J-Libro .5-Más-allá-del-camino

J-Libro .5-Más-allá-del-camino

Página 0 de 114 Traducción: AngieE32018 Página 1 de 114 Traducción: AngieE32018 La Hora Azul Serie Oregón Libro 0.5

Views 7 Downloads 0 File size 1MB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Citation preview

Página 0 de 114 Traducción: AngieE32018

Página 1 de 114 Traducción: AngieE32018

La Hora Azul Serie Oregón Libro 0.5 Por Jae Historia breve de la precuela de Backwards to Oregón. Sinopsis Cuando su madre muere, Lucinda Hamilton, de doce años, decide comenzar una nueva vida: de chico.

Nota del autor En 1838, no todos los estados y territorios celebraban Acción de Gracias, y la fecha variaba de año en año. Desde la Guerra Civil, el Día de Acción de Gracias se celebró el cuarto jueves de noviembre, pero fue fijado legalmente a esa fecha solo en 1941.

Página 2 de 114 Traducción: AngieE32018

Galena, Illinois 24 de noviembre de 1838 Lucinda Hamilton apoyó su mejilla contra sus rodillas despellejadas y envolvió sus brazos con más fuerza alrededor de sus espinillas. Un viento frío del río tiró de su capa raída y llevó el hedor del callejón en su dirección, bajó la cabeza y enterró su nariz en los pliegues de su falda. De vez en cuando, se llevaba las ásperas manos a la boca y respiraba en ellas para calentar sus dedos helados. Su trasero se sentía entumecido, y cambió de puesto en el escalón superior de la escalera trasera. En algún lugar a lo lejos, los sonidos del concurrido puerto fluvial de la ciudad se desplazaban los trabajadores del muelle gritándose el uno al otro y el silbido de un barco de vapor aullando. Lucinda imaginó que el barco cargaba su bodega con plomo de las minas de la ciudad y la enviaba a un lugar lejano llamado St. Louis. Escuchó los pasos desde el interior de la casa, pero ninguno llegó.

¿Qué está tomando tanto esta noche? Lucinda miró hacia el cielo nocturno, tratando de adivinar cuánto tiempo había estado sentada allí, esperando. La luna se había puesto hace quizás una hora, y lentamente los contornos del burdel y las casas vecinas se hicieron distinguibles. El ladrillo anaranjado de los edificios se veía gris en la media luz azulada. Cerca del amanecer ya. Un amplio bostezo le hizo quebrarse la mandíbula y se frotó los ojos. ¿Su madre había caído en un sueño del borracho una vez que su último cliente se había ido, olvidándose de ella? Se movió de nuevo y negó con la cabeza. No, su madre la llamaría de vuelta adentro en solo un momento. Si ella era paciente por un poco más de tiempo, su madre vendría. Quizá quiera sorprenderme. Tal vez

convenció a Kate para que le dejara tener la cocina por una hora para que pueda hornear un pastel para Acción De Gracias. O ella ahorró para un pavo. Su estómago retumbó ante la idea, y se lamió los labios fríos. La puerta detrás de ella se abrió. Página 3 de 114 Traducción: AngieE32018

¡Finalmente! Lucinda se levantó de un salto, casi cayéndose por las

escaleras cuando sus piernas entumecidas amenazaron con ceder. Pero cuando se giró, su mirada se posó en un extraño. Un hombre con una chaqueta larga y negra pasó a su lado y bajó corriendo las escaleras. Hace solo un año o dos, Lucinda había pensado que era un juego divertido de escondidas. Ahora entendía que estaba escabulléndose por la puerta trasera porque un burdel era un lugar de vergüenza.

No lo pienses. Trató de distraerse con un juego familiar, tratando de

adivinar quién era el visitante. ¿Un minero? ¿Agricultor? ¿Tal vez un capitán de barco de vapor? ¿Y a dónde iba? ¿Se apresuraba a volver a casa para celebrar el Día de Acción de Gracias con su familia o asistir a un servicio religioso más tarde en el día? Lucinda no iría a la iglesia. Incluso si su madre se sentía con ganas de ir, la gente de Galena no querría compartir un banco con una puta y su hija bastarda. Pero tal vez ella podría escabullirse un poco y ver el concurso de puntería o las carreras de caballos más tarde en el día. Volvió a sentarse y apoyó la cabeza contra la puerta. El diminuto golpeteo de un piano desafinado se deslizó a través de la delgada madera y se mezcló con pasos. Lucinda levantó la cabeza de la puerta cuando se abrió de nuevo. Otro hombre salió, un brazo envuelto alrededor de Rose, manteniéndola presionada contra su cuerpo. Cuando bajaron las escaleras, él palmeó el trasero de Rose. Se inclinó hacia un lado para dejarlos pasar y se miró las botas hasta que sus pasos se desvanecieron. Rose subió las escaleras y se sentó junto a ella en el escalón superior, dos monedas chocaron cuando las deslizó dentro de su escotado corpiño, haciendo que Lucinda se preguntara qué llevaba debajo. Rápidamente, ella apartó el pensamiento. −¿Qué estás haciendo aquí?−Preguntó Rose.−Es peligroso para una chica sola aquí afuera. −No es más peligroso que adentro, ¿verdad? Al menos aquí, es tranquilo. Página 4 de 114 Traducción: AngieE32018

Rose suspiró.−¿Cuánto hace que te quedas sentada aquí? ¿No me digas que la maldita Lilly se olvidó de ti otra vez? ido.

−Oh, no, ella me llamará tan pronto como el último cliente se haya

Los labios carnosos de Rose se crisparon, pero no dijo nada. Se pasó las manos por la falda, que era tan corta que la esposa del dueño de la tienda lo llamó un escándalo la semana pasada.−Vamos, cariño−dijo Rose y se levantó.−Puedes hacerme compañía por un tiempo mientras. El aire cálido en el burdel hizo arder las mejillas frías de Lucinda, como si la golpearan mil pinchazos. Tropezó a lo largo del pasillo, sus botas se hundieron en una alfombra que había sido de un rojo real cuando la vio por primera vez hace cinco años. Ahora su color se había desteñido a un marrón oxidado y cansado. Desde el primer piso, el tintineo de los vasos y los gritos de la mesa faro subieron las escaleras.−Es casi de mañana−dijo Lucinda.−¿Por qué los hombres no van a casa? −Kate mantendrá el salón abierto toda la noche y todo el día de mañana.−Rose se encogió de hombros.−Dijo que la multitud de Acción de Gracias traerá algo de dinero extra. Los hombros de Lucinda se desplomaron. ¿Cuánto tiempo más hasta que pudiera meterse en la cama y finalmente encontrar unas horas de sueño? Rose abrió una puerta y tiró de su manga.−He terminado por la noche. Puedes entrar y compartir mi cama. Un diente frontal roto se iluminó cuando ella soltó una risita.−No pensé en decir eso otra vez esta noche. La sangre corrió a las mejillas de Lucinda, y volvió la cara. Se sentó en el borde de la cama. Al igual que la habitación de su madre, esta no tenía otro lugar donde sentarse. El sonido del agua salpicando la hizo mirar hacia arriba. Rose metió un trapo en el lavabo y se lo pasó por la cara. Debajo de una pesada máscara de rojo, apareció una cara pálida. Por más que lo intentó, Lucinda no pudo dejar de mirar, incluso cuando Rose se volvió y la miró. Siempre había pensado en Rose como la amiga de su madre. Bueno, no amiga, en realidad, pero alguien que Página 5 de 114 Traducción: AngieE32018

compartía su historia. Ahora, después de verla sin el colorete, se dio cuenta de que Rose apenas tenía más de quince o dieciséis años. Pero donde Lucinda era desgarbada y todavía con el pecho plano, Rose era elegante y agradablemente redonda. La expresión cansada en sus ojos decía que había visto y hecho cosas que Lucinda solo había escuchado a través de la protección de puertas cerradas.

En tres o cuatro años, esta podría ser yo. El pensamiento la recorrió,

sacudiéndola.

−¿Qué?−Preguntó Rose, con una mano apoyada en su cadera. Lucinda apartó su mirada.−Nada. −¿Nada?−Rose sacudió el agua hacia ella.−Entonces, ¿por qué me estás mirando como si fuera una vaca con dos cabezas? −Es solo que...−Una gota de agua corrió por el mentón de Lucinda, y ella lo limpió.−Eres hermosa. Rose rió, no la risa falsa que Lucinda había escuchado usar para atraer a los hombres, sino una risa profunda que fluía sobre ella como una lluvia limpiadora. −Gracias, cariño−dijo Rose.−Eres un verdadero amor.−Entonces su sonrisa se atenuó, y ella negó con la cabeza.−Tu madre no debería haberte traído aquí. Este agujero infernal no es lugar para ti. El borde de la cama se clavó en las manos de Lucinda cuando ella cerró sus dedos alrededor de él. Mantuvo su mirada enfocada en sus nudillos.−Lo sé−Miró a Rose, luego se alejó.−No es un lugar para ti ni para ninguna otra mujer tampoco. −Me quedaré solo hasta que gane lo suficiente como para comenzar una nueva vida−dijo Rose. Una sensación de ardor se extendió por la garganta de Lucinda hasta que se asentó en su estómago. Había escuchado esas palabras antes. De hecho, su madre las había dicho en cada ciudad, en cada nuevo burdel, y todas las noches Lucinda tenía que esperar afuera de su habitación.

No lo ha dicho en mucho tiempo. Se dio cuenta de que su madre había

dejado de hablar sobre salir. Ahora ella solo estaba preocupada por obtener suficiente whisky y láudano para sobrevivir a la noche.

Página 6 de 114 Traducción: AngieE32018

−Vamos.−Rose se deslizó fuera de su falda colorida y corpiño apretado y se paró frente a ella en un cambio transparente.−Vamos a la cama. −Um−Lucinda cerró los ojos de golpe. La idea de compartir la cama con Rose la hizo sentir incómoda. De alguna manera, se sentía diferente de compartir la cama con su madre.−Creo que iré a ver si mamá ha terminado de entretenerse por esta noche.−Escapó de la habitación antes de que Rose pudiera detenerla. Mientras caminaba por el pasillo, ignoró los ruidos (ronquidos, gruñidos y gemidos) que venían de detrás de las puertas lo mejor que podía. Se detuvo frente a la habitación que compartía con su madre y presionó su oreja contra la puerta. Nada. Sin gruñidos, sin respiración pesada, ni siquiera los ronquidos de borrachera de su madre. Lucinda dejó escapar un suspiro. Tal vez su madre había dejado de trabajar para pasar un tiempo con ella. Quizás ya la había estado buscando, abrió la puerta un centímetro a la vez, lista para detenerse y retirarse si un cliente todavía estaba con su madre. Todo se mantuvo en silencio. Se deslizó en la habitación. La repugnante mezcla de licor rancio, sudor y perfume barato golpeó su nariz. Lucinda se atragantó y cruzó la habitación para abrir la ventana. En la tenue luz, casi tropezó con un par de botas. La lámpara de aceite en el tocador con botaduras parpadeó y se oscureció a medida que el aceite en el depósito ardía bajo. Lucinda se volvió y miró a su madre. Lilly yacía en la cama, la colcha violeta se revolcaba a su alrededor, los volantes rojos de su falda se habían deslizado hasta un muslo, revelando una de sus ligas. Una botella de whisky se le había escapado de la mano y derramó su contenido en el suelo. Rápidamente, Lucinda cruzó la habitación y recogió la botella. Estaba vacía ahora de todos modos. Página 7 de 114 Traducción: AngieE32018

Cuando se enderezó, su mirada se posó en un frasco vacío que sostenía la mano de su madre. Arrugó la nariz al percibir el fuerte olor a láudano. No otra vez. Ella suspiró. Esta noche no hablaría con su madre. Su madre pasaría Acción de Gracias flotando en un entumecido letargo, dejando atrás a Lucinda. Arrastró las mantas sobre su madre. Cuando los colocó a su alrededor, la piel fría rozó sus dedos.−¿Mamá?−Susurró Lucinda. Se inclinó más cerca. Su madre no se movió. No respiraba El terror abrazó a Lucinda, apretando hasta que ella tampoco pudo respirar. −¡Mamá!−Sacudió el hombro de su madre.−¡Mamá, por favor! suelo.

El frasco vacío se deslizó debajo de una mano flácida y rodó por el Con dedos temblorosos, Lucinda se tomó el pulso. Nada.

Se llevó una mano a la boca y se tragó un sollozo. Cuando sus rodillas amenazaron con ceder, se dejó caer al suelo y apoyó la espalda contra la cama.−Señor, mamá, ¿qué hiciste? ¿Qué hiciste?−El entumecimiento se extendió a través de ella, como si ella, no mamá, hubiera bebido el láudano, se frotó los ojos ardientes, pero no lloró. Cuando el sol se asomó por el horizonte, Lucinda luchó por ponerse de pie. Se quedó mirando a su madre, luego levantó una mano y arrastró un dedo sobre las mejillas pintadas y las cejas pintadas, un toque que su madre no había permitido cuando estaba viva. Fuera, una puerta se cerró de golpe. Lucinda se estremeció. Se enderezó, se alejó de su madre y fue a decirle a Kate. v

Kate leyó vacilante, tropezando con una palabra de vez en cuando, finalmente, ella dijo "amén" y cerró la Biblia. Soltando sus labios, Lucinda murmuró "amén" también. Sabía al menos gran parte del Padrenuestro de asistir a otros funerales. El mes Página 8 de 114 Traducción: AngieE32018

pasado, Fanny, que tenía la habitación contigua a la suya, había sido asfixiada por un cliente. Ahora media docena de las chicas del burdel se habían levantado de la cama para despedirse de Lilly, pero no había ningún pastor presente. Se había negado a enterrar a Lilly en el suelo sagrado del cementerio, por lo que Kate le había pagado a alguien para cavar una tumba cerca de una encrucijada solitaria a las afueras de la ciudad. Lucinda miró la cruz de madera en la tumba de su madre. Como no podía permitirse una lápida de granito, alguien había tallado el nombre de su madre en una simple cruz. Ahora la madera contenía dos de las pocas palabras que Lucinda podía leer. Lilly Hamilton. ¿Era ése incluso el verdadero nombre de su madre? Lucinda no estaba segura. La mayoría de las mujeres en los burdeles no usaban sus nombres reales, por lo que había muchas Daisy, Rosas y Lirios en los salones, casas y los burdeles. Si alguna vez su madre había sido llamada por otro nombre, fue olvidado por largo tiempo. Una mano en su hombro hizo que Lucinda se sacudiera. −¿Qué vas a hacer ahora?−Kate preguntó. Pasó su brazo por el de Lucinda y las dirigió hacia el burdel. Lucinda clavó sus dientes en su labio.−No lo sé. −¿No tienes parientes que te puedan recoger? −No.−Su padre era uno de los muchos clientes sin rostro que habían compartido la cama de su madre, y Lucinda nunca había conocido a sus abuelos. Estaba sola ahora. Su vientre se estrechó en una bola de ansiedad ante la idea. Alrededor de la curva, la fachada de ladrillo naranja del burdel apareció en su línea de visión. −¿Cuántos años tienes ahora?−Kate preguntó. −Acabo de cumplir doce años. Kate la estudió como un lado de tocino que quería comprar.−Puedes seguir, ya sabes. Con un poco de colorete y algo de algodón en el corsé, podrías ser bastante guapa. Página 9 de 114 Traducción: AngieE32018

Lucinda la miró fijamente, se fijó en la sombría cara de la señora, los delgados labios doblados como si estuviera probando constantemente algo amargo. El colorete no podía ocultar los vasos sanguíneos rotos en la nariz y las mejillas regordetas de Kate.−No−se atragantó Lucinda por la garganta. No, eso no. Nunca eso. Kate se encogió de hombros.−Haz lo que quieras. Pero no vuelvas llorando cuando te des cuenta de que una chica sola no va a llegar muy lejos. v

Lucinda empacó su único vestido y puso el cepillo en su bolsa de viaje, pero dejó la botella de perfume de su madre. Cuando cerró la bolsa, su mirada cayó sobre el espejo en el tocador de su madre. Un cliente había roto el espejo hace unos meses, pero Lilly no tenía el dinero para reemplazarlo. Afuera, los caballos corrían junto al burdel y los jinetes gritaban, tratando de ganar el concurso de Acción de Gracias. Ella conocía a muchos de los jinetes. Más que unos pocos eran clientes habituales, y siempre había envidiado la libertad que ser hombres les daba. Nadie hablaba mal de ellos por visitar el burdel. Nadie los criticó por correr caballos o hacer lo que quisieran.

Una chica sola no llegará muy lejos. Las palabras de Kate resonaron

en su mente.

Sabía que Kate tenía razón. ¿Qué opciones tenía para sobrevivir? No sabía leer ni escribir y no tenía talento para la costura. Lo único en lo que ella era buena era cuidar de los dos caballos que Kate guardaba en el establo de la ciudad. Pero nadie contrataría a una chica para trabajar en un establo. Los mozo de cuadras solo eran,—chicos.

Una chica sola. Pasó sus manos por sus largas trenzas negras. Años atrás, algunas de las prostitutas más jóvenes se habían burlado de ellas, peinando el cabello de Lucinda como si fuera una muñeca. Si bien le había gustado la atención, nunca había sido tan aficionada a su largo cabello. roto.

Y si...? Se recogió el pelo detrás de la cabeza y se miró en el espejo Página 10 de 114 Traducción: AngieE32018

Sin permitirse tiempo para reconsiderar, tomó un par de tijeras. Los mechones negros cayeron sobre el tocador, y se imaginó quitándose el dolor, la ira y la vergüenza de su pasado con ellos. Cuando terminó, separó los mechones de cabello del espejo y miró al chico delgado y pálido que la miraba. Tocó la piel desnuda de su cuello y deslizó sus palmas por su pecho plano. ¿Podría esto realmente funcionar? ¿Sería capaz de hacer creer a la gente que era un chico? Intentó una pose masculina, con los pulgares metidos en los bolsillos imaginarios del chaleco, pero parecía estar fuera de lugar porque llevaba un vestido. Se le ocurrió otra idea y la hizo sonreír. Cuando miró hacia abajo, el chico en el espejo respondió con una sonrisa. Abrió el baúl de su madre. Debajo de botellas de whisky medio vacías, encontró la camisa y los pantalones de un hombre. A uno de los clientes de su madre le había gustado que Lilly se disfrazara de chico. Después de deslizarse el vestido sobre su cabeza, se metió en los pantalones, los subió y enrolló las piernas demasiado largas del pantalón, la pretina estaba demasiado suelta, por lo que agradeció los tirantes que sostenían los pantalones en sus estrechas caderas. La camisa era demasiado ancha en los hombros, pero ocultaba cualquier forma femenina que tuviera. Miró al espejo otra vez, parpadeó y negó con la cabeza ante su imagen. ¡Este soy yo! Se sentía como si se viera a sí misma por primera vez. Su mirada recorrió la habitación, tomándolo todo por última vez, luego recogió su bolso, dio media vuelta y se alejó. v

La puerta se abrió justo cuando Lucinda quería dejar de llamar. Una Rose soñolienta, envuelta en una bata corta, parpadeó.−Por el amor de Dios, es la mitad del día. Vuelve esta noche. Ya cerrando la puerta, preguntó:−Además, ¿no eres un poco joven para estar con una mujer? −¿Qué?−Casi demasiado tarde, Lucinda extendió sus manos y detuvo la puerta para que no se cerrara.−Oh. No, no. No es por eso... Rose, soy yo. Página 11 de 114 Traducción: AngieE32018

La puerta se abrió con un ruido tan brusco que Lucinda entró tambaleándose en la habitación. Rose la atrapó, luego la sostuvo con los brazos extendidos y la miró fijamente.−¿Lucinda? Asintió y, tratando de hacer que su voz sonara firme como la de un chico, agregó:−Supongo que deberías usar otro nombre ahora. Llámame...Luke. −¿Luke?−La frente de Rose se contrajo.−¿Qué estás haciendo? La camisa desconocida se deslizó contra su piel mientras enderezaba los hombros.−Comenzando una nueva vida. −¿Como un chico?−Las cejas cuidadosamente cuidadas de Rose se arquearon. −Se siente bien. Rose dejó que su mirada vagara por el cuerpo de Luke, haciendo que se sonrojara.−También se ve bien−dijo sacudiendo la cabeza.−Excepto... −¿Qué?−Luke miró por debajo de su cuerpo pero no pudo encontrar nada mal. Por lo que ella podía ver, se parecía a cualquier otro chico de doce años en Galena. −Bueno, te estás perdiendo algo. Luke alisó su palma sobre la parte posterior de su cuello y su cabello.−¿Te refieres a un sombrero? −Eso también.−Sonriendo, Luke.−Quítate los pantalones.

Rose

miró

por

el

cuerpo

de

El calor manchó las mejillas de Luke.−¿Qué? No. ¿Por qué?−Colocó sus manos alrededor de los tirantes, sosteniéndose con fuerza. Rose puso los ojos en blanco. Se dio la vuelta, buscó algo en su tocador, y luego se acercó a Luke. Antes de que Luke pudiera reaccionar, Rose se metió la mano por los pantalones. −¡Rose!−Luchó por escapar, pero Rose era más fuerte.−¿Q…qué estás haciendo? −Cálmate. No estoy dispuesta a lastimarte. Allí.−Finalmente, Rose retiró su mano. Cuando miró hacia abajo en el lugar entre las piernas de Luke, ella asintió con la cabeza. Página 12 de 114 Traducción: AngieE32018

Con el corazón aún martilleándole contra las costillas, Luke siguió la mirada de Rose hacia abajo. Un objeto blando cargó el material en la entrepierna de sus pantalones. Luke lo tocó con cuidado. Las puntas de sus orejas ardiendo.−¿Q…qué es eso? −No te preocupes−Rose se rió.−No morderá tus partes privadas−Solo algunas medias enrolladas. Ahora puedes pasar de chico. Negó con la cabeza y miró a Luke.−Y bastante guapo, además. Más calor inundó las mejillas de Luke, y ella se frunció el ceño. Los

chicos no se sonrojan por cosas como esta. Si quieres que esto funcione, será mejor que dejes de actuar como una niña. −¿Entonces te vas a ir?−Preguntó Rose. Luke asintió.−Trataré de ser contratado como mozo de cuadra.

−Seguro que supera la única otra opción,−Rose murmuró.−Pero vas a envejecer. Tu pecho crecerá, y comenzarás tus maldiciones mensuales, ¿Qué harás entonces? La madre de Luke le había hablado de estas cosas, pero de alguna manera, imaginarse a sí misma como una mujer era más extraña que usar ropa de hombre. Pasó sus dientes frontales sobre su labio inferior.−Pensaré en algo−Tendió su mano.−Adiós, Rose. En lugar de tomar su mano, Rose la abrazó para darle un pequeño abrazo.−Cuídate−susurró.−Me alegro de que te vayas de aquí. Por lo menos hay algo para estar agradecidos en el día de Acción de Gracias. −Podrías venir conmigo−dijo Luke. Con Rose a su lado, dejar el burdel y Galena no sería tan aterrador. Ella imaginó ganar suficiente dinero para comprar un pavo para las dos el próximo Día de Acción de Gracias. −No creo que mi pecho sea tan fácil de esconder.−Rose levantó un lado de su boca en una sonrisa torcida. −No tendrías que hacerlo−Luke hizo un gesto hacia abajo de su cuerpo, hacia la ropa de los hombres.−Podría cuidar de ti. La media sonrisa de Rose se convirtió en una verdadera sonrisa.−Gracias cariño. Ya eres todo un caballero. Por mucho que odie vivir aquí, no creo que esté hecho para una vida como la que estás planeando. Siempre escondida...−Ella negó con la cabeza. Página 13 de 114 Traducción: AngieE32018

Luke asintió, pero extrañamente, no sintió como si estuviera escondida. Por primera vez en su vida, no estaba agachando la cabeza. Mientras bajaba las escaleras, dirigiéndose a la puerta de entrada en lugar de escabullirse por la parte de atrás, algunos clientes seguían de pie junto a la barra con marcas de salpicaduras de escupitajos, celebrando el Día de Acción de Gracias a su manera. Luke esperaba que un día ella también tuviera algo por lo que estar agradecida.

Página 14 de 114 Traducción: AngieE32018

2

Página 15 de 114 Traducción: AngieE32018

Agarrando un Clavo Ardiendo Serie Oregón Libro 0.75

Por Jae En esta precuela de "Backwards to Oregón" para los ciudadanos más honestos de Independence, Missouri, Tess Swenson es simplemente la señora de un burdel. Pocas personas saben que ella también es propietaria de un establo y de otras empresas exitosas, y a Tess le gusta así. Puede controlar a sus empleados sin tener que luchar con su teatro solo porque el jefe está de visita. En una de sus inspecciones secretas, hace un descubrimiento sorprendente.

Página 16 de 114 Traducción: AngieE32018

Independence, Missouri 15 de junio de 1847 Un tridente de paja sucia y bosta seca de caballos casi la golpean en la cara. −¡Oye!−Tess se aplastó contra uno de los puestos.−¡Mira dónde arrojas eso! Willie, el mozo de cuadra, la rozó con una mirada indiferente.−Lo siento−dijo, sin siquiera intentar sonar como si lo dijera en serio. Sin volver a mirarla, continuó vaciando los puestos. Los dedos enguantados de Tess se apretaron en un puño. Esta no era la primera vez que Willie la trataba tan groseramente. Nunca fue a buscar su caballo, nunca la ayudó a subir o bajar de la silla, ni siquiera la saludaba cuando entraba en el establo. Sabía que, como mujerzuela, no tenía forma de imponer un trato más respetuoso. O eso pensó. Una sonrisa curvó los labios de Tess mientras caminaba por el pasillo central entre dos filas de puestos. Poco sabe que soy yo quien paga su salario. Pasó por uno de los puestos, y su mirada se posó en el abrevadero; en lugar de agua fresca y clara, se encontró con pedazos de paja y estiércol a la deriva en un lodo turbio.

Parece que no tiene más respeto por los caballos que por mí. Ella envió una mirada aguda al joven. Tonto. Su próxima parada sería la oficina de su socio comercial. Antes de que terminara el día, Willie sería un tonto desempleado.

Esto solo fue el colmo. Había hablado con Abrams sobre el descuido de Willie antes, pero cualquier acción que adoptara Abrams aparentemente no había sido suficiente para cambiar la ética de trabajo de Willie. Tess continuó por el pasillo, comprobando el estado de los caballos y puestos. Muchos de los puestos estaban vacíos. Los negocios iban lentos, y no solo para el establo, sino también para el burdel. Las masas de emigrantes que se dirigían al Oeste habían dejado Independence semanas Página 17 de 114 Traducción: AngieE32018

atrás, y los soldados estacionados en el cercano Fort Leavenworth seguían combatiendo en México. Una imagen de severos ojos grises brilló en su mente, y Tess envió una rápida oración a todo Dios que pudiera estar dispuesto a escuchar a una puta. Por favor, mantén a Luke a salvo. Luego apartó el pensamiento. Su vida no tenía lugar para los sentimentalismos. Extendió una mano para abrir el puesto de su yegua cuando algo llamó su atención. En el puesto vacío junto a ella, justo al final del pasillo, la paja crujió.

Probablemente sea solo un ratón robando maíz para la cena. Pero el hormigueo de advertencia en la parte posterior de su cuello mantuvo su mano suspendida sobre la puerta del establo. Tess había aprendido a confiar en sus instintos.

¡Ahí! El murmullo sonó de nuevo. Algo raspó contra la pared de madera. Tess se puso tensa. El pequeño revólver bajo sus faldas de montar descansaba confortablemente contra su muslo. La yegua de Tess movió las orejas en dirección a los sonidos, pero no pareció alarmada. Cualquier cosa que se movía en ese puesto, la yegua estaba familiarizada con eso.

Tal vez solo un gato. Tess dio dos rápidos pasos y miró por encima de la puerta del establo. Los ojos que la miraban no pertenecían a un gato. En un rincón del establo, una mujer joven estaba acurrucada detrás del comedero. La mano de Tess revoloteó hacia su pecho. Abrió la boca para un grito de sorpresa. ir.

−No−susurró la joven.−Por favor. No me delates. No tengo adónde

Página 18 de 114 Traducción: AngieE32018

−¿Así que estás viviendo en mi establo, robando comida de los caballos?−Tess señaló la zanahoria pardusca apretada en la mano de la chica. La chica bajó la cabeza. Una masa de pelo rojo fuego escapó de debajo de una red Sunbonnet (sombrero, por lo general atar debajo de la barbilla) curtido por el clima y cayó como una cortina alrededor de su rostro. Las botas pesadas caminaban hacia ellas.−¿Con quién estás hablando?−Willie gritó por el pasillo. La cabeza de la chica voló hacia arriba. Ella miró a Tess con los ojos muy abiertos. Sus labios carnosos formaron un silencioso−Oh, no. Tess tranquilamente se dio la vuelta.−Solo hablo conmigo misma. Ya sabes cómo somos las mujeres. Willie escupió su tallo de paja y gruñó de acuerdo. Con una última mirada por encima de su hombro, agarró las manijas de la carretilla y la empujó fuera del establo. Cuando desapareció a la vuelta de la esquina, Tess se giró y le hizo señas a la chica pelirroja que aún se aferraba al comedero.−Sal de ahí, chica. −Por favor, no me eches−dijo la chica. No se movió de su escondite.−Solo una noche. Prometo que me iré por la mañana. −¿Y entonces?−Tess preguntó.−¿A dónde vas a ir?−Negó con la cabeza. ¿Qué te importa? ¿No tienes suficientes chicas de las que

preocuparte?

Delgados hombros cayeron por un momento y luego se enderezaron.−No lo sé, pero encontraré la manera−La determinación brilló en sus ojos.

Encentrar una manera...En una ciudad como Independence, no había

muchas maneras para que una mujer sobreviva sola. Tess lo sabía mejor que nadie. A lo largo de los años, había aceptado a más mujeres jóvenes en su suerte de las que podía contar.

Pero no ahora. Por el momento, no podía permitirse alimentar a otra

boca hambrienta.

La chica se movió y se levantó a medias desde detrás del comedero. Página 19 de 114 Traducción: AngieE32018

La mirada de Tess cayó sobre su vientre hinchado. Oh Señor. Ella suspiró. Que sean dos bocas hambrientas. Por un momento, se preguntó cómo la joven, embarazada y completamente sola, había llegado a Independence. La forma en que hablaba le dijo a Tess que había crecido en una familia acomodada en el Este. Incluso la ropa desgastada y la mirada hambrienta en los ojos de la chica no podían ocultar sus modales y buena educación.

La misma vieja historia, Tess pensó y suspiró. Apuesto a que su familia la echó cuando descubrieron que tendría un hijo fuera del matrimonio. Las manos de aspecto suave y protector cubrieron su vientre cuando la chica notó dónde estaba mirando Tess.−Dijiste 'mi establo'. ¿Eso significa que eres la dueña de todo esto?−El temor y el escepticismo se mezclaron en su voz. Tess asintió cansada. Me pregunto si llegará el momento en que las

personas no levanten las cejas ante la idea de que las mujeres sean dueñas de un negocio. La chica se acercó más pero se quedó fuera del alcance de la mano.

¿Qué te pasó para que dejaras de confiar en las personas a tu corta

edad? Tess se preguntó en silencio. Últimamente, había pensado que

después de trabajar en burdeles durante tantos años, había perdido la capacidad de preocuparse por otras personas, pero primero Luke y ahora esta joven estaba mostrando su error. Sin embargo, sabía que no debía preguntar sobre el pasado de la chica. Tal vez por eso la chica había venido al Oeste. La gente aquí tendía a hacer menos preguntas. −Si tienes el establo−la chica la miró, con la esperanza bailando en sus ojos,−Entonces tal vez necesites que alguien barra el piso y... −Chica−dijo Tess−Aunque necesito nuevo mozo de cuadra, este no es un trabajo para una mujer, especialmente no para una mujer que está encinta−Los ciudadanos de Independence nunca aceptarían que una mujer cuidara de sus caballos, y el negocio se estaba por el suelo como estaba. −Entonces tal vez… Tess.

−El único trabajo que tengo para ofrecer no es algo que desees−dijo

Página 20 de 114 Traducción: AngieE32018

Los ojos verdes brillaron con determinación ardiente.−Haré lo que sea necesario−Las manos de la chica presionaron contra su vientre. Tess observó el pelo rojo, la cara bonita y la piel de porcelana. Debajo de vetas de suciedad y ropa remendada, la belleza estaba esperando ser descubierta. La joven traería buena fortuna para el burdel una vez que ya no estuviera embarazada.−No−le dijo Tess a la chica y a sí misma.−No cualquier cosa. −Sí−insistió la chica.−Cualquier cosa. La mirada de esperanza que descansaba sobre ella provocó la ira de Tess.−No me mires como si fuera tu salvación. ¿No sabes quién soy? ¿Qué soy? ¿No sabes por qué el chico del establo puede salirse con la suya arrojándome bostas de caballo? La chica parpadeó. −Oh, por el amor de Dios, ¿no lo entiendes? Soy una puta, niña. Tengo un burdel, y ese es el único trabajo que puedo ofrecerte−Ya tenía una cocinera y una mujer para cuidar la lavandería, ambas ex prostitutas que se habían vuelto demasiado viejas para atraer a los hombres. No podía permitirse el lujo de acoger a más mujeres que no se ganaran el sustento. Las pestañas pelirrojas bajaron, y un rubor se extendió sobre la piel clara.−Oh. Tess tragó contra el sabor amargo en su boca.−Sí. Oh. Cuando el sonrojo retrocedió, la chica levantó la mirada y miró a Tess a los ojos. No había nada de disgusto o sorpresa que Tess hubiera esperado en la mirada fija.−Todo lo que sea necesario−dijo la chica de nuevo. La culpa invadió a Tess, y de repente, ella fue quien tuvo que mirar hacia otro lado. ¿Podría realmente condenar a esta joven a una vida como la de ella? Pero, de nuevo, ¿estaba durmiendo en establos y robando comida mejor? Si alguien como Willie la encontraba, no sabía qué pasaría con la chica indefensa. Al menos si los vigilara, el bebé no nacido tendría la oportunidad de sobrevivir. firme.

Tess se acercó, y esta vez, la chica no se alejó, sino que se mantuvo

−Está bien−dijo Tess.−Pero si trabajas para mí, hay reglas involucradas−Se obligó a centrarse en ser una mujer de negocios. Página 21 de 114 Traducción: AngieE32018

−¿No robar tus cubiertos?−Una sonrisa traviesa bailó sobre la cara de la chica, luego desapareció mientras esperaba la reacción de Tess ante su ocurrencia. Tess sonrió. Ella tiene agallas. Bueno. Le ayudaría a sobrevivir la vida en un burdel.−Sé discreta−dijo Tess.−Mantener sus secretos es lo que nos da poder sobre nuestros clientes. Una lengua suelta puede hacer que te maten. La chica asintió seriamente, y Tess sintió otra punzada de culpa.−Y es mejor que no tengas ninguna noción romántica sobre enamorarte de un cliente y que te lleven a una nueva vida. Eso rara vez sucede. Una vez más, la chica asintió. Sus labios carnosos formaron una línea de aflicción, pero luego se relajaron rápidamente cuando se dio cuenta de que Tess aún la estaba mirando.

Ella va a ser buena en el tipo de trabajo que hacemos. Quizás demasiado buena. −No te preocupes−dijo la chica.−El amor no es para mí. Tess ya había oído eso antes. Luke le había dicho exactamente lo mismo cuando Tess le había advertido que no se enamorara de ella solo porque compartían una cama. −Muy bien.−Tess le dio una sonrisa triste y abrió la puerta del establo que aún las separaba.−Última oportunidad para cambiar de opinión. En lugar de responder, la chica salió al pasillo. Una de sus manos aún descansaba sobre su vientre.−Lo que sea necesario−dijo de nuevo. Tess suspiró.−Entonces vámonos antes de regrese−Agarró el codo de la chica y la sacó del establo.

que

Willie

Antes de salir a la calle, la chica hizo una pausa.−Gracias. −No me agradezcas. No estoy segura de que te esté haciendo ningún favor−Ya, Tess comenzó a arrepentirse de su decisión. La carga de la responsabilidad recaía en ella. Tal vez podría encontrar algunas tareas domésticas ligeras para la joven hasta que naciera el bebé, pero después de eso, las otras chicas no la dejarían quedarse si no entretuviera a los clientes. Las caras de los clientes habituales aparecieron ante su mente, pero ella las descartó por ser demasiado rudas. Por un momento, pensó en Luke Página 22 de 114 Traducción: AngieE32018

y luego se rió de sí misma. ¿No estás olvidando algo? No, era mejor mantener a la chica lejos de Luke. Ella no confiaba en nadie más con el secreto de Luke. Cuando se detuvieron para dejar pasar una carreta, la chica le ofreció su mano.−Nora Macauley−dijo. −Tess Swenson−Tess puso su mano en el agarre inesperadamente firme de la chica.−Creo−dijo mientras conducía a Nora hacia su nuevo hogar,−deberías usar el nombre 'Fleur'. −¿Fleur? ¿Por qué Fleur? Ciertamente no era porque sus clientes fueran refinados caballeros que hablaban francés con fluidez, pero tal vez Nora no necesitaba saber eso todavía.−Tal vez porque 'paja' no sonaría tan tentador como 'flor'−dijo y arrancó uno de los tallos amarillos del cabello de Nora. Nora sonrió.−Fleur es. Su sonrisa era contagiosa, y Tess esperaba que Nora nunca perdiera por completo el brillo en sus ojos.−Vamos. Apúrate−dijo y cruzó la calle,−Tengo un mozo de establo que despedir.

El fin.

Página 23 de 114 Traducción: AngieE32018

Página 24 de 114 Traducción: AngieE32018

El Trabajo de un Gallo Serie Oregón Libro 1.5

Sinopsis Secuela de cuentos cortos de Backwards to Oregón. Los Hamilton esperaban construir una casa en el idílico valle de Willamette con inviernos suaves, pero ahora están nevados y su gallo tampoco está haciendo un gran trabajo.

Rancho de caballos Hamilton Página 25 de 114 Traducción: AngieE32018

Baker Prairie, Oregón Diciembre 1852 Una ráfaga de viento golpeó el papel engrasado que cubría las ventanas en lugar de paneles de vidrio. La nieve descendió por la chimenea, y el fuego parpadeó y silbó. Luke cruzó la pequeña habitación y puso un nuevo tronco en la chimenea, agradecida por algo que hacer. Otra tos débil vino de su habitación. El sonido estrangulado hizo que el pecho de Luke doliera como si ella, y no Nattie, hubiera estado tosiendo y resollando durante los últimos dos días. Pensó en regresar a la habitación para vigilar silenciosamente a su hija enferma, pero sabía que no podía soportar ver que el pequeño pecho que luchaba por respirar por más tiempo. De repente, Luke tampoco pudo respirar. Las paredes de la pequeña cabaña se estaban acercando a ella. Agarró su chaqueta y corrió hacia la puerta. −¡Papá!−Amy dejó a sus animales de madera y saltó de su lugar al lado de la chimenea.−¿Puedo ir también? La niña de cinco años estaba acostumbrada a ir a todas partes con Luke, y normalmente, a Luke le gustaba tenerla cerca y enseñarle cosas nuevas. Pero no ahora, no en este clima. No se arriesgaría a que Amy también se enfermara. −No−dijo más bruscamente de lo previsto.−Hace mucho frío afuera; dile a tu madre que me ocuparé del techo−Sin una palabra más, ella escapó de la cabaña. El frío la golpeó como un maremoto, pero Luke lo ignoró y marchó hacia el establo. Dos pasos y ella se hundió hasta las rodillas en la nieve; forcejeó entre las volutas blancas, con los puños apretados en los bolsillos del abrigo. Cuando entró en el granero, media docena de caballos relincharon esperanzados. Luke se obligó a sí misma a no mirar los puestos vacíos; extendió la mano sobre la puerta del estante y pasó la mano por el hombro de Sarampión, sintiendo los huesos más prominentes que nunca.−Lo Página 26 de 114 Traducción: AngieE32018

siento, chica−susurró.−Lo siento mucho. Saldré más tarde y te traeré más musgo del bosque. Pero primero, tenía que derribar algo de nieve de los techos de la cabaña y del establo antes de que cedieran bajo su pesada carga. Los inviernos de Oregón normalmente eran suaves y lluviosos, por lo que Luke no había construido su casa con tanta nieve en mente. La pequeña cabaña no era mucho más que un refugio provisional de todos modos. Liquen crecía en las paredes de troncos, y todas las mañanas, Nora tenía que barrer hongos del piso de tierra. Luke había planeado instalar pisos de madera en la nueva y mejor casa que había querido construir durante el primer verano en Oregón. Pero ahora que el verano había pasado y que había mucho más que hacer en el rancho, no había llegado a eso.−No importa,−Jacob Garfield, cuya familia vivía en la ciudad cercana, le había dicho.−Construirás una nueva casa el próximo año. No puedes hacerlo todo de una vez. Después de todo, eres solo un hombre. Su mano callosa raspaba sus ojos ardientes. No eres hombre en absoluto. El año pasado, había encontrado la paz con ese hecho, pero ahora comenzó a sentirse como un fracaso nuevamente. Si ella fuera un hombre, tal vez podría haber construido una casa mejor, una con ventanas reales y una cocina, donde Nora no tuviera que cocinar sobre el fuego. Tal vez entonces Nattie no estaría enferma todo el tiempo. Si no tuviera que ocultar su secreto, podrían haberse establecido en la ciudad, con vecinos y un médico cerca, en lugar de vivir aislados del resto del mundo. A veces, Luke temía que Nora se sintiera sola sin ningún vecino en muchos kilómetros y sin una oficina de correos para enviar sus cartas a Tess. Las vigas que estaban sobre ella crujieron de advertencia, interrumpiendo sus pensamientos. Luke llevaba una escalera afuera, y con los dedos que se sentían congelados, usó una pala para aliviar el peso del techo del establo. La nieve se deslizó dentro de las mangas de su abrigo y cayó por su cuello mientras trabajaba, pero ella lo ignoró. Cada pala de nieve parecía pesar una tonelada, y el sudor se mezclaba con la nieve derretida en su piel. Finalmente, había liberado el techo de la mayor parte de la nieve y había vuelto a bajar. Sus brazos protestaron cuando arrastró la escalera a través de la nieve hacia la cabaña. Página 27 de 114 Traducción: AngieE32018

Más blanco flotaba a través del patio del rancho. Luke frunció el ceño y se detuvo. ¿Eso no es nieve. ¡Señor! ¿Son esas

plumas?

Luego vio las gotas de carmesí que estropeaban la traicionera inocencia de la nieve. La escalera se deslizó fuera de sus manos sin nervios; se inclinó y tocó una de las manchas, confirmando que era sangre. El miedo se apoderó de ella mientras seguía el rastro de sangre a la vuelta de la esquina. Ya sabía a dónde conducía. No. Por favor, no. No esto también. Un inusual silencio la saludó cuando se metió en el gallinero. Estaba vacío. Solo un penacho de plumas manchadas de sangre y algunas cáscaras de huevo rotas cubrían el suelo. En la percha, el gallo maltratado agitaba sus alas. Luke lo miró. La bilis se elevó en su garganta, y tragó con fuerza.−Deberías haber cuidado mejor a tu familia−dijo.−Ese es tu trabajo, estúpido gallo. El gallo sólo le cantó. −¡Maldición!−Luke le gritó. Se frotó las palmas de las manos sobre la fría cara hasta que le ardieron las mejillas. Un coyote había entrado al gallinero antes, pero eso había sido el año pasado, cuando el invierno había sido templado. Este año trajo el invierno más duro que los colonos en Oregón podían recordar. El río estaba congelado, y dieciocho pulgadas de nieve cubrían el pasto. La mitad de su rebaño y dos de sus vacas lecheras habían muerto de hambre porque no podían llegar a la hierba. Se habían quedado sin harina hace una semana, e incluso si la nieve no había bloqueado las carreteras e imposibilitado el llegar a la ciudad, Luke sabía que con los precios en alza, no podían permitirse comprar más de unas pocas libras de harina. Todo lo que ella podía hacer era esperar que la primavera llegara pronto. Tiró de la tabla que se había soltado al lado de la puerta del gallinero y se metió en la nieve. Volvió a la escalera. No había tiempo para pensar en lo que significaría perder a las gallinas o en lo que pensaría Nora cuando se enterara. El techo de la cabaña era plano, por lo que la nieve no se Página 28 de 114 Traducción: AngieE32018

deslizaría. Se apilaría más y más hasta que el techo cediera y expusiera a la familia de Luke a los elementos despiadados. La ira alimentó su fuerza, y ella paleaba salvajemente hasta que había raspado la mayor parte de la nieve de los batidos de cedro de la cabaña, luego se detuvo, todavía aferrada a la escalera, y miró la nieve, las plumas y el rastro de sangre. v

Nora empujó la puerta y se ajustó el chal sobre los hombros.−¿Luke?−llamó al mundo blanco y helado. Luke había estado allí demasiado tiempo, y Nora estaba empezando a preocuparse. −Aquí arriba−respondió Luke.−Regresa adentro. Bajaré en un minuto. Su voz sonaba extrañamente hueca, y no era solo la nieve lo que amortiguaba y distorsionaba todos los sonidos. −¿Luke?−Nora volvió a llamar, con más urgencia. Salió de la puerta y dejó que la puerta se cerrara detrás de ella. Ahora podía ver la escalera apoyada en la cabaña. Luke bajó por la escalerilla. Sus mejillas sonrojadas por el pánico.−¿Nattie...? −No, no, ella está bien−dijo Nora.−Su fiebre finalmente se rompió, y ya no está tosiendo. Va a estar...−Las palabras murieron en sus labios, y miró las lágrimas que se acumulaban en las esquinas de los ojos enrojecidos de Luke. Su corazón se desplomó.−¿Estás...estás llorando? En los casi dos años que se conocían, a través de muchos momentos difíciles, nunca, nunca, habían visto llorar a Luke. Incluso cuando uno de los caballos le pisó el dedo pequeño y lo aplastó, Luke había defendido valientemente su imagen varonil. Ella había maldecido pero nunca había llorado, hasta ahora. −No−dijo Luke y rápidamente se secó los ojos.−Por supuesto que no. Es este maldito frío. Me hace llorar los ojos. Sus intentos de ocultar sus sentimientos a Nora le dolieron tanto como ver a Luke sufrir, pero Nora lo dejó pasar por el momento. En este momento, asegurarse de que Luke estaba bien era más importante.−¿Qué pasó?−Tocó su mano con la de Luke. La suave fuerza de estas manos la había consolado y amado durante muchos meses, pero esta vez, los dedos Página 29 de 114 Traducción: AngieE32018

de Luke no se enroscaron en los suyos en comunicación silenciosa. Ellos permanecieron congelados.

¿Qué pasa? Nora estudió más de cerca a Luke. Sus ojos se

ensancharon al detectar las manchas rojas en la manga de la chaqueta de Luke.−¡Señor! Estás herido−Su interior tembló, y ella tomó la mano de Luke otra vez. −No.−Ahora los dedos de Luke se entrelazaron con los de Nora, instintivamente calmándola.−No es mi sangre. Es...−Luke cerró los ojos, y cuando los abrió de nuevo, miró hacia el gallinero. Su silencio lo dijo todo. −Las gallinas−susurró Nora.−¿Todas ellas? −Todas menos ese gallo inútil.

Nora respiró profundamente. Luego otra vez.−Bueno−dijo finalmente y forzó una sonrisa,−Apuesto a que no será tan inútil a la hora de preparar las guarniciones de pollo. Podríamos comer papas, calabaza al vapor y nabos−Eso era todo lo que quedaba en su despensa,—eso y la lata de duraznos que Nora guardaba para el cumpleaños de Luke. Sus palabras no tuvieron el efecto deseado. Luke no sonrió. Ella ni siquiera hizo contacto visual.−Tan pronto como la nieve se derrita un poco, tú y las chicas deberían mudarse a la ciudad−dijo Luke.−Estoy segura de que podrías quedarte con los Garfield por un tiempo. −¿Qué? −Solo hasta la primavera−Bajo la mirada incrédula de Nora, Luke arrastró los pies calzados con botas.−Hasta que pueda construir una mejor casa. Un suspiro formó una nube de niebla frente a la cara de Nora.−Luke, hablamos sobre esto antes. La respuesta sigue siendo no. −Pero antes, todavía no habíamos perdido las gallinas y dos de las vacas−dijo Luke. Nora todavía estaba negando con la cabeza. Ahora que había encontrado un hogar y una persona que amaba, no dejaría a ninguno de ellos.

Página 30 de 114 Traducción: AngieE32018

La nieve las roció a ambas cuando Luke pateó una de las volutas blancas con frustración.−¿Qué más debe pasar antes de que te vayas?−La normalmente suave y tranquila Luke estaba gritando ahora. −También tendrías que irte−respondió Nora con calma.−O vamos todos o todos nos quedaremos. No te voy a dejar atrás. En las buenas y en las malas, ¿recuerdas? Los ojos grises se negaron a mirarla. Luke miró la nieve y murmuró en su abrigo:−Hiciste la promesa a alguien que pensabas que era un hombre capaz de cuidarte a ti y a las chicas. −No estoy hablando de nuestros votos matrimoniales−dijo Nora. En aquel entonces, no tenía ninguna pista terrenal sobre el amor. Se había casado con Luke para darles a sus hijos un futuro mejor en un nuevo hogar; pero en algún lugar a lo largo de las dos mil millas desde Missouri hasta Oregón, se había enamorado.−¿Recuerdas el año pasado, cuando paramos los bueyes en esa colina y miramos hacia abajo en este mismo lugar? ¿Recuerdas lo que dije? La mirada de Luke vagó por la colina que ahora estaba oculta bajo la pesada capa de nieve, luego se detuvo en Nora. Por un momento, sus ojos se iluminaron con el recuerdo y una leve sonrisa tembló en sus labios.−Me dijiste que me amarías para siempre, en las buenas y en las malas, hasta el final de los tiempos. −Eso fue lo que hice. Y mientras esto,−Nora pasó el brazo por el paisaje helado,−Puede parecer un poco como los días anteriores, estoy segura de que no es así, así que mi promesa sigue siendo cierta−Extendió la mano y tocó la mejilla de Luke, sintiendo la humedad del sudor, la nieve y las lágrimas.−Luke, ¿de qué se trata esto? ¿Qué está pasando aquí?−ella deslizó su mano por la capa gruesa y la apoyó sobre un pecho atado. Dos manos frías se cerraron alrededor de Nora.−Solo quiero que estés a salvo. Sería mejor para ti y las chicas vivir en una casa real y tener harina, huevos y leche. No puedo darte eso ahora mismo−Soltó sus manos de las de Nora y miró hacia otro lado. −¿Y crees que la gente de la ciudad y de otras granjas no sufren este invierno? La mayoría de nuestros vecinos perdieron más ganado que nosotros−Hace sólo unos días, Luke había encontrado a dos de las vacas de Buchanan muertas en su pasto norte. Por lo menos proporcionaría carne para ambas familias por un tiempo.−Estas cosas están fuera de tu control. No hay nada que puedas hacer al respecto aunque fueras un Página 31 de 114 Traducción: AngieE32018

hombre. ¿O crees que Jacob o Tom serían capaces de derretir la nieve sólo con el calor de sus miradas varoniles? −Por supuesto que no−dijo Luke, pero su expresión decidida nunca cambió.

Señor. ¿Por qué tuve que ir y casarme con una persona tan cabezona? Nora luego sonrió para sí misma. Tal vez porque también es una

persona tan honorable y amorosa.

−Luke, las cosas no están tan mal. ¿Y qué pasa si tenemos que comer patatas, nabos y trigo hervido por unas semanas más? Tenemos comida más que suficiente para sobrevivir este invierno. Simplemente no será la cocina más variada.−Le dio un codazo a Luke, tratando de establecer contacto visual.−Si nos quedamos sin carne, puedes salir a cazar. Oigo que los coyotes están bien nutridos y tiernos por aquí. Los ojos grises de Luke se arrugaron cuando sus rasgos preocupados se relajaron en una tentativa sonrisa. −Y la primavera llega temprano aquí en Oregón−agregó Nora.−La nieve podría desaparecer para el Año Nuevo, y entonces todo se verá diferente. La puerta de la cabaña se abrió con un crujido.−¿Mamá, papá?−La voz preocupada de Amy se desvió hacia ellas. −Estamos aquí, Amy−dijo Nora. Amy se inclinó hacia adelante, con ambas manos agarradas a la puerta, y las miró, la parte inferior del cuerpo todavía dentro de la cabaña; le habían prohibido poner un pie fuera de la cabaña sin ellas, y Amy se lo estaba tomando muy en serio. Sus ojos se abrieron cuando vio la expresión en el rostro de Luke.−Papá, ¿estás bien? −Sí, cariño, estoy… Nora sabía lo que vendría. Había escuchado esa afirmación miles de veces antes, y aunque estaba de acuerdo en que por no preocupar a las niñas a veces valía una pequeña mentira, no quería que Luke pensara que necesitaba mentirles y fingir ser fuerte todo el tiempo.−Papá está triste porque las gallinas se han ido−dijo antes de que Luke pudiera terminar su frase.

Página 32 de 114 Traducción: AngieE32018

−¡Oh no!−La carita de Amy se transformó en un ceño fruncido.−¿Que les pasó a ellas? −Lo explicaré más tarde−dijo Nora.−Ahora regresa adentro donde hace calor. Se querida y vigila a tu hermana. Estaremos contigo en un minuto. Después de un segundo de vacilación, la puerta se cerró. Luke y Nora se quedaron paradas en la nieve, mirándose una a la otra. Más copos de nieve sacudieron los hombros de Luke, y Nora los apartó.−Eres una gran trabajadora, una madre maravillosa y el mejor marido que podría desear−dijo Nora.−Pero quiero que sepas que no espero que tengas todas las respuestas y todas las soluciones para cada problema. No pensaré menos en ti si no sabes qué hacer de vez en cuando; no tienes que ser fuerte todo el tiempo. −Pero si no lo hago… Un dedo contra los labios azulados de Luke detuvo las palabras.−Lo resolveremos juntas, ¿de acuerdo?−Tomó su mano y esperó. Luke exhaló bruscamente, y la nube que se formó se mezcló con el aliento condensado de Nora. La imagen hizo sonreír a Nora, y ella unió el espacio entre ellas y presionó sus labios en los de Luke.−¿Está bien?−Preguntó de nuevo. −Está bien−susurró Luke contra sus labios. v

Luke se apoyó en la puerta, con un brazo alrededor de Nora y observó a Nattie dormir. El movimiento rítmico de las fundas arrullaba su corazón a un ritmo más tranquilo. Finalmente, ella se permitió creer que todo estaría bien. Juró comenzar la nueva casa tan pronto como la nieve se derritiera y el suelo se secara. −Aquí, papá−dijo Amy junto a ella.−Para ti. Algo se deslizó en su mano, y Luke curvó sus dedos instintivamente alrededor de ello. Miró hacia los ojos verdes de Amy. −No estés triste por las gallinas, papá. Puedes tener uno de mis animales.

Página 33 de 114 Traducción: AngieE32018

Luke levantó el animal de madera para estudiarlo en la tenue luz de la habitación. No era solo cualquiera de los animales tallados de Amy. Sus dedos rozaron las pequeñas manchas en el flanco del caballo,−Sarampión−dijo Luke. Fue el primer animal que ella había hecho para Amy. La yegua manchada seguía siendo la favorita de todos los tiempos para Amy, y ahora Amy la había regalado para animarla. Su garganta se estrechó. Un suave apretón de Nora finalmente la empujó a la acción. Soltó a Nora y se arrodilló para estar al nivel de los ojos de Amy.−Gracias, Amy−dijo. Su voz tembló, y por un momento, se maldijo a sí misma, pero luego sintió la mano de Nora sobre su hombro.

No tienes que ser fuerte todo el tiempo, había dicho Nora. No pensaré menos de ti. −No puedo quitarte tu yegua, cariño−dijo Luke. Una de las manos de Amy se extendió, ansiosa por llevarse a la pequeña yegua, pero luego se detuvo y miró hacia adelante y hacia atrás entre Luke y el animal de madera.−Pero no quiero que estés triste. −¿Sabes lo que realmente me haría sentir mejor? −¿Un abrazo? Luke asintió.−Un gran abrazo suyo. Con un chillido, Amy se arrojó a los brazos de Luke. La calidez confiada del pequeño cuerpo de Amy hizo que Luke cerrara los ojos. Tal vez, pensó mientras apoyaba su mejilla contra los suaves rizos de Amy, tal vez realmente soy un buen "padre" y sostén de familia, debimos hacer algo bien si tenemos una hija como esta. Abrió los ojos y se encontró con la sonrisa de Nora con la suya. Por un tiempo, se olvidaron de la nieve, las gallinas y la falta de harina. Solo el amor existía en la pequeña cabaña.

Página 34 de 114 Traducción: AngieE32018

Rancho de Caballos Hamilton Baker Prairie, Oregón Abril de 1854 NORA puso la olla sobre la estufa. Mientras esperaba que el agua se calentara para poder fregar el suelo de madera, observó a Nattie desde el otro lado de la habitación. Su hija más joven estaba acurrucada en el sillón favorito de Luke, con una pizarra en las rodillas. Todavía no sabía cómo escribir, pero su tiza se movió sobre la pizarra en una buena imitación. Con su cabello negro, sus ojos verde grisáceo y el ceño fruncido de concentración en su pequeño rostro, parecía una versión de Luke de dos años y medio. −¿Dónde está tu hermana?−Nora preguntó. Hace media hora, antes de ir a barrer la habitación y lavar las ventanas, dejó a Amy con la pizarra para practicar su abecedario. Como siempre, Amy parecía haber perdido interés rápidamente. Sin levantar la vista, Nattie se encogió de hombros, y luego masculló:−Con los caballos. Era tan buena suposición como cualquiera. Nora todavía recordaba la última vez que Amy había desaparecido. Finalmente la encontraron durmiendo en el establo de uno de sus caballos de trabajos pesados. Afuera, el perro que vigilaba el gallinero comenzó a ladrar. No se trataba de los ladridos furiosos destinados a perseguir a un intruso. Nora sonrió. Reconoció el saludo del perro. Luke estaba en casa.−Silencio, oso−gritó Nora afuera. El sonido del llanto de Amy ahogó los ladridos del perro. La sonrisa de Nora se marchitó. Su corazón se tambaleó en su garganta. Ella rara vez había escuchado tales gritos de Amy. Sacó la olla de la cocina y salió corriendo. Luke se estaba deslizando fuera de la silla, un ceño fruncido en su rostro y una Amy de cara roja en sus brazos. Página 35 de 114 Traducción: AngieE32018

−¿Qué pasó?−Nora corrió y pasó sus manos sobre cada centímetro de Amy. A primera vista, no parecía herida, pero todavía estaba lloriqueando. −Se subió a la barandilla superior del corral−dijo Luke, su cuerpo temblaba. Nora le quitó una de las manos de Amy para apretar el brazo de Luke.−¿Se cayó ella?−preguntó. −No−dijo Luke.−Trató de descender sobre uno de los potros. −¿Qué?−Si bien distaban mucho de ser adulto, los potros tenían la energía impredecible de un adolescente y ciertamente no eran seguros para montar para una niña de seis años.−¿Qué pasó? −Ella fue arrojada−dijo Luke.−Viajó derecho sobre las barras del corral−El horror de esa escena se reflejó en los preocupados ojos grises de Luke. Una vez más, las manos de Nora volaron sobre la forma de su hija.−¿Te has hecho daño? Los mechones rojos se sacudieron. −Está bien−dijo Luke, pero su voz aún temblaba.−Aterrizó sobre un gran y suave parche de hierba. Le hice mover sus brazos y sus piernas y la examiné antes de dejarla ponerse de pie. No hay rasguños en ella. −Entonces, ¿por qué está llorando? −No llora porque está herida−dijo Luke. Sus manos se adhirieron para unirse a la de Nora al apartar el césped de la ropa de Amy.−Está llorando porque no le dejé volver al potro. Nora se detuvo en sus intentos de secar las lágrimas de Amy. Cerró los ojos en silenciosa incredulidad y negó con la cabeza. ¿De quién en la tierra verde de Dios saco eso? Ciertamente no de ella. Nora siempre había tenido cuidado con los caballos, incluso un poco asustada al principio. Cuando volvió a abrir los ojos, miró directamente a Luke y tuvo que sonreír. Mientras Nattie se parecía a Luke, Amy era la que había contraído la fiebre de su caballo.−Amy, sé que recuerdas lo que papá te contó sobre los caballos−Miró a Luke e hizo una pausa, esperando a que ella volviera a dar la lección. Página 36 de 114 Traducción: AngieE32018

−Los caballos parecen duros, pero se asustan fácilmente,−dijo Luke sin perder el ritmo.−Y en realidad son grandes animales, por lo que si corren y te interpones en el camino, podrían lastimarte. −Pero son mis amigos−protestó Amy, resoplando. −¿Recuerdas cómo arrollaste a Nattie cuando las dos corrían para ser las primeras en acariciar al cachorro cuando lo atrapamos?−Preguntó Luke antes de que Nora pudiera pensar en algo que decir. Nora sonrió. Dos años atrás, Luke la habría dejado manejar esto mientras se escabullía para cuidar a su caballo. Ahora toda la torpeza con respecto a los chicos había desaparecido. Luke había aprendido a razonar de una manera que un chico podía entender. Amy asintió. −Nunca quisiste herir a tu hermana, ¿verdad?−Preguntó Luke. −No.−Los ruidos fuertes casi ahogaban la respuesta de Amy antes de que finalmente se calmara lo suficiente como para hablar.−Pero ahora tiene un chichón, como tú−Señaló la nariz de Luke, pareciendo un poco celosa como si ese pequeño bulto fuera una insignia de honor. −¿Ves?−Luke se inclinó y tocó la nariz de Amy.−Así que los caballos podrían lastimarte incluso sin querer, solo porque son mucho más grandes que tú. No puedes ir a ver los caballos sin permiso. Y especialmente no montar a caballo. ¿De acuerdo? −Muy bien. −¿Promesa?−Luke extendió su mano. Con una expresión solemne, Amy puso su pequeña mano en la más grande de Luke.−Promesa. −¿Puedo ir a ver a Sarampión?−Amy preguntó tan pronto como el apretón de manos terminó. Luke intercambió una mirada con Nora, luego asintió.−Pero mantente fuera del establo. No la molestes. Cuando Amy salió corriendo para visitar a Sarampión, Nora se acercó para inclinarse a Luke, pero luego se echó hacia atrás.−Ew. Pensé que era Amy quien apestaba así, pero eres tú−En lugar de la reconfortante mezcla de cuero, caballo y Luke, ahora olía el aguijón del estiércol. Página 37 de 114 Traducción: AngieE32018

Luke pellizcó un pedazo de su camisa y se lo quitó de la piel.−Salí de la silla de montar, con la esperanza de atrapar a Amy. Supongo que aterricé en algo que olía muy mal. −Adivina−dijo Nora y la besó de todos modos.−Ahora ve a cambiarte. v

Luke respiró con cuidado por la boca cuando se quitó la camisa sucia; vertió un poco de agua en el lavabo y mojó un trapo. El hábito la hizo apresurarse a través de sus abluciones a pesar de que les habían enseñado a las chicas desde el principio que siempre tenían que tocar antes de entrar a la habitación. Aun así, una vida de vestirse rápidamente era difícil de olvidar. Ella cruzó la habitación y sacó una camisa nueva del cajón. −¡Luke!−La puerta se abrió sin previo aviso. Nora entró corriendo a la habitación. Los latidos del corazón de Luke se duplicaron. Levantó la camisa y la presionó contra su pecho atado. Nora la miró, tan sorprendida como Luke.−Lo siento−tartamudeó. −No, está bien. Solo...−Luke hizo un gesto hacia la puerta, luego hacia su estado de desvestirse.−Es una reacción arraigada, y si algo me asusta, simplemente no puedo evitarlo. Lo siento−Se obligó a sí misma a no darse prisa mientras levantaba la camisa y se la deslizaba sobre su cabeza. Nora se había ganado su confianza, y eso significaba no esconderle nada, ni siquiera su cuerpo. Brillantes ojos verdes la estudiaron, siguiendo el camino de la camisa mientras se deslizaba hacia abajo. ¿Alguna vez se acostumbraría a que Nora estudiara su cuerpo así? Hacía que su piel se calentara y hormigueara, pero al mismo tiempo, todavía se retorcía cuando Nora miraba su cuerpo con tanta intensidad.−¿Qué?−preguntó cuándo Nora continuó mirando. La mirada de Nora se alzó para encontrarse con la de Luke. La vergüenza teñía sus mejillas.−A veces, durante el día, casi olvido lo que hay debajo de tu ropa−dijo Nora, su voz baja.

Página 38 de 114 Traducción: AngieE32018

Con dedos rígidos, Luke tiró de los lazos de cuero que ataban la abertura de su camisa. Un paso resuelto llevó a Nora a cerrar la distancia. Suavemente, colocó los extremos de los lazos de la camisa en los pantalones de Luke, dejando que sus manos acariciaran el cuerpo por debajo.−No es que quiera olvidar−dijo. En los últimos años, se había vuelto realmente buena leyendo los estados de ánimo y sentimientos de inseguridad de Luke.−Sé que la mayoría de la gente lo consideraría mal−dijo Nora y se inclinó para susurrarle al oído a Luke,−Pero realmente me gusta lo que hay debajo de tu ropa. Un aliento cálido rozó su oreja, y Luke se estremeció. Extendió la mano para deslizar sus manos sobre las caderas de Nora y acercarla más. Sus labios se encontraron, y cuando Nora se apartó, estaba jadeando. −¡Oh!−Nora parpadeó, aturdida.−Estás tan distraída. Entré para decirte que Sarampión tuvo a su potrillo mientras estábamos ocupadas regañando a Amy por su pequeña aventura. −¿Qué?−Luke salió corriendo por la puerta, por una vez sin molestarse en ponerse el chaleco sobre su camisa. Algunas gallinas saltaron fuera del camino, agitando sus alas, y el gallo cantó indignado. −Lo sabía−les dijo Luke. Había sospechado que Sarampión entraría en trabajo de parto en el momento en que Luke le diera la espalda. Al igual que muchas yeguas, Sarampión prefería dar a luz cuando estaba sola. Las yeguas podían detener el proceso de parto durante días si se sentían incómodas con ser vigiladas. Corrió hacia el establo de caballos, sin esperar a Nora que se había detenido para recoger a Nattie. Una semana antes, había puesto Sarampión en el gran establo en el extremo lejano del granero, donde estaría más tranquilo. Caballos curiosos asomaron sus narices por la puerta del establo mientras Luke caminaba por el pasillo central. −¡Papá!−Amy susurró con urgencia.−¡Mira!−Había aprendido hace mucho tiempo a no gritar a los caballos, sin importar cuán emocionada estaba. Estaba agarrada a la puerta del establo con ambas manos, poniéndose de puntillas sobre un balde volteado para poder ver el establo. Página 39 de 114 Traducción: AngieE32018

Luke se detuvo junto a ella y se asomó al establo. Sus ojos necesitaron un momento para adaptarse a la tenue luz, pero luego distinguió los contornos de Sarampión, que ya estaba de pie. Ella estaba husmeando a través de la paja, frotando sus labios suaves sobre el potro que yacía tendido en la paja. −¡Mira, papá! El potro tiene el pelo rojo, como yo−Amy se removió nerviosamente en su cubo, casi tirándolo. Luke la levantó, en sus brazos. La chica se estaba volviendo demasiado grande para sostenerla así durante mucho más tiempo.−Lo veo−dijo, no tan entusiasta. Mientras que el pelaje de alazán era agradable, ella había esperado un potro de color. El primer potro de Sarampión no tenía ningún punto por lo que podía ver. Sarampión pulió suavemente a su potro. Con sus largas piernas extendidas y temblorosas, el potro finalmente se puso de pie. Luke sonrió. Un pequeño manto blanco, lleno de puntos rojizos, cubría el trasero del potro. Nora dio un paso al lado de ella, equilibrando a Nattie en una cadera; ahora cuatro pares de ojos miraban al potro recién nacido tambalearse a través del establo hasta que encontró las tetas de su madre y comenzó a mamar. El corazón de Luke cantó. Envolvió su brazo libre alrededor de Nora y la acercó a su lado. ¿Podría la vida ser mejor? −Papá−la voz de Amy rompió el cómodo silencio.−¿Puede el potro ser mi caballo? Puedo enseñarle a ser un buen caballo, como Sarampión. Sus toses sorprendidas casi hicieron que Luke tirara a la chica.−Um...−Miró a Nora. Nora le devolvió la mirada.−Cariño, tienes solo seis años. Eres demasiado pequeña para cuidar un caballo, mucho menos para entrenar a un caballo joven. Las lágrimas brillaron en suplicantes ojos verdes.

Página 40 de 114 Traducción: AngieE32018

Esa era la única cosa que Luke todavía no había aprendido: cómo enfrentar esas lágrimas de corazón roto de una de sus hijas.−Puedes ayudarme con el potro−dijo.−Y si haces un buen trabajo, en unos años, cuando el potro crezca y tenga su propio potrillo, ese será tuyo y podrás entrenarla. ¿De acuerdo?−Se había prometido desde el principio que nunca les diría a Amy o a Nattie que no podían hacer algo solo porque eran demasiado jóvenes o porque eran niñas. Los brazos de Amy se envolvieron alrededor de su cuello en un agarre estrangulado. −¡Luke Hamilton! Esa chica te tiene enredada con su dedo meñique−dijo Nora, pero su voz sonaba cariñosa, no muy regañadora. Ella miró a Nattie.−Ambas lo hacen. Luke se inclinó y la besó en la mejilla.−Las tres. −¿Papá?−Ahora Nattie estaba tirando de su manga. −¿Sí, pequeña? −Quiero bebé−exigió Nattie. El gemido de Nora hizo que Luke se riera.−¿Quieres un bebé caballo también?−repitió. Nattie negó con la cabeza. −¿Y qué?−Para Luke, a menudo era más fácil entender las necesidades e intereses de Amy que las de su hija menor. Nunca había visto a dos hermanas más diferentes. Amy rodó los ojos.−Ella quiere una hermanita porque creo que es aburrido jugar con ella. El calor se disparó en el cuello de Luke y le inundó las mejillas. Se frotó el puente de la nariz y lanzó a Nora una mirada impotente. Ahora Nora, igualmente con la cara roja, fue la que se rió entre dientes.−Eso es lo que consigues por echarlas a perder. Ahora intenta salir de esto. −Gracias−murmuró Luke. Miró a los ojos verde−grises de Nattie que la miraban expectantes.−Um... ¿Qué tal un gatito? Nora se rió tan fuerte que incluso Sarampión levantó la vista de su potrillo que amamantaba. Página 41 de 114 Traducción: AngieE32018

−¡Sssh, mamá!−Amy la tocó en el hombro.−No haga ruidos fuertes alrededor de los caballos. −Sí, mamá−estuvo de acuerdo Nattie, muy en seria; por fortuna, parecía haberse olvidado por completo de su deseo de tener una hermanita,—al menos por ahora.

Ufff. Luke se limpió la frente. Un chico era la única cosa que ella nunca

podría dar a su familia, no importa lo duro que trabajaba.

−Oye−Nora le susurró al oído.−No te pongas tan triste. ¿Crees que cualquiera de nosotras podría sobrevivir a una tercera pequeña como ésta? Vamos a tratar de criar a estas dos sin volvernos locas, ¿de acuerdo?

Tiene razón. Luke se volvió, le tocó los labios a Nora, y dijo,−Voy a

dar lo mejor de mí.

El fin.

Página 42 de 114 Traducción: AngieE32018

Página 43 de 114 Traducción: AngieE32018

El arte de fingir Serie Oregón Libro 1.75 Corto spin−off de Backwards to Oregón. Tess descubre que alguien le está robando su dinero. Ella sospecha de Frankie, una mujer que le recuerda a Luke. Pero nada es lo que parece.

Página 44 de 114 Traducción: AngieE32018

Independence, Missouri 12 de septiembre de 1856 Qué pena. Frankie Callaghan volvió a mirar las cartas que tenía en la

mano. Diez de corazones. Jack de corazones. Reina de corazones. Rey de corazones. Si ella dibujó el as, tendría una oportunidad en una escalera real.

No he tenido una mano tan buena en, bueno, para siempre. Ella

reprimió un suspiro y arrojó sus cartas.−Me retiro−les dijo a los hombres que jugaban al póker con ella. El hombre de barba gris a su derecha le dio una palmada en el hombro.−Tal vez tendrías mejor suerte en la mesa de faro, joven−.

La suerte no es el problema. Frankie no estaba aquí para ganar. Ganar

el bote con escalera real llamaría la atención, y eso era lo último que necesitaba. Al menos doblarla le dio la oportunidad de recostarse y mirar alrededor mientras el juego de póquer mantenía ocupados a los hombres a su alrededor.

Echó un vistazo hacia el bar de caoba y al hombre responsable de la visita de Frankie en Independence. Jeffrey Donovan estaba profundamente en conversación con una belleza de cabellos dorados. No era difícil adivinar que ella era Tess Swenson, la señora del burdel. Era más vieja que las otras mujeres en la habitación, y la tranquila confianza en su mirada le dijo a Frankie que esa mujer solía estar en una posición de responsabilidad. Tess Swenson se puso de pie y se ajustó el corpiño escotado revelando un cuerpo aún firme. Le hizo un gesto de asentimiento a Jeff Donovan y señaló las escaleras. Para cualquiera que lo mire, se vería como una prostituta invitando a un cliente a subir a su habitación. Frankie no era solo cualquiera, sin embargo. Su ojo entrenado notó que los gestos de Tess no eran ni seductores ni sumisos; tenían la resolución de un oficial al mando. Tess prácticamente ordenaba que Donovan fuera a su habitación.

Él no es solo un cliente para ella. Se conocen en más que el sentido bíblico.

Página 45 de 114 Traducción: AngieE32018

Tess siguió al hombre. Cuando llegó al pie de las escaleras, ella dio media vuelta. Su mirada vigilante barrió la habitación, asegurándose de que todo estaba bien con sus chicas. Frankie rápidamente desvió la mirada, no queriendo ser notada, tragó su cerveza tibia, escondiéndose detrás del vidrio hasta que Tess se dio la vuelta. El anciano al lado sonrió a Frankie.−La has estado mirando, ¿eh? Sin suerte en ese frente tampoco, joven. Frankie estaría vigilando a Tess Swenson, pero no por la razón por la que el anciano estaba pensando.

x −¿Desapareció?−Repitió Tess. Miró a su socio de negocios con los ojos entrecerrados.−¿Cómo pueden desaparecer cinco mil dólares, por segunda vez este mes? Jeff Donovan se encogió de hombros.−Cada centavo de dinero estaba allí cuando sellamos la caja, pero cuando la diligencia llegó a Salt Lake City, el dinero había desaparecido. Tess lo había entendido la primera vez que lo había dicho, pero se mordió la lengua y frenó su impaciencia. No podía permitirse el lujo de enemistarse con Donovan. Su nombre estaba en cada uno de los negocios propiedad de Tess, a excepción del burdel. No proporcionó ni la mitad del dinero ni la perspicacia para los negocios en su asociación, pero Tess no lo había elegido por eso. Tenía suficiente dinero y sentido comercial por sí misma, pero nadie en la ciudad haría negocios con una mujer, y mucho menos con la señora del burdel. Para el mundo, Jeffrey Donovan era el único propietario de un establo, una pensión, el mejor restaurante y el salón más grande de Independence, mientras Tess tiraba de las cuerdas detrás de escena. −¿Alguna idea de lo que le pasó al dinero?−Preguntó Tess, luchando por mantener la calma. −Hay muchas cosas que podrían haber salido mal entre Independence y Salt Lake City−dijo Donovan.−Veinte días es mucho tiempo. Enviar el dinero en diligencia no era exactamente seguro. Tess lo sabía. A veces, las cajas se perdían, pero dos veces seguidas era más que Página 46 de 114 Traducción: AngieE32018

una mera coincidencia.−¿Enviaste a un guardia armado para que acompañara a la diligencia como te dije? −Incluso envié dos, pero no sirvió. Para cuando la diligencia llegó a Salt Lake City, el dinero ya no estaba. −¿Qué pasa con el conductor de la diligencia y las personas que manejan la diligencia en los puestos a lo largo de la ruta?−Preguntó Tess.−¿Confías en ellos? Donovan se pasó la mano por su pelo ralo.−No los conozco lo suficientemente bien como para confiar en ellos o desconfiar de ellos.−Él la miró como un soldado esperando las órdenes de su comandante.

¿Ahora qué? Tess consideró silenciosamente sus opciones. Dirigirse

al sheriff en busca de ayuda no era una de ellas. El burdel ya era una espina en el costado del sheriff. Si echaba un vistazo más de cerca a sus negocios, descubriría que Donovan no era el único propietario. Tess no podría arriesgarse.−Pensaré en algo−dijo.−Hasta nuevo aviso, no envíe más dinero o bienes. Donovan asintió. Se quitó su chaqueta y comenzó a desabrochar los botones de sus pantalones. −No.−Tess recogió el abrigo y se lo devolvió a Donovan.−Hoy no, Jeffrey.−Había compartido su cama con Donovan antes,—no porque lo encontrara deseable de ninguna manera, sino simplemente como un medio para asegurar su lealtad. Hoy, ella simplemente no tenía el tiempo o la paciencia para complacerlo. Donovan apretó la mandíbula y se volvió a poner la chaqueta. −Es mejor si no te ven pasar mucho tiempo conmigo de todos modos−dijo Tess, tratando de aplacarlo.−No queremos que el sheriff,—o su esposa,—descubran nuestra asociación. −Bien−dijo Donovan. Tess se acercó y enderezó el cuello de su chaqueta por él, dejando que su mano recorriera su pecho por un momento.−Tendremos nuestra pequeña celebración tan pronto como encontremos el dinero−No hay nada como darle un pequeño incentivo. Escondió una sonrisa. Donovan se lamió los labios y finalmente se retiró de la habitación.

Página 47 de 114 Traducción: AngieE32018

Independence, Missouri 13 de septiembre de 1856 −Es un color encantador, Frances−dijo Sara Donovan, inclinándose sobre la mesa para echar un vistazo más de cerca al trabajo en el aro de bordado de Frankie. Frankie terminó el centro de una pequeña flor con un nudo francés e hizo una pausa, la aguja descansaba firmemente entre su dedo índice y pulgar.−Mi difunto esposo trajo la seda de bordado de su último viaje de negocios. Le encantaba sorprenderme con pequeños obsequios−dijo con una expresión grave. Frankie nunca se había casado, ni había recibido regalos de hombres, pero las tres mujeres en el salón de la señora Donovan no lo sabían. La Sra. Donovan dejó sus agujas de tejer para acariciar la mano de Frankie. −Ojalá mi esposo fuera más así−murmuró uno de las amigas de la Sra. Donovan.−Él nunca me trae nada cuando está de viaje por negocios. Las otras dos mujeres asintieron. −¿Nunca?−Frankie miró de mujer a mujer, finalmente descansando su mirada en la Sra. Donovan. Ella no estaba interesada en las respuestas de las otras dos mujeres. −Bueno, Jeffrey trajo un delantal nuevo de Salt Lake City una vez−respondió la Sra. Donovan.

Ahora se está poniendo interesante. Frankie delicadamente sorbió su

té, ocultando su agudo interés.−¿Tu esposo tiene que viajar mucho a Salt Lake City?

−No−La señora Donovan negó con la cabeza.−Apenas tuvo que viajar en los últimos años. Frankie levantó la vista de la pequeña hoja verde oliva que estaba cosiendo.−¿Espero que eso no signifique que su negocio no esté yendo bien? Página 48 de 114 Traducción: AngieE32018

−Oh, no, para nada−La Sra. Donovan levantó orgullosamente la cabeza.−Por lo que puedo ver, los negocios van bien.

Por lo que yo puedo decir. Frankie reprimió el impulso de hacer una

mueca. Hacerse amiga de Sara Donovan había sido una pérdida de tiempo.

Mientras haya suficiente dinero para gastar, no le importa de dónde viene. Apuesto a que nunca le ha preguntado a su marido sobre los detalles de su trabajo. Miró hacia la ropa bordada sin realmente verlo. Entonces, si la esposa de Donovan no tiene ni idea, tal vez debería mirar más de cerca a su amante. La pregunta es cómo. Por una vez, ser una mujer la tenía en desventaja. Con otras asignaciones, había trabajado principalmente a su favor, dándole opciones que sus colegas masculinos no tenían. Y si sus encantos femeninos llegaban a sus límites, siempre podría convertirse en Frank Callaghan. Era tan convincente en el papel del joven como cuando estaba jugando a la viuda rica. Pero deslizarse en el disfraz masculino no sería suficiente esta vez; acercarse a una prostituta para averiguar más sobre ella significaría inevitablemente compartir su cama. Y tan placentero como eso sería, Frankie, seguramente le volaría la cubierta. Miró la aguja en su mano, tratando de idear un plan.

Página 49 de 114 Traducción: AngieE32018

Independence, Missouri 14 de septiembre de 1856 Tess se envolvió el chal con más fuerza alrededor de los hombros y mantuvo la cabeza en alto, haciendo caso omiso de las miradas de la gente del pueblo que volvían a casa desde la iglesia. Hipócritas. Los hombres que ahora la estaban ignorando y que habían asentido con entusiasmo al sermón del predicador contra el pecado y los pecadores tratarían ansiosamente de compartir su cama esta noche. Con el paso de los años, Tess se había acostumbrado y había aprendido a no reaccionar, pero en el fondo, sin embargo, constantemente sufría dolores. Ella caminó, dobló la esquina en su camino a la casa del conductor dela diligencia. Para mañana, el conductor de la diligencia estaría de camino a Salt Lake City otra vez, y Tess tenía algunas preguntas que no admitían demoras. Solo sus rápidos reflejos le impidieron chocar de frente con Sara Donovan y tres de sus amigas. La señora Donovan la rozó con una mirada desdeñosa y masculló algo que Tess ni siquiera quería entender. Dos de las mujeres más jóvenes en el séquito de la señora Donovan juntaron sus cabezas y comenzaron a susurrar, sin duda compartiendo los últimos chismes sobre Tess. Luego, como todas las otras aldeanas adecuadas, cruzaron rápidamente al otro lado de la carretera. La mirada de Tess las siguió. Miró a la señora Donovan, una de sus enemigas más feroces de la ciudad. Me pregunto cómo reaccionarías si

supieras lo familiar que estoy con tu marido. O tal vez ya lo sabes, y es por eso que me odias tanto.

Justo cuando Tess quería continuar su camino, la amiga más nueva de la Sra. Donovan, una mujer de cabello castaño, esbelta y completamente ordinaria, se volvió. Tess se enderezó, preparándose para otra mirada hostil. En cambio, la extraña la miró con compasión, respeto y solo con una sonrisa.

Página 50 de 114 Traducción: AngieE32018

Tess parpadeó. Cuando volvió a abrir los ojos, la mujer había dado media vuelta y estaba alcanzando a sus amigas apresuradamente. Por un segundo, Tess estuvo casi convencida de que el momento de contacto nunca había sucedido, pero aún podía sentir la mirada de la mujer descansando sobre ella, breve como esa mirada había sido. Nadie la había mirado así en mucho tiempo. Cinco años, su mente precisa, y una imagen mental de Luke y Nora se formó en su mente. Espero que estén bien, mis amigas. Mientras estaba contenta de que Nora hubiera logrado dejar el burdel y comenzar una nueva vida con Luke, a veces las extrañaba. Pero Tess no era de las que se detienen en el pasado y en cosas que no podría tener, así que obligó a sus pensamientos a regresar al presente y a la nueva amiga de la Sra. Donovan. La mujer probablemente era nueva en la ciudad y no sabía quién— y qué—era Tess. La próxima vez que la veas,

no te mirará de la misma manera,—si ella te mira. Donovan no pasará tiempo informando sobre tu depravación. Tess levantó su barbilla. Bueno, no es como si necesitaras su aprobación. Tienes mejores cosas que hacer que preocuparte por lo que piensa la gente. Enderezando su vestido con una mano, Tess tocó la puerta del conductor del escenario.

x Más tarde esa noche, Tess bajó por el pasillo del burdel y se detuvo frente a cada puerta para escuchar por un momento. Gruñidos y gemidos vinieron de detrás de la puerta de Molly, y alguien estaba roncando en la habitación de Rose. Satisfecha de que sus chicas estaban bien, Tess continuó camino a su oficina. Había sido una tarde tranquila, por lo que Tess se había retirado mucho antes de lo habitual. Sintiéndose inquieta, había decidido subir las escaleras y escribir una carta a Nora y Luke, algo que solía hacer cuando necesitaba hablar con alguien en quien podía confiar. Abrió la puerta de su oficina y esperó hasta que sus ojos se acostumbraron a la oscuridad antes de cruzar la habitación para encender la lámpara de queroseno en su escritorio. Después de buscar unos segundos, encontró las cerillas y levantó el vidrio del tubo de lámpara Un sonido repentino le impidió encender el fósforo. Tess hizo una pausa y escuchó en la oscuridad. Página 51 de 114 Traducción: AngieE32018

Ahí estaba de nuevo. Un sonido de raspado vino justo debajo de la ventana de la oficina. Tess había llevado una vida peligrosa y había aprendido a ser cautelosa. Una prostituta no llegaba a la madura edad de treinta y seis años por descuido. Rápidamente, soltó el tubo de lámpara y se agachó detrás de su escritorio. Todo estaba en silencio; solo el sonido de su propia respiración hacía eco en los oídos de Tess. Supongo que me estoy imaginando cosas. Estaba a punto de levantarse de detrás de su escondite cuando el sonido de raspado volvió a aparecer. Tess se congeló y contuvo el aliento. Metal rayado sobre la madera. Lentamente, la ventana pequeña de la oficina se abrió forzadamente. Tess se presionó contra el escritorio. Su mano se disparó y alcanzó la Deringer de Filadelfia escondida en una de sus ligas. Botas golpearon el suelo cuando un intruso se deslizó por la ventana y aterrizó a solo un metro de ella. Tess no le dio tiempo para orientarse. Tenía que aprovechar los pocos segundos que sus ojos necesitaban para adaptarse a la oscuridad en la oficina. Saltó desde detrás del escritorio y ladeó el martillo de su arma. Un fuerte clic resonó en la oficina. El intruso se quedó inmóvil. −No sé quién eres, ladrón, pero si mueves un músculo, estarás muerto−dijo Tess. Su voz era tan dura e inquebrantable como el cañón que apretó contra el costado del intruso. Lentamente, el intruso levantó sus manos, mostrando a Tess que estaba desarmado. Él no habló, y su espalda evitó que la luz de la luna cayera en la oficina, por lo que Tess no tenía idea de quién era. −Enciende la lámpara para que pueda verte la cara−dijo Tess, asintió con la cabeza hacia la lámpara de queroseno en el escritorio.−Movimientos lentos. Las manos del intruso no temblaron mientras encendía la lámpara y levantaba la mecha. Página 52 de 114 Traducción: AngieE32018

La luz parpadeante reveló la cara de un extraño. Si Tess alguna vez lo había visto antes, no lo recordaba. No se culparía a sí misma. No había nada memorable sobre el hombre. Todo en él era normal: su altura, su complexión, su ropa e incluso el cabello castaño que sobresalía de debajo de su sombrero.−¿Quién eres?−Tess alentó una respuesta agitando el Deringer hacia él. −No soy un ladrón−dijo el intruso. Incluso su voz era normal, ni profunda ni aguda. −¿Oh enserio? Podrías haberme engañado.−Por alguna razón, Tess no se sintió amenazada por el intruso, pero de todos modos se mantuvo en guardia.−Para alguien que no es un ladrón, eres tremendamente bueno escalando balcones e irrumpiendo en casas. El intruso asintió como si Tess le hubiera hecho un cumplido.−Gracias−dijo, el humor coloreando su voz.−Esta es la primera vez que me atrapan. Eres terriblemente buena también. −Eso es lo que dicen todos los visitantes que vienen aquí−respondió Tess.−Sin embargo, la mayoría de ellos tiene la decencia de cruzar la puerta.−Levantó el Deringer un poco, ahora apuntando justo entre sus ojos.−¿Quién eres y qué quieres? No hubo respuesta. −Si no quieres responderme, tal vez serás más hablador con el sheriff−dijo Tess. El extraño sonrió como si supiera que ella no llamaría al sheriff. Poniéndose impaciente, Tess dio un rápido paso hacia adelante y se quitó el sombrero de la cabeza con la mano libre, revelando más de su rostro. ¡Conozco esta cara! Nunca olvidaba una cara era parte de lo que había asegurado la supervivencia de Tess todos estos años. Trató de recordar dónde lo había visto antes. ¿No era él uno de los hombres que

jugaban al póker con el doc. a principios de esta semana?

Tess se acercó para estudiarlo, cuidando de no darle la oportunidad de quitarle el arma. Empujó el hocico bajo su barbilla, forzándolo a levantar su cabeza y mirarla. Sus miradas se encontraron. Tess jadeó y dio un paso atrás.−¡Eres tú!−Los ojos marrones podrían haber sido poco comunes en lo que respecta a su color, pero algo en la Página 53 de 114 Traducción: AngieE32018

mirada del extraño no era normal. Tess lo identificó de inmediato, incluso cuando su mente lógica le dijo que era imposible. Esta es la mujer que salió

a caminar con la Sra. Donovan.

El misterioso extraño cambió de un pie a otro. La exclamación de Tess y su mirada desorbitada habían logrado lo que el Deringer no pudo: hacer que él,—o ella,—se pusiera nervioso.−¿Qué quieres decir? −Te vi−dijo Tess. El extraño se encogió de hombros.−Muy bien. Sí, he visitado tu establecimiento antes. Jugué al póker con algunos... −No.−Tess cortó su mano en el aire.−Te vi con Sara Donovan, llevabas un vestido. −Oh, te refieres a Frances, mi hermana gemela−El extraño se rió, pero para el oído entrenado de Tess, sonaba falso y nervioso. Tess dudó. Es la explicación más lógica. Aún así, no se sentía bien.

Una hermana gemela podría tener la misma altura, el mismo cabello y los mismos ojos marrones, pero no me miraría con la misma expresión, no. Ella negó con la cabeza. Eran los ojos que la miraron con respeto

mientras que Sara Donovan le lanzaba desdeñosas miradas.−No puedes engañarme−dijo ella.−He conocido a otros como tú. −¿Otros como yo?−El extraño inclinado su—o ella—la cabeza. −Mujeres que hombres,−dijo Tess.

prefieren

vivir

sus

vidas

disfrazadas

de

El extraño la miró.−No sé de lo que estás hablando. No soy una mujer, eso es ridículo. −¿Lo es?−Tess se acercó, cuidando de mantener la pistola apuntando al desconocido. −Sí, es completamente... Tess no escuchó. Su mano libre se disparó y presionó contra el pecho del extraño. Con un sonido de sorpresa, el extraño trató de saltar hacia atrás y escapar de la mano de Tess, pero Tess fue demasiado rápida. Los dedos diestros de Tess se deslizaron debajo de la chaqueta−Bueno, este es definitivamente el mejor pecho que he sentido en Página 54 de 114 Traducción: AngieE32018

un hombre−dijo, un poco sin aliento por su lucha. Apretó suavemente el pecho unido debajo de la camisa. El extraño se congeló, su pecho se agitó bajo la mano de Tess. −¿Tess?−La voz de Molly llegó desde el pasillo. Sus pasos se acercaron.−Ese bastardo Billy se niega a pagar y... Tess se giró y gritó:−¡Aléjate!−No quería que una de sus chicas se involucrara en una situación potencialmente peligrosa.−Estaré allí en un... Fuertes manos empujaron a Tess hacia atrás. Negándose a soltar el arma, Tess no pudo romper su caída con la mano más cercana al escritorio. Su cadera colisionó con el borde del escritorio. El dolor la atravesó. Apretando los dientes, Tess giró en redondo, con la pistola lista para enfrentar otro ataque. Nunca vino. El lugar donde el extraño se había detenido estaba vacío. −¡Maldición!−Tess corrió a la ventana aún abierta. Un cliente borracho se tambaleó calle abajo, pero el misterioso extraño no estaba por ninguna parte. −¿Tess?−Molly volvió a llamar.−¿Todo está bien? Tess suspiró. No. Nada en su vida parecía estar bien ya. Alguien estaba robando su dinero, y ahora esta extraña mujer había entrado en su oficina. Tess cerró la ventana y entró en el pasillo.−Todo está bien, mol.

Página 55 de 114 Traducción: AngieE32018

La pensión de Donovan Independence, Missouri 15 de septiembre de 1856 Tess miró por la puerta del establo parcialmente abierta. Sus ojos ardieron, y ella reprimió un bostezo. Según los estándares de Tess, todavía era temprano en el día. Después de una noche resolviendo las disputas entre sus chicas y los clientes, había arrastrado su cuerpo cansado fuera de la cama para vigilar la pensión al otro lado de la calle. La puerta de la pensión se había abierto un par de veces y los inquilinos habían salido, pero nunca había sido la mujer la que había irrumpido en la oficina de Tess la noche anterior. Tess sabía que la casa de huéspedes era donde se alojaba, sin embargo. No fue difícil averiguar cuándo era la propietaria de la casa de huéspedes y tenía acceso a los libros del establecimiento. Hace una semana, un joven caballero había firmado como−Frank Callaghan−Según el portero, el joven viajaba con su hermana, una viuda adinerada. −Viuda rica−murmuró Tess.−Apuesto a que su riqueza y su difunto esposo son tan falsos como todo lo demás sobre ella. La puerta de la casa de huéspedes se abrió una vez más, y su misteriosa ladrona salió, tardando un segundo en ajustar su sombrero. Para el mundo, ella era el caballero perfecto.

Ella es buena. No había nada femenino en la forma en que se movía

la extraña. Su paso y sus gestos eran confidentes, como si hubiera pasado mucho tiempo en ropa masculina y estuviera completamente cómoda en su disfraz.

Tess esperó hasta que la mujer que se hacía llamar Frank Callaghan desapareciera por la calle, luego cruzó rápidamente la calle y se deslizó en la pensión. Unas palabras con el portero, una de las pocas personas que sabía de dónde venía realmente su salario, y ella tenía la llave maestra que abriría la puerta de la habitación de Frank Callaghan. Callaghan había elegido la habitación apartada al final del pasillo. Página 56 de 114 Traducción: AngieE32018

Tess entró, cerró la puerta detrás de ella y miró a su alrededor. La cama ya estaba hecha, y la habitación estaba ordenada y limpia; no había pertenencias personales, nada que delatara si era un hombre o una mujer quien había alquilado esta habitación. Tess miró debajo de la cama y rebuscó en los cajones. Dos vestidos colgaban en el armario, uno al lado del otro con un traje de hombre. Tess dejó que su mano recorriera la chaqueta, reconociéndola como la que su intruso había usado la noche anterior. Frunció el ceño cuando sintió los contornos de algo en la chaqueta.−¿Qué es esto?−Deslizó sus dedos en el bolsillo interior de la chaqueta. Era un pequeño cuaderno. Al parecer, su dueño había olvidado transferirlo a la chaqueta que estaba usando ahora. Tess abrió el cuaderno. En la primera página, encontró información detallada sobre la línea de escenario que transportaba dinero y bienes entre Salt Lake City e Independence. Todos los horarios de salida, las estaciones en el camino y los nombres de los controladores de diligencias estaban escritas en letras claras y en negrita. −¡Lo sabía!−Tess agitó el pequeño libro en el aire. Sabía que no podía ser solo una coincidencia—la extraña mujer se había hecho amiga de Sara Donovan, había alquilado una habitación en la pensión de Donovan y había irrumpido en la oficina de Tess. ¡Ella es la que está robando mi dinero!

Ahora la pregunta es, ¿Está trabajando sola? ¿Y qué está planeando a continuación?

Tess pasó la página. La información en la siguiente página hacía obvio que la extraña había mirado a Jeff Donovan durante bastante tiempo; había anotado los detalles de su casa, su esposa y su rutina diaria, incluyendo dónde prefería comer, cuando salía de la casa todas las mañanas y cómo pasaba la hora del almuerzo. Tess hojeó las páginas—y luego se detuvo. Justo allí, en el medio del pequeño libro, estaban los detalles íntimos de su vida. Una página enumeró los nombres de los hombres que ella había llevado arriba a su habitación la semana pasada. El momento en que ella se retiraba cada noche había sido meticulosamente observada.−Frank−Callaghan incluso había notado que, mientras Tess atendía a sus clientes con bebidas en el bar, su propio vaso solo contenía té frío que parecía whisky.

Página 57 de 114 Traducción: AngieE32018

En la siguiente página, un dibujo a lápiz de su rostro miró a Tess. La descripción detallada debajo de ella sonaba como un cartel de−querido−a excepción de una palabra escrita en la parte inferior de la página, como si hubiera sido agregada de mala gana: hermosa. Frunciendo el ceño, sin estar segura de qué pensar de todo esto, Tess volvió a guardar la libreta en el bolsillo de la chaqueta y continuó mirando a su alrededor. En la parte posterior del armario, encontró una bolsa escondida. Cuando Tess lo abrió, encontró media docena de postizos en diferentes colores, colorete, un par de anteojos, un bigote falso y varias bufandas, sombreros y otros accesorios. Parecía la bolsa de un actor de juego—o un estafador. El repentino sonido de una llave girando en la cerradura interrumpió a Tess.

Maldita sea. Tess cerró de golpe la puerta del armario y buscó un

lugar donde esconderse, pero ya era demasiado tarde.

La puerta se abrió, revelando a la mujer que se hacía llamar Frank Callaghan. Se quedó congelada en la puerta por un momento−Así que nos volvemos a encontrar−Sacó su revólver y la apuntó a Tess casi casualmente. Incluso mientras se quitaba el sombrero y hacía una pequeña reverencia, el arma en su mano nunca flaqueó.−Sin duda eres persistente e ingeniosa. Tengo que darte eso.−Golpeó la puerta de una patada, se acercó un poco más y miró a Tess desde una altura de unos pocos centímetros. A pesar del revólver en la mano, la mirada que descansaba en Tess no era amenazante, solo curiosa. Tess acurrucó sus manos en puños. Ella podría tener algunas cosas

en común con Luke, pero no dejes que eso te engañe y pienses que puedes confiar en ella. −Ahora es mi turno de preguntar: ¿Qué estás haciendo aquí?−Preguntó la desconocida. Tess alzó la barbilla.−Créalo o no, pero alguna vez me enseñaron a ser una dama. Mi madre me dijo que una dama siempre tiene que pagar una visita de regreso. La mujer se rió.−Eres divertida, si no honesta. ¿Cómo entraste aquí? Un golpe en la puerta interrumpió cualquier respuesta que Tess pudiera haberle dado.−¿Señor Callaghan?−La voz de Sara Donovan entró por la puerta. Página 58 de 114 Traducción: AngieE32018

−Maldita sea−murmuró Frank Callaghan. Tess miró hacia adelante y hacia atrás entre la mujer y la ventana, ¿Debería aprovechar la oportunidad y escapar por la ventana, como lo hizo Callaghan la noche anterior? Pero no estaba segura de sí podía llegar a la calle con seguridad, y si alguien la veía bajar y llamar al sheriff, la arrestaría con placer. ahí?

Sara Donovan llamó a la puerta de nuevo.−Señor Callaghan, ¿estás −Um, sí−respondió Callaghan, bajando la voz.

−No pude encontrar a tu hermana, así que pensé que iría y te diría la buena noticia−exclamó la Sra. Donovan a través de la puerta.−Mi esposo estuvo de acuerdo en darte el trabajo. Parece que todas sus observaciones secretas finalmente dieron sus frutos. Engañó a los Dónovan para que confiaran en ella, pero ahora que sabe que no funcionará conmigo, tratará de deshacerse de mí. Tess se dio cuenta de que tenía que actuar rápidamente. Corrió por la habitación y abrió la puerta antes de que la mujer sorprendida pudiera detenerla, esperando que la señorita Callaghan no la tirara delante de los testigos. Tranquilamente, saludó a la Sra. Donovan, que estaba congelada frente a la puerta y la miró. −¿Tenías eso...esa mujer en tu habitación?−Tartamudeó Sara Donovan. −No es lo que piensas−dijo la Sra. Callaghan. Tess rió disimuladamente. Oh, sí, esa excusa funcionó tan bien para cada hombre que fue atrapado con una dama de la noche. Pasó junto a la señora Donovan y bajó corriendo las escaleras. Lo último que oyó Tess fue que la señora Donovan estaba horrorizada,−Oh, qué va a decir tu pobre hermana cuando se entere de esto.

Página 59 de 114 Traducción: AngieE32018

Independence, Missouri 15 de septiembre de 1856 Frankie ató la última pieza de equipaje en la parte superior de la diligencia. Mientras bajaba, echó una mirada furtiva a la caja del tesoro que el conductor de la diligencia estaba guardando debajo de su asiento. A juzgar por la forma en que luchó con el peso de la caja, tenía que contener una gran cantidad de dinero, oro y otros objetos de valor. −Entonces, ¿Eres el nuevo guardia armado?−Preguntó el conductor de la diligencia cuando Frankie se sentó junto a él.−¿Puedes manejar eso?−Señaló el revólver en la cadera de Frankie y la escopeta que sostenía en la curva de su brazo. Frankie mostró una sonrisa confiada. Había crecido con cinco hermanos y podía manejar un arma mejor que cualquiera de ellos.−¿Puedes manejar esto?−Preguntó ella, señalando con la cabeza las riendas que descansaban en las callosas manos del conductor. El conductor pareció ofendido por un momento, pero luego se rió.−Solo espera hasta que todos los pasajeros hayan subido. Entonces te mostraré cómo manejo las riendas. Frankie asintió y vio cómo un hombre de negocios con sobrepeso, una anciana y su hijo, y finalmente uno de los amigos de la Sra. Donovan con su bebé, llegaron y tomaron sus asientos dentro de la diligencia. Aún así, el conductor de la diligencia detuvo los cuatro caballos.−Todavía estamos cortos de un pasajero −dijo a la mirada interrogante de Frankie. Una mujer corrió hacia ellos, con su larga falda apretada en una mano, tirando de ella un poco para que no tropezara. Cuando se detuvo al lado del asiento del conductor y le entregó el boleto al conductor, Frankie hizo una doble toma.

Tess Swenson. Ahora que estaba vestida con una respetable falda

larga y un corpiño casto y tenía el pelo rubio dorado sujeto bajo un sombrero, Frankie casi no había reconocido a la mujer. Por un momento, estaba preocupada de que Tess les dijera a los otros viajeros que Frankie Página 60 de 114 Traducción: AngieE32018

era una mujer, pero luego sacudió la cabeza por dentro. Si Tess hubiera querido hacer eso, lo habría hecho después de que Frankie entrara a su oficina. Ella tiene algo que esconder, y no quiere llamar la atención. línea.

Tess miró a Frankie. Sus labios se comprimieron en una delgada

¿Estoy arruinando tus planes para robar aún más dinero? Frankie

volvió a bajar para ayudar a Tess a subir a la diligencia. −¿Qué estás planeando?−Susurró Tess.

Frankie tocó su pecho en un gesto de inocencia.−¿Yo? ¿Qué estás planeando?−Abrió la puerta de la diligencia para Tess. −Oh, no−gritó una de las damas que ya estaba dentro.−No voy a viajar con gente como ella. −Compré un boleto como todos los demás−dijo Tess. Se paró frente a la diligencia, levantando la cabeza, incluso bajo la mirada desdeñosa de la otra mujer. Frankie no pudo evitar admirarla. −No voy a compartir asiento con...¡una puta!−La amiga de la Sra. Donovan bloqueó la puerta. −Decídanse, señoras,−gritó el conductor.−Me iré a tiempo, con o sin ustedes. Frankie tomó una decisión rápida.−Puedes tener mi asiento−Señaló el asiento al lado del conductor. Era el mejor asiento de la diligencia de todos modos. Los asientos tapizados en el interior podría parecer más cómodo, pero el asiento del conductor fue sometido a menos baches y golpes.−Me pondré cómodo en el techo. Tess la miró con una expresión atónita. Su penetrante mirada buscó un motivo oculto.

¿Qué demonios estás haciendo? Frankie se preguntó en silencio.Deberías haber aprovechado la oportunidad para asegurarte de que ella quedara atrás en Independence.−La vista es mucho mejor desde

allí arriba de todos modos. Hará que sea más fácil vigilar a los ladrones de diligencias,−dijo, mirando directamente a Tess.

Página 61 de 114 Traducción: AngieE32018

Extendió la mano y cortésmente ayudó a Tess a subir en el asiento al lado del conductor. Tenía una sonrisa agradable en los labios, así como Tess y se quedó miran lanzando miradas mortales una a la otra. Durante las siguientes horas, Frankie tuvo amplias oportunidades de observar a Tess mientras la diligencia traqueteaba a lo largo del polvoriento camino. Si Tess sintió su mirada, no lo dejó ver. Ella nunca dio vuelta; simplemente se sentó con la cabeza en alto, nunca quejándose del polvo, los constantes empujones o el asiento incómodo.

Qué mujer tan extraña, pensó Frankie, intrigada en contra de su

voluntad. Nadie había descubierto su verdadera identidad, y Frankie todavía no sabía cómo Tess había visto a través de su disfraz tan fácilmente,

¿Qué fue lo que me delató?

Todavía no tenía una respuesta cuando llegaron a la estación donde pasarían la noche. El amigo de la Sra. Donovan se quejó en voz alta por las toscas estructuras de adobe y la simple cena de frijoles, pan y carne de cerdo salada, pero una vez más, Tess nunca dijo una palabra. El encargado de la estación se acercó a la mesa para rellenar sus tazas de lata con café malo.−No tengo suficientes habitaciones para todos ustedes−dijo.−Las mujeres tendrán que compartir una habitación. −¿Qué?−La amiga de la Sra. Donovan saltó de la mesa.−¿Cómo te atreves a sugerir que comparto una habitación con eso...con esa mujer? Miró al encargado de la estación y luego a Tess. Una vez más, Frankie se encontró viniendo al rescate de Tess antes de que pudiera detenerse.−Puedes tener mi habitación−le dijo a Tess.−Dormiré en el establo y vigilaré la carga−Se dijo a sí misma que era un plan inteligente mantenerse cerca de la caja del tesoro y de sus valiosos contenidos, pero había hecho su oferta incluso antes de pensar en eso. Tess podría ser la manipuladora, astuta y posiblemente deshonesta señora de un burdel, pero a Frankie no le gustaba verla tratada así de todos modos. −Eso no es necesario−dijo Tess.−Dormiré en el establo. Frankie reprimió un bufido. Como si te fuera a dejar sola con la caja del tesoro.−No−dijo ella.−Toma la habitación. Estoy acostumbrado a dormir en el establo. Página 62 de 114 Traducción: AngieE32018

Tess abrió la boca, sin duda a punto de objetar de nuevo. −Deje que el joven sea un caballero−dijo el encargado de la estación.−Le están pagando por esto, después de todo. Tess no se veía complacida, pero finalmente asintió.−Gracias−dijo, pero la fría mirada que dirigió a Frankie dijo algo más. Frankie tuvo que esconder una sonrisa.−De nada.

Página 63 de 114 Traducción: AngieE32018

Estación de Diligencias 16 de septiembre de 1856 Frankie se cruzó de brazos detrás de la cabeza y miró hacia la oscuridad. La paja a su izquierda crujió. Salió de debajo de su manta, sacando su revólver. Pezuñas rasparon el suelo. Frankie empujó su revólver de vuelta a la pistolera. Solo uno de los caballos, en busca de un bocadillo de medianoche. En lugar de deslizarse bajo su manta de nuevo, encendió una lámpara y la colgó en una clavija, bostezando, se dirigió a la parte posterior del establo, donde se guardaban la caja del tesoro y otras piezas de equipaje. Se arrodilló junto a la caja de madera y deslizó su mano sobre su superficie, probando la solidez de la cerradura. El crujido de la paja junto a ella la advirtió en el último momento. Frankie giró en redondo. El cañón de un arma que había sido apuntada a su cabeza solo la golpeó en el hombro, paralizando su brazo por un momento. Su arma cayó al suelo. Frankie agarró el brazo de su atacante y sintió que su atacante la agarraba a cambio. Con las dos manos fuera de servicio, Frankie barrió las piernas de su atacante con una patada potente. Ambos aterrizaron en la paja, luchando por el arma. Frankie no podía ver la cara de su atacante, pero a tan corta distancia, con sus cuerpos apretados uno contra el otro mientras forcejeaban para agarrar la pistola, sabía que estaba peleando con una mujer.−¡Date por vencida, Tess! −¿Y dejarte tomar el dinero? ¡Nunca!−Tess dijo, sonando tan sin aliento como Frankie. Página 64 de 114 Traducción: AngieE32018

El dolor en el hombro de Frankie finalmente disminuyó, y ella logró agarrar las muñecas de Tess. Las presionó sobre la cabeza de Tess y las metió en la paja, colocándolas en el suelo con sus propias manos.−¡Date por vencida!−Sostuvo a Tess con su peso. Tess se resistió y se retorció debajo de ella, tratando de liberarse. −Solo estás perdiendo el tiempo−Frankie tenía las muñecas de Tess en un agarre seguro. De ninguna manera en el infierno se liberaría Tess. Crecer con cinco hermanos salvajes le había enseñado a Frankie todos los trucos. Sin embargo, Tess no se dio por vencida. Lanzó su peso corporal contra Frankie en un intento de arrojarla. Sus pechos presionaron contra los de Frankie, y un mechón de cabello rubio jugueteó con la mejilla de Frankie. Entonces la boca de Tess estaba por su cuenta. Frankie perdió el control sobre las muñecas de Tess mientras se perdía en el calor de esos labios. ¡Detente! Frankie se gritó después de varios momentos embriagadores. Para. Esto no es profesional, lentamente, a regañadientes, rompió el beso,—pero ya era demasiado tarde. Algo presionado contra su costado, y el resonante clic de un martillo al ser retirado le dijo que no era solo el dedo de Tess. Frankie apretó sus manos a puños indefensos. ¡Tonta, tonta, tonta!

Tus hermanos nunca te enseñaron ese pequeño truco. Deberías haberlo visto esto venir. La has observado lo suficiente como para saber cómo funciona. Está trabajando en un burdel, por el amor de Dios, así que no podrías pensar seriamente que el beso fue todo menos un intento de distraerte. −Aléjate de mí−dijo Tess. Apretando los dientes, Frankie rodó hacia un lado. Tess se puso rápidamente de pie. Con la Deringer apuntando a Frankie, ella tomó la lámpara de su clavija y se dirigió a la caja del tesoro. Frankie buscó su revólver en la pajita, que había dejado caer antes, sin embargo no encontró nada. Tess se arrodilló junto a la caja de madera y dejó la lámpara, con un ojo y el cañón de Deringer todavía sobre Frankie.

Página 65 de 114 Traducción: AngieE32018

Aquí es donde se pone difícil. La caja era demasiado pesada para que

Tess la pudiera llevarla sola, y si disparaba a la cerradura, despertaba a todos en la casa.

Tess metió la mano en su vestido, sus dedos se arrastraban por sus pechos. El pulso de Frankie se aceleró. ¿Qué está haciendo? La mano de Tess reapareció. La luz de la lámpara destelló en algo en la palma de Tess. Por un momento, Tess forcejeó con la cerradura, luego la tapa de la caja de madera se abrió. Frankie la miró. Jesús. De alguna manera, Tess había puesto sus manos en la llave, que debería haber estado segura en algún lugar de Independence y Salt Lake City. Ella es aún más ingeniosa

de lo que pensaba.

Entonces Tess giró en redondo y corrió hacia Frankie. Agarró el cuello de la camisa de Frankie con una mano y empujó la pistola debajo de la barbilla con la otra. Casi nariz a nariz con Frankie, ella la miró.−¿Dónde está? Frankie miró los ojos azules de Tess que parecían grises en la penumbra del establo.−¿Q…qué? −Dónde…−Tess apretó el cañón del Deringer más apretadamente contra la piel de Frankie. −…es... La presión aumentó. −…mi... El acero frío forzó a Frankie a hundirse en la paja. −¿Dinero?−Tess miró a Frankie, arrodillándose sobre ella como un ángel vengador. Frankie tragó, no muy segura de sí era la presión del arma contra su garganta o el fuego en los ojos de Tess lo que la estaba dejando sin aliento.−¿Tu dinero? −¡No te hagas la tonta!−Tess se inclinó sobre ella, su rodilla presionando contra la entrepierna de Frankie.−¿Cómo conseguiste el dinero sin dañar la cerradura?

Página 66 de 114 Traducción: AngieE32018

Frankie se retorció contra la presión de la rodilla de Tess. Estaba luchando por ordenar sus pensamientos y dar sentido a lo que estaba sucediendo.−¡Espera! Espera un momento.−Jadeó.−No tengo el dinero, pensé que tu... −¿Esto parece que lo tengo?−Tess finalmente se alejó lo suficiente para que Frankie echara un vistazo a la caja del tesoro volcada. Estaba vacía. −¿Dónde está mi dinero?−Preguntó Tess de nuevo. Frankie negó con la cabeza.−¿Crees que todavía estaría aquí si hubiera robado el dinero? Hubiera tomado uno de los caballos y ahora estaría a millas de distancia. −Parece que tu lindo y pequeño plan no funcionó, ¿eh? −Parece que el tuyo tampoco funcionó−dijo Frankie.−Todo lo que funciona para tener en sus manos la llave ha sido en vano. Parece que un ladrón más listo fue más rápido que tú. Tess la miró.−¿Ladrón más listo? ¿Estás insinuando que yo también soy un ladrón? Frankie sonrió sombríamente.−¿Por qué más estarías aquí en medio de la noche? Tan lindo como ese beso fue, ciertamente no viniste a darme un beso de buenas noches. −Vine para asegurarme de que no dinero−respondió Tess, con la voz levantada.

cabalgaras

con

mi

−¿Tu dinero?−Tess lo había dicho un par de veces.−la caja estaba llena a rebosar. ¿Cómo puede ser todo tu dinero?−El burdel puede ser lucrativo, pero ciertamente no ganaba suficiente dinero para llenar la caja del tesoro. Las chicas en el establecimiento de Tess estaban mejor alimentadas y vestidas que en la mayoría de los otros burdeles que Frankie había visto, así que no todo el dinero entraba en el bolsillo de Tess. −Es el dinero que gané con mi establo, mi restaurante, mi burdel y mi salón, y muchas gracias por su contribución, que hizo quedándose en mi pensión−Tess sonrió. Frankie negó con la cabeza.−Estás mintiendo−dijo, sin pestañear cuando la pistola apuntaba a su cabeza otra vez.−He visto los registros en Página 67 de 114 Traducción: AngieE32018

la oficina de la tierra. Jeffrey Donovan es el único propietario de la pensión, el restaurante y todo lo demás. El dinero es suyo −Donovan posee todo solo en papel−dijo Tess.−Lo único que contribuye a nuestra relación comercial es su nombre y su reputación como un hombre de negocios honesto. Yo soy la que tiene el dinero. Frankie dejó que su cabeza se hundiera en la paja. Le habían enseñado a no confiar en los sospechosos, pero creía en Tess.−Parece que no es tan honesto después de todo. −¿Qué?−Tess frunció el ceño. −Jeffrey Donovan−dijo Frankie.−Parece que no es tan honesto como creías. Tess entrecerró los ojos.−Oh, ¿Ahora lo estás acusando? −Bueno, quien robó el dinero debe tener una llave de la caja del tesoro. Él o ella hizo un buen uso de eso incluso antes de que dejáramos Independence−dijo Frankie.−Una persona viene a la mente. −Sí−Tess gruñó.−¡Tú! Nos espiaste a Donovan y a mí por semanas, entraste en mi oficina. Manipulaste a Donovan para que te diera un trabajo como guardia armado. Te disfrazaste a ti mismo, y todo porque... −Todo porque−dijo Frankie,−Soy un detective de Pinkerton, contratado por la diligencia. Donovan les pidió que buscaran al ladrón y le devolvieran el dinero robado, o los haría responsables. Por unos momentos, se miraron una ala otra en silencio. Entonces Tess se rió.−Oh si por supuesto. Detectives de Pinkerton, hay cientos de ellos. −No cientos, pero hay algunos−dijo Frankie.−Al igual que hay algunas mujeres que poseen salones, restaurantes, pensiones y establos. Tess bajó lentamente su arma pero la mantuvo apuntando en la dirección general de Frankie. Ella inclinó la cabeza.−Nunca he oído hablar de una detective Pinkerton femenina. −Tampoco Jeffrey Donovan,—y esa es mi ventaja−dijo Frankie.−Los hombres como él no me ven como una amenaza, así que no tienen mucho cuidado con lo que revelan en mi presencia.

Página 68 de 114 Traducción: AngieE32018

−Entonces, ¿qué reveló Donovan?−Preguntó Tess. Mantuvo la cara inexpresiva, sin revelar si creía en Frankie. Frankie se encogió de hombros.−No mucho. Debería haber seguido esa pista con más insistencia, pero me distrajiste. −¿Distraje? −Pensé que habías robado el dinero−dijo Frankie. Tess resopló.−Oh, sí, soy una puta, así que por supuesto también tengo que ser una ladrona. −No tiene nada que ver con que seas...con lo que haces para ganarte la vida−dijo Frankie, lo que significa. Se puso de rodillas y miró a Tess a los ojos.−Fue la explicación más plausible. Eres...amiga de Jeff Donovan, así que pensé que podría haberte contado sobre el dinero en un...momento débil. Me preguntaste por detalles sobre la línea de diligencias, y en lugar de llamar al sheriff después de irrumpir en tu oficina, entraste en mi habitación. Ahora dime que no lo encontrarás sospechoso. Tess guardó silencio por un momento.−Supongo que podría parecer un poco sospechoso−dijo finalmente. Estudió a Frankie de cerca.−¿Qué pruebas tengo de que eres realmente un Pinkerton y no solo lo dices para engañarme y poner tus manos sobre mi dinero? Frankie buscó en el bolsillo interior de su chaleco. −¡Alto!−El arma de Tess se alzó, señalando a Frankie de nuevo. Frankie extendió su otra mano en un gesto conciliador.−Solo quiero mostrarte mis credenciales−Lentamente, sacó la placa de bronce de su bolsillo y se la ofreció a Tess para que la viera. Todavía apuntando el Deringer a Frankie, Tess se acercó y tomó la insignia. Con las yemas de sus dedos, trazó las letras grabadas, que formaban las palabras−Agencia Nacional de Detectives de Pinkerton−Finalmente, miró a Frankie.−¿Así que realmente eres una dama detective? Frankie sonrió.−Bueno, soy una detective, la parte de la dama es discutible. Tess la miró, luego se rió entre dientes.−Nunca antes había conocido a alguien como tú−dijo ella sacudiendo la cabeza. Página 69 de 114 Traducción: AngieE32018

−¿No?−Frankie arqueó una ceja.−¿Pensé que dijiste que habías conocido a otras como yo? −Estaba equivocada acerca de eso−murmuró Tess.

¿Eso es bueno o malo? Tess deslizó hasta su vestido para ocultar el Deringer en su liga de nuevo. Frankie tragó saliva y miró hacia otro lado. −Entonces−dijo Tess cuando dejó que el dobladillo del vestido cayera sobre sus tobillos,−¿Qué hacemos ahora? Frankie pensó en eso por un tiempo.−Haga una oferta a Donovan−dijo finalmente.−Dile que quieres venderle tus negocios. −No−Tess negó con vehemencia.−No voy a vender, y menos a él. −No es necesario−dijo Frankie.−Donovan solo tiene que creer que lo harás. Establezca un precio lo suficientemente bajo como para que no se pueda resistir, pero lo suficientemente alto como para que tenga que reunir todo su dinero para comprarlo. −Ah−Tess sonrió.−Tendrá que usar el dinero que robó para obtener el precio completo. Y cuando él va a buscar el dinero... −Lo seguiré hasta su escondite−Frankie cabeza.−¿Entonces qué dices? ¿Trabajarás conmigo?

inclinó

la

−Con una condición−respondió Tess. Frankie la estudió con cautela.−¿Y esa sería? −Dime tu nombre−dijo Tess.−Tu nombre real. Frankie tuvo que reír.−Frances Callaghan−Sonriendo, le tendió la mano.−Pero puedes llamarme Frankie.

Página 70 de 114 Traducción: AngieE32018

Independence, Missouri 18 de septiembre de 1856 −¿Quieres vender todo?−Jeff Donovan la miró con los ojos entornados.−Te ofrecí comprarte cientos de veces, pero siempre te negaste. ¿Por qué ahora?

Rápido. Haz una explicación plausible antes de que sospeche.−Conocí a alguien−dijo Tess, dejando que una sonrisa de ensueño jugara en sus labios.−Quiero comenzar una nueva y respetable vida, y no puedo hacer eso en Independence.

−¿Conociste a alguien? ¿Alguien que quiere casarse contigo? Donovan se rió.−¿Dónde lo conociste? Tess sonrió de nuevo.−Bueno, en realidad, nos encontramos aquí.−Hizo un gesto, indicando las habitaciones del burdel de arriba. Su mente regresó a la noche en que Frankie irrumpió en su oficina. Donovan negó con la cabeza, pero no hizo ningún comentario. −¿Entonces?−Preguntó Tess.−¿Estás interesado o quieres que busque otros compradores? −Por supuesto que estoy interesado, pero me llevará algo de tiempo conseguir todo ese dinero−dijo Donovan. Tess sabía que tenía que presionarlo para que actuara rápido. No podía darle tiempo para pensar y hacer planes inteligentes.−Lo necesito para mañana. −¿Mañana?−Repitió Donovan. −Me voy de la ciudad pasado mañana. Mi amor quiere llevarme lejos en una luna de miel.−Tess se llevó las manos al pecho. Donovan rodó sus ojos pero finalmente asintió.−Veré qué puedo hacer en tan poco tiempo. Cuando se fue, Tess fue a su ventana y se inclinó por la calle. Frankie Callaghan salió de la tienda general. Llevaba un vestido esta vez, y parecía tan cómoda como lo había sido con ropa masculina. Página 71 de 114 Traducción: AngieE32018

Ella no es como Luke, pensó Tess mientras veía a Frankie seguir a Donovan por la calle. Ella no es como nadie que haya conocido. Frankie y Donovan desaparecieron en una esquina. Ahora tenía que sentarse y esperar. Tess suspiró. Sentarse y esperar nunca había sido su fuerte. Había discutido sobre eso con Frankie durante la mayor parte del camino de regreso a Independence. Tess finalmente había accedido a quedarse atrás y dejar que Frankie manejara a Donovan, sabiendo que si notaba que Tess lo seguía, su plan sería en vano. Aún así, a Tess no le gustó. Toda su vida, ella había tomado sus propias decisiones y había tomado medidas por su cuenta. Nunca había dependido de nadie por nada. Confiar en los demás no fue fácil para Tess, pero algo sobre Frankie Callaghan la hizo decidirse a correr el riesgo. No dudaba de la honestidad o la competencia de Frankie. Había visto de primera mano que Frankie podía manejarse en una pelea. Aún así, no pudo evitar preocuparse. ¿Qué pasa si Donovan sospecha y le dispara a Frankie? ¿Qué pasaría si Frankie estuviera mintiendo en algún lugar, herido y sangrando, mientras Donovan escapaba con el dinero? Tess negó con la cabeza. Para. Frankie puede manejar esto. Con otro suspiro, se sentó a esperar.

Página 72 de 114 Traducción: AngieE32018

Independence, Missouri 18 de septiembre de 1856 Para todo el mundo, Jeffrey Donovan parecía un hombre de negocios respetable mientras paseaba por la calle Lexington, inclinando su sombrero cada vez que pasaba frente a una dama. Frankie lo siguió a una distancia discreta. ¿A dónde va? Ella miró el edificio de piedra en la esquina. Incluso Donovan no sería descarado,—ni estúpido,—lo suficiente como para esconder el dinero robado en el banco, ¿o sí? Cruzó la calle y desapareció en una calle lateral. Levantando el dobladillo de su falda un poco para que no se arrastrara por el barro, Frankie salió del entablado y miró a la vuelta de la esquina justo a tiempo para ver a Donovan entrar al establo. ¿Estaba a punto de subirse a un caballo y huir? Tan rápido como su vestido lo permitió, Frankie corrió hacia el establo. Sus ojos tardaron un momento en acostumbrarse a la tenue luz del establo. Donovan no estaba por ningún lado. Entonces un sonido de raspado llamó la atención de Frankie, después de comprobar si la Deringer que había tomado prestada de Tess todavía estaba en su bolsa de viaje, Frankie se acercó sigilosamente. Caballos la miraron desde los primeros cinco puestos. Sin embargo, el último puesto a la derecha no tenía un caballo. Donovan estaba arrastrando el canal lejos de la pared. Respirando pesadamente, removió una tabla suelta y metió la mano en el agujero detrás de la pared. Cuando se volvió, sostuvo un par de alforjas abultadas en sus manos. −Buenas tardes, Sr. Donovan−dijo Frankie. Él saltó. Su mirada se lanzó hacia ella.−Oh, señora Callaghan−Intentó sonreír.−Buen día, ¿no?

Oh sí. Al menos para mí. Frankie asintió. Página 73 de 114 Traducción: AngieE32018

Sosteniendo las alforjas detrás de su espalda, Donovan salió del establo e intentó pasar junto a Frankie. Frankie puso una mano en su brazo.−¿Te importaría acompañarme un poco? −Um, bueno, me encantaría, pero... −Gracias−dijo Frankie.−Muy amable de su parte.−Sostuvo su brazo y los condujo hacia Lexington Street. Luchó por liberar su brazo.−Señora. Callaghan, realmente necesito... −Solo hasta que pasemos el salón y esos otros establecimientos de pecado−dijo Frankie, agitando sus pestañas como una damisela indefensa en apuros.−No es seguro en las calles para una mujer estar sola hoy en día. Donovan suspiró.−Muy bien. Cuando pasaron el salón, él sacó su brazo del agarre de Frankie. −Un poco más lejos, por favor−Frankie indicó el edificio al otro lado de la calle. Donovan entrecerró los ojos mientras miraba hacia la oficina del sheriff.−¿Qué negocios tienes con el sheriff? −Oh, no lo hago. Pero tú sí. Él la miró. Frankie le devolvió la mirada con calma. Su mirada se movió hacia la izquierda un segundo antes de intentar correr. −¡No te muevas!−Frankie lo agarró del brazo otra vez. Donovan levantó las alforjas y la golpeó en la cara con ellas. El dolor se encendió en el labio de Frankie. La sangre caliente goteaba por su barbilla. Con un grito reprimido, lo jaló hacia ella y usó el impulso para darle un rodillazo entre las piernas. Dejó caer las alforjas y se agarró a sí mismo, gimiendo. Dos hombres corrieron hacia ellos.−Señora, ¿le hizo daño?−Gritó uno, mientras que el otro agarró a Donovan por las solapas. −Intentó robar mi dinero−Frankie recogió las alforjas. Página 74 de 114 Traducción: AngieE32018

Uno de los hombres sacudió a Donovan. −Cuidado−dijo Frankie.−No rompas su mano. Él necesita firmar algunos papeles antes de que se lo entreguemos al sheriff.

Página 75 de 114 Traducción: AngieE32018

Independence, Missouri 18 de septiembre de 1856 −¡Deténgase! ¡Vuelve aquí, señor!−La voz aguda de Molly llegó desde el pasillo.−No puedes venir aquí y...¿No estás escuchando? La señorita Tess no recibe visitas a la mitad del día. Tess se levantó y abrió la puerta de la oficina para descubrir de qué se trataba la conmoción. Frankie Callaghan, envuelta en un disfraz masculino, caminó hacia ella, ignorando a Molly, que intentaba contenerla. −Está bien, Molly−dijo Tess y abrió más la puerta.−Es un amigo mío. Molly dejó de perseguir a Frankie.−Ah.−Ella movió sus cejas. Tess la ignoró. Estaba demasiado impaciente por saber qué había sucedido. Tan pronto como cerró la puerta detrás de ellos, preguntó:−¿Cómo te fue? Frankie dejó un par de alforjas en el escritorio de Tess y las abrió para revelar el dinero. Ella sonrió ampliamente a pesar de un corte en la esquina de su boca. Sin pensar, Tess extendió la mano. Se detuvo antes de que sus dedos pudieran tocar el labio de Frankie. Excepto por su tiempo con Luke, tocar a alguien había sido estrictamente un negocio, una cosa sin emociones, durante muchos años. ¿De dónde venía este repentino impulso de tocar a Frankie, incluso de esta pequeña manera? Aclaró su voz.−¿Qué pasó? −Donovan intentó escapar cuando se dio cuenta de que había sido atrapado−dijo Frankie. Tess respiró profundamente.−¿Él lo hizo? −No.−Frankie sonrió.−Él está disfrutando de la hospitalidad del sheriff mientras hablamos. Le hice firmar la propiedad de todos sus negocios antes de entregarlo al sheriff. Tess se frotó el cuello.−Parece que tengo que encontrarme un nuevo socio comercial. Página 76 de 114 Traducción: AngieE32018

−¿Por qué? Pareces capaz de manejarte por tu cuenta−dijo Frankie, sus ojos marrones no tenían más que honestidad y respeto. −Si se corre la voz de que una puta es propietaria de la mitad de los mejores establecimientos de Independence, los negocios sufrirán−dijo Tess.−El sheriff verificaría todas las entregas de mis negocios, con gran placer en retrasarlos−Negó con la cabeza.−Tener una pareja masculina con un nombre honorable hace las cosas mucho más fáciles. −Solo si puedes confiar en él−dijo Frankie. Tess suspiró.−Sí. Frankie guardó silencio por unos momentos.−¿Crees que Frank Callaghan sería confiable?−Hizo un gesto hacia su cuerpo vestido de camisa y pantalones. Tess la miró.−¿Quieres decir... quieres ser mi socio comercial? −¿Por qué no?−Frankie se encogió de hombros.−Creo que probé que no busco tu dinero. Puedes estar segura de que nunca te faltaría el respeto solo porque eres una mujer, y ni siquiera tendrías que compartir tu dinero o tu cama conmigo para asegurar mi lealtad.

Entonces ella sabe exactamente lo que conlleva mi relación comercial con Donovan. Tess miró a Frankie con recelo.−Suena como un buen negocio para mí, pero ¿qué hay para ti?

−Ser una detective de Pinkerton puede ser un trabajo peligroso y extraño.−Frankie sostuvo la mirada de Tess.−Sería bueno tener un lugar donde pudiera ser yo misma y tener una amiga que conociera todos mis secretos. Tess tragó saliva. Tener ese tipo de confianza en ella era aterrador.−¿Por qué yo? −Porque tenemos mucho en común−dijo Frankie. Tess arqueó una ceja.−Soy una señora del burdel, y tu es una detective de Pinkerton. ¿Qué tanto en común podríamos tener? −Los dos jugamos roles y pretendemos ser alguien más para vivir−dijo Frankie. Tess tuvo que apartar la mirada. La comprensión en los ojos marrones de Frankie fue abrumadora. Cuando levantó la vista, Frankie seguía mirándola.−Está bien−dijo Tess.−Voy a redactar un contrato que Página 77 de 114 Traducción: AngieE32018

diga que el señor Frank Callaghan es el nuevo propietario de todos los negocios por el precio de...−Le guiñó un ojo a Frankie.−¿Cuánto estas dispuesto a pagar? Frankie sonrió y volvió sus bolsillos hacia afuera. Solo su insignia de Pinkerton se cayó. Tess la recogió y sostuvo la pieza de metal, caliente por el calor del cuerpo de Frankie, en su mano por un momento antes de devolvérsela.−Bueno, quería darte una recompensa por traer de vuelta mi dinero de todos modos−Metió la mano en las alforjas en busca de un fajo de dinero. Los dedos de Frankie alrededor de ella la detuvieron.−No−dijo Frankie.−No hay recompensa necesaria. Me pagan para hacer mi trabajo. −Pero... −No−dijo Frankie.−Los detectives de Pinkerton no pueden aceptar propinas o recompensas por nuestros servicios. Es política de la compañía, y nos mantiene honestos. Tess giró su mano y acarició los dedos que todavía estaban envueltos alrededor de los suyos.−No hay recompensas, ¿eh? Frankie negó con la cabeza, sin apartar los ojos de los de Tess.−Sin recompensas. Aún manteniendo el contacto visual, Tess se acercó un poco más hasta que su cuerpo casi tocó el de Frankie.−Entonces, ¿no debería hacer esto?−Levantó la cara. −Bueno−murmuró Frankie, su aliento caliente en los labios de Tess,−Supongo que estaría bien si besas a tu nuevo socio comercial y no a la detective Pinkerton. Tess deslizó los dedos por el cuello de Frankie, los enterró en el pelo corto de Frankie y tiró de su socia de negocios que no se resistía.−Trato hecho−susurró antes de que sus labios estuvieran ocupados de otra manera.

Página 78 de 114 Traducción: AngieE32018

El Roble de Navidad Serie Oregón Por Jae Sinopsis El Roble de Navidad: Luke se propone traer a casa un árbol de Navidad, pero ella encuentra algo más. Nota del autor La Navidad no fue declarado feriado federal hasta 1870, y en la década de 1850, los árboles de Navidad no eran muy comunes en Occidente todavía.

Página 79 de 114 Traducción: AngieE32018

Hamilton Horse Ranch Baker Prairie, Oregón 24 de diciembre de 1857 −¿Árbol de Navidad?−Repitió Luke. Ella nunca había oído hablar de tal cosa. Nora levantó la vista del pastel que estaba amasando sobre la mesa de la cocina.−Sí. Vi una imagen en una revista. Aparentemente, tener un árbol de Navidad está de moda en el Este. Por lo general es un abeto o un pino. De esta altura.−Cuando ella levantó la mano para indicar el tamaño del árbol, la harina cayó sobre ella, sacudiéndose el pelo rojo. Ahora parecía como si estuviera cubierta de nieve. Sonriendo, Luke se acercó y alisó sus suaves hebras. Ella besó harina en la nariz de Nora.−¿De verdad quieres que viaje con este clima para arrastrar a casa un árbol? −Pensé que podría ser una buena tradición familiar.−Nora deslizó sus brazos alrededor de Luke y la besó, luego retrocedió unos centímetros, miró a Luke con una expresión seria.−Pero si piensas que el clima es muy malo... Luke no podría decir que no, incluso si una tormenta de nieve hubiera estado causando estragos en el exterior.−El clima no es un problema−dijo.−Revisaré el regalo de Amy mientras busco ese árbol de Navidad. −¡Mamá, papá, mira!−La voz de Nattie desde el salón las interrumpió en medio de otro beso. −Iré,−dijo Luke. Robó un pedazo de masa y entró a la sala. Nattie, de seis años, apretó su nariz contra el cristal de la sala y miró afuera.−Todavía está lloviendo−Se volvió y arrugó la frente.−¿Papá Noel vendrá si no hay nieve? Su trineo necesita nieve. Amy se unió a su hermana en la ventana.−¿Por qué no usa solo caballos en lugar de renos?

Página 80 de 114 Traducción: AngieE32018

Luke reprimió una risa. Al igual que la hija de cualquier ranchero, Amy pensó que la mayoría de los problemas podían ser resueltos por un buen caballo.−No se preocupen, ustedes dos. Santa no necesita nieve. Su reno puede volar. −¡Ooh!−Nattie la miró con asombro. Amy miró hacia atrás y adelante entre Luke y la lluvia afuera, una ceja formando un arco escéptico.−Hannah dice que no existe Santa Claus. Nattie pisoteó su pie.−¡Sí hay! Retira eso. Rápidamente, Luke se interpuso entre ellas.−No se discute en Nochebuena, chicas. ¿Por qué no esperan hasta mañana por la mañana? Si hay regalos en sus medias, entonces supongo que sabremos que Santa realmente existe.−Luke quería que creyeran un poco más en Santa Claus, tal vez porque nunca había llegado a celebrar la Navidad de niña. La Navidad era una celebración familiar, y viviendo con su madre borracha en un burdel, Luke no había sido parte de una verdadera familia. Ahora ella disfrutaba las maravillas de la Navidad a través de los ojos de sus hijas. Se puso la chaqueta y los guantes y se quitó el sombrero de la percha junto a la puerta. −¿A dónde vas?−Amy dejó su lugar al lado de la ventana. −Buscando un árbol de Navidad. −¡Ooh!−Los ojos de Amy brillaron.−La imagen en el libro de mamá se ve muy bonita. ¿Puedo ir y ayudar a elegir uno? Nattie se apresuró.−¿Yo también? Luke se quedó parada inútilmente mirándolas. Normalmente, le encantaba llevar a las chicas con ella, pero si decía que sí ahora, arruinaría la sorpresa del regalo de Navidad de Amy.−No esta vez. Está lloviendo demasiado. Las dos pequeñas caras decepcionadas la hicieron estremecerse. −¿Quién quiere lamer la cuchara?−Nora gritó desde la cocina. −¡Yo!−Gritó Nattie. −¡No, yo!

Página 81 de 114 Traducción: AngieE32018

Mientras sus hijas salían corriendo del salón, Luke dejó escapar un suspiro. Justo a tiempo, amor. Se puso el sombrero y salió a la lluvia a buscar el árbol de Navidad perfecto.

i Luke dirigió cuidadosamente a Sarampión por una pendiente fangosa. La yegua estaba envejeciendo, pero todavía tenía pies seguros.−¿Dónde está escondido ese nieto tuyo, vieja? Sarampión sacudió sus orejas pero no respondió. La lluvia goteaba del ala de su sombrero. Temblando, Luke se subió el cuello de su abrigo. Finalmente, debajo de un grupo de árboles, ella distinguió una banda de caballos. Tres yeguas estaban de pie con sus cabezas juntas, buscando refugio del viento y la lluvia. Algunos potros se perseguían entre sí a través de la hierba mojada. Dos de ellos se revolcaron en el barro. Cuando vieron a Luke, se pusieron de pie y se sacudieron. Barro salpicado en todas las direcciones. La mirada de Luke saltó de caballo en caballo, en busca de uno en particular: el potro de pelaje rojo que Nattie había llamado Canela.−Ahí está. Cuando Luke y Sarampión se acercaron, Canela alzó la cabeza y levantó la vista de su bocanada de hierba. Su mirada se desvió hacia su madre, la yegua principal, pero él no corrió.

Bueno. Un caballo tranquilo es justo lo que necesito para Amy. Cuando su madre, una yegua roja llamada Cayena, había nacido, Luke le había prometido a Amy que el primer potro de la yegua sería de ella. El potro de Cayena había nacido a finales de año. Cuando los otros potros fueron destetados de sus madres, él no había tenido la edad suficiente, pero ahora era el momento. Lo revisaría ahora para asegurarse de que se veía lo mejor posible, y luego mañana iría con Amy y lo llevaría a casa. Justo cuando Luke pasó su pierna sobre el borrén trasero, captó movimiento por el rabillo del ojo. Con un pie todavía en el estribo, se detuvo y escaneó la zona. Nada se movió. Solo el río Molalla gorgoteaba en su camino hacia el norte. Página 82 de 114 Traducción: AngieE32018

¿Se había imaginado el movimiento? Luke había aprendido desde hacía mucho tiempo a confiar en sus instintos. Agarró su rifle y se dejó caer. Sobre la espalda de Sarampión, nuevamente deslizó su mirada sobre el valle. Le picaba la piel con la sensación de ser observada. Se centró en la cabaña de camino cerca del río. Lo construyó hace tres años, cuando contrató su primer peón en el rancho. Pero en este momento, los peones del rancho estaban reparando la valla en su pastizal del sur, por lo que se suponía que la cabaña estaba vacía. Nada se movía en el pequeño corral, pero el humo se enroscaba desde la chimenea de la cabaña.

Alguien está ahí. Revisó su rifle antes de dirigirse a la cabaña de

camino, usando la cubierta de los árboles. Su rifle levantado, listo para disparar, empujó la puerta con una bota. La puerta se abrió con un crujido. Luke contuvo la respiración y echó un vistazo dentro. La habitación de la cabaña estaba vacía.

Liberó el aire de sus pulmones y bajó su rifle, pero lo mantuvo acurrucado en la curva de su brazo cuando entró en la cabaña. El humo de leña la envolvió. Un rápido toque mostró que la chimenea todavía estaba caliente. El agua goteaba de los troncos en la chimenea. Luke frunció el ceño. ¿Alguien había apagado rápidamente el fuego cuando la había visto venir, sin darse cuenta de que apagar el fuego crearía aún más humo? Evidentemente, se había utilizado una manta que ahora colgaba sobre el borde del catre como si alguien la hubiese tirado apresuradamente. ¿Había dormido un viajero en la cabaña de camino y se había ido apurado para llegar a casa a tiempo para Navidad? No tenía nada en contra de extraños usando la cabaña por una noche o dos. Incluso fueron bienvenidos a tomar parte de los alimentos, siempre y cuando dejaran suficiente dinero para reemplazarla. Se acercó al estante tosco y revisó las provisiones. Página 83 de 114 Traducción: AngieE32018

Parte del tocino ahumado había desaparecido, y faltaba la bolsa de melocotones secos. Pero quienquiera que se hubiera servido su comida no había dejado nota ni dinero. Luke apretó los dientes. A pesar de que ya no luchaban por sobrevivir, todavía odiaba que alguien le robara a su familia. Tendría que ir a la ciudad justo después del día de Navidad y reemplazar lo que faltaba. Refunfuñando, se dirigió a la puerta y salió. Estaba a punto de cerrar la puerta cuando hizo una pausa. Todos los instintos le gritaban que no se alejara. Algo no estaba bien. Golpeó la puerta con fuerza, luego la abrió lentamente, tratando de evitar el crujido. La manta colgando del catre se movió. Luke levantó su rifle.−¡Sal de ahí, ladrón! El crujido de la manta se detuvo, pero el tacón de una bota rayada se asomó desde debajo del catre. −Puedo verte. ¡Sal, ahora! El resto de la bota apareció debajo del catre, seguida por una pierna del pantalón que era demasiado corto y se detuvo a mitad de camino del botín gastado. arma.

Luke ladeó su rifle, listo para defenderse si el ladrón saltaba con un

−Por favor, no dispare−exclamó el ladrón mientras se arrastraba por debajo de las patas del catre primero. −Date la vuelta−dijo Luke.−Despacio. Segundos después, Luke miró a un chico delgado. Desaliñado, el cabello rubio caía en una mejilla hundida pero no podía ocultar los moretones alrededor de sus ojos azules y su mandíbula. Sus manos, que extendió para mostrar a Luke que estaba desarmado, estaban manchadas de tierra y temblando. La ira se arrastró por el vientre de Luke hasta que sintió que se sonrojaba. Alguien había golpeado al chico a pesar de que apenas había alcanzado la pubertad y no podía defenderse. Ella bajó su rifle, pero el chico Página 84 de 114 Traducción: AngieE32018

mantuvo su cautelosa postura.−No te preocupes−dijo ella.−No te lastimaré. El chico solo la miró, observando cada movimiento con una mueca rebelde. Sin embargo, sus manos temblorosas le delataron su miedo. −¿Qué estás haciendo aquí?−Ella asintió con la cabeza hacia la mesa y el catre. −Me quedé a pasar la noche. No iba a robar nada, lo juro.

Excepto la comida. Luke decidió no mencionarlo.−¿Dónde está tu

familia?

El chico se encogió de hombros. −¿Tienes un lugar para quedarte? ¿Algún pariente en el valle? Otro encogimiento de hombros le respondió. Luke sabía lo que eso significaba. El chico estaba tan solo como ella a su edad. Recordaba haberse sentado en la parte de atrás, temblando por el frío, rezando para que la mañana llegara pronto. Ningún chico merecía pasar eso en Navidad. −Vamos−dijo ella.−Vendrás conmigo−Se aseguraría de que al menos pudiera cenar y pasar la Navidad en un lugar cálido y seco antes de continuar. Nora nunca la regañaría por traer una boca más hambrienta a la mesa. Pero cuando abrió la puerta, el chico se deslizó junto a ella y echó a correr. −¡Detente!−Luke dejó su rifle y corrió tras él. −¿Qué estás haciendo? El chico subió corriendo la colina, resbalando y deslizándose por el barro y la hierba húmeda, corriendo como si el diablo lo persiguiera. Luke luchó por mantener el equilibrio. El barro le salpicó las pantorrillas y se deslizó dentro de las botas, y perdió el sombrero al saltar sobre un arroyo. La lluvia fría azotó su rostro.

Maldición, él es rápido. Ella apretó los dientes e intentó acelerar. No

sería bueno para Lucas Hamilton, ranchero éxito, ser superado por un simple chico.

Página 85 de 114 Traducción: AngieE32018

El chico llegó a la cima de la colina. Su pie se deslizó debajo de él y cayó. Rodó por la colina sobre el asiento de sus pantalones. Cuando patinó hasta detenerse en la parte inferior de la colina, se puso de pie. Luke saltó y abordó al chico justo cuando recuperó el equilibrio. Ambos cayeron y se revolcaron en una maraña de ramas y barro. En lugar de quedarse quieto, el chico luchó como un puma. Un puño golpeó la oreja de Luke. −Ay. Deja de pelear conmigo.−Logró capturar sus muñecas con ambas manos, pero necesitaba todo su peso y todas sus fuerzas para evitar que se la quitara. Una vez más, a Luke se le recordó que en una pelea física, ella no era rival para un hombre adulto. Tuvo suficientes problemas para evitar que este chico le golpeara la cabeza.−Maldita sea, quédate quieto. No quiero hacerte daño. Ni siquiera te estoy entregando al sheriff. Solo quiero... Él empujó su rodilla entre sus piernas. El almohadillado en sus pantalones suavizó el golpe, pero el dolor todavía la atravesó. Gimiendo, perdió el control sobre el chico. Él se deslizó fuera de ella y luchó por ponerse de pie. El aire regresó a los pulmones de Luke justo a tiempo para que ella agarrara su pierna. El chico bajó nuevamente. Jadeando, Luke giró y lo sostuvo hacia abajo, esta vez asegurándose de inmovilizar sus piernas al sentarse sobre ellas. Quien dijo que una

patada entre las piernas era solo dolorosa para los hombres es un maldito mentiroso.

A pesar de su firme agarre, el chico nunca dejó de luchar. Sus ojos azules estaban congelados por el miedo, y su mirada salvaje parecía mirar directamente a través de ella, tal vez viendo algo en su pasado. −¡Detente! Basta, chico. No te lastimaré. Te dejaré levantar si no tratas de huir de nuevo. El chico lanzó su peso contra Luke una vez más, luego se hundió en el barro y se quedó quieto. Su pecho se sacudió mientras respiraba.−Muy bien. Página 86 de 114 Traducción: AngieE32018

−¿Prometes no correr? Sus pestañas cubiertas de barro parpadearon hacia ella como si estuviera sorprendido de que alguien confiara en su palabra. Finalmente, él asintió. Luke salió de él. Jadeando, se sentaron uno al lado del otro en el barro. −¿Por qué huiste? El chico se encogió de hombros.

Él no confía en mí. Probablemente no confíe en nadie.−Ven. Vamos a

asearnos y conseguir algo de comida en ti.−Se puso de pie y se inclinó para ayudarlo a levantarse. El chico vaciló, pero luego tomó su mano y se dejó poner de pie.

i Luke salió al porche y se quitó las botas cubiertas de barro. Ella asintió con la cabeza hacia el chico, que permaneció en silencio mirándola.−Quítate las botas afuera−dijo,−o mi esposa tendrá nuestras dos pieles. Visiblemente palideciendo, el chico se quitó las botas y las colocó junto a las de Luke en el porche. Cuando Luke abrió la puerta, Amy se apresuró a acercarse. Su mirada recorrió las manos vacías de Luke.−¿No hay árbol de Navidad?−La sonrisa de bienvenida se deslizó de su rostro y fue reemplazada por un ceño fruncido.

Oh. Luke había olvidado todo sobre el árbol. Entonces Amy vio al extraño. Sin temor, dio un paso adelante y miró al chico más alto.−Hola. Soy Amy ¿Quién eres tú? El chico miró a Luke como pidiendo ayuda, y ella le hizo un gesto de aliento. atrás.

−Soy Phin−Estrechó la mano que Amy le tendió y luego dio un paso

Página 87 de 114 Traducción: AngieE32018

Nora salió de la habitación, con un brazo alrededor de Nattie, que estaba agarrando tímidamente la falda de su madre. Ella observó la escena en su sala.−Parece que ustedes dos necesitan una muda de ropa. Luke sonrió. Típicamente de Nora. Ella no preguntó quién era el chico y qué había pasado para que estuvieran cubiertos de barro; vio a un chico necesitado y le ofreció ayuda, confiando en que ella conseguiría la historia completa más adelante. Y Luke sabía que ella le diría todo, sin dejar de lado la vergonzosa lucha de barro y la patada entre las piernas.

i Luke se reclinó en la silla que estaba en la cabecera de la mesa y observó a Nora meter el jamón y las patatas en el plato de Phin. El chico tiró la comida como si no hubiera comido en semanas, apenas masticando o mirando lo que estaba comiendo. Su mirada se movió de un lado a otro entre los peones del rancho, que estaban deleitando a Amy con historias sobre caballos salvajes, y Nattie, que hablaba sobre los regalos que podría encontrar en su media mañana. −Phin−Nora tocó su brazo para llamar su atención. Phin hizo una pausa con el tenedor a medio camino de su boca y se quedó mirando la mano en su brazo. Él no se apoyó en el toque suave, pero tampoco se apartó de él.

Él no confía en los hombres, pero no tiene ningún problema con las mujeres, pensó Luke. Qué irónico que Phin se hubiera apartado de ella. −¿De dónde eres?−Preguntó Nora. El nivel de ruido en la mesa se redujo instantáneamente, y el silencio se extendió mientras todos esperaban la respuesta. Phin redujo la velocidad de su masticación y tragó saliva.−Hacia el norte−dijo, señalando vagamente con su tenedor. −¿Canadá?−Preguntó Nora. Phin movió la cabeza en un semicírculo que podía significar sí o no. −¿Y nadie viaja contigo? ¿Estás solo? Esta vez Phin asintió.−Tengo casi quince años. Yo puedo cuidar de mí mismo. Página 88 de 114 Traducción: AngieE32018

Luke había estado solo a una edad aún más joven, pero todavía recordaba las muchas noches en que se fue a dormir con el estómago vacío y las muchas noches que se había obligado a permanecer despierta, escuchando hasta altas horas de la madrugada para que los bandidos no robaran sus pertenencias Finalmente se unió a los dragones para poner fin a su soledad y a la deriva sin rumbo. Por supuesto, con la guerra mexicana todavía en marcha, convertirse en un soldado había sido un salto de la sartén justo al fuego. −¿Y no tienes familia?−Preguntó Nora.−¿Nadie que se preocupe por ti cuando no vengas a casa? −Nadie−dijo Phin entre dos tenedores de jamón. Nora observó los moratones que se desvanecían en su rostro e intercambió una mirada con Luke. Sus ojos verdes brillaban con lágrimas derramadas. Luke extendió la mano y la apretó debajo de la mesa. No te hagas

cargo de esto, cariño. No puedes sufrir con cada chico sin hogar que se presente, o te romperá el corazón. −¿Quieres una manzana asada?−Preguntó Nora. El tenso conjunto de los hombros de Phin se relajó cuando las preguntas sobre él se detuvieron. Él asintió con entusiasmo. Nora sacó una manzana de su lugar sobre el fuego, roció canela sobre ella y la dejó frente a Phin. −No te quemes la lengua−dijo Nattie, sonando tan parecida a Nora que todos rieron.

Página 89 de 114 Traducción: AngieE32018

Hamilton Horse Ranch Baker Prairie, Oregón 25 de diciembre de 1857 Pequeños puños golpeando contra la puerta del dormitorio despertaron a Luke. −¡Mamá! Papá,−gritaron Nattie y Amy, pero, como les habían enseñado, las chicas no abrieron la puerta. Nora se levantó de la cama. Se inclinó para besar la mejilla de Luke.−Vete a vestirte. Las distraeré hasta que estés lista para unirte a nosotros. Diez minutos más tarde, cuando Luke salió de la habitación, con los senos atados debajo de la camisa y el chaleco, Amy y Nattie saltaron de un lado a otro en el salón. nevó.

−Papá−Nattie agarró su mano y la arrastró hacia la ventana.−Mira,

No eran las montañas de nieve con las que Luke había crecido al este, pero un poco de nieve había caído de la noche a la mañana. Ahora, tres pulgadas de nieve cubrían el corral, las ramas de los árboles y las colinas que rodeaban el rancho.−Así que Santa no debería haber tenido ningún problema entregando regalos anoche−dijo Luke.−Tal vez deberías ir a revisar tus medias. −Espera.−Nora puso una mano sobre los hombros de las chicas, luego miró a Luke.−¿Puedes ir a buscar a Phin primero? Por el aspecto de las cosas, apuesto a que nunca llegó a celebrar la Navidad antes. Luke fue al barracón, donde Phin había pasado la noche. Cuando abrió la puerta, Toby estaba colocando un nuevo tronco en la estufa de hierro fundido. Hank se sentó en su litera, pero las otras dos camas estaban vacías. −¿Dónde está el chico?−, Preguntó Luke. −Se fue−dijo Hank.−Ya se había ido cuando me desperté. Página 90 de 114 Traducción: AngieE32018

Luke caminó a través de la nieve hacia la casa principal, tratando de encontrar las palabras adecuadas para explicárselo a su familia. Las chicas estarían decepcionadas. Habían querido mostrarle sus regalos al recién llegado, y Nora había querido consentirlo con buena comida y calidez materna en Navidad. Un ruido extraño del patio del rancho la hizo dar media vuelta antes de llegar al porche. Allí, en el medio del patio del rancho, estaba Phin. El sudor brillaba en su frente, y una manga de su raída chaqueta estaba rasgada. Sus dos manos estaban envueltas alrededor del tronco delgado de un roble blanco joven. Luke entrecerró los ojos hacia él.−¿Qué estás haciendo? Lentamente, Phin cruzó el patio del rancho y apoyó el árbol contra la barandilla de la veranda. Las hojas marrones se balanceaban sobre las ramas gris ceniza.−Pensé que ya que te olvidaste del árbol de Navidad por mí, te traería uno−Él asintió con la cabeza hacia el árbol, con cauteloso orgullo brillando en sus ojos.

Oh Señor. Luke reprimió una carcajada. Supongo que deberíamos

haberle dicho que los árboles de Navidad suelen ser pinos o abetos. Ella extendió la mano para darle una palmadita en el hombro, pero cuando él retrocedió, se conformó con un gesto de agradecimiento.−Vamos a poner tu árbol adentro. Estás justo a tiempo para los regalos.

i Un tirón en la manga hizo que Luke apartara la mirada de Phin y Nora, quienes estaban tratando de encontrar el mejor lugar para su roble de Navidad. −Papá−Nattie señaló el árbol.−Así no es como los árboles de Navidad se ven en las fotos. −Ssssh.−Luke presionó un dedo en sus labios.−Phin no sabía eso. No querrás herir sus sentimientos diciéndole que nos trajo el árbol equivocado, ¿verdad? Trenzas negras volaron cuando Nattie negó con la cabeza.−Será un secreto−susurró.−Quizás el próximo año, Amy y yo podamos ayudarlo a elegir el árbol correcto. Página 91 de 114 Traducción: AngieE32018

El próximo año. Luke hizo una pausa pero no quería mentir. Como no

podía decirles a sus hijas la verdad sobre sí misma, había jurado al menos ser sincera sobre todo lo demás.−Cariño, Phin no estará aquí el próximo año. −¿Por qué no? −Nattie−llamó Nora antes de que Luke pudiera responder.−Ven a ayudar a decorar el árbol. Cuando Nattie se apresuró, Luke dejó escapar un suspiro. Salvada de nuevo. Nora se acercó y se unió a ella, sentada en el borde del sillón de Luke. Luke colocó un brazo alrededor de la cadera de Nora, sosteniéndola a salvo, y apoyó su cabeza contra la de Nora. Juntos, vieron a las chicas colgar manzanas y estrellas de paja en las ramas de roble. Phin recogió a Nattie para que pudiera colocar una pequeña muñeca en la copa del árbol. Cuando bajó a Nattie, ella le echó los brazos alrededor de la cintura y lo abrazó. Él se puso rígido y la miró como si sus brazos fueran serpientes venenosas deslizándose por su cuerpo, pero luego lentamente extendió la mano y le puso la mano en el hombro. Nora se rió entre dientes.−Me recuerda a ti. −¿A mí? −Así es como te veías cuando Amy te abrazaba por primera vez−La sonrisa de Nora desapareció, y miró a Luke a los ojos.−Está hambriento de amor. Luke cerró los ojos. Ella sabía lo que venía. −¿No podemos acogerlo y darle un hogar? −Nora.−Luke abrió los ojos.−No sé si esa es una buena idea. −¿Por qué no? Sin duda, dejarlo quedarse con nosotros sería mejor que dejarlo valerse por sí mismo. El sillón crujió cuando Luke se volvió hacia Nora.−Sería un gran riesgo para mí. Una persona más alrededor que podría descubrir quién y qué soy realmente. Página 92 de 114 Traducción: AngieE32018

−Usted asumió el mismo riesgo cuando contrató a Toby y Hank−dijo Nora. Frotó el hombro de Luke, masajeando tiernamente sus músculos tensos.−¿De qué se trata esto realmente? Luke se apretó el puente de la nariz mientras trataba de expresar sus sentimientos.−Toby y Hank son adultos. Phin todavía es un chico. −¿Y? −Si lo aceptamos, podría verme como una figura paterna−Un modelo a seguir. No estoy segura de estar lista para eso. Nora se deslizó más cerca, ahora casi sentada en el regazo de Luke, frunció el ceño hacia Luke.−Pero eres un padre maravilloso para Amy y Nattie. Todavía no lo dudas, ¿verdad? −No. Pero Amy y Nattie son chicas. Se moldearán después de ti. −Oh, ¿sí?−Nora se rió.−Cuando tenía diez años, no deseaba un caballo para Navidad. Amy te persigue tanto como ella me persigue. Una sonrisa tembló en los labios de Luke. La idea era tan aterradora como emocionante.−Sí, pero aún así, las chicas aprenderán lo que significa ser una mujer de ti−Bajó la voz hasta un susurro casi inaudible.−¿Cómo puedo enseñarle a Phin cómo ser un hombre cuando soy...−Gesticulando por su cuerpo, se quedó en silencio. −¿Qué te parece primero enseñarle cómo ser un ser humano decente? −Sí, pero... −Dime una cosa que un hombre podría enseñarle que no puedes−dijo Nora, su voz baja, pero firme. Los pensamientos de Luke saltaron de idea en idea como una piedra plana sobre la superficie de un lago. Montar. Luchar. Cuidar de caballo; construir una cabaña. Afeitarse. Proteger a los débiles. Tratar a las mujeres con respeto. Ella había hecho todo eso muchas veces. esto?

Sorprendida, miró a Nora a los ojos. ¿Podría ella realmente hacer

−Un chico podría tener un peor modelo a seguir−dijo Nora.−De hecho, sospecho que su padre lo golpeó. Página 93 de 114 Traducción: AngieE32018

El estómago de Luke se apretó ante la idea. −Mamá, papá, mira−gritó Amy desde el otro lado del salón.−El árbol está listo. ¿Podemos abrir nuestros regalos ahora? Allí, junto al escritorio de Nora, estaba el roble más alegre que Luke había visto en su vida. Sus ramas colgaban bajas con nueces, manzanas, galletas, estrellas de paja y cintas de colores. −A veces−susurró Nora,−Un roble es el mejor árbol de Navidad−Y a veces, una mujer es la mejor figura paterna−Besó la sien de Luke y cruzó la habitación para ayudar a Nattie a quitar la media de la chimenea. Aturdida, Luke se quedó atrás. Phin vagó hacia ella, con las manos metidas en los bolsillos.−Mejor me voy ahora. Gracias por la comida. Un chillido de Amy distrajo a Luke. Miró al otro lado de la habitación y vio a Amy sosteniendo un nuevo caballo de madera en sus manos. Amy le pasó las manos por el pelaje espolvoreado de rojo. Luke sonrió. Solo espera hasta que descubras que te estamos dando

un caballo de la vida real para Navidad también.

Cuando Luke volvió la cabeza hacia atrás, el chico ya no estaba. Se levantó de un salto del sillón, cruzó la habitación en tres pasos rápidos y abrió la puerta.−¡Phin! Giró en el primer escalón del porche. Luke se aclaró la garganta.−¿Por qué no te quedas? −La Navidad es para las familias−dijo Phin. −Es por eso que queremos que te quedes. Ahora Phin se volvió completamente y la miró.−Te dije que puedo cuidarme solo. No necesito tu pena.

Ve con cuidado. No lastimes su orgullo.−No estoy ofreciendo

compasión. Estoy ofreciendo...−Ella vaciló, y luego su mirada cayó sobre el barracón.−Estoy ofreciendo un trabajo. −¿Un trabajo? −¿Eres bueno con los caballos? Página 94 de 114 Traducción: AngieE32018

Phin se encogió de hombros. Luke decidió tomarlo como un sí.−Bueno. Entonces estás contratado, si quieres el trabajo. El escalón de madera crujió cuando Phin cambió su peso. Se encontró con la mirada de Luke, indagando en silencio. Luego asintió.−Lo quiero. −Entonces vamos−Luke abrió la puerta, y ella ya podía sentir la mirada orgullosa de Nora descansar en ella.−Creo que hay una media en el salón con tu nombre en ella. Phin pasó a su lado, esta vez sin apartarse de su leve toque en su hombro. Por un momento, Luke se quedó atrás, tomando en silencio a su familia reunida alrededor del roble de Navidad. Luego sonrió y entró para unírseles.

Página 95 de 114 Traducción: AngieE32018

Arrastrado Serie Oregón

Por Jae Sinopsis La inundación más grande en la historia de Oregón arrasa casas, graneros y animales en el valle de Willamette. Al mismo tiempo, Amy, de catorce años, se ve arrastrada por sus sentimientos hacia su mejor amiga.

Página 96 de 114 Traducción: AngieE32018

Hamilton Horse Ranch Baker Prairie, Oregón 3 de diciembre de 1861 La puerta de entrada se abrió de golpe. Amy casi deja caer los platos que llevaba a la mesa cuando papá entró precipitadamente. Por una vez, no se molestó en quitarse el sombrero. El agua goteaba sobre el piso de madera. −¡Papá!−Amy abandonó los platos.−¿Qué pasó? Mamá se apresuró a salir de la cocina e intentó ayudar a papá a quitarse la chaqueta mojada. −No−Papá negó con la cabeza.−Tendré que salir de nuevo en un minuto. Solo vine para decirte que no estaré en casa para la cena. El río sigue subiendo, y esta maldita lluvia no se detendrá pronto. Necesito conducir a los potros al pasto del sur, lejos del río, o podrían ahogarse. Amy corrió a buscar su chaqueta y su sombrero.−Te ayudare. Papá le quitó el sombrero y la chaqueta y los colgó de nuevo en la percha junto a la puerta.−No. Llevaré a Phin conmigo. Quédate aquí. −Pero... −Tu madre podría usar tu ayuda aquí−dijo papá. Amy pisó fuerte su pie.−¿Preparando la mesa para la cena?−Soltó un bufido. Rescatar a los potrillos era mucho más importante que las tareas domésticas.−Solo porque soy una niña, tengo que quedarme aquí y preparar la estúpida mesa mientras Phin... Papá se acercó y bajó la cabeza para mirarla directamente a los ojos.−Esto no tiene nada que ver con que seas una niña. Phin es un adulto, tienes catorce. Es por eso él vendrá conmigo y tú te quedarás aquí. Amy dejó caer los hombros.

Página 97 de 114 Traducción: AngieE32018

fue.

Después de palmear el brazo de Amy, papá besó a mamá, y luego se

Estupendo. Amy se hundió en el sillón favorito de papá y apoyó la

cabeza en sus manos. Ahora comenzó la espera. i

Cascos estruendosos ahogaban el tamborileo de la lluvia en el techo. La cabeza de Amy se sacudió. ¿Ya ha vuelto Papa? Corrió hacia la ventana, una de las pocas en el valle que tenía un panel de vidrio real. Las nubes colgaban bajas, proyectando sombras en el patio del rancho. Amy entrecerró los ojos para ver a través del vidrio manchado de lluvia. Después de un segundo, distinguió los contornos de una carreta.−Mamá−Llamó.−Alguien viene. Su madre ya estaba abriendo la puerta, con un rifle en la mano. Amy la siguió rápidamente antes de que mamá pudiera decirle que se quedara atrás. En el patio del rancho, Jacob Garfield bajo a su esposa e hija desde la carreta. Bernice y Hannah se levantaron la falda y se metieron en charcos hasta los tobillos. −¡Hannah!−El corazón de Amy comenzó a correr. Corrió a abrir la puerta. Los Garfield corrieron a la sala. −Lamento irrumpir así.−dijo Bernice,−Pero... Mamá la detuvo con un gesto de su mano.−Sabes que no nos importa. Amy seguro no lo hacía. No había visto a Hannah en semanas. Cada vez que ella había ido a la ciudad, Hannah tenía que ayudar en la tienda de sus padres o había estado ocupada con otras cosas. Parecía una eternidad desde la última vez que montaron juntas. Mamá se volvió hacia Amy.−Amy, lleva a Hannah a tu habitación y dale uno de tus vestidos para que se cambie. La pobre chica está empapada hasta los huesos.

Página 98 de 114 Traducción: AngieE32018

Lo estaba. Su corpiño se aferraba a sus amplios pechos. Desde debajo de su sombrero de copa de sol, su cabello oscuro colgaba en hebras empapadas. −Eso sería maravilloso−dijo Hannah. Le dirigió a Amy una débil sonrisa.−Días como este, considero que usar pantalones como tú no sería tan malo después de todo. Amy alcanzó la mano de Hannah para llevarla a su habitación. La mano de Hannah estaba fría, y Amy la frotó entre las suyas para calentarla mientras subían las escaleras. Mientras subían las escaleras, se esforzó por escuchar la conversación en la sala, pero no pudo distinguir más que unas pocas palabras. Nattie echó un vistazo fuera de su habitación cuando pasaron, con un libro abierto en sus manos.−¿Que está pasando? −No lo sé todavía−dijo Amy. Nattie las siguió a la habitación de Amy y se sentó en la cama. Haciendo caso omiso de su hermana pequeña, Amy vertió agua de una jarra en el recipiente en el lavabo y colocó una toalla y un jabón al lado.−Aquí. Espero que te guste el jabón. La amiga de mamá, Tess, había enviado el jabón perfumado del Este, y Amy lo había guardado para una ocasión especial. −Gracias. Huele bien.−Hannah se puso el chal empapado sobre un baúl al pie de la cama de Amy y comenzó a desabotonarse el corpiño. Amy rápidamente se dio vuelta y se ocupó de encontrar un vestido que Hannah pudiera usar. Le quemaron las mejillas y se maldijo a sí misma, Hannah era su mejor amiga, entonces, ¿por qué de repente se sonrojaba a su alrededor?−¿Qué haces en este clima?−Preguntó cuándo estaba segura de que su voz sonaría normal. −Queríamos visitar a los Buchanan−dijo Hannah. Tela crujió. Una falda verde clara se colocó al lado del chal en el baúl, luego siguieron tres enaguas. Todavía sin mirar a Hannah, Amy miró la falda y las enaguas, ¿Hannah llevaba su mejor vestido de domingo en medio de la semana?−¿En esta lluvia? −Ha estado lloviendo durante las últimas dos semanas. Mamá no quería postergar la visita por más tiempo. Página 99 de 114 Traducción: AngieE32018

−Entonces, ¿Qué te trae por aquí?−La granja de Buchanan no limitaba directamente con el atuendo de Hamilton. Hannah puso sus medias húmedas en el baúl.−Los caminos están mucho peores de lo que pensábamos. La carreta casi se atascó dos veces en el barro.-Se acercó a Amy. −¿Puedes ayudarme con el corsé? El calor corrió a través de Amy. Asintió, sin confiar en su voz, y lentamente se volvió. Así que Hannah estaba usando sus mejores galas el domingo, incluido un corsé. Dispuesta a que sus dedos no temblaran, Amy se estiró para aflojar los cordones en la parte posterior del corsé. Su mirada siguió la curva de los omoplatos de Hannah. Qué pálida y suave era la piel de Hannah. −¿Amy? −Uh, ¿sí?−Amy apartó la mirada y rápidamente aflojó el resto de los cordones.−¿Así que quieres quedarte hasta que la lluvia se acabe? −Oh, eso sería bueno−dijo Nattie desde la cama.−Podrías contarnos todas las noticias de la ciudad. ¿Recibió tu padre algún libro nuevo? −No lo sé−dijo Hannah y se giró para mirarlas, apretando el corsé contra sus pechos.−Estaba ocupada con otras cosas. ¿Era eso un sonrojo que se extendía sobre las mejillas de Hannah y se extendía hasta la parte superior del pecho? Amy no estaba segura. No se atrevió a mirar demasiado de cerca por temor a que Hannah pensara que estaba comiéndosela con los ojos. −Probablemente no nos quedaremos a pasar la noche. Papá solo quería pedirle ayuda a tu padre.-Hannah tomó la falda y la blusa que Amy le tendió y se giró.−Dos de los puentes han sido arrasados, y Papá tiene miedo de que los Buchanan no estén tan bien. Amy miró por la ventana. La lluvia aún no había amainado. Sus pastos se habían convertido en barro. El primer corte de heno podría arruinarse para el próximo año, pero al menos el Rancho Hamilton no estaba en peligro inmediato. Papá había construido su casa principal y las dependencias en un lugar seguro, en una colina, no muy cerca del río. Algunos de sus vecinos no habían tenido la misma previsión. Los Buchanan habían construido su hogar en las orillas del río Willamette. Si bien eso les brindó fácil acceso a una fuente de agua, su ubicación también los puso en riesgo cada vez que el río subía. Página 100 de 114 Traducción: AngieE32018

−Los Buchanan podrían estar en problemas. Tu padre tiene razón sobre eso.-Amy se mordió el labio. Deseaba que papá estuviera en casa para decirle qué hacer.−Tenemos que ir a verlos. −Amy−llamó mamá desde la sala.−Preparas la cena para Nattie y Hannah mientras voy con Bernice y Jacob para ver cómo están los Buchanan. Amy apretó los dientes. ¿Por qué sus padres siempre intentaron que se quedara en casa?−Nattie puede preparar la cena−dijo. Bajó corriendo las escaleras para enviarle a mamá su mirada suplicante.−Iré contigo, conozco cada centímetro de tierra entre aquí y la granja de los Buchanan. Mamá vaciló. Ella miró a Jacob, quien se encogió de hombros. Hannah se puso al lado de Amy.−Voy contigo también. −Señor−Jacob gimió.−¿Qué pasó con los viejos tiempos cuando las hijas estaban contentas de quedarse en casa y hacer lo que sus padres les decían que hicieran? Mamá se rió.−Nunca funcionó así en nuestra familia, Jacob−Miró a Amy y luego miró por la ventana.−Muy bien. Todos nos iremos. Si los Buchanan están realmente en problemas, probablemente les vendría bien todas las manos de ayuda. b Los Garfield se amontonaron sobre la carreta, mientras que mamá, Nattie y Amy ensillaron caballos para ellas. Normalmente, Amy prefería que Hannah subiera a la silla detrás de ella. Cada vez que Hannah deslizaba sus manos alrededor de ella y se agarraba a la cintura de Amy, Amy se sentía como un caballero en uno de los libros de Nattie. Pero ahora, con el suelo empapado, Canela no podía soportar el doble peso. Amy entrecerró los ojos bajo la lluvia para distinguir los agujeros de barro. Canela resopló. Amy le dio una palmadita en el cuello mojado.−No me gusta este clima tampoco, Cin.

Página 101 de 114 Traducción: AngieE32018

Cuanto más se acercaban a la tierra de Buchanan y al río, peor se ponía. Los campos se inundaron y el trigo, que debería haberse cosechado pronto, se arruinó. En algunos lugares, las vallas se inundaron por encima del riel inferior. Canela vadeó una colina. En la cresta, Amy frenó el castrado y miró hacia adelante. A lo lejos, el río Willamette y sus afluentes formaron un gran lago de una milla de ancho. −Oh, Señor−dijo Hannah.−Espero que Joshua esté bien. Él no puede nadar. Amy presionó sus labios juntos. Tampoco podía nadar, y dolía que Hannah solo pensara en él, no en ella. Bueno, no estás viviendo al lado del

río.

Jacob instó al caballo delante de la carreta hacia adelante. Amy se quedó al costado de la carreta para que el barro arrojado por las ruedas de la carreta no golpeara a Canela. Una vaca muerta flotaba en el agua hasta la rodilla a su derecha. Amy lanzó una mirada hacia el cielo. Señor, por favor, deja que papá

y los potros estén bien.

Manteniéndose en los puntos más altos que no estaban tan inundados, se dirigieron río arriba hacia la granja de los Buchanan. Los escombros se precipitaron por el rugiente río. Dos ovejas fueron arrastradas hacia el norte; luego, un montón de madera pasó volando. Las lámparas bailaron en el río y se acercaron rápidamente. Amy miró.-Es eso...?-Ella agarró las riendas con más fuerza.−¡Es la casa de los Buchanan! La furiosa inundación había arrasado toda la casa. Con las lámparas todavía encendidas, flotó río abajo. Cuando la casa pasó junto a ellos, Amy vio una sombra moverse dentro.−¡Alguien todavía está adentro!−Instó a Canela a andar más rápido, persiguiendo la casa. Mamá y Nattie la alcanzaron rápidamente. La carreta retumbó en el barro detrás de ellos. Bernice repitió el Padrenuestro una y otra vez. Página 102 de 114 Traducción: AngieE32018

El agua subió por las piernas de Canela, por lo que Amy lo alejó del río, pero vigiló la casa flotante. La casa se estrelló contra la orilla del río y se sacudió como si estuviera a punto de explotar. Amy contuvo la respiración. La oración de Bernice se hizo más fuerte, casi ahogando las rugientes aguas. La lluvia se derramó del sombrero de Amy mientras inclinaba la cabeza y miraba a través de los torrentes. La casa no fue arrastrada río abajo más lejos.−¡Está alojado entre los arbustos de avellana! Dejaron atrás caballos y carretas y se lanzaron a través del barro hacia la casa. El porche estaba apuntando lejos de ellos, por lo que no había una manera fácil de entrar. −Subiré dentro−gritó Jacob.−Ustedes mujeres quédense aquí.−Él forzó la ventana y se apoyó en el alféizar para entrar. Las ramas del arbusto de avellana crujieron. −No−gritó Amy.−Eres demasiado pesado. Si subes adentro, la casa será barrida. Déjame ir. Jacob se detuvo y la miró.−Pero eres solo una niña. Papá nunca hubiera dicho eso, pero ahora no estaba allí, así que Amy tuvo que apretar los dientes y tratar con Jacob.−Sí, soy una niña−dijo, forzándose a sí misma a no dejar que su enojo se mostrara.−Es por eso que soy más ligera que tú. Tío Jacob, por favor. Déjame hacer esto. Jacob miró hacia atrás y adelante entre la casa y Amy. −Ven aquí, Amy−gritó Mamá sobre el rugido del agua. −No, mamá, yo... −¡Ven aquí! Amy se volvió. Mamá se acercó a ella, colocó un lazo alrededor de la cintura de Amy y lo ató con un nudo que papá les había mostrado. Besó la frente de Amy.−Ahora ve. Y ten cuidado Página 103 de 114 Traducción: AngieE32018

Jacob todavía bloqueó la ventana.−¿Estás segura de que quieres que ella…? −Sí−Mamá le empujó el hombro. Finalmente, Jacob se agarró del extremo del lazo y se alejó. Amy sintió un nudo en el estómago. No pienses Sólo muévete, después de echar un vistazo a las mujeres en la orilla del río, Amy se arrastró por la ventana. Puso los pies en el suelo de la habitación de los Buchanan, con cuidado de no causar ninguna vibración que podría desalojar la casa de su asimiento precario. La madera crujió, pero los arbustos aún aferraban la casa. Amy avanzó de puntillas. El agua se arremolinaba alrededor de sus tobillos. Ella miró a su alrededor. El baúl de madera que normalmente se encontraba al pie de la cama había sido arrastrado hasta la mitad de la puerta. Alguien había apilado las posesiones más valiosas de los Buchanan en la cama para salvarlos del agua que se elevaba. Una Biblia encuadernada en cuero se balanceaba sobre los vestidos de domingo, un rifle y una cuna tallada a mano. Una muñeca estaba encaramada en la pila como si estuviera mirando todo. Amy abrió la puerta de la habitación y miró alrededor del salón. Estaba vacío también. ¿Se había equivocado y solo había imaginado a alguien moviéndose dentro de la casa? Mamá tendrá mi piel si arriesgo mi vida por nada. Pero luego un leve gemido salió del salón. −¿Hola?−Amy llamó. No hubo respuesta. Lentamente, paso a paso, Amy cruzó la sala, dejando que los gemidos la guiaran. Los ruidos provenían claramente de la chimenea, que estaba tan húmeda como el resto de la sala. allí?

¿Sería un animal, arrastrado a la casa por la inundación, atrapado Amy se agachó para mirar dentro de la chimenea. Página 104 de 114 Traducción: AngieE32018

Grandes ojos azules la miraron fijamente. −¡Lucinda!−Amy dejó que su mirada recorriera a la hija menor de los Buchanan, asegurándose de que no estuviera herida.−¿Qué estás haciendo aquí? ¿Dónde están tus padres? En lugar de responder, Lucinda se lanzó hacia Amy. Amy fue derribada y aterrizó en el piso, la niña de seis años encima de ella. El agua la empapó por los pantalones y la camisa. La casa crujió y se sacudió. El corazón de Amy se sacudió.−Lucy−susurró.−Quédate muy, muy quieta. El piso se inclinó debajo de ellas. Se precipitaron hacia la puerta principal, que estaba abierta, revelando el rugiente río más allá. Amy protectoramente aferró a la niña contra su cuerpo. Trató de detener su deslizamiento, clavando los talones. Fue en vano. Corrieron hacia la puerta y el río. río.

¡No, no, no! Amy agarró la mesa, pero también fue arrojada hacia el Un tirón en la cuerda alrededor de la cintura de Amy detuvo su caída.

El aire salió de los pulmones de Amy. Se quedó quieta, jadeando, luego el gemido de la casa la hizo entrar en acción. Con dedos temblorosos, aflojó el nudo, agarrándose a la cuerda con una mano. Lo ató a la delgada cintura de Lucinda y frenéticamente tiró de la cuerda, esperando que Jacob y mamá al otro lado entendieran que quería que tiraran. Las ramas se rompieron afuera. Un tirón de la cuerda los empujó hacia la habitación, pero no fue lo suficientemente rápido. La casa se deslizó lentamente hacia el río. El peso de Amy sobre el de Lucinda las estaba frenando. Mientras las arrastraban por la puerta de la habitación, soltó la cuerda. Lucinda fue arrancada, hacia la ventana. Ella gritó a todo pulmón. Con un estallido, la casa fue devuelta a la inundación, lejos de la orilla.

Página 105 de 114 Traducción: AngieE32018

b Todo parecía suceder al mismo tiempo. Lucinda fue atravesada por la ventana. Amy se estrelló contra el suelo y se aferró a la jamba de la puerta. La casa a su alrededor giraba y se sacudía como un bronco.

¡Aguanta! Los restos golpean la casa, haciéndola temblar. Con un chillido casi doloroso, una de las paredes fue arrancada. Jadeando, luchando contra el pánico, Amy se arrodilló sobre la estructura ahora como una balsa y miró el torrente rugiente que la rodeaba. Los bancos pasaron corriendo. Todo lo que podía ver era el torrente de agua marrón y efusiva. Gritos y gritos, casi ahogados por el rugido del agua, vinieron del exterior.

¡Mamá! Un nudo se formó en la garganta de Amy, asfixiándola. Sus manos temblaban tanto que casi perdió el control de la jamba. Estaba atrapada, sin salida. Su única oportunidad era esperar que la casa se alojara en un árbol o un arbusto a lo largo de las orillas de nuevo. Delante de ella, distinguió una curva en el río. La casa fue arrastrada hacia la orilla del río. Si ella se acercaba lo suficiente, tal vez, solo tal vez, podría saltar a tierra.

¡Por favor, por favor, por favor! La casa se estrelló contra la orilla. Amy fue arrojada al otro lado de la habitación. Su cabeza chocó con la cama. Ella gritó y se cubrió la cabeza con los brazos. La cuna cayó, casi golpeándola también. La muñeca de Lucinda aterrizó junto a ella. Gimiendo, Amy levantó la vista. Parte de la pared exterior había sido arrancada. Los restos de la casa se balanceaban a pocos metros de la orilla del río. Siguiendo un impulso, Amy empujó la muñeca detrás de su cintura y se tambaleó hacia la abertura en la pared. Justo antes del borde, se detuvo; la orilla estaba demasiado lejos para alcanzarla saltando. ¿Podría llegar a los cinco metros hasta la orilla si chapoteaba como loca?

Página 106 de 114 Traducción: AngieE32018

Sus piernas temblaban mientras apretaba sus músculos y se preparaba para saltar. −¡Amy, no! La cabeza de Amy se sacudió. Las lágrimas ardientes corrieron por su rostro cuando divisó a papá, parado en los estribos sobre Dancer, agitando frenéticamente. Sus piernas cedieron, y ella cayó al suelo.−Papá, ¡Ayúdame! −Mantén la calma−Papá Gritó.−Iré a buscarte−Saltó de su caballo, se deslizó por la orilla fangosa y se adentró en el río. Las inundaciones le desgarraron las piernas, casi arrastrándolo. Maldiciendo, él saltó hacia atrás.−La corriente es muy fuerte. Hagas lo que hagas, no saltes. La casa se movía más rápido ahora, lejos de papá.−¡Papá! Papá corrió a lo largo de la orilla, saltando sobre madera flotante y otros escombros. El río hizo otra curva, forzando a la casa hacia la orilla opuesta, donde papá ya no podría alcanzarla. Papá saltó al agua. −¡Nooo!−Gritó Amy mientras las olas se estrellaban sobre su cabeza, no podía verlo más.−¿Papá? ¡Papá!-De rodillas, se deslizó más cerca del borde de la improvisada balsa y miró la inundación pardusca. Su padre se había ido. Amy sollozó. Un toque en su rodilla la hizo mirar hacia arriba.

¡Papá! Se aferró al piso de madera de la casa.−Deslízate sobre mí y

sube a mi espalda.

−P…pero soy demasiado pesada.−Amy miró el río. ¿Y si arrastraba a papá también? El agua goteaba del cabello de papá.−¿Recuerdas cómo salvé a tu madre del río Wakarusa?

Página 107 de 114 Traducción: AngieE32018

Amy asintió. Era una de las pocas cosas que podía recordar de su infancia. Mamá casi se había ahogado, tratando de evitar que la muñeca de Amy cayera al río. Amy agarró la muñeca que sobresalía de sus pantalones. −Puedo hacer esto−dijo papá como para tranquilizarlos a los dos. Vacilante, Amy se deslizó y se subió a su espalda. Envolvió sus brazos alrededor de sus hombros y se aferró a su vida. −Hagas lo que hagas, no te sueltes−dijo papá. Luego los apartó de los restos de la casa. El agua corriendo los desgarró, los engulló. La cabeza de Amy se mojó debajo del agua. No podía respirar, Pánico se elevó. Luchó contra el impulso de soltar y patear sus brazos y piernas. El agua ardió en sus ojos. No podía ver y ni siquiera sabía qué camino tenía arriba y cuál estaba abajo. Algo la golpeó en la espalda. Abrió la boca porque quería gritar de dolor. En cambio, tragó agua. Le dolían los pulmones. Las fuertes piernas de papá los impulsaron hacia arriba. La cabeza de Amy salió a la superficie. Escupió agua y se quedó sin aliento, aspirando sus pulmones. Poco a poco, papá los acercó a la orilla. Amy pateó sus piernas para ayudar. Una ola los cubrió, y ella tragó más agua. Papá tosió debajo de ella, pero nunca dejó de nadar. Finalmente, se arrastró por la orilla del río. Amy rodó por su espalda, jadeando, tosiendo. Se tumbaron en el barro, jadeando por el aire y mirando al cielo nublado. Entonces, papá se sentó y la miró. El agua le corría por la cara.−¿Qué demonios estabas haciendo en esa casa? −L…L…Lucinda−Los dientes de Amy chocaron entre sí. Estaba temblando tanto que apenas podía hablar. Papá la miró. Página 108 de 114 Traducción: AngieE32018

−L…la hija del B…Buchanan−dijo Amy.−Ella estaba atrapada en la casa. La rescaté, pero fue demasiado tarde para que pudiera salir. −Cristo, si no hubiera bajado al río a buscar a los potros de un año...−La voz de Papa también tembló.−Nunca, nunca hagas algo como esto otra vez, ¿Me oyes? Amy se arrojó sobre su padre. Acunó su cabeza contra su hombro, ignorando la camisa mojada y fangosa, y lloró. b Caminaron hacia el sur, manteniéndose a una distancia segura del río. Amy se estremeció en su ropa mojada. Llegaron a otra colina, pero todavía no hay rastros del caballo de Papá ni de nadie que los rescatara. Lo único que Amy podía ver era agua, barro y campos en ruinas; aparentemente, el río la había arrastrado hacia el norte desde bastante lejos. −¿Dónde está Phin?−Preguntó ella. Tal vez encontraría a Dancer, el castrado que papá había dejado atrás, y viniera a buscarlos. Anhelaba subirse a la espalda del castrado y dejar que llevara su casa. −Lo envié para ver si alguno de los potros de un año bajaba al Molalla. Apenas había terminado la frase cuando se acercaron los cascos. Amy tropezó y se detuvo. La carreta de Garfield se lanzó hacia ellos. Mamá galopaba por delante sobre Canela, con su propia yegua a cuestas. Su pelo se había liberado de sus alfileres y ondeaba como una bandera roja en el viento. Ella detuvo el castrado delante de ellos y se deslizó de la silla. Su rostro estaba manchado como si hubiera estado llorando. −Estoy bien, mamá... Mamá la envolvió en un fuerte abrazo, amortiguando el resto de lo que Amy quería decir. Los Garfield y los Buchanan se amontonaron a su alrededor, todos hablando al mismo tiempo, preguntando, explicando, riendo y llorando. Finalmente, los nervios tensos de Amy no pudieron soportarlo más, se liberó del abrazo de mamá y se dirigió hacia los Buchanan. Página 109 de 114 Traducción: AngieE32018

Tom y su esposa Emeline estaban acurrucados juntos, agarrados a Lucinda, mientras Joshua, el hijo mayor de Tom, flotaba cerca. −No sé cómo agradecerte−dijo Tom, su voz áspera como si hubiera estado gritando durante horas.−Todos nos habíamos subido a la carreta y estábamos a punto de salir cuando Lucy saltó y volvió corriendo a la casa, creo que ella quería ir a buscar su muñeca. −Oh−Amy se dio unas palmaditas en la cintura. La muñeca todavía estaba allí. Sacó el juguete empapado de sus pantalones y se lo dio a la niña.−Aquí. Lucinda envolvió sus brazos alrededor de la muñeca y la apretó contra su pecho, barro y todo. Amy sintió manos sobre sus hombros. Se volvió. Sus padres estaban detrás de ella con Nattie y Hannah. −Vamos−dijo papá.−Vamos a casa. b −¿No estabas asustada?−Susurró Hannah. Amy se volvió en la cama para mirar a Hannah.−Un poco.−Mantuvo su voz baja también para no despertar a Nattie, que se había acostado junto a la cama de Amy mientras los Buchanan dormían en su habitación. −Subir a la casa aunque no sabes nadar fue realmente valiente−dijo Hannah.−Salvaste a la pequeña Lucy−Lanzó sus brazos alrededor de Amy, presionando sus cuerpos vestidos con camisola, y plantó un beso en la mejilla de Amy. El calor corrió a través de Amy. Su cuerpo hormigueó. Se quedó quieta, apenas atreviéndose a respirar. Regodeándose en el brillo de la admiración de Hannah, sintió que medía un metro ochenta. Hannah no retrocedió. Apoyó su cabeza en el hombro de Amy y suspiró soñadoramente.

Oh Señor. Este tiene que ser el mejor momento de mi vida. −¿Amy?−Hannah susurró. Amy se quedó sin aliento. ¿Qué iba a decir Hannah? Intentó distinguir la expresión de Hannah en la oscuridad pero no pudo.−¿Sí? Página 110 de 114 Traducción: AngieE32018

−Joshua finalmente me preguntó.

¿Joshua? ¿Por qué Hannah estaba hablando de Joshua ahora?−¿Te

pregunté qué?

Hannah levantó su cabeza del hombro de Amy y se inclinó sobre ella sobre un codo.−Me pidió que me casara con él−Sus dientes brillaron a la luz de la luna mientras sonreía.−Y dije que sí. El momento de felicidad de Amy se derrumbó justo cuando la casa de los Buchanan se había desintegrado a su alrededor. Sintió como si estuviera enferma.−C…casarte? −Sí−dijo Hannah.−¿No es genial? −P…pero...−Amy negó con la cabeza.−¿Por qué ahora?−Joshua había estado cortejando a Hannah por un tiempo, pero Amy nunca había pensado en que se casaran. Había imaginado que pasaría veranos montando en el campo con Hannah para siempre.−Quizás deberías esperar. Hannah se sentó.−¿Esperar? Amy, tengo casi diecinueve. Mi hermano y mi hermana estaban casados y tenían un hijo cuando tenían mi edad−Se inclinó sobre Amy y la miró a los ojos.−¿No crees que casarme con Josh es una buena idea? Realmente me preocupo por él. −Lo sé−dijo Amy. Durante los últimos dos años, Hannah había hablado sin parar sobre lo maravilloso que era Joshua y cómo hacía que su corazón se acelerara y su estómago se agitara cada vez que estaba cerca, finalmente, Amy se dio cuenta de que Hannah podría haber estado describiendo los sentimientos de Amy por ella. Amy dejó que su cabeza se hundiera en la almohada.−Pero ¿qué pasa con...? −¿Qué pasa con qué? −¿Qué hay de mí?−Amy susurró. Hannah la abrazó de nuevo.−Oh, Amy. El hecho de que me case no significa que ya no podamos ser amigas. Pronto serás una adulta y te enamorarás de un hombre maravilloso y también te casarás. Tal vez algún día, nuestros hijos crecerán juntos. −No lo creo. Hannah le dio una palmadita en el brazo.−Solo espera y mira. Amy no respondió. Página 111 de 114 Traducción: AngieE32018

−¿Qué sucede?−Preguntó Hannah.−¿Pasa algo malo? Amy se encogió de hombros. No podía explicar lo que apenas entendía a sí misma, y menos a Hannah. −Vamos a dormir−dijo Hannah después de un minuto.−Tus padres dijeron que nos dirigiremos a la granja de Buchanan por la mañana. Tal vez haya algo que podamos salvar de las dependencias. Duerme bien. −Tú también−murmuró Amy. Dio la espalda a Hannah y miró hacia la oscuridad, sintiéndose como si todavía estuviera en la casa flotante, con el mundo girando a su alrededor. Después de un rato, se dio cuenta de que Hannah se había quedado dormida. Silenciosamente, se levantó de la cama, pasó por encima de Nattie, que roncaba suavemente, y bajó de puntillas escaleras abajo. Tal vez una visita al establo ayudaría a aclarar su mente. El escalón inferior crujió antes de que Amy lo alcanzara. Amy hizo una pausa. ¿Alguien más estaba despierto? −¿Mamá?−Preguntó una voz pequeña. −No, Lucy. Soy yo,—Amy. ¿Qué estás haciendo?−Ahora que sus ojos se habían acostumbrado más a la oscuridad, podía ver a Lucinda acurrucada en el último escalón. ¿La niña había tenido una pesadilla? Después de lo que había pasado, Amy no se sorprendería. Tomó la mano de Lucinda y la llevó a la sala, donde encendió una lámpara de queroseno. Lucinda se agarró a su muñeca aún húmeda y miró a Amy con adoración.−Gracias por traer de vuelta a Betty. −De nada−dijo Amy, manteniendo la voz baja para que no despertara a los Garfield, que estaban durmiendo en la sala. Ella tocó la nariz de porcelana de la muñeca.−Tenía una muñeca así cuando era pequeña−A veces, anhelaba esos días, cuando ella y Hannah habían corrido a lo largo de las carretas que viajaban a Oregón, o más tarde, cuando se habían tomado de la mano mientras veían nacer a un potro. ¿Cuándo se había convertido su adoración inocente de su amiga mayor en estos sentimientos extraños y confusos? −¿Qué le pasó a ella?−Preguntó Lucinda. Amy la miró.− Um ¿Qué? −¿Qué le pasó a tu muñeca? −Ella cayó en un río−dijo Amy. Página 112 de 114 Traducción: AngieE32018

−Oh−Lucinda agarró su muñeca con más fuerza contra su pecho.−¿Conseguiste otra? Amy negó con la cabeza.−No. En aquel entonces, no teníamos mucho dinero, y en el viaje a Oregón, no había tiendas para comprar una nueva muñeca. Mordiéndose el labio, Lucinda miró hacia adelante y hacia atrás entre su muñeca y Amy. Finalmente, ella le tendió la muñeca a Amy.−Te doy el mío. Amy parpadeó. Esta niña había perdido su hogar y casi su vida, sin embargo, se ofreció a renunciar a lo único que le quedaba. En comparación con ella, tengo mucho. Extendió la mano y acarició la cabeza de Lucinda.−Quédatela, cariño. No lo necesito Después de que perdí mi muñeca, mi papá hizo caballos de juguete para mí. Lucinda tiró de la muñeca contra su pecho.−Me gustan los caballos. -A mí también−Dijo Amy.−¿Quieres ir a visitar los caballos conmigo? Pasar tiempo con los caballos siempre le ayudó a olvidar sus problemas por un tiempo. Tal vez haría lo mismo por Lucinda. Amy extendió su mano. Lucinda vaciló.−La casa de los caballos no se alejará nadando, ¿o sí? −No, Lucy. No lo hará. Entonces, ¿Deberíamos ir? Asintiendo ansiosamente, Lucinda tomó la mano de Amy. Avanzaron de puntillas por la sala, donde Jacob roncaba en el sofá, con los pies colgando del extremo. Cuando salieron al porche, la lluvia finalmente se había detenido, y por primera vez en semanas, la luna no se escondía detrás de las nubes. Un búho ululó en el pino detrás de la casa. Amy levantó su rostro hacia el cielo y respiró en el aire de la noche. Lucinda tiró de su mano. Sonriendo, Amy la llevó hacia el establo. No importaba lo que le deparara el futuro, ella tendría su familia y los caballos. Si eso era suficiente para una niña como Lucinda, también sería suficiente para ella.

Página 113 de 114 Traducción: AngieE32018