar entre los pies de los hombres, pero la bala se estrelló contra el fuego en su lugar. Un tronco se astilló, y pedazos ardientes llovieron sobre los hombres. Dancer se detuvo, salpicando a los hombres con hierba y tierra.−Suelten sus armas−gritó Luke, su voz tan profunda y amenazante como pudo. Apuntó con su revólver al pecho del hombre más alto, que tenía su revólver fuera de su pistolera, pero dudó en levantarlo. −¿O qué? ¿O simplemente nos dispararás? Luke ladeó su arma con un clic resonante.−Estás en mi tierra, tratando de robar mis caballos. Estoy en mi derecho dispararle o guindarlo en una cuerda de esos álamos allí. −Incluso si me disparas, mi amigo te atrapará antes de que puedas exprimir una segunda bala. ¿Crees que ese chico que tienes contigo va a hacer la diferencia?−El hombre bufó.−Ese novato no sería capaz de matar a alguien. Luke tardó un segundo en darse cuenta de que estaba hablando de Amy. Como llevaba pantalones mientras ayudaba a Luke con los caballos, la habían confundido con un chico. Tanto mejor. Sus pensamientos fueron interrumpidos cuando el hombre más alto levantó el cañón de su revólver. Un clic a su izquierda le dijo que Amy había amartillado su rifle.−No soy un chico−gritó, la ira vibraba en su voz.−Pero soy una maldita buena tiradora, y con gusto dispararé a cualquiera que intente robar nuestros caballos. Mientras los dos hombres miraban a Amy, Luke se bajó de la silla de montar, sabiendo que sería mejor apuntar si no estaba a caballo. Los miró con los ojos entrecerrados, sus músculos tensos, listos para apretar el gatillo.−Suelten sus armas. No lo diré de nuevo. Los dos ladrones de caballos intercambiaron una mirada. El hombre más pequeño arrojó su revólver como si lo quemara. −Tú también−le gritó Luke a su compañero. Página 5 de 36 Traducción: AngieE32018

El arma del hombre alto cayó al suelo.−¿Qué vas a hacer con nosotros? −Estoy de buen humor hoy−dijo Luke.−Si no nos das ningún problema, te llevaré al sheriff y le dejaré decidir qué hacer contigo. O podríamos terminar esto aquí mismo. −No voy a hacer nada estúpido−La cara del hombre más pequeño estaba pálida bajo su sombrero manchado de sudor. Luke tomó su lazo.−Vigílalos. Si se estremecen, disparales−dijo, asegurándose de que los dos hombres pudieran escucharla. Cogió los revólveres y se acercó a los hombres, cuidando de no meterse entre los ladrones y el rifle que les apuntaba. Una vez que había atado las manos a la espalda de los hombres, sacó los cartuchos de sus revólveres y dejó que su mirada recorriera los caballos. La potra se tambaleó hacia su madre, que colocó su cuello sobre el corral de cuerdas y tocó la nariz con la potra. Los nudos en el estómago de Luke se relajaron. Todo había ido bien, y nadie había salido lastimado.−¿Puedes controlar a los caballos? Amy se bajó de la silla y caminó hacia el corral de cuerdas. Revisó cada caballo, pasando sus manos a lo largo de sus costados.−Están bien−llamó a Luke.−Pero los bastardos ya marcaron dos de ellos. Luke reprimió una maldición y miró fijamente el hierro de marcar.−Liberarlos. Amy cortó las cuerdas, y los caballos se dispersaron tan rápido como sus cascos los llevarían. Cuando la potranca y su madre desaparecieron por la colina, Luke se volvió hacia Amy.−¿Estás bien? Amy asintió con la cabeza, sus labios apretados juntos. −¿Estás segura?−Luke se acercó y levantó la barbilla de Amy para mirarla a los ojos. Mientras ella le había enseñado a sus hijas a manejar un arma, Amy nunca antes había estado involucrada en un tiroteo. −Qué conmovedor−masculló un hombre. Luke pateó tierra en su dirección.−Cállate.−Con un ojo aún en los dos hombres, ella estudió a Amy. Página 6 de 36 Traducción: AngieE32018

−Estoy bien. Estoy tan enfadada. Si no hubiéramos venido, habrían robado nuestros caballos. −Oh, no te preocupes. Ellos recibirán su castigo. Y me aseguraré de que todos se enteren. Nadie más intentará robar nuestros caballos. Los llevaré al sheriff. Ve a casa y le cuentas a tu madre lo que pasó. Amy negó con la cabeza y agarró su rifle.−No. Iré contigo. −Amy... −Hay dos de ellos. ¿Qué pasa si intentan algo? Luke sonrió.−Yo puedo cuidar de mí mismo. −Yo también−dijo Amy con esa inclinación obstinada de su cabeza que significaba que no se movería, sin importar lo que Luke dijera.−Por favor, papá. Déjame ir. Ni siquiera tenemos que decirle a mamá. −Sabes que le cuento a tu madre todo. Esto no será una excepción. −Aún así, quiero ir contigo. Luke suspiró. Como Amy ahora sabía que su padre era una mujer, ni siquiera podía decirle que era demasiado peligroso para una mujer. Finalmente, ella asintió. −Todo bien. Entonces empecemos. Quiero volver al rancho y construir la nueva valla antes de la cena.

u Luke puso la cuña de acero en el tronco y la llevó con el extremo romo de un hacha. La parte superior del tronco dividido. Sin decir palabra, Amy le dio una segunda cuña. Los músculos de Luke protestaron mientras golpeaba la cuña justo debajo de la grieta, agrandándola. Finalmente, después de una hora de duro trabajo, el tronco se partió por la mitad, luego en cuartos, hasta que tuvieron una listones de seis pulgadas de espesor. Hizo una pausa para secarse el sudor de la frente. −¿Papá? Algo en la voz de Amy hizo que Luke alzara la mirada desde la pila de listones. Amy miró la corteza que cubría el suelo.−Alguna vez pensaste...? Página 7 de 36 Traducción: AngieE32018

Hizo una pausa y se mordió el labio. −¿Qué sucede? Sabes que puedes preguntarme cualquier cosa. −Alguna vez pensaste que mamá...que no puedes darle la vida que merece porque eres... no lo eres...−Amy hizo un gesto de impotencia, luego se detuvo y dejó que sus brazos colgaran.

Oh Señor. Luke dejó el hacha. Se acercó a Amy y bajó la voz, incluso sabiendo que eran las únicas personas en kilómetros.−¿Porque soy una mujer?−Se sintió extraño decirlo en voz alta. Amy asintió con la cabeza, todavía con la mirada fija en el suelo. −Bueno, se me ha pasado por la cabeza una o dos veces−dijo Luke, entonces ella decidió ser completamente honesta.−En realidad, fue todo lo que pude pensar durante el primer año aquí en Oregón, especialmente durante el invierno justo antes de que naciera Canela. ¿Recuerdas ese invierno? −Sí−Amy levantó la vista y sonrió.−Eso fue cuando me hiciste el pequeño potro de madera. Luke miró a su hija. La mitad de nuestro inventario murió, estábamos

nevados sin un médico, mientras Nattie estaba enferma, un coyote se metió en el gallinero—¿y eso es todo lo que recuerda? Asombroso cómo funcionan las mentes de los niños. Por supuesto, estaba contenta de que Amy recordara solo las cosas buenas. Aclaró su garganta.−Sí. Ese invierno, seguí pensando que Nora habría estado mejor con alguien más. Alguien que podría cuidarla mejor.-Suspiró.−Un hombre. −¿Todavía piensas eso?−Amy inclinó su cabeza y la miró a través de los ojos que a Luke le recordaban tanto a Nora que a veces le quitaba el aliento. Luke lo consideró. ¿Cuándo había pensado por última vez que Nora debería haberse casado con alguien más? Para su sorpresa, ella ni siquiera podía recordar.−No. Dejé de pensar así hace años.−Palmeó un tronco junto al que ya habían partido en listones.−Ven y siéntate y dime de qué se trata todo esto. Cuando Amy se sentó junto a ella, sus rodillas se rozaron como si Amy estuviera buscando su calidez reconfortante. Luke levantó una ceja. ¿Qué estaba pasando con su hija mayor? Normalmente, Nattie era la más propensa a reflexionar e introspección, Página 8 de 36 Traducción: AngieE32018

mientras que Amy era una mujer de acción. Cuando tuvo un problema, se arremangó y se puso a trabajar para resolverlo.−¿Y?−Preguntó Luke cuando Amy permaneció en silencio. Amy arrastró sus talones por la tierra. −No crees que tu madre sea infeliz, ¿verdad? −¿Qué?−La cabeza de Amy se sacudió.−No. Por supuesto no. Mamá nunca deja dudas de que ella es la mujer más feliz del valle.

No. Esa sería yo. Luke no lo dijo, sin embargo. Amy estaba claramente preocupada por algo, por lo que no necesitaba escuchar los sentimentalismos de sus padres.−Esto es sobre ti y Rika, ¿no? Agachando la cabeza, Amy asintió. −¿Crees que ella es infeliz? Amy se encogió de hombros.−Tal vez no exactamente infeliz, pero la vida en el rancho puede ser bastante aburrida para una mujer. Luke se rió entre dientes.−Lo siento−dijo cuándo Amy la miró.−No me estoy riendo de ti. Es solo...Escúchanos. Ambas somos mujeres, pero no podemos imaginar otra vida. Una sonrisa vacilante se deslizó en la cara de Amy, pero luego desapareció rápidamente.−No puedo ofrecerle nada.−Extendió los brazos y mostró sus palmas vacías. −Estás ofreciendo su amor. Una casa. Una familia. −Pero no puedo hacerlo a campo abierto. Para los niños y la gente del pueblo, ella es solo nuestra ama de llaves. Luke suspiró.−Si pudiera hacer algo para cambiar eso, ya sabes que lo haría. Pero la gente nunca aceptaría una relación como la tuya. O la mía. −Bueno, en realidad...−Amy giró el tronco para mirar a Luke.−Tu puedes. Quiero decir, no puedes cambiar la situación, pero podrías hacerlo más fácil para Rika y para mí. −¿Cómo?−Haría cualquier cosa por ayudar a su hija. Amy respiró profundamente.−Dame permiso para llevarla a la feria estatal en Salem.

Página 9 de 36 Traducción: AngieE32018

−¿La feria estatal?−Luke parpadeó.−Crees que Rika está aburrida de la vida en un rancho, y sin embargo quieres llevarla a la feria estatal. −Hay más en la feria estatal que caballos, vacas y pollos, papá, Hannah dice que hay un baile con gente de todo Oregón. Luke todavía no entendía.−¿Quieres ir a un baile? ¿Tú?-Como Amy había sido lo suficientemente mayor como para expresar sus gustos y disgustos, siempre había odiado los bailes, el uso de vestidos y la socialización con gente entrometida. Amy arrugó la cara como lo hacía cuando tenía tres años y no quería tomar una siesta.−Podría prescindir. Pero creo que a Rika le encantaría ir. −¿Entonces por qué no la llevas al baile en Baker Prairie o Aurora? Apuesto a que habrá uno después del rodeo de otoño. −Porque si asistimos al baile aquí, nunca vamos a bailar juntas−dijo Amy.−Tan pronto como entramos, Elam Cooper intentara cortejar a Rika, y Alex Tolridge insiste en pedirme que baile. No quiero bailar con él. Quiero bailar con Rika, y ella conmigo. −Oh, Amy. Me temo que no será diferente en Salem−dijo Luke suavemente.−Los hombres superan a las mujeres cuatro a uno allí también, por lo que Rika tampoco podrá bailar contigo en Salem. Si alguien le pide que baile, ella no podrá decir que no. Amy levantó su barbilla.−Si lo hará. Porque ella estará allí con su prometido. −¿Su prometido?−Luke negó con la cabeza para aclararlo.−Pero Rika rompió el compromiso. −No estoy hablando de Phin−dijo Amy. −Estoy hablando de mí. −¿Tú?−Luke frunció el ceño y luego abrió los ojos. Oh no. No, no, no, Amy. Ella clavó sus dedos en la corteza del tronco hasta que dolió.−¿No quieres decir...? Amy asintió vigorosamente.−Sí. Me vestiré como un hombre. −Amy, eso no es... −Es la única manera. Apuesto a que puedo ser convincente. Los ladrones también pensaron que yo era un chico.

Página 10 de 36 Traducción: AngieE32018

−Estaban distraídos y realmente no te miraban. Adivinar mirando el cañón de un revólver puede hacerte eso. −Entonces ayúdame a ser convincente. Por favor, papá. Como siempre, a Luke le costaba mantenerse firme cuando miraba aquellos ojos suplicantes.−Si alguien te reconoce... −Es por eso que la llevaré a Salem. Nadie nos conoce allí, y habrá cientos de personas alrededor. Más como miles, pero eso no alivió demasiado las preocupaciones de Luke.−Hablaré de eso con tu madre−Se levantó.−Ven. Terminemos aquí, o esa valla nunca se construirá.-Pensamientos dieron un salto mortal en su cabeza. Toda su vida, había temido que se descubriera su verdadero género. Si pudiera evitarlo, evitaría que Amy tuviera que pasar por lo mismo. Golpeó la cuña en el tronco con tanta fuerza que desapareció en la madera. Astillas volaron. −¡Papá!− Con los ojos muy abiertos, Amy señaló la cara de Luke.−Te lastimaste a ti mismo. Luke se frotó la cara con las yemas de los dedos. Sus dedos salieron sangrientos. Ella hizo una mueca.−Solo un rasguño−Pero tal vez te estoy lastimando dando un mal ejemplo, vistiéndote como un hombre. Ella hizo una mueca de nuevo al imaginar lo que Nora diría a esta locura.

u Luke se sentó junto a Nora en la cama y arrastró el cepillo por el pelo de Nora. Los mechones rojos ya brillaban como el cobre cepillado, pero ella no se detuvo. No cuando aún no había descubierto cómo decirle a su esposa. Pasó sus dedos sobre la sien de Nora, donde algunos pelos grises estaban empezando a aparecer. ¿Cómo podría empezar a explicar? −¿Qué sucede?−Preguntó Nora.−¿Amy habló contigo? Luke se congeló con el cepillo pegado en el pelo de Nora.−¿Ya te lo dijo? Nora desenredó un mechón de pelo del cepillo y se volvió para mirarla.−No. Rika lo hizo. Ella me preguntó tan pronto como Amy y tú se fueron esta mañana. −No puedo creerlo. Página 11 de 36 Traducción: AngieE32018

−Bueno, al menos están trabajando juntas, como una pareja debería−dijo Nora. −¿Qué le dijiste a Rika?−Preguntó Luke. Nora tomó el cepillo de Luke y entrelazó sus dedos.−Que hablaría contigo. −Le dije a Amy lo mismo. −¿Y?−Nora la miró, esperando.−¿Qué piensas? Luke ni siquiera tuvo que pensar en eso.−No me gusta. Es muy peligroso. Son treinta millas para Salem. Estarían en la carretera todo el día, y tendrían que acampar en el recinto ferial antes de regresar al día siguiente. Dos mujeres solas... Es como una invitación escrita para ladrones y matones borrachos. −No serían dos mujeres solas−dijo Nora. Luke hizo una mueca.− No me hagas hablar sobre la idea descabellada de Amy. −¿Estás siendo una mama gallina otra vez?−Una pequeña sonrisa levantó las esquinas de la boca de Nora. −Solo me preocupo. Viajando hasta Salem y de vuelta sin compañía masculina, y luego... −Escúchate a ti misma, Luke Hamilton. Antes de que pudiéramos permitirnos contratar un peón, vivimos y viajamos sin compañía masculina durante años. −Sí, pero eso es diferente. Estoy convencida de mi...rol. Porque no es realmente un papel para mí. Pero Amy...si la descubren...−Luke cerró los ojos con fuerza, pero eso no pudo detener las imágenes de los asistentes a la feria enojados gritándole a Amy, empujándola, y… Un apretón en la mano de Luke detuvo sus pesadillas de pensamientos. −Entonces ayúdala a ser convincente−dijo Nora. Luke frunció el ceño.−¿No quieres decir...? Nora asintió.−Sabes lo que se necesita para que los demás piensen que eres un hombre. Muéstrale. Página 12 de 36 Traducción: AngieE32018

−Pero...−Luke perforó su labio inferior con sus dientes−¿No tienes miedo de que Amy...? −¿Le guste demasiado?−Preguntó Nora.−¿Que se pareciera demasiado a ti y querrá vivir su vida como hombre también? Antes, Luke no habría podido explicar a qué tenía miedo exactamente, pero ahora que Nora lo había dicho, se dio cuenta de que Nora tenía razón.−¿No te pasó por la cabeza también? −Tal vez por un momento−dijo Nora.−Pero creo que a Amy le gusta ser mujer. Ella simplemente no le gusta las restricciones que vienen con eso. −Pero si ella viviera restricciones−dijo Luke.

como

hombre,

no

tendría

esas

−Amy no está ciega. Ella ve todos los días qué tipo de restricciones vives como hombre.

¿Restricciones? Luke entrecerró los ojos. Vivir disfrazado le dio la libertad de tomar sus propias decisiones, entonces, ¿de qué estaba hablando Nora?−¿Qué quieres decir? −Cuando estaban creciendo, rara vez abrazabas a nuestras hijas por temor a que sintieran los vendajes que sujetaban tus senos−dijo Nora. Luke se sonrojó. No había pensado que Nora se había dado cuenta. −Siempre fumas con los chicos, aunque sé que lo odias, y dejas que las niñas nombren a los potros, porque tienes miedo de que la gente te considere poco caballeroso si le pones a tus caballos algo más poético que 'Buck'−Nora sacudió su cabeza.−Amy sabe que solo cambiaría un conjunto de restricciones por otro. −Hmm.−Luke nunca lo había considerado de esa manera, pero tal vez Nora tenía razón. Nora levantó sus dedos entrelazados y presionó un beso en el dorso de la mano de Luke.−Habla con Amy, luego mira lo que piensas, ¿de acuerdo? Luke rodeó la cama y se subió a su lado. Apagó la lámpara de querosén y miró hacia la oscuridad, tratando de encontrar algo que decirle a Amy mañana. Nada le vino a la mente. Esa sería una conversación que nunca pensó que tendría con una de sus hijas. Página 13 de 36 Traducción: AngieE32018

La cama crujió cuando Nora se acurrucó más cerca.−¿No puedes dormir? −No−Luke suspiró. −Sé algo que te ayudará a dormir−dijo Nora. Cuando los dedos de Nora se deslizaron por su camisa de dormir, Luke dejó que los suaves toques la dejaran de preocuparse por un rato.

u Luke recorrió todo el largo de la cabina. ¿Había sido tan pequeño cuando todos habían vivido en él hace dieciocho años? −Um, ¿Papá? Luke se detuvo y se giró. Amy y Rika estaban sentadas una junto a la otra en la mesa. Un par de ojos verdes y un par de ojos oscuros siguieron cada uno de sus movimientos.−No quiero apurarte−dijo Amy,−Pero la feria es en dos días, así que no tenemos mucho tiempo. El aire parecía sofocante en la cabaña, pero Luke no se atrevió a abrir la puerta. Nadie podía ver lo que estaban haciendo. Ella había sido maestra de Amy en muchas cosas. Le había enseñado a montar, a usar un rifle y a ensillar un caballo. Esto es sólo una cosa más que voy a enseñarle. Eso es todo lo que hay. Ella respiró hondo.−Muy bien. Comencemos por caminar. −He estado caminando durante veinte años, papá−dijo Amy.−Creo que podemos omitir las lecciones de caminar y concentrarnos en las cosas difíciles. Luke señaló el espacio abierto entre la mesa toscamente labrada y el hogar.−Muéstrame. Amy intercambió una rápida mirada con Rika antes de pararse y dar unos pocos pasos. Se volvió y miró a Luke con una ceja arqueada.−¿Satisfecho? −No. −¿No?−Amy bajó la mirada hacia sus piernas. −¿Alguna vez has visto a hombres caminar?−Preguntó Luke.

Página 14 de 36 Traducción: AngieE32018

−Por supuesto. Prácticamente crecí con Phin y la mitad de los chicos, los he visto caminar miles de veces antes. Luke negó con la cabeza.−Los has visto, pero nunca los has visto realmente. Los hombres no dan pequeños pasos delicados. No están sujetos a faldas ni a las reglas de cómo se supone que debe caminar una dama. No tengas miedo de hacer un poco de ruido. Hazle saber a la gente que vienes. Mírame.−Ella caminó a zancadas desde la chimenea hacia la puerta y hacia atrás.−¿Ves? −¿Así?−Con pasos más largos, Amy cruzó la habitación. −Mejor, pero no muevas mucho las caderas. Y no mires abajo, endereza tus hombros. Sí.−Luke señaló a Amy, que había empezado a caminar de nuevo.−Ahora lo tienes. Intenta sentarte después. −¿Sentarme?−Amy le lanzó una mirada dudosa. −Intentalo. Negando con la cabeza, Amy se sentó en la mesa y arqueó las cejas. Luke hizo un gesto con su dedo índice.−Pon tus pies más separados, no pongas las manos en tu regazo. Amy se retorció en su silla.−Esto se siente extraño. Nunca me di cuenta de que los hombres y las mujeres hacen cosas tan simples de manera diferente. ¿Cómo aprendiste? −Observé a los hombres durante horas−Las comisuras de los labios de Luke se crisparon.−Una vez, alguien me golpeó porque pensó que yo quería robarle el caballo. −Señor−Amy alcanzó la mano de Rika.−Eso es horrible. −Es por eso que no quiero que hagas esto−dijo Luke. Se acercó a Amy y se agachó frente a ella como lo había hecho cuando Amy era niña, ahora estaban casi a la altura de los ojos.−Hay muchas cosas que pueden salir mal, y no estás acostumbrada a reaccionar como lo haría un hombre. Rika se acercó y acarició la rodilla de Amy.−Tal vez él...ella tiene razón, Amy. Que no vale la pena. −Sí, lo hace−La determinación brilló en los ojos de Amy.−Lo vales.

Página 15 de 36 Traducción: AngieE32018

Se volvió hacia Luke, y su expresión cambió de obstinada a suplicante.−Estamos celebrando nuestro primer aniversario este mes; quiero hacer algo especial para Rika. Luke recordó el primer año de su matrimonio. Había querido derribar la luna para Nora. Todavía lo hacía.−Entiendo. Realmente lo creo Pero, ¿hay algo más que puedas hacer?-Miró a Amy y a Rika, que por lo general era más razonable. Rika asintió.−Me contentaría simplemente pasar una noche tranquila aquí en la cabaña. −No quiero que estés contenta−dijo Amy.−Quiero que seas feliz. Luke no pudo evitar admirar a su hija.−¿Qué tal si te llevo a ti y a Rika a la feria estatal? Estaba pensando en mostrar un caballo o dos en la feria de todos modos. Viajamos juntos, luego te cambias de ropa masculina poco antes de que lleguemos a Salem, y cuando el baile termine, te llevaré a casa. Una mirada firme perforó a Luke.−Nunca mencionaste querer ir a la feria antes. −Debí haberme olvidado de todo lo que sucedía−dijo Luke, tratando de parecer casual.−Quiero decir con los ladrones y luego... −Papá, tengo veintiún años−dijo Amy.−Jim Buchanan se hizo cargo del rancho de su padre cuando él tenía mi edad. Dijiste que también querías que dirigiera el rancho un día. Si eso es cierto, entonces debes dejar de tratarme como si fuera una niña pequeña. Luke inclinó la cabeza hacia atrás y miró los troncos que formaban el techo de la cabaña. Parece que Amy no es la única que todavía necesita aprender algunas de las lecciones de la vida. Ella suspiró.−Muy bien. Si tu intención es continuar, practiquemos un apretón de manos entre hombres.

u −¿Dónde está papá?−Amy se sentó junto a la puerta, asomó la cabeza por la ventana e intentó ver si algo se movía en el oscuro patio del rancho.−Tenemos que irnos antes de que se aclare y alguien me reconozca. Rika se detuvo detrás de ella y puso una mano sobre el hombro de Amy.−Cálmese. El alba está al menos a una hora de distancia. ¿Has pensado en un nombre? No puedo seguir llamándote Amy si queremos que esto funcione. Página 16 de 36 Traducción: AngieE32018

Amy se volvió para mirarla.−¿Qué tal si eliges uno? También eres mucho mejor para elegir los nombres de los caballos. −¿Qué tal Amos? De esa manera, si me deslizo y empiezo a llamarte Amy, puedo hacer que suene como Amos.

Amos. Amos Hamilton. Hmm. Amy lo repitió unas cuantas veces más, pero todavía no parecía que ese fuera su nombre. ¿Cómo se había acostumbrado papá a que lo llamaran Luke después de haber nacido como Lucinda? ¿Había sido difícil para ella también? Amy nunca se había hecho estas preguntas antes. Aún le costaba imaginar que su padre fuera otra cosa que el hombre tranquilo y seguro que parecía ser. Un golpe en la puerta la hizo saltar. −¡Finalmente!−Amy abrió la puerta. Su padre estaba parado frente a ella, llevando una gran canasta cubierta. Incluso si alguien ya estuviera despierto y viera a Luke cruzar el patio del rancho, pensarían que les estaba trayendo algo de comida de la casa principal. Amy levantó la tela que cubría la canasta y echó un vistazo dentro. El artículo en la parte superior era un par de pantalones. No era que Amy no tuviera ninguno, pero los suyos estaban destinados a trabajar y montar, no buenos pares de pantalones para usar los domingos. Cuando iba a la iglesia o a la ciudad, tuvo que usar vestidos. −Tu madre arreglo todo para que te quedara bien−dijo papá.−También pusimos vendajes allí. Porque... ¿sabes?−Señaló su pecho que era tan plano como el de un hombre. Amy asintió y tomó la canasta. −¿Crees que puedes arreglártelas sola? La idea de que papá le ayudara a vestirse hizo que Amy se sonrojara; cuando miró a su padre, detectó un poco de rojo en sus mejillas también. −La ayudaré−dijo Rika. −Um, genial. Los lazos deben ser muy ajustados. No olvide bajar la voz cuando hables, y recuerda sentarte con las piernas separadas. Y lleva tú... −Mi rifle. Lo sé. Realmente no tienes que preocuparte, papá. Página 17 de 36 Traducción: AngieE32018

Papá sonrió irónicamente.−No puedo evitarlo. Por favor, ten cuidado.-Le dio a Amy un abrazo rápido y se volvió. Amy se inclinó en la puerta y vio a su padre cruzar el patio del rancho, observando la longitud y la firmeza de su paso. ¿Ella realmente sería capaz de lograr esto? −Vamos−Rika puso ambas manos sobre sus hombros desde atrás.−Vamos a convertirte en el hombre más guapo de este lado del Missouri. Después de trancar la puerta de la cabaña, Amy la siguió a la habitación. Dejó la canasta al lado del lavabo.−Uh, ¿cómo hacemos esto? Rika soltó una risita.−Creo que sería útil si te desnudas primero. −Oh. Por supuesto.−Dispuesta a que sus dedos no temblaran, Amy se desabrochó la camisa. Cuando se deslizó de sus hombros, Rika estaba allí para atraparla, con cuidado, dobló la camisa y la puso en la cama, sin apartar la mirada de Amy. Amy se quitó las botas y se quitó los pantalones. Con su camisa y sus calzones, se apartó del lavabo y se dirigió hacia Rika. Por alguna razón, de repente se sintió tímida. Vamos. Rika te ha visto—y tocado—muchas veces antes. Jugueteó con las bandas que ataban sus calzones debajo de la rodilla. −Déjame−Con los ojos oscuros e intencionados, Rika se acercó, se arrodilló frente a Amy y desató las bandas de la rodilla. Suavemente bajó los calzones, deslizando sus manos por las piernas de Amy mientras avanzaba. Amy se quedó sin aliento. Helada hasta el punto, miró a Rika. Rika alisó sus manos sobre las pantorrillas de Amy.−Tus piernas son demasiado buenas para ser de un hombre. Cuando habló, su aliento bañó la entrepierna de Amy y la mareó.−Rika...−Se agarró a los hombros de Rika y la levantó. −Levanta los brazos−Rika extendió la mano y tiró de la camisa sobre la cabeza de Amy. Se quedaron tan cerca que Amy pudo sentir el calor de su cuerpo a través de la delgada capa del vestido de Rika que las separaba. Página 18 de 36 Traducción: AngieE32018

Rika tomó el cuerpo de Amy, su mirada ardiendo.−¿Segura que quieres hacer esto? Te dije que estaría bien solo ir al baile en Baker's P... Amy puso su dedo índice contra los labios de Rika.−No. Vamos a Salem. Ayúdame por favor. Rika abrió la canasta y sacó un par de pantalones de lino, una camisa y una camiseta, un chaleco, una corbata, un par de calcetines de lana y tirantes. −¿Sin calzones?−Preguntó Amy. Rika enredó a través de la pila de ropa.−No. Supongo que puedes usar los tuyos. Nadie más que yo los verá de todos modos. Amy levantó los calzones que se acumulaban alrededor de sus tobillos. Se puso calcetines de lana hasta las rodillas y se metió las piernas de los calzoncillos para ayudar a sostener los calcetines. Luego, con Rika mirando, se puso los pantalones y tiró de ellos hacia arriba. Hasta el momento, no se sentía diferente de cuando se vestía para montar el campo; pero cuando levantó la vista de abrocharse la cremallera, Rika estaba allí con vendas enrolladas en sus manos. Amy miró sus pechos y apenas resistió el impulso de cubrir su pecho con sus manos. −Estas son demasiado también−susurró Rika.

agradables

para

ser

hombre

Ambas se rieron nerviosamente. Rika tocó el hombro de Amy. Su mano se sentía fresca contra la piel sobrecalentada de Amy.−Levanta los brazos un poco. Amy estaba agradecida. Después de acercarse aún más, Rika levantó los vendajes y comenzó a envolverlos alrededor del pecho de Amy. Sus dedos rozaron los pechos de Amy, endurecieron sus pezones y le pusieron piel de gallina por toda la piel. Rika levantó la vista.−No te estoy lastimando, ¿verdad? −Uh, no−Amy se humedeció los labios.−Todo lo contrario. Rika hizo una pausa. Ella miró a Amy.−Oh.−Sus labios se separaron en una sonrisa, revelando el pequeño espacio entre sus dientes frontales; pasó sus dedos sobre uno de los pechos de Amy otra vez, esta vez a propósito. Amy gimió. Página 19 de 36 Traducción: AngieE32018

Rika cubrió la boca de Amy con la suya.−Ssh−susurró contra sus labios.−Tenemos que estar calladas. −No puedo−Amy susurró sin aliento.−No cuando me tocas así. Los ojos de Rika se oscurecieron hasta que se vieron negros a la luz parpadeante de la lámpara de kerosene.−Tal vez mi oferta de quedarme en la cabaña en nuestro aniversario no fue tan mala idea. Por un momento, Amy estuvo tentada. Pero luego se imaginó bailando con Rika en la feria estatal, los ojos oscuros de Rika brillando y un mechón de su cabello escapando de sus alfileres.−No−dijo ella.−Todavía podemos... ya sabes...una vez que regresemos. Pero quiero darte una noche en Salem. −No lo necesito, Amy. Eres todo lo que necesito. Amy la miró seriamente.−Me tienes. Pero quiero que tengas ambos. −Muy bien. Entonces terminemos esto.−Rika sonrió y siguió atando el pecho de Amy. Amy gruñó mientras las vendas se apretaban alrededor de su pecho, dificultando la respiración. −¿Es demasiado apretado?−Preguntó Rika. Mirando su pecho aplastado, Amy tomó una respiración experimental. Las fijaciones se sentían como bandas de acero alrededor de su pecho. Nunca antes había pensado en lo que su padre tenía que pasar todos los días para transformarse en Lucas Hamilton, un respetado ranchero, padre y esposo. Si papá lo ha hecho para mamá año tras año, puedo hacerlo por Rika por solo un día. Se enderezó lentamente, probando su rango de movimiento.−Todo está bien. Me acostumbraré a eso. Con la ayuda de Rika, se puso una camiseta, una camisa y finalmente un chaleco. Cuando jugueteó con la corbata, Rika se la quitó y la ató en una reverencia limpia. Amy miró la corbata alrededor de su cuello.−¿Cómo sabes cómo hacer eso? −Tenía que hacerlo por mi esposo−dijo Rika sin mirarla.−Cada vez que bebía demasiado, no podía vestirse solo.

Página 20 de 36 Traducción: AngieE32018

A veces, Amy olvidaba por completo que Rika había estado casada antes de ir al Oeste. No le gustaba pensar en Rika con su difunto esposo.−Oh. Rika pasó una mano por el pecho de Amy.−Pero nunca se vio tan guapo como tú−Ató el cabello de Amy e intentó domarlo para una look más masculino con la ayuda de un poco de grasa. Finalmente, abrió el sombrero plegable de papá con un chasquido antes de colocarlo en la cabeza de Amy.−Mira−La jaló para que quedara de cara al espejo adjunto al lavabo. Amy miró su reflejo en el espejo. Frente a ella estaba un joven elegante. Solo faltaba una barba para hacer la ilusión perfecta. Aturdida, tocó su pecho como si quisiera asegurarse de que su pecho todavía estaba allí. Rika se rió. Se puso detrás de Amy y colocó ambas manos sobre sus hombros.−Te ves maravillosa.−Su mirada siguió al hombre en el espejo.−Pero falta una cosa. Amy se miró a sí misma.−Sí me di cuenta. Papá se olvidó de traer la levita. −Sí, eso también, pero eso no es lo que quiero decir. Te estás perdiendo un cierto...−Rika hizo un gesto hacia los pantalones. −Ah, los tirantes. −No.−Rika hizo un gesto más bajo, hacia la entrepierna de Amy. −Oh−Las mejillas de Amy se quemaron. Luchando contra el impulso de agarrarse, se volvió hacia Rika.−¿Qué vamos a hacer al respecto? Rika echó un vistazo alrededor, alcanzó los calcetines de Amy que aún colgaban del lavabo y los enrolló.−Esto podría funcionar−Mantenerse quieta. Amy se congeló cuando Rika deslizó su mano por sus pantalones por detrás. El calor la atravesó y su respiración se aceleró. −Ahí.−Rika besó la mejilla de Amy y retiró su mano. Aturdida, Amy miró hacia abajo. Un bulto notable ahora abrochó sus pantalones, haciéndola retorcerse. Cuando ella dio unos pasos para ayudar a calmarlo, los calcetines enrollados se resbalaron y se cayeron de la pierna del pantalón. −Perdiste tu... eh... Página 21 de 36 Traducción: AngieE32018

Amy no recogió los calcetines.−No creo que eso vaya a funcionar. −¿Cómo lo hace tu padre? −No tengo ni idea, y no voy a preguntar−Había algunas cosas que no quería saber sobre su padre. Un golpe en la puerta la hizo saltar. Rika fue hacia la puerta y se asomó. −Solo soy yo, Hendrika…Luke−dijo papá desde afuera.−Me olvidé de algo. −Sí, lo notamos−dijo Rika. −Aquí está mi levita, y...−Papá bajó la voz.−Y un par de calzones. La madre de Amy...eh, los preparó, como ella hace con los míos. Buena suerte, y ten cuidado−Antes de que cualquiera de ellas pudiera responder, papá se alejó apresuradamente. Rika cerró la puerta y la bloqueo. Con la levita colgando sobre su hombro, se volvió y levantó un par de calzones con un acolchado visible cosido en el interior.−Parece que tus padres lo tienen todo resuelto. −Me imagino que lo harían, después de más de dieciocho años. −Dieciocho años...−Rika negó con la cabeza.−¿Te imaginas vivir como hombre por tanto tiempo? En este momento, a Amy le costaba imaginar cómo iba a sobrevivir las siguientes dieciocho horas, y mucho menos años, como hombre. Se desabotonó los pantalones y buscó el par de cajones.−Ven, apresurémonos. Tenemos que irnos antes de que los peones se levanten.

Página 22 de 36 Traducción: AngieE32018

Salem, Oregón 15 de septiembre de 1869 La boca de Amy quedó abierta mientras guiaba la carreta por Salem Ferry Street. Ella nunca había estado en la capital de Oregón y no podría haber imaginado la bulliciosa actividad si lo intentaba. Barcos de vapor silbaban en el río Willamette mientras descargaban cargas y pasajeros. Con cuidado maniobrando a través de la concurrida intersección con la calle comercial, Amy observo varios salones, hoteles, pensiones, escuelas, almacenes, cervecerías, e incluso un banco, un tribunal, y una oficina de telégrafo. Carteles anuncian boleras y salas de billar y la gran inauguración de una casa de ópera. Más adelante, la torre alta y blanca de una iglesia se elevó sobre la ciudad. Un vendedor de periódicos cruzó la calle frente a ellos, gritando el titular del Daily Unionist mientras sostenía el periódico para que lo vieran. Amy negó con la cabeza y tiró de las riendas, frenando al Viejo Jack y a la carreta. Cuando llegaron al final de Ferry Street, giró a la izquierda.−Mire−dijo, señalando un edificio de ladrillo rojo de cinco pisos con su cúpula blanca.−Creo que esa es la Universidad de Wallamet. Incluso tienen un departamento de mujeres. Rika solo asintió y sonrió mientras Amy continuaba mirando.

Por supuesto. Vivió en Boston la mayor parte de su vida. Ella está acostumbrada. Un nudo se formó en la garganta de Amy.−¿Extrañas todo esto?−Hizo un gesto hacia los edificios por los que pasaban. Rika giró en el banco de la carreta para mirarla más completamente.−Nunca tuve nada de esto. Nunca he puesto un pie en un teatro o en cualquiera de las elegantes tiendas de Boston. Mi vida consistió en trabajo duro. No tenía dinero para gastar en lujos. Amy quería tanto darle a Rika todo lo que había perdido hasta ahora, pero sabía que no podía. En el rancho, nunca pasaron hambre, y cuando el rodeo de otoño fue bien, como lo había sido este año, podían permitirse algunos extras, pero seguía siendo una vida simple. Página 23 de 36 Traducción: AngieE32018

Bueno, por un día y una noche, ella echaría a perder a Rika de cualquier manera que pudiera. Decidida, dirigió la carreta hacia el norte, hacia el recinto ferial, a dos millas de la ciudad.

u Fueron recibidas por un tumulto de sonido mucho antes de llegar a la feria. Las colinas estaban salpicadas de caravanas, carretas y tiendas de familias que acampaban cerca del recinto ferial. La gente gritaba entre sí, los caballos relinchaban y la música del violín se desvanecía. Amy miró a la multitud que se alineaba frente a la entrada de la puerta.−Señor−No estaba segura de haber visto a tantas personas en un solo lugar. Tenía que haber cientos, si no miles, de personas que asistieran a la feria. Cayó una ligera lluvia, pero eso no impidió que los visitantes cruzaran las puertas. Cuando vio un espacio libre debajo de un enorme pino, detuvo al Viejo Jack y envolvió las riendas alrededor del freno. En el último segundo, recordó que se suponía que debía actuar como un hombre, por lo que saltó de la carreta y aterrizó en una postura amplia en lugar de bajar de una manera más elegante. Por una vez, podía apurarse alrededor de la carreta y ayudar a Rika a bajar sin preocuparse por lo que la gente pudiera pensar. Después de pagarle a un niño para que cuidara al Viejo Jack, le ofreció a Rika su brazo, y caminaron hacia la puerta. La música se hizo más fuerte a medida que se acercaban a la entrada. Amy estiró el cuello, pero no pudo ver los sombreros de los caballeros y las sombrillas de las damas que esperaban en línea delante de ellos. Rika le apretó el brazo y sonrió.−Así me sentí cuando fui a ver el circo con mi hermano cuando éramos pequeños. La gente que estaba frente a ellas gritó oohh y aahh y señaló hacia el cielo. Cuando Amy levantó la vista, sus ojos se agrandaron. Una gran bolsa redonda flotaba sobre el recinto ferial, amarrada al suelo con cuerdas. En una cesta suspendida debajo, un hombre saludó. Miró el artilugio.−¿Qué en la tierra verde de Dios es eso? −Vi uno de esos en Boston−dijo Rika.−Es un globo. Página 24 de 36 Traducción: AngieE32018

Amy todavía estaba mirando hacia arriba.−¿Cómo funciona? −No sé exactamente, pero creo que está lleno de gas que lo hace flotar. Cuando su cuello comenzó a doler, Amy finalmente desvió su mirada del globo.−Me pregunto cómo se ve el mundo desde tan alto. −Podrías averiguarlo. Parece que están ofreciendo ascensos atados. Rika señaló un letrero que decía eso. −No lo sé.−Amy no estaba tan segura de confiar en la operadora para que bajara la canasta de manera segura, y prefería ahorrarle dinero para comprarle algo lindo a Rika. Finalmente, después de algunos minutos más, llegaron al frente de la línea. Amy contó cincuenta centavos y se los dio al hombre en la taquilla. Negó con la cabeza y le tendió la mano otra vez.−Eso no es suficiente, joven. −Sí, lo es−Señaló el letrero frente a la taquilla, que indicaba que la admisión era de veinticinco centavos para las mujeres. ¿No podría contar? Rika tiró de su brazo.−La entrada es de cincuenta centavos para los hombres, A...Amos−susurró.

Oh Señor. Fingir que era un hombre era más difícil de lo que ella había imaginado. ¿Cómo lo hacía papá día tras día? Se disculpó y rápidamente pagó otros veinticinco centavos. Con Amy sujetando el brazo de Rika no al contrario, pasaron por la puerta. Dentro, Amy exhaló un suspiro de alivio. Pronto olvidó su vergüenza al ver la mercancía en la exposición. Las tiendas con pisos de serrín habían sido instaladas en todo el recinto ferial. En cada carpa, los agricultores mostraron lo mejor de su cosecha. Los ojos de Amy se agrandaron ante una calabaza de ciento sesenta libras y una pera de dos libras. Las gallinas cacareaban en un granero a su derecha, y las ovejas gritaban a su izquierda. Un hombre condujo una vaca con una ubre gigantesca más allá de ellas.

Página 25 de 36 Traducción: AngieE32018

A lo largo de la valla que rodea el recinto ferial, se había establecido una pista de carreras. Algunos de los mejores caballos que Amy había visto fuera de su rancho trotaban arriba y abajo para calentar sus músculos. Lástima que no hubiera traído a Ruby. Por supuesto, las mujeres no podían competir de todos modos. Bueno, estás aquí como un hombre. Ella envió otra mirada anhelante hacia la pista de carreras, pero luego negó mentalmente con la cabeza. Ella estaba aquí para darle a Rika una velada especial, no para su propio disfrute. Pasaron frente a una hilera de tiendas sitiadas por unas pocas docenas de mujeres. Frente a una de las tiendas, una mujer se había subido a una plataforma de madera para pronunciar un discurso apasionado sobre el derecho de las mujeres a votar. Un cartel detrás de ella anunciaba la recién fundada Asociación Nacional del sufragio de la mujer. −¿Te puedes imaginar?−Susurró Rika mientras se detenían a escuchar por un momento.−¡Mujeres votando! −Está bien. Mamá, tú y yo trabajamos tan duro como cualquiera de los peones en el rancho, ¿por qué no deberíamos tener el derecho de votar? Una de las mujeres junto a ellas la miró fijamente, y Amy se dio cuenta de que no había bajado la voz. Ahora la mujer probablemente se preguntaba por qué un hombre hablaba de sí mismo como si fuera una mujer.

Señor, esto es más difícil de lo que pensaba. Nuevamente, se preguntó cómo lo hacía papá. ¿Había dejado de pensar en sí misma como una mujer? sonrojada, Amy tiró del brazo de Rika y la llevó hacia la siguiente carpa, que mostraba estufas y cocinas del Este. Amy se mordió el labio. Rika tenía que cocinar sobre el fuego en su pequeña cabaña. Su vida diaria sería mucho más fácil si tuviera una estufa; Amy echó un vistazo a la etiqueta de precio e hizo una mueca. De ninguna manera podría permitirse eso. La siguiente carpa tenía máquinas de coser. Con veinte dólares, también eran bastante caras, pero tal vez si vendía uno de los potros de un año... Tiró de Rika para detenerse frente a la tienda.−¿Te gustaría tener una de estas? Rika la miró. −¿Una máquina de coser? Amy, ellos...−Miró a su alrededor y bajó la voz.−Amos, cuestan más de lo que tus peones ganan en un mes. Página 26 de 36 Traducción: AngieE32018

−No soy un peón de rancho−dijo Amy.−Seré el propietario del rancho un día.-Si bien no era hombre, trabajó duro y se enorgullecía de poder ayudar a Rika. −Aun así,−dijo Rika. −Entonces, ¿qué tal un vestido nuevo?−La siguiente carpa contenía vestidos hechos de seda y brocado, todos cortados a la última moda de la Costa Este y Europa. Nuevamente, Rika negó con la cabeza. Sonriendo, ella le dio un codazo.−¿Por qué necesitaría un vestido nuevo cuando puedo usar...los de nuestra amiga Amy?? Delante de ellas, una conmoción estalló cuando un cerdo que había escapado de uno de los graneros comenzó a comer las flores galardonadas de una dama local. −¡Mis flores!−Chilló la mujer.−¡Alguien atrape ese cerdo!−Buscó ayuda, pero la mayoría de los espectadores en esta parte del recinto ferial eran mujeres. Finalmente, su mirada se posó en Amy, quien recordó que debía actuar como un caballero. Soltó el brazo de Rika y corrió a capturar al cerdo. El cerdo levantó su hocico de las flores y retrocedió hasta que una cerca lo detuvo. Una multitud de espectadores, que a esta altura ya veían los intentos de Amy de atrapar al cerdo, impidieron escapar del otro lado.

Ahora ya no hay salida. Sonrió y avanzó lentamente. Dentro de unos segundos, volvería al lado de Rika como heroica conquistadora de este cerdo que roba flores. Apuntó a la soga alrededor del cuello del cerdo y se abalanzó. Chillando aún más fuerte que la mujer, el cerdo saltó a un lado. Amy también saltó, empeñada en no dejar escapar al cerdo, pero sus pies se deslizaron debajo de ella y se cayó. Cayó de bruces en el barro mientras el diablo barrigón corría a su lado, lanzando un grito de triunfo.

¡Maldita sea! Cuando levantó la vista, el cerdo había desaparecido y todas las mujeres de los alrededores la estaban mirando. Incluso el sufragista en la plataforma se había detenido en su discurso. Tanto por ser un conquistador

heroico. Página 27 de 36 Traducción: AngieE32018

Rika se levantó la falda y se apresuró.−A... ¡Amos! ¿Te lastimaste? −No, estoy bien.−Frunciendo el ceño, Amy se puso de pie. −Oh. Creo que eres el que necesita ropa nueva ahora. Amy se miró a sí misma. La levita de papá y la parte delantera de los pantalones de lino estaban manchados de barro.−Oh, no−No podía acompañar a Rika al baile esta noche con este aspecto. Trató de sacudirse un poco el barro, pero no sirvió de nada. Rika agarró sus manos y se aferró a ellas.−Lo estás empeorando. −Pero... pero el baile... −No te preocupes−Rika le apretó las manos.−Dejaremos que se seque y lo cepillare. Te verás tan bien como nuevo. Cuando la multitud se dispersó y continuaron su paseo más allá de las filas de tiendas de campaña, Amy se inclinó y susurró:−¿Sabes qué? No creo que quiera ser un hombre después de todo.-Ser visto como un hombre no era en absoluto lo que ella había pensado que sería. Rika soltó una risita.−Yo también te prefiero a ti como mujer. Amy la miró.−¿Tú lo haces? Después de detenerla junto a la cabaña de un médico con dientes artificiales, Rika tomó ambas manos de Amy y la miró a los ojos.−¿Cuándo vas a metértelo en esa dura...? −¿Qué tal un nuevo sombrero para la dama?−Preguntó un comerciante detrás de ellas.−¿O tal vez un poco de encerado de frutas? Amy se volvió y miró la mercadería del mercader. Claramente, eran más exóticos que lo que las otras tiendas tenían para ofrecer. En las mesas había encerado de frutas, colchas de seda, lápices de colores y diarios encuadernados en cuero. El piano al lado estaba fuera de su rango de precio, pero no el canario en una jaula. Tal vez el pájaro podría mantener a la compañía de Rika en la cabaña mientras Amy estaba afuera, trabajando con los caballos.−¿Qué piensas? −Creo que tenemos que hablar.−Rika la arrastró junto a un puesto de comida y un grupo de sopladores de vidrio de Bohemia demostrando su oficio hasta que llegaron a una esquina más tranquila. No me importa...−Se detuvo y miró algo detrás de Amy. Página 28 de 36 Traducción: AngieE32018

−¿Qué es eso?−Amy giró en redondo. La gente chillaba y gritaba, señalando algo en el cielo. Amy levantó la vista. El globo lleno de gas se había soltado de sus ataduras y se movía rápidamente hacia arriba. −¡Oh, querido Señor!−Rika se llevó las manos a la boca.−¡Hay alguien en eso! ¡Un niño! Un niño pequeño estaba en la canasta, aferrándose a él con ambas manos. −¡Samuel! ¡Salta!−Gritó un hombre, probablemente su padre, pero el globo ya estaba demasiado alto. Indefensos, vieron el globo con el niño flotando más alto. Entonces su movimiento ascendente se detuvo. Un suspiro de alivio atravesó la multitud que se estaba congregando. Amy entrecerró los ojos.−¡La cuerda de ancla está atrapada en un árbol! −Alguien tiene que trepar y conseguirla−dijo Rika, agarrando el brazo de Amy. El padre de Samuel corrió hacia el árbol. −¡No!−Un espectador lo detuvo.−Eres demasiado pesado. Si la rama con la cuerda se rompe, el globo se alejará para siempre. El padre del niño y el dueño del globo intercambiaron miradas desesperadas. Amy corrió hacia adelante.−Puedo hacerlo−dijo, recordando en el último segundo para hacer su voz más profunda.−No soy tan pesado. Por una vez, nadie estaba tratando de detenerla y decirle que era demasiado peligroso para las mujeres. Tal vez vestirse como un hombre no era tan malo después de todo. −Vamos a darle una mano al muchacho, caballeros−gritó el propietario del globo. Rika la siguió hasta el árbol.−Por favor ten cuidado. Página 29 de 36 Traducción: AngieE32018

−No te preocupes. Puedo hacer esto. −Lo sé.−Rika tragó audiblemente.−Todavía... −Date prisa−dijo el padre del niño. A punto de quitarse la levita y el sombrero, Amy vaciló, temerosa de delatarse sin una parte de su disfraz. Pero luego levantó la vista hacia el globo que flotaba arriba e imaginó cuán asustado debía estar el niño. Sin más demora, se quitó el sombrero y el abrigo y se los dio a Rika. Después de una última mirada hacia atrás, ella se dejó encaramar por varios de los hombres, agarró la rama más cercana y comenzó a escalar. En cuestión de segundos, estaba gruñendo y sudando. Cuando era niña, había subido a todos los árboles del rancho, pero no llevaba puesta una camisa almidonada con vendajes ajustados por debajo. Vamos. Estoy segura de que papá podría hacer esto, por lo que tú también puedes. Sin apartar la mirada de la cuerda que se había enredado en una de las ramas superiores, se alzó más. Al principio, encontrar agarraderas era fácil, pero luego las ramas se adelgazaban y tenía que tener cuidado con dónde colocar las manos y los pies. Finalmente, después de agonizantes minutos, la cuerda estaba al alcance. Sosteniendo con una mano, ella extendió la mano con la otra. Una ráfaga de viento sacudió el árbol. −¡No!−No podía mantener el equilibrio con una sola mano. Ramas arañaron su rostro mientras caía. La gente debajo del árbol gritó. El dolor se encendió en sus costillas cuando una rama más grande ralentizó su caída. Ella logró agarrar esa rama y se aferró a ella con manos temblorosas. Su estómago se revolvió y sintió como si estuviera a punto de vomitar. Después de unos segundos, su ritmo cardíaco frenético se desaceleró. Miró hacia abajo y a la cara asustada de Rika.−Estoy bien−gritó, deseando que su voz no temblara. −¡Por favor, por favor, intente de nuevo!−Gritó el padre del niño.−La cuerda todavía está allí. Amy levantó la vista. La cuerda todavía estaba enredada en la rama en lo alto del árbol.−¡Cuidado!−Sin dudarlo, se quitó las botas y los calcetines, esperando obtener una mejor tracción si subía descalza, lentamente, teniendo cuidado de aferrarse mejor, se abrió paso. Página 30 de 36 Traducción: AngieE32018

Pero su caída había roto muchas de las ramas que la habían ayudado a escalar antes. Envolviendo una mano y ambas piernas alrededor de la última rama segura, estiró su brazo tanto como pudo, pero el final de la cuerda colgaba a varios centímetros de distancia—pulgadas que bien podrían ser millas. Otra ráfaga de viento sacudió el árbol. Esta vez, Amy estaba preparada y se aferró. La cuerda sobre ella comenzó a deslizarse libremente. Amy saltó. La rama debajo de ella se rompió cuando pateó con sus pies para elevarse más. Sus dedos se cerraron alrededor del extremo de la cuerda. En lugar de caerse, se sintió levantada por el globo, que ahora se elevaba más alto.

Maldición, maldición, maldición. Los músculos de su brazo protestaron, pero ella aguantó. Rika gritó en algún lugar debajo de ella. −Sube−gritó el propietario del globo.−Tienes que meterte en la canasta y tirar del cordón. Amy logró agarrar la cuerda con ambas manos. Una mirada hacia abajo le mostró que ahora estaba volando por encima del recinto ferial. Una oleada de mareo la dominó y su visión se nubló. Oh querido señor. No te sueltes. No te sueltes. Y no mires abajo. Dirigió su mirada hacia arriba mientras subía más. Finalmente, llegó al borde de la canasta y, con un último esfuerzo, se detuvo sobre ella. El niño gritó y la miró como si ella fuera el mismo diablo. −Calla. No tengas miedo. Estoy aquí para ayudarle a bajar.-Amy se sentó con la espalda presionada a la canasta durante varios segundos, tratando de recuperar el aliento, antes de ponerse de pie y buscar un cordón. ¡Ahí! Ella lo agarró y tiró con cuidado. Con un siseo, el gas escapó del globo. Miró hacia el suelo. ¡Está funcionando! Ellos se estaban hundiendo, tiró de la cuerda de nuevo. Página 31 de 36 Traducción: AngieE32018

Finalmente, cuando estuvieron lo suficientemente cerca, los hombres en el suelo agarraron la cuerda y la arrastraron hacia abajo. La cesta raspó el barro.

¡Oh, gracias, Señor! El padre de Samuel levantó al niño que lloraba de la canasta y Amy bajó con las piernas temblorosas. Su corazón aún palpitaba en su garganta. La gente la abarrotaba, le daba palmadas en la espalda, pero ella luchaba por liberarse. Su único pensamiento fue para Rika.−¿Rika? ¡Rika! ¿Dónde están...? Entonces los brazos de Rika estaban alrededor de ella en un dominio absoluto. Amy la atrajo hacia sí y la sostuvo como si le fuera la vida en ello.

u La música llegó del granero más grande de la feria cuando la Aurora Colony Band comenzó a tocar. Caballeros y damas, todo vestido de punta en blanco en levitas y vestidos de noche, se dirigieron hacia el granero. Amy siguió mirando a Rika. Con el vestido de seda que Tess le había regalado, parecía una de las elegantes damas del este del país. El color amarillo claro del vestido hizo que sus ojos parecieran aún más oscuros y misteriosos. Por alguna razón, Rika solía pensar que ella era simple, pero Amy pensó que era hermosa. A decir verdad, estaba un poco nerviosa por llevarla al baile. ¿Qué pasaría si los hombres de allí siguieran pidiéndole a Rika que bailara, ignorando a su prometido?

Dios sabe, no soy un espectáculo impresionante. Habían cepillado la levita y los pantalones, limpiándolos lo mejor que podían, pero todavía quedaban algunas manchas de suciedad. Su chaleco estaba desgarrado de trepar al árbol, y ella estaba descalza en sus botas, ya que no habían sido capaces de encontrar los calcetines que había pateado mientras colgaban del árbol. ¿Qué diría papá cuando llegara a casa con la ropa toda dañada? Tal vez debería haber tomado el dinero que el padre de Samuel le había ofrecido después de todo, para pagar el daño a la ropa de papá. −Deja de inquietarse−susurró Rika mientras se acercaban al establo, que estaba decorado con guirnaldas y flores.−Te ves muy atractivo. Página 32 de 36 Traducción: AngieE32018

Amy arqueó sus cejas.−Me veo como un vagabundo−Se miró a sí misma otra vez y suspiró.−Me pregunto qué va a decir papá cuando me vea así. −Él dirá que está muy orgulloso de ti por salvar a un niño−Rika la detuvo frente a la entrada del granero.−¿De verdad crees que le importará un poco de tierra y algunas rasgaduras que se repararán fácilmente? ¿Crees que lo hago? La gente los empujaba, tratando de pasar. Amy arrastró los pies.−Vamos a entrar−Sintiéndose un poco mejor, llevó a Rika al edificio. Los sonidos de un violonchelo, un clarinete y un violín tocando un vals los recibieron. Amy miró a su alrededor. Papa tenía razón. Los hombres claramente superaban en número a las mujeres aquí también. Cuadró los hombros e intentó parecer imponente para que nadie se acercara a Rika y le pidiera que bailara. ¿Era solo su imaginación, o todos los miraban, a ella? Conscientemente, pasó su mano libre sobre la levita para quitar cualquier suciedad residual de ella.−La gente está mirando−susurró.−Mi cabello no se ha soltado, ¿o sí? Rika negó con la cabeza. Un hombre barbudo se dirigió hacia ellas. Amy se llevó la mano de Rika al brazo y entrecerró los ojos al extraño.

No te atrevas a pedirle a Rika que baile. Pero el hombre ni siquiera miró a Rika.−Tú eres el tipo que rescató al niño de Ben Lander, ¿verdad? −Uh, sí. −¡Gente!−Gritó el hombre por encima de la música y el pisoteo de los pies.−Este es él, el joven del que les hablé. Amy hizo una mueca cuando la gente le dio unas palmaditas en la espalda, empujando sus magulladas costillas. Una mujer joven se acercó sigilosamente a ella.−Eso fue algo muy valiente de hacer. Página 33 de 36 Traducción: AngieE32018

−No podía dejar que el niño flotara lejos−dijo Amy.−Cualquiera lo hubiera hecho. Otra mujer se unió a ellos.−Oh no. Fue excepcional.-Tocó el antebrazo de Amy. Mareada por toda la atención que estaba recibiendo, Amy se miró la mano en el brazo. Para entonces, media docena de mujeres jóvenes se habían acercado. −Disculpen−dijo Rika.−Este es mi vals favorito, y quiero bailar con mi prometido−Antes de que Amy o las mujeres que la rodeaban pudieran decir algo, Rika la arrastró lejos. Por un momento, Amy luchó por asumir la posición del hombre antes de comenzar a guiar a Rika a través de la pista de baile.−¿Qué fue eso? −Estaban mirándote−Rika frunció el ceño. −No, no lo estaban−Seguro que nadie la miraría en su estado de desaliñada. −Sí, lo hacían−Ahora una sonrisa reemplazó el ceño fruncido de Rika.−No es que pueda culparlas. Eres un héroe,—Y bastante guapo, además. El vals terminó, y el siguiente comenzó. Antes de que pudieran continuar bailando, una mujer se acercó y le dio a Amy un pedazo de pastel que estaban vendiendo al borde de la pista de baile.−Sin cargo−dijo antes de irse corriendo. Amy miró el pastel de manzana.−Lo siento. Te traje a Salem para que pudiéramos bailar juntos, y ahora estamos siendo interrumpidos en todo momento. −Vamos−dijo Rika. −¿Qué? ¿Ahora? Pero el baile acaba de comenzar. Rika entregó el trozo de pastel a uno de los niños que corría y arrastró a Amy fuera del granero, a través de la multitud de gente que entraba.−Eso es lo que he tratado de decirte desde el principio. No me importa el baile. Amy parpadeó.−¿No? −Por favor, no entiendas mal. Llegar a bailar contigo fue maravilloso. Página 34 de 36 Traducción: AngieE32018

−¿Pero? Se alejaron del recinto ferial y comenzaron a caminar a lo largo del río Willamette en la oscuridad. −No me importan los bailes. No me importa ir al teatro o acerca de poseer vestidos elegantes, cocinas, máquinas de coser, sombreros nuevos, frutas de cera, o cualquier otro lujo. No necesito nada de eso. No quiero una vida lujosa en Salem. Y no quiero un hombre.−Rika deslizó su mano por la levita de Amy hasta que se posó sobre sus pechos atados.−¿Cuándo harás que entre en tu dura cabeza que todo lo que quiero es compartir mi vida contigo en el rancho? Amy se detuvo y trató de distinguir la cara de Rika en la oscuridad; quería preguntarle si estaba segura de que eso era todo lo que quería de la vida, pero el tono de Rika, lleno de determinación, no dejaba lugar a dudas.

Ella me quiere. Solo a mí, exactamente como soy, incluida la vida en el rancho. Abrazó a Rika en un fuerte abrazo, haciendo caso omiso de sus protestas en las costillas. Permanecieron juntas en la oscuridad, envueltas en los brazos de la otra hasta que las voces de otra pareja que paseaba por el río las sobresaltaron. Amy quería echarse atrás, pero Rika no lo soltó.−Una cosa buena de que te vistas como un hombre−susurró.−Nadie pensará nada si abrazo a mi prometido. O incluso haz esto.−Se inclinó hacia adelante, uniendo las pulgadas restantes entre ellas, y la besó. Cuando se separaron, ambas sin aliento, Rika acarició la mejilla de Amy.−¿Me crees ahora? Amy asintió. Se sintió como lo había hecho después de que el globo volviera a aterrizar en tierra firme, mareada de alivio y felicidad.−Pensé que podrías aburrirte con la vida en el rancho. Temía que pudieras...−Tragó saliva.−Irte. −Oh, Amy. No. Nunca.−Rika la abrazó de nuevo.−El rancho es mi hogar. Tú eres mi hogar. ¿No lo sabes? −Lo hago. Sólo no lo creí totalmente—hasta ahora.-Amy besó la mejilla de Rika una y otra vez. Rika sonrió.−¿Que hacemos ahora? ¿Quieres volver al baile?

Página 35 de 36 Traducción: AngieE32018

Amy miró el río Willamette que corría hacia el norte, en dirección a Baker Prairie y su rancho.−No. He tenido suficiente baile por un tiempo; vamos a casa. Todavía envueltas en los brazos de la otra, se dirigieron a su carreta.

Página 36 de 36 Traducción: AngieE32018